Sunteți pe pagina 1din 12

ANÁLISIS DEL ARTÍCULO 409 DEL CÓDIGO PENAL: FALSEDAD EN JUICIO NO TOMARAS LA JUSTICIA (PENAL) EN VANO

" Experimentándose con reparable frecuencia la facilidad de incurrir en la execrable maldad de hacer falsas delaciones y ser testigos contra la verdad, de que resulta a muchos inocentes la molestia, tal vez dificultosa reparación en la honra, vida y hacienda, en ofensa, descrédito y escándalo de la justicia, que debo y deseo se distribuya y administre en mis Reynos y dominios como principal obligación que con la Corona ha puesto Dios a mi cargo; y reconociendo que estos enormes y perniciosos abusos proceden de no practicarse con el vigor y la puntualidad que conviene las penas prescritas y establecidas en las leyes, alentando la rara o templada experiencia del castigo a la osadía, y la temeridad de atropellar lo sagrado del juramento y la inocencia descuidada en su propia seguridad, he resuelto que con más rigurosa exactitud y observancia se ejecuten las leyes que hay contra testigos falsos y falsos delatores, en todo género de causas así civiles como criminales sin ninguna dispensación ni moderación."

SUMARIO:

Introducción; Antecedentes Históricos; Legislación Castellana y Peruana; Bien Jurídico; Tipo Objetivo; Tipo Subjetivo; Consumación; Tentativa; Penalidad; Bibliografía

(Felipe V en Madrid; 26 y 28 de julio de 1705)

INTRODUCCIÓN Artículo 409.- Falsedad en juicio

El testigo, perito, traductor o intérprete que, en un procedimiento judicial, hace falsa declaración sobre los hechos de la causa o emite dictamen, traducción o interpretación falsos, será reprimido con pena privativa de libertad, no menor de dos ni mayor de cuatro años. Si el testigo, en su declaración, atribuye a una persona haber cometido un delito, a sabiendas que es inocente, la pena será no menor de dos ni mayor de seis años. El Juez puede atenuar la pena hasta límites inferiores al mínimo legal o eximir de sanción, si el agente rectifica espontáneamente su falsa declaración antes de ocasionar perjuicio.

El delito de falsedad en juicio es uno de aquellos en que sus raíces históricas se pierden en la perspectiva de los pueblos primigenios donde se condenaba y sancionaba esta clase de actos como uno de los más graves y lesivos para la sociedad humana. Durante siglos, la falsedad y la calumnia, fueron sinónimos de las peores felonías a las que podía descender el hombre con el fin mezquino de obtener alguna ventaja. Posteriormente,

conforme el Derecho fue encontrando un camino acorde con la racionalidad y los principios humanistas, esta clase de actos fue tomando una connotación, si bien aún de extrema ofensa para el ordenamiento jurídico, pero carente ya de la clase de castigos y represiones a los que eran conducidos quienes incurrían en esta figura delictiva. En la actualidad, se coloca el delito como una forma gravosa y deleznable merecedora aún de severas sanciones de carácter privativo de la libertad y constituye uno de los tipos penales más distintivos respecto a la evolución que ha experimentado como institución jurídica penal.

ANTECEDENTES HISTÓRICOS

El Código penal francés de 1810, lo incluye entre los crímenes y delitos contra la persona. En Austria, el Código de 1852 lo clasifica como delito contra la propiedad, tratándolo entre las estafas, y lo considera circunstancia agravante del engaño; el de Holanda de 1881 lo trata como delito contra la autoridad. En los de Honduras (1866), Hungría (1878) y Portugal (1886) se lo incluye entre las falsedades. Los Códigos penales de Estados Unidos, consideran el perjurio como delito contra la justicia pública, y los de Paraguay (1910), Perú (1924), Venezuela (1926),Yugoslavia (1929), Rusia (1930), Italia (1931), España (1932), Uruguay (1933,Colombia 1936) y Brasil (.1940) lo clasifican como delito contra la administración de justicia. También en Cosía Rica, el Código penal de 1924 legisla el falso testimonio en el título de los delitos contra la administración pública, en el capítulo referente a los atentados contra el régimen de la justicia y de la autoridad. Finalmente, en el Proyecto de Código penal de Checoslovaquia (1926) se incrimina el falso testimonio en el título ³ La infracción contra la autoridad pública y sus órganos

LEGISLACIÓN CASTELLANA Y PERUANA

Referente a nuestra legislación y a sus antecedentes, el Fuero Real trata este delito en el título de los falsarios; las leyes de la Nuevrit u a Recopilación (1567) en el delos perjuros, lo mismo que la Novísima Recopilación (1805); los Códigos penales de Santa Cruz y el Primer Código Penal peruano de 1866 clasificó este delito como uno de los contrarios a la administración pública, pues los testigos, intérpretes o peritos son funcionarios auxiliares, y así ha quedado en el Código Penal de 1924 en su Art.334. El hecho criminoso ocurre en toda la administración, que en su amplio sentido, comprende todos los poderes del Estado.

