Sunteți pe pagina 1din 283

J.

Calavera

Dr. Ingeniero de Caminos

MUROS DE CONTENCION

Y

MUROS DE SOTANO

2.a

edición

J. Calavera Dr. Ingeniero de Caminos MUROS DE CONTENCION Y MUROS DE SOTANO 2.a edición

A Eduardo Torroja

Carlos Fernández Casado (t), Alfredo Páez y Florencio del Pozo, a los que debo mi vo- cación y mi primera formación en los temas estructurales.

del Pozo, a los que debo mi vo- cación y mi primera formación en los temas

(t), Juan Batanero

(t),
(t),

PROLOGO A LA l? EDICION

PROLOGO A LA l? EDICION Los muros, como algunas otras estructuras tales como las cimentaciones y

Los muros, como algunas otras estructuras

tales como las cimentaciones y los

depósitos para líquidos, presentan la particularidad de que son elementos que impli- can dos especialidades diferentes de la Ciencia de la Construcción. Quizá por eso la normalización sobre ellos es escasa y la dispersión de los criterios aplicados en la práctica profesional resulta mayor de la habitual. Por otro lado los muros, como los depósitos para líquidos, presentan aspectos muy particulares desde el punto de vista de la consideración de la seguridad en los cálculos.

El presente libro intenta desarrollar en forma completa el proyecto tanto de los diversos tipos de muros de contención como de los muros de sótano. En el caso parti- cular de los muros pantalla, por la extensión del tema resulta imposible hacerlo en el espacio disponible. De todas formas el Capítulo ll proporciona una visión general de su campo de aplicación, métodos de cálculo y proceso constructivo.

Estando la geotecnia fuera del campo de mi práctica profesional, me he concen- trado fundamentalmente en los problemas del cálculo estructural, aunque he dedica- do el Capítulo 3 a realizar un resumen de los métodos habituales de cálculo de empu- jes, con una atención específica a la exposición de los casos de sobrecargas y cargas sobre el relleno que con más frecuencia se presentan en la práctica, así como a las acciones del oleaje y a las derivadas del sismo.

El Capítulo 13 se ha dedicado al tema de los detalles constructivos, siempre im- portante, pero que en los muros resulta verdaderamente fundamental.

Se han incluido como Anejos siete colecciones de muros ménsula hasta 10 m. de altura y de muros para uno y dos sótanos, que proporcionan soluciones comple- tas, incluso medición de hormigón y armaduras, para los casos más frecuentes.

Debo expresar mi agradecimiento a los Ingenieros de Caminos, D. Enrique González Valle, Subdirector General de INTEMAC, y D. José Tapia Menéndez, Jefe del Departamento de Geotecnia y Cimentaciones de dicho Instituto, por sus críticas y sugerencias sobre el manuscrito y al Ingeniero Técnico de 0. P. D. Fernando Blan- co García, Director de la División de Asistencia Ténica de INTEMAC por su colabo- ración en la redacción de las Tablas de Muros. También al Ingeniero de Caminos D. Javier Rodríguez Besné, Jefe del Servicio de Proyectos y Obras de la Dirección General de Puertos del M.O.P.U., por su información y revisión de la parte de empu- jes producidos por el oleaje, y a los Ingenieros de Caminos D. Jorge Ley Urzaiz y

i

/

l

~

D. Fernando Rodríguez López, colaboradores en mi Cátedra de Edificación y

Prefa-
Prefa-
bricación
bricación

de la Escuela de Ingenieros de Caminos de Madrid, por su revisión general

del texto.

Gracias también a las Srtas. María José Giménez y Carmen Bardon, que meca-

nografiaron el original, a D. Antonio Machado y D. Fernando Marcos, que delinea- ron las figuras, gráficos y tablas, así como a INTEMAC por su ayuda en la edición de este libro.

gráficos y tablas, así como a INTEMAC por su ayuda en la edición de este libro.

Madrid, enero de 1987

J. CALAVERA

PROLOGO A LA 2.a EDICION

PROLOGO A LA 2.a EDICION Agotada en un plazo muy breve la primera edición de este

Agotada en un plazo muy breve la primera edición de este libro, al preparar esta segunda, he mantenido su plantearnieto general, si bien introduciendo algunas modifi- caciones y ampliaciones.

En particular, toda la documentación, incluso los gráficos y tablas de cálculo y las siete colecciones de muros ya calculados, ha sido revisada de acuerdo con la Ins- trucción EH-88.

En el apartado 6.3.2, correspondiente al dimensionamiento de la puntera, he tra- tado el tema de la diferencia entre mayorar los esfuerzos o los empujes, tema impor- tante que he tratado con más amplitud en otro trabajo que allí cito.

El el Capítulo ll se han añadido dos ejemplos, que clarifican el cálculo de esfuer- zos en pantallas en voladizo y con apoyos, respectivamente.

También el Capítulo 12 ha experimentado algunas adiciones correspondientes a nuevas soluciones de muros prefabricados.

algunas adiciones correspondientes a nuevas soluciones de muros prefabricados. Madrid, diciembre de 1989 J. C ALAVERA

Madrid, diciembre de 1989

J.

CALAVERA

NOTACIONES

DE

REFERENCIAS

1. Las referencias a otros apartados del libro se realizan por su número.

a otros apartados del libro se realizan por su número. P. ej.: «Véase 10.7 » 2.

P. ej.: «Véase 10.7 »

2. La notación entre corchetes indica fórmulas.

[los]
[los]

3. La notación entre paréntesis indica referencias bibliográficas.

(10.2)

es la segunda referencia bibliográfica del Capítulo 10.

es la segunda referencia bibliográfica del Capítulo 10. Las referencias bibliográficas de cada Capítulo figuran al

Las referencias bibliográficas de cada Capítulo figuran al lina1 del mismo. 4. La notación GT- indica gráficos o tablas situados al final del libro.

1.1

CAPITULO 1

TIPOLOGIA

INTRODUCCION

GENERAL

DE

MUROS

El carácter fundamental de los muros es el de servir de elemento de contención de un terreno, que en unas ocasiones es un terreno natural y en otras un relleno artifi- cial. (Fig. l-la).

En la situación anterior, el cuerpo del muro trabaja esencialmente a flexión y la comprensión vertical debida a su peso propio es generalmente despreciable.

b)
b)

Figura IrI

a flexión y la comprensión vertical debida a su peso propio es generalmente despreciable. b) Figura
a flexión y la comprensión vertical debida a su peso propio es generalmente despreciable. b) Figura

Sin embargo, en ocasiones el muro desempeña una segunda misión que es la de

transmitir cargas verticales al terreno, en una función de cimiento. La carga vertical puede venir de una cubierta situada sensiblemente a nivel del terreno (Fig. 1-lb), o puede ser producida también por uno o varios forjados apoyados sobre el muro y por pilares que apoyen en su coronación transmitiéndole las cargas de las plantas

superiores. (Fig. 1

Las formas de funcionamiento del muro de contención (Fig. 1 - 1 a), y del de sóta- no (Fig. 1-lb y c), son considerablemente diferentes. En el primer caso el muro se comporta como en voladizo empotrado en el cimiento, mientras que en el segundo el muro se apoya o ancla en él o los forjados, mientras que a nivel de cimentación el rozamiento entre cimiento y suelo hace innecesaria casi siempre la disposición de ningún otro apoyo. El cuerpo del muro funciona en este segundo caso como una losa de uno o varios vanos.

en este segundo caso como una losa de uno o varios vanos. 1 c). 1.2 DESIGNACIONES

1

c).

este segundo caso como una losa de uno o varios vanos. 1 c). 1.2 DESIGNACIONES Tomando

1.2

DESIGNACIONES

Tomando el caso más común de muro, emplearemos las designaciones que se indican en la Fig. l-2 (*).

las designaciones que se indican en la Fig. l-2 (*). TALON PUNTERA Figura l-2 1.3 TIPOS
TALON
TALON

PUNTERA

Figura l-2

1.3 TIPOS GENERALES DE MUROS DE CONTENCION

A continuación se describen en líneas generales los más frecuentes. En capítulos sucesivos se analiza en detalle cada uno de ellos (**).

sucesivos se analiza en detalle cada uno de ellos (**). (*) En lo que sigue utilizo

(*)

En lo que sigue utilizo información de mi libro «Proyecto y Cálculo de Estructuras de Hormigón

(**)

Armado para Edificios» (1.1). No se incluyen en lo que sigue los muros anclados con tirantes, que constituyen una técnica específi- ca que se sale del alcance de este libro.

1.3.1

MUROS

DE

GRAVEDAD

Son muros de hormigón en masa (Fig. l-3) en los que la resistencia se consigue

por

su

propio

peso.

Normalmente

carecen

de

cimiento

diferenciado

(Fig.

l-3a),

aunque pueden tenerlo. (Fig. l-3b).

(Fig. l-3a), aunque pueden tenerlo. (Fig. l-3b). aI b) Figura 1-3 Su ventaja fundamental es que

aI

b)
b)

Figura 1-3

Su ventaja fundamental es que no van armados, con lo cual no aparece en la obra el tajo de ferralla. Pueden ser interesantes para alturas moderadas y aun eso, sólo si su longitud no es muy grande, pues en caso contrario, y en definitiva siempre que el volumen de muro sea importante, la economía que representan los muros de hormigón armado justifica la aparición del tajo de ferralla.

1.3.2

MUROS

MENSULA

Son los de empleo más corriente (Fig. l-4) y aunque su campo de aplicación de- pende, lógicamente, de los costes relativos de excavación, hormigón, acero, encofra- dos y relleno,

de- pende, lógicamente, de los costes relativos de excavación, hormigón, acero, encofra- dos y relleno, Figura

Figura 1-4

puede en primera aproximación pensarse que constituyen la solución económica has- ta alturas de 10 ó 12 m.

1.3.3

MUROS

DE

CONTRAFUERTES

Constituyen una solución evolucionada de la anterior, en la que al crecer la altu- ra y por lo tanto los espesores de hormigón, compensa el aligerar las piezas. Esto conduce a ferralla y encofrados más complicados y a un hormigonado más dificil y por lo tanto más costoso, al manejarse espesores más reducidos. Sin embargo, a par-

tir de los 10 ó 12 m. de altura es una solución que debe tantearse para juzgar su inte-

rés. Pueden tener los contrafuertes en trasdós (Fig.

aunque la primera solución es técnica y económicamente mejor, por disponer el alza-

do en la zona comprimida de la sección en T que se forma. La segunda solución, al dejar los contrafuertes vistos produce además, generalmente, una mala sensación estética.

l-5a)
l-5a)

o en intradós (Fig.

l-Sb),

mala sensación estética. l-5a) o en intradós (Fig. l-Sb), al Figuru I-5 b) 1.3.4 MUROS DE
al Figuru
al
Figuru

I-5

b)

1.3.4

MUROS

DE

BANDEJAS

Su concepto es muy diferente del que origina el muro de contrafuertes. Aquí no se trata de resistir el mismo momento flector, aumentando el canto y aligerando la sección, sino de reducir los momentos flectores debidos al relleno mediante los produ- cidos por la carga del propio relleno sobre las bandejas. (Fig. l-6).

