Sunteți pe pagina 1din 6

EL TEATRO CLÁSICO FRANCÉS.

SIGLO XVII

INTRODUCCIÓN: LA LITERATURA FRANCESA DEL BARROCO

El siglo XVII es el siglo de oro de la literatura francesa (grand siècle) por la gran cantidad de
autores de calidad que coinciden en el tiempo, especialmente en el teatro. Durante este siglo se
enfrentan los partidarios de las estrictas reglas que habían elaborado los preceptistas a partir de
la Poética de Aristóteles (ej.- Malherbe) y los partidarios de la libertad y la imaginación (ej.-
Cyrano de Bergerac). Este conflicto se salda finalmente con la victoria de los preceptistas de
modo que el cumplimiento de las reglas se va a convertir en la característica más sobresaliente
de la literatura francesa durante este siglo y durante la Ilustración.

Los autores y los géneros principales son:

a.- Tragedia: Pierre Corneille, Jean Racine.

b.- Comedia: Molière.

c.- Fábula: Jean de La Fontaine.

d.- Novela: Madame de La Fayette (La princesa de Clèves).

e.- Sátira: Nicolás Boileau.

f.- Prosa filosófica: Blaise Pascal

Dentro de este panorama los géneros dramáticos son los que cuentan con mayor éxito de
público e influencia social. Como en la literatura inglesa o castellana, el teatro francés será un
medio de intervención en la sociedad: a través de él se hará propaganda de los valores sociales,
políticos, morales y estéticos dominantes y estas ideas llegarán a todos los estratos de una
sociedad que acude en masa a estos espectáculos.

PIERRE CORNEILLE (1606-1684)

a.- BIOGRAFÍA:

Corneille procede de la burguesía media. Como tal fue educado en los jesuitas, que eran la
orden eclesiástica que había asumido la responsabilidad de la educación de las élites
intelectuales.

Fue abogado del estado en Rúan, su ciudad natal. Como otros muchos escritores de su época
compaginó esta actividad con la escritura teatral hasta 1662 ya que, debido al desprestigio social
que la profesión de cómico implicaba así como el poco beneficio económico que se seguía de
ella, la mayoría de los escritores tenían un trabajo “serio” que les permitía vivir más o menos
desahogadamente y, a parte, se dedicaban a la creación literaria.

Corneille fue poeta, traductor y teórico del teatro. Para la publicación de muchas de sus obras
escribió unos prólogos, denominados “exámenes” en los que analiza duramente sus defectos,
con especial atención a la observación de las reglas y también a aspectos técnicos.
b.- CARACTERÍSTICAS DE SU OBRA DRAMÁTICA:

Corneille es un autor en evolución, preocupado por la armazón de sus obras dramáticas, en las
que muestra las siguientes características:

a.- Perfección técnica y estructura compleja en la mayoría de las obras.

b.- Evolución hacia un progresivo seguimiento de la regla de las tres unidades.

c.- Sus personajes tienen un carácter fuerte y una férrea voluntad.

d.- El héroe provoca su destino.

e.- El diálogo dramático es ágil, rápido y nervioso.

f.- Algunos momentos de gran lirismo.

c.- OBRAS PRINCIPALES

a.- Mélite ou les fausses lettres (Melite o las cartas falsas).- Es su primera obra importante. Esta
comedia vuelve a dotar de importancia a un género que se había visto reducido a una farsa breve
al final del espectáculo. Esta obra se caracteriza por su realismo, por el tono directo y verosímil,
sin personajes ridículos de carácter grotesco. Corneille opone a la farsa popular, estilizada al
máximo en la commedia dell’arte italiana, una comedia “fina”, casi sin sátira, basada en la
agilidad de la intriga.

b.- Otras comedias de Corneille: La veuve (La viuda), La suivante (La señorita de compañía),
La Place Royale, La comédie des Tuileries, Clitandre y L’Illusión comique (La ilusión cómica).

c.- Medea.- estrenada en 1635. Esta obra todavía no sigue las reglas del arte. Se la considera de
cumbre de la tragedia de corte senequista. Corneille atenúa la truculencia del modelo clásico y
reduce los elementos de magia.

d.- Le Cid (El Cid).- estrenada en 1636. Se basa en Las mocedades del Cid de Guillem de Castro
y en dos romances. A pesar de que España era un enemigo militar, todo lo español estaba muy
de moda en la época. En esta etapa el teatro busca el “ideal de héroe”, pues se trata de una etapa
caracterizada por su positividad. El teatro enseña este modelo de héroe cuyos impulsos le llevan
a vencer al destino. Poco después se perderá este ideal, diluido en el concepto de “buen
hombre”, que será la base del estado absolutista.