Antecedentes históricos sobre delito.

La naturaleza actual del proceso del delito es substancialmente distinta al delDerecho antiguo, habiéndose modificado la estructura y composición social, pera detodas modos en el pasado se encuentran las de la doctrina del falso testimonio, comoexpresión de una de las manifestaciones de la naturaleza humana,La evolución del delito ha dependido del concepto de la justicia. Cuando ésta seconsideró como una misión religiosa, el falso testimonio aparecía como unaviolación a la santidad del juramento. Más tarde, al perder en parte ese sentidosagrado y considerarse un instrumento para que unos derechos prevaleciesen sobreotros, el falso testimonio se interpretó como una ofensa contra los derechosindividuales. Finalmente, al entenderse la justicia como el fin primordial del Estado,es éste el que se considera lesionado en el ejercicio de su autoridad y en eldesempeño de la función social a su cargo. Al mismo tiempo, desaparecido engeneral

el perjuicio y el sacrilegio como consideraciones religiosas de este delito, sehan ido atemperando el rigor de las leyes, pacificándose la pena tanto para eltestimonio prestado con juramento o sin él.

En la interpretación del sociólogo y jurisconsulto Emilio Durkheim, los delitoscontra la religión herían la solidaridad social que era por semejanza o unidad natural primitiva. De ahí la importancia de esta referencia histórica y de su evolución, para poner en evidencia los cambios y nuevos caracteres de los delitas contra la justicia.

Leyes de Hammurabi

Se discute si las leyes de Hammurabi S. XXIII a. J. C.) Tratandel falso testimonio en el capítulo I, artículos 3 y 4.Por otro lado, tanto el Decálogo de Moisés como el Talmud se ocupan de este delito.³ No decir falso testimonio contra el prójimo ´ ordena el primero, sin mencionar la pena correspondiente. Trátase de una norma simplemente ética pero no penal. ElLevítico castigaba al testigo reacio o reticente, que no quería declarar, obligándolo ahacer ³ penitencia de su pecado y a ofrecer un cordero o una cabra de su rebaño y el sacerdote orará por él y por su pecado´. En definitiva, en el Derecho hebreo, el falso testimonio era un delito contra lareligión y no contra la administración de justicia, y en las causas civiles se limitabaal hecho de negar una deuda.

Leyes de Manú.

En la India, las leyes de Manú se caracterizan por dejar el género yextensión de pena librado al criterio del juez, quien valora el hecho teniendo encuenta las circunstancias agravantes o atenuantes. La prueba testimonial era el principal medio probatorio y de ahí la abundancia de preceptos sobre el falsotestimonio.En Egipto, la falsedad ante el juez era castigada con la pena de muerte.

Derecho griego.

El Derecho de Fenicia y Cartago influyó en el de Grecia, donde se consideró a este delito como violación de preceptos religiosos y penales. Posiblemente enEsparta se castigaba con la pérdida de la ciudadanía, puesto que este castigo seaplicaba al que pecase contra la buena costumbre y la pública disciplina. El falsotestimonio adquiría gran importancia pues la escritura no tenía el valor de pruebaabsoluta y debía ser completada con el Juramento de los testigos.

En Roma, la Ley de las XII Tablas castigaba al testigo falso con la muerte,haciéndolo arrojar desde la roca Tarpeya: Sí quisfalsum testimoniumdixerit, saxoTarpeiopraeceps Pastoret, Sin embargo, algunos autores, basándose en un fragmento de AuloGelio, en NoctesAtticae, XX, I, 53, consideran que la pena de muerte no se aplicaba.La ley Cornelia de falsis, según parece, castigaba a quien recibía dinero paraabstenerse de deponer o por deponer falsamente, y además al que cometía en juicioun falso testimonio. En el primer caso, el delito se perfeccionaba cuando el testigorecibía el dinero u otra prebenda; en el segundo, cuando se efectuaba la falsadeposición.El dolo consistía en la conciencia de la falsedad. Cometido en causa por homicidio,la pena era de muerte y en otros casos, de confiscación de bienes y deportación, si elculpable era un

hombre libre, y de muerte, si era esclavo. No se conocía laretractación.El Digesto legisla en el libro XLVIII, título X sobre el falso testimonio.

