Sunteți pe pagina 1din 33

Patricia Colunga-GarcíaMarín Alfonso Larqué Saavedra Luis E. Eguiarte Daniel Zizumbo-Villarreal

Editores

En lo ancestral hay futuro:

del tequila, los mezcales y otros agaves

2007

hay futuro: del tequila, los mezcales y otros agaves 2007 CENTRO DE INVESTIGACIÓN CIENTÍFICA DE YUCATÁN,

CENTRO DE INVESTIGACIÓN CIENTÍFICA DE YUCATÁN, A.C.

Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología

Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad

A.C. Consejo Nacional de Ciencia y Tecnolo gía Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de
“Del metl o maguey”. Ilustración tomada del Libro Séptimo, Capítulo LXXI, p. 349 de la

“Del metl o maguey”. Ilustración tomada del Libro Séptimo, Capítulo LXXI, p. 349 de la “Historia Natural de la Nueva España”, del Protomédico Francisco Hernández, escrita entre 1571 y 1577, y publicada por la UNAM en 1959 en sus Obras Completas. t. II, v. I.

D.R. 2007. Centro de Investigación Científica de Yucatán, A.C. Calle 43 No. 130, Col. Chuburná de Hidalgo, C.P. 97200, Mérida, Yucatán, México.

Forma parte del Sistema de Centros Públicos de Investigación del CONACYT.

ISBN: 978-968-6532-18-0

Primera edición: Agosto 2007.

Coordinación editorial: Patricia Colunga-GarcíaMarín Cuidado editorial: Gabriela Herrera Martínez Diseño editorial: Norma Marmolejo Quintero Diseño de portada: Alejandro I. Jiménez Soberanis

Para la reproducción total o parcial de esta obra se requiere permiso escrito de los editores.

Impreso y hecho en México.

Códice Florentino. Siembra de agaves. A los pueblos mezcaleros, porque con su trabajo e inge

Códice Florentino. Siembra de agaves.

A los pueblos mezcaleros,

porque con su trabajo e ingenio de más de 10,000 años nos han legado una gran riqueza biológica y cultural en los agaves de México.

Fotografías: Patricia Colunga. Cuevas de Guilá Naquitz, Valle de Tlacolula, Oaxaca, sitio arqueológico en donde
Fotografías: Patricia Colunga. Cuevas de Guilá Naquitz, Valle de Tlacolula, Oaxaca, sitio arqueológico en donde
Fotografías: Patricia Colunga. Cuevas de Guilá Naquitz, Valle de Tlacolula, Oaxaca, sitio arqueológico en donde
Fotografías: Patricia Colunga. Cuevas de Guilá Naquitz, Valle de Tlacolula, Oaxaca, sitio arqueológico en donde
Fotografías: Patricia Colunga. Cuevas de Guilá Naquitz, Valle de Tlacolula, Oaxaca, sitio arqueológico en donde
Fotografías: Patricia Colunga. Cuevas de Guilá Naquitz, Valle de Tlacolula, Oaxaca, sitio arqueológico en donde
Fotografías: Patricia Colunga. Cuevas de Guilá Naquitz, Valle de Tlacolula, Oaxaca, sitio arqueológico en donde

Fotografías: Patricia Colunga. Cuevas de Guilá Naquitz, Valle de Tlacolula, Oaxaca, sitio arqueológico en donde se encontraron desechos fosilizados de mezcal (tallos con bases de hoja cocidos) escupidos después de ser mastica- dos, fechados en el 9,000 a.C. (Smith Jr., 1986). Cuevas y agaves han sido utilizados por los pobladores hasta la actualidad, se observa un campesino pastoreando que recolectó las bases de las inflorescencias para hacer una cerca y usar la cueva como hato.

Índice

Presentación

v

Patricia Colunga-GarcíaMarín, Alfonso Larqué Saavedra, Luis E. Eguiarte y Daniel Zizumbo-Villarreal

I La naturaleza del agave

Historia natural del Agave y sus parientes: Evolución y Ecología Luis E. Eguiarte y Valeria Souza

3

Análisis AFLP del género Agave refleja la clasificación taxonómica basada en caracteres morfológicos y otros métodos moleculares Katia C. Gil-Vega, Corina E. Díaz-Quezada, Alejandro Nava-Cedillo, Abisaí García-Mendoza y June Simpson

23

Variación inter e intraespecífica en especies de Agave por citometría de flujo y análisis de sus cromosomas Guadalupe Palomino, Javier Martínez e Ignacio Méndez

41

Ecofisiología del agave azul (Agave tequilana Weber) Eulogio Pimienta Barrios, Julia Zañudo-Hernández, Park S. Nobel y Javier García Galindo

67

II Lo ancestral, base del futuro: domesticación y diversidad

La introducción de la destilación y el origen de los mezcales en el occidente de México Daniel Zizumbo-Villarreal y Patricia Colunga-GarcíaMarín

85

El tequila y otros mezcales del centro-occidente de México:

113

domesticación, diversidad y conservación de germoplasma Patricia Colunga-GarcíaMarín y Daniel Zizumbo-Villarreal

Inventarios y conservación de Agavaceae y Nolinaceae Jordan Golubov, María C. Mandujano, Santiago Arizaga, Alejandro Martínez-Palacios y Patricia Koleff.

133

Modelación supervisada de la distribución de magueyes mezcaleros en México y sus posibles aplicaciones Daniel Ocaña-Nava, Abisaí García-Mendoza y Jorge Larson

153

mezcaleros en México y sus posibles aplicaciones Daniel Ocaña-Nava, Abisaí García-Mendoza y Jorge Larson 153 i

En lo ancestral hay futuro:

III Los cimientos para el mañana: cultura y legislación

III Los cimientos para el m añana: cultura y legislación ii Economía y estética de los

ii

Economía y estética de los destilados del maguey Rogelio Luna Zamora

175

La dimensión intangible de la legitimidad:

191

cultura y poder en las denominaciones de origen Guadalupe Rodríguez Gómez

Del whisky escocés al mezcal:

213

diferenciación y etiquetado, desarrollo y conservación Jorge Larson, Ana G. Valenzuela-Zapata y Catarina Illsley

Tradiciones en el aprovechamiento de los agaves mexicanos: una aportación a la protección legal y conservación de su diversidad biológica y cultural Patricia Colunga-GarcíaMarín, Daniel Zizumbo-Villarreal y Jesús Martínez Torres

229

IV

Cruce de caminos: diversidad de estrategias productivas

Tequila La planeación estratégica y el desarrollo tecnológico como alternativa para romper los ciclos de abundancia y escasez de Agave tequilana Weber Miguel Cedeño-Cruz

253

Implicaciones socioambientales de la expansión del cultivo de agave azul (1995-2002) en el municipio de Tonaya, Jalisco, México Luis M. Martínez Rivera, Peter R. W. Gerritsen, Jesús J. Rosales Adame, Arturo Moreno H., Sarahy Contreras M., Arturo Solís M., Luis E. Rivera C., Oscar G. Cárdenas H., Luis I. Iñiguez D., Ramón Cuevas G., Carlos Palomera G., Edith García R., Angel Aguirre G. y José Luis Olguín L.

