Sunteți pe pagina 1din 17

1

Decálogo del buen cuento fantástico

Los buenos cuentos fantásticos cumplen 10 requisitos.

1) Atrapan a los lectores con un hecho insólito

Resulta que una momia se enamoró perdidamente de un hombre enyesado. ¡Deliraba por él! El pobre había sufrido diecinueve fracturas en un accidente de motocross y no le quedaba un centímetro de piel sin vendar. Apenas se le veían los ojos y era lo único que podía mover. Cuando la momia lo vio en el hospital se enamoró sin remedio porque nunca había encontrado alguien que se le pareciera tanto en cuerpo y en espíritu.

Ema Wolf, La aldovranda en el mercado. Sudamericana. Buenos Aires, 1997

2) Los hechos se presentan según la forma hecho positivo –hecho negativo. Es decir, a una situación positiva, viene un hecho negativo

El señor Hiram B. Otis, ministro de Estados Unidos, estaba feliz de poder comprar una casa en Canterville-Chase, en Inglaterra. Pero todo el mundo le dijo que cometía una gran necedad, porque la finca estaba embrujada.

Oscar Wilde, “El fantasma de Canterville”. En: Cajón de cuentos, Panamericana, Bogotá, 2002

3) Siempre hay una pizca de humor o ironía

Sucedió con gran sencillez, sin afectación. Por motivos que no son del caso exponer, la población sufría de falta de carne. Todo el mundo se alarmó y se hicieron comentarios más o menos amargos y hasta se esbozaron ciertos propósitos de venganza. Pero, como siempre sucede, las protestas no pasaron de meras amenazas y pronto se vio a aquel afligido pueblo engullendo los más variados vegetales. Sólo que el señor Ansaldo no siguió la orden general. Con gran tranquilidad se puso a afilar un enorme cuchillo de cocina y, acto seguido, bajándose los pantalones hasta las rodillas, cortó de su nalga izquierda un hermoso filete. Tras haberlo limpiado lo adobó con sal y vinagre, lo pasó -como se dice- por la parrilla, para finalmente freírlo en la gran sartén de las tortillas del domingo.

Virgilio Piñera, “La carne”. En: Cuentos de la risa del horror, Norma, Bogotá, 1994

4) Los personajes son definidos en rápidos trazos, con adjetivos precisos que no se repiten

Van Houten era belga, flamenco de origen, y se llamaba alguna vez Lo-que-quedaba-de Van Houten en razón de que le faltaban uno ojo, una oreja, y tres dedos de la mano derecha. Tenía la cuenca entera de su ojo quemada en azul por la pólvora. En el resto era un hombre bajo y muy robusto, con barba roja e hirsuta. Se encogía de hombros y escupía, por todo comentario.

Horacio Quiroga, “Van-Houten”. En: Cuentos. Ayacucho, Caracas, 1994

5) No complacen las expectativas del lector; se le hace zancadilla, se le sorprende

Una mujer está sentada sola en su casa. Sabe que no hay más en el mundo: todos los seres han muerto. Golpean a la puerta.

Thomas Bailey Aldrich, “Sola y su alma”. En: Jorge Luis Borges y otros, Antología de la literatura fantástica, Sudamericana, Buenos Aires, 1993.

6) Hay una acción que domina la historia; no hay espacio para irse por las ramas

2

El crimen hubiera quedado envuelto en el secreto durante mucho tiempo si no hubiera sido por la fuente central del jardín que, después de realizado el asesinato, comenzó a echar agua muerta y sangrienta.

Ramón Gómez de la Serna, “La sangre en el jardín”, En: Los muertos y las muertas, Espasa, Madrid,

1961

7) No deja parpadear; se lee de una sentada

Sorprendo a mi vecino mirándome desde su ventana; me hace señas para llamar la atención. Me asomo. Como él vive en el edificio de enfrente que separa la calle y en el mismo piso que yo (el 17), me parece muy peligrosa la forma en que está asomado. Parece tan ansioso que saco medio cuerpo fuera de mi ventana, a riesgo también de perder la vida.

