Sunteți pe pagina 1din 36
ee a RU Reese err riiey Dossier: Cronicas de una trama sindical EET Asse EE a Calle Esferas mutantes en la era digital Entrevistas: Santiago Senén [era auntie esc Prout ro sty aire rete ns FACULTAD DE CIENCIAS SOCIALES CARRERAS DE GRADO © scwcioner » Ciencias de la Comunicacién Dir: Diego de Charras Contacto: ccom@sociales.uba.ar | comunicacion.sociales.uba.ar » Trabajo Social Dir: Nicolds Rivas Contacto: tsocial@sociales.uba.ar | trabajosocial.sociales.uba.ar » Sociologia Dir: Alejandra Oberti Contacto: sociologia@sociales.uba.ar | sociologia.sociales.uba.ar » Ciencia Politica Dir: Luis Tonelli Contacto: cpolit@sociales.uba.ar | cienciapolitica.sociales.uba.ar » Relaciones del Trabajo Dir: Mariana Kelsey Contacto: rtrab@sociales.uba.ar | relacionesdeltrabajo.fsoc.uba.ar » Ensefianza Media y Superior en Ciencias de la Comunicaci6n Social » Ensefianza Media y Superior en Ciencia Politica » Ensefianza Media y Superior en Relaciones del Trabajo » Ensefianza Media y Superior en Trabajo Social » Ensefianza Secundaria, Normal y Especial en Sociologia UBASociales Ue EC eS CACC TC Ett ttre Perspectivas en Historia de los Medios Publicacién del Colectivo “Jorge B. Rivera’. Equipo UBACyT- Instituto de Estudios para América Latina y el Caribe (IEALC) Ctedra de Historia General de los Me- dos y Sistemas de Comunicacién Carrera de Ciencias de fa Comunicacién Social~ FCS.UBA ‘Af -Nimero 1 — Diciembre de 2014 Eada eonelaporte te la Facated te Ciencias Sociales -UBA Decano Glenn Postost Vicedecana: Patricia Funes Proyeccidn Insttuciona: Peblo Hemendez Direcior de la Carere de Ciencias dela ‘Comerteacon: Deas de Chares Equipo De Cétedra: Jie Moyano (Titular) Rubén Levenberg (Adjunto) Alejandra Ojeda Patricia Faure ‘Aiel Gurmandi Enrique Fraga Equipo Editorial: Director: Rubén Levenberg Coordinador general: Julio Moyano Redaccine invetigacion: Alejandra Ojeda, Ariel Gurmancl, Enrique Fraga y Patricia Faure Disefi: Crista Agostoni tocaladenuevo@gmail com Corteccion: Manuel Carino ‘manucamino@yahoo.com Ingen de tapa: Obra de Ignacio Zabe- lia. izabalue@gmai.com ‘Agradecimiento: Sindicato de Prensa del Chaco. Aportes Especiales Carlos Tato" Diaz Daniel Badenes Diego de Charras Mariana Baranchuck Mara Avila DNDN en arte Eds espansables hic oyanoy ben Leverbera Sontago del Ese 23 Pent OF 100 (ch{CioTsAau-caBA Fitfhstnayetiossooales aaa? ps tw facebeckconistaidsasmed S94 Conta yssorpanes fstoramesiosuba@amral sm Nota del editor - 4 INVESTIGACION SOBRE HISTORIA DE LOS MEDIOS. 5 La prensa y su historia como objeto de estudio. Por Julio Moyano OPINION 7 Una construccién desde abajo. Por Daniel Badenes PROTAGONISTAS 16) Santiago Senén Gonzélez, un periodista en la historia. Por Patricia Faure TEMAS Y DEBATES 8 El primer periodista rioplatense. Por César Diaz Critica y la Gran Guerra. Por Enrique Fraga oS —s La Nacién y sus tapas. Entre el Estado y las miles del mercado. Por Alejandra Ojeda PROYECTOS a Investigacién Lanzamiento, El area de historia de la comunicacién gréfica, INTERNACIONALES 26 La historia de la prensa es la cuestién. — AYER Y MANANA 28 De la maquina de escribir a fa table. Esferas mutantes en la era digital. Por Arie! Gurmandi LETRAS 4 Un libro quemado. Por PF La nueva agenda de la industria musical Por Mara Avila y Ariel Gurmandi TESIS Y TESINAS 33 DATOS uM Congresos y jomnadas sobre comunicacién. | UL owl f Cronicas de una trama sindical. 9 Por Rubén Levenberg Daniel Parcero. Una historia de ladrilleros. 1" Por. L. Los trabajadores en la estatizacion de la TV. 13 Por Diego de Charras Las voces sindicales en la Ley 26.522. 5 Por Mariana Baranchuk Nota del editor Con esta publicacién nos proponemos oftecer una herramienta de vinculacién entre docentes, investigadores, alumnos, ensayistas y divulgadores interesados en la historia general de los medios, entendidos como objetos culturales e instituciones sociales de especial complejidad y significacién. La revista refieja enfoques diversos, Porque consideramos que se trata de un objeto de estudio que debe ser necesariamente abordado de manera multdis: configuracién histérica tanto de los medios de comunicacién como de os campos disciplinares que los problematizaron y problematizan: la historia, la politica, la sociologia, la economia y los estudios culturales. Entre los aspectos de la realidad que pretendemos abordar, elegimos para el primer nuimero las organizaciones gremiales de los periodistas nos preguntamos cémo se posicionaron frente a los cambios tecnolégicos, politicos, sociales y econémicos de los medios. Para intentar algunas respuestas, colaboraron con nosotros docentes que han trabajado la historia de los gremios de prensa. También entrevistamos a dos de sus protagonistas: el periodista e historiador Daniel Parcero cuenta cémo a partir de la figura de Emilio Jauregui un martir de las entidades gremiales en los afios 60, se sumergié en una investigacién que comienza en los titimos afios del siglo XIX y llega hasta nuestros dias. Por su parte, el periodista Santiago Senén Gonzalez rememora algunos de los momentos claves de la histori sindical del sector. En otras secciones nos ocupamos de relevar aspectos diversos de nuestro objeto de estudio, abriendo espacios estables para resefiar investigaciones, libros, tesis y tesinas. Iniciamos, por otra parte, exploraciones y debates en tomo a la digitalizacion de la prensa y la prensa digital, asi como cuestiones que configuran la agenda de nuestro asunto: los cien afios del inicio de la Primera Guerra Mundial: la investigacién en historia de los medios en la Argentina; la figura del précer rioplatense Manuel Belgrano como periodista y las transformaciones de la estrategia de tapas del diario argentino La Nacién entre 1862 y 1902. Finalmente, esperamos que esta publicacién sea una contribucién que refleje el origen y la guia de nuestro trabajo como catedra: el pensamiento y la obra del profesor Jorge B. Rivera, cuya presencia motivadora, a diez afios de su fallecimiento, sigue siendo inconfuncible. _LWESTIGAGION SOBRE HISTORIA DE LOS MEDIOS) La prensa y su historia ; como objeto de estudio Por Julio Moyano Iniciamos aqui una seccidn sobre estados del arte en la investigacion sobre historia de los me- dios desde el marco académico de las ciencias de la comunicacion, donde colegas resefiaran, en los proximos ntimeros, tanto estados de la cuestion propiamente dichos como investigacio- nes especificas en curso o recientemente terminadas. entro del cam- § po de Ia histo- ia de los me- dios, la prensa ha constituido su tronco principal por diver- 0s motives: en pri- mer lugar, por tratar- se de un dispositive con presencia histé- rica muy anterior al resto de lo que con- temporaneamen- te — denominamos medios (radiofonia, televisién, cine, etc,), lo que la constituye en objeto y en fuente de gran aleance para la historiografia, mas alin cuando el registro escrito que la prensa produce abarca valiosa informacién econémica, politica, cultu- ral, legal, lteraria, estética, etcétera. En segundo lugar, por la mayor afinidad de las tradiciones historiograficas, para considerar lo escrito como fuente por sobre regis- tros mas recientes como el material flmico 0 la orali- dad. En tercer lugar, por el mas temprano desarrollo, de la archivistica en tomo a colecciones de impresos. respecto de archivos sonoros 0 audiovisuales. Por tltimo, porque al constituirse el campo comu- nicacional como espacio académico de investigacién y docencia, el acervo bibliografico de historia de los medios aparecia, en virtud de las tradiciones histo- riograficas y sociolégicas preexistentes, el grueso de la bibliografia que constituia el estado de la cuestion.. En la Argentina, este momento de constitucién toma forma en los arios '80, en una confluencia de practicas, ¢ indagaciones de diverso origen: periodistas, produc- tores de contenidos, escritores, académicos provenien- tes de Letras, Filosofia, Sociologia, Historia o Derecho hallaban en esta interseccién nuevos problemas identidaces. Sin embargo, las lagunas en los aborda- jes y el atin incipiente conocimiento mutuo de lineas investigativas no- vedosas iniciadas desde fines de la década de 1950 en cada uno de esos campos —_hacian notar silencios ¢ insuficiencias evi dentes De esta. ma neta cuando las carreras universi- tarias de ciencias de la comunica- cién social comen- zaban a fundarse durante la apertura democratica pos- terior a 1983, dos referentes muy significativos en la Accomienzos de los afios ’80, empezaban a circular los trabajos de la Escuela de Birmingham con las traducciones pioneras conformacién de de Silvia Delfino y otros este campo en Ar- comunicdlogos de la nueva gentina, Jorge B. generacién Rivera y Eduardo Romano, en “So- — bre maneras de leer y de pensar la prensa periédica’ (Rivera y Romano, 1987) debian arrancar su resefia con una caracterizacién amarga: “De manera indudablements paradojal, un petio- , Para ganar efectividad, el SAT no habia comunicado la operacién a ninguno de los, otros gremios, No obstante, otras explicaciones se pueden encontrar en las disputas internas dentro del peronismo. El ex secretario general de Actores, Brandoni, en una entrevista subrayaba: ‘Nosotros no patticipamos de la toma de los canales. Esa tarde fui con la abogada de la asociacién y una escribana a labrar un acta para certificar que no teniamos nada que ver con esas tomas (...) nunca tuvimos nada que Tar unas tars aaparon dos canals de TV", Carin 23 dua de 1974 * idem, 14 ver con la pelea interna del justicialismo en si, don- de las facciones se disputaban los espacios”. Por su parte, el entonces secretario de Prensa y Difusién, Emilio Abras, dijo que el gobierno compartia los cri- terios y argumentos expuestos por los gremios vin- culados a la television, pero era ‘totalmente inexacto que la Secretaria de Prensa y Difusién haya tenido participacién alguna en los episodios ocurridos en los canales 9 y 11". Sin embargo, la inexistente in- tervencién policial dio la pauta de que las acciones del SAT tenian algiin guifio del entonces ministro de puso a través del decreto 340 la intervencién sobre los canales de televisién, sus bienes inmuebles y las plantas productoras de programas. En otras pala- bras, la estatizacién. Sin embargo, los gremios de la television no fueron convocados a la participacién ‘en ningin proyecto de reconversién del medio. La figura de Lépez Rega ocupé un lugar cada vez mas central en el gobierno y la gestién de la television no fue la excepcién. Asi, no sélo quedaria trunco el proyecto de los gremios de participar en la gestion de los canales, sino que se iniciaria un periodo de amenazas, ctimenes y persecucién a trabajadores y personalidades de la cultura. Mas alla de su oscura resolucién alentada por Lépez Rega, el proyecto original planteado por los gremios perseguia un nuevo paradigma para la te- levisién argentina como no habia existido hasta ese momento y como tampoco existiria en los afios poste- riores. Incluia un modelo de servicio publico con una ‘mayor participacién de los trabajadores, disminucién de la carga publicitaria, mayor produccién nacional y mas contenidos cuturales. Un concepto por el cual las organizaciones de trabajadores de los medios se- guirian bregando atin cuarenta afios después. # “Docente @ investigador en Politicas y Derecho a la Comunicacién (UBA-UNLP). Las voces sindicales en la Ley 26.522 Por Mariana Baranchuk * Los gremios del sector de la comunicacion jugaron un rol importante en el debate de la Ley de Servicios de Comunicacién Audiovisual. | accionar de la E utima — dictadu- ta civico-militar sobre los cuerpos y las organizaciones de