Sunteți pe pagina 1din 16

Guía de estudio para la discusión de biología

FCATORES BIOTICOS Y ABIOTICOS DEL ECOSISTEMA

Los factores abióticos y bióticos son todo lo que componen un ecosistema, el


ecosistema es la unidad que integran la biocenosis (comunidad) y el biotopo (entorno)
que ocupa. Los factores abióticos o biotopo son todos aquellos factores ambiéntales
que influyen en el desarrollo del ecosistema biótico, ayudando o limitando a todos los
seres vivos, y los bióticos o la biocenosis son todos los seres vivos desde unicelulares
hasta pluricelulares con cualquier grado de complejidad.

Los más importantes son:

• La temperatura del ambiente:

La temperatura es el factor de mayor influencia en los factores abióticos. Está


relacionada con el clima y con la energía radiante que llega del sol, que se transforma
en energía calórica cuando entra en contacto con la atmósfera, la hidrosfera y la
litosfera.

Todos los organismos viven entre ciertos valores de la temperatura ambiental por lo
tanto, existen niveles óptimos de temperatura para cada una de las especies en los
cuales pueden desarrollarse favorablemente en los ecosistemas.

• Las precipitaciones:
Son las cantidades de agua de lluvia que cae en un ecosistema o región. Es de gran
importancia en los ecosistemas terrestres, y es una consecuencia de la condensación
del vapor de agua que forman las nubes.

• La luz
Para que un ecosistema funciones y se mantenga, es indispensable, un suministro
constante de energía, que en su mayor parte esta representada por la incidencia directa
de la luz solar. La simple radiación solar es recibida sobre la superficie de la tierra con
diferente intensidad.

La luz sola es un factor que regula las actividades de los seres vivos, no solo
fotosíntesis, produce el día y la noche y la percepción visual.

• El substrato
Se refiere a l superficie sobre la cual se fijan, se apoyan y se desplazan u obtienen los
nutrientes los organismos vivos en el ecosistema. Puede considerarse substrato el
agua, el suelo y hasta el cuerpo humano.
• El aire

Se denomina aire a la mezcla de gases que forma la atmósfera terrestre, sujetos


alrededor de la Tierra por la fuerza de gravedad. El aire es esencial para la vida en el
planeta, es particularmente delicado y está compuesto en proporciones ligeramente
variables por sustancias tales como el nitrógeno (78%), oxígeno (21%), vapor de agua
(variable entre 0-7%), ozono, dióxido de carbono, hidrógeno y algunos gases nobles
como el criptón o el argón, es decir, 1% de otras sustancias.

• El viento
El viento es aire que se mueve de un lugar a otro, bien sea de una ligera brisa o de un
fuerte huracán. Tiene una procedencia directa de la energía solar. El calentamiento
desigual de la superficie de la tierra produce zonas de altas y bajas presiones, este
desequilibrio provoca desplazamientos del aire que rodea la tierra dando lugar al viento.

Tipos de viento:

Globales

Estaciónales

Locales

Giratorios.

• El agua

Agua, sustancia líquida formada por la combinación de dos volúmenes de hidrógeno y


un volumen de oxígeno, que constituye el componente más abundante en la superficie
terrestre (H2O).

El agua actúa como un termorregulador del clima y de los sistemas vivientes; gracias al
agua, el clima de la Tierra se mantiene estable.

• El suelo

Es el más común de los ecosistemas terrestres; el suelo se deriva de la erosión de las


rocas causadas por factores físicos, químicos y biológicos; un ejemplo de la acción de
estos factores lo hallamos en los efectos erosivos del viento, agua y substancias
químicas, raíces de árboles, etc., sobre la roca original, llamada también “roca madre
del suelo”.

Factores Bióticos
Son todos aquellos organismos que tienen vida, sean unicelulares u pluricelulares, por
ejemplo animales, vegetales y microorganismos.

Clasificación de los factores bióticos:

1. Productores o Autótrofos, Que son los organismos capaces de fabricar o


sintetizar su propio alimento a partir de sustancias inorgánicas como bióxido de
carbono, agua y sales minerales.

