Sunteți pe pagina 1din 7

BOLETÍN ESPACIO 24

Año 1 Edición 3 / Agosto 2009


LA ENTREVISTA

JOSÉ BENTÍN DIEZ CANSECO


Fuente: Grupo cultural ReARQción (marzo del 2006)
http://rearqcion-entrevistas.blogspot.com/
Entrevista: Paola Escobar
Equipo: Jofra Montero, Roxana Peralta, Douglas Zevallos
LIMA

¿QUÉ ES PARA USTED ARQUITECTURA?


Arquitectura significa hacer una edificación al servicio de los usuarios, realizar una función que
va a cumplir con los requisitos para la cual es creada esa edificación. Eso significa resolver
una serie de cosas, que ustedes ya saben, ¿no? Por ejemplo: la parte de la estructura,
confort, resolver los aspectos estéticos, iluminación, entorno, vistas, y todos los aspectos que
tiene la arquitectura.

Indudablemente que todas las edificaciones son diferentes, porque de acuerdo a ciertas
condicionantes, por lo menos lo que trato yo de hacer, que de todos esos factores, darle
preponderancia a uno de ellos, para que el edificio tenga cierta personalidad. No siempre se
logra, pero por lo menos es lo que se trata de hacer, sin menoscabo naturalmente, que el
edificio funcione, porque un edificio que funciona bien puede que no sea buena arquitectura
pero por lo menos puede ser usado. Por el contrario un edificio bellísimo, pero que no funciona
no sirve. En este aspecto no hay términos medios, no podemos hacer una edificación para el
hombre si no funciona.

INICIOS

SABEMOS QUE USTED INGRESÓ A ESTUDIAR INGENIERIA PRIMERO Y LUEGO SE TRASLADÓ, ¿CÓMO
DECIDIÓ SER ARQUITECTO?
Yo siempre quise ser arquitecto. La familia tenía una tradición de estar orientada hacia el
negocio de la cerveza, y como yo tenía habilidad con la química, decidí, no sé si por presión
familiar o lo que fuera, meterme en eso. Pero a la mitad de ese año común me retire. Me di
cuenta de que no era lo que debía hacer. Al año siguiente di el examen vocacional e ingresé a
la facultad de Arquitectura.

¿CUÁNDO CREE O POR QUÉ LO DECIDIÓ?


Es muy difícil responder esta pregunta. Las razones por las que uno estudia una carrera son
un poco vagas o intuitivas, pero en realidad cuando uno entra a estudiar arquitectura uno se
va dando cuenta de lo que es en realidad, inclusive cuando egresa, mucha gente se tarda
mucho en madurar. Recién luego se da cuenta en lo que está metido, como ejemplo hay un
montón de arquitectos que no son diseñadores, que son administradores de obra, consultores,
saben llevar una obra. Por ejemplo, hay unos que saben promocionarse muy bien, cosa que yo
hago muy mal, son grandes promotores. En fin, hay una serie de características que en
realidad no te las enseñan en la universidad que las vas aprendiendo, a raíz que vas
1/7 avanzando durante los años en tu carrera.
BOLETÍN ESPACIO 24
Año 1 Edición 3 / Agosto 2009
LA ENTREVISTA

¿QUÉ RECUERDA MÁS DE SUS AÑOS DE ESTUDIANTE?


Mi promoción fue totalmente atípica. Había una competencia sana entre todos, un esfuerzo por
sacar el mejor diseño, el ambiente de la facultad era totalmente diferente, en el taller tú
tenías tus cosas: podías tener tus tocadiscos, tus plantas, y tú vivías ahí todo el día. Es
decir, te ibas a clase, regresabas y seguías diseñando: tenías tu sitio y nadie lo ocupaba.
Había un ambiente muy cultural. En mi promoción o la facultad nos preocupábamos por ir juntos
a actividades culturales, exposiciones pictóricas, conciertos del teatro municipal, visitar obras
que se acababan de construir, a veces con el arquitecto, a veces sin él. Siempre estábamos
viviendo mucho la cultura. Vivíamos mucho nuestra profesión, se promovían algunas actividades
como las que hizo Alejandro Piqueras: una teatralización de los poemas de Cesar Vallejo; o la
realizada por Franco Vella dedicada a poemas de Federico García Lorca, o hasta una corrida de
toros (becerros), que se hizo al costado de la rotonda, se armó una especie de ruedo. Cada
uno hacía actividades según sus propias inquietudes.