los trabajadores tuo un impacto de- vastador sobre las experiencias poste- riores. La consolida- cidn del modelo neo liberal fue el broche de oro para el de- bilitamiento de la estructura sindical y de toda otra prictica basada en principios solidarios. En el sector de la comunicacién, la avanzada neoli- beral favoreci6 privatizaciones y compras y fusions, lo que llevé a una forma de propiedad concentrada, centralizada, multimediatica y extranjerizada. Esto profundizé aspectos de la precariedad laboral: poliva- lencia, autocensura, clficultad para la sindicalizacién y paupérrimas condiciones salariales. Contra todo, en el peor momento de retroceso nar id la Confederacion de Sindicatos de Trabajadores de la Comunicacién Social (Cositmecos), una entidad sin- dical de tercer grado. Cabe destacar, para dar cuenta de la pluralidad de su conformacién, que las organi- zaciones que la component tienen adscripcion a las diferentes centrales obreras existentes. El nacimiento de la entidad como comisién se remonta al afio 1989, y fue producto de la necesidad: evitar el cierre y liqui dacion de los canales de TV abierta 11 y 13 de Capital Federal, La iniciativa derivé en una experiencia inécita: la coadministracién sindical-estatal de dichos canales. Durante el breve tiempo que le tocé coadministrar, se demostré que el Estado y los trabajadores podian cir ir una empresa con finanzas sanas. La ley en sus pri- meros pasos = En 2001, la Co. § sitmecos presenté su propio anteproyec- to de radiodifusion Alli se desarrollaban ciertos ejes que lue- go. serian centra- les en la actual Ley 26.522: el derecho de los prestadores sin fines de lucro a brindar servicios la existencia de los medios —universita- rios como parte del sector piblico y par- ticipacién de los tra- bajadores en los or- ganos de control. Tras la etapa de los Foros Participa- tives de Consulta Publica, el proyecto sumé cuatro reformas propuestas por el Satsaid, tres por la Cositmecos, una por la Unién de Mési- cos Independientes, otra por Actores y una mas por los Locutores. @ Los trabajadores de los medios ocupan un rol central en la salvaguarda de los logros alcanzados en materia de democratizacién de las comunicaciones. — * Docente e investigadora. Facultad de Ciencias Sociales. Universidad de Buenos Aires. Artasados Los gremios de prensa sufrieron inmediatamente los ataques de la ultima dictadura militar. El mis- mo 24 de marzo de 1976, un disparo de bazuca atrasé la sede del Sindicato de Prensa de Men- doza y una tanqueta cargé contra la entrada de la Federacién Argentina de Trabajadores de Prensa, entidad reiteradamente intervenida en su histori ‘Segiin el informe de la Conadep, el 1,6 por ciento de los desaparecidos fueron trabajadores de pren- say el 1,3 por ciento, artistas y actores. erspectivas en Historia de los Medios 15 Pi 16 ROTAGONISTAS Santiago Senén Gonzalez, un periodista en la historia Por Patricia Faure Con el menton hacia abajo y los ojos hacia arriba, habla para adentro, en confidencia. Para la foto, se pone la gorra a lo Pablo Neruda en su versién marinera, y gesticula con las ma- nos cercanas al cuerpo, que descansan sobre la mesa o giran como aspas para sefalar una apreciacion que no desea olvidar. Asi, Santiago Senén Gonzalez se expresa con seguridad sin necesidad de meditar lo que dice, porque al tema lo tiene transitado y madurado en vida, libro, catedra y lucha gremial. u vida y pro- fesién, como la de su padre homénime, se iden- tifican con el olfato, palabra cara al pe- riodismo. “Ast em pecé el oficio en la parte gréfica y en un diario cuya redac- cién tenia ese olor tan significativo: la tinta, Uno se iniciar ba como aspirante y pasaba por varias secciones para co- nocer sus vitudes y vicios. A los dos afios ya era un petiodista profesional con matricula’, se enorgullece, Comenzé en el periodismo hace mas de medio si- glo, cuando las maquinas de escribir reinaban en las redacciones. Quien lo ayudé en sus primeros pasos fue otro militante gremial, Octavio Palazzolo, cronista teatral en el diario Ef Mundo. ‘Hizo la gestién de mi ingreso al matutino tras la promesa —incumplida por cierto— de que no abandonara los estudios de abo- gacia, carrera que habia elegido por mi voluntad y también por deseo de mi padre.” Es que su padre, junto a Octavio Palazzolo y Juan \Valmaggia, habia impulsado el Primer Congreso Na- cional de Periodistas realizado en Cordoba el 25 de mayo de 1938, que establecié la conmemoracién del 7 de junio como el Dia del Periodista y elaboré el Es- tatuto Profesional que afios después se convertiria enla Ley 12.908. “Los hombres que participaron en aquel primer congreso fueron los impulsores de una organiza- cién gremial que amparé sus intereses profesiona- les frente al sec- tor empresario y estructurd, con caracter definitive, una institucion ta- oral auténtica ins- pirada en los pro- blemas tipicos de la tarea periodis- tica y, desde lue- go, manejada con cabal conciencia de clase”, apunté Senén Gonzalez y agregé: “Participa- ron periodistas, no empresarios. Siempre los gremios ‘Como trabajador de prensa y como eseritor, San- tiago Senén Gonzalez siempre estuvo ligado a los temas sindicales: “En 1954, trabajé en E/ Lider y luego del golpe fui a Democracia. En 1957, de- cidieron que fuera al congreso de la CGT inter- Venida, Me negué por ser delegado, pero al final acepté y me hice especialista en trabajo sindical Estuve 40 afios en la oficina de prensa en el Mi- nisterio de Educacién de la Nacion. Trabajé en el Museo Social del Periodismo y fui profesor en la Universidad del Salvador, Ful director periodisti- co en época de Alfonsin, pero siempre vinculado a los temas gremiales. Mi primer libro, Ejército y sindicatos (1969), lo hice en coautoria con Juan Carlos Torre. Compilé el Archivo del Sindicalismo Argentino para la Universidad Di Tella y el Archivo del Sindicalismo de Prensa para el Archivo Histéri- co Provincial Ricardo Levene, de La Plata’, Algunos luego fueron expulsados 0 abandona- ron los cargos directivos que tenian en el Circulo de la Prensa, que era lo que existia y que funcionaba como mutual. A partir de entonces, de la lucha sindi- cal, se creé la Asociacién de Periodistas de Buenos Aires y, a nivel nacional, la Federacién Argentina de Periodistas’ Si bien los gremialistas pioneros de los afios ‘30 no se identificaron mayoritariamente con Juan Do- mingo Perdn, las demandas se fueron convirtiendo en realidad. “A Perén le interesaba regular el trabajo y el capital, habia impulsado la aprobacién de estatu- tos y ese conjunto de normas fueron hitos en su épo- ca. Tenemos que sefialar lo pionero que fue aquello”, explicé Senén Gonzalez, Recuerdos de redaccion “Comencé haciendo crdnicas deportivas por telé- fono en los afios '48, '49 para E! Pueblo, Hasta que un dia le pedi la intervencién a Palazzolo, que era cronista teatral en E/ Mundo, para trabajar en el dia- rio”, explicd Senén Gonzalez, quien como muchos de los que ingresaban al oficio pasé por la seccién “de torpes” (deportes). “En el edificio de Rio de Janeiro al 300 me reci- bid el doctor Emilio Rubio, quien habia sido brillante cronista deportivo y titular del Circulo, Con sus ga- fas negras y su voz autoritaria me permitié entrar en. ‘el Olimpo’, al decir de Raimundo Calcagno (Calki), cronista de carreras y luego prestigioso comentarista, de cine. La seccién tenia como jefe a Allende Ira- gorri y su redactor brillante era Marianito Julié, que a fin de afio hacia la vaquita para jugar al caballo que nos permitiera festejar el Afio Nuevo. De mas esta decir... nunca se ganaba'’, relata y agrega: “Mo- raban en aquel Olimpo, entre otros dioses, Roberto y Conrado Nalé Roxlo (Chamico), el escritor Hora- cio (Amelio) Rega Molina, los postas Amado Villar y Roberto Ledesma, el ctitico de arte Arturo Romay: figuras que volearon su talento en la literatura, como Enrique Gonzalez Tufién, Ramén Gomez de la Ser- nay otros que ahora se me escapan’. ‘Senén Gonzalez menciona a varios de los cole- gas con los que trabajé por entonces. “De la cuadra, 0 sea la redaccion general, evoco a Leandto Pita Ro- mero, con su hablar castizo; Gaston Pomares, Juan Esteban Ezcurra, Franklin Rawson Paz, el humotista, Eduardo Almira y Jorge Géttling que, de tango, vaya si sabia", conté y recordé hasta al encargado de los, vales de comida y viajes de subte o tranvia: “Era Gre- gorio Stilman, que ademas repartia el carnet para entrar como periodista al estadio y, a veces, hasta nos daba dos para llevar al palco a un amigo, que se deslumbraba al ver al periodista ejercer su trabajo’. Ademas, en la redaccién tambidn estaban presen- Trabajadores, profesionales y empresas —éEI periodista es un profesional liberal o un trabajador asalariado? —Seguimos siendo periodistas profesionales que trabajamos en donde nos convocan, pero hay nuevas formas. Como la grafica perdio vigencia, hay quienes compran espacios en television o en una radio y se producen a si mismos. Si compras espacio, sos auténomo; si trabajas a cambio de un salario, sos empleado. Ambos, dentro de sus formas, tienen libertad. =4Como ha sido historicamente la relacion en- tre empresas de prensa y periodistas? -El empresario defiende sus intereses y los traba- jadores, los suyos. Antes de 1938 hubo una huel- ‘ga en la que se unieron los trabajadores del taller con los periodistas; al finalizar el conflicto, echa- ron alos periodistas intelectua- les y quedaron los graficos. Luego, la fuerza se logré con el Estatuto Pro- fesional Elpoder sindical de Santiago Senen Gonzalez tes el peronismo y las tensiones de la 6poca, Como cuando su compatiero Calki fue cesanteado por pedido del secretatio de Prensa y Difusion Raul Apold. “Resulta que en un comentario, sobre una pelicula hablaba acerca de un testamento falso. Justamente, esa semana el presidente Perén guardaba en Plaza de Mayo un documento conocido como Testamento para el Afio 2000. A Apold le pare- cié una ironia planeada y exigié su despido” Y sobre colegas combativos, Senén Gonzalez mencioné a Octavio Rivas Rooney, militante socia- lista, quien debié cubrir un paro ferroviario y terminé arengando a los trabajadores. "No sélo lo echaron del diario, sino que aparecié detenido en la Penitenciaria Nacional de la calle Las Heras. Regresé a la redaccién tras la gestién del ci- rector Rubio. Cuando volvié, en el comedor el mozo le trajo dos botellas de tinto para brindar.” # Perspectivas en Historia de los Medios 17 emas Y DEBATES. El primer periodista rioplatense Por César Diaz (*) Manuel Belgrano fue corresponsal y articulista antes y durante la Revolucion de Mayo. Un adelantado para su época, entendid el valor social y politico de la prensa. | rol de periodista de Manuel Een: ha sido minimiza- do, entre otras razones, por la vision de algunos historiadores, como Paul Groussac, quien lle- 6 a considerar que sus articulos habian sido un “inofensivo deber escolar’ y hasta afirmé que Bel- grano “no habia nacido escritor” Pero el hombre de la Revolucién no sélotenia el respaldo de una so- lida formacién adquirida en Europa, sino que también acreditaba largos afios de produccién escrita. Si se comunicaba con un estilo sobrio, era con el propésito de hacer acce- sible al piblico rioplatense las ideas propias y las que venian del exterior. Era un convencido de que aqui habia que poner en practica las transformaciones que tantos beneficios hablan producido ya en Europa. Belgrano fue la persona mas indicada para va~ lorar el poder de la prensa. La formacién intelectual que adquirié en Europa lo llevé a promover toda ini- ciativa tendiente a desarrollar el periodismo desde una época relativamente temprana, No sdlo