Sunteți pe pagina 1din 62

Libro IV Cornelius Agrippa

Libro IV (Apócrifo)

LAS CEREMONIAS MAGICAS

INTRODUCCION

En nuestros libros anteriores sobre la Filosofía Oculta, más bien en forma


compendiada que amplia, hicimos conocer el principio mismo de la Magia y su
base racional, y cómo es posible obtener y realizar las experiencias antes de
producir efectos maravillosos. Pero en verdad, más teórica que prácticamente,
ciertas cosas quedan reveladas menos de modo concreto que figurado y, por así
decirlo, enigmático. En fin, nos preocupamos para que, lo que adquirimos a fuerza
de estudio, fervor y observación esmerada, resultase explicable para algunas
personas más ignorantes que nosotros. Es por eso que en este cuarto libro,
complemento y clave de los otros sobre la Filosofía Oculta, y clave de todas las
operaciones mágicas, brindamos al lector documentos y experiencias agradabi-
lísimas sobre la verdad inviolada, la ciencia mágica inaccesible y los poderes
sagrados. Así como al leer el libro sobre filosofía oculta el lector desea ávidamente
saber estas cosas, de igual manera al leer este libro triunfará verdaderamente. Por
ello será preciso que el lector oculte esto en lo más profundo de su corazón
religioso y lo guarde con empecinado mutismo.

MODO DE CONOCER LOS NOMBRES Y CARACTERES DE LOS


ESPIRITUS BUENOS O MALOS

Primeramente hay que saber que los nombres de las inteligencias que presiden
cada uno de los planetas están constituidos de este modo, es decir, según las letras
obtenidas de la figura horoscópica del mundo, des-de el lugar de salida del planeta,
siguiendo el orden de los signos, por medio de cada grado, y también por cada uno
de los grados que forman los aspectos del planeta, efectuando la proyección del
grado del ascendente. Por la misma razón, los nombres de los principales espíritus
malos, que presiden bajo cada uno de los planetas, se toman en orden retrógrado,
habiéndose efectuado la proyección en sentido contrario a la su-cesión de los
signos, partiendo de la séptima casa. Además, el nombre de la Inteligencia
suprema, que la mayoría considera Alma del 'Mundo, se

1
Libro IV Cornelius Agrippa
obtiene de las cuatro casas Cardinales de la figura del mundo, según la razón ya
dada. De modo contrario, el nombre del Gran Demonio se forma por medio de las
cuatro casas cadentes. De manera semejante, los nombres de los Grandes Espíritus
que presiden los poderes del Aire se formarán por medio de los cuatro ángulos de
las casas sucedentes, y es evidente que para escoger el nombre del espíritu bueno es
menester obrar de suerte que la proyección se efectúe según la sucesión de los
signos, comenzando por el grado del ascendente, mientras que para el nombre del
espíritu malo corresponde marchar en sentido contrario.
Pero también hay que saber que los nombres de los espíritus malos se obtienen
por medio de estas tablas' de nombres (tanto de los espíritus buenos como malos) y
esto es así: si entramos en la tabla con el nombre de un genio bueno del segundo
orden, el nombre del espíritu malo se obtendrá del rango de los príncipes y
gobernantes. Pero si entramos en la tabla con el nombre del espíritu malo del tercer
orden o con el nombre de un espíritu malo, gobernante obtenido de un modo
cualquiera, sea por medio de esta tabla o según la figura del cielo, los nombres que
pro-cedan serán los de los demonios malos, servidores de un orden inferior.
Es bueno saber también que, cada vez que tomamos esta tabla con los espíritus
buenos de segundo orden, los nombres obtenidos son de segundo orden. Y si bajo
ellos obtenemos el nombre de un espíritu malo, éste es del orden superior de los
gobernantes. Lo mismo ocurre si comenzamos con el nombre de un espíritu malo
del orden superior. Si por el contrario, comenzamos esta tabla con los nombres de
los espíritus de tercer orden, que son los espíritus servidores buenos y malos, los
nombres obtenidos serán los de los espíritus de un orden inferior.
Muchos magos, hombres de autoridad bastante grande, quisieron de esta
manera extender estas tablas a las letras latinas, de tal suerte que, por medio de
estas mismas tablas se pudiese hallar, del nombre de un oficio u operación
cualquiera, el nombre de un espíritu bueno o malo de igual modo que como se
indicó anteriormente; el nombre del oficio o de la operación se escoge en la
columna de las letras y en su línea y debajo de su astro.
Quien creó esto fue el serio Trismegisto: fue él quien adoptó este género de
cálculo de las letras egipcias, y asimismo es posible aplicarlo inteligentemente a las
demás lenguas, teniendo en cuenta el valor asignado a los signos. Entre todos los
que trataron sobre la elección del nombre de los espíritus, Trismegisto fue quien
primero se destacó.
El poder y doctrina secreta para escoger correctamente y según los ritos los
nombres sagrados de los espíritus, consiste en la disposición de las vocales que
forman el nombre del espíritu y que constituye el nombre justo y ritualmente
sonoro. Esa operación se cumple primeramente por el modo de ubicar con esmero
las vocales de estas letras, que se halla en el cálculo de la figura del cielo para
escoger los nombres de los espíritus de
1 Las tablas referidas aquí y más adelante se hallan en los Libros I, I I y III.

2
Libro IV Cornelius Agrippa
segundo orden, buenos o malos, presidentes y gobernantes. Esto se efectúa así
para los buenos: se considera las estrellas que constituyen las le-tras y se las .ubica
en el orden; se resta primeramente el grado de una undécima casa del grado de la
estrella que es la primera en el orden: el resto se proyecta del grado ascendente y
donde este número termina es el lugar que indica la vocal de la primera letra. Se
comienza, pues, a proyectar las vocales de estas letras según el rango y orden, y lo
que caiga en el lugar de la estrella que es la primera del orden, indica la vocal que
deberá atribuirse a la primera letra. Luego, se hallará el lugar de la segunda letra,
restando el grado de la estrella que es la segunda en el orden, del grado de la
primera, y el resto se proyectará a partir del ascendente. Desde este lugar se
comenzará la proyección de las vocales, y lo que caiga sobre la segunda estrella,
indicará la. vocal de la segunda letra. Continuando así se descubrirán las vocales
de las letras siguientes, restando siempre el grado de la estrella siguiente del grado
de la estrella más próxima que precede. Todas las proyecciones y cálculos para
hallar los nombres de los espíritus malos, donde para los buenos se toma el grado
de la undécima casa, para los malos se toma el grado de. la duodécima casa. Todos
los cálculos y proyecciones se efectúan con la sucesión de los signos, tomando el
comienzo a partir del grado de la duodécima casa.
En todos los otros nombres extraídos mediante las tablas, las vocales se
ubican por otro medio.
Primeramente se toma un número (no importa cuál sea la cantidad de letras),
que constituye el nombre mismo, y se cuenta así, desde el comienzo de la primera
columna de la letra, es decir, aquella en la que se obtiene el nombre y la letra sobre
la que caerá el número se relacionará con la primera letra del nombre obtenido,
teniendo en cuenta la distancia de una y otra, según el orden del alfabeto.
El número de esta distancia se proyecta a partir del comienzo de su columna,
y donde termina está el lugar de la primera vocal. Desde ese sitio se proyectan las
vocales mismas según su número y orden y en la misma columna, y deberá
atribuírsele el que caiga sobre la primera letra del nombre.
Las vocales siguientes se hallarán tomando la distancia de la letra precedente
a la siguiente y continuando así, según la sucesión del alfabeto. El número de esta
distancia se cuenta a partir del comienzo de su columna y donde termine está el
lugar de la vocal buscada.
De allí se proyectarán, pues, las vocales, como dijéramos ya, y las que caigan
bajo sus letras deberáñ atribuírseles. Pero si una vocal llegase a caer bajo otra
vocal, la primera cederá a la siguiente. Esto se entenderá solamente para los
buenos espíritus. Para los malos se procederá de manera semejante, salvo que los
cálculos se efectuarán en orden contrario e inverso, opuesto a la sucesión del
alfabeto y al orden de las columnas, es decir, ascendiendo.
El nombre del Genio Bueno de cada hombre, que aprendimos a ha-llar en el
tercer libro de la Filosofía Oculta, siguiendo este método no re-

3
Libro IV Cornelius Agrippa
sulta de escaso valor ni carente de fundamento. Ahora daremos, sin embargo,
algunos otros medios fundados en razones serias.
Uno de ellos consiste en escoger en la figura de la natividad, los cinco lugares
Hylegíacos. Una vez determinados, se proyectan los caracteres de las letras en su
orden y número, a partir del comienzo de Aries, y las letras que caen en los grados
de dichos lugares, combinadas y dispuestas según su orden y dignidad, constituyen
el nombre del Genio. Este es otro medio: se toma el Almuten, es decir, las estrellas
dominantes en los cinco lugares antedichos, y se efectúa la proyección a partir del
grado ascendente, escogiendo las letras que caen sobre el Almuten; estas letras
ubicadas en el orden según su dignidad constituyen el nombre del Genio. Hay aún
otro medio que los egipcios acostumbraban observar mucho: se efectuaba la
proyección del grado ascendente, escogiendo las letras según el Almuten de la casa
undécima; a dicha casa la llamaban el Demonio Bueno; estas letras, ubicadas
según su dignidad, constituyen los nombres de los genios. De la misma manera
elegimos el genio malo, pero de modo que las proyecciones se efectúen al revés en
el orden y sucesión de los signos. Allí, para el Genio Bueno proyectamos desde el
comienzo de Aries, y para el malo contamos a partir de Libra.
Allí, para el Genio Bueno, contamos desde el grado ascendente; para el malo
proyectamos desde el grado de la casa séptima. Según los egipcios se escogía el
nombre del Genio que se llama Demonio Malo, según el Almuten de la casa
duodécima. Todos estos procedimientos diferentes, revelados por nosotros en los
tres libros de la Filosofía Oculta, pueden ser efectuados por medio de los
caracteres de cualquier idioma, puesto que en todos ellos (como dijimos antes)
existe el número místico y divino, el orden y la forma. De allí se desprende que el
mismo Genio pueda ser llamado con diversos nombres. Los otros obtenidos del
nombre del Espíritu mismo (bueno o malo) son extraídos mediante las mismas
tablas preparadas para esto.

CARACTERES CELESTES Y CARACTERES DE LOS GENIOS


BUENOS Y MALOS

Es por eso que los caracteres celestes están compuestos por líneas y cabezas.
Seis cabezas representan las seis magnitudes atribuidas a las estrellas y planetas.
La primera magnitud y el Sol son indicados por una estrella y una cruz. La segunda
magnitud y Júpiter, toman el punto circular; la tercera magnitud y Saturno están
señalados por el punto semi-circular, triangular, corvo, redondo o puntiagudo. La
cuarta magnitud y Marte tienen la vírgula o el punto con cola enderezada o
invertida. La sexta magnitud y la luna tienen el punto negro. Todo esto puede
observar-se en la tabla siguiente; por ello, estando ubicadas las cabezas según la
situación de los planetas en la figura del cielo, las líneas deberán proyec-

4
Libro IV Cornelius Agrippa
tarse según la conveniencia de sus naturalezas, lo cual lo hacen conocer las estrellas
fijas. En las erecciones de los planetas las líneas deben proyectarse siguiendo la
posición de las cabezas, según su aspecto recíproco y antiscios.

Cuando debe formarse los caracteres de una imagen celeste 'en un grado o faz
de los signos que resultan de las estrellas de igual tamaño y naturaleza, entonces,
una vez ubicado el número de estas estrellas, las líneas deberán proyectarse según
su posición y orden, a semejanza de la imagen significada, lo cual puede realizarse
con abundancia.
Los caracteres obtenidos según el nombre del espíritu, se componen por medio
de la tabla siguiente, dando a cada letra el nombre que le conviene según la tabla,
cosa que hallará fácilmente el lector atento. Pero existe gran dificultad, por ejemplo,
cuando la letra del nombre cae en la línea de figuras o letras, y queremos saber qué
figura o letra debe tomarse. Esto se reconoce así: si la letra cae en la línea de las
letras, se considerará qué rango ocupa esa letra en el orden del nombre como
segunda o ter-cera; luego, cuántas letras contiene este nombre como cinco o siete;
se multiplicarán estos números entre sí y se triplicará el producto. Después se
proyectará el total obtenido desde el comienzo de las letras, según la sucesión del
Alfabeto, y la letra sobre la que caiga este número es la que debe indicar los
caracteres del espíritu. Pero si una letra cualquiera del nombre cae sobre la línea de
las figuras, deberá obrarse así: se toma como número el rango que tiene esa letra en
la composición del nombre, y se lo multiplica por el número, relacionándolo con el
rango de esa letra del alfabeto y se divide el resultado por nueve; el resto indica la
figura o número que deberá escogerse para indicar los caracteres. También se

5
Libro IV Cornelius Agrippa
puede ubicar una figura geométrica o la figura de un número aritmético que no debe
exceder el novenario o nueve ángulos.
Los caracteres recibidos por revelación de los espíritus obtienen su virtud
puesto que son signos secretos, constituyendo h armonía de una divinidad, o son
signos de un tratado comenzado, de una fe prometida o de una obediencia, y no se
pueden invocar otras razones para explicar estos caracteres.

6
Libro IV Cornelius Agrippa

7
Libro IV Cornelius Agrippa
Además de estos caracteres, hay determinadas figuras e imágenes familiares
de espíritus malos bajo cuya forma acostumbran acudir y aparecer ante quienes
los invocan. Estas imágenes se hallan mediante la tabla siguiente a través de
letras que constituyen el nombre del espíritu mismo, de tal suerte que, si esa letra
se halla muchas veces en el nombre del espíritu, asume la primacía y después se
mezcla con las otras en su fantasía: de modo que las primeras se atribuyen a la
cabeza o parte superior del cuerpo según la figura, y las últimas a los pies y
piernas.
Así, a las letras del medio se les atribuye algo correspondiente como la
mitad del cuerpo o la parte posterior. Si sobreviene una contrariedad cualquiera,
se referirá a la letra cuyo número es más poderoso, pero si son de iguales
posibilidades, deberán reunirse. Además, si el mismo nombre obtuviese en la
tabla de caracteres una insignia o instrumento, lo obtendrá igualmente en la de
las imágenes. Podremos conocer las dignidades de los espíritus malos mediante
estas mismas tablas de caracteres e imágenes. Pues un espíritu cualquiera al que
se atribuye un emblema o instrumento, posee por sí alguna dignidad. Si se trata
de la corona, ésta indica dignidad real; si se trata de la cresta, el ducado; si se
trata de la corona, el condado; a parte de esto, el cetro, la espada y el ancla
indican gobierno. De modo parecido, mediante la tabla de imágenes se conocerán
a los revestidos de dignidad real: la corona anuncia esa dignidad, los
instrumentos indican un gobierno. En fin, quienes revisten fi-gura humana son
más dignos que quienes revelan figuras de animales; los caballeros descuellan
sobre los peatones, y se juzgarán las dignidades y la autoridad de los espíritus
según la mezcla de todos estos signos. Sin embargo, hay que saber que un
espíritu de orden inferior, cualquiera sea su dignidad, está siempre por encima de
los espíritus de orden más ele-vado. Y no es indecoroso que los reyes y duques
estén por debajo y obedezcan a los jefes más sublimes.

FORMAS FAMILIARES DE LOS ESPIRITUS DE SATURNO

Muy a menudo aparecen con cuerpo largo y grácil, rostro irritado, cuatro
rostros en total, uno ubicado sobre el occipucio, y otro delante de la cabeza, y
ambos con forma de pico. También aparecen figuras en ambas rodillas. Son de
color negro y muy luminosas. Su movimiento semeja la agitación de los vientos
con el aspecto del movimiento de la tierra. Su signo es la tierra blanca.
Sus formas particulares: Un rey barbudo, cabalgando sobre un dragón; un
viejo barbudo; una anciana apoyada en un bastón; un cerdo; un dragón; un buho;
un vestido negro; una guadaña y un enebro.

8
Libro IV Cornelius Agrippa

Aparecen con cuerpo sanguíneo y colérico, de estatura mediana, de aspecto


horrible, con mira muy dulce, palabra suave y color de hierro. Su movimiento
semeja un relámpago acompañado de un trueno. Su signo: aparecerán en medio de
hombres en círculo, que parecerán devorados por leones.
Sus formas particulares: Un rey con una espada desenvainada, cabalgando
sobre un ciervo; un hombre mitrado vestido con largo manto; una muchacha con
corona de laureles y adornada con flores; un toro; un ciervo; un pavo real; un
vestido color azul; una espada; y un boj.

