Sunteți pe pagina 1din 1

En nuestro pas una de las preocupaciones mayores se encuentra en los procesos

electorales. Y a partir de ellos se construye nuestra democracia. Si se lleva a cabo un


anlisis meticuloso entre la legislacin que establece al detalle las formas de participacin
electoral y la de participacin en los espacios pblicos, podemos obtener algunos de los
resultados que dibujan bien a bien la radiografa de nuestra democracia, y el difcil trnsito
de la misma. Y el resultado que se puede obtener a primera vista es una democracia que
tiene mucho de electiva, y muy poco de argumentativa, aun en el caso de pensar en la
estructura de la argumentacin en el sentido ms amplio del trmino.
Y que si bien es cierto que las democracia re quiere para poder desarrollarse de
mecanismos electivos transparentes, legal, efectivos, tambin es cierto que ellos son
nicamente la plataforma en que descansa el ejercicio de la democracia en cualquier
Estado moderno.
Carlos Santiago Nino, a pesar de los varios aos de su fallecimiento, sigue aportando
ideas sobre la construccin de la democracia en nuestros tiempos contemporneos. Para
el autor argentino la virtud fundamental de la democracia ( deliberativa) es su capacidad
para <<transformar los intereses y preferencias de las personas >> a travs de
mecanismos de deliberacin colectiva.1 Las conclusiones que se pueden obtener de la
anterior son varias, pero para el trabajo que se pretende analizar en las presentes lneas
son dos que se pueden trazar de la siguiente manera.

1. La primera de ellas se encuentra en el propio concepto deliberacin que tiene que


llevarse directamente a un terreno que rompe con los moldes de deliberacin
2.

Nino, Carlos Santiago. The Constitution of Deliberative Democracy. Yale University Press, New Haven, 1996,
p 56.