Luis Lastra, “Mi vecino”, El microrrelato hispanoamericano, UPN, Bogotá, 2008

8) Siempre lo deja a uno pensando

-Abuela, dicen en casa de los Jones que se acerca un cohete, el primero en veinte años, ¡con un blanco dentro! –dijo ansioso uno de los niños negros.

-¿Qué es un blanco? Nunca he visto uno –preguntó el niño menor.

-Ya lo sabrás –dijo la abuela Hattie- Desde luego que lo vas a saber.

Ray Bradbury, “El otro pie”, en La bruja de abril y otros cuentos. SM, Barcelona, 1994

9) El primer y el último párrafo son sagrados: llevan las palabras precisas

La candente mañana de febrero en que Beatriz Viterbo murió, después de una imperiosa agonía que no se rebajó un solo instante ni al sentimentalismo ni al miedo, noté que las vallas de la Plaza Constitución habían renovado no sé qué aviso de cigarrillos; el hecho me dolió, pues comprendí que el incesante y vasto universo ya se apartaba de ella y que ese cambio era el primero de una serie infinita. Cambiará el universo pero yo no, pensé con melancólica vanidad.

Jorge Luis Borges, “El Aleph”. En: Obras completas, Emecé, Buenos Aires, 1974

10) Siempre reverencia las reglas de los maestros… Siempre las traiciona

Sentía un gran malestar, un malestar mortal tras esa larga agonía y, cuando finalmente me desataron y me permitieron sentarme, noté que mis sentidos me abandonaban. Los últimos sonidos que llegaron a mis oídos fueron los de la sentencia, la temida sentencia de muerte.

Edgar Allan Poe, “El pozo y el péndulo”. En: El escarabajo de oro y otros cuentos. SM, Barcelona, 1998

Carlos Sánchez Lozano

3

El cuento fantástico narra acciones cotidianas, comunes y naturales; pero en un momento determinado aparece un hecho sorprendente e inexplicable desde el punto de vista de las leyes de la naturaleza.

Aunque se basa en elementos de la realidad -por ejemplo, un misterio por resolver, un tesoro escondido- presenta los hechos de una manera distinta al modo habitual de ver las cosas, de una manera asombrosa y, muchas veces, sobrenatural. Esta situación provoca desconcierto e inquietud en el lector.

El autor Italo Calvino nos dice, el «cuento fantástico» nace en Alemania como sueño con los ojos abiertos del idealismo filosófico, con la declarada intención de representar la realidad del mundo interior, subjetivo, de la mente, de la imaginación, dándole una dignidad igual o mayor que a la del mundo de la objetividad y de los sentidos, Por tanto, ésta también se presenta como cuento filosófico, y aquí un nombre se destaca por encima de todos: Hoffmann.

Definición

Un relato fantástico se basa en lo irreal y causa un efecto de realidad, por lo que el lector encuentra una lógica a lo que está leyendo. El personaje no distingue lo que es real de lo que es irreal. Dentro de éste género lo imposible es posible. El espacio en el que viven los personajes es ilógico y sigue normas irracionales, como en "Alicia en el país de las maravillas". Por la suma de elementos reales y de elementos extraños e inexplicables, hace vacilar entre una explicación natural o una sobrenatural y deja al lector sumido en la incertidumbre.

Recursos que utiliza

Estos contribuyen a que los hechos no puedan ser explicados racionalmente.

El punto subjetivo del narrador, a menudo centrado en el protagonista.

La imprecisión en los nombres y en las características de los personajes.

Las imprecisiones y confusiones espacio-temporales, lo que genera una atmósfera de irrealidad.

4

La presencia de estados de alucinación o sueño de los personajes, que rompe los límites entre lo real y lo surreal.

La referencia a sucesos inverosímiles o increíbles.