¿QUÉ ES LO QUE MÁS LE GUSTABA EN LA FACULTAD, QUÉ CURSO?


Diseño definitivamente, no tenía problemas con las matemáticas, salvo que teníamos un
profesor que era muy fastidioso, en el tercer año: el profesor Álvarez Acosta, que
seguramente hay ahora en la facultad también. Era ese tipo de profesores que detestan a los
arquitectos, se pasan como media hora hablando mal de los arquitectos y para fastidiarnos
ponían unas integrales larguísimas y durante las prácticas y los exámenes hacía cuatro
versiones diferentes y no podías copiarte ni mucho menos y era un curso dificilísimo de pasar.
La geometría descriptiva que era un curso que a muchos les parecía muy difícil, a mi me
encantaba.

¿USTED CREE QUE A UNO LE ENSEÑAN A SER ARQUITECTO O SE NACE CON ESO?
Uno aprende a hacer arquitectura. Indudablemente que hay gente que nace con mucho talento.
Pero para cualquier trabajo de arquitectura, como dijo alguien, se requiere “95 % de trabajo y
5% de inspiración”. A medida que uno va haciendo una serie de proyectos uno va aprendiendo,
porque el papel o la maqueta representan lo que uno tiene en la cabeza. Pero la realidad
cuando lo vez construido es a veces diferente a lo que te has imaginado. La proporción de un
espacio, etc. Con el tiempo vas aprendiendo, por ejemplo un espacio que tenga nueve de ancho
por nueve de largo por 12 de alto, ya te imaginas como va a ser. Te imaginas cómo va a ser y
si tiene un frente abierto, los dos frentes abiertos, si todo está cerrado, si está semioscuro,
es porque ya has hecho algunas cosas de ese tipo, entonces la práctica ayuda.

¿QUIÉN HA SIDO EL ARQUITECTO QUE HA INFLUENCIADO MÁS EN SU ARQUITECTURA O EN SU


CARRERA?
Es difícil decir todo eso porque uno recibe influencias, sin querer, de muchos arquitectos, no
solamente internacionales sino también nacionales. En la época en la que yo estudiaba se
reverenciaba mucho a todo lo que hacía Wright, y a todo lo que hacía Le Corbusier. Mi
promoción tenía especial predilección por lo que hacían dos arquitectos, uno era Alvar Aalto,
quien era un arquitecto un poco más joven que otros maestros de la arquitectura, además
ésta gente vivía mientras nosotros estudiábamos; y en Perú, Teodoro Cron, estos son
2/7 arquitectos que admirábamos, no te puedo decir que han o no influenciado en mi actividad,
probablemente al principio sí y después no.
BOLETÍN ESPACIO 24
Año 1 Edición 3 / Agosto 2009
LA ENTREVISTA

EN EL LIBRO DE LUIS SOLARI, ÉL LO LLAMA ARQUITECTO URBANISTA, HA DESARROLLADO


VIVIENDA MASIVA: ¿USTED SE DEFINIRÍA COMO TAL?
Bueno, soy arquitecto y urbanista, pero diseño urbano no quiere decir solamente vivienda
masiva, he hecho diseño urbano de diferente índole. Por ejemplo, el plano de zonificación para
Barranco o remodelación de vías. Significa una serie de cosas el diseño urbano, cementerio
Campo Fe por ejemplo. Lo que pasa es que aquí en el Perú no existe, por lo menos los que
hemos estudiado y enseñado urbanismo, no existe especialización, en otros países por ejemplo
hay arquitectos que hacen hospitales, que hacen vivienda masiva, aeropuertos, nosotros
hacemos todo tipo de encargo. Somos todistas. Muchas veces se dan la coincidencias, por lo
menos en mi caso, de hacer muchos edificios de salud o vivienda, entonces tengo fama de ser
especialista en hospitales o vivienda masiva, pero no es así, es pura coincidencia.