Su inconveniente fundamental radica en la complejidad de su construcción. Pue- de resultar una alternativa al muro de contrafuertes para grandes alturas.

alternativa al muro de contrafuertes para grandes alturas. 1.3.5 MUROS CRIBAS Y OTROS MUROS PREFABRICADOS El

1.3.5

MUROS

CRIBAS

Y

OTROS

MUROS

PREFABRICADOS

El concepto de muro criba de piezas prefabricadas tiene su origen en muros análo- gos realizados antiguamente con troncos de árboles (Fig. l-7a). El sistema (Fig. l-7b) emplea piezas prefabricadas de hormigón de muy diversos tipos que forman una red espacial que se rellena con el propio suelo.

b) a)
b)
a)

Figura l-b

b) a) Figura l-b Figura l-7 Existen además varios sistemas de muros prefabricados que ne general

Figura l-7

Existen además varios sistemas de muros prefabricados que ne general correspon- den a los sistemas de muros ménsula o muros de contrafuertes, y que se analizan en el Capítulo 12.

de contrafuertes, y que se analizan en el Capítulo 12. 1.4 TIPOS GENERALES DE MUROS DE

1.4

de contrafuertes, y que se analizan en el Capítulo 12. 1.4 TIPOS GENERALES DE MUROS DE

TIPOS GENERALES DE MUROS DE SOTANO

Y CONTENCION

El tipo más elemental se indica en la Fig. 1-8 y recibe como única carga vertical, aparte su peso propio, la reacción de apoyo del forjado de techo.

Figura l-8 Dentro de la tipología general, el caso más frecuente es que sobre el

Figura l-8

Dentro de la tipología general, el caso más frecuente es que sobre el muro apo- yen pilares que transmiten cargas de las plantas superiores y que existan además va- rios sótanos, tal como se indica en la Fig. l-9.

va- rios sótanos, tal como se indica en la Fig. l-9. Figura l-9 Dependiendo de que

Figura l-9

Dependiendo de que el terreno contenido sea o no de propiedad ajena y de la relación entre empujes y cargas verticales, el cimiento va o no centrado respecto al muro. La ejecución de este tipo de muros puede ser con encofrados (Capítulo 10) o rne-

de muros puede ser con encofrados (Capítulo 10) o rne- diante el pr.ocedimiento de muros pantalla

diante

el pr.ocedimiento de muros pantalla (Capítulo ll).

 
 

BIBLIOGRAFIA

 

(1.1)

CALAVERA.

J.;

«Proyecto

y

Cálculo

de

Estructuras

de

Hormigón

Armado

para

Edifi-

cios)).

Tomo

II.

INTEMAC.

Madrid,

1985.

CAPITULO

2

INTRODUCCION DE LA SEGURIDAD

2.1 FORMAS DE AGOTAMIENTO

En general el muro puede alcanzar los siguientes estados límites, de servicio o últimos.

a) Giro excesivo del muro considerado como un cuerpo rígido (Fig. 2-l).

b) Deslizamiento del muro. (Fig. 2-2).

del muro considerado como un cuerpo rígido (Fig. 2-l). b) Deslizamiento del muro. (Fig. 2-2). Figura

Figura 2-l

del muro considerado como un cuerpo rígido (Fig. 2-l). b) Deslizamiento del muro. (Fig. 2-2). Figura

Figura 2-2

c) Deslizamiento profundo de muro (Fig. 2-3). Es debido a la formación de una superficie de deslizamiento profunda, de forma aproximadamente circular. Este tipo de fallo puede presentarse si existe una capa de suelo blando en una profundidad igual a aproximadamente a vez y media la altura del muro, conta- da desde el plano de cimentación de la zapata (2.1). En ese caso debe inves- tigarse la seguridad frente a este estado límite, por los procedimientos clásicos. Véase por ejemplo la referencia (2.2).

clásicos. Véase por ejemplo la referencia (2.2). Figura 2-3 d) Deformación excesiva del alzado. (Fig.

Figura 2-3

d) Deformación excesiva del alzado. (Fig. 2-4). Es una situación rara salvo en muros muy esbeltos, lo cual es un caso poco frecuente.

en muros muy esbeltos, lo cual es un caso poco frecuente. Figura 2-4 e) Fisuración excesiva.

Figura 2-4

e) Fisuración excesiva. (Fig. 2-5). Puede presentarse en todas las zonas de trac- ción, y se trata de una fisuración especialmente grave si su ancho es excesivo, ya que en general el terreno está en estado húmedo y la fisuración no es ob- servable.

si su ancho es excesivo, ya que en general el terreno está en estado húmedo y
Figura 2-5 Rotura porflexión. (Figs. 2-6 a, b y c). Puede producirse en el alzado,

Figura 2-5

Rotura porflexión. (Figs. 2-6 a, b y c). Puede producirse en el alzado, la pun- tera o el talón. Como las cuantías en muros suelen ser bajas, los síntomas de prerrotura sólo son observables en la cara de tracción, que en todos los casos esta oculta, con 10 cual no existe ningún síntoma de aviso.

oculta, con 10 cual no existe ningún síntoma de aviso. 3 a) b) Figura 2-6 Rotura
3 a) b) Figura 2-6
3
a)
b)
Figura 2-6

Rotura por

tacón (Fig.

esfuerzo cortante. Puede presentarse en

alzado. puntera,

2-7).
2-7).

talón 0

Figura 2-7

h) Rotura por esfuerzo rasante. La sección peligrosa suele ser la de arranque del alzado, AB (Fig. 2-X), que es una junta de hormigonado obligada, en zona de máximo momento flector y máximo esfuerzo cortante.

de máximo momento flector y máximo esfuerzo cortante. Figura 2-8 i ) Rotura por &allo de
de máximo momento flector y máximo esfuerzo cortante. Figura 2-8 i ) Rotura por &allo de

Figura 2-8

i) Rotura por

y máximo esfuerzo cortante. Figura 2-8 i ) Rotura por &allo de solape. La sección peligrosa

&allo de solape. La sección peligrosa suele ser la de arranque de

solape. La sección peligrosa suele ser la de arranque de la armadura de tracción del alzado,

la armadura de tracción del alzado, donde la longitud f, de solape (Fig. 2-9) debe ser cuidadosamente estudiada, ya que por razones constructivas el sola- pe se hace para la totalidad de la armadura en la zona de máximos esfuerzos de flexión y corte.

en la zona de máximos esfuerzos de flexión y corte. Figura 2-9 2.2 INTRODUCCION DE LA

Figura 2-9

2.2 INTRODUCCION DE LA SEGURIDAD

En algunos aspectos, en general los correspondientes al muro como estructura de hormigón, los coeficientes de seguridad están claramente establecidos, de acuerdo con la Instrucción EH-88 (2.3).

En otros aspectos,

tales como la seguridad al vuelco y a deslizamiento, no hay

normativa

española

concreta.

2.2.1.

SEGURIDAD

EN

MASA

DEL

MURO

COMO

ESTRUCTURA

DE

HORMIGON
HORMIGON
2.2.1. SEGURIDAD EN MASA DEL MURO COMO ESTRUCTURA DE HORMIGON De acuerdo con la Instrucción EH-88

De acuerdo con la Instrucción EH-88 rigen los valores siguientes para los coeli-

tientes
tientes

de seguridad.

Resistencia del hormigón a compresión

Resistencia del hormigón a tracción

Control reducido

~~1 = 2,04 y; = 1,8
~~1
=
2,04
y;
=
1,8

Restantes casos

Control reducido

ri = 2,04 y(: = 1,8
ri
=
2,04
y(:
=
1,8

Restantes casos

reducido ri = 2,04 y(: = 1,8 Restantes casos El valor Y’~ correspondiente a hormigón armado
reducido ri = 2,04 y(: = 1,8 Restantes casos El valor Y’~ correspondiente a hormigón armado

El valor Y’~ correspondiente a hormigón armado es igual a 1,2 yc, de acuerdo con EH-88 siendo yc el valor general de la citada Instrucción para estructuras de hormi- gón armado.

Mayoración de acciones. Rigen los valores de la tabla T-2.1 para el coeficiente y,.

Rigen los valores de la tabla T-2.1 para el coeficiente y,. TABLA T-2.1 VALORES DEL COEFICIENTE

TABLA T-2.1 VALORES DEL COEFICIENTE

y,
y,
   

I

I

 

I

Acción favorable

Nivel

de

Daños

Acción

de carácter

Control de

previsibles

desfa-
desfa-

Ejecución

(1)
(1)

vorable

Permanente

Variable

 

A

1,70
1,70
   

Reducido

B

180
180

C

 
 

A

1,50
1,50

Acciones

yr
yr

Normal

B

1,60
1,60
079
079

0

 

C

1,80
1,80
 

A

1,40
1,40

Intenso

B

1,50
1,50

C

1,70
1,70

(1)

Daños

previsibles:

A)

Muros cuyo fallo sólo puede ocasionar daños minimos y exclusivamente materiales.

B)

Muros cuyo fallo puede ocasionar daños de tipo medio.

C)

Muros cuyo fallo puede ocasionar daños muy importantes.

TABLA

T-2.2

COEFICIENTES DE SEGURIDAD ‘//

TABLA T-2.2 COEFICIENTES DE SEGURIDAD ‘// Valor del coeficiente de seguridad &iones (3) ‘yr Normal Intenso
Valor del coeficiente de seguridad
Valor del coeficiente de seguridad
DE SEGURIDAD ‘// Valor del coeficiente de seguridad &iones (3) ‘yr Normal Intenso (1) No se
DE SEGURIDAD ‘// Valor del coeficiente de seguridad &iones (3) ‘yr Normal Intenso (1) No se
&iones
&iones

(3) ‘yr

Normal
Normal

Intenso

(1)

No se adoptará en el cálculo una resistencia de proyecto mayor de 150 kp/cm2.