FORMAS FAMILIARES DE LOS ESPIRITUS DE MARTE

Aparecen después de larga espera, con rostro colérico y aspecto feísimo, de


color moreno y, por así decirlo, rojizo, con cuernos casi de ciervos y uñas de grifo.
Mugen como toros enloquecidos. Su movimiento será el del fuego llameante. Su
signo es el aspecto del rayo y el trueno, girando en círculo.
Sus formas particulares: Un rey cabalgando sobre un lobo; un vestido rojo; un
hombre armado; una mujer con un escudo sobre su nalga; un macho cabrío; un
caballo; un ciervo; un vellón; y una forma de muchas cabezas.

FORMAS FAMILIARES DE LOS ESPIRITUS DEL SOL

Aparecen más a menudo con un cuerpo grande y ancho, sanguíneo, y espeso,


de color oro teñido de sangre. Su movimiento es la aparición de relámpagos en el
cielo y su signo es el de excitar sudor en quien los invoca.
Sus formas particulares: Un rey con un cetro, cabalgando sobre un león; un rey
coronado; una reina con un cetro; un pájaro; un león; un gallo; un cetro; un vestido
color azafrán u oro y un hombre de largo manto.

9
Libro IV Cornelius Agrippa
FORMAS FAMILIARES DE LOS ESPIRITUS DE VENUS

Aparecen con bello cuerpo, de talla mediana, con rostro amable y agradable, de
color blanco o verde y, a menudo, dorado. Su movimiento es el de una estrella muy
clara. Su signo representa dos muchachas jugando en círculo y excitando al juego a
quien las invoca.
Sus formas particulares: Un rey con cetro, cabalgando sobre un ca-mello; una
muchacha desnuda; una cabra; un camello; una paloma; un vestido blanco o verde;
flores; y hierba sabina.

FORMAS FAMILIARES DE LOS ESPIRITUS DE MERCURIO

Aparecerán la mayor parte del tiempo con cuerpo de talla mediana, frío,
húmedo y bello, de palabra afable; su forma humana semeja un sol. dado armado de
color luminosísimo. Su movimiento es el de nubes plateadas. Su signo es imprimir
terror a quien los invoca.
Sus formas particulares: Un rey cabalgando sobre un oso; un mucha-cho bien
formado; una mujer sosteniendo un cedazo; un perro; una osa; una urraca; un vestido
de diversos colores; una vara; y un bastón.

FORMAS PARTICULARES DE LOS ESPIRITUS DE LA LUNA

Aparecerán más o menudo con gran cuerpo amplio, blando y flemático: su


color es como una nube oscura y tenebrosa. Tiene rostro tumefacto, ojos rojog y
llenos de agua, la cabeza calva, los dientes de jabalí. Su movimiento es como una
inmensa tempestad marina. Su signo apare-ce como una gran lluvia que cae en
círculo.
Sus formas particulares: 1'n rey con una flecha, cabalgando sobre un gamo; un
niño muy pequeño: un gamito; un pato; un vestido verde o plateado; una flecha; y un
insecto de numerosas patas.

PENTACULOS Y SELLOS SAGRADOS

Hablemos ahora de pentáculos y sellos sagrados. Los pentáculos son como


ciertos signos sagrados que nos preservan de males venideros y nos auxilian en el
encadenamiento v exterminación de los demonios malignos,

10
Libro IV Cornelius Agrippa
a atraer los buenos espíritus y a conciliarnos con ellos. Los pentáculos resultan
también caracteres y nombres de buenos espíritus de orden superior y
reproducciones sagradas, letras sagradas o cosas reveladas: también resultan de
versículos adaptados o de figuras geométricas, o nombres sagrados de Dios,
reunidos entre sí según el método de muchas personas, o todas estas cosas
ordinariamente reunidas o mezcladas en parte.
Los caracteres que nos son útiles para componer los pentáculos, son los de los
buenos espíritus, (sobre todo de los del primero y segundo orden, a veces también
del tercero, géneros de caracteres que son considerados particularmente como
sagrados) y de los que hemos denominado más altamente sagrados. Cualquiera sea
pues el carácter escogido en las categorías anteriores, lo rodeamos con un círculo
doble en el que inscribimos el nombre de su ángel. Si queremos agregarle un
nombre divino de este espíritu y conveniente a su ministerio, será de mayor
eficacia, y si queremos rodearlo después de ello con números de una figura
angular, nos está permitido hacerlo.
Los dibujos sagrados que constituyen los pentáculos son los dados aquí y allá
en los libros santos y los profetas del Antiguo y Nuevo Testa-mento como la figura
de una serpiente suspendida de una cruz y otras figuras semejantes que se hallan a
cada instante en las visiones de profetas como Isaías, Daniel, Esdras y otros, o en
la revelación del Apocalipsis.
Hemos hablado de esto en el libro III de la Filosofía Oculta, donde hicimos
mención de las cosas sagradas. Habiendo establecido el dibujo de estas imágenes
sagradas, se lo rodea con un doble círculo en el que se inscribe el nombre de una
divinidad adaptada y conforme a la figura hecha o se escribe alrededor un
versículo tomado de algún pasaje de las Sagradas Escrituras que prometa o implore
el efecto sagrado. Así, si se confecciona un pentáculo para la victoria y la
venganza contra enemigos visibles o invisibles, la figura debe ser tomada del
segundo libro de los Macabeos, es decir, una mano con una espada de oro
desenvainada, en torno de la cual se escribe el versículo tomado en el mismo
pasaje: "Recibe la espada sagrada, don de Dios con el que degollarás a los
enemigos de mi pueblo de Israel". Se escribirá también este versículo del quinto
Salmo: (sic) "He aquí la fuerza de tu brazo ante la faz, allá la muerte", u otro
versículo semejante. Pero si se desea escribir alrededor un nombré divino, se
tomará un nombre que signifique miedo, como espada, cólera, venganza de Dios u
otro nombre semejante, conveniente para el efecto deseado. Si también se desease
inscribir alrededor una figura angular, se la tomará según el método de los
números, como lo enseñamos en el segundo libro de la Filosofía Oculta donde se
trata sobre los húmeros y operaciones semejantes. Así se formarán dos pentáculos
de virtud sublime y gran poder, utilísimos y necesarios para la consagración de
obras y espíritus. El primero será según el capítulo I del Apocalipsis, es decir, la
figura majestuosa de Dios, sentado en su trono, con la espada de dos filos en la
boca. Alrededor se escribirá: "Yo soy el Alfa y la Omega, el comienzo y el fin, el
que es, el que fue y el que debe venir omnipotente.

11
Libro IV Cornelius Agrippa
Yo soy el primero y el último, vivo y fui muerto y he aquí que estoy vivo en los
siglos de los siglos, y tengo las llaves de la muerte y los Infiernos". Luego, se
escribe estos tres versículos : "Dios mío, confiad en vuestra virtud y confirmad lo
que habéis operado en nosotros". "Que se tornen en polvo ante la faz del viento y
que sean sofocados por el ángel del Señor". "Que sus caminos se tornen tenebrosos
y resbaladizos, y que el ángel del del Señor los persiga".
Después se escribe en todo el derredor los diez nombres generales de Dios,
que son: El, Elohim, Elohe, Zebaoth, Elion, Escerchie, Adonay, lah,
Tetragrammaton y Saday. Existe otro pentáculo cuya figura representa un cordero
degollado con siete cuernos y siete ojos, y bajo sus patas un libro sellado con siete
sellos, tal como dice el capítulo V del Apocalipsis, escribiendo en torno este
versículo: "He aquí el vencedor, el león de la tribu de Judá, tronco de David, que se
abra el libro y se rompan los siete sellos", y este otro versículo: "Yo he visto a Satán
caer del cielo como rayo. He aquí que yo os he dado el poder de marchar sobre las
serpientes y los escorpiones y sobre toda la fuerza del enemigo, y no os perjudicará
en nada". Alrededor se escribe los diez nombres generales de Dios como altísimo.
Pero estos pentáculos están constituidos por figuras y nombres, y observan
este orden. Una vez colocada la figura conforme a un número para un efecto cierto
o una virtud, se escribe, en cada uno de los ángulos, un nombre divino capaz de
obtener el poder de la cosa deseada. El nombre en cuestión deberá tener tantas
letras como lo indique el número perteneciente a la figura; o las letras de este
nombre, 'sumadas entre sí, deberán formar el número de la figura o un número
cualquiera que, dividido por el número de la figura, no produzca resto ni diferencia.
Una vez hallado tal nombre deberá ser inscrito solo, ya sea muchas veces o diversas
veces en cada ángulo de la figura. En medio de ésta se inscribirá la revolución en
entero o al menos abreviada, es decir, principal.
A menudo también constituimos los pentáculos efectuando una simple
revolución del nombre en la mesa cuadrada, trazando un simple círculo, o un
círculo doble, inscribiendo allí un versículo sagrado, conveniente al nombre o al
pasaje de donde se extrae este nombre. Esta es la manera de formar los pentáculos
según modos diferentes, pudiendo aumentar la eficacia o desarrollar la virtud,
multiplicar o mezclar unos con otros. Si hay que efectuar una plegaria para la
destrucción de nuestros enemigos, recordemos cómo Dios destruyó la faz de la
tierra mediante el Diluvio, Sodoma y Gomorra mediante una lluvia de azufre y
fuego, el ejército del Faraón en el mar Rojo y todas las otras maldiciones que se
halla en los libros sagrados, y todas las cosas semejantes.
Si se quiere conjurar el peligro de las aguas, recordemos la salvación de Noé
en el Diluvio, el paso de los hijos de Israel por el Mar Rojo y el paseo de Cristo
sobre las aguas y la barquilla que salvó del peligro, y su orden a vientos y olas, y
como sacó de las aguas a Pedro que se hundía, y muchas otras cosas similares.
Luego, invocaremos los nombres sagrados

12
Libro IV Cornelius Agrippa
de Dios, es decir los que son significativos para nuestro deseo y se acomodan al
efecto deseado. Para la destrucción de nuestros enemigos, invocaremos los
nombres de ira, venganza, fuerza y grandeza de Dios. Para evitar un infortunio o
peligro, invocaremos los nombres de misericordia, defensa, salvación, coraje,
bondad y todos los nombres semejantes de Dios, cuando le roguemos que prodigue
larguezas respecto de lo que deseamos, intercalando allí el nombre de un buen
espíritu potente, de uno o muchos, que sean de ayuda a lo que deseamos.
Asimismo, a veces imploramos a un espíritu malo para constreñir a los hombres,
intercalando allí igualmente el nombre, y esto justamente si la operación tiende
hacia el mal o hacia la venganza, el dolor o la destrucción. Además, si un versículo
de los Salinos u otro pasaje de las Sagradas Escrituras se adecua a nuestro deseo,
podemos intercalarlo en nuestras plegarias. También efectuamos una plegaria a
Dios y luego conviene realizar una plegaria al espíritu que adoptamos como
auxiliar en la oración precedente, ya sea uno o muchos, un ángel, una estrella, un
alma o un héroe. Tal oración debe estar compuesta según las reglas dadas por
nosotros en el libro II de la Filosofía Oculta, donde tratamos sobre el modo de
componer los encantamientos.

LAS LIGADURAS MAGICAS O CONJUROS

Es preciso conocer que las ligaduras de esta clase son diferentes en tres
puntos: la primera ligadura es grande, y conjuramos por las cosas naturales; la
segunda ligadura está compuesta por misterios de la religión mediante
sacramentos, milagros, etc. ; la tercera ligadura está constituida por los nombres
divinos y signos sagrados. Mediante ligaduras de esta índole ligamos no sólo a los
espíritus sino también a las demás criaturas cualesquiera, como animales,
tempestades, incendios, diluvios y fuerza armada. Asimismo, a menudo nos
servimos de estas ligaduras no sólo a modo de conjuro sino también a manera de
súplica y bendición. Además, también conviene agregar allí lo pertinente de las
Sagradas Escrituras que se le acomode; así, para conjurar a las serpientes
corresponde recordar la maldición de la serpiente en el Paraíso terrenal, la erección
de la serpiente en el desierto y también este versículo: "Caminarás sobre el áspid y
el basilisco", etc. La superstición se manifiesta más frecuentemente en estos casos,
mediante el empleo de un rito sagrado, con el que tratamos de ligar o impedir, por
ejemplo, el rito de la excomunión, de la sepultura, de las exequias, etc.

LAS CONSAGRACIONES

Es también conveniente que tratemos sobre la consagración que el hombre


efectúa para cada cosa o instrumento necesario para este arte.

13
Libro IV Cornelius Agrippa
Esto puede realizarse más corrientemente mediante dos cosas, o sea, mediante la
virtud de la persona que consagra y mediante la virtud de la oración por la que se
consuma la consagración. En cada persona se bus-ca la santidad de vida y el poder
de santificar que se adquieren mediante la dignificación y la iniciación; luego es
menester que la persona reconozca en sí misma esa virtud y ese poder con
convicción y fe sin vacilación.
En cuanto a la plegaria por la que se realiza la consagración, se busca una
santidad similar que existe de por sí en la plegaria si por ejemplo se trata de una
fórmula de inspiración divina (o extracto de discursos sagrados de la Biblia), creada
por virtud del Espíritu Santo, o instituida por decisión de la Iglesia. Existe una
santidad de plegaria no por sí misma sino por rememoración (le cosas santas, como
relatos sagrados, historias, obras, milagros, efectos, gracias, promesas, sacramentos y
secretos de cosas sacramentales y otras similares que se juzgan relacionadas con la
cosa a consagrar, propia o impropiamente por alguna semejanza. Al efectuarse la
invocación de nombres sagrados y divinos se verifica la integridad de los sellos
sagrados y de todo lo que se relaciona con la santificación y expiación, como aguas
benditas, aspersiones, unciones de óleo santo y fumigaciones odoríficas, empleadas
para el culto religioso. Luego sigue lo que en toda consagración precede a las bendi-
ciones y consagraciones de agua, óleo, fuego y perfumes, que se obtiene con cirios y
lámparas benditas y resplandecientes: pues sin luz, ningún secramento puede ser
realizado según los ritos. Es bueno saber también que debe observarse firmemente
que si la cosa a consagrar es tan profana que puede deslizarse en ella alguna mancha,
conviene proceder a la consagración mediante exorcismo y purificación; entonces,
virginizadas son más aptas para experimentar el influjo de las virtudes divinas.
Corresponde observar también que para una consagración cualquiera, una vez
efectuada la plegaria obligatoria, es menester que quien consagra, median-te palabras
de circunstancia, respecto de la virtud y poder divinos, bendiga la cosa misma que se
acaba de consagrar, recordando su virtud y autoridad a fin de que la ceremonia pueda
realizarse según los ritos y el espíritu más atento. Es por esa razón que damos aquí
algunos ejemplos para que se facilite el camino respecto de todas estas
consideraciones. Así, en la consagración del agua recordamos cómo Dios ubicó al
firma-mento en medio de las aguas, como colocó la fuente de aguas en el Paraíso
terrenal, y que de allí, mediante cuatro ríos sagrados fue regado todo el globo
terráqueo; cómo convirtió a las aguas en instrumento de justicia, destruyendo a los
gigantes con el Diluvio universal sobre toda la tierra, y cómo ahogó al ejército del
Faraón en el Mar Rojo; cómo condujo a su pueblo a pie en medio del mar y en medio
del Jordán, y cómo mediante un milagro hizo surgir agua de la piedra en el desierto y
mediante las plegarias de Sansón una fuente de agua viva de la muela de la quijada
de su asno; cómo instituyó las aguas como instrumento de la misericordia divina y de
la salvación en expiación del pecado original; y