2. Consumidores o Heterótrofos, organismos incapaces de producir su alimento, por


ello lo ingieren ya sintetizado.

3. Descomponedores, Organismos que obtienen su energía de la degradación de


materia orgánica muerta o sustancias más simples.

Algunos de los factores bióticos son:

Los individuos u organismos y las poblaciones

Los individuos u organismos: Un individuo es cualquier ser vivo capaz de: realizar
funciones vitales como lo son nacer, crecer, reproducirse, morir e interactuar con su
medio ambiente.

Las poblaciones: Son agrupaciones de individuos u organismos de la misma especie


que viven en un área por un tiempo determinado,

Relación entre factores bióticos y abióticos:

El ecosistema es una unidad formada por factores bióticos (o integrantes vivos como
los vegetales y los animales) y abióticos (componentes que carecen de vida, como por
ejemplo los minerales y el agua), en la que existen interacciones vitales, fluye la energía
y circula la materia.
Allí coinciden millares de especies vegetales, animales y microbianas que habitan el
Por ejemplo, el ecosistema selva abarca, a su vez, otros ecosistemas más específicos
como el que constituyen las copas de los árboles o un tronco caído.
El ecosistema experimenta constantes modificaciones que a veces son temporarias y
otras cíclicas (se repiten en el tiempo).

CICLOS BIGEOQUIMICOS
Cualquier elemento que un organismo necesite para vivir, crecer y reproducirse se
llama nutrimento o nutriente. Los organismos vivos necesitan de 30 a 40 elementos
químicos, aunque el número y tipos de estos elementos pueden variar con los distintos
organismos. En general, tales nutrientes se encuentran en diversos compuestos.
Los elementos requeridos por los organismos en grandes cantidades se denominan
macro nutrientes. Son ejemplos: el carbono, oxígeno, hidrógeno, nitrógeno, fósforo,
azufre, calcio, magnesio y potasio. Estos elementos y sus compuestos constituyen el
97% de la masa del cuerpo humano, y más de 95% de la masa de todos los
organismos. Los 30 o más elementos requeridos por los organismos en cantidades
pequeñas, o trazas, se llaman micronutrientes. Son ejemplos el hierro, cobre, zinc, cloro
y yodo.
La mayor parte de las sustancias químicas de la tierra no ocurren en formas útiles para
los organismos que viven en el planeta. Afortunadamente, los elementos y sus
compuestos necesarios como nutrientes para la vida sobre la tierra, son ciclados
continuamente en vías complejas a través de las partes vivas y no vivas de la ecósfera,
y convertidas en formas útiles por una combinación de procesos biológicos, geológicos
y químicos.

SON:

CICLO DEL AGUA:

La energía solar incidente evapora el agua de los mares y océanos, corrientes fluviales,
lagos, suelo y vegetación, hacia la atmósfera. Los vientos y masas de aire transportan
este vapor acuoso sobre varias partes de la superficie terrestre. La disminución de la
temperatura en partes de la atmósfera hacen que el vapor de agua se condense y
forme gotículas de agua que se aglomeran como nubes o niebla. Eventualmente, tales
gotículas se combinan y llegan a ser lo suficientemente pesadas para caer a la tierra y a
masas de agua, como precipitación.

Parte del agua dulce que regresa a la superficie de la tierra como precipitación
atmosférica queda detenida en los glaciares. Gran parte de ella se colecta en charcos y
arroyos, y es descargada en lagos y en ríos, que llevan el agua de regreso a los mares,
completando el ciclo.

CICLO DEL CARBONO.

Aunque el carbono es un elemento muy raro en el mundo no viviente de la tierra,


representa alrededor del 18% de la materia viva. La capacidad de los átomos de
carbono de unirse unos con otros proporciona la base para la diversidad molecular y el
tamaño molecular, sin los cuales la vida tal como la conocemos no podría existir.