No se adoptará en el cálculo una resistencia de proyecto mayor de 150 kp/cm2.

(2)

Hormigón para elementos prefabricados en instalación industrial permanente con control in- tenso.

(3)

Se podrá reducir el valor y,en

Se podrá reducir el valor y,en

un

5

por

100 cuando la hipótesis

y

el

cálculo sean muy rigurosos,

se consideren todas las combinaciones de acciones posibles y se estudien con el mayor detalle

los

anclajes,

nudos,

apoyos,

enlaces,

etc.

(4) Daños previsibles:

A)

Muros cuyo fallo sólo puede ocasionar daños mínimos y exclusivamente materiales.

B)

Muros

cuyo

fallo

puede

ocasionar

daños

de

tipo

medio.

C)

Muros cuyo fallo puede ocasionar daños muy importantes.

22
22

Conviene hacer algunas matizaciones en relación con la aplicación de la tabla T-2.1, establecida en EH-88 con carácter general, al caso de los muros de hormigón en masa.

En primer lugar, como ya se ha dicho, esta solución, por razones fundamental-

mente económicas, sólo suele aplicarse a muros de pequeña altura, por lo que en ge-

neral y

muy raramente en el caso C, aunque ello queda a criterio del proyectista.

En segundo lugar, al comprobar las tensiones de tracción, el peso propio será

en general una acción permanente de carácter favorable, por lo que le corresponderá

desde el punto de vista de los daños previsibles, se estará en caso A o B y

el valor ‘I’/

= 0,9.
= 0,9.

(*)

Para comprobación a sismo, de acuerdo con P.D.S.-1 (1974) (2.4) se toma- rá y/ = 1.

de acuerdo con P.D.S.-1 (1974) (2.4) se toma- rá y/ = 1. 2.2.2 SEGURIDAD DEL MURO

2.2.2

SEGURIDAD

DEL

MURO

COMO

ESTRUCTURA

DE

ARMADO

HORMIGON
HORMIGON

Rigen los valores indicados en la tabla T-2.2.

Rige, respecto al carácter favorable de la carga permanente, lo dicho en el apar- tado anterior y tampoco en este caso emplearemos el coeficiente 0,9.

Para comprobación a sismo, de acuerdo con P.D.S.-1 (1974) (2.4) se tomará

1.a sismo, de acuerdo con P.D.S.-1 (1974) (2.4) se tomará 2.2.3 SEGURIDAD A VUELCO No existe

a sismo, de acuerdo con P.D.S.-1 (1974) (2.4) se tomará 1. 2.2.3 SEGURIDAD A VUELCO No

2.2.3 SEGURIDAD

A

VUELCO

No existe una normativa española concreta. Es práctica usual aceptar una segu- ridad de 1,8 para las acciones frecuentes y reducir este valor a 15 para combinaciones que incluyan acciones infrecuentes 0 excepcionales.

que incluyan acciones infrecuentes 0 excepcionales. En el caso particular de comprobación a sismo, el valor
que incluyan acciones infrecuentes 0 excepcionales. En el caso particular de comprobación a sismo, el valor
que incluyan acciones infrecuentes 0 excepcionales. En el caso particular de comprobación a sismo, el valor

En el caso particular de comprobación a sismo, el valor suele reducirse a 1,2.

2.2.4 SEGURIDAD

A

DESLIZAMIENTO

Tampoco existe normativa española concreta, aunque suele adoptarse un valor mínimo de 15, excepto para las comprobaciones a sismo, en que dicho valor suele reducirse a 1.2.

a sismo, en que dicho valor suele reducirse a 1.2. 2.2.5 SENSIBILIDAD AL INCREMENTO DE EMPUJE

2.2.5 SENSIBILIDAD

AL

INCREMENTO

DE

EMPUJE

En el Capítulo 3 se resume el cálculo de empuje producido por el terreno, sus variaciones de humedad y los distintos tipos de sobrecargas de posible actuación y quedará claro su carácter fuertemente aleatorio.

(*)

En sentido estricto, esto debería hacerse asi. Como los errores en densidad y dimensionales son pe- queños en el caso de los muros, no lo haremos pues complicaría innecesariamente el cálculo.

y dimensionales son pe- queños en el caso de los muros, no lo haremos pues complicaría

Consideremos el muro de la figura 2-10 sometido a un empuje E, siendo N la re-

de la figura 2-10 sometido a un empuje E, siendo N la re- \ultante de todas
\ultante
\ultante

de todas las cargas verticales.

siendo N la re- \ultante de todas las cargas verticales. Figura 2-10 Su seguridad a vuelco

Figura

2-10
2-10

Su seguridad a vuelco será

a-N G’ = h,E = h,E

Si por causas cualesquiera el empuje se incrementa hasta un valor E * = yt,. el nuevo valor del coeficiente de seguridad a vuelco será

el nuevo valor del coeficiente de seguridad a vuelco será es decir P.11 E, WI Análogamente

es decir

valor del coeficiente de seguridad a vuelco será es decir P.11 E, WI Análogamente la seguridad

P.11

E,

WI

Análogamente la seguridad a deslizamiento será

v.31
v.31

siendo p el coeficiente de rozamiento entre muro y terreno de cimentación y al incre-

rozamiento entre muro y terreno de cimentación y al incre- mentarse Ea Er = y,E, es
rozamiento entre muro y terreno de cimentación y al incre- mentarse Ea Er = y,E, es

mentarse Ea Er = y,E,

es decir

resultará

c*, =LN ~2.41 .\d YJ 12.51
c*,
=LN
~2.41
.\d
YJ
12.51

En ambos casos por tanto los coeficientes de seguridad se han reducido en la misma proporción que han aumentado los empujes.

Si consideramos en cambio la presión máxima bajo la puntera, al mayorarse E hasta E* = yp E la presión resultante c* no es, ni mucho menos, y~. sino que puede exceder grandemente este valor.

Resulta de ello que, dependiendo de la configuración del conjunto muro-suelo, a incrementos dados, incluso moderados del empuje, pueden corresponderles muy desiguales incrementos de la presión bajo la puntera y por tanto muy diferentes segu- ridades del muro.

Esta sensibilidad al incremento de empuje es, a nuestro juicio, esencial en el pro-

de empuje es, a nuestro juicio, esencial en el pro- yecto de muros, y será estudiada
de empuje es, a nuestro juicio, esencial en el pro- yecto de muros, y será estudiada
de empuje es, a nuestro juicio, esencial en el pro- yecto de muros, y será estudiada
de empuje es, a nuestro juicio, esencial en el pro- yecto de muros, y será estudiada

yecto de muros, y será estudiada en detalle en los Capítulos siguientes. Véase

(2.5).

BIBLIOGRAFIA

(2.1) TENG, W. C.; «Foundation Design». Prentice-Hall. New Jersey. 1962.

(2.2) JIMENEZ SALAS, J. A. et al. «Geotecnia y Cimiento». Editorial Rueda. Madrid.

et al. «Geotecnia y Cimiento». Editorial Rueda. Madrid. 1980. (2.3) xlnstrucción para el proyecto y la

1980.

(2.3)

y Cimiento». Editorial Rueda. Madrid. 1980. (2.3) xlnstrucción para el proyecto y la ejecución de obras

xlnstrucción para el proyecto y la ejecución de obras de hormigón en masa o armado)) (EH-88). MOPU. Madrid. 1988.

(2.4) P.D.S.-1 (1974). Parte A. Normativa. Separatas del Boletín Oficial del Estado. Madrid.

1974.

(2.5) CALAVERA, J.; CABRERA, A.; <<Un método para el proyecto de muros de contención)). Informes de la Construcción. NP 210. Mayo, 1969.

<<Un método para el proyecto de muros de contención)). Informes de la Construcción. NP 210. Mayo,

CAPITULO

3

EMPUJES DEL TERRENO SOBRE LOS MUROS,

CARGAS

Y

SOBRECARGAS

ACTUANTES

SOBRE EL TERRENO

3.1

CONCEPTOS

GENERALES

ACTUANTES SOBRE EL TERRENO 3.1 CONCEPTOS GENERALES La presión del terreno sobre un muro está fuertemente

La presión del terreno sobre un muro está fuertemente condicionada por la de- formabilidad del muro, entendiendo por tal no sólo la deformación que el muro expe- rimenta como pieza de hormigón, sino también la que en el muro produce la defor- mación del terreno de cimentación.

muro produce la defor- mación del terreno de cimentación. Si el muro y el terreno sobre

Si el muro y el terreno sobre el que se cimenta son tales que las deformaciones

son prácticamente nulas,

gravedad y de sótano pueden encontrarse en ese caso.

Si el muro se desplaza, permitiendo la expansión lateral del suelo se produce un fallo por corte del suelo y la cuña de rotura avanza hacia el muro y desciende (tig. la). El empuje se reduce desde el valor del empuje al reposo hasta el denominado valor de empuje activo, que es el mínimo valor posible del empuje.

Por el contrario, si se aplican fuerzas al muro de forma que éste empuje al relle- no, el fallo se produce mediante una cuña mucho más amplia, que experimenta un ascenso. Este valor recibe el nombre de empuje pasivo y es el mayor valor que puede alcanzar el empuje. El empuje al reposo es por tanto de valor intermedio entre el em- puje activo y el empuje pasivo.

se

está

en el caso

de

empuje al reposo. Algunos muros de

3-
3-

La figura 3-2 muestra la variación de presión

p a una profundidad z, para un

la variación de presión p a una profundidad z, para un relleno de densidad y, en

relleno de densidad y, en función del giro y/H del muro, para una arena suelta, según TERZAGHI (3.1). Como puede verse, bastan deformaciones muy pequeñas para movilizar el empuje activo.

suelta, según TERZAGHI (3.1). Como puede verse, bastan deformaciones muy pequeñas para movilizar el empuje activo.
al b)
al
b)

Figura 3-1

-0 002 0 0.002 0.004 0.c 06
-0 002
0
0.002
0.004
0.c
06

RELACION

Figura 3-2

VH
VH

Como se ha indicado anteriormente, al producirse el fallo del terreno se produce un corrimiento vertical relativo entre terreno y muro,‘que moviliza la fuerza de roza- miento entre ambos.

Si no hay información procedente de ensayos directos, para terrenos granulares

procedente de ensayos directos, para terrenos granulares puede aceptarse que el ángulo 6 de rozamiento con

puede aceptarse que el ángulo 6 de rozamiento con muros de hormigón es Este valor no se ve afectado por el grado de humedad del suelo. (3.2).