Derechocanónico. Durante esta época también era muy castigado el falso testimonio, con lamisma pena que el falso juramento, aunque se lo distinguía de éste, pues el falsotestimonio podía ser no jurado y sólo castigado a causa de la falsedad. La pena eramayor para el eclesiástico que para el laico, pero luego se parificaron.Legislación barbárica. Aunque en el Derecho germánico, según Perrone-Ferrante, no puede casarse de las conjeturas, diremos que el falso testimonio era un delito contrala religión, en virtud del juramento prestado. La lesión jurídica era la ofensa a ladivinidad. No existía tentativa en este delito, que se consumaba al prestarse la falsadeclaración. La mayoría de las legislaciones imponían pena de multa; las restantes,corporal; cien golpes y pena accesoria de indignidad en los visigodos; amputaciónde la mano en los anglosajones; y todas ellas prescribían la pena accesoria de la pérdida de la capacidad de testimoniar en causa propia o ajena. Derecho de los estatutos. Los preceptos del Derecho barbárico y canónico setransforman en múltiples estatutos que señalan la consagración del Derechomunicipal (S. XIII a XVI). A veces distinguen el hecho cometido en juicio civil ocriminal (en este caso era más grave) y la pena se parificaba a la del delito principal.El falso testimonio se consideraba delito contra la religión y la justicia, subsistiendola importancia del juramento El falso testimonio, desde la concepción antigua, es en efecto un acto muy grave ensí mismo. El testigo traiciona un juramento solemnemente prestado, y su perjuriotiene por objeto extraviar a la justicia e imponer una mentira a su fallo. Pero lagravedad de este crimen depende principalmente del objeto a que se aplica el falsotestimonio. La deposición falsa es un arma oculta con la cual el agente despoja a susvíctimas, las deshonra o asesina. Este crimen participa pues, o del hurto, o de lacalumnia, o del asesinato. Otras veces sólo tiene por objeto ocultar el crimen. Salvar de la pena al culpable, y es la sociedad misma la que se encuentra perjudicada por esta deplorable debilidad. El falso testimonio recorre, por decirlo así, todo el círculode la criminalidad según el fin que se propone, o la naturaleza del crimen que quiereconsumar

BIEN JURÍDICO

Decía Moreno ³ que la administración de justicia no se tutela solamente cuidando a los magistrados, imponiéndoles el cumplimiento del deber, sino tratando de que la verdad domine en aquélla. Los jueces tienen precisión para dictar sus resoluciones, de averiguar hechos, dependiendo de los mismos la aplicación del derecho. Los hechos se determinan por medio de las pruebas, las que son de diferente clase. Entre esas pruebas se encuentra la testimonial, que es la proporcionada por las personas que deponen acerca de hechos de su conocimiento y que tiene decisiva importancia en las causas criminales y particular gravitación con respecto a ciertas circunstancias en los asuntos civiles. De aquí que las personas, llamadas a declarar en juicio, o sea los testigos, cuando se produce una falsedad, perturban y atacan gravemente el desenvolvimiento de la administración de justicia. En el delito de falso testimonio, si bien concurre una falsedad, puede decirse que éste es el medio empleado para desviar la justicia. Por eso, la colocación del capítulo corresponde donde lo ha puesto el Código vigente, o sea entre los delitos contra la administración de justicia y no entre las falsedades, como lo hicieron el Código de 1924 y sus antecedentes. En general la doctrina ha considerado que lo que se protege es la función jurisdiccional del Estado que se plasma en el

proceso, el normal funcionamiento dela función jurisdiccional o más comúnmente la administración de justicia. En síntesis, se ha dicho entonces que está en juego la administración de justicia ya que se crea infundadamente el nesgo de que la sentencia resulte injusta, alterando el correcto funcionamiento de la misma, con el consiguiente peligro, además, para el derecho de los sujetos afectados. Ello es así porque se debe velar para que se dé la pureza de la prueba, que es un elemento esencial para la correcta valoración del juez, y por consiguiente para la justicia de las resoluciones que éste dicta. Por su parte, la jurisprudencia ha sostenido que, con el falso testimonio, ³ es a la sociedad a quien se ataca en su derecho de administrar justicia´

TIPO OBJETIVO Se puede afirmar que testimoniar es declarar lo que uno sabe, por lo tanto el testimonio es la declaración que presta un testigo, en la que debe expresar lo que sabe sobre el objeto que se le pregunta. Su relación entonces con la causa en principio judicial se debe a que conoce la personas, hechos, circunstancias o datos convenientes para la comprobación o averiguación del delito y del delincuente. Por ende, la alteración que el testigo introduce en su testimonio ha de tener una entidad bastante para condicionar el resultado de la prueba del delito y la autoría del mismo. Para la doctrina peruana las conductas típicas son las siguientes:

