Sunteți pe pagina 1din 17

COMPAÑIAS ASEGURADORAS Y AFIANZADORAS

ANTECEDENDES

Previo a entra a conocer un poco de historia, es importante hacer una


aclaración que cuando se habla de fianza y seguros, nos estamos refiriendo a
lo que en otros países también se les conoce como seguro de caución, el cual,
también tiene similitudes con el seguro de crédito.

Los antecedentes mas remotos de la caución suelen situarse en la antigüedad


y, en los textos bíblicos. En el Antiguo Testamentos se encuentra referencias
concretas a la actividad de los fiadores. Del contenido de las referencias
bíblicas cabe inferir que la fianza era practicada por el pueblo hebreo y que la
misma podía colocar al fiador en una situación difícil. Lo que no queda claro
es si la misma era realizada de manera profesional y con un fin lucrativo si se
practicaba solo como acto de generosidad.

Independientemente de que las relaciones sociales entre los hombres


surgieron en época antigua, la necesidad de encontrar formas que sirvieran de
garantía al cumplimiento de las obligaciones contraídas tienen origen en el
Derecho Romano. El Derecho Romano ha sido fuente inspiradora de todo el
Derecho Occidental y, por ende, del Derecho Español.

Del periodo comprendido entre el Siglo XVII hasta el año 1870, en varios países
surgieron las primeras teorías aunque no necesariamente las primeras
compañías, entre estos se encuentran Italia, Francia, Inglaterra y Estados
Unidos.

Se sabe que la primera compañía en otorgar un seguro y fianza en el año de


1720, en Inglaterra, cuando una compañía de seguros ofreció garantizar a los

amos contra perdidas provenientes de la deshonestidad de sus criados, sin


embargo, no fue sino hasta el años de 1840, cuando se constituyó la primera
compañía para otorgar fianzas de fidelidad a titulo oneroso.
En el año de 1884, se funda en Estados Unidos de Norteamérica la Compañía
Americana de Fianzas¨, la cual, expedía únicamente fianzas de fidelidad,
logrando que este tipo de fianza alcanzara un gran desarrollo, haciéndola
necesaria para otros aspectos y principalmente como garantía de
cumplimiento de toda clase de obligaciones.

En Guatemala se sabe que por medio de diferentes disposiciones legales, a


partir del año de 1928 surgieron el uso de la fianza, principalmente dirigida a
personas que manejaban fondos públicos en la Tesorería Nacional, los
Directores y Contadores de Correos y Telégrafos, el Director de la Casa de la
Moneda, los Tesoreros Municipales, etc.

Para hacer frente a diferentes problemas que se suscitaron, el 29 de


Septiembre de 1934, por medio del Decreto Gubernativo No. 1585 se creó el
Departamento de Fianza de el Crédito Hipotecario Nacional de Guatemala
-CHN-. A través de este Decreto, se dio inicio al uso de fianzas en Guatemala
para los empleados del Estado que manejaban fondos y valores.

Con lo anterior expuesto es necesario subsanar los inconvenientes de la


practica había puesto en evidencia, respecto de las responsabilidades de
funcionarios y de empleados públicos, y con el fin de introducir claras
previsiones a la Ley de la materia, el 15 de Junio de 1937, el presidente del la
Republica emitió el Decreto No. 1986, aprobado por el Decreto Legislativo No.
2303 del 19 de Abril de 1936, la Ley Orgánica del Departamento de Fianzas del
Crédito Hipotecario Nacional de Guatemala, los términos de esta Ley se
indicaba que a partir del 01 de Julio de 1937, las pólizas que afianzaban a
funcionarios y empleados gubernamentales y municipales, emitidas por el
Departamento de Fianzas, garantizaban la responsabilidad inherentes a los
cargos, aunque las primas seguirán siendo satisfechas por dichos funcionarios
o empleados.

