Sunteți pe pagina 1din 23

Nombre, curso y grupo: Alex Vericat Caro 1erD curso

2008-09
Nombre de profesor/ora: Merche Turu
Índex
Resumen de los capítulos del libro………..…………. pág. 3 a
19
Personajes del libro………………………………………….. pág.20
Biografía…………………………………………………………..
Pág.21 a 23
Tema………………………………………………………………..
pág.24
Final inventado………………………………………………….
pág.24
Opinión personal……………………………………………….
Pág.25
Bibliografía………………………………………………………..
pág.25
Cap.1 Aquí
viene Charlie
Charlie Bucket era un niño muy pobre, que vivía acompañado, por sus
cuatro abuelos y sus padres.

La familia era tan pobre, que no se podía permitir comer variado, por
lo tanto cada día comía lo mismo (repollo, u otras cosas hechas con
repollo). Por su cumpleaños recibía una
sola tableta de chocolate, ya que sus padres no podían permitirse
nada más. Charlie, cada día pasaba por la enorme fábrica de
chocolate (la más grande del mundo) y cuando olía aquel agradable
aroma, cerraba los ojos y deseaba saborearlo.

Cap.2 La
fábrica del
señor Willy
Wonka
Por la noche, Charlie, al acabar de comer iba a la habitación de sus
viejos abuelos, que siempre uno de ellos, (el más mayor) le contaba
una historia.

Esa noche, Charlie preguntó a sus abuelos sobre la fábrica de


chocolate, y ellos respondieron que esa fábrica era la más grande del
mundo, pero que anteriormente había sido cerrada, y nadie sabía el
motivo. También aseguró que el señor Willy Wonka (el fundador de la
fábrica), era el hombre mas listo del mundo para hacer dulces, ya que
no solo hacía chocolate sino también helados que nunca se
descongelaban, o caramelos que nunca perdían el sabor.

Hasta hubo un príncipe que le pidió hacer un palacio todo de


chocolate.
Charlie, no se creía nada de lo que escuchaba… pero lo que menos se
creía era lo del palacio de chocolate, así que le pidió una nueva
explicación.

Cap.3 El señor
Wonka y el
príncipe Indio
El abuelo de Charlie empezó a contar la historia del palacio:

“El príncipe, era un amante del chocolate y le pidió a Wonka que le


hiciera un palacio todo de chocolate hasta la ultima punta. Cuando el
palacio fue terminado, Wonka le dijo al príncipe que comenzase a
comer el palacio porque no duraría mucho porque se derretiría, pero
el príncipe no le hizo caso, y una mañana al despertar estaba flotando
sobre un mar de chocolate”.

Charlie no se lo creía, pero los abuelos le aclararon que era cierto.


Entonces entraron los padres y le dijeron que era la hora de dormir, y
el abuelo le dijo que mañana le contaría el resto sobre unos obreros
que nunca salen de la fábrica.

Cap.4 Los
obreros
secretos
Al día siguiente, el abuelo le comentó que trabajaron miles de
personas, pero el señor Willy Wonka cerró la fábrica, por que había
espías que se dedicaban a robar las recetas más brillantes de Wonka
y decírselo a otras fábricas. Hace poco volvió a salir humo de sus
grandes chimeneas, aunque parezca que no haya nadie, seguro que
lo hay, porque sino, ¿quien hace el chocolate? (preguntó
afirmativamente el abuelo). Él mismo, dijo que alguien había, pero no
se sabía si era humano. En
ese momento el padre de Charlie entró y dijo: “la fábrica de Willy
Wonka abrirá de nuevo sus puertas y que solo unos pocos
afortunados podrían ir a visitarla”.

Cap.5 Los
billetes
dorados
El abuelo le preguntó ansiosamente al padre de Charlie, que explicara
más sobre la historia, y lo que dijo resumidamente fue, que solo
abriría las puertas de la fábrica a cinco niños como máximo. También
añadió, que los billetes dorados se encontrarían en cinco chocolatinas
fabricadas por Wonka, y aclaró, que habían sido repartidas por todo el
mundo.

Georgina, la abuela de Charlie supuso que cualquier billete podría


estar en cualquiera de los camiones, los cuales llevarían la alegría a
cinco niños de cualquier parte del mundo. El abuelo Joe comentó a
Charlie que sería fantástico encontrar uno de los billetes.

