Sunteți pe pagina 1din 228

INDICE

Tema 1.
La Seguridad. Nociones generales. El sistema integral de seguridad. Teoría esférica de la seguridad.
Zonas y áreas de seguridad. Pág. 3

Tema 2.
Los medios técnicos de protección (I). Elementos pasivos. La seguridad física. Sistemas de cierre
perimetral; muros, vallas, puertas, cristales blindados, esclusas y otros elementos. Fiabilidad y
vulnerabilidad al sabotaje. _________________________________________________Pág. 18

Tema 3.
Los medios técnicos de protección (II). Elementos activos. Seguridad electrónica. Detectores de
interiores y exteriores. El circuito cerrado de televisión. Fiabilidad y vulnerabilidad al sabotaje.
____________________________________________________________________Pág. 53

Tema 4.
La central de control de alarmas. Organización y funciones. Los sistemas de control y alarmas.
Procedimiento de reacción ante alarmas. El enlace con Fuerzas y Cuerpos de Seguridad. Pág. 75

Tema 5.
La detención. La procedencia del cacheo y del esposamiento: supuestos. La conducción y custodia del
detenido.______________________________________________________________Pág. 91

Tema 6.
La autoprotección. Técnicas y procedimiento de autoprotección personal: en el trabajo, en el domicilio,
en los desplazamientos, en otros lugares. ______________________________________Pág. 107

Tema 7.
La protección de edificios: en domicilios, establecimientos, grandes superficies y centros de
concentración de masas por espectáculos públicos. _______________________________Pág. 123

Tema 8.
El control de accesos. Finalidad. Organización. Medios humanos y materiales. Procedimiento de
actuación: identificación, autorización, tarjeta identificativa y registro documental de acceso.
____________________________________________________________________Pág. 151

____________________
CFI Seguridad
2 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL

Tema 9.
La protección de polígonos industriales y urbanizaciones. Características de estas zonas. Rondas de
vigilancia a pie y en vehículo. Recorridos y frecuencias. Procedimientos de actuación. Identificación de
personas. _____________________________________________________________Pág. 163

Tema 10.
La protección de fondos, valores y objetos valiosos (I). El transporte de estos materiales:
características de los medios humanos y materiales. Medidas de seguridad antes, durante y después del
servicio. Técnicas de protección: ofensivas y defensivas.___________________________Pág. 171

Tema 11.
La protección de fondos, valores y objetos valiosos (II). Protección del almacenamiento. Recuento y
clasificación. Medios técnicos empleados en cámaras acorazadas. ____________________Pág. 185

Tema 12.
La protección de pruebas e indicios. Procedimientos de protección. La recogida de pruebas e indicios
con carácter excepcional.__________________________________________________Pág. 191

Tema 13.
La falsificación de documentos y monedas. La falsificación de documentos: documento nacional de
identidad, pasaporte, carné de conducir. La falsificación de monedas: billetes de banco y monedas.
____________________________________________________________________Pág. 201

Tema 14.
La protección ante artefactos explosivos. Actuación ante amenaza de colocación de un artefacto
explosivo. Planes de emergencia y evacuación. Concepto. Clases. El control de personal y objetos:
paquetería y correspondencia. Control y requisa de vehículos. Colaboración con las Fuerzas y Cuerpos de
Seguridad. _____________________________________________________________________________ Pág. 217

____________________
CFI Seguridad
T E M A LA SEGURIDAD

1
 Nociones generales.
 El sistema integral de seguridad
 Teoría esférica de la seguridad.
 Zonas y áreas de seguridad.

ÍNDICE DE CONTENIDOS Pág.

1. Objetivos; generales y específicos 4

2. Los riesgos en la sociedad actual 4

3. Concepto del Riesgo y de la Seguridad 6

4. Elementos básicos de la Seguridad 7

5. Filosofía y modelos de Seguridad 10

6. Seguridad Pública / privada. Tendencias de futuro 14

7. Teoría esférica de la seguridad 15

8. Zonas y áreas de seguridad 16

____________________
CFI Seguridad
4 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL

1. OBJETIVOS. GENERALES Y ESPECÍFICOS

El objetivo general de este módulo del Curso de Formación de Vigilante de Seguridad es el de


introducir al alumnado en el sector de la Seguridad Privada. Para ello, se presentará una introducción a
la Teoría de Seguridad globalmente aceptada por los profesionales de la actividad.

Dentro de esa presentación, aparecerá un diseño de la situación actual, partiendo de una inquietud
inherente al ser humano desde sus primeros tiempos: la búsqueda de la Seguridad, sea cual fuere el
riesgo que le amenazare.

Los riesgos en la sociedad actual, su origen y evolución; los conceptos de riesgo y de seguridad; los
factores y elementos de la seguridad; el objeto de protección, las amenazas, el espacio y el tiempo, los
medios de seguridad... enmarcarán esta Introducción a la Teoría de Seguridad.

Partiendo del origen del ser humano, se comprobará que la necesidad de Seguridad es un anhelo que no
ha sufrido grandes modificaciones. Sí, en cambio, la forma de dar respuesta a esa necesidad.
Evidentemente, el garrote del hombre prehistórico nada tiene que ver con los sofisticados sistemas
actuales de detección de intrusión, o ¿quizá sí...?. En el fondo, ¿no son, ambos, instrumentos utilizados
para la defensa...?.

La Seguridad, Pública y Privada, y sus tendencias de futuro completarán ese marco de la Introducción a
la Teoría de Seguridad.

2. LOS RIESGOS EN LA SOCIEDAD ACTUAL

Origen y evolución

Desde los tiempos más remotos de su existencia sobre la Tierra, el ser humano ha vivido rodeado de
numerosos riesgos, imputables, gran parte de ellos, a las fuerzas de la Naturaleza; lluvias torrenciales,
grandes heladas, erupciones volcánicas, maremotos y terremotos, han constituido el azote de los
pueblos en todas las latitudes.

La incertidumbre, y la inseguridad, han rodeado al ser humano desde los tiempos prehistóricos y le han
llevado a buscar protección frente a esos fenómenos de la Naturaleza. En un orden metafísico, la
impotencia ente esos grandes riesgos constituye el origen de numerosas creencias; la amenaza de la
muerte, el recelo de lo que traerá consigo el futuro... han sido las bases sobre las que se han sustentado
todas las religiones.

Por otro lado, la lucha por la supervivencia ha obligado al ser humano a enfrentarse con el mundo
vegetal y con el mundo animal de su entorno; también, cómo no, con sus propios congéneres. A lo largo
de los siglos, guerras, grandes epidemias, fanatismos religiosos, políticos y sociales, incendios,
naufragios... han acompañado a los riesgos propios de la Naturaleza en su condición de azotes del ser
humano.

Considerados como ‘tradicionales’, estos riesgos resultan inherentes a la era agrícola, dentro de la
evolución histórica del ser humano, quien, a través de los siglos, ha ido desarrollando medidas de
protección proporcionadas a esos riesgos.

____________________
CFI Seguridad
LA SEGURIDAD · 5

En el siglo XIX, la aparición de los procesos industriales, y el consecuente desarrollo tecnológico,


produjeron un nuevo universo de riesgos. La máquina de vapor y el motor de explosión, entre otras
creaciones, transformaron profundamente los procesos fabriles, la maquinaria bélica y, en definitiva, la
vida del ser humano, que entraba, así, en la denominada era industrial.

Paralelamente, la necesidad de protección frente a los nuevos riesgos evoluciona, pero lentamente y sin
una conciencia clara de la precisión de seguridad; se hacen cosas para evitar, o paliar, los efectos de los
riesgos, pero no se considera que sean acciones de Seguridad, sino actos puntuales ante amenazas que
se quiere creer que van a ser pasajeras.

La evolución de la tecnología, en el pasado siglo, tiene en el desarrollo prodigioso de la Información a


uno de sus más altos exponentes. El volumen de datos que procesan hoy las empresas, las instituciones y
las personas, hubiera sido impensable hace tan sólo unas décadas. Los medios de comunicación de
mediados del siglo XX se ven hoy absolutamente superados por los canales de televisión de ámbito local,
autonómico, estatal o internacional; ello, sin contar con Internet... Cualquiera de los ordenadores
creados hace diez años resulta pequeño frente a la potencia de un equipo personal fabricado el mes
pasado.

Así, creció de forma imparable el número de satélites y de centrales digitales de alta tecnología, que
procesan las comunicaciones telefónicas. Proliferó el empleo de mensáfonos, teléfonos portátiles, fax,
fotocopiadoras, contestadores... todos esos instrumentos que cualquier ser humano de la época actual
considera como elementales pero que, en 1970, no eran tan cotidianos; por lo menos, para la gran
mayoría.

En definitiva, la trascendencia y la necesidad de la Información en la sociedad moderna la convierten en


uno de los bienes más importantes, tanto para el mundo empresarial como para las áreas política, social,
económica, cultural e, incluso, personal. Una era post-industrial se abre en los umbrales del siglo XXI;
esa era está caracterizada por el predominio de la Información y la Comunicación y por el desarrollo
imparable de los avances tecnológicos de los procesos productivos.

Se produce, consecuentemente, un extraordinario incremento de los riesgos, ya que a las amenazas


tradicionales y de la Naturaleza, se agregan las inherentes al prodigioso desarrollo de la tecnología, las
derivadas de la información y las comunicaciones y el incremento cuantitativo y cualitativo de la
delincuencia, resultante de los profundos desequilibrios sociales.

Este universo actual de riesgos requiere unos principios de seguridad con unas bases proporcionales a la
gravedad potencial que comportan; esto se va a traducir en la aplicación de un nuevo concepto de
seguridad: la Seguridad Integral.

____________________
CFI Seguridad
6 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL

Importancia de los accidentes a escala mundial (Año 1998)

Coste total
Causa Fallecidos
(Billones pts.)
Tráfico 1.000.000 320
Hogar 900.000 ---
Homicidios 580.000 ---
Guerras 500.000 ---
Laborales 330.000 250
Incendios 60.000 30
Huracanes 50.000 1.4
Inundaciones 5.000 0.6
Terremotos 3.000 ---
Marítimos 2.700 ---

Importancia de los accidentes a nivel estatal (Año 1998)

Coste total
Causa Fallecidos %PIB
(Billones pts.)
Tráfico 5.957 2.5 3.4
Hogar 4.500 --- ---
Homicidios 1.105 --- ---
Guerras --- --- ---
Laborales 1.491 2.5 3.4
Incendios 169 0.2 0.3
Terremotos --- --- ---
Ferrocarril 134 --- ---
Aviación 44 --- ---
Marítimos 25 --- ---

3. CONCEPTO DEL RIESGO Y DE LA SEGURIDAD

Según la Real Academia Española, el primer concepto de ‘Seguridad’ es la “calidad de seguro”,


definiendo ‘seguro’ como “libre y exento de todo peligro, daño o riesgo”. Se concibe, así, la
Seguridad como un estado utópico de libertad, ajeno a cualquier tipo de amenaza o mal.

En terminología militar, se entiende como ‘Seguridad’, “la condición táctica que tiene por objeto
proporcionar al mando la libertad de acción necesaria para que pueda concebir, preparar y dirigir la
maniobra”. Se refiere, obviamente, a proporcionar espacio y tiempo; es decir, que la Seguridad debe
garantizar un marco físico libre de amenazas durante el tiempo preciso para llevar a cabo el proceso de
la decisión.

____________________
CFI Seguridad
LA SEGURIDAD · 7

Una segunda definición académica corresponde al adjetivo ‘de seguridad’, “que se aplica a un ramo de la
Administración Pública cuyo fin es el de velar por la seguridad de los ciudadanos”. Este concepto,
adjetivado, de Seguridad, se traduce en su aplicación como un elemento activo, “que vela o vigila” y que,
en definitiva, protege. De aquí se deduce la definición más breve y precisa de ‘Seguridad’: “Protección
de personas y bienes”, añadiendo la Información, cuya importancia se ha visto en páginas anteriores.

De un modo más concreto, se puede definir la ‘Seguridad’ como “el conjunto de sistemas organizativos,
medios humanos y materiales, y actuaciones dispuestas para eliminar, reducir y controlar los riesgos
que pueden afectar a una entidad”.

La necesidad de evitar el mal es inseparable a los seres vivios y, en este sentido, la Naturaleza ha
dotado a las diferentes especies del mundo animal de unos recursos ‘instintivos’ y de unos medios
orgánicos para reaccionar frente a los peligros de su entorno.

Desde un plano filosófico, la ‘Seguridad’ está en la misma naturaleza del ser humano. La necesidad de
evitar cualquier tipo de daño es, en la especie humana, un proceso que puede ser instintivo y/o
inconsciente. En la consideración del universo de los riesgos que le rodean, el ser humano despliega,
desde los tiempos prehistóricos, todos los recursos de que dispone para evitar cualquier tipo de mal.
Frente al inevitable fenómeno de la Muerte, y en un orden metafísico, el ser humano encuentra en la
religión y en la fe la trascendencia del proceso natural de destrucción hacia un mundo futuro que
adquiere muy diversas formas, según las culturas y las épocas.

En las sociedades modernas, y ante un universo de riesgos extraordinariamente complejo, la


‘incertidumbre’ constituye la característica esencial del ser humano que no encuentra garantía alguna
para el desarrollo de su actividad, sea individual o colectiva. Los grupos humanos deberán hacer frente
a esa diversidad de amenazas con una concepción nueva y amplia de la Seguridad, con un planteamiento
globalizador de la Protección, como se ha señalado anteriormente.

Siendo el ‘Riesgo’ “la causa potencial de daño”, la ‘Seguridad’ es la “calidad de seguro. La ausencia de
riesgo”.

4. ELEMENTOS BÁSICOS DE LA SEGURIDAD

El planteamiento de cualquier problema de Seguridad responde, por definición, a la existencia de una o


varias amenazas que pueden producir daños a personas o a bienes. Sin la presencia de esos riesgos, o
causas potenciales de daño, la Seguridad carecería de sentido y, de la misma forma, sin la existencia de
un objeto susceptible de recibir un daño, la Seguridad constituiría una irrealidad. Siempre habrá dos
elementos básicos: las amenazas y los objetos amenazados; estos dos elementos son los factores
primordiales.

La existencia de esos dos factores procede de la propia naturaleza del concepto de Seguridad y del
estudio de su entorno, que proporcionará un tercer factor. Finalmente, la propia noción de Seguridad
implica un cuarto factor: la protección, que se traduce en la aplicación de unos medios. En definitiva, los
factores, o elementos, básicos de la Seguridad, son:

- El Objeto a proteger (Qué protegemos)


- Las Amenazas, o Riesgos (De qué, o de quién, lo protegemos)
- Los elementos dimensiónales: Espacio y Tiempo (Dónde y cuándo lo protegemos)
- Los Medios de Protección (Cómo, con qué, lo protegemos)

____________________
CFI Seguridad
8 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL

El Objeto de protección

El primero de los elementos se encuentra en la definición misma de ‘Seguridad’ y responde, en todo


caso, a una cuestión básica: “Qué vamos a proteger”. Es, en síntesis, la finalidad perseguida y el punto
fundamental del trabajo de la Seguridad.

El objeto a proteger son personas y bienes. Será preciso realizar un completo análisis de cada uno de
ellos, siempre en relación directa con los riesgos que le afecten. Bajo el concepto ‘personas a proteger’
cabe desde un individuo aislado, de cualquier nacionalidad, raza o nivel, hasta un colectivo nacional o
continental. La protección del presidente de una gran empresa, o de un alto cargo de la Administración,
revestirá unas características especiales, en razón de los riesgos peculiares que comporta, y dará lugar
a una forma específica de Seguridad, denominada ‘Seguridad Personal’.

La protección de las personas ubicadas en un gran estadio deportivo reviste, a su vez, riesgos
específicos, que se resolverán bajo el concepto de ‘Seguridad en espectáculos de masas’.

De la misma forma, cabe realizar el tratamiento de la protección de diferentes colectivos: población de


un penal, personas ubicadas en un hotel, habitantes de una ciudad, población de un hospital, personas
trasladadas por tierra, mar o aire, empleados y clientes de una oficina bancaria, población de un
aeropuerto, población de una instalación portuaria, empleados y clientes de un hipermercado...

De acuerdo con los riesgos propios de cada uno de esos colectivos se producirán formas de seguridad
penitenciaria, hostelera, de medio urbano, hospitalaria, de los trasportes, bancaria, portuaria, etc...

En cuanto al tratamiento de la seguridad de los bienes, se puede establecer la protección de: dinero y
documentos de valor, obras de arte, instalaciones industriales, áreas forestales, centros de proceso de
datos, comunicaciones, documentaciones... Así, en consecuencia con los diferentes riesgos que conllevan
esos bienes, se producirá el tratamiento de seguridad bancaria, seguridad del patrimonio artístico y
cultural, seguridad industrial, forestal, informática, de las comunicaciones...

Por la trascendencia que tiene la Información en la sociedad actual, es frecuente establecer una
separación básica en el análisis del Objeto de protección: Personas, Bienes e Información. Ésta última
agrupa la seguridad de la documentación, seguridad informática y seguridad de las comunicaciones.

Las amenazas, o riesgos

El segundo de los factores se deriva, también de la definición de Seguridad. El concepto de protección


conlleva implícita la existencia de una amenaza: “de quién, o de qué” es preciso defender a las Personas,
a los Bienes o a la Información. Hay que realizar, por lo tanto, un riguroso análisis de todas las
amenazas que, de una forma u otra, se ciernen sobre el Objeto de protección.

La determinación de los riesgos que realmente afectan al Objeto de protección, la selección de los
riesgos que hay que afrontar, es una tarea básica en el Estudio de Seguridad. No debe quedar sin
tratamiento ningún riesgo que realmente pueda producirse, pero no deben tratarse amenazas al
problema concreto. Más adelante se verá la clasificación de esos riesgos.

____________________
CFI Seguridad
LA SEGURIDAD · 9

El espacio y el tiempo

El fenómeno real de la agresión es una actividad que se produce, invariable e inevitablemente, en un


lugar y en un momento determinados y tendrá, normalmente, un desarrollo en el espacio y una duración
en el tiempo. Son las respuestas a las cuestiones de “dónde y cuándo” se va a producir la amenaza,
siendo generalmente previsibles su itinerario y su tiempo de acción.

El concepto de ‘espacio’ es más amplio que el del ‘tiempo’, ya que puede estar constituido por cualquier
lugar en el que pueda producirse la realización de un riesgo sobre un objeto de protección. El edificio
constituye el más frecuente de los espacios a tratar, en materia de Seguridad, pero también son
frecuentes los espacios abiertos.

El espacio, como factor de Seguridad, tiene una importante relación con el objeto de protección que se
encuentra en el mismo, y con las amenazas o riesgos que allí puedan producirse. Recordando el
tratamiento de los diferentes colectivos:

- La población de un penal tiene un hábitat específico –el establecimiento penitenciario– y


responde a unos riesgos inherentes a los reclusos y al edificio: evasión, motines, incendio...

- Las personas ubicadas en un hotel se encuentran en un edificio característico, y en él son


previsibles determinados riesgos: incendio, hurto, robo...

- Los empleados y clientes de una oficina bancaria, así como los bienes allí ubicados, pueden ser
objeto de atraco, robo, hurto, estafa y fraudes, por ejemplo, dado el uso al que está destinado
el inmueble.

En cuanto al tiempo, hay que tener en cuenta que la ejecución de una amenaza sobre un objeto de
protección tendrá, siempre, un momento de iniciación y una duración, por pequeña que ésta sea. La
importancia de la estimación del factor tiempo está directamente relacionada con la posterior
aplicación de los medios de protección, una de cuyas finalidades es la de proporcionar retardo a la
acción agresora –medios pasivos– para facilitar la actuación de los medios humanos en contra de la
agresión.

Los medios de protección

El cuarto, y último, factor de la Seguridad es la respuesta al problema planteado en el análisis de los


tres anteriores: “Cómo, con qué” medios se pretende realizar la protección de las personas, los bienes o
la información frente a las amenazas.

Históricamente, el empleo tradicional de medios pasivos –muros, rejas, vallas...– sufrió una importante
transformación con la incorporación al mundo de la Seguridad de los medios electrónicos y óptimos,
hacia la década de los sesenta del pasado siglo.

La confianza en los nuevos medios indujo, sin embargo, al error de considerarlos autosuficientes, lo que
produjo numerosos fracasos en sus primeros años de aplicación, haciendo evidente la necesidad de
mantener los ‘tradicionales’ medios pasivos. La concepción actual de la integración e interrelación de los
medios técnicos –activos y pasivos– con los humanos, debidamente coordinados, constituye una sólida
forma de dar solución a los problemas de Seguridad.

____________________
CFI Seguridad
10 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL

Con carácter general, los medios de protección tienen unas funciones genéricas diferentes y
complementarias.

MEDIOS MATERIALES

Medios Pasivos.- Muros, rejas, vallas, cristales especiales, puertas de seguridad... Su finalidad
principal es la de proporcionar el retardo suficiente a la acción agresora, para asegurar la
actuación de los medios humano de seguridad.

Medios Activos.- Son el conjunto de sistemas de detección, centralización y óptica,


principalmente. Su función es la de producir la necesaria alarma, desde el momento en el que se
desencadena la amenaza, y proporcionar información permanente de su desarrollo. Los medios
ópticos pueden asegurar el seguimiento de la acción agresora en tiempo real, facilitando la
actuación eficaz de los medios humanos de seguridad.

MEDIOS HUMANOS

Medios Operativos.- Integrados por Vigilantes de Seguridad que pueden asumir los cometidos
de operadores del Centro de Control, vigilancia y protección, en sus diversas formas. Tienen la
función básica de reaccionar contra la acción agresora, para anularla o neutralizarla, además de
realizar funciones de control técnico de los sistemas y de vigilancia óptica, entre otras.

Medidas Organizativas.- Representadas por los planes parciales de actuación, las normas de
seguridad, los procedimientos de seguridad de todo tipo y las órdenes de puesto. Tienen la
finalidad esencial de garantizar la imprescindible coordinación de los medios anteriormente
citados.

5. FILOSOFÍA Y MODELOS DE SEGURIDAD.

Introducción

Las empresas, y los grupos humanos de cualquier tipo, constituyen sistemas complejos que se
encuentran relacionados con otras estructuras más amplias, configurando la sociedad: administraciones
públicas, consumidores, medio ambiente, mercado laboral... Esas relaciones están presididas por la
incertidumbre que caracteriza el acierto en la toma de decisiones y la gestión, orientadas al logro de
los objetivos pretendidos. La incertidumbre se ve más acusada por el constante y acelerado cambio que
preside las actividades de las empresas, grupos e instituciones.

La Seguridad también se ve afectada por esa incertidumbre del cambio constante y, por ello, está
precisada a intervenir y a trabajar bajo las nuevas condiciones, que son marcadas por los cambios. El
correcto desarrollo de las funciones de una empresa, que posibilita altos grados de eficacia, puede ser
alterado por un universo de riesgos. Numerosas amenazas, de elevado potencial destructor, pueden
poner en peligro la continuidad de esas entidades, llevándolas a la desaparición.

Como consecuencia de la existencia de esos riesgos, así como por razones de carácter legal, social y
técnico, se impone la necesidad de integrar la Seguridad como un elemento más de cualquier proyecto,
superando antiguas ideas que la consideraban como una función ajena a la actividad de la empresa; como
mucho, como algo que había que cumplir para cumplir la ley.

____________________
CFI Seguridad
LA SEGURIDAD · 11

Filosofía de Seguridad Integral

Así se llega a la necesidad de implantar el concepto de Seguridad Integral en las empresas, grupos o
instituciones. Parece lógico que la aplicación de la Seguridad se realice después de haber tenido en
cuenta unas consideraciones previas, que contemplen los factores en los que se desenvuelve una
empresa y analizando la relación de esos factores con la Seguridad que necesitan, para que la empresa
no esté bajo riesgos sin cubrir.

Según una definición de Seguridad Integral, establecida por el Grupo MAPFRE:

“La Seguridad es una tendencia natural del hombre hacia el mayor grado de certidumbre posible en la
consecución de sus objetivos y en la prevención de los hechos o fenómenos que estima negativos para él
mismo. Con la evolución del hombre, y de las técnicas desarrolladas por él, en la actualidad se apuesta
por un planteamiento de la Seguridad Integral, caracterizado por las siguientes orientaciones:

- Búsqueda del bien común en toda la sociedad, en su más amplio sentido universal.

- Consideración dinámica, que lleva a su actualización permanente y adaptada a las


peculiaridades de los diversos países y comunidades.

- Perspectiva integradora de la Seguridad con los distintos componentes de los sistemas


sociales, orientada a la eficacia social y empresarial.

- Interacción y coordinación ante los diversos riesgos que pueden afectar al sistema.

- Tratamiento particular y especializado para los casos de riesgos de gran importancia,


cualitativa y/o cuantitativa.

- Enfoque integral, que aplica distintas disciplinas, que incluye técnicas preventivas,
asistenciales, reparadoras y recuperadoras”.

Componentes de la Seguridad Integral

El análisis de la definición de Seguridad Integral lleva a un desarrollo de sus componentes:

A) Riesgos
- Naturaleza.
- Humanos (básicos).
- Humanos (con intención).
- Técnicos.

B) Sujetos
- Personas.
- Activos materiales.
- Activos inmateriales.
- Terceros.

____________________
CFI Seguridad
12 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL

C) Marco
- Humano.
- Político
- Legal.
- Técnico.
- Social.
- Económico.
- Estratégico.
- Administrativo.

D) Efectos

Medios y recursos

Para la aplicación de la Seguridad Integral se precisa la disposición de una serie de medios, adaptados a
las peculiaridades de la empresa, grupo o institución de que se trate:

- Metodología.
- Medios organizativos y humanos.
- Medios materiales y técnicos.
- Medios económicos.

Programa de Gestión de la Seguridad Integral

Para todas las áreas de Seguridad Integral:

1) INTRODUCCIÓN.- Consideraciones generales sobre las bases en las que la entidad lleva a
cabo el programa.

2) FINALIDAD Y OBJETIVOS.- Exposición de motivos y objetivo fundamentales que se


persiguen.

3) DESCRIPCIÓN DE LA ENTIDAD.- Con la aportación de la información necesaria de la


entidad, para facilitar la comprensión del conjunto del documento.

4) MARCO DE APLICACIÓN.- Exposición de aspectos con respecto a los que se ha establecido


el programa.

5) ANÁLISIS DE RIESGOS.- Estudio de los riesgos, por áreas.

6) CONTENIDO DEL PROGRAMA DE GESTIÓN DE LA SEGURIDAD INTEGRAL.


I. Política de Seguridad Integral.
II. Responsabilidades y Funciones.
III. Programa general. Medios y planificación.
IV. Estructura organizativa.
V. Reglamentación y normativa.
VI. Actuaciones comunes.

____________________
CFI Seguridad
LA SEGURIDAD · 13

Para las siguientes áreas de riesgo: Seguridad en el trabajo. Higiene industrial, Incendios, Intrusión y
Medio Ambiente:

7) REGLAMENTACIÓN Y NORMATIVA ESPECÍFICA.

8) ACTUACIONES TÉCNICAS Y ESPECÍFICAS.

9) MEDIOS HUMANOS Y TÉCNICOS.

10) SUPERVISIÓN Y CONTROL.

11) FORMACIÓN.

12) COMUNICACIÓN E INFORMACIÓN.

13) ACTUACIONES EN CASO DE EMERGENCIA.

14) INVESTIGACIÓN DE ACCIDENTES.

Filosofía de Seguridad Integral frente a riesgos de origen antisocial

Dejando de lado, de momento, una gran serie de riesgos, y centrándose en los de origen antisocial, la
Seguridad Integral es “la protección de todas las personas y todos los bienes, ubicados en un espacio
determinado, con capacidad real de actuación sobre el objeto de protección, mediante la aplicación
coordinada de todos los medios –técnicos y humanos– disponibles”. Así, hay dos ejes claves: totalidad y
coordinación.

TOTALIDAD en el cálculo exhaustivo de la previsión de los riesgos, para garantiza la integridad


del objeto de protección.

COORDINACIÓN en la aplicación eficaz de los medios; hasta la mejor tecnología es ineficaz si


no existe coordinación.

De la misma forma que no es posible concebir un riesgo sin relacionarlo con el fin que persigue y el
espacio en el que actúa, tampoco se pueden implantar unos medios de protección si no tienen la finalidad
de proteger a unas personas o a unos bienes de una amenaza determinada en un lugar concreto. Las
medidas organizativas son las encargadas de establecer esa interrelación entre medios físicos, medios
electrónicos y medios humanos.

En el panorama del universo de riesgos de origen antisocial, un Sistema Integral de Seguridad será
aquél que proporcione absoluta protección a todas las personas y bienes frente a todos los riesgos
humanos malintencionados, mediante la aplicación exhaustiva de medios técnicos y humanos,
perfectamente coordinados en el espacio y en el tiempo.

____________________
CFI Seguridad
14 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL
6. SEGURIDAD PÚBLICA / PRIVADA. TENDENCIAS DE FUTURO.

En opinión de Restituto Valero y de Justo Cruz1, y como consecuencia del desarrollo de la Seguridad en
las últimas décadas, se puede realizar la siguiente estimación de su evolución en los próximos años:

- Tendencia al mantenimiento de la Seguridad Integral, como concepción más completa de


protección, en los países más avanzados, así como crecimiento de su implantación, con carácter
general, en los países de desarrollo medio.

- Fuerte incremento de la Tecnología de Seguridad de la Información, en sus tres campos:


· Informático.
· Telecomunicaciones.
· Documentaciones.

- Tendencia al desarrollo de la Seguridad en:


· Ciudades.
· Áreas forestales.
· Transportes.

- Tendencia creciente al incremento del control estatal, mediante legislación y normativa


rigurosas, en los países más adelantados y en aquellos con importantes problemas de estabilidad
interna.

- Incremento de la Seguridad, tanto Pública como Privada, contra los denominados riesgos de
origen antisocial; especialmente:
· Terrorismo.
· Narcotráfico.
· Secuestro.
· Trata de blancas y de niños.

- Reforzamiento de la cooperación internacional en materia de Seguridad.

1
Expertos profesionales de Seguridad y autores de publicaciones de reconocido prestigio.

____________________
CFI Seguridad
LA SEGURIDAD · 15

7. TEORÍA ESFÉRICA DE LA SEGURIDAD.

Existen numerosas teorías sobre Seguridad. Dependiendo de sobre cuál de los componentes de
seguridad se quiera incidir, una teoría hará más énfasis en el espacio, en el tiempo, en el objeto, en las
amenazas, en los medios... Todas las teorías son, en principio, aceptables, por cuanto ayudan a
establecer las bases para atajar un problema de seguridad.

La teoría esférica de la seguridad hace referencia del ‘Objeto a proteger’ como un núcleo, como un
punto del que parten, concéntricamente, los medios y sistemas que se emplearán en su protección,
creando un área que utiliza barreras y obstáculos que dificultan la agresión al núcleo protegido.
Especialmente diseñada para la protección de bienes inmuebles, aunque es válida para la protección de
personas, y su expresión gráfica sería la siguiente:

Esta teoría basa la protección del objeto en la creación de unos cinturones de seguridad que envuelven
al objeto, dándole protección; esta protección va aumentando a medida que los círculos están más cerca
del objeto protegido. Este diseño permite distribuir las funciones de cada uno de los medios –
materiales y/o humanos–, logrando detectar los fallos en el sistema en puntos concretos, pudiendo así
rediseñar un nuevo plan de protección.

No hay que olvidar una posible agresión desde el subsuelo, por lo que habrá que prever sistemas
específicos de detección en ese punto.

La teoría esférica de seguridad ha de contar, como mínimo, con los siguientes elementos:

Núcleo
Es el centro de la protección. Allí se podrá contar con personal de escolta o de custodia, según
sea el objetivo. En este punto se contará con elementos humanos y técnicos –cristales
blindados, cámaras acorazadas, cajas fuertes, detectores, perturbadores de señales de
frecuencia, equipos de ultrasonidos, equipos de infrarrojos...–

Primer círculo
Es el más próximo al núcleo. Su misión es la de detectar e intervenir, utilizando medio técnicos –
activos, principalmente, aunque apoyado en pasivos–, destacando la importancia de barreras
electrónicas y los CCTV –circuitos cerrados de televisión–.
____________________
CFI Seguridad
16 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL

Segundo círculo
Limita con el primer círculo y su misión principal es la de prevenir y detectar, utilizando
sistemas disuasorios. Es el más importante y, también, el más vulnerable, porque utiliza
elementos pasivos y una vigilancia menos específica –dependiendo, claro está, de lo que se
proteja–. Para detectar accesos no permitidos, en primer lugar se utilizarán barreras
arquitectónicas, iluminación dispuesta al efecto, accesos controlados, perímetros acotados,
aperturas a distancia... para que el resto de sistemas y elementos de seguridad puedan
funcionar.

La disposición circular variará dependiendo del objeto a proteger, pudiendo tener más anillos, más
filtros, combinaciones de cinturones de seguridad en el mismo recinto. Como siempre, todo esto estará
en función de los elementos básicos de una cuestión de seguridad y, claro está, en función de la
importancia del objeto a proteger y de los medios con los que se cuente.

8. ZONAS Y ÁREAS DE SEGURIDAD.

A los espacios contenidos entre el núcleo y el primer círculo y el resto de los círculos se les denominan
‘zonas de seguridad’. Son los espacios más externos de un recinto –perímetro y zonas aledañas al
objeto a proteger–. Dependiendo del volumen, importancia... puede haber varias zonas de seguridad en
la protección de un objetivo y, generalmente, la protección estará compuesta por personal y elementos
pasivos, dentro de una seguridad más general.

Por otro lado, las ‘áreas de seguridad’ son los espacios que tienen una seguridad más específica, dada la
proximidad de un objetivo relevante. Cuentan con elementos activos, de seguridad electrónica,
detectores de interiores, CCTV...

La diferencia entre ‘área’ y ‘zona’ radica en los perímetros protegidos, que serán de mayor influencia en
las zonas, mientras que en las áreas serán más reducidas y más protegidas. De cualquier forma, también
pueden darse coincidencias entre ‘áreas’ y ‘zonas’.

Dividiendo aún más el espacio, surgen conceptos como ‘espacios de influencia’, ‘de exclusión’, ‘protegidos’
y/o ‘críticos’:

Área o zona de influencia


Es la más externa al objetivo y suele contar con las zonas aledañas al perímetro protegido. Han
de ser estudiadas para prever situaciones de riesgo.

Área o zona de exclusión


Entre la zona de influencia y la protegida, dentro del perímetro del objetivo a proteger. Suele
ser de utilización restringida o acceso limitado. Generalmente, se utilizan elementos humanos y
medios pasivos.

____________________
CFI Seguridad
LA SEGURIDAD · 17

Área o zona de protegida


Es la anterior a la zona crítica; está delimitada por la presencia de personal de seguridad y
medios técnicos activos y pasivos.

Área o zona crítica


Se extreman las medidas de seguridad. Cualquier movimiento ha de estar estrictamente
controlado.

____________________
CFI Seguridad
T E M A LOS MEDIOS TÉCNICOS DE
PROTECCIÓN (I)

2
 Elementos pasivos: la seguridad física.
 Sistemas de cierre perimetral.
 Muros, vallas, puertas, cristales blindados, esclusas
y otros elementos
 Fiabilidad y vulnerabilidad al sabotaje.

ÍNDICE DE CONTENIDOS Pág.

1. Objetivos; generales y específicos 19

2. Elementos conceptuales 19

3. La problemática actual de los Riesgos 21

4. Escenario y autores de los Riesgos 22

5. Tipología de los Riesgos 28

6. Elementos pasivos. La seguridad física 42

7. Sistemas de cierre perimetral 45

8. Fiabilidad y vulnerabilidad al sabotaje 52

____________________
CFI Seguridad
LOS MEDIOS TÉCNICOS DE PROTECCIÓN (I) · 19

1. OBJETIVOS. GENERALES Y ESPECÍFICOS

El objetivo general de este tema del Curso de Formación de Vigilante de Seguridad es el de comenzar a
‘navegar’ en los medios de protección habituales en Seguridad Privada. Según el temario recogido en la
Resolución 19/01/96, de la Secretaría de Estado de Interior (BOE nº 27, de 31 de enero)2, en el tema 2
habría de comenzar la descripción de los medios técnicos de protección.

Sin embargo, para una mejor comprensión del porqué de su utilización, de sus funciones, de su
necesidad... es aconsejable comenzar con una descripción de su origen. ¿Por qué surgen?. ¿De qué
protegen?. ¿Para qué se usan?. ¿Cómo se usan?. Esto es aplicable no sólo a los medios técnicos, sino,
también, a los electrónicos y, sobre todo, a los humanos y operativos.

Es por ello por lo que previa a la presentación de los medios de protección, en este tema se va a ver la
continuación de lo expuesto en el anterior: una descripción de los Riesgos y Amenazas, que son los
factores que hacen necesaria la utilización de medios para proteger el objetivo de esos medios.

Una vez realizada una introducción a la Teoría de Seguridad que, como se apuntaba en el Tema anterior,
es globalmente aceptada por los profesionales de la actividad, las páginas siguientes se dedican a
concretar uno de los apartados básicos de la Seguridad.

La Seguridad existe, básicamente, por la necesidad que tiene el ser humano, desde el comienzo de su
existencia, de protegerse de unos Riesgos. A continuación se van a definir conceptos, analizar la
problemática actual de los Riesgos, el escenario y los protagonistas de esos Riesgos, su tipología...

El objetivo específico es el de centrase en los Riesgos de origen antisocial. Para ello, después de
intentar describir el universo de Riesgos existente, la Unidad se centrará en los denominados ‘de
origen antisocial’. Hay dos razones para ello; la primera de ellas, es porque sería poco menos que
interminable estudiar todos los Riesgos. El segundo motivo es el de que éstos son los Riesgos más
directamente relacionados con las actividades del Vigilante de Seguridad profesional.

2. ELEMENTOS CONCEPTUALES.

Aceptado el concepto de Seguridad como “ausencia de todo peligro, daño o riesgo”, es necesario
establecer los conceptos de ‘peligro’, de ‘daño’ y de ‘riesgo’ o, lo que es lo mismo, la causa y el efecto del
mal, dos términos imprescindibles en la terminología de Seguridad.

Peligro.- Riesgo o contingencia inminente de que sucede algún mal. Es un hecho o un fenómeno que puede
ser causante de daños.

Amenaza.- Expresión o situación de inseguridad, creada por la inminencia de un accidente o acto


malintencionado.

Riesgo.- En términos probabilísticos, es la incertidumbre ante la posibilidad de que ocurra un hecho, con
resultado contrario al esperado.

Daño.- Es la pérdida de vidas humanas, lesiones corporales, perjuicios materiales y financieros y


deterioro del medio ambiente, como resultado directo o indirecto de un accidente.

2
En ella se recogen los contenidos que han de cursar los alumnos de un Curso de Vigilante de Seguridad Privada,
según la resolución del 18/01/99, de la Secretaría de Estado de Seguridad (BOE nº 24, de 28 de enero),
____________________
CFI Seguridad
20 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL

Según estas definiciones, el concepto de ‘mal’ está definido por el vocablo ‘daño’. En el Diccionario de
Sinónimos y Antónimos de la Lengua Española, aparecen ‘amenaza’ y ‘riesgo’ como palabras con el mismo
significado que ‘peligro’ y así se estiman en el mundo de la Seguridad.

Hay que precisar que la palabra ‘riesgo’, aceptada como “causa potencial de daño”, tiene una segunda
aplicación, igualmente extendida, como medida en la Evaluación de Riesgos, para definir “la probabilidad
de ocurrencia de accidente”. De la misma forma, ‘daño’ es empleado en numerosas metodologías de
Análisis de Riesgos como parámetro de la “medida del mal sufrido en el accidente”.

En la realización de cualquier acción, como cruzar una vía urbana, existe el riesgo de ser atropellado
(fallo de la acción) y la seguridad de cruzar la calle (éxito de la acción). La acción de cruzar la calle
puede concluir con uno de los dos finales. Sin embargo, la probabilidad de que se produzca uno de ellos
es distinta, y dependerá de diversos factores, como las condiciones de la vía, tráfico existente, hora
del día, características del peatón, etc. Por otro lado, en el caso de materializarse el riesgo (fallo de la
acción: atropello), los daños que puede sufrir el peatón son, también, variables: desde magulladuras sin
importancia hasta el fallecimiento, pasando por lesiones de diversa gravedad.

En el estudio de los Riesgos se manejan los mismos conceptos del ejemplo anterior, apoyados en
técnicas de diferentes disciplinas, que permiten un conocimiento detallado y objetivo de esos Riesgos.
Así, es habitual emplear técnicas estadísticas, criterios económicos, legales, arquitectónicos, de
ingeniería...

Por otro lado, el ser humano, influido por las circunstancias de cada situación, perciben los Riesgos de
una forma subjetiva. Esa percepción, aunque no está basada en ninguna metodología científica, tiene
validez social, influyendo en la consideración y decisiones que adoptan los responsables políticos y
empresariales. Como ejemplos de la valoración subjetiva están los riesgos nucleares, químicos, medio
ambientales, epidemiológicos, de inseguridad ciudadana y, también, de conservación del empleo.

Esa percepción subjetiva se deriva de la influencia de los factores de conocimiento (riesgo conocido o
desconocido, con poca o ninguna información pública), severidad (catastróficos e incontrolables, o leves
y fácilmente controlables), número de personas afectadas y voluntariedad respecto a la exposición al
riesgo (riesgo impuesto o riesgo buscado).

El adecuado tratamiento de los Riesgos, respetando la percepción subjetiva, ha de ser dado desde un
conocimiento objetivo; por tanto, con fundamentos científico-técnicos, que estén a disposición de
quienes han de tomar decisiones.

Una consideración inicial de los Riesgos en la empresa lleva a diferenciar dos tipos:

Riesgos especulativos. Su materialización puede dar lugar a ganancias o a pérdidas. Son riesgos
del negocio empresarial y dependen del acierto de, por ejemplo, las inversiones realizadas, el
lanzamiento de productos, la selección de personal, etc.

Riesgos puros. Su materialización sólo dará lugar a pérdidas. No tienen que materializarse,
necesariamente, en un accidente o siniestro, pudiendo mantener, de forma indefinida, el carácter de
riesgo ‘potencial’.

____________________
CFI Seguridad
LOS MEDIOS TÉCNICOS DE PROTECCIÓN (I) · 21

3. LA PROBLEMÁTICA ACTUAL DE LOS RIESGOS.

En estas páginas se va a realizar un diseño de los ‘riesgos puros’, sin excluir los especulativos, ya que
pueden estar relacionados con los primeros.

Los acelerados cambios de los últimos años –en los ámbitos social, político, económico, comercial y
tecnológico– están modificando continuamente el marco en el que se desarrollan las estructuras
sociales. Esos factores, y su continua evolución, han incrementado la habitual incertidumbre que
caracteriza a la actividad de las empresas, grupos e instituciones, tanto en sus riesgos de gestión como
en los riesgos accidentales.

El progreso del ser humano ha ido desarrollando nuevos sistemas, que proporcionan notables beneficios
pero que, simultáneamente, conllevan nuevos Riesgos. El ser humano ha de convivir con los riesgos
aparejados a los avances sociales, pero procurando un desarrollo compatible con su propia supervivencia
y la de su medio de vida. Una de las características que ha llevado a este retraso en el conocimiento –o,
incluso, desconocimiento– de ciertos Riesgos ha sido la evolución desde unas estructuras sociales
limitadas (locales, individualizadas) a una estructura social común compleja y con interdependencias
entre sus componentes, que son difíciles de conocer y de controlar (la ‘aldea global’).

El reto que se plantea es el de adelantarse a situaciones futuras, identificando y evaluando nuevos


Riesgos, que se añaden a los tradicionales, teniendo en cuenta que éstos, a su vez, también evolucionan.
Teniendo ese conocimiento, se estará en mejor situación para poder adoptar las medidas de seguridad
que controlen los Riesgos y minimicen las pérdidas, en el caso de que lleguen a materializarse en
accidentes.

Como ejemplos de aspectos que repercuten en la generación y agravamiento de los nuevos Riesgos, sin
olvidar que también propician importantes beneficios, están:

- Los grandes avances tecnológicos.


- La internacionalización del comercio (‘mercado global’).
- La vulneración de los mercados financieros.
- El deterioro medio ambiental. Los cambios climáticos.
- El descompensado crecimiento demográfico.
- Los movimientos migratorios.
- La importancia de la información y del conocimiento.
- Las comunicaciones, cada vez más rápidas.
- Las demandas nacionalistas.
- Las tendencias socio-políticas extremas.
- Los ‘paraísos laborales’.
- La globalización económica.

Los Riesgos tradicionales (los accidentes de trabajo, los incendios, las explosiones, los riesgos de la
Naturaleza...) pueden ser analizados, con bastante precisión, dentro de unos límites medibles. Sin
embargo, los nuevos Riesgos ‘sociales’, derivados de la sociedad moderna, plantean una gran dificultad;
primero, en su reconocimiento y, después, en la medición de los perjuicios que pueden ocasionar.

Hay ciertos fenómenos, que se consideran como riesgos y como tales se empiezan a reconocer, no han
podido ser evaluados con rigor porque corresponden a períodos cortos de exposición y afectados. Son,
por ejemplo, las exposiciones a campos electromagnéticos, los productos químicos utilizados en
agricultura y alimentación, las radiaciones, la contaminación de aguas...

____________________
CFI Seguridad
22 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL

Estos riesgos son relativamente ‘modernos’ y, aunque se han detectado efectos en el ser humano y en su
medio ambiente, no se está en condiciones de conocer científicamente ni su alcance a corto plazo ni,
mucho menos, los efectos previsibles a un plazo mayor de tiempo. En esa dificultad de valorar consecuencias
tiene mucho que ver el carácter macroscópico de alguno de esos fenómenos, que afectan a todo el
planeta Tierra; verdaderamente es complicado el análisis de causa-efecto del ‘efecto invernadero’, la
‘destrucción de la capa de ozono’, la ‘lluvia ácida’, la ‘deforestación’ y la ‘contaminación ambiental’.

En el ámbito de lo ‘microscópico’, particularizado en un país, zona geográfica, grupo social o empresa,


podría parecer que esos fenómenos no afectan, pero, en diferentes escalas y a través de repercusiones
indirectas, no han de descartarse a la hora de analizar los riesgos. En la actualidad, muchas de las
actividades de las empresas llevan aparejados riesgos de magnitud social, de difícil valoración, como son
los daños a los consumidores, al medio ambiente, los conflictos laborales, los escándalos económicos... A
los daños medibles, se unen las repercusiones sobre la imagen y la credibilidad de la empresa,
provocando efectos a corto y largo plazo y que, además, son de difícil cálculo.

4. ESCENARIO Y ACTORES DE LOS RIESGOS.

El desarrollo de cualquier actividad, con la incertidumbre de que se alcance el resultado según estaba
previsto (seguridad) o en forma contraria (riesgo) es analizado como un sistema que tiene lugar en un
medio determinado (escenario), en el que participan una serie de agentes (protagonistas) que conducen
a un resultado final (desenlace).

Escenario

Es el marco en el que se desarrolla la acción de los protagonistas de la seguridad. Pueden ser:

De carácter físico:
Industrial.
Urbano.
Rural-agrícola.
Medio ambiental.

De carácter inmaterial:
Legal.
Social.
Financiero.
Moral.
Actores de los riesgos

Los agentes protagonistas de los riesgos y de la seguridad son los agentes activos que intervienen en un
escenario determinado. Se agrupan en:

____________________
CFI Seguridad
LOS MEDIOS TÉCNICOS DE PROTECCIÓN (I) · 23

Activos expuestos:
aquellos componentes del sistema sobre los que se puede reflejar el daño de un accidente:

· Personal propio, vinculado a la empresa y catalogado en función de la influencia


que tiene en la actividad empresarial:
- Personal clave: ejecutivos, investigadores, puestos críticos...
- Personal en general, catalogado por funciones, condiciones de trabajo,
edad, situación familiar...

· Activos y materiales propios. Bienes inventariados: terrenos, edificios,


maquinarias, instalaciones, equipos, mercancías, productos...

· Activos inmateriales propios. Elementos sin apreciación física: finanzas,


inversiones, beneficios, tecnología, conocimiento, información, patentes, imagen,
prestigio, reputación, interrupción de la actividad...

· Sujetos terceros: personas (consumidores y clientes, vecinos de las


instalaciones...), activos materiales (propiedades, en general) y activos
inmateriales (medio ambiente, valores financieros, imagen, política...).

Peligros, o riesgos:
aquellos componentes del sistema que pueden generar el daño en un accidente. En cuanto a su
origen, pueden ser:

· De la Naturaleza: inundaciones, terremotos, huracanes, rayos, epidemias,


plagas...

· Del ser humano:


- Básicos involuntarios; accidentales y sin intervención de ningún
elemento técnico: caídas, golpes, lesiones musculares, enfermedades
naturales...
- Criminales: robos, atracos, secuestros, fraudes, espionaje, atentados...
- Sociales y políticos: manifestaciones, campañas de protesta, guerras,
motines, huelgas, expropiaciones...

· Tecnológicos: con la intervención de elementos técnicos en el origen del


accidente, aunque participen factores humanos:
- Físicos: mecánicos (atrapamientos, cortes, colisiones...), eléctricos
(descargas eléctricas, cortocircuitos...), acústicos (ruido),
termodinámicos (explosiones, fusiones...), radiaciones no ionizantes...
- Químicos: combustiones (incendios, explosiones químicas...),
corrosiones, toxicidad (escapes, ingestión, inhalación...), nucleares...

____________________
CFI Seguridad
24 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL
Clases de efectos

Los efectos que pueden llegar a producir los riesgos, materializados sobre los sujetos, están
orientados, para su clasificación, bajo la perspectiva de los sujetos afectados, agrupándose:

Por la esencia de los efectos:

- Personales: toda clase de daños físicos, incluidas las enfermedades profesionales y


psíquicas.

- Patrimoniales: daños físicos directos que pueden experimentar los diferentes tipos de
bienes materiales.

- Inmateriales: daños carácter moral, funcional, sentimental, financiero...

Por su manifestación en el tiempo; aunque la mayoría de los riesgos tienen mezcla de ambos:

- Inmediatos: los efectos se manifiestan durante la fase de accidente o emergencia y en


un corto período de tiempo; explosiones, rayos, incendios... con daños personales y
materiales, fundamentalmente.

- Aplazados / diferidos: los efectos se manifiestan al cabo de un tiempo de ser


controlado el accidente: pérdidas de producción, descenso de ventas, daños a la imagen...

Por la relación entre efectos sobre distintos sujetos:

- Directos: efectos producidos durante el accidente sobre un determinado tipo de


sujetos.

- Indirectos, o consecuenciales: efectos derivados de los producidos inicialmente sobre


un tipo de sujetos y que se manifiestan sobre los mismos u otros sujetos, bien durante
el accidente o con posterioridad al mismo.

Por los grupos de sujetos afectados:

- Únicos: los daños se manifiestan sólo en uno de los grupos de efectos (personales,
patrimoniales, inmateriales).

- Múltiples: los daños se manifiestan en dos o en los tres grupos de efectos, bien sea
simultánea o consecuencialmente. La mayoría de los accidentes generan efectos que
pertenecen a esta clasificación.

Por el balance económico para la empresa:

- Riesgos puros: riesgos que siempre que se materializan producen pérdidas.

____________________
CFI Seguridad
LOS MEDIOS TÉCNICOS DE PROTECCIÓN (I) · 25

- Riesgos especulativos: riesgos que, al materializarse, pueden producir ganancias o


pérdidas; son inherentes a la gestión empresarial en las decisiones sobre política o
planes comerciales, inversiones, tecnologías, finanzas...
- Riesgos mixtos: sus características provienen de las de los dos grupos anteriores:
nacionalización de inversiones en otros países, cambios de moneda, retrasos en plazos de
ejecución de obras, fuga de información tecnológica...

Clases de peligros o riesgos

El estudio científico de los riesgos permite llegar a conocer los distintos elementos y circunstancias
que coinciden para que se llegue a producir un accidente, pero no siempre se puede atribuir, de forma
absoluta, el papel desempeñado por cada uno de los elementos.

No existe una clasificación universal que contemple todos los componentes y que proporcione un orden
total y excluyente. Una aproximación a esa clasificación podría ser la siguiente:

Por la causa original:


los accidentes suelen estar motivados por la concatenación de causas, en la que unas dan lugar a
otras, hasta concluir en los efectos finales. Con frecuencia es difícil establecer cuál fue la
causa original del accidente, ya que intervienen la alteración del escenario, la falta de
información, de pruebas, de testigos, de medios...

Sin embargo, la clasificación, en cuanto a la causa original, es la más necesaria, por la


importancia que puede tener a la hora de imputar responsabilidades, coberturas de seguros o
medidas preventivas futuras. Comprende los siguientes grupos:

· Fenómenos de la Naturaleza: terremotos, inundaciones, huracanes, sequías, aludes,


corrimientos, heladas, erupciones volcánicas, granizo...

· Humanos:
- Humanos básicos involuntarios, accidentales: golpes, caídas, enfermedades
naturales, sin la intervención de elementos técnicos...
- Humanos voluntarios: malintencionados (terrorismo, espionaje, sabotaje, robo,
fraude, hurto, asalto, secuestro, boicot...). Sociales y políticos (nacionalización,
expropiación, huelga, protesta violenta...).

· Tecnológicos: comprenden todo tipo de accidentes que se originan en sistemas


tecnológicos creados por el hombre: colapsos, incendios, explosiones, contaminación,
averías, daños por producto, choques, impactos, caída de objetos, derrames, fugas,
atrapamientos...

Los accidentes cuyo factor de daño es un elemento técnico se imputan a este grupo,
aunque en su origen exista una causa humana. En la práctica, todos los accidentes
originados en sistemas tecnológicos son atribuibles al factor humano, ya que tanto en el
diseño como en la fabricación, instalación, uso y mantenimiento –que son las causas
iniciales de los accidentes llamados tecnológicos– interviene el ser humano.

____________________
CFI Seguridad
26 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL
Por la evolución en el tiempo:
según esta consideración, pueden ser:

· Estáticos: riesgos cuyos elementos constitutivos se consideran permanentes o poco


variables en el transcurso del tiempo. La permanencia temporal se refleja en el
desarrollo de las acciones que generan el riesgo de forma repetitiva y con una medida de
su probabilidad e intensidad prácticamente invariables.
Son ejemplos de esta categoría: los accidentes de trabajo ‘tradicionales’, ciertas averías
comunes, accidentes de vehículos (con daños materiales), enfermedades profesionales...

· Dinámicos: riesgos cuyos elementos sufren variaciones sustanciales a lo largo del


tiempo y en la medida de su probabilidad e intensidad.
Son los influidos por factores derivados de los cambios sociales y tecnológicos, en
constante evolución: daños a consumidores, al medio ambiente, accidentes de trabajo y
enfermedades profesionales específicas, cambios de moneda, accidentes de elevada
gravedad...

Por el ámbito de influencia:


el límite entre los dos grupos siguientes es relativo, ya que algunos riesgos sociales pueden
llegar a ser, y terminan siendo, riesgos individuales; sin embargo, los riesgos individuales no se
convierten, generalmente, en riesgos sociales.

· Sociales: riesgos que pueden afectar a colectivos amplios de personas o estructuras


sociales, incluso internacionalmente. También se les denomina ‘colectivos’ y ‘macro-
riesgos’.
Este tipo de riesgos, debido a su amplio carácter geográfico, social y político, presentan
dificultades de reconocimiento, evaluación y, por encima de todo, tratamiento, por la
dispersión de competencias en el escenario en el que suceden.
Son los riesgos medio ambientales, de la Naturaleza, nucleares, químicos, transportes
colectivos, epidemias, sequías, inseguridad ciudadana, productos de consumo, accidentes
laborales múltiples...