265

Mezcal El maguey mezcalero y la agroindustria del mezcal en Tamaulipas Cuauhtémoc Jacques-Hernández, Octavio Herrera Pérez y José A. Ramírez De León

287

Maguey papalote: hacia el manejo campesino sustentable de un recurso colectivo en el trópico seco de Guerrero, México Catarina Illsley, Ernesto Vega, Irene Pisanty, Albino Tlacotempa, Paola García, Pilar Morales, Grisell Rivera, Jorge García, Vania Jiménez, Faustino Castro, Moisés Calzada

319

Índice

del tequila, los mezcales y otros agaves

Henequén, bacanora y lechuguilla Valor agregado al henequén. El establecimiento de una agroindustria productora de bebida alcohólica Alfonso Larqué Saavedra

341

Estrategias para el desarrollo de la industria del bacanora en Sonora Luis Núñez Noriega

347

La lechuguilla: ¿el rescate de un recurso? Edmundo García Moya y J. Carmen Ayala-Sosa

355

Biotecnología La biotecnología aplicada al mejoramiento genético de los agaves Manuel L. Robert, José Luis Herrera y Mario Arce-Montoya

369

V Una mirada al horizonte

Las adaptaciones morfo-fisiológicas de los agaves a los ambientes áridos y su prospectiva agroindustrial Exequiel Ezcurra

387

El futuro de lo ancestral Patricia Colunga-GarcíaMarín, Alfonso Larqué Saavedra, Luis E. Eguiarte y Daniel Zizumbo-Villarreal

395

Anexos

Anexo 1 Programa del IV Simposio Internacional sobre Agavaceae y Nolinaceae. Mérida, Yucatán, 3 al 5 de marzo de 2004 Centro de Investigación Científica de Yucatán

xv

Anexo 2 Lista de árbitros de los capítulos

xvii

Anexo 3 Nombres comunes de 102 taxa de Agave reportados por su uso en México como alimento humano, bebida fermentada, bebida destilada, fibra o forraje Patricia Colunga-GarcíaMarín, Daniel Zizumbo-Villarreal y Jesús Martínez-Torres

xxi

Anexo 4 Mapa “Agave. Mezcales y diversidad” CONABIO

Anexo 4 Mapa “Agave. Mezcales y diversidad” CONABIO iiiiii Patricia Colunga, Alfonso Larqué, Luis E. Eguiarte

iiiiii

Patricia Colunga, Alfonso Larqué, Luis E. Eguiarte y Daniel Zizumbo (Ed.)

Fotografía: F otogra f Patricia ía: Patricia Colung Colunga. a (El Toro, “Piña” Tonaya, de

Fotografía:FotografPatriciaía: PatriciaColungColunga.a (El

Toro,“Piña”Tonaya,de mezcalJal.).

cocida bajo tierra, usada como alimento humano. Sola de Vega, Oaxaca.

Presentación

Patricia Colunga-GarcíaMarín, Alfonso Larqué Saavedra, Luis E. Eguiarte y Daniel Zizumbo-Villarreal

México es un país privilegiado desde el punto de vista de la diversidad de agaves

que posee; es su centro de origen y diversidad natural, pero además, como lo seña-

ló en 1982 el gran estudioso de los agaves, el Dr. Howard Scott Gentry, este género

rico en usos potenciales cayó en manos de los pueblos que dieron origen al princi- pal centro agrícola de América, resultando en su diversificación explosiva bajo se- lección y manejo humano. Es esta diversidad, primero generada por la selección natural, y desde hace unos 10,000 años, por la selección humana, la que actual- mente estamos disfrutando todos los pobladores de este país y del mundo. Los satisfactores que este grupo de plantas nos ha brindado, abarca toda la gama de nuestras necesidades, desde las más básicas de alimentación y habitación, hasta las espirituales y de recreación. Los antiguos mexicanos expresaban en sus huehuetlatolli ("la antigua palabra", conjunto de discursos para la enseñanza de ni- ños y jóvenes), la importancia de los agaves en su vida (León-Portilla, 1991):

Ten cuidado de las cosas de la tierra. Haz algo, corta leña, labra la tierra, planta nopales, planta magueyes. Tendrás qué beber, qué comer, qué vestir. Con eso estarás en pie, serás verdadero, con eso andarás. Con eso se hablará de ti, se te alabará, con eso te darás a conocer.

de ti, se te alab ará, con eso te darás a conocer. Desde la conquista de

Desde la conquista de México, los beneficios que los agaves nos han proporcio- nado los hemos compartido con el mundo. Los primeros conquistadores resumían así

la gran importancia cultural de estas plantas para los nativos mesoamericanos:

Hay en esta provincia un árbol llamado MEXCATL que llaman los españoles “ma- guey”, que dél se hace vino, vinagre, miel, sogas, ropa, madera p[ara] casas, agujas, clavos, hilo, bálsamo p[ar]a heridas muy aprobado (Relaciones Geográficas de Nueva Galicia 1580, en Acuña 1988, p. 69).

Es por la enorme importancia cultural, económica, ecológica y social de los

agaves, que el Comité Organizador del IV Simposio Internacional sobre Agavaceae

y Nolinaceae, conformado por los doctores Patricia Colunga GarcíaMarín, Luis

Eguiarte Fruns, Abisaí García Mendoza, Alfonso Larqué Saavedra y Manuel L. Ro- bert Díaz, convocó a todos los interesados para que del 3 al 5 de marzo de 2004 nos reuniéramos en torno al tema “Los agaves de importancia económica en México”, bajo el auspicio de la Academia Mexicana de Ciencias, el Centro de Investigación Científica de Yucatán (CICY), el Consejo Nacional del Agave (CONAGAVE), la

vi En lo ancestral hay futuro: Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y la Compañía

vi

En lo ancestral hay futuro:

Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y la Compañía Tequila Herradura. El objetivo principal de la convocatoria fue fortalecer las relaciones entre las diferentes organizaciones y los individuos del sector gubernamental, productivo, académico y social interesados en el conocimiento, el aprovechamiento y la con- servación de estos recursos fitogenéticos. La respuesta fue altamente satisfactoria: durante tres días, y bajo el programa que se presenta en el Anexo 1, escuchamos las aportaciones de 250 personas prove- nientes de todas las regiones del país y pertenecientes a 60 diferentes agrupaciones. La reunión se llevó a cabo en el auditorio del Centro de Investigación Científica de Yucatán, institución sede del evento, e incluyó 12 conferencias, 18 presentaciones orales, 69 presentaciones en cartel y 9 contribuciones en torno a dos mesas redon- das: problemática legal y prospectiva agroindustrial. En total, se presentaron 108 trabajos que abarcaron el estado actual del conocimiento en una amplia gama de temas, desde la etnoarqueología hasta las perspectivas agroindustriales, la conser- vación del germoplasma y la de los paisajes mezcaleros y tequileros. Los temas fue- ron analizados desde múltiples perspectivas: la de los investigadores de distintas disciplinas, las experiencias de los responsables de las políticas públicas y las de los productores e industriales, tanto de los pequeños como de las grandes empresas. El presente libro cubre uno de los objetivos del IV Simposio Internacional, al dar a la luz pública 21 contribuciones seleccionadas por el Comité Organizador y el Comité Editorial, elaboradas por 64 autores pertenecientes a 23 organizaciones académicas, gubernamentales y productivas. Las contribuciones tratan múltiples aspectos de la biología, ecología, historia, etnobotánica, economía, legislación, agronomía, agroecología, biotecnología y agroindustria de los agaves de México, y se han agrupado en cinco secciones:

En la primera sección, “La naturaleza del agave”, se proporciona una pers- pectiva de su historia natural, las evidencias moleculares y citogenéticas sobre su evolución, ecología, taxonomía y variación genética, y una perspectiva de la ecofi- siología de una de las especies de agave más estudiadas: el tequila. Eguiarte y Souza, usando evidencias moleculares fechan el origen de la familia entre 25.8 y 11.7 millones de años, y del género, en 10 millones de años, considerándolo como un género muy reciente con una de las más espectaculares radiaciones adaptativas (más de 200 especies). Ejemplifican sus ideas sobre los procesos de su diversifica- ción con una revisión del complejo A. deserti en el desierto de Sonora y A. lechugui- lla en el de Chihuahua. Revisan la ecología evolutiva de las especies relacionadas con la producción del tequila y el mezcal, y presentan un análisis de los recursos genéticos de dos especies mezcaleras silvestres del sur de México (A. cupreata y A. potatorum). Gil-Vega et al., utilizando AFLPs, analizan 71 especies del género Aga- ve y las comparan con otros seis géneros de la misma familia, obteniendo una cla- ra separación de géneros y, dentro de Agave, de los subgéneros Littaea y Agave, por lo que consideran que estos marcadores pueden ser una herramienta de apoyo para la clasificación taxonómica del género y la familia. Palomino et al. revisan el número y porcentaje de especies diploides y poliploides de Agave, donde se han

Presentación

del tequila, los mezcales y otros agaves

reportado plantas diploides (2x) y hasta octoploides (8x). Agave tiene un número cromosómico básico x = 30, que comprende un complemento de 5 cromosomas grandes y 25 pequeños y ha sido considerado bimodal. Analizan los mecanismos de evolución y variación inter e intra-específica en los cariotipos y el tamaño del genoma y reportan el cariotipo en A. rhodacantha y citotipos en A. angustifolia, estos últimos correspondientes a poblaciones con diferentes cariotipos y niveles de po- liploidía. Pimienta et al., en un estudio bajo condiciones controladas, reportan el efecto de diferentes temperaturas día/noche en la asimilación neta de CO 2 y la respiración en plantas jóvenes de A. tequilana bajo condiciones controladas, encon- trando que el agave azul tiene poca tolerancia a las temperaturas bajas, en compa- ración con otras especies de Agave. En la segunda sección, “Lo ancestral, base del futuro: domesticación y di- versidad”, se abordan aspectos del vínculo humano-agaves que son centrales para el futuro de esta relación: el origen de la diversidad genética bajo domesticación, y los inventarios y distribución geográfica de los recursos fitogenéticos disponibles. Zizumbo-Villarreal y Colunga-GarcíaMarín en una primera contribución presen- tan evidencias botánicas, toponímicas, arqueológicas y etnohistóricas del origen de la destilación del agave, hacia fines del siglo XVI, en las cuencas bajas de los ríos Armería-Ayuquila y Coahuayana-Tuxpan, en los actuales estados de Jalisco y Co- lima, mediante la adaptación de la técnica introducida por los filipinos para la des- tilación del coco, concluyendo que la selección y cultivo del germoplasma que condujo a la domesticación y a la diversificación del agave con fines de destilación en esta región de México, ocurrió en las estribaciones de los volcanes de Colima, siendo los pozos subterráneos de fermentación y el destilador asiático dos herra- mientas claves para la difusión y persistencia de estas bebidas ante las duras prohibiciones coloniales. En una segunda contribución, presentan los resultados de una exploración etnobotánica en la que encontraron que el núcleo actual de mayor diversidad de esta región es el sur de Jalisco, con más de 20 variedades cul- tivadas por agricultores tradicionales, resultado de un proceso continuo de selec- ción iniciado por la población indígena para producir alimentos y bebidas fermen- tadas. Los mecanismos de diversificación y conservación del germoplasma han sido, fundamentalmente, la selección continua de poblaciones silvestres y el mantenimiento y mejoramiento de variedades locales antiguas y de reciente se- lección, con criterios propiciadores de diversidad relacionados con variedad de sabores, de duración del ciclo de vida y adaptación a agroecosistemas multiespe- cíficos y multivarietales. Golubov et al. analizaron la información para las fami- lias Agavaceae y Nolinaceae albergadas en el Sistema Nacional de Inventa- rios Bióticos de CONABIO, con más de 3,000 datos de especímenes de varias co- lecciones y proyectos financiados, y encontraron que no hay ejemplares de her- bario de varias especies y estados de la República, que algunas especies y estados se encuentran sobrerrepresentadas, y que hay un sesgo espacial y temporal de las colectas. A través de los estudios de caso de A. macroacantha y A. victoria- reginae, concluyen que la información de los inventarios puede dar pautas para establecer áreas de conservación que se pueden complementar con estudios po-

Patricia Colunga, Alfonso Larqué, Luis E. Eguiarte y Daniel Zizumbo

que se pueden complementar con estudios po- Patricia Colunga, Alfonso Larqué, Luis E. Eguiarte y Daniel

vii

En lo ancestral hay futuro:

blacionales. Ocaña et al. presentan los resultados de modelar la distribución espa- cial de 11 especies de Agave mediante algoritmos genéticos y su combinación con los sistemas de información geográfica y la experiencia de los científicos especialis- tas, encontrando que las especies con la mayor distribución potencial fueron A. angustifolia, A. salmiana subsp. crassispina, A. rhodacantha, A. maximiliana y A. du- rangensis, y que las herramientas utilizadas pueden ser muy útiles en la definición de indicaciones geográficas.

muy útiles en la definición de indicaciones geográficas. Fotografía: Patricia Colunga. Fibra de henequén. Tinúm,
Fotografía: Patricia Colunga. Fibra de henequén. Tinúm, Yucatán.
Fotografía: Patricia Colunga. Fibra de henequén. Tinúm, Yucatán.