En cada nivel trófico de una red alimentaria, el carbono regresa a la atmósfera o al agua
como resultado de la respiración. Las plantas, los herbívoros y los carnívoros respiran y
al hacerlo liberan bióxido de carbono. La mayor parte de la materia orgánica en cada
nivel trófico superior sino que pasa hacia el nivel trófico "final", los organismos de
descomposición. Esto sucede a medida que mueren las plantas y los animales o sus
partes (por ejemplo, las hojas). Las bacterias y los hongos desempeñan el papel vital de
liberar el carbono de los cadáveres o de los fragmentos que ya no podrán utilizarse
como alimento para otros niveles tróficos. Mediante el metabolismo de los animales y
de las plantas se libera el bióxido de carbono y el ciclo del carbono puede volver a
comenzar.

EL CICLO DEL OXIGENO

El oxígeno molecular (O2) representa el 20% de la atmósfera terrestre. Este patrimonio


abastece las necesidades de todos los organismos terrestres respiradores y cuando se
disuelve en el agua, las necesidades de los organismos acuáticos. En el proceso de la
respiración, el oxígeno actúa como aceptor final para los electrones retirados de los
átomos de carbono de los alimentos. El producto es agua. El ciclo se completa en la
fotosíntesis cuando se captura la energía de la luz para alejar los electrones respecto
de los átomos de oxígeno de las moléculas de agua. Los electrones reducen los átomos
de carbono (de bióxido de carbono) a carbohidrato. Al final se produce oxígeno
molecular y así el ciclo se completa.
Por cada molécula de oxígeno utilizada en la respiración celular, se libera una molécula
de bióxido de carbono. Inversamente, por cada molécula de bióxido de carbono
absorbida en la fotosíntesis, se libera una molécula de oxígeno.

CICLO DEL NITROGENO.

Todos los seres vivos requieren de átomos de nitrógeno para la síntesis de proteínas de
una variedad de otras moléculas orgánicas esenciales. El aire, que contiene 79% de
nitrógeno, se utiliza como el reservorio de esta sustancia. A pesar del gran tamaño del
patrimonio de nitrógeno, a menudo es uno de los ingredientes limitantes de los seres
vivos. Esto se debe a que la mayoría de los organismos no puede utilizar nitrógeno en
forma elemental, es decir: como gas N2.
Fijación del Nitrógeno. La molécula de nitrógeno, N2, es bastante inerte. Para separar
los átomos, de tal manera que puedan combinarse con otros átomos, se necesita el
suministro de grandes cantidades de energía. Tres procesos desempeñan un papel
importante en la fijación del nitrógeno en la biosfera. Uno de estos es el relámpago. La
energía enorme de un relámpago rompe las moléculas de nitrógeno y permite que se
combinen con el oxígeno del aire. Los óxidos de nitrógeno formados se disuelven en el
agua de lluvia y forman nitratos. En esta forma pueden ser transportados a la tierra.
EL CICLO DEL FOSFORO
Aunque la proporción de fósforo en la materia viva es relativamente pequeña, el papel
que desempeña es absolutamente indispensable. Los ácidos nucleicos, sustancias que
almacenan y traducen el código genético, son ricos en fósforo. Muchas sustancias
intermedias en la fotosíntesis y en la respiración celular están combinadas con fósforo,
y los átomos de fósforo proporcionan la base para la formación de los enlaces de alto
contenido de energía del ATP, que a su vez desempeña el papel de intercambiador de
la energía, tanto en la fotosíntesis como en la respiración celular.
El fósforo es un elemento más bien escaso del mundo no viviente. La productividad de
la mayoría de los ecosistemas terrestres pueden aumentarse si se aumenta la cantidad
de fósforo disponible en el suelo. Como los rendimientos agrícolas están también
limitados por la disponibilidad de nitrógeno y potasio, los programas de fertilización
incluyen estos nutrientes. En efecto, la composición de la mayoría de los fertilizantes se
expresa mediante tres cifras. La primera expresa el porcentaje de nitrógeno en el
fertilizante; la segunda, el contenido de fósforo (como sí estuviese presente en forma de
P2O5); y la tercera, el contenido de potasio (expresada sí estuviera en forma de óxido
K2O).