AL PROYECTAR

AL PROYECTAR, ¿CÓMO ENFOCA EL PROYECTO?


Esa es una pregunta que creo que todo el mundo pregunta, pregunta clásica de todos los
estudiantes y la respuesta es la misma de siempre, ¿no? Hay una serie de elementos que uno
analiza sobre el proyecto, sin agarrar ningún lápiz, que son los análisis del programa, las
condicionantes tecnológicas que tiene ese programa, las cuestiones de asolamiento, de
orientación, vientos, colores, vistas, etc. Las cosas inherentes al terreno, la topografía, cómo
está ubicado, por dónde entran o no entran las personas y los vehículos, etc., es decir son
una serie de factores que uno se plantea en un nivel. Después hay una serie de factores que
tienen que combinar con todo esto, una serie de factores un poco intuitivos, cuando uno está
pensando en esto, uno a la vez está pensando formalmente en cómo debe ser esta edificación,
sin tener ninguna idea preconcebida, sino que simplemente tu mente va formando formas, va
pensando en formas, esto va a ser así, esto va a ser asá, cuando lo dibujas en el papel
probablemente vas a hacer otra cosa, pero se te va formando una imagen de lo que debería
ser un edificio y se te va formando una idea de lo que tú debes priorizar. En un hospital
debes priorizar la función y el edificio va a estar muy pegado formalmente a la función, en
otro tipo de edificios donde la función no es tan dominante probablemente los aspectos
importantes del edificio pueden estar en acusar las circulaciones, la imagen corporativa, etc.
Dependiendo del tipo de edificación que se tenga, entonces en un determinado momento, se
hace una fusión mental de todas estas cosas, una simbiosis, y sale la idea, y las empiezas a
plasmar en un papel y poco a poco las vas ajustando. Hay proyectos que están muy cercanos
a lo que tu haz concebido desde el principio y hay otros proyectos que no están tan cercanos
a lo que tu haz pensado, porque tu has hecho una serie de hipótesis y al momento de
desarrollarlas han surgido otros problemas y han tenido que variar las hipótesis. Ese tipo de
cosas suelen ocurrir, aparte de todo esto está metido el cliente, el cliente exige, inclusive,
cuestiones estilísticas, que sea alto o bajo, en algunos casos hay una empatía con el cliente y
tú vas más o menos a caballo con el cliente, pero en otros casos es una pelea constante con
él, porque tratas de hacerle ver que algunas cosas no convienen por A, B o C, y a veces se
forman conflictos bastantes feos, entonces hay de todo. Yo creo que cuando se forma una
cosa que para ti es desagradable hacerlo, ya tienes que dejar ese proyecto, tienes que decir
3/7 sabes qué búscate otro arquitecto porque no sintonizas con esa persona. Es como por ejemplo,
quien le pide una casa a Emilio Soyer sabe cómo es su arquitectura. Emilio Soyer mayormente
se ha dedicado a hacer casas; sobre eso se da el lujo de cobrar un honorario que es fuera de
BOLETÍN ESPACIO 24
Año 1 Edición 3 / Agosto 2009
LA ENTREVISTA

lo que puede cobrar cualquier arquitecto por hacer una casa, es en buena cuenta una
arquitectura de marca registrada y el cliente sabe a lo que va.

¿CUÁL ES EL PROYECTO CON EL CUAL SE HA IDENTIFICADO MÁS?


