Sunteți pe pagina 1din 9

TRABAJO

PRÁCTICO:
EL SEÑOR DE
LAS MOSCAS

Francisco Hernández
Nahuel Espinoza
Emiliano Puntang
2º I SOC
El autor

1) William Golding (1911-1993), novelista y premio Nobel británico.

Nacido en St Columb Minor, en Cornwall, estudió en la Universidad de Oxford, donde


posteriormente impartió seminarios de lengua inglesa. Durante algunos años trabajó en

1
el teatro, como actor y como autor, aunque prefirió dedicarse a la enseñanza. Así, fue
maestro de escuela hasta que se alistó en la Marina durante la II Guerra Mundial.
Terminada la guerra, comenzó a escribir de nuevo.

Su primera novela, El señor de las moscas (1954), cuya versión cinematográfica dirigió
Peter Brook en 1963, tuvo un enorme éxito, y ha sido considerada como una de las
obras más importantes de la literatura del siglo XX. Se trata de una alegoría de la innata
crueldad del ser humano, basada en las experiencias del propio autor durante la guerra.
En ella se cuenta la historia de un grupo de escolares que, como consecuencia de un
accidente de aviación, han de vivir en una isla desierta. En ella se describe su paso
gradual de un estado de relativa inocencia a otro que roza la barbarie. A ésta le
siguieron otras novelas en las que el autor trataba temas similares, siempre relacionados
con el bien y el mal que habitan en el interior de los seres humanos: Los herederos
(1955) y Martín el náufrago (1959) entre ellas. Muchos de los textos de Golding
exploran los dilemas morales y las reacciones de las personas cuando son sometidas a
situaciones extremas. Su trilogía Ritos de paso (1980, ganadora del Premio de la
Asociación de Libreros), Barrios cerrados (1987), y Los fuegos de abajo (1989), dejan
entrever su pasión por el mar y la navegación. Entre sus restantes obras se cuentan dos
colecciones de ensayos, Puertas ardientes (1965) y Un blanco móvil (1982), así como
una obra de teatro, The Brass Butterfly (1958). Recibió el Premio Nobel de Literatura en
1983 y en 1988 fue nombrado sir.

2) Influyó en la creación de la obra el hecho de haber tenido que participar en le


Segunda Guerra Mundial. La publicó en 1954.

La Obra

1) Ralph: muchacho rubio, de aproximadamente doce años. En el comienzo de la


novela, adoptó el liderazgo en el grupo, tras una votación en la Asamblea. Fue el
primero que trató de organizarse en la isla y, por este motivo, dio origen a distintas
reglas, como por ejemplo, la utilización de la caracola para quien debía hablar, o los
encargados de mantener la hoguera encendida.
Al final de la historia, desplazado por Jack, Ralph pierde el liderazgo del grupo,
quedando a un lado, junto a Piggy.

Jack Merridew: es un muchacho alto, delgado y huesudo, colorado con pecas y ojos
azul claros. Estaba al mando del grupo que llegó uniformado a la isla, que era el coro de
una iglesia londinense.
Junto con Ralph, era uno de los líderes, pero menos importante que este último. Jack se
encargó de organizar a los niños del coro para que sean cazadores.
Con el paso del tiempo, Jack va cobrando cada vez más importancia, y es esto lo que le
permite separase del grupo de Ralph y organizar uno nuevo con sus propios intereses,
pero esto es demasiado para el y se va convirtiendo en una especie de salvaje con un
único fin: matar a Ralph.

Piggy: era un niño gordo, usaba gafas, era tímido y vivía con su tía porque sus padres
habían muerto. Encontró la caracola, pero esto no fue suficiente para obtener el respeto
de sus pares, ya que estos vivían burlándose de sus estúpidas ideas. También participaba

2
mucho en los debates de la Asamblea, pero no lograba llamar la atención, ya que se veía
opacado por las ideas de Ralph o Jack.