14
Libro IV Cornelius Agrippa
cómo el Cristo fue bautizado en el Jordán, lo cual purificó y santificó las aguas.
También corresponde invocar los nombres divinos de acuerdo con ello,
diciendo, por ejemplo, que Dios es una fuente viva, agua viva y río de misericordia,
etc. Así, para la consagración del fuego recordamos cómo Dios creó el fuego como
instrumento de su justicia y de su venganza contra la expiación de los pecados; cómo
a punto de juzgar al mundo ordenará comenzar con el incendio y el fuego; cómo
Dios apareció a Moisés en una zarza ardiente; cómo hizo pasar a los hijos de Israel a,
través de una columna de fuego y cómo hada puede ser ofrendado, sacrificado ni
santificado según los ritos sin el fuego; cómo instituyó el fuego que se conserva
eternamente en el tabernáculo del Arca de la Alianza; cómo, por un milagro,
reencendió este fuego que conservará sin que se extinga ocultándolo bajo las aguas,
etc.
Hay que invocar los nombres de Dios de acuerdo con ello, como se lee en la
Ley y los profetas, "porque Dios es un fuego que consume", que entre los nombres
divinos quiere decir fuego o nombres semejantes, como: Esplendor de Dios, Día de
Dios, Luz de Dios. Así, en la consagración del aceite y de los perfumes recordamos
las cosas sagradas que se le relacionan y que en el Exodo leemos como unción de
óleo y los nombres di-vinos adecuados entre los cuales está el nombre de CRISTO
que significa ungido, y todo lo que se halla en los misterios, como por ejemplo en el
Apocalipsis donde está la cuestión de los dos olivos que destilan óleo santo en las
lámparas que arden ante la faz de Dios, etc. Mas la bendición de la luz de los cirios y
las lámparas se obtiene del fuego y del altar que lanzaba humo ígneo y de todo lo que
es semejante en los misterios como los siete candelabros y lámparas que arden ante
la faz de Dios. Estas son, pues, las consagraciones necesarias en todo sacramento y
que lo deben preceder, sin lo cual nada puede realizarse regularmente en estas cere-
monias.
Luego de ello señalaremos los lugares, instrumentos y cosas semejan-tes. Para
consagrar un lugar cualquiera o un círculo, se podrá tomar la plegaria de Salomón
para la inauguración del templo. Luego se bendecirá el lugar con una aspersión de
agua bendita y una fumigación, y se recordarán los misterios en la bendición, que
son la santificación del trono de Dios, del Monte Sinaí, del tabernáculo sagrado, del
Santo de los Santos, del Templo de Jerusalem. de la santificación de la colina del
Gólgota por la crucifixión del CRISTO, de la santificación de la tumba del CRISTO
y también del monte Tabor por la transfiguración y Ascención del CRISTO, etc.; se
invocará los nombres divinos adecuados, como lugar de Dios, trono de Dios, sede de
Dios, tabernáculo de Dios, altar de Dios, habitación de Dios, y todos los nombres
divinos de esta índole, buenos para escribir en un círculo o lugar consagrado.
En la consagración de los instrumentos y de todo lo que se relaciona con el arte,
se procederá de modo semejante, con aspersión de agua bendita y fumigación con
humo sagrado y óleo santo, marcándolos con

15
Libro IV Cornelius Agrippa
un a gno sagrado, bendiciéndolos con la oración y recordando las cosas sagradas
de los libros santos, adecuadas, por la religión y los nombres divinos, a la cosa que
se consagra. Como ejemplo, tomemos la consagración de la espada; recordaremos
el pasaje evangélico: "Quien tenga dos túnicas, etc.", y lo que se lee en el segundo
libro de los Macabeos: "Por milagro y voluntad de Dios fue enviada la espada a
Judas Macabeo", y este pasaje semejante en los Profetas: "Recibir para vosotros
estas espadas de doble filo". Según los mismos ritos, se consagrarán las
experiencias y los libros y todo lo semejante de las Pinturas santas y Escrituras,
con aspersiones, fumigaciones, óleos, signos y bendiciones con citas santas,
recordando la santificación de los misterios, como la santificación de las diez
tablas de preceptos dados por Dios a Moisés sobre el Monte Sinaí, de la
santificación del Antiguo y Nuevo Testa-mento, de las leyes, de los profetas y de
las Escrituras promulgadas por el Espíritu Santo. Corresponde también recordar los
nombres divinos relacionados con estas cosas: Testamento de Dios, libro de Dios,
libro de la Vida, ciencias de Dios, sabiduría de Dios, etc. La consagración personal
se cumple según los mismos ritos.
Pero también hay otro rito de consagración maravillosamente potente y de
gran eficacia, que pertenece al género de las supersticiones, a saber, el empleo que
se hace de la ceremonia de consagración o colación de un sacramento en la Iglesia,
para lo que queremos consagrar.
También debe saberse que el voto, la ofrenda y el sacrificio tienen fuerza de
consagración tanto real como personal, y entre las cosas de que nos servimos y
nosotros se forma una especie de pacto o convención que aumentan el deseo y la
realización anhelada. Así, cuando por ejemplo utilizamos fumigaciones, unciones,
anillos, imágenes, espejos y cosas que participen menos en la obra que los poderes,
signos, pentáculos, plegarias, pinturas y escritos, los consagramos, ofrendamos y
sacrificamos bajo ciertos nombres, tal como dijéramos con detalle en el libro III de
la Filosofía Oculta.

INTERVENCION DE LOS ESPIRITUS MALIGNOS,


EMPLEADA POR CIERTOS MAGOS

Entre los magos que se sirven muy a menudo del ministerio de los demonios
malignos existe cierto rito de invocación de los Espíritus mediante el libro
consagrado antes y llamado con más precisión el libro de los espíritus; de este libro
diré pocas cosas. En efecto, este libro consagrado, libro de los espíritus malignos,
está compuesto según los ritos para su nombre y uso, y allí se inscriben los
espíritus que prometieron obediencia en todo instante mediante un juramento
sagrado. Es por tal razón que este libro se confecciona con papel purísimo, que ja-
más sirvió para otro uso: la mayoría lo llama pergamino virgen. Dicho libro está
escrito así: A la izquierda está la imagen del espíritu. a la

16
Libro IV Cornelius Agrippa
derecha los caracteres de este espíritu, los juramentos por escrito con-teniendo el
nombre del espíritu, y su dignidad y ubicación con su empleo y poder. Muchos
componen este libro de otra manera, descuidando los caracteres o el retrato. Sin
embargo, es más eficaz no des-cuidar nada que pueda ser de utilidad. Se observan
además las circunstancias de lugar, tiempo y hora convenientes en lo relativo a las
estrellas bajo las que están ubicados los diferentes espíritus, teniendo en cuenta
posición, rito y orden. Este libro así descrito está bien encuadernado y adornado
metódicamente con sus registros y signos, y se lo conserva con esmero por temor a
que no constituya un peligro para el operador después de la consagración al abrirlo en
otro sitio que no sea aquel para el que fuera diseñado. Además, debe ser conservado
lo más cuidadosamente posible, pues la irreverencia del alma, la polución y la
profanación le harían perder su virtud.
Una vez compuesto este libro sagrado de acuerdo con la manera ya revelada, hay
dos formas de consagrarlo: primeramente se convoca a todos los espíritus, unos
después de otros, que están inscriptos en el libro en círculo, según el rito y modalidad
que enseñaremos luego, y se coloca el libro a consagrar fuera del círculo en un
triángulo. En seguida se lee, en presencia de todos los espíritus, los juramentos
inscriptos en el libro, y se coloca el libro a consagrar fuera del círculo, en el triángulo
ya descripto. Después se fuerza a todos los espíritus, unos después de otros, a imponer
sus manos en los sitios donde están trazados los caracteres e imágenes que los
representan y, en seguida, por un juramento especial y común, a confirmar y
consagrar la cosa. Una vez hecho esto, se vuelve a tomar el libro abierto y, como lo
expresáramos ya, luego que los espíritus fueron despedidos según el rito indicado.
Hay otro modo de consagrar el libro de los espíritus, más fácil y de mayor
eficacia para todas las operaciones, pero los espíritus no se presentan siempre al ser
abierto este libro.
Este es el modo:
Se confecciona el libro de los espíritus como lo describiéramos antes, pero al fin
se escriben las invocaciones, ligaduras y conjuros más fuertes por los que todos los
espíritus pueden ser ligados. Luego, se coloca el libro entre dos maderas o láminas
sobre las que se graban los pentáculos sagrados de la Majestad divina antes
descriptos, tomados del Apocalipsis; el primero se coloca al comienzo del libro y el
segundo al final. Una vez preparado así el libro, con tiempo despejado y sereno, se lo
lleva a medianoche hasta un círculo trazado en una encrucijada según el modo antes
expresa-do. Se abre el libro, se lo consagra según el rito y modalidad expresados
respecto de la consagración. Una vez hecho esto, se invoca a Ios diferentes espíritus
inscriptos en el libro según su modalidad y rango, conjurando tres veces las ligaduras
descriptas en el libro; ellos se presentarán en este lugar, a los tres días, a prestar
obediencia y justificarla en este libro con-sagrado. En seguida, se envuelve el libro en
un paño puro, se lo entierra

17
Libro IV Cornelius Agrippa
en medio del círculo y se lo esconde. Depués se destruye el círculo, sin despedir a los
espíritus, retirándose antes del amanecer. Al tercer día habrá que volver a
medianoche, se rehace el círculo y una vez arrodillados, cumplida la plegaria y
efectuadas las gracias a Dios, se realizan las fumigaciones preciosas y se abre la fosa.
Se toma el libro sin abrirlo y se reza con fervor. Después los espíritus son despedidos,
de la manera que les corresponde y se destruye el círculo, retirándose antes de la
salida del sol. Este último modo de consagración es útil para todos los escritos y
experiencias hechas con el concurso de los espíritus, ubicando el libro entre dos
láminas sagradas de Pentáculos, como se demostrara antes.
Cuando se quiere operar con el libro consagrado es preciso que haya tiempo
despejado y sereno, el menos desagradable posible para los espíritus, y debe uno
hallarse en un sitio orientado hacia la región de los espíritus. Se abre el libro en el
capítulo correspondiente y se invoca a los espíritus con su juramento allí mismo
descripto y confirmado, y con el nombre del carácter o imagen conveniente a la obra
emprendida. Es necesario que se los conjure por las ligaduras ubicadas al final del
volumen: se obtiene el efecto deseado y se despacha a los espíritus.

L A I N V O C A C I O N DE L O S E S P I RI T US

Ahora hablaremos de la invocación de los espíritus buenos o malos. Los


Espíritus Buenos son invocados por nosotros de diversas maneras y, asimismo, se nos
presentan de distintas maneras, pues hablan un lenguaje claro para los hombres
vigilantes y se ofrecen a nuestra vista y durante el sueño nos informan mediante un
oráculo sobre lo que deseamos.
Quien quiera, pues, invocar un espíritu bueno, para hablar con él o verle, deberá
observar principalmente dos cosas: primero, en lo que con-cierne a la disposición de
quien invoca: segundo, en lo que concierne al medio a emplear para la invocación y
de conformidad cuí- el espíritu que se invocará. También es menester que quien
invoque tenga disposición religiosa durante muchos días para tan gran misterio.
En los primeros días deberá confesarse y efectuar actos de contrición interna y
externa, y purificarse convenientemente mediante abluciones cotidianas de agua
bendita. Además, quien invoque debe conservarse casto durante todos estos días,
permanecer en abstinencia y con el alma total-mente impasible y despojada de todo
pensamiento o preocupación exteriores. También deberá observarse ayuno durante
estos días, en el mayor lapso posible. Todos los días, desde el alba hasta el ocaso
deberá mantenerse en el sitio de la invocación, vestido con ropas de lana sagrada y,
dirigiéndose a Dios y a los Angeles a invocar, elevará una plegaria según la manera
que antes enseñamos. El número de días de vigilia y preparación es ordinariamente
el de la duración de la luna: los cabalistas observan una cantidad de días que es de
cuarenta. Entre las cosas que se obser-

18
Libro IV Cornelius Agrippa

van en el rito de esta invocación, la primera consiste en que debe escogerse un lugar
puro, casto, oculto, tranquilo y alejado de todo ruido y toda mi-rada extraña. Se
comienza exorcizándolo, luego se lo consagra, y se coloca en este sitio una mesa o
un altar cubierto con un lienzo blanco, puro, situado hacia el Oriente: sobre ambos
lados habrá dos cirios ardientes consagrados, cuya llama no deberá ser apagada
durante todos estos días. En medio del altar se coloca una lámina o pergamino
sagrado que describiremos luego; se cubre esto con una tela fina o un lienzo puro que
no se quitará antes del término de estos días. Se prepararán también una preciosa
fumigación y la unción del óleo puro conservados consagrados. Se coloca un
inciensario en la parte superior del altar, después de encender y bendecir el fuego; se
efectuarán las fumigaciones cada día, cada vez que se rece. Se llevará una vestidura
larga, de lino blanco, cerrada delante y detrás, que cubrirá todo el cuerpo y los pies, y
que se ceñirá en la cintura con un cinto semejante. Habrá que cubrirse con una
gorrita puntiaguda en forma de mitra y de lino puro, con una lámina de oro o dorada
fijada en la parte anterior, con la inscripción del nombre del Tetragramma, cosas
que son bendecidas y consagradas todas de la manera que les convenga. Para entrar
en este lugar sagrado deberá efectuarse abluciones, revestido con el ropaje sagrado y
los pies desnudos. Una vez dentro, se realizará una aspersión de agua bendita; luego
se harán fumigaciones sobre el altar; con las rodillas flexionadas ante éste se
cumplirán las adoraciones tal como se dijo antes. Una vez concluidos todos estos
días, se ayunará con mayor rigor el último. Al día siguiente del ayuno, a la salida del
sol se entrará en el lugar santo según el rito indicado. Se efectuarán aspersiones y
luego fumigaciones; habrá que santiguarse en la frente con óleo santo y se efectuarán
unciones en los ojos; la consagración culminará con un conjuro. En seguida será
descubierta la lámina sagrada; con las rodillas flexionadas ante el altar se realizarán
las adoraciones como ya se expresó. Luego de cumplida la invocación a los Angeles.
aparecerán aquéllos que se desean y, tras hablarles en lenguaje benévolo y casto, se
los despedirá. La lámina que sirve para invocar un buen espíritu se confeccionará
con metal apropiado o cera nueva, mezclando las figuras y colores deseados, o con
un per-:lamino puro con colores convenientes. Su forma externa será cuadrada,
circular, triangular u otra, según el método de los números, inscribiendo allí los
nombres divinos genéricos y especiales.
1:n el centro de la lámina se traza un hexágono, en medio del cual se escribe el
nombre v carácter de la estrella o Genio dominante, al que está sometido el espíritu a
invocar. En torno de este hexágono se colocan tantos pentágonos como espíritus a
convocar. Si invocamos a uno solo, se inscribe no obstante cuatro pentágonos en los
que se escribe los nombres del espíritu o de los espíritus con los caracteres. Hay que
confeccionar este dibujo con Luna creciente, en días y horas que mejor convengan al
espíritu. Si con esto tomamos una estrella afortunada, será mejor. La lámina
confeccionada en este sentido será consagrada según la regla antes indica-da. Esta
lámina es la que generalmente sirve para la invocación de cual-

19
Libro IV Cornelius Agrippa
quier espíritu bueno. Sin embargo, podemos fabricar láminas especiales propias de
cada espíritu según el modo que enseñamos respecto de los pentáculos sagrados.

MEDIOS EMPLEADOS PARA OBTENER ORACULOS O


REVELACIONES

Ahora explicaremos otro género de rito, pero más fácil de emplear con el
mismo fin. En primer lugar, quien desee recibir un oráculo cual-quiera de los
buenos espíritus deberá ser casto, puro y estar confesado. Una vez escogido un
sitio puro y despejado, totalmente cubierto con ornamentos blancos, en un
domingo de luna nueva deberá entrar en este sitio, revestido con vestiduras blancas
y puras, exorcizar y bendecir ese lugar, trazar un círculo con carbón bendito,
escribir allí, alrededor, los nombres de los Angeles y en el interior los nombres
más elevados de Dios, y ubicar en el interior del círculo, en los cuatro ángulos, los
inciensarios para las fumigaciones. Después entrará en el círculo en ayunas,
después de las abluciones; vuelto hacia el Oriente, recitará todo el Salmo:
"Bienaventurados los de vida inmaculada, etc."; efectuará las fumigaciones y
concluirá suplican-do a los Angeles con los nombres divinos antedichos para que
se dignen iluminarlo y revelarle lo que desea; se consagrará esta operación durante
seis días íntegros, y toda la jornada y siempre después de las abluciones y en
ayunas. El séptimo día, que es también el día del Sabbath, entrará en el círculo
purificado y en ayunas, efectuará las fumigaciones y se untará con el óleo santo
para ese fin; untará su frente, ambos ojos, las palmas de las manos y también los
pies. Con las rodillas flexionadas, recitará el Salmo pronunciado en voz más alta
con los nombres divinos y los nombres de los Angeles. Una vez dicho esto, se
levantará y comenzará a volverse de Oriente a Occidente en el interior del círculo
hasta que el espíritu, fatigado por el vértigo, caiga y allí se aquiete. Tan pronto
caiga en en éxtasis, verá aparecer los espíritus que le esclarecerán sobre todas las
cosas. Es bueno saber también que en el sitio deberá haber cuatro candelabros
sagrados, ardiendo en las cuatro partes del mundo; jamás carecerán de luz toda la
semana. El ayuno debe ser tal que habrá de abstenerse de todo lo que posea vida
animal o que de allí provenga; no debe beber sino agua pura y corriente, y no se
ingerirá alimento alguno hasta que el sol se ponga. La ablución será así: habr que
bañarse totalmente desnudo, antes de la salida del sol, con agua corriente. Las
fumigaciones y el óleo santo deben ser como está escrito en el Exodo, en los
discursos sagrados de la Biblia. Debe observarse también que cada vez que se entre
en el círculo, deberá estar siempre delante la lámina de oro con la inscripción del
nombre: Tetragranunaton, tal como va se dijo. Pero respecto de los oráculos que se
desea obtener de los Espíritus durante el sueño, conviene emplear cosas naturales y
sus mezclas, como perfumes, ungüentos, alimentes o bebidas que pueden
encontrarse en el primer libro de la Filosofía Oculta.

