Sunteți pe pagina 1din 48

COLEGIO DE LITERATURA

ÁREA 4 HUMANIDADES Y ARTES Grado: 6° Clave: 1602 Plan: 96

GUÍA DE ESTUDIO LITERATURA MEXICANA E IBEROAMERICANA

Autores:

Alejandrina Alcántara Ramírez Roberto Gómez Estrada Olga Montes de Oca Colín Arturo Orozco Torre

Coordinación:

María Rosario Dosal Gómez Arturo Orozco Torre

Revisión 2012: Virginia Mote García

UNIVERSIDAD NACIONAL AUTÓNOMA DE MÉXICO

Escuela Nacional Preparatoria Directora General: Mtra. Silvia E. Jurado Cuéllar Secretario Académico: Biól. Alejandro Martínez Pérez

Diseño de portada: DCV. Cintia Amador Saloma Actualización de la edición: DCG. Edgar Rafael Franco Rodríguez 2ª edición: 2012 © Universidad Nacional Autónoma de México Escuela Nacional Preparatoria Dirección General Adolfo Prieto 722, Col. Del Valle C. P. 03100, México, D. F. Impreso en México

PRESENTACIÓN

La Escuela Nacional Preparatoria ha trabajado durante casi 145 años en la formación de jóvenes llenos de ideales y metas por cumplir, con deseos de superación y comprometidos con su país, a quienes tenemos que guiar y conducir hacia el logro de sus éxitos académicos, factores que reforzarán su seguridad personal.

Las herramientas que adquieran los estudiantes, durante esta etapa escolar, serán fundamentales, columna vertebral que sostenga sus estudios profesionales, con lo que el desarrollo de habilidades y actitudes se verá reflejado en su futuro próximo.

Es nuestra responsabilidad dotar a los alumnos de todos los materiales didácticos que ayuden a enfrentar los retos de adquisición del aprendizaje, para que continúen con sus estudios de manera organizada, armónica y persistente.

Por lo mismo, los profesores que integran esta dependencia universitaria, trabajan de manera colegiada; ponen toda su energía en desarrollar las Guías de estudio para aquellos alumnos que, por cualquier razón, necesitan presentar un examen final o extraordinario y requieren elementos de apoyo para aprobarlos y concluir sus estudios en la Preparatoria.

La presente Guía de estudio es un elemento didáctico que facilita la enseñanza y el aprendizaje. Se puede utilizar de manera autodidacta o con la ayuda de los muchos profesores que a diario brindan asesorías en cada uno de los planteles de la Escuela Nacional Preparatoria.

Continuaremos buscando más y mejores elementos didácticos: presenciales y en línea, con el objetivo de ayudar a nuestros alumnos a que aprueben y egresen del bachillerato.

Sólo me resta desearles éxito en su camino personal y profesional.

Juntos por la Escuela Nacional Preparatoria.

Mtra. Silvia E. Jurado Cuéllar Directora General

ÍNDICE

Presentación de los autores

5

Introducción general

6

Unidad I. Literaturas prehispánicas

8

Unidad II. Literatura colonial mexicana del siglo XVI

11

Unidad III. Literatura barroca novohispana

15

Unidad IV. Literatura humanista del siglo XVIII

20

Unidad V. El Romanticismo y el Realismo

25

Unidad VI. El Modernismo

30

Unidad VII. El Vanguardismo

35

Unidad VIII. La época actual en la literatura de Iberoamérica

40

Respuestas

45

Bibliografía directa no exhaustiva

46

Bibliografía Indirecta

48

Datos curriculares de la asignatura:

Asignatura: Literatura Mexicana e Iberoamericana Ubicación: Sexto año de preparatoria Horas semanarias: 3 Horas anuales estimadas: 90 Asignatura antecedente: Literatura Universal Categoría: Obligatoria Carácter: Teórica Créditos: 12 Clave: 1602 Plan de estudios: 1996

PRESENTACIÓN DE LOS AUTORES

La Guía de estudio que te presentamos tiene como propósito que te prepares, en forma sistemática, en los diferentes aspectos que comprende el programa de esta materia, para que puedas presentar con buen éxito el examen extraordinario de la misma. La Guía comprende las ocho unidades que señala el programa vigente de Literatura mexicana e iberoamericana, y cada unidad presenta los siguientes aspectos:

Introducción

Propósitos de la unidad

Contenidos

Descripción de contenidos

Glosario

Actividades de aprendizaje

Ejemplos de reactivos

Al término de la Guía encontrarás una bibliografía organizada por temas que abarca:

libros de texto, manuales de investigación documental, obras especializadas de literatura y bibliografía directa (lecturas) de cada unidad. La presente Guía te ayudará a estudiar cuidadosa y sistemáticamente cada uno de los temas, por lo que te sugerimos que realices las actividades indicadas para que adquieras la destreza que la asignatura requiere y, así, apruebes el examen correspondiente. Una vez que hayas estudiado todos los temas del programa, te sugerimos que respondas los reactivos propuestos, similares a los que podrían aparecer en el examen y que, obviamente, no cubren todos los temas. Al final de la guía podrás revisar tus respuestas. Nuestro deseo es que conviertas el estudio de la materia en una actividad placentera, esto redundará en un mejor aprovechamiento y en un mayor y más satisfactorio aprendizaje.

INTRODUCCIÓN GENERAL

Nuestra intención es que esta guía te enseñe y oriente como lo haría un buen profesor. No debes leerla apresuradamente, sino estudiarla siguiendo las instrucciones que se te dan en cada uno de los temas del programa de Literatura mexicana e iberoamericana. Debes contestar con mucha atención cada uno de los ejercicios y comprobar, detenidamente, todas tus respuestas. Las ocho unidades que vas a estudiar cuentan con una introducción, en la que te explicamos, a grandes rasgos, el contenido de cada una de ellas. Los propósitos de las unidades te indican lo que se espera que aprendas. También encontrarás, desglosado, el contenido temático con una breve descripción. Es muy importante que desarrolles las actividades de aprendizaje, así como los ejercicios que encontrarás a lo largo de este texto, ya que te permitirán afianzar tus conocimientos. La bibliografía directa indica los textos literarios básicos que debes conocer por unidad. Los cuestionarios de autoevaluación son un modelo de los reactivos que encontrarás en el examen extraordinario. Por eso es de suma importancia que contestes esos cuestionarios. No olvides que el examen extraordinario consta de dos partes: una teórica con un valor del 40% y otra práctica que representa el 60% de la calificación. No obstante, te recomendamos poner especial atención en la parte práctica. En términos generales, los alumnos que han presentado examen extraordinario de Literatura mexicana e iberoamericana le han dado mayor importancia a la parte teórica. Esto se debe a su carácter de opción múltiple y a la ley del menor esfuerzo. Pero no te confíes, pues la parte práctica es la que realmente nos permite comprobar quién estudió y quién no. Para desarrollar bien la sección práctica te recordamos que deberás realizar las lecturas obligatorias, ya que tendrás que redactar algún tema al respecto. Se te pedirá una redacción con ideas claras y ordenadas, aplicando cuidadosamente la puntuación y la ortografía en general. Te recomendamos, muy especialmente, que analices el contenido de las lecturas sugeridas en la presente guía, que no necesariamente son las lecturas obligatorias que la Secretaría Académica de tu plantel te dará a conocer en forma oportuna. Así podrás aprender muchas cosas, por ejemplo: distinguir la diferencia entre el uso práctico y el uso literario de la lengua. Identificarás las distintas manifestaciones culturales que hay en el mundo. En fin, podrás descubrir y disfrutar de la belleza estética propia de la Literatura. Descubrirás la manera de ser y de pensar de los mexicanos, de los latinoamericanos e incluso de los españoles. Sabrás qué y cómo pensaban los hombres que existieron en otros tiempos. Conocerás las características fundamentales de cada corriente literaria. .aplicarás en tus ejercicios, las nuevas palabras que aprendiste en las lecturas realizadas. Redactarás tus escritos aplicando los conocimientos y las habilidades señaladas en los objetivos precedentes. En resumen, si estudias ordenadamente, si contestas los ejercicios propuestos, si haces las lecturas que se te indican, podrás tener la seguridad de aprobar satisfactoriamente tu examen extraordinario.

OBJETIVOS GENERALES

Los objetivos generales que se pretenden alcanzar en esta asignatura son que:

a) Participes activamente en el proceso enseñanza-aprendizaje.

b) Desarrolles el pensamiento reflexivo mediante la investigación y el análisis de textos literarios.

c) Amplíes tus horizontes culturales.

d) Te integres al mundo para comprender otros modos de ser y de pensar.

e) Disfrutes el aspecto estético de la literatura y desarrolles la habilidad lectora.

f) Redactes clara y ordenadamente tus trabajos.

g) Regularices tus estudios.

UNIDAD I

LITERATURAS PREHISPÁNICAS

Las literaturas prehispánicas representan una importante herencia cultural que con frecuencia olvidamos, como si únicamente la influencia europea fuera trascendental, pero también debemos tener presente que las culturas con las cuales se encontraron los españoles en América todavía siguen vigentes de una u otra forma en todos los latinoamericanos como tú. En esta unidad aprenderás y apreciarás el valor cultural y estético de las literaturas prehispánicas, sobre todo de la náhuatl y la maya, pero también un poco de la quechua y la guaraní. Tal apreciación se hará a través del español, lengua de los conquistadores. En general, trabajarás con traducciones, proceso que puede alterar un tanto el sentido original de los textos. No obstante, podrás comprender la cosmogonía, la religión, parte de sus costumbres cotidianas, los conceptos diversos sobre la vida y la muerte; en general, sobre los orígenes de nuestra cultura mestiza actual: el pasado prehispánico. Las literaturas prehispánicas se basaban en una significativa religiosidad, lo mismo que las sociedades y las culturas que les dieron origen; incluso los actos cotidianos se relacionaban con rituales de sentido religioso, de acuerdo con las leyes cosmogónicas de su universo. La literatura de esta época se plasmó en códices realizados sobre papel amate mediante una escritura ideográfica, pero también hay vestigios de ella en diversas obras pictóricas. Además, los pueblos prehispánicos poseían una destacada tradición oral. La literatura náhuatl ha llegado hasta nosotros, a pesar de que la mayor parte de los códices prehispánicos se perdieron durante los primeros años de la conquista. Posteriormente, los evangelizadores asumieron la tarea de rescatar los códices que sobrevivieron al pasado prehispánico y de recopilar la literatura oral de los diferentes pueblos con el fin de conocer mejor su idiosincrasia y facilitar así el proceso de evangelización, al establecer las similitudes entre las culturas prehispánicas y la cultura europea. Las literaturas prehispánicas se complementaban con la música y la danza, como elementos inherentes a los rituales religiosos, sobre todo en lo que se refería a la poesía, que en realidad formaba parte de cantos que se combinaban con la música y la danza. De este modo, vemos aparecer con frecuencia en la poesía aspectos que toman como fuente de inspiración a la naturaleza, manifestación divina, que se convierte en metáfora recurrente de diversos temas como el amor, la muerte, la alegría vital en sus diferentes modalidades que, en la mayoría de los casos, tiene como eje común la religión. Los géneros de las literaturas prehispánicas, a pesar de disentir hasta cierto punto de la literatura occidental, han sido clasificados por los investigadores en los géneros tradicionales de: épica, lírica y dramática. Entre los poetas más importantes de la literatura náhuatl se encuentran:

Nezahualcóyotl (1402-1472), Nezahualpilli (1464-1515), Axayácatl (hacia 1449-1481) y Xicoténcatl, el Viejo (1425-1522), entre otros. Respecto a la literatura maya, algunas de las obras más importantes son el Popol Vuh, el Chilam Balam y el Rabinal Achí. Así, prepárate para iniciar tu estudio sobre las literaturas prehispánicas y la cultura que rodeó a cada una de ellas, con lo cual descubrirás lo que puedes tener en común con éstas en el presente.

Propósitos de la unidad Se pretende que seas capaz de leer analíticamente los textos de las literaturas prehispánicas y de reconocer en ellas las características de sus expresiones literarias. Que adquieras, además, habilidad para interpretar la relación entre el contexto social y la obra literaria.

Contenido

Descripción del contenido

La poesía lírica náhuatl. Nezahualcóyotl.

Identificarás las características de la poesía lírica náhuatl en algunos textos de Nezahualcóyotl y de otros poetas indígenas.

Rasgos importantes de la lírica náhuatl.

Comprenderás algunos rasgos de la lírica como:

paralelismo, difrasismo, sentido filosófico y metáforas o comparaciones con la naturaleza.

Los elementos míticos en la prosa prehispánica maya.

Reconocerás elementos míticos a través de la lectura de algunos fragmentos de prosa maya.

Características estilísticas y conceptuales de la prosa prehispánica maya.

Comprenderás los rasgos estilísticos y conceptuales que caracterizan la prosa de la literatura maya y que permanecen en la literatura actual.

Otras culturas prehispánicas en América, como pueden ser la quechua y guaraní.

Apreciarás la importancia de nuestras culturas en el contexto prehispánico, relacionando entre sí la obra literaria náhuatl y la maya, con el fin de valorar nuestra identidad indígena.

Actividades de aprendizaje A continuación se te sugieren las siguientes actividades que puedes realizar de acuerdo con tus intereses.