se habia diplomado de abogado, sino que sus conocimientos de distintas lenguas “atin, italiano, francés e inglés— le permitieron tomar contacto con las icleas dominan- tes: fisidcratas, iluministas y enciclopedistas. Pudo plasmar estos nuevos pensamientos en sus escritos, institucionales, en sus articulos periodisticos y, sobre todo, en su destacada labor intelectual dentro de la esfera piblica rioplatense* Los periédicos que llegaban a América contenian Noticias procedentes de Espaia y Europa en general. En cambio, Ef Correo Mercantil de Esparia y sus In- dias (1792) se caracterizaba porque no sélo presen- taba informaciones del Viejo Mundo, sino también no- ticias procedentes de las colonias americanas. Estas eran enviadas a Espatia, se las compilaba, impri Ganlago de Liners, Conde de Bustos Ais anda aude 8a Autnbogrtia de Belgrano a a ue echo ral valuta y volvian al Rio de la Plata en for- ma de publicacién periddica Los comienzos La primera oportunidad con- creta fue cuando el ministro Diego Gardoqui, desde Espatia, requi- rid al Consulado de Buenos Aires el envio mensual de noticias para ser publicadas en E! Correo Mer cantil de Esparia y sus Indias: “El Consulado resolvié que todos sus diputados en el interior le transmi- tiesen con regularidad noticias de sus cistritos para servir de base a los informes reque- En E/ Correo Mercantil —_ridos desde la Me- a ‘ trépol, que serian recibia las informaciones proyectades; por sl de las distintas regiones Secretario Manuel Belgrano y aproba- dos por la Junta del Consulado®. En El Correo Mer- cantil no sélo recibia las informaciones de las distintas regiones del virret nato, sino que las reelaboraba periodisticamente, porque eran informes de funcionarios que estaban acostumbrados a realizar documentos formales y no poseian un lenguaje adecuado para un periddico. Los materiales editados por Belgrano casi no eran modificados en el periédico El esfuerzo de Belgrano lo llevaria finalmente a encabezar un proyecto. Francisco A. Cabello y Mesa solicit6 permiso al virrey marqués de Avilés para consfituir en Buenos Aires una sociedad patristica y literaria y publicar el primer periédico de la region que se titularia Telégrafo Mercantil Rural, Politico Econé- ico e Historiégrafo del Ric de La Plata (1801). El virrey recomendé su publicacién al Real Tri- bunal del Consulado, que brindé la mas completa cooperacién. Ademés de su participacién abierta, la pluma de Belgrano se evidenciaba en algunos articu- del virreinato, y las reela- boraba periodisticamente. jo, ast Ui re Merci Eat y ss ins, Bue- ‘Academia Nacional doa Hi ona, 1977,p. 4 los sin firma sobre tematicas que solo él dominaba. Pero, sobre todo, se observaba su presencia en el andamiaje de colaboradores de distintos puntos del virreinato que poseia la hoja de Cabello y Mesa. Con posterioridad, al alejarse el director del Te légrafo Mercantil de los objetivos fundacionales, Belgrano y el Consulado le retiraron todo el apoyo. A partir de ese momento trabajé con celeridad para sustituir al periédico, a pesar de que el Telégrafo Mer- cantil tenia un permiso de “exclusividad”. Su esfuer- z0 se plasmé en una nueva publicacién, el Semana- rio de Agricultura, Industria y Comercio, que aparecié en septiembre de 1802, por lo que ambos circularon simultaneamente. En efecto, Manuel Belgrano dio en forma anénima al semanario de Vieytes, en el que or lo menos son inspiracion suya, estudios como el que se publicé en el primer numero, bajo el titulo "Comercio", en el que hay conceptos y pasajes en- teros que pertenecen a las dos primeras Memoriast. Las ideas progresistas, sobre todo, las fisiocraticas, se popularizaron a través de sus articulos constitu- yendo la columna vertebral de dicho periédico. El virrey Cisneros le brindaria luego la. oportuni- dad de publicar un nuevo rgano de prensa, el Co- reo de Comercio (1810-181). Ali introdujo conceptos inherentes al periodismo intelectual / ampliado® al referitse a la trascendencia de las publicaciones periddicas, especialmente en tiempos y en lugares donde, como en el Rio de la Plata, habia una carencia de libros. Y agregaba: ‘No entraremos a manifestar la necesidad y utilidad de los periédicos, porque éstos son puntos demasiados ventilados y en que no hay persona que tenga sentido comin, que no esté de acuerdo, de resultas de lo que la experiencia ha demostrado en todas las Naciones que han sabido aprovecharse del feliz descubrimien- to de la Imprenta para semejante objeto”. Belgrano tenia gran claridad conceptual acerca de la fun: del periodismo en un contexto poco favorable. En el Correo de Comercio se publicaron dos articu- los disonantes con la orientacién del periécico. El pri- mero, titulado "Causas de la destruccién o de la con- servacién y engrandecimiento de las naciones™, apa- recido el 19 de mayo de 1810, es decir a solo seis dias, del pronunciamiento del 25, en el cual se percibe un ‘TBonaa, Ls, Lav as acndmias ae Manvel ol Criss Agenino.. Ross, 1923 p60 a utaros para a ny Reo 9 panaismo arpreso de | écace ‘Muchas utes, ete los, lime ig de Began, ite eurieon en rarinao "Organ de a render y cadena de as mpenis 3 2 Aceo Beltana comet ase jonas ati Buenos dies, Imrent Americana, 1342, 2.303, rmerascatama sie acl, so tantin a Belyano yap sesgo politico, de prosa directa y persuasiva, escrito con la intencién de quien sabia que esas eran las cit- cunstancias propicias para darlo a la luz piiblica, pues aludia a un concepto vital para los dias venideros. En el segundo, ‘La libertad de la prensa es la principal base de la ilustracién pitblica” ~11 de agos- to de 1810-, subrayaba el valor del estimulo a la cir- culacién de ideas para un gobierno revolucionario, ‘en consonancia con los preceptos del periodismo intelectual / ampliado. Sin embargo, pensaba que a esas ideas se las debia resguardar sobre todo, en momentos en que habia que construir las bases de un nuevo Estado. Por ello, traté de inculcar en la poblacién las ventajas de poder escribir sin restric~ ciones, excepto acerca del dogma religioso, de las injurias y de la obscenidad, Entre otros conceptos, escribié: “La libertad de la prensa no es otra cosa que una facultad de escribir y publicar lo que cada ciudadano piensa y puede decir con la lengua. Estan justa dicha facultad, como lo es la de pensar y de ha- blar, y es tan injusto oprimiria, como lo seria el tener atados los entendimientos, las lenguas, las manos, 0 los pies a todos los ciudadanos”. Escrito pocos dias después de la Revolucién de Mayo, el parrafo era un alegatos en favor de la libertad de expresion?. @ * Doctor en Comunicaciin graduado en ls Universidad Macio- al de La Plata (UNLE) Director det Historia, Comuntcackin, Period’sms y Medios de fs Facultad de Periodisma y Comunicactin Social (Cehicooeme) de la Facuitad de Periodismo (UNLP). Aquel redactor fantasma ‘Ademas de su labor de corresponsal para E/ Correo Mercantil de Espafia y sus Indias, Belgrano escribia all ‘otro tipo de articulos, En una carta dirigida a su amigo chileno Manuel Salas, utlizaba conceptos similares a los que eparecerian tiempo después publicados en un ‘suetto sin ribrica en el periddico peninsular. Es el caso de una nota sobre el uso del aceite de madi para la fi- tura de comestibles. La tarea periodistica de Belgrano habia comenzado en 1795 como corresponsal, 1o que justifica mencionarlo ‘como el primer periodista rioplatense, pero ademas su ‘actuacion no se limité a esta primera tarea reporter, sino que también prosiguis de manera sistemética tanto ‘en el Telégrafo Mercantil como en el Semanario y de forma mas directa en el Correo de Comercio. Morena tambien se habla retro a ee tema en un cre [a Btertad de escite’gubcago en a Gazela de Bueros jade 1810 Ese, a nuesioe aa en 17 ne spit delosmejres anos 29 Hspancaréres eon, fanaz Daly, React de en Perspectives en Historia de los Medios 19 eMas Y DEBATES, Critica y \a Gran Guerra Por Enrique Fraga La guerra mundial que se desato en 1914 fue un tema que el diario de Natalio Botana instalo en la tapa desde el comienzo y que siguid en sus ediciones con textos, disefio y publicidades. especificas. uando el 28 de junio de 1914, el archiduque Fran- cisco Femando de Austria fue muerto en Sarajevo pot Gavri- lo Princip, en Buenos Aires el diario Critica, fundado por Natalio Botana y pionero de la prensa sensacionalis- ta argentina, no tenia todavia un afio de vida en las calles portefias. Pese a la distancia geogréfica que separaba a la Argentina del escenario, de los posteriores acontecimientos bélicos y la pos- tura neutral del pais ante el conflcto, los periédicos locales tuvieron un rol informative vital, potenciado por la excepcionalidad noticiosa de la guerra, el interés de las comunidades de inmigrantes provenientes de los, paises en pugna y, en otro orden, por las consecuen- cias que podia tener la contienda para la integracion economica al comercio internacional via el modelo agroexportador. En linea con Patricia Vega Jiménez’ y su trabajo sobre la prensa costarricense, puede afirmarse que la Gran Guerra fue el primer acontecimiento mediati- co de magnitud del siglo XX, acrecentado por el de- sarrollo propagandistico y otras estrategias de per- suasién. El periodismo grafico fue una herramienta decisiva para la comunicacién en la region. Si bien los diarios de Buenos Aires se vieron in- fluidos por el insumo informativo y propaganda de las agencias de noticias europeas, estaba luego en cada medio la decisién de desarrollar sus estrategias de Publicacién dirigidas a su lector especifico. Por eso, quien hiciera un paneo por los ejemplares de Critica durante los primeros meses de la contien- da, podria conjeturar que su cobertura, explicitamente "Vega Jiménez, Patricia, Primicias de la Primera Guerra Mundial fn la prensa costaricense (1914), Cuadernos Inter c a rio so- bre Ceniroaménca y 2! Cenbe, Universidad de Costs Rica, Ano 4,N° 5, 2007. itp ewan atindex uerac cindex phpintercarbial afticleNewa009, 20 aliadéfila, fue una ex- | periencia que impuso J una serie de desafios para la produccie periodistica y un pun- tapié para la experien- cia sensacionalista del _ medio, que al ser nue- yo y con escasos re- "cursos, a diferencia de ‘su competencia, apro- ‘veché las ocasiones | informativas con una Jgama de elemen- | tos que involucraron lo narrativo, el disefio, lo comercial, lo visual y <1 entretenimiento. Para mantener la atencion, reinventaron secciones y hasta generaron articulos mas cercanos al entreteni- la edito- miento y a la propaganda tial en contra de Ale- mania fue toda una que a la noticia. puesta que hasta la — finalizacién del conflic- to le permitio al medio realizar tiradas de 140.000 ejemplares Esta postura aliadéfia de Critica ya estaba consolidada a un mes del inicio del enfrentamiento, en octubre de 1914, y ocu- paba en promedio las tres primeras paginas del diario; ‘sin embargo, su cobertura necesité tanto de secciones fijas como de otras mas flexibles de acuerdo con la in- formacién disponible. Por ejemplo, junto con informacién de caracter nacional la tapa tuvo de manera estable la seccién “Guerra Mundial’, a dos columnas, con el resumen de las acciones de combate. Se destacé aqui la uti- lizacién de una variedad tipografica en cada titulo y, en algunos casos, ilustraciones. Otra seccién que tuvo estabilidad fue “Jornadas ‘Secciones fijas e in- novacién linea 2 bos, Alvaro, Cludadano Sotana, La biografia definitive del crea or del diana Crtica, 1* edicion, Javier Vergara Editor, Buenos Ales, 2013 de guerra’, dedicada también a la crénica de los acontecimientos. Su disposicién varié entre las pag nas 2y 3, adaptandose a la publicacidn