20
Libro IV Cornelius Agrippa
Si se quiere recibir los oráculos siempre y prontamente durante el sueño, para
ello se fabricará un anillo del Sol o de. Saturno, o bien su imagen grabada, de
excelente eficacia para este efecto y, estos objetos, ubica-dos debajo de la cabeza
durante el sueño, procurarán eficazmente sueños veraces respecto de las cosas que el
espíritu pensó antes. Las tablas de los números contribuyen igualmente al oráculo si
han sido formadas de modo regular bajo sus constelaciones, y esto se aprenderá a
través del segundo libro de la Filosofía Oculta. Las tablillas sagradas y los
pergaminos contribuyen también al oráculo, si fueron compuestos y consagrados
especial-mente a este efecto. Por ejemplo, la tabla Almaden de Salomón y la tabla de
revolución del nombre Tetragrammaton, y las de esta índole, formadas con la
reproducción de figuras, números y pinturas sagradas, con las inscripciones de
diversos nombres santos de Dios y de los Angeles, y cuya composición se tomó de
diversos pasajes de las Sagradas Escrituras, versículos, salmos o promesas extraídas
de la Revelación y las profecías. Las plegarias sagradas y los conjuros conducen al
mismo efecto, siempre que sean dirigidos a Dios o a los Santos Angeles o Héroes.
Las fórmulas de estas plegarias están compuestas como lo expresamos ya, según un
parecido religioso, entre los milagros, las gracias y cosas semejantes que ensayamos
producir y los hechos que recordamos, extraídos de las Escrituras como en el
Antiguo Testamento, los sueños de José, esposo de la bienaventurada Virgen María;
los sueños de los tres Magos; de Juan el Evangelista durmiendo sobre el pecho del
Señor, y todo lo que es semejante y se halla en la religión, los milagros y las
revelaciones, como las revelaciones de la Cruz a Elena, las revelaciones de
Constantino y Carlomagno, de Brígida, Cirilo, Metodio, Mechtilde, Joaquín, Merlin,
etcétera.
Estas oraciones así compuestas, pronunciadas devotamente cuando se está a
punto de dormir, con firme intención y buena disposición, acostumbran ayudar de
manera cierta para un efecto eficaz. Quien pueda reunir todas estas condiciones, de
las que hablamos ahora, durante su sueño recibirá los oráculos más veraces. Esto
debe efectuarse observando todo lo que dijimos en nuestro libro de la Filosofía
Oculta. Si se quiere recoger el oráculo, habrá que abstenerse de comida y bebida, con
buena disposición en lo demás, y con el cerebro libre de vapores perturbadores. El
lecho será puro, blanco, exorcizado y consagrado si así se lo desea. Luego se
comenzará a realizar las fumigaciones con el perfume conveniente, y se frotarán las
sienes con un ungüento eficaz; después se colocará el anillo en el dedo, y se escogerá
una imagen de los poderes superiores o una tablilla sagrada o un pergamino sagrado
que se ubicará debajo de la cabeza. Una vez recitada la plegaria santa, se entrará en
el lecho y se pensará en lo que se desea saber, y así se conciliará el sueño. De esa
manera durante éste serán recibidos oráculos indubitables y muy ciertos cuando la
luna recorra el signo que está en la novena casa de la Natividad del durmiente, luego
cuando recorra el signo de la novena casa de revolución de esa natividad y cuando
está en el noveno signo de la profección; este es el modo por el que podemos
conocer, de repente y por completo las cien-

21
Libro IV Cornelius Agrippa
d a s y artes con la verdadera iluminación de la inteligencia. Y así cono obtenemos el
resultado con la ayuda de espíritus inferiores o familiares, a menudo también somos
informados de una manera sensible por los espíritus malignos, mediante
manifestaciones interiores o exteriores.

LA INVOCACION DE LOS ESPIRITUS MALOS

Por el contrario, si queremos invocar hacia el círculo un espíritu malo, conviene


considerar primeramente y conocer su naturaleza, a qué planeta corresponde y cuáles
son los oficios que le atribuye ese planeta. Una vez sabido esto, se busca un lugar
apropiado para la invocación, según la naturaleza del planeta y la calidad de los
oficios de dicho espíritu a fin de que se pueda, si su poder es sobre los mares, las
fuentes y los ríos, escoger un lugar sobre la ribera, etc. Luego se busca el tiempo
oportuno, ya sea por la calidad del aire, sereno, despejado, tranquilo y apto para los
espíritus, para que puedan tomar un' cuerpo, ya sea por la calidad y la naturaleza del
planeta y del espíritu como el día o el tiempo donde domina, donde es afortunado o
infortunado, ya se trate del día o de la noche, según lo que exijan las estrellas y el
espíritu. Una vez considerado esto, se construye un círculo en el sitio escogido, tanto
para defensa de quien invoca como para manifestación del espíritu. En el círculo son
inscriptos los nombres divinos genéricos que pueden servir en nuestra defensa, y
luego los nombres divinos que presiden el planeta y los oficios del espíritu mismo.
Corresponderá también inscribir los nombres de los buenos espíritus dominadores y
que pueden constreñir a este espíritu que buscamos invocar. Si se desea proteger más
el círculo, agregaremos allí los caracteres y pentáculos convenientes para la operación
y, si queremos, podemos construir, dentro o fuera del círculo, una figura angular con
la inscripción de los números convenientes, siempre que concilien entre sí con nuestra
obra. Puede conocerse esto mediante la ciencia de los números y de las figuras en el
libro II de la Filosofía Oculta, donde hablamos extensamente. Después, habrá que
munirse de luces, fumigaciones, ungüentos y perfumes compuestos según la
naturaleza del planeta y del espíritu, cosas que por una parte concilian con el espíritu
por su virtud natural y celeste, y que por otra se utilizan contra él en las ceremonias
religiosas o supersticiosas. Luego, habrá que munirse de cosas santas y consagradas
tanto para defensa de quien invoca y de sus acompañantes como necesarias para ligar
al espíritu y encadenado, tales como los pergaminos sagrados, láminas, pinturas,
pentáculos, espadas, cetros, vestiduras convenientes por materia y color etc. Una vez
todo preparado, el maestro se ubica en el círculo con sus acompañantes, primero lo
consagra y luego hace lo propio con todo lo que necesita.
Inmediatamente, con gesto y rostro apropiados, comienza a rezar en voz alta, de
este modo: Primero reza a Dios, luego a los espíritus buenos y si, para su defensa,
quiere leer algunas plegarias, Salmos o Evangelios,

22
Libro IV Cornelius Agrippa
debe hacerlo antes. Una vez efectuadas las plegarias, comienza a invocar al espíritu
que desea, mediante un encantamiento dulce y acariciante, dirigido hacia todas partes
del mundo, recordando su autoridad y poder.
Después se detiene un momento, mirando en derredor si apareció algún
espíritu. Si tarda en llegar, reinicia la invocación anterior hasta tres veces. Si el
espíritu se obstina en no aparecer, comienza a conjurarlo por el poder divino, de
modo que el conjuro se adapte a los enunciados de la naturaleza y los oficios de ese
espíritu; luego reitera esto tres veces seguidas, cada vez más fuerte, empleando
reprimendas, amenazas, maldiciones y castigos tales como la suspensión de su oficio
y poder, y luego de cada ocasión se detendrá un poco. Si apareciese un espíritu
cualquiera, el que invoca se volverá hacia él y le recibirá con palabras dulces, y le
conjurará antes de darle su nombre y decirle si no tiene otro nombre; luego prosigue
pidiendo lo que se desea. Si se muestra obstinado o mentiroso, lo encadenará con
conjuros convenientes, y si se teme alguna mentira, fuera del círculo se trazará con la
espada una figura triangular o pentagonal, forzando al espíritu a que penetre en ella.
Si se obtiene una promesa que se desea afianzar con juramento, se extenderá la
espada sagrada fuera del círculo y se hará jurar al espíritu haciendo que ponga su
mano sobre ella.
Una vez obtenido del espíritu lo que se desea, se le despedirá con palabras
dulces, ordenándosele que no haga mal alguno. Si no quiere irse, se le obligará con
conjuros fortísimos; si es menester se le expulsará con exorcismos, efectuando
fumigaciones contrarias.
Una vez retirado el espíritu, no habrá que salir del círculo, antes de un instante
de pausa, sin haber efectuado las plegarias y dado gracias a Dios y a los Angeles
buenos por su defensa y conservación; quien invoca se retirará después de haber
hecho todo esto en el orden prescripto. Si se frustra la esperanza y no apareció
espíritu alguno, no habrá que desesperar sino que se volverá al círculo que se
abandonó, efectuando muchas veces las mismas operaciones. Si se considera haber
sido burlado en alguna cosa, se corregirá esto mediante adiciones o disminuciones,
pues la constancia de la repetición aumenta a menudo la autoridad y. la virtud,
siembra el terror entre los espíritus y los torna humildes y obedientes.
Ciertos magos acostumbran establecer una puerta en el círculo, por la que está
permitido entrar y salir, que se abre y cierra según su idea, y se fortalece con
nombres y pentáculos sagrados.
También debe saberse que cuando no aparece espíritu alguno y el maestro,
fatigado, decidió cesar, no deberá marcharse sin antes haber despedido a los
espíritus. Pues quien descuide esto, la mayor parte del tiempo estará en peligro, a
menos de ser protegido por alguna defensa poderosa. A menudo también los espíritus
acuden pero sin aparecer, a causa del terror que les causa quien invoca, sea por las
cosas de que se sirve como por la operación misma. Pero tal despedida no debe ser
dispuesta solamente a modo de dispensa sino de orden, y hasta que se muestren
obedientes los días siguientes.

23
Libro IV Cornelius Agrippa
Entonces, sin servirse del círculo, los espíritus deben ser invocados a presentarse
por el medio indicado antes en la consagración del libro.
Cuando mediante los espíritus malos se busca obtener un efecto donde no es
necesario que aparezcan, entonces se empleará para que sirva de instrumento o sujeto
de experiencia, una imagen, un anillo, un escrito, unos caracteres, un cirio, un
sacrificio, etc.; y se inscribirá nombre y caracteres del espíritu exigidos por la
experiencia, o se empleará un escrito confeccionado con sangre, o bien una
fumigación, agradable al espíritu. A menudo, después de las plegarias a Dios y a los
ángeles buenos, invocamos al espíritu malo, conjurándolo por el poder divino.

LA INVOCACION DE LOS ESPIRITUS INFERIORES

Existe incluso otra clase de espíritu, como dijéramos en el libro III de la Filosofía
Oculta: no son demasiado perjudiciales ni cercanos a los hombres para experimentar
pasiones humanas, complacerse en conversaciones y habitar de buen grado con ellos.
Unos habitan bosques y frondas, otros se complacen en la compañía de animales
domésticos y de los bosques, otros habitan las fuentes y los prados. Quien quiera
invocarlos en el lugar donde moran, es necesario que emplee fumigaciones odoríferas,
sonidos dulces, con instrumentos musicales de cuerdas o compuestos especialmente
para ello, con cantos, encantamientos y versos graciosos, con alabanzas y promesas.
Si se abstienen, se los apostrofará con amenazas, reproches, blasfemias, burlas,
ultrajes, amenazándolos con expulsarlos del sitio donde se hallan. Luego, si es
preciso, se recurrirá a los exorcismos. Sobre todo deberá observarse en la invocación
de estos espíritus una voluntad firme y una audacia libre y extraña al temor. En el
instante de invocar estos espíritus se deberá preparar en el lugar la mesa de las
invocaciones, cubierta con un lienzo puro, sobre la que se colocarán panes frescos,
agua viva y leche en vasos de tierra nuevos, y cuchillos también nuevos. Se preparará
un fuego en el que se quemará perfumes; quien invoca se sentará, efectuando la
invocación, a la cabeza de la mesa y después de preparar alrededor sillas para los
espíritus del modo que le plazca. Una vez invocados los espíritus, se los invitará a
beber y corger. Si por casualidad se teme que aparezca un espíritu malo, se trazará un
círculo en el que se hallará la parte de la mesa en que quien invoca está sentado,
dejando fuera el resto de la mesa.

`
INVOCACION DE LAS ALMAS DE LOS DIFUNTOS

En el libro III de la Filosofía Oculta enseñamos cómo y porqué el alma se junta


con el cuerpo, y lo que ocurre después de la muerte. Habrá de saberse también,
además de lo dicho, que las almas después de la muerte aman los cuerpos que
abandonaron como un pariente cercano que las

24
Libro IV Cornelius Agrippa
atrae. Así son las almas de los malhechores que abandonaron sus cuerpos por muerte
violenta y la de los indebidamente sepultados; vagan en torno de sus cadáveres en
vapores turbios y húmedos. Conociendo ya los medios por los que las almas se unen
con los cuerpos, es fácil atraerlas con vapores, licores y olores semejantes.
Por ello las almas de los difuntos jamás son invocadas sin sangre ni alguna parte
del cuerpo abandonado. Para invocar a las sombras, efectuamos fumigaciones con
sangre fresca, osamenta de difuntos, carne, huevos, leche, miel, aceite y todo lo que
puede servir como medio para que las almas ocupen los cuerpos. Es bueno saber
también que quienes quieran invocar las almas de los difuntos deberán hacerlo en los
sitios donde se sabe que aquéllas acuden a vagar habitualmente, atraídas por el cuerpo
de un pariente sin sepultura, por un afecto experimentado en vida respecto de un
lugar, una persona o una cosa; o bien por la naturaleza temerosa del sitio apto para
castigar a estas almas. Estos sitios se conocen por las apariciones, evoluciones de
fantasmas nocturnos y otros sucesos y prodigios semej antes.
Por ello, los sitios más favorables son los cementerios, y mejores lugares todavía
son donde tuvo lugar la ejecución judicial de un criminal, o donde se produjeron, en
los últimos años, públicas matanzas; hay también un lugar mejor: es donde un cadáver
no fue purificado ni enterrado según los ritos, y se lo inhumó en años recientes tras
muerte violenta. La purificación de estos lugares y el rito sagrado de la sepultura de
los difuntos que no se cumplió debidamente hacen que las almas no puedan acercarse
v que sean expulsadas hacia los sitios del Juicio final. Por ello no es fácil invocar a las
almas de los difuntos, salvo las de quienes sabemos que perecieron por muerte mala o
violenta, o cuyos cuerpos carecen de debida sepultura.
Ya que, como hemos dicho, no es seguro ni cómodo aproximarse a estos
lugares, as bastará para escoger otro sitio tomar cualquier parte principal del cuerpo
abandonado, efectuar las fumigaciones prescriptas y cumplir los demás ritos
establecidos.
Debe saberse también que aunque las luces de las almas sean espirituales,
existen asimismo luces artificiales fabricadas sobre todo con ciertas cosas especiales,
según cierta forma, con las inscripciones de los signos y nombres que les convienen y
que contribuyen muy a menudo a la invocación de los manes. Lo que hemos dicho no
basta siempre para invocar las almas a causa de la parte extranatural del espíritu y de
la razón, superior al cielo y a los destinos, y conocida solamente por la religión.
Por tanto, es menester atraer dichas almas mediante fuerzas ultra-naturales y
celestes, empleadas regularmente, y sobre todo mediante las cosas que excitan la
armonía del alma, tanto imaginativa como racional e intelectual, o sea, las voces, los
cantos, los sones, los encantamientos y todo lo que pertenece a la religión, las
plegarias, los conjuros, los exorcismos y todas las demás cosas sagradas que pueden
ser utilizadas para ello del modo más cómodo.