Hasta el año de 1955, no existía una Legislación General de Seguros y Fianzas,


por lo que, para efecto de garantizar que las compañías afianzadoras
constituyeran sus reservas técnicas de fianzas en vigor y que estas estuvieran
en la misma forma que la contemplada para las compañías de seguros, el
Ministro de Economia y Trabajo emitió el Decreto No. 470, el 22 de Noviembre
de 1955. Por medio de dicho Decreto , se traslado a la Sección de Seguros de
la Superintendencia de Bancos, el control y vigilancia de las compañías
aseguradoras y afianzadoras.

Por medio del Decreto No. 473, de fecha 04 de Mayo de 1966, Ley de
Constitución y Organización de Empresas de Seguros, el cual es una de las
bases legales con que se regulan las compañías de seguros. En dicho
Decreto, se fijo un plazo de dos años a las empresas privadas que en ese
entonces operaban seguros y fianzas, para que se organizaran solamente
como empresas de seguros y fianzas. Transcurrido el plazo indicado,
empezaron a surgir en Guatemala mas empresas de seguros y fianzas, asta la
fecha operan doce empresas.

CAPITULO II

MARCO TEORICO

Aseguradoras y Afianzadoras:

Son instituciones o Empresas privadas estatales y semi-estatales de seguros de


naturaleza mercantil, que con fines de lucro se dedican al negocio del seguro o
fianza, de reaseguro o reafianzamiento o de ambas actividades.

Hay que tener claro que es un seguro, una fianza y quienes son los
intermediarios, por lo cual se describira a continuacion los conceptos de cada
uno:

Seguros:

Existe el contrato de seguro por el cual, la empresa aseguradora se obliga


mediante el cobro de una prima, a resarcir un daño o pagar una suma de
dinero al verificarse la eventualidad prevista en él. A través de la Póliza se
hace constar por escrito el contrato de seguro.
Las autorizaciones para organizarse y funcionar como Institución o Sociedad de
Seguros, se refieren a una o más de las siguientes operaciones:

I. Operación de Vida;

II. Operación de Accidentes y Enfermedades;

III. Operación de Daños.

La protección que te ofrece cualquier seguro se inicia en el momento en que


tienes conocimiento fehaciente de la aceptación del seguro por parte de la
compañía aseguradora.

Fianzas:

La fianza es un contrato de naturaleza accesoria, por medio del cual una


institución de fianzas debidamente autorizada Superintencia de Bancos, se
compromete con un acreedor a cumplir la obligación de su deudor en caso de
que éste no lo haga mediante el cobro de una prima.

Hay direfentes tipo de fianzas las cuales se describiran a continuación:

I. Fianazas de Fidelidad:

• Individual;

• Grupo Selecto;

• Abierta Comercial;

• De Banqueros.

II. Fianzas Judiciales:

• Penales :

• Civiles;

• Penales.

Intermediarios:
Los Agentes son las personas autorizadas para intermediar en la contratación
de seguros o de fianzas de empresa, pudiendo ser: personas físicas vinculadas
a las instituciones por una relación de trabajo, personas físicas que operen con
base a contratos mercantiles y personas morales.

Las Actividades de Intermediación son las que realicen los agentes o los
apoderados en la contratación de seguros o de fianzas de empresa mediante el
intercambio de propuestas, aceptación de las mismas, promoción y
asesoramiento así como la conservación, modificación, renovación y
cancelación de los contratos correspondientes.

Los agentes y los apoderados así como las actividades de intermediación que
ambos realicen, se sujetarán a la inspección y vigilancia de la Superintencia de
Bancos así como a lo dispuesto por la Ley General de Instituciones y
Sociedades de Seguros, la Ley Federal de Instituciones de Fianzas y por el
Reglamento de Agentes de Seguros y de Fianzas.

MARCO LEGAL

Instrucciones Generales

Obligatoriedad:

Las presentes instrucciones son obligatorias y deben observarse por todas las
empresas de seguros que operan en el país, cualquiera que sea su forma de
organización y ramos que tengan en explotación.