LOS ORGANISMOS COMO COMPONENTES DE LOS CICLOS BIGEOQUIMICOS.

PRODUCTOR

En ecología se llama producción primaria a la producción de materia orgánica que


realizan los organismos autótrofos a través de los procesos de fotosíntesis o
quimiosíntesis. La producción primaria es el punto de partida de la circulación de
energía y nutrientes a través de las cadenas tróficas.

La expresión se refiere a la producción de materia orgánica a partir de materia


inorgánica, tal como la realizan los organismos autótrofos. La biomasa generada
primariamente se utiliza por los propios productores para la obtención de energía o para
la construcción de sus estructuras. Una parte pasa a los consumidores primarios
(aproximadamente un 10%), los llamados herbívoros o mejor fitófagos, que a su vez
reelaboran las moléculas para fabricar sus propios componentes, por lo que los
llamamos productores secundarios, o las degradan (catabolismo) para obtener energía.
La energía se disipa a medida que la materia orgánica circula por los distintos niveles
de la cadena trófica, a la vez que los átomos vuelven a formar moléculas inorgánicas
como CO2 y NO3– (ion nitrato).
CONSUMIDOR-

Consumidores. Son los heterótrofos, aquellos organismos que fabrican materia


orgánica partiendo de la materia orgánica que obtienen de otros seres vivos; fabrican
sus componentes orgánicos propios a partir de los ajenos. Los consumidores pueden a
su vez proporcionar materia orgánica a otros, cuando son consumidos o cuando son
aprovechados, por ejemplo, sus residuos. Según esto los consumidores se pueden
clasificar en:

Consumidores primarios. Los que se alimentan directamente de productores primarios,


autótrofos, tales como plantas y algas. El concepto incluye tanto a los fitófagos (o
herbívoros) que comen plantas o algas, como a los parásitos, mutualistas y comensales
que obtienen su alimento de ellas de otras maneras. Es posible, pero no frecuente,
referirse a los consumidores primarios como

Autótrofos

Los autótrofos son organismos que "fabrican su propio alimento" de una fuente
inorgánica de carbón (bióxido de carbono) y una determinada fuente de energía. Los
seres autótrofos son organismos capaces de sintetizar sustancias esenciales para sus
metabolismos a partir de sustancias inorgánicas. El término autótrofo procede del
griego y significa "que se alimenta por sí mismo".

Los organismos autótrofos producen su masa celular y materia orgánica, a partir del
dióxido de carbono, que es inorgánico, como única fuente de carbono, usando la luz o
sustancias químicas como fuente de energía. Las plantas y otros organismos que usan
la fotosíntesis son fotolitoautótrofos; las bacterias que utilizan la oxidación de
compuestos inorgánicos como el anhídrido sulfuroso o compuestos ferrosos como
producción de energía se llaman quimiolitotróficos.

Los seres autótrofos son una parte esencial en la cadena alimenticia, ya que absorben
la energía solar o fuentes inorgánicas como el dióxido de carbono y las convierten en
moléculas orgánicas que son utilizadas para desarrollar funciones biológicas como su
propio crecimiento celular y la de otros seres vivos llamados heterótrofos que los
utilizan como alimento. Los seres heterótrofos como los animales, los hongos, y la
mayoría de bacterias y protozoos, dependen de los autótrofos ya que aprovechan su
energía y la de la materia que contienen para fabricar moléculas orgánicas complejas.
Los heterótrofos obtienen la energía rompiendo las moléculas de los seres autótrofos
que han comido. Incluso los animales carnívoros dependen de los seres autótrofos
porque la energía y su composición orgánica obtenida de sus presas procede en última
instancia de los seres autótrofos que comieron sus presas.
Heterótrofos

Los organismos heterótrofos (del griego hetero, otro, desigual, diferente y trofo, que se
alimenta), en contraste con los organismos autótrofos, son aquellos que deben
alimentarse con las sustancias orgánicas sintetizadas por otros organismos, bien
autótrofos o heterótrofos a su vez. Entre los organismos heterótrofos se encuentra
multitud de bacterias y los animales.