25
Libro IV Cornelius Agrippa
Apéndice

El Cuarto Libro de Agrippa del cuál se dice ser apócrifo pues fue escrito después
de la muerte del autor por un discípulo suyo. Por esta razón los editores Ingleses
suelen publicarlo en un tomo aparte para distinguir el trabajo original de los que son
atribuidos y apócrifos. Ademas como el cuarto libro es muy conciso, se suele añadir
a manera de apendice otros trabajos generalmente atribuidos a Agrippa como el
Heptameron ó a su maestro Trithemius, como es el caso del texto de la Operación a la
Aparición Visible en la bola de Cristal. Solo un texto atribuido a Agrippa me falta y
que generalmente figura en las ediciones de la lengua Inglesa, me refiero a “Un
Tratado de Geomancia” una pequeña obra sobre la adivinación geomantica de algunas
veinte paginas.

26
Libro IV Cornelius Agrippa

El Heptameron
O
Los Elementos Mágicos de
Pedro de Abano
Filosofo
Versión en Castellano
Introducción
Por
Frater Alastor

27
Libro IV Cornelius Agrippa
Introducción

El Heptameron es uno de los Grimorios medievales mas antiguos,


atribuido a Pedro De Abano (1259-1316), fecha bastante temprana
considerando que la mayor parte de estos trabajos fueron publicados en el
siglo dieciocho. De hecho parece ser mucho mas viejo que las claviculas de
salomon (1641) o el Arbatel (1575)
Solamente el Picatrix (1007) y el Libro Jurado de Honorio(1250) le
preceden en antigüedad. De hecho algunas de las oraciones sellos y
angeles que se nombran en el heptameron son tambien nombrados en el
Libro Jurado de Honorio obra que no debe confundirse con la de parecido
titulo “Grimorio de Honorio” la cual no fue publicada hasta el 1670.
Recientemente se ha encontrado un Manuscrito en hebreo llamado
Mafteah Shelomah que contiene en si mismo y bajo otro titulo al Heptameron
en su totalidad, este manuscrito parece ser la versión en hebreo masoretico
de las Claves de Salomón que es lo que Mafteah Shelomah significa, pero
todavía falta por asignarle fecha al mismo que debe ser posterior al año
900dc. Fecha en la cual se invento el sistema de puntos masoreticos para
pronunciar las vocales correctamente. De encontrarse que el Mafteah
Shelomah sea mas antiguo que el Libro Jurado de Honorio y el Picatrix
podriamos estar contemplando el grimorio mas antiguo hasta ahora.

Es notable que este grimorio contiene elementos que apareceran


posteriormente en otros grimorios como La Clave Mayor del Rey Salomón y
el Lemegeton o Clave Menor del Rey Salomón, por ejemplo El Exorcismo
general para los espiritus de Aire aparece en la Clave Mayor como El
“Segundo Conjuro”

Ie:
Estando nosotros hechos a imagen de Dios, investidos del poder por Dios y
creados por su voluntad, te exorcizamos por el grandísimo y potentísimo
nombre de Dios, El, fuerte y maravilloso, oh (aquí el nombre del espíritu que
debe aparecer). y te ordenamos por Aquel que pronunció la palabra fue
hecho, y por todos los nombres de Dios, y por el nombre de A donai, El,
Elohim, Elohe, Zehaaoth, Elioiz, Eserqufa, Jah, Tetragrómaton…

O el siguiente que se repite en el lemegeton:

Beralanensis, Baldaquiensis, Paumaquia y Apología Sedes, por los


altísimos reyes y pbderes, y por los potentísimos príncipes. genios,
Liaquiade, ministros de la sede Tartárea, por el príncipe del sitial de
Apología, en la novena legión, yo os invoco y, al invocaros, os imploro;
y estando armado con el poder de la Majestad Suprema, os ordeno…

La siguiente oracion es bastante universal pues se repite en el Libro

28
Libro IV Cornelius Agrippa
Jurado de Honorio, en el Lemegeton, en la Clave Mayor de Salomón y en el
Mafteah Shelomah:
Oración para decir después de haberse revestido

«Anoor, Amacor, Amides, Theodonias, Anitor, en virtud de


estos ángeles, oh Señor, me pongo estas vestiduras de salvación,
para que aquello que deseo llegue a realizarse, gracias a ti,
santísimo Adonai, cuyo reino durará por toda la eternidad. Amén. »

Asi que en general se puede decir que las practicas de este


grimorio El Heptameron fueron de las mas populares u ortodoxas en la
practica de la Magia Ceremonial.

A continuación el Circulo Magico del Mafteah Shelomah que debe


compararse con el del Heptameron:

Circulo Magico de acuerdo al Mafteah Shelomah

29
Libro IV Cornelius Agrippa
La composición del circulo

Las formas de los círculos no son siempre idénticas. sino que varían
según el orden de los espíritus a los que se quiere invocar. de Su rango o
categoría. y también de la estación. el mes. el día y la hora en que Se lleve a
cabo la operación: porque esto es muy importante. en el trazado de un circulo
se debe considerar atentamente en qué periodo del año. en qué mes en qué
día y a qué hora se quiere invocar a determinados espíritus. y cual estrella o
región celeste le pertenece y cuales son sus funciones.
A continuación, para comenzar, traza sobre el terreno tres círculos
concéntricos de cerca de tres metros de diámetro y distantes el uno del otro
en Ia longitud de una mano. Después de hecho lo cual, en primer lugar, en el
circulo de en medio escribirás el nombre de la hora en que vas a operar. En
segundo lugar, el nombre del ángel de esa hora. En tercer lugar, el sello del
ángel de la hora. En cuarto lugar, el nombre del ángel que gobierna el día en
que operas y el nombre de sus ministros. En quinto lugar, el nombre de la
estación del año —primavera, verano, otoño, invierno— en que te
encuentras. En sexto lugar, los nombres de los espíritus que gobiernan tal
estación y de sus presidentes. En séptimo lugar, el nombre del jefe del signo
que gobierna la estación. En octavo lugar, el nombre de la tierra, según la
estación en que operas. En noveno lugar. y para completar el circulo de en
medio, los nombres del Sol y de la Luna, siempre según la regla de las
estaciones, porque. de Ia misma manera que éstas cambian. también
cambian los nombres.
En el circulo externo, en sus cuatro ángulos —esto es, en la dirección de
los cuatro puntos cardinales, que son los cuatro ángulos del mundo,
escribirás los nombres de los cuatro grandes espíritus que presiden el aire de
los días en los que quieres llevar a cabo tu obra, es decir, el nombre del rey y
de sus tres ministros.
Fuera del circulo, en los cuatro ángulos. dibuja los pentagramas.
En el circulo interior, escribe cuatro nombres divinos, con cuatro cruces
interpuestas. En medio del circulo, esto es, hacia el Este. escribe Alfa. Hacia
el Oeste. Omega. Y después traza una cruz que divida todo el circulo.

30
Libro IV Cornelius Agrippa

(En la ilustración. indicamos. muy sintéticamente. un circulo mágico


dispuesto para una evocación que tenga lugar el primer domingo de
primavera al mediodía. De cualquier modo. que te sirva el dibujo únicamente
de punto de referencia. A lo que debes atender puntualmente es a las
indicaciones escritas, teniendo en cuenta las tablas mágicas.)
Cuando hayas terminado de dibujar eI circulo. Procederás, siguiendo las
reglas. a su consagración y a su bendición. diciendo lo siguiente:
«En el nombre de la santa, gloriosa y bendita Trinidad, nosotros cumplimos
nuestra obra en estos misterios para llevar a buen término lo que deseamos.
Así pues, nosotros, en nombre de los antes mencionados, consagramos este
suelo para que sea el baluarte de nuestra defensa, de manera que ningún
espíritu maligno pueda traspasar estas fronteras, ni hacer daño, ni injuriar ni
molestar ni causar la menor perturbación, a todos cuantos nos encontramos
reunidos dentro. Y para que los espíritus puedan ser constreñidos a dis-
ponerse frente a este círculo, para responder a nuestras peticiones, para que
le plazca a aquel que vive por los siglos de los siglos, y que dice «Yo soy el
alfa y la omega, el principio y el fin»; que fue, es y será por siempre el
Omnipotente; «Yo soy el primero y el último, que vive y muere. Y mira, yo

31
Libro IV Cornelius Agrippa
vivo por siempre y por la eternidad, y poseo las llaves de la muerte y del
infierno». Bendice, oh, Señor, esta criatura de la tierra, sobre la cual nos
apoyamos. Confirma, oh, Dios, tu fuerza en nosotros, para que ningún
adversario, para que ninguna entidad perversa pueda hacernos fallar. En el
nombre y por los méritos de Jesucristo. Amén.»

TABLA QUE MUESTRA LOS NOMBRES MAGICOS DE


LAS HORAS DEL DIA Y DE LA NOCHE

Nombres de las horas del día Nombres de las horas de la noche


1. Yain 1.Beron
2. Janor 2.Barol
3. Nasnia 3.Thami
4. Salla 4.Athar
5. Sadedali 5.Methon
6. Thamur 6.Rana
7. Ourer 7.Netos
8. Thamic 8.Tafrac
9. Neron 9.Sassur
10. Jayon 10.Agle
11. Abai 11.Calerva
12. Natalon 12.Salam

De los nombres de los ángeles hablaremos en el momento oportuno.


Ahora te daremos los nombres de las estaciones.
Un año, como sabes, es cuádruple, dividido como está en primavera,
verano, otoño e invierno. Los nombres mágicos de estas cuatro partes son
los siguientes:

De la primavera, TALvI Del verano, CASMARAN Del otoño, ADARCEL


Del invierno, FARLAS

Los ángeles de la Primavera son: Caracasa, Core, Amatiel, Comisoros.


El jefe del signo de la primavera se llama Spugliuguel.
El nombre de la Tierra en primavera es Amadai.
El nombre del Sol en primavera es Abraym.
El nombre de la Luna en Primavera es Agusita.
Los ángeles del estío son: Gargatel, Tariel, Gaviel.
El jefe del signo del verano se llama Tubiel.
El nombre de la Tierra en verano es Festativi.
El nombre del Sol en verano es Athemay.
El nombre de la Luna en verano es Armatus.

32
Libro IV Cornelius Agrippa
Lós ángeles del otoño se llaman Tarquam y Guabarel.
El jefe del signo del otoño es Torquaret.
El nombre de la Tierra en otoño es Rabinara.
El nombre del Sol en otoño es Abragini.
El nombre de la Luna en otoño es Matasignais.
Los ángeles del invierno son Amabael y Cetarari.
El jefe del signo del invierno es Attarib.
El nombre de la Tierra en invierno es Geremiah.
El nómbre del Sol. en invierno es Commutos.
El nombre de la Luna en invierno es Assaterim.
Anota todas estas cosas y completa la consagración del círculo diciendo:

«Me purificare con el hisopo, oh Señor, y seré inmaculado; me


lavaré y seré más blanco que la nieve. »

A continuación, asperjarás con agua bendita, y procederás a la bendición de


los perfumes.

Bendición de los perfumes

«El Dios de Abraham, el Dios de Isaac, el Dios de Jacob, bendiga las


criaturas con estas substancias, y que desarrolle completamente todo el
poder y la virtud de sus aromas. Por Nuestro Señor Jesucristo. Amén. »

Después, aspérjalos con agua santa.

Exorcismo del Fuego en el cual se van a echar los Perfumes

«Yo te exorcizo, criatura del fuego, por el único y verdadero Dios Jehová,
Adonai, Tetragrámaton, para que huya de ti todo fantasma y no dañe a nadie.
Te rogamos, oh Señor, que bendigas a la criatura de este fuego, y que la
santifiques, para que pueda ser consagrada para ensalzar los laudos y la
gloria de tu santo nombre, y para que al exorcista no le sobrevenga ningún
daño)’ tampoco a los asistentes. Por nuestro señor Jesucristo. Amén.

Del hábito del exorcista

Será de lino blanco y neto y se ceñirá en torno al cuerpo, y estará cerrado


por delante y por detrás.

Del Pentáculo de Salomón

Es absolutamente necesario tener siempre dispuesto este pentáculo,


para recurrir a él en caso necesario, o sea, cuando los espíritus rehúsen

33
Libro IV Cornelius Agrippa
mostrarse obedientes y para que ellos no tengan poder sobre un exorcista
que esté protegido y fortificado por este pentáculo, por la virtud de los santos
nombres escritos sobre él, los cuales actúan con maravillosa influencia sobre
los espíritus.
El pentáculo deberá ser hecho en el día y a la hora de Mercurio, sobre
pergamino de oveja virgen, o sobre papel blanco. finísimo. pulido, virgen. Y
las figuras y las letras deberán ser escritas en oro puro (lo cual no quiere
decir exactamente con tinta dorada. sino con escritura invisible, cuál es la
que se traza con un dedo). El pentáculo deberá ser consagrado y aspergiado
con agua bendita.

Cuando te hayas puesto las vestiduras, es conveniente que pronuncies la


siguiente oración:

Oración para decir después de haberse revestido

«Anoor, Amacor, Amides, Theodonias, Anitor, en virtud de


estos ángeles, oh Señor, me pongo estas vestiduras de salvación,
para que aquello que deseo llegue a realizarse, gracias a ti,
santísimo Adonai, cuyo reino durará por toda la eternidad. Amén. »

Modo de operar

Está atento a que la Luna esté en Cuarto Creciente o Llena. si ello


conviene a tu operación; pero sobre todo presta atención a que no se
encuentre en la Vía Quemada. que está entre los catorce grados de Libra y
los Catorce Grados del Escorpión.
El operador deberá estar limpio, aseado y purificado desde nueve días
antes de la experiencia, y deberá tener agua bendita. obtenida de un
sacerdote (si esto no es posible. podrá preparársela él mismo, recitando la
consagración del agua para el bautismo); deberá tener también un vaso de

34
Libro IV Cornelius Agrippa
terracota. con el fuego. los vestidos y el pentáculo; y todas estas cosas
deberán estar correctamente consagradas y preparadas. Uno de los
asistentes portará el vaso con el fuego y los pefumes: otro tendrá el libro. los
vestidos y el pentáculo; y el propicio operador llevará la espada. sobre la cual
deberá ser pronunciada una plegaria de consagración y en cuya hoja deberá
aparecer inscrito, en un lado, Agla y sobre todo, Ohn y Tetragrámaton.
Elegido el lugar en el que deberá ser trazado el círculo, trazarás las
líneas como te he enseñado, y la aspergerás con agua bendita,
consagrándolas al mismo tiempo, etc.
El operador deberá preparar su operación con ayuno, abstinencia y
castidad por espacio de tres días antes de la ceremonia; y el día en que vaya
a operar. revestido con los hábitos ya mencionados. y provisto del pentáculo.
los perfumes. una espada. un ejemplar del Liber Spíritum, una pluma, tinta
consagrada y todas las demás cosas necesarias, entrará en el círculo e in-
vocará. volviéndose hacia las cuatro partes del mundo. a los ángeles que
gobiernan los planetas. los siete días de la semana. los colores y los metales.
cuyos nombres deberá conocer en el momento oportuno. aprendidos de las
tablas que hemos trascrito con anterioridad. Y. antes que nada. de rodillas,
rezará el Padre nuestro. y. a continuación. invocara a los dichos ángeles.
diciendo:

«¡O ángel! Supradicti estote adjutores mihi petitioni, et in adjutorum


mi/ii, in meis rehus et petitionihus. »

A continuación, llamará a los ángeles de las cuatro partes del mundo que
gobiernen el aire en el día elegido para la experiencia; una vez invocados con
particular vigor todos los nombres y los espíritus escritos en el círculo. dirá:

«O vos omnes, adj utore atque contestor, perfedem Adonaj, per Hagios,
Theos, Ischyros, Athanatos, Paracletos, Alpha et Omega; et per haec
tria nomina secreta Agla, Oii, Tetragramaton, quod hodie debeatis
adimplere quod cupio.»

