Sunteți pe pagina 1din 5

Alucinación y Delirio

Alucinación

La alucinación es un fenómeno psicopatológico tiene la apariencia de una percepción sin serlo, tal es así que en una verdadera alucinación, el paciente está bajo las características del engaño sensorial; cree que realmente existe algo, que lo estimula en lo sensorial y da lugar a esa imagen. El mecanismo que utiliza es la proyección.

La alucinación en un delirante no deja resquicio a la duda, pues justamente la mente está ubicada en una posición de absoluta certeza. Es autorreferencial. Generalmente, las mejorías comienzan por el juicio de realidad, y el paciente continúa alucinando pero descree.

Tipos de alucinaciones

Las alucinaciones simples son aquellas en las que el paciente cree percibir un estímulo aislado sin forma significante, por ejemplo, un silbido, ruidos, colores. Son comunes en el aura de ataques epilépticos, en las que el paciente se queja por ejemplo, de sentir zumbidos, campanas, ver colores o las cosas teñidas de un color, sentir olores extraños.

Las alucinaciones complejas son aquellas que tienen cualidad significante, entonces nos refieren ya no un ruido aislado, sino palabras que modulan un insulto o un diálogo, o lo que ve no es sólo un color sino una figura mística que baja del cielo. Son frecuentes en delirantes.

Las alucinaciones auditivas son las más comunes en la esquizofrenia, después, casi con la misma frecuencia, aparecen las alucinaciones cenestésicas, de lo corporal. Son sensaciones que provienen del cuerpo: pinchazos, instrumentos que entran y salen de distintos lugares del cuerpo, sensaciones eléctricas que atribuyen a que les electrifican el piso al caminar, por ejemplo. Una forma grave es la de los delirios hipocondríacos.

Pueden tener también alucinaciones olfatorias o gustativas, que a veces inducen delirios de ser envenenados con gases o con los alimentos. Las alucinaciones son autorreferenciales, siempre las atribuyen a algo que les hacen.

Las

alucinaciones

visuales

son

infrecuentes

en

las

esquizofrenias,

apareciendo en las epilepsias y otros cuadros con factores orgánicos.

Se describen alucinaciones denominadas negativas, que se caracterizan por dejar de percibir algo que existe. Pacientes que dejan de ver partes de su cuerpo y dicen: "Yo no tengo sombra, yo no tengo imagen en el espejo, yo no tengo corazón" (delirio de Cotard).

Otro tipo de alucinaciones son las llamadas extracampiles: los pacientes trastocan la ubicación de los órganos sensoriales y su función. Puede ser que refieran ver cosas con la parte de atrás de la cabeza, escuchar o tener olfato con un dedo, por ejemplo. Se presentan en esquizofrénicos.

Como podemos ver, estamos hablando de alucinaciones que reúnen los aspectos formales de la percepción, por eso son verdaderas alucinaciones, generan sentimiento de convicción. El paciente psicótico las cree aún con conciencia lúcida.

Delirio

Un delirio es un falso juicio. Por ejemplo, si un paciente afirma que nuestro grabador es un artefacto de espionaje y que debemos tener cuidado, eso no es alucinar sino delirar, producir una falsa cognición a través de un proceso deductivo patológico.

El delirio es una transformación en la valoración y significación de las vivencias, por transgresiones lógicas y juicios desviados de la legalidad consensual.

Clasificación de Jaspers

a) Delirios Primarios:

Son delirios desde el comienzo empezando con una vivencia delirante primaria, y no derivándose de otra patología original. Tienen las siguientes características:

1) Presentan lucidez de conciencia

2) Son incorregibles

3) Presentan marcado sentimiento de convicción

4) Pueden ser verosímiles, inverosímiles y hasta absurdos

5) Son fenomenológicamente incomprensibles

6) Son autorreferenciales

7) Son crónicos

8) Pueden sistematizarse

Vivencia delirante primaria:

Es la forma de comienzo de los delirios primarios y comprende los siguientes elementos:

I) temple delirante: consiste en un sentimiento patológico de cambio y extrañeza de sí mismo y del ambiente. Despersonalización y desrealización, pánico, desasosiego y perplejidad determinan un intenso sufrimiento al paciente.

II) percepción delirante: implica una significación patológica, anormal y autorreferencial para las percepciones.

III) ocurrencia delirante: carece del momento de percepción previo. Los pacientes aparecen como iluminados, con nuevos sentimientos y cogniciones.

b) Delirios secundarios:

Estos delirios se clasifican en dos grupos según su causa; pueden deberse a psicosis afectivas como el delirio melancólico, o a perturbaciones de la conciencia. En el primer caso se habla de ideas deliroides y en el segundo de ideas deliriosas.

b.1) Deliroides:

Conjunto de ideaciones patológicas características de la melancolía.

1) Son de presentación fásica.

2) No se sistematizan.

3) Su contenido temático es típico, de ruina o autoreproche.

4) Inducen al suicidio.

b.2) Deliriosas:

De los cuadros exógenos.

1) Aparecen con trastornos en la lucidez de la conciencia.

2) Nunca se sistematizan.

3) Cesan cuando cura el proceso exógeno que los originó.

4) Son criticados por el enfermo.

5) Su presentación es aguda o fásica.

Delirio de la esquizofrenia paranoide

Es el más temprano de los delirios primarios, sobreviniendo en adultos jóvenes. Es un delirio mal sistematizado, que si bien empieza con algún vigor interpretativo, se va empobreciendo con la evolución. Sigue el destino de las esquizofrenias disgregándose hasta el deterioro final pseudodemencial.

Paranoia:

Es el más tardío de los delirios primarios apareciendo generalmente en la madurez de la vida. Interpreta tendenciosamente la realidad y sus impulsos vengativos pueden ser de gran intensidad. Sus características habituales son las siguientes:

1) Es un desarrollo insidioso de la personalidad, no se comienzo brusco como en los procesos.

registra

un

2) Es sistematizado y habitualmente con un sólo núcleo temático. Puede ser celotípico, erotómano, megalomaníaco, político, místico, hipocondríaco, etc.

3) Presenta lucidez de conciencia.

4) Puede ser muy verosímil.

5) Su mecanismo es interpretativo.

6) Nunca se dementizan ni disgregan.

7) Es incorregible.

8) Pueden ser peligrosos.

Parafrenias:

Este tipo de delirio es de un comienzo más temprano que el anterior. Tienen varios núcleos delirantes con escasa sistematización y al contrario de la paranoia crean una realidad fantástica que no puede engañar al observador.

Habitualmente entran y salen con facilidad de su delirio, sosteniendo un fragmento yoico bien conectado con la realidad. Establecen buenas relaciones, acatan normas y pueden trabajar. No obstante sus iniciativas pueden ser riesgosas por desmedidas y fantasiosas. Su pronóstico es discutido y la mayoría de los autores señala muy poco deterioro.

Se describen las siguientes formas:

1) Sistematizada: esta forma es similar a la paranoia pero se diferencia por la presencia de alucinaciones. Estas habitualmente son auditivas, menos se observan las cenestésicas y más raramente las visuales.

2) Forma expansiva: ésta es una de las más frecuentes, con episodios de depresión alternando con excitación psicomotriz, presentando delirios místicos y eróticos. Es más común en mujeres.

3) Forma fabulatoria: con delirios imaginativos y tendencia a la invención. Los temas pueden ser fantásticos con marcada megalomanía.