A mí me gusta mucho “Los Próceres” porque creo que es uno de mis primeros proyectos. Yo
tenía 33 años y me encargaron ese proyecto en el que tenía a mi cargo más de 35 personas.
Fue un proyecto integral y yo lo organicé como a mí me parecía que debía organizar un
proyecto urbanístico y arquitectónico. Sería un poco largo contarles cómo funcionaba el
Ministerio de Vivienda, pero los proyectos se hacían de otra forma. Sin embargo, a través del
tiempo las cosas van cambiando, y nosotros sabíamos que iban a cambiar, probablemente no
tanto, ¿no? Y esa es una de las razones para pintar todo de blanco, si nosotros hacíamos
composiciones de colores, como se hicieron en proyectos anteriores, después venía otro
propietario y pintaba esa casa de color, después iba a ser todo un zafarrancho, no todos van
a pintar su casa entonces ya hay cierta uniformidad. En todos los proyectos donde son
viviendas unifamiliares es donde las casas más sufren alteraciones. Éste era un proyecto
donde nos obligaban a hacer viviendas unifamiliares o sea los multifamiliares eran los menos,
un porcentaje de 10% eran las viviendas multifamiliares. Tú no puedes combatir con la
idiosincrasia de la gente que quiere distinguir su casa, que tiene ciertos elementos recurrentes
de arquitectura de otras partes, si tú vas ahora vas a ver casas de hasta tres pisos o
cuatro a veces, cosa que no puede haber porque el suelo no es bueno para cuatro solo hasta
dos, después otras ventanas son curvas, en fin. Lo que me gusta es que los espacios urbanos
no han cambiado mucho, de la concepción que nosotros tuvimos, es decir hacer el contraste
entre la calle y la alameda peatonal, la alameda comercial, tiene sus mismas características.
Ahora tiene una serie de problemas en este tipo de conjuntos no, porque una vez que se
entrega la obra, que la hace el Ministerio de Vivienda, esa obra la entregan y mientras se
alistan los propietarios hay un plazo en que la obra no pertenece a nadie, entonces los
jardines no son cuidados. Entonces por ejemplo, el principio que cada alameda tenía un árbol
diferente para poder ayudar como identificación, árboles diferentes por las flores, por el
follaje, entonces en ese plazo se empiezan a morir muchas de las especies y nadie cuida eso y
esa parte por razones que desconozco, así los principios rectores del diseño desaparecen.
Además organizativamente, estos conjuntos quedan fuera del rango de las municipalidades es
decir no pagan arbitrios, no pagan nada de eso, entonces no se riegan y comienzan a
cercarlos, ¿entonces la gente qué hace?, a su manera cuidan la parte exterior de su casa.
Entonces se necesitan leyes, reglamentos para que esto no ocurra. Ahora para mí fue un
proyecto muy interesante y muy complejo porque era el primer proyecto que yo tenía así de
grande.

HOY EN DÍA

¿HAY MENOS TRABAJO PARA LOS ARQUITECTOS HOY EN DÍA?


Hay un montón de trabajo. Por ejemplo, en los pueblos jóvenes hay un
montón de trabajo. Probablemente la gente no tenga para pagar mucho ¿no?
Pero como es a gran escala, se podría compensar, hay muchos arquitectos
4/7 que hacen estas labores en pueblos jóvenes como el Arq. Tokeshi, él se
dedica a trabajar con una comunidad. O las cosas que hace Jorge Burga. Hay
muchos arquitectos que hacen ONGs, y a través de estas ONGs dan una
BOLETÍN ESPACIO 24
Año 1 Edición 3 / Agosto 2009
LA ENTREVISTA

idea, tú puedes entrar en contacto con problemas existentes y propones actividades a


entidades extranjeras que te financian proyectos y tú ganas lo que ganas por tu trabajo, es
un servicio, en este caso no hay lucro, simplemente se está pagando tu trabajo. Por otro lado,
ya no existen los concursos de arquitectura, que era un gran filón para que los arquitectos
jóvenes con talento pudieran ingresar a la profesión, quien destacaba ganaba, y eso es lo que
debe cambiar el Colegio de Arquitectos. Actualmente, en los concursos de méritos, el mismo
reglamento que vale para comprar lo que sea, vale para concursos para un montón de cosas,
pero son expedientes técnicos completos.

Entonces están todas las especialidades involucradas, es muy difícil que un arquitecto joven
acceda a esto, por la experiencia que se le pide debe tener, pero hay trabajo. Otro filón o
aspecto importante son las relaciones, me refiero a relaciones de amistad con gentes de otras
esferas de actividades económicas, existen también los proyectos de Mi Vivienda, que han dado
un montón de trabajo a constructores y arquitectos, lamentablemente ahí los arquitectos
estamos en manos de un constructor. Los proyectos, por lo que tengo entendido, los realizan
muchos arquitectos jóvenes y a veces ni siquiera son arquitectos, lo que pasa es que uno ya
no puede estar sentado en su oficina esperando a que lleguen proyectos, como era antes, uno
tiene que moverse y tratar de promocionarse.