Según el origen de la energía que utilizan los organismos heterótrofos, pueden dividirse
en:

Fotorganotrofos: estos organismos fijan la energía de la luz. Constituyen un grupo muy


reducido de organismos que comprenden la bacteria purpúrea y familia de
seudomonadales. Sólo realizan la síntesis de energía en presencia de luz y en medios
carentes de oxígeno

Quimiorganotrofos: utilizan la energía química extraída directamente de la materia


orgánica. A este grupo pertenecen todos los intergrantes del reino animal, todos del
reino del hongo, gran parte de las móneras y de las arqueobacterias

Los heterótrofos pueden ser de dos tipos fundamentalmente: Consumidores, o bien


saprofitos y descomponedores.

Los autótrofos y los heterótrofos se necesitan mutuamente para poder existir.

Paso de nutrientes del medio abiótico a los seres vivos

Nutrición Autótrofa.

Para que se realice se necesita una fuente de energía. Las fuentes de energía pueden
ser de 2 tipos: productos químicos y luz. Con los productos químicos, el proceso se
llama quimiosíntesis y con la luz se llama fotosíntesis.

La consecuencia es la formación de productos orgánicos, desde lo mas simple


(azúcares) hacia las proteínas. Las quimiosíntesis es un proceso especializado que solo
se da en algunas bacterias y hongos. La fotosíntesis se da en los protistas, que son las
algas, y las plantas, que son todos los vegetales.
Nutrición heterótrofa

Después de que las plantas fabrican su alimento los heterótrofos herbívoros las
consumen los cuales a su ves son consumidos por los Heterótrofos carnívoros Es
cuando el animal carnívoro o parasito obtienen su alimento de los organismos
heterótrofos herbívoros La nutrición heterótrofa se realiza cuando la célula va
consumiendo materia orgánica ya formada. En este tipo de nutrición no hay, pues,
transformación de materia inorgánica en materia orgánica. Sin embargo, la nutrición
heterótrofa permite la transformación de los alimentos en materia celular propia.

Al cumplir su ciclo de vida las plantas, y los heterótrofos mueren y sus restos pasan a
ser procesados por los descomponedores, los cuales componen el paso de

Paso de nutrientes de los seres vivos al ambiente

Descomponedores

Seres vivos del ecosistema, que descomponen la materia orgánica o los cadáveres de
otros seres vivos, hasta convertirlos en sustancias simples, dando como resultado la
formación de sustancias minerales. Los principales grupos de organismos
desintegradores son: hongos y bacterias. Es sinónimo de desintegrador.

Transformadores

Son las bacterias mineralizadoras, las cuales realizan una serie de cambios químicos
de los nutrientes que obtienen directamente de los organismos descomponedores, y a
subes estos se los proporcionan al ambiente y del ambiente de nuevo a las plantas para
así completar el ciclo.

NIVELES TROFICOS

Flujo de la energía a través de los ecosistemas

La vida en la tierra depende de la energía del sol que llega a la superficie terrestre y
queda a disposición de los seres vivos.

A 150 millones de kilómetros de distancia el sol libera enormes cantidades de energía,


una pequeñísima fracción de esta energía llega a la tierra en forma de ondas
electromagnéticas, que incluyen calor, luz y radiación ultravioleta. De la energía que
llega, gran parte es reflejada por la atmósfera, las nubes y la superficie terrestre. La
tierra y su atmósfera absorben una cantidad aún mayor, y sólo queda alrededor de 1%
para ser aprovechada por los seres vivos. Del 1% de la energía que llega a la tierra en
forma de luz, las plantas verdes y otros organismos fotosintéticos capturan 3% o
menos. En conclusión la vida en la tierra se sostiene con menos de 0,03% de la energía
que la Tierra recibe del Sol.

