Sunteți pe pagina 1din 6

Corynebacterium

es un género de bacterias, bacilos y gram positivos, inmóviles, anaerobio facultativos,


pertenecientes al filo actinobacteria. Es uno de los géneros más numerosos de
actinobacterias con más de 50 especies, la mayoría no causa enfermedades, sino que
son parte de la flora saprófita de la piel humana.

Taxonomía

El género Corynebacterium fue creado por Lehmann y Neumann (1896) para ubicar
taxonómicamente a los bacilos de la difteria. El género fue definido basándose en
características morfológicas: Corynebacteria proviene del griego corönë (bastón
nudoso) y bacterion (bastoncillo). A partir de estudios de RNAr 16S se ha agrupado a
las corinebacterias en la subdivisión de eubacterias Gram-positivas de alto contenido
en G:C, en estrecha relación filogenética con Arthrobacter, Mycobacterium, Nocardia e
incluso Streptomyces.3

Características

Las características más relevantes del género Corynebacterium fueron descritas por
Collins y Cummins (1986).4 Se trata de bacterias Gram-positivas, catalasa positivas,
no esporuladas, que carecen de motilidad, bacilos rectos o ligeramente curvados5 cuyo
tamaño oscila entre 2-6 micrometros de longitud y 0,5 micrometros de diámetro, a
menudo con la típica forma de V (lo que también se denomina “forma de letras
chinas”), aunque también aparecen formas elipsoidales, son aerobias o anaerobias
facultativas, quimioorganotrofos, con un contenido en G:C genómico entre 51–65%.
El pleomorfismo en su ciclo de vida se observa en formas bacilares de longitud diversa
y frecuentes engrosamientos en los extremos, estando marcadamente influido por las
condiciones del cultivo6

Pared celular

La pared celular es muy característica, presentando un predominio de ácido


mesodiaminopimélico en el tetrapéptido de la mureína5 1 y están presentes motivos
repetitivos de arabino-galactano, un heteropolisacárido esencial así como ácidos
corinemicólicos (ácidos micólicos de 22 a 36 átomos de carbono), unidos entre sí por
enlaces disacáridos específicos denominados bioquímicamente como L-Rhap-(1 → 4)--
D-GlcNAc-fosfato. Ello forma un complejo común en las Corynebacterium, el micolil-
AG–peptidoglicano (mAGP).7

Cultivo

Con respecto a los requerimientos nutricionales, todos ellos necesitan biotina para su
crecimiento y algunas cepas requieren además tiamina y ácido p-aminobenzoico
(PABA).4 Algunas especies de Corynebacterium tienen genomas secuenciados que
varían de 2.5 - 3 Mbp. La bacteria crece en caldo simple, medio de Loeffler, agar
sangre y telurito potásico (AST), formando colonias pequeñas grisáceas de aspecto
granuloso, traslúcidas con centros opacos, convexas con bordes continuos. 5 El color
tiende a ser blanco amarillento en los medios de cultivo de Loeffler. En AST, el
organismo puede formar colonias grises con centros negros y bordes dentados dando
la apariencia de flores (C. gravis), otras tienen bordes contínuos (C. mitis), mientras
que otras tienen bordes intermedios entre continuas y dentadas (C. intermedium).
Hábitat

Las corinebacterias están ampliamente distribuidas en la naturaleza encontrándose en


el suelo, el agua, productos alimenticios y también en la mucosa y piel del hombre y
animales.5 1 Algunas especies son conocidas por sus efectos patógenos en humanos y
otros animales. La especie patógena de corinebacterias más conocida es C.
diphtheriae, que adquiere la capacidad de producir la toxina diftérica cuando es
lisogenizada por el fago beta, siendo inicialmente, es decir, antes de la acción
transformadora del fago, no lisogénica y no toxinogénica. 8 Otras especies patógenas
del hombre son: C. amicolatum, C. striatum, C. jeikeium, C. urealyticum y C. xerosis
(Oteo y col., 2001; Lagrou y col., 1998; Boc y Martone, 1995); 9 10 todas estas
especies son patógenos de especial relevancia en pacientes inmunodeprimidos. Entre
las especies patógenas de otros animales destacan C. bovis y C. renale.11

Patogenia

Difteria

Algunas de las especies no-difteroides de Corynebacterium producen enfermedades en


especies animales específicas, y algunas de ellas son
también patógenos humanos. Algunas especies atacan
hospedadores saludables, mientras que otras atacan
hospedadores inmunocomprometidos. Algunos de sus
efectos incluyen linfadenitis granulomatosa, neumonitis,
faringitis, infecciones de la piel y endocarditis. La
endocarditis causada por las especies de
Corynebacterium se ven con especial frecuencia en
pacientes con dispositivos intravasculares.12