Modificaciones:

Las compañías de seguros no podrán introducir modificaciones y/o


ampliaciones al presente manual, sin autorización previa de la
Superintendencia de Bancos. Cuando una aseguradora considere necesaria
alguna modificación podrá solicitar autorización, para lo cual deberá presentar
lo siguiente:

1. Clara descripción de la operación.

2. Detalle de bienes, derechos u obligaciones que se afectan en la


transacción.

3. Cuentas de primer, de segundo, o de tercer grado a utilizar con las


divisionarias que se consideren necesarias. Debe indicarse el código y nombre
propuestos con una breve descripción del contenido; cuándo y cómo se
abonarán y cargarán; finalmente, qué representará el saldo.

4. Se deberá proponer la jornalización de la transacción. En cuanto a las


cuentas de segundo grado y subsiguientes que en la nomenclatura de cuentas
no aparezcan expresamente divididas, las compañías de seguros quedan en
libertad de dividirlas en la forma que estimen conveniente, pero siempre
deberán notificarlo a la Superintendencia de Bancos, con todos los pormenores
relativos a su uso.

Codificación:

Para el catálogo de cuentas se tomó en cuenta que permita:

a) La integración o desintegración de las cuentas.

b) El crecimiento e intercalación ordenada de las cuentas conforme se vaya


requiriendo.

Se estableció que el sistema de codificación más conveniente para el catálogo


es el decimal, puesto que reúne las cualidades indispensables para facilitar su
procesamiento.

Instrucciones Generales:

El código decimal se antepone al nombre en el plan de cuentas. La agrupación


se ejemplifica a continuación.
Un Dígito Títulos principales del balance general y estado de resultados:

1 ACTIVO

2 CUENTAS COMPLEMENTARIAS DE ACTIVO

4 CAPITAL CONTABLE

6 CUENTAS DE GASTOS

Dos Dígitos Rubros o grupos de cuentas

11 INVERSIONES

33 INSTITUCIONES DE SEGUROS

54 SALVAMENTOS Y RECUPERACIONES

75 CUENTAS DE REGISTRO

Cuatro Dígitos Cuentas de Primer Grado

1112 DEPÓSITOS

3201 SINIESTROS POR PAGAR

4101 CAPITAL AUTORIZADO

5201 COMISIONES

Seis Dígitos Cuentas de Segundo Grado

1102.01 Bonos

2401.01 Edificios

6101.03 De Daños

7301.01 Hipotecas

Ocho Dígitos Cuentas de Tercer Grado

1111.0302 Hipotecarios
3106.0302 Terremoto

5301.0101 Planes Populares

6419.9901 Seguros de Vida

Instrucciones Generales:

Como ayuda visual debe anotarse un punto luego del código de la cuenta de
primer grado y otro luego del código de la cuenta de tercer grado, cuando se
descienda a nivel de diez dígitos.

Estados Periódicos:

Las empresas de seguros quedan obligadas a presentar a la Superintendencia


de Bancos, con los requisitos establecidos, lo siguiente:

1. Balance Analítico de Saldos (mensual), dentro de los diez días hábiles


siguientes a la fecha a que corresponda.

2. Al final de cada año, dentro de los noventa días siguientes a la terminación


de cada ejercicio contable:

-Balance General Condensado (para efectos de publicación).

-Balance General Analítico, y las integraciones de saldos respectivas.

-Estado de Resultados Condensado.

-Estado de Resultados Analítico.

-Estado de Utilidades Retenidas.

-Estado de Flujo de Efectivo.

-Estado de Resultados por Ramo y Tipo de Seguro.

-Estado de Reaseguro Cedido.


-Estado de Reaseguro Tomado.

-Estado Actuarial de Resultados del Ramo de Daños.

Fundamentos Legales:

Las principales leyes que rigen el negocio del seguro y de fianzas son las
siguientes:

• Constitución Política de la República

• Decreto ley Número 473; fija las normas para la constitución,


intervención, disolución, liquidación y fusión de empresas de seguros.