LIMA NO ES LA MISMA DE HACE 50 AÑOS, ¿EL ARQUITECTO ES EL MISMO?


Al menos lo que yo veo en la arquitectura de ahora creo que, en relación con la arquitectura
de los 60s no ha variado mucho, la razón es que no hay producción de nuevos materiales, no
puedes hacer arquitectura como las de FOA, quién te va a proveer de esos productos?
seguimos construyendo con lo mismo, concreto, ladrillo. Si quieres hacer un coliseo o un
estadio nosotros no tenemos materiales como los que se usan para hacer estadios del mundial,
como es el estadio de la Alianza que se ha hecho en Munich, la única forma que se puede
hacer eso es que sea un edificio tan caro, tan privado, que tenga un presupuesto altísimo y
todo eso se pueda importar. Toda ese tipo de tecnología no existe aquí. En otros países el
arquitecto dispone de todo tipo de materiales inclusive propones y se los inventan, los
productores lo fabrican para que se pueda hacer.

La arquitectura como producto final es el resultado que se requiere de acuerdo a la economía


de un país, mira la arquitectura de Chile o Colombia, tienen un nivel superior pero también el
uso de una serie de materiales que aquí no existen, mientras eso no cambie, seguiremos igual.

ESA ES LA DIFERENCIA CON OTRAS ARTES…


Además el ser humano tiene que poder habitar la arquitectura?, aquí estamos limitados por lo
anteriormente dicho. Los otros países latinoamericanos también, pero algunos menos, muchos
de los materiales de construcción que se están importando aquí, están siendo importados
desde Chile, materiales de acabados, de exteriores, por ejemplo esas planchas de aluminio son
de Chile.

¿CUÁL CREE QUE ES UNA DE LAS CUALIDADES QUE DEFINE A UN BUEN ARQUITECTO?
5/7 Diseñador, por supuesto, en primer lugar que sus edificios deben ser habitables. En segundo
lugar la seriedad en la ejecución de su proyecto. Acerca de los edificios de Mi Vivienda, ¿cómo
hacen para tener la calidad de vida en esas dimensiones? Se hace un reglamento en el que se
BOLETÍN ESPACIO 24
Año 1 Edición 3 / Agosto 2009
LA ENTREVISTA

permite áreas mínimas, o sea tú puedes meter ahí los muebles. Pero hay área ¿para qué?
¿Para los muebles o para la gente? ¿Dónde está la calidad de vida? Uno puede entrar en un
metro cuadrado pero…

Si el arquitecto tiene talento lo puede resolver bien, por ejemplo de todos los edificios que
hay en Mi Vivienda, hay algunos que no aportan nada ni como volumetría, ni siquiera tienen
espacios para que puedan jugar los niños, solamente tienen un lugar para estacionar, ¿no? O
estos últimos que se han hecho en Surquillo que tienen un paredón de 300 metros a ambos
lados, ahí te matan y te asaltan, porque no pusieron una reja, si además se hubieran
integrado el paisaje. Hay cosas que no están en ningún reglamento pero cualquier buen
arquitecto tendría la sensibilidad para resolverlo, porque estos conjuntos no pueden tener un
área verde, un área libre para uso de los habitantes. Y en cuanto al interior de las viviendas
habría que ser imaginativo con lo que te pide el constructor, porque cuanta más chica es la
unidad mejor es para ellos; pero dentro de esto se pondría pensar en espacios de funciones
múltiples. Por ejemplo, que la mesa del comedor se levante y que se convierta en un cuarto de
costura, pero que los espacios sean cómodos, o que la camas se puedan doblar y que se
convierta en un estudio, cosas de ese tipo, son condicionantes, ese es el reto : con eso hago
la arquitectura, es un problema de imaginación no de propuesta, yo creo que es posible, sino
dirías, no puedo hacer esto, que me cambien el reglamento.