La obra le valió a Corneille por igual honores y disgustos, ya que su incumplimiento de las
reglas del arte le valió la recusación de la Academia a pesar de que fue un éxito de público sin
precedentes en el teatro francés.

e.- Horace (1640).- es su primera tragedia siguiendo las reglas del arte. La historia original
procede de Tito Livio, pero Corneille se basó en la Orazia (1546) de Aretino y El honrado
hermano (1622) de Lope de Vega.
f.- Cinna (1640).- tragedia. Sigue en parte las reglas del arte. Trata el tema de la magnanimidad
del gobernante (Augusto perdonando al conspirador). La lucha entre la libertad y el absolutismo
lo resuelve Corneille a favor del absolutismo, siempre que sea ejercido por una persona de
virtudes excepcionales. Tras la magnánima figura de Augusto se esconde un elogio a Richelieu.

g.- Polyeucte (1643), basada en una tragedia italiana de 1632 y los documentos del martirio de
San Polieucto. Se trata de una tragedia de gran complejidad estructural pues mezcla dos líneas
argumentales (la del martirio y la de la historia de amor imposible entre la esposa de Polyeucte
y su antiguo amante, ahora convertido en gobernador plenipotenciario y perseguidor de la
cristiandad).

La obra fue recibida con frialdad por el poder establecido pues el enfrentamiento de
Polyeucte con la Roma imperial podía ser interpretado como una invitación a la rebelión y
porque después del edicto de Nantes (que acababa con la libertad religiosa en Francia) se
prohíben en el teatro las escenas de martirio religioso, pues podrían dar alas a los hugonotes
(calvinistas). De hecho la obra no empezó a ser reivindicada como una de las mejores de su
autor hasta el siglo XX.

h.- Otras obras: Le menteur (El mentiroso), –basada en La verdad sospechosa de J. Ruiz de
Alarcón-, Héraclius (Hércules), Andròmede, Don Sanche, Oedipe (Edipo).

i.- Sus últimas obras no pueden compararse con las anteriores a 1643. Corneille ha perdido ya la
conexión con un público que sucumbe ante Racine y Boileau. Posiblemente la mejor obra de su
última etapa sea Nicomède (1651). En esta obra se muestra partidario de los conspiradores
contrarios a Richelieu. La irrupción en el espacio teatral de Racine, que supone la imposición de
unos criterios de austeridad y cumplimiento estricto de las reglas del arte, le resulta a Corneille
muy difícil de seguir. Él mismo había depurado su estilo de manera muy importante, pero su
naturalismo le impide ir más allá de modo que se queda aislado del contexto literario de su
tiempo.

JEAN-BAPTISTE POQUELIN “MOLIÈRE” (1622-1673)

Es el autor más importante del teatro clásico francés. Conocía los temas de la literatura clásica
pero en sus obras se basa, sobre todo, en la observación de la realidad.

Nacido en el seno de una familia burguesa, fue educado en los jesuitas. Estudió leyes, pero
desde edad muy temprana entró en contacto con el mundo del teatro. Pronto fundó su propia
compañía teatral en la que compaginó su trabajo de actor con el de autor. Fue protegido del rey
Luis XIV y de su hermano. Adoptó el pseudónimo de “Molière” porque el trabajo de actor era
considerado deshonroso y no quería manchar el nombre familiar.