En humanos las infecciones por difteroides causan difteria, una enfermedad aguda,
contagiosa productora de una pseudomembrana compuesta por células epiteliales
muertas, leucocitos, glóbulos rojos y fibrina que se forma alrededor de las amígdalas
y la faringe.13 Es una enfermedad poco común y tiende a ocurrir en personas no
vacunadas, en especial niños en edad escolar, en especial en países en desarrollo,14
ancianos, neutropénicos o pacientes inmunodeficientes, y aquellos con dispositivos
prostéticos tales como prótesis valvular cardíaca, shunts o catéteres. En ocasiones
puede infectar heridas, la vulva, la conjuntiva y el oído medio, y nosocomiales de un
humano a otro.15

Las bacterias virulentas y toxigénicas son lisogénicas y producen una exotoxina


formada por dos cadenas de polipéptidos, producida por acción transformadora de un
gen del profago β.8

Corynebacterium diphtheriae es una bacteria patógena que causa la


difteria. También es conocido como el bacilo de Klebs-Löffler, ya que fue
descubierto en 1884 por el alemán bacteriologists Edwin Klebs (1834 - 1912) y
Friedrich Löffler (1852 - 1915).

Morfología y la producción de toxinas

C. diphtheriae es un anaerobios facultativos, [1] Gram positivos organismo, que se


caracteriza por no encapsulados, no esporulados, inmóviles, recto o curvo barras con
una longitud de 1 a 8 μ m de ancho y de 0,3 a 0,8 μ m, que forman agregaciones
ramificado En la cultura (buscando como "caracteres chinos"). La bacteria puede
contener polymetaphosphate agregados llamados Volutin gránulos. Es patógeno sólo
en los seres humanos.

Muchas cepas de C. Diphtheriae producir la toxina difteria, una exotoxina proteica,


con un peso molecular de 62 kilodaltons que ADP ribosylates anfitrión EF-2, lo que da
lugar a la inhibición de la síntesis de proteínas y por lo tanto es responsable de los
signos de la difteria. La inactivación de esta toxina con un suero antitoxic (antitoxina)
es la base de la antidiphtheric vacunación. Sin embargo, no todas las cepas son
toxigénicas, la capacidad de producir la exotoxina es conferido a la bacteria cuando es
infectada por un bacteriófago (un mecanismo denominado "lysogenic activación").
Una cepa toxigénica no pueden convertirse de esta forma en toxigénicas por la
infección de un bacteriófago.

Clasificación

Se reconocen cuatro subespecies: C. Diphtheriae mitis, C. Diphtheriae intermedius,


C. Diphtheriae gravis, y C. Diphtheriae belfanti. Los cuatro subespecies difieren
ligeramente en su morfología colonial y propiedades bioquímicas, como la capacidad
de metabolizar determinados nutrientes, pero todos pueden ser toxigénica (y, por
tanto, causa la difteria) o no toxigénicas.

Diagnóstico

Con el fin de identificar con precisión C. Diphtheriae, una tinción de Gram se realiza
para mostrar los microorganismos gram-positivos, altamente pleomórfico organismos
sin acuerdo especial (clásicamente se asemejan a los caracteres chinos). Entonces, la
cultura erichment organismo en un medio, es decir, Löffler del suero, a fin de que
pueda overgrow cualquier otro organismos presentes en la muestra. Después de eso,
el uso selectivo de la placa conocida como tellurite agar que permite a todas las
Corynebacteria (incluyendo C. diphtheriae) para reducir tellurite telurio metálico a la
producción de marrón y colonias, sólo en el caso de C. Diphtheriae, un halo negro
alrededor de las colonias permite una fácil diferenciación del organismo.

Una baja concentración de hierro es requerido en el medio para la producción de


toxinas. A altas concentraciones de hierro, hierro moléculas se unen a un
aporepressor sobre la beta bacteriófago que transporta los genes de la Tox gen, que
convierte a un represor que se apaga la producción de toxinas [2]. Esto se aprecia más
cuando se realiza la prueba de Elek para toxogenecity, con el fin de saber si el
organismo es capaz de producir la toxina de la difteria o no.

Sensibilidad

La bacteria es sensible a la mayoría de los antibióticos, como la penicilina, ampicilina,


cefalosporinas, quinolonas, cloranfenicol, tetraciclinas, cefuroxima y trimetoprim.