6
6

=

20”.

Para terrenos cohesivos puede suponerse que la resistencia a corte a lo largo del

puede suponerse que la resistencia a corte a lo largo del trasdós del muro (3.3), viene

trasdós del muro (3.3),

viene dada por la expresión

z=a+atgd f3.11
z=a+atgd
f3.11

donde a es el valor de la adhesión,

en el punto considerado y

nuevo a falta de ensayos directos se tomará como 20” para el caso de muros de hormi- gón. Para la adhesión no deben considerarse valores superiores a 5 t/m*.

0 la presión normal del terreno sobre el muro

a 5 t/m*. 0 la presión normal del terreno sobre el muro 6 el ángulo de

6 el ángulo de rozamiento entre terreno y muro, que de

6 el ángulo de rozamiento entre terreno y muro, que de 3.2 CALCULO DEL EMPUJE ACTIVO

3.2 CALCULO DEL EMPUJE ACTIVO

En el estado actual de conocimiento podemos calcular los empujes del terreno con razonable precisión en el caso de suelos granulares. Para otros tipos de suelo des- graciadamente la precisión es poco satisfactoria.

3.2.1

TEORIA
TEORIA

DE

COULOMB

PARA

SUELOS

GRANULARES

Este caso, el más frecuente en muros, especialmente si se quiere drenar el suelo del trasdós por razones económicas y/o estéticas, fue resuelto por COULOMB en

1773.

(3.4).

-, ax. l I ! l 1
-,
ax.
l
I
! l
1
El
El

I

! !H IF
!
!H
IF
Figura 3-3
Figura 3-3

Para un terreno de forma cualquiera (fig.

3-3) la mejor solución es el procedi-

miento gráfico. Suponiendo una línea de rotura recta, habrán de estar en equilibrio

el peso p, de la cuña de suelo comprendida entre el muro y la línea de rotura, la reac-

ción E, del muro contra el suelo, igual y contraria al empuje activo sobre el muro,

y la reacción

rotura un ángulo igual al de rozamiento interno del terreno, cp. Los valores de cp,

de rozamiento interno del terreno, cp. Los valores de cp, F del terreno sobre la cuña,

F

del terreno sobre la cuña, que formará con la normal a la línea de

sobre la cuña, que formará con la normal a la línea de a falta de ensayos
sobre la cuña, que formará con la normal a la línea de a falta de ensayos

a falta de ensayos directos, pueden tomarse de la tabla T-3.1 que contiene también valores orientativos de las densidades secas de los distintos terrenos.

TABLA

T-3.1

 

DENSIDAD

ANGULO DE ROZAMIENTO INTERNO cp

ANGULO DE ROZAMIENTO INTERNO cp

CLASE DE TERRENO

SECA y (t/m’l
SECA y
(t/m’l

Grava arenosa

 
24
24
39-45”
39-45”

Arena

compacta

270
270
3945”
3945”

Arena

suelta

197
197
30”-35”
30”-35”

Pedraplen

13
13
350-45”
350-45”

El método consiste en proceder por tanteos sucesivos. Elegido un punto 1 como

cuña, y en

posible origen de una cuña de deslizamiento, se calcula el peso

P,

de

la

de una cuña de deslizamiento, se calcula el peso P, de la el polígono vectorial de

el polígono vectorial de la figura se trazan los vectores Ea y F correspondientes, am-

bos de direcciones conocidas. El valor de E,, se lleva a partir de un origen EF conven-

cional. El cálculo se repite para varios puntos 1, 2, 3

cional. El cálculo se repite para varios puntos 1, 2, 3 Tres tanteos suelen ser smi-
cional. El cálculo se repite para varios puntos 1, 2, 3 Tres tanteos suelen ser smi-

Tres tanteos suelen ser smi-

tientes para determinar el punto G correspondiente a la cuña de empuje máximo, que

es el empuje activo. Con ello se tiene el punto de rotura de la cuña correspondiente.

La posición de la resultante de las presiones sobre el muro, es decir el empuje

activo, puede obtenerse con suficiente aproximación trazando por el c.d.g. de la cuña

MNC la parela la parela

Este empuje, conocido en posición y magnitud, permite, como veremos, compro- bar la estabilidad a vuelco y deslizamiento del muro y calcularlo como estructura de hormigón.

Para el caso de relleno limitado por una línea recta (fig. 3-4) son fáciles el plan- teamiento analítico y la tabulación de los resultados.

teamiento analítico y la tabulación de los resultados. C y la posición NC de la superficie

C y la posición NC de la superficie

a NC hasta cortar al trasdós del muro.

NC de la superficie a NC hasta cortar al trasdós del muro. Los valores de las

Los valores de las componentes ph y pv de la presión en un punto A del trasdós situado a profundidad z bajo la coronación vienen dados por las expresiones:

z bajo la coronación vienen dados por las expresiones: donde 13.21 Ph = y& PI, =

donde

13.21 Ph = y& PI, = YZA 13.31
13.21
Ph
=
y&
PI, = YZA
13.31

’ cotg (a (a

- 6)

L3.51
L3.51

siendo y la densidad seca del suelo (*).

La presión total p, viene dada por

seca del suelo (*). La presión total p, viene dada por p=Jpí:+d (*) La presencia de
p=Jpí:+d
p=Jpí:+d

(*)

La presencia de agua en el relleno será considerada más adelante, así como las correspondientes varia- ciones en el valor dey.

ci‘ ll Figura 3-4 y sustituyendo [3.2] y [3.3] p = yzJ$ + 1: que
ci‘ ll
ci‘
ll

Figura 3-4

ci‘ ll Figura 3-4 y sustituyendo [3.2] y [3.3] p = yzJ$ + 1: que forma
ci‘ ll Figura 3-4 y sustituyendo [3.2] y [3.3] p = yzJ$ + 1: que forma

y sustituyendo [3.2] y [3.3]

p = yzJ$

+ 1:
+
1:
Figura 3-4 y sustituyendo [3.2] y [3.3] p = yzJ$ + 1: que forma un ángulo

que forma un ángulo 6 con la normal al trasdós.

=

ylz

13.61
13.61

La

distribución

de

presiones

varía

linealmente

con

la

profundidad,

con

valor

presiones varía linealmente con la profundidad, con valor nulo en coronación. Las tablas T-3.2 y T-3.3

nulo en coronación. Las tablas T-3.2 y T-3.3 tomadas de (3.5), ficientes A-,, y A, para diferentes valores de rp, 6, /I y a.

A-,, y A, para diferentes valores de rp, 6, /I y a. proporcionan los coe- TABLA
A-,, y A, para diferentes valores de rp, 6, /I y a. proporcionan los coe- TABLA

proporcionan los coe-

TABLA

COEFICIENTES

DE

T-3.2

EMPUJE

ACTIVO

- “tz IC \OgUlO .“gUlC Coeliciente Ah de empuje activo horizontal Coefieien~e 1 y de
-
“tz IC
\OgUlO
.“gUlC
Coeliciente
Ah de empuje activo
horizontal
Coefieien~e
1 y de empuje activo vertical
ua-
d
e roza-
del
siendo
la
inclinación
del
muro:
siendo
la
inclinación
del
muro:
ie
oto
I niento
talud
cota
=
cota
=
te1
1710
d e
del
d e ! I
t
:mxc
m no
)
0.8
0,6
0.2
0
0.2
0.8
0.6
02
B
0,4
0,2
0
0.4
,
<c
0,7l
0,67
0,62
0,56
0,49
0,42
0,57
W
0,25
0,ll
O,oO
-
0,OI
0,78
0,73
0,67
O,@J
0,52
W
0,62
09
0,27
O,l2
-O,o!
O,M
IPIO
0,88
0,8l
0,74
0,65
0,57
0,48
0,70
0,49
0,29
O,l3
400
-O,l(
l,Ol
0,92
0,83
0,74
O,@
0954
0,8l
0,55
0,33
0,IS
-0,ll
ON
(47
1,31
l,l6
l,O2
0,88
0,76
l,l8
0,79
446
0,20
-O,l!
O,@J
0,63
WI
0,56
0,5l
0,45
0,39
0364
0.46
0,28
0.16
0,05
- 0,o:
ip=
0,70
0266
0,62
0,56
0,48
0,42
0.71
0,5l
0.31
O,l8
f-406
- 0,o:
3
0,80
0,75
0,68
0,6l
04
0,8l
0,58
0,34
0,20
O&
-0,01
03
0,95
0,87
0,79
0,70
0,6l
0,52
0,96
0,67
0,39
0,23
0,07
-
O,@
6”40
l,47
1.21
l,l6
l,O2
0,88
0,76
(49
l,Ol
0,58
0,33
OJO
-
0,ot
21
P
-
r
0,56
0354
0,52
0948
0,42
0,37
0,72
0,53
0,36
0,22
OJO
40
yv=
0.63
0,6l
0,57
0,52
0,46
W
0,8l
WJ
0,40
0,24
0,ll
40
3
0,73
0,69
0364
0,58
0,5l
0944
0,93
0,67
0,45
0,27
O,l2
0,o:
0,88
0,82
0,75
0,67
0,59
W
l,l3
0,8l
0,53
0,3l
O,l4
0,o:
l3”20’
1,47
l,3l
l,l6
l,O2
0,88
0,76
l,88
l,28
0,82
0,47
0,2l
0,o.
0,49
0,49
0,47
04
W
0,35
0,80
460
0,42
0,27
0,IS
40
0,56
0,55
0,53
0948
04
0,38
0,92
0,69
0,47
0,29
O,l6
401
rp=
0966
0364
0360
0,55
0,49
0,42
I,O8
0,78
03
0,33
O,l8
W
20”
,
0,82
0,77
0,7l
0764
0,57
09
l,35
l,Ol
0,69
0,39
0,2l
40
1,47
l,3l
l,l6
l,O2
0,88
0,76
2,42
l,62
L@l
O,@
0,32
41
AI lgul0 de rOn- ln iellt0 im temo
AI
lgul0
de
rOn-
ln
iellt0
im
temo

te3

del

Té”0 cp
Té”0
cp

25”

30”
30”

COEFICIENTES

TABLA T-3.2

DE

EMPUJE

ACTIVO

(continuación)