Como vimos en Elementos de Ecología, todas las transformaciones de la energía


obedecen a las Leyes de la Termodinámica. La segunda ley de la Termodinámica
gobierna los patrones de flujo de energía a través de los ecosistemas.

La fotosíntesis y el flujo de la energía

La energía entra a las comunidades por la vía de la fotosíntesis. Esta energía alimenta
los procesos del ecosistema.

La tasa o intensidad a la cual las plantas (productores de un ecosistema) capturan y


almacenan una cantidad dada de energía se denomina productividad primaria bruta, la
que está determinada por la cantidad de agua y temperatura disponibles. Y producción
primaria neta es la que queda luego de restar la energía que las plantas usan para su
mantenimiento (como respiración, construcción de tejidos y reproducción). Parte de
esta energía (la que forma los tejidos vegetales) es consumida por animales herbívoros
o usada por otros organismos cuando la planta muere. Las plantas contienen mucha
menos energía que la que asimilaron debido a la gran cantidad que consumen para su
mantenimiento, solo la energía que las plantas no usan para mantenerse está
disponible para ser almacenada por los animales.

Niveles tróficos

Dado que el flujo de energía en un ecosistema ocurre cuando los organismos se comen
unos a otros es necesario agruparlos teniendo en cuenta su fuente de energía. Dentro
de un ecosistema los organismos que obtienen energía de una fuente común
constituyen un nivel trófico o alimentario.

• Las plantas fotosintéticas, que obtienen su energía directamente del sol,


constituyen el nivel trófico denominado productores. Elaboran moléculas orgánicas ricas
en energía y a partir de ellas se alimentan los demás organismos.
• Los organismos que se alimentan de otros seres vivos constituyen el nivel
conocido como consumidores, los que a su vez se dividen en:
o organismos herbívoros, a través de ellos ingresa la energía
producida por las plantas, al mundo animal,
o animales carnívoros primarios, se alimentan de organismos
herbívoros,
o y los carnívoros secundarios se alimentan de organismos carnívoros
primarios, y así sucesivamente.
• Los organismos que se alimentan del cuerpo muerto de otros organismos o
de sus productos de desecho se denominan descomponedores.
El paso de energía de un organismo a otro se produce a lo largo de una cadena trófica.
Generalmente las cadenas tróficas se interconectan y forman una trama trófica o red
trófica.

Cadenas y pirámides tróficas

La secuencia general de quien come, descompone o degrada en un ecosistema, se


llama cadena alimentaria. Esta secuencia de organismos relacionados muestra cómo
se transfiere energía de un organismo a otro, cuando fluye a través de un ecosistema.

Un nivel trófico está constituido por organismos que, dentro de un ecosistema, obtienen
su energía de una fuente común.

Cadena trófica (o alimentaría):

Se denomina cadena trófica a la relación lineal y unidireccional entre los seres vivos
de un ecosistema que se alimentan unos de otros.

En la cadena trófica, el sentido de la flecha señala la dirección de la transferencia de


materia y energía. Ejemplo:

En el ecosistema unos seres (eslabones) se alimentan de otros (eslabones),


constituyendo una "cadena trófica" o cadena alimentaria.

Mediante la cadena, el alimento pasa de unos "eslabones" a otros "eslabones". De esta


manera se establece un nexo de unión entre los integrantes del ecosistema.

Recordemos que los niveles tróficos que constituyen un ecosistema y dan lugar a una
cadena alimentaría son:
NIVELES TRÓFICOS

organismos capaces de sintetizar la materia orgánica a partir de la


productores
inorgánica ( plantas y fitoplancton).

Consumidores primarios: Se
alimentan de los productores (son
los herbívoros)

Seres que consumen la materia orgánica Consumidores secundarios: Se


ya producida por otro ser vivo alimentan del de los consumidores
consumidores
ecosistema. Se diferencian enprimarios
los (son los carnívoros).
siguientes tipos:
Consumidores terciarios: Se
alimentan de los consumidores
secundarios ( son los super-
depredadores)

descomponed Seres que utilizan los desechos de los demás grupos, excrementos y
ores cadáveres para obtener energía.