· Individuales: riesgos que sólo pueden afectar a un sujeto estructural, entendiendo


como tal a una persona, una familia o una empresa. Son los riesgos profesionales
individuales, las enfermedades no contagiosas, averías (no en servicios públicos),
incendios convencionales, robos, fraudes...

Por la intensidad general de los efectos:


este concepto está relacionado con la clasificación anterior, en cuanto al ámbito de influencia;
sin embargo, conviene matizar este apartado en cuanto a la gravedad potencial de los daños, que
conduce a la siguiente denominación reglamentaria, que se realiza en varios países:

· Riesgos mayores: riesgos que pueden originar muertes múltiples, daños importantes al
medio ambiente y al patrimonio, al funcionamiento de servicios de necesidad pública...

Según la reglamentación europea, en este grupo se consideran los riesgos de:


- Grandes incendios.
- Grandes explosiones.
- Fugas de productos con efectos tóxicos y/o contaminantes.

____________________
CFI Seguridad
LOS MEDIOS TÉCNICOS DE PROTECCIÓN (I) · 27

Al margen de esa reglamentación, se incluyen también los accidentes nucleares y los


producidos en sistemas tecnológicos complejos.

· Riesgos convencionales: riesgos que, por exclusión, no entran en el grupo anterior.

Por la intensidad económica de los efectos:


considerando los daños personales, o intangibles, en el valor económico que representan para la
empresa, surge la siguiente relación:

Clasificación Daños personales Daños económicos


Leve Lesión sin baja Menos del 0,05% del patrimonio
Baja Lesión con baja Del 0,05 al 0,1%
Moderada Lesión grave con baja Del 0,1 al 1%
Alta Una muerte Del 1 al 10%
Del 10 al 40%
Muy alta Varias muertes
De capital social a reservas financieras
Del 40 al 90%
Grave Numerosas muertes
De reserva financiera a patrimonio
Catastrófica Múltiples muertes Más del 90%

Por la recurrencia en el tiempo:


todos los riesgos conocidos tienen un tiempo de repetición en el tiempo, con mayor o menor
validez estadística. Si se considera el riesgo de caída de meteoritos, los períodos de
información de los que se tiene conocimiento son tan cortos (cientos de años frente a los
millones de años de existencia de la Tierra) y la información es tan escasa, que resulta
aventurado atribuir una probabilidad matemática precisa en un plazo de tiempo dilatado.

Conviene tener en cuenta la validez de las probabilidades estadísticas, que es plena si la


información procede de la experiencia propia de la empresa, pero que es relativa si se trata de
estadísticas ajenas, de empresas ajenas, aunque sean del mismo sector, de otras zonas o, como
es habitual, de otros períodos de tiempo.

Hay que resaltar que el concepto de ‘frecuencia’ hace referencia a lo ocurrido (accidentes),
frente a lo que puede ocurrir (riesgos) del concepto ‘probabilidad’. Aunque hay diferentes
clasificaciones de la probabilidad de riesgo, una de ellas, con aceptación extendida, es la
siguiente:

Clasificación Un accidente cada...


Altísima 0-7 días
Muy alta 1-4 semanas
Alta 1-12 meses
Media 1-10 años
Baja 10-100 años
Muy baja 100-500 años
Remota Más de 500 años

____________________
CFI Seguridad
28 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL

Desenlace

El desarrollo de las actividades con riesgo de accidente puede concluir de dos formas.

1) Sin accidente: se alcanza el objetivo previsto.

2) Efectos dañinos: no se alcanza el objetivo previsto y, como consecuencia, pueden resultar


daños que afecten a las personas y a los activos materiales e inmateriales, tanto de la empresa
como de terceros.

5. TIPOLOGÍA DE LOS RIESGOS.

De los diversos proyectos de clasificación de los riesgos efectuados en Seguridad, el cuadro más
completo lo constituye el Catálogo General de Riesgos, que establece los cuatro grandes grupos de
amenazas que la sociedad actual debe afrontar:

- Riesgos de la Naturaleza.
Seísmos, huracanes, tifones, inundaciones, rayos, nevadas, heladas, granizo, sequías, avalanchas,
desprendimientos, bacilos, virus, bacterias...

- Riesgos tecnológicos.
· Químicos: combustión, corrosión, toxicidad, fármacos, drogas, explosión química...

· Físicos: mecánica, termodinámica, explosión física, vibraciones, eléctrica, acústica, óptica,


radiaciones no ionizantes...

· Nucleares: mecánica, térmica, radiaciones ionizantes, explosión nuclear...

· Técnicos:
- Diseño (proyecto).
- Fabricación (construcción).
- Montajes (instalación).
- Mantenimiento (conservación).

- Riesgos derivados de las actividades sociales.


· En el trabajo:
- Maquinaria y herramientas.
- Equipos de manutención, transporte y almacenamiento.
- Herramientas y utillaje.
- Instalaciones auxiliares de fuerza y energía.
- Depósitos y recipientes.
- Manipulación de productos y materias peligrosas.
- Medio ambiente laboral.
- Condiciones de higiene y sanidad.
- Mobiliario.

____________________
CFI Seguridad
LOS MEDIOS TÉCNICOS DE PROTECCIÓN (I) · 29

· En el tráfico:
- Terrestre (carretera / ferrocarril).
- Marítimo.
- Aéreo.

· En el transporte:
- Terrestre.
- Marítimo.
- Aéreo.

· En las actividades de ocio.

· En el hogar.

- Riesgos derivados de las actividades antisociales.


Intrusión, robo, hurto, atraco, agresiones, atentado, secuestro, fraude, espionaje, sabotaje,
terrorismo, disturbios públicos...

Definición de los Riesgos

Riesgos de la Naturaleza.
Probabilidad de ocurrencia de fenómenos de la Naturaleza cuyo acaecimiento puede suponer una
amenaza para la vida humana o una pérdida económica.

Terremoto, seísmo o sismo.


Fenómeno caracterizado por las vibraciones del terreno, como consecuencia de la liberación brusca de
energía en forma de ondas sísmicas, provocado por reajustes de fuerzas y a partir de un foco
terrestre.

Rayo.
Descarga eléctrica de gran intensidad que se produce entre nubes, o entre éstas y la tierra, siguiendo
trayectorias sinuosas y ramificadas, en sentido dirigido hacia la superficie terrestre.

Huracán.
Vértice de aire –de hasta 500 kilómetros de diámetro–, que se forma entre las latitudes 5º y 20º
Norte y Sur, desplazándose a una velocidad media de entre 32 y 48 Km/h., con temperaturas
superiores a los 27º C. Constituye un centro de bajas presiones muy acusado, que se acompaña de
abundantes lluvias y de vientos que pueden llegar a superar los 200 km/h. En el centro se forma una
zona de engañosa calma: ‘el ojo del huracán’.

Tifón.
Huracán característico del mar de la China. Se acompaña de fuerte lluvia y es frecuente en los meses
de agosto, septiembre y octubre. Nace en el Pacífico, tiende hacia el Norte y barre las costas del
Japón, China y Filipinas.

Inundación.
Anegación o acción directa de las aguas procedentes de lluvias, del deshielo o de cursos naturales de
agua en superficie, cuando éstos se desbordan de sus cauces normales y se acumulan en zonas que
normalmente no están sumergidas.

____________________
CFI Seguridad
30 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL
Nevada.
Agua helada que se desprende de las nubes en cristales sumamente pequeños que, agrupándose al caer,
llegan a la superficie terrestre en forma de copos.

Helada.
Descenso de la temperatura del aire a un valor igual o inferior al punto de congelación del agua.

Granizo.
Precipitación, en estado sólido, de granos de hielo redondeados, de entre 5 y 50 mm. de diámetro,
producidos al agregarse cristales de agua en el interior de formaciones nubosas densas y potentes,
cuando la temperatura del aire es inferior a 0º C.

Sequía.
Período de ausencia, o de distribución pobre, de precipitaciones, acompañado de vientos secos y
calientes, que puede causar un grave desequilibrio hidrológico.

Avalancha, o alud.
Masa de nieve o hielo, que se desliza rápidamente por la ladera de una montaña, o barranco, como
consecuencia de la ruptura del equilibrio, provocada por temblores de tierra, deshielos primaverales,
sobrecargas u ondas acústicas.

Desprendimiento.
Caída de bloques individuales de rocas de un talud, provocada por la socavación de la base del mismo, o
por la pérdida de sujeción del bloque principal.

Tornado.
Amenaza de la Naturaleza, consistente en un vértice violento que hace girar el aire, alrededor de un
eje, en sentido de las agujas del reloj en el hemisferio Sur, y en sentido contrario en el Norte. Su
duración puede oscilar entre unos pocos minutos y varias horas, con velocidades del viento superiores a
los 200 Km./h.

Amenazas biológicas: virus, bacilos, bacterias...


Trasladados en los alimentos que, procedentes de la Naturaleza, se destinan a consumo humano, bien
directamente o bien a través de la ingestión de los productos y de la propia carne de los animales.

Riesgos tecnológicos.
Derivados de las aplicaciones y elementos desarrollados por la técnica, pudiendo ser: químicos, físicos,
nucleares o técnicos.

Riesgo químico.
Asociado a la producción, manipulación y/o almacenamiento de sustancias químicas peligrosas,
susceptibles de producir daños en elementos vulnerables, como resultado de incendios, explosiones o
escapes tóxicos.

· Combustión (fuego)
Reacción química entre un combustible y un comburente, relativamente rápida, de carácter
exotérmico, que se desarrolla en fase gaseosa o en fase heterogénea (gas-líquido, gas-sólido),
con o sin manifestaciones del tipo de llamas o de radiaciones visibles.

____________________
CFI Seguridad
LOS MEDIOS TÉCNICOS DE PROTECCIÓN (I) · 31

· Incendio
Combustión que se desarrolla de forma descontrolada.

· Corrosión
Proceso paulatino que cambia la composición química de un cuerpo metálico por acción de un
agente externo, destruyéndolo, aunque manteniendo lo esencial de su forma.
Es, también, un tipo de erosión producida al ser atacada una roca por agentes químicos que
provocan su alteración o su disolución superficial.

· Toxicidad
Propiedad de una sustancia o de un producto para causar daños al cuerpo humano por acción
química.

· Fármaco
Cualquier sustancia, simple o compuesta, que, aplicada interior o exteriormente al cuerpo del ser
humano, o de un animal, puede producir un efecto curativo.

· Droga
Sustancia o preparado medicamentoso, de efecto estimulante, deprimente, narcótico o
alucinógeno, empleado, por lo común, con fines ilícitos. De cualquier forma, no hay que olvidar
que, en sí, la droga no es más que un preparado médico; lo que la hace ilícita es su uso
inadecuado y su comercialización fuera de cauces normalizados.

· Explosión química
Expansión rápida y violenta, derivada de la combustión de una masa gaseosa que da lugar a una
onda de presión que puede destruir los materiales o la estructura próximos o que la confinan.

Riesgo físico.
Derivado de fenómenos físicos capaces de producir daños en elementos vulnerables, como consecuencia
de fallos o errores en el funcionamiento o manipulación de instalaciones y/o equipos mecánicos,
termodinámicos, eléctricos, acústicos y ópticos, o por la producción de vibraciones, radiaciones no
ionizantes o explosiones físicas.

· Riesgo mecánico
Derivado de fenómenos mecánicos susceptibles de producir daños en elementos vulnerables,
como consecuencia de fallos o errores en el funcionamiento o manipulación de máquinas.
Son, también, los agentes físicos materiales que pueden producir efectos como choques,
rozaduras, erosiones, etc.

· Riesgo termodinámico
Riesgo derivado de fenómenos producidos por la relación entre el calor y otras fuentes de
energía.

· Riesgo eléctrico
Riesgo inherente a la producción, transporte y utilización de la energía eléctrica.

· Vibración
Acción y efecto por el que un cuerpo elástico experimenta cambios alternativos de forma, de tal
modo que sus puntos oscilan sincrónicamente en torno a sus posiciones de equilibrio, sin que el
cuerpo cambie de lugar.

____________________
CFI Seguridad
32 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL

· Riesgo acústico
Derivado de la formación y propagación de los sonidos, que se manifiesta en los órganos
auditivos de los seres vivos.

· Radiación no ionizante
Mecanismo de transmisión de la energía mediante un movimiento ondulatorio electromagnético
que se propaga en todas las direcciones, con la velocidad de la luz (299.790 Km./s).

· Riesgo óptico
Forma de radiación no ionizante que representa el riesgo derivado de los fenómenos luminosos,
que integra las manifestaciones de este tipo de radiaciones en los ojos de los seres vivos.

· Explosión física
Expansión rápida y violenta de una masa gaseosa, que da lugar a una onda de presión que puede
destruir los materiales o estructuras próximos o que la rodean.

Riesgo nuclear.
Riesgo asociado a las sustancias radioactivas, susceptibles de producir daños en elementos vulnerables,
como consecuencia de su producción, manipulación, almacenamiento y utilización.

· Efecto mecánico
Riesgo inherente a una explosión nuclear, o a otras causas, que se manifiesta mediante
fenómenos compuestos por la formación de ondas de presión y la emisión de proyectiles o
fragmentos.

· Radiación térmica
Riesgo que consiste en la transmisión de calor mediante un movimiento ondulatorio
electromagnético que se propaga, en todas direcciones, a gran velocidad.

· Radiación ionizante
Radiación capaz de producir, directa o indirectamente, iones a su paso a través de la materia.

· Explosión nuclear
Formada por la liberación de energía inherente a un fenómeno de fisión o de fusión. En el
primero, el núcleo de ciertos isótopos pesados se escinde, al ser bombardeado por neutrones,
para formar otros núcleos más ligeros, con gran liberación de energía. En el segundo fenómeno,
la liberación de energía proviene de la fusión de dos núcleos ligeros, que forman uno más pesado.

Riesgo técnico.
Asociado al desarrollo de los procesos productivos y/o constructivos, susceptibles de producir daños en
elementos vulnerables.

· Diseño - Proyecto
Riesgo derivado de la planificación de los procesos de fabricación y construcción.

· Fabricación - Construcción
Riesgo inherente al desarrollo y actividades que integran los procesos productivos y
constructivos.

____________________
CFI Seguridad
LOS MEDIOS TÉCNICOS DE PROTECCIÓN (I) · 33

· Montaje - Instalación
Riesgo asociado a las operaciones de implantación de máquinas y equipos, así como las
actividades de colocación de elementos muebles.

· Mantenimiento - Conservación
Riesgo derivado de las operaciones de inspección, prueba y reparación de bienes y equipos.

Riesgos derivados de las actividades sociales.


Por su trascendencia, destacan en este apartado los riesgos medio ambientales, aunque,
conceptualmente, no respondan a la clasificación de amenazas según su origen.

Riesgos medio ambientales.


Alteraciones del medio ambiente por distintos sucesos, que son consecuencia de un desarrollo
incontrolado de diversas actividades que producen la liberación de productos contaminantes.

· Vertido de líquidos contaminantes en aguas


Riesgo que consiste en el depósito de productos contaminantes en aguas superficiales, pudiendo
derivar de ello la contaminación de aguas potables y, consecuentemente, graves perjuicios para
el medio ambiente y para las personas.

· Filtración de productos contaminantes en suelos


Riesgo derivado del depósito de productos contaminantes sobre el suelo y las aguas
subterráneas, dejándolos inservibles para su explotación agrícola, ganadera y de consumo.

· Emisión de contaminantes en el aire


Riesgo que consiste en el lanzamiento a la atmósfera de elementos que deterioran la calidad del
aire, produciendo graves perturbaciones en los ecosistemas receptores, con posible posterior
incorporación a la cadena trófica (nutritiva).

Riesgos derivados de las actividades antisociales.


El cuarto grupo de amenazas del Catálogo General de Riesgos se caracteriza por el origen humano de las
actuaciones y la voluntad expresa de realizar el daño.

El fin perseguido con tales acciones puede ser muy diferente y, con frecuencia, muy complejo. El ánimo
de lucro representa el objetivo normal de atracos, robos, hurtos, fraudes, estafas, extorsiones y
chantajes, pero también está presente en las actuaciones de secuestro y en el espionaje industrial.

Las agresiones terroristas tendrán, generalmente, objetivos de carácter político-social, acordes con su
ideología, pero perseguirán, con cierta frecuencia, finalidades inmediatas de lucro, venganza o
notoriedad.

La amenaza de intrusión está vinculada a una actuación posterior, en tanto que el acto vandálico se
caracteriza por su irracionalidad, mientras que los disturbios y agresiones tienen un amplio abanico de
motivaciones y finalidades.

Importancia y evolución.
La trascendencia de las amenazas de carácter antisocial en las sociedades modernas viene
representadas por dos aspectos. Por un lado, el crecimiento de la actividad delictiva a todos los niveles,

____________________
CFI Seguridad
34 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL
como consecuencia de factores sociales e ideológicos, como son, por ejemplo, el empobrecimiento de
grandes sectores de población, el paro, la corrupción inherente a la sobre-valoración del dinero o la
llamada ‘inmigración ilegal’.

Por otra parte, nadie cuestiona el continuado avance de la tecnología y su consecuente uso por los
autores de las agresiones que, en sectores como el informático, llevan una considerable ventaja a los
sistemas de protección específicos.

Así pues, se une el crecimiento cuantitativo de las amenazas al crecimiento cualitativo, obligando a la
adecuación de la Seguridad.

Protección.
Consecuentemente con lo anterior, las sociedades modernas afrontan este doble incremento de las
amenazas antisociales con un redoblado esfuerzo en el empleo de recursos del sector público que, dada
la magnitud del problema, resultan insuficientes.

Se hace necesaria una intensa participación del sector privado, mediante la implantación de sistemas de
seguridad que integren medios de protección técnicos y humanos, con medidas, normas y
procedimientos que permitan la coordinación de todo el conjunto de Seguridad.

Tipología de los Riesgos de carácter antisocial.

· Intrusión
Consiste en la entrada, sin derecho, en espacio ajeno, con simulación o sigilo. De esta misma definición
se desprenden las dos formas habituales de producir la intrusión:

- Entrada, mediante simulación o engaño, por los accesos naturales del edificio.

- Infiltración, con sigilo, a través de las fachadas, cubiertas, sótanos o patios interiores del
inmueble.

Por otra parte, la intrusión, como amenaza, por sí sola, carece de sentido y debe entenderse siempre
vinculada a actuaciones posteriores, constitutivas de la verdadera amenaza.

Tanto para esta amenaza como para el resto de las de carácter antisocial, se van a dibujar en el
ejemplo de un hipotético edificio, denominado ‘DELTA’. Así, en el caso concreto del edificio ‘DELTA’, la
intrusión puede ser llave de las amenazas de robo, hurto, sabotaje, amenaza de bomba (con artefacto
real), daños a la información, disturbios, agresiones, atentado y/o secuestro.

De lo expuesto se deduce la trascendencia del tratamiento de la intrusión que, si bien resulta difícil y
compleja, su solución eficaz permite abordar todas las amenazas citadas, derivadas de ella.

· Robo
Se entiende por robo la apropiación de una cosa mueble ajena, contra la voluntad de su dueño, con ánimo
de lucro y empleando fuerza en las cosas.

Este empleo de fuerza en las cosas puede ser:

- Con medios no violentos, que no producen daño en el lugar del robo, como el escalamiento
(entrada por vía no prevista al efecto) y el uso de llaves falsas.

____________________
CFI Seguridad
LOS MEDIOS TÉCNICOS DE PROTECCIÓN (I) · 35

- Con medios violentos, mediante fractura exterior o interior. Butrón o fractura de puertas y
ventanas, en el primero; rotura de armarios, vitrinas, etc., en el segundo.

· Hurto
Se define el hurto como la apropiación de una cosa mueble ajena, contra la voluntad de su dueño, con
ánimo de lucro y sin el empleo de intimidación o violencia en las personas, ni de fuerza en las cosas.

Su incidencia es considerablemente menor que la del robo, en razón de la escasa repercusión de estos
hechos, de una parte, y de la limitada cuantía de los botines, por otra.

Son elementos que propician el hurto: el descuido, la rutina, las aglomeraciones y las situaciones
confusas.

Ambas amenazas, robo y hurto, tienen su interés en el edificio ‘DELTA’ en torno a los espacios en los
que se ubican los diferentes tipos de bienes: oficina bancaria, estacionamientos, áreas de trabajo, etc.

· Sabotaje
Conceptualmente, es la realización de daños o deterioro en la maquinaria, productos, etc., como
procedimiento de lucha contra el Estado y sus instituciones, contra entidades públicas o empresas, en
conflictos sociales y políticos.
Puede, ocasionalmente, tener su origen en empleados descontentos, adversarios políticos o sociales,
etc., y ser ejecutado por medios manuales o mecánicos, si bien el acto de sabotaje se vincula,
normalmente, a las organizaciones terroristas, mediante el empleo de medios explosivos de destrucción.

Sus objetivos, en el supuesto edificio, serían las instalaciones de servicios del edifico ‘DELTA’: sala de
calderas, instalaciones de aire acondicionado, sala de máquinas de ascensores, salas de bombas,
depósito de combustible, centro de transformación, etc., y, en general, cualquier medio técnico de
servicio cuya destrucción acarree serias dificultades en el edificio.

En cuanto a los procedimientos de actuación, el más usual consistiría en la intrusión con explosivos,
mediante simulación o sigilo, para la posterior colocación del artefacto en los equipos elegidos como
objetivo. En todo caso, no se debe descartar la posibilidad de empleo de coche-bomba, a este fin, o la
actuación desde el exterior.

· Aviso de bomba
Se entiende esta amenaza como una forma peculiar del atentado o sabotaje, y consiste en una actuación
informativa de colocación de un artefacto, cuya veracidad o falsedad va a crear la incertidumbre,
frecuentemente pretendida como único objetivo.

Puede tener su origen en empleados descontentos, adversarios de cualquier tipo, dementes, etc.,
constituyendo, con mucha frecuencia, falsas alarmas que producen importantes trastornos en la vida y
trabajo de cualquier empresa.

Sin embargo, en el caso concreto de amenazas de bomba por grupos terroristas es normal la existencia
real del artefacto, así como la posibilidad de constatación, mediante indicios, de la veracidad de este
origen.

____________________
CFI Seguridad
36 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL
Como consecuencia de la entidad del Grupo X (propietario del edificio ‘DELTA’), tanto en el ámbito
nacional como en el internacional, tanto sus altos directivos como sus edificios pueden verse afectados
por agresiones, de cualquier tipo, de las organizaciones terroristas.

· Carta o paquete-bomba
Caracterizan a esta forma de agresión: su empleo intermitente, la utilización generalizada de
mecanismos de explosión anti-apertura y la presencia normal de elementos mecánicos.

El objetivo de esta amenaza puede ser cualquier persona del edificio, cuyo nombre y dirección hayan
sido localizados por el agresor, generalmente, una organización terrorista, si bien resultan más
susceptibles de ser agredidos los cargos de responsabilidad y, en particular, la figura del presidente.

· Ataques a la información
La información constituye un bien legítimo de la empresa, cuya destrucción, manipulación fraudulenta o
conocimiento por terceros, puede acarrearle graves daños a la empresa. Al solo efecto de su
protección, la información se clasifica en:

- Documentaciones. Información sobre soporte papel, fotográfico y similares.

- Soporte magnético. Información contenida en el proceso lógico o informático.

- Comunicaciones. Información que se transmite a través de la conversación directa, ondas de


radio y líneas físicas de transmisión.

- Actividades constitutivas de información, tales como reuniones de alta dirección, relaciones


con otras empresas, preparación de campañas y otras.

Los ataques característicos a la información son: el sabotaje, el espionaje y la manipulación fraudulenta


de los datos.

A) Sabotaje informático.- Consiste en la destrucción de información sobre soporte magnético,


de manera intencionada, mediante agresión física a los equipos de ordenadores y elementos
auxiliares (fuego provocado, artefacto explosivo u otros) o mediante ataques lógicos a los
recursos informáticos.

I - Virus informático.- 1) Todo programa de ordenador capaz de replicar su código, de


manera reiterada, en un soporte distinto al que ocupaba inicialmente. 2) Programa
informático creado para infectar, con órdenes anómalas que borran, alteran o hacen
inaccesible la información contenida en los diferentes soportes informáticos.

II - Agresiones Lógicas (no víricas).- Conjunto heterogéneo de procedimientos, ajenos a


los virus, dirigidos a la destrucción de información en soporte magnético, mediante el
acceso directo al ordenador o a través de las líneas de comunicación (bomba lógica,
Caballo de Troya, etc.).

B) Espionaje.- Obtención ilegal de información para su utilización por personas ajenas a los
propietarios legítimos. Esta forma de ataque a la información puede ser de origen interno o

____________________
CFI Seguridad
LOS MEDIOS TÉCNICOS DE PROTECCIÓN (I) · 37

externo y, por lo general, se realiza con ánimo de lucro. Priva a la empresa de la posesión
exclusiva de la información, aun cuando no la destruya.

I - Escucha.- En la seguridad de las comunicaciones, se entiende como escucha la forma


de ataque a las comunicaciones consistente en la obtención ilegítima de información
transmitida, sin producir su destrucción.

II - Escucha ambiental.- Escucha que tiene por objeto la captación de las


conversaciones u ondas directas entre dos o más personas. Presenta dos formas
peculiares:

a) Escucha microfónica, consistente en la captación de las conversaciones


mediante el empleo de microtransmisores introducidos en el locutorio o en sus
proximidades.

b) Captación de ondas a distancia, mediante el empleo de equipos diseñados a


este fin, para su posterior amplificación.

III - Escucha hilo, o pinchazo.- Escucha que tiene por objeto extraer información que
circule por una línea de transmisión determinada. Será usual la instalación de un equipo
receptor en derivación, en cualquier punto del cableado, y, por lo general, un trasmisor
radio para evitar la localización del agresor, en el caso de ser revisada la línea.

IV - Escucha radio.- Escucha que consiste en la captación de los mensajes emitidos por
cualquier estación o equipo de ondas, mediante el empleo de un receptor y la simple
localización de la frecuencia de emisión.

C) Manipulación fraudulenta de datos.- Consiste en la actuación directa sobre la información,


para modificarla en beneficio propio o de terceros. Su origen puede ser interno o externo. Los
procedimientos usuales para lograr el acceso no autorizado son: 1. El empleo de los puntos
débiles del sistema de seguridad, normal o lógico. 2. La suplantación de personas autorizadas
con un nivel de acceso conveniente.

· Disturbios. Agresiones. Vandalismo


La posibilidad de que se produzcan disturbios externos, que puedan ocasionar daños a personas y
bienes, constituye una amenaza potencial para la entidad propietaria del edificio ‘DELTA’.

Caso de producirse, merecerá especial atención la posible existencia de cristaleras en el edificio, por
ser ese tipo de fachadas un objeto generalmente inmediato de las iras de este tipo de desórdenes.

Constituyen una amenaza, al igual que en el caso de actos vandálicos injustificados, los disturbios
internos, por los daños que, con frecuencia, pueden producir sobre el mobiliario, materiales o
estructuras del propio edificio, que pueden también traducirse en agresiones sobre personas.

· Atraco
Consiste el atraco en la apropiación, con ánimo de lucro, de una cosa mueble ajena, contra la voluntad de
su dueño, empleando normalmente fuerza en las cosas y, siempre, violencia o intimidación en las
personas.

____________________
CFI Seguridad
38 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL
La tipología de los atracos establece cinco modelos característicos: rápido, certero, sofisticado, con
secuestro previo e personas, y con amenaza a empleados o clientes. La posibilidad real de atraco en el
edificio ‘DELTA’ está vinculada a la posible existencia de oficinas bancarias, centros de pagos y cobros,
cajas, etc.

· Atentado
Se define el atentado como la agresión al Estado o a una persona constituida en autoridad y, con
carácter general, la agresión contra la vida o la integridad física o moral de una persona. En el ejemplo
tomado para las amenazas de carácter antisocial, habría que valorar si en el edificio ‘DELTA’ hay
personas que pueden ser objeto de atentado. En caso afirmativo, si el presidente del Grupo X, por
ejemplo, contara con un despacho de trabajo en el edificio ‘DELTA’, el atentado sería una amenaza a
trabajar.

El atentado constituye la forma de amenaza más violenta, siendo su objetivo el de la muerte de una o
varias personas concretas, cuya selección está directamente relacionada con las personas constitutivas
de objetivos. En la realidad, se suele producir un incremento de víctimas inocentes, ajenas a esa
selección, como consecuencia de errores o precipitaciones del agresor.

En cuanto a los medios y procedimientos de actuación que pueden ser empleados en un atentado, pueden
ser los siguientes:

- Empleo de armas convencionales, de tiro tenso y proyectil macizo (pistola, metralleta, fusil,
rifle, carabina, etc.), con la posibilidad de utilización de alza telescópica y equipo de visión
nocturna.

- Lanzamiento de ingenios explosivos; normalmente, proyectiles explosivos (rompedores, de


carga hueca, incendiarios, etc.) sobre el objetivo seleccionado, desde una posición exterior al
mismo.

El lugar de lanzamiento estará condicionado por el alcance eficaz del arma, accesibilidad,
seguridad de actuación, protección, ocultamiento y posibilidad de evasión posterior.

- Colocación de artefactos explosivos que, normalmente, estará constituido por un dispositivo


iniciador, un elemento detonador (fulminato de mercurio, nitruro de plomo), una pequeña carga
multiplicadora de explosivo muy sensible, la carga explosiva principal y, en su caso, una envuelta
de materiales muy variables, que actuarán como proyectiles, incrementando la capacidad de
destrucción.

Los artefactos pueden tener el aspecto exterior que la imaginación del agresor quiera darles y
los lugares de colocación pueden ser, también, muy variados:
· En el interior de un edificio (aseos, áreas de acceso al público, despachos, etc.).
· En el subsuelo de los edificios (estacionamiento de vehículos y galerías subterráneas).
· En el exterior de los edificios (adosados a zócalos, cornisas, ventanas, puertas, etc.).
· En los vehículos; ocultos en su interior (maleta, motor, bajos...) o adosados a la parte
inferior.
· En aeronaves, trenes o barcos, mediante el ocultamiento del artefacto en equipajes,
cargas, etc.
· En las vías de comunicación (carreteras, ferrocarriles), con especial preferencia por
los puentes y túneles.

____________________
CFI Seguridad
LOS MEDIOS TÉCNICOS DE PROTECCIÓN (I) · 39

· A través del servicio de Correos o mediante mensajeros, constituyendo el envío de


carta o paquete-bomba.

- Aviso de bomba y envío de carta o paquete-bomba, ya tratados en páginas anteriores.

- Empleo de coche-bomba. Es el procedimiento de actuación más frecuentemente empleado por


el terrorismo en Europa. Representa una forma de agresión extraordinariamente mortífera, por
la gran cantidad de explosivo que puede utilizar y los efectos de la metralla que proyecta.
Proporciona al terrorista amplia libertad de acción en la selección de sus objetivos y un elevado
grado de impunidad.

Existen determinadas formas de empleo del coche-bomba, que conllevan diferentes procedimientos de
ejecución:

· Como trampa, eligiendo el propio coche de la víctima, al que se adosa una carga en la
parte inferior o se introduce en el motor o en la maleta. Requiere una carga moderada,
lo que facilita su preparación, normalmente realizada en la calle y, preferentemente, de
noche.

· A la espera, preparando previamente un vehículo de la organización, o robado, con una


elevada carga de explosivos, para su activación al paso de la víctima.

· Contra un objetivo o instalación fijos, a fin de producir víctimas en su interior.


Normalmente se tratará de un edificio y puede llevarse a cabo mediante ubicación del
coche-bomba en el interior, o previo estacionamiento inmediato a una fachada.

· Contra objetivos indiscriminados, con una elevada carga y previa ubicación del vehículo en un área de
alta circulación peatonal y automovilística.

· Secuestro
Dado que se ha supuesto que el presidente del Grupo X cuente con un despacho en el edificio ‘DELTA’,
el secuestro es otra de las amenazas a tener en cuenta.

Se entiende por secuestro la aprehensión indebida de una persona para exigir dinero por su rescate, o
para otros fines. También, aprehensión indebida de vehículos (aviones, barcos...), con violencia sobre la
tripulación y pasaje, a fin de exigir como rescate una suma de dinero o la concesión de ciertas
reivindicaciones políticas, entre otras.

Así como el atentado tiene un carácter casi exclusivamente terrorista, el secuestro viene a ser
realizado, con frecuencia, por delincuentes especializados y, no pocas veces, por personas sin
antecedente penal alguno.

· Terrorismo
En sí no es un Riesgo solo, sino el resultado de un sistema organizado que utiliza varias amenazas
conjuntamente.

____________________
CFI Seguridad
40 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL
De su concepto se desprenden varias definiciones:

- Dominación por el terror.

- Sucesión de actos de violencia ejecutados para infundir terror.

- Forma violenta de lucha política, mediante la cual se persigue la destrucción del orden
establecido o la creación de un clima de temor e inseguridad, susceptible de intimidar a los
adversarios o a la población en general.

Formas de terrorismo. Desde una perspectiva sociológica, el terrorismo se presenta como un fenómeno
de violencia colectiva que puede adoptar muy diversas formas:

- Terrorismo de Estado, afín a la primera definición expuesta. La dominación por el terror se


ejerce desde los más altos estadios del poder político.

- Terrorismo orgánico, asumido como forma de acción política o social por grupos parciales en
ruptura y no-integración a la sociedad global de la que forman parte. Coincide con la tercera
definición.

- Terrorismo individual, que puede tener su expresión en un psicópata que trata de encontrar en
la violencia la afirmación de su personalidad patológica. Otro ejemplo sería el del anarquista
desesperado ante la imposibilidad de hacer realidad sus ideales en la sociedad real en la que
vive. Estarían, ambos casos, dentro de la segunda de las definiciones.

- Terrorismo desde el Estado, consistente en la ejecución de actuaciones de violencia,


usualmente encubiertas, como reacción al desencadenamiento de las agresiones del terrorismo
orgánico.

Dejando un tanto al margen al terrorismo individual, por sus particulares connotaciones, hay que
reseñar que el terrorismo orgánico y el terrorismo de Estado son ambos igualmente ilícitos y de
consecuencias negativas.

La finalidad perseguida por el terrorismo político, u orgánico, será, normalmente, la destrucción del
Estado, sea para imponer posteriormente su propia ideología, sea para obtener algún tipo de
independencia, para modificar profundamente las estructuras político-sociales o para conseguir
cualquier otro objetivo. En todos los casos, implica una voluntad de destrucción y la finalidad inmediata
es la de crear un clima de miedo e intimidación en la población, así como debilitar la capacidad política
de los gobernantes.

Para ello, la organización llevará a cabo, de forma sistemática, los denominados ‘actos terroristas’,
mediante los cuales pretende lograr la progresiva degradación de la sociedad y el reforzamiento de la
voluntad agresora.

En consecuencia, y haciendo uso de los poderosos medios de comunicación, la organización tratará de


lograr la más amplia difusión de cada acción, lo que, por otra parte, resulta inevitable, dada la
trascendencia informativa de las pérdidas humanas y materiales que se producen en esas agresiones.

Cuando el conjunto de las actuaciones terroristas alcanza importantes cotas de desarrollo –por la
violencia, número y frecuencia de los actos de agresión– la sensación de impotencia se suma al miedo de

____________________
CFI Seguridad
LOS MEDIOS TÉCNICOS DE PROTECCIÓN (I) · 41

la población y a la debilitación del poder político. Resulta normal, en esta situación, el reforzamiento
cuantitativo y cualitativo de la represión policial y militar, y la disminución de los derechos cívicos
vigentes, lo que se traduce en grave y doble daño para la sociedad, que debe asumir, de una parte, la
permanente amenaza de los actos terroristas y, por otro lado, la presión del aparato estatal.

Determinados gobiernos, enfrentados a la agobiante situación que plantea la escalada de violencia


terrorista, optan por soluciones inmersas en el concepto descrito de ‘terrorismo desde el Estado’. Así,
se crean grupos secretos, dotados de especialistas, o emplean profesionales voluntarios de las Fuerzas
Armadas y de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

Aun cuando este tipo de actuaciones delictivas haya sido realizado con alguna frecuencia en las
sociedades modernas, no hay que olvidar que “un solo crimen cometido en nombre del Estado, condena al
Estado”, lo que vincula a todos y cada uno de los ciudadanos, siendo absolutamente inaceptable en un
Estado de Derecho.

Además de esas consideraciones éticas citadas, el precedente creado con esos hechos puede llegar a
repetirse contra otros colectivos, adversarios no terroristas, y recibir alguna forma de justificación
ideológica. Así inició su andadura el nazismo...

Con independencia de las finalidades generales –destrucción del Estado y degradación progresiva de la
sociedad–, los actos terroristas suelen perseguir determinadas finalidades ocasionales, como la
liberación de rehenes, represalias, obtención de dinero, armas o explosivos, y, obviamente, la pública
notoriedad de sus actuaciones.

En cuanto a los objetivos concretos del acto terrorista, la organización tiende a centrar sus agresiones
sobre personas e instalaciones que, de una u otra forma, representan el sistema social, político o el
modo de vida contra el que lucha. Las personas que constituyen usualmente objetivos, entre otras, son:

- Miembros de las Fuerzas Armadas o de las Fuerzas de Seguridad del Estado, de forma
indiscriminada y sin importar el nivel jerárquico.

- Determinados funcionarios del Estado: jueces, fiscales, personal de prisiones...

- Dirigentes del Gobierno u otros partidos políticos, y determinados altos cargos de las
administraciones públicas.

- Individuos considerados por la organización terrorista como colaboradores de las Fuerzas y


Cuerpos de Seguridad.

- Personas calificadas por la organización como traidores a la causa.

- Empresarios, en general, y, eventualmente, otro tipo de personas, seleccionadas en razón de


circunstancias sociales o políticas, como traficantes de drogas o candidatos a elecciones.

La ejecución del terrorismo se produce a través de otras amenazas concretas, como los atentados y
secuestros, actos de sabotaje, extorsiones, chantajes, agresiones personales, robos, atracos... Para la
ejecución de esas amenazas, el terrorismo político utiliza medios como el empleo de armas
convencionales, lanzamiento de ingenios explosivos, colocación de artefactos, aviso de bomba, envío de
carta o paquete-bomba, empleo de coche-bomba, golpe de mano o ataque de fuerza al objetivo, etc.

____________________
CFI Seguridad
42 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL
6. ELEMENTOS PASIVOS. LA SEGURIDAD FÍSICA.

Son mecanismos de carácter material. Su función es la de limitar y restringir el acceso a una zona
determinada; son ‘obstáculos’ y actúan coartando la libertad de movimientos de los posibles intrusos.
Son estáticos e inmóviles; son cosas y carecen de respuesta ante estímulos externos. Su función básica
es la de disuadir, detener o, al menos, retardar la progresión de la amenaza. El incremento del tiempo
que estos elementos imponen a acción agresora resulta imprescindible para facilitar la alarma y la
reacción. Los elementos pasivos se corresponden con la seguridad física y se clasifican en función de la
protección que ejercen. Los elementos más característicos, son:

Control de accesos.
· Puertas y barreras.
· Tornos.
· Cerraduras y mecanismos de apertura.
· Dispositivos de bloqueo.
· Control de tráfico.
· ......
· ......

Intrusión.
· Muros.
· Mamparas y tabiques.
· Cerramientos y vallas.
· Alambradas.
· Puertas acorazadas y blindadas.
· Rejas.
· Barreras de detección.
· Cierres y persianas.
· ......
· ......

Agresiones.
· Refugios y cabinas blindadas.
· Vehículos blindados.
· Mostradores y equipos especiales.
· ......
· ......

Fuego.
· Muros y cerramientos contrafuegos.
· Revestimientos ignífugos.
· Puertas cortafuegos.
· ......
· ......

Emergencias.
· Escaleras de emergencias.
· Dispositivos antipánico.
· Dispositivos de bloqueo.
· ......
· ......

____________________
CFI Seguridad
LOS MEDIOS TÉCNICOS DE PROTECCIÓN (I) · 43

Otros.
· Cámaras acorazadas.
· Armarios y cajas fuertes.
· Buzones y cajeros especiales.
· ......
· ......

Elementos de una puerta de seguridad.

____________________
CFI Seguridad
44 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL

A la izquierda, vista de una cerradura de seguridad.

En la imagen del centro, corte de un muro de seguridad.

Abajo, sección del muro en su colocación en el suelo.

____________________
CFI Seguridad
LOS MEDIOS TÉCNICOS DE PROTECCIÓN (I) · 45

7. SISTEMAS DE CIERRE PERIMETRAL.

Se caracterizan por su ubicación: rodean, circundan, restringen y limitan el acceso a la zona protegida.
Son ‘cosas’; el primer obstáculo a salvar por parte del intruso que quiera acercarse al objeto protegido.
Complementan la labor del ser humano. Pueden ser elementos pasivos aunque, en ocasiones, están
apoyados por elementos electrónicos. En su aplicación, no se comportan de igual forma con las cosas que
con las personas.

Son conocidos como ‘elementos de control de acceso’; junto a ellos habrá medios humanos, animales,
mecánicos y electrónicos:

Humanos.
Vigilantes de Seguridad.

Animales.
Generalmente, perros de ataque, aunque también se utilizan gansos y otros animales, dependiendo del
objetivo protegido o de la función de seguridad realizada.

Mecánicos.
· Barreras según sea su función: pivotantes, deslizantes, de una hoja o de varias, blindadas...
· Esclusa de paso: no permite el paso de una zona a otra –de un nivel de seguridad a otro– sin
haberse cerrado el primero. Utilizan apertura manual, electrónica, con o sin cámara de vídeo,
etc.
· Cerraduras y mecanismos: accionados a distancia, bajo la acción de uno o varios pestillos, etc.

Electrónicos.
· Circuitos cerrados de televisión (CCTV).
· Radares.
· Sensores.

Como se ha señalado, los sistemas de cierre perimetral están formados, por lo general, por
componentes pasivos. No obstante, la combinación de elementos pasivos y activos es el método habitual
en Seguridad, ya que, sin duda, la aplicación de las nuevas tecnologías, con el abaratamiento de costes y
fácil acceso, hace que sean más asequibles y, por lo tanto, con mayores posibilidades de utilización.

Clasificación
En la página anterior se muestra una clasificación en función de la combinación de los componentes que
participan en seguridad. La siguiente clasificación se hace en función del lugar y de cómo se ubican:
elementos fijos y elementos no fijos.

Muros.

Su configuración, estructura, composición... varía según el


fabricante; pueden ser de ladrillo, piedra, hormigón, metal...
Dependerá, también, de su ubicación: interior o exterior.
Lógicamente, la calidad del material, y el propio material en sí,
ofrecerán diferentes niveles de seguridad.

____________________
CFI Seguridad
46 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL
La altura mínima será de tres metros y no habrá de tener irregularidades que faciliten el apoyo de
manos y pies del agresor. La parte más elevada del muro es un elemento importante en la acción de
retardo de la agresión; un acabado curvo dificultará el empleo de arañas o elementos de enganche, pero
facilitará la coronación final del obstáculo; sobre todo, si se utilizan pértigas para ello. El uso de
elementos cortantes puede facilitar el enganche pero dificultar, por el contrario, la coronación final. El
empleo de bayonetas facilita la actuación con arañas, pero sitúa al intruso en una difícil situación para
superar la parte final del muro...

Vallas.
Es otro de los sistemas tradicionales de cerramiento perimetral y, al igual que en el caso de los muros,
también en las vallas se dan las diferencias entre materiales empleados para su confección –alambre,
malla, espino...– y el fin perseguido en su utilización.

De carácter semirígido, constituye uno de los elementos más eficaces y económicos de protección
pasiva, con una fácil y rápida instalación, así como con la posibilidad de establecer varios dispositivos en
profundidad. Las dificultades del terreno no suelen ser problema para su instalación.

Para vulnerar la valla, el agresor intentará varias opciones, desde trepar hacia el borde superior hasta
pasar por debajo, utilizando pértigas para saltar o cizallas para abrir huecos. Para que proporcione un
tiempo de frenado de la agresión suficiente, la valla debe reunir unas condiciones mínimas, teniendo en
cuenta los materiales, grosor de los mismos, anclajes al suelo y elementos de refuerzo, como las
bayonetas.

El remate superior de la valla


dificulta el acceso del intruso.

Bayonetas.
Es un obstáculo complementario de las vallas y de los muros; su finalidad es la de dificultar la
coronación de éstos por su parte superior. Consisten en la instalación de unas barras metálicas, de unos
50 cm., sobre los postes de las vallas o anclados en la parte superior de los muros, con una separación
normal de tres metros y el tendido de tres o más líneas de alambre de espino entre las barras.

Su forma más sencilla es la bayoneta simple, con un ángulo de 45º de inclinación hacia el exterior del
área a proteger. Un complemento frecuente a la bayoneta es la instalación de un rollo continuo de
alambre de espino sobre la ‘V’ formada en la parte superior del obstáculo.

Diferentes fórmulas para


realizar las uniones de las
bayonetas a las vallas y en los
ángulos formados por éstas.

____________________
CFI Seguridad
LOS MEDIOS TÉCNICOS DE PROTECCIÓN (I) · 47

Refuerzo de alambre de espino, utilizada en los


niveles superiores de muros, bayonetas, vallas, etc.

Verjas.
Elemento rígido tradicional de cerramiento, cuyas posibilidades de producir retardo en el intento de
escalada dependen de la altura del obstáculo, de la ausencia de puntos de apoyo en el diseño de la verja
y de su acabado superior, con elementos punzantes y/o cortantes.

Dependiendo de los materiales empleados en su fabricación, podrá ser vulnerable a la deformación por
medios de presión como el gato mecánico, por ejemplo.

____________________
CFI Seguridad
48 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL

La combinación de elementos de seguridad es imprescindible


para el éxito en la tarea de proteger el objetivo. También en
los elementos pasivos se utilizan diferentes medios a la vez.

Alambradas.
Es un medio flexible, económico y de fácil instalación, aunque su capacidad de retardo de la agresión es
limitada. Generalmente se utiliza alambre de espino, tendido entre piquetes de sujeción de hierro
angulares, con un desarrollo en líneas paralelas y cruzadas, de densidad variable.

El tendido simple de una sola fila de piquetes es fácilmente superable por el intruso; sin embargo, un
tendido de dos o más filas, que proporcione una profundidad superior a los tres metros, con alambre
entrecruzado de forma irregular entre las filas y un cierto anclaje de piquetes y alambrada inferior,
puede resultar un obstáculo nada fácil de sobrepasar en poco tiempo. También puede reforzarse con el
desarrollo continuo de alambrada de espino entre las filas, lo que hace todavía más difícil la intrusión.

Puertas.
Se instalan en los puntos principales de acceso. Pueden ser de tres tipos:

- De seguridad. Para dar respuesta a un nivel básico de seguridad, que garantice el retardo
suficiente de la intrusión para permitir la actuación de los medios de reacción. Se corresponden
con la necesidad de dar protección a un número elevado de recintos sin recurrir a las
relativamente costosas puertas blindadas.

- Blindada. Es la más utilizada. Los costes juegan un papel importante y de ellos depende el tipo
de material, el sistema de cierre, el reforzamiento de planchas de acero y las cerraduras de
seguridad. Está formada por: bisagras –que permiten la apertura y/o el cierre–, pestillería –
conjunto de llave, pestillo y maneta. De desplazamiento horizontal o vertical– y sistema de
cierre –cerradura y componentes de la estructura–.

Representan un nivel medio/alto de protección, siendo frecuente su empleo en la seguridad de


zonas restringidas de todo tipo. Han de cumplir una serie de requisitos, como:

____________________
CFI Seguridad
LOS MEDIOS TÉCNICOS DE PROTECCIÓN (I) · 49

· Todo el marco, de acero, ha de estar firmemente anclado a las paredes.


· Las hojas de la puerta pueden ser de madera, metal o material similar, pero han de
evitarse espacios huecos y siempre han de estar recubiertas en sus dos caras por
chapas de acero de al menos 2 mm. de espesor.
· Han de tener, por lo menos, tres bisagras pesadas y sus correspondientes pivotes.
· La cerradura principal debe ser resistente a esfuerzos no inferiores a 500 Kg.
· En el caso de utilizar cerradura de cilindros, ésta debe de estar protegida por una
placa de apoyo supletoria, atornillada desde el interior con tornillos de al menos 6 mm.
de diámetro.
· Los cerraderos han de ser de acero y han de estar convenientemente anclados,
reforzando las escotaduras de los cercos.

- Acorazada. Compuesta de acero y/o madera de alta resistencia. Eficaz ante la acción de un
soplete. Estas puertas representan el nivel más alto de protección física de accesos, siendo
normal su uso en cámaras acorazadas, cajas fuertes, cámaras de cajas de alquiler, entradas a
recintos contenedores de altos valores y áreas de muy alto riesgo.

Con carácter general, las puertas acorazadas estarán formadas por un bloque que presenta en
su cara externa los elementos de actuación de los sistemas de cerramiento y en su interior
alterna diferentes capas o planchas de acero, acero al manganeso, hormigón especial, blindaje
antisoplete y otras medidas de seguridad.

Cristales blindados.
Utilizados en cierres perimetrales y en interiores y compuestos por uno o varios vidrios entre los que
se intercalan materiales sintéticos –policarbonatos–. Su resistencia a una agresión estará en función del
número de láminas. Una vez elaborado, ha de pasar una serie de pruebas y homologaciones, antes de su
aprobación y clasificación como elemento de seguridad (A-00 indica que es capaz de soportar el
impacto de una 9 mm parabellum o un 357 magnum).

A la izquierda, comparativa de diversos proyectiles.


Abajo, un mostrador de atención al público,
protegido con cristal blindado.

____________________
CFI Seguridad
50 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL

proceso de fabricación de cristal blindado,


destinado a la industria del automóvil.

Esclusas.
Están formadas por dos puertas que no permiten el paso de la primera a la segunda si no se ha cerrado
previamente la primera. En medio, hay un momento en el que la persona se encuentra en un espacio
estanco, controlado y cerrado. Pueden contar, también, con otros elementos de seguridad, como CCTV,
micrófonos, detectores de metales, etc.

Las esclusas para el


control de acceso de
personas, como el resto
de material de
seguridad, ofrecen un
amplio abanico de
posibilidades, según la
necesidad del objetivo a
proteger.

Otros elementos.
- Barreras de detención de vehículos.- Sirven para impedir el paso de vehículos rodados;
normalmente se utilizan elementos punzantes que actúan sobre los neumáticos de los vehículos.

- Cabinas y mostradores blindados.- Son espacios estancos, estructurados para ofrecer


resistencia ante cualquier tipo de agresión.

- Tornos.- Sistemas giratorios que limitan el paso de persona a persona. Se utilizan como
sistema combinado: torno/tarjeta de identificación, y pueden ser manuales y electrónicos.

- Rejas.- Construidas en material metálico, normalmente. Es uno de los elementos más


tradicionales; pueden ser fijas o móviles.

____________________
CFI Seguridad
LOS MEDIOS TÉCNICOS DE PROTECCIÓN (I) · 51

En las imágenes superior e inferior,


sendos modelos de tornos para el control
de acceso de personal.
En la imagen del centro, un modelo de
barreras para el control de acceso de
vehículos.

____________________
CFI Seguridad
52 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL
8. FIABILIDAD Y VULNERABILIDAD AL SABOTAJE.

Los medios técnicos de seguridad oscilan dentro de un margen de fiabilidad. Para valorar su grado de
fiabilidad hay que tener en cuenta los conceptos de ‘seguridad’ y ‘resistencia’:

Seguridad.- Capacidad de un elemento de resistir ante cualquier agresión. Se valoran diferentes


criterios, desde el coste hasta el tiempo de retardo.

Resistencia.- Capacidad para aguantar un forzamiento por medios destructivos.

Para valorar el grado de fiabilidad (que es la probabilidad de buen funcionamiento de un elemento) y de


vulnerabilidad (que es la facilidad con la que algo, o alguien, puede ser herido o lesionado, física o
moralmente), los elementos, materiales y equipos se someten a distintos controles de homologación. Los
medios de seguridad ‘tradicionales’ y sin excesiva técnica no son homologados; otros equipos, sí, como es
el caso de cristales blindados, cabinas, etc.

El Estado regula, mediante diferentes legislaciones, todo lo necesario para la homologación de


productos, mediante Reglamentos, Órdenes Ministeriales estatales y comunitarias...

Según sea de sofisticado el medio de seguridad, aumenta el grado de vulnerabilidad. Subir por una valla
no es excesivamente difícil; la acción se complica cuando se implantan medios más sofisticados. Una
reja es fácil de manipular, utilizando un gato hidráulico; la puerta sencilla es manipulable... pero cuando
lo que hay delante es una puerta blindada, la situación cambia. Es éste uno de los elementos que
consiguen un mayor grado de fiabilidad. En el caso de puertas acorazadas, los útiles que podrían atacar
su grado de vulnerabilidad, son:

- Medios mecánicos.- Taladro, discos, mazos, martillos, palancas...


- Medios térmicos.- Soplete de oxígeno, lanza térmica...
- Explosivos.- De cualquier tipo que pueda vulnerar la calidad del acceso.

Una modalidad de vallado, con


curvatura hacia el interior, que
dificulta si no la escalada, sí el
posterior salto, al disponer de un
foso que, complementado con
mallas, produce efecto disuasorio.

____________________
CFI Seguridad
T E M A LOS MEDIOS TÉCNICOS DE
PROTECCIÓN (II)

3
 Elementos activos: Seguridad electrónica.
 Detectores de interiores y exteriores.
 El circuito cerrado de televisión.
 Fiabilidad y vulnerabilidad al sabotaje.

ÍNDICE DE CONTENIDOS Pág.

1. Objetivos. Consideraciones 54

2. Elementos activos: Seguridad electrónica 55

3. Detectores de interiores 56

4. Detectores de exteriores 61

5. Circuito cerrado de televisión 68

6. Fiabilidad y vulnerabilidad al sabotaje 72

Lector con soporte al suelo, instalado en el aeropuerto de Bilbao.


____________________
CFI Seguridad
54 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL
1. OBJETIVOS. CONSIDERACIONES.

Tras analizar, en el Tema 2, los elementos pasivos de los medios técnicos de protección en Seguridad,
les toca el turno a los elementos activos. Los objetivos perseguidos en el presente tema son los de
conocer estos elementos, definidos, en el Tema 1, como: “el conjunto de sistemas de detección,
centralización y óptica, principalmente. Su función es la de producir la necesaria alarma, desde el
momento en el que se desencadena la amenaza, y proporcionar información permanente de su desarrollo.
Los medios ópticos pueden asegurar el seguimiento de la acción agresora en tiempo real, facilitando la
actuación eficaz de los medios humanos de seguridad”.

Estos modelos de sistemas son los encargados de la detección y comunicación de cualquier tipo de
incidencia en la zona a vigilar. Poseen la capacidad de comunicarse con el componente humano de
Seguridad. No son ‘pasivos’, como lo eran los vistos en el tema anterior; entre los elementos ‘activos’ y
el Vigilante de Seguridad hay un componente comunicativo, un proceso de comunicación.

Los ‘detectores’ son medios activos diseñados y equipados para generar una señal de alarma ante la
presencia o actuaciones del intruso, mediante la captación de unos fenómenos o localización de cambios
producidos en los elementos de seguridad. Para su clasificación existen numerosos modelos, basados en
diversos criterios, cuya utilidad está vinculada a la finalidad del trabajo que se realiza. Las
clasificaciones más usuales, son:

Por su ubicación:
- Exteriores, o perimetrales.
- Periféricos.
- Interiores.
- Puntuales.

Por el principio operativo en el que se fundamentan:


- Acústicos.
- Eléctricos.
- Mecánicos.
- Magnéticos.
- Ópticos.
- .....

Por la zona de cobertura que abarca el detector:


- Volumétricos.
- Superficiales.
- Lineales.
- Puntuales.

Por la causa desencadenante de la alarma:


- De desplazamiento.
- De presión.
- De rotura.
- De vibración.
- De movimiento.
- .....