Tomado de: http://bit.ly/1fCRJOW

5

El sentimiento de lo fantástico *

Julio Cortázar

Ese sentimiento de lo fantástico, como me gusta llamarle, porque creo que es sobre todo un sentimiento e incluso un poco visceral, ese sentimiento me acompaña a mí desde el comienzo de mi vida, desde muy pequeño, antes, mucho antes de comenzar a escribir, me negué a aceptar la realidad tal como pretendían imponérmela y explicármela mis padres y mis maestros. Yo vi siempre el mundo de una manera distinta, sentí siempre, que entre dos cosas que parecen perfectamente delimitadas y separadas, hay intersticios por los cuales, para mí al menos, pasaba, se colaba, un elemento, que no podía explicarse con leyes, que no podía explicarse con lógica, que no podía explicarse con la inteligencia razonante.

Ese sentimiento, que creo que se refleja en la mayoría de mis cuentos, podríamos calificarlo de extrañamiento; en cualquier momento les puede suceder a ustedes, les habrá sucedido, a mí me sucede todo el tiempo, en cualquier momento que podemos calificar de prosaico, en la cama, en el ómnibus, bajo la ducha, hablando, caminando o leyendo, hay como pequeños paréntesis en esa realidad y es por ahí, donde una sensibilidad preparada a ese tipo de experiencias siente la presencia de algo diferente, siente, en otras palabras, lo que podemos llamar lo fantástico. Eso no es ninguna cosa excepcional, para gente dotada de sensibilidad para lo fantástico, ese sentimiento, ese extrañamiento, está ahí, a cada paso, vuelvo a decirlo, en cualquier momento y consiste sobre todo en el hecho de que las pautas de la lógica, de la causalidad del tiempo, del espacio, todo lo que nuestra inteligencia acepta desde Aristóteles como inamovible, seguro y tranquilizado se ve bruscamente sacudido, como conmovido, por una especie de, de viento interior, que los desplaza y que los hace cambiar.

Tomado de: http://bit.ly/1M1OI75

El cuento fantástico

6

De:“Introducción literaria III” Editorial Estrada

Ingredientes de la materia fantástica El cuento fantástico utiliza como punto de partida los misterios que plantean el hombre y su mundo y que no han tenido una explicación clara y certera: el tiempo, el espacio, los sueños, las dimensiones, la muerte El autor del cuento fantástico elige uno de esos misterios como tema pero sin intención de resolverlo, sino que, valiéndose de la ausencia de respuestas y de su imaginación, logra la incertidumbre. Es por eso que, partiendo de elementos reales y cotidianos – a veces en forma gradual y otras abruptamente- anula la realidad y nos traslada al ámbito de lo misterioso y de lo inexplicable. Proviene de la vacilación entre una explicación natural o una sobrenatural. El escritor busca que el lector se pregunte acerca de la factibilidad de los sucesos; por eso elabora un relato verosímil, al que añade elementos extraños. Éste es el medio de producir la perplejidad y el suspenso, fuente de curiosidad, desazón y, a veces, miedo para el lector.

Tratamiento de la materia fantástica Son prácticamente innumerables los medios de que se valen los autores de narraciones fantásticas una vez que han entrado en el proceso mental por el cual liberan su imaginación. Invaden tiempo, espacio, personajes o situaciones y, en ocasiones, todo a la vez. Cuando el personaje es presa de las fuerzas sobrenaturales, si es un ser humano puede sufrir, entre otros, el fenómeno de la metamorfosis; si es cualquier elemento de la realidad – animales, objetos, muerte, espíritu- se animiza y adquiere características propias del hombre. Si la invasión de lo fantástico se produce por medio del tiempo y del espacio, se producen traslados a los otros tiempos -ya del pasado como al futuro- anacronismos parciales, retrocesos en la propia historia, detención del tiempo, desajustes entre el tiempo cronológico y el tiempo interior, multiplicación en el tiempo, ruptura de las leyes físicas, transmutación de mundos. Otro tema predilecto de los autores de cuentos fantásticos es la interrelación entre el sueño y la realidad: sueño dentro de otro sueño, conciencia de que se está soñando, sueños

7

comunes a varias personas; en todos los casos, con un elemento que, luego en la vigilia, deja un rastro: por ejemplo, un objeto material presente en el sueño y presente en la vigilia.