RELACION ENTRE PRODUCCION Y DESCOMPOSICION

La biomasa, la producción, la descomposición y la productividad son las magnitudes o


variables que intervienen en el funcionamiento del ecosistema y del ciclo de los
nutrientes.
La biomasa es la cantidad total de materia orgánica viva (energía bioquímica) del
ecosistema o nivel trófico.
La medida de la biomasa, la expresan los ecólogos cuantitativamente, de varias
maneras:
En unidades de peso por unidad de área.
En unidades de peso por unidad de volumen.
Energía bioquímica por unidad de superficie o volumen.

La producción:
Es la biomasa nueva que aparece en el ecosistema en un tiempo determinado.
La medida de la producción, en el ecosistema, la expresan los ecólogos con las mismas
unidades con las que miden la biomasa, pero especificando claramente la variable
tiempo, el cual puede medirse en años, meses, semanas, días, etc. Ejemplos:
100kg/m2/año, 740 kcalm3/mes, etc.
Para establecer la producción de un ecosistema, se sigue un procedimiento
matemático, que consiste en: medir la producción primaria del ecosistema y luego la
producción secundaria en los distintos niveles tróficos.
La producción primaria en un ecosistema, es la producción debida a los vegetales u
organismos autótrofos.
La producción secundaria en el ecosistema es la producción de los organismos
heterótrofos que integran el ecosistema.
La descomposición:
Por descomposición, se entiende la cantidad de materia que se incorpora al medio en el
ecosistema en una determinada área o volumen y en la unidad de tiempo.
La productividad:
La productividad es la relación que existe entre la producción en los distintos niveles
tróficos en el ecosistema y la biomasa.
La productividad depende de la eficiencia en la utilización de la luz.
La productividad, se traduce en la capacidad de llevar a cabo la transformación de la
energía luminosa en energía bioquímica.
En la cadena alimenticia en los diferentes niveles tróficos, se pierde mucha materia
organice o energía bioquímica en el proceso de la respiración celular, actividades
metabólicas, y las actividades biológicas de los microorganismos del suelo o substratos
responsables de la descomposición.
Las cadenas alimenticias en los ecosistemas, no pueden ser muy largas, ya que entre
un nivel trófico y otro, se aprovecha solo de un 10 a un 20% de la energía o alimento
acumulado o ingerido.
Diferencias de producción en los diferentes ambientes.
Es evidente que los distintos ecosistemas naturales, no tiene todos la misma
productividad, unos son más productivos que otros.
La producción del ecosistema depende de las condiciones ambientales favorables, es
decir, de la luminosidad, la temperatura, el substrato, etc., y también depende de las
características y adaptaciones de los seres vivos que se encuentre viviendo en ese
ambiente.

Relación entre producción y descomposición en el ecosistema:


En los ecosistemas muy maduros y estables, como la mayoría de los del sur del país en
Venezuela, en los que se mantienen constantes las condiciones ambientales, existe un
balance entre la producción y la descomposición, lo que hace que se mantenga sin
cambios, es decir, en equilibrio ecológico.
La velocidad con que se produce materia orgánica, depende de la velocidad con que se
descompone y regresa al medio para que las plantas puedan volverlo a utilizar, en
forma de materia inorgánica.

El "ecosistema" es un sistema formado por una comunidad natural de seres vivos y su


ambiente físico. El concepto, que empezó a desarrollarse entre 1920 y 1930, tiene en
cuenta las complejas interacciones entre los organismos (plantas, animales, bacterias,
algas, protozoos y hongos, entre otros) que forman la comunidad y los flujos de energía
y materiales que la atraviesan.

Jerarquía
Al concepto de ecosistema se puede llegar con una aproximación analítica,
descomponiendo la realidad más extensa de la que forma parte, o sintética,
considerando la integración de las partes de que está constituido.