El abuelo George decía que Wonka era un hombre brillante, ya que


ganaría tres o cuatro veces más porque hasta los adultos comprarían
excesivamente estas chocolatinas.
Cap.6 Los dos
primeros
afortunados
Al día siguiente en la prensa, en primera portada había la foto de un
niño gordo llamado August, el cual había encontrado el primer billete
dorado, gracias a su avaricia por el chocolate. También había una foto
de una niña llamada Veruca Salt, que parecía muy mimada por sus
padres, lo cual era verdad ya que su padre controlaba una empresa y
era extremadamente rico. El padre de la niña dijo a las empleadas
que pararan de hacer su tarea actual, para empezar a abrir
chocolatinas. Al tercer día, el billete dorado fue encontrado por una
de sus miles de trabajadoras.

Cap.7 El
cumpleaños de
Charlie
El cumpleaños de Charlie había llegado y, sus padres, como no, le
regalaron lo que Charlie esperaba: una chocolatina.

Después de que toda la familia le felicitara, Charlie empezó a


desenvolver el envoltorio de la chocolatina, lo hacía lentamente y con
muchas ganas de averiguar lo que había en su interior, igual que toda
la familia. Desenvolvió, pero no encontró ningún billete de color oro.

Charlie se empeño en compartir la chocolatina pero, nadie quiso


coger un trozo, ya que era su regalo de cumpleaños.
Cap.8 Se
encuentran los
dos Billetes
Dorados
En la primera página del periódico estaba escrito con grandes letras:”
YA SOLO FALTA UNO”, lo que significaba que los otros dos billetes
habían sido encontrados.
El tercer billete lo encontró la señorita Violet Beauregarde, que había
batido el récord mundial de mascar chicle, pero al enterarse de la
existencia de los billetes dorados empezó a comprar chocolatinas,
y…. lo encontró.

El cuarto billete, lo encontró Mike Tevé, un niño que siempre estaba


enganchado a la televisión, con películas de “gánsteres” o del viejo
oeste. Cuándo fueron a su casa los periodista, el niño estaba con
escopetas y revólveres de todas las medidas y materiales. El niño
expulsó de malas maneras a los entrevistadores porque según él, no
le dejaban ver la televisión.

Cap.9 El abuelo
Joe se arriesga
Al día siguiente el abuelo de Charlie, Joe, le dijo que se acercara poco a
poco y sin hacer ruido, ya que los otros abuelos estaban dormidos y no
quería ser descubierto.

Sacó un monedero que estaba bajo el colchón y le dio lo necesario


como para comprar una chocolatina Wonka. Charlie fue corriendo a la
tienda más cercana y compró una tableta de chocolate. Cuándo
regresó a casa, el abuelo y él abrieron lentamente sin hacer ruido la
chocolatina…pero no hubo suerte.

Cap.10 La familia
empieza a pasar
hambre
Charlie y su familia empezaban a pasar hambre, ya que el señor
Bucket, el padre de Charlie, había sido despedido de su empleo.

Charlie, era el que menos comía, aunque la madre le ponía ración


doble, a él no le apetecía. Los abuelos al observar lo delgado que
estaba les querían dar algo de su comida, pero Charlie se negó.

Un día Charlie paseaba por la calle, observó que había algo brillante en
el suelo y lo intento coger…… era una moneda. Lo primero que pensó
fue en que podría comer y buscar la tienda más cercana.
Cap.11 El
milagro
Entró en la tienda, pidió al gordo dependiente una chocolatina y la
abrió ansiosamente. No había billete dorado. Charlie revisó las
monedas y se compró otra chocolatina, y…algo dorado brillaba en el
interior, era un billete. La gente se acercó a Charlie para comprare o
cambiárselo por objetos de alto precio, como bicicletas etc. por el
billete pero el dependiente le aconsejó que fuera rápidamente a su
casa.

Cap12. Lo que
decía el billete
dorado
Charlie, al entrar en su casa, exclamó que le había tocado el billete
dorado. Nadie de la familia se lo creía pero Charlie enseño el billete
para que se lo acabaran de creer.