Afirmar una falsedad implica la afirmación de lo que se sabe que no es verdad; es asegurar algo que no es cierto como verdadero. La falsedad no consiste en la discrepancia entre el relato y los hechos reales, sino en la discrepancia entre los hechos referidos y los hechos sabidos. No es necesario que la falsedad sea total; puede presentarse como la alteración de una parte de lo que es verdadero, y así modificar el sentido de lo presenciado, pudiendo influir, de esta manera, en la estimación que el juez debe realizar. PEÑA CABRERA señala que se afirma una falsedad cuando se depone acerca de hechos que no están de acuerdo con la verdad de lo ocurrido. Pero no solamente puede una persona afirmar una falsedad cuando asegura que ha ocurrido un hecho inexistente, o cuando sostiene que no ha sucedido lo que conoce, sino que puede incurrir en el primer extremo cuando afirme que ha visto u oído una cosa ocurrida pero que él no vio ni oyó. Por lo que la falsedad pude ser absoluta o relativa.

Para CREUS se niega la verdad cuando se afirma que un hecho determinado o una circunstancia cierta no han ocurrido. Se entiende que debe tratarse de acontecimientos que el testigo ha conocido, ya que si se interroga a una persona acerca de las circunstancias de las cuales no tiene noticia su respuesta negativa sería cierta. Por lo tanto niega la verdad aquel que la conoce y no la expresa.

Callar la verdad implica el silencio, esto es la persona que incurre en reticencias con falta de respuestas. En este sentido, callar la verdad es dejar de afirmar lo que se sabe, como también negar que se sabe algo que en realidad el testigo conoce. En este punto hay que distinguir el delito de falso testimonio del delito de calumnia.

Autoridad competente

En principio, todos los testimonios se prestan ante los jueces, y actualmente según los procesos, ante los fiscales. Se entiende cualquier tipo de juez, civil, laboral, comercial, penal, etcétera. Sin embargo, el texto de la ley habla de autoridad competente, por lo que la norma se refiere a cualquier otro empleo que implique la función de tomar declaración. Puede tratarse de comisiones legislativas, sumarios administrativos,

etcétera. En este sentido se puede afirmar que la ley se refiere a toda autoridad que de conformidad con las leyes y reglamentos está facultada para recibir declaraciones, requerir informes o disponer interpretaciones o traducciones a fin de resolver un conflicto de carácter jurídico, es decir, que tenga que ver con el derecho. Por ende, cuando los actos tienen otras finalidades, no queda comprendida la conducta de la persona en este delito. La jurisprudencia, en este punto, ha sostenido que: ³El delito de falso testimonio requiere que la declaración, interpelación o pericia hayan sido requeridas ante una autoridad competente y rendidas con las formalidades exigidas por la respectiva ley procesal para que valgan como tales y produzcan los efectos que le son propios, entendiéndose a esos efectos como autoridad competente, la judicial, administrativa o legislativa, nacional, provincial o municipal, ante la cual por disposición de la ley o por delegación de una autoridad se ha producido la deposición, el informe o la traducción de que se trate. La autoridad debe ser competente en el caso específico, de modo que su incompetencia acarrea la nulidad del acto y por consecuencia no se tipifica el presente artículo.

La promesa de decir verdad

La declaración, el informe, la traducción o interpretación deben haber sido rendidos con las formalidades exigidas por la respectiva ley procesal para que tengan validez y puedan ser tomados en cuenta por el juez. Sobre este punto Núñez decía que el decreto- exigía expresamente la promesa de decir verdad como elemento de la figura delictiva. Es una exigencia innecesaria porque, o la naturaleza procesal del acto demandaba esas formalidades cuando la ley la imponía, o la ley de fondo incursionando en materia procesal, imponía una formalidad de la que, soberanamente, podía prescindir la ley procesal para atribuirle validez al acto. Sin embargo Creus, y con razón, afirma que no es discutible que la enunciación expresa de la ley de tal requisito transforme en atípica toda conducta al cual éste falte. En síntesis, el juramento, la promesa de decir verdad, tiene que haberse formulado con respecto al acto en el cual se asuma la conducta prohibida, que solamente no es indispensable en aquellas personas que cumplen esas funciones de manera permanente, por ejemplo los médicos forenses de cuerpos judiciales. El juramento prestado en estos casos para desempeñar el cargo llena el requisito típico. En cuanto a la apreciación de las falsedades que recaen sobre las generales de la ley, han existido discrepancias a nivel doctrinario. Al respecto, podría sostenerse que mientras las afirmaciones falaces del testigo tendrían valor probatorio y podrían, por ende, hacer incurrir en error a la autoridad actuante, las falsedades vertidas sobre las circunstancias personales -como en el caso de las generales de la ley carecen de dicho valor probatorio, por lo que no serían relevantes para la constitución del tipo penal analizado; por otra parte, cabe señalar que la verificación de la identidad de los testigos que se presentan constituiría una obligación propia del tribunal intermitente. Es que la falsedad tiene que ser idónea para inducir en error al que decide, por lo tanto debe recaer sobre hechos o circunstancias que alteren la comprensión del hecho; por ende, quedan fuera del tipo penal aquellas falsedades sobre materia quede ningún modo incidan en la estimación del hecho como tal. Sin embargo CREUS ha sostenido que la tipicidad sobre este punto dependerá del caso en concreto. Tampoco hay duda de que cuando el acto sea nulo no se tipificará el delito