• Reglamento del Decreto Ley No. 473

• Decreto No. 93 del Congreso de la República, Ley del Organismo


Ejecutivo

• Decreto No. 854 del Congreso de la República, ley de Inversiones de


Reservas Técnicas o Matemáticas de las Compañías de Seguros.

DECRETO NÚMERO 18-2002

DEL CONGRESO DE LA REPUBLICA DE GUATEMALA

El marco reguratorio de las compañias asegurdoras y afianzadoras de


conformidad con el tercer párrafo del Articulo No. 133 de la Constitución
Polìtica de República de Guatemala, la Superintencia de Bancos, organizada
conforme a la ley es el órgano que ejercerá la vigilancia e inspección de
bancos, instituciones de crédito, empresas finacieras, entidades afianzadoras,
de seguros y las demás que la ley disponga.

Considerando:

Que corresponde a la Superintendencia de Bancos, entre otras atribuciones,


cumplir y hacer cumplir las leyes, reglamentos, disposiciones y resoluciones
aplicables, a fin de que las entidades sujetas a su vigilancia e inspección
mantengan la liquidez y solvencia adecuadas que les permita atender oportuna
y totalmente sus obligaciones, y evalúen y manejen adecuadamente la
cobertura, distribución y nivel de riesgo de las operaciones que efectúen, en
función de la protección de los intereses del público que confía en dichas
entidades.

DECRETO LEY NUMERO 473

EN CONSEJO DE MINISTROS

DECRETA:

Artículo 1.- Empresas de Seguros y Fianzas. Las empresas privadas de seguros


y fianzas de naturaleza mercantil, cualquiera que sea el origen de su capital,
sólo pueden constituirse y organizarse como sociedades anónimas, conforme a
las leyes del país. Su denominación debe expresarse en idioma español.

Las empresas estatales de seguros y fianzas se regirán por la Ley Orgánica de


su creación. Queda prohibido el funcionamiento en el país de agencias o
sucursales de empresas aseguradoras extranjeras.

Artículo 2.- Normas Especiales para su Constitución. Las sociedades anónimas


que se organicen para operar como empresas de seguros y fianzas, deben
constituirse con arreglo a lo que disponen la legislación vigente y las siguientes
normas especiales:

a) La sociedad debe tener por objeto exclusivo el funcionamiento como


empresa de seguros, de reaseguros, o de ambas actividades;

b) La duración de la sociedad debe ser indefinida, y su domicilio debe estar


en Guatemala;

c) El capital pagado de la sociedad debe ser aportado en moneda de curso


legal, de conformidad con los montos que fija la presente ley;

d) Las asambleas generales deben celebrarse en el lugar de su domicilio,

e) Tanto la escritura constitutiva como los estatutos de la sociedad deben


sujetarse a estas reglas:
1) Sólo se deben emitir acciones comunes o preferentes, con las formalidades
que exijan la Ley o los Reglamentos;

2) De las utilidades de cada ejercicio debe destinarse un cinco por ciento, por
lo menos, para la constitución de una reserva ordinaria de capital, hasta que
ésta iguale la mitad del capital social pagado; y

3) Los dividendos deben acordarse exclusivamente de beneficios justificados y


realizados, de conformidad con la técnica contable.

No se debe pagar dividendo alguno mientras exista déficit a la fecha del


Balance; ni cuando no esté debidamente constituida en el activo de la empresa
la inversión de las reservas obligatorias y acumuladas las respectivas reservas
complementarias de activo.

Artículo 3.- Capital. (Reformado por el artículo 1 del Decreto 32-90 del
Congreso de la República, publicado en el Diario de Centro América el 21 de
junio de 1990). Las Empresas de Seguros y Fianzas para operar en el país
deben poseer un capital mínimo totalmente pagado en moneda de curso legal,
que ascienda a las siguientes cantidades:

a) Para seguros de vida y afines, tres millones de quetzales;

b) Para seguros de daños, tres millones de quetzales; y

c) Para otros seguros, dos millones de quetzales.

Las empresas interesadas en operar simultáneamente en seguros de todos los


ramos, deben poseer un capital pagado no menor de ocho millones de
quetzales.