Entonces su padre empezó a leer el billete dorado, en el, felicitaba al


afortunado sobre todo lo que podría hacerse en la fábrica. Para acabar
ponía la fecha que, casualmente era mañana. Su madre empezó a
darle órdenes para que se empezara a asear, mientras ella preparaba
la ropa para el gran día.

El abuelo insistió en que quería ser su acompañante, lo cual, todos


asintieron que era el mejor para poder acompañar a su nieto.
Cap.13 Llega el
gran día
Charlie y el abuelo llegaron a la fábrica, en donde se encontraba
mucha gente en la entrada. Ellos, se pusieron cerca de los otros cuatro
afortunados, August Gloop, el niño gordo, Veruca Salt, una niña
mimada, Violet Beauregarde, una fanática del chicle y Mike Tevé un
niño que le encantaban las películas de gánsteres. Y al final de la cola
se encontraba Charlie, nuestro protagonista, el más honrado.
Al fondo, alguien gritó que Willy Wonka estaba allí.

Cap.14 el señor
Willy Wonka
El señor Willy Wonka lucia un bonito traje de terciopelo color ciruela y
una chistera negra en la cabeza. Parecía un hombre muy agradable, y
también daba la sensación que los niños le gustaban mucho.

El señor Wonka saludó uno por uno a todos los niños, pero a Charlie le
dijo que tuvo mucha suerte de haber encontrado el billete en el último
día.

Tras esto, les invitó a que pasaran por la gran puerta de la entrada a la
fábrica.

Ya adentro, empezaron a pasar por largos pasadizos y tortuosos


laberintos, hasta llegar a una puerta donde estaba escrito: “Recinto del
chocolate”.
Cap.15 El
recinto del
chocolate
El señor Wonka explicó que era una sala muy importante, ya que era
el centro neurológico de la fábrica. Como sus salas eran muy bonitas y
coloridas, dijo que no se emocionaran demasiado.

Cuando el señor Wonka abrió la puerta, todos pasaron a contemplar el


gran recinto, el cual ero todo comestible, y un caudaloso río de
chocolate.

Colgados del techo había unos grandes tubos que succionaban el


chocolate del gran río.

Cuando el señor Wonka estaba explicando que era y para que servía
cada cosa, inesperadamente, Veruca Salt soltó un gran grito…. Había
visto los Oompa-loompas.

Cap.16 Los
Oompa-
loompas
Los Oompa-loompas eran provenientes de África y eran de una tribu,
la cual, sus habitantes eran pigmeos, que su característica principal es
su pequeña estatura. Cómo el señor Wonka había visto que los
Oompa-loompas eran muy trabajadores, les pidió que trabajaran en su
fábrica, a cambio de granos de cacao, que era su verdarera pasión.
Veruca Salt, como era una niña codiciosa, le pidió a su padre que le
consiguiera un Oompa-loompa.

Inesperadamente la madre de August Gloop pegó un gran grito, tras


ver a su hijo beber directamente del río de chocolate.

Cap.17 August
Gloop se va por
un tubo
August, el niño gordo, continuaba tragando chocolate, hasta que cayó
al río. La madre gritaba y pedía ayuda a todo el mundo. A final August
fue succionado por uno de los tubos, y el señor Wonka pidió a un
Oompa-loompa que guiara a los padres de August a la sección donde
August había sido llevado por el inmenso tubo.

En ese momento, los Oompa-loompas empezaron a cantar una canción


sobre la glotonería y la avaricia de August por el chocolate.

Cap.18 Por el
río de
chocolate
El señor Wonka pidió que todos le siguieran, entonces surgió un gran
barco vikingo fabricado en caramelo y de color rosado, y en el cual
cien Oompa-loompas estaban remando en el.

Cuando todos estaban a bordo del barco, empezaron a adentrarse en


el río de chocolate, que cada vez se hacía más estrecho. Al poco rato
de pasar por una especie de cañería por donde pasaba todo el
chocolate, el señor Wonka detuvo el barco.

Cap.19 La sala de
invenciones:
Caramelos eternos y
toffe capilar
El señor Wonka cogió unas llaves que tenía en su bolsillo y abrió una gran
puerta en la que tras ella, había lo más importante de la fábrica…. La “sala
de invenciones”. Allí se hacían pruebas de todo tipo. Las que había en ese
momento eran de “caramelos eternos”, es decir caramelos que no se
deshacen en la boca y no pierden el sabor. También fabricaba “toffe
capilar”, una especie de jarabe púrpura, que al ingerirlo causaba el
crecimiento de pelo por todas partes, bigote, barba etc. Cuando el señor
Wonka acabó de explicar, pidió, por favor que le siguieran.