Autores

Se trata de un delito especial propio y de propia mano, ya que solamente pueden ser autoras las personas determinadas por la ley. Decía Moreno que la enumeración es taxativa y por lo tanto excluyente. Hace una distinción afirmando que el denunciante, al igual que el querellante, no son testigos, sino partes o auxiliares de la justicia, por lo cual si han realizado imputaciones falsas se los podrá imputar por eldelito de calumnia e injuria. El sujeto en este delito es la persona que tiene el deber de declarar como testigo, deber del que sólo puede eximirse por incapacidad, o por ser incompatible con un derecho o facultad como en los casos de defensa de sí mismo, no acusar a los parientes y el secreto profesional. Tales situaciones pueden eximir o simplemente atenuar el deber. En cambio, la incapacidad lo excluye. Como sostiene MANZINI, incompatibilidad no es lo mismo que incapacidad, pues aquélla existe cuando una persona que tiene capacidad para ser testigo, no puede prestar declaración en un proceso determinado por razones de alguna cualidad personal. FLORIÁN, distingue capacidad de testimoniar en abstracto y capacidad en concreto, siendo excluida esta última por incompatibilidades o por vínculos de parentesco con el procesado. Esas causales de incompatibilidad, son en realidad, las de exclusión del delito. Prácticamente, testigo es la persona presente en momentos en que el hecho se realiza y que comprueba con sus propios sentidos un hecho del que no participa. En lenguaje jurídico es la persona llamada al cumplimiento de un acto jurídico con conocimiento casual o no, de un hecho o acontecimiento. El término comprende ¿auto al que es citado por magistrado como al que se presenta espontáneamente y es aceptada su declaración, y al que declara oralmente o por escrito. Aceptamos la definición de MITTERMAIER, que considera testigo al individuo llamado a declarar según experiencia personal, acerca de la existencia y naturaleza de un hecho. A diferencia del testigo instrumental, cuya función comienza al iniciarse el acto al cual asiste, y termina con el mismo sin ulterior intervención, el judicial comunica al magistrado lo percibido del acto sobre el cual declara y que ha caído bajo la acción de sus sentidos. Su asistencia a ese acto no es obligatoria, como lo es en cambio la del testigo instrumental, sino que a ella se condiciona la posibilidad de desempeñar la función propia del testigo. Desvinculado de la controversia que se agita en el proceso, no trata como la parte de poner en ventaja sus propios intereses y da al juez una noción de los hechos, una Idea de la verdad, mientras que el magistrado discrimina esos hechos sobre la base de las probanzas de autos y conforme a las mismas aplica la Ley. El testigo es extraño al juicio y sólo contribuye a esclarecer la verdad, el juez es uno de los sujetos del juicio. La prueba testimonial ha adquirido su máxima importancia en el proceso penal, pues el reo prepara generalmente el delito destruyendo todo rastro y los hechos por lo general, ocurren imprevistamente. Sin embargo, poco a poco, ha ido perdiendo el crédito que debiera merecer: el número cada vez mayor de testigos falsos y sobretodo, la cantidad de factores que pueden hacer incurrir en errores a los testigos, obligan a los jueces a ser cautos en su valoración. A esto se vincula la discusión entre los sistemas de las pruebas legales y de la libre convicción del magistrado. El primero, según el cual, cuando cierto hecho es afirmado por determinado número de testigos en materia criminal, que llenan algunas cualidades, debe ser aceptado por el juez, es sostenido por las viejas legislaciones. Las modernas prefieren el segundo sistema, que consideramos Ibídem superior, pues cualquiera limitación que se le imponga al juez, puede desviar su decisión del camino de la verdad. Tampoco es posible determinar a priori el valor de un testimonio y la ley no puede, por su parte, prever todas las causas que hacen más o menos inaceptables las exposiciones. En cuanto a nuestro derecho, el testimonio constituye un medio probatorio tan importante, que dos testigos hábiles pueden hacer plena prueba. Con respecto a las incapacidades, una de las más importantes es la del menor de edad y en lo que atañe a su incriminación, la doctrina se