2) Los hechos suceden en una isla del Pacífico, tras la caída de un avión que iba rumbo
a Londres. Al caer el avión, un grupo de niños se encuentra perdido en la isla. Con la
ayuda de una caracola, uno de ellos logra captar la atención de los demás,
convirtiéndose así en su líder y organizándolos para poder ser rescatados. Pero el estado
de inocencia de la mayoría de los niños cambia a la barbarie, y se transforman, de la
mano de otro líder (menos pensante que el anterior), en bestias, lo que entorpece que se
cumpla el principal propósito, que era ser recatados.

3) El propósito de la caracola se cumple al principio de la obra cuando Ralph todavía


era el líder, pero a partir de que Jack toma el control, deja de tener importancia. El
símbolo del objeto era el respeto, ya que la persona que la tuviera, podría hacer uso de
su palabra; y los demás debían escucharlo, y si interrumpían al que tenía la caracola,
serían castigados. La caracola también imponía el orden durante las asambleas.

4) Simon: fue el único que vio al Señor de las Moscas. Era un niño delgado y vivaz, de
piel negra, con pelo lacio del mismo color. Solía salir a explorar de noche en la selva
solitariamente y, como consecuencia, durante una fogata, el grupo de Jack lo confunde
con la bestia y, por error, lo asesina.

Samyeric: Fueron los culpables de que la hoguera se apague cuando un barco pasaba
por la isla. Sam y Eric eran mellizos y siempre hacían las cosas juntos, opinaban del
mismo modo y actuaban de la misma manera, por lo que siempre confundían a uno con
el otro.
Formaban parte del grupo de Ralph, hasta que un día Jack los forzó a separarse de él y
unirse a su tribu.

Roger: cuando Jack decide aislarse del grupo, éste se convierte en su compinche, y a la
vez, en verdugo, lo que le daba poder, ya que tomaba decisiones crueles, castigaba a los
niños y se burlaba de ellos.

5) A partir de que Ralph es nombrado líder, logran organizarse como grupo para un
único fin: ser rescatados. Esto implicaba distintas actividades, como lo eran la caza, la
recolección de frutos y la construcción de refugios, pero la más importante de ellas era
mantener viva la hoguera, ya que ésta era la única forma por la cual lograrían expresar
una señal de auxilio.
Se organizan como grupo porque, a partir de las actividades colectivas, pueden
satisfacer sus necesidades, como lo son comer y dormir, y porque tratan de resolver el
problema que se les presenta, que es el hecho de estar atrapados en una isla desierta. La
visión del mundo que elaboran, y que tratan de inculcarles a los más pequeños, es que
podrán ser rescatados.

6) En el episodio del jabato, Jack se vió enfurecido por no haber podido matar al animal
y trataba de comunicarle a Ralph la obsesión que tenía de poder hacerlo, pero éste
último lucía resignado por el fracaso, entonces se enfureció y mencionó que la
construcción de refugios era más importante que la cacería, ya que tenía poca gente para
poder realizar esta actividad; por lo que comenzó una discusión entre los dos.

3
La reacción de Simon sirvió para calmar las aguas: cambió de tema e hizo que Jack y
Ralph se vuelvan a amigar y rieran a carcajadas.

7) Las reglas que se van diseñando para la convivencia y la subsistencia son la división
del grupo, lo que les permitía hacer diferentes tareas, como la búsqueda de frutos, la
cacería, la pesca y la construcción de refugios; la utilización de la caracola para quien
desee hablar en las asambleas y la vigilancia de la hoguera, para que ésta no se apague y
el rescate sea posible.

8) Los que persiguen fines solidarios son Ralph y Piggy, ya que se preocupan por ser
rescatados, por mantener una organización y por la enseñanza a los más pequeños.
El que no persigue un fin solidario es Jack. Es egoísta, piensa que jamás podrán ser
rescatados y sólo se preocupa en cazar para poder alimentarse. De esta forma, se vuelve
completamente salvaje y deja de actuar como un ser humano, convirtiéndose en una
bestia que tiene como objetivo asesinar a Ralph, ya que éste último es el único que no se
une a su tribu.