Sus comienzos como actor y empresario teatral fueron muy duros. Se inició como autor con
pequeños sketches de carácter cómico (ej.- La jalouise du barbouillé o Le médecin amoureux)
cuyo éxito le animaron a escribir comedias mayores, en cinco actos y verso alejandrino, (ej.-
L’etourdi o Le dépit amoureux)

El objetivo de Molière es criticar cualquier comportamiento que se aleje de los cánones sociales
y estéticos establecidos. Pero su mayor logro es la creación no de “tipos”, sino de personajes
únicos, irrepetibles y desmesurados. Esto responde a una doble necesidad: agradar al público y
conseguir su lucimiento como actor.
La escritura dramática de Molière presenta las siguientes características:

a.- Aceptación de las reglas clásicas, sobre todo la regla de las tres unidades.

b.- Reflejo de la sociedad de su tiempo, cuyos vicios y caracteres refleja y critica en su obra.

c.- Uso de la literatura como instrumento moralizador.

d.- Maestría en la creación de personajes que deben estar caracterizados por la verosimilitud, su
profundidad psicológica y su caracterización. A pesar de que se ha considerado a Molière un
gran creador de “tipos” debemos tener en cuenta que su gran capacidad creadora va más allá de
la mera recreación de un tipo, sino que tiende a crear personajes únicos.

e.- Uso de múltiples recursos de comicidad (juegos de palabras, recursos gestuales, situaciones
engañosas, etc.).

f.- Lenguaje rico y expresivo que, siguiendo las reglas clásicas del decoro, adapta a las
características de sus personajes.

OBRAS PRINCIPALES

Les précieuses ridicules (Las preciosas ridículas) (1659).- comedia en un solo acto y en prosa.
Critica la actitud de las dos jóvenes protagonistas que rechazan a dos nobles pretendientes y son
engañadas por los criados de estos, quienes hacen gala del lenguaje refinado y ridículo que las
seduce.

L’école des maris (La escuela de los maridos) (1661).- comedia en tres actos muy breves y en
verso. Contrapone dos conceptos de educación representados por dos parejas de hermano y
hermanas.

Las comedias-ballet (comédies-ballet).- es un género muy de moda en la época en Francia que


anticipa el desembarco en París de la ópera italiana. La mayoría de las obras son el colaboración
con el compositor Lully: Les fâcheux, La mariage forcé, Les plaisirs de l’Ile enchantée et la
princesse d’Elide y L’amour médécin.

L’école des femmes (La escuela de las mujeres) (1662).- una joven sencilla e ingenua consigue
triunfar en el amor, evitando el matrimonio con un viejo al que estaba destinada.

Le Tartuffe ou L’imposteur (Tartufo o El impostor) (1664).- es la primera gran obra de Molière.


Tartufo, fingiéndose devoto, ha ideado un plan para dominar a toda una familia, de cuyos bienes
desea apoderarse. Además planea casarse también con la joven hija de la familia.

La obra levantó ampollas entre las comunidades de devotos y con el apoyo de la reina
consiguieron que la obra se representara únicamente de forma privada o en público en una
versión muy edulcorada.

Dom Juan ou Le festin de pierre (Don Juan o El festín de piedra).- se basa en la tradición de
don Juan que llega a Molière a través del Convidado de piedra de Tirso de Molina. Esta obra
sólo fue representada una vez en vida de Molière, también por efecto de las intrigas políticas.
Está escrita en prosa, con largos discursos de los personajes.
Le misanthrope (El misántropo).- comedia en cinco actos. El protagonista no es un verdadero
misántropo, pues de serlo no se vería inmerso en una acción de tipo amoroso. En realidad se
trata de un hombre sincero, sin pelos en la lengua, que se enamora de una mujer frívola y
coqueta. Finalmente el protagonista debe abandonar la idea de ser feliz con ese amor y renuncia
a él.

Le médécin malgré lui (El médico a palos).- comedia en tres actos y en prosa. Se trata de una
comedia de enredo de tipo amoroso.

Amphytrion (Anfitrión).- se basa en una obra de Plauto. Desarrolla en clave de comedia el


problema de la propia identidad.

L’avare (El avaro).- inspirada en la Aulularia de Plauto. Es otra de las grandes obras de
Molière. Está escrita en prosa. El personaje de Harpagón escapa del prototipo del avaro, pues un
avaro de verdad no intentaría un matrimonio con una joven que le costaría su fortuna. Se trata
de un personaje maniático y cargado de suspicacias.

Le bourgeois gentilhomme (El burgués gentilhombre).- comedia en prosa. Critica a un nuevo


rico, el Sr. Jourdain, que pretende pasar por noble cuando no es más que un burgués que quiere
entrar a toda costa en la nobleza verdadera casando a su hija en contra de su voluntad.
Finalmente triunfa el amor entre iguales y la hija se casa con su amante burgués.