Para la aproximación sintética partimos de que la existencia de los organismos no


puede comprenderse de forma aislada, sino sólo por sus relaciones con los otros
organismos, de la misma y de distinta especie, y por su adaptación al medio físico
circundante. El ecosistema es así el sistema integrado formado por la asociación de los
organismos. El ecosistema representa un nivel de organización de la naturaleza, que es
el que interesa a la ecología. Farías Rivera

Para la aproximación analítica partimos de la biosfera, de la que observamos que es


heterogénea, pero que a la vez dentro de ella son reconocibles partes más o menos
homogéneas a las que llamamos ecosistemas. Si no nos detenemos y continuamos con
el análisis, descubrimos que dentro de un ecosistema, por ejemplo un bosque, es
posible reconocer a su vez partes internas con un grado añadido de homogeneidad e
integración interna, por ejemplo el suelo o un tronco muerto. Es decir, encontramos una
organización jerárquica con ecosistemas dentro de los ecosistemas. Con el mismo
razonamiento, pero en dirección contraria, llegamos a la noción de que la biosfera
entera es un ecosistema.

Estructura
Al hablar de la estructura de un ecosistema se habla a veces de la estructura abstracta
en la que las partes son las distintas clases de componentes, es decir, el biotopo y la
biocenosis, y los distintos tipos ecológicos de organismos (productores,
descomponedores, predadores, etc.). Pero los ecosistemas tienen además una
estructura física en la medida en que no son nunca totalmente homogéneos, sino que
presentan partes, donde las condiciones son distintas y más o menos uniformes, o
gradientes en alguna dirección.
El ambiente ecológico aparece estructurado por interfases o límites más o menos
definidos, llamados ecotonos, y por gradientes direccionales, llamados ecoclinas, de
factores físicoquímicos del medio. Un ejemplo es el gradiente de humedad, temperatura
e intensidad lumínica en el seno de un bosque, o el gradiente en cuanto a luz,
temperatura y concentraciones de gases (por ejemplo O2) en un ecosistema léntico.
La estructura física del ecosistema puede desarrollarse en la dirección vertical, en cuyo
caso se habla de estratificación, o en la horizontal.
Estructura vertical. Un ejemplo claro e importante es el de la estratificación lacustre,
donde distinguimos esencialmente epilimnion, mesolimnion e hipolimnion. El perfil del
suelo, con su subdivisión en horizontes, es otro ejemplo de estratificación con una
dimensión ecológica. Las estructuras verticales más complejas se dan en los
ecosistemas forestales, donde inicialmente distinguimos un estrato herbáceo, un estrato
arbustivo y un estrato arbóreo.
Estructura horizontal. En algunos casos puede reconocerse, además de la vertical o
alternativamente a ella, una estructura horizontal, a veces de carácter periódico. En los
ecosistemas ribereños, por ejemplo, aparecen franjas paralelas al cauce fluvial,
dependientes sobre todo de la profundidad del nivel freático. En ambientes periglaciales
los fenómenos periódicos relacionados con las alternancias de temperatura y la
helada/deshielo, producen estructuras regulares en el sustrato que afectan también a la
biocenosis. Algunos ecosistemas desarrollan estructuras horizontales en mosaico,
como ocurre en extensas zonas bajo climas tropicales de dos estaciones, donde
alternan la llanura herbosa y el bosque o el matorral espinoso, formando un paisaje
característico cuyas formas más abiertas se llaman sabana arbolada.
Ecosistema acuático:
Los ecosistemas acuáticos incluyen las aguas de los océanos y las aguas continentales
dulces o saladas.
La oceanógrafía se ocupa del estudio de los primeros y li limnología de los segundos.
En este ultimo grupo no solo se consideran los ecosistemas de agua corriente y los de
agua quieta, si no también los microhabitas acuosos de manantiales, huecos de árboles
e incluso las cavidades de plantas donde se acumula agua. Cada uno de estos cuerpos
de agua tiene estructuras y propiedades físicas particulares con relación a la luz, la
temperatura, las olas, las corrientes y la composición química, así como diferentes tipos
de organizaciones ecológicas y de distribución de los organismos.