El cuento fantástico es aquel que, por la suma de elementos reales y de elementos extraños e inexplicables, hace vacilar entre una explicación natural o una sobrenatural y deja al lector sumido en la incertidumbre.

Tomado de: http://bit.ly/1MpCD9N

8

Cuentos fantásticos: una manera de disfrutar la escritura

Ana Celina Cerón Rodríguez, Colegio España, Bogotá, Colombia

La implementación de un proyecto de aula como estrategia metodológica para el desarrollo de la producción textual en niñas y niños de Básica Primaria, ha sido entre otros, la forma de cambiar la concepción que tenían los estudiantes de la escritura.

Al comenzar el año, los estudiantes realizan una evaluación diagnóstica que me señala los conocimientos que poseen en las áreas de lenguaje y matemáticas. Específicamente, respecto a la lengua castellana, encontré que los niños y niñas del grado tercero, con quienes inicié en el presente año el proceso escritural, empezaron su acercamiento a la lengua escrita con un método tradicional que los llevaba a realizar innumerables planas, copias y dictados.

Los estudiantes reproducían palabras y oraciones descontextualizadas con las cuales ejemplificaban el aprendizaje de normas gramaticales y ortográficas. Además, aprendían de esta manera el uso de signos de puntuación y enfatizaban en el mejoramiento caligráfico.

Esta forma de aprendizaje se centra en los aspectos formales de la escritura y no tiene en cuenta las recomendaciones de los lineamientos curriculares, ni de la Resolución 2343, en los cuales subyace una visión pragmática y socio-semiótica del lenguaje.

Dada la necesidad de emprender, con los estudiantes de tercer grado de Básica Primaria del Colegio España, Institución Educativa Distrital de la ciudad de Bogotá, Colombia, la enseñanza de la lengua materna, a partir de la lengua viva cotidiana para dominar su manejo y más tarde llegar, gradualmente, al conocimiento de sus estructuras, he propuesto la Pedagogía de Proyectos como una estrategia metodológica que favorece la producción textual, dado que la planeación y producción de los proyectos de aula son escenarios que generan escritura en el marco de una interacción constante y efectiva.

2

Se vivencia allí un alto nivel de interacción, por cuanto los proyectos son acordados, planificados, ejecutados y evaluados por quienes participan en ellos. En este sentido están ligados en todos sus momentos a la experiencia, a la acción de los estudiantes, teniendo en

cuenta sus intereses y expectativas.

9

Al mismo tiempo que los estudiantes están aprendiendo nuevos conceptos, se está propiciando una forma activa y autónoma de aprender a aprender. En la ejecución de los proyectos de aula cobra especial sentido la tesis propuesta por Vigotsky que muestra el papel de la zona de desarrollo próximo en la enseñanza, la actividad del sujeto en la construcción del saber, y el papel fundamental de la interacción en el proceso de construcción y desarrollo humano.

De igual manera, es necesario que los estudiantes se involucren en la investigación de las diversas temáticas propuestas y trabajen de manera colaborativa, de forma tal que el par más capaz jalone la construcción de conocimientos y el desarrollo de habilidades en su compañero, y facilite la apropiación de las competencias lingüísticas pertinentes a este tipo de proyecto, cuyo fin último es la producción escrita.

En cuanto a la producción textual, objeto del proyecto de aula, los estudiantes se familiarizan con diversos tipos de textos y de escritos, de acuerdo con las necesidades comunicativas del momento, y en un contexto real de uso.