____________________
CFI Seguridad
LOS MEDIOS TÉCNICOS DE PROTECCIÓN (II) · 55

2. ELEMENTOS ACTIVOS: SEGURIDAD ELECTRÓNICA.

Concepto y funciones

Como indica su nombre, en este tipo de elementos el componente electrónico es su mejor ejemplo. A
diferencia de los elementos pasivos, los desarrollados para la seguridad electrónica se basan en un alto
grado tecnológico. Para su puesta en funcionamiento y para su mantenimiento, necesitan personal de
especial cualificación técnica y profesional.

Las funciones y cualidades de la seguridad electrónica, son:

- Carácter disuasorio. Su sola presencia evita circunstancias de peligro.


- Capacidad de observación del peligro en tiempo real.
- Elemento de comunicación entre el equipo y el Vigilante.
- Ayudan a valorar el nivel de riesgo de forma inmediata.
- Son, o pueden ser, utilizados como elementos complementarios a los sistemas pasivos.
- Tienen un alto grado de fiabilidad.
- Muestran la zona de vigilancia de forma amplia, inmediata y segura.
- Permiten comunicarse con la central de alarmas, o con cualquier otra entidad –policía, centros
propios, etc.–

Los elementos activos de seguridad propician un proceso de comunicación con el personal humano.

Estructura básica

El sistema básico consiste en un conjunto de elementos complementarios entre sí y en el que todos ellos
cumplen una misión específica, además de permitir combinaciones de elementos. Su estructura se basa
en: central de alarma, equipo de alarma, detectores y equipo de funcionamiento.

el sistema Alarma Fichet 2000, vía radio,


sin conexión a central receptora.

____________________
CFI Seguridad
56 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL
Hay infinidad de modelos de detectores. En las imágenes, de izquierda a derecha y de arriba abajo,
modelos de detectores de la firma Skylink: de alarma, de contacto puerta/ventana, de temperatura, de
movimiento, portátil personal de movimiento y para puertas de garaje.

3. DETECTORES DE INTERIORES

Son los elementos que avisan de la existencia de cualquier tipo de eventualidad, ya sea humana o
material. Es necesario distinguir entre los dispositivos ubicados en la zona interior de la superficie a
proteger (interiores) y los situados en la parte externa (exteriores).

Detectores de interiores

La protección interior representa, en cierto modo, un tercer nivel en la defensa establecida frente a la
amenaza de intrusión y otras vinculadas a ésta, como el atraco, robo y hurto. El análisis de la intrusión
en el espacio interior requiere la consideración de dos elementos básicos: las ‘vías de penetración’ –
horizontales y verticales– y los espacios interiores.

Los medios pasivos de protección interior, expuestos en el tema anterior, se referían prioritariamente
a los diferentes elementos de puertas de seguridad, cerraduras y a la propia solidez de paredes, muros
y otros parámetros interiores, así como a ventanas, rejas, etc. Son, en definitiva, medios pasivos de
protección de los accesos que la intrusión puede forzar, incluidos los parámetros.

Los medios activos de protección interior se dividen, básicamente, en dos grupos: el primero está
formado por los detectores que se vincularán a los medios pasivos antes citados, para asegurar la
alarma ante el intento de forzamiento de éstos –son los denominados de ‘acceso interiores’–. El segundo
grupo está integrado por los medios que han de dar protección a los espacios o áreas interiores,
incluidas las vías de penetración –son los denominados medios de ‘espacios interiores’–.

En el apartado de detectores de interiores hay que diferenciar:

1. Los encargados de la determinación de cualquier agente que viola el sistema de cierre de


entrada –puerta, ventana, etc...–
2. Los que detectan movimientos en la zona interna.
3. Los que advierten de la rotura de cualquier superficie –pared, muro, ventana, etc...–
____________________
CFI Seguridad
LOS MEDIOS TÉCNICOS DE PROTECCIÓN (II) · 57

Contactos de apertura
Son mecanismos que detectan la apertura de puertas y zonas de cierre; es decir, cualquier
solapamiento entre dos zonas. Existen los llamados mecánicos –imanes– y los electrónicos. El ejemplo
gráfico más conocido es el del sistema de alumbrado interior de un frigorífico cuando se abre la puerta
del mismo.

Detectores de vibraciones
Permanecen en zonas fijas y actúan al contacto. Según la intensidad del impacto, así será la respuesta
de la alarma. Pueden tener diferentes configuraciones: con malla metálica, de mercurio, etc. Son
también conocidos como detectores pendulares.

Detectores de sonido
Permiten determinar cualquier manipulación mediante el sonido, ya sea ante la presencia de resonancias
o ante la diferenciación de diferentes voces, previamente grabadas. En la actualidad, la identificación
de voces está experimentando un gran desarrollo técnico.

Detectores de rotura
Habitualmente utilizados en cristales y basado en la rotura de un hilo, banda eléctrica, fibra óptica,
etc. La rotura del sistema permite abrir o cerrar el circuito eléctrico, en función de la programación
previa.

____________________
CFI Seguridad
58 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL
Detectores sísmicos
Se activan ante determinados movimientos de la superficie en la que están colocados. Son
especialmente eficaces ante agresiones violentas con taladros, martillos neumáticos, etc. Se
fundamenta en la captación de las vibraciones producidas en la superficie de colocación mediante
detección piezoeléctrica3 que se convierte en señal al alcanzar las vibraciones unos valores
predeterminados.

Los más habituales son los siguientes:

Por ultrasonidos
Sus componentes básicos son: un transmisor de ultrasonidos, un receptor de ultrasonidos y procesador
de señales. El transmisor es un circuito oscilante que lleva incorporado un cristal de cuarzo y que
produce impulsos o señales eléctricas que se aplicarán a un emisor piezoeléctrico cuya función es
transformar en ondas ultrasónicas los impulsos eléctricos recibidos. Trabaja entre los 20 y los 45 Khz.

El receptor capta esas ondas, las transforma, las amplía y las envía al procesador mediante un circuito
eléctrico. El procesador, integrado también por un conjunto de circuitos electrónicos, analiza y compara
las señales, emitiendo alarma.

Por microondas
Básicamente es el mismo sistema que el de ultrasonidos, estribando la diferencia en la longitud de
ondas a las que el equipo está sujeto: sobre 10 Ghz.

Este sistema se fundamenta en la aplicación del ‘efecto Doppler’ a un espacio concreto: consiste en la
emisión de ondas electromagnéticas en una frecuencia determinada (F), en la banda de las microondas.
Dichas ondas serán recibidas en otra frecuencia que será igual a la primera si no ha habido variación
(F’). En el caso de que se produzca intrusión, la frecuencia de las ondas recibidas será diferente las
emitidas y se traducirá en la llamada frecuencia Doppler (Fd = F’ - F).

3
El fenómeno ‘piezoeléctrico’ es una propiedad que tienen determinados cristales, como el cuarzo, que al ser
comprimidos producen una polarización eléctrica dándose una carga sobre unos electrodos previamente dispuestos.
____________________
CFI Seguridad
LOS MEDIOS TÉCNICOS DE PROTECCIÓN (II) · 59

Los componentes básicos, son: emisor, receptor y procesador, cuyo funcionamiento es similar a los
detectores por ultrasonidos.

Como consecuencia de las altas frecuencias empleadas, estos equipos disponen de gran sensibilidad al
movimiento, lo que los hace particularmente aptos para la detección de intrusos. Además, tienen gran
capacidad de penetración en materiales como vidrio, madera, plásticos y los utilizados en tabiques.

Entre los inconvenientes figura el de la posibilidad de falsas alarmas y la existencia de ángulos muertos,
además de su limitación de empleo a espacios de sólida construcción exterior y el riesgo de incidencia
de las radiaciones sobre ventanales.

La aplicación del ‘efecto Doppler’ en seguridad es de gran utilidad para la detección de intrusión en el
espacio a custodiar.

Por infrarrojos
El fundamento de este sistema estriba en la propiedad que tienen todos los cuerpos, en razón de su
temperatura, de emitir radiaciones térmicas. En consecuencia, se utiliza la posibilidad de realizar la
captación permanente de un entorno fijo y detectar la aparición de un intruso en el mismo, por la
variación de temperatura que el movimiento de un cuerpo provoca.

La energía emitida por un ser humano es baja y, en gran parte, dispersa. En un espacio aislado de
influencias externas, o en la estabilidad ambiental propiciada por la noche en un medio rural ausente de
variaciones climáticas importantes, la posibilidad de captación de una fuente emisora de calor puede
alcanzar valores asombrosos. Este tipo de sistemas tiene que afrontar diferentes problemas, como la
captación de una fuente calórica débil, la discriminación de fuentes calóricas y su transformación en
señales eléctricas, con las consiguientes amplificaciones y procesamiento posterior. Los componentes

____________________
CFI Seguridad
60 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL
básicos de estos sistemas son: elemento detector –sensor–, medios ópticos y complementos
electrónicos.

Las ventajas de este sistema son: excelente fiabilidad en la detección volumétrica, alcance aceptable –
con un valor máximo de 60 metros–, óptima amplitud de campo angular –entre 10º y 110º–, buena
detección contra radiofrecuencias, detección suficiente de la velocidad transversal del intruso,
seguridad de no actuación fuera del espacio físico delimitado y seguridad de actuación en espacios de
débil protección, como tabiques finos, cristalería, etc.

Entre los inconvenientes, figuran los de la limitada detección de la progresión frontal del intruso,
posibilidad de falsas alarmas por fuentes calóricas, incapacidad de detección del intruso si está oculto
tras un obstáculo, dificultad de detección de movimientos muy lentos, existencia de ángulos muertos...

Por presión
Se accionan al efectuar cualquier tipo de presión sobre el equipo. Están ubicados en zonas de fácil
acceso o en zonas muy reservadas; siempre, en función de las necesidades de protección del objetivo de
seguridad.

Arriba, esquema de un detector de paso ‘por horquilla’. Abajo, dos elementos de este sistema de
detección en interiores.

____________________
CFI Seguridad
LOS MEDIOS TÉCNICOS DE PROTECCIÓN (II) · 61

4. DETECTORES DE EXTERIORES

La protección exterior, o ‘perimetral’, supone el primer obstáculo para cualquier amenaza de intrusión, y
estará integrada por el conjunto de medios pasivos, ya tratados –verjas, alambradas, muros...– y por
unos medios activos que precisan de unas exigencias muy especiales. Deberán ofrecer una alta
fiabilidad, garantizando la producción inmediata de la alarma, ya que es en el espacio exterior en donde
más eficaz resulta el retardo, la detección y la anulación de la acción intrusora, que puede tener formas
tan variadas como la escalada, el túnel, el salto, el butrón o el abatimiento del obstáculo.

Por otro lado, tendrán que soportar las más diversas condiciones meteorológicas –temperaturas
extremas, lluvia, vientos...– manteniendo la fiabilidad y, además, habrán de ser capaces de discriminar la
presencia humana de la de animales u objetos. Todo ello les hace ser de una elevada complejidad
técnica.

Explicados de otra forma, los ‘detectores de exteriores’ son aquellos que están fuera de la zona interna
a proteger. Suelen estar situados en la zona externa del edificio, nave, comercio, propiedad... del
objeto de protección, en definitiva. Ante cualquier eventualidad de intrusión, comunican la incidencia a
la central de alarma. Son sistemas que, en ocasiones, se compatibilizan con los detectores interiores.

Hay varias clasificaciones; una de ellas es la que los divide en ‘autosoportados’ –cuando no precisan de
un soporte físico para su instalación: barreras de rayos infrarrojos, barrera de microondas, barrera de
láser, volumétrico de exterior, videosensor...–, ‘soportados’ –si requieren apoyo físico para su
instalación: cable sensor o microfónico, campo eléctrico, tensión mecánica...–, y ‘enterrados’ o
‘subacuáticos’ –diseñados para su montaje bajo o el suelo o bajo el agua: sistemas de cable sensor, de
presión diferencial por líquidos...–

En la fotografía, una imagen de la frontera marina de Israel. El sistema visible está completado con
elementos subacuáticos de detección de intrusión.

Sistema de microondas

En pocas palabras, este sistema está formado por un emisor y un receptor, instalados a distancia entre
ellos en un terreno llano y sin obstáculos aparentes. Cuando la señal de microondas llega al receptor en
una frecuencia distinta a la establecida, salta la alarma.

____________________
CFI Seguridad
62 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL
Más técnicamente, el fundamento de la barrera de microondas está constituido por la creación de un
haz de ondas electromagnéticas invisible y permanente –en la banda de las microondas–, cuya
interrupción se transforma en señal de alarma.

El equipo emisor genera una radiación electromagnética –en la citada banda, llamada también ‘banda X’–,
con una frecuencia del orden de los 10 Ghz. El receptor incorpora la compleja electrónica necesaria
para procesar la señal del emisor y captar cualquier incremento o disminución de la radiación
electromagnética. Para ello, el receptor dispone de dispositivos para el ajuste del nivel de integración,
del anclaje, de la anchura del volumen sensibilizado y del ajuste del enlace con el emisor.

El sistema de microondas establece entre el emisor y el receptor una barrera de carácter volumétrico
con forma de huso, lo que proporciona un amplio espacio de detección, que es una de sus ventajas. Otras
son:

- Poca sensibilidad a los cambios de condiciones atmosféricas.


- Es difícil de neutralizar.
- Escasa sensibilidad a las perturbaciones eléctricas.
- Rápida instalación, sencillos ajustes y reducido mantenimiento.
- Tamaño relativamente pequeño.
- Precio aceptable.

Entre sus inconvenientes, figuran los de que:

- No se adapta a terrenos accidentados.


- Precisa un enlace óptico entre emisor y receptor.
- Presenta ángulos muertos en las inmediaciones del emisor y del receptor.
- Arrastra los inconvenientes de una instalación a la intemperie.
- La emisión resulta relativamente atenuada por fenómenos como la lluvia, la nieve y la niebla.
- La interferencia de animales grandes y medianos puede producir falsas alarmas. Para eliminar
esa posibilidad con los animales de pequeñas dimensiones –pájaros, roedores...– o con papeles
llevados por el viento, se puede reducir la sensibilidad del equipo receptor.

____________________
CFI Seguridad
LOS MEDIOS TÉCNICOS DE PROTECCIÓN (II) · 63

En su presentación del producto, la firma de la barrera


de microondas ErmoDTS² 482X –en la imagen–
asegura que “tiene una Probabilidad de Detección
(POD) muy cercana a 100% y una Tasa de falsas
alarmas (FAR) muy cercana a 0%. Gracias a este
análisis digital la barrera puede comparar la señal
recibida con aquéllas producidas por la intrusión del
hombre (análisis de conducta). Además estudia el
cambio paso a paso de la señal, mientras hace un
análisis completo de ambiente. Es el dispositivo
perfecto para proteger los sitios de alto riesgo,
como las plantas de poder nucleares, las prisiones,
sitios militares, petróleo, las industrias químicas,
etc. Además, es imposible de enmascarar el
ErmoDTS² 482X gracias a 16 cristales que
controlan la modulación e, y gracias también al
estudio completo del ambiente hecho por el
microprocesador”.

Una explicación visual sencilla del proceso que sigue el sistema de detección por microondas es
la del dibujo de la imagen superior.

Sistema de infrarrojos

El sistema es similar al de detección por barreras de microondas, diferenciándose, sobre todo, en la


frecuencia de onda utilizada. Este sistema es mucho más sensible a las condiciones meteorológicas.

El fundamento de la barrera de infrarrojos está constituido por un haz de rayos, o ‘luz infrarroja’,
invisible y permanente entre el emisor y el receptor, y cuya interrupción se transforma en señal de
alarma. En el emisor existe un elemento semiconductor –arseniuro de galio– que actúa como fotoemisor,
____________________
CFI Seguridad
64 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL
produciendo, de forma continua, el haz de luz infrarroja de una longitud de onda que varía entre los 0,7
y 1 metro. En el receptor, un circuito eléctrico permanece cerrado a través de un relé mientras las
láminas reciben la radiación infrarroja. Si la continuidad del haz resulta interrumpida por cualquier
objeto, se produce la apertura del relé y el corte inmediato del circuito eléctrico, transformándose en
la emisión de alarma.

Las ventajas de este sistema, son que:

- Resulta muy difícil de neutralizar.


- Es especialmente apto para espacios reducidos; por ejemplo, entre vallas paralelas.
- Tiene un alcance máximo considerable.
- Tiene un reducido tamaño.
- Dependiendo del número de haces, tiene un coste aceptable.
- Su instalación es rápida y sencilla.

Como inconvenientes:

- No se adapta a terrenos accidentados.


- Precisa de un enlace óptico entre emisor y receptor, haciéndose difícil la alineación cuanto
mayor sea la distancia entre ambos.
- Determinadas condiciones climáticas –nieve, lluvia y niebla– pueden anular su funcionamiento,
al producir la pérdida gradual e inevitable de la señal de infrarrojos emitida, produciendo falsa
alarma. El receptor lleva un circuito discriminador de estos fenómenos, lo cual no es una solución
total, sino que se limita a proporcionar información de la causa de la alarma.
- El viento, y otros elementos, pueden producir desajustes de alineación entre emisor y
receptor. Para evitarlo, es preciso contar con soportes sólidos y bien anclados al suelo.
- La interferencia de animales grandes y medianos puede producir falsas alarmas. Las posibles
falsas alarmas producidas por pequeñas aves en vuelo, por ejemplo, quedan resueltas
seleccionando el tiempo de actuación del receptor, que no se activará en interrupciones
inferiores a los valores predeterminados.
- Podría ser ‘saltado’ por el intruso. La instalación de un solo rayo emisor puede ser fácilmente
salvada por el intruso y, también, por pequeños animales. La solución está en la colocación de
varios haces paralelos, situados en un mismo plano vertical y a la suficiente distancia entre
ellos.
- Requiere de un mantenimiento de cierta consideración, dado su carácter de instalación a la
intemperie. Además, esta condición hace preciso el empleo de calefactores, tanto en el emisor
como en el receptor, controlados por medio de termostatos, a fin de evitar empañamientos y
congelación de los elementos ópticos.
- La actuación directa sobre el equipo receptor de radiaciones como la luz solar, focos de
vehículos... puede producir falsas alarmas. Para paliar esto, el receptor dispone de un filtro que
le permite seleccionar la radiación prevista.
- Los equipos de infrarrojos son muy sensibles a la proximidad de determinadas fuentes de
calor, como pequeños fuegos, animales... que emiten radiaciones infrarrojas capaces de producir
interferencias. Para evitarlas, se lleva a cabo una modulación de la onda del emisor, con el
empleo de una señal cuya frecuencia será la reconocida por el receptor.

____________________
CFI Seguridad
LOS MEDIOS TÉCNICOS DE PROTECCIÓN (II) · 65

En la publicidad de la Barrera Exterior 9M S1 10567, se afirma que


“Esta barrera de uso exterior, permite detectar intrusos que se
acerquen al exterior de un edificio. Está diseñado para proteger
jardines, muros, y zonas exteriores. Es un sistema totalmente
seguro para el exterior. Utiliza un sistema de modulación de pulsos
activos de infrarrojos, que evitan las falsas alarmas producidas por
cambios de temperatura. Se puede conectar al sistema de alarma
como si fuera un sensor más. Requiere alimentación de 12 v”.

Las barreras exteriores están formadas por elementos eléctricos y ópticos de extremada complejidad
técnica. La apertura de los tornos de acceso de algunos establecimientos se basan en esa tecnología.

El vuelo de pájaros, el paso de


animales de pequeño tamaño y
los fenómenos atmosféricos
son causas de falsas alarmas
en los sistemas de detección
exteriores, ya que provocan
alteraciones en los programas
de los equipos.

Campo eléctrico

El fundamento de este sistema estriba en la creación de un ‘campo eléctrico’, mediante el empleo de un


generador y unos hilos –emisor y sensores–. La intrusión de un elemento extraño en dicho campo
produce determinadas alteraciones en el mismo, produciéndose la correspondiente alarma.

El sistema puede medir esas alteraciones y realizar ajustes sobre las mismas, para discriminar las
alarmas. La amplitud de una señal determinará el volumen del intruso y la velocidad de variación de la
señal dará información sobre los movimientos, descartando así, por ejemplo, movimientos muy rápidos,
como el vuelo de pájaros. Por último, la duración de la señal permitirá tener constancia de la posición del
intruso.

____________________
CFI Seguridad
66 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL
Los componentes básicos del sistema son los cables –emisor y sensores–, el elemento de control –con el
equipo generador del campo eléctrico, el equipo analizador de señales y los elementos de ajuste–, la
unidad terminal y el equipo de montaje.

Las ventajas más destacables de este sistema, son:

- La detección por proximidad del intruso permite captar los intentos de sortear el obstáculo
por salto del mismo.
- La gran flexibilidad de aplicación, ya que puede ser empleado sobre diferentes soportes, como
vallas o muros, o, simplemente, sobre postes de apoyo.
- La escasa incidencia de las condiciones climáticas.
- La falta de falsas alarmas producidas por pequeños objetos o pájaros en vuelo.
Como desventajas, este sistema presenta las siguientes:

- Instalación lenta y complicada.


- Mantenimiento eléctrico y mecánico importantes.
- Requiere un ajuste preciso y una cuidadosa toma de tierra.

La detección de intrusión por sistemas de campos eléctricos presenta una elevada flexibilidad de
aplicación, ya que puede ser empleado sobre diferentes soportes: desde vallas o muros –en las
imágenes– o sobre simples postes de apoyo.

Sistemas por presión

La presión ejercida por un intruso en una zona determinada ocasiona la activación de la alarma. Son los
conocidos como ‘sistemas enterrados’, entre los que figuran:

- Los sistemas de cable sensor.


- Los sistemas piezoeléctricos.
- Los sistemas de presión diferencial por líquidos, o ‘sistemas hidráulicos’. El sistema de tubos
paralelos (GES), en el que éstos permanecen enterrados y rellenos de un líquido, enlazados a una
válvula de compensación y sensores de presión
- Los sistemas de presión diferencial por gases, o ‘sistemas neumáticos’.
- Los sistemas geofónicos –detectan el sonido–, cables emisor y receptor de radiofrecuencia,
campo magnético, fibra óptica...

____________________
CFI Seguridad
LOS MEDIOS TÉCNICOS DE PROTECCIÓN (II) · 67

- El sistema de la ‘alfombra’, parecido a un colchón neumático en el que existe un detector de


diferencia de presión.
- ...
- ...

Como ejemplo del funcionamiento de estos sistemas, el de presión diferencial por líquidos, o
‘hidráulico’, presenta las siguientes características:

Su fundamento se basa en la creación de un ‘circuito hidráulico’ dotado de un dispositivo sensible a las


diferencias de presión, que se activa al recibir un peso que supere un determinado valor. Sus
componentes básicos, son: tubo sensor, válvula de compensación, dispositivo sensor, unidad analizadora
y conexión analizador-sensor.

Dos tubos sensores, de gran flexibilidad y resistencia, se instalan sobre la línea de protección
perimetral designada, paralelos y enterrados a unos 30 cm. De profundidad, totalmente llenos de un
líquido y separados entre sí de 1 a 1,5 metros. El recorrido no debe de ser superior a 100 metros.

Los tubos se unen sobre un dispositivo, denominado ‘válvula de compensación’, cuya finalidad es la de
mantener idéntica presión del líquido en ambos tubos, así como adaptar el sistema a la presencia de
agentes externos de carácter estático, como mercancías apiladas, nieve o cualquier elemento pasivo.

En el otro extremo, los tubos se cierran sobre un dispositivo sensor en el que se juntan los dos tubos
procedentes del mismo sector. El equipo sensor tiene la doble función de recibir la presión
correspondiente a los dos tubos de cada sector y, también, la de enviar la información a la unidad
analizadora, a través de una conexión protegida de interferencias y agentes externos.

Todos los elementos van enterrados, por lo que el sistema, en su conjunto, no es visible desde ningún
punto y no requiere mantenimiento alguno. El único componente no enterrado es la unidad analizadora
que, normalmente, estará ubicada en el centro de control de las instalaciones. Su función es la de
recibir y tratar las señales del dispositivo sensor. En este componente es en donde se efectúan los
ajustes precisos de selectividad y discriminación de señales del sistema.

La activación del sistema se produce por la diferencia de presión que ejerce un cuerpo sobre los tubos
paralelos al pisar sobre el terreno que los cubre; esa diferencia de presión se convierte en señal en el
dispositivo sensor. Los dispositivos de ajuste eliminan prácticamente las falsas alarmas.
____________________
CFI Seguridad
68 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL

Las ventajas más destacables de este sistema, son que:

- Tiene una alta capacidad de detección, al no ser visible.


- Es difícil de eludir, en razón de su continuidad y anchura.
- Es inmune a las variaciones climáticas.
- Es apto para su implantación en todo tipo de terrenos.
- No le afectan las presiones lejanas ni los pequeños pesos (hasta 10 Kgs.).
- No precisa mantenimiento de los elementos soterrados.
- Produce muy pocas falsas alarmas.
- Es prácticamente indetectable

Como desventajas, este sistema presenta las siguientes:

- Instalación laboriosa, con una considerable obra.


- Instalación condicionada a la dureza del subsuelo.
- Complicada solución para las averías.
- La rotura accidental de los tubos sensores conlleva el levantamiento del sector.
- Las raíces de árboles, las vías de agua y ciertos animales, como los roedores, pueden producir averías.

5. EL CIRCUITO CERRADO DE TELEVISIÓN

El Circuito Cerrado de Televisión (CCTV) es uno de los sistemas de seguridad más utilizados y de
mejores resultados. La incorporación de los medios ópticos al campo de la seguridad ha sido uno de los
componentes del desarrollo de los modernos sistemas de seguridad. Empleados inicialmente con un
criterio de vigilancia aislado, aunque no despreciable, su aplicación ha evolucionado, ampliándose
extraordinariamente sus posibilidades, al interrelacionarse con los diferentes medios de detección,
tanto exteriores y periféricos como volumétricos y puntuales.

Sistema Profesional - 4 Cámaras.- Este sistema profesional


cuenta con cuatro cámaras, cuatro lentes, cuatro cables
de 100 pies, cuatro Fuentes de poder (1 por cámara) un
quad de cuatro canales y un Monitor. Disponible en color
o blanco y negro, así como con lentes de enfoque
variable.

Especificaciones:

Cámara PC-155 12-volt


Opciones:
Lentes LN-181-F4
VCR-104-HD-TL -
Monitor MTR-101 ó 103

Blanco y Negro Quad/Multiplexer QD-470-ST4


CSP-104W - Sistema con Monitor de 12" y Lentes de Abrazaderas x
Distancia Focal Fija. Cable CA-100
CSP-104W-AV - Sistema con Monitor de 12" with Auto
Fuente de Poder PS-101-12
Iris

Color
CSP-104WC - Sistema con Monitor de 14" y Lentes de
Distancia Focal Fija.
CSP-104WC-AV - Sistema con Monitor de 14" with
Auto Iris Distancia focal Lentes
____________________
CFI Seguridad
LOS MEDIOS TÉCNICOS DE PROTECCIÓN (II) · 69

Básicamente, el sistema del Circuito Cerrado de Televisión (CCTV) consiste en un conjunto de cámaras
que registran la imagen y la trasladan al Centro de Control, encargado de valorar el material recibido,
grabar las imágenes, etc.

La explotación actual de los CCTV proporciona aplicaciones tan diversas como pueden ser: el control
general de las áreas exteriores e interiores, la supervisión óptica de incidencias, su empleo como eficaz
medio volumétrico de detección –exterior e interior– vinculado al videosensor, el control óptico a
distancia de todo tipo de instalaciones y, con carácter general, la vigilancia perimetral, periférica, de
controles de acceso, de áreas restringidas y puntuales, así como la grabación de todo tipo de
incidencias.

Basado en los fundamentos de la televisión, los principales componentes de los CCTV, son:

- Cámaras de televisión (CTV)


- Medios, o líneas, de transmisión
- Monitores de imagen
- Medios de conmutación
- Elementos de mando
- Grabadores
- Elementos auxiliares de monitorización

Desde un punto de vista operativo, los componentes de un CCTV pueden agruparse en:

1. Medios de adquisición de la imagen

La finalidad de las cámaras de televisión (CTV) es la de captar las señales ópticas y transformarlas en
señales eléctricas, enviándolas a los monitores a través de las líneas de transmisión.

Los elementos básicos de una CTV, son: óptica, tubo captador, circuitos de tratamiento de imagen y
elementos auxiliares de las cámaras.

A) Óptica.
En síntesis, es el dispositivo que capta la imagen y la enfoca hacia el tubo captador. Está
formado por el objetivo –conjunto de lentes convexas y cóncavas– y el diafragma –
láminas metálicas que regulan las dimensiones del orificio del objetivo, graduando la
cantidad de luz que llega a la cámara–.

Existen unos parámetros que definen los diferentes aspectos de un sistema óptico,
como son: distancia focal –clasificándose los objetivos en normales, grandes angulares y
____________________
CFI Seguridad
70 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL
teleobjetivos– apertura o luminosidad, profundidad de campo, tamaño de la imagen y
ángulo visual.

Cámara a Color Día/Noche.

Esta cámara resiste los disparos de pistola 9mm. La cámara


tiene un CCD de alta calidad que automáticamente cambia de
color a blanco y negro en situaciones de baja luminosidad. La
cámara también es a prueba de elementos climáticos.

B) Tubo captador.
Tiene la función de transformar la imagen luminosa captada en señal electrónica. Entre
sus elementos, figuran el pincel electrónico, deflectores magnéticos y tarjet. Las
características que influyen en los tubos, son: tamaño, resolución, sensibilidad,
entrelazado...

C) Circuitos de tratamiento de la imagen.


Su finalidad es la de recibir la señal eléctrica procedente del tubo, amplificarla,
conformarla y proporcionar los impulsos de sincronismo precisos para transformarla en
señal de vídeo transportable.

D) Elementos auxiliares de las CTV.


Son los elementos accesorios que se pueden incorporar a una cámara, para facilitar el
desarrollo de su tarea. No son imprescindibles y su empleo está condicionado por la
aplicación concreta de una CTV. Hay una amplia gama de estos elementos auxiliares, en
la que destacan: carcasas, posicionadores, soportes, iluminación...

2. Medios de transmisión de la imagen

Son los empleados para la transmisión de las señales de vídeo desde las cámaras emisoras de estas
señales hasta los monitores, receptores de las mismas. Se puede realizar en tiempo real o en diferido y
los componentes empleados, son: cable coaxial, par trenzado, red telefónica, fibra óptica, enlace por
radiofrecuencia, enlace por microondas, enlace láser...

3. Medios de visualización: monitores

El monitor es un equipo cuya finalidad principal es la de presentar en su pantalla la imagen captada por
la cámara, en las mejores condiciones para su utilización por el ojo humano. Para ello necesita recibir la
señal de vídeo emitida por la cámara y separar las señales de imagen y sincronismo.

La amplificación de la señal de imagen separada produce una iluminación en la pantalla que es


proporcional a la señal que recibió. La señal de sincronismo permite el barrido del haz correspondiente a
la imagen, en forma vertical y horizontal.

____________________
CFI Seguridad
LOS MEDIOS TÉCNICOS DE PROTECCIÓN (II) · 71

Las imágenes captadas por las CCT se visualizan, en tiempo real o en diferido, en los monitores. En el
mercado existen modelos para todas las necesidades del usuario: color, blanco y negro, diferentes
tamaños, pulgadas... Abajo, dos modelos de videograbadores.

4. Medios de reproducción: videograbadores

Su función es la de reproducir y almacenar las imágenes captadas por las CTV cuando pueda ser
conveniente, o necesario, su uso posterior. Ofrecen un amplio campo de aplicaciones en el mundo de la
seguridad, por sus numerosas posibilidades de empleo en todas las áreas de la demanda. A las conocidas
y tradicionales funciones de manejo del vídeo casero, su unen los avances tecnológicos e informáticos,
que permiten la grabación en discos compactos, con el aumento de las horas de imagen, la calidad de
reproducción, etc.

5. Medios de tratamiento de la imagen

Los conmutadores son equipamientos que permiten la observación de varias cámaras en uno o varios
monitores, según la finalidad que se persiga. Pueden ser manuales, secuenciales, automáticos en alarma...

Otros medios de tratamiento de la imagen son los elementos de mando, integrados por telemandos y
teclados de control, y los elementos auxiliares de monitorización, generadores de fecha y hora,
identificadores de cámaras, generadores de texto, impresoras de vídeo...

____________________
CFI Seguridad
72 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL

En la imagen, un sistema domo, con 16 cámaras y sus


correspondientes cables, fuentes... Cuenta con un monitor de
17 ó 21 pulgadas, con imágenes en blanco y negro o en color,
grabación de una o varias cámaras, etc.

El gran enemigo del sistema de Circuito Cerrado de


Televisión es la monotonía que se puede apoderar de la
persona operadora del sistema de observación.

La rutina pasa factura.

Es recomendable que la permanencia ante el monitor


de CCTV esté espaciada con descansos visuales.

6. FIABILIDAD Y VULNERABILIDAD AL SABOTAJE.

Conceptualmente, se entiende por sabotaje la “realización de daños o deterioro en la fabricación,


maquinaria, productos... como procedimiento de lucha contra el Estado y sus instituciones, en conflictos
sociales y políticos”. Se aplica, también, al mundo de la empresa.

En el caso de los medios técnicos de protección, el sabotaje es “la agresión intencionada, desde el
interior o el exterior, cuya finalidad es la de anular o alterar el funcionamiento de los sistemas de
seguridad”. En mecanismos electrónicos, el ataque al campo eléctrico es el primer paso del sabotaje.
Para prever y minimizar las consecuencias, es fundamental contar con medios que combatan esas
situaciones de riesgo. En general, todos los equipos han de estar previstos, para ser operativos, con
equipos autónomos de generación de fuerza; además, han de ser capaces de trabajar con baterías
autónomas.

El correcto funcionamiento de los equipos depende, en muchas ocasiones, de su correcto uso; es por ello
por lo que resulta básica una formación adecuada en el manejo de los instrumentos. El factor humano es
fundamental para sacar el máximo provecho a la tecnología.

Las condiciones climatológicas son, también, un factor a tener en cuenta en el funcionamiento eficaz de
los medios técnicos, como también los son los cortes de fluidos eléctricos y/o telefónicos. Por otro
lado, por ejemplo, el contenido de un spray, lanzado contra un equipo infrarrojo, puede inutilizar este
sistema de detección.

Las medidas a adoptar para prever estas causas de inutilización de los medios técnicos pasan por la
utilización del sentido común: cuanto más protegidos estén, más difícil será el sabotaje. En el caso de
las CTV, su ubicación en zonas altas de los edificios, por ejemplo, y su integración en elementos sólidos
de la estructura del inmueble son dos medidas eficaces para dificultar el sabotaje.
____________________
CFI Seguridad
LOS MEDIOS TÉCNICOS DE PROTECCIÓN (II) · 73

El generador de la izquierda
puede funcionar con gas,
electricidad...

Arriba, sistema de Circuito Cerrado de Televisión en línea.


En la imagen inferior, una cámara colocada en una posición que dificulta el sabotaje.

____________________
CFI Seguridad
74 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL

____________________
CFI Seguridad
T E M A LA CENTRAL DE CONTROL DE
ALARMAS

4
 Organización y funciones.
 Los sistemas de control y alarmas.
 Procedimiento de reacción ante alarmas:
 El enlace con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad

ÍNDICE DE CONTENIDOS Pág.

1. Introducción. Consideraciones 76

2. Organización 77

3. Funciones 78

4. Los sistemas de control y alarmas 80

5. Procedimiento de reacción entre alarmas:


el enlace con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad 87

____________________
CFI Seguridad
76 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL
1. INTRODUCCIÓN. CONSIDERACIONES.

Central Receptora de Alarmas (CRA) y Central de Control de Alarmas (CC) son dos conceptos distintos
que, sin embargo, hacen referencia a la misma idea, dentro de la terminología de Seguridad Privada. EL
artículo 5 de la Ley de Seguridad Privada (L 23/1992, de 30 de julio), referido a las Empresas de
Seguridad, en su apartado e, señala como actividad de éstas “la instalación y mantenimiento de
aparatos”. En el punto f, habla de la “explotación de centrales para la recepción, verificación y
transmisión de las señales de alarmas y su comunicación a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, así como
prestación de servicios de respuesta cuya realización no sea de la competencia de dichas Fuerzas y
Cuerpos”.

Imagen de una Central de Control de Alarmas.

Esos mismos conceptos están recogidos en el artículo 1 del Reglamento de Seguridad Privada (Real
Decreto 2364/1994, de 9 de diciembre). En los artículos del 46 al 51 del Reglamento se establecen los
requisitos básicos de funcionamiento de esas centrales, regulándose el servicio de “custodia de llaves”
que pueden realizar las empresas, así como las sanciones de desconexión por falsas alarmas.

La operatividad básica de una Central Receptora de Alarmas configura un esquema muy sencillo,
prácticamente descrito en la definición recogida en la Ley y en el Reglamento de Seguridad Privada. Se
trata, en síntesis, de la recepción de una señal de alarma, su rápida verificación con la central de origen
y, simultáneamente, su transmisión inmediata a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, o a los servicios de
emergencia correspondientes.

Así, la Central de Control de Alarmas, dispondrá de personal durante las 24 horas del día. Ese personal
tendrá a su cargo las dependencias y los equipos que la integren. Sus funciones serán las de la
recepción, filtrado y transmisión de alarmas, control de las instalaciones a través de CCTV, y la
comunicación y seguimiento de incidencias y emergencias

El concepto de Central Receptora de Alarmas hace referencia a los equipos de una instalación concreta,
con la descripción de sus elementos y las funciones de los mismos. Su finalidad es la recepción de
alarmas y la telegestión de las mismas, que puede ir desde el chequeo remoto del funcionamiento de los
equipos hasta la activación y/o anulación de alarmas, control de entradas y salidas, etc.

____________________
CFI Seguridad
LA CENTRAL DE CONTROL DE ALARMAS · 77

Tanto la Central de Control como la Central Receptora conllevan un elevado número de componentes
técnicos y de elementos activos. Los equipos son complejos y con técnicas y tecnologías de alto nivel. En
razón de la trascendencia del trabajo allí realizado, y de las graves consecuencias que podrían derivarse
del incumplimiento de las funciones, este tipo de instalaciones ha de estar dotado de un sistema de
seguridad propio que garantice la protección contra cualquier tipo de intrusión previa a posteriores
sabotajes, robos o cualquier otra amenaza de riesgo antisocial.

De la misma forma, en sus sistemas habrá de incorporarse la protección contra incendio y/o explosión.
Asimismo, los sistemas deberán contar con los correspondientes planes de Emergencia y Evacuación,
además de con los procedimientos de actuación ante las diferentes posibilidades de averías técnicas.
Parte de estos medios y medidas están exigidas en la legislación vigente.

En todo ese complejo entramado técnico, es esencial el factor humano. De nada sirve la tecnología más
avanzada si no se tiene en cuenta la intervención humana, que es la que controla a los elementos activos.
Así pues, el sistema de la Central de Control de Alarmas es la unión de medios técnicos y humanos de
protección, con la finalidad de detectar y prevenir accidentes e intrusiones, o accesos no autorizados,
mediante las funciones a realizar contempladas en la Ley y en el Reglamento de Seguridad Privada.

El factor humano es esencial en el


correcto funcionamiento de la Central
de Control de Alarmas, al igual que en
todos los aspectos de Seguridad.

2. ORGANIZACIÓN

La evolución de la tecnología ha solucionado muchos de los problemas y fallos habituales de las CRA,
permitiendo instalaciones cada día más sofisticadas, en las que el margen de error, con falsas alarmas,
es cada vez más inferior. La tendencia actual de uso, la de transmisión de incidencias y/o emergencias,
está dando paso al concepto de la CRA como instalación gestora de seguridad.

En la organización de una Central de Control de Alarmas hay que tener en cuenta que los medios
humanos y técnicos están condicionados por el tamaño de las instalaciones, la localización de las mismas,
la conflictividad y peligrosidad del entorno en el que se ubican, etc.

El Reglamento de Seguridad Privada, en su artículo 2, establece que las Empresas han de estar inscritas
en el Registro de Empresas de Seguridad Privada de la Dirección General de la Policía y autorizadas
según el procedimiento y documentación establecidos en los artículos 4 y 5. En el artículo 46 y ss.,
establece una serie de requisitos para la organización de las CC, como son:

____________________
CFI Seguridad
78 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL
Requisitos de conexión
“Para conectar aparatos, dispositivos o sistemas de seguridad a centrales de alarmas, será preciso que
la realización de la instalación haya sido efectuada por una empresa de seguridad inscrita en el Registro
correspondiente y se ajuste a lo dispuesto en los artículos 40, 42 y 43 de este Reglamento”. (art. 46)

Esos artículos señalan que los aparatos habrán de estar debidamente aprobados, impidiendo que los
sistemas de seguridad instalados causen daños o molestias a terceros. Se indica que los dispositivos
exteriores, como cajas de avisadores acústicos y ópticos, deben incorporar el número de teléfono de
contacto donde poder llamar en caso de necesidad y/o mantenimiento (art. 40). Las instalaciones han de
contar con el pertinente certificado de instalación, ajustándose a lo dispuesto en la normativa
reguladora de las instalaciones eléctricas en lo que les sea de aplicación y a las características
determinadas por el Ministerio del Interior (art. 42). De la misma forma, habrán de
determinarse las pertinentes revisiones de las instalaciones (art. 43).

Información al usuario
Antes de efectuar la conexión, “las empresas explotadoras de centrales de alarmas están obligadas a
instruir al usuario del funcionamiento del servicio, informándole de las características técnicas y
funcionales del sistema y de las responsabilidades que lleva consigo su incorporación al mismo”. (art. 47)

Funcionamiento
“La central de alarmas deberá estar atendida permanentemente por los operadores necesarios para la
prestación de los servicios, que no podrán ser en ningún caso menos de dos, y que se encargarán del
funcionamiento de los receptores y de la trasmisión de las alarmas que reciban”. (art. 48.1)

Cuando se produzca una alarma, “las centrales deberán proceder de inmediato a su verificación con los
medios técnicos y humanos de que dispongan, y comunicar seguidamente al servicio policial
correspondiente las alarmas reales producidas”. (art. 48.2). Dado que, en la actualidad, las centrales de
alarmas cuentan con personal de Seguridad Privada, conviene ampliar lo que marca el Reglamento
utilizando el sentido común: aplicando los recursos humanos propios antes de comunicar con los
servicios policiales.

Servicio de custodia de llaves


”Los servicios de verificación personal de las alarmas y de respuesta a las mismas se realizarán, en todo
caso, por medio de Vigilantes de Seguridad, y consistirán, respectivamente, en la inspección de local o
locales, y en el traslado de las llaves del inmueble del que procediere cada alarma, todo ello a fin de
facilitar a los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad información sobre posible comisión de
hechos delictivos y su acceso al referido inmueble (art. 49.2)

Desconexión por falsas alarmas


“1. En los supuestos de conexión de aparatos, dispositivos o sistemas de seguridad con una central de
alarmas, con independencia de la responsabilidad y sanciones a que hubiere lugar, cuando el sistema
origine dos o mas falsas alarmas en el plazo de un mes, el Delegado del Gobierno, que podrá delegar en
el Jefe Superior o Comisario Principal de Policía, requerirá al titular de los bienes protegidos, a través
de la dependencia policial que corresponda, para que proceda, a la mayor brevedad posible, a la
subsanación de las deficiencias que dan lugar a las falsas alarmas.

2. A los efectos del presente Reglamento, se considera falsa toda alarma que no este determinada por
hechos susceptibles de producir la intervención policial. No tendrá tal consideración la mera repetición
de una señal de alarma causada por una misma avería dentro de las veinticuatro horas siguientes al
momento en que ésta se haya producido.

____________________
CFI Seguridad
LA CENTRAL DE CONTROL DE ALARMAS · 79

3. En caso de incumplimiento del requerimiento, se ordenara a la empresa explotadora de la central de


alarma que efectué la inmediata desconexión del sistema con la propia central, por el plazo que se
estime conveniente, que podra tener hasta un año de duracion, salvo que se subsanaran en un plazo mas
breve las deficiencias que den lugar a la desconexion, siendo la tercera desconexion de carácter
definitivo, y requiriéndose para una nueva conexión el cumplimiento de la prevenido en el articulo 42 de
este Reglamento. Durante el tiempo de desconexion, el titular de la propiedad o bien protegido debera
silenciar las sirenas interiores y exteriores del sistema de seguridad.

4. Durante el tiempo que permanezca desconectado como consecuencia de ello un sistema de seguridad,
su titular no podra concertar el servicio de centralización de alarmas con ninguna empresa de
seguridad.

5. Sin perjuicio de la apertura del correspondiente expediente, no se procedera a desconectar el


sistema de seguridad cuando su titular estuviere obligado, con arreglo a lo dispuesto por este
Reglamento, a contar con dicha medida de seguridad.

6. Cuando el titular de la propiedad o bien protegido por el sistema de seguridad no tenga contratado el
servicio de centralización de alarmas y la realizare por si mismo se aplicara lo dispuesto en el apartado
1 de este articulo, correspondiéndole en todo caso, la obligación de silenciar las sirenas interiores y
exteriores que posea dicho sistema de seguridad, sin perjuicio de la responsabilidad en que hubiera
podido incurrir.” (Articulo 50).

Libros – registro
“1. Las empresas de explotación de centrales de alarmas llevaran un libro-registro de alarmas, cuyo
modelo se ajuste a las normas que apruebe el Ministerio del Interior, de forma que sea posible su
tratamiento y archivo mecanizado e informatizado.

2. Las centrales de alarma que tengan contratado servicio de custodia de llaves indicaran en el libro-
registro de contratos cuales de estos incluyen aquel servicio” (Articulo 51).

3. FUNCIONES

Siendo su finalidad la disponibilidad de recursos, humanos y materiales, para dar respuesta a una señal
de alarma, y su transmisión a los servicios de intervención necesarios, las principales funciones de una
CRA, son:

Recepción y control
Es el origen de la alarma. Habrá de localizar el lugar y tipo de incidencia producida en el centro
protegido por elementos técnicos de detección.

Verificación y comprobación
Es la confirmación de la realidad de la alarma, para la posterior intervención. Para ello se utilizarán los
medios técnicos y humanos.

Transmisión
Tras la oportuna verificación, se avisa a los servicios pertinentes: Fuerzas y Cuerpos de Seguridad,
servicios de emergencia y/o sanitarios, propietarios del inmueble protegido, etc.

____________________
CFI Seguridad
80 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL

Tras la comprobación de la alarma recogida en


la Central Receptora, se transmite la incidencia
a la entidad que corresponda: policía, servicios
de emergencia y/o sanitarios... para su
posterior intervención. En la imagen superior,
efectivos de la Ertzaintza con sus diferentes
uniformes. A la izquierda, el anagrama de SOS-
Deiak (112).

4. LOS SISTEMAS DE CONTROL Y ALARMAS

Previa al apartado recogido en el temario del Curso de Vigilante de Seguridad conviene realizar una
mirada a los ‘avisadores y señalizadores’, que son los elementos de una instalación de seguridad cuya
función es la de propagar la existencia de una amenaza real al público en general.

Dentro del amplio abanico de posibilidades que ofrece el mercado, se puede realizar una clasificación en
dos grandes grupos:

Indicadores locales
Ubicados en el lugar de la incidencia o emergencia. Pueden ser interiores o exteriores, según tengan por
finalidad propagar la existencia de la amenaza al personal ubicado en el recinto o al público del espacio
exterior.

Los indicadores locales interiores, a su vez, pueden ser acústicos y/u ópticos. Los acústicos son,
normalmente, sirenas o zumbadores, siendo usual el empleo de las primeras para la propagación de la
alarma al público, en tanto que los zumbadores tienen mejor aplicación para el aviso a los servicios
propios de seguridad o personal del Centro de Control. Los indicadores ópticos de interiores pueden ser
muy variados, siendo los más usuales el empleo de flash y de un alumbrado local específico, para el
público, y las señales puntuales luminosas o pilotos, para los Centros de Control.

Los indicadores locales de exterior son, igualmente, acústicos y/u ópticos. Los acústicos serán,
normalmente, sirenas o campanas; entre las primeras están las de tipo electrónico, neumáticas y
piezoeléctricas. Han de estar autoprotegidos, ya que su silenciamiento es una de las primeras

____________________
CFI Seguridad
LA CENTRAL DE CONTROL DE ALARMAS · 81

ctuaciones de la intrusión. Los indicadores ópticos de exteriores suelen ser los emisores de destellos o
flash y el alumbrado local. En ocasiones se emplea un sistema de iluminación sorpresiva que constituye,
a la vez, un medio de disuasión y un avisador óptico.

Avisadores remotos
Estarán, normalmente, en el Centro de Control propio o en Centrales receptoras de Alarmas
contratadas. Su finalidad es la de informar de la situación a los medios humanos de seguridad, ya sea
privada o pública, para su intervención inmediata.

La transmisión de la señal se efectuará, lógicamente, por medios alámbricos o por ondas. En el primero
de los casos, se utilizarán las líneas telefónicas, con el consiguiente riesgo de corte voluntario o
fortuito de las mismas y el consiguiente bloqueo de la señal. Para evitarlo, cabe establecer la protección
punto a punto, la supervisión de líneas y, en todo caso, la salida alternativa de la señal por medio
inalámbricos.

El mercado ofrece una amplia gama en elementos avisadores de incidencia, para la posterior alarma.

Sistemas de centralización

Desde el punto de vista técnico, un Sistema Electrónico de Seguridad (SES) está integrado por tres
grandes bloques:

- Detectores, sensores e iniciadores.


- Avisadores y actuadores.
- Central de Señalización y control, fuente de alimentación y dispositivos de conmutación.

Desde el punto de vista operativo, un SES de cierta entidad estará formado, normalmente, por:

- Sistema de protección contra incendios.


- Sistema de detección, articulado en subsistemas.
- Sistema de control de accesos.
- Sistema de protección de la información.
- Sistema de vigilancia.
- Sistema de centralización.
- Despliegue del SES.
- Medios complementarios.

____________________
CFI Seguridad
82 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL
No existe contradicción entre estas dos divisiones, ya que responden a trabajos y finalidades
diferentes; en todo caso, el sistema de centralización siempre integrará una central de señalización y
control, una fuente de alimentación y unos medios de conmutación, así como otros elementos,
dependiendo de su complejidad.

Por otro lado, numerosos SES están conectados a las Centrales Receptoras de Alarmas, que tienen la
función básica de recibir las señales de aquellos y trasmitirlas a los servicios de emergencia y/o
policiales.

En consecuencia, el tratamiento de la centralización se desarrolla en tres partes:

1. Centrales de señalización y control.


2. Centrales receptoras de Alarmas.
3. Sistemas de centralización.

1) Centrales de señalización y control (CSC)

Según la Regla Técnica para las Instalaciones de Alarma contra el robo, “la central de señalización y
control es la parte de la instalación que alimenta los detectores y realiza las siguientes funciones:

· Recibe la señal enviada por los detectores o pulsadores conectados a ella, a través de los
bucles de detección, indicando la alarma de forma óptica o acústica y localizando la zona en que
se encuentra el detector o pulsador activado.
· Activa los dispositivos de alarma o transmite la señal de alarma a una estación de recepción de
alarmas.
· Vigila el correcto funcionamiento de la instalación e indica los defectos mediante señales
óptica o acústicas de avería”.

Con carácter general, se clasifican en: centrales convencionales, microprocesadas y/o computerizadas.

2) Centrales Receptoras de Alarmas (CRA)

Vistos los requisitos que la Ley y el Reglamento de Seguridad Privada establecen para las Centrales
Receptoras de Alarmas, a continuación se exponen los principales componentes técnicos de las mismas:

· Medios de recepción-transmisión.-
Son la garantía de eficacia de este tipo de centrales, por lo que su número debe asegurar la
simultaneidad de señales que se pueden producir. Su diversidad ha de ser tan amplia como sea
necesario para facilitar la compatibilidad con todos los posibles transmisores. Su calidad deberá
ser óptima, para evitar fallos y deficiencias en servicio de gran importancia.

· Sistema informático.-
Representa la seguridad de apoyo a la gestión de recepción-transmisión de alarmas. Con un
software adecuado proporciona una elevada simplificación de los procesos de tratamiento de las
señales.

· Grabación.-
Toda la información de entrada y de salida ha de ser registrada en un equipo de grabación, que
deberá disponer de la capacidad para actuar con las posibles comunicaciones simultáneas. Su

____________________
CFI Seguridad
LA CENTRAL DE CONTROL DE ALARMAS · 83

finalidad es la de poder analizar las incidencias. Requiere un período mínimo de almacenaje (al
menos, tres meses).

· Fuente de alimentación.-
Una CRA ha de tener unas fuentes de alimentación independientes a la del resto del inmueble,
con un equipo de estabilización de tensión y de frecuencia y un grupo electrógeno con la
potencia que sea necesaria.

· Sistema de seguridad interno.-


Este tipo de centrales ha de contar con un sistema de seguridad propio que garantice la
protección contra cualquier tipo de intrusión, previa a posteriores sabotajes, robos o cualquier
otra amenaza de carácter antisocial. Ha de tener integrada la protección contra incendio y
explosión.

El sistema debe incorporar los correspondientes planes de Emergencia y Evacuación, así como los
procedimientos de averías técnicas. Parte de estos medios y medidas son exigidos por la legislación
vigente.

Servicios de una CRA

La proliferación de servicios que la sociedad actual demanda hace que el listado de servicios que presta
una CRA sea extenso; a modo de enumeración:

- Conexión con centrales de robo, atraco, incendio o combinaciones de estas amenazas.


- Conexión bidireccional con centrales de detección puntual y posibilidad de actuación sobre
ellas.
- Envío de señales periódicas de comprobación de la central transmisora y de las líneas.
- Escucha microfónica ambiental de áreas concretas.
- Control de conexión-desconexión de un sistema de seguridad.
- Control de un servicio de Vigilantes de Seguridad; control de rondas y control de presencia.
- Telemando de operaciones técnicas como el encendido/apagado de luces, calefacciones, riegos
automáticos, maquinaria industrial...
- Televigilancia, mediante la transmisión de imágenes al producirse una alarma.
- Alarmas técnicas, que se reciben al producirse fallos o averías, como fugas de gas o agua,
excesos/defectos de presión o temperatura, etc.
- Emergencias en aparatos elevadores.
- Alarmas clínicas, previstas para la asistencia de emergencia a minusválidos, ancianos,
enfermos, niños...
- Servicio de custodia de llaves, con el transporte de las mismas por Vigilantes de Seguridad al
lugar de la incidencia, para facilitar el acceso de los servicios de emergencias.

____________________
CFI Seguridad
84 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL

El ‘Sistema de control de rondas VIGILANT con


Internet’, de la firma Radiobit Sistemas,
“permite que, con sólo apretar un botón, los
informes sean recibidos en unos segundos por el
cliente, sin utilizar papel, sin desplazamientos y
con la certeza de que llegan a la persona indicada.
El cliente decide si lo quiere en papel o lo visualiza
en pantalla, y puede realizar consultas de fechas.
La realización de este procedimiento significa que
los servicios han sido revisados y contrastados,
que los datos se encuentran debidamente
guardados y disponibles para nuevas consultas,
estudios de incidencias o estadísticas”.

3) Sistemas de centralización
La diversidad de modelos de sistemas desarrollados en los últimos años hace que su clasificación sea
compleja. La más difundida y general, es la siguiente:

Sistemas primarios
Su esquema básico es una central convencional, que recibe las señales de unos medios de
detección articulados en zonas. Transmite la alarma, de forma automática, a una CRA, emitiendo
simultáneamente una señal local, acústica y/o luminosa.

Son instalaciones sencillas, de pequeñas dimensiones, en las que no existen medios humanos de
reacción. Deberán estar protegidas, a fin de evitar la anulación de su actividad, y habrán de
tener una fuente de energía alternativa; generalmente, por baterías.