Investiga sobre las características de la poesía lírica náhuatl.

Reconoce las características de la poesía lírica náhuatl en algunos poemas de los principales poetas que se mencionan en la introducción a la presente unidad.

Indaga en qué consisten los siguientes rasgos de la lírica: paralelismo, difrasismo, comparaciones y alusiones a la naturaleza, sentido filosófico y metáforas.

Localiza los anteriores rasgos de la lírica en poemas de Nezahualcóyotl.

Investiga, en los libros de la bibliografía indirecta, los elementos míticos de la prosa prehispánica maya, después localízalos en fragmentos de textos destacados como el Popol Vuh y el Chilam Balam.

Indaga sobre los rasgos estilísticos y conceptuales que caracterizan la prosa de la literatura maya.

Establece puntos de comparación entre las literaturas maya y náhuatl.

Busca las características de la literatura de otras culturas prehispánicas como la quechua y la guaraní.

Medita

literaturas

general,

y

escribe,

de

manera

sobre

la

vigencia

de

las

prehispánicas.

Cuestionario de autoevaluación

Elige la opción correcta. (Estos reactivos son similares a los del examen, pero no necesariamente son los que aparecerán en él).

1. Es una característica común entre las literaturas prehispánicas:

a) Imaginación

b) Nacionalismo

c) Objetividad

d) Realismo

2. Señala el verso donde se encuentre una metáfora relacionada con la naturaleza:

a) “allá donde ella es conquistada,”

b) “¡Amigos míos, poneos de pie!”

c) “Mas, ¿por esto viviré llorando?"

d) “soy papagayo de gran cabeza”

3. El paralelismo es la repetición de una misma idea en:

a) Algunas de las metáforas

b) Cuatro de todos los versos

c) Dos o más versos sucesivos

d) Uno o más versos separados

4. El libro del Rabinal Achí pertenece a la literatura:

a) Mexica

b) Mixteca

c) Náhuatl

d) Maya

5. Es un rasgo conceptual de la prosa de la literatura maya, las creencias:

a) cosmogónicas

GLOSARIO

b) escatológicas

c) pragmáticas

d) protagónicas

Alusión: Menciona, ya sea directa o indirectamente, a alguien o algo. “Era del año la estación florida / en que el mentido robador de Europa…” (Góngora), se refiere a la primavera, la estación durante la cual Zeus raptó a Europa. Anáfora: Repetición de palabras al principio de un verso o al principio de frases semejantes. “Aunque sea de jade se quiebra, / aunque sea oro se rompe, / aunque sea plumaje de quetzal se desgarra” (Nezahualcóyotl). Comparación o símil: Destaca el parecido entre elementos lingüísticos, empleando el nexo “como”. “Ya mi talle se ha quebrado / como caña de maíz.” (García Lorca) Cosmogónico. Perteneciente al relato mítico relativo a los orígenes del mundo. Difrasismo: La expresión de un mismo pensamiento al yuxtaponerse dos metáforas para dar énfasis. “El águila grita, / el jaguar da gemidos” (Nezahualpilli) al hablar sobre los ruidos de la batalla. Metáfora: Consiste en establecer una comparación implícita entre elementos sin aparente nexo alguno. Tiene como base la comparación, a partir de ella se llega a la metáfora, al prescindir del nexo “como”. La comparación “Su cabello es como la miel” se convertiría en “Su cabello de miel” al transformarse en metáfora. Una metáfora sobre los ojos de una mujer: “En tus ojos peleaban las llamas del crepúsculo” (Neruda). Paralelismo: Repetición de una misma idea por medio de dos palabras o frases que tienen un significado similar. “Allá donde no hay muerte, / allá donde ella es conquistada” (Nezahualcóyotl). Tradición oral: Conocimiento que se trasmite de generación en generación, por medio de la memoria.

UNIDAD II

LITERATURA COLONIAL MEXICANA DEL SIGLO XVI

El hecho de que los textos se encuentren originalmente en español es una ventaja para el estudio de la presente unidad, así apreciarás mejor estos primeros textos escritos en América por hombres nacidos en España. Ellos eran conscientes de que tras la conquista habían sufrido cambios espirituales porque vivían en un contexto especial, en una ciudad destruida que reconstruyeron a su manera, con la influencia del humanismo renacentista. La literatura novohispana escrita en el siglo XVI es generalmente una extensión de la literatura española de la misma época; al igual que en ésta última, se presenta la influencia renacentista en combinación con elementos de la reciente Edad Media. En otras palabras, los conquistadores y los escritores que se encuentran entre ellos tienen al medioevo presente en sus actitudes morales y en sus formas de vida, empleaban, por ejemplo, referentes medievales como comparar la naturaleza americana con lugares fantásticos e irreales presentes en las novelas de caballerías, género característico de la Edad Media española. Sus textos fueron de tipo religioso y educativo; tenían la firme convicción de que América fue otorgada especialmente a España por la voluntad del Dios cristiano como recompensa por su notable fe y devoción a la religión legada por generaciones anteriores. Por otro lado, los conquistadores y sus escritores experimentaron también los valores renacentistas: pensaban que el ser humano era la máxima creación del poder divino, con lo cual cobraban sentido de libertad y seguridad en sus propias habilidades, ello también les permitía movilidad social. Esto constituye la diferencia frente al medioevo, donde los estratos sociales estuvieron claramente divididos en señores feudales, clérigos, campesinos y sirvientes. No es de extrañar que otro valor renacentista sea el de considerar a la naturaleza como una posesión del ser humano, no de Dios, en la que se desenvuelve con pleno derecho. Es decir, el Renacimiento es fundamentalmente antropocéntrico, como lo muestran las diversas manifestaciones plásticas de desnudos artísticos donde se exalta la perfección física del cuerpo humano, lo mismo que su individualismo y la exaltación del yo. De este modo, el hombre renacentista, a diferencia del medieval, aunque conserva diversos puntos de contacto con éste, no tiene a Dios como centro de su universo, sino al hombre como gran arquitecto del mundo terrenal. Su visión no es geocéntrica, sino homocéntrica. En cuanto a la literatura, encontramos conjugadas entre sí ambas visiones, si bien tiende a predominar un tanto más el homocentrismo, con todas las consecuencias que ello implica en cuanto a la ideología y la actitud vital de los escritores de esta época, se refleja su confianza en sí mismos y en sus capacidades; cada autor se sabe capaz de construir su destino y su obra en los diversos ámbitos de la vida, dicha certeza lo lleva a vivir con plenitud, aspectos que tú como ser humano del siglo XXI puedes admirar todavía. Los géneros cultivados por la literatura renacentista fueron ante todo la narrativa, por medio de la crónica, la prosa literaria, la poesía lírica y el teatro, a través del auto sacramental, una herencia más del mundo medieval.

Entre los cronistas podemos encontrar la denominación de peninsulares, quienes generalmente no conocían los hechos de primera mano ni estuvieron nunca en América, como Francisco López de Gómara (1511-1566) y Antonio de Solís (1610-1686); a cronistas testimoniales, es decir auténticos protagonistas de la Conquista, como Hernán Cortés (1485-1547) y Bernal Díaz del Castillo (1494-1585?); también tenemos cronistas religiosos como Fray Bartolomé de las Casas (1474-1566), Fray Toribio de Benavente (¿?-1568) y Fray Bernardino de Sahagún (1499-1590); incluso encontramos cronistas indígenas como Fernando de Alvarado Tezozómoc (¿?-¿?) y Fernando de Alva Ixtlixóchitl (¿?-¿?). La prosa literaria, por su parte tuvo un destacado representante en Francisco Cervantes de Salazar (1518-1575), quien por medio de sus Diálogos latinos nos permite saber cómo se observaba la Ciudad de México, poco tiempo después de la caída de la Gran Tenochtitlán. La poesía lírica comenzó a desarrollarse en la Nueva España por medio de creadores que nacieron en la península y que llegaron a vivir aquí, generalmente como conquistadores o como evangelizadores. Algunos de ellos fueron: Bernardo de Balbuena (1561-1627), Juan de la Cueva (1543-1610), Eugenio de Salazar y Alarcón (1530?-1605), Pedro de Trejo (1534-¿?), Mateo Rosas de Oquendo (1559-1612) y Fray Miguel de Guevara (1586-1646?). El género dramático hablado en español comenzó su desarrollo en América por medio de los autos sacramentales que presentaba el teatro de evangelización, como continuación de la literatura medieval española, por medio de autores como: Fernán González de Eslava (1535-¿?) y Juan Pérez Ramírez (1545-¿?). La literatura novohispana del siglo XVI constituye la base sobre la cual se desarrolla la literatura latinoamericana posterior, incluyendo la de nuestra época Los textos presentan el manejo del idioma español que aún con sus peculiaridades puedes entender; con autores que aunque presentan un indiscutible influjo de la literatura española ya se preocupan por reflejar de una manera o de otra las particularidades de este continente.

Propósitos de la unidad

En esta unidad, se pretende que reconozcas las características de la Literatura colonial mexicana del siglo XVI y que relaciones el contexto social de las obras que leas con el de

la época actual.

 

Contenido

Descripción del contenido

Obras más representativas del siglo XVI en México.

Comprenderás las diferencias entre las Literaturas del periodo prehispánico y la Literatura del siglo XVI; el mestizaje y el criollismo de nuestra cultura.

Distintos géneros literarios cultivados en México durante el siglo XVI.

Conocerás las características de los distintos géneros que aparecieron en el siglo XVI, especialmente de la épica, de la lírica y de la dramática.

El

fenómeno de la Conquista.

Reflexionarás sobre los conocimientos adquiridos en las clases de Historia sobre la conquista y la relación de estos hechos en la producción literaria.

Los rasgos históricos y socioculturales

Captarás la importancia de algunos rasgos históricos que caracterizan al siglo XVI, a saber: enfrentamiento de dos culturas, configuración urbana de la capital de la Nueva España y la creación de la Universidad.

significativos que caracterizan al siglo

XVI

en México.

Actividades de aprendizaje

A continuación se te sugieren las siguientes actividades que puedes realizar de acuerdo

con tus intereses.

Localiza y compara las diferencias entre las Literaturas prehispánicas que estudiaste en la unidad anterior y la Literatura novohispana del siglo XVI.

Investiga cuáles fueron los distintos géneros literarios cultivados en México durante el siglo XVI, indaga sobre las características de cada uno de ellos y los respectivos autores que los desarrollaron, junto con algunas de sus obras. Realiza un cuadro sinóptico con la información obtenida.

Imagina las impresiones generales y el asombro particular que pudieron sentir los españoles ante la naturaleza y las culturas americanas. A partir de esta investigación, infiere la importancia de ambos hechos en la literatura mexicana.

Examina, a manera de ejemplo, el asombro expresado por Bernal Díaz del Castillo en fragmentos de su Historia verdadera de la conquista de la Nueva España (en los capítulos LXXXVIII, XCI y XCII, por ejemplo).

Averigua cuáles fueron los asuntos que preocuparon a los autores de esta época.

Realiza una investigación sobre los valores morales que refleja la literatura del siglo XVI.

Investiga sobre algunos rasgos históricos que caracterizan al siglo XVI, a saber:

enfrentamiento de dos culturas, configuración urbana de la capital de la Nueva España y la creación de la Universidad. Relaciónalos con la producción literaria de esa época.

Reflexiona y escribe sobre algunos de los aspectos incluidos en esta literatura que pudieran continuar vigentes en nuestra época.

Cuestionario de autoevaluación

Elige la opción correcta. (Estos reactivos son similares a los del examen, pero no necesariamente son los que aparecerán en él).

1. Es un ejemplo de influencia medieval en la Literatura colonial mexicana del siglo XVI:

a) El auto sacramental

b) El individualismo

c) La movilidad social

d) La secularización

2. Para los autores del siglo XVI en América, la figura más importante que reconocían era la del:

a) duque

b) rey

c) señor

d) virrey

3. Los valores dominantes en la literatura de esta época son los de la religión:

a) católica

b) islámica

c) luterana

d) menonita

4. Fue uno de los subgéneros literarios más cultivados en México durante el siglo XVI:

b) crónica

5. Hernán Cortés es considerado como cronista por haber escrito:

a) comedia

c) leyenda

d) tragedia

a) Cartas de relación

b) Crónica mexicana

c) Historia chichimeca

d) Monarquía indiana

GLOSARIO

Criollismo: Conjunto de características y tradiciones que se consideran propias de los criollos. Criollo: Referido a una persona, que es descendiente de europeos y nacida en los antiguos territorios españoles del continente americano. Crónica: Narración que expone una serie de acontecimientos ordenados en sucesión cronológica. Homocentrismo: Es la concepción ideológica en la cual el hombre es el centro del universo, casi tan importante como Dios, puesto que fue creado a imagen y semejanza de éste. Mestizaje: Mezcla de razas o culturas distintas. Mestizo: Que resulta del cruce de dos razas diferentes. Teocentrismo: Es la concepción ideológica en la cual Dios es el centro del universo.