La tercera sección “Los cimientos para el mañana: cultura y legislación”, provee de información y un marco conceptual básico para el futuro de los destila- dos de agave, en términos de su problemática económica, cultural y legal. Luna Zamora propone un modelo para analizar las trayectorias de las especies de agave más importantes económicamente en México, basado en los vectores que han constituido hitos en la historia de cada una. Plantea que el tequila ha sido benefi- ciado por distintos vectores frente a los otros destilados del agave en México, y propone que los productores de destilados como el mezcal y otros licores locales, otorguen a su producto un plus a través de cualidades estéticas distintivas que hagan atractivo y novedoso su producto en el mercado, y que generen un movi- miento para lograr la “denominación de origen” de su destilado como un patri- monio cultural local, a partir de su distinción, tipicidad y exclusividad estética. Rodríguez-Gómez, en un estudio de la dimensión sociopolítica de la legitimación de las denominaciones de origen (DO), centrado en el examen de los procesos his- tóricos de construcción de las “geografías de origen” del champán y del tequila, argumenta que las DO son formas particulares, legitimadas por los Estados, de

viii

Presentación

del tequila, los mezcales y otros agaves

distinción jerarquizada de mercancías agroalimentarias. Éstas dejan fuera, por de- finición y debido a complejos rejuegos de poder, aquellos bienes, recursos bióticos, culturas, actores, regiones y países que no son definidos como parte material, ni cultural de la geografía de la exclusividad, protección, privilegios y valor agrega- do que otorga la DO. Larson et al., a través de una comparación cualitativa de di- versos aguardientes del mundo, con especial énfasis en los whiskies escoceses, describen diversos elementos presentes en las etiquetas que contribuyen a la dife- renciación de los productos. En el contexto de las magueyeras y su biodiversidad en México, indican algunas coordenadas en el camino hacia la diferenciación de los mezcales a través de un etiquetado informativo que contribuya a distinguir en el mercado las prácticas de producción de maguey y mezcal, que promueven tam- bién la conservación de los paisajes mezcaleros de nuestro país. Finalmente, en es- ta sección, Colunga-GarcíaMarín et al., analizan la información etnobotánica del género Agave contenida en 180 fuentes bibliográficas, ocho herbarios y en explo- ración de campo. Encontraron 74 especies y 28 taxa infraespecíficos reportados como alimento humano, bebidas fermentadas, bebidas destiladas, fibra y forraje, que reciben 570 nombres comunes que podrían representar un número semejante de variantes agro-morfológicas. Para producir mezcal, registraron 42 especies, 7 subespecies y 7 variedades en 24 entidades federativas, mientras que la DO sólo reconoce explícitamente seis taxa en siete estados de la República. Para los cinco estados incluidos en la DO Tequila registraron 10 taxa utilizados además del aga- ve azul. Los resultados indican exclusión de pueblos nativos, germoplasma y pro- cesos de elaboración tradicionales en las denominaciones de origen, los cuales po- drían ser un factor clave para la sustentabilidad de la industria de los agaves.

clave para la sustentabilidad de la industria de los agaves. Logo de certi ficación del proceso

Logo de certificación del proceso tradicional de elaboración de los Mezcales Tradicionales de los Pueblos de México.

Patricia Colunga, Alfonso Larqué, Luis E. Eguiarte y Daniel Zizumbo

Mezcales Tradicionales de los Pueblos de México. Patricia Colunga, Alfonso Larqué, Luis E. Eguiarte y Daniel

ix

x En lo ancestral hay futuro: En la cuarta sección, “Cruce de caminos: diversidad de

x

En lo ancestral hay futuro:

En la cuarta sección, “Cruce de caminos: diversidad de estrategias produc- tivas”, las contribuciones se han dividido en cuatro subsecciones que nos mues- tran la diversidad de estrategias productivas del tequila, los mezcales y la lechu- guilla, incluyendo las estrategias campesinas y biotecnológicas de producción. Acerca del tequila, Cedeño-Cruz plantea mecanismos de planeación estratégica de la industria que, sumados a algunos desarrollos tecnológicos y proyectos de inves- tigación, pueden romper los ciclos de sobreproducción y escasez de la materia prima que han impactado a la baja su precio, así como la escasez que ha provoca- do el incremento en el precio del agave a cifras nunca antes vistas, y que han pues- to al tequila en desventaja contra otros destilados presentes en el mercado. Martí- nez-Rivera et al. presentan un análisis interdisciplinario de las repercusiones de la expansión del cultivo de agave azul en el municipio de Tonaya, Jalisco, para el pe- riodo 1995-2002. Encontraron que la superficie sembrada pasó de 500 ha a más de 1,600, disminuyendo las del maíz de 4,675 a 2,407 ha y las áreas de vegetación na- tiva como el bosque tropical caducifolio, además de sembrarse en zonas altamente susceptibles a erosión edáfica. La mayor superficie sembrada pertenece a peque- ños propietarios (71%), pero son los ejidatarios (29%) quienes tienen contratos de arrendamiento con empresas agaveras bajo grandes desventajas. Los agroquímicos usados incluyen los prohibidos nacionalmente. El cultivo del agave azul ha origi- nado pérdida de empleo, de formas tradicionales de cultivo y fuerte dependencia de intermediarios. Con respecto al mezcal, Jacques-Hernández et al. presentan los resultados de un trabajo multidisciplinario para apoyar el desarrollo de la agroin- dustria del mezcal que indican la existencia de especies con alto potencial produc- tivo, no identificadas o con imprecisiones taxonómicas, Agave suficiente para apoyar un crecimiento conservador y un rico acervo cultural que permite pronos- ticar una reactivación sustentable y sostenida de la agroindustria del mezcal ta- maulipeco. Illsley et al. presentan los avances del Proyecto Integral del Maguey y del Mezcal Papalote del Chilapan, esfuerzo colaborativo de una organización campesina, una organización no gubernamental e instancias gubernamentales y académicas, que busca el manejo campesino sustentable de A. cupreata, especie sil- vestre endémica de la cuenca del Balsas que se reproduce exclusivamente por se- millas. Presentan la caracterización de la biología reproductiva de esta especie, y junto con los de la demografía de las poblaciones, ofrecen elementos para entender la racionalidad del manejo campesino. Mediante métodos participativos han esta- blecido puentes para que las investigaciones sean analizadas por los campesinos y se propongan ajustes a las reglas comunitarias y prácticas de manejo. Larqué- Saavedra presenta el caso del desarrollo tecnológico a partir de piñas de A. four- croydes para producir una bebida alcohólica que recibió el nombre de Sisal, y que tuvo la intención de dar valor agregado a la planta de henequén para favorecer que no desapareciera su cultura agrícola. La experiencia se describe para resaltar la importancia de vincular a los actores potenciales que pueden hacer la transfor- mación correspondiente y que se materialice en el sector social. Núñez-Noriega describe la cadena productiva del bacanora y concluye que es necesario diseñar e instrumentar acciones estratégicas que, asociadas a las políticas públicas, abran