9) “Jack se precipitó hacia los mellizos:


- Los otros se están poniendo ya en fila. ¡Vamos!
-Pero…
-…nosotros…
-¡Vámonos! Yo me acercaré a gatas y le apuñalaré.
La mascara les forzaba a obedecer.”

“Obedecían a las llamadas de la caracola, en parte porque era Ralph el que llamaba y
tenía los años suficientes para enlazar con el mundo adulto de la autoridad, y en parte
porque les divertía el espectáculo de las asambleas. Pero aparte de esto, rara vez se
ocupaban de los mayores, y su apasionada vida emocional y gregaria era algo que sólo a
ellos les pertenecía.”

“Me pinté la cara…, me acerqué hasta ellos. Ahora coméis…todos…y yo…


Lentamente el silencio en la montaña se fue haciendo tan profundo que los chasquidos
de la leña y el suave chisporroteo de la carne al fuego se oían con claridad. Jack miró en
torno suyo en busca de comprensión, pero tan sólo encontró respeto. Ralph, con las
manos repletas de carne, permanecía de pie sobre las cenizas de la antigua hoguera,
silencioso.”

10) Narrador en tercera persona omnisciente.


Ej.1: “Aquello fascinaba a Henry. Hurgó con un palito, también vagabundo y
desgastado y blanqueado por las olas, tratando de dominar con él los movimientos de
aquellos carroñeros. Hizo unos surcos, que la marea cubrió, e intentó llenarlos con esos
seres. Encontró tanto placer en verse capaz de ejercer dominio sobre unos seres vivos,

4
que su curiosidad se convirtió en algo más fuerte que la mera alegría. Les hablaba,
dándoles ánimos y órdenes. Impulsados hacia atrás por la marea, caían atrapados en las
huellas que los pies de Henry dejaban sobre la arena. Todo eso le proporcionaba la
ilusión de poder.”

Ej. 2: “Los otros, que aguardaban en la hierba, vieron a Jack y Ralph ilesos y salieron de
su escondite hacia la luz del sol. La emoción de explotar les hizo olvidarse de la fiera.
Cruzaron como un enjambre el puente y pronto se hallaron trepando y gritando. Ralph
descansaba ahora con una mano contra un enorme bloque rojo, un bloque tan grande
como una rueda de molino, que se había partido y colgaba tambaleándose. Observaba la
montaña con expresión sombría. Golpeó la roja muralla a su derecha con el puño
cerrado, como un martillo. Tenía los labios apretados y sus ojos, bajo el fleco de pelo,
parecían anhelar algo.”

11) Se llama “El Señor de las Moscas” porque representa el miedo que cada chico siente
adentro suyo por la fiera. Es la causa de que todo salga mal y de que las cosas sean
como son.

12) “El fuego estaba apagado. Lo vieron enseguida; vieron lo que en realidad habían
sabido allá en la playa cuando el humo del hogar familiar les había llamado desde el
mar. El fuego estaba completamente apagado, sin humo, muerto. Los vigilantes se
habían ido. Un montón de leña se hallaba listo para su empleo.
Ralph se volvió hacia el mar. De un lado a otro se extendía el horizonte, indiferente de
nuevo, sin otra cosa que una ligerísima huella de humo. Ralph corrió a tropezones por
las rocas hasta llegar a borde mismo del acantilado rosa y gritó al barco:
-¡Vuelve! ¡Vuelve!
Corrió de un lado a otro, vuelto siempre el rostro hacia el mar, y alzó la voz
enloquecida:
-¡Vuelve! ¡Vuelve!
Llegaron Simon y Maurice. Ralph les miró sin pestañear. Simon se volvió para secarse
las lágrimas. Ralph buscó dentro de sí la palabra más fea que conocía:
-Han dejado apagar ese maldito fuego”: Que la hoguera se apagara marcó los distintos
intereses de Ralph y Jack. Al primero de estos le parecía más importante que la hoguera
permanezca encendida para que los rescaten, pero el otro creía que lo más importante
era comer, y como necesitaba gente para poder cazar al cerdo, llamó a los chicos que
cuidaban el fuego. La consecuencia de este episodio es que Jack se aparta y tiene su
propio grupo.