UNIDAD III

LITERATURA BARROCA NOVOHISPANA

Después de la Conquista, encontrarás una literatura de gran vivacidad en el siglo XVII, es la época del Barroco, una corriente artística y literaria que surgió en Italia, pero tuvo su mayor desarrollo en España. Se caracteriza por la exageración ornamental, la ostentación y el empleo de contrastes, esto lo puedes observar en la arquitectura, la música, la pintura y la escultura de la época, como consta en diversos edificios como la Catedral Metropolitana y en las obras de arte que puedes observar en museos, como el del Virreinato en Tepotzotlán y el Franz Mayer de la Ciudad de México.

El Barroco presenta dos vertientes que se complementan entre sí: el culteranismo y el conceptismo, según verás a continuación. El culteranismo tiene como principal representante en España a Luis de Góngora y Argote (1561-1627), por quien también se le conoce a esta tendencia con el nombre de gongorismo. La vertiente se caracteriza, sobre todo en la poesía, por la experimentación al emplear el lenguaje culto, la huida de la realidad al inventar mundos mágicos y maravillosos, el uso de voces latinas, el juego ingenioso de los términos que se emplean; uso del hipérbaton latino y alusiones a la mitología clásica, como influencia renacentista.

La otra vertiente del Barroco es el conceptismo, su principal representante es Francisco de Quevedo y Villegas (1580-1645). Como lo indica su nombre, se caracteriza por la expresión de los conceptos o ideas que maneja el escritor y por la fuerza poética de la palabra; predomina lo crítico, lo profundo, lo ingenioso, lo didáctico y lo filosófico, las expresiones gramaticales se inclinan hacia lo conciso, se emplea frecuentemente la antítesis para considerar los múltiples sentidos que existen en ideas y conceptos que, en ocasiones, resultan ambiguos o contradictorios. El escritor conceptista desea que sus obras sobrepasen el plano estético al penetrar en el plano intelectual y en el sentido de la obra artística. Por lo tanto, el conceptismo se emplea generalmente cuando se escriben textos en prosa, los cuales favorecen el desarrollo de las ideas; el culteranismo, en cambio, está presente en importantes textos poéticos.

El Barroco llegó a la Nueva España a mediados del siglo XVII, en donde el ambiente le fue tan propicio como en España. Muchos escritores criollos y mestizos decidieron experimentar con los excesos ornamentales del culteranismo y del conceptismo. Una manifestación de tal interés fueron los frecuentes certámenes poéticos en los cuales los escritores tenían la posibilidad de alcanzar renombre literario y reconocimiento público.

Entre los que destacaron en los certámenes poéticos y hasta la fecha tienen amplio reconocimiento se encuentran Sor Juana Inés de la Cruz (1648-1695) y Carlos de Sigüenza y Góngora (1645-1700). Ambos fueron amigos y compartían la admiración por la cultura y la literatura europeas. Sin embargo, también mostraron interés por las culturas prehispánicas, a las que no pertenecían de manera consanguínea, pese a ello, las exaltaron en varias de sus obras como una manera de enriquecer su identidad criolla.

Sor Juana Inés de la Cruz y Carlos de Sigüenza y Góngora, además de poesía escribieron obras en prosa; asimismo ella tiene obras de teatro de evidente relevancia.

Entre los poetas más importantes de esta época tenemos a: Arias de Villalobos (1568-¿?), Juan de Palafox y Mendoza (1600-1659), Matías de Bocanegra (1612-1668), Francisco de Castro (1675-1713) y Agustín de Salazar y Torres (1642-1675).

Juan Ruiz de Alarcón (1581-1639), por su parte, asumió la actitud contraria a la de Carlos de Sigüenza y Góngora y Sor Juana, ya que prefirió ir a España a probar fortuna, haciendo el viaje contrario al de sus padres. En la Península triunfó ampliamente e incluso se le consideró como un dramaturgo español. Sin embargo, sus orígenes se encuentran en México y aquí también se le sitúa como un importante representante del Barroco mexicano.

Sor Juana Inés de la Cruz, Carlos de Sigüenza y Góngora y Juan Ruiz de Alarcón, junto con los demás escritores de su época, te sorprenderán al plasmar en palabras de gran belleza los sentimientos y las vivencias amorosas que conocieron. De esta manera, podrás usar tus experiencias personales para comprender la importancia que tiene la obra poética de estos escritores.

Propósitos de la unidad

Examinarás las características de la literatura mexicana barroca para aplicar los conceptos que has investigado y también para interpretar la relación entre el contexto social, económico y político y las obras literarias del siglo XVII.

Contenido

Descripción del contenido

Autores barrocos sobresalientes.

Te acercarás a la obra de Carlos de Sigüenza y Góngora, Sor Juana Inés de la Cruz y Juan Ruiz de Alarcón,

El estilo barroco en la literatura.

Comprenderás las características generales de la Literatura barroca.

El Barroco, expresión mestiza y criolla.

Reconocerás los aspectos socioculturales que se proyectan en las lecturas, para entender nuestro pasado y lograr una mejor comprensión de nuestra realidad actual.

Características del Barroco en el arte y en la cultura mexicana.

Identificarás los rasgos socioculturales que singularizan esta época en museos y libros o en edificios coloniales de este periodo.

Actividades de aprendizaje

A continuación, se te sugieren las siguientes actividades que puedes realizar de acuerdo con tus intereses.

Investiga las características generales de la Literatura barroca novohispana, incluyendo temas y recursos estilísticos como las figuras retóricas.

Indaga cuáles fueron los distintos géneros literarios cultivados en México durante el siglo XVII, las características de cada uno de ellos y los respectivos autores que los desarrollaron, junto con algunas de sus obras. Elabora un cuadro sinóptico con la información obtenida.

Lee una obra de las más conocidas, ya sea de Juan Ruiz de Alarcón, de Carlos de Sigüenza y Góngora o de Sor Juana Inés de la Cruz. Puedes usar el diccionario para comprender las palabras que no entiendas por su contexto.

Determina sobre la obra que leíste con respecto a la instrucción anterior: cuál es su tema central, a qué género literario pertenece y las características generales de la literatura barroca novohispana que presenta.

Asimismo, encuentra las preocupaciones culturales, sociales y filosóficas del autor cuyo libro leíste.

Busca la biografía de Carlos de Sigüenza y Góngora, de Juan Ruiz de Alarcón o Sor Juana Inés de la Cruz, y relaciona la vida del escritor cuyo texto leíste con su respectiva obra.

Compara entre sí las obras de Carlos de Sigüenza y Góngora, de Juan Ruiz de Alarcón y las de Sor Juana Inés de la Cruz que leíste, sobre todo en lo que se refiere a temas y recursos estilísticos.

Revisa algunos sonetos de Sor Juana e identifica en ellos las figuras retóricas más importantes del Barroco; asimismo, escribe con tus propias palabras las ideas que se exponen en cada poema. Puedes recurrir al diccionario para aclarar las dudas que tengas.

Identifica la presencia del mestizaje cultural en el Barroco y reconoce el sincretismo de las culturas indígena y española en las obras literarias. Puedes tomar como ejemplo las obras de Sor Juana y de Carlos de Sigüenza y Góngora.

Reflexiona y escribe sobre la vigencia de Sor Juana como mujer y como figura literaria, histórica e ideológica en nuestra época.

Reconoce los rasgos históricos y socioculturales que singularizan al Barroco en museos y libros o en edificios virreinales de este periodo; localiza la presencia indígena del Barroco mexicano. Reflexiona y escribe de qué manera se manifiesta lo anterior en la literatura barroca.

Examina de nuevo las características generales de la Literatura barroca novohispana, así como los rasgos históricos y socioculturales que singularizan su época; después, determina los aspectos que continúan vigentes.

Cuestionario de autoevaluación

Elige la opción correcta. (Estos reactivos son similares a los del examen, pero no necesariamente son los que aparecerán en él).

1. Es la figura retórica que altera el orden lógico de la oración:

a) Comparación

b)

Difrasismo

c) Hipérbaton

d)

Paralelismo

2. Juan Ruiz de Alarcón obtuvo mayor reconocimiento durante su vida en la escena:

a)

b)

Española

Francesa

c)

d)

Holandesa

Mexicana

3. Sor Juana Inés de la Cruz afirmó que sólo escribió por su gusto el poema:

a) Aquella Zagala

c)

Sólo Fabio mío

b) Primero sueño

d)

Unos pastorcillos

4. Las paredes oyen es una obra de:

a) Agustín de Salazar

c)

Juan de Palafox

b) Juana Inés de la Cruz

d)

Juan Ruiz de Alarcón

5. Aspecto de la Literatura barroca novohispana que continúa vigente en nuestra época:

a)

b)

fascismo

liberalismo

c)

d)

mestizaje

socialismo

GLOSARIO

Alegoría: Sucesión de metáforas relacionadas entre sí, que representan ideas complejas. Pueden llegar a formar obras enteras, como sucede en El gran teatro del mundo de Pedro Calderón de la Barca, en el cual se presenta la alegoría de la vida a

manera de teatro y los humanos a modo de actores. Aliteración: Repetición de un sonido. Es de empleo frecuente en los trabalenguas. “Tres tristes tigres tragaban trigo en tres tristes trastos” (trabalenguas de origen popular), “en el silencio sólo se escuchaba / el susurro de las abejas que sonaban” (Garcilaso de la Vega). Antítesis: Une dos ideas de sentido opuesto. “Ni estoy bien ni mal conmigo” (Góngora). Barroco: Se dice que la palabra es de origen portugués y se refiere a la manera como los pescadores llamaban a las perlas irregulares. Irregularidad característica de esta corriente. En sus orígenes, la palabra Barroco comenzó a aplicarse de manera peyorativa

a la corriente cultural, debido a su evidente preferencia por la exageración ornamental.

Elipsis: Omisión de palabras que no son necesarias para la clara comprensión de lo que se dice, puesto que se sobrentienden. “Rosa divina que en gentil cultura / eres con tu fragante sutileza, / magisterio purpúreo en la belleza / enseñanza nevada a la hermosura” (Sor Juana), sólo una vez encontramos el verbo “eres”, después no porque se sobrentiende. Hipérbaton: Alteración del orden lógico o normal de las palabras o de las oraciones, que en español es de: sujeto+verbo+complemento. “A Dafne ya los brazos le crecían” (Garcilaso), donde el orden estricto sería “Los brazos le crecían ya a Dafne”. Hipérbole: Exagera aquello de lo que se habla, hasta el punto en que sobrepasa la realidad. “No hay extensión más grande que mi herida” (Miguel Hernández). Loa: Composición dramática breve con la que se abría la representación teatral y que servía como introducción o preludio a la comedia o al poema dramático. Metonimia: Designa una cosa con el nombre de otra a partir de una relación real entre ambas. “Fio… su vida a un leño” (Góngora), se refiere a un barco de madera. Oxímoron: Combinación de palabras o expresiones de sentido contradictorio. “Qué tiernamente hieres” (San Juan de la Cruz), “Es herida que duele y no se siente” (Quevedo). Paradoja: Une o concilia dos ideas que parecen contradictorias, pero de cuya unión se deduce un significado más complejo. “Hombres necios que acusáis / a la mujer sin razón, / sin ver que sois la ocasión / de lo mismo que culpáis” (Sor Juana). Personificación o prosopopeya: Atribución de cualidades humanas a seres inanimados

o irracionales. Es muy empleado por los fabulistas. “El burro flautista” (Tomás de Iriarte),

“El zorro que predica” (Jean-Pierre Claris de Florián). Pleonasmo: Repetición incorrecta de palabras o conceptos distintos, pero con igual o similar significado. “Subir arriba”, “Salir afuera”, “De los sus ojos tan fuertemente llorando” (Cantar del mío Cid). Sincretismo: Conciliación de doctrinas diferentes. Sinécdoque: Designa una cosa con el nombre de otra, ampliando, restringiendo o alterando así el significado de ésta. “Le escribiré unas letras” donde “letras” significa carta; “La ciudad se amotinó”, aquí “La ciudad” simboliza a habitantes; “¡Oh dulces

prendas, por mi mal halladas, / dulces y alegres cuando Dios quería” (Garcilaso) en este caso las “dulces prendas” representan a la mujer amada. Sinestesia: Describe una experiencia sensorial en términos de un sentido diferente. “Alto grito amarillo” (Octavio Paz) representa al sol.

UNIDAD IV

LITERATURA HUMANISTA DEL SIGLO XVIII

Ahora apreciarás cómo la Literatura del siglo XVIII sigue consolidando el idioma español en América, así como las ideas que más adelante propiciarán la independencia de los países americanos, conformando la identidad que ahora nos distingue, la que también te hace diferente en el siglo XXI.

Las ideas y los valores más significativos del siglo XVIII los encontramos en la literatura escrita por los jesuitas, quienes desde su fundación, a principios del siglo XVI, estuvieron ligados a lo más selecto de la cultura y el poder, pero también comprometidos con la educación de los diversos estratos sociales de los lugares adonde llegaban. Así, desde su arribo a la Nueva España, los jesuitas iniciaron la importante tarea de educar, ya fuera de manera formal, por medio de escuelas de avanzada o por medios informales, tan sencillos como la organización de la doctrina para niños y adultos. También se preocupaban por la organización de fiestas majestuosas, verdaderos espectáculos masivos y didácticos de esa época.