Presentación

del tequila, los mezcales y otros agaves

oportunidades a los agentes económicos en nichos de inversión específicos, para capitalizar al sector. Las estrategias deben encaminarse a la obtención de finan- ciamientos suficientes y oportunos, organización adecuada de los productores y estrategias de comercialización para impulsar las plantaciones comerciales, la tec- nificación de los procesos industriales, el envasado, y todas las acciones encami- nadas a obtener la mejor calidad y autenticidad de la bebida que identifica a Sono- ra. García-Moya y Ayala-Sosa nos presentan una revisión de la literatura sobre la lechuguilla que pretende mostrar que esta fibra, definida por SEMARNAT (2000) como recurso forestal no maderable, requiere de un tratamiento diferente al con- vencional, para que pueda incidir de mejor manera en el desarrollo de las zonas muy secas y secas del país, ya que si bien aporta poco en cuanto al volumen de la producción forestal (454 ton, equivalentes al 0.88% de la producción en el 2000), en algunas regiones es el único medio de subsistencia de sus moradores. Como parte final de esta sección, Robert et al. analizan las posibilidades de mejorar genética- mente las plantaciones de agaves comerciales y otras agaváceas no domesticadas, a la luz de su problemática particular y de las oportunidades que ofrecen las bio- tecnologías celulares y moleculares disponibles en la actualidad, y nos presentan algunos avances sobre la aplicación de las estrategias propuestas y desarrolladas en henequén y datilillo (Yucca valida).

y desarrolladas en henequén y datilillo ( Yucca valida ). F otogra f ía: Patricia Colunga.

Fotografía: Patricia Colunga. Zapotitlán, Jalisco.

Patricia Colunga, Alfonso Larqué, Luis E. Eguiarte y Daniel Zizumbo

f ía: Patricia Colunga. Zapotitlán, Jalisco. Patricia Colunga, Alfonso Larqué, Luis E. Eguiarte y Daniel Zizumbo

xi

En lo ancestral hay futuro: En la quinta sección, “ Una mirada al horizonte” ,

En lo ancestral hay futuro:

En la quinta sección, “Una mirada al horizonte”, se presentan dos capítulos

a manera de perspectivas, uno en el que Ezcurra discute las adaptaciones morfo-

fisiológicas de los agaves a los ambientes áridos y su prospectiva agroindustrial, señalando por un lado, que como plantas de metabolismo CAM, los agaves ofre- cen inmensas posibilidades de nuevos cultivos con una alta eficiencia en el uso del agua, un problema que será cada vez más importante en la agricultura mexicana,

y por otro, que la capacidad del grupo para la multiplicación clonal representa cla-

ras ventajas para la fácil propagación de formas agronómicamente valiosas, pero abre, asimismo, grandes interrogantes respecto al mantenimiento de la diversidad genética del grupo. En el último capítulo, los Editores presentan las conclusiones derivadas del Simposio y analizan el futuro de lo ancestral. Queremos agradecer a los académicos que arbitraron los manuscritos invita- dos, cuyos nombres e instituciones de adscripción aparecen en el Anexo 2, por haber contribuido con su labor a la calidad de esta obra. Al final del libro se presentan dos anexos que proporcionan información bá- sica para los interesados en los agaves de importancia económica en México: una relación de los nombres comunes de 102 taxa de agaves reportados por su uso en México como alimento humano, bebidas fermentadas, bebidas destiladas, fibra o forrajes, perteneciente al Capítulo “Tradiciones en el aprovechamiento de los aga- ves mexicanos: una aportación a su protección legal y conservación biológica y cultural” de Colunga-GarcíaMarín et al., y el mapa temático “Mezcales y diversi- dad”, elaborado por CONABIO bajo la coordinación general de Jorge Larson, y que reúne información biológica, geográfica y cultural relativa a 14 magueyes mezcaleros. El Comité Editorial expresa su agradecimiento al Consejo Nacional de Cien- cia y Tecnología (CONACYT), a la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (CONABIO) y al Instituto Nacional de Ecología (INE) por el financiamiento de esta publicación, a los autores que participaron de manera entu- siasta en esta obra colectiva, a los árbitros que contribuyeron con sus observacio- nes a mejorar los diferentes capítulos, así como a las personas que colaboraron en el trabajo editorial: Lic. Gabriela Herrera Martínez (cuidado de la edición), Norma Marmolejo Quintero (diseño editorial), Alejandro I. Jiménez Soberanis (diseño de portada) y Lic. Raúl Diego Rivera Hernández (revisión final).

Literatura citada

Acuña, R. (Ed.). 1988. Relaciones geográficas del siglo XVI: Nueva Galicia. Instituto de In- vestigaciones Antropológicas. Universidad Nacional Autónoma de México. México D.F. 360 pp. Gentry S. H. 1982. Agaves of Continental North America. University of Arizona Press. Tucson. León-Portilla, M. 1991. Huehuetlatolli, testimonios de la antigua palabra. Secretaría de Educación Pública – Fondo de Cultura Económica. México.

xii

Presentación

El futuro de lo ancestral

Patricia Colunga-GarcíaMarín 1 , Alfonso Larqué Saavedra 1 , Luis E. Eguiarte 2 y Daniel Zizumbo-Villarreal 1

1 Unidad de Recursos Naturales. Centro de Investigación Científica de Yucatán. Calle 43 No. 130, Col. Chuburná de Hidalgo, C.P. 97200, Mérida, Yucatán, México. 2 Departamento de Ecología Evolutiva. Instituto de Ecología. UNAM. pcolunga@cicy.mx