“En algún lugar, sobre la oscurecida curva del mundo el sol y la luna tiraban de la
membrana de agua del planeta terrestre, levemente hinchada en uno de sus lados,
sosteniéndola mientras la sólida bola giraba. Siguió avanzando la gran ola de la marea a
lo largo de la isla y el agua se elevó. Suavemente, orlado de inquisitivas y brillantes
criaturas, convertido en una forma de plata bajo las inmóviles constelaciones, el cuerpo
muerto de Simon se alejó mar adentro.”: Cuando Simon bajaba por la montaña, la tribu
de Jack lo confundió con la bestia, y terminó matando a Simon.

“Allí tendidos escucharon con duda al principio y después con terror, la narración que
los mellizos les susurraban entre pausas de extremo silencio. Pronto la oscuridad se
llenó de garras, se llenó del terror de lo desconocido y lo amenazador. Un alba
interminable borró las estrellas, y por fin la luz, triste y gris, se filtró en el refugio.

5
Empezaron a agitarse, aunque fuera del refugio el mundo seguía siendo
insoportablemente peligroso.”: Se comienzan a cuestionar por la existencia de la bestia,
ya que antes los mayores le habían dicho a los más pequeños que no existía.

13) “-Que levanten las manos- dijo Jack con firmeza- los que no quieren que Ralph sea
el jefe.
El silencio continuó, suspenso grave y avergonzado.
El rostro de Jack fue perdiendo color poco a poco, para recobrarlo después en un brote
doloroso. Se mordió los labios y volvió la cabeza a un lado, evitando a sus ojos el
bochorno de unirse a la mirada del otro.
-¿Cuántos creen…?
Su voz cedió. Las manos que sostenían la caracola temblaron. Tosió y alzó la voz:
-muy bien.
Con extremado cuidado dejó la caracola en la hierba, a sus pies. Lágrimas de
humillación corrían de sus ojos.
-No voy a seguir más este juego. No con vosotros.
La mayoría de los muchachos habían bajado la vista, fijándola en la hierba o en sus
pies. Jack volvió a toser.
-no voy a seguir en la pandilla de Ralph…
Recorrió con la mirada los troncos a su derecha, contando los cazadores que una vez
fueron coro.
-Me voy por mi cuenta. Que atrape él a sus cerdos. Si alguien quiere cazar conmigo,
puede venir también.”

“En la playa, en una parte alejada, Jack se encontraba frente a un pequeño grupo de
muchachos. Parecía radiante de felicidad.
-A cazar- dijo. Examinó a todos detenidamente. Portaban los restos andrajosos de una
gorra negra y, en tiempo lejanísimo, aquellos muchachos habían formado en dos filas
ceremoniosas para entonar con sus voces el canto de los ángeles.
-Nos dedicaremos a cazar y yo seré el jefe.
Asintieron y la crisis pasó imperceptiblemente.”