Por medio de la enseñanza dirigida a los diversos integrantes de su comunidad, los novohispanos aprendieron la religión dominante, el Catolicismo. Los jesuitas fundamentalmente se preocuparon por una educación de mayor importancia que trajo como consecuencia un mayor nivel cultural en algunos miembros de la población. Es importante decir que en este momento histórico surgió la idea de proporcionar educación a las mujeres, al darles por lo menos un oficio para que no dependieran necesariamente de un hombre para su manutención.

En el siglo XVIII que nos ocupa, los jesuitas fueron de los primeros en difundir el Neoclasicismo y las ideas de la Ilustración francesa, a partir de lo cual, pese a la expulsión de la orden en el año de 1767, se iniciarán los movimientos independentistas en la América hispana del siglo XIX.

Todas las experiencias que vivieron los jesuitas mexicanos, tras su expulsión de los territorios españoles, influyeron significativamente en los textos que continuaron escribiendo en el exilio.

Es en esta época cuando dejaron muchos de sus manuscritos y sus libros o los fueron abandonando por el largo, incómodo e insalubre camino hacia el también poco saludable Puerto de Veracruz, donde muchos tuvieron que esperar su salida del país. Ahí los reunieron para conducirlos con rumbo a Italia, el único país que les brindó asilo.

Por lo tanto, cuando hablamos de la literatura de los jesuitas del siglo XVIII hablamos de una literatura del exilio, con toda la idealización que esto implica. Sin embargo, a la distancia observaron conscientemente lo positivo y lo negativo de su nación. También se puede observar que el destierro les concedió una perspectiva de mayor objetividad; en realidad, fueron los primeros intelectuales que conformaron el sentido de una nueva nacionalidad, pues se consideraban individuos distintos a los españoles y a los

indígenas, cuyas culturas estudiaron y admiraron profundamente. Con ello, da inicio el concepto de mexicanidad que unifica lo criollo con lo mestizo, formando la base del nacionalismo en nuestra cultura.

Algunos de los autores jesuitas que escribieron en el exilio fueron: Diego José Abad (1727-1779), Francisco Javier Alegre (1729-1788), Francisco Javier Clavijero (1731- 1787), Agustín Pablo de Castro (1728-1790) y Rafael Landívar (1731-1793), entre otros.

El Neoclasicismo es la corriente literaria que influyó en los jesuitas del siglo XVIII basada, como su nombre lo indica, en los principios grecolatinos. En el caso de los jesuitas, tales bases culturales se encontraron siempre presentes, desde el humanismo renacentista del siglo XVI hasta el humanismo del siglo XVIII que caracterizó la corriente neoclásica. Cabe señalar que el Renacimiento revive y replantea los valores grecolatinos y da una nueva visión del mundo homocéntrica y vital; mientras que el Neoclasicismo sólo imita los valores estéticos propuestos por la antigüedad grecolatina.

El Neoclasicismo es, hasta cierto punto, una reacción ante el Barroco pues plantea una síntesis entre lo bello y lo útil, frente a los “excesos” del periodo anterior. Así, lo racional se tomó como objeto estético, la norma y el orden se tornaron indispensables para la creación literaria, las obras, en ocasiones, destacaron por su sencillez y naturalidad, pero generalmente se consideraban frías, rígidas, imitativas y faltas de originalidad. Sus propósitos fueron eminentemente didácticos, pues el arte se consideró al servicio de la razón, ofreciendo una estética normativa intelectual y objetiva, donde los sentimientos no tenían lugar.

El Neoclasicismo también influyó en otros escritores, además de los jesuitas, como en los poetas miembros de la Arcadia Mexicana, imitación de la española, quienes establecieron el primer intento novohispano de una estética organizada, escritores como:

José Manuel Martínez de Navarrete (1768-1809), Anastasio de Ochoa y Acuña (1783- 1833), Francisco Manuel Sánchez de Tagle (1782-1847), Juan Wenceslao Sánchez de la Barquera (1779-1840), Francisco Ortega (1793-1849) y José Joaquín Fernández de Lizardi (1776-1827), entre otros.

Éste último, es un autor fundamental, cuya obra fue escrita en prosa, sin ser jesuita compartió con esta orden la idea de que la educación, aún la más elemental, es trascendental en la vida humana, tanto para los hombres como para las mujeres. Esto se puede observar en obras como El Periquillo Sarniento y La Quijotita y su prima.

Prepárate, entonces, para conocer la corriente que con todo y su frialdad imitativa originó muchas de las ideas que hoy te distinguen como miembro de una nación.

Propósitos de la unidad

Valorarás la literatura del siglo XVIII, mediante el análisis crítico y reflexivo de autores relevantes en este periodo, en que la literatura va encauzando el nacimiento de las preocupaciones independentistas.

 

Contenido

   

Descripción del contenido

Autores representativos de la prosa del siglo XVIII.

Comprenderás las diferencias entre la

prosa barroca y la prosa del siglo XVIII,

 

por

la claridad en el lenguaje que identifica

a ésta última.

La preocupación por la patria en los textos de los jesuitas.

Apreciarás la transformación cultural, política, y social que se estaba gestando en la Nueva España, reflejada en los textos de los jesuitas expulsados por Carlos III.

El texto argumentativo literario en la prosa histórica.

Entenderás las singularidades de la prosa

del

siglo XVIII: tesis, opiniones, reflexiones

 

y

argumentaciones, contrastadas con

rasgos de otros textos descriptivos.

Textos poéticos del siglo XVIII.

 

Observarás el influjo del latín y de

las

 

influencias clásicas o escritor.

neoclásicas del

La situación histórica de México en el siglo XVIII.

Relacionarás los textos leídos con el contexto histórico para entender la literatura de este periodo: la ilustración, el despotismo de Carlos III, la labor de la educación realizada por los jesuitas, la situación del país, el humanismo y el Neoclasicismo.

La novela de Fernández de Lizardi.

 

Leerás algunos fragmentos de novelas de Lizardi, para comprender la figura del pícaro mestizo.

Rasgos

importantes

de

la

obra

de

Distinguirás los propósitos de Lizardi; la crítica a la educación familiar y escolar; la sátira de la sociedad y del ambiente en general; así como su amor por México. De este modo valorarás en su justa importancia a Lizardi.

Lizardi.

Actividades de aprendizaje

A continuación se te sugieren las siguientes actividades que puedes realizar de acuerdo con tus intereses.

Investiga cuáles fueron los distintos géneros literarios cultivados en México durante el siglo XVIII, las características de cada uno de ellos y los respectivos autores que los desarrollaron, junto con algunas de sus obras. Elabora un cuadro sinóptico con la información obtenida.

Lee algunos de los textos más representativos de los jesuitas, observa y compara el equilibrio del lenguaje con el barroquismo del periodo anterior.

Observa y explica cómo se manifiesta la preocupación por la patria en los textos de los jesuitas.

Señala, en alguno de los textos más importantes escritos en el destierro por los jesuitas, cómo se presenta la transformación cultural, política y social que se estaba gestando en la Nueva España.

Elabora un cuadro que tenga dos columnas en las que puedas contrastar los defectos y virtudes que señalan los historiadores jesuitas al hablar de México.

Deduce, a partir de textos representativos de la época, (como “El carácter de los mexicanos” de Clavijero), el origen de la preocupación por el lenguaje claro, por la propiedad y la pureza del mismo, la defensa de la patria lejana y el deseo de darla a conocer.

Anota las características del autor leído: el gusto por la naturaleza del país, las alusiones grecolatinas y el lenguaje pulido. Ejemplifica con citas textuales.

Reflexiona si las principales ideas de los jesuitas conservan vigencia.

Lee un fragmento de alguna novela de Lizardi, por ejemplo: en El Periquillo Sarniento, La Quijotita y su prima o Don Catrín de la Fachenda para describir la sociedad de esa época.

Establece los puntos coincidentes entre la obra lizardiana y la ilustración en boga.

Escribe un ensayo sobre la importancia de la literatura del siglo XVIII para el desarrollo de nuestra identidad cultural.

Cuestionario de autoevaluación

Elige la opción correcta. (Estos reactivos son similares a los del examen, pero no necesariamente son los que aparecerán en él).

1. El Neoclasicismo es la expresión estética de la:

a) Antigüedad

c)

Ilustración

b) Edad Media

d)

Modernidad

2. La Historia Antigua de México es una obra de:

a) Agustín Pablo de Castro

c)

Francisco Javier Alegre

b) Anastasio Ochoa y Acuña

d)

Francisco Javier Clavijero

3. Fue un poeta de la Arcadia Mexicana:

a) Rafael Landívar

c)

Diego José Abad

b) Francisco Ortega

d)

Fernando Castro

4. Es una característica de la Literatura neoclásica:

a) didáctica

c)

libertina

b) intuitiva

d)

pasional

5. Destacado componente de la literatura del siglo XVIII, trascendental para el desarrollo de nuestra identidad cultural:

a) indigenismo

b) españolismo

GLOSARIO

c) mexicanismo

d) africanismo

Alusión: Referencia o mención que se hace de algo sin nombrarlo expresamente o de manera breve y de pasada. Arcadia mexicana: Fue una asociación artística fundada por poetas neoclásicos. La primera surgió en Suecia, con el respaldo de la reina Cristina, otras arcadias se formaron en diversos países europeos. En las diferentes versiones de arcadias los escritores se hacían llamar árcades o pastores, pues trataban de revivir el sentido bucólico, es decir, la vida campestre de los pastores que predominaba en la antigüedad clásica. De hecho, la Arcadia Mexicana se fundó como imitación directa de la Arcadia Española y de sus homólogas europeas. Didáctico: Relativo a la enseñanza, a la didáctica o relacionado con ellas. Exilio: Abandono que una persona hace de su patria, generalmente por motivos políticos. Ilustración: También llamada Siglo de las luces, es la corriente intelectual que dominó Europa, especialmente tuvo su florecimiento en Francia e Inglaterra durante casi todo el siglo XVIII. Incluyó desde el Racionalismo y el Empirismo del siglo XVIII hasta la Revolución Industrial y el Liberalismo. La expresión estética de este movimiento es el Neoclasicismo. Tuvo gran influencia tanto en lo literario como en lo cultural, lo económico, lo político y lo social. Mexicanismo: Apego a los rasgos, costumbres y características de México. “Su mexicanismo no le impide criticar su carácter” Nacionalismo: Doctrina que exalta en todos los órdenes la personalidad nacional. Aspiración de un pueblo o etnia a constituirse en ente autónomo dentro de un estado.

UNIDAD V

EL ROMANTICISMO Y EL REALISMO

El Romanticismo fue un movimiento cultural y político que surgió en Europa a finales del siglo XVIII y tuvo su apogeo en la primera mitad del siglo XIX. Sus rasgos característicos son: el individualismo, la afirmación de los derechos humanos y la fe en el progreso técnico. La palabra Romanticismo viene del término romantique (novelesco) creado por el novelista francés Henry Beyle “Stendhal” (1783-1842). Los románticos hicieron suyo uno de los principios fundamentales de la época: la libertad, que fue la causa suprema de todos los artistas de este momento histórico, tanto en la política, como en el arte y en la vida personal. Rechazaban la razón como principio,

anteponiendo al racionalismo del siglo XVIII el sentimiento, la imaginación y la fantasía, lo que hace que este arte sea menos perfecto, pero más profundo y conmovedor. Las características del Romanticismo son: subjetivismo, evasión de la realidad, nacionalismo y oposición al neoclásico. Los escritores latinoamericanos tomaron del Romanticismo europeo ciertos temas, como: el nacionalismo y el historicismo. Además, centraron sus intereses en la conquista

y en la época Colonial. El indígena luchó por su libertad en las guerras de independencia;

utilizó un lenguaje popular donde abundaban las expresiones típicas y el costumbrismo. El Romanticismo aparece en México en los albores de la Independencia, coexistiendo con los últimos autores de formación neoclásica (como el poeta Fray Manuel Martínez de Navarrete y el novelista José Joaquín Fernández de Lizardi). El Romanticismo se identificó desde un principio con las posiciones políticas de los liberales (poetas, novelistas, historiadores y periodistas que participaron en torno a los acontecimientos importantes del siglo XIX), y puede decirse que fue la corriente literaria dominante en toda la centuria. Se distinguen tres grandes etapas para establecer las partes de éste. Éstas son: Literatura de la independencia, Academia de Letrán y Liceo Hidalgo. Los principales líricos románticos son: Andrés Quintana Roo (1787-1851), Francisco Ortega y Francisco Manuel Sánchez de Tagle (1782-1847), (de la primera etapa o de transición). Ignacio Rodríguez Galván (1816-1842), Fernando Calderón (1809-1845), Manuel Acuña (1849-1873), Ignacio Manuel Altamirano (1834-1893), Manuel M. Flores

(1840-1885).

En el siglo XIX, hubo una gran inestabilidad social, lo que impidió que hubiera suficientes puestas en escena. Disminuyó la calidad de autores e intérpretes. Entre los dramaturgos más importantes destacron: Manuel Eduardo de Gorostiza (1789-1851), Fernando Calderón (1809-1845), Ignacio Rodríguez Galván (1816-1842), José Peón Contreras (1843-1907) y Alfredo Chavero (1841-1906). En prosa, tuvieron importancia los siguientes géneros: el periodístico, medio ideal para el debate y la discusión de las ideas durante las luchas de Independencia y las guerras civiles. Fueron periodistas polémicos: José Joaquín Fernández de Lizardi, Carlos

María de Bustamante (1774-1848), Juan Bautista Morales (1788-1856) y Francisco Zarco (1829-1869); el histórico, género en el cual sobresalieron brillantes escritores de uno y otro bando, como el mencionado Bustamante, al igual que José María Luis Mora (1794- 1850), que estaban de acuerdo con los ideales insurgentes. Se debe considerar, además,

a Ignacio Manuel Altamirano (1834-1893), a Manuel Payno (1810-1894), a Luis G. Inclán (1816-1875) y a Vicente Riva Palacio (1832-1896).