halla dividida Son partidarios de la misma Vacca, Crivpllari, Manzini, Dattino; y contrarios, DAntonio y Pessina. Para la jurisprudencia alemana y francesa, sí el impúber altera la verdad onscientemente, es responsable. El incapaz que presta juramento puede cometer falsos testimonios, ha dicho) la Corte de Casación francesa, nos introduce en el debate un elemento de convicción, consistiendo el delito en la violación de la fe del juramento, la alteración voluntaria de la verdad y la posibilidad del perjuicio (29 de junio de 1843).Esta doctrina es censurada por Binding, Chauveau et Hélie, Stoos y vori Listz, quienes dicen que la ley establece una edad para prestar juramento y no se admiteantes de cumplida la misma, la existencia de la comprensión necesaria para su prestación; que además, la del menor no es una verdadera deposición. Pero evidentemente, la ley al eximir del juramento al menor y limitar su intervención para simples esclarecimientos o indicaciones, establece una presunción de falta de discernimiento inherente a la edad. Lógicamente, al menor le resultará mas difícil que a un adulto recordar un hecho que trae bajo la acción de sus actos, por su frágil memoria y aún en el caso contrario, no lo podrá narrar con exactitud por deficiencias de observación y análisis y pobreza de expresión. En cuanto al joven, predomina más en el la fantasía y es propenso a la sugestión. Es claro que tampoco es posible descartar a priori esa clase de testimonios) o limitar su valor, pues bien pueden ser exactos. Caso por caso debe ser entonces estudiado por separado, dejándose en libertad de apreciarlo al magistrado. Otra incapacidad para declarar como testigo es la de los condenados. La encontramos en las legislaciones francesas, belga, alemana y austríaca. La de Malta rio les impide deponer. Por la primera, el condenado a pena aflictiva o infamante .sólo puede ser oído para simples indicaciones y sin juramento. La segunda limita la incapacidad a los condenados a muerte y trabajos forzados y permite al juez no aceptar la deposición de los condenados a pena de detención o reclusión en forma permanente o temporaria.

I. Personas enumeradas por la ley

a) Testigos Testigo es una persona física que depone sobre hechos que conoce por percepción sensorial. La esencia del testigo entonces es que debe declarar acerca de hechos que se pretenden probar, de modo que no se le puede preguntar sobre hechos fantásticos, al decir de Moreno, o para que emitan juicios de valor sobre ellos. Este punto es de fundamental importancia, ya quesi responden falsamente sobre valoraciones esa declaración no será típica.El ejemplo que trae Creus es claro: ³ a un testigo se le puede preguntar si vio la escritura de propiedad sobre alguna cosa, pero no se le puede preguntar si a su juicio esa persona es propietaria´. Son personas que saben cosas que pueden influir en la reconstrucción de la incidencia judicial; son extraños a los hechos objeto del proceso, pero extraños que saben cosas que deben decir y sobre cuyas deposiciones debe recaer la valoración crítica y la decisión del juez Problema grave es el que habíamos hecho notar en cuanto Moreno afirmaba que no existía el falso testimonio en causa propia. Sin embargo, Soler agregaba que sólo podía dejar de serlo cuando las manifestaciones pudieran traerle alsujeto, de alguna manera, un perjuicio. Sin embargo, esta posición ha sido refutada, y parte de la doctrina acepta la posibilidad de que también puedan ser considerados testigos los propios sujetos de la relación procesal en cuestión, es decir, se apartan del requisito de que el testigo sea una persona ajena a aquella relación, o que tenga que ser un individuo que declare en causa ajena, o que sea un tercero ajeno o no interesado en la cuestión objeto del testimonio. Así, sostiene Núñez que la llamada declaración en ³causa propia´ osobre ³hechos propios´ no excluye la calidad de testigo del declarante y, de talmodo, el tipo del artículo 409 del Código Penal; ello, sin perjuicio de analizar laexistencia de alguna causal de justificación o de

exclusión de responsabilidad -coacción- que ampare el accionar del sujeto activo. De

igual forma, Creus afirma que no deja de ser correcta esta forma de ver las cosas, ya que las leyes procesales incluyen en la obligación de testificar a interesados que pueden verse responsabilizados por sus dichos, por ejemplo el actor civil y el propio querellante. A nuestro juicio sólo se excluyen las personas cuya declaración los pueda comprometer en la causa, específicamente los imputados. Los demás sujetos deberán invocar una causa de exculpación propiamente dicha, o de no exigibilidad, pero su conducta seguirá siendo típica En este aspecto decía Tejedor: ³el testigo que no dice la verdad por no acusarse a sí mismo no tipifica este hecho, ya que tiene que explicarse sobre un hecho que le incrimina, de modo que ya no es testigo. Para que exista el delito, el juramento que presta no puede referirse sino a los hechos sobre los cuales puede realmente

declarar [

]

