Sunteți pe pagina 1din 2

Clase 15.1 Pág.

1 de 2

15.1. INTRODUCCIÓN: RELACIÓN ENTRE LA INGENIERÍA


GEOLÓGICA Y LA HIDROLOGÍA SUBTERRÁNEA

El objetivo fundamental del Tema 15 es poner de manifiesto aquellos aspectos


hidrogeológicos más significativos de la problemática existente en este campo
y, a la vez, proporcionar herramientas que faciliten el diálogo entre el
hidrogeólogo y los expertos en geotecnia y construcción.

De esta forma, el tema se ha estructurado en base a las 6 áreas de la


ingeniería geológica que se considera que actualmente presentan más
interacciones con las aguas subterráneas:

A) Rebajamientos del nivel freático para la realización de excavaciones, lo que


normalmente se denomina en geotecnia como agotamientos.

B) Relación entre las extracciones y la subsidencia del terreno.

C) Interacción entre las aguas subterráneas y las obras lineales.

D) Interacción entre las aguas subterráneas y las obras hidráulicas (presas y


balsas).

E) Relación e interferencia entre el nivel freático y las estructuras urbanas.

F) Fenómenos de inestabilidad del terreno debidos a las aguas subterráneas.

En cada caso, la existencia de agua provoca un determinado problema de


ejecución de la obra o durante su fase operacional. Estos pueden abarcar
desde la entrada de agua al interior del hueco (excavación de sótanos, túneles
o huecos mineros), o a su través (presas), la disminución de la cohesión interna
del material acuífero o la resistencia a la rotura de determinadas superficies
(taludes), la licuefacción o estado de la relación terreno-agua donde las
presiones intersticiales del agua llegan a alcanzar el valor de las presiones
totales del terreno (edificios, taludes) o el propio asentamiento diferencial del
terreno derivado de una intensa explotación del acuífero (subsidencia).
Clase 15.1 Pág. 2 de 2

Paralelamente, como ya se ha contemplado en el Tema 10, la propia obra


también puede modificar directamente las condiciones previas del acuífero, con
efectos sobre la cantidad y calidad de la recarga en relación con la
impermeabilización de la superficie del mismo, la introducción en el acuífero de
sustancias contaminantes, debido la intersección del mismo por la obra,
infiltraciones con origen en el tipo de material usado en la construcción de los
terraplenes (vías de comunicación).

Por último, en un ámbito mucho más amplio, a nivel ya de planes urbanísticos o


territoriales, se ha de tener en cuenta que un conjunto de obras, realizadas al
mismo tiempo o de forma consecutiva dentro de una o varias unidades
acuíferas relacionadas son susceptibles de presentar problemáticas
constructivas o afecciones al acuífero que en muchos casos deberían ser
analizadas de forma integrada y realizadas de manera coordinada, con el fin
de, por un lado, asegurar que las medidas correctoras a tomar sean efectivas y
por otro, muy posiblemente para reducir costes de ejecución.