Por otra parte, el Realismo surge a mediados del siglo XIX como una reacción a las exageraciones y al mal gusto en el que había caído el Romanticismo: los excesos del idealismo, la imaginación, el sentimentalismo y, en definitiva, una anarquía formal. El Realismo representa una nueva forma de ver la vida, el arte y la literatura motivada por diferentes factores sociales, políticos, filosóficos y científicos, entre los que se encuentran el surgimiento de la burguesía y el proletariado; las ideas filosóficas positivistas de Augusto Comte que suplantaron al idealismo reinante en el Romanticismo y que sólo admitía como verdadero lo que se observa y experimenta rigurosamente; así como, las teorías sobre la herencia biológica de Gregorio Mendel; la evolución de las especies de Charles Darwin y el nuevo método experimental de Claude Bernard. Las circunstancias sociales, las doctrinas políticas, filosóficas y científicas ya mencionadas influyeron en la literatura que a partir de ellas estuvo basada en la observación rigurosa de la realidad; desarrolló interés por la naturaleza y por los temas que reflejaban la vida y costumbres de la gente, urbana o rural, de distintas clases sociales, prefirió ambientes burgueses o regionales y pintó los caracteres de los personajes, con intención moral o social, aspectos que se plasmaron en el género literario predilecto del realismo: novela y cuento. Aunque el Realismo se oponía al Romanticismo, en realidad se desarrolló a partir de él, eliminando aspectos como el subjetivismo, la imaginación y lo fantástico. Las características del estilo realista quedan integradas por la profunda observación de la realidad, sobre la cual el artista investigaba directamente o se documentaba para dar a la obra exactitud científica, y por la descripción, casi fotográfica, que empleaba el autor para lograr cuadros de costumbres y de caracteres, ofreciendo a la narrativa dos tendencias: la novela social y la novela psicológica. En la novela social, se presentan amplios cuadros sociales de la época, sus representantes europeos más importantes fueron el francés Honoré de Balzac (1799-1850), el inglés Charles Dickens (1812-1870) y el español Benito Pérez Galdós (1834-1920). En la novela psicológica, se analizan detalladamente los temperamentos y las motivaciones de los personajes, en Europa sus representantes más destacados fueron el francés Gustave Flaubert (1821-1880) y el ruso Fedor Dostoievski (1821-1881). El escritor realista siempre tuvo un propósito social o moral; tenía interés en poner al descubierto las lacras sociales y las miserias humanas, quería mostrar el origen de las conductas nobles o reprobables de las personas, tratando de orientar moralmente al lector. De aquí surgió la llamada novela de tesis. El Naturalismo surgió en el campo literario como consecuencia de la evolución del movimiento realista al desarrollar con mayor extensión algunos de sus elementos, concretamente la fidelidad para reflejar el mundo exterior y la objetividad del autor. El Naturalismo estuvo profundamente influido por las ideas filosóficas, científicas y sociales de la segunda mitad del siglo XIX. En un plano general, se puede decir que el Naturalismo es consecuencia y exceso del realismo. El creador del Naturalismo fue Emilio Zolá (1840-1902), a cuya novela se le llama también científica o experimental. Las características de este tipo de novela son: la influencia del positivismo, el materialismo, el determinismo y el método experimental. El Realismo coincidió en México con el Porfirismo y consecuentemente con el Positivismo, doctrina que fue divulgada por Gabino Barreda (1818-1881), fundador de la Escuela Nacional Preparatoria.

Algunos autores de la novela realista en México son: Arcadio Zentella Priego (1844- 1920), Emilio Rabasa (1854-1930), Rafael Delgado (1853-1914), José López Portillo y Rojas (1850-1923), Heriberto Frías (1870-1925), Ángel de Campo (1868-1908) y Federico Gamboa (1864-1939).

Propósitos de la unidad

En esta unidad se pretende que reconozcas los valores del Romanticismo y del Realismo en un siglo de consolidación independiente, durante el cual se va forjando la idea de patria a través de actitudes críticas y nacionalistas.

 

Contenido

 

Descripción del contenido

Los géneros literarios preferidos por los autores románticos y realistas.

Comprenderás cómo a lo largo del siglo

XIX

persisten elementos románticos en

 

los distintos géneros literarios cultivados en México.

Los temas románticos y su expresión literaria en la poesía.

Comprenderás la riqueza del Romanticismo a través de la lectura de poemas románticos con temas diversos.

Análisis

estilístico

de

poemas

Observarás cómo el espíritu romántico caracteriza el estilo personal de estos poetas.

románticos.

 

Los temas románticos y su expresión

Compararás el sentido nacionalista de los románticos en distintos textos, en prosa o dialogados, correspondientes a autores de este período.

literaria

en

la

prosa narrativa

o

en

el

teatro.

Los grupos o reuniones culturales en el Rlomanticismo.

Comprenderás la trascendencia de los círculos literarios y la publicación de revistas sobresalientes.

El Romanticismo y el Realismo.

 

Compararás ambas tendencias estéticas

 

para

comprender la evolución literaria del

siglo

XIX en su contexto histórico.

La novela, el cuento y la crónica, expresiones importantes del Realismo.

Leerás textos realistas o naturalistas para encontrar los temas y la forma de expresión de esta tendencia literaria.

El contexto social del Realismo.

 

Entenderás la evolución literaria en su relación con la vida, por medio del referente sociocultural del Realismo.

Actividades de aprendizaje

A continuación, se te sugieren las siguientes actividades que puedes realizar de acuerdo con tus intereses.

Investiga cuáles fueron los distintos géneros literarios cultivados en México durante el Romanticismo y los respectivos autores que los desarrollaron, junto con algunas de sus obras sobresalientes (presta especial atención a la poesía). Elabora un cuadro sinóptico con la información obtenida.

Lee con atención un poema del Romanticismo, por ejemplo el “Nocturno a Rosario” de Manuel Acuña.

Identifica en él las características del Romanticismo y explica cuáles son éstas.

En el poema, localiza las figuras retóricas predominantes.

Explica la temática del poema.

Describe la forma estrófica del poema. (metro, rima, ritmo)

Explica por qué se trata de un poema romántico.

Redacta en quince líneas, mínimo, tu interpretación sobre el poema.

Investiga cuáles fueron los distintos géneros literarios cultivados en México durante el Realismo y los respectivos autores que los desarrollaron, junto con algunas de sus obras sobresalientes (presta especial atención al género narrativo). Elabora un cuadro sinóptico con la información obtenida.

Lee con atención un cuento de Ángel de Campo, por ejemplo “El Chiquitito”.

Identifica y marca su estructura (inicio, desarrollo, clímax y desenlace).

Identifica las características del Realismo dentro del cuento.

Haz un cuadro y anota las diferencias del Romanticismo en oposición al Realismo.

Explica a qué género pertenece el poema y a cuál el cuento y destaca sus diferencias.

Redacta por qué el cuento que leíste pertenece al Realismo. (mínimo quince líneas).

Cuestionario de autoevaluación

Elige la opción correcta. (Estos reactivos son similares a los del examen, pero no necesariamente son los que aparecerán en él).

1. Selecciona la respuesta donde se menciona a los escritores románticos mexicanos:

a) Eustasio Rivera, Manuel Acuña, Federico Gamboa

b) Eustasio Rivera, Manuel M. Flores, Manuel de Navarrete

c) Ignacio M. Altamirano, Manuel Acuña, Manuel Payno

d) Mariano Azuela, Ignacio M. Altamirano, Ángel de Campo

2. En la novela El Zarco el personaje principal murió cuando se celebraba:

a) el casamiento de Nicolás con Pilar

b) la aprensión de la policía a Nicolás

c) la entrada de Nicolás a Xochimancas

d) los funerales de doña Antonia

3. Autor de El Zarco y Navidad en las montañas:

a) Federico Gamboa

b) Ignacio M. Altamirano

c) Luis G. Urbina

d) Rafael Delgado

4. El nocturno más famoso de la literatura mexicana escrito por Manuel Acuña fue dedicado a:

a) Remedios la bella

b) Rosario de la Peña

c) Rosario Castellanos

d) Rosaura Revueltas

5. La novela Santa de Federico Gamboa trata sobre la vida de una:

a) actriz

b) prostituta

c).religiosa

d) viuda

GLOSARIO

Novela sentimental: Subraya las situaciones de tipo amoroso. El destino separa a los enamorados. Se da una intensa idealización afectiva. El prototipo de novela sentimental romántica es María de Jorge Isaacs (1837-1895). Novela costumbrista: Las obras se caracterizan por mostrar la vida cotidiana, por ello se recrean situaciones típicas y se presentan con gran objetividad escenarios y ambientes (por ejemplo: las costumbres de la vestimenta, el tipo de alimentación, las fiestas patronales, etc.), Una obra que nos muestra las características arriba mencionadas es Los bandidos de Río Frío de Manuel Payno (1810-1894). Novela histórica: En éstas, se recrea una época o un episodio histórico. El autor se sirve de su talento imaginativo para adaptar la historia al trazo de personajes y situaciones. Una novela histórica representativa es Clemencia de Ignacio Manuel Altamirano (1834-

1893).

Novela social: Este tipo de novelas se escribieron con la finalidad de mostrar y resaltar las injusticias sociales sufridas por un grupo determinado. Un ejemplo es la novela El monedero de Nicolás Pizarro (1830-1895). Subjetividad: Parcialidad en la forma de considerar una idea o un sentimiento, siguiendo criterios o intereses personales y analizando la realidad como algo interior al sujeto.

UNIDAD VI

EL MODERNISMO

El Modernismo es un movimiento literario que surge en oposición al Romanticismo y al Realismo, a finales del siglo XIX. La cultura hispanoamericana se benefició con el trabajo artístico e intelectual de los escritores modernistas, ya que sometieron el idioma español a referencias culturales universales, aportando un lenguaje propio a la cultura con el que reforzaron la identidad latinoamericana; también renovaron la manera de escribir de la época al conferirle una mayor importancia a los aspectos formales de los textos como:

sonoridad, elegancia, colorido, versificación, refinamiento verbal, etc. Los escritores modernistas estaban en profundo desacuerdo con las formas de vida de la civilización burguesa, por lo cual ellos traducían el malestar de la clase pequeñoburguesa y expresaban de múltiples maneras su oposición o su alejamiento del sistema. El Modernismo surge en Hispanoamérica con el poeta nicaragüense Rubén Darío (1867-1916). Sin embargo, para ubicar al movimiento no debemos olvidar que presenta ascendencia francesa, en especial de dos corrientes de la segunda mitad del siglo XIX: el Parnasianismo y el Simbolismo. Algunos historiadores y críticos literarios, entre ellos José Emilio Pacheco, distinguen tres etapas del Modernismo: los precursores, la segunda y la tercera generación. Los precursores establecieron una nueva sensibilidad o una estética diferente, embellecieron las cosas al recrear en la poesía los objetos de moda, la vida fue invadida por innumerables objetos: jarrones, divanes, frascos de perfume, lámparas, marfil, etc. A esta primera etapa, pertenecen: Manuel Gutiérrez Nájera (1859-1895), José Martí (1853- 1895), José Asunción Silva (1865-1896) y Julián del Casal (1863-1893). La mayoría de los escritores de la segunda generación salieron, por diversas razones, de sus países de origen. En el extranjero, los autores modernistas cobraron conciencia del peligro que representaban los Estados Unidos para los países hispanoamericanos dominados por la injusticia; así, todos, sin excepción, fueron abiertamente antiimperialistas, José Martí es el escritor que con más claridad y reflexión abordó este tema. Por otro lado, el poeta nicaragüense, Rubén Darío se convirtió en la gran figura del fenómeno modernista, su libro Azul, publicado en 1888 es una combinación de técnicas, formas y temas de inspiración de distintas procedencias. La tercera generación resumió el movimiento y se suele ubicar cronológicamente hasta los años veinte del siglo pasado. Algunos autores se alejan de la creación literaria modernista, pues se dieron cuenta de que ya había perdido vigencia y que su declinación era evidente. Es el caso de los autores Enrique González Martínez (1871-1952), José Juan Tablada (1871-1945) y Ramón López Velarde (1881-1921). Las razones sociológicas que propiciaron las actitudes que distinguían a los escritores modernistas hispanoamericanos fueron la madurez política y económica de algunos sectores de la sociedad, a finales del siglo XIX. Esto permitió abandonar la vieja imagen del literato-político, condición de muchos de los escritores de la primera y segunda mitades del siglo XIX. El nuevo escritor era exclusivamente artista y podía, por tanto, dedicarse sólo a la búsqueda de la belleza, provenía de la burguesía, pero paradójicamente intentó huir de ella, no obstante que, en ocasiones, ésta le dio el sustento económico.