Sistemas medios
La complejidad relativa del sistema requiere, al menos, el empleo de centrales microprocesadas
con una cierta capacidad de procesamiento y programación automática de datos. Requiere el
empleo de un operador para la central y suelen disponer de medios humanos de seguridad
propios, que actúan como respuesta a las alarmas.

Para la protección contra intrusión y otras amenazas derivadas, disponen de subsistemas de


protección exterior, periférica e interior, formados por medios pasivos y activos. Suelen
incorporar otros medios, como CCTV, videosensores y elementos que incrementan la eficacia
general del sistema. Integran la protección contra amenazas antisociales y contra incendio. El
diseño de ingeniería conlleva cierta complejidad, por lo que se requiere la participación de
ingenieros técnicos. El mantenimiento también adquiere especial importancia.

Sistemas complejos
Su esquema responde al concepto de Seguridad Integral: hacen frente al conjunto de todas las
amenazas potenciales con el empleo coordinado de los medios técnicos –pasivos y activos–, así
como los humanos y organizativos. El concepto de amenazas incorpora aquéllas de carácter
técnico, como fallos de presión en las calderas, caídas de tensión en la red, variaciones de
iluminación y problemas de climatización.

____________________
CFI Seguridad
LA CENTRAL DE CONTROL DE ALARMAS · 85

Estos sistemas cuentan con un elevado número de sensores, de gran diversidad y de diferentes
tratamientos, lo que conlleva su articulación en subsistemas. Emplean abundantes medios ópticos
(CCTV) y videosensores, así como complejos sistemas de control de accesos y de presencia.
Todo ello conduce, inevitablemente, al empleo de sistemas de centralización computerizados,
con un hardware avanzado y un software de alto nivel.

Existen dos modelos básicos de sistemas complejos: ‘compacto’ y ‘extenso’, sobre la base del
criterio de centralización jerarquizada, el primero, o del amplio despegue geográfico, del
segundo.

Sistemas complejos compactos.-


Corresponden con el concepto generalizado de ‘edificios inteligentes’: inmuebles de gran
desarrollo vertical y horizontal, con un denso contenido de equipamientos de avanzada
tecnología.

El criterio de centralización técnica impone en estos modelos el empleo de un Centro de Control


único, en el que se integrarán los diferentes sistemas, comenzando por los de seguridad:

· Protección exterior.
· Protección periférica.
· Vigilancia óptica exterior y periférica.
· Control de accesos.
· Protección interior.
· Protección puntual.
· Vigilancia óptica interior.
· Protección de la información.
· Protecciones especiales.
· Sistema de protección contra incendios.
-Subsistema de prevención contra incendios.
-Subsistema de detección y alarma contra incendios.
-Subsistema de extinción.
· Sistema de emergencias.
-Subsistema de señalización de emergencias.
-Sistema de alumbrado de emergencias.
· Sistemas técnicos del edificio: iluminación, climatización, presión de calderas, medios de
elevación, tensión de la red...

Según las diferentes tecnologías, tensiones y/o tipos de cableado de los componentes, estos sistemas
requieren la utilización de redes diferenciadas: red de protección contra incendios (24 v.), red de
detección de seguridad (12 v.), red óptica (CCTV, con cable coaxial u otros) y red técnica (dependiente
de los medios). La integración de esas redes en el Centro de Control exige, por lo tanto, el empleo de
cuatro equipos de centralización parcial diferenciados, y un equipo de centralización general, ‘cerebro’
del sistema de centralización.

Los componentes de Centro de Control dependerán, obviamente, de cada situación concreta. Un modelo
podría ser el siguiente:

· Equipo de centralización general, con un ordenador PC, hardware, software...

____________________
CFI Seguridad
86 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL
· Equipos de centralización mediante redes diferenciadas, con la central microprocesada contra
incendios, la de detección de seguridad, la unidad de la red de CCTV, ordenador y
componentes...

· Equipos operacionales, con videosensores de exterior e interior, monitores de alarma,


monitores de servicio, equipos de videograbación, equipo secuenciador de imagen...

· Equipos complementarios, con las instalaciones de aislamiento acústico, de climatización,


fuente de alimentación ajena al edificio, equipos de estabilización de tensión y frecuencia...

· Transmisiones de seguridad, con los teléfonos de comunicación interna y externa, central de la


red de megafonía, de radioteléfonos...

· Documentaciones, con los manuales técnicos de los medios de centralización, manual de


operaciones del Centro de Control, planos de seguridad, planos de evacuación, teléfonos de
emergencias, normas generales y particulares de seguridad, procedimientos operativos de
seguridad...

Sistemas complejos extensos.-


Son organizaciones de amplio despliegue geográfico en las que se mantiene una centralización
básica, en orden a la coordinación y supervisión general, desarrollándose una amplia
descentralización operativa, tanto en la recepción de señales como en el control de sistemas.

Existen diversos modelos; desde los que disponen de un elevado número de centrales sencillas y
sistemas homogéneos hasta aquellos en los que cada zona territorial integra varios tipos de
instalaciones diferentes, con un número variable de unidades.

Ejemplo del primer modelo es el de una entidad bancaria con presencia estatal y una
centralización de los sistemas que, sin embargo, en el ámbito local confía las señales de cada
unidad a una Central receptora de Alarmas. Ejemplo del segundo modelo es el de las grandes
empresas de fabricación y transporte de electricidad, con un Centro de Control General en la
cabecera de la empresa, varios Centros Regionales y un número variable de áreas por cada zona
geográfica.

Estos sistemas se caracterizan por:

· Una amplia descentralización del control.

· Una configuración más sencilla que la de los sistemas compactos.

· Una solución local de las incidencias y emergencias.

· Una difícil coordinación del conjunto.

· Una difícil protección de las comunicaciones.

4) Comentario sobre los Sistemas Técnicos


La abundancia de medios técnicos de protección, activos y pasivos, existente en el mercado dificulta, en
ocasiones, la elección de los más idóneos. Por otro lado, la aplicación de criterios de economía obliga a

____________________
CFI Seguridad
LA CENTRAL DE CONTROL DE ALARMAS · 87

reducir la aplicación de los medios técnicos hasta conseguir la instalación de los que son estrictamente
necesarios.

Se dan casos de instalaciones sobredimensionadas y costosas, ineficaces por complicadas y, en sentido


contrario, numerosos sistemas que son fácilmente vulnerados por la escasez de medios utilizados.

Por ello, a la hora de contratar una instalación técnica, un Responsable de Seguridad ha de tener en
cuenta aspectos como:

· Examinar el mercado, las consultorías y empresas instaladoras homologadas y acreditadas en el


sector.
· Exigir un estudio previo de seguridad, con la determinación precisa de amenazas y
vulnerabilidades del lugar.
· Comprobar que los elementos utilizados en las instalaciones de los sistemas cuentan con las
certificaciones correspondientes.
· Asegurarse de que la instalación esté protegida contra manipulaciones no deseadas.
· Garantizar la transmisión de señal a una central receptora homologada y debidamente dotada
de medios técnicos y humanos.
· Dado que ningún sistema técnico es totalmente resolutivo, prever la reacción con medios
humanos ante las señales de alarma, bien con personal propio o bien con personal contratado,
que realice las comprobaciones pertinentes y facilite la actuación de los servicios policiales y/o
de emergencia.

Se trata, en definitiva, de aplicar la legislación vigente, la experiencia, los criterios de economía y


seguridad integral y, cómo no, el sentido común.

Ningún sistema técnico es resolutivo al cien por cien. Los recursos humanos son imprescindibles
para el eficaz funcionamiento de un sistema de seguridad.

5. PROCEDIMIENTO DE REACCIÓN ANTE ALARMAS: EL ENLACE CON LAS


FUERZAS Y CUERPOS DE SEGURIDAD.

El principal problema de los sistemas vistos en éste y anteriores temas es el referido a las ‘falsas
alarmas’. Varios reconocidos expertos en sistemas defienden que, en realidad, las ‘falsas alarmas’ no
existen, lo que existen son alarmas producidas por elementos ajenos a los sistemas y que, en realidad,
no suponen una vulneración del sistema de seguridad.

____________________
CFI Seguridad
88 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL

Lo cierto es que las ‘falsas alarmas’ se recogen en el Real Decreto 1123/2002, por el que se modifica
parcialmente el Reglamento de Seguridad Privada. En el art. 50.1, se señala que “...con independencia de
las responsabilidades y sanciones a que hubiere lugar, cuando el sistema origine dos o más falsas
alarmas en el plazo de un mes, el Delegado del Gobierno, que podrá delegar en el Jefe Superior o
Comisario Provincial de Policía, requerirá al titular de los bienes protegidos, a través de la dependencia
policial que corresponda, para que proceda, a la mayor brevedad posible, a la subsanación de las
deficiencias que dan lugar a las falsas alarmas”.

Según el Reglamento, “se considera falsa toda alarma que no esté determinada por hechos susceptibles
de producir la intervención policial...” (art. 50.2). En caso de incumplimiento del requerimiento, “se
ordenará a la empresa explotadora de la central de alarma que efectúe la inmediata desconexión del
sistema con la propia central, por el plazo que se estime conveniente, que podrá tener hasta un año de
duración... siendo la tercera desconexión de carácter definitivo...” (art. 50.3).

En el art. 22.2.h de la Ley de Seguridad Privada se recoge que “No transmitir a las Fuerzas y Cuerpos
de Seguridad del Estado las señales de alarma que se registren en las centrales privadas, transmitir las
señales con retraso injustificado o comunicar falsas incidencias, por negligencias, deficiente
funcionamiento o falta de verificación previa” está considerado como infracción grave.

El teléfono de SOS DEIAK recibe al año más de


un millón de llamadas de socorro. A través de
este teléfono los ciudadanos pueden obtener
respuesta a cualquier tipo de emergencia, con la
movilización de los recursos pertinentes:
ambulancias, bomberos, Ertzaintza, grupos de
rescate, etc. La mala utilización de este teléfono
puede significar la inasistencia a situaciones de
verdadera necesidad.

En las falsas alarmas pueden influir aspectos como: errores en la instalación y/o en el sistema, uso
incorrecto de los elementos por parte del factor humano, efectos y consecuencias de los elementos
meteorológicos, movimientos involuntarios de objetos, desplazamientos de animales... El problema
radica en que para comprobar si la alarma es falsa o no, se requiere una intervención humana y, en su
caso, la de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y la de los servicios de emergencia. El trastorno que se
causa a la sociedad con la movilización injustificada de estos servicios es una cuestión demasiado seria
como para obviarla.

Todo centro de control de una Central de Alarmas ha de contar con un procedimiento de actuación en
caso de situación de emergencia. En ese documento ha de recogerse el procedimiento de reacción ante
una alarma. Normalmente, será:

____________________
CFI Seguridad
LA CENTRAL DE CONTROL DE ALARMAS · 89

1. Comprobación del correcto funcionamiento del sistema. Lógicamente, en el caso de detectar


cualquier anomalía, o mal funcionamiento, en el sistema, se comunicará, inmediatamente, a la
persona que se señale en el procedimiento, procediéndose a la inmediata solución de la
deficiencia.

2. Tras haber comprobado que el sistema funciona correctamente, se transmite la alarma a los
servicios policiales y/o de emergencia. Además de contar con un sistema de comunicación
permanente con dichos servicios, el procedimiento señalará los sistemas alternativos de
comunicación (segundos teléfonos, etc.).

3. Protocolo de actuación en caso de servicio de custodia de llaves, con su transporte y puesta a


disposición de los servicios policiales y/o de emergencia.

4. Finalizada la incidencia motivo de la alarma y posterior actuación, se anotará la misma en el


pertinente registro, haciendo constar cuestiones como la localización de la señal, fecha, hora,
causa, resultado de la verificación, hora del aviso a los servicios policiales y/o de emergencia, y
los detalles correspondientes a la actuación.

5. Realización del correspondiente informe de servicio.

6. Los otros apartados recogidos en el procedimiento.

La reacción de los servicios


policiales y/o de emergencia
ante una señal de alarma en una
Central Receptora es similar a la
que se produce ante una
situación de emergencia en la
sociedad. La racionalización del
uso de los recursos es vital para
la atención a la emergencia. Los
protocolos de actuación son
esenciales para el
funcionamiento eficaz de los
sistemas.

____________________
CFI Seguridad
90 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL

____________________
CFI Seguridad
T E M A LA DETENCION

5
 La procedencia del cacheo y del esposamiento: Supuestos.
 La conducción y custodia del detenido.

ÍNDICE DE CONTENIDOS Pág.

1. Introducción. Consideraciones 92

2. La detención. Concepto, casos 92

3. Detención por particulares, por autoridades 94

4. La detención. Plazos. Tratamientos 96

5. La procedencia del cacheo y del esposamiento 97

6. La conducción y custodia del detenido 102

7. El empleo de la defensa. Golpes permitidos 104

Modelo de grilletes para colocar en los pies de la persona detenida.

____________________
CFI Seguridad
92 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL
1. INTRODUCCIÓN. CONSIDERACIONES

Detención, retención, privación de libertad... son conceptos serios, ya que, no en vano se refieren al
mayor de los derechos individuales de las personas. Por otro lado, en el ejercicio de su actividad
laboral, el/la Vigilante de Seguridad se enfrenta a situaciones en las que los individuos pueden alterar
los derechos de otras personas para la consecución de sus fines. Dado que los límites del concepto de la
‘retención’ son excesivamente ambiguos y, además, sin reflejo en la legislación, en este temario se va a
intentar aclarar los extremos referidos a la ‘detención’.

Por otro lado, en este tema se enfoca el asunto desde la perspectiva que marca la ley, por un lado y, por
otra parte, desde el más profundo de los respetos a los derechos de la persona.

Dos modelos diferentes de grilletes para las muñecas.

2. LA DETENCIÓN. CONCEPTO, CASOS

Se puede definir la detención, en sentido amplio, como el hecho de "privar a una persona de su
libertad". En sentido estricto, es “la restricción momentánea de la libertad de una persona, a la que se
le presume responsable de la comisión de un hecho delictivo, llevada a cabo por una autoridad,
funcionario de la policía judicial o, incluso, por un particular, con el fin de asegurar su presentación ante
la autoridad judicial competente”.

Por su parte, la prisión provisional, o preventiva, “es una medida cautelar por la que se limita la libertad
individual de una persona, en virtud de una resolución judicial, con el objeto de ingresar en un
establecimiento público de custodia al fin de asegurar el cumplimiento de la pena que pudiera serle
impuesta como responsable de un hecho delictivo”.

A grandes rasgos, las diferencias entre ambos conceptos, son las siguientes:

Detención
1. La puede realizar un funcionario e, incluso, un particular; siempre, de acuerdo a la ley.
2. Con carácter general, no puede exceder de 72 horas.
3. Normalmente, conlleva el traslado a dependencias judiciales.
4. Su fin es el de asegurar la presencia de una persona ante el juez competente.
5. Es una situación de hecho.

Prisión provisional
1. Sólo la puede decretar un juez, por mediación de un auto judicial.
2. Su duración no está limitada en el tiempo.
3. Se desarrolla en un establecimiento público de custodia.

____________________
CFI Seguridad
LA AUTOPROTECCIÓN · 93

4. Su fin es el de asegurar el cumplimiento de una pena que pudiera ser impuesta a la persona
detenida.
5. Es una situación de derecho.

El ingreso en un establecimiento penitenciario sólo puede ser llevado a cabo por decisión judicial. En la
imagen, la maqueta de una prisión, diseñada en 1993.

Casos en los que se puede detener.-


No existen reglas determinadas para efectuar una detención, pues en cada caso particular hay que
tener en cuenta las circunstancias o peculiaridades del mismo, pero siempre ha de ser efectuada con
arreglo a la ley.

No obstante, hay una serie de normas, de carácter general, aplicables a la mayoría de los supuestos del
servicio de un Vigilante de Seguridad.

Detención por parte de un Vigilante de Seguridad

El Vigilante de Seguridad puede detener, encontrándose de servicio, por estos motivos:

1º. Por comisión de un delito en el sitio donde presta el servicio. (art. 76.2 del R.D. 2364/94, del
Reglamento de Seguridad Privada, que desarrolla la Ley de Seguridad Privada).

2º. Cuando concurran indicios racionales de tal comisión, en relación con los bienes o personas
objeto de su protección. (art. 76.2 del R.D. 2364/94).

Es necesario incidir sobre el contenido del art. 76.1 del R.D. 2364/94, que dice textualmente:
"en el ejercicio de su función de protección de bienes inmuebles, así como de las personas que
se encuentren en ellos, los Vigilantes de Seguridad deberán realizar las comprobaciones,
registros y prevenciones necesarias para el cumplimiento de su misión".

____________________
CFI Seguridad
94 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL
Al incluir el legislador el concepto DEBERÁN en la redacción del artículo, faculta al Vigilante a
comprobar identidades, realizar registros, tanto personales como de paquetes o bultos y a
detener, dentro de los límites legalmente establecidos y siempre bajo los principios de
integridad y dignidad; trato correcto a las personas, evitando arbitrariedades, abusos y
violencias y actuando con congruencia y proporcionalidad en la utilización de sus facultades y de
los medios disponibles. (art. 1.3 de la Ley 23/92 y art. 67 del R.D. 2364/94). El Vigilante de
Seguridad, en el ejercicio de sus funciones, está legalmente facultado para identificar,
registrar y, si procede detener, siempre bajo las condiciones legalmente establecidas.

3°. Prestando apoyo o auxilio, en el servicio, a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.


Es obvio que el Vigilante de Seguridad, y a requerimiento de los miembros de las Fuerzas y
Cuerpos de Seguridad tiene la especial obligación de colaborar con éstas, siguiendo sus
instrucciones y siempre en relación con las personas, bienes, establecimientos o vehículos que
estuviese custodiando, (art. 1.4 de la Ley 23/92 y art. 66 del R.D. 2364/94), por lo que en su
caso, y ante las indicaciones de los agentes de la autoridad, deberá detener o colaborar en la
detención, de las personas que se le indique.

4°- Por estado peligroso.


Circunstancia un tanto especial, en la que un individuo, sin llegar a delinquir, puede poner en
riesgo tanto a las personas como a los bienes objeto de protección, por lo que el Vigilante de
Seguridad debe actuar para evitar el posible daño, logrando con su intervención el
restablecimiento de la calma.

Son algunos ejemplos: la persona en estado ebrio, la persona que exhibe o porta un arma en un lugar
público, el suicida, la persona alborotadora o provocadora...

3. DETENCIÓN POR PARTICULARES, POR AUTORIDADES

Detención por parte de un particular

El art. 490 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal indica que un particular puede detener a una
persona en los siguientes casos. Es importante resaltar que la ley no impone obligación al particular:
1. Al que intentare cometer un delito, en el momento de ir a cometerlo.
2. Al delincuente sorprendido ‘in flagranti’.
3. Al que se fugare del establecimiento penal en el que se halle extinguiendo condena.
4. Al que se fugare de la cárcel en que estuviere esperando su traslación al establecimiento penal
o lugar en el que deba cumplir la condena que se le hubiere impuesto por sentencia firme.
5. Al que se fugare al ser conducido al establecimiento o lugar mencionado en el punto anterior.
6. Al que se fugare estando detenido o preso por causa pendiente.
7. Al procesado o condenado que estuviese en rebeldía.

El particular que “detuviere a otro justificará, si éste lo exigiere, haber obrado en virtud de motivos
racionalmente suficientes para creer que el detenido se hallaba comprendido en alguno de los casos
citados”.

____________________
CFI Seguridad
LA AUTOPROTECCIÓN · 95

La Ley de Enjuiciamiento Criminal establece los


supuestos y circunstancias en los que se puede detener a
una persona.

La detención de personas no es una acción


cuya potestad sea exclusiva de las Fuerzas
y Cuerpos de Seguridad del Estado. El
Vigilante de Seguridad e, incluso, un
particular, pueden detener, siempre y
cuando se cumplan una serie de
circunstancias, marcadas por Ley.

Detención por parte de la autoridad o agente de la policía judicial

Las personas con la condición de Autoridad o Agente de la Policía Local, tienen la obligación de
detener, en los siguientes supuestos:

1. A cualquiera que se halle en alguno de los casos anteriormente citados.


2. Al que estuviese procesado por delito que tenga señalada en el Código Penal pena superior a
la de prisión menor.
3. Al procesado por delito al que esté señalada en el Código Penal pena inferior a la de prisión
menor, si sus antecedentes o las circunstancias del hecho hicieren presumir que no
comparecerá cuando fuere llamado por la Autoridad Judicial. Se exceptúan los casos de
libertad con fianza.
4. Al que estuviere en el caso del párrafo anterior, aunque todavía no se hallase procesado, con
tal que concurran las dos circunstancias siguientes:
a. Que la Autoridad o Agente tenga motivos racionales suficientes para creer en la
existencia de un hecho que presente los caracteres de delito.
b. Que los tenga también bastantes para creer que la persona a quien intente detener
tuvo participación en él.

____________________
CFI Seguridad
96 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL
El art. 495 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal señala, en referencia a las faltas, que: “No se podrá
detener por simples faltas, a no ser que el presunto reo no tuviese domicilio conocido ni diese fianza
bastante, a juicio de la Autoridad o Agente que intente detenerle”.

4. LA DETENCIÓN. PLAZOS. TRATAMIENTO.

El art. 17.2 de la Constitución Española señala que “la detención preventiva no podrá durar más que del
tiempo estrictamente necesario para la realización de las averiguaciones tendentes al esclarecimiento
de los hechos, y, en todo caso, en el plazo máximo de setenta y dos horas, el detenido deberá ser
puesto en libertad o a disposición de la autoridad judicial”.

Por su parte, el art. 496 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, apunta que “el particular, Autoridad o
Agente de la Policía Judicial que detuviera a una persona en virtud de lo dispuesto en los precedentes
artículos –ya vistos anteriormente– deberá ponerla en libertad o entregarla a Juez más próximo al lugar
en que hubiere hecho la detención dentro de las veinticuatro horas siguientes al acto de la misma”.

En el art. 520.1 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal afirma que “la detención y prisión provisional
deberá practicarse en la forma que menos perjudique al detenido o preso en su persona, reputación y
patrimonio. La detención preventiva no podrá durar más del tiempo estrictamente necesario para la
realización de las averiguaciones tendentes al esclarecimiento de los hechos...”.

En el art. 520 bis, se establece que: “toda persona detenida como presunto partícipe de alguno de los
delitos a que se refiere el art. 384 bis –prisión para cargo público procesado por relación con bandas
armadas– será puesta a disposición del Juez competente dentro de las setenta y dos horas siguientes a
la detención. No obstante, podrá prolongarse la detención el tiempo necesario para los fines
investigadores, hasta un límite máximo de otras cuarenta y ocho horas...”.

La apartante contradicción en cuanto a los plazos de detención no es tal, teniendo en cuenta que:

· La detención efectuada por un particular debe tener como resultado la inmediata entrega del
detenido en el Juzgado de Instrucción o en el centro policial más cercano; en este caso, no es
de aplicación el plazo de 72 horas señalado en la Constitución, ya que el particular no tiene por
qué realizar “las averiguaciones tendentes al esclarecimiento de los hechos”. Por tanto, procede
la entrega del detenido en el plazo más breve posible.

· En el supuesto de la detención efectuada por una autoridad o agente de la Policía Judicial, el


plazo de entrega se amplía hasta las 72 horas, teniendo en cuenta que si las investigaciones para
esclarecer los hechos finalizan antes de que transcurra dicho plazo, el detenido ha de ser
entregado a la autoridad judicial sin demora y que, en todo caso, se debe participar la
detención a la autoridad judicial en el plazo máximo de 24 horas.

Tratamiento del detenido

El art. 17.3 de la Constitución Española señala que “toda persona detenida debe ser informada de forma
inmediata, y de modo que le sea comprensible, de sus derechos y de las razones de su detención, no
pudiendo ser obligada a declarar. Se garantiza la asistencia de abogado al detenido en las diligencias
policiales y judiciales, en los términos que la ley establezca”.

____________________
CFI Seguridad
LA AUTOPROTECCIÓN · 97

Por otro lado, “la detención y la prisión provisional deben practicarse en la forma que menos perjudique
al detenido o preso en su persona, reputación y patrimonio...”. (art. 520 de la Ley de Enjuiciamiento
Criminal). En ese mismo artículo se señala que toda persona detenida o presa será informada, de modo
que le sea comprensible y de forma inmediata:

- De los hechos que se le imputan.


- De las razones motivadoras de su privación de libertad.
- De los derechos que le asisten; especialmente:
· Derecho a guardar silencio.
· Derecho a no declarar contra sí mismo y a no confesarse culpable.
· Derecho a designar abogado; en caso de no hacerlo, se le nombrará de oficio.
· Derecho a que se informe a un familiar, o persona que desee, de la detención, así como
del lugar en que está detenido.
· Derecho a ser asistido gratuitamente por un intérprete, cuando se trate de extranjero
o que no comprenda o no hable castellano.
· Derecho a ser reconocido por el médico forense o por su sustituto legal.

5. LA PROCEDENCIA DEL CACHEO Y DEL ESPOSAMIENTO.

El cacheo es una técnica consistente en descubrir e incautar objetos no permitidos, efectos del delito
o medios de prueba, ocultos entre la ropa y el cuerpo de la persona a la que se le realiza. Se puede
definir como "la comprobación de las zonas más habituales de ocultación de armas o pruebas delictivas".

Tanto el cacheo como la detención de una


persona son circunstancias que requieren la
aplicación rigurosa de ciertas técnicas, por la
propia seguridad del Vigilante.

Judicialmente, el cacheo es un acto de investigación policial, consistente en el registro de una persona


para poder comprobar si oculta elementos de prueba en un delito.

El Tribunal Supremo ha dictado numerosas sentencias en las que confirma la legitimidad de los
registros personales superficiales; aquellos que no suponen inspecciones en zonas íntimas. Estas últimas
inspecciones sólo son admisibles si se efectúan previa autorización judicial y si se realiza en lugares que
no atenten contra la dignidad de la persona ni supongan riesgo para la salud. La cobertura legal del
cacheo se produce en el artículo 282 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal y en el artículo 19.2 de la Ley
Orgánica de Protección y Seguridad Ciudadana (LO 1/1992, de 21 de febrero).

Requisitos y normas

El cacheo debe de ser total, rápido, metódico y minucioso, teniendo en cuenta, además de las
circunstancias particulares de cada caso, los siguientes extremos:

____________________
CFI Seguridad
98 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL

1. Ha de haber razones fundadas para sospechar de la persona que va a ser cacheada. Esas
sospechas fundadas han de basarse en una sospecha inicial, cuando hechos concretos permitan
suponer que se ha cometido o está próximo a ser cometido un hecho punible.

2. El cacheo debe ser realizado por una persona del mismo sexo que la persona cacheada.

3. En ningún caso se permitirá un trato degradante con la persona cacheada, como introducir manos
o dedos en cavidades corporales. En la medida de lo posible, el cacheo se realizará en lugares
apartados de la visión del público.

Como norma general, procede realizar un cacheo:

a. Al efectuar la detención.
b. Al tener indicios racionales de la comisión de un delito.
c. Al contemplar la normativa interna de la empresa los controles de salida en las personas de los
empleados.

Sin olvidar que el cacheo ha de ser total, rápido, metódico y minucioso, existen unas normas generales
para su práctica, como:
 No apartar la vista del sospechoso.
 No darle nunca la espalda.
 Cachear colocándose detrás del detenido.
 Desequilibrar al detenido.
 Prestar atención a su posible reacción.

De la misma forma, hay unas normas fundamentales en la práctica del cacheo y esposamiento:

- Emplear una sola mano; la otra quedará libre ante la posible reacción del sospechoso.
- Dar instrucciones al detenido de forma clara y concisa. Evitar posibles malinterpretaciones.
- Procurar efectuarlo con alguien que nos proteja y no interferir en su campo de acción.
- No pasar la mano deslizándola sobre la ropa; palpar ésta oprimiendo, con objeto de evitar
pinchazos al descubrir algún objeto punzante o cortante de pequeño tamaño.
- Solicitar al sospecho que vacíe sus bolsillos, dando la vuelta a los forros.
- Palpar el pelo y cuellos de camisas o chaquetas.
- Colocarse lo más lejos posible del detenido, por su espalda.
- Situar el arma al lado contrario de la zona a cachear.
- Mantener la mirada a la altura de la vista y cuello del sospechoso.
- No conducirlo a ningún lugar sin haber realizado previamente un cacheo.

Procedimientos para el cacheo y el esposamiento

Una primera clasificación contempla dos modalidades: individual y colectivo.

Cacheo y esposamiento individual

Pueden ser de dos formas: de pared, o sobre vehículo, y en el suelo.

____________________
CFI Seguridad
LA AUTOPROTECCIÓN · 99

DE PARED O SOBRE VEHÍCULO

 La persona cacheada tendrá los brazos en posición vertical y separados, con las palmas de las
manos sobre la pared o vehículo.

 La persona cacheada tendrá las piernas separadas, alejadas lo máximo posible de la pared y
con las puntas de los pies hacia fuera.

 La persona cacheada habrá de estar en una posición incómoda, forzada y en desequilibrio.

 Admite la variante de colocar los pies de la persona cacheada uno detrás del otro, situando
uno de los pies de la persona que lleva a cabo el cacheo al lado de los pies de la persona
cacheada, para desequilibrarle ante una reacción agresiva.

Con la persona a esposar situada en posición incómoda e inestable, con las manos apoyadas en una
superficie vertical (pared, vehículo...), se realizarán los siguientes pasos:

1. La persona que realiza la acción sujetará las esposas con una mano.

2. La persona que realiza la acción procederá a esposar la muñeca del lado por donde finalizó el
cacheo.
3. La persona que realiza la acción colocará la manilla con un golpe seco en la muñeca.

4. La persona que realiza la acción girará el brazo del esposado, por detrás, al centro del cuerpo,
quedando el individuo apoyado sobre una sola mano.

5. La persona que realiza la acción ordenará al esposado que apoye la cabeza en la superficie
vertical y que coloque la mano sobre su cabeza.

6. La persona que realiza la acción, manteniendo sujeta la otra manilla de las esposas a la altura de
la cintura del esposado, le ordenará que lleve lentamente la muñeca libre hacia su cintura. Esta
maniobra supone un riesgo elevado, ya que, en el caso de zafarse, la persona cacheada contará
con un arma: las esposas.

7. Una vez colocada la muñeca en la manilla, con un movimiento rápido, la persona que realiza la
acción la cerrará. Dependiendo de las circunstancias, antes de sujetar la segunda muñeca, se
puede pasar la manilla libre por el cinturón del individuo, restringiendo aún más sus movimientos.

El procedimiento del cacheo, y posterior detención,


requiere que la persona que realiza la técnica lleve a cabo
la acción con seguridad y plena confianza en sí mismo.

____________________
CFI Seguridad
100 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL

SOBRE EL SUELO

 Una modalidad es tener a la persona a esposar con las rodillas en tierra y con las manos en la
nuca.

 Otra fórmula es tener a la persona a esposar tendida en el suelo, con las piernas y los brazos
completamente rectos y abiertos, sin apoyar el cuerpo en el suelo.

Es preferible evitar estos dos métodos de cacheo y posterior esposamiento, dado el riesgo que podría
producirse al revolverse la persona cacheada.

En el cacheo y en la detención han de observarse los derechos


de las personas detenidas, procurando preservar su identidad,
evitando actitudes degradantes para con su persona.

Cacheo y esposamiento colectivo.

Pueden efectuarse sobre la pared o sobre el suelo, siguiendo los mismos pasos que en los individuales,
pero, al tratarse de varios individuos, es necesario observar algunas normas fundamentales:

 Procurarse el apoyo de algún compañero.

 Alinear a los sospechosos, uno junto a otro, sobre el suelo o la pared.

 Iniciar el cacheo por uno de los extremos y, una vez de haber finalizado con una persona,
obligarla a salir o ponerla en el otro extremo. Continuar sucesivamente con el resto, en la
misma forma, hasta finalizar.

 Si se cuenta con el apoyo de un compañero, mientras uno cachea, el otro controla las
reacciones de los sospechosos y del entorno.

El esposamiento o engrilletamiento

Es una medida de seguridad que consiste en limitar los movimientos de una persona mediante la sujeción
de sus muñecas, utilizando lazos de seguridad (esposas, grilletes...). La Constitución, en su art. 104.1,
atribuye a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad la tarea de proteger el libre ejercicio de los derechos y
libertades, garantizando la seguridad ciudadana, para lo cual pueden afectarse algunos derechos
fundamentales. Es el caso del esposamiento, en los que se alteran los derechos de libertad y libre
circulación.

____________________
CFI Seguridad
LA AUTOPROTECCIÓN · 101

Por otro lado, es ésta una medida ejemplarizante, tanto para la persona a la que se le colocan los lazos
de seguridad como para el público que presencia la acción. Se recomienda realizarla no sólo como
complemento de la detención, sino también cuando la conducta de la persona sospechosa lo aconseje.
Los grilletes homologados para el Vigilante de Seguridad son los denominados ‘de manilla’.

La acción de esposar a una persona conlleva una cierta peligrosidad, ya que el instinto de supervivencia
de la persona hará que ésta luche por recobrar la libertad, utilizando los procedimientos que le
permitan zafarse de la inmovilización. Es por ello por lo que hay que tener en cuenta una serie de
normas a la hora de colocar lazos de seguridad en una persona:

- Se utilizarán los grilletes al efectuar la detención, por delito grave o por riesgo personal.

- Se pueden utilizar, también, para evitar que el detenido se autolesione.

- Una vez esposado, procurar que esta incidencia sea observada por el menor número posible de
personas. No exponer al detenido a la vista de otras personas.

- Antes de engrilletar, hay que realizar el pertinente cacheo.

- Hay que tener en cuenta que el engrilletamiento dificulta el movimiento pero no impide la
agresión.

- Es un error, para la seguridad del Vigilante, esposarse junto al detenido.

- Engrilletar a la espalda. La excepción son las mujeres embarazadas, a las que se esposará,
siempre, por delante.

- Es un error engrilletar a la persona a un objeto (poste, farola...) y dejarlo solo.

- Al engrilletar a dos detenidos con el mismo juego de esposas, hay que hacerlo uniendo mano
derecha con mano derecha o izquierda con izquierda.

- En el supuesto de menores de edad, se tratará de evitar el esposamiento; en caso de


necesidad se llevará a cabo de la forma menos gravosa para el detenido.

Esposas para tobillos tal como aparecen en un folleto,


fabricadas por la empresa estadounidense Smith & Wesson.

HT-3501 Esposas de acero inoxidable abisagradas. Según su


publicidad, “Estas esposas son únicas porque restringen aun
más el movimiento de quien las tiene puestas. Usan una llave
estándar y tienen doble cerradura para incrementar el nivel
de seguridad”.

____________________
CFI Seguridad
102 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL
Procedimiento para el esposamiento.

Para efectuar el esposamiento, hay que seguir una serie de pasos, como:

a. Colocar el detenido con las manos sobre la pared y las piernas separadas y abiertas,
provocando un cierto desequilibrio en el sospechoso.

b. Ordenar al detenido, de forma clara y concisa, que ponga la mano derecha en su espalda, con la
palma hacia afuera, colocándole un grillete.

c. Indicar al detenido que se apoye con la frente en la pared y que pase su mano izquierda a la
espalda, con la palma hacia afuera, colocar el otro grillete.

d. Se comprueban la presión de los grilletes y de los seguros.

Tipos de esposas.

Existen en el mercado diferentes tipos de esposas:

- Grilletes. Elementos metálicos de sujeción de muñecas o tobillos, unidos entre sí por medio de
cadenas, bisagras... Cuentan con cerradura.

- Manillas o bridas de sujeción. Elementos de plástico de sujeción de muñecas o tobillos,


consistentes en tiras de plástico que se introducen por los extremos de ellas.
- Lazos de seguridad. Elementos de nylon y plástico, para la sujeción de muñecas. Son
desechables y aconsejables cuando se sospecha que la persona a detener puede ser portadora
de gérmenes infecciosos y contagiosos.

- Grilletes de pulgares.- Anillas de sujeción que se pueden utilizar para inmovilizar a la persona
con las manos por delante; es un instrumento muy utilizado en la protección de personalidades.

- Correa de la defensa.- Cuando se carece de otro medio, la correa de la defensa puede ser
utilizada como elemento de sujeción.

En caso de necesidad, la correa de la


reglamentaria defensa de goma del
Vigilante, puede servir como
instrumento para esposar a una
persona.

6. LA CONDUCCIÓN Y CUSTODIA DEL DETENIDO.

La conducción y custodia de una persona detenida es un paso previo para su inmediata entrega a las
Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

____________________
CFI Seguridad
LA AUTOPROTECCIÓN · 103

Hay unos principios básicos a observar:

1. Hay que garantizar la seguridad e integridad física del detenido y de los Vigilantes que
intervienen en la detención.
2. Paralelamente, hay que asegurar los instrumentos y pruebas del hecho que pueda ser
constitutivo de delito.
3. Hay que comunicar el hecho a la base o a la Policía de forma inmediata.
4. Para el traslado y conducción, se escogerá el recorrido más corto y más discreto.
5. Hay que registrar las características físicas de la persona detenida, por si ésta se diera a la
fuga y fuera precisa una descripción de ella.
6. Nunca han de efectuarse disparos, ni siquiera intimidatorios, en caso de huída, pero sí hay que
tratar de impedir la fuga.

Procedimiento de la conducción.

Situación normal

En el caso de no haber esposamiento:

· Un solo Vigilante.- Se colocará en el lado opuesto a un obstáculo (pared, acera...) y, a ser


posible, sin sujetar a la persona detenida.

· Dos Vigilantes.- Uno de ellos, el que interviene, se colocará en el lado opuesto a un obstáculo
(pared, acera...) y, a ser posible, sin sujetar a la persona detenida. El otro Vigilante, de
protección y enlace, se colocará unos metros por detrás de la persona acompañada y al lado
opuesto de su compañero. Tendrá especial atención a lo que suceda en el entorno.
Situación de alerta

Con la persona sospechosa esposada:

· Un solo Vigilante.- Sujetará con firmeza al sospechoso, bien por el brazo o bien por uno de los
grilletes; nunca lo hará por la cadena de sujeción de los grilletes.

· Dos Vigilantes.- El Vigilante que interviene se colocará en el lado opuesto a un obstáculo


natural, sujetando al sospechoso por el brazo o por uno de los grilletes. El Vigilante de
protección y enlace se colocará unos metros por detrás de la persona acompañada y al lado
opuesto de su compañero, asegurándose de que el arma está enfundada. Se preocupará de
localizar puntos de seguridad en el caso de esperar refuerzos o la llegada de un vehículo para el
traslado.

Situación de peligro.

Se actuará como en el caso de la situación de alerta. En el caso de tener que proteger al sospechoso, el
Vigilante encargado de la protección y enlace podrá extraer su arma reglamentaria de la funda; sólo lo
hará con fines intimidatorios ante la posible agresión del público que presencia la conducción.

____________________
CFI Seguridad
104 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL
Procedimiento de la custodia.

En el caso de la custodia de una persona detenida se procederá de la siguiente forma:

1. Procurar recluirla en un habitáculo aislado.

2. Colocar uno o dos Vigilantes a la vista, hasta su entrega a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

3. Si existiera riesgo para el Vigilante, o para el propio detenido, no se le liberará de los grilletes.

7. EL EMPLEO DE LA DEFENSA. GOLPES PERMITIDOS.

La defensa reglamentaria para los Vigilantes de Seguridad es de 50 cm. de longitud y semirrígida, con
núcleo de caucho y recubierta de piel. Su núcleo lo forma un cilindro de goma o caucho que está forrado
de cuero.

Posee una empuñadura del mismo material y, a unos 15 cm., una cinta de material de cuero que se sujeta
a la muñeca, para impedir su apoderamiento por parte del sospechoso.

El empleo de la defensa

La defensa está diseñada como elemento de protección e intimidación, ante un ataque o situación de
riesgo. El objetivo del golpe es que sirva como medio, no como fin, por lo que los impactos irán dirigidos
a zonas no vitales del cuerpo.

Su utilización puede suponer el desarmar al agresor y eliminar su resistencia o ataque; su simple


exhibición, o acto de empuñarla, coacciona al agresor o identificado, limitando sus intenciones
agresivas.

Numerosas sentencias del Tribunal Supremo estiman que el uso de la defensa, por parte del Vigilante
de Seguridad, es completamente legal, siempre que se den las siguientes circunstancias:

1. Que la actuación del sujeto sea propia de su función.

2. Que esta función sea lícita y la ejerza con los requisitos legales y reglamentarios.

3. Además, para acudir a las vías de hecho, que se le plantee al sujeto activo una situación de
violencia.

4. Que los medios empleados sean racionalmente proporcionados.

5. A ello hay que añadir, obviamente, que el sujeto actúe en un ámbito privado para llevar a cabo la
acción.

6. Que la agresión y la respuesta guarden una proporcionalidad.

____________________
CFI Seguridad
LA AUTOPROTECCIÓN · 105

Golpes prohibidos

Es difícil concretar, de una forma determinante, cuáles de los golpes que se pueden efectuar con la
defensa son o no prohibidos, dependiendo su utilización de una serie de circunstancias específicas en
cada caso; de forma general, se pueden admitir como prohibidos, o con alto riesgo de producir lesiones
irreversibles, los siguientes:

 Golpes dirigidos a la cabeza de forma contundente; sobre todo, si son efectuados con la
empuñadura.

 Golpes sucesivos contundentes efectuados en el suelo y una vez que el agresor ha depuesto su
actitud.

 Golpes efectuados cuando el agresor ha sufrido la pérdida del conocimiento.

 Ataques incontrolados a órganos como el hígado, el bazo, riñones o genitales.

Importante:

- Efectuar la detención sólo por motivos de delito o grave riesgo.

- Una vez efectuada la detención, comunicar el hecho a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y
poner al detenido a su disposición.

- Si la detención se efectúa por una falta o infracción administrativa, se identificará al


infractor, dejándolo en libertad de forma inmediata, formalizando con posterioridad la
correspondiente denuncia.

- No cachear a personas de diferente sexo.

- Utilizar la defensa sólo en graves situaciones de riesgo, alteración del orden público y, una vez
controlada la situación, cesar en su uso, evitando lesiones de carácter grave o de abuso de
superioridad.

____________________
CFI Seguridad
106 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL

____________________
CFI Seguridad
T E M A LA AUTOPROTECCION

6
 Técnicas y procedimientos de autoprotección personal:
en el trabajo, en el domicilio, en los desplazamientos, en
otros lugares.

ÍNDICE DE CONTENIDOS Pág.

1. Introducción. 108

2. Análisis de riesgos. 109

3. Medidas de seguridad 110

4. Diseño de un Plan de Protección Personal 111

5. Técnicas y procedimientos de autoprotección (trabajo) 113

6. Plan de Protección contra terrorismo postal 114

7. Técnicas y procedimientos de autoprotección (domicilio) 118

8. Técnicas y procedimientos de autoprotección (desplazamientos) 119

9. Técnicas y procedimientos de autoprotección (otras situaciones) 120

La autoprotección es básica para


neutralizar las posibles consecuencias
de los riesgos que pueden afectar
tanto al objeto de protección como a
los medios de seguridad y, por encima
de ellos, al personal humano de
Seguridad.

____________________
CFI Seguridad
108 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL

REGLA DE ORO DE LA AUTOPROTECCIÓN:

ROMPER LA RUTINA

1. INTRODUCCIÓN.

‘Autoprotección’ es, sin duda, un término propio de Seguridad. Surge en todo contexto relacionado con
la Seguridad, en cualquier estudio de Seguridad, análisis y/o evaluación de Riesgos, etc. Sin embargo,
conviene puntualizar que la ‘autoprotección’ a la que se refiere el presente tema no es la incluida en el
Plan de Autoprotección que, junto con el Plan de Emergencia, el de Evacuación y otros documentos,
organizan la Seguridad de un edificio, por ejemplo.

El presente tema, se refiere a la ‘autoprotección’ entendida como “el conjunto de medidas, normas,
medios y actuaciones personales que tienen por objeto garantizar la función, el trabajo y la integridad
física de la persona a proteger”. Dentro del concepto del ‘objeto de protección’ se incluye, como no
puede ser de otra forma, el personal de Seguridad, el propio Vigilante de Seguridad.

El personal de Seguridad desarrolla sus funciones en un amplio abanico de trabajos, que van desde la
vigilancia y protección de bienes, establecimientos, personas y valores monetarios hasta el control de
centrales de alarmas. En todos ellos existen situaciones de riesgos, basadas en circunstancias tan
variadas como pueden ser el terrorismo y la delincuencia, por un lado, o los accidentes laborales y
profesionales, por otra parte. Todo ello hace que el personal de Seguridad esté sujeto a riesgos, tanto
en su trabajo como fuera de él, y es preciso que esté preparado para identificarlos y superarlos; es
necesaria la ‘autoprotección’.

De cualquier forma, y como se verá más adelante, esta ‘autoprotección’ es ampliable a muchas otras
actividades laborales; no es exclusiva de la Seguridad Privada. Sucede que mal podrá el personal de
Seguridad velar por el objeto de protección si no es capaz de asegurar su propia protección.

“VALLON. Equipo de detección de explosivos y detonadores


Vallon MB-1710-A. Detector de explosivos y detonadores en
cualquier tipo de correo, cartas y envíos postales. Fácil manejo y
alta fiabilidad. Funcionamiento a red 220V. Sin instalación ni
mantenimiento”.

____________________
CFI Seguridad
LA AUTOPROTECCIÓN · 109

2. ANÁLISIS DE RIESGOS.

Previo a cualquier plan de autoprotección es preciso realizar un análisis de los riegos que pueden
afectar a una persona. Los riesgos existirán, claro está, en función de la actividad de esa persona y de
la trascendencia que tenga dentro de un determinado círculo social. Independientemente de que se
esboce un Plan de Protección Personal para VIPs, en este punto se van a diseccionar los riesgos
inherentes al ejercicio de la actividad de Vigilante de Seguridad.

Riesgos profesionales

El personal de Seguridad Privada puede encontrarse con situaciones de riego derivadas de su cometido
laboral, como pueden ser:

 Identificación de personas.
 Patrullas.
 Persecución de delincuentes.
 Custodia de detenidos, hasta la puesta a disposición de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.
 Protección de instalaciones.
 Protección de personas.
 Control de accesos,
 Actuaciones en recintos con eventos deportivos o elevadas concentraciones de personal.
 Manipulación de los instrumentos de trabajo.
 Auxilio a víctimas.
 Conducción de vehículos.

Riesgos ajenos a la actividad laboral

Fuera del ejercicio de su actividad laboral, el personal de Seguridad Privada ha de contemplar, también,
la posibilidad de otros riesgos, como:

 En el domicilio.-
- Entrada y/o salida.
- Apertura de la puerta.
- Recepción y apertura de correspondencia y paquetería.
- Accesos al garaje.
- Uso de ascensores.
- Coincidencia con desconocidos.

 En los desplazamientos.-
- A pie.
- En vehículo particular.
- En transporte público.
- La rutina del itinerario fijo.
- La detención en determinados puntos.

 En lugares de ocio.-
- Práctica de deportes.
- Establecimientos públicos.

____________________
CFI Seguridad
110 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL

Riesgos derivados de actividades antisociales

- Atentado.
- Extorsión.
- Atraco.
- Robo.

3. MEDIDAS DE SEGURIDAD.

Ante esas situaciones de riesgo hay una serie de medidas de seguridad para poder prevenirlas:

Medidas activas

Son las propias habilidades desarrolladas por la persona:

 Observación.
 Percepción.
 Información.
 Prudencia.
 Prevención.
 Decisión.
 Variación de hábitos.
 Huída de la rutina.
 Meticulosidad.
 Confianza.
 Desconfianza medida.

Medidas pasivas.

Son los medios de defensa personal:

 Chaleco antibalas (pasivo).


 Silbato (activo).
 Spray (activo).
 Armas (activo).
 Medidas de seguridad física:
 Blindajes.
 Alarmas.
 Circuito cerrado TV.

LA OBSESIÓN NO ES AUTOPROTECCIÓN

____________________
CFI Seguridad
LA AUTOPROTECCIÓN · 111

“SABORIT INTERNATIONAL, S.L.


Equipos de inspección visual de bajos de vehículos
Trolley C MK-II. Carrito con espejo convexo de 34 x
38 cm., iluminado, sobre tres ruedas, especialmente
diseñado para inspeccionar por debajo de todo tipo de
vehículos. Estructura de acero, con tubo fluorescente
18w., alimentado por baterías recargables incorporadas
en el chasis, mango extensible y abatible”.

No hay que confundir ‘autoprotección’ con ‘obsesión por la protección’. En los albores del siglo XXI,
tanto el concepto de Seguridad Privada como la existencia de personal de Seguridad Privada son dos
cuestiones con amplio calado en la sociedad. El mero hecho de ser trabajador del sector de Seguridad
Privada no es motivo de mayor probabilidad de riesgo profesional que la que se pudiera darse en otra
actividad laboral.

Sucede que, al estar relacionada su actividad con la protección de valores –sean del tipo que sean–,
el Vigilante de Seguridad ha de extremar la prudencia, tanto en el desarrollo de su actividad como en
su vida privada. Las consecuencias que puedan derivarse de una charla en un bar no son las mismas si el
contenido de las conversaciones se refiere a los problemas laborales de dos administrativos que a lo que
alberga la nave custodiada por dos Vigilantes. Parece evidente que el sentido común impone discreción a
la hora de hablar de la actividad profesional del personal de Seguridad Privada.

Pero lo anterior no ha de llevar a la obsesión. El estar pensando continuamente que se es objeto de


seguimiento no hace nada más que conducir a una peligrosa paranoia, fruto de la cual se incurrirá en
numerosos y frecuentes errores de seguridad. Tan enemiga del Vigilante es la obsesión como la rutina.
Existirán momentos, servicios, destinos, circunstancias... en los que habrá que extremar las medidas de
seguridad; por el contrario, en otras muchas situaciones, el relajo podrá llegar desde el momento en el
que se finaliza el servicio.

En las páginas siguientes se van a exponer una serie de técnicas y procedimientos de autoprotección
válidos, sobre todo, para personas cuya relevancia social les hace ser especial objeto de protección. En
determinados servicios y circunstancias, son también válidos, cómo no, para un Vigilante de Seguridad,
aunque están diseñados para combatir dos riesgos específicos, como son: secuestro y atentado.

4. DISEÑO DE UN PLAN DE PROTECCIÓN PERSONAL.

El conjunto de medios, medidas y formas de actuación que requiere la seguridad de un alto cargo
constituyen un Plan de Protección Personal y, como todo plan de seguridad, exige un estudio previo,
consistente en un análisis de riesgos y la aplicación de unos medios de protección, siendo necesario
definir los elementos de toda cuestión de Seguridad (pág. 10 y ss. del presente Manual):

 El Objeto a proteger (Qué protegemos)


 Las Amenazas, o Riesgos (De qué, o de quién, lo protegemos)
 Los elementos dimensionales: Espacio y Tiempo (Dónde y cuándo lo protegemos)
 Los Medios de Protección (Cómo, con qué, lo protegemos)

____________________
CFI Seguridad
112 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL
En principio, todas las presuntas víctimas deberían ser predecibles en sus respectivas organizaciones,
lo que podría llevar a la siguiente clasificación:

a. Directivos, altos cargos y otras personas, cuya trascendencia y alto riesgo exigen una
protección personal.

b. Directivos, altos cargos, ejecutivos y otras personas que comportan riesgos importantes.

c. Empleados y personal sin cualificación, no previsibles como víctimas seleccionadas.

Para cada una de las personas correspondientes al grupo a) será necesaria la elaboración de un Plan de
Protección Personal que, en síntesis, comprenderá:

 Una selección de los riesgos realmente potenciales que afectan a la persona, realizada sobre las
amenazas descritas, así como aquellos otros riesgos que el estudio de la persona exija incorporar.

 Un estudio riguroso del espacio físico en el que se desarrolla la vida y actividades de la persona
a proteger; normalmente, comprenderá:
- Residencia.
- Lugar de trabajo.
- Áreas de ocio.
- Itinerarios a pie y en vehículo.
- Viajes.

 Un estudio interrelacionado de los riesgos y espacios descritos, que proporcionará todas las
vulnerabilidades existentes.

 Una evaluación de esas vulnerabilidades, así como una estimación de los tiempos previsibles para
el desarrollo de los riesgos o amenazas. Ello dará como resultado una aplicación lógica de los
medios de protección.

 El establecimiento de unos niveles de protección, con la aplicación de las medidas y


procedimientos precisos, y la asignación de medios técnicos y humanos de seguridad.

Para todas las personas correspondientes al grupo b) se hace necesario, al menos, el establecimiento de
unas normas de conducta, o recomendaciones, que, debidamente asumidas, harán muy difícil la
consecución de las amenazas de atentado o secuestro, como pueden ser:

 Medidas de carácter general.


 Medidas de seguridad en la calle.
 Medidas de seguridad con el vehículo.
 Medidas de seguridad en el domicilio.
 Medidas de seguridad de los familiares.
 Comportamientos es caso de secuestro.

____________________
CFI Seguridad
LA AUTOPROTECCIÓN · 113

“SABORIT INTERNATIONAL, S.L.


Detector postal MB1710 A. Las cartas explosivas o bombas en
envíos postales, alcanzan su destino a miles de kilómetros sin
peligro alguno para el remitente. El detector postal MB 1710 A
detecta explosivos y detonadores en cualquier tipo de correo,
cartas, envíos postales pequeños, etcétera”.

Niveles de protección

El establecimiento de unos niveles de protección, con la aplicación de las medidas y procedimientos


precisos, y la asignación de medios técnicos y humanos de seguridad constituyen la aplicación usual de
medios de protección de cualquier Plan de Seguridad Personal. Habitualmente se establecen los
siguientes niveles de protección:

Nivel I. Fase de Prevención. Relacionada con el hecho de una amenaza latente.

Se caracteriza por un conjunto de acciones de orden preventivo, constituidas por:


- Medidas generales para reducir la vulnerabilidad, con respecto a una amenaza abstracta.

Nivel II. Fase de Ejecución. Correspondiente a la amenaza real.

Se traduce en la puesta en práctica del Plan de Protección Personal, elaborado para cada período de
tiempo que se determine, así como unas recomendaciones para el VIP y, en su caso, para sus familiares.

Nivel III. Fase de Reacción. Consecuente con la amenaza perpetrada.

Se entra en la consideración de tres situaciones básicas diferentes:

a. Actuaciones frente ala realización de una amenaza que represente daños personales, tales
como atentado, emergencia personal, emergencia material o agresiones.
b. Reacción frente a un secuestro, de acuerdo con las previsiones de la Fase de Prevención.
c. Reacciones frente a otras amenazas, como robo, hurto, chantaje, fraude, estafa... que no
conllevan daños personales directos.

5. TÉCNICAS Y PROCEDIMIENTOS DE AUTOPROTECCIÓN.

Para atentar contra una persona o intentar secuestrarla, los agresores deberán estar seguros de su
presencia en el lugar y momento previstos y actuar por sorpresa. En consecuencia, toda persona
susceptible de ser la víctima de un atentado o secuestro deberá conseguir que la imprevisibilidad y la
vigilancia se conviertan en partes instintivas de su conducta.

Es difícil, muy difícil, interiorizar esos hábitos, pero está demostrado que la conducta imprevisible y
vigilante es el mejor método para frustrar un plan de atentado o secuestro. Hay que tener en cuenta,
también, que las normas siguientes no son de eficacia universal; lo que para la protección de una persona
es adecuado, puede no ser válido para otra persona diferente.

En el trabajo.
____________________
CFI Seguridad
114 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL

Se seguirá una secuencia lógica: llegada, acceso, despacho, empleados y correspondencia.

 Llegada.
Si se utiliza automóvil y se dispone de aparcamiento reservado, no utilizarlo con regularidad; variar
de lugar de aparcamiento.

