Sunteți pe pagina 1din 2

Factores que favorecen la evaporación de mercurio

Recordemos que lo habitual (según el tan traído y llevado Informe de la OMS de 1991
—más información en la opinión de los expertos/OMS) es que diariamente, en
condiciones normales, puedan salir entre 3 y 17 microgramos[1] de mercurio (Hg) de
cada empaste de amalgama de tamaño medio. Pero existen una serie de factores
condicionantes que hacen que, cuantos más se den en un individuo, mayor
probabilidad tendrá éste de que, a la larga, puedan superarse los 17 mcg diarios. Éstos
son:

• DESGASTE DENTAL, sea por bruxismo (que implica apretar/rechinar,


consciente o inconsciente, dientes y muelas, sobre todo por la noche), sea por
maloclusión[2]). El bruxismo (que, indefectiblemente, a medio-largo plazo, da
lugar a desgaste dental) y el desgaste dental producido, p. ej., por maloclusión
debida a un traumatismo/problema mandibular, o a la extracción negligente
de una muela --sobre todo, muela del juicio--, producen microgrietas en la
amalgama, por las cuales penetran más fácilmente las bebidas/comidas ácidas y
calientes, el flúor, etc. (lo que favorece sobremanera la evaporación del Hg). En
ocasiones, el bruxismo aparece asimismo como consecuencia de alteraciones
neuropsicológicas, debidas a una intoxicación por metales pesados (sobre todo
de Hg).
• Que haya CORROSIÓN DE LA AMALGAMA (la cual se acelera cuando hay
caries o se colocan coronas sobre la amalgama, o cuando hay otros materiales
metálicos en la boca, como brackets o correctores bucales, puentes, etc. —que
pueden, sobre todo los antiguos, llevar níquel, al que, dicho sea de paso, casi un
90% de la población, particularmente las mujeres, son alérgicas o hipersensibles
—, u oro, entre otros).
• BEBIDAS/COMIDAS ÁCIDAS (vinagre, zumos —cítricos especialmente—,
etc.).
• QUE SE ROMPA UN TROZO DE AMALGAMA, por pequeño que éste sea, o
se agriete una o más amalgamas (no por el hecho de que el Hg que salga, o el
trozo, se pueda tragar --pues la absorción intestinal del Hg es, máximo, de un
10%--, sino porque la rotura/agrietamiento es otro de los factores que favorece la
evaporación del Hg de las amalgamas). Nótese que la absorción del vapor de
Hgº es, mínimo, de un 80%.
• MASCAR CHICLES habitualmente.
• MASTICAR FUERTEMENTE.
• ENÉRGICO CEPILLADO DENTAL (particularmente con pasta dentífrica
fluorada).
• FUMAR.
• BEBIDAS/COMIDAS CALIENTES.

En los casos de personas con empastes dentales de amalgama en


quienes concurre alguno de los factores antedichos, puede, pasado el
tiempo, aparecer un cierto sabor metálico en la boca y también el llamado
"ribete mercurial" (la encía cercana a la amalgama se pone de color
morado-parduzco). No obstante, la ausencia de sabor metálico o "ribete
mercurial" no es condición sine qua non para que sí haya intoxicación
mercurial. De hecho, el "ribete mercurial" suele aparecer cuando la persona
portadora de amalgamas es hipersensible o es alérgica al Hg, y sabemos
que la alergia/hipersensibilidad es lo menos habitual. Se dan casos de
personas que son alérgicas o son hipersensibles y que, para más I.N.R.I.,
tienen impregnación o tienen intoxicación mercurial crónica.

MUY IMPORTANTE: Desde 1998, existe una normativa que señala que cualquier
ciudadano puede pedir a su Odontólogo/Estomatólogo que, por escrito, le certifique la
composición del material que va a poner en su boca, su origen, número de partida, etc.,
así como la composición del material sellante que se utilizará para unir/pegar el
material/es, si fuese el caso. La asociación MERCURIADOS recomienda que siempre se
pida esto por escrito, para mayor seguridad; y si ese Odontólogo/Estomatólogo no
quiere dárselo por escrito, que acuda a otro/s, pues hay también otros materiales de
obturación dental (tales como composites o resinas), que llevan bisfenoles (siendo el
Bisfenol A[3] —que también está presente en botellas plásticas de policarbonato,
utilizadas tanto para adultos como para niños, en revestimientos internos de latas o en
tetinas de biberones!!— el más peligroso) y, en cambio, otro tipo de composites/resinas
no lo llevan y, además, si bien éstos son composites/resinas más caros, colocados por un
profesional con pericia, duran tanto o más que las amalgamas dentales (y tienen,
asimismo, una dureza al menos igual a la de la amalgama). En cuanto a las obturaciones
dentales de cerámica (ciertamente, más caras aún que los composites/resinas), las
investigaciones sobre materiales dentales, señalan al zirconio (excepto en el caso del
zirconio 95, que tiene otros usos: www.lenntech.com/espanol/tabla-
peiodica/Zr.htm#Efectos%20del%20Zirconio%20sobre%20la%20salud) como el
material más biocompatible. Pero es que, aunque no existiese ninguna ley nacional o
directiva comunitaria al respecto, todo ciudadano tiene derecho a pedir, respetuosa y
razonablemente, la información que considere oportuna. Debemos sospechar de quienes
no quieren darla. ¡La (buena) información es la clave para la (buena) elección!

__________________________________________________________

[1] También expresados como mcg y µg.


[2] Ésta puede haber sido causada por un problema mandibular (p. ej., por un traumatismo
debido a un golpe o un accidente), pero también por, simplemente, haber extraído una muela
dejando el hueco de ésta, en lugar de haber extraído la muela del juicio que era el verdadero
problema (al, p. ej., ejercer presión al salir topándose con la muela contigua). Transcurrido el
tiempo, se podría ver en una radiografía panorámica como la muela del juicio, en lugar de estar
vertical, se ha ido inclinando progresivamente (y haber inclinado a su vez a la muela adyacente
a la extraída). Esta continua y progresiva inclinación (que sólo cesará cuando la/s muela/s
inclinada/s toque/n con otra muela firmemente arraigada) es, en este caso, la causa de la
maloclusión y, consecuentemente, del desgaste dentario.
[3] Según una noticia aparecida en un diario de tirada nacional en 2001
(www.lavozdegalicia.es/hemeroteca/2001/03/26/487197.shtml) "España es el cuarto país con
contaminación en la leche materna". Canadá prohíbe el uso de Bisfenol A en botellas plásticas:
www.noharm.org/globalsouthspn/boletin/junio2008_bisfenolA Véase también:
www.conama.org/documentos/1845.ppt.pdf, www.aamma.org/archivos/egdcde.pdf