Artículo 4.- Capital Complementario. Las empresas de seguros, que se


constituyan y organicen a partir de la fecha en que se inicie la vigencia de esta
Ley, deben aportar en efectivo, en adición al capital pagado mínimo requerido
por el Artículo anterior, un complemento igual al veinticinco por ciento de dicho
capital, el cual debe contabilizarse en una cuenta especial de reserva de
capital. Esta reserva debe destinarse a cubrir el déficit inicial de operación de
la empresa en caso de que lo haya.
Artículo 6.- Solicitud para Establecer una Empresa Aseguradora y Afianzadora.
Las personas interesadas en establecer una empresa de seguros y fianzas,
deben presentar solicitud a la Superintendencia de Bancos, manifestando el o
los ramos en que desean operar y acompañando proyecto de escritura social y
de estatutos; nómina de accionistas fundadores y promotores de la empresa.

Artículo 9.- Escritura Constitutiva y Estatutos. Cuando se hubiere aprobado el


proyecto de establecimiento de la nueva empresa de seguros, los interesados
deben cumplir los requisitos legales que necesiten para formalizar su
constitución y someter los estatutos, por conducto del Superintendente de
Bancos, a la consideración del Ministerio de Economía. La Superintendencia
de Bancos, antes de trasladar el expediente al Ministerio de Economía, debe
comprobar fehacientemente que por lo menos se ha hecho efectivo el
veinticinco por ciento del capital mínimo legal y que éste se encuentra
depositado en un Banco Nacional. De este depósito sólo pueden deducirse los
gastos mínimos indispensables de primera organización, los cuales deben estar
debidamente comprobados.

Artículo 10.- Acuerdo de Aprobación. Corresponde al Organismo Ejecutivo, a


través del Ministerio de Economía, la aprobación de los estatutos de las
empresas de seguros y el reconocimiento de su personalidad jurídica,
expresando en el respectivo acuerdo los ramos de seguros a los que pueden
dedicarse de conformidad con sus estatutos y el capital autorizado. Con base
en ese Acuerdo, la Superintendencia de Bancos debe ordenar su inscripción en
el "Registro de Empresas de Seguros" que al efecto debe llevarse y extender a
la empresa la constancia correspondiente.

Artículo 11.- Iniciación de Operaciones. Las empresas de seguros y fianzas,


después de obtenida la aprobación a que se refiere el artículo anterior, deben
presentar al Superintendente de Bancos las bases técnicas, tarifas, pólizas y
demás documentos que se propongan utilizar en sus planes iniciales de
seguros; y convenios de reaseguro por ceder o por tomar. Las empresas de
seguros y fianzas, al estar en condiciones de iniciar sus operaciones, deben
comunicarlo al Superintendente de Bancos, para que autorice el comienzo de
las mismas, previa verificación de los siguientes extremos:
a) Que los miembros de la Junta Directiva y funcionarios ejecutivos que en
definitiva se nombren, llenan los requisitos de honorabilidad, responsabilidad y
capacidad técnica, en su caso; y

b) Que la totalidad de los capitales mínimo y complementario a que se


refieren los artículos 3 y 4 están pagados y depositados a nombre de la
empresa de seguros en un banco nacional, menos los gastos comprobados de
organización e instalación. Las empresas de seguros no están sujetas a
ningún otro trámite de registro ni de licencia para operar.

Artículo 33.- Atribuciones de la Superintendencia de Bancos.

1. Supervisar, vigilar y en su caso sancionar que la operación de los sectores


Asegurador y Afianzador se apeguen al marco normativo.

2. Preservar la solvencia y estabilidad financiera de las Instituciones y así


garantizar los intereses de los usuarios.

Ejemplos:

A) Inspección y vigilancia de Compañias de Seguros y Fianzas y de los Agentes


de Seguros.

B) Solvencia y Estabilidad de las Compañias de Seguros y Fianzas, margen de


solvencia y sus reservas.