Cap.20 La gran
máquina de
chicle
El señor Wonka llevó a todo el grupo a enseñarles una de sus máquinas
más fantásticas, una gran máquina de chicle que hacía una rara mezcla
formada por otros chicles de distintos colores y sabores, que juntos,
formaban los colores del arco iris, y algunos más. De esa mezcla se
obtenía un único chicle de color azulado. Ese chicle fascinaba mucho a
Violet incluso pensaba en cogerlo aunque el señor Wonka decía que era
peligroso.

Cap.21 Adiós
Violet
El señor Wonka explicó que esa máquina hacía un chicle que sería el
futuro de la cocina ya que ese chicle, cuando lo mascabas simulaba una
comida completa de todo un día. Mientras explicaba el efecto secundario,
Violet se guardó su chicle con el que había superado el record mundial, y
sin que nadie pudiera hacer nada, Violet cogió el chicle recién hecho del
señor Wonka y se lo introdujo en la boca y lo empezó a mascar. Al poco
tiempo, su piel empezó a ponerse de color púrpura. Lo que estaba
explicando el señor Wonka en ese momento hacia referencia al efecto
secundario, el cual era convertirse en un arándano gigante.

Cuando se convirtió completamente, algunos Oompa-loompas se llevaron


a Violet y a sus padres a la “sala de exprimir”, en donde los Oompa-
loompas presentes volvieron a cantar una canción sobre un caso parecido
al de Violet.
Cap. 22 Por el
corredor
Todo el grupo de personas se dirigieron al corredor, saliendo pon una
puerta oculta en la sala de invenciones. Ese corredor también era
parecido al del principio de la fábrica, es decir, un laberintico y
estrecho pasaje. Pasaron muy apresurados, ya que el señor Wonka
quería enseñar una cosa en concreto, y para llegar a ella debían pasar
por miles de puertas, de ellas salían unas extrañas pero agradables
aromas adulces.

Cap. 23 Caramelos
cuadrados que se
vuelven en
redondo
Cuando el señor Willy Wonka estaba abriendo la sala que quería
enseñar, la “sala de los caramelos que se vuelven en redondo”, Veruca
Salt, le insinuó que era imposible que unos caramelos cuadrados se
convirtieran en redondos, Wonka rectificó diciendo que no se
convertían en redondos, sino que se “hacían en redondo”. Para
demostrarlo, el señor Wonka abrió la puerta, y los caramelos, pasaron
de ser cuadrados a ser redondos, esto dejó a Veruca un poco resentida.
Cap.24 Veruca
Salt en el cuarto
de las nueces
Cuando llegaron a la sala de las nueces, todos pudieron ver como unas
pequeñas ardillas pelaban las nueces, y las dañadas o “malas”, eran
expulsadas por el vertedero. Veruca, la niña mimada, se enamoró de
una ardilla, como su padre no se podía permitir regalar la ardilla en ese
mismo instante, la propia Veruca entró en la sala de las ardillas. Antes
que pudiera reaccionar, todas las ardillas se abalanzaron sobre la
pobre niña. La “cabecilla” del grupo comprobó la cabeza de la niña, y
como esta sonó a hueco, la arrojaron al vertedero.

Sus padres fueron a buscar rápidamente a su hija, ya que el señor


Wonka, les dijo que ese vertedero llevaba a la caldera de incineración.
En ese momento las ardillas empujaron a sus padres por mimarla

demasiado. En ese instante los Oompa-loompas empezaron a cantar


una canción sobre el consentimiento de los padres de Veruca por ella.

Cap. 25 El gran
ascensor de
cristal
Como Mike Tevé estaba cansado, subieron a un ascensor, éste estaba
hecho todo de un grueso y transparente cristal, y tenía muchos
botones para ir a todos los sectores de su fábrica. Mike preguntó si
había alguna sala donde hubiera televisión, Wonka, rápidamente
respondió que había una y le señaló el botón que debía pulsar para ir
a ella. Mike pulsó ansiosamente el botón, el ascensor cogió una gran
velocidad pero iba en vertical, horizontal, en diagonal etc. ya que no
era un ascensor normal, porque podía ir en todos tipos de dirección.
El señor Wonka temió por el ascensor que venia en contra de
dirección y podía chocar contra ellos, pero llegaron a la sala de la
televisión de chocolate sin ningún inconveniente.