Existen pocas especies vegetales que tengan tanta historia social como los agaves. Para un país como México —en cuyo nombre anida la palabra mexcatl, planta que constituyó antes que el maíz la principal fuente de carbohidratos para su población (Callen, 1965; Smith, 1986)—, es obligado su estudio a la mayor profundidad posi- ble. Es esta profundidad la que se aprecia a lo largo de las páginas de este libro, que después de su lectura, nos permite proponer que En lo ancestral hay futuro. Los 64 autores de los 21 capítulos que lo conforman, pertenecientes a 23 or- ganizaciones académicas, gubernamentales y productivas radicadas en 10 entida- des federativas, presentan abundante información y análisis que nos muestran que La naturaleza del agave es la de un grupo de plantas que en nuestro país cuenta con 150 de sus 200 especies, la mayoría de ellas (58%) sólo presentes en él (García- Mendoza, 2002). Con alta diversidad genética, pueden encontrarse en casi todos los ambientes naturales de nuestro país. Caracterizados por su alta productividad de biomasa en áreas limitantes, especialmente de agua, los agaves mantienen rela- ciones biológicas y ecológicas complejas entre ellos y con otras especies de plantas y animales, proveyendo múltiples servicios ambientales, como el mantenimiento del suelo y de las poblaciones de polinizadores importantes como los murciélagos. Esta naturaleza del agave ha sido la base sobre la cual los grupos humanos nativos de México han construido una profunda interrelación ancestral con estas plantas. Se ha documentado un mínimo de 74 especies y 28 taxa infraespecíficos con uso como alimento humano, bebidas fermentadas, bebidas destiladas, fibra y forraje (Colunga-GarcíaMarín et al., esta obra). De esta interrelación ha resultado una alta diversidad de germoplasma y de sistemas de manejo agrícola, producto de la se- lección y el cuidado de variedades que no habrían prosperado en condiciones na- turales, así como una gran variedad de productos culturales, tangibles e intangi- bles, que hoy distinguen a los grupos culturales nativos y mestizos que conforman nuestro país, haciendo que, hablando de agaves, Lo ancestral sea la base del futu- ro. Una legislación que reconozca y proteja esta diversidad biológica, agrobiológi- ca y cultural, y a la vez, proteja a los campesinos que han generado y mantenido este germoplasma y sus productos culturales, a través de la recreación continua de

las tradiciones milenarias que han heredado de sus ancestros, serán Los cimientos para un mañana, en el que se genere riqueza con equidad y sustentabilidad ecoló- gica y social. Sobre estas bases será posible aprovechar el Cruce de caminos de las diferentes estrategias productivas que se han diseñado en torno a estas plantas, tan características del paisaje natural y cultural mexicano, y que abarcan desde los usos más tradicionales hasta los más novedosos, con el empleo de técnicas milena- rias pero también de reciente diseño, utilizando el conocimiento empírico tradi- cional y el conocimiento científico. La información y los análisis que se presentan en esta obra sustentan am- pliamente las conclusiones generales que fueron aprobadas por el pleno del IV Simposio Internacional sobre Agavaceae y Nolinaceae, celebrado en Mérida, Yuca- tán del 3 al 5 de marzo de 2004:

Existen múltiples relaciones históricas que vinculan la mexicanidad con el uso de los agaves.

México cuenta con la comunidad académica más consolidada en el mundo en el conocimiento de esta familia de plantas.

Los agaves son un recurso fitogenético estratégico para el país, ya que repre- sentan una alternativa para el desarrollo sostenible desde el punto de vista ecológico y social, siendo de particular importancia su capacidad bio- productiva en ambientes extremos de temperatura y disponibilidad de agua.

México dispone de una enorme diversidad natural y humana, las cuales se deben ligar a productos transformables que generen riqueza con equidad. Lograr esta vinculación involucra la participación de los sectores académico y productivo, los cuales deben estar coordinados en todo el proceso, buscando el rescate de lo nuestro, el reconocimiento de los saberes locales, el cuidado de la calidad del producto y el respeto a la diversidad biológica y cultural.

Se debe evitar que los recursos biológicos sean vistos como bienes inde- pendientes de las poblaciones humanas que los manejan y de las culturas que los han seleccionado a través del tiempo. No se debe ver a la diversi- dad biológica aislada de la cultural.

En el desarrollo del aprovechamiento de los agaves, es central poner espe- cial atención a la promoción y el cumplimiento de diversos marcos legales relacionados con la conservación de la diversidad biológica, el desarrollo rural sostenible y la propiedad intelectual.

Existen tensiones sobre los requerimientos de homogeneidad e identidad en la Norma Oficial actual del tequila y la necesidad de contar con variabi- lidad genética para enfrentar los problemas agronómicos de la industria, por lo que es necesaria su discusión.

Se requiere un apoyo gubernamental decidido para el desarrollo de inves- tigación científica básica y tecnológica vinculada con la problemática de los agaves. Se propone que el 1% de los impuestos recabados de la indus- tria de productos de agaves se destinen a esta actividad. Una mirada al horizonte nos muestra que la globalización de la economía es- tá acelerando cambios en todos los ámbitos del desarrollo social y su entorno eco-

lógico, planteando retos adaptativos a nivel social, cultural y ecológico. Los cam- bios referidos a la dinámica ambiental están afectando la base material de los sis- temas productivos primarios como la agricultura. El calentamiento global, el de- cremento de las fuentes de agua dulce, el abatimiento de las fuentes de petróleo, la pérdida acelerada del recurso suelo por erosión y salinización, la pérdida de la agrobiodiversidad están incidiendo negativamente sobre la productividad y la sustentabilidad de los agroecosistemas. Todo ello apunta a una crisis agrícola y ecológica de grandes proporciones que incidirá en la profundización de la des- igualdad social y en el empobrecimiento tanto de los productores como de los propios sistemas agrícolas y ecológicos. Las repercusiones en México de estos cambios están incidiendo en el abandono del campo, el incremento de la emigra- ción campesina hacia las ciudades y hacia los Estados Unidos de América, pro- fundizando nuestra dependencia de los alimentos importados y alejándonos de la soberanía alimentaria. Los cambios en la política de exportaciones de alimentos de los EUA, particu- larmente la del maíz, que ha limitado su disponibilidad al mercado mexicano, hacen evidente la vulnerabilidad de nuestra seguridad alimentaria y la urgente necesidad de establecer estrategias agrícolas que permitan atenuar o revertir los procesos negativos que inciden sobre la productividad y sustentabilidad, y que nos puedan llevar a la soberanía alimentaria. La estructuración del mercado estadounidense en las últimas décadas ha re- percutido de manera determinante en el desenvolvimiento de la agricultura mexi- cana, definiendo nichos específicos en los que puede competir y dejando fuera a muchos productos agropecuarios. Los que han quedado dentro han sido, o están siendo, controlados por las compañías multinacionales para su comercialización en los grandes mercados, como es el caso del tequila y de manera incipiente el de los mezcales. Sin embargo, y por otra parte, el mercado europeo, y en menor esca- la el estadounidense, están abriendo nichos especializados en los que podrían par- ticipar los productos de agave excluidos de los grandes mercados, como es el mer- cado de los productos orgánicos, los ecológicamente amigables, los libres de trans- génicos, los de comercio justo y los de promoción de la diversidad cultural. Ante los retos que nos plantean los cambios provocados por la globalización económica nos podemos preguntar: 1) ¿Cuál puede ser el aporte de los agaves en términos de la sustentabilidad ecológica, la competitividad y la seguridad alimen- taria? 2) ¿Cuál puede ser el aporte de los agaves a la sustentabilidad social?