él no quiere dañar, sino defenderse´. Por eso llegaba a la conclusión de que

... no había declaración en propia causa. De lo que sí no hay duda es que no pueden ser

testigos aquellas personas a quien es el Código Procesal les impide la declaración; Artículo IX. Derecho de Defensa:

Toda persona tiene derecho inviolable e irrestricto a que se le informe de sus derechos, a que se le comunique de inmediato y detalladamente laimputación formulada en su contra, y a ser asistida por un Abogado Defensor de su elección o, en su caso, por un abogado de oficio, desdeque es citada o detenida por la autoridad.También tiene derecho a que se le conceda un tiempo razonable para que prepare su defensa; a ejercer su autodefensa material; a intervenir, en plena igualdad, en la actividad probatoria; y, en las condiciones previstas por la Ley, a utilizar los medios de prueba pertinentes. El ejercicio del derecho de defensa se extiende a todo estado y grado del procedimiento, en la forma y oportunidad que la ley señala.

Nadie puede ser obligado o inducido a declarar o a reconocer culpabilidad contra sí mismo, contra su cónyuge, o sus parientes dentrodel cuarto grado de consanguinidad o segundo de afinidad.

El proceso penal garantiza, también, el ejercicio de los derechos deinformación y de participación procesal a la persona agraviada o perjudicada por el delito. La autoridad pública está obligada a velar por su protección y a brindarle un trato acorde con su condición. El incumplimiento del deber de justificar que asigna el tipo del artículo 401 delCódigo Penal no conlleva una condena ni importa una presunción de culpabilidad, yes tarea del Estado -a través del Ministerio Público Fiscal- probar la existencia de uninjustificado enriquecimiento apreciable, vinculado al ejercicio de la función pública. Es el Estado el que debe probar los extremos de la imputación delictivafundada en los términos del artículo 401 del Código Penal, no invirtiéndose la cargade la prueba. En cambio, el artículo 243 da la facultad de abstención en contra delimputado, a sus parientes colaterales hasta el cuarto grado de consanguinidad osegundo de afinidad, a sus tutores, curadores y pupilos, salvo las excepciones que el mismo artículo trae. Pero si deciden declarar una vez que han sido advertidos dedicha facultad, no hay duda de que podrán ser autores del delito en cuestión.

  • b) Peritos

Perito, es la persona llamada por la autoridad, a propuesta de parte o como consecuencia de una designación oficial, para que dictamine sobre alguna cuestión de la cual se requieren conocimientos especiales. En igual sentido, se puede afirmar que peritos son auxiliares de la justicia que en el ejercicio de una función pública o de su actividad privada son llamados a emitir parecer o dictamen sobre puntos relativos a su ciencia y arte o práctica, asesorando a los jueces en las materias ajenas a la competencia de éstos.

  • c) Intérpretes y traductores

Intérprete es la persona que, teniendo conocimientos en idiomas extranjeros, es solicitada para que traduzca expresiones verbales o escritos necesarios para la prueba en un asunto determinado. Generalmente, al que vierte escritos de unidioma a otro se le designa con el nombre de traductor, y al que verifica esaversión de expresiones verbales se le llama intérprete. El Código se refiere a los dos, pues aun cuando emplea la palabra intérprete usa expresamente los términos traducción e interpretación. La traducción o interpretación deben ser hechas ante autoridad competente. También puede afirmarse que intérpretes y traductores son terceros llamados al proceso; son los encargados de introducir en el proceso en el idioma nacional las expresiones orales, escritas o de manifestaciones mímicas que no sean accesibles al común de la gente. Generalmente se llama intérprete al que comparece para traducir al idioma nacional en presencia del juez las expresiones verbales que se vierten ante el mismo, y traductor al que verificaesa misma versión de una lengua a otra pero con relación a documentos y por escrito.

TIPO SUBJETIVO El dolo del autor exige el conocimiento y voluntad de deponer, informar, traducir ointerpretar falsamente, apartándose de la verdad -afirmando algo falso o negando loverdadero-; no se requiere un fin ulterior como el de desorientar o inducir en error alaautoridad, ni es necesaria la intención de dañar, pues también es punible lafalsedad afirmada para beneficiar35. Se trata, en síntesis, de un delito doloso en elcual el autor tiene que tener conciencia de que está negando, ocultando o afirmandouna falsedad en contra de lo que él cree que es verdad.

En este sentido lleva razón Creus al decir que no se trata de una contradicción entrelo que dice el testigo y la verdad, sino entre lo que dice el testigo y lo que él cree quees verdad. Con lo cual cualquier error elimina el tipo.Este delito es punible solamente en su forma dolosa, no se admite la figura culposa.