El Parnasianismo evoca la perfección formal, el ideal de poesía serena, equilibrada. Aquí se evocan los grandes mitos griegos y los exóticos ambientes orientales de épocas y civilizaciones remotas. El Simbolismo se alejó del academicismo en que cayeron los parnasianos y, sin abandonar las metas estéticas, persiguió un mundo profundo y sensible, símbolo o reflejo de la realidad existente. Los versos de los simbolistas están llenos de misterio y de ensoñaciones; además, lo que buscan son efectos rítmicos y musicales en la creación poética. La temática es de dos tipos; una tiende a lo legendario, lo pagano, lo exótico y lo cosmopolita; la otra, a la intimidad del poeta, su sensualidad y su melancolía. La significación del mundo poético del Modernismo se fundamenta en un anhelo de armonía ante el mundo real al que sentían profundamente inarmónico. Presenta un ansia de plenitud y de perfección, no olvida sus raíces, lo que provoca una crisis que produce un sentimiento de arraigo en el poeta. Con el Modernismo, América Latina se incorporó a las letras universales, logrando así su independencia literaria. El movimiento sintetizó, asimiló las tendencias literarias que en Europa no alcanzaron la renovación total de la poesía En México, durante la etapa porfirista, se consolidaron y profesionalizaron los escritores que entraron al mercado literario como periodistas y recibieron el influjo de una modernidad que llegaba de París. En tiempos de Porfirio Díaz (1830-1915), la cultura francesa imperaba en muchos aspectos de la vida cotidiana de los mexicanos adinerados. Los apellidos franceses avalaban la exclusividad de comercios elegantes, se crearon ejes amplios inspirados en los nuevos conceptos urbanísticos de los bulevares (avenidas) franceses, se embellecieron calles, plazas y jardines; fuentes, kioscos, esculturas y relojes con lo que se mostraba la modernidad de la época. Se presentaron como precursores del Modernismo en América, el mexicano Manuel Gutiérrez Nájera, los cubanos José Martí y Julián del Casal y el colombiano José Asunción Silva. Pero fue el nicaragüense Rubén Darío quien acertó a sintetizar la conjunción de elementos modernistas y realizó una ampliación asombrosa de temas y formas. Se le considera el iniciador del Modernismo; además incitó a cada poeta a experimentar con las formas poéticas para que éstas adquieran una mejor calidad artística.

Propósitos de la unidad

Pretendemos que expreses juicios de valor, después de realizar un análisis crítico de textos creados por autores hispanoamericanos inscritos en el Modernismo; asimismo, que reconozcas las características propias de este movimiento para que puedas explicar y demostrar la calidad estética de las obras principales de esta corriente y su relación con su contexto histórico social.

 

Contenido

 

Descripción del contenido

 

Las renovaciones modernistas.

 

Emplearás

el

diccionario

 

para

 

comprender los textos modernistas, dada

su

complejidad

en

cuanto

a

la

renovación

de

temas, de

estilos

y

la

riqueza léxica.

 

Análisis de textos modernistas.

 

Comprenderás la calidad estética de la poesía y de la prosa de la literatura iberoamericana y mexicana del Modernismo, mediante el análisis de los textos.

Elementos

propios

del

movimiento

Entenderás la riqueza de los elementos culturales que los modernistas utilizaban tanto en su literatura como en su búsqueda de una identidad cultural, dando lugar a un cosmopolitismo refinado y a un clasicismo grecolatino a través de Francia.

modernista.

Recursos

poéticos

utilizados

por

los

Prestarás especial atención a las figuras retóricas y a los conceptos de metro, rima y ritmo de la poesía modernista, por su especial riqueza y espíritu renovador.

autores modernistas.

 

Logros

poéticos

utilizados

por

los

Conocerás y aplicarás la retórica en los textos modernistas, como elemento esencial para valorar la riqueza verbal y estilística de este movimiento renovador de la lengua y de las letras iberoamericanas.

autores modernistas.

 

Relación de las obras leídas con su contexto histórico social.

Relacionarás tu ciudad y tu vida con la época y la literatura del Modernismo, esto ampliará tu visión cultural y te hará reflexionar sobre la evolución del país.

Actividades de aprendizaje

A continuación se te sugieren las siguientes actividades que puedes realizar de acuerdo con tus intereses.

Investiga cuáles fueron los distintos géneros literarios cultivados en México durante el Modernismo y los respectivos autores que los desarrollaron, junto con algunas de sus obras sobresalientes (presta especial atención a la poesía y a la narrativa). Realiza un cuadro sinóptico con la información obtenida.

Lee con atención un poema de Manuel Gutiérrez Nájera, por ejemplo “Para un menú”.

Identifica y marca las figuras retóricas (el glosario de las unidades I y III pueden servirte de guía).

Identifica las características de la poesía modernista.

Analiza la estructura métrica del poema y señala la clase de rima, verso y estrofa que presenta.

Identifica algunos aspectos del cosmopolitismo dentro del poema.

Explica el título del poema.

Redacta tu interpretación del poema.

Lee un cuento de Rubén Darío, por ejemplo “El rey burgués”.

Explica cuál es el tema central del cuento.

Identifica y explica las características modernistas presentes en él.

Identifica las ideas de orden político y social que destacan en el texto.

Redacta en veinte líneas tu interpretación del cuento.

Cuestionario de autoevaluación

Elige la opción correcta. (Estos reactivos son similares a los del examen, pero no necesariamente son los que aparecerán en él).

1. El Modernismo tuvo como principal representante al poeta:

a) Alí Chumacero

b) Jorge Cuesta

c) Pablo Neruda

d) Rubén Darío

2. “Para un menú” y “Para entonces” son poemas de:

a) Ignacio Rodríguez Galván

b) Manuel Gutiérrez Nájera

c) Mateo Rosas de Oquendo

d) Ramón López Velarde

3.

Su obra cumbre se titula Cantos de vida y esperanza, el autor de esta obra es:

a) Fernando Calderón

b) Ignacio M. Altamirano

c) José Asunción Silva

d) Rubén Darío

4. Autor nacido en Guadalajara, escribió el soneto “Tuércele el cuello al cisne”, poema que causó tremenda polémica entre los críticos:

a) Enrique González Martínez

b) Ignacio Rodríguez Galván

c) José López Portillo y Rojas

d) Manuel Gutiérrez Nájera

5. ¿Qué movimientos de origen europeo se encuentran presentes en la conformación del Modernismo?

a) Naturalismo y Parnasianismo

b) Simbolismo y Neoclasicismo

c) Parnasianismo y Simbolismo

d) Romanticismo y Naturalismo

GLOSARIO

Cosmopolitismo: Los escritores modernistas abrieron sus criterios estéticos, intelectuales e ideológicos y superaron así los señalados por sus fronteras geográficas, es decir, se trata de una fuga de los límites locales. Parnasianismo: Los parnasianos se opusieron al sentimentalismo inmoderado del Romanticismo, por lo que en sus poemas desterraron la subjetividad, al intentar componer versos de formas más puras y perfectas. Pretendían escribir versos perfectos. Por ello, seguían ciertas reglas para darle al poema ritmo y musicalidad. Simbolismo: Entendían al poema como un espacio en el cual las palabras fluyen construyendo imágenes de gran riqueza con significados profundos y ocultos. Tanto los poetas simbolistas como los modernistas hispanoamericanos recurrieron a analogías y sinestesias, pues creían que estos recursos literarios revelaban aspectos insospechados de la realidad, que ni el intelecto ni los sentidos podían percibir. Renovar la versificación: Los poetas modernistas hispanoamericanos inventaron los versos largos. Es importante señalar que sus innovaciones en este aspecto formal de la poesía prepararon el surgimiento del poema en prosa y el verso libre que encontramos en los escritores actuales. Verso clásico: Es el que se somete a las leyes de la métrica y la rima. Verso libre: Se caracteriza porque no tiene medida fija en sus versos, ni rima determinada.

UNIDAD VII

EL VANGUARDISMO

Conforme la sociedad avanza y cambia, las distintas expresiones artísticas también lo hacen, tal es el caso de la literatura. En este sentido, es importante que analices esta riqueza de acontecimientos, tanto en el terreno literario como en el histórico. En la década de los veinte, fue importante la influencia del vanguardismo europeo introducido por José Juan Tablada, mencionado en la unidad anterior, así como y el surgimiento de los estridentistas y de los Contemporáneos. A ellos les tocó vivir la época de José Vasconcelos (1882-1959) en la Secretaría de Educación Pública, el movimiento del muralismo con Diego Rivera (1886-1957), José Clemente Orozco (1883-1949) y David Alfaro Siqueiros (1896-1974), el esplendor de los poetas como: Pablo Neruda (19041973), César Vallejo (1892-1937), Gabriela Mistral (1889-1937), Jorge Luis Borges (1899-1986); en España, Pedro Salinas (1892-1951), Federico García Lorca (1898-1936) y Rafael Alberti (1902-1999). El término avant-garde (vanguardia) aplicado a los movimientos artísticos, nació en Francia durante los años de la Primera Guerra Mundial. Dicho término significa progreso o elemento que se encuentra en la línea de ataque o de combate. Los intelectuales de ese momento vivieron acontecimientos históricos de gran importancia que han dejado huella en la humanidad. Entre ellos está el colonialismo, el imperialismo, la carrera armamentista, los nacionalismos de tendencia fascista y los internacionalismos revolucionarios. Los movimientos de vanguardia son tendencias artísticas y literarias que nos muestran cómo se enfrenta lo antiguo a lo moderno. Los modernistas han constituido las vanguardias y son los que protegen la tradición, la retaguardia. Sin embargo, una vez que una corriente literaria se ha instaurado y se ha consolidado en el panorama cultural establecido deja de tener carácter vanguardista. El Vanguardismo tiene como rasgo común el rompimiento con el arte anterior y la propuesta, a través de sus manifiestos, de un arte nuevo. Hay una renovación total en las literaturas vanguardistas, los “ismos” se sucedieron rápidamente tanto en Europa como en América; algunos de ellos fueron pasajeros, pero otros contribuyeron a plantear el arte del siglo XX. Entre los más importantes movimientos europeos están el Futurismo, el Dadaísmo y el Surrealismo, entre otros. El Ultraísmo es un movimiento español que correspondió en gran parte al Dadaísmo alemán. Como el Ultraísmo pretendía la renovación de la poesía, se nutrió de todas las innovaciones europeas y así pudo dar origen a la versión americana conocida como Creacionismo. El Creacionismo fue sustentado por el poeta chileno Vicente Huidobro (1893-1948), cuyas aspiraciones artísticas se convirtieron en los puntos clave de la corriente expresados en su arte poético. Los nuevos poetas hispanoamericanos se agruparon alrededor de revistas. Se puede considerar el discurso de Vicente Huidobro, Non serviam, pronunciado en el Ateneo de Santiago, en 1914, como el inicio del movimiento de las vanguardias en Hispanoamérica. Con respecto a lo social, las primeras décadas del siglo XX en Hispanoamérica se caracterizaron por agitaciones que respondían a los problemas de diferencias aberrantes

entre pobres y ricos, a pesar de las reformas sociales, económicas y educativas emprendidas por los respectivos gobiernos. La filosofía de los artistas vanguardistas europeos e hispanoamericanos se apoyaba en el nuevo espíritu de las artes y la literatura, inspirado en los avances tecnológicos y su dinamismo que se reflejaba en la vida moderna, en la veneración del futuro, en la necesidad de crear realidades que trascendieran la vida cotidiana, en la imaginación y en la libertad. El poeta se veía a sí mismo como un clarividente o iluminado, su percepción de la realidad era tan aguda que veía con claridad los hechos e inclusive podía predecirlos. Todo arte vanguardista era distinto de todo cuanto se había conocido hasta entonces porque la realidad, el mundo moderno de esos años, desde su punto de vista, también era radicalmente distinto. México constituyó el centro de irradiación de las ideas vanguardistas que se esparcieron en los países de Centroamérica: Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica y Panamá. Los escritores mexicanos y centroamericanos supieron renovar sus técnicas literarias para expresar el mundo mítico y legendario con el que todavía conviven. El Estridentismo fue un movimiento mexicano nacido de la mezcla de varios “ismos”, como aportación nacional a la vanguardia europea. Manuel Maples Arce fue su iniciador y principal representante; el Estridentismo permaneció de 1922 a 1927. Sus integrantes son: Manuel Maples Arce (1898-1981), Arqueles Vela (1899-1977), Salvador Gallardo (1893-1981), Luis Quintanilla (1893-1978) y Germán List Arzubide (1898-1998). Los poetas agrupados en torno a la revista Contemporáneos (publicada entre 1928- 1931), a diferencia de los estridentistas, gozan de mayor reconocimiento y prestigio literario. Eran cultos y disciplinados, dominaban varios idiomas, estaban al tanto de las vanguardias europeas, tradujeron a los más famosos escritores extranjeros de su época y no permitían que su poesía fuera afectada por los problemas sociales. Reaccionaron en contra de las vanguardias. Para el grupo de los Contemporáneos, la poesía era un juego de imágenes y abstracciones movidas por la inteligencia, la intuición y la ironía, buscaban en el inconsciente y en lo onírico nuevas vetas de inspiración. Sus principales representantes fueron: Jaime Torres Bodet (1902-1974), Bernardo Ortiz de Montellano (1899-1948), Carlos Pellicer (1899-1977), José Gorostiza (1901-1973), Salvador Novo (1904-1974), Xavier Villaurrutia (1903-1950), Gilberto Owen (19051952) y Jorge Cuesta (1903-1942).