FAUA (FACULTAD DE ARQUITECTURA, URBANISMO Y ARTES DE LA UNI)

HAY QUIENES SALEN DE LA UNIVERSIDAD Y PIENSAN QUE TODO VA A SER MÁS LIBRE ¿ES
ESTO ALGO QUE NOSOTROS MISMOS DEBEMOS DARNOS CUENTA O LA FACULTAD TAMBIEN
DEBERÍA INTERVENIR?
Creo que la facultad también debería enseñar estas cosas, todos esos proyectos muy libres,
por ejemplo una escuela de música, una cosa muy libre, pero ese proyecto nunca va a llegar o
ser muy difícil. Pongámonos a pensar qué edificio que no sea de vivienda hecha en Lima es
diferente. Yo recuerdo el colegio Champagnat, un buenísimo proyecto muy bien resuelto pero
dentro de esa libertad hay una relación de costos, qué quiere el propietario, si yo le pongo
vidrio por todas partes cuesta mucho más que ponerle muro, entonces hay una relación con los
materiales que nos obliga a una realidad y esa realidad es el dinero que tiene el cliente. Yo
creo que se necesita enseñar estas cosas en la facultad: cursos de marketing, este tipo de
cursos que tiene que ver con un presupuesto y saber que ciertas cosas cuestan mucho más
que otras, demostrando qué cosas se pueden hacer, qué es más económico según el diseño.

¿POR QUÉ CREE QUE NO SE IMPLEMENTAN ESTOS CURSOS?


Quizás porque serían más cursos, más horas y tendría que modificarse la currícula, ya se
habló cuando yo era decano que había que hacer esos cursos de mercadotecnia, pero también
hay una serie de factores que tiene que ver con la ética, que tiene que ver con una serie de
cosas que uno no sabe, ¿no? Por ejemplo, la vez pasada veía un proyecto y el joven
proyectista no sabia que podía usar retiro en sótano y no cuenta para el área computable,
hay cosas que tiene que ver con el reglamento, otras en el colegio de arquitectos, problemas
con la ética, una serie de cosas que nunca te enseñan, muy sencillas pero que sí se pueden
6/7 enseñar.
BOLETÍN ESPACIO 24
Año 1 Edición 3 / Agosto 2009
LA ENTREVISTA

¿CÓMO ES QUE SIGUEN HABIENDO BUENOS PROFESORES EN LA FACULTAD?


Hay dos tipos de profesores, hay profesores de vocación, que les gusta; pero hay otros que
lo hacen como una carrera, no cumplen práctica profesional fuera. Lamentablemente se han ido
buenos profesores por los problemas que ha habido, se han formado nuevas facultades que se
han jalado a buenos profesores, no entiendo cómo la Facultad no puede hacer un esfuerzo
para retener a gente de talento como a Manuel Florez, o Benito Juárez, si no se les da el
sitio. Se les da el sitio a otros profesores que quizá entren por la puerta falsa. Hay algunos
que han regresado y otros no, muchos tienen que atender su oficina pero no ha habido
esfuerzo para retener a esos profesores.

Y POR ULTIMO

¿CUÁL ES SU LEMA?
No tengo lema.

¿HOBBY?
He hecho todo tipo de deportes y ahora sólo hago largas caminatas. Me gustan los toros, me
encanta ir el cine, a conciertos de música clásica, ir a peñas criollas y en general me gusta
escuchar música folklórica internacional. Yo detesto las multitudes, las aglomeraciones no me
gustan, hay cosas que ya no me gusta hacer, así que a los conciertos masivos no voy así
sean de Sabina.

¿A QUIÉN ADMIRA?
Admiro a las personas honestas, fieles a sus principios y a sus ideales, que se esfuerzan por
mejorar, desde su lugar cada quien, las mejores condiciones de vida y convivencia humana.

¿CUÁL ES SU MENSAJE A LOS ESTUDIANTES DE ARQUITECTURA?


Que no se desanimen que sigan para adelante, que busquen la chamba, no sé si ustedes saben
que F. Lloyd Wright se metía a ser obrero. De todas las cosas que hacen en la vida se puede
aprender, de las buenas y malas profesionalmente y personalmente. Es importante que cado
uno invierta en su formación como persona, sea como educación, post egresado o aprendiendo
en un trabajo de sus mayores.

7/7