Cap. 26 La sala
del chocolate de
televisión
Cuando llegaron a la sala del chocolate de televisión lo primero que
pudieron ver fue una sala totalmente blanca, que incluso dañaba la
vista, el señor Wonka ofreció unas gafas de sol a todos para que no
dañara la vista el gran brillo de la habitación. Wonka dijo que en esta
sala se hacían pruebas de transporte pe una chocolatina por el
espacio-tiempo, y así poderla probar desde casa. Para demostrarlo
unos Oompa-loompas cogieron una chocolatina gigante y la pusieron
en un aparato parecido a una máquina de fotografiar, esta hizo un
flash y la chocolatina desapareció, Wonka y el grupo de los tres
adultos y dos niños le acompañaron al final de la sala, donde había un
televisor, que, de golpe se encendió, Wonka pidió a Charlie que
probara a coger la chocolatina, alargó la maro y ésta entro dentro del
televisor y cogió la chocolatina que después puso saborear.
Cap.27 Mike
Tevé es enviado
por televisión
Mike Tevé preguntó a Wonka que si una persona podía ser enviada
por televisión. Cuando Wonka respondió que estaba casi seguro que
si, Mike ya había salido corriendo hacia el transportador espacio-
tiempo, y de golpe desapareció, todo el grupo fue corriendo a la
televisión del fondo de la sala y Wonka la puso, empezó a buscar
cambiando canales y al final lo encontró. Estaba saludando a la gente
que estaba en sus casas de pronto su padre le cogió y le dijo que
nunca más podría ver la televisión, ya que cuando llegaran a su casa
rompería el televisor. Wonka llamó a un Oompa-loompa para que
guiara a Mike Tevé y su familia al estirador de chicle, aclaró que
quedaría muy delgado pero que con uno de sus caramelos de
vitaminas se pondría musculoso etc. ya que contenía casi todas las
vitaminas necesarias. Los Oompa-loompas, otra vez empezaron a
cantar una canción sobre el vicio que puede llegar a tenerse con una
televisión.

Cap.28 Solo
queda Charlie
El señor Wonka preguntó a Charlie y a su abuelo cuantos quedaban,
ellos respondieron que solo Charlie, entonces Wonka estrechó la
mano a Charlie y dijo que rápidamente subieran al ascensor, tenían
una cosa muy importante que hacer. Cuándo ya estaban en el señor
Wonka pulsó un botón que se encontraba en el techo del ascensor,
este empezó a coger velocidad hacia arriba. El ascensor rompió las
tejas de la fábrica y empezó a volar gracias a una nueva energía,
energía de caramelo.
Cap.29 Los otros
niños se van a
sus casas
Wonka dijo que bebían ir a ver a sus amigos. Pasaron por las puertas
del la fábrica y hay estaban todos los niños, August Gloop había
adelgazado, Violete Beauregarde había vuelto a ser normal, pero
seguía siendo de color púrpura, La familia Salt estaba recubierta de
basura y Mike Tevé estaba delgado como un fideo, pero medía unos
tres metros de altura. Wonka dijo que todos esos camiones que había
en la entrada eran lo que prometió en el billete dorado, golosinas
para toda la vida.

Cap.30 La
fábrica de
Chocolate de
Charlie
El señor Wonka preguntó a Charlie donde vivía, Charlie busco por el
pueblo y señaló su casa. Entonces Wonka le preguntó seriamente a
Charlie si le gustaba su fábrica, el asintió positivamente, entonces
Wonka le dijo que le regalaba su fábrica. Ni Charlie ni el abuelo Joe se
lo creían, pero al ver a Wonka tan serio acabaron por creérselo.
Charlie tristemente dijo que su madre no vendría, ya que no dejaría a
sus abuelos solos, Wonka sonrío y dijo que sus abuelos también
vendrían. De golpe el ascensor empezó a descender y cayó encima
de la casa de Charlie. Charlie tardó mucho en explicar la historia a la
resta de la familia, pero aún así la resta de los abuelos no querían
venir. Charlie y el abuelo Joe cogieron la cama entera, la metieron en
el ascensor junto con la resta de la familia y el señor Wonka. El
ascensor cogió rumbo a la fábrica donde Charlie y su familia vivirían y
mandarían eternamente.