A continuación de todo esto leerá la invocación prescrita para el día y que


más adelante transcribiremos. Pero si los espíritus se muestran pertinaces o
renuentes. y no profesan la obediencia debida ni siquiera después de la
invocación propia del día, ni después de la plegaria antes mencionada
entonces el exorcista utilizará la siguiente:

Exorcismo General para los Espíritus del Aire

«Estando nosotros hechos a imagen de Dios, investidos del poder


por Dios y creados por su voluntad, te exorcizamos por el grandísimo y

35
Libro IV Cornelius Agrippa
potentísimo nombre de Dios, El, fuerte y maravilloso, oh (aquí el
nombre del espíritu que debe aparecer). y te ordenamos por Aquel que
pronunció la palabra fue hecho, y por todos los nombres de Dios, y por
el nombre de A donai, El, Elohim, Elohe, Zehaaoth, Elioiz, Eserqufa,
Jah, Tetragrómaton, Sadaim Señor Dios Altísimo; te exorcizamos y te
imponemos, por toda la potencia que es nuestra, que te manifiestes a
nosotros inmediatamente delante de este círculo, en forma humana
agradable. sin ninguna deformidad o tortuosidad, ven como habemos
dicho, para que te ordenemos por el nombre de Yaw y Vau, que Adán
oyó pronunciar, y por el nombre de Dios Agla, que oyó Lot y fue
salvado con su familia: y por el nombre Joth, que oyó Jacob de labios
del ángel con el que lucho y vino quitado de la mano de su hermano
Esaú: por el nombre Anaphexeton que .Aarón oyó y pronunció y se hizo
sabio, y por el nombre Sabaoth, que Moisés nombro y todos los rios se
convirtieron en sangre.’ y por el nombre Eserquía Oriston, que Moises
nombro y todos los ríos produjeron ranas que penetraron en las casas
de los egípcios, destruyéndolo todo; y por el nombre Elion que Moisés
nombró, y cayó una granizada como jamas se ha visto otra en el
mundo ni se volvera a ver y por el nombre Adonai, que Moisés
pronunció e hizo aparecer una plaga de langostas, que arrasó toda la
tierra de Egipto, y devoraron todo lo que en ella había crecido; y por el
nombre Schema Amathia. que Josué invocó, y el sol detuvo su curso, y
por el nombre Alfa y Omega, que pronunció Daniel, y destruyó Bel y
puso en fuga al dragón,’ y en el nombre de Emmanuel, que los tres
jóvenes Sidrach, Misach y Abednego entonaron en el horno de cal
ardiente y fueron salvados; y por el nombre Hagios; y por el sello de
Adonai; y por Ischyros. Athanatos, Paracletos,’ y por los tres nombres
secretos, Agla, On, Tetragrámaton, yo te invoco y te ordeno, y por
estos nombres y por todos los nombres del Dios vivo y verdadero,
Nuestro Señor Omnipotente, yo te exorcizo y mando, por Aquel que
dice la palabra, y fue hecho, al cual todas las criaturas obedecen, y por
el espantoso juicio de Dios y por el mar de cristal que está frente a la
Majestad divina, alta y omnipotente, por las cuatro bestias que están
ante el trono, que tienen ojos sobre la frente y la nuca, y por el fuego
que circunda su trono, y por los santos ángeles del cielo, por la altísima
sabiduría de Dios, nosotros te exorcizamos con toda nuestra potencia,
para que aparezcas delante de este círculo, para cumplir nuestra
voluntad en todo aquello que nos parezca justo, por el sello de
Baldaquia, y por este nombre Primematon, que Moisés pronunció la
tierra se abrió engullendo a Corach, a Dathan y a Abiram,’ y por el
poder del nombre Primematon, que manda a toda la milicia celestial, te
maldecimos y te privamos de tu rango, de tu alegría, de tu paz, y te
arrojamos a la boca del abismo insondable, para que tú te quedes con
nosotros hasta el día espantoso del juicio final, y te aprisionamos en el
fuego eterno, en el lago de fuego y de azufre, a menos que aparezcas

36
Libro IV Cornelius Agrippa
inmediatamente frente a este círculo, para cumplir nuestra voluntad,
ven, pues, por estos nombres: Adonai, Sabaoth, Adonai, Aniiorain,’ ven,
ven, ven, Adonai te lo ordena,’ Saday, el altísimo Rey de Reyes, a cuyo
poder no se puede oponer ninguna criatura, caiga espantosamente
sobre ti, a menos que nos obedezcas aparezcas rápidamente, de
manera afable, delante de este círculo, si no te quieres precipitar en la
más miserable de las ruinas y en el fuego inextinguible, por eso, ven,
en el nombre de Adonai, Sabaoth, Adonai, Amioram, ven, ven ven, ¿a
qué esperas?

¡Apresúrate! Adonai, Sadai, el Rey de los Reyes, te lo ordena:

El, Aty, Titsip, Zzia, Hin, Jen, Minofel, Achadan, Vay, Vaah, Ey,
Exe, A; El, El, El, A, HY~ Hau, Hau, Hau, Vau, Vau,

“Una plegaria a Dios, para decir a las cuatro partes del Mundo en el
Círculo”

«Amorule, Tanhea, Latisten, Rabur, Teneba, Latisten, Escha,


Aladia, Alfa y Qmega Leysta, Oridion, Adonai; ¡oh, Misericordióso Padre
Celestial! Ten piedad de mí, que soy pecador; haz que en este día se
man ifi este en mí el brazo de tu potencia contra los espfritus
obstinados, para que yo, en virud de tu voluntad, pueda contemplar tu
divina obra, y pueda ser iluminado por toda tu sabiduría, por el hohorj’ la
gloria de tu santo nombre. Humildemente te imploro que los espíritus a
los que llamo por tu juicio puedan ser dominados y constreñidos a venir
y a dar perfecta respuesta a todas las cosas que yo requiéra de ellos, y
que puedan hacer y declarar todo aquello que yo les mande, sin hacer
daño a ninguna criaturíi, sin molestarme ni asustarme a mí, o a mis
ayudantes, ni perjudicar a ninguna otra criatura, ni aterrorizar a nadie
sino haz que sean obedIentes en todo aquello que le requiramos.»

A continuacion erguido en el centro del cjrculo. tiende la mano hacia el


pentáculo. diciendo:

«Por el pentáculo de Salomón, yo te he llamado; dame sincera


respuesta.»

Sigue enseguida este oración;

«Beralanensis, Baldaquiensis, Paumaquia y Apología Sedes,


por los altísimos reyes y pbderes, y por los potentísimos príncipes.
genios, Liaquiade, ministros de la sede Tartárea, por el príncipe del

37
Libro IV Cornelius Agrippa
sitial de Apología, en la novena legión, yo os invoco y, al invocaros, os
imploro; y estando armado con el poder de la Majestad Suprema, os
ordeno ineluctablemente, por Aquel que habló, y fue hecho, delante del
cual todas las criaturas son obedientes; y por este inefable nombre,
Tetragrámaton Jehová, a cuyo sonido los elementos se conmueven, el
aire se encrespo, el mar se retira, el fuego se extingue, la tierra tiembla,
y todas las milicias celestiales, terrenas e infernales tiemblan juntas, se
aterrorizan y confunden; por eso, inmediatamente y sin dudarlo, acuden
de todas las partes del mundo, y da una comprensible y racional
respuesta a todas las cosas que te requiera,y ven en paz, visible y con
aspecto agradable. ahora mismo, sin tardanza, manifestando aquello
que deseamos, porque has sido invocado en nombre de Dios vivo y
verdadero, Heliorén, y obedece nuestras órdenes hasta el fondo, según
nuestro entendimiento, visible y hablando afablemente, con voz clara,
inteligible y sin ambigüedad.»

De la aparición de los espíritus

Cumplidas correctamente todas estas cosas, aparecerán infinitas


visiones, apariciones, fantasmas, etc., con ruido y resonar de instrumentos
musicales de todo tipo: el que es cumplido por los espíritus, los cuales
esperan con el terror de empujar a alguno de los asistentes fuera del círculo,
para que nada puedan contra el exorcista mismo. Después de lo cual verás
una infinita compañía de arqueros. con una gran multitud de espantosos
monstruos, que parecen ponerse en actitud de devorar a los evocadores:
pero tú no tengas miedo de nada.
A continuación, el exorcista. levantando el pentáculo en la mano dice:

«Que se aleje toda iniquidad, por virtud de la bandera de Dios. »

Entonces los espíritus se verán obligados a obedecer y los presentes ya


no les verán.
El exorcista, levantando de nuevo la mano con el pentáculo. pronunciará:

«Observa el pentáculo de Salomón, que he traído a tu pre-


sencia; mira a la persona del exorcista, en la plenitud de su en-
cantamiento, armado de Dios, sin miedo poderosamente
defendido, que te invoca y te llama con fuerza mediante su exor-
cismo; ven, pues, rapidísimo, en virtud de estos nombres: Aye
Sarave, Aye Saraye; no retrases tu venida, por los eternos nom-
bres del Dios vivo y verdadero, Eloy, Archima, Rahur. y por el
pentáculo de Salomón aquí presente, que te domina potentísimo; y
en virtud de los espíritus celestiales, tus señores.’ y por la persona
del exorcista, en la plenitud de su exorcismo.’ has sido in vocado,
aprést ate a ven ir y manifiesta tu obediencia a tu señor, que es

38
Libro IV Cornelius Agrippa
llamado Octinomos. »

Hecho esto, inmediatamente se percibirá que llegan silbidos y alientos de


las cuatro partes del mundo, y sobrevendrá un gran movimiento. Y cuando
veas que todo esto ocurre. di rápidamente:
«¿Por qué esperas? ¿Qué haces? ¿Por qué te retrasas?
Prepárate a obedecer a tu patrón, en el. nombre del Señor, Bathat
o Vachat, que corre hacia Abrac, Aheor, que va hacia Aberer.»

Entonces vendrán los espíritus, cada uno bajo su espanto-forma particular.


Y cuando les veas frente al círculo. muéstrales el pentáculo recubierto de fino
lino. Descúbrelo entonces y di lo siguiente:

«Observad vuestra confusión si me negáis obediencia.»

Inmediatamente, se te aparecerán bajo una forma agrada ble y con


semblante amistoso. y te dirán:

«Expresa lo que quieres, manifiesta tus deseos; estamos


dispuestos a obedecerte a atender todas tus ordenes porque así lo
ha dispuesto el señor. »

Entonces. el exorcista dirá:

«Bienvenidos, oh espíritus, príncipes nobilísimos, poi’que yo


os he llamado en el nombre de Aquél delante del cual se dobla to-
da rodilla. y ante quien se postran todas las cosas, va sean del
cielo, ya sean de la tierra, ya sean del mundo subterráneo; Aquel
en cuyas manos están los poderes de todos cuantos reinan, y
cuya Majestad nadie puede contradecir. Por eso os ordeno que
permanezcáis visibles y en actitud pacífica delante de este círculo,
continuamente y durante todo e/tiempo que yo quiera: no os
marchéis de aquí sin mi consentimiento, antes de haber cumplido
enteramente y sin el menor engaño mi voluntad, en virtud de Aquel
cuyo poder ha señalado al mar sus confines, mas allá de los
cuales sus aguas no pueden pasar, y cuyas leyes de providencia
no pueden ser ignoradas por nadie, es decir, el Altísimo señor,
Dios y Rey, que ha creado todas las cosas. Amén.»

A continuación, el exorcista podrá expresar sus deseos. Finalmente. dirá:

«En el nombre del Padre y del Hijo y del Espfritu Santo, volver en
paz a vuestros lugares, y que haya paz entre vosotros y yo. Y estad
dispuestos a retornar en cuanto seáis llamados.»

39
Libro IV Cornelius Agrippa
Para que tengas una idea del modo según el cual debe ser compuesto un
círculo, ya te hemos suministrado el ejemplo de uno correspondiente a la
primera hora de un Domingo en Primavera.
Y a continuación, te proporcionamos las invocaciones y consideraciones
que necesitas tener en cuenta para cada día de la semana, empezando por
el domingo y terminando por el sábado.
Para las figuras de los sellos, signos. planetas. nombre de los ángeles de
los diversos días, etcétera, tienes la tabla que hemos confeccionado para ti y
que tendrás que consultar cada vez que vayas a operar, si no te la aprendes
de memoria.

Consideraciones e invocaciones para cada uno de los días de la


semana

Consideraciones para el Domingo

Los ángeles del día del Señor: Miguel. Dardiel Huratapel. Los ángeles
del aire que gobiernan el día del Señor: Varean.
rey: sus ministros: Tus, Andas. Cinahal.

El viento que gobierna a los ángeles del aire en este día es el viento del
norte.
Los ángeles del cuarto cielo que gobiernan el día del Señor, y que deben ser
llamados de las cuatro partes del mundo son los siguientes:
Del Este: Samael, Baciel, Abel, Gabriel, Vionatraba.
Del Oeste: Anael, Pabel, Ustael, Burchat, Suceratos, Capabili.
Del Norte: Aiel, Ariel, Aquiel, Masgabriel, Safiel, Matuyel.
Del Sur: Haludiel, Machasiel, Charsiel, Uriel, Naromiel.
El perfume del Domingo es el Sándalo Rojo.

Invocación para el domingo

«Yo os invoco y me confio a vosotros, oh potentes y santos ángeles de


Dios, en el nombre de Adonai, Eye, Eye, Eye, que está con aquél que era, es
y será, Eye, Abrai, en el nombre de Saday, Gados, Gados, que está sentado

40
Libro IV Cornelius Agrippa
junto al Altísimo, por encima de los querubines; y por el gran nombre del
mismo Dios, fuerte y poderoso, que es exaltado en el más alto de los cielos;
Eye, Saraye, que creó el mundo,, los cielos, la tierra, el mar y todo cuanto
hay dentro de ellos, el primer día, y lo selló con su santo nombre Phaa; y por
el nombre de los ángeles que gobiernan el cuarto cielo, y sirven delante del
Altísimo y excelentísimo Salamia, ángel grande y honorable; y por el nombre
de su estrella, que es el Sol, y por su signo, y por el inmenso nombre del Dios
viviente, y por todos los nombres antes mencionados, yo te invoco, MIGUEL,
oh grandísimo ángel, que eres jefe y dominador de este día,’ y por el nombre
de Adonai, el Dios de Israel, yo te invoco, ¡Oh Miguel!, y te conjuro a obrar
para mi y atender todas mis peticiones según mi voluntad y mi deseo, en esta
mi obra, en esta mi empresa.»

Los espíritus del aire, en el día del Señor, están, como ya hemos dicho, bajo
el viento del norte, y su naturaleza está conformada para procurar oro,
gemas, carbunclos, diamantes y rubíes, y hacer que todo aquel que así lo
quiera obtenga honores y favores y aleje de sí todo tipo de enfermedad.
Ellos se aparecen, la mayor parte de las veces, con un cuer

41
Libro IV Cornelius Agrippa
po alto, grande y robusto, sanguíneo y fuerte de color dorado. pero teñido de
sangre. Sus movimientos son corno los de las luminarias en el cielo: el signo
de su aparición visible es que provocan un sudor difuso en la persona que los
ha evocado. Y su forma particular puede ser una de las siguientes:
— Un rey. con el cetro. a la grupa de un león.
— Un rey coronado: una reina con un cetro.
— Un pájaro. un león, un gallo.
Una túnica amarilla.
— Un cetro.

Consideraciones para el lunes

Para saber cuál es el ángel

Para saber cuál es el ángel del Lunes. su sello, el planeta del día, el signo
del planeta. el nombre del primer cielo, ver la tabla.

Los ángeles del Lunes: Gabriel. Miguel. Samael.


Los ángeles del aire que gobiernan el Lunes son. Arcan. rey:
sus ministros: Bilet. Missahu. Ahuhaza.
El viento al que están sujetos es el viento del Oeste.
Los ángeles del primer cielo, que gobiernan el Lunes. y que hay que
invocar ele las cuatro partes del mundo son:
Del Este: Gabriel. Madiel. Deamiel Janak.
Del Oeste: Sachiel. Zaniel. Hahiel. Bachanae. Corohael.
Del Norte: Mael. Uvael. Vainum. Baliel. Balay. Humastray.
Del Sur: Curaniel. Dabriel. Darquiel. Hanun. Vetuel. El perfume del
Lunes es el Aloe.