de cuerpos fotograficos 0 publicidades; es que la segunda pa- gina fue depositaria de la informacién fotoperiodisti- ca del conflicto, esporadica de lunes a viernes y fuer te el fin de semana bajo la seccién “La guerra ilus- trada recibida por el correo de hoy", que incluia una decena de imagenes. En la tercera pagina aparecia otra seccién fija Tenia ilustraciones, a veces historietas de un cuadro y texto al pie; en otros casos verdaderos carteles de guerra, que con la versatilidad de Pedro de Rojas mezclaban recursos como la informacién de coyun- tura, la propaganda politica de caracter macabro, el humor negro y siempre una marcada linea editorial, antialemana, Sin embargo, a poco de comenzada la guetta, Cri- tica tuvo la exigencia de aportar novedad acerca de lun conflicto que ya por momentos se volvia rutina- rio. La edicidn del 23 de octubre, por ejemplo, es en- fatica: “La guerra europea ya no entusiasma a nadie. Lo poco agrada y lo mucho ‘stufa”. Esta necesidad de innovacién del medio para “entusiasmar” fue cubierta con una serie de condi- mentos que fueron desde la publicacién repetida de informacién (via suplementos y coberturas especia- les), la invencién y reinvencién de secciones y hasta alla generacién de articulos o propuestas mas cerca- nas al entretenimiento y la propaganda que al que- hacer noticioso Por ejemplo, la pagina 2 tuvo una seccién dedi- cada a crénicas, cables de los aliados y anécdotas del conflicto que cambiaba varias veces de nombr Asi, en tan sélo un mes, se sucedieron “informa- ciones por cable y correo con alcance hasta las 4 PM” (01/10/1914), “Notas, anécdotas y cosas de la guerra” (13/10/1914), “Notas graficas del teatro de la guerra” (14/10/1914) y “Combates, episodios y esce- nas de la guerra” (19/10/1814), Los condimentos de las batallas El entretenimiento ocupé un rol no menor en la co- bertura bélica. Por ejemplo, uno de los folletines que Critica publicé a poco de iniciado el conflcto fue “Se- cretos de la Corte Imperial’, una biografia de Guille mo Il a través de las memorias de la condesa de Ep- pinghoven y traducido por Emilio Dupuy de Lome. Acompaiiado por una sugestiva ilustracién en la que el lider germano y su mujer eran observados mientras dormian en la intimidad de su recémara, de manera indiscreta y junto a la leyenda “Libro secues- trado en Berlin’, la primera entrega ocupé la mitad de la tapa del 2 de octubre, luego de una anuncia- da publicacién en nimeros anteriores. Pasada la novedad, el folletin fue la pagina 4, junto a notas costumbristas como “Acuarelitas de arrabal” y el ‘No- visimo diccionario lunfardo”. En 1916, un segundo folletin, “El Kaiser desenmascarado. Memorias del conde Axel von Schwering” siguié la linea de aquella Atres dias de anunciar la contratacién de los ser- vicios de la agencia francesa Havas, el 23 de no- viembre Critica prometié la publicacién de ‘pruebas fotograficas de la barbatie alemana’ y agregé: “Se trata de documentos sensacionales, enviados direc- tamente de la Polonia rusa, que comprobaran una Vez mas la alta justicia de nuestra campafia a favor de la civilizacién”. Asi, al dia siguiente y bajo el titu- lo “La barbarie alemana, documentos graficos para la historia” el medio presenté en su tapa un desplie- gue fotografico de victimas mortales del confiicto con la bajada: ‘Mutilaciones, craneos triturados por la cu- lata de los fusiles alemanes”. Dos dias después, re- publicé una impactante foto de nitios muertos, ahora ampliada. La repeticién de la macabra escena fue acompajiada al pie de pagina por una ilustracién que como en un juego infantil invitaba al lector a formar la figura del kaiser Guillermo II tras plegar el dibujo de cuatro cerdos. Otro ejemplo de entretenimiento, fotopetiodismo, sensacionalismo y propaganda. Bibliografia consultada Abés, Alvara, Qiudadano Botana. La biografia definitiva del creador del diario Critica, phmera edicién, Buenos Aires, lavior Vergara Editor. 2013, Yega Jimenez, Patricia, “Primicias de la Primera Guerra Mundial en la prensa costarricense (1914), en Cuader- nos intere.ambio sobre Centyoamérica y @l Caribe, Uni- versidad de Costa Rica, Avio 4, N® §, 2007. blip Jivww. Iotindex uer ge crfindey. pho/intercambio/article/iew/2906 Saitts, Syivia, Reguercs de tints. El diario Critica en le dé- cads de 1920, primera eaicién, Buenos Aires, Siglo Vein- tiuno editores, 2013 Stone, Norman, Breve historia de fa Primera Guerra M diat, primera edicion, Buenos Aires, Anel, 2012. Diano Crites, octubre, noviembre y diciembre de 1914, ejemplares microffmados, Biblioteca Nacional de la Repd- blica Argentina Avisos al tono La idea de aprovechar ia guerra para hacor negocios también se refiejé en la publicidad. Si bier las avisos re- ‘én aparecian en la cuarta pagina junto @ informacion menos dura, hubo situaciones somprendentes como la del 23 de octubre de 1914 cuando en una pagina com- pleta ttularon: “Uttimas noticias. Documenta sensacio- nal. Reagravamiento de fa conflagracién europea, pars ‘captarla atencion de! lector y luego promocionaria verta “sin precedentes' de 10.000 pantalones fentasio a $ 4 y 5000 trajas da saco dasde $ 7, entre otros articulos que se vendian en Bartolome Mitre y Carlos Pellegrini Perspectivas en Historia de los Medios 21 emas Y DEBATES, 22 LA NACION Y SUS TAPAS Entre el Estado y las mieles del mercado Por Alejandra Ojeda Nacido al amparo del gobierno de Bartolomé Mitre en 1862, se reconvirtié ocho afios después, ya con el nombre definitivo de La Naci6n, y pasé a ser un diario con disefio, publicidad y con- tenidos con una vision comercial, co es tanto la puerta de entrada ycomo su presentacién. Cons- truida para atraer la mayor cantidad de piiblico a primer golpe de vista, se juegan en ella los recursos mas impactantes, dentro del estilo ecito- rial de cada publicacién. Esta funcion de la primera pla- na se configuré en la Argentina @ fines del siglo XIX, cuando los pe riédicos comenzaron a venderse en los escaparates de los kioscos y a competir con publicaciones ilustradas. En las décadas siguien- tes la prensa estadounidense fijé su impronta inaugurando una tapa cruzada por grandes e impactantes titulares, ilustraciones y recuactos. Los cambios tecnoldgicos acu- mulados en la segunda mitad del siglo impactaron en la prensa dia- ria, cuadruplicando la cantidad de paginas por nlimero, reduciendo el tiempo de impre- sién y ampliando exponencialmente la cantidad de ejemplares por tirada, con destino a un nuevo merca- do lector avid y en condiciones de consumir. El aviso comercial, puesto en el centro de la es- cena como medio principal de financiamiento durante este mismo periodo, irrumpe en el sistema visual del, diatio, cuya configuracién histérica provenia hasta entonces de la légica letrada. Asi, las publicidades cambian el aspecto dela pagina al generar puntos de n, rompen el formato columna y fortalecen las dinamicas de materiales seriados (que habia inaugu- rado el folletin) a partir de la irrupcion de las primeras campafias publiciterias. L: primera plana de un periéd- Las tres columnas Durante siglos una pagina de periddico se parecia La Nacion - Imagenes - 22723 de las fotos: 4 de septiembre de 1302, = mucho a la de un libro. El forma- to sabana con columnas de texto iniciado en el mundo anglosajén fue la norma en el siglo XIX, habi- litando caminos divergentes entre ellibro y el diario en cuanto a la oF ganizacién visual de sus paginas. En la Argentina, el paso hacia las, tres columnas, que se lleva a cabo ‘entre 1820 y 1850, fue un momen- to clave de ese distanciamiento, ‘que se da simulténeamente en la tapa y en el interior de las publi- caciones, las cuales no siempre tenian en sus portadas un disefio demasiado diferente al resto de la publicacion. La primera pagina contenia informacién cuya importancia en relacién con el conjunto era rela- tiva: en algunos casos habia in- formacion comercial, en otros la publicacién de actos de gobierno, en otros, los avisos por palabras. En su base, no era extrafia la presencia del folletin, pero también podia este ultimo hallarse en la parte inferior de otras hojas, sobre todo cuando cada numero contenia mas de un pliego de contenidos. Los dos diarios mas importantes de la Argentina durante el modelo agroexportador (y alin después, a lo largo del siglo XX), fueron sin dudas La Naciony La Prensa. Ambos se incubaron al amparo del gobierno de Mitre y reconvittieron nombre, estructura societa- ria y financiamientos entre 1869 y 1870, fechas reco- nocidas de fundacién. Nacian empresas periodisticas cuya clave principal no seria el presupuesto estatal, sino las grandes suscripciones y los avisos. En este contexto de transicién y cambios, las tapas de La Na- cién experimentaron un proceso de definicién tanto en la forma como en el contenido, Reconversi6n sin aditamento El antecesor de La Nacidn fue La Nacién Argen- tina, fundado en 1862, voz no oficial del gobierno de Mitre, dirigida por su secretario. El paso hacia La Na- cién ha sido anunciado como un cambio radical en la funcién del periddico, describiendo a este momento como fundacional de una nueva forma de hacer pren- sa, ajustada a los principios del Estado y la prensa modemnos. La fecha simbélica, el 4 de enero de 1870. En términos concretos, no habra grandes modifica- ciones en el diario y su imagen, mas alla del cambio del nombre del periédico. Por lo demas, continuaron los mismos redactores ¢ impresores, incluso se man- tuvo la correlacién de ntimeros en el folletin, que per- manecié a pesar del cambio. Desde el punto de vista de su visualidad, desde 1870 y hasta mediados de la década de 1890, los principales elementos graficos estaban dados por formas tipograficas, fundamentalmente el nombre del, periédico, algunos titulos de secciones y unas pocas lineas que terminaban de organizar el espacio, La tapa seguia siendo pensada desde una logica letrada, donde la informacion inicial era leida en pri mer lugar, y el resto de los elementos se leia en un orden sucesivo, siguiendo el recorrido lineal de cada, columna, en orden de lectura (derecha a izquierda). En tal sentido, los titulos de las secciones, que empiezan a consolidarse y regularizarse hacia 1880, son una marca visual que comienza a organizar el material textual con una légica distinta a la suce: continua, y permite que el lector ingrese a la lectura de la tapa desde distintos lugares. Uno de los primeros géneros que se destaca dentro de la primera pagina, por su estabilidad y ubicacion, es. el editorial, que durante muchas décadas del siglo XIX fue colocado en el inicio del recorrido de lectura (arriba, alla izquierda, primera columna), y con la identificacién de seccién en la misma letra del nombre del petiddico. En la medida en que, tras la derrota mitrista y la conci- liacién de 1878 el discurso politico faccional comienza a ser desplazado por otro basado en el consenso para facilitar la venta de publico a los anunciantes, el edito- rial pasa a la segunda pagina, y ocupan la pagina uno diversos avisos sobre espectaculos, finebres y clasi- ficados. Eventualmente volveré a la primera plana en fechas patrias y otros momentos especiales. Un segundo género que mantuvo su lugar desta- cado en la primera plana hasta finales del siglo XIX fue el folletin, espacio de divulgacién literaria que se Ubicaba en el iitimo cuarto de la pagina, separado claramente del resto por una linea que cruzaba la totalidad de la pagina Este espacio fue uno de los primeros en incluir ilustraciones, y en muchos periédicos europeos esta- ba disetiado para ser cortado y encuadernado. En el caso de los folletines de La Naci6n, esta funcién de “fibro por entregas” no estaba plenamente organizada, publicdndose en muchas ocasiones dos folletines dife- rentes impresos, uno en anverso y el otro en reverso, con lo que se perdia la posibilidad de encuadernarlos 0 se perdia la regularidad de publicacién continua. Lalidentidad Entre tanto, el logotipo con el nombre del periddi- 0 ocupa un lugar estable y destacado. Este elemento tecién adquiere su configuracion grafica definitiva en 1873; hasta entonces se modificaba cada vez que la imprenta del ciario cambiaba su repertorio de tipos. Re- cién en esa fecha empez6 a considerarse importante mantener el encabezado estable en términos de forma, no sélo de contenido. 