Coeficiente Ah de empuje ac11vo horizontal Co&iente 1, de empuje ac1ivo vertical flgd0 del siendo
Coeficiente Ah de empuje
ac11vo
horizontal
Co&iente 1, de empuje ac1ivo
vertical
flgd0
del
siendo
inclinación
del
muro:
siendo ka inclinanón del muro.
la
alud
co1
z
=
cota
=
de
del
Te”0
0
0
B
0.8
0.6
0.4
0,2
0.8
0.6
0.4
0.2
0”
0.65
MO
),55
0,48
0,4l
),33
0.52
0,36
),22
3.10
0.07
lo”
0.79
),12
1.64
0.55
0,46
),37
D,63
0.43
j.26
0.11
0,07
0”
15”
0,89
),80
3,70
uo
0,50
1.41
0.71
0,48
),28
D,l2
-0.08
20”
1.03
),92
3,80
0.69
0,57
),4
0.82
0.55
),32
D,l4
.0,09 ,
25”
l,55
1,35
1.16
0.98
0.82
),68
1.24
0,8l
),46
0,20
-0.14 I
,
0”
0.56
1.53
3.49
0.4
0,37
3,30
0.60
0,43
1.28
0.16
0,05
0,o;
P=
,
lo”
0.70
),65
0.58
0.51
0,43
3,34
0,75
0,53
1.34
II,18
W
0.0;
3
,
15”
0.80
),73
0.65
0.56
0,47
3,38
0,86
O,@
),38
0,20
0,07
0,o;
20”
0.96
),86
0.76
0.65
0.55
WJ
1.03
0.70
1.4
0.23
0.08
0.0; ,
3” 20
25”
1.55
1.35
l,l6
0,98
0,82
3,68
l,ti
1.10
),67
0,35
O,l2
0,oi
I
0”
0.48
),47
o,u
W
0,35
D,29
0.69
0,5l
3,35
0.21
0,lO
0,o: I
Yi!=
lo”
0.61
),58
0.53
0,47
0.40
D,33
0,88
0.64
3,42
0.25
O,l2
0.0: I
3
15”
0,72
3.67
o,QJ
0.53
0,45
0,37
Lo4
0,73
3,48
0.28
O,l4
0.0: I
20”
0.88
3.80
0,7l
0,62
0,52
ll,42
1.27
0.88
0,56
0,33
0.16
O.@ I
6” 40’
25”
1.55
l,35
l,l6
0,98
0.82
LI,68
2,24
l,47
D,92
0.52
0,25
o,ot
5
0”
0.4
3,4l
0.39
0.37
0.32
0,27
0,Sl
0.60
0,42
0.27
O,l5
0.0 1
lo”
0,53
0,52
0.48
0.4
0,38
0,3l
l,O7
0,77
0.51
0.32
O,l8
0,o 1
<p=
15”
0,63
MJ
0.56
0,50
0.43
0,35
l,27
0,89
0.60
0,37
0,20
0,OI ì
25”
20”
0,79
Ll,74
0.67
0.59
0,50
0,4l
1.60
1.10
0,7l
0,43
0,23
0.H 1
25”
l,55
1.35
l,l6
0,98
0,82
0,68
3,13
l,W
1.23
0,72
0.38
0,l’
1
0”
WJ
0,54
0,48
0.41
0,33
0,26
0,48
0.33
0.19
0.08
W
-
0,o: 5
lo”
0,71
0.64
0,55
0.46
0.37
0,28
0,57
0,38
0,22
oS@
0.00
-
0,Ol 5
0”
20”
0,89
0,78
0.67
0,55
444
0,33
0,7l
0,47
0,27
0,ll
O,M
-
0,o 7
25”
W
09
0,77
0.63
0,50
0,38
0,83
0,54
0,3l
O,l3
O,oO
-
op 8
30”
UO
l,36
l,l4
0,93
0,75
0,59
l,28
0,82
0.45
0.19
O,oO
-0,l 2
0”
0,50
0,47
0,42
0,37
0,30
0,24
0,57
0,4l
0,26
O,l4
0,05
-
0,o I
s!T=
lo”
0.61
0.56
0.50
0,42
0.34
0,27
0,69
0,49
0.31
O,l6
WJ
-
0,o I
3
20”
0.79
0,7l
0,6l
0.51
0,4l
0.32
0.90
0,62
0,38
0,20
0,07
-
0,o 1
25
0.95
0.84
0.72
0.60
0,48
0,37
LO8
0,73
0.45
0,23
0.08
-0,Ol
lo”
30”
1.60
l,36
1.14
0.93
0.75
0,59
0,82
l,l8
0,7l
0,36
O,l3
-
0,Ol
0”
0,4l
0.40
0.37
0,33
0,28
0,22
0,68
0,49
0,33
0.20
OJO
0,03
yyP=
lo”
0,52
0,49
O,M
0.39
0,32
0,25
0,85
O,@
0.39
0,24
O,l2
0.04
3
20”
0,69
0,63
0,56
0,48
0,39
0,30
1313
0,78
0,50
0,29
O,l4
0,05
25”
0,86
0,77
0,67
0.57
0,46
0.35
l,4l
0,96
0,60
0,35
O,l7
0,05
200
30”
1960
l,36
(14
0,93
0,75
0,59
2,63
l,68
(02
0,57
0,27
0.09
OO
0,32
0,3?
0,33
0,30
0,26
0.21
0,82
O,@
0,4l
0,26
0,IS
0,07
lo”
0,42
0,4i
0,39
0,35
0,30
0,24
LO7
0,76
09
0,3l
0.17
0,os
<p=
20”
0.58
0,sc
0,5l
0,37
0,29
0,39
0,lO
30”
04
L@
l,Ol
0,65
0,2l
25”
0,75
0,7(
0,62
0,53
OY
03
l,92
l,26
0,79
0,47
0,25
0.12
30”
L60
1,3t
l,l4
0.93
0,75
0,59
4,lO
2,45
1.44
0,82
0,43
0,20

TABLA T-3.3

COEFICIENTES

DE

EMPUJE

ACTIVO

(continuación)

4ngLi roza- ( del lento talud enlo d e del del terren TenO y mnrc
4ngLi
roza-
(
del
lento
talud
enlo
d e
del
del
terren
TenO
y mnrc
B
6
<p
0”
15”
0”
25”
30”
35”
0”
!?=
15”
3
25”
30”
ll”40
35”
15”
-
0”
-=
15”
3
25”
30”
23” 20’
35”
0”
15”
cp=
25”
35”
30”
35”
0”
15”
0”
25”
35”
40”
0”
‘PT
15”
3
25”
35”
l3”20’
40”
10”
-
0”
yP=
15”
3
25”
35”
26” 40
40”
0”
15”
<p=
25”
40”
35”
40”
Coeliaente Ah de empuje activo horizontal Coeticiente iv de empuje activo vertical siendo la inclinación
Coeliaente Ah
de
empuje
activo
horizontal
Coeticiente
iv de empuje activo vertical
siendo
la
inclinación
del
muro:
siendo
la
inclinación
del
muro:
cota
=
cota
=
038
036
0.2
0
0,2
038
0.6
ti4
64
0.2
0
0.2
W
0,49
0,42
0,35
0,27
0,20
0,43
0,29
O,l7
0.07
O,oO
~ 0.04
0,70
0,6l
0,5l
0,42
0,32
0,23
0.56
0,37
0,20
0,08
O,oO
~ 0,OI
0,88
0,75
0,62
W
0,38
0,27
0.70
0,45
0,25
0.10
040
-
O.O?
404
0.88
0,72
0,57
0,3l
0,83
0,53
0,29
0.11
0.00
04
-O,(H
l,63
l,35
l,lO
0,87
0,67
0,50
l,3l
0,SI
04
O,l7
O,oO
-0.N
04
0,4l
0,37
0,3l
0,25
0.18
0.53
0,38
0,24
O,l3
0,05
O.o(
O,@
0,53
O,&
0,38
0,29
0,2l
0,72
0,49
0,30
O,l6
0,06
O,M
0,77
0,67
0,57
0,4fJ
0,35
0,25
0,93
0,62
0,38
O,l9
0,07
W
0,94
0,Sl
0,67
0.54
0,4l
0,30
l,l3
0.75
04
0,23
0,08
O.o(
l,63
1.35
IJO
0,87
0,67
W
l,96
l,24
0,73
0.37
O,l4
0.K
0,35
0,34
0,32
0,28
0,22
O,l7
0,Sl
0,47
0,32
0,19
0,lO
0.04
0,49
0746
0,4l
OY
0,27
0.20
0,92
0764
0.41
0.23
0.12
O,M
0366
O,@
0,52
0,43
0,33
0,24
l,24
0.83
0,52
0,30
O,l4
O,O!
0,83
0,73
0,62
0,5l
0,39
0,29
l,56
l,O2
0,62
0.35
O,l7
O,ot
l,63
l,35
(10
0,87
0,67
0,50
3,07
l,88
IJO
0.60
0,29
0,II
0,25
0,27
0,27
0.24
0,2l
O,l6
0,85
O@
0,41
0,26
O,l4
0,oi
0.36
0.37
0,35
0,3l
0,25
O,l9
l,23
0,83
0,53
0,30
O,l7
0.08
0,52
0,5l
0.46
0.39
0,3l
0,23
l,77
1.14
0,70
0.37
0,22
O.IC
0.69
O,@
0,57
0,48
0,37
0,27
2,35
l,43
0,87
0.46
0,26
O,l2
l,63
l,35
l,lO
0,87
0,67
0,50
5,57
3,03
l,68
0,9l
0,47
0,22
0,49
044
0,37
0.29
0,22
0.15
0,39
0,26
O,l5
0906
O.@J
- 0,03
0,63
0,53
44
OY
0,25
O,l7
0.50
0,32
0,lS
0,07
WJ
- 0,03
0,76
O,M
0,52
WJ
0,29
0.19
0,6l
0,38
0,2l
0,08
O,oO
-0,04
l,O2
0,84
0,67
0,51
0,37
0.24
0,82
0.50
0,27
0,lO
400
-
0,05
1364
l,32
I,O5
0,80
0,59
0,4l
l,3l
0,79
0,42
O,l6
@oO
-
0,08
0,40
0.36
0,3l
0,26
0,20
O,l4
0,5l
0.35
0,22
0.12
0.05
0.00
0.52
04
0,39
0,3l
0.23
O,l6
466
0,45
0.27
O,l4
0,05
0,Ol
0.65
0,56
046
0.36
0,27
0,lS
0,83
0,55
0.32
O,l6
0,06
0,Ol
0,92
0,77
0,62
0.48
0,35
0,23
1.18
0.76
04
0,22
0,08
0,Ol
W
l,32
l,O5
0,80
0,59
0,4l
2,lO
l,30
0,74
0,37
O,l4
0,Ol
0,30
0,29
0,27
0,23
0,lS
O,l3
0,65
W
0,30
0,lS
O,@
O,@l
0.41
0,38
0.33
0,28
0,2l
0,IS
0.89
0,60
0,37
0,22
0.10
W
0,52
0,48
0,4l
0,33
0,25
O,l7
l,l3
0,76
0.46
0.26
0.12
0.05
0,79
0,69
0.58
0,45
0.33
0.22
l,72
Lo9
0,65
0,35
O,l7
0,06
L@
l,32
1,05
0,80
0,59
0,4l
3.57
2,08
1.19
0,62
0,30
011
0,lS
0,2l
0,22
0,20
O,l6
O,l2
0,89
0,6l
0340
0,25
O,l4
0,07
0,26
0,29
0,28
0,24
O,l9
O,l4
l,30
0.84
0,52
0.30
O,l6
0,08
0,35
0,37
0,35
0,29
0,23
O,l6
l,74
l,O7
0,65
0,36
0,19
409
0,59
0,58
0,5l
0.42
0,3l
0,21
2,94
I
,68
0,95
0,52
0,26
0,II
W
l,32
l,O5
0,80
0,59
0,4l
8,17
3,83
l,95
IN
0,49
0.22
TABLA T-3.3 COEFICIENTES DE EMPUJE ACTIVO (continuación) 4ngulo Coeficiente Ah decmpuyeactivo horizontal Coclixnte
TABLA
T-3.3
COEFICIENTES DE EMPUJE ACTIVO (continuación)
4ngulo
Coeficiente Ah decmpuyeactivo
horizontal
Coclixnte
iv de empuje activo vertical
le
roza-
siendo la
~nclmaaón
cot dl =
del
muro:
siendo
la inclinación del
muro:
tiento
cota
=
Itemo
d e
T-
T
del
,
'nen
0.8
0.6
0.4
1
0.2
0
0.2
0
0.8
0.6
0.4
0.2
0.2
'p
0"
0.45
0,38
0,32
0,24
O,l7
0,II
0,36
0,23
O,l3
0,05
-
O,O?
0.00
15"
0,56
0,47
0,37
0,28
O,l9
0,12
0,45
0,28
O,l5
0,06
0.00
-
0.02
0”
30”
0,73
WJ
0,47
0,34
0,23
O,l4
0,58
0,36
0,19
0,07
OJO
-
0.03
40”
0,99
0,79
0,61
0,45
0,30
O,l8
0,79
0,47
0,24
0,09
0.00
-
0,04
45”
l,62
l,28
0,98
0.72
0,50
0,32
l,30
0,77
0,39
O,l4
0.00
-
0.06
0”
0,35
0,32
0,27
0,2l
O,l4
OJO
0,48
0,33
0,20
OJO
404
0,Ol
9:
15
0,45
0,39
0,32
0,25
OJ8
0,ll
0,6l
04
0,24
0.12
0,05
0.01
3
30”
0,55
0,52
0,42
0,3l
0,22
O,l3
0,75
0.54
0,3l
O,l5
0,06
0.01
40”
0,88
0,72
0,57
0,42
0,29
O,l7
l,20
0.74
0,43
0,2l
0,08
0.01
15”
45”
l,62
1.28
0.98
0,72
0.50
0,32
2.20
1,32
0.73
0,36
O,l3
0.02
0”
0,25
0,25
0,22
0,19
O,l4
O,@
O,M
0,28
O,l6
0,08
0,oi
464
*=
15”
0,33
0,3l
0,27
0.22
O,l6
0,lO
0,84
0,56
0,34
O,l9
0.09
0,oi
3
30”
0,36
0,43
0,28
0,20
O,l3
l,23
0,77
0,46
0,25
0,II
W
40”
0,52
W
0,39
0,27
O,l7
l,89
1.15
0,66
0.34
0.16
o.ot
30”
45”
1.62
1.28
0.98
0.72
0.50
0.32
4.15
2,3l
1.25
0,63
0.29
0.11
0”
0,ll
O,l6
0.17
0.16
0.13
0.09
0.97
0.63
0.40
0.24
O,l3
o.ot
15”
O,l6
0,2l
0,22
0.19
0,IS
0.10
0.84
0,51
0.28
O,l5
0.0
l,M
cp=
30”
0,25
0,3l
0,30
0,25
0.18
O,l2
2325
1.24
0,70
0.37
O,l8
0.01
45”
40”
0.45
0,50
0.45
0,35
0,25
OJ6
4,05
2.00
l,O5
0.52
0,25
0.1
45”
1.62
1.28
0,98
0.72
0,50
0.32
l4,60
5.12
2,29
1.08
0.50
0.2

