Sunteți pe pagina 1din 1

FORMATO Del ensayo

1.
2.
3.
4.
5.
6.

La Extensin del documento debe ser de diez a quince hojas tamao carta.
Espacio entre lneas 1,5
Arial 11
Dentro del texto (autor, ao, dos puntos y pgina). Y la referencia atrs.
Debe un epgrafe.
Cuando la cita supera las tres lneas debe estar entrecomillado y dentro del texto, en caso
contrario, prrafo aparte, con sangra y letra 10.
7. Debe abordar mnimo dos poemas del mismo o de distinto poemario.
8. Entrega primera revisin: 3 de junio.

Ejemplo de cita:
El escritor colombiano sostiene, mientras lleva a cabo el procedimiento de la digresin dentro de su
narracin, que el alma, cabrones, es un epifenmeno de la materia, una entelequia perecedera, humo del
cerebro que dura lo que duran las conexiones nerviosas que lo producen y que despus, cuando nos muramos, se
han de tragar los gusanos o las llamas (2013: 269). Vallejo describe la ausencia de valor metafsico del alma y
plantea que lo nico que verdaderamente tiene valor es la carne, la materia, lo orgnico y, sobretodo, aquello
que est supeditado a un sistema nervioso. Es como si el mal de Baudrillard tomase la palabra a travs de la voz
de Vallejo y lo hiciese por medio de un megfono atronador. As, despotricando contra lo humano demasiado
humano logra darle una tonalidad discursiva iracunda a sus ideas que muchas veces termina por distraer de la
historia y de su descripcin de los hechos, la que precisamente pasa a un segundo plano. El autor seala en la
Presentacin de El ro del tiempo lo siguiente:
Cuando acab Entre Fantasmas, el ltimo tomo de El ro del tiempo, pens que con esa sarta apurada de muertos ya haba
dado cuenta de mis personajes (familia, amigos y enemigos y conocidos bblicamente o no que llenaban los cuatro tomos)
Despus fue cuando empez lo bueno, cuando los muertos de papel se me empezaron a morir en la realidad. Qued solo,
qued yo. Qu cosita tan dura es la vida, pero qu cosita tan seria la muerte! Pues todos esos muertos, todos a una me jalan
coordinadamente hacia la tumba. Amanece y empieza el jaloneo: Ven pac, me dicen ellos. Y yo que no. Yo vivo pues,
como quien dice, por obstinacin, por oponrmele a la voluntad de unos muertos, les voy diciendo: ya no jodan ms,
muertos. No me llamen, no me busquen, no me insistan, no abusen de mi cario, djenme respirar A eso, cranme, se
reduce ltimamente mi vida: a llevarles la contraria a una banda de desocupados que no saben qu hacer con la eternidad
(2013: 284).