“Cerca de ellos, el bosque estalló en un alborozo. Surgieron unos seres demoníacos, con
rostros blancos, rojos y verdes, que aullaban y gritaban. Los pequeños huyeron llorando.
Ralph vio de reojo cómo Piggy echaba a correr. Dos de aquellos seres se abalanzaron
hacia el fuego y Ralph se preparó para la defensa, pero tras apoderarse de unas cuantas
ramas ardiendo se escaparon a lo largo de la playa. Los otros tres se quedaron quietos,
frente A Ralph; vio que el más alto de ellos, sin otra cosa sobre su cuerpo más que
pintura y un cinturón, era Jack.
Ralph había recobrado el aliento y pudo hablar.
-Bueno, ¿qué quieres?
Jack no le hizo caso; alzó su lanza y empezó a gritar.
-Escuchadme todos. Yo y mis cazadores estamos viviendo en la playa, junto a la roca
cuadrada. Cazamos, nos hinchamos a comer y nos divertimos. Si queréis uniros a mi
tribu, venid a vernos. A lo mejor dejo que os quedéis. O a lo mejor no.”

“La hoguera es lo más importante de todo. Sin ella no nos van a rescatar. A mí también
me gustaría pintarme el cuerpo como los guerreros y ser un salvaje, pero tenemos que
mantener esa hoguera encendida. Es la cosa más importante de la isla porque, porque…
De nuevo tuvo que hacer una pausa; la duda y el asombro llenaron el silencio.

6
Piggy le murmuró rápidamente:
-El rescate.
-Ah, sí. Sin una hoguera no van a poder rescatarnos. Así que nos tenemos que quedar
junto al fuego y hacer que eche humo.”

14) El personaje que encarna la sensatez en la novela es Ralph. Mantiene la misma


postura a lo largo de toda la historia, ya que siempre está pendiente de que la hoguera
esté encendida para que puedan ser rescatados. El resto de los niños -excepto Piggy, que
siempre acompaña a Ralph-, se une a la tribu de Jack y se convierten en salvajes, por lo
que dejan de ser humanos y racionales. Los únicos que logran permanecer con estas
características son Ralph y Piggy. El primero es siempre consciente de qué es lo que
conviene hacer para poder dejar la isla, mientras que el segundo lo acompaña en todas
sus decisiones, hasta que un día es asesinado por la tribu de Jack.

15) El rol del fuego es importante en la historia, ya que este era el único recurso que
tenían para que el rescate sea posible, ya que expresaba una señal de auxilio. Le da
poder al que lo posee porque tiene más posibilidades de ser rescatado que los demás.

16) Las pinturas en los rostros, además de representar el salvajismo, brindaban la


posibilidad de esconderse detrás de ellas, por lo que se veían irreconocibles y se los
asociaba con bestias. Las máscaras reprimían el miedo de no ser rescatados nunca, eran
un pretexto para ocultar sus sentimientos y, a la vez, sentirse más fuertes detrás de ellas,
ya que así representaban la imagen de una bestia salvaje; y sin ellas eran sólo humanos
vulnerables a su alrededor.

17) Por un lado, el final trae hacia ellos la civilización porque un crucero llega a la isla
para rescatarlos y se dan cuenta que el verdadero líder era Ralph, porque era el más
sensato y el único de todos los niños que no se convirtió en salvaje; pero por otro lado,
el final trae hacia ellos la civilización porque miran a su alrededor y se dan cuenta de
cómo estaban las cosas. El estado de locura de Jack, las muertes de Simon y Piggy les
hicieron reconocer cómo se estaban comportando, es decir que los hicieron entrar en
razón. Viéndose a sí mismos totalmente diferentes frente a una persona que, al final de
cuentas, era lo mismo que ellos y provenía del mismo lugar, recordaron cómo era la
vida que tenían antes y desearon volver a tenerla. Así, la civilización regresa sus mentes
con fuertes espasmos de dolor.

18) Aunque la novela es una alegoría, es verosímil, ya que no sucede ningún hecho con
caracteres fantásticos, es decir que es creíble y que pudo haber pasado. Es una obra que
hace manifiesto por medio de varias metáforas consecutivas; un sentido recto y otro
figurado, ambos completos, a fin de dar a entender la representación simbólica de las
ideas abstractas de su autor.