Durante el año escolar, los estudiantes han estado en contacto con la superestructura de los textos narrativos y se acercan ya al concepto de coherencia y cohesión que la lingüística del texto recomienda tener en cuenta en el nivel de uso de la lengua. El proyecto de aula se constituyó en un escenario propicio para poner en marcha un mini proyecto de escritura, cuyo objetivo es fortalecer en los niños y niñas del grado tercero del Colegio Distrital España de Bogotá, la escritura de cuentos fantásticos. Curiosamente, en el largo recorrido que he hecho con otros cursos y con esta estrategia metodológica, no había tenido la oportunidad de trabajar la escritura de cuentos, así que en esta oportunidad, aproveché los conocimientos que me ha brindado el curso de Escritura Creativa, para acercar a los estudiantes a esta agradable experiencia.

La estrategia propuesta buscaba familiarizar a los estudiantes con la escritura de cuentos fantásticos que les permitiera desarrollar la invención, la espontaneidad y el disfrute de textos lúdicos formulados desde sus intereses, y que les facilitara movilizar sus conocimientos.

Este trabajo se realizó dos veces a la semana durante el mes de octubre de 2007.

10

Inicialmente se habían planeado más sesiones, pero el cronograma de actividades de la Institución lo impidió.

Las siguientes estrategias didácticas fueron incorporadas al trabajo realizado en la escritura

de cuentos fantásticos:

3

1.

Lectura en voz alta de cuentos fantásticos, con los cuales aprenden a producir textos

análogos, hacen inferencias a partir de preguntas que oriento, proponen diferentes finales, se identifican con los personajes. La lectura se convierte así en una forma fácil de aprendizaje, porque pone en contacto al aprendiz con los textos que contienen todos los conocimientos que necesita para escribir: gramática, coherencia, cohesión, concordancia, hilo temático y tipo de texto. En este ejercicio, leímos los siguientes textos: Juan el listo, de los hermanos Grimm, con el que los niños se divirtieron mucho gracias a la cantidad de tonterías que hace el personaje principal, y la constante repetición de preguntas y encargos que hace la madre y que el chico sigue en situaciones diferentes a las recomendadas; El gato con botas de Charles Perraut; Cutufato y su gato y El gato bandido, de Rafael Pombo, y Semanario del miedo: siete sustos para siete miedos de Henry Delgado.

2. Técnicas para el Desarrollo de la fantasía propuestas por Gianni Rodari: El binomio

fantástico y Qué pasaría si…

De la aplicación de la técnica el binomio fantástico

Propuse a mis alumnos hacer un cuento, tomando dos palabras que debían escoger entre cinco parejas propuestas por algunos de sus compañeros. Las palabras, como lo sugiere Rodari, no tenían nada que ver entre sí, de tal manera que su aproximación resultara insólita.

En la primera hora de clase sólo había 10 estudiantes porque los otros estaban en el restaurante comunitario. Di un pedazo de hoja a los niños presentes y a la mitad de ellos les propuse escribir el nombre de un animal, y a los otros el nombre de una cosa. Escribí las palabras en el tablero y esperé a que llegaran todos los estudiantes. En cuanto llegaron, expliqué lo que debían hacer: primero, escoger un compañero con quién escribir un cuento.

11

Segundo, escoger una pareja de palabras de las que había escrito en el tablero e iniciar la escritura de un cuento con ellas. Fue necesario hacer una segunda explicación, pues algunos no habían entendido para qué eran las palabras. Enseguida, comenzaron la escritura.

Muchos escribían con fluidez, pero otros necesitaban ideas para iniciar ó continuar. Todos me consultaban y yo los hacía sentar a mi lado; leíamos lo que llevaban escrito y entre todos observábamos si había coherencia y cohesión, y daba ideas de cómo mejorar el texto.

Hacer el escrito tomó toda la tarde. Los niños que terminaron primero, ayudaron a los compañeros que aún no habían podido inventar el cuento. Los escritos muestran vivencias de los escritores. Así, por ejemplo, una niña pedía un deseo a la mariposa mágica de ser la mejor del curso y poder ayudar a sus compañeros. Un niño mencionó la fariña y los indígenas, pues él proviene de Leticia y sus padres son indígenas.