 Accesos (entradas y salidas).


- Si existen varias puertas, no utilizar siempre la misma.
- Alterar los horarios, siempre que sea posible.
- No acudir a la oficina en horarios en los que no haya personal.
- Si dispone de chofer, no acceder al vehículo en la misma puerta del edificio, sino en las
proximidades o en el sótano.

 Despacho.
- El lugar de trabajo ha de estar alejado de los accesos directos del público y de ventanas que
estén orientadas a azoteas u otros edificios.
- Guardar bajo llave la documentación.
-El despacho ha de contar con un avisador para solicitar ayuda, así como con un detector de
metales para inspeccionar paquetes y demás detectores.

 Empleados y visitas.
- En secretaría se atenderán las llamadas y visitas que no ofrezcan garantía de seguridad.
- Se debe de estar informado de la conducta de los empleados.
- Los trabajos realizados fuera de la jornada laboral han de estar supervisados.
- Las visitas han de estar controladas y vigiladas en las zonas aledañas al despacho.

 Correspondencia.
El envío de paquetes y cartas explosivas ha experimentado un gran auge como método de agresión
terrorista. Independientemente de que en el Tema 14 se haga referencia al tratamiento ante
artefactos explosivos, en el presente se recuerdan algunos de los conceptos ya tratados en el Tema
2, además de proponer un Plan de Protección específico para este riesgo:

6. PLAN DE PROTECCIÓN CONTRA TERRORISMO POSTAL

GENERALIDADES
El terrorismo postal se lleva a cabo, usualmente, mediante el empleo de la denominada carta o paquete-
bomba, forma peculiar de ejecución de la amenaza de atentado, que consiste en la preparación de una
pequeña carga de alto explosivo suficiente para causar la muerte o graves lesiones al destinatario, y a la
que se da la forma conveniente para su adaptación dentro de un sobre o paquete.

Precisa de una diminuta carga iniciadora (fulminato de mercurio) y un mecanismo iniciador, eléctrico,
mecánico, de fricción o químico. Está diseñado para explosionar en el momento de su apertura. Su medio
usual de envío es el servicio de correos y/o la mensajería.

Caracterizan a esta forma de agresión: su empleo intermitente, la utilización generalizada de


mecanismos de explosión anti-apertura y la presencia normal, aunque no imprescindible, de elementos
metálicos en el interior de la carta o paquete.

OBJETO

____________________
CFI Seguridad
LA AUTOPROTECCIÓN · 115

La finalidad perseguida por el presente Plan de Protección es impedir la llegada a los destinatarios de
posibles artefactos explosivos ocultos en la correspondencia, paquetería o mensajería que se recibe en
el edificio.

REQUISITOS PREVIOS
Para el desarrollo de las actuaciones de control de correspondencia, paquetería y mensajería será
necesario definir previamente:

* Medios técnicos necesarios.


* Medios humanos precisos.
* Operaciones que integran el control.

MEDIOS TÉCNICOS NECESARIOS


· Cuarto de inspección.
· Detector portátil de metales.
· Equipo de Rayos X.
· Contenedor anti-explosión.

MEDIOS HUMANOS
· Vigilantes de Seguridad

OPERACIONES QUE INTEGRAN EL CONTROL

. Concentración de toda la correspondencia - paquetería en el área de inspección, en un cuarto de


mantenimiento de la planta BAJA.

. Recepción de mensajería en el Centro de Control (puesto de información y seguridad, inmediato al


acceso principal, en planta baja).

. Inspección de correspondencia, paquetería y mensajería, con los medios citados, en el área de


inspección.

. Sellado y distribución a los destinatarios.

“TARGET TECNOLOGIA, S.A.


Equipamiento de detección y desactivación de explosivos. Este
producto es bastante novedoso en el ámbito de su especialización del
equipamiento de detección y desactivación de explosivos, en
aplicación de la tecnología de tomografía digital computerizada
Examiner 3DT 6000”.

MÉTODO DE ACTUACIÓN

____________________
CFI Seguridad
116 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL
Ninguna persona ubicada en el edificio deberá abrir una carta, paquete o mensaje procedente del
exterior, destinado a ella, a otra persona o a cualquier departamento de la casa, si no lleva estampado
el sello del Servicio de Seguridad con los caracteres de "inspeccionado".

a) Control de correspondencia y paquetería.

Toda la correspondencia y paquetería que lleguen al edificio deberá ser entregada al Vigilante de
Seguridad del Centro de Control, en planta baja, donde será la concentrada en el cuarto de inspección
destinado al efecto.

El Vigilante realizará, diariamente, la inspección de dichas cartas y paquetes, para lo que empleará el
detector portátil de metales y el equipo de Rayos X.

La producción de alarma en el detector de metales será relativamente frecuente, toda vez que detecta
la presencia de grapas y clips, usuales en las cartas. El equipo de Rayos X permitirá, normalmente,
discernir los objetos interiores de cartas y paquetes.

Ante la confirmación, o sospecha fundada, de presencia de explosivo en una carta o paquete, el


Vigilante procederá a introducirlo en el contenedor anti-explosión e informar de inmediato al
Responsable de Seguridad o persona que le sustituya en su ausencia, el cual recabará la presencia de
los servicios especializados de las FSE. Finalizada la inspección, el propio Vigilante realizará el sellado
de todos los objetos inspeccionados, mediante el empleo de un sello en el que figuren los caracteres de
"Servicio de Seguridad" e "Inspeccionado", que permitirá a todas las personas receptoras saber que
pueden abrir libremente la carta o paquete.

Posteriormente, se procederá a la distribución de toda la correspondencia y paquetería a los


destinatarios.

b) Control de mensajería.

En el caso particular de la mensajería, el portador de la carta o paquete será recibido por el Vigilante
en el Centro de Control, que procederá a su identificación, y efectuará la inspección del objeto portado
en el cuarto destinado al efecto.

La inspección se realizará en la forma descrita para la correspondencia y paquetería, procediendo al


sellado una vez finalizada la operación.

Si el objeto contuviera explosivo o resultara sospechoso, se retendrá al mensajero y se informará de


inmediato al Responsable de Seguridad, que recabará la presencia de las FSE, las cuales resolverán
sobre el explosivo y el mensajero.

c) Actuaciones ante carencia de control.

Pese al establecimiento del control de correspondencia, mensajería y paquetería, cabe la posibilidad de


que una persona reciba, sin el sello del servicio de seguridad, una carta o paquete, consecuencia de un
error humano o de una acción intencionada.

Si dicho envió no presenta signos externos que lo hagan sospechoso, deberá avisar de inmediato al
personal de seguridad para que lo retire y efectúe la inspección correspondiente.

Si presenta signos externos que lo hagan sospechoso, las actuaciones a seguir serán las siguientes:

____________________
CFI Seguridad
LA AUTOPROTECCIÓN · 117

. No tocarlo, moverlo, mojarlo o actuar en modo alguno sobre él.


. Desalojar inmediatamente el recinto, dejando abiertas puertas y ventanas.
. Acordonar el espacio para impedir la aproximación de otras personas.
. Avisar, de forma inmediata, al personal de seguridad.

El aviso llegará, normalmente, al Centro de Control, donde el Vigilante lo comunicará de inmediato al


Responsable de Seguridad y se personará en el lugar, manteniendo el control del espacio de seguridad
preciso para evitar la aproximación de cualquier persona.

El Responsable de Seguridad, o persona que lo sustituya, pasará aviso urgente a las FSE para su
inmediata actuación con los equipos especializados.

d) Características más comunes de las cartas y paquetes bomba:

- Carta de apariencia extraña; por lo general, en sobre no transparente y un poco abultado,


presentando forma de libro o caja.

- Excesivo peso en relación con su volumen.


- Suelen ser sobres gruesos y rígidos, y pesan más de un lado que de otro. Su contenido no está
repartido de un modo uniforme.

- En ocasiones se pueden apreciar protuberancias extrañas, causadas por hilos o cables, en la


envuelta.

- Carencia de remitente o remitente extraño.

- Suelen presentar exceso de franqueo o carecer del correspondiente matasellos del servicio de
correos.

“COTELSA - HALCON IBERICA, S.A.


SECURIPOST. Detector de cartas bomba
M-1. Acusa la presencia de cualquier
elemento que pueda formar parte de un
dispositivo explosivo, discriminando estos
de cualquier otro elemento común, como
grapas o clips, evitando alarmas
innecesarias”.

- Se debe prestar especial atención a aquellos sobres o paquetes en los que aparezcan las
palabras "confidencial", "fotos" u otras semejantes.

- También requieren especial atención las cartas y paquetes que tengan incorrecto el lugar del
destinatario.

- El sobre o paquete puede presentar señales externas de manipulación excesiva y ofrecer un


aspecto grasiento o con manchas.

- Pueden, también, emitir un olor similar al de las almendras amargas, el mazapán o algún otro
aroma extraño. Se detectan, por el sonido o el tacto, ruidos procedentes de metales dentro de
la carta o paquete.

____________________
CFI Seguridad
118 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL

- El sobre está escrito con letras o caracteres no latinos o aparecen faltas de ortografía.

- Puede presentar un aspecto de excesivamente bien empaquetado, con goma o cinta adhesiva.

- Pueden, asimismo, presentar una segunda envuelta, perfectamente cerrada.

En el domicilio.

De dos premisas fundamentales surgen las reglas para la autoprotección en el domicilio:

1) La información de lo que sucede en el entorno es vital para la seguridad.


2) Residencia habitual no es sinónimo de seguridad.

 Las puertas de la vivienda requieren especial atención. Han de ser sólidas, con pasadores y
cerradura de seguridad que impidan, respectivamente, el empleo de palancas o ganzúas, y deben
disponer de mirilla panorámica.

 Son convenientes blindajes, circuitos cerrados de TV, alarmas...

 No debe de abrirse la puerta a desconocidos, exigiendo siempre la identificación de los visitantes.

 Las ventanas pueden requerir protección especial, según su accesibilidad y visibilidad desde la vía
pública.

 No exhibir datos personales en el buzón ni en las puertas de la vivienda. Advertir a conserjes,


jardineros... que no faciliten información a extraños. Este personal puede ser eficaz colaborador en la
detección de quienes se interesen por el residente, así como informadores sobre nuevos vecinos.

 Mantener un riguroso control de las llaves exteriores de la vivienda.

 Si se reciben llamadas telefónicas en las que el interlocutor no dice nada o afirma haberse
equivocado, o si se reciben asiduamente llamadas de desconocidos sin buena razón aparente, ponerlo
en conocimiento del personal de Seguridad y de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

 Tener siempre a mano los números de teléfono de la oficina, personal de Seguridad y Fuerzas y
Cuerpos de Seguridad.

 Cuando se hable por teléfono, evitar citar datos referentes a planes de viajes y actividades a
realizar; especialmente, en lo referente a lugares, fechas y horarios.

 En caso de recibir paquetes o envíos postales, no abrirlos, presionarlos, doblarlos o manipularlos


sin comprobar previamente los datos del envío, así como su aspecto exterior. En caso de sospecha,
evitar hacerse cargo del envío o depositarlo en lugar seguro –nunca en un local cerrado o caja fuerte–,
sin intentar abrirlo. Avisar a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

____________________
CFI Seguridad
LA AUTOPROTECCIÓN · 119

“ARCANO EQUIPOS ESPECIALES, S.L.


Sistema de inspección por rayos X de contenedores aéreos THScan
PB2024. Sistema de inspección por rayos-X de contenedores aéreos y/o
coches. Todos los componentes del sistema, modularizados, pueden
montarse en un aeropuerto como parte de la línea de transporte de los
contenedores. Gracias a su potente fuente de radiación y al patentado
sistema de alta sensibilidad de detectores, el sistema es capaz de
distinguir cualquier sustancia o matiz sin importar la densidad de la carga
o su volumen. Todo el proceso de inspección se maneja fácilmente desde
la consola principal bajo una interface gráfica muy agradable y sencilla”.

En los desplazamientos.

 A pie.
- Se es especialmente vulnerable al entrar o salir de un edificio al que se acude con asiduidad,
bien por ser la vivienda, el lugar de trabajo, etc. Antes de entrar o salir, es preciso comprobar
si hay situaciones o personas sospechosas en las inmediaciones.

- Evitar los lugares solitarios; a ser posible, no pasear en solitario. En cualquier caso, comprobar
que no se es seguido por transeúntes, motos o automóviles.

- No mantener citas en la calle con desconocidos. Comprobar la identidad de las personas con las
que haya que citarse.

- No realizar paseos habituales ni siquiera por áreas de importante tránsito peatonal.

- Evitar hacer uso habitual de los mismos establecimientos de calle –terrazas, cafeterías,
puestos de prensa...–.

- Variar repentinamente el itinerario.

- Utilizar los escaparates a modo de espejo retrovisor.

- No llevar las manos ocupadas; ello puede entorpecer la posible reacción.

- Ante el indicio de un posible atentado, tirarse al suelo, correr o arremeter contra el agresor.

 En vehículo.
- El lugar idóneo para aparcar el vehículo será siempre un estacionamiento cerrado y vigilado,
tanto en el domicilio como en el lugar de trabajo. Así se evitan las vulnerabilidades de
entrada/salida de edificio, la posibilidad de colocación de un artefacto o la agresión en el
momento de entrar/salir del vehículo.

- Si se ha de aparcar en un lugar no vigilado, al recoger el vehículo ha de extremarse la


prudencia, comprobando que no haya nadie en el interior, así como sospechosos en los
alrededores; especialmente, sobre vehículos. Es imprescindible efectuar un reconocimiento del
exterior, bajos, tubo de escape, puertas, capó, cerraduras...

____________________
CFI Seguridad
120 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL
- Durante el trayecto, variar con frecuencia las rutas entre el domicilio y los lugares a los que
se acude de forma regular –trabajo, colegio, establecimientos...– y, siempre que se pueda,
conducir con rapidez.

- Circular por el centro de la calzada, evitando en lo posible las vías de un solo carril, con
vehículos aparcados. Dejar siempre espacio con respecto al vehículo precedente, para tener una
vía se escape; esta medida ha de cuidarse especialmente en las paradas por semáforos, stop...
En el caso de contar con un coche escolta, éste deberá dejar una distancia de seguridad con el
del protegido.

- Hacer uso frecuente del espejo retrovisor, comprobando que no se es seguido por automóviles
o motos; especialmente, con dos ocupantes.

- Mantener accionado el enclavamiento de las puertas del vehículo y, siempre que sea posible,
subidos los cristales de las ventanillas. En caso de parada, mantener siempre metida la primera
velocidad. En el caso de contar con un coche escolta, el personal de éste circulará sin accionar
el seguro de las puertas y sin llevar colocado el cinturón de seguridad.

- No detener el vehículo a petición de desconocidos y, por supuesto, no transportarlos en el


mismo.

- Al iniciar la marcha, observar las cabinas telefónicas, por si alguien avisara de la partida;
hacer lo propio con vehículos que inicien su marcha a la par que el vehículo propio.

- Cambiar, en lo posible, de coche, horario, itinerarios y costumbres.

- Durante el trayecto, prestar especial atención a descampados, pasos a nivel, pasos a alturas
diferentes, semáforos, edificios abandonados y/o en construcción, puentes, vías muy
transitadas, motoristas en actitud de espera, motocicletas con dos pasajeros...

 En transporte público.
- Elegir lugares con protección y buena visibilidad.

- Observar el entorno y las personas y elementos que lo componen.

- Si al abandonar el transporte se observa alguna situación extraña, desistir y no bajarse del


medio de transporte.

- Si se viaja en taxi y se comprueba que se es seguido, dirigirse a la comisaría de policía más


cercana.

En otras situaciones.

Cuando existen razones fundadas para sospechar del riesgo es preferible restringir las salidas no
exclusivamente necesarias. Aun así, si se opta por realizar la salida, hay que tener en cuenta una serie
de medidas, como:
- Cambiar frecuentemente de lugares de ocio, así como de itinerario y de horario.

- Preservar la identidad con la máxima discreción.

____________________
CFI Seguridad
LA AUTOPROTECCIÓN · 121

- No entablar relaciones con desconocidos.

- Concienciar a sus allegados más íntimos de la importancia de todas las medidas de seguridad
señaladas.

“TECOSA HEIMANN. Equipo de detección de


metales y sustancias peligrosas HI-SCAN PS
3010. Este equipo de reducido tamaño y
manejo sencillo resulta una herramienta
imprescindible para la inspección de
correspondencia personal, sobres, carpetas,
libros... Este escáner resulta de mucha
utilidad a la hora de detectar metales y
sustancias peligrosas”.

____________________
CFI Seguridad
122 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL

____________________
CFI Seguridad
T E M A LA PROTECCIÓN DE EDIFICIOS

7
 En domicilios.
 Establecimientos.
 Grandes superficies.
 Centros de concentración de masas por espectáculos públicos.

ÍNDICE DE CONTENIDOS Pág.

1. Introducción 124

2. Zona exterior 126

3. Zona interior 128

4. Domicilios 128

5. Entidades bancarias 129

6. Centros hospitalarios 135

7. Galerías de arte 136

8. Joyerías 138

9. Estaciones de servicios 139

10. Oficinas de farmacia 140

11. Administraciones de lotería 141

12. Locales de juegos de azar 141

13. Hoteles 142

14. Centros comerciales 142

15. Concentraciones de masas por espectáculos públicos 147

____________________
CFI Seguridad
124 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL

En su publicidad, LAMINEX MADRID, S.A. habla de la: “Nueva


Serie EURO ROYAL DE LAMINEX. LAMINEX. Creada para
una gama alta, y adecuada para puertas, ventanas y
escaparates de locales comerciales, bancos, joyerías y
establecimientos en general. Con la posibilidad de realizar
carpinterías de grandes dimensiones, fachadas ligeras y
grandes exposiciones”.

1. INTRODUCCIÓN.

Todas las acciones destinadas a la protección de edificios, grandes superficies, lugares de


concentración de masas... han de estar incluidas dentro de un Plan de Seguridad Integral (Tema 1).
Recordando conceptos, hay dos ejes claves:

TOTALIDAD en el cálculo exhaustivo de la previsión de los riesgos, para garantiza la integridad


del objeto de protección.

COORDINACIÓN en la aplicación eficaz de los medios; hasta la mejor tecnología es ineficaz si


no existe coordinación.

La diversidad de situaciones que pueden requerir un estudio de seguridad conlleva la existencia de


diferentes modelos de planes o proyectos de seguridad. Una posibilidad de agrupamiento es la
siguiente:

Plan General de Seguridad, con los planes parciales que habitualmente lo integran:
- Plan Técnico.
- Plan Operativo.
- Plan de Emergencia.
- Plan de Evacuación.
- Plan de Instalación.
- Plan de Mantenimiento.

Planes de Protección Civil, ante las amenazas de catástrofes:


-Plan de Autoprotección.
-Plan de Emergencia Exterior.
-Plan de Emergencia Interior.

Planes relacionados con la seguridad de la información:


-Plan de Emergencia Centros de Procesos de Datos
-Plan de Recuperación.
-Plan de respaldo (Backup).

Planes especiales:
-Plan Director de Seguridad.
-Plan de Protección Personal.
-Plan de Formación.
-Plan de Crisis.

____________________
CFI Seguridad
LA PROTECCIÓN DE EDIFICIOS · 125

Por su estructura en plantas y sectores; por la escasa, o nula, interdependencia entre las actividades
que se desarrollan en cada planta; por los diferentes contenidos de las actividades que se llevan a cabo;
por el elevado y diferente perfil de los usuarios... los edificios son un complejo objeto para cualquier
plan de seguridad. No existe un único objeto de protección; por el contrario, son múltiples los objetos a
proteger, enmarcados en cuatro grandes grupos:

1. Protección del inmueble.


2. Protección de los bienes muebles de su interior.
3. Protección de las personas que lo frecuentan.
4. Protección de la información.

El estudio de seguridad de un edificio se puede complicar aún más, si se contemplan el tamaño, su


actividad interna y los constantes cambios que en él se producen. Un cambio de actividad en una planta,
las altas y bajas de empleados, etc., son factores que exigen una constante renovación de los planes de
seguridad, que se convierten así en documentos ‘vivos’, en constante cambio y evolución, según cambia y
evoluciona la actividad del edificio.

“GE-INTERLOGIX, S.L.
ARITECH. Gama de centrales residenciales
vía radio CS575. La programación de
cualquiera de estas centrales, de entre 4 a
48 zonas, se realiza siempre de la misma
forma; su flexibilidad permite utilizar zonas
cableadas y vía radio simultáneamente para
adaptarse a múltiples aplicaciones
particulares. Estas centrales son también
ampliables, es decir, es muy práctico y fácil
añadir nuevas zonas. Estas centrales
destacan por su versatilidad en su
configuración, la utilización de opciones de
domótica y la verificación de las alarmas
mediante la escucha audio, etc.”.

Dado que todo edificio es singular, hay que localizar las características comunes a todos ellos, para
poder trabajar sobre un plan de seguridad. En principio, todos tienen en común:

1. Zona exterior. Accesos al edificio.


2. Zona interior. Continente y contenido del edificio.
3. Funcionalidad. Actividad principal y otras actividades.

Cada una de estas características requiere un estudio complejo, en el que es básico no olvidar las
revisiones periódicas y puntuales, siempre que haya cambios entre el objeto de protección y los
sistemas de seguridad empleados. Lo que puede servir para detectar intrusión en una actividad
comercial no tiene por qué ser válido para otra actividad diferente.

____________________
CFI Seguridad
126 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL
2. ZONA EXTERIOR.

Arquitectura, fachada y entorno geográfico son los tres elementos a tener en cuenta en lo referente a
la seguridad de la zona exterior de un edificio. La ‘Teoría de los anillos’, utilizada en la protección de
personas, es también válida para la protección de un edificio. Consiste en asignar diferentes medios de
seguridad según se esté más o menos cerca del objeto de protección. En el caso de un edificio:

PRIMER ANILLO Separa la zona protegida de la zona critica, en el interior del edificio.

SEGUNDO ANILLO Separa la zona de exclusión de la zona protegida

TERCER ANILLO Primer acercamiento a la propiedad. Separa las zonas de influencia y


exclusión.

____________________
CFI Seguridad
LA PROTECCIÓN DE EDIFICIOS · 127

PRIMER ANILLO Núcleo. Control de áreas críticas. Control del subsuelo.

SEGUNDO ANILLO Protección fija y móvil. Medios técnicos de detección de intrusión y vandalismo
y/o sabotaje. Rondas a pie.

TERCER ANILLO Protección fija en lugares con acceso restringido (Medios técnicos: detectores
de exteriores, CTV, garitas...). Protección móvil (Rondas, a pie y en vehículo. Con
apoyo a puestos fijos dotados de sistemas de comunicación...).

Arquitectura de los accesos


Es preciso localizar zonas que queden sin vigilancia, aprovechando, en la medida de lo posible, cualquier
elemento natural que ofrezca seguridad en situaciones de agresión o riesgo.

Fachada del edificio


Controlando en todo momento los elementos de seguridad con los que cuente (enrejado de ventanas,
cierres de seguridad en puertas, etc.).

Entorno geográfico
Es preciso realizar un completo estudio de las zonas de riesgo próximas al edificio: contenedores de
productos peligrosos, situación de servicios de emergencia, sanitarios y policiales, estudio criminológico
y de seguridad de la zona, incluyendo información sobre riesgos de la Naturaleza, estudio de la
población, estadísticas de aceptación de la actividad del inmueble entre el vecindario, etc.

____________________
CFI Seguridad
128 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL

3. ZONA INTERIOR.

En la protección de la zona interior del edifico hay que tener en cuenta el estudio de los siguientes
conceptos:

Arquitectura del edificio y sus características


Es preciso realizar un estudio sobre la disposición de todos los elementos que conforman el edificio,
incluyendo:
 Número de plantas, con su extensión.
 Número y distribución de dependencias.
 Garajes y subterráneos, con su extensión.
 Número y ubicación de escaleras y ascensores.
 Número y distribución de escaleras y salidas de emergencias.
 Número y distribución de elementos detectores de incendios.
 Número y distribución de elementos y sistemas ignífugos instalados.
 Número y distribución de aseos.
 Número y distribución de elementos como salas de calderas, de refrigeración, electricidad, etc.
 Localización de elementos arquitectónicos que puedan ser utilizados como barrera, de un modo
‘natural’, ante una agresión.

Control de las personas que trabajan en el edificio


Con especial atención a los cambios que se produzcan en las plantillas laborales de las entidades que
tengan dependencias en el edificio.

Control de clientes, proveedores y/o visitas


Con especial atención a una circunstancia: identificar a los acompañantes de las personas habituales, ya
que se pueden servir de éstas para acceder al edificio.

Funcionalidad
Cuál es el destino para el que se concibió el inmueble y qué tipo de actividad principal se desarrolla en el
mismo. En la actualidad, los edificios de nueva construcción habilitados como sedes de instituciones
oficiales y susceptibles de determinados riegos, se diseñan adecuándolos arquitectónicamente a la
protección contra esas amenazas, eliminando zonas muertas de vigilancia, adecuando barreras en sus
accesos, etc.

En la protección de edificios es aplicable la Teoría Esférica de la Seguridad (Tema 1). Por otra parte, la
información y la observación dan como resultado la adecuada prevención y respuesta ante cualquier
situación de riesgo en el edificio objeto de protección.

En todos los edificios ha de haber una coordinación total entre los distintos elementos de seguridad en
él intervinientes, desde el diseño de instalación de detectores y accesos electrónicos hasta las medidas
organizativas de seguridad, pasando por el elemento humano de seguridad.

4. DOMICILIOS.

La protección de los inmuebles destinados a viviendas es un campo con amplias posibilidades dentro
de la oferta del mercado de seguridad. Elementos de detección y servicios de respuesta han ido
de la mano hasta conformar un amplio abanico de posibilidades de protección, en el que lo básico

____________________
CFI Seguridad
LA PROTECCIÓN DE EDIFICIOS · 129

es tener claras las necesidades y adaptar los productos del mercado a las características
particulares de cada inmueble.

“Con el Integra3 de Onity, se pueden gestionar hasta


65.000 puertas o 65.000 usuarios de tarjeta activos sin
utilizar una sola llave metálica. Las cerraduras Onity son
cerraduras electrónicas autónomas. El Integra3 usa un
programa basado en Windows95/NTtm de fácil
aprendizaje y manejo. Las tarjetas se codifican con la
información que necesita la cerradura para permitir o
denegar el acceso de forma individualizada”.

Sin embargo, en los domicilios no existe únicamente el riesgo de intrusión para un posterior robo, sino
que, por el contrario, son escenarios de otros riesgos, en los que puede intervenir un Vigilante de
Seguridad, como son los actos de sabotaje o el intento de secuestro. Como siempre, también en la
protección de domicilios la mayor fuente de peligro, para el Vigilante de Seguridad, es la rutina y el
relajamiento.

Las actividades a realizar por un Vigilante de Seguridad en el servicio de protección de viviendas,


pasarán por:

 Control de accesos, con la correspondiente relación de visitas y vehículos autorizados.


 Control de garajes y aparcamientos cercanos al inmueble.
 Relación del personal laboral del inmueble.
 Comprobación del funcionamiento de los dispositivos de seguridad física o electrónica.
 En su caso, control de correspondencia y paquetería, con los elementos adecuados para ello.

Accionamientos automáticos de apertura eléctrica y cierre mecánico por resorte integrado, para
puertas batientes cortafuego. Sistemas de cierrapuertas con guía: selector de cierre, electroimán y
detector de humo integrados. Electroimanes de retención y placas de anclaje de 110 a 5000 N de
fuerza. También antideflagrantes. Selectores de cierre de superficie y empotrables. Amortiguadores
de impacto final regulables... Son, todos ellos, elementos de seguridad antifuego.

5. ENTIDADES BANCARIAS.

En las entidades de carácter financiero, como aseguradoras, bancos y cajas de ahorro, existen
numerosas amenazas, cuya determinación requiere, obviamente, el análisis de cada situación concreta.
Con carácter general, son comunes:

 Atracos.
 Robos.
 Fraudes.

____________________
CFI Seguridad
130 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL
El atraco constituye la actuación delictiva más grave, por atentar contra la seguridad de las personas y
producirse con relativa frecuencia. En ocasiones puede ir acompañado de una acción de secuestro para
forzar la apertura de locales y cajas fuertes y, en algún caso, se emplea también para facilitar la huída.

El objetivo usual del atraco es el dinero existente en el compartimiento de caja, por lo que la cuantía
del botín suele ser baja. La acción se inicia, generalmente, en el patio de clientes de las oficinas
bancarias, extendiéndose a los recintos contenedores de efectivo. Su duración no va más allá de los
diez minutos, salvo complicaciones e imprevistos que pueden alterar el desarrollo de la acción y
convertirla en otra bien diferente, con la existencia de rehenes, etc.

Cerradura electrónica de combinación con dos usuarios, con


homologación según varias condiciones. Indicada para armeros,
cajas de seguridad domiciliarias, etc.

El fraude abarca un amplio abanico de procedimientos, de muy diversos niveles de sofisticación. En su


conjunto, inflige daños a los bienes materiales mucho más cuantiosos que la suma de todos los atracos.
Es innumerable el listado de todas las modalidades de estafas bancarias realizadas, en su mayor parte,
mediante falsificación de documentos.

La utilización de medios informáticos, con avanzadas técnicas de agresión, ha hecho que los fraudes
encuentren en las entidades financieras un objetivo idóneo.

El robo especializado ofrece en este sector unas características peculiares. Su objetivo será,
normalmente, el dinero y otros valores existentes en las cajas fuertes, cámaras acorazadas y cajas de
alquiler, por lo que la selección de la entidad reviste especial importancia.

Por lo general, este riesgo conlleva una larga y meticulosa fase de preparación, en la que se reúne toda
la información posible sobre la oficina bancaria: edificio en el que se halla ubicada, accesos, galerías
subterráneas, sistemas de seguridad físico/óptico/electrónico de todos los compartimentos y cámaras,
sistema de transmisión de alarmas, personal de protección, horarios, etc. En el butrón no existe el
factor improvisación. Se puede definir como la “acción de realizar agujeros en paredes, techos o
suelos, con el propósito de acceder al lugar en el que se encuentra el dinero o valores codiciados”.

Esta forma peculiar de robo requiere, normalmente, la actuación en equipo, entre cuyos componentes
habrá especialistas de diversos tipos, según sean los obstáculos a superar. Emplean, por lo general,
medios sofisticados de alta tecnología, meticulosamente estudiados para resolver los diferentes
problemas que los sistemas de protección les plantean.

Para la ejecución se suelen elegir los fines de semana o puentes festivos, que les proporcionan largas
horas libres de actividad en la entidad bancaria. A pesar de ser mucho menos frecuentes que los
atracos y fraudes, producen importantes pérdidas, dadas sus altas probabilidades de éxito.

La labor del información y observación de los servicios de seguridad es básica para evitar este tipo de
riesgos, al detectar situaciones anómalas que podrían ser señal de la preparación de actos delictivos.

____________________
CFI Seguridad
LA PROTECCIÓN DE EDIFICIOS · 131

Los detalles más insignificantes pueden proporcionar información; una vez más, la rutina puede ser la
causa del fracaso del Vigilante de Seguridad, quien no ha de dejar pasar por alto cuestiones como las
de observar a personas tomando notas en las proximidades de la entidad bancaria, personas que se
detienen habitualmente junto a al entrada pero sin acceder al interior, etc.

Medidas de seguridad
En los atracos se portan armas, con lo que el riesgo de que se produzcan víctimas es más elevado que en
otro tipo de robos, dado que el nerviosismo del asaltante puede provocar que haga uso de ellas,
conciente o inconscientemente. El personal de seguridad privada que desarrolle sus funciones en este
tipo de establecimientos ha de contar con una excelente preparación personal, tanto en el aspecto
físico como en el psíquico, dirigida a impedir que la vida de las personas corra peligro.

El sistema de seguridad integral con el que han de contar bancos, cajas de ahorro y demás entidades de
crédito está recogido en el art. 119 del Reglamento de Seguridad Privada. En el art. 120 se señalan las
siguientes:

- Sistemas de captación de imágenes. Normalmente se utiliza una videocámara que ha de estar


en funcionamiento siempre que le establecimiento se encuentre abierto al público. Las cintas de
grabación han de conservarse durante, al menos, quince días, para la identificación de personas
que hayan podido atentar contra la instalación o sus empleados.

- Dispositivos electrónicos capaces de detectar el ataque a los elementos de seguridad física


donde se custodien efectivos o valores (sensores, alarmas...).

- Pulsadores u otros medios de fácil accionamiento de las señales de alarma.

- Recinto de caja con blindaje antibala, que ha de estar cerrado por dentro, cuando haya
personal trabajando en su interior.

- Control individualizado de accesos a la oficina (esclusas). Las oficinas con menos de 10


empleados y situadas en localidades de menos de 10.000 habitantes pueden carecer de ellas.

- Carteles anunciando las medidas de seguridad, como la apertura retardada de la caja, por
ejemplo.

“KENWOOD IBERICA, S.A.


KENWOOD. Cámara, monitor y transmisor integrados en el Comunicador
Visual VC-H1. El Comunicador Visual VC-H1 combina un convertidor de
barrido lento, una cámara CCD y un monitor LCD en una unidad compacta
que funciona con pilas. Simplemente se conecta al transmisor Kenwood y se
empieza a enviar y recibir imágenes en color”.

____________________
CFI Seguridad
132 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL

Articulo 121 (R.D. 1123/2001) Requisitos de las cámaras acorazadas y de cajas


de alquiler
Las cámaras acorazadas de efectivo y de compartimentos de alquiler deberán tener las características
y el nivel de resistencia que determine el Ministerio del Interior, y estar provistas de las siguientes
medidas de seguridad:

a. Dispositivo mecánico o electrónico que permita el bloqueo de su puerta desde la hora de cierre
del establecimiento hasta la primera hora del día siguiente hábil.

b. Sistema de apertura automática retardada, que deberá estar activada durante la jornada
laboral, salvo las cámaras de compartimentos de alquiler, que habrán de disponer de sistema
electrónico de detección de ataques conectado las veinticuatro horas.
En los supuestos en que las cámaras acorazadas, con la finalidad de permitir el acceso a su interior
en caso de emergencia, cuenten con trampones, estos podrán estar libres de cualquier dispositivo
de bloqueo o temporizacion, siempre que sus llaves sean depositadas para su custodia en otra
sucursal próxima de la misma entidad o grupo.

c. Detectores sísmicos, detectores microfonicos u otros dispositivos que permitan detectar


cualquier ataque a través de techos, paredes o suelo de las cámaras acorazadas o de las cajas de
alquiler.

d. Detectores volumétricos

e. Mirillas ojo de pez o dispositivos similares o circuito cerrado de televisión en su interior,


conectado con la detección volumétrica o provisto de videosensor, con proyección de imágenes en un
monitor visible desde el exterior.
Estas imágenes deberán ser transmitidas a la central de alarmas o, en caso contrario, la entidad
habrá de disponer del servicio de custodia de llaves para la respuesta de alarmas.

Treinta y seis. En el articulo 122 se da nueva redacción al párrafo primero del apartado 3 y se
incorpora un ultimo parrafo a dicho apartado 3; se da nueva redacción al parrafo b) del apartado 4.1ª y,
en este mismo apartado, se incluye el 3º. Dicho articulo queda redactado de la siguiente forma:

Articulo 122. Cajas fuertes, dispensadores de efectivo y cajeros automáticos.

1. Las cajas fuertes deberan tener los niveles de resistencia que determine el Ministerio del
Interior, y estaran protegidas con los dispositivos de bloqueo y apertura automatica retardada, de
acuerdo con lo dispuesto en el articulo anterior. Cuando su peso sea inferior a 2.000 kilogramos,
estaran, ademas, ancladas, de manera fija, en estructuras de hormigón armado, al suelo o al muro.

2. Para el funcionamiento del establecimiento u oficina, las cajas auxiliares, ademas del cajon
donde se deposita, en su caso, el efectivo necesario para realizar las operaciones, estaran provistas
de elementos con posibilidad de deposito de efectivo en su interior, de forma que quede sometido
necesariamente a apertura retardada para su extracción.

3. Los dispensadores de efectivo habran de estar construidos con materiales de la resistencia que
determine el Ministerio del Interior, debiendo estar conectados a la central de alarmas durante el
horario de atención al publico.

____________________
CFI Seguridad
LA PROTECCIÓN DE EDIFICIOS · 133

A estos efectos, se consideran dispensadores de efectivo lo que, estando provistos de sistema de


apertura automatica retardada y posibilidad para admitir ingresos, permitan la dispensacion
automatica de efectivo contra cuentas corrientes, contables o libretas de ahorro, libremente,
hasta la cantidad que determine el Ministerio del Interior.

Cuando en un establecimiento u oficina todas las cajas auxiliares sean sustituidas por dispensadores
de efectivo, no seran precisas las instalaciones a que se refiere el articulo 120.1d) y e) de este
Reglamento. No obstante, podra disponerse de cajas auxiliares para su utilización en caso de averia
de los dispensadores de efectivo.

4. Los cajeros automáticos deberan estar protegidos con las siguientes medidas de seguridad:

1º. Cuando se instalen en el vestíbulo del establecimiento:

a. Puerta de acceso blindada con acristalamiento resistente al menos al impacto manual del
nivel que se determine, y y dispositivo interno de bloqueo.
b. Dispositivo de apertura automatica retardad en la puerta de acceso al deposito de
efectivo, que podra ser desactivado, durante las operaciones de carga, por los vigilantes
de seguridad encargados de dichas operaciones, previo aviso, en su caso, al responsable
del control de los sistemas de seguridad.
c. Detector sísmico en la parte posterior.

2º. Cuando se instalen en fachada o dentro del perímetro interior de un inmueble, las medidas
establecidas en los párrafos b) y c) anteriores.

3º. Cuando se instalen en el interior de edificios, locales o inmuebles, siempre que estos se
encuentren dotados de vigilancia permanente con armas, los cajeros automticos quedan
exceptuados del cumplimiento de las anteriores medidas de seguridad, y unicamente se exigira
que esten anclados al suelo o al muro cuando su peso sea inferior a 2.000 kilogramos.

5. Si los cajeros automáticos se instalaran en espacios biertos, y no formaran parte del perímetro
de un edificio, deberan disponer de cabina anclada al suelo, de las características que se
determinen, y estar protegidos con las medidas a que se refiere el apartado 1º anterior”.

Horario de atención al público

En este tramo horario los riesgos son mayores; el hecho de que haya un mayor número de personas
dentro de la entidad produce la disminución de la visibilidad del personal de seguridad y su capacidad de
reacción física, además de que todos los presentes pueden ser objeto de agresión.

En estas circunstancias, el Vigilante de Seguridad ha de ser consciente de que las consecuencias de sus
actuaciones implican a más personas que solamente a él mismo. Los actos heroicos pueden tener unos
efectos devastadores en la integridad física de las personas presentes en la entidad. Prudencia, sangre
fría y sentido común son las armas a utilizar en estas situaciones.

En el caso de producirse un atraco, con la tensión y violencia que ello conlleva, el Vigilante de Seguridad
ha de actuar con serenidad, transmitiéndola al resto del personal presente. La intervención que realice
ha de estar basada en la seguridad de que no se van a producir daños mayores de los que se intentan
evitar.

____________________
CFI Seguridad
134 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL
Si los asaltantes se encuentran en el interior del local:
 No ser un héroe. Analizar el riesgo y valoras las consecuencias posibles de una intervención.
 Seguir las instrucciones de los atracadores e impedir que clientes y empleados pongan en peligro la
vida de alguien. Actuar con lentitud, para ganar tiempo y poder obtener el mayor número posible de
datos. Sin embargo, evitar que esa parsimonia ponga aún más nerviosos a los atacantes.
 Si se puede, activar las alarmas.
 Obtener el mayor número posible de detalles y datos sobre los asaltantes: número, armas que
portan, aspecto físico y rasgos de identificación, zonas y objetos que tocan, etc.
 Tratar de ganar tiempo, dándoles conversación, pero sin aumentar su nerviosismo.
 En caso de lograr su detención, avisar inmediatamente a la Policía.

Si los asaltantes se encuentran fuera del local, tras el atraco:


 Cerrar todos los accesos, para impedir que vuelvan a entrar.
 Activar la alarma sonora exterior y los sistemas internos.
 Atender a los heridos, solicitar asistencia médica y tranquilizar al personal.
 Anotar el máximo número posible de datos sobre la huída: vehículos, matrículas, etc.
 Aislar y proteger las zonas en las que hayan actuado los asaltantes, evitando que se toque nada
susceptible de haber sido manipulado y en donde pueda haber huellas de los atracadores.

En una entidad bancaria existen distintas zonas, con características diferentes a la hora de dedicar
vigilancia y protección:

- Centro de Proceso de Datos (CPD), con los ordenadores conectados a la central bancaria y demás
material de trabajo.
- Zona exterior, con los accesos, aparcamientos, vía pública...
- Zona interior, con las cajas auxiliares, caja blindada...
- Oficinas y despachos...
- Cámara acorazada.
- Recinto de operaciones, en donde el visitante puede circular libremente, convirtiéndose en la zona más
vulnerable.
 Es conveniente vigilar la zona desde puntos dominantes, elevados, sin dar la espalda a puertas y
zonas en las que haya personas.
 Hay que dedicar especial atención a las personas que puedan dar la impresión de estar recabando
información sobre la estructura de la oficina, tomando notas.
 Hay que dedicar especial atención a situaciones como desmayos, tumultos, discusiones... que
pueden ser tácticas para desviar la atención de zonas más vulnerables.
 Hay que dedicar especial atención a todo lo que se salga de la tónica y dinámica habituales de
funcionamiento, evitando distracciones y cambios de posición sin causas justificadas.

“BY DEMES, S.L. Productos CCTV con funcionamiento en tiempo real.


Dentro de esta generación de productos destacan: vídeo-grabadores;
generadores de cuadrantes, color, digital, tiempo real con secuenciador;
multiplexores, color, digital, dúplex, tiempo real con controlador detector de
movimiento y zoom (2 aumentos); cámaras CCTV color, digitales y alta
resolución con posibilidad de control remoto por PC, por salida RS 232;
minidomos color con óptica Varifocal...”.

____________________
CFI Seguridad
LA PROTECCIÓN DE EDIFICIOS · 135

Horario cerrado al público

Entre otras, hay que observar las medidas de seguridad del control del personal de limpieza; advertir
los cambios de personas y confirmar la incidencia. Dentro de las rondas de seguridad, hay que dedicar
especial atención a la primera, en la que habrá que cerrar todas las puertas y ventanas, apagando luces
y maquinaria, si procede, comprobando que no quede nadie en el interior de las diferentes zonas. Al
iniciar las rondas siguientes, hay que asegurarse de que todo lo anterior está en la misma situación en la
que se dejó al finalizar la ronda anterior.
A pesar de las medidas y sistemas conectados a la Central Receptora de Alarmas, no hay que descuidar
las medidas de prevención señaladas, basadas en la observación y control de situaciones fuera de lo
normal. En caso de considerarlo necesario, se solicitará la presencia de la Policía, con el objeto de
identificar a los individuos cuyas actuaciones han producido sospecha.

En cuanto al riesgo por butrón, hay que prestar especial atención a:

- Los detectores de ataque de las instalaciones y circuito cerrado de televisión.


- Tener siempre armadas las alarmas.
- Si se detecta el butrón, no tocar nada e impedir que otras personas lo hagan. Avisar
inmediatamente a la Policía.

En cuanto a las llamadas telefónicas, avisando de la colocación de un artefacto explosivo, además de


seguir los procedimientos establecidos (de ello se habla en el Tema 14, en el ejercicio práctico del final
del Manual y en otros apartados del mismo), habrá que tenerse en cuenta que uno de los fines puede ser
el de crear confusión y desalojar las instalaciones, momentos que pueden ser aprovechados por los
atracadores para llevar a cabo su propósito. Siempre ha de recabarse la mayor información posible,
para auxiliar a la Policía en su investigación.

6. CENTROS HOSPITALARIOS.

Si la seguridad de cualquier edificio presenta circunstancias particulares a tener en cuenta, cuando se


trata de centros hospitalarios, las peculiaridades vienen dadas por la condición de sus habitantes que,
en su gran mayoría, son personas limitadas, ya sea por enfermedades, accidentes, intervenciones
quirúrgicas...

Dentro de los hospitales, la zona de Urgencias es una de las


que presentan más riesgos potenciales, por la diversidad de
personas que allí acceden. En la imagen, la fachada principal
del hospital de Cruces-Gurutzeta, en Barakaldo.

____________________
CFI Seguridad
136 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL

Esas limitaciones provocan que los Planes de Emergencia y/o de Evacuación, por ejemplo, tengan
connotaciones especiales, siendo precisa una clara y eficaz política de seguridad preventiva. Por otro
lado, el flujo de personas es muy elevado –visitas, consultas externas, etc.–, aumentando la dificultad
de identificaciones, control de accesos y desalojos. En estas circunstancias, el sistema de detección
perimetral es escaso o, con frecuencia, nulo.

Por otra parte, es elevado el riesgo provocado por los usuarios de los servicios de Urgencias. En esa
sección de un hospital es habitual que convivan personas que acuden por una dolencia con usuarios
contusionados en peleas, detenidos que precisan asistencia médica, heridos en diferentes
circunstancias, toxicómanos que necesitan medicación... y ‘descuideros’ que intentarán aprovecharse de
la situación. Todo ello, en medio de un clima de elevada tensión, preocupación y nerviosismo.

En ese panorama, los riesgos más frecuentes son los derivados, por un lado, de las situaciones de
emergencia –incendios, inundaciones...– y, por otra parte, de las agresiones al personal del centro
hospitalario –por parte de enfermos, familiares, consumidores de estupefacientes...–, además de los
intentos de robo de drogas, medicamentos, material hospitalario, objetos de los enfermos y/o
visitantes...

La protección debe centrarse, principalmente, en la zona de urgencias y allí en donde se almacenen


drogas y medicamentos, además de material de elevado valor, tanto económico como de uso. En esas
zonas sí se deben de implantar controles de acceso y salida.

En ese complicado ambiente, el Vigilante de Seguridad ha de poder combinar el trato exquisito ante
situaciones de dolor con la autoridad suficiente para llevar a cabo sus funciones. Ha de extremar la
prevención de todo acto que impida el normal desarrollo de la vida hospitalaria, que demanda
tranquilidad y sosiego para el descanso de los allí ingresados.

En especial, el Vigilante de Seguridad extremará la atención en hacer cumplir las normas de acceso
establecidas por el centro, en cuestión de controles e identificaciones, y las de acceso a zonas
señaladas como restringidas. Parece evidente una correcta formación en materia de prevención y
extinción de incendios en centros hospitalarios, así como en Planes de Emergencia y/o Evacuación.

7. GALERÍAS DE ARTE.

El tradicional valor de las joyas y el incremento de los precios de determinadas obras de arte en las
últimas décadas hacen de estos bienes un codiciado objeto de robo. Con frecuencia, un cuadro o una
piedra preciosa, de pequeñas dimensiones y fácil ocultación o traslado, representan cifras muy elevadas
de dinero.

Museos, galerías de arte, exposiciones de joyas, coleccionistas, joyerías y propietarios particulares


necesitan dar protección a estos valiosos objetos y, para ello, emplearán diversos medios, activos y
pasivos. Entre los primeros, figuran algunos de los ya tratados en el presente Manual, como cajas
fuertes, cámaras acorazadas, puertas de seguridad y blindadas, rejas, contraventanas con pasadores,
esclusas, etc.

No obstante, existen determinados medios de protección pasiva característicos, aunque no exclusivos,


de la seguridad de estos bienes:

____________________
CFI Seguridad
LA PROTECCIÓN DE EDIFICIOS · 137

Anclaje de cuadros.
Tiene por objeto impedir el arrancamiento rápido de un cuadro situado en una sala de exposiciones y
requiere la fijación del mismo a la pared en, al menos, tres puntos, con un mecanismo sólido y cerrado, a
fin de evitar su manipulación. Esto es particularmente importante en los cuadros de pequeño formato,
sobre los que existe una larga experiencia de este tipo de robos.

Dispositivos anti-corte.
Consisten en la instalación de láminas metálicas en la parte posterior de los cuadros, en forma de cruz,
aspa... adheridas con un fuerte pegamento al lienzo. Su finalidad es la de impedir otra forma tradicional
de robo de cuadros, consistente en realizar un corte de la tela por su borde de unión al bastidor.

Esta eficaz forma de protección tropieza frecuentemente con la oposición de los conservadores de
arte, que consideran los daños que la obra puede sufrir. En cualquier caso, cabe limitar el empleo de
pegamento a dos o cuatro puntos, inmediatos al borde interior del lienzo.

Cristales especiales.
Determinadas obras de arte, como acuarelas, aguadas y dibujos, requieren para su montaje del empleo
de cristales que, cuando convenga a la protección de la obra, pueden ser de características especiales
de seguridad, resistentes a la rotura y al corte. Este procedimiento, unido a un sólido anclaje, hace muy
difícil la ejecución de un robo en un tiempo limitado.

Barreras físicas.
Para la protección general de obras de arte en exposición contra amenazas no precisamente
antisociales –como el tacto curioso de lo visitantes, las pinturas de los niños o el apoyo involuntario en
ellas–, suelen emplearse ciertas formas de barreras físicas, situadas a distancia de la pared expositora
y en paralelo a ella.

Por lo general, se emplean elementos no rígidos y decorativos, como cordones, pero también se utilizan
barras metálicas y muretes ligeros. Estos medios dificultan cualquier intento de robo o hurto rápido, al
evidenciar la posición incorrecta del agresor. Por otro lado, permiten el empleo de medios de protección
activos en los pasillos que se forman; combinados con una alarma sonora local, facilitan la localización y
actuación de los Vigilantes de Seguridad.

Anclaje de esculturas.
Por lo general, las esculturas se exponen exentas, sobre pedestales que facilitan su observación desde
cualquier ángulo. Con independencia de las barreras físicas que suelen rodearlas, una protección pasiva
eficaz requiere el anclaje sólido de la obra al pedestal y de éste al suelo. Con ello se consigue evitar el
derribo de la obra y, lo que es más importante, el intento de robo o hurto de aquéllas de menor tamaño.

Vitrinas de seguridad.
Las joyas y objetos de arte de formato pequeño suelen exponerse en el interior de vitrinas, a fin de
que puedan ser observadas con todo detalle desde posiciones muy próximas y, a la vez, evitar cualquier
forma de tacto, así como las acciones de robo o hurto.

Para que esta protección sea eficaz, además de los medios electrónicos y ópticos correspondientes, la
estructura de la vitrina debe ser de suficiente solidez y hallarse anclada al suelo. Los cristales serán
resistentes a golpes y cortes y, los elementos de cierre, de seguridad.

Armarios y expositores.
Para exposición de obras de considerable tamaño o colecciones de numerosas piezas, suelen emplearse
armarios y expositores corridos, con un cerramiento frontal acristalado. Estos elementos suelen

____________________
CFI Seguridad
138 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL
presentarse apoyados sobre una pared y la protección pasiva residirá en la solidez de los citados
muebles, en el empleo de cristal resistente a golpes y cortes y en el empleo de cerraduras de
seguridad.

Las exposiciones de obras de arte precisan de unos elementos


concretos de seguridad, básicos tanto para evitar el robo de lo
exhibido como para preservar su conservación.

Exposición cerrada y almacenaje.


Si las joyas y obras de arte en exposición resultan vulnerables a las acciones de hurto y robo por la
inevitable proximidad de los visitantes, no lo son menos cuando el espacio se cierra al público o cuando
se hallan depositadas en un almacén.

Las exposiciones cerradas requieren, aparte de la protección electrónica, óptica y humana


correspondientes, unos cerramientos de seguridad en los accesos –puertas, ventanas, claraboyas...– así
como un entorno arquitectónico sólido en techo, suelo y muros.

Las colecciones de joyas y obras de arte, en situación de almacenaje, resultan especialmente


vulnerables y constituyen el objetivo tradicional de los profesionales de este tipo de robos. Ello es
consecuencia de diversos factores, como la carencia de la protección puntual para las obras expuestas,
la ausencia de vigilancia humana permanente, la posibilidad de acceder a numerosos bienes a la vez y la
disponibilidad de un largo espacio de tiempo para la ejecución de la acción.

Consecuentemente, la protección de los bienes en esta situación requerirá el empleo coordinado de los
medios más eficaces, tanto activos como pasivos, desde el acondicionamiento de los recintos en forma
semejante a una cámara acorazada –con la protección ambiental necesaria para las obras de arte– hasta
los procedimientos de actuación por parte del personal de seguridad.

8. JOYERÍAS.

En estos establecimientos se emplean medios y medidas de seguridad similares a los de las entidades
bancarias, toda vez que el objeto de protección es también similar, al igual que los riesgos.

Habitualmente, las joyerías cuentan con tres zonas principales: zona de mostradores, zonas de
almacenamiento y zonas privadas. Han de contar con los siguientes elementos de seguridad:

- Caja fuerte, o cámara acorazada, para la custodia de joyas y objetos preciosos. Si pesa menos
de dos toneladas, ha de estar anclada al suelo.
- Cierres metálicos exteriores y rejas en ventanas de patios interiores.
- Puerta blindada. Cristales blindados.
- Alarmas, pulsadores antiatraco.
- Detección sísmica en paredes, techos y suelos en el habitáculo de la cámara.
- Protección electrónica de escaparates.
- Dispositivos electrónicos para detección de intrusos; detección redundante, utilizando
diversos dispositivos a la vez.
- Apertura retardada de la caja fuerte o cámara acorazada.

____________________
CFI Seguridad
LA PROTECCIÓN DE EDIFICIOS · 139

- Anuncios de las medidas de seguridad instaladas.


- Conexión a Central Receptora de Alarmas.

Horario de atención al público

Hay que prestar especial atención a la entrada de grupos de personas, ya que es muy frecuente que
mientras una de ellas solicita información sobre un artículo, el resto del grupo aproveche para robar
joyas. De la misma forma, hay que prestar especial cuidado a las supuestas discusiones, desmayos... que
desviarán la atención hacia el tumulto que se forma, descuidando la protección del material.

Un momento especialmente peligroso se produce cuando los encargados del establecimiento han de
atender a proveedores de material y, a la vez, a supuestos clientes. Igualmente, hay que extremar la
precaución en los momentos en los que se introduce o se saca género del establecimiento.

Al igual que en el caso de entidades bancarias, hay que estar especialmente vigilantes a los movimientos
sospechosos, como pueden ser las visitas continuadas de personas que no realizan compras, que
observan detalles de la estructura del establecimiento, etc.

En las joyerías, los delincuentes aprovechan las


situaciones de aglomeración, entrada y salida de
clientes y/o proveedores y los despistes para
sustraer material.

Horario cerrado al público

De la misma forma que sucede con las entidades bancarias, hay que realizar la primera ronda
comprobando que todo el material de valor se encuentre bajo custodia, con las piezas de gran valor en
la caja fuerte o cámara acorazada. Especial atención ha de dedicarse a luces, puertas, cambios en el
mobiliario...

9. ESTACIONES DE SERVICIO Y UNIDADES DE SUMINISTRO DE


COMBUSTIBLES Y CARBURANTES.

En este tipo de instalaciones conviven dos riesgos perfectamente diferenciados. Por un lado, y de
carácter antisocial, el atraco; por otra parte, los peligros relacionados con las características de los
productos que en ellas se manipulan. Han de contar con sendos Planes de Emergencia y Evacuación, dado
el volumen de combustible almacenado en el subsuelo y los riesgos existentes de incendio y explosión.

____________________
CFI Seguridad
140 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL
En cuanto al riesgo de atraco, hay numerosos estudios de seguridad en los que se pone de manifiesto la
escasa efectividad de las medidas establecidas por ley, dándose la circunstancia añadida de que
numerosas de esas estaciones no la cumplen, careciendo de cabinas blindadas, conexión con Central
Receptora de Alarmas, servicio de vigilancia o circuito cerrado de televisión; también es frecuente
comprobar cómo se incumplen las indicaciones de venta por cantidades determinadas, que evitarían
manejo de dinero de cambios y, con ello, la necesidad de manipular la caja registradora.