Sustentabilidad ecológica

Cambio climático global Uno de los retos más importantes para la sustentabilidad ecológica es el cambio climático global que está llevando a un inminente incremento de la temperatura y a ambientes más extremosos en cuanto a disponibilidad de agua. Este cambio está relacionado con el exceso de utilización de la energía fósil, haciendo necesaria la búsqueda de sistemas alternativos para generar energía de manera eficiente, parti-

cularmente a través del diseño de sistemas agrícolas y forestales que permitan tan- to la producción de carbohidratos convertibles a alcohol, como la captación de al- tas cantidades de CO 2 atmosférico. De particular importancia para este propósito, son aquellos sistemas agrícolas que permitan disminuir el consumo de agua. Co- mo plantas típicamente subtropicales, los agaves están adaptados a una amplia gama de condiciones climáticas cálidas, templadas y frías con déficit de agua (Go- lubov et al., esta obra; Ocaña-Nava et al., esta obra), por lo que han formado parte de los sistemas agrícolas de nuestro país en una amplia gama de agroecosistemas con déficit de agua. Cultivos como los agaves se visualizan, por lo tanto, como favorables para enfrentar estos retos, al presentar características biológicas relevantes. En primer término, debido a que el uso tradicional milenario más importante, para el cual se han ejercido presiones de selección humana intensas y específicas, ha sido la pro- ducción de carbohidratos a partir de las hojas y del tallo para convertirlas en alco- hol. Además, por sus características fisiológicas, los agaves son de las plantas que presentan mayor eficiencia en el uso del agua y en la captación de CO 2 atmosférico que se conocen (Nobel, 1994; Pimienta-Barrios et al., esta obra; Ezcurra, esta obra). En añadidura, los agaves pueden producir muchos otros satisfactores humanos como mieles, fibra, combustibles, forraje, materiales de construcción y productos medicinales, de uso actual y potencial.

Erosión edáfica Uno de los principales problemas del desarrollo agrícola en México ha sido la tasa elevada de pérdida de suelo, y con ello, de fertilidad y capacidad de retención de la humedad. Las características de las raíces y hojas de los agaves han permitido utilizarlos en multitud de sistemas agrícolas para captar humedad atmosférica y lluvia, así como para mantener el suelo en terrenos con alta pendiente. Está am- pliamente documentado que los agaves en México fueron y son utilizados por los agricultores tradicionales en multitud de sistemas agrícolas, principalmente locali- zados en laderas, para la formación de obras como terrazas y bordos, ayudando al control de los escurrimientos de agua y al control de la pérdida de suelo. Los sis- temas agrícolas que incluyen múltiples especies, en los cuales los agaves son in- corporados, son los sistemas más estables que se conocen en cuanto a control del suelo y el manejo eficiente del agua y la humedad disponible (Wilken, 1987; Zi- zumbo-Villarreal y Colunga-GarcíaMarín, 1993). Es claro que promover la conser- vación de su uso con este propósito tendrá un impacto relevante en términos de captación, conservación y uso eficiente del agua, así como en la conservación del suelo, aspectos que al establecer sinergia incrementan la diversidad de la flora y la fauna del suelo y la fertilidad del mismo.

Sustentabilidad social Un segundo reto ante el cual nos enfrenta el cambio global es el de la sustentabili- dad social. La amplia diversidad genética del germoplasma actual de los agaves en México, de los agroecosistemas en los que se encuentran, y de sus productos

culturales, pueden permitir responder tanto a los cambios ambientales como a los cambios en el mercado de los productos ahora comercializados, ya que estas tres características les permiten: a) ser manejados en sistemas múltiples de cultivo, asociados con otras especies, como las que integran el sistema tradicional mesoa- mericano de milpa, pero también en sistemas agrícolas innovadores, y b) satisfacer diversos usos a la vez. De las 150 especies presentes en el país, alrededor de 75 han sido reportadas por su uso como alimento humano, miel, bebida fresca, bebida fer- mentada, bebida destilada, fibra y forraje (Colunga-GarcíaMarín et al., esta obra). Estas características de los agaves nos pueden permitir la promoción de anti- guas tradiciones con viejos y nuevos enfoques, que nos ayudarían a responder a los retos de la sustentabilidad ecológica y social, a través de impulsar: 1) la tradi- ción de los sistemas agrícolas en áreas semiáridas y secas donde los agaves mejo- ran las condiciones de humedad para ellos y otros cultivos asociados, mediante la conformación de terrazas o micro cuencas; 2) la tradición de sistemas agrícolas pa- ra un uso integral de la planta, incluyendo nuevos usos junto con los aprovecha- mientos tradicionales, 3) la tradición de establecer sistemas asociados con otras plantas, incluyendo a los cultivos básicos tradicionales y/u otros nuevos. Responder a estos retos, sin embargo, aún requiere de una cantidad significa- tiva de investigación científica de calidad que nos permita el desarrollo de tecno- logías apropiadas a nuestra diversidad taxonómica, ecológica y cultural. El potencial Futuro de lo ancestral del agave es enorme, dada esta alta diversi- dad agrobiológica y cultural, por lo que es posible vislumbrar que existe una alta fac- tibilidad de incrementar el valor agregado de los productos obtenidos de los agaves.

Bebidas destiladas La alta diversidad del germoplasma y de procesos de producción utilizados para este fin permite visualizar el establecimiento de un sistema de denominaciones de origen para muchos nuevos productos orientados a mercados especializados. Co- lunga-GarcíaMarín et al. (esta obra) registraron 42 especies, 7 subespecies y 7 va- riedades en 24 entidades federativas con este uso, las cuales reciben 259 nombres comunes diferentes que podrían indicar un número semejante de variedades. Cuando se comparan estos datos con los reconocidos en la Denominación de Ori- gen Mezcal, que sólo contempla siete estados y explícitamente a cinco especies, nos podemos percatar de la magnitud de la exclusión de germoplasma, procesos de producción y grupos étnicos que sustentan a estas bebidas tradicionales. La ca- racterística inherente de exclusión-marginación de las Denominaciones de Origen hace necesario el replanteamiento de su definición y de las estrategias guberna- mentales para el control y el apoyo para la producción y comercialización de los nuevos productos (Rodríguez, esta obra).

Mieles Las mieles de agave están cobrando gran relevancia en la industria alimenticia por sus características nutricionales y nutracéuticas. En estados como Michoacán, Gua- najuato y Jalisco, la sobreoferta de plantas de Agave tequilana Weber ha dado lugar

a la creación de una nueva industria alimentaria basada en el gran potencial de los azúcares que se acumulan en las piñas. Ricos en inulinas, azúcares polimerizados que se extraen y purifican a partir de ellas, se ha demostrado que estos azúcares tienen características altamente apreciadas para diabéticos o para combatir la obe- sidad. Se espera que pronto esta industria desprenda como una alternativa rele- vante para los agaves.