11° de septiembre de 1894, afio de muchos cam - bios técnicos, de gestion Las publicidades y direccién para el perié- cambian el aspecto a a Necon modifies radicalmente el orden de fa pagina, generan aparicion de sus seccio- puntos de atencidn, nes, articulos y avisos: fompen el formato Primera pagina paso a columna y fortalecen las dindmicas de estar ocupada por la car- telera de espectaculos, materiales seriados. — los avisos fiinebres y cla- sificados, criterio que se mantuvo hasta las prime- ras décadas del siglo XX. Estas secciones no poseian ilustraciones y presentaban un disefio mo- nétono que se mantendria hasta principios del siglo XX. Excepcionaimente, la primera plana se poblara de imagenes en aquellas ocasiones en que la familia Mitre queria impulsar algin proyecto o tema particu- lar, como es el caso de la construccién del cemente- tio de la Chacarita. Esta inclusién de imagenes estaria determinada no solamente por la voluntad editorial, sino porque su elaboracién fuese posible. En 1894, encontramos muchos grabados en el periédico, debido al paso efi- mero de un artista plastico llamado Malharro, quien unos meses después partia a Francia a completar sus estudios. Para este tipo de notas, ademas, era posible encontrar fotografias de archivo desde las cuales elaborar las imagenes dibujadas, pues era ha- bitual que el Estado documentara fotograficamente las obras publicas que se iban realizando en la ciu- dad. Aun no habia fotograbados en los diarios y sdlo comenzaban a verse en las revistas. Esta practica de elaboracién de ilustraciones a partir de la copia de fotografias, que por incompa- tibilidades técnicas no se incorporaron a los diatios hasta 1901, generaré la irrupcin de la perspectiva fotografica, preparando el terreno para el cambio vi- sual que tendré lugar en el primer cuarto del siglo XX. Desde comienzos del nuevo siglo la ilustracién legaba para quedarse definitivamente, # rspectivas en Historia de los Medios 28 pEROYECTOS. Investigacion od ~~? secyt vestigaciones en curso en el campo de la histo- ria de los medios, originadas en diversos ambi- tos académicos. La comenzamos con la mencién de los trabajos en desarrollo en el marco de la caétedra que edita esta revista, Es el punto de inicio y también una invitacién a equipos vigentes que deseen remitir sus resimenes para su publicacién. Actualmente, la cétedra aborda dos proyectos de investigacién, uno en etapa de cierre y otro en su inicio, ambos radicados en el Instituto de Estudios de ‘América Latina y el Caribe (IEALC), en el marco del sistema Ubacyt de la Universidad de Buenos Aires. Los proyectos son: E: esta seccién presentaremos resefias sobre in- 1) Ubacyt 2012-2014 GEF Cédigo 2020110200163 (En etapa de cierre) Modelos periodisticos en los origenes de la pren- sa periddica hispanoamericana: estudio compa- rado de los paises de los ex virreinatos del Rio de la Plata, del Peri y de Nueva Espafia durante las, guerras de Independencia (1810-1824) 2) Ubacyt 2014-2016 GEF '20020130200157BA (En etapa de inicio) Juan Lasserre en Argentina y Uruguay (1826-1853): periodismo, politica y redes de parentesco en la construccién de las naciones del Rio de la Plata. Problemas que aborda “Modelos periodisticos”: Al comenzar las guerras de independencia, algu- nas colonias hispanoamericanas contaban ya con la presencia de periédicos. En México, una prensa practicamente diaria toma forma ya en las titimas dé- cadas del siglo XVIII, y las experiencias se expanden desde la capital hasta otras ciudades importantes del virreinato (como Zacatecas, Veracruz o Valladolid). Ciudades de encrucijadas portuarias y control adua- nero cuentan con petiédicos algunos, en sus inicios, jamente manusctitos poco después de 1760, y configuran publicaciones a imitacién delas existentes en capitales regionales espafiolas -privilegio estatal, sociedad patridtica, tpicos ilustrados, saberes prac- ticos y letras levemente picarescas~ entre fines del siglo XVIIly comienzos del XIX. Son, por ejemplo, los casos de Buenos Aires, La Habana, Panama, Este desarrollo periodistico elaborado en el marco colonial toma contacto apenas tangencial con la creciente cir- culacién de periédicos moderos propia del mundo anglosajén. Enemistades religiosas y geopoliticas se suman a la imposibilidad de una prensa politica parla- mentatia en el imperio espaficl, para impedirlo, Las revoluciones de independencia pasaran por ello muy rapidamente de la utiizacién de los recur- 505, saberes y experiencias de la breve y tenue pren- sa colonial a la intrusién de elementos propiamente moderos. Al principio, por simpatias expresadas res- pecto de los modelos de publicacién anglosajones. Mas adelante, por la incorporacién de tecnologias, criterios de atmado y venta, géneros y contenidos Cémo se forman, por lo tanto, los primeros mo- delos petiodisticos de una Hispanoamérica en lucha, or su independencia, cuya prensa se encuentra en semejante tensién, hasta tanto se consolida el fin de la presencia espafiola tras Ayacucho? En este proyecto abordamos ese interrogante, ex: plorando y describiendo los recorridos genealdgicos de esta prensa en sus semejanzas estructurales, y en sus diferencias, tanto a partir de los distintos recorridos, coloniales y revolucionarios como de sus implicancias en las posibilidades de una prensa pattiética: en tanto en México surge y se sostiene, con avances y retro- esos, una prensa insurgente que desafia a la “legal” favorable a Esparia, presente a todo lo largo de la gue- tra en los centros administrativos fundamentales, en Lima la prensa favorable al virreinato y su conexién con Espafia no tuvo oponentes serios hasta la irrup- cién de la guerra por fuerzas extemas (San Martin, Bolivar) en los titimos afios de este periodo. Si, en cambio, irrumpe una precatia pero significativa plurali- dad de voces en el momento de apertura a las Cortes, Generales entre 1811 y 1815, con influencia en los dis- cursos y referencias posteriores. En Buenos Aires, por el contratio, desde 1810 la unica prensa existente fue la patriota, polemizando con la Gaceta de Montevideo hasta la toma de esta ciudad por el propio ejército pa- triota organizado desde Buenos Aires. @ Director: Julio Moyano |moyano@saciales uba.ar, Codirector: Alejandra Ojeda aojada@sociales uba ar Equipe: Ruban Levanbsry rlsvenbera@socales uba at Patricia Faure in tural ‘Ariel Gurmandi ariel qurmandiGiamail com: Enrique Fraga sfraga7S@hotmall.com 24 LANZAMIENTO El area de historia de la comunicaci6n gratica Con una propuesta multidisciplinar que integra a docentes, investigadores, graduados y estudiantes, comenz6 a funcionar el Area de Historia de la Comunicacion Grafica —impresa y digital de la Carrera de Ciencias de la Comunicacion Social. in el marco de la po- Ei que sigue la (Carrera de Ciencias dela Comunicacién, con la cteacién de espacios comunes para materias afines con integrantes de los tres claustros, se presenté el Area de His- toria de la Comunica- cién Grafica. Se trata de “una plataforma acadé- mica para el desarrollo de actividades pedagé- gicas, de investigacién, de vinculacién y de coopera- cién con la comunidad’, segin reza en su documento fundacional de abril ultimo. La iniciativa pone énfasis, en la promocién de ‘la capacitacién permanente, el desarrollo de programas y proyectos de investigacién, la produccién e intervencién comunicacional desde el, campo de la historia de la comunicacién gréfica’, con una perspectiva nacional y latinoamericana Con la concepcién de que el periodismo grafico, la industria editorial y las formas impresas y digitales de la propaganda “son parte sustancial de la configura- cidn de los espacios publicos, las identidades polticas y culturales y la economia de la comunicacién en Ar- gentina y América latina’, el Area de Historia de la Co- municacién Grafica encara el abordaje del campo sin desconocer su complejidad como objeto de estudio. “Nuestra perspectiva es el abordaje de este cam po problematico en su complejidad, considerando sus dispositivos y practicas en su condicién de objetos culturales (Jitik, 1993, 1995) e instituciones sociales, (Wiliams, 2001, 2003) sobredeterminadas, comple- jas, multidimensionales y, por lo tanto, necesariamen- te abordadas mulidisciplinarmente desde la historia politica, social y cultural’, explica el documento y agre- ga: “El Area de Historia de la Comunicacién Grafica, abordaré los medios impresos y cigitales de América Latina, su atticulacién con los procesos histéricos, su vinculacién con los avances y retrocesos en la perspectiva de los procesos de integracién, y las ar- ticulaciones con otras reflexiones y campos de inter- vencién profesional desde las ciencias de la comu- nicacién, considerando a su vez la dimen histérica de la discipli- ha como enmarcada en los desafios de la ‘comunicacién contem- porénea: democratiza- cién, reduccién de bre- chas en su acceso y su condicién de derecho fundamental’ Entre algunos de los objetivos de este espacio de trabajo aca- démico se destacan la generacién de actividades de colaboracién entre catedras y claustros para el in- tercambio de trabajos, investigaciones, bibliografi patticipaciones en redes y asociaciones, realizaci de foros y coloquios; asi como patticipar de la Red de Historiadores de la Prensa y el Periodismo en Hispa- noameérica, generar proyectos y actividades orienta- das a la preservacién de corpus de comunicacién gré- fica en soporte papel y digital; producir material diciac- tico y publicar materiales inécitos de interés histerico. Coordinado por Marcelo Borrell, Grisel El Jaber, Rubén Levenberg, Alejandra Ojeda y Alejandra Pasi- no, el area también propicia formalizar su dinamica institucional y la de sus primeros equipos de trabajo, la articulacién con los grupos de investigacién en comu- nnicacién (GIC), proyectos Ubacyt, Ubanex, semina- rigs ad hoc y otros proyectos que involucran a docen- tes, graduados, tesistas y estudiantes 0 en convenio con ella: asi como ademds brindar apoyo a tesistas de grado y posgrado integrantes de GIC asociados. El grupo convocante estuvo formado por los do- centes (en orden alfabético) Marcelo Borrelli, Carlos, Cénepa, Patricia Faure, Enrique Fraga, Ariel Gur- mandi, Rubén Levenberg, Julio Moyano, Alejandra Ojeda y Alejandra Pasino; junto a los graduados To- mas Crespo, Noelia Guerrero y Diego Landi (Queda invitada la comunidad académica a sumar- se a este espacio de trabajo colectivo. Puede consultarse el documento completo en http:/ihistoriaymedios.sociales.uba.ar/areas/, 0 enviar mail a areahistoriaprensa@gmail.com. # erspectivas en Historia de los Medios 25 iTERNACIONALES La historia de la prensa es la cuestion Hace quince afios se fundo la Red de Historiadores de la Prensa y el Periodismo en Iberoamérica, que retine a docentes e investigadores con el propésito de promover la integracion de equipos multidisciplinarios, el intercambio de textos y experiencias y el estimulo de las publicaciones. tigadores iberoamericanos acudieron al Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanida- des de la Universidad de Guadalajara, para formali- zar la creacién de una red internacional de investiga- cidn e intercambio. A partir de aquel 7 de septiembre de 1999, la Red ha tenido actividad y crecimiento continuos, con intercambios entre docentes ¢ investigadores de todo el mundo y congresos bianuales. Esta vez la cita es en la ciudad mexicana de Querétaro, donde se realiza el IX Encuentro Internacional, con cientos de aportes provenientes de toda América y paises de Europa, apenas unas pocas semanas después del decimoquinto aniversario. La Red conserva hoy los objetivos fundacionales: propiciar la multidisciplinariedad sin privilegiar nin- gin enfoque; la bienvenida a investigadores prove- nientes de disciplinas muy diversas, sin establecer 6rdenes jerarquicos prioridades, entre ellas: histo- ria, literatura, comunicacién, sociologia, antropolo- gia, ciencias politicas, ete. “El unico objetivo —indi- caba el primer documento es tomar a la historia de la prensa y el periodismo como objeto de estudio.” También se propuso propiciar el intercambio de infor macién sobre investigacién, novedades editoriales, congresos, encuentros y otras actividades académicas, y medidticas ligadas a su objeto. Complementariamen- te se plante6 incentivar el rescate de los materiales he- merogréficos y otros elementos de patrimonio cuftural ¢ histético vinculados a la prensa y el petiodismo, rea- lizar actividades de difusién, publicar indices y catalo- 908, procurar la realizacién de publicaciones conjuntas, con resultados de investigaciones, y la realizacién de encuentros regulares. El resultado tras apenas una década y media de trabajo es alentador: se han realizado ya ocho en- cuentros internacionales de la Red ~y el noveno en 2014-; se han coordinado publicaciones colectivas con riguroso referato que permitieron actualizar el estado de la ctestidn, entre otros objetos de estudio, de la prensa hispanoamericana, de México y de las, regiones; su utilizacién como fuente de investigacién histérica y su estatus como paradigma de interdisci- plinariedad. También, en un contexto de mayor instituciona- C= el siglo XX cuando un grupo de inves- 26 Los encuentros de la Red + |: Guadalajara, Jalisco, Universidad de Guada- lajara, septiembre de 1999. +l: Xalapa, Veracruz, Universidad Veracruzana, Mexico, marzo de 2004. + lilt Oaxaca, Oaxaca, Universidad Auténoma Benito Juarez de Oaxaca, noviembre de 2005. + IV: San Cristébal de las Casas, Chiapas, de 2007. +V: Zacatecas, noviembre de 2008. + VI: Universidad de San José, Costa Rica, febre- ro de 2010. + Vil: Veractuz-Boca del Rio, Universidad vera- ‘sruzana, abril de 2011 + Vill: Aguascalientes, Aguascalientes, Univer- sidad Autonoma de Aguascalientes, octubre de, 2012, + IX: Santiago de Querétaro, Querétaro, Univer- sidad de Querétaro, octubre de 2014. lizacién, se lograron nuevas interacciones, con la patticipacién en congresos dela Latin American Stu- dies Association, (SLAS) en el Reino Unido, y en los, congresos Internacional de Americanistas ¢ Interna- cional de la Asociacién Historiadores de la Comuni- cacién (Espatia), asi como en reuniones del Conse- jo Europeo de Investigaciones Sociales de América latina, y con diversas asociaciones nacionales de ‘América y Europa. La apertura a recorridos e indagaciones muttiis- ciplinares, a partir de una invitacién generosa basada en el interés por 1 objeto antes que por formaciones profesionales tradicionalmente habi- litadas a considerar la prensa como campo disciplinar propio, ha rendi- do, sin dudas, frutos observables tanto en la configuracién de proble- mas, que articulan investigadores de diversos origenes académicos y profesionales y de diversos paises, en debates compartides, proyectos de publicacion o intercambio de informacion para investigaciones. Entre otros temas, se notan continuidades y cre- cimientos en cuestiones como prensas regionales, géneros especializados, marcos regulatorios, prensa, y formacién de la opinién publica, prensa y guerras, prensa colonial, revoluciones de independencia, transformaciones tecnolégicas, prensa y migracio- nes, empresas periodisticas, problemas metodolégi- cosy teéricos, ensefianza de la historia de la prensa, historias comparadas, practicas y contextos cultura les, imagen visual en prensa, digitalizacién, historia politica, etcétera. El volumen y variedad de ponencias presentadas en los sucesivos congrtesos han experimentado un crecimiento exponencial; con igual evolucién en el ni- mero de investigadores de diversos paises que part cipan regularmente en actividades de la Red. Los si- tios web lo atestiguan en el nimero de investigadores inscriptos, cantidad de libros presentados y articulos en linea puestos a disposicién de los interesados. El crecimiento y consolidacién de la Red son inescindibles del esfuerzo y constancia puestos en juego por numerosos colegas de América y Europa, ero especialmente por los mexicanos, quienes han sido anfitriones de ocho de los nueve encuentros convocados hasta ahora, han incubado y respaldado sus principales publicaciones, han articulado didlo- gos con otras redes y han promovido la creacién de nuevos nods y redes regionales. La etapa actual muestra numerosos logros conso- dos y también la expectativa de un mayor creci- jento regional e internacional, con la suma de nue- vos ejes problematicos de investigacién, el impulso de la capacitacién en la especialidad, la circulacién de documentos, libros y atticulos, tesis e informes y la generacién de proyectos multidisciplinarios. # Enlaces de interés pti adoresde! m mad Informacén actualzeda sobre aspectos prdciicos del prdximo encuentra internacional asi como los mas recien- temente realizados Red de Historiadores ——— htto:sAwww historiadoresdalaprensa com mx/miembros. sm, El sitio contiene informacion institucional, datos para soll citar membresia, listado de miombros con informacion de ‘contacto, némina de libros y otras publicaciones realizadas por la Red o por miambras da la misma, y una nomina de aiticulos consultables an linaa desde e! mismo sitio Algunos de los libros producidos por la Red Del Palacio Montiel, Celia (Ed.) La prensa como fuente pars ie historia Universidad de Guadalajara, Conacyt, Migual Angel Po- ‘rie, Mexico, 2008 Del Palacio Montiel, Celia (Ed.) Siete regiones de fa prensa en México, 1792-1950 Universidad de Guadalajara, Conacyt, Miguel Angel Po- rma, Maxico, 2008 Del Palacio Montiel, Celia (Ed.) Rompecabezes de papel La prensa y el periodiamo desde das regrones de México, Siglos XIX y XX Universidad de Guadalajara, Conacyt, Miguel Angel Po- ‘ia, Maxice, 2008 Martinez Mendoza, Sarelly, Del Palacio Montiel, Calla (Ed) Voces en pave! Le prensa en iberoamérica de 17920 1970 Univarsigad Auténoma de Chiapas, Caleecin social y hhumanistica, Mexico, 2008 Pineda, Adriana, Ganto, Fausta (Ed.) Miradas y acercamientos a la prensa decimon6nica, Universidad Michoacana de Sen Nicolés de Hidelgo/Red de Historiadoras de la Prensa y el Panodismo an Ibe- roamétice € Instituto More. Mexico, 2013. Perspectivas en Historia de los Medios 27 Pau Y MANANA De la maquina de escribir a la tablet jetos histéricos y socialmente situados. Los dis- positivos medidticos no son tnicos y mucho me- nos estables. El pasaje de la maquina de escribir ala tableta multifuncién no se debe interpretar solamente como el pasaje de lo analégico a lo digital. El arribo de la cigitalizacién cre6 distintas muta- ciones en las cuales se observan nuevos espacios y | os medios y sistemas de comunicacién son ob- 28 tiempos en el proceso de produccién, distribucion y consumo de informacién. En este proceso de trans- formacién, coexisten viejas y nuevas practicas de es- critura y lectura. Y en este nuevo ecosistema medié- tico, que se encuentra en constante mutacién, no es extrafio ver un dispositive que conviette la vieja ma- quina de escribir en un teclado para tabletas, como muestra el video accesible en: hitps//www.youtu 2: comiy Esferas mutantes en la era digital Por Ariel Gurmandi La mediatizacién digital y los dispositivos convergentes han modificado no sdlo los habitos de consumo de medios, sino también el juego entre las esferas publica y privada. 0s medios digita- les @ interactivos forman parte del proceso de comunica- cién @ interaccién so- cial (Voléshinov, 2008) en el que se imbrican la esfera publica y la esfera privada. Al mis- mo tiempo se diversifi can los espacios hacia el interior de la familia burguesa y los consu- mos de medios de co- municacién se tornan a la vez mas individuales y mas yuxtapuestos (Flichy, 1993). El concepto del es- pacio piblico en Internet plantea varios desafios. En el marco de los espacios virtuales, es necesario comprender el alcance del concepto de espacio fi- sico que se ve atravesado por el nuevo ecosistema digital (Scolari, 2008) Como explica J. Habermas, la vida social burgue- sa “puede captarse ante todo como la esfera en la que las personas privadas se reunen en calidad de pliblico”. En este sentido, en la actualidad el concep- to de espacio piblico no es equivalente directamente a los espacios publicos digitales de Internet. En principio, el espacio digita, es, por defecto, pri- vado, Una direccién URL, un espacio en un hosting y un administrador de contenidos marcan el espa- Cio fisico real donde se alojara el espacio digital. Y, aunque probablemente, puedan darse condiciones para publicar una web totalmente gratis e Internet, (Blogs, Wikis y otros lugares de debate), se entiende que todo espacio digital cuenta con un duefio, que condiciona con sus reglas las politicas de publicacio- nes de los usuarios, tanto en su forma como en su. contenido, El concepto de usuario ifiere del publico lector (maestros, abogados, comerciantes, etc.) que Ha- bermas sefialaba en el siglo XVIII en Alemania. Los pliblicos no nacen, se hacen seguin la época. Actual- J. Habermas, la vida social burguesa ‘puede captarse ante todo como la esfera en la que las personas privadas se reunen en calidad de publico”. mente, el usuario es Un internauta, un “ace tor multimodal que lee, ve, escucha y combi- na materiales diver sos” (Garcia Canciini, 2007). De esta forma, el usuario produce una integracién de lengua- jes, en donde puede reinterpretar_y cons ‘ruir un nuevo texto, Se tompe la linealidad te tual y se utilizan los dos hemisfetios del cerebro (Castells, 2007). Con Ia llegada de los medios sociales di- gitales y los dispositi vos méviles, pareciera que la vida privada y publica del usuario de Internet en el siglo XXI no se encuen- tran ta claramente delimitadas como la vida social pablica en el XVIII, donde la marcada separacién del Estado y la sociedad delimitaba la esfera publica del “ambito privado. Actuaimente estos espacios familiares y piblicos conviven y se combinan en diferentes situaciones de la vida social. La creacién de sitios -muchos nacen por diferentes iniciativas publicas y privadas- confor- ma nuevos espacios publicos digitales, con diferen- tes modalidades de uso y participacion. En la esfera del poder puiblico, se encuentra, por ejemplo, el sitio de Agenda Digital (https:/Aww. agendadigital.gob.ar/software-publico), que ofrece informacién relevante en la materia, a fin de que los sitios del Estado Nacional resulten accesibles para la mayoria de las personas, independientemente de sus propias limitaciones. Otro ejemplo de cree cidn del espacio digital publico es Futbol Para Todos (ttp:/Avwwe futbolparatodos.com.at/), que es un pro- grama gubernamental de la Argentina para la trans- misién en vivo de los totneos de Primera Divisién, con acceso libre y gratuito. También