Le malade imaginaire (El enfermo imaginario).- comedia en tres actos y prosa. Es un feroz
ataque contra la clase médica y tal vez contra su esposa. Retrata su situación personal.

JEAN RACINE (1639-1699)

Jean Racine es el mejor ejemplo de la tragedia neoclásica. Su obra, calificada injustamente de


frialdad por algunos críticos, muestra las siguientes características:

a.- Lenguaje claro, que huye de la ambigüedad, pero a través del que supo reflejar la pasión, la
crueldad y la violencia.

b.- La tragedia raciniana está ya muy lejos de sus fuentes griegas y se acerca cada vez más al
teatro burgués del siglo XVIII. Algunas de sus obras incluso tienen un final feliz y el
sentimiento que busca despertar en el espectador no es terror o la compasión, sino la
admiración.

c.- Las reglas y las unidades se respetan para dotar a la obra de un marco que garantice la
verosimilitud y porque sirven para estructurar las piezas, basadas no en el desarrollo de la
acción, sino en la sucesión de largos discursos de los personajes. Algunas obras culminan en
patéticas escenas de suicidio donde Racine ofrece lo mejor de su arte compositivo.

d.- La ambientación, el tiempo y el espacio, se reducen al mínimo. Lo mismo pasa con el


número de actores. No hay nada superfluo en una obra de Racine, nada sobra ni nada falta.

e.- Los personajes representan a tipos humanos muy marcados. Creación de figuras femeninas
excepcionales, que se han convertido en símbolos.

d.- Los personajes son siempre principescos o nobles. A penas si hay presencia de figuras no
nobles en sus obras. En ellos se establece un conflicto que tiene que ver con el amor y con el
poder. No se trata, como en la tragedia griega, de un hecho voluntario o involuntario que desata
la cólera divina, sino del conflicto entre amor y poder.

e.- Los personajes no están movidos por un destino al que no pueden sustraerse, sino por el
conflicto entre la libertad de la pasión y el poder. Los personajes muestran su libertad íntima
frente al destino durante toda la obra. Una vez que decide qué camino tomar, el impulso del
personaje es imparable y violento.

f.- El lenguaje está despojado de casi cualquier recurso literario. Toda su fuerza reside en
intentar esclarecer la pasión amorosa, la libertad y el poder.

OBRAS

La Thebaïde ou les frères ennemis (La Tebaida o los hermanos enemigos).- toma el tema de
Antígona. Muestra el odio de los hermanos, un odio absoluto, superior a todo conflicto de
interés.

Alexandre le Grand (Alejandro Magno).- es un homenaje a Luis XIV, que renunció a un amor
para casarse según su rango, igual que Alejandro.

Andromaque (Andrómaca).- es su primera pieza de plenitud. Está basada en la obra de


Eurípides.

Les plaideurs (Los pleiteadores).- es una de las pocas comedias de Racine. Se caracteriza por la
estructuración de la trama y la creación de los personajes.

Britannicus (Británico).- es la más dura de las obras de Racine. Narra el enfrentamiento entre
Nerón y su madre Agripina por lograr el poder.

Berenice.- drama de renuncia al amor en beneficio del estado.

Bajazet (Bayaceto).- no tiene precedentes clásicos, sino que su asunto está tomado de una
anécdota real de Turquía.

Mithridate (Mitrídates).- basada en Cicerón y Plutarco. Narra la pasión de un viejo enamorado,


que sabe sacrificarse por la felicidad de su amada y el bienestar de su patria.

Iphigénie en Aulide (Ifigenia en Áulide).- basada en Eurípides. Racine dulcifica la tragedia


respecto al original, pues el sacrificio final de Ifigenia no llega a producirse.

Phèdre (Fedra).- basada en Eurípides. Es la mejor obra de Racine. Narra los amores no
correspondidos de Fedra por su hijastro Hipólito. Fedra se suicida tras haber sido la causa de la
muerte del inocente Hipólito.

Las dos últimas obras de Racine fueron escritas para un colegio de jóvenes chicas de la élite
social. Son de tema religioso: Esther y Athalie.