La Novela de la Revolución convive en sus primeros años con las vanguardias, pero no comparte con éstas el enfrentamiento entre lo antiguo y lo moderno, al contrario, se caracteriza por una narrativa tradicional, cercana a la crónica, una literatura que se establece entre lo histórico y lo literario. Algunos de sus autores más importantes son Mariano Azuela (1873-1952) y Martín Luis Guzmán (1887-1976).

Propósitos de la unidad

Se busca que en esta unidad te inicies en el conocimiento de la Literatura de la primera mitad del siglo XX, con el fin de que continúes leyendo, crítica y reflexivamente a los autores que inician la modernidad de nuestra identidad cultural y que son testimonio de una reconstrucción nacional.

 

Contenido

Descripción del contenido

Del posmodernismo a la vanguardia en la poesía.

Comprenderás las variaciones que plantearon en México el Estridentismo, el Ateneo de la juventud y los Contemporáneos, a través de los poemas de algunos autores iberoamericanos que evolucionan del Modernismo a otros “ismos”.

Los procedimientos retóricos en los poemas de estas tendencias.

Observarás la originalidad buscada por los poetas de estas etapas, mediante diversos procedimientos como: libertad del lenguaje, tanto en sintaxis como en puntuación, creación de metáforas insólitas, uso novedoso de imágenes, hipálages, símbolos, ironía, sinestesias, etc.

Reconstrucción de la realidad renovación de la literatura.

y

Entenderás la renovación vanguardista al investigar sobre los “ismos” en literatura como preocupación de los autores en todo el mundo. Se deberán destruir sus principios para encontrar otros. Se le dio importancia al inconsciente, expresar la angustia, buscar la libertad y señalar la ilogicidad.

Grandes ensayistas mexicanos.

 

Entenderás el pensamiento de algunos de los escritores más lúcidos de la Literatura mexicana al observar la evolución cultural desde el Porfiriato hasta la Revolución Mexicana.

Prosa

de

novelistas

iberoamericanos

Comprenderás mejor el paisaje y la vida americana, a través de algunos fragmentos de grandes novelistas iberoamericanos que describen sus regiones.

posmodernistas.

 

La novela de la Revolución Mexicana

Reconocerás cómo en México, la conmoción ocasionada por la Revolución Mexicana transforma a la novela en un testimonio subjetivo y nacionalista de este hecho histórico.

El contexto histórico socioeconómico de la primera mitad del siglo XX.

Entenderás la vanguardia literaria y la crítica al contexto social al percibir la relación entre aspectos como la situación histórica mundial, el fascismo, el socialismo, las dos grandes guerras mundiales, la Guerra Civil Española, las crisis económicas, las dictaduras latinoamericanas, las luchas por la democracia y la Revolución Mexicana.

Actividades de aprendizaje

A continuación, se te sugieren las siguientes actividades que puedes realizar de acuerdo con tus intereses.

En la bibliografía indirecta sugerida investiga sobre los “ismos” y su vinculación con la ruptura del orden social en Europa.

Investiga sobre las características de las vanguardias latinoamericanas, sus autores y obras más importantes. Realiza un cuadro sinóptico con la información obtenida.

Haz una lista de los manifiestos de cada movimiento con sus respectivos autores.

Investiga sobre la vida de Carlos Pellicer y cómo repercute en su obra.

Lee un poema de Carlos Pellicer, por ejemplo “Hora de junio”.

Identifica las palabras cuyo significado desconozcas y búscalas en el diccionario.

Subraya las figuras retóricas más utilizadas por Carlos Pellicer en el poema.

Selecciona las cuatro imágenes más recurrentes en el poema y explícalas.

Explica la forma estrófica del poema (metro, rima, ritmo).

Escribe mínimo diez líneas con tu interpretación del poema.

Lee completa una novela de la Revolución Mexicana, como La sombra del caudillo de Martín Luis Guzmán o Los de abajo de Mariano Azuela.

Haz una lista con los elementos románticos que encuentres en ella.

Haz una lista con los elementos realistas o naturalistas que identifiques.

Escribe un ensayo sobre el movimiento literario al que pertenece la novela de la Revolución.

Cuestionario de autoevaluación

Elige la opción correcta. (Estos reactivos son similares a los del examen, pero no necesariamente son los que aparecerán en él).

1. Autor del libro Hora de junio:

a) Carlos Pellicer

b) Gilberto Owen

c) José Gorostiza

d) Salvador Novo

2. Esta corriente pretende desentrañar el último sentido de la realidad, es decir, develar cómo funciona el pensamiento con “ausencia de toda vigilancia ejercida por la razón”:

a)

b) Estridentismo

Dadaísmo

c)

d) Surrealismo

Futurismo

3. Corriente creada por Tristán Tzara. Este término proviene del balbuceo infantil, repudia todos los movimientos anteriores incluyendo el cubismo y el futurismo.

a) Creacionismo

b)

Dadaísmo

c) Estridentismo

d)

Surrealismo

4. Es uno de los fundadores del segundo Ateneo de la Juventud

a) Bernardo Ortiz de Montellano

b) Enrique González Martínez

c) José López Portillo y Rojas

d) Manuel Eduardo de Gorostiza

5. Autor de Veinte poemas de amor y una canción desesperada:

a) Amado Nervo

b) Carlos Pellicer

GLOSARIO

c) Pablo Neruda

d) Salvador Novo

Fascista: Los fascistas siguen las ideas del fascismo; movimiento creado por Benito Mussolini. Se denominan así a las organizaciones nacionalistas famosas por su carácter autoritario, antiliberal y antimarxista. Alcanzaron efectividad en la pequeña burguesía afectada por el auge del movimiento obrero, en la primera mitad del siglo XX. Futurismo: Marinetti fue un dramaturgo y poeta italiano (1876-1944) que dio vida al Futurismo. Con entusiasmo un tanto ingenuo e infantil, exaltaba en sus poemas al tren, al telégrafo, al avión, al trasatlántico, a todas las máquinas que modificaran o pretendieran modificar las condiciones de la existencia del ser humano. Respecto a los medios y técnicas literarias, el futurismo planteó un inédito modelo de escritura que resaltaba los tipos de letras y los colores, el uso de nuevos signos de puntuación (matemáticos y musicales) en lugar de los habituales. Dadaísmo: Movimiento artístico y literario considerado como la rebelión pura porque planteó una total anarquía ante el hecho artístico y protesta contra los valores de la cultura occidental. Hipálage: Aplicar a una palabra el adjetivo o el complemento que lógicamente corresponde a otra: “El guerrero empuñó el vengativo puñal”, donde “vengativo” correspondería a “guerrero”.

UNIDAD VIII

LA ÉPOCA ACTUAL EN LA LITERATURA DE IBEROAMÉRICA

Esta época abarca aproximadamente de 1947 a nuestros días. En cuanto a la narrativa, una obra que marcó el inició de un nuevo periodo en las letras mexicanas fue Al filo del agua de Agustín Yánez porque presenta las nuevas técnicas narrativas originadas en la literatura europea y estadounidense; aquí podemos encontrar dislocación del tiempo cronológico, alternancia del pasado y del presente, monólogo interior y flujo libre de la conciencia, “Collage”, que consiste en emitir mensajes yuxtaponiendo recortes del periódico etc, Además de nuevos conceptos del lenguaje, así como un refinamiento proveniente de los estilos de: Joyce, Hemingway, Proust, entre otros. De 1900 a 1914, dominó en la poesía el Modernismo y en la prosa el Realismo y el Naturalismo. De 1915 a 1930, se presenta una etapa de renovación y de rebeldía debido en gran parte a la influencia de los movimientos de vanguardia europeos que fueron admirados y seguidos por los estridentistas y que repercutieron también entre los Contemporáneos. Estos grupos que lograron una poesía de gran interés convivieron, de forma paralela, con la incipiente novela de la Revolución. No hay que olvidar que la primera producción editorial de esta tendencia que alcanza gran popularidad es Los de abajo, la cual se publica en 1916. El teatro hispanoamericano contemporáneo incursiona en el drama psicológico y en la experimentación de propuestas estéticas de origen vanguardista. El foco de irradiación teatral se traslada de Buenos Aires a la Ciudad de México. En la capital del país, se integran grupos de renovación estética. Esto data de la época en que José Vasconcelos fue ministro de Educación Pública. Fue entonces cuando se creó el Teatro Municipal por iniciativa de Julio Jiménez Rueda (1896-1960) y en 1928 el Teatro Ulises. El teatro mexicano fue adoptado por la radio, pues este medio de comunicación anterior a los medios visuales ha cumplido una labor de difusión muy importante. Los dramaturgos más destacados en este momento fueron Rodolfo Usigli (1905-1979), Salvador Novo (1904-1974), Celestino Gorostiza (1904-1967) y Xavier Villaurrutia (1903-

1950).

De 1931 a 1946, se toma conciencia de los problemas nacionales y colectivos, y esto tiene repercusión en la literatura nacional, la que se ocupó de los temas proporcionados por el hecho social más importante del siglo: la Revolución Mexicana. Florecieron en este periodo, por tanto, la novela de la Revolución Mexicana y la novela indigenista. De 1947 a 1961, se inició la novela mexicana contemporánea, ya que en ella se ofrece la utilización de técnicas narrativas novedosas aprendidas de narradores estadounidenses como William Faulkner (1897-1962) y John Dos Passos (1896-1970) y europeos como el inglés James Joyce (1882-1941) y el alemán Franz Kafka (1883-1924). Aunque de 1947 a 1961 predominan los narradores Juan José Arreola (1871-1945), Juan Rulfo (1917-1988) y Carlos Fuentes (1928), surgen nuevos y sólidos valores en la poesía como Rubén Bonifaz Nuño (1923) y Rosario Castellanos (1925-1974) De 1962 a nuestros días, la narrativa latinoamearicana conoció un periodo de reconocimiento internacional, fenómeno que en términos de publicidad editorial se conoció con el nombre de Boom, que indica estallido, explosión. Escritores como Julio

Cortázar (1914-1984), Gabriel García Márquez (1928), Mario Vargas Llosa (1936) y Carlos Fuentes (1928) salieron de la órbita exclusivamente americana para ser ampliamente reconocidos en el resto del mundo. La literatura mexicana, en su trayectoria, llegó a un momento de madurez que se caracterizó por la popularidad de la novela de la Revolución Mexicana, contrario a lo ocurrido en los años veinte y treinta en los cuales el elitismo y el cosmopolitismo alcanzaron una gran originalidad. En lo referente a la creación poética, un buen número de poetas siguen la línea marcada por Octavio Paz (1914-1998) y por la influencia de los Contemporáneos, otros tratan de conciliar el compromiso ideológico en el arte, haciendo de la poesía un instrumento de lucha. Estos escritores asimilaron algunas de las técnicas que empleaban en su escritura autores como James Joyce (monólogo interior), Franz Kafka (expresionismo), Thomas Mann (1875-1955) (simbología), Marcel Proust (1873-1923) (subjetivismo temporal), William Faulkner y John Dos Passos. Esto les permitió crear una nueva estética en la que se mostraba al hombre con todas sus dudas, su individualidad, sus sueños, sus más recónditas pasiones, conflictos existenciales y sociales que daban a la literatura hispanoamericana una dimensión universal. La narrativa adquiere cada vez mayor conciencia de su originalidad, iniciándose una etapa de experimentación en la novela. De esta manera, abandona los temas locales que la conectan con la provincia y se hace urbana e intimista, presentando la problemática espiritual que acontece en las grandes ciudades.

Algunos autores, considerados dentro del grupo del Boom son los representantes del llamado Realismo Mágico, como Julio Cortázar, Carlos Fuentes, Miguel Ángel Asturias (1899-1974), Mario Vargas Llosa y, sobre todo, Gabriel García Márquez. Esta corriente literaria está presente en las obras en que conviven la realidad cotidiana y lo maravilloso o lo mágico. La inclinación por la fantasía y los sueños es una herencia de las tendencias de vanguardia, sobre todo del Surrealismo, este motivo estético tiene presencia literaria porque intentaban develar los misterios del mundo interior; es decir, los escritores buscaban nuevas formas de expresión para el encuentro con su identidad personal y nacional. El manejo diferente del tiempo y el espacio narrativos es una característica que si bien no se presenta en todas las obras del Realismo Mágico, sí es un elemento sobresaliente de dicha corriente y, en general, de la narrativa contemporánea hispanoamericana.

La poesía hispanoamericana, a partir de la década de 1940, se caracteriza por la variedad de planteamientos estéticos. Estos se establecen desde el barroquismo hasta la sencillez extrema, desde el canto más intimista hasta el análisis del mundo exterior, desde la desacralización más audaz hasta la celebración más festiva. Otros poetas destacados son Jaime Sabines (1926-1999), José Emilio Pacheco (1939), Margarita Michelena (1929) y Alí Chumacero (1918), entre otros. Por otra parte, es el momento definitivo para la consolidación del teatro mexicano, que fue apoyado por organismos oficiales como el Instituto Mexicano del Seguro Social y el Instituto Nacional de Bellas Artes.