existen ejemplos de espacios pablicos digitales que nacen en el ambito celular privado, por Perspectives en Historia de los Medios 29 Pu Y MANANA 30 ejemplo a iniciativa de la enciclopedia de conteni- do libre que todos pueden editar, www.wikipedia.org, © WikiLeaks, una organizacién mediatica internacio- nal sin énimo de lucro, que publica a través de su web informes anénimos y documentos fitrados con contenido sensible en materia de interés piiblico, preservando el anonimato de sus fuentes. En estos ejemplos, los Estados Nacién no tienen injerencias ni pueden controlar las publicaciones. Estos espacios digitales se encuentran yuxta- puestos, como sefiala Patrice Flichy, por espacios, privados y publicos. , no se produce “por una hipet= trofia del espacio privado, sino movilizacién de es- pacios privados en el seno de un espacio publico. El individuo esta aqui y en otro lado”. Con el acceso a las tecnologias méviles, individuales ¢ interactivas, se asiste a una superposicidn de dos sociabilidades: una inmediata y otra mediatizada. Cambio y convergencia Actualmente asistimos a una transformacién en el centro de gravedad del espacio privado de la familia burguesa, en tanto que se multiplican los dispositi- vos técnicos de comunicacién, se vuelven mas con- vergentes y méviles, se deslocalizan (Garcia Canclini, 2007) y se yuxtaponen. Asimismo, estas transformaciones no pueden ser enten- didas por fuera del pot- capitalismo, durante el cual no cesan de mutar los modelos de negocio de las industrias culturales, la informatica y las tele- comunicaciones. El espacio yuxtapuesto se establece en el ultimo cuarto del siglo X., periodo fecundo en Historia de los Medios, ya que nacen numerosos sistemas de comu- nicacién y se producen diferentes mutaciones medié- ticas que convergen con nuevas practicas sociales Es un proceso de “mediamorfosis- -término acutiado por Roger Fidler- de medio siglo, en el que se afianza la comunicacién mévil como el punto de llegada de la transformacién de los espacios piblico y privado, En particular, comienza en la Argentina con la lle- gada de las primeras radios portatiles a transistores, en 1956, acontecimiento que modificaria las relacio- nes del escucha en donde el aparato receptor co- menzaria a desplazarse por los diferentes espacios, donde iba el oyente Ese mismo afio surge el control, remoto, que reforz6 el consumo individual del televi- dente, mediante la practica del zapping. Pero es con la llegada del walkman (1979), apa- El espacio yuxtapuesto se establece en el ilti- mo cuarto del siglo XX, periodo fecundo en la historia de los medios, rato reproductor estéreo y portatil, que se produce un desplazamiento por via publica de una actividad individual que antes se reservaba al ambito privado, como es la escucha de misica. La irrupcién de la telefonia celular (1985) termina de reforzar esta practica social fundamentalmente en los afios ’90, cuando la comunicacién masiva se transforma en individual. Finalmente con los teléfo- nos inteligentes, a principios del Siglo XII, se termina de dar la convergencia en un Unico dispositive mévil de tres industrias principales: telecomunicaciones, informatica y medios audiovisuales. De este modo el usuario cuenta en su bolsillo con una computadora portatil, capaz de escuchar radio, miisica digital, en- viar un correo electrénico, tomar una fotografia, gra- bar un video, o ver televisién en alta definicién. Listo para trasladarse por diferentes ambitos. Con el cierre del Siglo XX comenzé el fin del rei- nado del broadcasting y sus leyes de comunicacién masiva. La digitalizacién de los medios favorecié el desarrollo de un nuevo ecosistema mediatico y la configuracion de diferentes practicas sociales, pro- duciendo nuevos espacios yuxtapuestos privados y ppUblicos, con limites difusos. # Referencias bibliograficas Flichy, Patric , Una historia de la Comunicacion Moderna. Mexico, 6. Gill, 1993. Habermas nJurge , Historia y critica de fa opinion piiblica, Barcelona, G Gill, 1994 Castells, Manus , "Intemet, libertad y sociedad: una pers- paciiva analitica” 2001. hitpiwww uoc edumeblesp/ auniversidad/naugural0(/intro_conc: htm! Castells, Manuel, ‘Innovacién, libertad y poder en la era de 2 informacié ‘Ee Socredadamediatizad . Espafe, Edito- rial Gedisa, 2007, Castrilon, Soff , "Espacios publicos y espacios digitales’ Jomadas Nacionales do Investigadores ennComunica- cién. www.redsomunicasion arg Garcia Cenelini, Néstor, “Audientia "Ee: Lectores, espec ladares ¢ internauta , Espana, Edtonal Gedisa, 2007. bal, Afons, “El espacio pablica come colchan 2010 hitp #voraaine net/oullure-libre/el-espacio~ -ama-colehor- social Sancho social Sanchez Uzahal, Alfonso: “El espacio piblico no existe fen internet, Hacia un espacio publico equivalente’, 2012 hito voragine net/autonomia-diaital-2/el-espacio-oublico- Scolar, Carlos, Hivermediaciones. Elementos para une teorfa de Ja Comunicacion Digit interact, Barcelona rial Gedis.. 2008 Gems Un libro quemado El texto rescata escritos de Alfonsina Storni, poeta nacida a fines del siglo XIX y una de las cultoras del posmodernismo. por PF Ellibro se insenbe en la tradicién de la Iterature que contenia la prensa periddica, como aquella que ane! Jorge B. Rivera en La primitva lite- ralure gauchesea justipreciendo los articulos publicados en formats poco consagrados, por lo fugaces o por andar desnudos de tapa. 0, por qué no, en una senda cercana a lo que Manuel Galvez reserié en Amigos y maestros de mi juventud en aqusllos Recuerdos de [a vida iteraria, Como se sugiere en el prologo, “2 pesar de! camino recortide por las, mujeres 2 la largo de todo al siglo Xx ylo que va dal sigio Xx! en particu- jar, en lo que nace a la conquista de derechos civiles, polfticas, sociales y culturales, todavia nuestra realidad sigue atravasada por esa diferencia Jerérquica inequitativa entre los generos que tempranamente diag- Nosticd Alfonsina’. Las prologuistas aseguran, con la publicacién de los escritos, que “desean sumar ala construccién de una sociedad mas Justa, tanto en términos sociales como sexo-genaricos” Tensando la cuarda periodistica y politica, son memorabies las palabras que Alfonsina decica a Julista Lanten y su candidatura qua invitaba 2 ser votada’ “Mujer capaz da este rasgo To ha trepidado en exponerse en las plazas publicas a la malevolencia de luna buena parte del pueblo elector’ (‘Feminidades’, on La Nota, 28 do marzo de 1919). Ast come las dadica- das 2 otras contomporaneas identi- cadas o anonimas vinculadas dasae Jas practicas culturales 0 por su con. dlicion femenina. Sin olvidar la cuarda dd la lira que constituyd su inspiracién mas destacada: “Ignoramos, por otra pare, sila iteratura agregara con asto algun valor nuevo @ su copiasa posecha: sila Sensibilidad femenina es nica, la Sensibilidad pure no basta para a obra de arto, que supone, ademas, una carebracion robusta une observacién prolja y profunda, lune capacidad de corvertir el he- cho aislado on una consacuancia, yrelaconar, en suma, las verdades relativas con las verdades absolutas’ (Firmada por Alfonsina Stern’ con e! Seudénimo da Tao Lao, "La mujer come novelista’, en La lacibn, 27 de marzo de 1920.) La poesia aflors también en el cul~ dado arte que susterte al volumen con los articulos, y alli se destacen la tarea de Verdnica Romano, el disefio de Martin Castagno y de Julian Fer néndez Moujan, con les reproduccio~ nes de los acrilicos de Pablo Lozano donde retozan marioosas, corazones atravesados y flores encastradas come en un puzzle, Toda una invita- cion 2 acomodar las tapas y las sole pas donde asoman et retrato de Al fonsina en claroscuro rembranctieno yel pintor La articulista devia desde Tijeieteo. ‘Todo artista es en el fone do algo enarquista. la menifestacién violenta de la personalidad es la anar- quia mas simpatica y mas legtima de la naturaleza’ (Tao Lao, La Nacibn, 19 de junio da 1920), Paro es mejor ser a Alfonsina y por ello reproducimos un fragmento del articulo que otorga nombre al volu- men publicado en La Nota un 27 de junio de 1919: La palabra feminista, tan fea’, ain ahora, suele hacer cosquillas en almas humanes. Cuando se dice feminista para aquellas, se encarama por sobre 'a palabra una cara con dientes aspe- 108, una vor chillana. Sin embargo, no hay mujer normal da nuestros dias que no saa mas 0 menos feminista, Podra no desear participar en la lucha polit ca, pero dasde ol momenta qua piensa y discuta an yo2 alta las ventajas © errores dal feminismo, es ya feminis ta, puss feminisma es ol ajercicio del pensamiento de la mujer, an cualquier campo da la actividad. Es pues la ra- nadora anti-feminista una feminist puss solo dojaria de ser tal no tenion- do opinion intelectual alguna curioso consignar que en los paises de habla castollana las pr. ‘moras feministas —suprimidas reinas y damas de corte influyentes en po- litea—han sido monjas, las que, por dadicarse a una vida de silencio y de cultura retigiosa, pudieron enriquecer Su espintt en las lecturas sagradas y ‘esenbir y publicar sus raciones, var- sos, 0 comentarios Pero e! prejuicia ant-feminista es antigua ATerosa da Jess, qua se habia ermitide comentar al Cantar de los Cantares en paginas inmortales, su coniesor hizole quemar aque libro y sdbese de las maravilles literanes que contenta, por algunas copias aisiedas que en poder de una monje guedaron, Dice de esto Fr. Geronimo Gracia. Entre atro libre que escribio (se refere Teresa de Jess) era uno de divinos ceonceptos y altisimes pensamientos del amor de Dios y de la oracion y otras virtudes heroicas, en que se de claraban muchas palabras de los can- tares de Salomon, el cual libro, como pareciese a un su contesor cosa nue~ ya y peligrasa, que mujer escribiese sobre jos cantares, se le mand6 que- ‘mar movido con celo de que (cone dice San Pablo) cellen las mujeres er la iglesie de Dios, como quien dice, no prediquen en pulpites, ni lean en cate- das, ni impnman libros..." Aifonsina Stomi, La Mota, 27 de junio de 1913 Palabras vitales Compilads y prologade por Mariela Méndez, Gracisla Guoiralo y Alicia Salo- mone con el sello de Eaitorial Excursiones, Un libro quemadio esta organizado en eles tematicos: Madelando feminismos, Urbanas y modemas, Lectoras y ‘esoritoras, Viujeres que trabajan, Masculinidades y Rituales e instituciones. El volumen rescata algunos articulos que Alfonsina Storm escnbid para la revista La Note y el diario La Nacibn entre los afios 1919 y 1921, palabras que pronto. ‘cumplirén cen sfios de eseritas pero que no han perdido vitalidad rspectivas en Historia de los Medios. 