Los componentes

Eh,
Eh,
0.32 l4,60 5.12 2,29 1.08 0.50 0.2 Los componentes Eh, E,, horizontal y vertical respectivamente, del

E,, horizontal y vertical respectivamente, del empuje total

E, por unidad de longitud de muro, vienen dadas por las expresiones

13.71
13.71
de longitud de muro, vienen dadas por las expresiones 13.71 El punto de aplicación del empuje

El punto de aplicación del empuje total E = JE,f + E:, está situado a una pro- fundidad y desde la coronación del muro, dada por la expresión

y desde la coronación del muro, dada por la expresión i3.91 Para el caso particular, pero
i3.91
i3.91

Para el caso particular, pero muy frecuente, de superficie de terreno horizontal

(/3 =
(/3
=

0),

ángulo

6 =

0 y trasdós del muro vertical

[3.5] se transforman en

= 0 y trasdós del muro vertical [3.5] se transforman en siendo naturalmente A,, = 0

siendo naturalmente A,, =

0
0

1 -

-- hh -
--
hh
-

1 +

en siendo naturalmente A,, = 0 1 - -- hh - 1 + sen cp sen

sen cp

sen

<p

34

siendo naturalmente A,, = 0 1 - -- hh - 1 + sen cp sen <p
siendo naturalmente A,, = 0 1 - -- hh - 1 + sen cp sen <p
siendo naturalmente A,, = 0 1 - -- hh - 1 + sen cp sen <p

(c( = 90“) las expresiones [3.4] y

siendo naturalmente A,, = 0 1 - -- hh - 1 + sen cp sen <p
siendo naturalmente A,, = 0 1 - -- hh - 1 + sen cp sen <p

[3. lo]

y

y el empuje es horizontal, está situado a profundidad 7 H21 -sencp E=E,,=y- 2 l +

el empuje es horizontal, está situado a profundidad 7

H21 -sencp
H21
-sencp

E=E,,=y- 2 l+sen<p

3.2.2 METODO

GRAFICO

DE

PONCELET

y tiene como valor

[3.1 l]
[3.1
l]

Consiste en una construcción gráfica, cuya demostración omitimos (ver p.ej. la referencia (3.7)) y que permite el cálculo gráfico del empuje activo, aspecto realmente hoy de escaso interés disponiendo de tablas, y del ángulo 0 correspondiente a la cuña

de tablas, y del ángulo 0 correspondiente a la cuña de deslizamiento, cuyo valor necesitaremos más

de deslizamiento, cuyo valor necesitaremos más adelante. (Fig.

3-5).

cuyo valor necesitaremos más adelante. (Fig. 3-5). Figura 3-5 La construcción consiste en trazar AM, formando

Figura 3-5

La construcción consiste en trazar AM, formando el ángulo <p con la horizontal. Por la coronación N se traza NO formando el ángulo cp + 6 con el trasdós y se deter- mina el punto 0. Sobre AM se traza una semicircunferencia y por 0 la perpendicular

a AM hasta obtener

traza CD paralela a NO. AD es el plano de deslizamiento y 0 el ángulo correspon- diente. El empuje vale

y 0 el ángulo correspon- diente. El empuje vale B. Con centro en y radio AB

B. Con centro en

ángulo correspon- diente. El empuje vale B. Con centro en y radio AB se determina C

y radio

AB se determina C en

AM y se

-5 = Y CD.DE

en y radio AB se determina C en AM y se -5 = Y CD.DE 2

2

y

en y radio AB se determina C en AM y se -5 = Y CD.DE 2

actúa a profundidad r

C en AM y se -5 = Y CD.DE 2 y actúa a profundidad r formando

formando ángulo 6 con la normal al trasdós.

3.2.3

TEORIA
TEORIA

DE

RANKINE

PARA

SUELOS

GRANULARES

La teoría de RANKINE para el cálculo de empujes (3.6) se basa en las hipótesis de que el terreno presenta superficie libre plana y está en el llamado estado Rankine,

en el cual presenta dos series de superficies planas de rotura, formando ángulos de

series de superficies planas de rotura, formando ángulos de 45 f 2 con la horizontal (*).
series de superficies planas de rotura, formando ángulos de 45 f 2 con la horizontal (*).

45 f 2 con la horizontal (*).

formando ángulos de 45 f 2 con la horizontal (*). Para el caso particular de trasdós

Para el caso particular de trasdós vertical (fig.

3-5) las componentes

ph,

pv de de

la presión a profundidad z vienen dadas por las expresiones

Ph = yzA’, Pv = YZA’, - T 2 1 H ~- 1
Ph
=
yzA’,
Pv
=
YZA’,
-
T
2
1
H
~-
1

siendo

Figura 3.6

cos b - Jcosz fi - cos’ cp xh = coti~ [3.12] cos/.l+ cos /3
cos b -
Jcosz fi - cos’ cp
xh = coti~
[3.12]
cos/.l+
cos /3 - cos cp
cos p - cos cp cos j? cosp - cos #I + Jcos2 /Y? -
cos
p -
cos cp
cos j? cosp -
cos #I + Jcos2 /Y? - cos2
q
p - cos cp cos j? cosp - cos #I + Jcos2 /Y? - cos2 q

1’” = sen fl

j? cosp - cos #I + Jcos2 /Y? - cos2 q 1’” = sen fl El

El empuje varía linealmente con la profundidad y sus valores vienen dados por

con la profundidad y sus valores vienen dados por Eh = ,$t?‘h [3.14] estando su resultante

Eh = ,$t?‘h

profundidad y sus valores vienen dados por Eh = ,$t?‘h [3.14] estando su resultante a profundidad
[3.14]
[3.14]
y sus valores vienen dados por Eh = ,$t?‘h [3.14] estando su resultante a profundidad i

estando su resultante a profundidad i H.