Personaje
s
Charlie: es el protagonista del libro. Este niño, cuya su familia es
pobre, es muy honrado encontró un billete dorado que le perite ir a la
fábrica de chocolate la cual es la mejor.

Abuelo Joe: es el abuelo más anciano de Charlie. Aun siendo muy


mayor acompañó a Charlie a la fábrica de chocolate. Este siempre
contaba historias a Charlie por la noche.

Señor y Señora Bucket: son los padres de Charlie. Los padres de


Charlie, aun siendo pobres, desean lo mejor para Charlie y para toda
la familia. Es señor Bucket trabajaba en una fábrica se dentífricos,
aunque fue despedido y la señora Bucket cuidaba de los abuelos.

Abuelos: los abuelos de Charlie son muy mayores apreciaban mucho


a Charlie. Estos siempre les gustaba estar con Charlie, ya que era la
“joya” de la familia.

Tendero: es un señor muy gordo pero agradable. El tendero es el que


entregó la chocolatina que contenía el billete dorado, que con esto
fue posible el sueño de Charlie.
Willy Wonka: es el creador de la fábrica de chocolate, la cual es la
mejor del mundo. El señor Wonka es un señor muy agradable que
parece gustarle mucho los niños.

August Gloop y su familia: August Gloop es un niño muy gordo que


encontró el billete dorado gracias a su avaricia por el chocolate que
después por culpa de tal cayó a un río de chocolate, su madre y su
padre también eran muy gordos.

Violete Beauregarde y su familia: Violet era una niña que había


batido el record mundial de mascar chicle pero al oír el tema de los
billetes dorados compró y fue afortunada, sus padres son muy
orgullosos.

Veruca Salt y su familia: Veruca salta era una niña mimada por sus
padres, como era una niña que obtenía todo lo que quería su padre
hizo abrir a sus empleados mires de chocolatinas hasta encontrarla.

Mike Tevé y su familia: aunque su familia era muy honrada Mike


tevé era un fanático de la televisión, tanto que no podía vivir sin ella.

Tema
Charlie, era un niño de la cual su familia vivía en la pobreza, compró una
chocolatina con una moneda que encontró en la acera. En ella había un
billete dorado que le llevaría a una fábrica de chocolate el cuyo dueño era
Willy Wonka el mejor creador de dulces del mundo. Charlie, acompañado de
otros cinco niños que fueron eliminados uno por uno por culpa de sus
debilidades. Charlie fue el ganador, por lo cual el señor Wonka le entregó la
fábrica a nuestro protagonista y a su familia, que nunca mas volvería a
pasar hambre. En general es un libro de fantasía porque no creo que
muchas de las cosas que ocurren puedan ser posibles en la vida real.

Final inventado
…”El señor Wonka le dijo a Charlie que si sus abuelos no podían ir, la
casa quizás si que podría llevársela. El señor Wonka pulsó un botón,
salieron unos grandes brazos mecánicos quearrancó la casa del suelo
y la transportó hacía el interior de la fábrica. Cuando hubo
depositado la casa, la instaló en “la sala neurológica” para que
Charlie y su familia pudiesen degustaran los exquisitos manjares que
su anfitrión les agasajaba. Charlie y su familia agradecieron
profundamente la confianza que había depositado el señor Wonka por
él.”

Opinión
personal
Charlie y la fábrica de chocolate es un libro que me ha encantado ya
que intenta expresar que las personas que se merecen ganar son las
personas honradas y de buen corazón, y no, personas que
aprovechan cualquier ocasión para salirse con la suya, humillar a los
demás, siempre intentan tener la razón…por eso ganó Charlie, porque
es un niño que tiene buen corazón y honrado que siempre piensa en
los demás.

Se puede decir que este libro es una especie de metáfora que nos
dices que debemos ser amables y respetuosos con las otras personas.
Bibliograf
ía
Autor: Roald Dahl
Editorial: Alfaguara Juvenil
Edición: 63ª, enero del 2006
Nº de páginas: 199
Pagina web utilizada: Wikipédia