81 eaas La nueva agenda de la industria musical 32 Por Mara Avila y Ariel Gurmandi Coordinado por José Luis Fernandez, investigador y profesor titular de Semidtica en la Carrera de Ciencias de la Comu- nicacion de la UBA, Postbroadcasting. Innovacién en la in- dustria musical propone, desde la sociosemidtica, una pro- blematizacion de las mediatizaciones respecto del pasaje del broadcasting al networking, una nueva cultura que los autores definen como postbroadcasting. Através de un estudio de ca- sos ~YouTube, SoundCloud, Bandcamp, entre otros la obra muestra un mapa de consumos cutturales emergentes, construido en la interseccién de los nuevos critico de las nuevas practicas profesionales y cteativas. El resultado es una obra miltiple con enorme vigencia, donde se evidencian puntos de vista acerca de cémo la vida musical ha ido reconfigurandose en las redes y atin hoy continua en constan- te transformacién. En la cultura musical esta ocurriendo todo lo transformador de la época: las formas abiertas y compartidas de produceién y de distribucion ame- nazan la propia nocién de obra musical, ¢ incluso el concepto de tema musical -y, por supuesto, el de autor parece cuestionar- se. En este contexto, el sistema broadcast, centrado en los me- dios masivos, deja de vertebrar la relacién entre todos los agentes sociales, y el futuro de la industria se vuelve incierto. Este compen- dio de investigaciones —que ala vez conforman un todo complejo y acabado— esta orientado a develar y a articular nuevas com- plejidades sociales en tiempos de TIC, y a sugerir preguntas acerca del futuro de la innovacién en la industria musical. Con prélogo de Rubén Lopez Cano y presentacién de José Luis Fernandez, el libro consta de tres grandes partes. En la primera, titulada Del Broadcasting al Networking Musical, se encuentra el trabajo del compilador titulado “Periodizaciones de idas y vueltas entre mediatizaciones y musicas" Aqui se presenta el marco tedrico y se describen tres etapas en la historia de la construccién de las relaciones entre medios y musica: una premediatica; el momento del broadcasting—con eje en un primer momento en el fonégrafo, la radio y el teléfono, y luego cen- trado en la aparicién y auge de la television y el postbroadcasting, caracterizado por una transforma- cidn en los vinculos face-to-face en la produccién musical En la segunda parte, se presentan diversos estudios con relacién a YouTube, para echar luz sobre el lugar que ocupa dicha red social en la produccién, circulacion y consumo de productos audio visuales. Se incluyen aqui un articulo de Jimena Jéuregui (“Con- vergencias broadcasting del tango en YouTube’), otro de Mariano Lapuente (“Los conciettos en vivo y su procesamiento en las redes: ia experiencia social de la musica en YouTube’), y un tercero sobre la experiencia de “hablar sobre musica” ("Videos musicales y You- Tube: escuchar, ver y hablar de musica”), de Daniela Koldobsky. La tercera parte del libro esta dedicada al estudio de casos como el de Bandcamp —por Joe! Lucente Vargas-, el de Sound- cloud —por Maria Lucila Nufiez—, y el de SoundRead, una original plataforma de produccién musical colaborativa creada por el miisico Beck —este tiltimo de la autoria de Georgina Campos-. “Esperamos que este libro sea considerado un paso mas en el estudio de un contexto y una textualidad que se transforman, pero que ese paso deje como sedimento algunos estatutos que permitan enfocar, mas detenida y profundaments, la lista de even- tos novedosos que van a seguir apareciendo en la vida de lo mu- sical mediatizado y sus relaciones con las otras vidas de la missica enla sociedad’, concluye Fernan- dez el primer capitulo Titulo: Ficha técnica Postbroadcasting, Innovacion en la industria musical ‘Coleecién Futuribles - Nuevas tecnalagias Autor: José Luis Femandez (coord.) ISBN 978-987-601-225-6 Buenos Aires - 2014 La Crue Ediciones 157 paginas esis Y TESINAS, Un andlisis sobre el contrato de lectura en los medios online aprobado en 2011 y un trabajo sobre la revista erética Maxim y su construccién de la masculinidad, de 2013, son dos de las tesinas de graduados que elegimos para presentar a los lectores Placenti, A. (2011). Con el ojo puesto en la pantalla: andlisis sobre el contrato de lectura de clarin.com y lanacion.com. Tesina de grado no publicada (tutora: Claudia Lopez Barros; cotutor: Rolando Martinez Mendoza), Facultad de Cien- cias Sociales, Universidad de Buenos Aires, La autora parte de la siguiente hipétesis: “Los medios online clarin.com y lanacién.com insti- tuyen una modalidad de contrato de lectura de la prensa basado en a inmeciatez y la posibilidad de feedback del usuario debido al cambio de soporte en el que se asientan’, Las preguntas que guian su investigacién son las Quientes: “gComo esta organiza- do retéricamente el diario online y el diario impreso? {Cuales son fas variaciones en la estructura de la pantalla y la organizacién de la edicion impresa? cHay di- vergencias tematicas en el pasa- je de un periddico impreso al dig tal? ¢Qué imagen de enunciador y enunciatario construyen? {Qué Contrato de lectura define clarin com y lanacién.com? {Cémo es posible pensar la interpelacién a los usuarios?” Placenti analiza un corpus que supone “un recorte temporal de tres semanas completas en tres meses diferentes: noviembre y diciembre de 2008 y enero de 2009". Lo analiza desde una perspectiva sociosemistica, con el objeto de dar cuenta de las estrategias discursivas de ambos diarios en sus versiones digitales, entendiendo que “el lector ideal (aquel que prefigura el texto) de un diario de papel presenta ca- racteristicas diferentes al del cia- rio digital”, Asimismo, considera que “si bien la forma de escritura de los sitios de noticias est con- figurada como un gran hipertexto por la infinidad de links a los que se puede acceder, el dispositivo técnico resulta amplificado a su vez por la capacidad de albergar dentro de sa otros medios, st tuacién que modifica su lectura’. En este sentido, concluye que “en el caso de clarin.com y lana- cion.com la muttiplicidad de com- Ponentes de diverso tipo, como auidio, video, textos, noticias, historias de vida, blogs, cartele- ras de espectaculos, ranking de notas, buscadores, entre otros, permite pensar que los diarios digitales son consumidos como hipermedios’, al tiempo que “pareciera que los diatios online buscan funcionar como una suer- te de ‘diatios en vivo’ en los cua- les todos los sucesos cotidianos se plasman en la pantalla” Gonzélez, N. S. y Alcalde, A. (2013). Masculinidades en ta revista Maxim. Tesina de grado no publicada (tutoras: Carolina ‘Spataro y Carolina Justo von Lurzer), Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Bue- nos Aires. Las tesistas analizan la “revista erética masculina de mayor tira- da en el pais" y explican que el principal objetivo es “dar cuenta del modo en que la revista Maxim Argentina construye represen- taciones sobre las masculinide- des". Se proponen responder una serie de preguntas como “qué tipo de masculinidadies se pueden deducir de las ediciones de Maxim Argentina? {Qué es tuna mujer para la revista? .Qué distingue a Maxim Argentina de otras revistas eréticas mascu- limas argentinas? Qué tipo de sexualiad masculina construye la publicacién?”, entre otras. Habiendo analizado un corpus que “comprende desde la publi- cacién N’ 1 de Maxim Argentina, en septiembre de 2004, hasta el N° 97, de octubre de! 2012”, las autoras buscan “rastrear las ten- siones, contradicciones y cons- trucciones sobre la masculinidad que los discursos y las imagenes de Maxim Argentina ponen en juego”. Desde un anélisis de la imagen y de lo textual, Alcalde y Gonzalez buscan dar cuenta de “la versién verosimil sobre la masculinidad’ que la revista propone y “analizar tn fenémeno cultural (las mascu- linidades) a partir de un producto de la comunicacién de masas (la revista Maxim Argentina)’ Lo hacen retomando autores del ‘campo de la comunicacién y de Ja cultura, “a partir de bibliografia ‘especifica sobre el campo de los estudios de género y masculin dades", pero sin dejar de historiar la construccién de la masculini- dad que realiza la revista, para lo cual consideran “imprescin- ible comprender el contexto socio-histérico del surgimiento de Maxim Argentina, en agosto de 2004”. En este sentido, se proponen ademas “comprender por qué en una revista masculina erética aparecen reiteradas alu- siones a personajes y episocios muy vinculados con la economia y la politica de nuestro pais”. rspectivas en Historia de los Medios 88 ats Congresos y jornadas sobre comunicacion XIV Simposio Internacional de Comunicacién Social ‘Sede: Santiago de Cuba Facha: 19-23 de enero Web: hito sw santiago.cufhostinalinguisticay simposios ohp?id=esés=XIV Pais: Cuba Congreso Internacional “Manuseritos Medievales en Movimiento” Sade: Instituto de Estudos Medievais Faculdade de Ciénesas Socia's © Humanas da Universida de Nova de Lisboa Fecha. 4-€ de marzo Web: http /émedieveleuropeinmotion2015. weebly com Pais: Portugal ComLoe 2016. Xill Congreso de Comunicacién Local 34 [Los eds de counicacin pubhecs de proximiacen Europa, ete cs eTWW cut parsct, ‘Sede: Universitat Jaume | Fecha. 15. 18 y 17 de abril Web. http Jammw.comige.ul.est Pals: Esparia EI XXXIll Congreso Internacional de AESLA ‘Sede: Universidad Politécnica de Macrid Fecha’ 16-18 de abril Web: aesla2015 tucongraso es/ Pais: Espana Congreso Internacional de Comunicacién, Sociedad Civil y Cambio Social: Sede: Universitat Jaume |- Castellén Fecha 20,21 y 22 de mayo Web: hip Himmw.comunicarbio2015.uib es/p: Pais. Espana 55* Congreso Internacional de Americanistas: “Conflicto, pazy construccién de identidades en las Américas” Sede: Universidad Francisco Gevidie ha: 12-17 de julio Web: http vow icaSS.ufo edu svt Pals El Salvador XV Jornadas Interescuelas / Departamentos de Historia Sedo’ Facultad de Humanidades y Ciencias ‘Sociales de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco, Comodoro Rivadavia, Chubut Facha’ 16-18 de septiembre (Web: hitp-/wnw aseyt ora/2014 00/4 abrv interescuelas-departamentos-dk Pais: Argentina XV Encuentro Latinoamericano de Facultades de Comunicacién Social Felafacs 2015 for — Convenciones de la ciudad de Medellin Fecha: § al 7 de octubre Web: ww falatacs?015 com Pais Colombia 1V Congreso Internacional de Ciencias, Tecnologias y Culturas Sede: Universidad de Santiago de Chile ‘cha: 9 al 12 de octubre Pals. Chile ello de Mohenjo Daro, valle del rio Indo, actualmente Pakistan. Foto: Red Espariola de Historia y Arqueologia (REHA) Edward Mackay, un especialista en las arcaicas civilizacio- nes del Indo, afirma que las inscripciones podrian vincu- larse con nombres, jerarquias o clanes, y las hipétesis de otros investigadores, como Hrozny, Meriggi, Hunter y Mar- shall, no arrojan luces mas amplias sobre el tema. No se han encontrado hasta ahora “textos” de gran envergadura, que alienten expectativas sobre la posibilidad de un cono- cimiento mas profundo de la vida material y espiritual de los primitivos habitantes de la populosa Mohenjo Daro (e incluso sobre las razones conjeturales de su abandono), circunstancia que podria tener que ver con la relativa parsi- monia en el abordaje del punto. No faltan, por otra parte, los ejemplos de grandes y refinadas civilizaciones que carecie- ron de formas escriturarias de relevancia. Fuente: ‘Escrituras snigmiticas’, en Rivera, Jorge, Postales elec tonicas. Ensayos sobre mevios, cultura y sociedad, Buenos Aires, Atuel, 1998 INSCRIPCI ON DEL LUNES 01 DE DICIEMBRE a Maestrias DEL 2014 AL VIERNES 13 COHORTE 201 5 DE FEBRERO DEL 2015 BIST sheeen ese mw Dir: Prof. Héctor Angélico Categoria A (Res. CONEAU 141/10) Lunes y miércoles de 18.00 a 22.00 aestriatrabajo@sociales.uba.ar LEAN eNO Dir: Dr. Alfredo Carballeda ‘Aprobada por Consejo Superior ~ Res. N* $070/12-—Acreditacién CONEAU en trite Horarios de cursada: viernes de 16 a 20 hs y sabados de 9 a 13 hs Contacto: intervencion@sociales.uba.ar MLE eae AC ee OL Dir: Dr. Damian Loreti Creada por Consejo Superior (Res. 3942/11) Acteditacién CONEAU en tramite. Horarios de cursada: martes, jueves y sibado de 9 a 13 hs Contacto; audiovisual@sociales.uba.ar -MAESTRIA EN PERIODISMO Dit: Mg. Santiago 0° Donnell CONEAU por Resolucién 1028/11 Horarios de cursada: jueves y viernes de 9.2 13hs Contacto: maestriaperiodismo@saciales.uba.ar Pe eas Dir: Mg. Santiago 0’ Donnell Horarios de cursada: jueves y viernes de 9 13hs one eae 5 //Mayor informacién sobre requisitos y documentacién en: ww sociales uba.ar/ Posgrado/Macstris iT. defvear 230: Martes, jueves viernes de 10:00 13.00 de 14.00a 16:COhs. Sede Santiago del Estero 1029-lunesaviemes de 1 UBA Sociales HR cL 1A0 OF cENCIRS SOLES