El volumen de dinero, la fácil accesibilidad y huída y el incumplimiento de las medidas de seguridad


convierten a estas instalaciones en un objetivo relativamente fácil para los atracadores.

Como medidas de seguridad, se establece que:

 La caja fuerte ha de contar con dos llaves, custodiadas por dos personas distintas, siendo una
de ellas el propietario.
 Caja registradora con cambio en metálico en un importe a determinar.
 Cartelería indicando el despacho de combustible por importes exactos.

La fácil accesibilidad y la posibilidad de


una huida rápida son dos de los
elementos que atraen a los atracadores
de estaciones de servicio.

En cuanto a las medidas a adoptar por los Vigilantes de Seguridad destacan las de la observación de los
vehículos que pasen de un lado a otro de las instalaciones, sin detenerse y con claros síntomas de estar
observando el entorno. Ha de prestarse especial atención a las acciones de los empleados y sus
reacciones ate un eventual atraco.

10. OFICINAS DE FARMACIA.

Las farmacias son objeto de numerosos robos con violencia; es especial, por parte de delincuentes
consumidores de sustancias estupefacientes. Obvio es apuntar que, aunque en estos establecimientos
no se expenden sustancias ‘prohibidas’, sí cuentan con medicamentos que pueden sustituir los efectos
buscados en las drogas.

Una medida desarrollada en estos locales es la colocación de rejas y cristales de seguridad, en los que
solamente queda libre un hueco giratorio en el que se colocan tanto los medicamentos como el dinero del
pago y/o las recetas. Esta medida se utiliza en los servicios de guardias nocturnas y/o de urgencias que
han de cubrir las farmacias. En horario de no-atención al público, se debe de conectar una alarma.

____________________
CFI Seguridad
LA PROTECCIÓN DE EDIFICIOS · 141

Las oficinas de farmacia cuentan con su propia


normativa en cuestiones de seguridad.

11. ADMINISTRACIONES DE LOTERÍA Y DESPACHOS DE APUESTAS


MUTUAS.

Al igual que en casos de establecimientos anteriores, el mayor riesgo es el de robo, por lo que han de
contar con medidas de seguridad que contemplan una caja fuerte en recinto cerrado y la instalación de
cristales blindados en la cabina, que ha de estar completamente aislada del patio de clientes, a los que
se atiende por medio de una ventanilla.

12. LOCALES DE JUEGOS DE AZAR.

Han de contar con Planes de Emergencia y de Evacuación, dado que, además del robo, un riesgo elevado
es el de incendio. Las medidas de seguridad están establecidas de forma similar a las señaladas para las
administraciones de lotería, con la salvedad de que será la capacidad de personas o el número de
máquinas las que determinarán el establecimiento de medidas de seguridad similares a las de las
estaciones de servicio. Para ello, se requiere que la sala cuente con un aforo superior a 150 personas o
un número de máquinas superior a 75.

La capacidad de la sala y/o el número de


máquinas es uno de los elementos a tener
en cuenta en la regulación de seguridad de
las salas de bingo.

Han de estar previstas las medidas de evacuación en caso de situación de riesgo, con las salidas de
emergencia señalizadas y en perfecto estado de uso. Hay que prestar especial atención a los conflictos
originados por el consumo de bebidas alcohólicas y las reacciones agresivas ante situación de suerte
adversa por parte del jugador, que pueden provocar discusiones y peleas.

____________________
CFI Seguridad
142 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL
13. HOTELES.

En los establecimientos hoteleros, la seguridad es una cuestión muy compleja. Por un lado, influye el
flujo de personas que acceden a este tipo de instalaciones; cada una de ellas, por un período de tiempo
diferente al resto. Por otra parte, el empeño en procurar un servicio “que no moleste al cliente” provoca
numerosas situaciones de control de accesos deficiente o, por lo menos, poco estricto. Así pues, existen
conflictos entre el servicio al cliente y el concepto de seguridad.

El criterio de respeto a la intimidad de los clientes


choca frontalmente con cualquier lógica de seguridad.
Es ésta una situación que se produce en los hoteles.

Por otro lado, al contar son servicios de todo tipo, en estos establecimientos son múltiples los riesgos
que pueden producirse: desde robos en habitaciones y zonas comunes, hasta incendios, inundaciones,
derrumbamientos, terrorismo... En esta situación, los Planes de Emergencia y de Evacuación han de ser
sobresalientes, con continuas revisiones y actualizaciones.

14. CENTROS COMERCIALES.

En Seguridad Privada, se consideran ‘centros comerciales’ a los establecimientos públicos cuya actividad
principal se centra en la exposición y venta de productos y servicios. Se incluyen hipermercados,
grandes almacenes y centros o galerías comerciales. Se caracterizan por el libre acceso de elevadas
masas de público, elevado número de empleados, diferentes zonas de servicios específicos, amplios
aparcamientos, zonas de seguridad con acceso restringido –almacenes, salas de máquinas y energía, caja
fuerte del centro, oficinas...–.

Normalmente, están diseñados con dos grandes zonas diferenciadas: la destinada a la venta de artículos
y la enfocada a actividades de ocio, con cafeterías, cines, etc., que, en ocasiones, pueden contar con
accesos diferentes a los de la actividad central de las instalaciones.

Dos de sus principales características, son: la extensión del recinto y la complejidad de servicios a
vigilar y proteger. Diferentes departamentos, diferentes horarios, diferentes mercancías, diferentes
proveedores y visitantes... todo ello hace de los centros comerciales un gran reto para la seguridad.

Los centros comerciales han de contar con un completo Plan Integral de Seguridad, en el que los Planes
de Emergencia y de Evacuación han de estar diseñados al detalle, con continuas y precisas revisiones,
dado el riesgo de poner en peligro la vida de un elevado número de personas. Las medidas de seguridad
a instalar se realizan para garantizar su funcionamiento y rentabilidad, transmitiendo a los visitantes

____________________
CFI Seguridad
LA PROTECCIÓN DE EDIFICIOS · 143

una sensación de amparo y garantía que, por otro lado, reclama su atención y contribuye a fomentar su
presencia y, claro está, el consumo.

Se entiende, además, que el personal que utiliza este tipo de instalaciones no es homogéneo, sino que,
por el contrario, coexisten todo tipo de personas, edades, situaciones físicas y psíquicas... lo que hace
que la eventual evacuación ante una situación de riesgo sea más complicada que en otro tipo de
establecimientos.

Una de las características


comunes a todos los centros
comerciales es la existencia de
amplios aparcamientos,
cuestión que incide tanto en
los riesgos de hurto y robo
como en las condiciones de
emergencia y evacuación del
establecimiento.

En esta situación, el personal del servicio de seguridad y los empleados de estas instalaciones han de
contar con una adecuada formación, que les permita actuar con eficacia en situaciones de riesgo que,
por otro lado, son numerosas en los centros comerciales. Han de conocer la situación y uso de las salidas
de emergencia, extintores, mangueras y demás sistemas de seguridad. Como en cualquier Plan de
Evacuación, cada persona ha de conocer a la perfección sus funciones, zona de actuación y vías de
evacuación en caso de necesitar activar el Plan de Emergencia.

Es importante considerar que, pese al elevado riesgo potencial de estos establecimientos, en un


porcentaje más que aceptable cuentan con medidas y medios de seguridad suficientes. La conjugación
de sistemas técnicos y humanos es, una vez más, clave para un correcto desarrollo de la seguridad. En
cuanto a los Vigilantes de Seguridad, es esencial la capacidad para trabajar en equipo, con hábitos de
coordinación, así como la cualificación para el manejo de elementos del servicio, como las alarmas, y la
discreción en el ejercicio de su función; especialmente, a la hora de efectuar cacheos a presuntos
delincuentes.

Riesgos

De la gran extensión y complejidad de este tipo de instalaciones surge la elevada cifra de riesgos que
en ellas se pueden dar. A modo indicativo:

____________________
CFI Seguridad
144 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL
Previsibles

Explosiones
 Atentados.- Explosiones como consecuencia de actos de sabotaje y de terrorismo.
Organizaciones armadas han elegido este tipo de establecimientos para sus acciones, motivadas
por el indudable impacto social de las mismas.
 Inintencionadas.- Explosiones como consecuencia de fallos técnicos o averías en circuitos,
conducciones y/o instalaciones propias del edificio.

Inundaciones.
Normalmente, por motivos accidentales, como descuidos involuntarios a la hora de manipular
desagües y llaves de paso.

Incendios.- En donde entran en juego múltiples factores, desde el cortocircuito accidental


hasta al acto de sabotaje, pasando por los cigarrillos mal apagados.

Situaciones de pánico.- Justificadas o no, en las que el personal corre hacia las salidas
arrollando todo lo que se encuentra a su paso. Son las temidas avalanchas, en las que un suceso
imprevisto puede desencadenar una tragedia.

Frecuentes

Robos.
A clientes en zonas poco vigiladas: aparcamientos, escaleras, ascensores...

Hurtos de mercancías.
Tras el acceso a la zona de almacenaje.

Hurtos a clientes.
Descuideros que actúan amparados en la aglomeración.

Hurtos de empleados.
En sus propios puestos de trabajo.

Agresiones.
A empleados o personal de seguridad, por parte de delincuentes menores, al ser descubiertos
en sus actividades delictivas.

Daños en géneros y autoconsumo.


Utilizando y/o consumiendo los productos expuestos en el establecimiento sin haber sido
previamente abonados en caja. Son frecuentes en los hipermercados.

____________________
CFI Seguridad
LA PROTECCIÓN DE EDIFICIOS · 145

En un centro comercial son


múltiples los riegos que pueden
producirse, por su elevada
extensión y el alto número de
visitantes que en él se registran.

Objetivos a proteger

Al igual que en la mayoría de los edificios, en los centros comerciales coexisten diferentes objetivos a
proteger:

Personas que se encuentren en el interior: empleados y clientes

Desde dos perspectivas diferentes: el auxilio a las víctimas de una emergencia y la detección de los
individuos que, de un modo u otro, atentan contra las instalaciones, sus bienes y su personal:

- Una correcta formación del personal empleado en la actuación en caso de emergencia y


evacuación contribuirá a salvar vidas. En estas situaciones, el empleado ha de convertirse en un
eslabón más de la cadena de seguridad establecida, contribuyendo a minimizar desgracias
personales.

- Control y seguimiento de conocidos delincuentes habituales, especialistas en el hurto o robo a


clientes y de mercancías. No ha de producirse una situación de acoso, sino que ha de tratarse
con especial atención a este tipo de delincuentes, que origina daños y conflictos, tanto al centro
como a la tranquilidad de la clientela.

- Observación de las medidas de autoprotección, ya que el riesgo de agresión contra el personal


de seguridad es más elevado que en otro tipo de edificios, con menor flujo de personas.

Instalaciones

Cumpliendo con lo señalado en los Planes Integrales de Seguridad, en los que se recogen todos los
aspectos señalados de estudios de población, vecinal, entorno, aceptación de la actividad comercial... Se
incluyen los accesos al inmueble y a todas las dependencias que lo forman, tanto de acceso restringido
como públicas, diferenciándolas en base a sus características especiales:

- Zonas de libre acceso.- Por las que los empleados y clientes pueden transitar y que,
generalmente, serán espacios abiertos, con mostradores y expositores de mercancías, evitando
las zonas de difícil acceso o con puertas. Incluyen los aparcamientos y unas zonas de acceso
público aunque cerradas con puertas, por cuestiones higiénicas; son las zonas de aseos, en las
que se presenta el riesgo añadido del robo.

____________________
CFI Seguridad
146 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL

Estas zonas contarán con medidas de seguridad contra incendios y una adecuada señalización de
las salidas de emergencia.

- Zonas de acceso restringido.-


 Área de seguridad.- De acceso exclusivo para personal de seguridad y autorizado, en donde
se encuentran los medios electrónicos de emergencias y central de alarmas.
 Almacenes.- De acceso para personal empleado autorizado y servicio de seguridad. Ha de
existir un servicio permanente de control de salidas y entradas.
 Zona de proveedores.- Para la descarga del material a almacenar. Requiere un control
permanente para evitar riesgos de sustracciones y de acceso de intrusos. Ante la sospecha de
material no autorizado, hay que emplear medios de detección de artefactos explosivos.

De interés común a todas las áreas es el control anti-intrusión, sistemas anti-incendios y circuitos
cerrados de televisión, tanto en el interior como en el exterior de las instalaciones.

Géneros

Se deben proteger y vigilar mediante CCTV, etiquetado electrónico (EAS) y control de los propios
empleados y miembros del servicio de seguridad, aumentando las medidas en las dependencias en donde
se exhiban mercancías peligrosas o de valor, como armas, joyas...

Para las mercancías que tengan su propia normativa de seguridad, se complementarán las medidas de
seguridad; así, las armas estarán depositadas en armeros homologados, además de estar sometidas a
los sistemas de seguridad comunes del centro comercial.

Métodos de actuación

Las medidas de seguridad variarán según el centro se encuentre en horario de apertura al público o
cerrado.

Horario de atención al público

- Es esencial el poder disuasorio del Vigilante de Seguridad, por lo que éste debe hacerse
visible, tanto en los accesos como en los espacios de tienda y de paso. En numerosas ocasiones,
la presencia del Vigilante de Seguridad sirve para que el que pretende hacer un daño desista de
sus intenciones, abandonando las instalaciones en busca de otras menos protegidas. Hay que
prestar especial atención a las personas conocidas y reincidentes en estos hechos.

- Especial atención a deterioros intencionados en mercancías y mobiliarios, así como con el


autoconsumo. Es muy conveniente contar con la cooperación de los empleados.

- En los lugares en los que sea necesario, instar a los visitantes a depositar sus objetos o bultos
en las consignas habilitadas al efecto.

- Especial atención a las puertas de acceso del público.

____________________
CFI Seguridad
LA PROTECCIÓN DE EDIFICIOS · 147

- La actuación del Vigilante de Seguridad variará en función del horario en el que se produzca el
incidente. En el caso de detectar a un individuo que ha cometido un robo o un hurto dentro del
establecimiento en horario de abierto al público, se le instará para que abone el importe de lo
sustraído y, en el caso de negativa, se le retendrá hasta la llegada de la Policía. Por el contrario,
si los hechos sucediesen en horario de cerrado al público, se avisará inmediatamente a la Policía,
formalizándose la correspondiente denuncia.

Horario cerrado al público

- Control del exterior y del interior del edificio, comprobando el estado de las dependencias,
expositores, baños, ascensores y cualquier otro recinto donde pueda permanecer alguien con
intención de cometer daño al cierre del establecimiento o donde se pudiere haber ocultado en
caso de haberlo cometido.

- Activación/desactivación de los sistemas de alarma nocturnos.

- Control de los proveedores y de las operaciones de carga y descarga de mercancías.


Observación ante posibles sustracciones o introducción de material susceptible de ser empleado
en actos de sabotaje.

- Control del personal empleado entrante en el primer turno de apertura del establecimiento,
identificando a los desconocidos, aunque acompañen a empleados conocidos. Proceder de igual
forma con el personal de limpieza y de mantenimiento.

- A la llegada o salida del furgón blindado con dinero, especial atención de los servicios de
seguridad, por medios humanos y técnicos.

- Antes de la salida de empleados, inspeccionar el área de basuras.

- Rondas durante la noche, sin repetir cadencias de horarios ni itinerarios.

- Dejar constancia escrita de las incidencias.

15. CENTROS DE CONCENTRACIÓN DE MASAS POR ESPECTÁCULOS


PÚBLICOS.

Determinadas empresas desarrollan actividades que arrastran grandes concentraciones humanas, como
conciertos musicales, actos deportivos, políticos, sindicales o religiosos. Esas concentraciones llevan
implícitas las amenazas de vandalismo, avalanchas, agresiones, terrorismo...

Los actos vandálicos pueden ser espontáneos, respondiendo a una forma de agresividad colectiva, u
organizados por minorías fanáticas. En todo caso, pueden producirse durante y en el lugar del acto, o en
el espacio exterior, antes o después de su celebración.

Las avalanchas suelen tener un carácter fortuito, pero también pueden ser provocadas. Consisten en el
desplazamiento de grupos humanos que, con frecuencia, desembocan en el aplastamiento de una parte
del colectivo.

____________________
CFI Seguridad
148 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL
Las agresiones suelen ser muy variadas. Con frecuencia consisten en el lanzamiento de objetos contra la
persona o personas protagonistas del evento, pero también suelen producirse provocaciones de
carácter colectivo, entre grupos opuestos, contra la finalidad o la imagen del acto.

El terrorismo tiene en estas grandes concentraciones un campo idóneo para realizar actuaciones de
gran espectacularidad con casi absoluta impunidad. La colocación de artefactos explosivos o la amenaza
de bomba pueden constituir procedimientos eficaces.

Las principales dificultades que presentan estos escenarios son su gran extensión y el elevado número
de personas que se concentran en ellos y en sus proximidades. El Plan Integral de Seguridad de estos
establecimientos ha de contar con Planes de Emergencia y de Evacuación perfectamente estudiados y
que prevean un gran apoyo técnico y humano, con presencia de personal sanitario, contra incendios, etc.

Las medidas preventivas son esenciales para evitar las amenazas de este tipo de concentraciones; en
especial, el control de accesos que, a pesar de ser lento y tedioso, es primordial para evitar riegos.
Evitar que se introduzcan armas, bebidas alcohólicas, objetos susceptibles de ser usados en reyerta...
son circunstancias que pueden minimizar el potencial de riesgos.

En la mayoría de los espectáculos públicos es obligatoria la presencia de Fuerzas y Cuerpos de


Seguridad, tanto en el interior como en los alrededores de las instalaciones, produciéndose una cada
vez mayor conciencia tanto de la importancia de la prevención como del riesgo que suponen estas
celebraciones.

El de avalancha es uno de los riesgos con mayor


peligro de los que pueden darse en las
concentraciones que se celebran en recintos
deportivos y/o espectáculos de masas.

No todos los espectáculos públicos que se celebran en recintos, cerrados o abiertos, revisten las
mismas características, siendo diferentes los riegos que pueden producirse en un concierto de música
rock que los que pueden darse en un espectáculo infantil o en una carpa de circo. La principal diferencia
radica, claro está, en las características del público que acude al evento. En principio, es potencialmente
más peligroso el público que acude al concierto, ya que se presume la presencia de alcohol y drogas.

Dentro de los espectáculos deportivos, el fútbol es el de mayor poder de convocatoria, concentrándose


en corto tiempo un buen número de riesgos potenciales, que pueden ir desde los robos a las avalanchas,
pasando por agresiones y tumultos. Los estadios de fútbol deben contar con avanzados sistemas de
seguridad, que permitan evacuaciones eficaces ante situaciones de emergencia: apertura se vallas hacia
el terreno de juego, apertura de las puertas de acceso hacia el exterior...

Una ventaja de los espacios al aire libre, frente a los recintos cubiertos, es la menor incidencia de
riesgos por inundación, incendio o gases, además de la posibilidad de evacuación por el aire.

____________________
CFI Seguridad
LA PROTECCIÓN DE EDIFICIOS · 149

Al igual que en el caso de los centros comerciales, las actuaciones de seguridad se basarán en las
premisas de prevención, con especial incidencia en:

Público.
 Evitar aglomeraciones y situaciones de conflicto en accesos y salidas.
 Evitar la introducción de armas u objetos de ser utilizados como tales.
 Evitar la introducción de bebidas alcohólicas, si así estuviere indicado.
 Vigilancia y protección de zonas de evacuación, vomitorios, gradas...
 Evitar la posible invasión del escenario o terreno de juego.
 Facilitar la salida, una vez finalizado el evento.

Participantes en el acto.
 Evitarles cualquier acto de agresión o intento de lesión.
 Protección de accesos, vestuarios, camerinos, salas privadas, zonas de acceso restringido...

Instalaciones.
 Vigilancia y protección de las zonas de acceso al público, que serán todas aquéllas que no
están restringidas: aparcamientos, palcos, gradas, tribunas, aseos, taquillas...
 Vigilancia y protección de las zonas restringidas: palcos de honor, oficinas, vestuarios,
camerinos, interiores de las taquillas...
 Vigilancia y protección de lugares seguros para personalidades relevantes, en caso de
emergencia o necesidad.
 Vigilancia y protección de zonas a habilitar en caso de emergencia o necesidad, para
atención sanitaria a posibles víctimas.

En los estadios hay una serie de puntos que


pueden generar riesgos, dadas sus
vulnerabilidades.

____________________
CFI Seguridad
150 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL

____________________
CFI Seguridad
T E M A EL CONTROL DE ACCESOS

8
 Finalidad.
 Organización.
 Medios humanos y materiales.
 Procedimientos de actuación:
 Identificación, autorización, tarjeta acreditativa y registro
documental de acceso.

ÍNDICE DE CONTENIDOS Pág.

1. El control de accesos 152

2. Finalidad. Organización 153

3. Medios humanos y materiales 154

4. Procedimiento de actuación 158

Aeropuerto de Barajas. Cámara de circuito cerrado de televisión,


con instalación en el techo de la sala de acceso de viajeros.

____________________
CFI Seguridad
152 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL
1. EL CONTROL DE ACCESOS.

El Control de Accesos es uno de los apartados de mayor relevancia en Seguridad Privada, tanto por la
importancia que tiene, en sí, la detección de la intrusión –riesgo que da pie a otros posteriores– como
por la oferta y demanda comerciales de este apartado de seguridad. Como se ha visto en temas
anteriores, la intrusión, por sí sola, no es un riesgo, dado que nadie comete intrusión por el mero hecho
de penetrar en un recinto, sin ninguna intención de llevar a cabo amenazas posteriores: actos
antisociales, delictivos, provocación de accidentes...

En la actualidad, el mercado presenta sistemas de control de accesos de alto nivel de sofisticación y de


gran fiabilidad, destinados a discriminar la entrada sin demasiadas complicaciones no demoras.

Sistema de identificación automática de larga


distancia (hasta 8 metros), mediante tarjetas TAG
de tamaño similar a una tarjeta de crédito.

Se puede definir el control de accesos como “la comprobación, inspección y fiscalización, por medios
técnicos y humanos, del paso o circulación de personas, vehículos u objetos a una zona clasificada como
área protegida”. Es el primer eslabón de la seguridad, ya que atiende a la prevención y protección de
personas y bienes relacionados como objeto de protección.

En el control de accesos intervienen tanto las normas, medios y procedimientos del sistema de control
como la actividad propia del sistema y los efectos derivados de esta actividad. El primer factor que
incide en esta actividad de seguridad es el económico, ya que del montante del que se disponga
permitirá optar por unos medios más o menos sofisticados. El segundo factor lo componen las medidas
de organización del establecimiento en el que se implante el control de acceso, con la flexibilidad que se
determine en el cumplimiento de la identificación. Por último, es muy relevante el tipo de instalación en
el que se implante, la lógica marca que habrá de ser mucho más significativo en aquellos ligares en los
que exista un mayor nivel de riesgo, como pueden ser centros oficiales e instituciones públicas.

La ‘canalización arquitectónica’, las barreras naturales, es el medio más elemental de asegurar y


controlar el acceso de personas. Se trata, en definitiva, del empleo de medios constructivos que
obliguen físicamente a seguir un itinerario determinado y pasar por una o más puertas concretas, donde
se habrán ubicado otros medios de control.

____________________
CFI Seguridad
EL CONTROL DE ACCESOS · 153

2. FINALIDAD. ORGANIZACIÓN.

La finalidad principal del control de accesos es conseguir, mediante la identificación, el control de paso
a las zonas protegidas de personas, vehículos u objetos, impidiendo, en su caso, el acceso a lo que no
esté autorizado. De esta finalidad surgen otros conceptos, como:

- Flujo de personas, en horarios determinados. Dato válido para la elaboración de nuevos planes
de seguridad, reforzando las zonas que sean precisas.
- Conocimiento de los intentos de intrusión en un servicio determinado.

Para la implantación de un control de accesos es necesario efectuar previamente una evaluación de


riesgos, habiendo tenido en cuenta datos como:

- Número y ubicación de cada control.-


Exteriores, interiores, restringidos.

- Medios humanos y materiales.-


Con los que contará cada uno de ellos, con arreglo a sus necesidades, proporcionales a los
riesgos que soportan. Lógicamente, en zonas de menor flujo y que cuenten con barreras
naturales, habrá que destinar medios menores.

- Niveles de acceso permitidos.-


Se pueden establecer los controles seleccionando a las personas, vehículos y objetos que podrán
acceder por un control determinado.

- Normas de actuación.-
Funcionamiento del sistema y normas de control. Elementos básicos para el funcionamiento
correcto de un buen control de accesos.

Barrera para el control de accesos de vehículos, con una banda


disuasoria en el suelo.

Definido el objetivo del control de accesos, habrá que estudiar las necesidades básicas del sistema,
tras la identificación y evaluación de los riesgos existentes, determinando las diferentes áreas
protegidas y los niveles de acceso a éstas por parte de personas, vehículos y objetos, delimitándose:

- Zonas.- De acceso permitido, o libre, y de acceso restringido.

- Fronteras.- Son los espacios que separan dos zonas contiguas.

- Itinerarios.- De entrada, de salida o de interiores. Son los recorridos de las personas,


vehículos y objetos en la entrada o salida de un área.

____________________
CFI Seguridad
154 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL
- Puntos de tránsito.-Zonas de entrada o de salida entre fronteras.

Las funciones específicas serán las de control de:

- Entradas. Selección de todo lo que puede entrar. Impedir la entrada a lo que no esté
autorizado. Detección de entradas no autorizadas. Neutralización de riesgos.

- Salidas. Detectar y evitar la salida de todo lo que no esté autorizado.

- Circulación. Evitar la circulación de todo lo que no esté autorizado.

- Permanencias. Detectar y evitar la permanencia de todo lo que no esté autorizado en áreas


para las que no presenta autorización.

Lector de control de accesos, con soporte anclado al suelo.

3. MEDIOS HUMANOS Y MATERIALES.

Después de catalogar objetivos y de evaluar los riesgos, para implantar un eficaz sistema de control de
accesos hay que dotarlo de los recursos humanos y materiales precisos y adecuados a cada nivel de
exigencia.

Medios humanos
Es el personal de gestión y/o de seguridad que interviene en el desarrollo de la organización de los
controles de acceso, ya sea a áreas definidas como a áreas de seguridad, o protegidas.

Los avances tecnológicos han ido implantando sistemas automáticos ‘autogestionados’, en los que cada
vez es menor la necesidad de la presencia humana en el acceso para efectuar el control. Sin embargo,
por muy sofisticado que sea un sistema, siempre tendrá que tener detrás del apoyo humano. Los
sistemas son impersonales y por muy avanzados que sean, nunca contarán con la insustituible capacidad
de pensamiento del ser humano.

A un sistema se le puede programar para que realice un filtro perfecto, pero siempre se producen
situaciones en las que el ser humano ha de permitir excepciones: el sistema no ‘habla’, no ‘explica’ pero

____________________
CFI Seguridad
EL CONTROL DE ACCESOS · 155

puede provocar situaciones de tensión que se pueden evitar con un contacto entre personas. Por otro
lado, una vez que alguien ha traspasado la barrera del control, el sistema poco podrá hacer para
neutralizar la acción de riesgo. Sin embargo, el ser humano podrá poner en marcha los procedimientos
previstos para tales situaciones. No cabe duda que la estrategia para el buen funcionamiento es una
adecuada relación entre medios técnicos y medios humanos.

Los medios humanos están formados por los Vigilantes de Seguridad, con adecuada formación en
materia de control de accesos y de los sistemas y medios técnicos con los que ha de trabajar. A ello ha
de unirse especiales habilidades para las relaciones sociales y una gran dosis de diplomacia, con un trato
prudente en el cumplimiento de la misión encomendada.

El principal enemigo del Vigilante del centro de control es la rutina, en un servicio que puede resultar
‘aburrido’. Jamás ha de relajarse y bajar la guardia en el cumplimiento de sus funciones, ya que
cualquier circunstancia puede ser aprovechada para burlar el control y atentar contra el objeto de
protección.

Medios materiales
Los recursos técnicos de un control de accesos están en constante evolución y perfeccionamiento,
existiendo continuamente novedades en el mercado. Sin embargo, necesitan del personal humano, tanto
técnico como de seguridad. Como cualquier instrumento, estos medios técnicos pueden fallar y siempre
será mayor la eficacia del sistema si es capaz de conjugar, en su justa medida, medios humanos con
medios técnicos.

Una división de los medios materiales de control de accesos, podría estar formada por:

Sistemas activos.
Son los que ‘hacen algo’. Alertan cuando hay una agresión al control de acceso. Tienen un
funcionamiento automático o semiautomático, dependiendo de la actividad establecida, y pueden
ser complementarios, utilizándose más de un elemento en combinación con otros sistemas. Son:

 Lectores de tarjetas. De banda magnética, resonancia electromagnética, óptica por


infrarrojos, memoria, de aproximación...
 Terminales de introducción de datos o claves. Son los ‘tradicionales’ teclados.
 Terminales de identificación antropométrica. Mediante lectura de la huella digital, la
firma, la voz, el iris ocular...
 Terminales de identificación biométrica. Leen e interpretan la configuración de los
datos digitales y de la mano, por ejemplo...
 Video-identificadores. Captan e identifican la imagen recibida. Son habituales en el
control de acceso de vehículos.
 Detección o identificación de materiales y objetos. Rayos X, detección
electromagnética, analizadores de gases, de masas...

Centro de Control.

____________________
CFI Seguridad
156 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL
Sistemas pasivos.
Su función es la de presentar dificultades que entorpezcan o impidan una acción de intrusión.
Son elementos y sistemas de tipo físico o mecánico; generalmente permanecen estáticos ante la
acción. Son:

 Materiales blindados. Vidrios, puertas...


 Dispositivos y barreras de control de paso. Puertas, cierres, barreras de detención,
tornos, puertas giratorias...
 Mecanismos de apertura y cierre. Cerraduras, candados, bloqueos...
 Control de tráfico. Dispositivos que impiden la circulación de vehículos.

Sistemas mixtos.
Incorporan elementos de los sistemas activos y pasivos, como:

 Esclusas con arco detector de metales...


 Tornos con sistemas de lecturas de paso mediante tarjetas...

De todos los anteriores, los sistemas más utilizados, son:

· Para personas: esclusas y tornos.


· Para vehículos: barreras.
· Para objetos: arcos detectores de metales.

Tornos
Es un tipo de medio pasivo que asegura físicamente el paso individualizado por un acceso concreto.
Están formados por un cuerpo central, que integra el eje del sistema y mecanismos complementarios, y
unas barras giratorias que discriminan el paso.

Se implantan, normalmente, cerrando un pasillo o un acceso creado artificialmente y pueden ser


empleados en número y formas muy dispares. Cada torno marca un sentido único de marcha y, por lo
general, el acceso está vinculado a medio activos de control, con tarjetas.

Su mayor limitación estriba en que anulan como vía de evacuación el itinerario que controlan, estando
expresamente prohibidos por la Norma Básica de Evacuación NBE-CPI 91, en aquellos casos en que se
hallen instalados cerrando la vía de evacuación única de un edificio;: por lo general, la salida de un solo
bloque central de escaleras.

Esclusas
Constituyen un medio pasivo muy eficaz y extendido en los actuales sistemas de control de accesos.
Consisten, normalmente, en la creación de un espacio intermedio entre dos o más puertas, cuyo paso
está condicionado al cierre del primer acceso para que se produzca la apertura de otro y otros.

Existen muy diversos diseños y aplicaciones, dependiendo de los fines que se persigan, siendo usual la
vinculación de la esclusa a determinados medios activos, tales como tarjetas codificadas, arcos
detectores de metales y otros.

____________________
CFI Seguridad
EL CONTROL DE ACCESOS · 157

“RITZENTHALER ESPAÑA, S.A.


Elementos para el control de paso. Estos sistemas para el control
de paso resultan muy resistentes ante cualquier ataque físico.
Destaca por ser un sistema o elemento electrónico, que control los
accesos, es de fácil instalación. Se califica como puertas
inteligentes y electrónicas con elementos de fácil uso”.

Esclusas para vehículos


Al igual que en los accesos de personas, las esclusas constituyen un eficaz medio pasivo de control en la
entrada y salida de vehículos. Consiste, igualmente, en la creación de un espacio intermedio entre dos o
más puertas, condicionadas entre sí.

Por lo general, la esclusa de vehículos tiene su uso más frecuente en la inspección de cargas e interiores
de camiones y automóviles, para el control de accesos de armas, explosivos y drogas, pero también es
usual en la revisión cuantitativa de entrada y salida de cargas de una factoría o en el control de
mercancías de aduanas portuarias.

“QUALITY INFORMATION SYSTEMS, S.A.


Cámaras para lectura de matrículas para control
de acceso de vehículos y personas. Al paso del
vehículo se capturan y procesan varias imágenes.
La secuencia de captura comienza al activarse la
primera espira y termina al activarse la segunda.
El número de cuadros varía, en función de la
velocidad del vehículo, entre 8 y 50 disparos”.

Barreras
Existen diferentes medios pasivos para el control de accesos de vehículos, creados para la detención
provisional de éstos durante un corto espacio de tiempo, en el que se realizará el control del vehículo,
carga y ocupantes, con medios activos o humanos.

El medio abatible de uso más frecuente lo representa la barrera, de formas y materiales diversos,
consistente en una barra de longitud correspondiente a la anchura del acceso, sujeta en un extremo a
un mecanismo de giro que le permite adoptar las posiciones vertical y horizontal, para apertura y cierre
del paso, respectivamente.

____________________
CFI Seguridad
158 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL
Una modalidad de las más eficaces consiste en el empleo de planchas metálicas, situadas
horizontalmente en el acceso cuando éste se encuentra abierto al paso y que se levantan en un ángulo
de 45º hasta la posición del vehículo, para su detención.

Arcos detectores de metales


Formados por dos columnas o piezas verticales unidas, normalmente, por un tercer elemento,
horizontal, en su parte superior, para dar estabilidad al conjunto y, en su caso anclarlo a la estructura
exterior.

Existen dos sistemas básicos. El primero de ellos consiste en la creación de un campo magnético entre
las columnas; al paso de la corriente eléctrica se genera el campo, que resultará alterado al interponer
cualquier elemento metálico entre las columnas, proporcionando la correspondiente señal de alarma.
Este sistema tiene el inconveniente de necesitar un sólido blindaje exterior para evitar interferencias
con masas metálicas del entorno.
El segundo sistema se basa en la creación de corrientes inducidas –‘corrientes de Foucault’– mediante el
desarrollo de bobinas simétricas en oposición sobre las columnas verticales, que actuarán como
elementos emisor y receptor; al interponer una masa metálica entre ambos elementos se producen las
corrientes inducidas, cuya captación genera la alarma. Este sistema no precisa de un tercer cuerpo de
unión, ni el empleo de blindajes externos.

Con frecuencia, este sistema se utiliza en combinación con las cámaras esclusas y con tornos,
condicionando la apertura de éstos a la no-detección de objetos metálicos.

A la derecha, control digital


de detección de metales por
impulsos, con capacidad
multidimensional de
detección; determina la
ubicación del objeto
detectado. A la izquierda,
detector de arco de doble
zona para metales.

4. PROCEDIMIENTO DE ACTUACIÓN.

Identificación
Es el procedimiento mediante el cual se comprueba de forma documental la identidad y/o la
autenticidad de la persona, del vehículo o del objeto que pretende superar el control de accesos.

En numerosas ocasiones en las que se ha atentado contra el objeto de protección se ha demostrado que
la persona u objeto con el que se realizó la acción pasaron por el control de accesos, demostrando que el
sistema falla. Falla tanto en lo técnico como en lo humano, dado que la relajación en las identificaciones,
por parte del personal de seguridad, produce que el sistema no funcione. Esa relajación puede tener su
origen en varios factores, entre los que se encuentra el conocimiento de las personas que pasan por el

____________________
CFI Seguridad
EL CONTROL DE ACCESOS · 159

control; esa confianza produce una bajada de la atención debida, produciéndose errores en el trabajo
del Vigilante de Seguridad.

Los documentos más habituales para la identificación de personas, además del DNI, son el pasaporte y
el permiso de conducción, además de los documentos acreditativos específicos de la organización que
implanta un sistema de control de accesos mediante identificación.

Dado que todos los documentos son manipulables y falseables, habrá que tener especial cuidado con
detalles como la concordancia entre la edad que señala el documento y el aspecto de la persona que lo
exhibe, la nacionalidad, el acento, las posibles diferencias entre la fotografía y la fisonomía de la
persona, roturas, plastificaciones, borrones... del documento, etc.

Ante cualquier sospecha, se procederá a ‘interrogar’ a la persona que pretende acceder a un recinto
protegido, aun cuando acredite estar autorizado: formular preguntas sobre a dónde se dirige, intentar
saber el grado de verdad de sus palabras, incluso dándole falsa información, para comprobar cómo
reacciona, etc. Es preferible pecar por exceso o por defecto y hay que tener siempre presente una
cuestión: si alguien no-autorizado pretende salvar un control de accesos, siempre procurará sobrepasar
al Vigilante de Seguridad con técnicas como la de levantar la voz, intentar dejarle en evidencia con
frases como “usted no sabe con quién está hablando”, etc. Ante estas posturas, la del Vigilante ha de
ser inflexible, con educación pero con firmeza en su actuación.

Autorización
Es el paso siguiente al de la identificación y consiste en permitir el acceso a los recintos protegidos,
una vez comprobada la identificación de la persona que lo pretende. Puede ser de diversas formas:

Documental
Es la más habitual, ya que ahorra tiempo en la identificación y supone un elevado índice de
fiabilidad. Presenta múltiples formas: tarjetas –con diferentes elementos: fotografía, datos
personales, número de DNI...–, pases –temporales, permanentes...–, acreditaciones –para uno o
varios sectores...–, etc.

Verbal
Tiene escasa fiabilidad, ya que cualquier persona puede manifestar estar autorizado. Hay que
comprobarla previamente.

Telefónica
Es el procedimiento más rápido para validar cualquier autorización que carezca de elementos
necesarios o que sean poco convincentes. Ha de telefonearse a la persona que ha expedido o
comunicado la autorización.

Los procedimientos de autorización más habituales, son:

Personas y vehículos de la plantilla de la organización.-


Se les identificará y pedirá la autorización personal y de acceso y estacionamiento del vehículo.
En caso de dudas con la autorización, se contrastará con el DNI, el listado oficial de
autorizaciones, etc.
Si en el vehículo viajan más personas, además de la autorizada, se procederá a la identificación
y solicitud de autorización de todas ellas. Como medida de protección, se revisará el interior del
vehículo en busca de elementos peligrosos para la seguridad.

____________________
CFI Seguridad
160 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL
Personas y vehículos que no pertenezcan a la plantilla de la organización.-
Y que no presenten autorización: identificación y petición de información sobre el motivo de la
visita y persona o departamento que desea visitar. Posteriormente, se solicitará autorización
verbal, telefónica o documental por parte del personal de la organización. Con el vehículo se
realizarán idénticas medidas de seguridad que las señaladas en el párrafo anterior.

Estas medidas son de aplicación para proveedores que no tengan autorización permanente,
debiendo informarles de la posibilidad de obtenerlas y de la necesidad de realizar con
antelación un aviso de llegada.

Tarjeta acreditativa y registro documental del acceso


La tarjeta acreditativa es el documento en el que figuran los datos personales del titular y que le
autoriza a acceder y transitar por determinadas zonas del establecimiento, una vez que los datos de
referencia, y otros que se hayan considerado de interés, están inscritos en el Libro de Registro.

Las tarjetas autorizan para estancias determinadas, en mayor o menos grado de accesibilidad,
dependiendo de los criterios utilizados para su expedición. Han de ser comprobadas periódicamente,
para certificar la vigencia o caducidad de las mismas. Una clasificación de las tarjetas se hace en
función de su período de validez:

Permanente.- Para espacios prolongados de tiempo. Deben estar provistas de fotografía, datos
de filiación, datos sobre las áreas de acceso autorizadas, sello y firma del responsable de la
organización...

Temporal.- Para actividades de suministros, servicios, etc. Se asignan por área de acceso, con
un número de orden y visto bueno del responsable del control en el momento de la expedición.

En el Libro de Registro ha de constar la hora de entrada y salida de la autorización correspondiente y


las incidencias que hayan podido producirse. En caso de autorizaciones temporales, se consignará,
además, un número de orden, así como los datos del responsable del control en el momento de
producirse la entrada o salida. El Libro de Registro ha de estar siempre completo, con todas sus páginas
registradas, para evitar manipulaciones.

Si el registro se efectúa en soporte informático, mediante control electrónico, deben de quedar


anotados todos los datos de la autorización, para después archivarlos en soportes magnéticos o en papel
impreso.

Las tarjetas han de portarse de forma visible, tanto en las personas como en los vehículos, para
permitir una rápida comprobación de posibles transgresiones de áreas u otras circunstancias. Como
norma general, para todo tipo de tarjetas acreditativas, en su confección se tendrá en cuenta:

Incluir elementos de seguridad que dificulten su falsificación –fotografías, impresiones


digitales, etc.–

Incluir sistemas de tipo electrónico para identificación y autorización automatizada –bandas


magnéticas, chips, etc.–

Utilizar soportes fáciles de manejar y de guardar, para preservarlos de robos.

____________________
CFI Seguridad
EL CONTROL DE ACCESOS · 161

Aeropuerto de Barajas. Centro de control de


seguridad.

____________________
CFI Seguridad
162 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL

____________________
CFI Seguridad
T E M A LA PROTECCIÓN DE POLIGONOS
INDUSTRIALES Y URBANIZACIONES

9
 Características de estas zonas.
 Rondas de vigilancia a pie y en vehículo.
 Recorridos y frecuencias.
 Procedimientos de actuación: Identificación de personas.

ÍNDICE DE CONTENIDOS Pág.

1. La protección de polígonos industriales y urbanizaciones 164

2. Características de estas zonas 166

3. Rondas de vigilancia a pie y en vehículo 167

4. Recorridos y frecuencias 169

5. Procedimientos de actuación: identificación de personas 170

____________________
CFI Seguridad
164 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL
1. LA PROTECCIÓN DE POLÍGONOS INDUSTRIALES Y URBANIZACIONES.

La legislación, en el caso de los polígonos industriales, y un nuevo concepto del término ‘calidad de vida’,
en el de las urbanizaciones, han producido que en la periferia de los núcleos urbanos se extiendan
superficies industriales y residenciales cuyas fábricas, naves, centros comerciales y viviendas
demandan seguridad. Dada la imposibilidad de que sea la Seguridad Pública la que cubra, en primera
instancia, estas amplias zonas de actividades, es a la Seguridad Privada hacia donde se dirige esa
demanda.

La legislación de Seguridad Privada


establece claramente cuáles son los
requisitos para proteger polígonos
industriales y urbanizaciones.

Los motivos principales de esa demanda de seguridad son: el aislamiento, el fácil acceso y la extensión
del territorio. Los polígonos industriales surgen debido a dos motivos principales; por un lado, el menor
coste de los terrenos fuera de los núcleos poblacionales. Por otra parte, en cumplimiento de la
legislación, que establece que determinados riesgos de la actividad industrial –vertidos, explosiones,
tráfico de camiones y mercancías, contaminación acústica...– estén alejados de las ciudades.

En el caso de las urbanizaciones, se oferta un modo de vida alejado de la vorágine de la ciudad, en


lugares tranquilos, con accesos cómodos, fácil aparcamiento, zonas verdes y de esparcimiento...

En ambos casos, independientemente de las medidas de seguridad que cada propietario decida instalar
en su posesión, se precisa de un servicio de seguridad común que proteja instalaciones y personas.

Requisitos
El art. 80 del Reglamento de Seguridad Privada establece los requisitos para la vigilancia y protección
de los polígonos industriales y urbanizaciones:

1. El servicio de seguridad en vias de uso comun pertenecientes a polígonos industriales o


urbanizacione aisladas sera prestado por una sola empresa de seguridad y habra de
realizarse, durante el horario nocturno, por medio de dos vigilantes, al menos, debiendo
estar conectados entre si y con la empresa de seguridad por radio-comunicación y disponer
de medios de desplazamiento adecuados a la extensión del polígono o urbanización.

2. La prestación del servicio en los polígonos industriales o urbanizaciones habra de estar


autorizada por el Gobernador civil de la provincia, previa comprobación, mediante informe

____________________
CFI Seguridad
LA PROTECCIÓN DE POLÍGONOS INDUSTRIALES Y URBANIZACIONES · 165

de las unidades competentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, de que concurren los
siguientes requisitos:

a. Que los polígonos o urbanizaciones, esten netamente delimitados y separados de los


núcleos poblados.
b. Que no se produzca solucion de continuidad, entre distintas partes del polígono o
urbanización, por vias de comunicación ajenas a los mismos, o por otros factores. En
caso de que exista o se produzca solucion de continuidad, cada parte debera ser
considerada un polígono o urbanización autónomo a efectos de aplicación del presente
articulo.
c. Que no se efectue un uso publico de las calles del polígono o urbanización por
trafico o circulación frecuente de vehículos ajenos a los mismos.
d. Que la administración municipal no se haya hecho cargo de la gestion de los
elementos comunes y de la prestación de los servicios municipales.
e. Que el polígono o urbanización cuente con administración especifica y global que
permita la adopción de decisiones comunes.

3. Con independencia de lo dispuesto en el apartado 1, los titulares de los bienes que integren
el polígono o urbanización podran concertar con distintas empresas de seguridad la
protección de sus respectivos locales, edificios o instalaciones, pero en este caso los
vigilantes de seguridad desempeñaran sus funciones en el interior de los indicados locales,
edificios o instalaciones.

4. Cuando en el cumplimiento de su misión en polígonos industriales o urbanizaciones y con


independencia del ejercicio de la funcion que les corresponda en el control de accesos,
fuese precisa la identificación de alguna persona, los vigilantes la reflejaran en un parte de
servicio, que se entregará seguidamente a las dependencias de las Fuerzas y Cuerpos de
Seguridad.

Las urbanizaciones privadas son un


escenario apetecido por los delincuentes,
dadas las condiciones de inhabitabilidad
que en ellas pueden darse.

____________________
CFI Seguridad
166 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL
Riesgos
Los riesgos de este tipo de instalaciones se pueden dividir en dos grandes bloques:

De carácter laboral
 Fortuitos
 Provocados

De carácter antisocial
 Intrusismo
 Robos. Daños a la propiedad
 Atentados

Riesgos en los polígonos industriales


Intrusismo, robos y actos vandálicos son algunos de los riesgos de los polígonos industriales, a los que
hay que añadir los derivados de accidentes laborales y siniestros, por lo que parece evidente que es
preciso, y legal, disponer de un Plan de Emergencia y de Evacuación capaz de satisfacer los problemas
que puedan surgir.

Es más que probable que se produzcan siniestros de carácter accidental en este tipo de instalaciones,
por lo que en el Plan Integral de Seguridad deberán figurar todas las empresas, con sus actividades y
riesgos potenciales, con los correspondientes análisis de riesgos y vulnerabilidades, incluyendo el
estudio de accidentes producidos, características de los trabajos, estructuras de los centros de
trabajo y niveles de protección.

En horario diurno es más factible la posibilidad de accidentes, en tanto que en horario nocturno son más
frecuentes los robos, independientemente de las sustracciones que se realizan en horario laboral.

Riesgos en las urbanizaciones


El mayor riesgo en las urbanizaciones proviene de los actos de intrusión, robos, episodios vandálicos y
de perturbación. Es frecuente que muchas de las viviendas estén desabitadas en horario diurno, bien
porque son utilizadas como segunda residencia o bien porque sus propietarios se encuentran en su
horario laboral; estas circunstancias son aprovechadas por los delincuentes para intentar la intrusión.

Los asaltos nocturnos son especialmente peligrosos, ya que quien los realiza es consciente de que es más
que probable que los propietarios se encuentren en las viviendas; en caso de ser sorprendidos, los
delincuentes pueden optar por la huída o, por el contrario, por la amenaza y agresión a los habitantes de
la vivienda. Es por ello por lo que los servicios de seguridad que se adoptan en las urbanizaciones se
mantienen durante toda la jornada, controlando accesos y con rondas que se intensificarán en horario
nocturno.

2. CARACTERÍSTICAS DE ESTAS ZONAS.

Para que una instalación reúna las características de polígono industrial o urbanización, autorizándose,
por parte del Subdelegado del Gobierno o autoridad competente, la prestación de servicios de
seguridad y protección de empresas privadas, el apartado 2 del art. 80 del RSP establece los siguientes
requisitos, que han de ser supervisados por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad:

a. Que los polígonos o urbanizaciones estén netamente delimitados y separados de los núcleos
poblados.
____________________
CFI Seguridad
LA PROTECCIÓN DE POLÍGONOS INDUSTRIALES Y URBANIZACIONES · 167

b. Que no se produzca solución de continuidad, entre distintas partes del polígono o urbanización,
por vías de comunicación ajenas a los mismos, o por otros factores. En caso de que exista o se
produzca solución de continuidad, cada parte deberá ser considerada un polígono o urbanización
autónomo a afectos de aplicación del presente artículo.

c. Que no se efectúe un uso público de las calles del polígono o urbanización por tráfico o
circulación frecuente de vehículos ajenos a los mismos.

d. Que la administración municipal no se haya hecho cargo de la gestión de los elementos comunes
y de la prestación de los servicios municipales.

e. Que el polígono o urbanización cuente con administración específica y global que permita la
adopción de decisiones comunes.

3. RONDAS DE VIGILANCIA A PIE Y EN VEHÍCULO.

El servicio de seguridad y protección en este tipo de instalaciones ha de realizarse, de modo


preferente, mediante rondas de vigilancia, a pie o en vehículo, por parte del personal de seguridad. Es
importante variar y alternar los itinerarios establecidos, con el objeto de evitar que sean conocidos,
creándose así vulnerabilidades. Se pueden clasificar en interiores (dentro de un edificio) y exteriores
(entre el edificio y el perímetro).

Como consideraciones comunes a ambos tipos de rondas:

- Perfecto conocimiento de la zona y de la actividad que en ella se desarrolla, así como de los
accesos, puntos críticos, vulnerabilidades, proveedores...; es especial, de la localización de
transformadores de corriente, canalizaciones de agua y gas, estaciones de teléfonos...

- Observación de puertas, ventanas, tejados y demás accesos a las instalaciones, comprobando


su estado –abiertas, cerradas, forzadas...– y la detección de elementos que habitualmente no se
aprecian, o al contrario.

- Identificación de personas o vehículos sospechosos, avisando previamente al centro de control


para solicitar el apoyo necesario para garantizar el éxito del servicio. Para ello se requiere el
conocimiento de las personas que habitualmente transitan por este tipo de instalaciones:
trabajadores, vecinos, proveedores...

- Se debe de evitar una excesiva familiaridad con los empleados y/o vecinos de las instalaciones.
Al igual que en todo tipo de servicios de vigilancia, éste ha de realizarse con corrección y
discreción.

Rondas a pie

Servicios fijos.- Más entendidos como un turno que como una ronda. Ha de tenerse en cuenta
todo lo relacionado con control de accesos y establecimiento de medidas de seguridad en puntos
más conflictivos, tanto dentro de los riesgos accidentales como en los riesgos intencionados.

Servicios móviles.- La patrulla a pie es uno de los servicios de seguridad más demandados; entre
otras razones, porque permite un acercamiento entre los ciudadanos y el Vigilante de
____________________
CFI Seguridad
168 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL
Seguridad. Tiene el inconveniente de que se limita el espacio custodiado pero, por el contrario,
al aumentar el contacto y las relaciones, aumentan las labores de obtención de información,
útiles para el desempeño de funciones de seguridad.

Se realizarán rondas interiores y exteriores, con retenes de intervención inmediata ante cualquier
eventualidad. En las rondas a pie, los Vigilantes prestarán el servicio por parejas, caminando separados,
en paralelo, un Vigilante más adelantado que el otro y deparados por una distancia adecuada en cada
momento. Podrán auxiliarse con perros adiestrados en defensa, ataque y rastreo, muy eficaces tanto en
situaciones de prevención como de riesgo.

Control de rondas. - Los Puntos de Control se


colocan en distintos lugares a lo largo del
recorrido por donde se efectúa la ronda de los
Vigilantes. El Vigilante realiza las lecturas con
el simple contacto entre el lector y el punto de
control. De este modo queda capturada
información sobre: Posición de cada punto
leído, hora exacta de toma de contacto con
cada punto, tiempo transcurrido entre punto y
punto y persona que realizó la lectura.
Finalizada la ronda, la información pasa
directamente al ordenador, donde se permite:
Capturar la ronda realizada por cada Vigilante
y compararla con una ronda patrón
prestablecida, guardar la información recogida
en fichero histórico para realizar estadísticas
y analizar datos posteriores, realizar consultas
específicas, como, por ejemplo, número de
veces que se ha pasado por un punto, a qué
horas y en qué días. Control de puntos, control
de lectores, control de accesos.

Rondas en vehículo

Se realizarán en zonas que, por su elevada extensión, sean difíciles de controlar a pie, o bien por
tratarse de terrenos escarpados o con escasa señalización o iluminación. Además de las consideraciones
realizadas para las rondas a pie, las rondas en vehículo presentan las siguientes características:

 Capacidad para dar una respuesta inmediata ante una situación de riesgo y en una gran extensión de
terreno.

 Gran poder disuasorio, por las señales y distintivos de los vehículos, visibles desde mayor distancia
que el personal humano a pie.

 El equipo personal y de transmisiones instalados en un vehículo es superior a los que se portan a pie,
que son más reducidos y con menores posibilidades.

____________________
CFI Seguridad
LA PROTECCIÓN DE POLÍGONOS INDUSTRIALES Y URBANIZACIONES · 169

 Capacidad para utilizar el vehículo, ante una contingencia, de un modo defensivo, ofensivo o de
auxilio, empleándolo como pantalla protectora ante una agresión, como medio de detención, para
evacuaciones...

 Posibilidad de realizar el servicio con garantías ante climatología adversa.

Cuando se realizan este tipo de servicio de rondas con vehículos han de conocerse perfectamente todos
los caminos, vías de entrada y salida del perímetro protegido y otras vías susceptibles de ser utilizadas
para acceder al recinto de un modo no autorizado.

4. RECORRIDOS Y FRECUENCIAS.

Recorridos
Han de estar perfectamente estudiados y planificados, incluyéndose los puntos críticos y
vulnerabilidades. Como medida de autoprotección, hay que evitar realizar las rondas excesivamente
cerca de vallados y/o paredes.

Deben de llevarse a cabo de un modo aleatorio, cambiándolos periódicamente, para evitar ser
vulnerables. Cuando las necesidades del servicio así lo requieran, se establecerán recorridos fijos que,
evidentemente, entrañan mayor peligro. Los dos modelos que suelen efectuarse, son:

- Recorridos periódicos fijos.- Atienden a horas e itinerarios previamente establecidos, con


sistemas de control consistentes en: relojes de fichado, sistema de lectura de tarjetas
magnéticas, sistemas informáticos y otros soportes.

El Vigilante de Seguridad ha de acudir al establecimiento o dependencia determinada dentro de


un horario previsto, quedando constancia de su visita por medio de los elementos arriba
señalados.

- Recorridos aleatorios.- Se realizan alterando las horas de inicio y final o el orden del
itinerario, por lo que resulta muy difícil conocer la situación del Vigilante, lo que le aporta a éste
la ventaja del factor sorpresa. Se utiliza en las ocasiones en las que se pretenda sorprender a
los intrusos que pretendan acceder al recinto protegido.

Durante su realización es probable que el Vigilante de Seguridad deba actuar de diversas


formas, haciéndose más o menos visible, dependiendo de su se pretende un afecto disuasorio o
de sorpresa.