Invocación para el Lunes

"Yo 0s Invoco y me confio A vosotros fuertes y bondadosos


angeles, en el nombre de Adonai, Adonai, .4donai, Adonai, EYE.
Eye, Eye, cados, Cados, Achim Achim Ja, Ja, potentisimo Ja, que
apareciste sobre el monte Sinaí con la glorificacion del Altísimo
Adonai, Saday, Zebaoth Anathay Ya, Ya, Ya, Maranata, Abim leía,
que creo el mar, y todos los lagov y las aguay. el segundo día, las
agua de la tierra y las que están por encima de la tierra, y que sello

42
Libro IV Cornelius Agrippa
el mar con su altísimo nombre, y le señaló los límites que no puede
traspasar, y en el nombre de los ángeles que gobiernan la primera
legión, y que sirven a Orfaniel, grande, noble y honorable ángel; y
en el nombre de su estrella, que es la Luna, y por todos los
nombres antes mencionados, yo te invoco, oh GABRIEL, que eres
el primer dominador del Lunes, el segundo día, y te conjuro a
trabajar para mí y atender todas mis peticiones según mi voluntad y
mis deseos, en esta mi obra y mi empresa. »

El Lunes, los espíritus del aireestán sujetos al viento, del Oeste, que es el
viento de la Luna; su naturaleza es donar la plata y trasportar las cosas de un
lugar a otro; de hacer veloces a los caballos, y de descubrir los secretos
personales, ya sean presentes ya pertenezcan al futuro.
/

Formas familiares de los espíritus de la Luna

Se aparecen generalmente de elevada estatura y robustos, ondulantes y


flemáticos, del color de una nube oscura y lóbrega; tienen modales
distinguidos, ojos rojos y acuosos, cabeza calva y dientes semejantes a los
de los jabalíes salvajes. La señal de su aparición inminente es la caída súbita
de una lluvia fortísima.
Sus formas particulares son las siguientes:
— Un rey como un arquero, a la grupa de un macho cabrío.
— Un muchacho.
— Una cazadora, con arco y flechas.
— Una vaca lechera, un cabrito recién nacido, una oca.
— Una túnica verde o plateada.
— Una flecha; una criatura con muchos pies.

Consideraciones para el Martes

Para saber cuál es el ángel del Martes, su sello, el planeta, el signo que
domina este planeta. el nombre del quinto cielo, consultar la tabla.

Los ángeles del aire del Martes son: Samael, Satael, Amabiel

Los ángeles del aire que domina el Martes son: Sama, rey, y sus ministfos

43
Libro IV Cornelius Agrippa
Carmax, Asmóli, Passran.
El viento al que están sujetos los dichos ángeles es el viento
del este. ,

Los ángeles del quinto cielo que dominan el Martes son:

Del Este Fnagne, Guel, Damael, Calzas, Arragon


Del Oeste: Lama. Astagna Lohquin, Soneas, Gazel, Isiael.
Del Norte: Rhuamel, Hyniel, Rayel. Serafiel Fraciel. Ma thiel.
Del Sur: Sacriel. Jai niel Gadiel, Osael Viaunel Zaliel. El -perfume del
Martes es la Pimienta.

Invocación para el martes

«Yo os invoco y apelo a vosotros, fuertes y buenos ángeles, en


elnombredeYa, Ya, Ya,He,He,He Va,Hy.Hy,Ha,Ha,Ha,An, An, An; Aia, Aia,
Aia,, ‘El, Ay, Elibra, Elohim; y en el nombre delAltisimo Dios, que hizo el mary
el suelo seco, y creó los árboles, y puso su sello sobre los planetas, Con su
precioso, honrado, venerado y santo nombre, y en el nombre de los ángeles
que gobiernan la quinta sede, y que están puestos a las órdenes de! gran
ángel Acimony, que es fuerte, potente)’ honrado, y en el nombre de su
estrella, que es llamada Marte, apelo a ti, oh SAMAEL, por los nombres antes
mencionados oh grandísimo ángel que presides el día de Marte, y en el
nombre de Adonai, el Dios vivo y verdadero, y te conjuro a obrar para iníj’
atender todas mis peticiones según mi voluntad y mis deseos, en esta mi
obra y mi empresa.»

Los espíritus del aire están el Martes bajo el viento del Este:
su misión es provocar o extender la guerra las epidemias. la muerte,
las destrucciones por el fuego, y la de suministrar dos mil soldados cada vez:
porta consigo la muerte y la enfermedad. pero proporciona también la salud.

Formas familiares de los espíritus de Marte

Se aparecen en cuerpos altos en actitud colérica, con aspecto sucio y


desgarbado. de color oscuro, oliváceo o rojo. con cuernos como los de los
ciervos y garras de grifo, bufando como toros salvajes. Su movimiento es
como el del fuego crepitante. y la señal de su aparición, truenos y
relámpagos en torno al cí rcu lo.
— Un rey armado. a caballo de un lobo: un hombre armado.
— Una mujer con un escudo apoyado en el muslo.
— Una cabra, un caballo, un jumento.
— Una túnica roja.

44
Libro IV Cornelius Agrippa
— Un paño de lana. una vellorita.

Consideraciones para el Miércoles

Para saber cuál es el ángel del Miércoles. su sello, planeta. signo del
planeta. etcétera. ver tabla.

Los ángeles del Miércoles son: Rafael. Meii. Serafiel.


Los ángeles del aire que gobiernan el Miércoles son: Mediat, rey y sus
ministros: Susquinos y Sallales.
Estos ángeles del aire son gobernados por el viento del Sudeste.
Los ángeles del segundo cielo, que dominan el Miércoles, y que deben
ser invocados:
Del este: Mathlai. Tarmiel. Baraborat.
Del oeste: Jeruscue. Merattron.
Del norte: Thiel. Rael. Jarihael. Venahel. Velel. Ahuoiroi. Ucirmiel.
Del sur: Milliel. Nelapa. Calvel. Laquel.
El perfume del Miércoles es la Almáciga.

Invocación para el Miércoles

Yo os Invoco y apelo a vosotros, oh fuertes y santos óiigeles, poderosos y


benévolos, por medio (le un nombre de temor y de alabanza, Ja, Adonai,
Elohim, Saday Sadav. Saday Eie, Eie, Ele; Asamie, Asamie y en el nombre
de Adonai, Dios de Israel, que creó los dos grandes luminares, y separó el
día de la noche para beneficio de sus criaturas,’ y en el nombre de todos los
ángeles sapientes que gobiernan abiertamente la segunda sede, delante del
gran ángel Tetra, fuerte y poderoso,’ y en el nombre de su estrella, que es
Mercurio; y en el nombre de su sello, que es el de un potente y alabado Dios,’
Yyo apelo a ti, RAFAEL, por los nombres antes mencionados.’ a ti, gran
ángel, que presides el cuarto día,’ y por el santo nombre que está escrito
sobre la frente de Aarón, que fue nombrado sumo sacerdote; y en el nombre
de todos los ángeles que están confirmados en la gracia de Cristo, y por el
nombre y la sede de Ammaluim; y te conjuro a obrar para míy atender todas
mis peticiones y demandas según mi voluntad y mis deseos, para que lleve a
buen término esta mi obra y mi empresa.»

45
Libro IV Cornelius Agrippa
Los espíritus del aire están sujetos el miércoles, como hemos dicho ya, el
viento del Sudeste; su misión es proporcionar toda suerte de metales, revelar
todas las cosas terrenas pasadas, presentes y venideras; poner paz en los
juicios, dar la victoria en la guerra, enseñar los experimentos y hacer recordar
todas las ciencias olvidadas; y hacer cambiar los cuerpos, modificando la
proporción de todos sus elementos; dar la salud o hacer sobrevenir alguna
enfermedad; levantar de su miseria a los pobres o abatir a los ricos;
constreñir o liberar a los espíritus; abrir las cerraduras y romper las cadenas.
Estos espíritus llevan a cabo también operaciones propias de otros, pero
no por su singular poder, aunque sí gracias a sus amplios y variados
conocimientos.

Formas familiares de los espíritus de Mercurio

Los espíritus de Mercurio se aparecen en un cuerpo de mediana estatura,


fríos, líquidos y húmedos; tienen un modo de hablar apacible, agradable y
cortés, forma y aspecto humano, como un caballero armado, de colorido
claro y luminoso. Y sus movimientos son como los de una nube color de
plata. Como señal de su venida, provocan horror y espanto en quien los mira,

Sus formas particulares son:


— Un rey a la grupa de un oso.
— Un bello joven, una mujer con un huso.
— Un perro. una osa, una garza.
— Una túnica de diversos colores cambiantes.
— Una vara, un pequeño bastón.

Consideraciones para el Jueves

Para saber cuál es el angel del Jueves, su sello, el planeta, el signo del
planeta, etcétera, ver la tabla.

Los ángeles del Jueves son: Sachiel, Cassiel, Asasiel.


Los ángeles del aire del Jueves son: Suth, Rex, y sus ministros: Maguth y
Gutrix.

46
Libro IV Cornelius Agrippa
Los ángeles del aire del jueves están bajo el viento Sur.
Sin embargo. como no hay ángeles más allá del quinto cielo. no invocar
ningún nombre hacia las cuatro partes del mundo, sino decir las siguientes
plegarias:
Hacia el Este: «O Deus Magne et Excelse et Honorate, per infinita
saecula»: o bien: ((Oh grande y altísimo Dios, honrado sea tu nombre por
todos los siglos de los siglos.))
Hacia el Oeste: ((Oh sabio, puro y justo Dios, divina clemencia, a ti te
imploro, altísimo padre, que en este día pueda yo comprender perfectamente,
el significado de mi petición, de mi esfuerzo y de mi obra, y llevar a buen
término esta última, por el honor y la gloria de tu santo nombre, por ti que
vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.))
Hacia el Norte: ((Oh Dios fuerte. potente y maravilloso, que eres desde la
eternidad y serás por toda la eternidad, concédeme que en este día pueda
llevar a afecto todo aquello que deseo, gracias a nuestro Bendito Señor.
Amén.»
Hacia el Sur: ((Oh Dios potente y misericordioso, oye misplegarias y
atiende mis peticiones)).
El perfume del Jueves es el Azafrán.

Invocación para el Jueves

Yo os invoco y me confio a vosotros, fúertes y santos ángeles, en el


nombre de Cados, Cados, cados, Esquerie. Esquerie, Esquerle, Hatinz. Ya,
poderoso fundador del mundo; cantinç, Jaym, Janic, Calbot, Sabbac, Berisav,
Alnavm; y en el nombre de Adonai, que creó los peces y las cosas que viven
en el agua, y a las que vuelan por el aire, el quinto día; y en el nombre de los
ángeles que sirven en la sexta milicia delante de Pastor, un ángel santo y un
poderoso príncipe; y eñ el nombre de su estrella, que es Júpiter, y en el
nombre de su sello, y en el nombre de Adonai, el grándísimo Dios Creador de
todas las cosas, y en el nombre de todas las estrellás, y por su virtud y poder,
ypor todos los nombres antes mencionados, yo te invoco oh SAQUIEL ángel
grande y poderoso, que eres el jefe y el dominador del Jueves, y te conf uro a
que operes para m(y atiendas todas mis demandas y deseos según mi
voluntad, para que lleve a buen término mi obra y mi empresa.

Los espíritus del aire del Jueves están sujetos al viento del sur; su
misión es procurar el amor de las mujeres y hacer que los hombres
sean felices y estén siempre alegres; pacificar disputas y contiendas;
reconciliar a los enemigos; curar a los enfermos, y también afligir con
enfermedades; procurar que se extravíen cosas o encontrar las cosas
perdidas.

Formas familiares de los Espíritus de Júpiter

47
Libro IV Cornelius Agrippa
Estos espíritus se aparecen bajo formas de cuerpos sanguíneos en
actitud colérica, de mediana estatura, gestos espantosos, pero aspecto
bondadoso y lenguaje cortés, y del color del hierro. Sus movimientos
son los del relámpago y el fulgor. Como señal de su aparición, le
anuncian, en torno al círculo, unos hombres que presentan el aspecto
dé haber sido despedazados por los leones.
Sus formas particulares son:
— Un rey, con la espada desenvainada, sobre un jumento.
1. Un hombre que porta una mitra y que va vestido con una larga
túnica
2. Una muchacha con una corona de oro adornada con flores
1. Una túnica azul.
— Una espada.
— Un árbol de boj.

Consideraciones para el Viernes

• Para el sello del planeta y el signo que lo gobierna, nombre del ángel y
del tercer cielo, ver la tabla.

Los ángeles del Viernes son: Anael. Rachiel y Sachiel.


Los ángeles del aire que dominan el Viernes son: Sarabotes rey, y sus
ministros Amachiel, Aba. Ahalidoth y Blaes.
El viento al que están sujetos los ángeles del aire es el viento del Oeste.
Los ángeles del tercer cielo, que deben ser invocados hacia las cuatro
partes del mundo son:
Hacia el Este: Setchiel, Chedusitaniel, Corat, Tamuel, Tenaciel.
Hacia el Oeste: Turiel, Coniel, Bahie/. Kadie, Ma/riel. HuphalHacia el
Norte: Peniel. Penael, Penal, Rapahel, Ranie, Dore-

Hacia el Sur: Poroso, Sachiel, Chermiel, Samael, Santanael, Fam


jet.

El perfume del viernes es la Verbena.

Invocación para el viernes

48
Libro IV Cornelius Agrippa

«Yo os invoco y me confío a vosotros, oh fuertes y santos ángeles. en el


nombre de On Hev, lleva, Ja. fe, Saday Adonai y en el nombre de Saday
que creó los animales de cuatro parar. y los animales que se deslizan por la
tierra, y el hombre, el sexto día, y otorgó a Adán el dominio sobre todas las
criaturas: sea pues bendito el nombre del Creador en su sede. y en el
nombre de los ángeles que sirven en la tercera milicia delante de Da— giel.
grande y poderoso angel príncipe fuerte y honorable y por el nombre de su
estrella, que es Venus. y por su vello. que ev sagrado: y por todos los
nombres antes mencionados ro te in voco oh Anael que eres el supremo
regidor de este día. y te conjuro a que trabajes para mí y para que atiendas
todos mis deseos y demandas, según mi voluntad, para que lleve a buen
termino mi obra y mi empresa.»

Los espíritus del aire del Viernes están sujetos. como hemos dicho, al
viento del Oeste. Su misión es dar plata, excitar a los hombres y promover en
ellos una inclinación a la lujuria:
favorecer los matrimonios, impulsar a los hombres a amar a las mujeres,
provocar enfermedades y curarlas, y favorecer todas las operaciones que se
tienen que hacer por medio de movimientos.

Formas familiares de los espíritus de Venus

Se aparece bajo un cuérpo armonioso y un rostro de bellas facciones de


mediana estatura modales amables y simpaticos colorido blanco y verde, con
la parte superior del cuerpo dorada; sus movimientos son como los de una
estrella clara.
Como señal de su llegada aparecen vírgenes desnudas rodeando por
completo todo el círculo. las cuales intentan convencer al invocador para que
dancen con ellas.
Sus formas particulares son:
— Un rey con cetro, sobre un camello.
— Uña muchacha desnuda.
— Una cabra.
— Un camello, una p.aloma.
— Una túnica verde o blanca.
Flores.

Consideraciones para el Sábado

Para saber cuál es el sello del planeta. el signo del planeta, el nombre del
ángel, etcétera, ver la tabla.

49
Libro IV Cornelius Agrippa

Los ángeles del Sábado son: Cassiel. Machatán. Lrriel.


Los ángeles del aire que gobiernan este día son: Maymon. rey, y sus
ministros Abumalith, Assaibi, Balidet.
El viento al cual están sujetos es el viento del Sur.
La fumigación del Sábado’es el Azufre.
No hay ángeles del aire para dominar el Sábado, sobre el quinto cielo.
Como consecuencia de esta falta, en el círculo se utilizará como invocación a
los cuatro ángulos del mundo la plegaria del Jueves.

Invocación para el Sábado

«Yo os invoco yme coafló a vosotros, Cafriel, y Gassiei, y Machator y


Seraquiel, fuertes y poderosos ángeles, y por tu nombre, Adonai, Adonai,
Adonai Ele, Eje, Eie Acim, Acim: Gados, Cados, Gados; Ima, Ima Ima Solay
Ja, Sar, Señor y Creador del Mundo, que estás sentado sobre el séptimo
cieló; y porA qué! cuya benevolencia dictó las leyes al pueblo de Israel para
que las observara, y gracias a ellas prometio recompensas al mundo por
venir, y en el nombre de los ángeles que sirven en la séptima milicia, delante
de Booel, gran ángel y principé poderoso; y en el nombre de su estrella, que
es Saturno, y por su sagrado sello, y por los nombres ya pronunciados; yo te
invoco oh CASSIEL que eres el supremo regidor del séptimo dia, que es el
Sabbath, y te conjuro para que trabajes para mi y para que atiendas todas
mis demandas y deseos, según mi voluntad, para que lleve a buen término
mi obra y mi empresa.»