19) El mensaje del autor en la obra es cómo la crueldad, la envidia y el ansia de poder
pueden ser naturales, pero a la vez colaterales en el ser humano. Es cómo el hombre
puede tener un lado inocente y un lado malvado, y explica cómo es el estado de
transición de uno al otro y sus consecuencias.

20) “El Señor de las Moscas” tiene en común tres características con “Rebelión en la
Granja”: la organización, el miedo y el cambio de personalidad de los personajes. En el

7
primero, se organizan para lograr ser rescatados, y en el segundo, se organizan para
librarse al hombre y tener independencia; en la obra de Goiding, el miedo es la fiera y la
posibilidad de no ser rescatados, y en el de Orwell es la transformación de los cerdos en
humanos y la represión que éstos ejercían sobre el resto de los humanos; finalmente el
cambio de la personalidad se da en “El Señor de las Moscas” cuando los niños se
convierten salvajes, y en “Rebelión en la Granja”, cuando los cerdos adoptan las
costumbres del hombre.
También ambas tienen en común que son alegorías.

21) Sí, la maldad, la envidia y el ansia de poder son innatas en el ser humano.

“-Que levanten las manos- dijo Jack con firmeza- los que no quieren que Ralph sea el
jefe.
El silencio continuó, suspenso grave y avergonzado.
El rostro de Jack fue perdiendo color poco a poco, para recobrarlo después en un brote
doloroso. Se mordió los labios y volvió la cabeza a un lado, evitando a sus ojos el
bochorno de unirse a la mirada del otro.
-¿Cuántos creen…?
Su voz cedió. Las manos que sostenían la caracola temblaron. Tosió y alzó la voz:
-muy bien.
Con extremado cuidado dejó la caracola en la hierba, a sus pies. Lágrimas de
humillación corrían de sus ojos.
-No voy a seguir más este juego. No con vosotros.
La mayoría de los muchachos habían bajado la vista, fijándola en la hierba o en sus
pies. Jack volvió a toser.
-no voy a seguir en la pandilla de Ralph…
Recorrió con la mirada los troncos a su derecha, contando los cazadores que una vez
fueron coro.
-Me voy por mi cuenta. Que atrape él a sus cerdos. Si alguien quiere cazar conmigo,
puede venir también.”

“En algún lugar, sobre la oscurecida curva del mundo el sol y la luna tiraban de la
membrana de agua del planeta terrestre, levemente hinchada en uno de sus lados,
sosteniéndola mientras la sólida bola giraba. Siguió avanzando la gran ola de la marea a
lo largo de la isla y el agua se elevó. Suavemente, orlado de inquisitivas y brillantes
criaturas, convertido en una forma de plata bajo las inmóviles constelaciones, el cuerpo
muerto de Simon se alejó mar adentro.”

“-Hablas demasiado-dijo Jack Merridew-. Cállate, Fatty.


Se oyeron risas.
-¡No se llama Fatty-gritó Ralph-, su verdadero nombre es Piggy!
-¡Piggy!
-¡Piggy!
-¡En Piggy!
Se rieron a carcajadas y hasta el más pequeño se unió al jolgorio. Durante un instante,
los muchachos formaron un círculo cerrado de simpatía, que excluyó a Piggy.”

8
22) La figura de chivo expiatorio aparece de manera real e imaginaria, ya que las culpas
se cargan en dos personajes: Piggy y el Señor de las Moscas. Cada vez que ocurría un
problema, el primero en ser culpado era Piggy, y desde la muerte de este, o cuando no
estaba, culpaban al Señor de las Moscas.

23) Sí, el autor tiene finalmente fe en la victoria del bien en la historia, porque si no los
niños no hubieran sido rescatados y no habrían reconocido que antes de caer en ésa isla
desierta eran realmente personas antes de convertirse en salvajes.
Tiene fe en la victoria del bien porque el humano no es completamente salvaje, sino que
también puede ser civilizado y corregir sus errores.