Algunos hicieron la descripción de la violencia que les es tan cercana, y otros tomaron apartes de cuentos que habían leído. Hubo solidaridad entre pares y unos niños inventaron los nombres de una bruja y un príncipe que otros compañeros necesitaban. Ésta fue su primera escritura.

4

Terminada la tarde, recogí los escritos, los leí detenidamente, hice una evaluación de cada uno de ellos y escribí las recomendaciones que debían tener en cuenta para la reescritura. Cabe anotar que la evaluación se inició en el momento en el que los escritores acudían a consultarme cómo iba el escrito.

3. Reescritura: dos días después de la primera escritura, entregué los escritos para que los niños hicieran la reescritura, según las sugerencias escritas al margen de cada cuento. Los niños, en primera instancia, debían leer el texto y luego las recomendaciones para hacer la segunda escritura.

En general, las recomendaciones eran en la parte textual, pues respeté el tema tratado en sus cuentos. Respecto a la parte pragmática, los niños eligieron el cuento, pues la intención comunicativa planteada al iniciar el ejercicio escritural, era contar.

12

La reescritura se hizo en unas dos horas. Los niños leyeron las recomendaciones sugeridas para el mejoramiento del escrito, hicieron una distribución del texto en párrafos, corrigieron la ortografía y cambiaron algunos apartes como se los había sugerido.

Considero que la evaluación es una estrategia didáctica de vital importancia en el proceso de producción textual, ya que a través de ella se detecta el verdadero sentido de los problemas que presenta un escrito, desde las dimensiones textual y pragmática.

Presento a continuación un ejemplo de un escrito con la aplicación de la técnica del Binomio Fantástico:

5

La rana y el reloj

Por Andrés Felipe Balaguera y Michel Stiven Bernal

Había en un lago una rana y cerca del lago estaba una canoa. A un señor que estaba en la canoa se le cayó un reloj del bolsillo y el hombre no se dio cuenta, pero la rana sí. Nadó muy rápido y llegó al reloj. ¡Hola!, dijo la rana. Tic tac tic tac hacia el reloj. La rana se llevó el reloj a la orilla y llamó a sus comadres:

-Miren este animal tan extraño, miren cómo se mueve y miren como habla. Las ranas escuchaban cómo sonaba, tic tac tic tac. Las ranas comadres se fueron a chismosear a los sapos, renacuajos y a todos los de la charca.

Todos fueron corriendo a conocer al visitante que había traído la rana y escuchaban su horrible voz que no paraba de decir tic tac tic tac.

En la orilla se peleaban todos por coger al reloj hasta que finalmente, todos se cayeron al

agua y el reloj dejó de sonar.

Aplicación de la estrategia: ¿qué pasaría si…?

En esta ocasión, el disparador para que los estudiantes escribieran fue la lectura de dos cuentos cortos escritos por niños indígenas (Çxayu · çe Te invita a leer). Los cuentos están bellamente ilustrados y todos los chicos querían leerlos por sí mismos. Los cuentos están distribuidos en cuatro cuadros. Así, pues, les repartí hojas dobladas en cuatro partes para que hicieran la primera escritura. Todos se veían muy entusiasmados y escogieron insectos

13

que habíamos trabajado recientemente en el proyecto de aula. Entre ellos están el mosquito, la libélula y la mariposa. En esta primera escritura, todos querían dibujar, a pesar de mi insistencia de no hacerlo sino en la reescritura.

Tal como en la escritura del binomio fantástico, estuve atenta a las preguntas de los niños y les hacía caer en la cuenta de sus equivocaciones, tanto en la parte textual, como en la veracidad de lo escrito. Muchos de los escritos evidencian influencia de los cuentos leídos. En esta oportunidad, hice la evaluación con los autores de los cuentos (binas, como lo había mencionado anteriormente), y fueron haciendo la reescritura en la hoja de colores, doblada también en cuatro partes. Mejoraron e ilustraron los cuentos, haciendo preguntas frecuentes, y como dice una de mis compañeras: “escribiendo por ambos lados del lápiz”. Esta estrategia despertó en los niños mucho interés y dedicación en la escritura.