Los espíritus del aire del Sábado están sujetos al viento del sur y su
cometido es fomentar discordias, odios, pensamientos y meditaciones
perversas; provocar la ruina e incitar al asesinato, y paralizar o mutilar los
miembros

Formas familiares de los espíritus de Saturno

Se aparecen por lo general con cuerpos altos, delgados, flexibles, con


aspecto airado, con cuatro caras, una detrás de la cabeza y otras dos a cada
lado, con larga nariz y la boca en forma de pico; y le salen caras también
entre las rodillas, de color negro brillante. Su movimiento es como el de una

50
Libro IV Cornelius Agrippa
ráfaga de viento en espiral durante un terremoto. La señal de su aparición es
que la tierra se blanquea, volviéndose más blanca que la nieve.
Sus formas particulares son:
Un rey barbudo sobre un dragón
— Un viejo con barba. -
— Una vieja apoyada sobre un bastón.
— Un cerdo, un dragón, un búho.
— Una túnica negra.
— Un garfio, una guadaña.
— Un árbol de enebr3
Estas son las formas que asumen los espíritus generalmente, y casi
siempre son espantosas a primera vista, en el momento de producirse la
aparición.
Pero ellos tienen solamente un poder limitado, porque no pueden
sobrepasar los límites del círculo y tienen sus facultades bien delimitadas,
aparte de las cuales no puede ejercer ninguna otra y, aparte de las misiones
que tienen asignadas, no puede tener ninguna actuación. Por eso el
evocador no debe temer ningún peligro cuando esté fortificado por aquellas
cosas cuyo uso hemos enseñado, las cuales le servirán de defensa. Pero
sobre todo, el evocador debe tener una firme y constante fe en la sabiduría,
misericordia e infinita bondad de Dios.
Fin

51
Libro IV Cornelius Agrippa
EL ARTE DE ATRAER A LOS ESPIRITUS DENTRO DE
LOS CRISTALES
La
Magia y Filosofia de
TRITHEMIUS DE Spanheim
La Cual Contiene Su Libro de
Las Cosas Ocultas
Y
Doctrina de Los Espiritus
Con muchos secretos muy raros y curiosos (aunque generalmente
desconocidos)
EL ARTE DE ATRAER A LOS ESPIRITUS DENTRO DE
LOS CRISTALES etc.etc.

52
Libro IV Cornelius Agrippa

Del modo de hacer el cristal y de cómo


prepararse para la visión

Procurarse en un lapidario un buen cristal, claro y transparente, del tamaño de una


araña pequeña, esto es, de cinco centímetros de diámetro. Debe tener forma esférica,
de globo, perfectamente regulár.
Cuando estés en posesión de este cristal, puro y límpido, sin la menor mancha ni
opacidad, toma una sutilísima lámina de oro fino, inserta en medio de ella la esfera de
cristal. A continuación, colócala sobre un pedestal de ébano o de marfil, como se ve
en la ilustración.

Incide sobre la lámina, en torno al cristal, un círculo con estos caracteres:

Y después, el nombre Tetragrammaton. Al otro lado de la lámina, sobre un segundo


círculo, los nombres de los cuatro ángeles mayores, a saber: Miguel, Gabriel, Uriel,
Rafael, que dominan el Sol, la Luna, Venus y Mercurio.
Sobre la mesa donde vayas a apoyar el cristal, inscribirás estos otros caracteres,
de la forma siguiente:

— En primer lugar, los nombre de los siete planetas y de los ángeles que los
gobiernan, con sus sellos y caracteres, que ya conoces.
— A continuación, los nombres de los cuatro reyes de los Cuatro Angulos del
Mundo.
Todo esto lo trazarás dentro de un círculo, con un doble triángulo, sobre un
tablero, encima del cual apoyarás el cristal con su base o pedestal.
Hecho esto, tu tablero estará completo.
Completado el tablero, podrás convocar a los espíritus. Para proceder a llevar a cabo
el experimento, tendrás que hacer así:

53
Libro IV Cornelius Agrippa

54
Libro IV Cornelius Agrippa
Cuando quieras tratar con los espíritus mediante el tablero y el cristal, tomarás nota de
la hora planetaria’, buscarás el planeta que domina esa hora e invocarás al ángel que
gobierna ese planeta de la manera que más adelante te explicaré. Pero antes
pronunciarás esta breve plegaria:

«Oh Señor, Dios mío, que eres el autor de todas las cosas buenas, for4fica, te conjuro
a este tu miserable servidor, para que puedas pasar indemne, sin miedo, a través de
esta obra y de este contacto, ilumina, oh Señor, te imploro, el intelecto lleno de
tinieblas de tu criatura, para que los ojos de su espíritu se puedan abrir, y ver y
conocer tu espíritu angélico, que descenderá a este cristal,»

A continuación; posarás las manos sobre el cristal y continuarás diciendo:

«Y tú, oh criatura inanimada de Dios, sé sant?ficada y consagrada, y bendita por


este oficio, y que ningún espectro malvado aparezca en ti; y si alguno llega a
penetrar en esta criatura pueda ser constreñido a hablar de manera inteligible y
sinceramente, sin doblez ni ambigüedad, en el nombre de Nuestro Señor Jesucristo.
Amén.»
«Tu siervo, que está delante de ti oh Señor, no desea tesoros corrompidos, ni el mal
de su prójimo, ni el daño de ningún ser viviente. Concédele pues el poder de discenir
aquellos espíritus o inteligencias terrestres que puedan aparecer en este cristal, y
aquellos dones benéficos que tu generosidad quiera concederle (como el poder de
curar las enfermedades, o de infundir sabiduría, o de sacar a la luz todo mal que
pueda afligir a cualquier persona o familia, o cualquier otra preciosa dádiva; con-
cédele, oh Señor, que sepa implorarle, gracias a tu sabiduría y misericordia, de
madera de recibir el honor de tu santo nombre. Concédele todo esto por el amor de
tu Hijo Jesuscrito. Amén. »

Toma después tu pentáculo , mete un anillo como el de la siguiente ilustración en


el dedo meñique de la mano derecha, cuelga de tu cuello el pentáculo y, a
continuación, toma una varita de ébano negro con incisiones de oro en la que
aparezcan los caracteres como en la figura. y después traza el círculo de construccion
sencilla y tambien ilustrado como ya te indicaramos, diciendo a la vez:

«En el nombre de la Bendita Santísima Trinidad, consagro este suelo para mi


defrnsa; para que ningún espíritu tenga poder de traspasar los confines aqui
señalados, por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.»

Suelta en la tierra el brasero para los perfumes. entre tu cirçulo y el santo tablero
sobre el cual está puesto el cristal, y depués de haber encendido el fuego. echa en él
los perfumes. diciendo:

«Te invoco, oh cristura de este fuego, por Aquel que ha creado todas las cosas, en el
cielo, en la tierra y en el mar, y en cualquier otro lugar, para que huya de ti todo
fantasma, y no sobrevenga ningún mal, de ningún modo. Bendice, oh Señor, la

55
Libro IV Cornelius Agrippa
criatura de este fuego, y sant ificala afin de que sea consagrada, y exalta el poder y
las virtudes de estos aromas, y que ningún enemigo, ninguna falsa imagen, pueda
entrar en ellos, por Nuestro Señor Jesucristo. Amén.»

Cumplido todo aquello prescrito en las órdenes, trae tu librito, que deberá tener
cerca de veinte centímetros de alto, ser de pergamino virgen y papel finísimo, junto
con pluma y tinta, para estar prestamente dispuesto para escribir el. nombre, carácter
y oficio del espíritu al que quieras llamar, o bien el sello y la imagen del espíritu que
se aparecerá (porque te advierto que no siempre viene el verdadero espíritu que tú
hayas invocado, y deberás interrogar a la entidad que se manifiesta para comprender
si es pura o impura, y esto lo sabrás fácilmente gracias a una firme e inquebrantable fe
en Dios).
Ahora bien, el modo más inmediato para invocar a los espíritus, o a un espíritu en
particular, es una breve oración dirigida al espíritu mismo, que es más sencilla y
directa de componer que una tabla de letras cabalísticas, y más conveniente, dado que,
entre todas las operaciones celestiales, los espíritus agradecen grandemente las que
son más puras y esenciales.
A continuación, después de haber trazado el círculo, y dispuesto el libro, los
perfumes. la varita, etcétera, procede como sigue:
Después de haber calculado exactamente la hora precisa del día y de haber
anotado qué ángel gobierna tal hora. dirás:

«En el nombre de la Santísima y Bendita Trinidad, yo deseo que tú, fuerte y poderoso
ángel Miguel (o cualquier otro ángel, silo prefieres), conforme a la voluntad de aquel
que es llamado• Tetragrámaton, el Dios Santo, el Padre, asuma sobre ti el aspecto y
la forma que más se atengan a tu celestial naturaleza, y aparezcas visible en este
cristal, y respondas a nuestras demandas. hasta tanto que no transgredíamos los
límites impuestos por la divina bondad y misericordia, requiriendo conocimientos
prohibidos; pero tú nos mostrarás benévolamente aquellas cosas que sean más
ventajosas, afin de glorificar honrar a la divina Majestad de Aquél que vive y reina
por los siglos de los siglos. Amén. »

«Oh, Señor que se haga tu voluntad, así en la tierra como en el cielo; clarifica en
nosotros nuestro corazón, y izo apartes de nosotros a tu Espíritu. »

«Oh, Señor haz que Aquél al que hemos invocado en tu santo nombre, venga a
nosotros. Y que todo se disponga para tu honor y tu gloria, y que para ti, para tu
Hijo y para tu Espíritu sea todo el poder la magestad y el dominio. Amén.»

En esta experiencia puede ocurrir que haya dos personas presentes, porque a
menudo en el cristal se manifiesta un espíritu que es visible para uno, mientras que el
otro no logra divisarlo. En tal caso, si uno de los espíritus se aparece. como es muy
probable, a uno de los dos invocadores o a entrambos, decir:

56
Libro IV Cornelius Agrippa
«Oh, Señor, con todo el corazón y sinceramente te damos gracias por haber
escuchado nuestra plegaria y haber concedido la aparición de un espíritu al que
nosotros, por tu misericordia, interrogaremos, para alimento para nuestra alma. Por
Jesucristo, Nuestro Señor Amén.

Interrogación primera:
En el nombre del sagrado e incorruptible Espíritu, del Padre, del Hijo de el
generado, y del Espíritu Santo que procede de entram— hos, ¿cuál es tu verdadero
nomhre’»
Si el espíritu responde: Miguel, entonces se prosigue:
Interrogación segunda:
— ¿Cuál es tu nombre?
— ¿Cuál es tu oficio?
— ¿Cual es tu sello o carácter?
— ¿Cuales son los tiem pos más favorables, según tu naturaleza, para que con
verses con nosotros?
Interrogación tercera: ¿Quieres jurar por la sangre y la justicia de Nuestro Señor
Jesucristo, que eres verdaderamente Miguel?

Haz que jure. A continuación, escribe su sello o carácter sobre tu libro, y, junto a él.
su oficio y su hora, es decir, aquella hora en que podrá ser invocado en nombre de
Dios.
Escribe también todo aquello que se decida a enseñarte, cada respuesta que dé a tus
preguntas concernientes a la vida y a la muerte, las artes o las ciencias o cualquier
otra cosa.
Después de esto. di lo siguiente:

((Oh, gande y poderoso espíritu, de la misma manera que acudiste en paz, en el


nombre por siempre bendito de la excelsa Trinidad, así puedes retirarte, y retornar
cuando re reclamemos en el nombre de Aquél delante del cual toda rodilla se
doblega. Adiós, Miguel, y que haya paz entre nosotros, por la gracia de Nuestro
Bendito Señor Jesucristo. Amén. »

Y. cuando el espíritu se haya ido. dirás:

«Al Dios Padre. Espíritu eterno, fuente de Luz; al Hijo y


al Espíritu Santo, honor y gloria, por los siglos de los
siglos. Amén. »
Y ahora te voy a dar la tabla de los Espíritus y de los Planetas que gobiernan las
Horas, examinando la cual sabrás qué Espíritu y qué Planeta domina cada una de las
horas del día y de la noche durante la Semana.

Para interpretar esta tabla que acabamos de transcribir hay que saber lo siguiente:
El día está dividido en doce partes iguales llamadas Horas Planetarias, que se
computan desde el alba hasta el atardecer o puesta del sol y. de nuevo, desde la puesta

57
Libro IV Cornelius Agrippa
del sol al amanecer. Para encontrar la hora planetaria, solamente tendrás que dividir
por doce las horas naturales, y el cociente te dará la longitud de cada hora. más los
minutos de exceso. y esto te dice por cuánto tiempo domina aquel día cada espíritu.
Dado que Miguel domina la primera y la octava hora del Domingo. mientras hace sol.
tendrá la longitud de la primera hora. Deberás solamente mirar a la tabla. Si. por
ejemplo. estás en la cuarta hora del Domingo. verás que dominan Gabriel y la Luna.
Y así para todos los demás. Es tan sencillo. que es muy difícil equivocarse.
Domingo.
Horas Horas
Angeles y Planetas Regentes Angeles y Planetas Regentes
Dia. Noche.
1 Michael 1 Sachael
2 Anael 2 Samiel
3 Raphael 3 Michael
4 Gabriel 4 Anael
5 Cassiel 5 Raphael
6 Sachiel 6 Gabriel
7 Samael 7 Cassiel
8 Michael 8 Sachiel
9 Anael 9 Samael
10 Raphael 10 Michael
11 Gabriel 11 Anael
12 Cassiel 12 Raphael

Lunes.
Horas Horas
Angeles y Planetas Regentes Angeles y Planetas Regentes
Dia. Noche.
1 Gabriel 1 Anael
2 Cassiel 2 Raphael
3 Sachiel 3 Gabriel
4 Samael 4 Cassiel

58
Libro IV Cornelius Agrippa

5 Michael 5 Sachiel
6 Anael 6 Samael
7 Raphael 7 Michael
8 Gabriel 8 Anael
9 Cassiel 9 Raphael
10 Sachiel 10 Gabriel
11 Samael 11 Cassiel
12 Michael 12 Sachiel

Martes.
Horas Horas
Angeles y Planetas Regentes Angeles y Planetas Regentes
Dia. Noche.
1 Samael 1 Cassiel
2 Michael 2 Sachiel
3 Anael 3 Samael
4 Raphael 4 Michael
5 Gabriel 5 Anael
6 Cassiel 6 Raphael
7 Sachiel 7 Gabriel
8 Samael 8 Cassiel
9 Michael 9 Sachiel
10 Anael 10 Samael
11 Raphael 11 Michael
12 Gabriel 12 Anael

Miercoles.
Horas Angeles y Planetas Regentes Horas Angeles y Planetas Regentes

59
Libro IV Cornelius Agrippa
Dia. Noche.
1 Raphael 1 Michael
2 Gabriel 2 Anael
3 Cassiel 3 Raphael
4 Sachael 4 Gabriel
5 Samael 5 Cassiel
6 Michael 6 Sachiel
7 Anael 7 Samael
8 Raphael 8 Michael
9 Gabriel 9 Anael
10 Cassiel 10 Raphael
11 Sachiel 11 Gabriel
12 Samael 12 Cassiel

Jueves.
Horas Horas
Angeles y Planetas Regentes Angeles y Planetas Regentes
Dia. Noche.
1 Sachiel 1 Gabriel
2 Samael 2 Cassiel
3 Michael 3 Sachiel
4 Anael 4 Samael
5 Raphael 5 Michael
6 Gabriel 6 Anael
7 Cassiel 7 Raphael
8 Sachiel 8 Gabriel
9 Samael 9 Cassiel

60
Libro IV Cornelius Agrippa

10 Michael 10 Sachiel
11 Anael 11 Samael
12 Raphael 12 Michael

Viernes.
Horas Horas
Angeles y Planetas Regentes Angeles y Planetas Regentes
Dia. Noche.
1 Anael 1 Samael
2 Raphael 2 Michael
3 Gabriel 3 Anael
4 Cassiel 4 Raphael
5 Sachiel 5 Gabriel
6 Samael 6 Cassiel
7 Michael 7 Sachiel
8 Anael 8 Samael
9 Raphael 9 Michael
10 Gabriel 10 Anael
11 Cassiel 11 Raphael
12 Sachiel 12 Gabriel

Sabado.
Horas Horas
Angeles y Planetas Regentes Angeles y Planetas Regentes
Dia. Noche.
1 Cassiel 1 Raphael
2 Sachiel 2 Gabriel
3 Samael 3 Cassiel
4 Michael 4 Sachiel

61
Libro IV Cornelius Agrippa
5 Anael 5 Samael
6 Raphael 6 Michael
7 Gabriel 7 Anael
8 Cassiel 8 Raphael
9 Sachiel 9 Gabriel
10 Samael 10 Cassiel
11 Michael 11 Sachiel
12 Anael 12 Samael

62