Corynebacterium renale es un patógeno veterinario bacteria que causa la


[1]
cistitis y pielonefritis en el ganado.

C. renale es un anaerobios facultativos, Gram positivos organismo, que se caracteriza


por no encapsulados, no esporulados, inmóviles, recto o curvo barras con una longitud
de 1 a 8 μ m de ancho y de 0,3 a 0,8 μ m, que forman agregaciones ramificado en la
cultura ( Busca como "caracteres chinos").
La bacteria es sensible a la mayoría de los antibióticos, como la penicilina, ampicilina,
cefalosporinas, quinolonas, cloranfenicol, tetraciclinas, cefuroxima y trimetoprim.

Listeria monocytogenes

es un bacilo que responde positivamente a la tinción de Gram, es aerobio, produce


catalasa y no presenta cápsula ni espora. Es móvil a 25 ºC pero inmóvil a 37 ºC por
inactivación del flagelo. Produce la fermentación láctica y bacteriocinas (toxinas
capaces de matar a otras bacterias).

Características

Se han aislado asociados a enfermedades en peces, aves y mamíferos. En el hombre


se trata de una enfermedad profesional (personas que trabajan con animales) y
también se transmite por alimentos, sobre todo leche y derivados lácteos, también por
el consumo de verduras consumidas en crudo sin antes haberse desinfectado.

Puede provocar abortos, meningoencefalitis y meningitis especialmente en neonatos,


ancianos e inmunodeprimidos.

Bacteriemia en mujeres gestantes, inmunodeprimidos y neonatos (granulomatosis


infanto-séptica).

Tratamiento

Al ser la listeriosis una enfermedad relativamente rara en humanos, no hay estudios


prospectivos y controlados que establezcan el mejor tratamiento antibiótico.
Actualmente se considera que las mejores opciones son la penicilina o la ampicilina,
solas o asociadas a gentamicina. Se han descrito fallos terapéuticos con estos
antibióticos, pero nunca se ha demostrado in vitro resistencia al compuesto b-
lactámico utilizado. En el manejo de estas infecciones son de gran importancia el
empleo de dosis altas y la duración adecuada del tratamiento, que deben
individualizarse. En las enfermedades graves como la cerebritis o la granulomatosis
infantiséptica, el inicio precoz del tratamiento es fundamental para el control de la
infección. Estudios in vitro han demostrado sinergia de ampicilina y penicilina con
aminoglucósidos. Esta asociación debe utilizarse en casos de granulomatosis
infantiséptica o de sepsis neonatal. En aquellos pacientes con meningoencefalitis
pueden asociarse aminoglucósidos, administrados por vía intratecal, al tratamiento
base de penicilina o ampicilina.

La combinación de trimetoprim y sulfametoxazol se ha utilizado con éxito en pacientes


alérgicos a penicilinas, considerándose en la actualidad la terapia alternativa en esta
circunstancia.

La duración apropiada del tratamiento tampoco está clara. Tras dos semanas de
terapia se han descrito recurrencias en pacientes inmunodeprimidos. Parece
conveniente, por tanto, prolongar la terapia entre tres y seis meses en estos casos. En
general dos semanas parecen ser suficientes en bacteriemias mientras que en
meningitis se deberían utilizar ciclos más largos.

Alternativas

Cloranfenicol, vancomicina, cotrimoxazol, imipenem o eritromicina.


Prevención

Es necesario un control exhaustivo en todas las fases. En las empresas alimentarias se


debe implantar un programa de autocontrol de los procesos según el Sistema APPCC:
- En la granja hay que controlar el ensilado para que acidifique cuanto antes, porque
en el medio ácido la bacteria se desarrolla muy mal. - Almacenar la leche a menos de
4 ºC, para evitar el desarrollo microbiano. - Durante el procesado de los alimentos se
debe evitar la contaminación cruzada, evitando que contacten los alimentos ya
cocinados con los crudos. - El trabajador que tenga síntomas de padecer la
enfermedad debe abstenerse de manipular alimentos. - Se deben cocinar los
alimentos a temperaturas elevadas y durante el tiempo suficiente. - Los vegetales se
deben lavar y desinfectar si se van a consumir crudos. - Es de suma importancia su
control en la industria cárnica, evitando contaminaciones cruzadas de la canales con
materias fecales durante el sacrificio de los animales. - La bacteria crece con relativa
facilidad a temperaturas bajas, por ello es importante que los equipos de refrigeración
funcionen dentro de unos rangos de temperatura menores de 4ºC.