Frecuencias
Son muy variables, dependiendo de las necesidades a cubrir. Estarán establecidas en el Plan de
Seguridad, pudiendo ser alteradas cuando se estime oportuno. Es importante tener en cuenta que el
primer recorrido será la base para los recorridos posteriores, por lo que se debe prestar atención
especial a este primer recorrido, comunicando a los relevos de Vigilantes cualquier dato anómalo
detectado.

____________________
CFI Seguridad
170 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL
5. PROCEDIMIENTOS DE ACTUACIÓN: IDENTIFICACIÓN DE PERSONAS.

Procedimientos de actuación
Es importante concienciarse de la relevancia que tiene la coordinación entre los diferentes miembros
del equipo de seguridad. La coordinación ha de reflejarse en las normas de funcionamiento elaboradas
por el responsable de seguridad y han de ser conocidas por todo el personal de seguridad.

Identificación de personas
En este punto es aplicable lo expuesto en el Tema 8, sobre la identificación en los controles de accesos,
así como las normas y los requisitos de protección de polígonos industriales y urbanizaciones, del
presente tema. Hay que tener en cuenta que este tipo de instalaciones pueden ser lugares aparatos o
poco conocidos, con los riegos que ello conlleva para la identificación; ha de prestarse especial interés
al entorno.

Como medidas de autoprotección, tras un saludo realizado a distancia prudente, e identificarse


debidamente, el Vigilante de Seguridad indicará a la persona a identificar que va a realizar un control
de seguridad, solicitándole el DNI o documentación y/o autorización pertinente.

En posición de semi-perfil, el Vigilante cotejará la información con la documentación a la altura de la


mirada de la persona a identificar. En el caso de que a ésta se le cayera la documentación al suelo, se le
pedirá que sea ella quien la recoja, dando el Vigilante unos pasos hacia atrás.

____________________
CFI Seguridad
T E M A LA PROTECCIÓN DE FONDOS,
VALORES Y OBJETOS VALIOSOS (I)

10
 El transporte de estos materiales:
 Características de los medios humanos y materiales.
 Medidas de seguridad antes, durante y después del servicio.
 Técnicas de protección: ofensivas y defensivas.

ÍNDICE DE CONTENIDOS Pág.

1. La protección de fondos, valores y objetos valiosos 172

2. El transporte de estos materiales 175

3. Medidas de seguridad antes, durante y después... 179

4. Técnicas de protección: ofensivas y defensivas 182

El traslado de fondos, valores y objetos valiosos es uno de los servicios con mayor demanda en el
mercado de la Seguridad Privada. En esta actividad, la autoprotección es vital para la prevención de los
riesgos y amenazas que pueden atacar al personal de Seguridad.

____________________
CFI Seguridad
172 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL
1. LA PROTECCIÓN DE FONDOS, VALORES Y OBJETOS VALIOSOS.

La protección de fondos, valores y objetos valiosos está regulada en el Real Decreto 2364/1994, de 9
de diciembre, por el que se aprueba el Reglamento de Seguridad Privada; en concreto, en el Título I,
Capítulo III, secciones 2ª, 4ª y 5ª.

Procedimientos de actuación del delincuente

Un robo, o asalto, a los depósitos y/o vehículos de transporte de fondos, valores y objetos valiosos no
es una acción fácil; por el contrario, entraña un elevado grado de riesgo para el asaltante, debido a:

- Los medios de protección de las empresas de seguridad; alguna de ellas, especializadas en este
tipo de funciones.
- El elevado tiempo de consumación de la acción, con alta posibilidad de que sucedan imprevistos
que alteren el plan de los asaltantes, provocando situaciones en las que es más que probable que
haya víctimas.
- La necesidad del empleo de materiales explosivos y, eventualmente, de armas de fuego, eleva
la posibilidad de provocar víctimas.
- La necesidad de obtener una información veraz y precisa sobre medidas y medios de
seguridad, itinerarios, horarios, etc.

En el Estado español, este tipo de acciones es, casi en exclusiva, patrimonio de la delincuencia
organizada –actuando en cajas de seguridad de bancos, joyerías y establecimientos similares–, de
grupos terroristas –con asaltos violentos a transporte de fondos– y acciones de empleados de los
propios servicios –con menores riesgos, dado el conocimiento interno de las vulnerabilidades–. En cuanto
a los dos primeros supuestos:

Delincuencia organizada

Se conoce como ‘delincuencia organizada’ a la asociación de delincuentes profesionales, con elevada


capacidad de planificación, estructura jerarquizada y adaptados socialmente. Su actividad se mantiene
durante períodos prolongados de tiempo realizando una actividad delictiva determinada, adaptándola a
los factores que sean considerados de interés.

Las características principales de estas organizaciones criminales son:

 Actuación en grupo.

 Actuación de modo continuado, finalizando una acción y planificando otra.

 Cuidada infraestructura, con elevado apoyo material y económico.

 Aunque saben que el empleo de la violencia no les beneficia en ningún caso, no dudan en
utilizar las armas si ven en peligro la ejecución de sus acciones o su propia integridad física.

 Mantienen relaciones con organizaciones criminales de otros países, adoptando y adaptándose


a diferentes formas de criminalidad.

____________________
CFI Seguridad
LA PROTECCIÓN DE FONDOS, VALORES Y OBJETOS VALIOSOS (II) · 173

Profesionalización
Estos delincuentes son grandes conocedores de los sistemas de seguridad empleados para proteger los
depósitos y vehículos de transporte. Especialistas en mecanismos de seguridad, su primera actividad
será detectar los puntos vulnerables de esos sistemas.

Todo lo que se crea para ser técnicamente invulnerable es respondido con algo que se crea para
vulnerarlo. Con tiempo y planificación, los delincuentes especialistas pueden localizar los fallos de los
sistemas mecánicos y electrónicos, aparentemente inexpugnables. Ejemplo de esto es la falsificación de
tarjetas de crédito, un sistema con gran cantidad de elementos de seguridad pero que no es infalible,
como el resto de las medidas de seguridad.

Capacidad de planificación
Estos delincuentes saben que el objeto de protección cuenta con alto valor económico, por lo que, en
consecuencia, se incrementan las medidas de seguridad. Son conscientes de que, además de medios
técnicos, en la protección se utilizan medios humanos, formados específicamente en este tipo de
protección y dotados de armas. Ello provoca que los delincuentes deban planificar detalladamente la
acción, para evitar riesgos en su realización.

Planificar una acción de este tipo lleva tiempo y precisa de un buen servicio de información, que les
puede llegar de diferentes formas:

 A través de empleados de la empresa de seguridad y protección.


 A través de empleados de la empresa de recogida y transporte de fondos.
 Mediante vigilancia, siendo éste el método más habitual de obtener información. Por parte del
personal de seguridad, habrá que dedicar especial atención a:

- No caer en la rutina. La rutina es uno de los principales enemigos de la seguridad. El escaso


volumen de incidencias que se producen en estos servicios hace que se relajen las medidas de
seguridad y protección, lo que será aprovechado por los delincuentes para llevar a cabo su
acción.
- Contra con información actualizada sobre incidencias de este tipo, a todos los niveles,
adaptando los sistemas a las exigencias que puedan surgir.
- Disponer de itinerarios principales y alternativos en los servicios de transporte de fondos,
valores y objetos valiosos. Cambiar los itinerarios con cierta periodicidad y, ante la menor
sospecha de ser vigilados o seguidos, cambiar diariamente de itinerario y horario.
- Tener una actitud especialmente vigilante y desconfiada, consiguiéndose el efecto disuasorio
pretendido en materia de seguridad, evitándose así que el delincuente centre su atención en el
objeto protegido.

Grupos terroristas

Los grupos terroristas tienen una serie de vías de financiación de sus actividades. Su subsistencia y la
realización de sus acciones exigen elevadas sumas de dinero, que es conseguido mediante la extorsión,
el secuestro, el llamado ‘impuesto revolucionario’, los robos y, además, los asaltos a transportes de
fondos.

En el Estado español, la organización que más ha utilizado el asalto a furgones blindados ha sido el
GRAPO (Grupos Revolucionarios Antifascistas Primero de Octubre). Su método de actuación ha sido
siempre el empleo de explosivos para destruir el blindaje del transporte o de las cámaras, con víctimas
tanto del propio grupo terrorista como de personal de seguridad y de ciudadanos ajenos a la acción.

____________________
CFI Seguridad
174 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL

El robo en centros de depósito y el asalto a vehículos de transporte

El robo en centros de depósito es una acción con mínima incidencia histórica en el Estado español; por el
contrario, el grueso de la actividad en este apartado se centra en los asaltos a los vehículos de
transporte.

En la primera de las variedades, el procedimiento para asaltar los centros de depósito es el del butrón,
ya visto en páginas anteriores. Consiste en acceder a las cámaras acorazadas mediante agujeros en
paredes y/o cámaras, con la utilización, entre otros elementos, de taladros y ‘lanzas térmicas’, que
actúan aplicando una fuente de calor que derrite o destruye el material sobre el que se aplique.

Ya se ha vito anteriormente que los medios para impedir este tipo de acciones pasan por el uso de CTV,
esclusas, detectores, etc., y que la franja horaria con el mayor riesgo es la de los días festivos, fines
de semana, puentes festivos...

En cuanto a los asaltos a los vehículos de transporte, los delincuentes examinan una serie de elementos
para determinar el lugar en donde llevarán a cabo su acción. Algunos de ellos, son:

 Facilidad de acceso y huída, bien a pie o en vehículo. Estudian vías de acceso o de escape
principales y alternativas, con el objeto de burlar la acción de la policía en el caso de ser
detectados.

 Escenario poco transitado y poco vigilado policialmente. Localizan y estudian zonas en las que
menor presencia policial pueda existir, así como aquellos en los que se deba reducir la velocidad
obligatoriamente –semáforos, señales de STOP, entradas a vías principales, peajes...–.
Los hábitos y costumbres de los Vigilantes son especialmente tenidos en cuenta: paradas en
lugares habituales para desayunar, repostar..., aprovechándolos para cometer la acción.

 Escenarios que, por sus características, no precisen de un número elevado de asaltantes,


pretendiendo la economía de personal. La realidad demuestra el efecto contrario: a mayor número
de asaltantes, mayor intimidación se logra y menor resistencia se ofrece por parte del personal
de seguridad.

 El empleo de explosivos ofrece a los delincuentes un doble efecto: por un lado, el de


intimidación y sorpresa contra el personal de custodia, produciendo confusión y miedo, y, por otra

____________________
CFI Seguridad
LA PROTECCIÓN DE FONDOS, VALORES Y OBJETOS VALIOSOS (II) · 175

parte, el efecto de franquear el acceso al botín, destruyendo los blindajes y corazas de


protección.

2. EL TRANSPORTE DE ESTOS MATERIALES: CARACTERÍSTICAS DE LOS


MEDIOS HUMANOS Y MATERIALES.

El transporte de fondos, valores y objetos valiosos, por parte de empresas de seguridad, es uno de los
principales servicios demandados en el mercado de seguridad. Todas las circunstancias están reguladas
en leyes, reglamentos, disposiciones, circulares..., no dejando margen a improvisaciones en un servicio
de alto valor, tanto por el propio del objeto de protección como por los métodos de custodia, uso de
armas, etc.

Esta actividad se puede definir como un “servicio específico de la actividad de seguridad privada cuya
misión consiste en proteger, custodiar y transportar bienes, fondos, valores y objetos valiosos desde
un punto de origen a otro de destino, en vehículos especialmente diseñados al efecto, por parte de
profesionales especializados, siempre bajo las condiciones y limitaciones que se determinen por las
leyes”.

La Sección 2ª del Capítulo III del Reglamento de Seguridad Privada (arts. 32 al 38), desarrolla el art.
5º de la Ley de Seguridad Privada, que establece los servicios que podrán prestar las empresas de
seguridad. En sus apartados c) y d) se recoge:

c) Depósito, custodia, recuento y clasificación de monedas y billetes, títulos-valores y demás


objetos que, por su valor económico y expectativas que generen, o por su peligrosidad, puedan
requerir protección especial, sin perjuicio de las actividades propias de las entidades
financieras.

d) Transporte y distribución de los objetos a que se refiere el apartado anterior a través de los
distintos medios, realizándolos, en su caso, mediante vehículos cuyas características serán
determinadas por el Ministerio de Interior, de forma que no puedan confundirse con los de las
Fuerzas Armadas ni con los de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

Características de los medios materiales

El art. 32 del Reglamento de Seguridad Privada establece las características que han de cumplir los
vehículos destinados al transporte y distribución de objetos valiosos o peligrosos y explosivos: “... La
prestación de los servicios de los servicios de transporte y distribución de objetos valiosos o peligrosos
habrá de efectuarse en vehículos de las características que se determinen por el Ministerio de Justicia
e Interior –actualmente, Ministerio del Interior–, cuando las cantidades, el valor o la peligrosidad de lo
trasportado superen los límites o reúnan las características que asimismo establezca dicho Ministerio,
sin perjuicio de las competencias que corresponden al Ministerio de Industria y Energía”.

____________________
CFI Seguridad
176 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL

Sección de un vehículo de transporte de fondos y valores.

Las características a las que se refiere el art. 32 del Reglamento de Seguridad Privada están
especificadas en la Orden Ministerial de 23 de abril de 1997, por la que se concretan determinados
aspectos en materia de seguridad, en cumplimiento de la Ley y el Reglamento de Seguridad Privada; son:

 El vehículo estará distribuido en tres compartimentos diferenciados, además del destinado al


motor.

El situado en la parte posterior se destinará a la carga de efectivos y valores. En el central


viajarán los Vigilantes de Seguridad encargados de las labores de carga y descarga; estará
separado del anterior por una mampara metálica blindada en la que se habilitará una puerta de
acceso y comunicación entre ambos. En el tercer compartimento se ubicará, exclusivamente, el
Vigilante Conductor; este compartimento estará separado del anterior por una mampara blindada.

Al compartimento posterior, o de carga, durante las operaciones se accederá exclusivamente por


la puerta de comunicación interior existente entre éste y el compartimento central. La puerta
trasera del vehículo estará dotada de sistema que impida su apertura durante las operaciones de
entrega y recogida de efectivos.

Al compartimento central se accederá por un sistema de puertas esclusas situadas en los


laterales del furgón. Al compartimiento del conductor se podrá acceder únicamente por las dos
puertas situadas a la altura del mismo, en los laterales del vehículo.

 Los cristales, paredes, techo y suelo estarán blindados, con blindajes homologados y
certificados por empresas autorizadas del sector.

____________________
CFI Seguridad
LA PROTECCIÓN DE FONDOS, VALORES Y OBJETOS VALIOSOS (II) · 177

Cumpliendo la norma europea UNE EN 1063, en el perímetro exterior del compartimiento


delantero central y mampara delantera, blindaje de categoría A-30. En el perímetro exterior del
compartimiento posterior, suelo del vehículo y mampara de separación entre las zonas de carga,
A-10. En la mampara de separación entre los compartimentos central y posterior, A-20.

 Estarán provistos de equipos de radiotransmisión o telefonía, capaces de emitir señales al


exterior.

Tendrán un dispositivo que permita la localización permanente del vehículo desde la sede o
delegaciones de la empresa, mediante la instalación de un sistema de comunicación vía radio y por
telefonía móvil celular, que permita la conexión de los miembros de la tripulación con la empresa,
así como la intercomunicación de los Vigilantes de Seguridad de transporte y protección con el
Vigilante Conductor.

El vehículo contará con una antena exterior, al objeto de transmitir y recibir cualquier
comunicación por medio del equipo de telefonía móvil celular.

 Presentarán cerraduras mecánicas o eléctricas en las puertas, el depósito de combustible y el


acceso al motor, cuya apertura sólo pueda ser accionada desde el interior del vehículo.

El depósito de combustible deberá contar con protección suficiente para impedir que se produzca
una explosión en el mismo en el caso de que se viera alcanzado por un proyectil o fragmento de
explosión, así como para evitar la reacción en cadena del combustible ubicado en el depósito, en
caso de incendio del vehículo.

Contará, también, con protección contra la obstrucción en el extremo de la salida de humos del
motor.

 Estarán dotados de un sistema de alarma con campana acústica, que se activará en caso de
asalto al vehículo o de entrada no autorizada al mismo.

 Cartilla o certificado de idoneidad, con los datos de matrícula y números de motor y bastidor.
En ella se certificará, por el personal que haya intervenido en la acomodación del vehículo, que
cumple lo señalado por la legislación.

 Cartilla de control del vehículo, con los datos de sus revisiones preceptivas –trimestrales, no
pasando más de cuatro meses entre dos revisiones– y los datos referentes a los elementos objeto
de revisión.

 Tendrán un número único e identificador del vehículo, que, en adhesivo o pintura reflectantes,
se colocará en la parte exterior del techo, en los laterales y en la parte posterior del vehículo. Ha
de ser de tamaño suficiente para ser visto a larga distancia.

 Estarán provistos de troneras giratorias en los planos laterales y en el posterior.

 Contarán con sistema de aire acondicionado y sistema de detección y extinción de incendios.


Portarán máscaras antigás.

____________________
CFI Seguridad
178 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL

Bolsas para el transporte de fondos.

Características de los medios humanos

El art. 33 del Reglamento de Seguridad Privada, bajo el epígrafe de ‘dotación y funciones’, señala que “1.
La dotación de cada vehículo blindado estará integrada, como mínimo, por tres Vigilantes de Seguridad,
uno de los cuales realizará exclusivamente la función de conductor”.

En el punto 2 de este artículo se marcan las competencias del personal de seguridad de los vehículos
blindados: “2. Durante las operaciones de transporte, carga y descarga, el conductor se ocupará de los
dispositivos de apertura y comunicación del vehículo, y no podrá abandonarlo, manteniendo en todo
momento el motor en marcha cuando se encuentre en vías urbanas o lugares abiertos. Las labores de
carga y descarga las efectuará otro Vigilante, encargándose de su protección durante la operación el
tercer miembro de la dotación, que portará al efecto el arma determinada de acuerdo con lo dispuesto
en el artículo 86 de este Reglamento”. (El arma que señale el Ministerio del Interior; el arma
reglamentaria de los Vigilantes de Seguridad en los servicios que hayan de prestarse con armas, es el
revólver calibre 38 especial 4 pulgadas. Cuando esté dispuesto el uso de armas largas, se utilizará la
escopeta de repetición del calibre 12/70, con cartuchos de 12 postas comprendidas en un taco
contenedor).

Además del Vigilante Conductor, del primer Vigilante y del segundo Vigilante, existe una figura no
recogida ni en la Ley ni en el Reglamento de Seguridad Privada, pero sí en el Convenio Colectivo del
Personal de Seguridad Privada; es el encargado de las labores burocráticas de los transportes: el
Inspector de Servicios, el Jefe de Seguridad o el Director de Seguridad. Entre otras, sus funciones
son:

- Organizar y distribuir el servicio, contando con el número necesario de Vigilantes, según el


transporte a realizar.
- Cumplimentar las hojas de ruta de cada transporte.
- Controlar los transportes, los fallos en vehículos, seguimiento de incidencias, inspección de
recursos humanos...
- Previsión de la existencia de un retén, con personal de apoyo.

Articulo 34. Hoja de ruta.

1. Las operaciones de recogida y entrega que realice cada vehículo se consignaran diariamente en una
hoja de ruta, que podra estar informatizada en papel continuo, y se archivara por orden numerico en
formato de libro, o en cualquier otro que respete su secuencia, conteniendo los datos que determine el
Ministerio del Interior.
Los funcionarios policiales encargados de la inspeccion podran requerir la exhibición de las hojas de
ruta en cualquier momento, durante el desarrollo de la actividad, debiendo conservarse aquellas, o el
soporte magnetico o digital en el que se consigno la información, durante cinco años, en la sede de la

____________________
CFI Seguridad
LA PROTECCIÓN DE FONDOS, VALORES Y OBJETOS VALIOSOS (II) · 179

empresa o de las correspondientes delegaciones, o en locales de empresas especializadas en el archivo


de documentación –en este caso con conocimiento del servicio policial correspondiente.

2. En el caso de transporte y distribución de explosivos, la hoja de ruta sera sustituida por la


documentación análoga que, para la circulación de dichas sustancias, se establece en el Reglamento de
Explosivos y normativa complementaria”.

Nueve. El articulo 35 queda redactado de la siguiente forma:

Articulo 35. Libro-registro.

Las empresas dedicadas al transporte y distribución de titulos-valores llevaran un libro-registro, cuyo


formato se ajustara a las normas que se aprueben por el Ministerio del Interior.

3. MEDIDAS DE SEGURIDAD ANTES, DURANTE Y DESPUÉS DEL SERVICIO.

Antes del servicio

Las medidas de seguridad más importantes son las de prevención que, a su vez, son las más disuasorias.
El enemigo principal de la seguridad es la rutina; el enemigo principal de la autoprotección es la desidia.
El ser humano relaja su instinto de autoprotección cuando no es víctima de agresiones de un modo
constante. En Seguridad, las actuaciones negligentes de los Vigilantes de Seguridad propician una
mayor incidencia de delitos.

En Seguridad no se aceptan los errores motivados por la falta de rigor profesional y parece lógico que
al Vigilante se le exija más, en este sentido, que a las personas que no desarrollan trabajos de
seguridad. El Vigilante no debe cometer torpezas del tipo de realizar diariamente la misma parada, en
el mismo sitio y a la misma hora, para tomar el desayuno, por ejemplo, ni circular realizando siempre el
mismo itinerario. No sólo no se provoca un efecto disuasorio ante el delincuente potencial, sino que, por
el contrario, se le están ofreciendo facilidades para delinquir.

En el transporte de objetos valiosos, fondos y valores, es vital que los Vigilantes sean conscientes de
que portan un material altamente apetecido. Nunca se debe bajar la guardia; al revés, hay que extremar

____________________
CFI Seguridad
180 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL
la observación, detectando movimientos sospechosos, anormales o inusuales. Hay que planificar y
conocer:

- El itinerario principal, que se cambiará periódicamente, en función de las veces que se haya
utilizado.
- Los itinerarios alternativos, que se utilizarán siempre que sea necesario, evitando que se
conozcan los puntos vulnerables.
- Los lugares de recogida y entrega de material. Cumplimentación de la hoja de ruta, con los
datos del servicio, cliente, itinerario, fecha, horario, matrícula... y firmas de los Vigilantes que
componen la dotación.

Es aconsejable que los equipos estén compuestos siempre por las mismas personas, formando un equipo
compenetrado y coordinado.
Antes del servicio ha de revisarse hasta el más mínimo detalle, incluyendo, por supuesto, una revisión
de las armas y de los sistemas de comunicación. Si se sospecha de algún vehículo, comunicar los datos
del mismo al responsable del servicio quien, en caso necesario, alertará a las Fuerzas y Cuerpos de
Seguridad.

Durante el servicio

El desempeño de este servicio no es tarea fácil; sobre todo, en los destinos urbanos, con núcleos de
población importante o en donde existan grandes concentraciones humanas. Los obstáculos más
habituales, son:

 El tráfico; en ocasiones, denso y lento. Es un factor que poco ayuda en el servicio, por lo que
se deberán agudizar, aún más, la atención y la concentración.
 La distancia entre los puntos de recogida y entrega. Cuanto mayor sea, mayores riesgos
existen –seguimientos, desorientación...–.
 Dificultad de aparcamiento y de tránsito.

En todos los servicios de transporte de fondos y valores, se llevarán a cabo las siguientes maniobras:

 Maniobras de aproximación (origen y destino).


Acercamiento
En esta primer fase es precisa una valoración global del lugar al que se aproxima el furgón,
determinando el grado de riesgo. Corresponderá al Conductor, principalmente.

 Recogida y entrega de los fondos, valores y objetos valiosos


Parada (aparcamiento)
Lo más próximo posible al lugar en donde se vaya a retirar o entregar el material, teniendo
prevista una vía próxima de escape. Ha de permitir al Conductor observar y cubrir a sus
compañeros, contando con un amplio campo de visión.

Comprobación
Un Vigilante baja del furgón e inspecciona el lugar de recogida o de entrega. En caso de
normalidad, le realiza una señal a su compañero, quien interpretará que la situación es correcta
para la realización del servicio.

Espera
El Conductor permanece dentro del vehículo, con las puertas cerradas y atento a cualquier
incidencia.
____________________
CFI Seguridad
LA PROTECCIÓN DE FONDOS, VALORES Y OBJETOS VALIOSOS (II) · 181

Cumplimiento del servicio


Coincidiendo con la Espera, el Conductor permanece en el vehículo, mientras un Vigilante carga o
descarga y el otro vigila y apoya. Ha de actuarse con la máxima atención, en especial:

- No empleando más tiempo que el estrictamente necesario, evitando demoras


innecesarias.
- Detección de posibles anormalidades en las cercanías del origen y/o destino.
- Realización de los movimientos sin que los Vigilantes estén demasiado cerca uno del
otro, ofreciéndose una mayor capacidad de respuesta.
- Al ser el momento de mayor riesgo, llevar el arma empuñada y enfundada.

 Traslado
- Utilizar el itinerario previsto en la hoja de ruta y, si se detecta cualquier situación
anómala, cambiarlo, poniéndolo en conocimiento de la central. Para ello se utilizarán
códigos cifrados o en clave, por si la comunicación es interceptada. En la medida de lo
posible, utilizar itinerarios cortos.
- Circular con las puertas bien cerradas, con los cerrojos activados.
- Procurar que los servicios, sobre todo los interurbanos, se realicen con luz solar.
- Considerar que en las detenciones y paradas, el furgón tiene escasa protección.

Finalización del servicio

En esta fase han de seguir observándose las medidas de seguridad, aunque ya se han efectuado todas
las recogidas y entregas de valores y el vehículo blindado esté vacío de material de valor. Entre otras
cuestiones, porque esta circunstancia no es conocida por los posibles asaltantes, quienes, en un error de
sus cálculos, podrían intentar el asalto aun cuando el furgón no contenga botín alguno.

Nunca ha de utilizar el mismo recorrido de regreso a la base. Una vez en ella, las armas se depositan en
el armero y todos los componentes del dispositivo firman la hoja de ruta y los comprobantes del
servicio realizado. Se revisa el equipo puesto a disposición de los Vigilantes y se realiza el parte de
incidencias.

En ninguna de las tres fases –inicio, traslado y finalización–,


se deben ingerir bebidas alcohólicas,
consumir sustancias que alteren los sentidos
ni subir al vehículo a personal no autorizado.

____________________
CFI Seguridad
182 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL
4. TÉCNICAS DE PROTECCIÓN: OFENSIVAS Y DEFENSIVAS.

Para asaltar un vehículo blindado es necesario, lógicamente, interceptarlo y pararlo. Normalmente se


intenta esta acción en la zona de carga o descarga, en donde el furgón es más vulnerable. El operativo
de seguridad ha de tener prevista una respuesta ante la agresión, que se producirá si las medidas de
prevención han sido vulneradas.

Las técnicas de protección se dividen en: ofensivas y defensivas.

Ofensivas

Su principal objetivo es el de utilizar el vehículo blindado de forma ofensiva contra la agresión. Es la


conducción que tiene como finalidad dirigir el furgón hacia el obstáculo que se interpone en su camino,
con el objeto de asaltarlo.

Ante un vehículo u obstáculo agresor estático.-

- Disminución de la velocidad, a la vez que se evalúa la situación.

- Ante una inminente agresión, cambiar a velocidades muy cortas y embestir al obstáculo
por el punto más vulnerable –en los vehículos, la parte contraria al motor–, procurando
desplazarlo hacia un punto de difícil salida para, a continuación, emprender la retirada
inmediatamente.

Ante un vehículo u obstáculo agresor en movimiento.-

- Evitar que el furgón blindado quede ‘cerrado’; sobre todo, si intervienen más de un
vehículo agresor. Si es preciso, se cruzará el furgón, frenando en seco, llegando a
colisionar. Los cierres más conocidos, son:

· ‘El novato’.- Consiste en aproximarse al vehículo blindado en una curva, hasta


cerrarlo completamente.
· ‘En paréntesis’.- Intervienen dos vehículos, uno por delante y otro por detrás
del blindado.
· ‘El tupamaru’.- Comienza en una curva y consiste en circular en paralelo al
blindado hasta que éste llegue a un obstáculo atravesado en la vía. Otro vehículo
se sitúa detrás, evitando la maniobra de huída y encerrando completamente al
furgón.

- Si el agresor efectúa disparos, hay que colocar el blindado de la forma más oblicua
posible hacia el lugar de donde provienen los disparos. De esta forma se aumenta la
sección eficaz y el blindaje soportará mejor los impactos.

- En el caso de disparos agresores, los Vigilantes habrán de protegerse en el propio


furgón blindado o, en su caso, en el interior del banco o entidad en donde se esté
realizando el servicio.

____________________
CFI Seguridad
LA PROTECCIÓN DE FONDOS, VALORES Y OBJETOS VALIOSOS (II) · 183

Defensivas

Su principal objetivo es el de evitar la agresión y eludir al obstáculo. Hay varias maniobras

Vuelta en ‘Y’
Consiste en cambiar el sentido de la marcha; se frena el vehículo, se gira el volante y se mete la
marcha atrás, para volver a salir, en primera, con el volante enderezado. Es una maniobra
sencilla pero lenta, por lo que no es muy aconsejable. Ha de realizarse con el vehículo muy
pegado a los bordes de la vía.

Vuelta corta
Se frena en seco; se pone la marcha atrás y se acelera. Cuando haya suficiente potencia en esa
marcha, se gira con rapidez el volante hacia la derecha o la izquierda, provocando que el furgón
realice un giro de 180º. A continuación, se mete la primera y se aleja del obstáculo. Ha de
realizarse por el centro de la calzada

California
Se gira rápidamente el volante a izquierda o derecha, a la vez que se acciona el freno de mano.
Al quedar frenadas las ruedas traseras, se obtiene un giro de 180º. Controlado el furgón, se
quita el freno de mano y se sale en primera. Ha de realizarse por el centro de la calzada. Esta
maniobra se conoce, comúnmente, como ‘hacer un trompo’.

____________________
CFI Seguridad
184 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL

____________________
CFI Seguridad
T E M A LA PROTECCIÓN DE FONDOS,
VALORES Y OBJETOS VALIOSOS (II)

11
 Protección del almacenamiento.
 Recuento y clasificación.
 Medios técnicos empleados en cámaras acorazadas.

ÍNDICE DE CONTENIDOS Pág.

1. Protección del almacenamiento, recuento y clasificación 186

2.Medios técnicos empleados en cámaras acorazadas. 188

“Blindajes Cámaras Acorazadas KORAZAY Grado IV/V. Norma UNE EN-1143-1. Esta firma
comercial fabrica los paneles modulares "KORAZAY", destinados a ofrecer el mayor grado de
seguridad en la protección de Cámaras Acorazadas de nueva construcción o existentes. La instalación
de estos paneles en paredes, suelos y techo, permite obtener altos grados de seguridad contra los
medios de ataques, bien sea por medio de utensilios mecánicos o térmicos. Su instalación no requiere
ninguna complejidad, evitando obras de albañilería, tiempos de fraguado y una vez instalados pueden
ser cubiertos con distintos elementos decorativos. Características Técnicas Generales: Chapa de
acero debidamente plegada y soldada. Composite especial extraduro 800 kp/cm². Blindaje interno
formando armaduras. Blindaje anti-soplete. Blindaje anti-lanza térmica. Han sido homologados por el
laboratorio LGAI según Normas UNE EN 1143-1 siendo el grado de seguridad de los mismos IV y V".

____________________
CFI Seguridad
186 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL

1. PROTECCIÓN DEL ALMACENAMIENTO, RECUENTO Y CLASIFICACIÓN.

El art. 5 de la Ley de Seguridad Privada autoriza a las empresas de Seguridad para realizar el
“depósito, custodia, recuento y clasificación de monedas y billetes, títulos-valores y demás objetos que,
por su valor económico y expectativas que generen, o por su peligrosidad, puedan requerir protección
especial, sin perjuicio de las actividades propias de las entidades financieras”.

Por su parte, el art. 31 del Reglamento de Seguridad Privada establece que “1. En los contratos en que
se concierte la prestación de servicios de depósito y custodia habrá de constar la naturaleza de los
objetos que hayan de ser depositados o custodiados y, en su caso, clasificados, así como una valoración
de los mismos. 2. Las empresas dedicadas a la prestación de estos servicios llevarán un libro-registro
de depósitos, cuyo formato se ajustará a las normas que se aprueben por el Ministerio del Interior”.

Ambos artículos continúan en la línea, apuntada en el Tema 10, de la importancia que la legislación
otorga a la protección de fondos, dado el importante volumen económico de estas actividades de
Seguridad, que provoca la necesidad de regular todos los aspectos relacionados con estos servicios.

Para la protección del almacenamiento, recuento y clasificación de monedas. billetes, títulos-valores y


demás objetos de valor, hay una serie de medidas de seguridad, tanto materiales como humanas.

Medidas materiales

Son los dispositivos técnicos o electrónicos utilizados en este tipo de servicios:

 Circuito cerrado de televisión (CCTV). Es el más efectivo, dada su competencia como sistema
de control, tanto externo como interno.

 Antena de comunicación.

 Detectores anti-intrusión; especialmente, los volumétricos infrarrojos. Huecos protegidos


por rejas fijas macizas.

 Puertas acorazadas de seguridad, con sus diferentes elementos de cercos, cerraduras, etc.

 Zona de carga y/o descarga con sistema de esclusas y dispositivos internos de apertura.

 Conexión del sistema de seguridad a Central Receptora de Alarmas. Dispositivos que den
señal de alarma, si el Centro de Control está situado a una distancia cercana; a menos de diez
minutos de reacción y presencia.

 Centro de Control protegido con blindaje.

 Generador y/o acumuladores de energía.

____________________
CFI Seguridad
LA PROTECCIÓN DE FONDOS, VALORES Y OBJETOS VALIOSOS (II) · 187

En su publicidad, la marca OPTEMA señala que:


“Las cámaras acorazadas modulares OPTEMA han
sido proyectadas para resistir los más modernos
medios de ataque usados en la actualidad.
Están compuestas por diferentes tipos de paneles
con los que se pueden montar las paredes, el suelo
y el techo de la cámara acorazada. Estos paneles
están concebidos para encajar entre ellos, igual
que las piezas de un puzzle, y el nivel de
protección es uniforme en toda la superficie
gracias a los dobles batientes.

Todos los modelos ofrecen dos posibilidades para


transformar cualquier local en una cámara
acorazada, pudiéndose optimizar el volumen del
local variando la cantidad de módulos utilizados. De
serie van equipadas con una cerradura mecánica
M3b con combinación mecánica Moneo pero pueden
equiparse con cerradura mecánica M3b con
combinación electrónica EV'HORA. Opcionalmente
pueden llevar una rejilla de acceso, pintada o en
acero inoxidable, así como kit de alarma, contacto
de iluminación, tapa de mecanismos de acero
Como en todos los elementos de seguridad, inoxidable, etc.”
también en este apartado hay multitud de
productos en el mercado.

Medidas humanas/personales

En este apartado es de aplicación lo expuesto, páginas atrás, sobre la protección de edificios, teniendo
en cuenta las particularidades de cada caso. Es indispensable conocer y dominar todos los aspectos
relacionados con el Plan de Seguridad Integral de la instalación, incluyendo, claro está, el Plan de
Emergencias, el Plan de Evacuación y el Plan de lucha contra incendios.

Las medidas humanas estarán orientadas a:

Protección exterior. Es dinámica, no limitándose al perímetro inmediato exterior de la


instalación. Se intensifica en los horarios de entrada y/o salida de los vehículos blindados, a los
que hay que dedicar un especial seguimiento. De la misma forma, hay que extremar la atención
en los momentos de acceso y/o salida, que pueden ser aprovechados para realizar una intrusión
en el recinto.

Control de accesos exterior. En este punto son válidas, y de aplicación, las nociones expresadas
en el Tema 8, sobre el control de accesos. Obvio es señalar que, dado el valor económico del
objeto de protección, no caben dudas en el control de accesos, en el que hay que extremar las
medidas de seguridad y de protección, con especial incidencia en la identificación de las
personas desconocidas. El lugar físico del Centro de Control debe de estar blindado, tal y como
se ha señalado anteriormente.
____________________
CFI Seguridad
188 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL

Control interior. Enfocado, principalmente, al control de accesos a zonas restringidas. En los


recintos de almacenamiento de fondos, valores y objetos preciosos, el control interno cobra una
especial importancia, ante posibles intrusiones no detectadas en los accesos exteriores. Son
indispensables las tarjetas identificativas de autorización.

El contacto entre los Vigilantes de Seguridad de este control y los del control exterior ha de
ser constante y fluido, a través de los debidos equipos de radiotransmisión y/o telefonía.

Protección de entrada y/o salida de vehículos blindados. Es uno de los momentos de mayor
riesgo, por lo que exige una actuación extremadamente escrupulosa. El personal de seguridad
del vehículo –en especial, el Vigilante Conductor– ha de estar perfectamente coordinado con el
personal de protección exterior. Ha de ponerse la atención en la observación y detección de
cualquier circunstancia anómala, como movimientos inusuales de personal ajeno a la empresa,
tráfico extrañamente denso en la zona, vehículos estacionados en lugares poco comunes...

En este tipo de establecimientos se emplean, habitualmente, tres tipos de seguridad:

1. Encubierta.- Se procura un efecto disuasorio al ocultar las medidas de seguridad. Ante el


desconocimiento de las medidas instaladas, se pretende que el delincuente no pueda planificar
un ataque con garantías de éxito en su acción.

2. Abierta.- Se procura un efecto disuasorio pero utilizando técnicas diferentes a las del punto
anterior. Consiste en contar con un número considerable de Vigilantes de Seguridad,
uniformados y visibles, tanto a pie como en vehículo.

3. Mixta.- Alterna las dos anteriores, aumentando el efecto preventivo.

Los momentos de entrada y/o


salida de furgones son los de
mayor riesgo en el traslado de
fondos y valores.

2. MEDIOS TÉCNICOS EMPLEADOS EN LAS CÁMARAS ACORAZADAS.

Existen unos requisitos previos, vistos en la protección de edificios, como:

- Estudio del terreno en el que se pretende instalar una cámara acorazada.


- Estudio de las instalaciones próximas al lugar de ubicación, con las actividades que en ellas se
llevan a cabo.
- Estudio del subsuelo, sótanos y/o aparcamientos subterráneos próximos, etc.
____________________
CFI Seguridad
LA PROTECCIÓN DE FONDOS, VALORES Y OBJETOS VALIOSOS (II) · 189

- Estudio de las características de la población residente en las inmediaciones.


- Estudio de las vías de circulación de los alrededores.

Medidas de seguridad

Están recogidos en el art. 121 del Reglamento de Seguridad Privada. En él se señala que las cámaras
acorazadas de efectivos y de compartimentos de alquiler “deberán tener las características y el nivel
de resistencia que determine el Ministerio del Interior, y estar provistas de las siguientes medidas de
seguridad:

a. Dispositivo mecánico o electrónico que permita el bloqueo de su puerta desde la hora de cierre
del establecimiento hasta la primera hora del día siguiente hábil.

b. Sistema de apertura automática retardada, que deberá estar activada durante la jornada
laboral, salvo las cámaras de compartimentos de alquiler, que habrán de disponer de sistema
electrónico de detección de ataques conectado las veinticuatro horas.

En los supuestos en que las cámaras acorazadas, con la finalidad de permitir el acceso a su interior
en caso de emergencia, cuenten con trampones –puerta secundaria, para salir de la cámara en caso
de emergencia–, éstos podrán estar libres de cualquier dispositivo de bloqueo o temporización,
siempre que sus llaves sean depositadas para su custodia en otra sucursal próxima de la misma
entidad o grupo.

c. Detectores sísmicos, detectores microfónicos u otros dispositivos que permitan detectar


cualquier ataque a través de techos, paredes o suelo de las cámaras acorazadas o de las cajas de
alquiler.

d. Detectores volumétricos.

e. Mirillas ojo de pez o dispositivos similares, o circuito cerrado de televisión en su interior,


conectado con la detección volumétrica o provisto de videosensor, con proyección de imágenes en un
monitor visible desde el exterior

Estas imágenes deberán ser transmitidas a la central de alarmas o, en caso contrario, la entidad
habrá de disponer del servicio de custodia de llaves para la respuesta a las alarmas”.

Los compartimentos de cajas de alquiler han de cumplir con


una serie de normas de seguridad, establecidas en la Ley y
en el Reglamento de Seguridad Privada.

____________________
CFI Seguridad
190 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL
Además de los requisitos legales para este tipo de actividades, las cámaras acorazadas habrán de
contar con:

1. Sistema anti-incendios. Cuestión de vital importancia, dado el material del contenido de las
cámaras: el papel de billetes, títulos-valores, documentación... La celulosa de su composición es de
rápida combustión y, a partir de 176ºC, el riesgo de incendio aumenta considerablemente.

2. Puertas de acceso de resistencia proporcional a los muros.

3. Elementos arquitectónicos que obstaculicen la intrusión a través de conductos de ventilación


y/o calefacción; por ejemplo, tubos de desigual anchura, con recodos y cambios de dirección.

4. Resistencia al ataque de lanza térmica durante, al menos, treinta minutos. Este tiempo puede
ampliarse hasta los noventa minutos ante el ataque de instrumentos de menor potencia.

5. Teléfono de comunicación con el exterior.

6. Espesores de al menos treinta centímetros.

Áreas de seguridad
En las instalaciones destinadas al almacenamiento, recuento y clasificación de fondos, valores y objetos
valiosos, hay que tener en cuenta cuatro áreas principales de seguridad:

 Área de influencia. Es la más alejada al lugar de ubicación de la cámara acorazada. Es el área


en el que hay que comenzar a intensificar la vigilancia.

 Área de exclusión. Está más cercana al recinto de la cámara, restringiéndose el acceso a la


zona.

 Área protegida. Delimitada por barreras y con control de accesos, movimientos y


permanencias.

Área crítica. Es la anterior al punto de ubicación de la cámara, dentro del área protegida. Cuenta
con una nueva delimitación con barreras físicas.

____________________
CFI Seguridad
T E M A LA PROTECCIÓN DE
PRUEBAS E INDICIOS

12
 Procedimiento de protección.
 La recogida de pruebas e indicios con carácter excepcional

ÍNDICE DE CONTENIDOS Pág.

1. La protección de pruebas e indicios 192

2. Procedimientos de protección 193

3. Recogida de pruebas e indicios 196

La conservación de pruebas e indicios es de


gran utilidad para una eficaz investigación
del delito. En las imágenes, la reconstrucción
del crimen cometido por una mujer en la
persona de su hijo, al que arrojó a un río
después de golpearle y haberle causado la
muerte.

____________________
CFI Seguridad
192 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL
1. LA PROTECCIÓN DE PRUEBAS E INDICIOS.

A pesar de que el Vigilante de Seguridad no tiene competencias para investigar los delitos, ya que es
una función de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, sí ha de conocer los métodos y técnicas que se
emplean en la protección de pruebas e indicios para el esclarecimiento de hechos delictivos.

Una acertada actuación del Vigilante de Seguridad en la protección de esos elementos provocará la
recogida de una valiosa información para la posterior investigación. Hay países en los que se sanciona el
incumplimiento de las medidas de precaución destinadas a no eliminar las pruebas e indicios del
escenario de un delito; uno de esos países es Suiza, en donde los agentes de la autoridad cuentan con un
procedimiento de prevenciones indispensables a realizar en cuanto se personan en el escenario de un
delito.

Antes de que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad lleguen al escenario de un delito, es más que habitual
que las personas próximas al hecho –incluso las propias víctimas– alteren y/o borren, de un modo
voluntario o no, los indicios y pruebas que hubieran sido esenciales para la labor investigadora.

Un conocimiento básico de las actuaciones de protección de pruebas, por parte de la población,


facilitaría la labor investigadora; la realidad indica que existe poca receptividad en este sentido. Sin
embargo, los Vigilantes de Seguridad sí han de tener una formación en este campo, dado que su
actividad profesional se desarrolla en lugares susceptibles de ser escenario de algún delito; es
indudable que la relación de un Vigilante de Seguridad con el ámbito de la delincuencia es mayor que la
que pueda tener la ciudadanía en general.

Una actuación profesional en la


protección de las pruebas e
indicios existentes en el
escenario de un delito es básica
para favorecer la posterior

La protección de pruebas e indicios se incluye en la Criminalística, que es la disciplina que aplica los
conocimientos, métodos y técnicas de investigación de las ciencias naturales, dirigiéndolas a la
localización, estudio y evaluación de las pruebas halladas en el escenario de un delito, con el objeto de
esclarecer las circunstancias en las que se produjo y la participación habida en el mismo.

Un delicado ejemplo de cómo afecta el desconocimiento de las cuestiones criminalísticas en la posterior


resolución de un delito son las agresiones sexuales. Es habitual que cuando la persona víctima de este
tipo de delito acude a un centro hospitalario, o a formular una denuncia, lo haga después de haberse
lavado y cambiado de ropa. De esta forma, las posibilidades de tener éxito en un reconocimiento médico
forense, de cara a la identificación del autor del delito, quedan minimizadas, ya que se han eliminado las
posibles pruebas de semen, pelos, sangre, piel... dejados por el agresor en la víctima y/o en su ropa.

____________________
CFI Seguridad
LA PROTECCIÓN DE PRUEBAS E INDICIOS · 193

Hay que tener en cuenta que, psicológicamente, esa reacción de despojarse de la ropa y lavarse a
conciencia es algo lógico, en el intento subconsciente de borrar cualquier tipo de cuestión que le haga
recordar el hecho a la víctima; además de haber sido objeto de una agresión, se siente ‘sucia’. Sin
embargo, si existiera la fría conciencia de que al realizar el lavado y la eliminación de la ropa se están
destruyendo pruebas que pueden contribuir a la detención del agresor, se daría un gran paso hacia ese
logro.

En las agresiones sexuales es habitual la


destrucción involuntaria de las pruebas del
delito. Al lavarse y cambiarse de ropa, la
víctima elimina, de forma involuntaria, restos
de semen, sangre, pelo, piel... que serían de
gran valor para la identificación, y posterior
detención, del autor del delito.

En el escenario de un delito siempre quedan vestigios, indicios, ‘pruebas’ que, tras el procedimiento de
investigación pertinente, permiten llegar a conclusiones sobre aspectos como:

 Si, efectivamente, se ha producido un hecho delictivo o, por el contrario, se ha producido una


simulación del mismo, con el objeto de incriminar a un tercero, cobrar un seguro, etc.
 Revelar el ‘modus operandi’ del autor, o autores, del delito.
 Elaborar un perfil o identificar al autor.
 Confirmar o rebatir coartadas. Relacionar o eliminar sospechosos.
 Concretar el botín conseguido, en casos de robos, atracos, asaltos...
 Proporcionar pistas y elementos del delito. Establecer teorías de cómo se ha llevado a cabo el
hecho.

Existe el llamado ‘principio de intercambio’, que afirma que “todo contacto deja rastro”. Es
prácticamente imposible que el autor de un delito no deje algún indicio en alguna de las fases de
ejecución del mismo; por pequeño o irrelevante que sea, siempre hay una pista que puede servir para la
investigación del hecho delictivo. El crimen perfecto no existe.

Por lo todo lo anterior, es esencial proteger el escenario del delito, en el que siempre se encontrarán
pistas, pruebas y/o indicios que servirán para la investigación profesional del hecho delictivo.

2. PROCEDIMIENTOS DE PROTECCIÓN.

Prueba e indicio

‘Prueba’ es un término amplio; engloba más de un significado, dependiendo del contexto en el que se
encuentre. En lo referente al marco de lo expuesto en el presente Tema, se puede definir como “todo
aquello que se presenta, por motivos legales, ante un tribunal competente como medio de constatar la
veracidad de un hecho investigado”. Es todo elemento que, dentro de un marco delictivo, sirve para
esclarecerlo, pudiéndose demostrar la participación de elementos o circunstancias en el delito.

____________________
CFI Seguridad
194 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL
‘Pruebas’ son todos los vestigios o indicios que estén presentes en el escenario de un delito, teniendo en
cuenta que el ‘lugar de los hechos’ está relacionado con cualquiera de las fases de ejecución del delito y
que ha de haber quedado alguna huella o signo del autor o de los hechos.

La protección de pruebas e indicios, y su correcto


tratamiento y conservación, son elementales para el
éxito de la investigación de un delito.

Pueden distinguirse dos tipos de pruebas:

1. Pruebas con características individuales.

Pueden demostrar una identificación fidedigna de una fuente o persona concreta, si existen
suficientes características identificadoras.

2. Pruebas con características de clase.

Son las que, incluso después de haber sido examinadas, sólo pueden ser asignadas a una
clase, a un grupo. No se puede identificar su procedencia de forma concluyente; existe la
posibilidad de que tengan más de un solo origen.

Por su parte, ‘indicio’ es “todo lo que el autor deja o se lleva del lugar del delito o que, de alguna forma,
pueda conectarle con él”. Los indicios son instrumentos de trabajo de los expertos en Criminalística; los
utilizan para elaborar sus consideraciones que, posteriormente, servirán como medios de prueba en los
procesos judiciales.

Así pues, una ‘prueba’ es algo que se puede ver, tocar... y que servirá para establecer la relación de una
persona con un delito. ‘Indicio’ es un elemento que puede llegar a constituir una prueba. Indicios son:
huellas dactilares, huellas de pisadas, de rodadas de vehículos...; manchas de sangre, restos de materia
orgánico y/o inorgánica, casquillos y/o proyectiles, instrumentos y/o armas, impresiones y/o huellas de
herramientas, objetos abandonados por el autor, papeles en donde haya podido quedar impreso algún
elemento de estudio, fragmentos de vidrio, cristales rotos de ventanas...

En la mayoría de las ocasiones, los indicios se desvanecen, alteran o manipulan indebidamente; es


esencial proteger el escenario para evitar que se pierdan los indicios.

____________________
CFI Seguridad
LA PROTECCIÓN DE PRUEBAS E INDICIOS · 195

Protección de pruebas e indicios

La regla esencial es no tocar nada, para evitar la manipulación o pérdida de pruebas y/o indicios. La
rapidez en acudir al escenario puede impedir que personas ajenas a la investigación puedan alterar o
anular las pruebas e indicios.

El Vigilante de Seguridad, tan pronto como tenga conocimiento de la acción cometida en su lugar de
trabajo, protegerá los indicios –acordonando la zona, alejando a los curiosos...– y notificará
inmediatamente la situación a su superior jerárquico, quien avisará a las Fuerzas y Cuerpos de
Seguridad, que son los encargados de realizar la investigación. La práctica demuestra que cuando se ha
protegido el escenario de unos hechos delictivos, el trabajo de los investigadores se simplifica,
permitiendo obtener resultados que, de otro modo, pasarían a engrosar las estadísticas de delitos no
esclarecidos.

Acordonar la zona en donde se ha producido un hecho delictivo


es una eficaz medida para evitar la destrucción, o manipulación,
de pruebas e indicios, que son esenciales para llevar a cabo una
eficaz investigación sobre el suceso.

Lógicamente, antes de proceder a la protección de las pruebas, lo primero que ha de hacer el Vigilante
de Seguridad es auxiliar a las posibles víctimas que pudiera haber en el lugar de los hechos, movilizando
a los servicios de emergencia, si es que fuera necesario. Se actuará de igual forma en el caso de haber
un incendio; lo primero que hará el Vigilante de Seguridad será cumplir con el protocolo de actuación,
antes de proceder a proteger las pruebas e indicios.

Para cumplir con la primera de las reglas de protección de pruebas –no tocar nada–, ha de protegerse el
recinto en el que se cometió el hecho, utilizando los medios de que se disponga y que puedan servir
como barrera entre los curiosos y las pruebas, evitando la intrusión del personal no autorizado. Se
utilizarán cuerdas, cintas, vallas...

Expertos en Criminalística apuntan una serie de reglas básicas para proteger y conservar el lugar de los
hechos:

- Si el escenario es un espacio abierto, se acordonará la zona en un radio amplio; al menos, el


doble del lugar en el que se cometió el hecho.

- Si el escenario es un espacio cerrado, se vigilarán y acordonarán todas las posibles entradas y


salidas al mismo.

____________________
CFI Seguridad
196 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL
- Una vez atendidas las posibles víctimas, no tocar nada, hasta que se personen las Fuerzas y
Cuerpos de Seguridad. Los encargados de la investigación basarán la misma, en gran parte, en el
testimonio del Vigilante de Seguridad, por lo que la observación por parte de éste ha de ser
excepcional.

- Si, por cualquier motivo, se ha tenido que tocar algo, se comunicará la incidencia al encargado
de la investigación.

Una incorrecta actuación puede provocar la creación de `pistas falsas’ que, indudablemente,
dificultarán la investigación, pudiendo alterar sus conclusiones. Los errores más habituales en la
protección del lugar de los hechos se pueden producir por:

- Comisión.- Cuando se introducen elementos que no estaban en la escena, alterándola; por


ejemplo, colillas de cigarrillos que se mezclan con las que haya podido dejar el autor, que podría
haber sido identificado utilizando el análisis del ADN.

- Omisión.- Cuando se pasan por alto detalles que servirían para la investigación. Este error es
más propio del investigador, al realizar la inspección ocular y técnico-policial del lugar delos
hechos.

Un ejemplo de una incorrecta actuación es utilizar el WC de la escena de un suceso, sin tener en cuenta
que ha podido ser utilizado por el autor de los hechos. Al tirar de la cadena se diluye la posibilidad de
examinar las muestras depositadas en el WC y, con ello, la posibilidad de identificar al autor.

Para proteger las huellas dactilares ha de evitarse tocar las superficies planas y lisas. Si se es testigo
del suceso –en un atraco, por ejemplo–, el Vigilante de Seguridad habrá de registrar –mentalmente y,
después, por escrito– los lugares y objetos que son tocados por los delincuentes.

3. LA RECOGIDA DE PRUEBAS E INDICIOS CON CARÁCTER EXCEPCIONAL.

Tal y como se ha señalado anteriormente, la investigación es patrimonio casi exclusivo de las Fuerzas y
Cuerpos de Seguridad, aunque, en ocasiones y dependiendo del caso, intervienen médicos especialistas
en Medicina Legal y Forense, investigadores de incendios y/o peritos autorizados por la justicia.

En este sentido, cuando existan justificados motivos de sospecha de una inminente destrucción o
alteración de las pruebas e indicios hallados en un escenario, y con carácter recalcadamente
excepcional, el Vigilante de Seguridad podrá realizar la recogida de las pruebas, siempre actuando con
la debida precaución de no alterarlas y/o destruirlas.

Esta situación puede producirse cuando, por ejemplo, existan huellas de pisadas o de rodaduras de
vehículos que puedan ser alteradas por motivos climatológicos, cuando no pueda impedirse el acceso de
curiosos en el recinto, etc.

____________________
CFI Seguridad
LA PROTECCIÓN DE PRUEBAS E INDICIOS · 197

El Vigilante de Seguridad ha de proteger las pruebas,


recogiéndolas en caso de riesgo de destrucción y/o alteración.

Tan valioso es, para la posterior investigación, el hecho de localizar los indicios como el de dominar las
técnicas de recogida y transporte de los mismos, al objeto de no alterarlos o, en su caso, que la
alteración sea la mínima posible, facilitando así el trabajo de los investigadores y técnicos de
laboratorio.

La presencia de vestigios puede variar, dependiendo de la naturaleza del delito.

 En los homicidios habrá de localizarse el cadáver, las huellas, manchas de sangre, armas,
instrumentos mortíferos, pelos, ropas, fibras...

 En los delitos contra la libertad sexual, principalmente, restos biológicos, como manchas de
esperma, sangre, pelos...

 En incendios, restos de carburante, materias incendiarias, cortocircuitos...

 En robos, instrumentos empleados para forzamientos, señales de violencia de herramientas


en cerraduras, candados, pestillos...