DECRETO NÚMERO 403

DEL CONGRESO DE LA REPUBLICA DE GUATEMALA

Control de Compañías de Fianzas

Artículo 30. Las Compañías de Fianzas que operen en el país, están obligadas a
inscribirse en el Departamento, previa la aprobación de su escritura social y de
sus estatutos por el Ministerio de Economía y del cumplimiento de otros
requisitos de ley.

Artículo 31. Anualmente enviarán al Departamento su Balance General y su


Estado de Pérdidas y Ganancias para la verificación de sus operaciones. En
caso no estuviere consignada en sus estatutos la forma en que procederán a la
repartición de sus utilidades, enviarán al Departamento con la debida
anticipación un proyecto de la manera en que piensan hacerlo para que éste lo
estudie lo someta a la aprobación del Ministerio de Economía.

Artículo 32. Los auditores del Departamento practicarán la Auditoría de estas


Empresas conforme lo dispone el artículo 5º. De la presente Ley. Terminada la
revisión y aprobados los estados financieros que presenten se ordenará el pago
de los impuestos respectivo.

Artículo 33. Las Compañías de Fianzas quedan obligadas a dar aviso al


Departamento de todo cambio que verifiquen en la Junta Directiva y de
cualquier otro dato que afecte substancialmente la marcha de la Empresa.

Artículo 34. Las Empresas o Compañías de Fianzas enviarán al Departamento


los datos estadísticos que les sean solicitados para la formación de los
respectivo (sic) registros

CAPITULO III

ENTIDADES RELACIONADAS

Conceptos Generales:

Junta Monetaria:

La Junta Monetaria tendrá a su cargo la determinación de la Política Monetaria,


Cambiaria y Crediticia del País, y velara por la liquidez y solvencia del sistema
bancario nacional, asegurando la estabilidad y el fortalecimiento del ahorro
nacional.

Con la finalidad de garantizar la estabilidad monetaria, cambiaria y crediticia


del país, la Junta Monetaria no podrá autorizar que el Banco de Guatemala
otorgue financiamiento directo o indirecto, garantía o aval al estado, a sus
entidades descentralizadas o autónomas ni a las entidades privadas no
bancarias. Con ese mismo fin, el Banco de Guatemala no podrá adquirir, los
valores que emitan o negocien en el mercado primario dichas entidades.

Superintencia de Bancos:

La Superintendencia de Bancos es un órgano de Banca Central, organizado


conforme la ley de supervisión financiera; eminentemente técnico, que actúa
bajo la dirección general de la Junta Monetaria y ejerce la vigilancia e
inspección del Banco de Guatemala, bancos, sociedades financieras,
instituciones de crédito, entidades afianzadoras, de seguros, almacenes
generales de depósito, casas de cambio, grupos financieros y empresas
controladoras de grupos financieros y las demás entidades que otras leyes
dispongan.

La Superintendencia de Bancos tiene plena capacidad para adquirir derechos y


contraer obligaciones, goza de la independencia funcional necesaria para el
cumplimiento de sus fines, y para velar porque las personas sujetas a su
vigilancia e inspección cumplan con sus obligaciones legales y observen las
disposiciones normativas aplicables en cuanto a liquidez, solvencia y solidez
patrimonial.

La función de supervisión que ejerce la Superintendencia de Bancos no implica,


en ningún caso, la asunción de responsabilidades por ésta o por sus
autoridades, funcionarios o personal, por la gestión que realicen las entidades
sometidas a su supervisión, ni garantiza el buen fin de dicha gestión, la que
será siempre por cuenta y riesgo de la propia entidad, de sus administradores
y de sus accionistas.