Propósitos de la unidad En esta unidad se busca que, como aficionado a la buena literatura, sigas leyendo obras iberoamericanas para que puedas observar en ellas cómo los autores plasman sus preocupaciones sociales, culturales, étnicas y políticas en su afán por entender mejor su entorno y su propio yo. Además, apreciarás cómo el lector puede involucrarse en la literatura para encontrar su identidad cultural y personal y, al mismo tiempo, puede disfrutar estéticamente de un texto de cualquier género.

 

Contenido

   

Descripción del contenido

 

Textos

narrativos

contemporáneos

Conocerás textos de distintos autores contemporáneos que presentan problemas variados de comprensión o de interpretación, con lo cual tendrás ejemplos de la compleja novelística latinoamericana.

iberoamericanos.

Nuevas

técnicas

en

la

novelística

Comprenderás cómo, a partir de los movimientos artísticos de vanguardia y de los novelistas innovadores europeos y estadounidenses, los escritores iberoamericanos modificaron las técnicas narrativas del neocostumbrismo o neorrealismo de la primera mitad del siglo. Al conocer estas técnicas, podrás resolver los problemas que plantea la nueva novela latinoamericana.

iberoamericana actual.

 

Autores representativos de “la nueva narrativa iberoamericana”.

Conocerás

la

enorme

riqueza

de

la

literatura

iberoamericana,

del

Boom

a

 

nuestros días, lo que te permitirá leer por

cuenta

propia

otras

novelas

que

te

ayudarán

en

tu

superación cultural y

estética.

Cuentos de autores contemporáneos iberoamericanos.

Leerás algunos cuentos, lo cual te ayudará a localizar los elementos que caracterizan la Literatura actual, en narraciones representativas que plasman las inquietudes del autor y la búsqueda de soluciones a los problemas planteados en estos textos.

Lectura y comentario de una novela importante.

Leerás una

 

novela

mexicana o

iberoamericana actual, con ello se enriquecerá tu vida, especialmente cuando

 

logres identificar tu yo novela.

personal

en

la

Lectura

de

alguna

obra

del

teatro

Leerás una obra teatral contemporánea, lo cual te servirá como estímulo para que puedas reflexionar sobre las circunstancias del México actual.

mexicano contemporáneo.

 

Lectura

de

algún

texto

ensayístico

Conocerás algún texto de nuestros ensayistas contemporáneos para acercarte a los problemas que aquejan al mexicano.

actual.

El mundo actual como contexto de la literatura y sus problemas.

Establecerás una visión interdisciplinaria enriquecedora, a través del estudio de otras asignaturas para tu comprensión del mundo actual.

El contexto hispanoamericano de los 40 a nuestros días.

Comprenderás cómo la historia latinoamericana de los años 40 a la fecha es importante para que asimiles mejor la realidad de nuestro continente y relaciones la vida con la literatura.

Actividades de aprendizaje

A continuación se te sugieren las siguientes actividades que puedes realizar de acuerdo con tus intereses.

Investiga la vida y obra de diversos escritores del Boom latinoamericano.

Lee un cuento de Julio Cortázar, por ejemplo “La noche boca arriba”.

Identifica los recursos estilísticos que emplea el autor.

Identifica y describe física y psicológicamente a los personajes principales.

Explica la temática y el porqué de su importancia.

Escribe un mínimo de quince líneas con tu interpretación del texto.

Lee con atención una novela de Carlos Fuentes, como Aura.

Identifica la simultaneidad de planos dentro del texto.

Describe física y psicológicamente a los personajes principales.

Explica la naturaleza dual de los personajes.

Investiga algunos símbolos que aparecen en el texto, así como su significado.

Explica cómo puedes relacionar los símbolos de la instrucción anterior con tu vida cotidiana.

Realiza un ensayo sobre el texto.

Cuestionario de autoevaluación

Elige la opción correcta. (Estos reactivos son similares a los del examen, pero no necesariamente son los que aparecerán en él).

1. El autor de El llano en llamas y Pedro Páramo es:

a) Carlos Fuentes

b) Juan Rulfo

c) José Revueltas

d) Octavio Paz

2. Autor de Rayuela, obra que está considerada como una de las más innovadoras novelas de la literatura actual por su gran complejidad estilística.

a) Alejandro Aura

b) David Huerta

c) Julio Cortázar

d) Sergio Galindo

3. Obra de Mario Vargas Llosa cuya trama se desarrolla en el Colegio Militar Leoncio Prado, nos muestra el abuso de autoridad, la violencia humana y la crisis del adolescente ante tan adversas condiciones:

a) Camino rojo a Sabaiba

b) La ciudad y los perros

c) Por la hermosa capital

d) Rosalba y los llaveros

4. Nació en Aracataca, Colombia, algunas de sus obras son: La hojarasca, Cien años de soledad y El coronel no tiene quien le escriba.

a) Gabriel García Márquez

b) Germán List Arzubide

c) Jesús González Dávila

d) Ramón López Velarde

5. Una de sus obras más famosas es El laberinto de la soledad, nos referimos a:

a) Gabriel Zaid

b) Julio Cortázar

GLOSARIO

c) Octavio Paz

d) Rodolfo Usigli

Monólogo interior: Es la forma de expresión mediante la cual el personaje habla para sí mismo, intenta reproducir fielmente sus pensamientos, de tal manera que broten espontáneamente de la conciencia, sin un orden establecido; se puede decir que es una forma caótica como el fluir de nuestra memoria. Temporalidad: El tiempo objetivo nos sitúa en una época histórica o un momento temporal determinado. El tiempo subjetivo es el que transcurre en la mente de los personajes, son recuerdos, pensamientos, sueños, imágenes mentales. Punto de vista del narrador: Un escritor, al narrar las acciones planteadas en su argumento, lo hace a través de una voz que cuenta la historia. A esa voz se le denomina narrador, quien va a asumir o contar desde su punto de vista los hechos. Ambiente: Es el entorno que rodea a los personajes. Puede ser físico o geográfico y moral o emotivo, este último es aquel que se refleja cuando se conjugan las conductas, actitudes y sentimientos que experimentan.

ASPECTOS QUE SE CONSIDERARÁN PARA LA EVALUACIÓN DEL EXAMEN PRÁCTICO

1. Presentación correcta: márgenes, sangrías, legibilidad y limpieza.

2. Estructura adecuada del texto: introducción, desarrollo y conclusión.

3. Distribución de las ideas en párrafos.

4. Respeto por las normas ortográficas.

5. Puntuación correcta.

6. Uso adecuado del vocabulario.

7. Coherencia en la redacción.

8. Dominio del tema propuesto (lectura obligatoria).

RESPUESTAS A LOS CUESTIONARIOS DE AUTOEVALUACIÓN

Unidad I. Literaturas prehispánicas

1.

a

2.

d

3.

c

4.

d

5.

a

Unidad II. Literatura colonial mexicana del siglo XVI

 

1.

a

2.

b

3.

a

4.

b

5.

a

Unidad III. Literatura barroca novohispana

 

1.

c

2.

a

3.

b

4.

d

5.

c

Unidad IV. Literatura humanista del siglo XVIII

 

1.

c

2.

d

3.

b

4.

a

5.

c

Unidad V. El Romanticismo y el Realismo

 

1.

c

2.

a

3.

b

4.

b

5.

b

Unidad VI. El Modernismo

 

1.

d

2.

b

3.

d

4.

a

5.

c

Unidad VII. El Vanguardismo

 

1.

a

2.

d

3.

b

4.

a

5.

c

Unidad VIII. La época actual en la literatura de Iberoamérica

 

1.

b

2.

c

3.

b

4.

a.

5.

c

BIBLIOGRAFÍA DIRECTA NO EXHAUSTIVA

Unidad I. Literaturas prehispánicas Chilam Balam, México, FCE. (Se sugiere siempre la última edición). León-Portilla, Miguel, Los antiguos mexicanos a través de sus crónicas y cantares, México, FCE. León-Portilla, Miguel, Nuestros poetas aztecas, México, Diana. León-Portilla, Miguel, Quince poetas del mundo náhuatl, México, Diana. Popol Vuh, México, FCE. Rabinal Achí, México, FCE.

Unidad II. Literatura colonial mexicana del siglo XVI Cervantes de Salazar, Francisco, México en 1554, México, UNAM. (Se sugiere siempre la última edición). Cortés, Hernán, Cartas de relación, México, Porrúa. Ercilla, Alonso de, La Araucana, México, UNAM. Díaz del Castillo, Bernal, Historia verdadera de la conquista de la Nueva España, México, Porrúa. León-Portilla, Miguel, Visión de los vencidos, México, FCE. Poetas novohispanos. Primer siglo, México, UNAM.

Unidad III. Literatura barroca novohispana Balbuena, Bernardo de, Grandeza mexicana, México, UNAM. (Se sugiere siempre la última edición). Cruz, Sor Juana Inés de la, Obras completas, México, FCE. Poetas novohispanos. Segundo siglo, México, UNAM. Ruiz de Alarcón y Mendoza, Juan, Obras completas, México, FCE. Sigüenza y Góngora, Carlos, Relación de los infortunios de Alonso Ramírez, México, CONACULTA.

Unidad IV. Literatura humanista del siglo XVIII Clavijero, Francisco Javier. Historia antigua de México, México, Porrúa. (Se sugiere siempre la última edición). Fernández de Lizardi, José Joaquín, Don Catrín de la Fachenda, México. ú. e.

, El periquillo sarniento, México, Porrúa.

, La quijotita y su prima, México, Porrúa.

Valdés, Octaviano, Poesía neoclásica y académica, México, UNAM.

Unidad V. El Romanticismo y el Realismo Romanticismo Acuña, Manuel. Obras. México, Porrúa. Altamirano, Ignacio Manuel. El Zarco, México, Porrúa. Castera, Pedro. Carmen, México, Porrúa. Payno, Manuel. Los bandidos de Río Frío, México, Porrúa. Prieto, Guillermo. Musa callejera, México, Porrúa.

De Campo, Ángel. Ocios y apuntes y La Rumba. México, Porrúa. Delgado, Rafael. Los parientes ricos, México, UNAM. Frías, Heriberto. Tomóchic, México, FCE. Gamboa, Federico. Santa, México, Fontamara. López Portillo y Rojas, José. La parcela, México, Porrúa.

Unidad VI. El Modernismo Darío, Rubén. Azul. Cuentos y poemas en prosa, México, Aguilar. Gutiérrez Nájera, Manuel. Poesías completas, México, Porrúa. Nervo, Amado. Perlas negras, México, Porrúa. Urbina, Luis G. Cuentos vividos y crónicas soñadas, México, Porrúa. Tablada, José Juan. Obras, México, UNAM.

Unidad VII. El Vanguardismo Azuela, Mariano. Los de abajo. México, FCE. Guzmán, Martín Luis. La sombra del caudillo. México, Porrúa. Pellicer, Carlos. Hora de Junio. México, Porrúa. Reyes, Alfonso. Obra poética, México, FCE. Villaurrutia, Javier. Antología, México, FCE.

Unidad VIII. La época actual en la literatura de Iberoamérica Arredondo, Inés. Obras completas, México, Siglo XXI. Benedetti, Mario. La tregua, México, Alfaguara. Cortázar, Historias de cronopios y de famas, México, Alfaguara. Dávila, Amparo. Música concreta, México, FCE. Campos, Julieta. Obras reunidas, México, FCE. Fuentes, Carlos. Las buenas conciencias. México, Alfaguara. Garro, Elena. Los recuerdos del porvenir, México, FCE García Márquez, Gabriel. Del amor y otros demonios, México, Diana. Hernández, Luisa Josefina. Los frutos caídos, México, FCE. Leñero, Vicente. Los albañiles, México, Suma de Letras. Paso, Fernando del. Noticias del imperio, México, Santillana. Paz, Octavio. Piedra de sol, Libertad bajo palabra, México, FCE.

BIBLIOGRAFÍA INDIRECTA

Cano Bonilla, Elsa María, Manual práctico de literatura mexicana, México, Porrúa. (Se sugiere siempre la última edición). Celorio, Gonzalo y Francisco Hinojosa. Literatura mexicana e iberoamericana, México, Santillana. Choren, Josefina. Et. Al. Literatura mexicana e iberoamericana, México, Publicaciones Cultural. Fernández Contreras, Rosalía. Literatura de México e iberoamérica, México, Mc Graw Hill. Franco Bagnouls, Ma. de Lourdes, Literatura hispanoamericana, México, Limusa- Noriega. Loperete, Carlos A. Literatura mexicana e iberoamericana, México, Pearson Educación. Macías Ángeles Leticia, Literatura mexicana e iberoamericana, México, Oxford University Press. Orozco Torre, Arturo, Literatura mexicana e iberoamericana, México, Pearson Educación. Oseguera de Chávez, Eva Lydia, Historia de la literatura latinoamericana, México, Prentice Hall. Oseguera de Chávez, Eva Lydia, Leer literatura latinoamericana, México, Pearson Educación. Oseguera de Chávez, Eva Lydia, Literatura mexicana e hispanoamericana, México, Publicaciones Cultural. Ruiz García, María Teresa. Literatura mexicana e iberoamericana. Una ventana a nuestro mundo. México, Esfinge.