Bacillus anthracis

Bacillus anthracis es una especie del género de bacterias Gram positivas Bacillus. La
bacteria fue identificada simultanea e independientemente por primera vez por Aloys
Pollender, en Alemania, y en Francia por Pierre Rayer y Casimir Davaine. Fue la
primera bacteria con demostración patógena demostrada de forma concluyente por
Robert Koch en 1877, quien también logro su cultivo y el descubrimiento del
fenómeno de esporulación.1 El nombre de la especie, anthracis, proviene del griego
anthrakis (ἄνθραξ), "carbón", y se refiere al ántrax cutáneo, la patología más común
producida por la bacteria, en el cual se forma una gran lesión negra en la piel. La
bacteria es responsable del carbunco, una zoonosis que afecta tanto a humanos como
animales, una enfermedad diferente al ántrax, causado por Staphylococcus aureus.2

Descripción

Al contrario que la mayoría de especies del género, Bacillus anthracis es inmóvil y


capsulada. La endospora característica de Bacillus es de forma redondeada y de
situación central, sin deformar la célula. Cada célula mide entre 1 y 6 μm. Las esporas
son muy resistentes a la temperatura y a los desinfectantes químicos, aunque se
muestran muy sensibles a la penicilina. Es frecuente encontrar esporas en productos
derivados de animales como lana o pienso. El proceso de esporulación se realiza
siempre fuera del animal infectado. Las esporas se transforman en la forma vegetativa
en medios favorables como la sangre y otros tejidos biológicos, sea animal o
humanos, en particular ricos en aminoácidos, nucleótidos y en glucosa. El Bacillus
anthracis es un organismo aeróbico.

Las esporas suelen encontrarse en suelos alcalinos y se cree que la germinación está
relacionada con cambios bruscos de temperatura. Las bacterias penetran a través de
heridas (carbunco cutáneo), via oral (carbunco gastrointestinal) o por inhalación
(carbunco inhalatorio), siendo éste último el más grave. Una vez dentro del
hospedador, las bacterias se difunden y multiplican en los ganglios linfáticos hasta
alcanzar el torrente sanguíneo.

Patogenia

Carbunco
El B. anthracis tiene al menos 89 cepas conocidas, variande entre aquellas altamente
virulentas con aplicaciones en armas biológicas y bioterrorismo a aquellas cepas
benignas usadas por ejemplo en inoculaciones. 3 Las cepas difieren por la presencia y
actividad de varios genes, que determinan la virulencia y la producción de antígenos y
toxinas. La forma asociada con los ataques del 2001, por ejemplo, consistía en
organismos que producían la toxina y antígenos capsulares.

Estructura del Bacillus anthracis.

Bajo condiciones de estrés ambiental, las


bacterias de B. anthracis naturalmente
producen endosporas, los cuales descansan en la
tierra y pueden sobrevivir por décadas. Cuando
son ingeridos por ganado, ovejas y otros
herbívoros, la bacteria comienza a reproducirse
dentro del animal, eventualmente liquidándolo,
para luego continuar reproduciendose en el
cuerpo sin vida. Una vez que los nutrientes se
agotan, se producen nuevas esporas y el ciclo de
vida se repite.4

La acción patógena del Bacillus anthracis está mediada principalmente por dos
factores de virulencia:

• Sustancia P: un polipéptido cápsular, compuesto por polímeros de ácido D-


glutámico. Tiene propiedades antifagocitarias, lo que promueve la invasión
bacteriana. De hecho las cepas acapsuladas no son virulentas.
• Factor B: una exotoxina de naturaleza proteica, responsable de los síntomas
clínicos. Son tres constituyentes protéicos en la toxina del bacilo, una llamado
el antígeno protector, otra el factor edematoso y el factor letal. La deficiencia de
estos elementos protéicos reduce la virulencia del organismo en un factor de
1000.

La infección con el B. anthracis requiere la presencia de las tres exotoxinas.5 Existe un


factor A antigénico pero carece de importancia inmunológica ya que no genera
anticuerpos.

La virulencia del B. anthracis es dada por dos plásmidos,6 el plásmido pXO1 (182 kb)
y el plásmido pXO2 (95 kb). El plásmido pXO1 contiene los genes lef, cya, y pag, que
codifica la toxina fracción letal, la fracción edematosa y lel factor protector. El
plásmido pXO2 contiene los genes capA, capB y capC, necesarias para la formación de
la cápsula.

El organismo puede ser cultivado en medios de cultivo con nutrientes ordinarios en


condiciones aeróbicas como anaeróbicas. Las infecciones con B. anthracis se pueden
tratar con penicilina y otros antibióticos activos en contra de las infecciones con
bacterias Gram positivas.7