Transcribo un escrito producido por dos estudiantes:

6

Si

yo fuera un mosquito…

Por Steven Herreño Ángulo y Paula Meléndez Rodríguez

Si yo fuera un mosquito me divertiría jugando en las ventanas… Jugaría con los niños o

personas que quisieran matarme. Me metería a cuantas partes quisiera, para comer todo lo que se me antojara.

Me pasearía por las calles y tiendas y vería tantas cosas como: comida, flores y casas, a

donde podría ir a molestar…

Si algún día me agarrara una araña le diría tantas cosas como: ¡ay señora araña, no me

mate por favor que soy muy joven para morir!

Y si me creyera me reiría a carcajadas.

Conclusiones

• El Proyecto de Aula, centrado en la producción de diferentes tipos de textos en las diversas áreas del conocimiento, es una estrategia metodológica que facilita la

14

incorporación de actividades relacionadas con la producción de cuentos fantásticos, por la concepción de escritura que los estudiantes han incorporado en el proceso.

• Las actividades propuestas desde la Gramática de la Fantasía apuntan al uso de la

escritura en la función lúdica. Los estudiantes se han mostrado entusiasmados y deseosos

de buscar ideas novedosas para sus escritos.

• Las lecturas propuestas en el curso virtual sugieren hacer mayor investigación, estudio y

profundización acerca de la escritura creativa como elemento importante en el desarrollo de la creatividad.

• Es necesario tener en cuenta que implementar la producción de textos lúdicos ó creativos requiere un largo periodo de ejecución, ya que el acto creador está relacionado con procesos cognitivos que adquieren los estudiantes de manera progresiva.

Ana Celina Cerón Rodríguez - Diciembre 23 de 2007

http://www.cerlalc.org/Curso_Escritura/Experiencias/Ana_Celina_Ceron.pdf

Felipe Zayas

Lengua-Literatura »

El cuento fantástico

15

Vamos a leer y a escribir cuentos fantásticos

15 Vamos a leer y a escribir cuentos fantásticos La tarea que te proponemos aquí es

La tarea que te proponemos aquí es componer un cuento fantástico.

Para ello, vas a leer y comentar cuentos que te sirvan de ejemplo para redactar tu propio relato.

Esta tarea te va a servir para aprender lo siguiente:

1. Procedimientos narrativos:

Inventar y redactar el argumento de un cuento fantástico <

Contar desde un determinado punto de vista.

Contar lo que dicen los personajes

Usar verbos con significado de "decir" para contar lo que dicen los personajes.

2. Conocimientos de la lengua:

Uso del pretérito imperfecto y del perfecto simple.

Uso del pluscuamperfecto

Ortografía de los verbos más usuales (y palabras de sus familias léxicas): haber, deber, saber, hacer, echar, ir, estar, ver, etc.

Uso de B en el imperfecto de indicativo de la primera conjugación.

16

Uso de la tilde según las reglas generales de la acentuación, pero también en vocales tónicas del hiato y en palabras que requieren tilde diacrítica.

¿Qué es un cuento fantástico?

El cuento fantástico presenta hechos y situaciones de la vida cotidiana; pero éstos se ven afectados por algo anormal.

El lector no sabe si este hecho anormal tiene causas sobrenaturales o es fruto de la imaginación del protagonista.

El narrador presenta los hechos de modo que se produzca esta incertidumbre.

La ambigüedad se mantiene hasta el fin de la aventura. ¿Realidad o sueño? ¿Verdad o ficción? ¿Las cosas suceden realmente o son imaginadas por un personaje?"

El cuento será fantástico mientras se mantenga esta ambigüedad para el lector.

Vamos a leer un cuento para debatir qué es lo que le hace ser un cuento fantástico.