En caso de incendio, los indicios


y pruebas a localizar, para
facilitar la investigación, son los
posibles restos de comburente,
materias incendiarias, señales de
manipulación en sistemas
eléctricos...

____________________
CFI Seguridad
198 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL

El Vigilante de Seguridad procederá efectuando una inspección ocular, detenida y detallada, poniendo
su atención en:

- El traslado inmediato al lugar de los hechos, en cuanto se tenga conocimiento del suceso.
- El auxilio de víctimas.
- La obtención de primeros datos.
- El acordonamiento de la zona.
- La búsqueda de autores.
- La descripción del lugar del suceso.
- La localización de indicios. Ubicación y acotamiento.
- El registro, en imágenes, de los indicios.
- En su caso, la recogida de indicios y su transporte.

Recordando las normas básicas:

- No someter las pruebas, vestigios e indicios a manipulaciones. Evitar imprimir las huellas
propias en las muestras recogidas.
- Registro de lugar exacto en donde se recogieron, acotándolo.
- Entrega de todo el material a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, explicando los motivos de la
actuación y el desarrollo de la misma.

Técnicas para la recogida de pruebas

Para la recogida de pruebas e indicios ha de usarse guantes, pinzas, papeles y/o cualquier otro
instrumento que, además de evitar el contacto con las manos del Vigilante de Seguridad, eviten la lesión
de los elementos protegidos y recogidos. Igualmente, para su traslado han de utilizarse envases limpios,
sin contaminaciones y con características similares a los empleados para su recogida: envases de papel,
cartón, plástico, vidrio...

Las armas de fuego han de recogerse por las ‘cachas’ o por el


arco guardamonte, evitando introducir elementos en el cañón,
ya que se pueden alterar las estrías del mismo, dificultando
la identificación de los proyectiles disparados.

 El revólver ha de recogerse por las ‘cachas’ –los laterales de la empuñadura; habitualmente


son de madera o plástico rugoso, para una mejor sujeción, y, normalmente, en ellos no se imprimen
las huellas digitales–. Por el contrario, las pistolas han de recogerse por el arco guardamonte, ya
que suelen tener las cachas lisas y, en este caso, sí hay riesgo de alterar las huellas digitales. Hay
que evitar introducir objetos en el interior del cañón, ya que podrían alterarse las estrías del
mismo, dificultando la identificación de los proyectiles disparados.

 Los casquillos y proyectiles han de recogerse por sus extremos, empleando pinzas o, en su
defecto, las manos, utilizando guantes de látex. Los cristales y fragmentos de cristal, por los
cantos, con las manos enguantadas. Las armas blancas, también por sus extremos, con las manos
enguantadas y utilizando dos dedos para la punta del arma, evitándose así el riesgo de pinchazos.

____________________
CFI Seguridad
LA PROTECCIÓN DE PRUEBAS E INDICIOS · 199

 Las botellas, vasos y objetos de pequeño tamaño, siempre por sus extremos, por partes muy
porosas o por las asas, siempre que no sean muy lisas y, por lo tanto, susceptibles de contener
huellas digitales.

 Los pelos y fibras de ropa, se recogen con pinzas y se introducen en frascos de cristal o
plástico, tapándolos para evitar contaminaciones. Por su parte, las huellas de pisadas y rodadas de
vehículos se recogen vertiendo sobre ellas escayola o yeso de París, con algunas ramas de cáñamo
para dar consistencia y evitar que se parta el material al extraerlo del suelo. En arena se utiliza
parafina; previamente ha de endurecerse la zona en donde se va a aplicar la parafina, empleando
laca.

Una vez recogidas las pruebas, han de introducirse en envases adecuados, remitiéndolos a los
especialistas y aportando el testimonio del Vigilante de Seguridad para la colaboración en la
investigación.

Elaboración de planos y croquis

Excepcionalmente, el Vigilante de Seguridad puede verse en la obligación de realizar otra de las


funciones de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, como es la elaboración de planos y croquis. En caso de
disponer de medios, se tomarán imágenes fotográficas de la zona, fijando los elementos intervinientes
en el delito, comenzando con unos planos generales y, a continuación, planos de detalle.

El estudio planimétrico del escenario de los hechos constará de planos y croquis, en los que se
consignarán las pruebas que en cada caso se consignen.

El plano es una reproducción, a escala reducida, de un lugar determinado que, normalmente, se suele
levantar en espacios o lugares cerrados. En él se señalan los muebles, objetos e indicios del lugar de los
hechos, marcando las distancias entre ellos. Conviene usar un papel milimetrado, lápices y un
escalímetro, que permitirán un diseño fidedigno de la escena.

El croquis es un dibujo sin escala, sin medidas exactas. En Criminalística se utiliza en espacios abiertos,
detallando en él todo aquello que se estime de interés. Es conveniente que los croquis, que normalmente
se realizan a mano alzada, se trasladen a otros soportes, intentando reproducir las medidas a escala.

Una vez más, conviene recordar que la protección y el traslado de pruebas e indicios no son funciones
específicas de un Vigilante de Seguridad pero que, excepcionalmente, podrá tener que realizarlas. Para
una eficaz colaboración en la investigación, la actuación del Vigilante de Seguridad ha de regirse por la
prudencia, aplicando las técnicas descritas en el presente Tema.

____________________
CFI Seguridad
200 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL

____________________
CFI Seguridad
T E M A LA FALSIFICACIÓN DE
DOCUMENTOS Y MONEDAS

13
 La falsificación de documentos: Documento nacional de
Identidad, pasaporte, carné de conducir.
 La falsificación de monedas: Billetes de banco y monedas.

ÍNDICE DE CONTENIDOS Pág.

1. La falsificación de documentos y monedas 202

2. La falsificación de documentos 206

3. La falsificación de monedas 210

La entrada en vigor del euro supuso un giro en la falsificación de moneda. Tanto los billetes
como las monedas europeas incorporan una serie de medidas de seguridad que han obligado a los
falsificadores a modificar su forma de actuar.

____________________
CFI Seguridad
202 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL
1. LA FALSIFICACIÓN DE DOCUMENTOS Y MONEDAS.

Durante el desarrollo de su actividad profesional, el Vigilante de Seguridad puede encontrarse con dos
circunstancias constitutivas de delito:

1. Intento de intrusión mediante la utilización de documentos falsos o falsificados.


2. Intento de introducción de billetes o monedas falsos en lugares de su custodia.

En algunos casos, la detección de estas circunstancias no será competencia del Vigilante de Seguridad
pero, en otras ocasiones, no sólo serán de su dominio sino que, además, serán básicas para una correcta
actuación.

En el control de accesos, como regla general, el Vigilante de Seguridad solicitará la correspondiente


tarjeta de identificación del centro o entidad en la que preste sus servicios. Además, cuando lo
considere necesario, requerirá la presentación de algún documento personal que certifique o acredite la
identidad de la persona que pretenda acceder a las instalaciones; esos documentos pueden ser el
Documento Nacional de Identidad (DNI), el pasaporte o el Permiso de Conducción.

En el segundo de los casos, puede suceder que el Vigilante de Seguridad tenga delante de sí la sospecha
de que algún dinero que custodia, que haya servido de pago en el establecimiento en el que presta sus
servicios, etc., no sea de curso legal; sea falso.

Es por lo anterior por lo que un Vigilante de Seguridad ha de conocer las falsificaciones más frecuentes
y las técnicas para su detección.

‘Falsificado’ y/o ‘falso’

La falsificación es la modificación –bien por adición, bien por supresión o bien por combinación de
ambas– de todos o alguno de los datos de un documento auténtico u original. Es una alteración
voluntaria destinada a equivocar.

La falsificación en los documentos sólo se refiere a piezas o soportes auténticos. Es poco habitual
encontrar falsificaciones en billetes; no tiene mucho sentido. Lo que sí existen son billetes falsos,
más que falsificados.

Los términos ‘falso’ y ‘falsificado’ son, aparentemente, sinónimos, pero en un contexto técnico
presentan notables diferencias. La principal de ellas radica en que un documento falsificado
presenta un soporte original, posteriormente alterado, manipulado o modificado, en tanto que un
documento falso es aquél en el que incluso el soporte no es original; desde el origen no se
corresponde con un documento auténtico.

No tiene sentido falsificar soportes que son más fáciles de conseguir elaborándolos falsos desde
el principio. Un billete de curso legal no admite demasiadas modificaciones en su soporte; como
mucho, el número de serie, ya que es absurdo cambiar el tamaño, color, valor del billete... Es
menos complicado reproducirlo utilizando elementos similares al billete original, por lo que no cabe
hablar de ‘billetes falsificados’, sino que lo propio es hablar de ‘billetes falsos’.

Por el contrario, pasaportes, DNI, permisos de conducción... sí se falsifican, con el objeto de que sobre
el soporte original figuren algunos datos originarios, modificando o alterando otros. Es muy difícil
conseguir una imitación perfecta de los documentos oficiales –dado que cuentan con eficaces medidas

____________________
CFI Seguridad
LA PROTECCIÓN ANTE ARTEFACTOS EXPLOSIVOS · 203

de seguridad–, por lo que es más factible conseguir un soporte original y, posteriormente, alterarlo,
falsificarlo. Así, se logra, por ejemplo, el ‘pasaporte falsificado’.

Tanto el Documento Nacional de


Identidad, como el Pasaporte del
Estado español y otros documentos
oficiales, incorporan medidas de
seguridad para evitar su falsificación

Falsedades más frecuentes

Documentos legítimamente expedidos

- Sustracción o supresión de datos


Consiste en suprimir algún texto de un original, de un documento auténtico; se utilizan medios
físicos y/o químicos.
· Físicos.-
Borrado. Con gomas o similares, que levantan las fibras del soporte, eliminando el texto
impreso en la superficie.
Raspado. Con instrumentos cortantes o acerados, como estiletes, cuchillas, alfileres... se
provoca una agresión al papel mayor que con el borrado, levantando más fibras y
lesionando aún más el soporte.

· Químicos.-
Lavado. Total o parcial, mediante agentes químicos clorados de origen mineral,
disolventes de origen orgánico, productos oxidantes...

- Sustitución
Consiste en cambios de fotografía, plásticos, visados...; se realiza mediante:
· Recorte del plástico protector de la fotografía, incluyendo una nueva y volviendo a
restaurar el plástico.
· Levantamiento del plástico original, mediante calor, vapor, disolventes...

- Adición
Consiste en retocar y añadir textos, palabras o cifras en documentos originales, aprovechando
los espacios libres; suelen realizarse sobre los números.

- Enmiendas
Son modificaciones que se realizan cambiando el significado de lo original; suelen realizarse
sobre los números –por ejemplo, cambiar un ‘3’ por un ‘8’–.
____________________
CFI Seguridad
204 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL

- Intercalado de páginas
Normalmente se utilizan hojas de un documento auténtico, introduciéndolas dentro de otro,
consiguiendo nuevas identidades. Se realizan sobre pasaportes.

Documentos auténticos en blanco expedidos legalmente

Se obtienen soportes auténticos que, posteriormente, se rellenan con datos falsos. Pueden dar origen a
la expedición de otros documentos legítimos; por ejemplo, con un DNI falsificado podría obtenerse un
pasaporte auténtico.

Imitaciones de un documento auténtico

Es la reproducción fraudulenta de un documento origina o de determinados elementos del mismo. Se


utiliza, normalmente, la impresión en offset y fotocopias en color.

Métodos e instrumental de detección

Para la detección de falsificaciones existen métodos técnicos y científicos, con sus correspondientes
instrumentos de trabajo. Normalmente, el Vigilante de Seguridad no dispondrá habitualmente de ellos,
ya que no resulta práctico instalarlos en todos los servicios de seguridad. Su utilización estará
encomendada a personal especializado, el que trabaja en los laboratorios de Criminalística en la técnica
de documentoscopia, que es el método que se dedica a la observación y estudio de los documentos.

A continuación se presentan algunos de esos elementos de trabajo.

 Lupa o microscopio de comparación


Ambos aparatos se emplean para aumentar hasta cincuenta veces los elementos que se observan;
ambos permiten el acople de cámaras fotográficas para reproducir los elementos de interés.

 Lámpara de Wood
Consiste en una luz ultravioleta que detecta lavados químicos y las fibras fluorescentes utilizadas
como elementos de seguridad en la mayoría de los documentos oficiales y en los billetes.

____________________
CFI Seguridad
LA PROTECCIÓN ANTE ARTEFACTOS EXPLOSIVOS · 205

 Medidor de grosor y/o espesor


Determina la medida micrométrica del documento; normalmente, billetes.

 Video-espectro comparativo
Detecta lo que el ojo humano no puede apreciar. Funciona con longitudes de ondas.

 ESDA
Sirve para el estudio de la escritura latente, que es la queda en un papel cuando se ha escrito en
otro colocado encima del primero. Se aprecia lo escrito, mediante las marcas que han quedado
grabadas.

____________________
CFI Seguridad
206 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL

2. LA FALSIFICACIÓN DE DOCUMENTOS.

Documento Nacional de Identidad

El actual DNI es uno de los documentos oficiales más complicados para falsificar, dadas sus medidas de
seguridad. Se confecciona en la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre (FNMT) y surgió, entre otros
motivos, por la facilidad con la que se podía reproducir el antiguo modelo, tras los avances de la
tecnología de la impresión a color. El nuevo DNI tiene una combinación de papel, tinta, diseño, plástico y
fabricación que ofrece un alto grado de precisión en sus características de seguridad.

El antiguo modelo permitía numerosas modificaciones y/o alteraciones: desde eliminar la fotografía
original, y sustituirla por otra, hasta la impresión de una nueva huella digital. El plástico protector era
fácil de despegar, con una cuchilla o cúter. El modelo actual es, hasta el momento, inalterable sin que
quede patente el proceso falsificador.

La Dirección General de la Policía (D.G.P.) administra los documentos de identidad. Sus números no
tienen una significación especial, porque se dan correlativamente a cada uno de sus titulares, a medida
que llegan a la edad de 16 años. Desde 1995, el DNI incorpora una letra para componer el Numero de
Identificación Fiscal (NIF). En el departamento de Prensa de la D.G.P. se asegura que es meramente
identificativa y se consigue sumando los números del DNI en determinado orden. Hace innecesaria la
tarjeta azul del NIF que en su momento se repartió. Cuando se instauro el uso de la letra, se especulo
con la posibilidad de que esta se pudiera deducir de los números del DNI. Fuentes oficiales son
taxativas sobre la manifiesta dificultad de que esto se pudiera producir. Este mismo departamento
tranquiliza al resto de la población: no hay ni un solo numero en circulación que perteneciera a un
fallecido. “No ha habido necesidad de utilizarlos”, aseguran.

Sin embargo, son muchos los casos de personas que se han encontrado con la desagradable sorpresa de
que su DNI lleva el mismo numero y la misma letra que el de otro ciudadano.

Características técnicas.-
El soporte es de papel de borra de algodón, de 90 grs./m2, similar al utilizado en los billetes bancarios.
El formato es de 86 x 55 mm., similar al de las tarjetas de crédito actuales, con una fotografía
digitalizada e impresa en láser. Presenta una marca de agua reproduciendo el dibujo del escudo del
Estado español, que puede verse incluso al trasluz, sin necesidad de material óptico especial. Como se

____________________
CFI Seguridad
LA PROTECCIÓN ANTE ARTEFACTOS EXPLOSIVOS · 207

ha señalado anteriormente, al número del DNI se la ha añadido la letra de identificación fiscal (NIF),
evitándose, en gran parte, la duplicación de documentos.

En la parte inferior del reverso aparecen tres líneas en caracteres OCR-B1 –reconocimiento óptico de
caracteres–, con 30 grafías cada uno; la primera corresponde al tipo de documento y nacionalidad. La
segunda, al número. Cuenta con un filamento de seguridad –tira luminiscente– dispuesto en sentido
transversal, con tiras luminiscentes distribuidas por toda la superficie y visibles con luz ultravioleta.

En su confección se utiliza tinta invisible, sólo detectable con luz UVA. Los fondos están realizados
mediante la técnica del iris, con seis colores en el anverso y cuatro en el reverso más la tinta invisible.
En el lateral, junto a la fotografía, posee una impresión codificada, sólo visible con lente especial. El
número del documento, situado a la derecha de la fotografía, está grabado con láser destructivo.
Cuenta con cubierta plástica de dos capas; la exterior, de poliéster y, la interior, de polietileno, con
relieve en el plastificado.

MARCA AL AGUA

El papel utilizado es de borra de algodón, similar al de los billetes de banco, e


incorpora como marca de agua el escudo del Estado español. Su dibujo más
claro, puede observarse al trasluz.

HILO DE SEGURIDAD

Embebido en el papel cruza en sentido vertical toda la superficie del DNI. Puede
observarse a simple vista y con luz ultravioleta se muestra luminiscente.

FIBRILLAS LUMINISCENTES

Están distribuidas por toda la superficie. Pueden observarse a simple vista y con
luz ultravioleta se muestra luminiscente.

TINTA INVISIBLE

El reverso está impreso con cuatro colores, más con una tinta invisible que se
manifiesta sólo con luz ultravioleta. Se podrá percibir entonces el escudo, las
iniciales del DNI y el logotipo del Ministerio del Interior.

FONDO DE SEGURIDAD

Los fondos del papel soporte se imprimen en iris con máquinas offset de registro
perfecto.

IMPRESIÓN CODIFICADA

En el lateral izquierdo del anverso y en sentido vertical lleva una impresión


codificada que sólo es legible con una lente especial.

____________________
CFI Seguridad
208 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL

RELIEVE EN EL PLÁSTICO

La cubierta de plástico lleva grabado en el anverso y en sentido vertical una


retícula en relieve que se puede apreciar al tacto.

IMPRESIÓN EN EL PLÁSTICO

En el anverso, la cubierta de plástico lleva impreso, con una tinta invisible, los
motivos DNI y el escudo sólo detectables con luz especial

GRABADO DEL NÚMERO CON LÁSER

En el anverso, junto a la fotografía y en sentido vertical, va grabado en láser el


número del DNI. El número puede, así, apreciarse al tacto

Falsificaciones.-
Debido a las elevadas medidas de seguridad con las que cuenta, la falsificación del DNI es
prácticamente irrealizable sin que sea detectada con el material adecuado. En el caso de contar con el
instrumental necesario, ha de medirse el soporte con una regla milimetrada, debiendo coincidir con las
medidas señaladas anteriormente; también han de observarse la marca de agua, los posibles cortes y/o
añadidos en la plastificación, la existencia de los elementos descritos anteriormente y, por supuesto, la
firma de datos de filiación, equipo, expedición y caducidad.

Pasaporte

El pasaporte español lo confecciona la FNMT, siguiendo las directrices de la Unión Europea para
este tipo de documentos, con el objeto de dotar de uniformidad a los pasaportes de los países
integrantes de la UE. Su falsificación, al igual que sucede con el DNI es muy difícil, debido a los
elementos de seguridad que incorpora.

Posee medidas de seguridad luminiscentes, azules y amarillas, visibles con luz UVA. Las marcas de agua
reproducen el escudo del Estado español y una ‘M’ coronada; son visibles al trasluz. Cuenta con una
leyenda invisible en las páginas interiores, que están pegadas y cosidas mediante un procedimiento que
revela si se ha arrancado alguna de ellas, para ser sustituida por otra con elementos no veraces.

____________________
CFI Seguridad
LA PROTECCIÓN ANTE ARTEFACTOS EXPLOSIVOS · 209

FORMATO
Las dimensiones del pasaporte es de 188x125
mm, con un margen de tolerancia de 2 mm,
por cada uno de sus lados.

PAGINAS INTERIORES
Consta de 32 paginas numeradas
correlativamente.

ULTIMA PAGINA:
Incorpora la fotografía, el numero, los datos
personales, las líneas OCR y el numero de
libreta y DNI

CONTRAPORTADA Y PRIMERA PAGINA:


En la contraportada aparece un mensaje y en
la primera pagina aparecerán los títulos de
Comunidad Europea, España y Pasaporte en
los distintos idiomas de la UE.

Características técnicas.-
El soporte es de papel de borra de algodón, de 80 grs./m2, de gran calidad y compleja elaboración. El
formato es de 88 x 125 mm., con las esquinas redondeadas. Consta de 32 páginas, con la numeración
añadida mediante perforación, excepto en la contraportada.

Permiso de Conducción

El papel es de color rosa, de 200 grs./m2, difícil de rasgar. Está numerado y cuenta con un
indicativo del año de fabricación. Su formato es de 101,5 x 224,5 mm. Sobre la fotografía se
estampan el sello del emisor y la firma de la autoridad que lo expide.

Medidas básicas de detección


Para detectar posibles falsificaciones en los documentos anteriormente descritos, el Vigilante de
Seguridad ha de contar con una lámpara de luz UVA, de escaso coste y gran fiabilidad para la
observación de las fibras luminiscentes y de otros contrastes de seguridad.

____________________
CFI Seguridad
210 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL
Además del material, las medidas básicas de detección, son:

 Comprobar las fotografías de los documentos, para localizar deterioros o manipulaciones en las
zonas cercanas a ellas.
 Verificar la ausencia de sellos oficiales o de algún dato identificativo.
 Observar la existencia de restos de pegamento, grapas, cortes o deterioros en el plastificado.
 Comprobar que consten todos los datos, observando la existencia de tachaduras, enmiendas,
retoques o añadidos.
 En los pasaportes, contar el número de páginas, que deberá de ser de 32.

La falsificación de cheques, talones,


billetes, décimos de lotería, cupones de la
ONCE... es más frecuente que la de
monedas, dada la escasa rentabilidad de
fabricación de éstas.

3. LA FALSIFICACIÓN DE MONEDA.

Billetes de banco y monedas


La acepción genérica de ‘dinero’ es la referida a la moneda de curso legal, tanto en papel como en metal.
En el Estado español, el Banco de San Carlos emitió, en el año 1783, los primeros billetes que salieron a
la circulación. A partir de 1856, el Banco de España es el único banco emisor. Desde 1940, la FNMT es
la única entidad que diseña y fabrica los billetes emitidos por el Banco de España, que se elaboran en la
Fábrica de Papel –en Burgos–, en donde se insertan en el papel las medidas de seguridad, y la FNMT de
Madrid, encargada de realizar la impresión.

Historia del ‘euro’


El día 01 de enero de 2002 comenzó la circulación de la moneda única de los doce países de la ‘zona
euro’, adquiriendo curso legal en todos ellos: Bélgica, Alemania, Grecia, España, Francia, Irlanda, Italia,
Luxemburgo, Países Bajos, Austria, Portugal y Finlandia. Los Estados soberanos de Mónaco, San Marino
y Ciudad del Vaticano tienen un acuerdo formal con la Comunidad Europea para acuñar sus propias
monedas, de curso legal en toda la zona del euro.

La política monetaria de esos doce países de la Unión Europea está dirigida por los órganos rectores del
Banco Central Europeo. Esta entidad, que tiene su sede en Fráncfort del Meno (Alemania), fue creada
en 1998 y tiene el cometido de garantizar, ya sea directamente o por medio de los bancos centrales
estatales, el cumplimiento de las funciones encomendadas al Eurosistema y al Sistema Europeo de
Bancos Centrales (SEBC).

El primer día del año 2002 finalizó un proceso que comenzó formalmente en 1991 y que culminó en 1992,
con la firma del Tratado de Maastricht. Un total de 300 millones de europeos manejan el ‘euro’. El
nombre de la moneda europea fue adoptado por el Consejo Europeo en 1995, en Madrid. El símbolo € se
inspira en la letra griega ‘épsilon’ y remite a la primera letra de ‘Europa’. Las líneas paralelas centrales
representan la estabilidad de la moneda. ‘EUR’ es la abreviatura oficial que se utiliza en el ámbito
económico, financiero y comercial.

____________________
CFI Seguridad
LA PROTECCIÓN ANTE ARTEFACTOS EXPLOSIVOS · 211

Elementos de seguridad

1 - Marca de agua
Al mirar un billete al trasluz, se aprecia una imagen y la cifra que indica su valor.

2 - Hilo de seguridad
Al mirar un billete a contraluz, se observa una línea oscura.

3 - Holograma
En la parte derecha del anverso de los billetes de mayor valor (50, 100, 200 y 500 euros) hay un
holograma. Al inclinar el billete, se aprecia el motivo arquitectónico y la cifra que indica su valor. En la
parte derecha del anverso de los billetes de menor valor (5, 10 y 20 euros), hay una banda holográfica.
Al inclinar el billete, se aprecia el símbolo del euro y la cifra que indica su valor.

4 - Tinta que cambia de color


Los billetes de 50, 100, 200 y 500 euros tienen un elemento impreso en una tinta que cambia de color.
Al inclinar el billete, la cifra que indica el valor del billete cambia de un color morado a verde oliva, o
incluso marrón.

5 - Banda iridiscente
Los billetes de 5, 10 y 20 euros tienen una banda iridiscente que sólo aparece en el reverso. Al inclinar
el billete bajo una luz intensa, la banda iridiscente brilla y cambia ligeramente de color.

La falsificación de monedas es casi inexistente, debido a que el material empleado y la maquinaria


necesaria para llevar a cabo la acuñación son demasiado costosas, no resultando rentable la
falsificación.

Todas las monedas en euros tienen un diseño europeo común en una cara y un motivo nacional, distinto
según el país, en la otra cara. Luc Luycx, artista de la Real Fábrica de Moneda de Bélgica, es el autor
del diseño de la cara europea que muestra tres mapas diferentes de nuestro continente, circundados
por las doce estrellas de la Unión Europea.

Las monedas de 1 y 2 euros presentan un diseño bicolor resultado de la utilización de dos metales
distintos en su acuñación, lo que, junto con la leyenda que figura en el canto de la moneda de dos euros,
dificulta su falsificación en mayor medida. Las monedas en euros incorporan dispositivos de lectura
automática que son garantía de máxima seguridad, así como de que se puedan utilizar en máquinas
expendedoras de toda la zona del euro, con independencia del Estado miembro de emisión.

____________________
CFI Seguridad
212 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL

2 euros
Diámetro (en mm): 25,75
Grosor (en mm): 2,20
Peso (en g): 8,50
Forma: redonda
Color: exterior: blanco; interior: amarillo
Composición: exterior: cobre-níquel; interior: tres capas: níquel-latón, níquel, latón-níquel
Canto: grabado y estriado con leyenda

Las monedas de 1 y 2 euros: reproducen la efigie del rey de España, Juan Carlos I de Borbón y Borbón.
Grabado del canto (virola) de la moneda de 2 euros: «2 * *», repetido seis veces y orientado
alternativamente de abajo arriba y de arriba abajo.

1 euro
Diámetro (en mm): 23,25
Grosor (en mm): 2,33
Peso (en g): 7,50
Forma: redonda
Color: exterior: amarillo, interior: blanco
Composición: exterior: níquel-latón; interior: tres capas: cobre-níquel, níquel, níquel-cobre
Canto: estriado discontinuo

50 céntimos
Diámetro (en mm): 24,25
Grosor (en mm): 2,38
Peso (en g): 7,80
Forma: redonda
Color: amarillo
Composición: oro nórdico
Canto: festoneado

Las monedas de 10, 20 y 50 céntimos: muestran la figura de Miguel de Cervantes, padre de la


literatura española, como símbolo de "la universalidad del hombre y su obra".

____________________
CFI Seguridad
LA PROTECCIÓN ANTE ARTEFACTOS EXPLOSIVOS · 213

20 céntimos
Diámetro (en mm): 22,25
Grosor (en mm): 2,14
Peso (en g): 5,74
Forma: flor española
Color: amarillo
Composición: oro nórdico
Canto: liso

10 céntimos
Diámetro (en mm): 19,75
Grosor (en mm): 1,93
Peso (en g): 4,10
Forma: redonda
Color: amarillo
Composición: oro nórdico
Canto: festoneado

5 céntimos
Diámetro (en mm): 21,25
Grosor (en mm): 1,67
Peso (en g): 3,92
Forma: redonda
Color: cobre
Composición: acero recubierto de cobre
Canto: liso

Las monedas de 1, 2 y 5 céntimos: presentan la imagen de la catedral de Santiago de Compostela, joya


del arte románico español y uno de los lugares de peregrinación más famosos del mundo, vista desde la
fachada monumental del Obradoiro, magnífico exponente del barroco español. La construcción de esta
fachada fue iniciada en 1667 por José del Toro y Domingo de Andrade.

____________________
CFI Seguridad
214 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL

2 céntimos
Diámetro (en mm): 18,75
Grosor (en mm): 1,67
Peso (en g): 3,06
Forma: redonda
Color: cobre
Composición: acero recubierto de cobre
Canto: liso con ranura

Los billetes ‘euro’

1 céntimo
Diámetro (en mm): 16,25
Grosor (en mm): 1,67
Peso (en g): 2,30
Forma: redonda
Color: cobre
Composición: acero recubierto de cobre
Canto: liso

Las ventanas y puertas que figuran en el anverso de los billetes simbolizan el espíritu de apertura y de
cooperación del continente europeo, mientras que las doce estrellas de la Unión Europea representan el
dinamismo de las naciones europeas y la armonía reinante entre ellas. Complementando estos elementos
gráficos, en el reverso de cada billete aparece un puente que representa la estrecha cooperación y
comunicación existente entre Europa y el resto del mundo.

Características:
 El nombre de la moneda –euro– escrito tanto en caracteres latinos (EURO) como
griegos (EYPO).
 Las iniciales del Banco Central Europeo en cinco variantes lingüísticas (BCE, ECB, EZB,
EKT y EKP) que abarcan las once lenguas oficiales de la Comunidad Europea.
 El símbolo © indicativo de la protección legal (copyright).
 La bandera de la Unión Europea.

____________________
CFI Seguridad
LA PROTECCIÓN ANTE ARTEFACTOS EXPLOSIVOS · 215

Tamaño: 120 x 62 mm.


Color: gris.
Período arquitectónico representado en el
billete: clásico.

Tamaño: 127 x 67 mm.


Color: rojo.
Período arquitectónico representado en el
billete: románico.

Tamaño: 133 x 72 mm.


Color: azul.
Período arquitectónico representado en el
billete: gótico.

Tamaño: 140 x 77 mm.


Color: naranja.
Período arquitectónico representado en el
billete: renacimiento.

Tamaño: 147 x 82 mm.


Color: verde.
Período arquitectónico representado en el
billete: barroco y rococó.

Tamaño: 153 x 82 mm.


Color: amarillo.
Período arquitectónico representado en el
billete: la era del hierro y del cristal.

Tamaño: 160 x 82 mm.


Color: morado.
Período arquitectónico representado en el
billete: arquitectura moderna del Siglo XX.

____________________
CFI Seguridad
216 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL

____________________
CFI Seguridad
T E M A LA PROTECCIÓN ANTE
ARTEFACTOS EXPLOSIVOS

14
 Actuación ante amenaza de colocación de un artefacto
explosivo.
 Planes de emergencia y evacuación. Concepto. Clases.
 El control de personal y objetos: Paquetería y
correspondencia.
 Control y requisa de vehículos.
 Colaboración con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

ÍNDICE DE CONTENIDOS Pág.

1. Artefactos explosivos. Actuación ante su amenaza 218

2. Planes de Emergencia y de Evacuación 221

3. Control de personal y objetos 224

4. Control y requisa de vehículos 226

5. Colaboración con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad 227

La actuación ante un supuesto


artefacto explosivo ha de estar
marcada por la prudencia. Nunca
ha de bajarse la guardia; al
contrario, hay que actuar como si
el paquete sospechoso contuviera
un explosivo.

____________________
CFI Seguridad
218 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL
1. ARTEFACTOS EXPLOSIVOS. ACTUACIÓN ANTE SU AMENAZA.

El ‘aviso de bomba’ –ya analizado en otros apartados de este Temario y que se continuará desarrollando
posteriormente– puede ser producto de una actividad delictiva, de la enajenación de un individuo, del
terrorismo, de conflictos masivos, de una acción inconsciente... en definitiva, son producto de la
agresividad humana. En la mayoría de los casos, el ‘aviso de bomba’ no es seguido de la explosión de un
artefacto; se queda en un ‘aviso’ que nunca será ‘falso’, ya que la amenaza se produce y también el daño.

Una amenaza siempre supone la intención de hacer daño y la simple llamada avisando de la colocación de
un artefacto explosivo –aunque no haya sido instalado en el lugar en el que se afirma– produce, cuando
menos, un daño emocional a quien recibe la llamada; posteriormente, puede provocar una tragedia, si la
evacuación del edificio acaba en avalancha, por ejemplo.

Es por lo anterior por lo que siempre hay que actuar como si la amenaza fuera real. Aunque se esté
convencido de la falsedad de la amenaza, hay que actuar como si la colocación del artefacto fuera una
realidad: todo aviso de amenaza de colocación de un artefacto explosivo conlleva una actuación policial.
El tiempo de duración, el lugar, la forma, el momento en el que se produce la amenaza... son factores
determinantes para evaluar la amenaza.

El primer criterio de actuación es la protección de la vida e integridad de las personas que se


encuentren en el establecimiento en el que se recibe la amenaza. Sólo cuando las personas estén a salvo
se procederá a la protección de los bienes. Hay una serie de factores decisivos a la hora de actuar:
rapidez de actuación –pero sin precipitaciones–, conocimiento del entorno físico, de la organización y
funcionamiento del centro amenazado, de los accesos y vías de evacuación, el análisis de los datos de la
amenaza... son algunos de ellos.

Como normas generales de actuación ante esta amenaza, se llevarán a cabo dos acciones básicas, a
realizar tanto por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad como por parte de los Vigilantes de Seguridad:

1. Localización del supuesto artefacto, mediante la inspección ocular técnico-policial en el lugar de


la amenaza, con el auxilio del personal conocedor del establecimiento.

2. Adopción de las medidas de seguridad y de protección que correspondan para la salvaguardia de


vidas y bienes.

En este tipo de situaciones, hay que diferenciar las actuaciones a realizar entre las comunicaciones
anónimas y la detección de objetos postales o paquetes sospechosos. La naturaleza de la amenaza no es
la misma, como tampoco son idénticos los procedimientos a seguir por parte del Vigilante de Seguridad.

Comunicaciones anónimas

La amenaza puede recibirse de distintas formas: telefónicamente, mediante una nota escrita, por
medio de un mensajero... La más habitual es la amenaza telefónica; así, la persona que la recibe
puede encontrarse con la posibilidad de estar conversando con un terrorista. De cómo actúe la
persona que contesta al teléfono depende la posterior reacción y, por consiguiente, la integridad
de las personas que se encuentran en el lugar amenazado. (Ver pág. 22 del Manual).

Es básico que la persona que responde a avisos de amenazas de explosivos sepa cómo ha de
actuar durante la conversación con su interlocutor, para poder extraerle la máxima información

____________________
CFI Seguridad
LA PROTECCIÓN ANTE ARTEFACTOS EXPLOSIVOS · 219

posible. De ello dependerán las reacciones posteriores. Todo Vigilante de Seguridad ha de saber
responder con calma a una llamada de este tipo; ha de tener a mano una serie de preguntas
encaminadas a la obtención de información –un modelo de formulario se adjunta en la página 328
del presente Temario–. Esa relación de preguntas habrá de estar junto a los terminales
telefónicos en los que es posible o probable recibir la amenaza. Es esencial recabar datos sobre:

 Localización exacta del artefacto.


 Hora en la que hará explosión.
 Composición del artefacto.
 Autor de la colocación. Organización a la que pertenece.
 Características físicas de la persona que telefonea: sexo, edad, acento...
 Ruidos de fondo que puedan servir como indicios para establecer el lugar desde el
que se llama.

En la imagen, un modelo de un detector portátil


de metales.

Es lógico que la reacción de la persona que recibe la amenaza sea defensiva; sin embargo, la situación
puede cambiar, haciendo que sea el comunicante el que se sitúe a la defensiva y, con ello, lograr más y
mejor información. Para ello, pueden utilizarse actuaciones como:

- Simular que la línea telefónica no funciona correctamente o que los ruidos ambientales no
permiten una buena escucha.
- Dudar de la autenticidad de la llamada, solicitando más datos.
- Preguntar si el artefacto explosivo está colocado en un lugar que no existe. Si la respuesta es
afirmativa, se podrá deducir que, probablemente, no exista tal artefacto.

La llamada telefónica puede tener tres tipos de orígenes:

1. Anónima directa, en la que se comunica haber colocado un artefacto en un determinado lugar.


2. De las víctimas de la amenaza, quienes, a su vez, han recibido previamente otra llamada,
comunicándoles la colocación del artefacto.
3. De terceras personas, comunicando la existencia de un paquete sospechoso que afecta a otras
personas-

En el primero de los casos se actuará directamente, según el protocolo establecido; en los otros dos, se
anotará el nombre de la persona que comunica y su número de teléfono, realizando a continuación la
oportuna comprobación. No hay que olvidar que uno de los objetivos de las amenazas de colocación de
artefactos es el de provocar pánico y sensación de inseguridad. Por eso hay que realizar las
comprobaciones y no relajarse ante la sospecha de ‘falsa alarma’; siempre han de tomarse las debidas
precauciones.

____________________
CFI Seguridad
220 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL
En el caso de recibir la amenaza mediante un mensaje escrito, parece evidente que habrá de
conservarse todo el material, incluyendo sobres o recipientes, evitando manipulaciones y procurando
proteger las pistas que en él pudiera haber: tipo de escritura, huellas dactilares, sellos y matasellos...

Actuación ante paquetes sospechosos

Independientemente de que en el ‘Plan de Protección del Presidente’ del ‘Grupo X’ (mostrado en la pág.
313 y ss. del Manual) se vuelva a incidir en esta cuestión, a continuación se exponen unas normas de
actuación ante la presencia de paquetes sospechosos, susceptibles de poder contener un artefacto
explosivo.

Un artefacto explosivo está formado por un conjunto de elementos dispuestos de tal modo que, ante
determinados estímulos, producen una explosión. Como norma general, un Vigilante de Seguridad nunca
tocará un paquete, bulto u objeto sospechoso de contener explosivos. Son funciones de los equipos
profesionales de desactivación, formados, preparados y dotados del material necesario para ese tipo de
actuaciones. El examen, desarme, transporte y desactivación de artefactos son operaciones de alto
riesgo y han de ser realizadas por especialistas.

No hay que olvidar que los paquetes pueden tener la forma y tamaño que su autor quiera darles; un
aparente obsequio, de pequeño tamaño, puede contener el dispositivo suficiente para destrozar la vida
de una persona. Un bulto de enormes dimensiones puede portar un artificio capaz de explotar con sólo
tocarlo.

Recordando lo visto en la pág 38 y ss., las explosiones pueden ser:

- Físicas
 Mecánicas
 Eléctricas
- Químicas
- Nucleares

Por lo señalado en la página anterior, ante un objeto sospechoso hay que abstenerse de tocarlo, ser
conscientes de las limitaciones técnicas y del efecto del explosivo. La dinamita, la trilita y el plástico
producen consecuencias similares a las ondas de choque o explosivas, pero la situación empeora más aún
con la proyección o fragmentación desprendida por efecto de la explosión. Ante una deflagración
inminente ha de tomarse la posición de cuerpo a tierra, con el pecho ligeramente levantado y evitando
cerrar la boca; es una forma de minimizar riesgos, a pesar de que los resultados de una explosión son
imprevisibles.

Ante la presencia de un objeto sospechoso de ser o de contener un artefacto explosivo, las normas de
actuación de un Vigilante de Seguridad pasan por:

· Actuar como si fuera real. Desechar la posibilidad de que sea una ‘falsa alarma’.

· No tocarlo ni manipularlo. No moverlo.

· Impedir que alguien se pueda acercar al objeto, estableciendo una distancia de seguridad. A
modo orientativo, para un paquete del tamaño entre una caja de puros y una caja de zapatos, se
establecerá un radio de cien metros; si está localizado dentro de un vehículo, la distancia será

____________________
CFI Seguridad
LA PROTECCIÓN ANTE ARTEFACTOS EXPLOSIVOS · 221

de doscientos metros. Si el vehículo sospechoso pudiera ser un coche-bomba, el cordón será de


un mínimo de quinientos metros.

· Colaborar en la evacuación de la zona, evitando que el pánico se haga dueño de la situación.


Teniendo en cuenta la norma esencial de que nunca hay que regresar a un lugar evacuado, es
importante que tras el desalojo no queden a la vista bolsas, maletines de mano, portafolios... de
las personas desalojadas. Podrían contribuir al despiste del personal de desactivación, al
considerarlos el objeto de la amenaza, perdiéndose un tiempo precioso.

· Seguir el protocolo, avisando al Jefe de Seguridad, a los equipos de desactivación de


explosivos, a SOS-Deiak, servicios de emergencia y sanitarios, etc.

El ’buscador de tesoros’ de la imagen puede discriminar


monedas, joyas, metales... de otros elementos
metálicos.

2. Planes de Emergencia y de Evacuación.

Un Plan de Emergencia es un documento que recoge las medidas de autoprotección adecuadas para
afrontar una catástrofe en un establecimiento. Este documento prevé la organización de los medios de
protección técnicos y humanos, así como las funciones, normas y procedimientos de actuación de estos
últimos ante cualquiera de las situaciones prefijadas como ‘de emergencia’, además de todo el operativo
de la evacuación de la instalación.

Objeto
El Plan de Emergencia debe definir la secuencia de acciones a desarrollar para el control inicial de las
emergencias que puedan producirse, respondiendo a las preguntas: ¿qué se hará?, ¿quién lo hará?,
¿cuándo?, ¿cómo? y ¿dónde se hará?, planificando la organización humana con los medios humanos que la
posibiliten.

Un Plan de Evacuación es un documento que contiene todas las normas para el traslado de todo el
personal de un establecimiento a un lugar seguro, tras haberse activado la última fase de un Plan de
Emergencia.

Ambos documentos forman parte del Plan General de Seguridad de una entidad, edificio, instalación... y
que está compuesto por:

 Plan Técnico.
 Plan Operativo.
 Plan de Emergencia y de Evacuación.
 Plan de Instalación.
 Plan de Mantenimiento.

____________________
CFI Seguridad
222 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL

A partir de la pág. 367 y ss., se muestra el Plan de Emergencia y de Evacuación del edificio ‘DELTA’. Sin
embargo, a pesar de estar considerado como un documento completo, en este momento conviene
remarcar una serie de cuestiones, como son:

Características de un Plan de Emergencia:

 Sencillez que permita comprender fácilmente su contenido.

 Flexibilidad, para poder adecuarlo a los distintos supuestos que puedan surgir. No es un
documento rígido, sino que puede, y debe, ser objeto de cambios, según cambien las
situaciones.

 Concreción, para que sea operativo.

 Elaborado bajo los principios de:


- Unidad de dirección.
- Coordinación de actuaciones.
- Autonomía en la ejecución.

 Ha de ser un documento formal, la norma que establezca:


- La estructura jerárquica y funcional de las autoridades y organismos llamados a
intervenir.
- Los mecanismos de movilización de medios y recursos.
- Los procedimientos de coordinación.
- Las normas de actuación operativa.

Clases de planes de emergencia


Según la Norma Básica de Protección Civil (R. D. 407/1992, de 24 de abril), las clases de planes de
emergencia, son:

Planes Territoriales
Para hacer frente a las emergencias generales que se puedan presentar en cada ámbito territorial –de
Comunidad Autónoma e inferiores–, estableciendo la organización de los servicios y de los recursos que
procedan:

 De la Administración que efectúa el Plan.


 De otras Administraciones públicas, según sus disponibilidades y de las necesidades del
Plan.
 De otras entidades públicas o privadas.

Directrices
Los Planes Territoriales determinarán, al menos:
 La definición de su objetivo y alcance.
 La determinación de la figura del Director del Plan.
 El establecimiento de un Centro de Coordinación Operativa (CEOP).
 El establecimiento de los mecanismos y circunstancias para la declaración formal de la
aplicación de un Plan, fijando quién es la autoridad que activa el plan y en qué momento
procede la activación.

____________________
CFI Seguridad
LA PROTECCIÓN ANTE ARTEFACTOS EXPLOSIVOS · 223

 La definición de las medidas de protección a la población.


 La definición de las intervenciones para combatir el suceso catastrófico.
 La definición de la estructura operativa.
 La articulación de los Planes de los distintos niveles territoriales.
 La previsión de las actuaciones en las emergencias.
 La indicación de las autoridades a las que es necesario comunicar la existencia de sucesos
que puedan producir daños.
 El establecimiento de fases y situaciones en concordancia con las medidas de protección y
los procedimientos de actuación.
 La determinación de los medios y recursos.
 La determinación de las medidas reparadoras de los servicios públicos esenciales.
 La implantación y el mantenimiento de la eficacia del Plan. Mecanismos para su revisión y
actualización.

Planes Especiales
Para hacer frente a los riesgos específicos cuya naturaleza requiera una metodología técnico-científica
adecuada para cada uno de ellos. En su elaboración se tendrá en cuenta:

 La identificación y análisis del riesgo. La evaluación de sus consecuencias.


 La delimitación de la zona de riesgo.
 La evaluación del suceso en tiempo real, para la aplicación de las oportunas medidas de
protección.
 La composición de la estructura operativa del Plan, con organismos especializados y
personal técnico.
 En los riesgos tecnológicos, la determinación de las actuaciones y responsabilidades de los
industriales.
 Las características de la información a la población, diferenciando la relativa al
conocimiento del riesgo de la relativa al conocimiento del Plan.
 El establecimiento de sistemas de alerta, para que las actuaciones sean eminentemente
preventivas.
 La planificación de medidas específicas de protección y de carácter asistencial a la
población.

Directrices
Serán idénticas que las de los Planes Territoriales.

Riesgos objeto de Planes Especiales


En los ámbitos que lo requieran, serán objeto de Planes Especiales los riesgos de:

 Emergencias nucleares.
 Situaciones bélicas.
 Inundaciones.
 Seísmos.
 Químicos.
 Transporte de mercancías peligrosas.
 Incendios forestales.
 Volcánicos.
 A nivel más particular, los incendios de edificios y la colocación de artefactos explosivos.

____________________
CFI Seguridad
224 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL
Tipos de Planes Especiales
Dadas las diferentes características de los riesgos enumerados en el punto anterior, los Planes
Especiales se elaborarán de acuerdo a los siguientes tipos:

 Planes básicos, para los riesgos derivados de situaciones bélicas y de emergencia nuclear.
Su aplicación es de ‘interés nacional’. La competencia del Estado abarca la planificación,
prevención, implantación, mantenimiento de la efectividad, información a las Administraciones
afectadas y a la población y la dirección de todas las actuaciones.

 Planes especiales para los demás casos. De acuerdo con las Directrices Básicas relativas a
cada riesgo. Se establecerán los requisitos mínimos sobre: estructura, organización, criterios
operativos, medidas de intervención e instrumentos de coordinación.

Otros Planes

 Plan de Emergencia Interior. Respuesta a emergencias dentro del recinto de una empresa
o fábrica.
 Plan de Emergencia Externo. Respuesta cuando la emergencia sobrepasa el recinto de una
empresa o fábrica.
 Plan Integral. Respuesta a riesgos catastróficos.
 Plan de Socorro. Respuesta a grandes siniestros.
 Plan Logístico. Respuesta a la falta de suministro de alimentos en la población.

Un Plan de Emergencia ha de contemplar el


protocolo de aviso a los servicios médicos,
además de a otras entidades y a las Fuerzas
y Cuerpos de Seguridad.

3. EL CONTROL DE PERSONAL Y OBJETOS: PAQUETERÍA Y


CORRESPONDENCIA.

Control de personal
La necesidad de establecer un control de accesos en un recinto protegido es tan antigua como la propia
organización humana. La solución está sujeta a varios condicionantes; uno de ellos es que siempre hay
avances que logran vulnerar el sistema elegido. A las mejoras de estos sistemas se contraponen las
acciones para anularlos.

____________________
CFI Seguridad
LA PROTECCIÓN ANTE ARTEFACTOS EXPLOSIVOS · 225

El criterio para la selección de medios en un control de accesos surgirá de las respuestas a tres
preguntas:

1. ¿Qué es lo que se quiere proteger?.


2. ¿Contra qué se quiere protegerlo?.
3. ¿Con qué nivel de seguridad se quiere protegerlo?.

En el marco del contenido de este Tema, la respuesta es relativamente fácil: se quiere proteger un
determinado entorno, claramente delimitado, contra la colocación de un artefacto explosivo. Los bienes
de ese entorno y, sobre todo, el riesgo de poner en peligro vidas humanas hace que se precise un muy
alto nivel de seguridad.

El primer paso es discriminar, de entre las personas que accedan al entorno protegido, a aquéllas que
porten un artefacto o partes del mismo. El elemento más común de protección es el arco detector de
metales. Detectada esa circunstancia, la siguiente cuestión es cómo evitar su acceso al recinto; todo
depende del tipo de instalación que se esté protegiendo.

El primer paso en el control de personal y objetos es el de discriminar a


las personas que portan elementos metálicos de las que no portan. Para
ello, el elemento más eficaz es el arco detector de metales.

Un control de paso que necesita de este tipo de protección es el que controla el acceso de viajeros a la
sala de embarque de un aeropuerto comercial. La necesidad surgió como consecuencia del terrorismo
internacional; el secuestro y sabotaje de aviones se convirtió en una eficaz arma propagandística. Para
ello, los terroristas tenían una gran facilidad a la hora de introducir armas y explosivos en su equipaje
de mano o en su propio cuerpo.

La solución pasaba por el control de paso para personas, con arcos detectores de metales; el control de
paso para objetos se resuelve con un sistema de control por Rayos X. El resultado es altamente
satisfactorio, a pesar de las molestias que provoca en las personas que son sometidas al sistema –llaves,
encendedor, teléfono móvil, calderilla...– aún así, en el arco detector de metales pueden darse dos tipos
de errores:

 Error tipo 1: las no-detecciones.


 Error tipo 2: las detecciones no deseadas.

Control de objetos: paquetería y correspondencia


En lo referente a paquetería y correspondencia, éstas merecen una especial atención, dada la
multitud de formas de camuflar un explosivo bajo la apariencia de ser un paquete con contenido
inofensivo o un sobre del servicio de Correos. Aun así, la mera presencia de una carta o de un

____________________
CFI Seguridad
226 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL
paquete sospechoso no ha de crear la alarma inmediata, ya que está confeccionado para
explosionar al ser manipulado; la agresión, normalmente, va dirigida a un destinatario concreto.

Recordando alguno de los elementos y características que habitualmente coinciden en un artefacto


explosivo camuflado en una carta o paquete postal:

 Carta de apariencia extraña; por lo general, en sobre no transparente y un poco abultado,


presentando forma de libro, regalo o caja de bombones...

 Excesivo peso en relación con su volumen.

 Suelen ser sobres gruesos y rígidos, y pesan más de un lado que de otro. Su contenido no
está repartido de un modo uniforme. Sobres cerrados que, para su apertura, tengan un hilo.

 En ocasiones se pueden apreciar protuberancias extrañas, causadas por hilos o cables, en


la envuelta.

 Carencia de remitente o remitente extraño.

 Suelen presentar exceso de franqueo o carecer del correspondiente matasellos del


servicio de correos.

 Se debe prestar especial atención a aquellos sobres o paquetes en los que aparezcan las
palabras "confidencial", "fotos" u otras semejantes.

 También requieren especial atención las cartas y paquetes que tengan incorrecto el lugar
del destinatario.

 El sobre o paquete puede presentar señales externas de manipulación excesiva y ofrecer


un aspecto grasiento o con manchas.

 Pueden, también, emitir un olor similar al de las almendras amargas, el mazapán o algún
otro aroma extraño. Se detectan, por el sonido o el tacto, ruidos procedentes de metales
dentro de la carta o paquete.

 El sobre está escrito con letras o caracteres no latinos o aparecen faltas de ortografía.

 Puede presentar un aspecto de excesivamente bien empaquetado, con goma o cinta


adhesiva.

 Pueden, asimismo, presentar una segunda envuelta, perfectamente cerrada.

4. CONTROL Y REQUISA DE VEHÍCULOS.

En un servicio de control de vehículos, ante la sospecha de encontrarse con un automóvil portador de


un explosivo, el Vigilante de Seguridad ha de tener las ideas muy claras del peligro al que se enfrenta y
de las acciones que ha de realizar. Es éste uno de los atentados más mortíferos e impersonal que
existe.

Antes de acercarse al vehículo hay que intentar localizar al dueño, utilizando cualquier tipo de sistema
de comunicación. Si el propietario no apareciera, y teniendo siempre presente que no hay que manipular

____________________
CFI Seguridad
LA PROTECCIÓN ANTE ARTEFACTOS EXPLOSIVOS · 227

el vehículo, se pondría en marcha el dispositivo, que cuenta con las siguientes acciones, utilizando la
máxima precaución posible:

- Comprobar si el vehículo se encuentra cerrado, abierto y con las llaves puestas o si tiene
violentadas alguna de las cerraduras, comenzando por las del habitáculo, siguiendo por la del
motor y, después, el maletero. Normalmente se suele forzar la del copiloto.

- Comprobar si el vehículo tiene algún objeto adosado en los bajos –es la forma más usual– y/o
en el suelo, bajo el vehículo; normalmente, a la altura del asiento del conductor, ya que éste
sería el objetivo del atentado.

- Inspeccionar los huecos exteriores del vehículo: faros, parachoques, guardabarros, tapacubos,
pilotos...

- Observar si en el interior hay paquetes sospechosos.

- Observar si en el entorno hay trozos de cables eléctricos o de cinta aislante, manchas de


líquido justo al depósito de combustible...

Si del examen realizado se obtiene la conclusión de encontrarse ante un posible coche-bomba, se


procederá a la ejecución del plan de neutralización establecido, que pasará por avisar al Jefe de
Seguridad, despejar la zona, poner el hecho en conocimiento de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y
demás acciones que señale el protocolo de actuación.

Si el vehículo contara con ocupantes, el control de acceso pasará por acciones como:

- Identificación de los ocupantes del vehículo.

- Reconocimiento ocular del vehículo y del interior.

- Aplicación de los sistemas de detección a los paquetes que no fueran susceptibles de


inspeccionar mediante el reconocimiento ocular.

- Inspección de los bajos del vehículo.

- Ante cualquier sospecha, se negará el acceso del vehículo y de sus ocupantes, poniendo el
hecho en conocimiento del Jefe de Seguridad.

5. COLABORACIÓN CON LAS FUERZAS Y CUERPOS DE SEGURIDAD.

En el supuesto de amenaza de presencia de un artefacto explosivo, la colaboración del Vigilante de


Seguridad se basa en dos aspectos principales:

- Conseguir la máxima información posible sobre:

 Lugar en el que está colocado el artefacto.

 Dimensiones y formas –aproximadas–. Lógicamente, no se intentará medir las dimensiones


exactas, ya que ello presupone que habría que manipularlo, voltearlo, etc.

____________________
CFI Seguridad
228 · VIGILANTE DE SEGURIDAD PRIVADA. ÁREA TÉCNICO PROFESIONAL

 Hora aproximada de la colocación –si se ha visto, existen testigos o se ha conseguido la


información–. Hora en que fue detectado.

 Autor de la colocación –si se ha visto, existen testigos o se ha conseguido la información–.

 Posible existencia de más de un artefacto.

 Observación de actitudes extrañas por parte de alguna persona del entorno.

 Si por su ubicación puede tener efectos secundarios multiplicadores –adosado o


cercano a depósitos o conducciones de gas, depósitos de material explosivo, sustancias
peligrosas, elementos químicos...–.

 Si ha sido movido o manipulado.

 Si presenta ruidos, antenas, cables, manchas...

- Colaboración con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, aceptando sugerencias sobre:

 Búsquedas o evacuaciones a realizar.

 Distancias de seguridad a señalar.

 Acordonamiento y vigilancia de la zona. Protección, en general.

 Evitar entrar en la zona de riesgo hasta que el equipo de desactivación la considere fuera
de peligro.

 Evitar que el equipo de desactivación sea interferido en su trabajo.

____________________
CFI Seguridad