(*) Para una exposición del tema puede verse JIMENEZ SALAS (3.7). Para una exposición del tema puede verse JIMENEZ SALAS (3.7).

y [3.13]. Si /3 = 6 = 0,
y
[3.13].
Si /3 =
6 =
0,
y [3.13]. Si /3 = 6 = 0, Obsérvese que si además de a = 90”
y [3.13]. Si /3 = 6 = 0, Obsérvese que si además de a = 90”

Obsérvese que si además de a = 90” se supone /? = 6, las expresiones [3.4] y [3.5]

se tiene

se transforman en las [3.12]

II, =l-sencp h 1 + senfq [3.16]
II,
=l-sencp
h
1
+ senfq
[3.16]
en las [3.12] II, =l-sencp h 1 + senfq [3.16] siendo ñ’, = 0. Es decir,

siendo ñ’, = 0.

Es decir, que la teoria

senfq [3.16] siendo ñ’, = 0. Es decir, que la teoria de COULOMB para trasdós vertical

de COULOMB para trasdós vertical y superficie de terre-

de COULOMB para trasdós vertical y superficie de terre- no de ángulo /? igual al 6

no de ángulo /? igual al

6 de rozamiento del terreno con el muro conduce al mismo

valor del empuje que la de RANKINE. En particular ambas teorías coinciden para

la de RANKINE. En particular ambas teorías coinciden para trasdós vertical y superficie de relleno horizontal

trasdós vertical y superficie de relleno horizontal si 6 = 0.

3.2.4

y superficie de relleno horizontal si 6 = 0. 3.2.4 CASO DE MUROS CON TALON Sin

CASO DE MUROS CON TALON

Sin embargo, si el muro en lugar de carecer de talón, como ocurre en los casos

indicados en las figuras 3-3, 3-4 y 3-5, lo tiene como se indica en la figura 3-7, que

es caso frecuente en muros ménsula y muros de contrafuertes, la

ya que la masa de tierra ABCD descansa sobre el talón y de hecho si el muro gira o desliza, lo hace con él.

y de hecho si el muro gira o desliza, lo hace con él. situción es distinta

situción es distinta

al b)
al
b)
o desliza, lo hace con él. situción es distinta al b) Figura 3- 7 El cálculo

Figura 3- 7

El cálculo del empuje en este caso no está resuelto satisfactoriamente (*) y lo nor- mal es calcularlo de acuerdo con lo expuesto en 3.2.1 ó 3.2.2. Sin embargo el CODE OF PRACTICE «EARTH RETAINING STRUCTURES» de la Institution of Structural Engineers británica (3.2) recomienda un método interesante que resumi- mos a continuación.

un método interesante que resumi- mos a continuación. (*) JIMENEZ SALAS, SERRANO y ALPAÑES, en la
un método interesante que resumi- mos a continuación. (*) JIMENEZ SALAS, SERRANO y ALPAÑES, en la

(*) JIMENEZ SALAS, SERRANO y ALPAÑES, en la referencia (3.7), tomo II, recogen esta dispersión de criterios y señalan como frecuente el cãlculo por la teoría de RANKINE, aunque con algunas reservas.

de criterios y señalan como frecuente el cãlculo por la teoría de RANKINE, aunque con algunas
de criterios y señalan como frecuente el cãlculo por la teoría de RANKINE, aunque con algunas

Para el cálculo del muro como cuerpo rígido, a vuelco y deslizamiento, el empuje se calcula también según 3.2.1 pero actuando sobre un trasdós virtual AB, pasando por el extremo del talón, pero en este caso la presión se calcula para un valor 6 = <p. (Fig. 3-7b).

se calcula para un valor 6 = <p. (Fig. 3-7b). El método puede suponer un ahorro
se calcula para un valor 6 = <p. (Fig. 3-7b). El método puede suponer un ahorro

El método puede suponer un ahorro importante en aquellos casos en que las condiciones de vuelco o deslizamiento sean críticas en el proyecto, pero como vere- mos más adelante, esto precisamente no es frecuente en los muros con talón.

Un método más riguroso de cálculo de empujes en muros con talón es el que exponemos en 9.2.

3.2.5 SUELOS

COHESIVOS

No existe un método satisfactorio de cálculo de los empujes en este caso. Una dis-

(3.5) reco-

mienda que si no se realizan determinaciones directas de las características del terreno

se suponga, conservadoramente, que la cohesión es nula, y se utilicen por tanto las tablas T-3.2 y T-3.3. La publicación (3.2) contiene recomendaciones prácticas, que no se recogen aquí por su extensión, pero que distinguen los casos de arcillas no fisu- radas, limos y arcillas parcialmente saturadas y arcillas rígidas fisuradas.

cusión detallada puede verse en la referencia (3.7). La Norma NBE-AE-

puede verse en la referencia (3.7). La Norma NBE-AE- 3.3 CASO DE EXISTENCIA DE CARGAS SOBRE
puede verse en la referencia (3.7). La Norma NBE-AE- 3.3 CASO DE EXISTENCIA DE CARGAS SOBRE

3.3

CASO

DE

EXISTENCIA

DE

CARGAS

SOBRE

EL

TERRENO

Tanto en Edificación como en Obras Públicas son frecuentes los casos de sobre- cargas de tipos muy variados, que a continuación se estudian.

3.3.1

CARGA

UNIFORMEMENTE

REPARTIDA

Se supone indefinida en el sentido del muro y de valor q por unidad de longitud de talud tal como se indica en la figura 3-8. Considerando la cuña MNC de la figura, aplicamos el método de COULOMB.

se indica en la figura 3-8. Considerando la cuña MNC de la figura, aplicamos el método
Figura 3-8
Figura 3-8
se indica en la figura 3-8. Considerando la cuña MNC de la figura, aplicamos el método
se indica en la figura 3-8. Considerando la cuña MNC de la figura, aplicamos el método

38

1

El peso de la cuña MNC, diente, es a profundidad P, = t sen H,

El peso de la cuña MNC, diente, es

a profundidad

P, = t
P,
=
t

senEl peso de la cuña MNC, diente, es a profundidad P, = t H, incluida la

H, incluida la sobrecarga correspon-

(u + +

fl) + +

ql [3.17]
ql
[3.17]
incluida la sobrecarga correspon- (u + fl) + ql [3.17] El peso P, se iguala al
incluida la sobrecarga correspon- (u + fl) + ql [3.17] El peso P, se iguala al

El peso P, se iguala al de una cuña NMC de un terreno virtual de densidad ticti- cia yI, de donde

un terreno virtual de densidad ticti- cia yI, de donde 2 I yl & H sen
2 I yl &
2
I yl
&
H sen @ + B) + ql = f 14
H
sen
@ + B) + ql
= f 14

~ sen a sen

fa + B)
fa + B)

y por tanto

y,=y+%
y,=y+%

sen a

+ ql = f 14 ~ sen a sen fa + B) y por tanto y,=y+%

(a +

fi)
fi)

H sen

y

como en ambos casos el empuje ha de ser el mismo

E=

f iy,H’
f iy,H’
donde sustituyendo yI, se tiene H2 o bien sen a E=flyH2+IqH [3.18] sen (a +
donde
sustituyendo yI, se tiene
H2
o
bien
sen a
E=flyH2+IqH
[3.18]
sen (a +
/?)
H2 o bien sen a E=flyH2+IqH [3.18] sen (a + /?) La fórmula [3.18] indica que

La fórmula [3.18] indica que el empuje producido por una sobrecarga q por uni- dad de longitud de talud es el mismo que el producido por una altura adicional de tierras tal que

de donde

yhe=q
yhe=q

sen

a

una altura adicional de tierras tal que de donde yhe=q sen a sen (u + /?)

sen (u +

/?)
/?)
h , = ! ! y sen”;a”T j?) (*)
h , = ! ! y sen”;a”T j?) (*)

h, = !! y sen”;a”T

j?) (*)
j?)
(*)
 
[3.19]
[3.19]
Si fi

Si fi

= 0,

h, = 4 Y
h, = 4
Y
[3.20]
[3.20]

(*)

[3.19] Si fi = 0, h, = 4 Y [3.20] (*) Debe prestarse atención a que
[3.19] Si fi = 0, h, = 4 Y [3.20] (*) Debe prestarse atención a que

Debe prestarse atención a que la Norma NBE-AE- (3.5) da h, = 5 (q’es la sobrecarga por uni-

dad de proyección horizontal), lo cual como hemos visto sólo es cierto para superficie de terreno

horizontal, o para muro con trasdós vertical, como puede verse haciendo

o

fl = 0 h, = ; c 1
fl
=
0
h,
=
;
c
1
, a=90 (he=*=5
,
a=90
(he=*=5

siendo q’ la carga por unidad de proyección horizontal), en [3.19]. (La nor-

por unidad de proyección horizontal), en [3.19]. (La nor- ma NBE-AE- es una reedición literal de

ma NBE-AE- es una reedición literal de la MV-101 publicada en 1962).

De acuerdo con [3.18], la presión adicional debida a la sobrecarga es siendo E. =

De acuerdo con [3.18],

la presión adicional debida a la sobrecarga es

siendo E. = JAí:+x

adicional debida a la sobrecarga es siendo E. = JAí:+x Ph = ihq PY = A”4
Ph = ihq PY = A”4
Ph
=
ihq
PY
=
A”4

P

=Aq
=Aq

sen

a

sen (a + sen a

/?)
/?)

sen (a + sen a

b)
b)

sen (a +

fl)
fl)
[3.21]
[3.21]

y su diagrama es rectangular tal como se indica en la figura 3-8. El diagrama total de presiones es por tanto trapecial.

La profundidad del punto de aplicación del empuje total es de deducción inme-

diata,

resultando

 

sen a

sen (a +sen a /?)

/?)
/?)
 
 
Y,
Y,
 

H

[3.22]
[3.22]

=

 
 

sen a

sen (a +sen a p)

p)
p)
 
Si /? = 0,

Si /? = 0,

 
y R
y
R
=H2YH+3q 3yH+6q(
=H2YH+3q
3yH+6q(
*
*

)

[3.23]
[3.23]

3.3.2

CARGA

EN

BANDA

PARALELA

A

LA

CORONACION

(**)

[3.23] 3.3.2 CARGA EN BANDA PARALELA A LA CORONACION (**) De acuerdo con TENG (3.3), y

De acuerdo con TENG (3.3),

y según la figura 3-9, para el caso de trasdós verti-

cal y superficie de terreno horizontal, llamemos:

pq presión horizontal en el punto

horizontal, llamemos: pq presión horizontal en el punto A q carga en la banda, por unidad
A
A

q carga en la banda, por unidad de superficie

en el punto A q carga en la banda, por unidad de superficie La presión real

La presión real contra un muro rígido es doble de la obtenida de la teoría de la elasticidad.

pq
pq

=

doble de la obtenida de la teoría de la elasticidad. pq = $[j? - sen/3 coslw]

$[j? -

sen/3
sen/3
obtenida de la teoría de la elasticidad. pq = $[j? - sen/3 coslw] !***) donde p

coslw] !***)

la teoría de la elasticidad. pq = $[j? - sen/3 coslw] !***) donde p es el

donde p es el valor del ángulo en radianes.