La soga

A Antoñito López le gustaban los juegos peligrosos: subir por la escalera de mano del

tanque de agua, tirarse por el tragaluz del techo de la casa, encender papeles en la chimenea. Esos juegos lo entretuvieron hasta que descubrió la soga, la soga vieja que servía otrora para atar los baúles, para subir los baldes del fondo del aljibe y, en definitiva, para cualquier cosa; sí, los juegos lo entretuvieron hasta que la soga cayó en sus manos. Todo un año, de su vida de siete años, Antoñito había esperado que le dieran la soga; ahora podía hacer con ella lo que quisiera. Primeramente hizo una hamaca colgada de un árbol, después un arnés para el caballo, después una liana para bajar de los árboles, después un salvavidas, después una horca para los reos, después un pasamano, finalmente una serpiente. Tirándola con fuerza hacia delante, la soga se retorcía y se volvía con la cabeza hacia atrás, con ímpetu, como dispuesta a morder. A veces subía detrás de Toñito las escaleras, trepaba a los árboles, se acurrucaba en los bancos. Toñito siempre tenía cuidado de evitar que la soga

lo tocara; era parte del juego. Yo lo vi llamar a la soga, como quien llama a un perro, y la

soga se le acercaba, a regañadientes, al principio, luego, poco a poco, obedientemente. Con tanta maestría Antoñito lanzaba la soga y le daba aquel movimiento de serpiente maligna y retorcida que los dos hubieran podido trabajar en un circo. Nadie le decía: “Toñito, no

17

juegues con la soga.”La soga parecía tranquila cuando dormía sobre la mesa o en el suelo. Nadie la hubiera creído capaz de ahorcar a nadie. Con el tiempo se volvió más flexible y oscura, casi verde y, por último, un poco viscosa y desagradable, en mi opinión. El gato no se le acercaba y a veces, por las mañanas, entre sus nudos, se demoraban sapos extasiados. Habitualmente, Toñito la acariciaba antes de echarla al aire, como los discóbolos o lanzadores de jabalinas, ya no necesitaba prestar atención a sus movimientos: sola, se hubiera dicho, la soga saltaba de sus manos para lanzarse hacia delante, para retorcerse mejor.Si alguien le pedía:—Toñito, préstame la soga.El muchacho invariablemente contestaba:—No.A la soga ya le había salido una lengüita, en el sito de la cabeza, que era algo aplastada, con barba; su cola, deshilachada, parecía de dragón.Toñito quiso ahorcar un gato con la soga. La soga se rehusó. Era buena.¿Una soga, de qué se alimenta? ¡Hay tantas en el mundo! En los barcos, en las casas, en las tiendas, en los museos, en todas partes Toñito decidió que era herbívora; le dio pasto y le dio agua.La bautizó con el nombre Prímula. Cuando lanzaba la soga, a cada movimiento, decía: “Prímula, vamos Prímula.” Y Prímula obedecía. Toñito tomó la costumbre de dormir con Prímula en la cama, con la precaución de colocarle la cabecita sobre la almohada y la cola bien abajo, entre las cobijas.Una tarde de diciembre, el sol, como una bola de fuego, brillaba en el horizonte, de modo que todo el mundo lo miraba comparándolo con la luna, hasta el mismo Toñito, cuando lanzaba la soga. Aquella vez la soga volvió hacia atrás con la energía de siempre y Toñito no retrocedió. La cabeza de Prímula le golpeó el pecho y le clavó la lengua a través de la blusa.Así murió Toñito. Yo lo vi, tendido, con los ojos abiertos.La soga, con el flequillo despeinado, enroscada junto a él, lo velaba.

Silvina Ocampo, Cuentos difíciles. Antología, Buenos Aires, Colihue, 1999.

Actividad

Vais a conversar en grupos sobre esta cuestión, y después de unos minutos daréis a conocer a vuestros compañeros vuestras conclusiones:

¿Por qué La soga es un cuento fantástico?

Releed la información que aparece arriba sobre qué es un cuento fantástico.

Tomado de: http://bit.ly/1gxg6hg