CONSUMACIÓN El falso testimonio se consuma al rendirse la deposición, el informe, la traducción ola interpretación ante la autoridadCon relación al lugar debe prevalecer el de la declaración. Si el testigo declarafalsamente en un exhorto, el delito queda cometido ante el juez exhortado. Si el juezexhortado es extranjero, el delito solamente podrá considerarse punible en el país por aplicación de la teoría de los efectos del delito fundada en el artículo IodelCódigoPenal.Desde el punto de vista temporal, depende del perfeccionamiento del actorespectivo: cuando se trata de piezas escritas, la presentación consignada con elcargo o constancia de recepción determina la consumación. Cuando las conductasdel agente se observan en audiencias, la consumación se produce cuando se cierra elacto; pero tal afirmación tiene que entenderse en el sentido de que es cuando seclausura el acto respecto del agente, lo cual ocurre cuando éste no puede ya hacer más

uso de la facultad de ampliar o rectificar lo expuesto, aunque no hayafiniquitado para otros intervinientes.De lo expuesto se desprende que la posibilidad de rectificación sólo cabe en el juiciooral y en el escrito, si la exposición del agente es verbal, pues cuando el testimonio,informe, traducción o pericia se presentan por escrito, no existe dicha posibilidad, yaque el acto es instantáneo y se consuma con su incorporación al juicio o procedimiento. En este sentido la jurisprudencia ha señalado que el delito se perfecciona en el procedimiento escrito o al concluir la declaración oral, de maneraque el ilícito no queda saneado por una rectificación ulterior en acto aparte.

TENTATIVA La tentativa, al ser este delito de peligro abstracto, no es posible conforme concuerdacasi unánimemente la doctrina.Afirma Moreno que la pena se agrava cuando el testimonio falso se haya prestado encausa criminal y en perjuicio del imputado. La gravedad de la infracción salta a lavista y se justifica la penalidad mayor. Para Creus, el problema está en que la normase refiere al falso testimonio y la duda reside en si también esta agravante se refierea los demás sujetos enumerados en el artículo 409.

Tanto para Núñez como para el propio Creus y Moreno, la norma abarca a todos lossujetos antes mencionados, habida cuenta del título es específico en torno a este punto. Al referirse el actual artículo 409, segundo párrafo, a ³causa criminal´ debeentenderse que sólo corresponde la agravante en aquellos procesos seguidos por delitos exclusivamente, sea de competencia de la justicia en lo criminal o de la justicia en lo correccional, quedando excluidos, por ende, los procesos por faltas ocontravenciones, abarcando todos los casos de falso testimonio -también peritos,intérpretes y traductores-. Esta idea de exclusión de las contravenciones es casimayoritaria en la doctrina, aunque con reservas por parte de Creus

14

.La ley exige que el falso testimonio sea en perjuicio del imputado, y éste es unelemento objetivo que requiere el tipo penal. Por lo tanto no basta el dolo del autor de creer que lo perjudica al inculpado, sino que en los hechos realmente le cause un perjuicio. El dolo del autor exige el conocimiento y la voluntad de deponer,informar, traducir o interpretar falsamente, en una causa criminal, ante una autoridadcompetente, en perjuicio del inculpado -es la persona a quien se le imputa lacomisión de un delito, sin que se requiera un pronunciamiento judicial que resuelvasu situación procesal-. En cuanto a los efectos del error corresponde estar a loestablecido en relación a la figura básica.

PENALIDAD Para su figura básica, se prevé pena privativa de libertad, no menor de dos ni mayor de cuatro años.En su forma agravada, la pena será no menor de dos ni mayor de seis años.También se prescribe atenuar la pena hasta límites inferiores al mínimo legal oeximir de sanción, si el agente rectifica espontáneamente su falsa declaración antesde ocasionar perjuicio.Esto último constituye sin duda una forma de arrepentimiento que el sistema jurídicoadmite e incentiva mediante esta opción a fin de desalentar las conductas ilícitas quese puedan desarrollar al cometer falso testimonio.

BIBLIOGRAFÍA BRAMONT ARIAS-GARCÍA CANTIZANO, Derecho penal, parte Especial,Editorial San Marcos, Lima 1996,CREUS, Carlos, Derecho Penal Especial, Editorial Astrea, Buenos Aires 1999

14

CREUS, Carlos, Ob. Cit., Pág. 439

DONNA, Edgardo, Citando a Bielsa, Derecho penal, Parte Especial, EditorialHammurabi, Buenos Aires 2001PEÑA CABRERA, Raúl, Tratado de Derecho penal, Parte Especial Tomo III B,Ediciones Jurídicas, Lima 1996SHULTZ, Fritz, Derecho Romano Clásico, Editorial Bosch, Barcelona 1991