!***) donde p es el valor del ángulo en radianes. por la aplicación [3.24] (*) De

por la aplicación

[3.24]
[3.24]

(*)

De nuevo NBE-AE- adopta [3.23] como expresión general, cuando sólo es válida para 0 = 0 o

expresión general, cuando sólo es válida para 0 = 0 o bien para <y = 90”
expresión general, cuando sólo es válida para 0 = 0 o bien para <y = 90”

bien para <y = 90” si q es la sobrecarga por unidad de proyección horizontal. Este caso puede ser resuelto también dividiendo la carga en banda en varias cargas lineales parale- las y aplicando el método simplificado que se expone en 3.3.3b.

la carga en banda en varias cargas lineales parale- las y aplicando el método simplificado que

(**)

(***) Para muros no rígidos, como es lo frecuente, el valor 2q puede sustituirse por 1,5q.

en 3.3.3b. (**) (***) Para muros no rígidos, como es lo frecuente, el valor 2q puede
La distribución de presiones varía de acuerdo con lo que se indica esquemática- 1. :.
La distribución de presiones varía de acuerdo con lo que se indica esquemática-
1. :.
mente en la figura 3-9t
/-9q’ r
2

3.3.3

CARGA

EN

al

LINEA

b)
b)

PARALELA

A

LA

CORONACION

a) Método basado en la teoría de la elasticidad

A partir de 3.3.2, puede resolverse este caso haciendo tender a cero el ángulo

fi
fi

(Fig. 3-10). Llamando z a la profundidad del punto considerado lineal por unidad de longitud, para p z sen p z 0, se tiene

por unidad de longitud, para p z sen p z 0, se tiene Ap = =
por unidad de longitud, para p z sen p z 0, se tiene Ap = =
por unidad de longitud, para p z sen p z 0, se tiene Ap = =
Ap = = cos w
Ap
= =
cos w
MN=-- B¿ (‘os 0
MN=-- B¿
(‘os 0
P- co.+ <o
P-
co.+
<o

MP=p

A, y

N

a

la carga

b)
b)

Figura

3-10

p z sen p z 0, se tiene Ap = = cos w MN=-- B¿ (‘os

Deberá

cumplirse

 
N=qMP=q& Bz
N=qMP=q& Bz

de donde

 
48 =

48 =

N cos o

N cos o

 

z

Para

p Ñ sen /? Ñ 0,

p Ñ sen /? Ñ 0,
p Ñ sen /? Ñ 0,
[3.24]
[3.24]

toma la forma

PN
PN

=

p Ñ sen /? Ñ 0, [3.24] toma la forma PN = y sustituyendo [3.25] y
p Ñ sen /? Ñ 0, [3.24] toma la forma PN = y sustituyendo [3.25] y

y sustituyendo [3.25] y [3.26]

cos2w) = *sen2w 7c
cos2w)
= *sen2w 7c
PN = y sustituyendo [3.25] y [3.26] cos2w) = *sen2w 7c b) Método simplificado de TERZAGHI

b) Método simplificado de TERZAGHI

cos2w) = *sen2w 7c b) Método simplificado de TERZAGHI El CIVIL ENGINEERING CODE OF PRACTICE (3.2)

El CIVIL ENGINEERING CODE

OF PRACTICE (3.2) a la vista de las incer-

tidumbres en la aplicación de la teoría de elasticidad a los suelos, adopta un método

simplificado, debido a TERZAGHI, que resumimos a continuación.

debido a TERZAGHI, que resumimos a continuación. Figura 3-11 El empuje producido por la carga en

Figura 3-11

El empuje producido por la carga en línea, N, puede considerarse equivalente

3Lh
3Lh

N, donde el valor

Áh
Áh

es el obtenido por la teoría de COULOMB y viene

a otro

dado por tanto por la fórmula [3.4] o más sencillamente por las tablas T-3.2 y T-3.3.

[3.4] o más sencillamente por las tablas T-3.2 y T-3.3. El empuje & N se aplica

El empuje & N se aplica sobre el plano virtual BD, en un punto

A’ situado a

sobre el plano virtual BD, en un punto A’ situado a la misma profundidad que el

la misma profundidad que el A, que a su vez se obtiene trazando por el punto C de aplicación a la carga en línea, una recta formando 40” con la horizontal hasta que

4 2

corte al trasdós del muro. Si el corte se produce en el trasdós por debajo de la base del muro, el efecto de la carga N, puede ser despreciado.

El método tiene la ventaja de su sencillez pero presenta el inconveniente de que

al sustituir la distribución continua de presiones a lo largo de la altura, por una carga

continua de presiones a lo largo de la altura, por una carga lineal única, Ah N,

lineal única, Ah N, no permite calcular los esfuerzos a que está sometido el muro más que en su arranque.

3.3.4

CARGAS

DAS

PUNTUALES

(ZAPATAS)

0

CONCENTRADAS

a) Método basado en la teoría de la elasticidad

EN

AREAS
AREAS

REDUCI-

En este caso la distribución de presiones no sólo es variable con la altura sino también a lo largo del muro.

, x=mH IN b) al
,
x=mH
IN
b)
al

Figuru

3-12
3-12

En el plano vertical perpendicular al trasdós del muro pasando por el eje de la carga, las presiones son máximas para cada profundidad z considerada (figs. 3-12 a

y b), y la variación en dicho plano, de acuerdo con las notaciones de la figura 3-12 b, viene dada por las fórmulas siguientes:

Si

Si

m < 0,4

p,q,
p,q,

m > 0,4

p “0
p “0

=

=

siguientes: Si Si m < 0,4 p,q, m > 0,4 p “0 = = 0,2¿z H7

0,2¿z H7

N

1.777i;,
1.777i;,
 
nz + n2)3
nz
+
n2)3
[3.28]
[3.28]

l

(0,16

 
mz n2 (m2 + n2)3
mz
n2
(m2 +
n2)3
 

l

[3.29]
[3.29]

La distribución a lo largo del muro en cualquier plano horizontal puede ser cal- culada mediante la fórmula

PN = PNo cos
PN = PNo cos

$ El significado de + se indica en la figura 3-l 2b.

ser cal- culada mediante la fórmula PN = PNo cos $ El significado de + se
[3.30]
[3.30]
b) Método simplificado del CIVIL ENGINEERING CODE OF PRACTICE (3.2) El método anterior aparte de

b) Método simplificado del CIVIL ENGINEERING CODE OF PRACTICE

(3.2)
(3.2)

El método anterior aparte de las incertidumbres de la aplicación de la teoría de la elasticidad a los suelos, presenta el inconveniente de corresponder únicamente al caso de carga puntual. En el caso de cargas repartidas sobre áreas de una cierta exten- sión, como es el caso de zapatas cuando existen edificios próximos a la coronación del muro, el método no es aplicable, salvo que se proceda a la división del área carga- da en pequeñas áreas, cuyas cargas puedan asimilarse a otras puntuales, operando entonces por superposición, lo cual es muy trabajoso.

El Código de Práctica citada, adopta un método simplificado, derivado del ex- puesto en 3.3.3b). De acuerdo con ello se determina el punto A trazando por el centro 0 de la aplicación de la carga la recta OA formando 40” con la horizontal.

de la carga la recta OA formando 40” con la horizontal. IN t u-- / Aa
de la carga la recta OA formando 40” con la horizontal. IN t u-- / Aa
de la carga la recta OA formando 40” con la horizontal. IN t u-- / Aa
IN
IN

t

u--

/ Aa lr’:
/
Aa
lr’:
4o” / ‘ A . *
4o”
/
‘ A
.
*

;’ -

,& fLoJ N al
,&
fLoJ
N
al

Figura

3-13

- ~--- 4 17 b I x ’I-r2 I- I -k -4 b)
- ~---
4
17 b
I x
’I-r2
I-
I
-k
-4
b)

El empuje equivalente es, como vimos,

I- I -k -4 b) El empuje equivalente es, como vimos, A,,N, siendo N la resultante

A,,N, siendo

N la resultante de la carga

sobre el terreno y dicho empuje equivalente se reparte en un ancho b + x, según se indica en la figura 3- 13 b).

un ancho b + x, según se indica en la figura 3- 13 b). El método
un ancho b + x, según se indica en la figura 3- 13 b). El método

El método tiene los inconvenientes ya señalados en 3.3.3b)

respecto a la ignoran-

cia del reparto de esfuerzos sobre el muro por encima de su arranque.

3.4 MUROS PARALELOS

Este caso, relativamente frecuente en algunas obras públicas, presenta aspectos especiales. En efecto, dependiendo de las características del suelo y de la separación y altura de los muros, pueden resultar modificaciones en los empujes.

En primer lugar y de acuerdo con la teoría de COULOMB se determina la direc- ción de la cuña de rotura, en la hipótesis de existencia de un solo muro. Si este ángulo

se determina la direc- ción de la cuña de rotura, en la hipótesis de existencia de
-1 B’ - cl
-1 B’
-
cl

B

al Figuru
al
Figuru

3-14

b)
b)

es $, trazamos por D una paralela que cortará a AB en el punto F. Hasta la profundi- dad F, en el caso de un solo muro el diagrama de empujes puede ser calculado y será como el indicado A’F’ en la figura 3-14b).

y será como el indicado A’F’ en la figura 3-14b). Tanteamos ahora para distintos planos BG
y será como el indicado A’F’ en la figura 3-14b). Tanteamos ahora para distintos planos BG

Tanteamos

ahora

para

distintos

planos

BG

el

valor

del

empuje,

considerando

la existencia de ambos muros, lo cual se realiza mediante el polígono vectorial indica-

do en la figura 3-14~) en el que son conocidos el peso p, del relleno BGDA más la sobrecarga correspondiente, la reacción en dirección y magnitud del muro DC contra

el relleno, igual y contraria al empuje deducido de la ley A’F’ hasta la profundidad

G, la dirección de F que ha de formar con

la profundidad G, la dirección de F que ha de formar con BG el ángulo de