La Constitución de la República en su artículo 133 (vigente desde el 14 de


enero de 1,986 y sus modificaciones realizadas en consulta popular en 1,993)
último párrafo indica lo siguiente “La Superintendencia de Bancos, organizada
conforme a la ley, es el órgano que ejercerá la vigilancia e inspección de
bancos, instituciones de crédito, empresas financieras, entidades afianzadoras,
de seguros y las demás que la ley disponga”, por mandato constitucional la
Superintendencia de Bancos es el ente encargado de vigilancia, supervisión y
fiscalización a las aseguradoras.
La Ley Orgánica del Banco de Guatemala en sus artículos 43 al 52 establece
cuales son las funciones, atribuciones, obligaciones y demás actividades de la
Superintendencia de Bancos en cuanto a la vigilancia y supervisión que debe
ejercer sobre las empresas de Seguros. La Ley de Bancos (Decreto ley 315) en
su artículo 2 indica que las Aseguradoras no están regidas por esa ley; sin
embargo, se debe de rendir informes periódicos al Superintendente de Bancos.
Textualmente versa: “Las compañías de seguros y las entidades que reciben
depósitos únicamente de sus asociados o accionistas, tales como las
cooperativas de créditos, las cooperativas de ahorro y las sociedades
mutualistas, quedan exceptuadas de las disposiciones de esta ley y se regirán
por leyes especiales. Sin embargo tales entidades estarán obligadas a
presentar informaciones periódicas y ocasionales que requiera el
Superintendente de Bancos”.

En 1,966 por medio del Decreto Ley 473 nace la ley de Empresas de Seguros.
Vigente a partir de ese año, únicamente ha sufrido modificación su artículo 3
en junio de 1,990, por medio del Decreto 32-90 en el que se incrementó el
aporte inicial del capital mínimo pagado al inicio de sus operaciones, en dicha
Ley se fijan además del capital mínimo inicial, normas para la constitución,
organización, intervención, disolución, liquidación, y fusión de empresas de
seguros. En agosto de 1,969 se publica en el diario oficial el reglamento de
dicha ley.

El Decreto Legislativo 854 publicado en 1951 contiene la ley de inversiones de


reservas técnicas o matemáticas de las compañías de seguros, en la
mencionada ley se estipula obligatoriedad de invertir aquellas reservas que
deberán de valuar cada año sobre el valor de las pólizas de los distintos ramos
de seguros. El reglamento de la ley de inversiones de reservas técnicas y
matemáticas es emitido en 1974; el acuerdo Gubernativo que le da vida es el
M. de E. 22-74. En 1,990 se emitió la ley de reservas sobre riesgos en curso
para seguros de daños y otros ramos, en la que se plasman nuevos porcentajes
para los ramos de los seguros de daños.

El Código de Comercio (Decreto legislativo 2-70) en su artículo 12 dice “Los


bancos, aseguradoras, reaseguradoras, afianzadoras, reafianzadoras,
financieras, almacenes generales de depósito, bolsa de valores, entidades
mutualistas y demás análogas, se regirán en cuanto a su forma, organización y
funcionamiento, por lo que dispone este código, en lo que no contravenga sus
leyes y disposiciones especiales.

La autorización para constituirse y operar se regirá por las leyes especiales


aplicables a cada caso.”

Requisitos de las Auditorias de las Empresas

que están sujetas a la Superintencia de Bancos

El objeto de establecer y normar los requisitos que deben incorporarse en la


contratación y alcance de las auditorias externas de las empresas sujetas a la
vigilancia e inspección de la Superintendencia de Bancos, se basan a lo
establecido de conformidad con el artículo 61 del Decreto Número 19-2002 del
Congreso de la República, Ley de Bancos y Grupos Financieros, donde
establece que la Superintendencia de Bancos determinará de manera general
los requisitos que deben incorporarse en la contratación y alcance de las
auditorias externas de las empresas sujetas a su vigilancia e inspección Ley de
Bancos y Grupos Financieros; y el inciso ñ) del artículo 3 del Decreto Número
18-2002 del Congreso de la República, Ley de Supervisión Financiera, que
también establece que entre las funciones de la Superintendencia de Bancos,
está la de normar de manera general y uniforme los requisitos que las
entidades sujetas a su vigilancia e inspección, deben exigir a los auditores
externos o firmas de auditoria en la realización de sus auditorias externas.