Biotextiles En años recientes han existido acuerdos en países industrializados para favorecer el uso de fibras naturales sobre aquellas derivadas del petróleo. Resalta, entre

otros, el acuerdo de que en la industria automotriz los asientos de los vehículos deberán utilizar fibras naturales. Adicionalmente, tanto la industria mueblera co- mo la de la construcción han iniciado la utilización de materiales compuestos ela- borados con las fibras de agave como puertas, plafones y morteros reforzados. Es-

te tipo de acuerdos nos permite suponer que en el corto plazo habrá una sobrede-

manda de fibras de agaves, que no se va a poder atender, por la reducción de plantaciones para el cultivo de agaves productores de fibra.

Etanol-Biodiesel

A pesar de que la producción de etanol a partir de la hoja ha sido explorada desde

1910, el desarrollo industrial apenas se ha iniciado (Magdub y Barahona, 2006). Los estudios que se están desarrollando sobre el particular todavía no despejan con claridad su posible incorporación al selecto grupo de las plantas generadoras de alcohol como bioenergía. El cultivo asociado con especies oleaginosas como Ri- cinus comunis L. o Jatropha curcas L. podría sentar las bases para el establecimiento de plantas productoras de biodiesel.

La riqueza pictórica y cerámica precolombina relacionada con los agaves tam- bién nos ilustra la gran importancia del papel que dentro del esquema de susten- tabilidad jugaban estas plantas maravillosas. Dichas expresiones del arte nos in- dican, entre otros aspectos, que los agaves formaban parte importante del mun- do de las culturas de México, además de que nos dan certeza de que había múl-

tiples experiencias que tenían como eje central a los agaves. Existen, además, re- gistros que permiten dar testimonio de sus usos medicinales. De esta forma po- demos asegurar que el uso integral de los agaves fue una práctica común y que da pauta para sostener que hay futuro en la sociedad que basa su prospectiva en

la cultura ancestral del manejo de recursos naturales.

Este futuro, sin embargo, requiere que en el presente hagamos esfuerzos significativos para conservar los recursos fitogenéticos, los ecosistemas y los pro- cesos culturales que sustentan la riqueza que nos aportan estas plantas. Las ex- periencias de los cultivos de plantación con fines comerciales de exportación, como son el henequén (Colunga-GarcíaMarín et al., 1999) y el tequila (Gil-Vega et al., 2001) nos han mostrado las consecuencias de la pérdida de la diversidad ge- nética contenida en estos cultivos. Las principales razones para conservar la di-

versidad de los cultivares de agaves de México y sus poblaciones silvestres evo- lutivamente relacionadas son:

1. La diversidad del germoplasma utilizado es el resultado de procesos con-

tinuos de selección humana iniciados hace unos 10,000 años por la población na-

tiva, de modo que el germoplasma y los productos tradicionales obtenidos con éste son parte del patrimonio cultural, tangible e intangible, de México.

2. Este germoplasma es parte de la agrobiodiversidad de los sistemas tradi-

cionales en los que se mantienen muchos de los cultivos básicos para la alimen-

tación del pueblo de México, y en la mayoría de los casos, se encuentran integra- dos a ellos como un medio para conservar el suelo de la erosión y como una fuente de múltiples satisfactores humanos, como son fibra, alimento, bebidas, combustible, medicinas, materiales de construcción, etc. La conservación de la diversidad de los agaves de México es, por lo tanto, también la conservación del suelo y la diversidad de los cultivos básicos como el maíz, los frijoles, las calaba- zas, los jitomates y los chiles.

3. La conservación del germolpasma y la generación de nuevo, será de gran

importancia para el mejoramiento genético y productivo de la industria de las

bebidas destiladas de agave, una de las más prósperas, especialmente si hay un cambio en el enfoque productivo y legal, dirigiéndose a la diversificación en lu- gar de la homogenización.

4. Los agaves son plantas altamente eficientes para producir biomasa bajo

déficit de agua y excelentes secuestradoras de carbono gracias a que pueden to- mar CO2 de día y de noche. Ambas características, junto con la diversidad gené- tica, serán de importancia cada vez mayor, debido al cambio climático global. La conservación requerirá de estrategias múltiples, como son los bancos de semillas, las colecciones ex situ e in situ, la conservación de hábitats significativos y la protección cultural, legal y económica de los procesos y paisajes. De igual forma, requerirá que continuemos, de manera significativa, con los esfuerzos de investigación y desarrollo tecnológico, como los ilustrados en este libro, que sus- tenten la afirmación de que En lo ancestral hay futuro.

Literatura citada

Callen, E.O. 1965. Food habits of some Pre-Columbian Mexican Indians. Economic Botany 19: 335-343. Colunga-GarcíaMarín, P., J. Coello-Coello, L. Eguiarte and D. Piñero. 1999. Isozymatic variation and phylogenetic relations between henequen Agave fourcroydes Lem. and its wild ancestor A. angustifolia Haw. American Journal of Botany. 86 (1): 115-123. Colunga-GarcíaMarín, P., D. Zizumbo-Villarreal y J. Martínez-Torres. Esta obra. Tradicio- nes en el aprovechamiento de los agaves mexicanos: una aportación a su protección legal y conservación biológica y cultural. En: Colunga-GarcíaMarín, P., L. Eguiarte, A. Larqué S. y D. Zizumbo-Villarreal (Ed.). En lo ancestral hay futuro: del tequila, los mezcales y otros agaves. CICY-CONACYT-CONABIO-INE. México. pp. 229-248.

Gil-Vega, K., M. González Ch., O. Martínez V., J. Simpson and G. Vandemark. 2001. Analysis of genetic diversity in Agave tequilana var. azul using RAPD markers. Euphytica 119: 335-341. Ezcurra, E. Esta obra. Las adaptaciones morfo-fisiológicas de los agaves a los ambientes áridos y su prospectiva agroindustrial. En: Colunga-GarcíaMarín, P., L. Eguiarte, A. Larqué S. y D. Zizumbo-Villarreal (Ed.). En lo ancestral hay futuro: del tequila, los mezcales y otros agaves. CICY-CONACYT-CONABIO-INE. México. pp. 387-393.

Golubov, J., M. C. Mandujano, S. Arizaga, A. Martínez-Palacios y P. Koleff. Esta obra. In- ventarios y conservación de Agavaceae y Nolinaceae. En: Colunga-GarcíaMarín, P.,

L. Eguiarte, A. Larqué S. y D. Zizumbo-Villarreal (Ed.). En lo ancestral hay futuro:

del tequila, los mezcales y otros agaves. CICY-CONACYT-CONABIO-INE. México. pp. 133-151. Magdub, A. y F. Barahona. 2006. Obtención de alcohol del jugo del desfibrado de hojas de henequen. Uuy a Táan. Fundación Produce Yucatán. 2(4)12-15. Nobel, P. S. 1994. Remarkable agaves and cati. Oxford Academic Press. New York. Ocaña-Nava, D., A. García-Mendoza y J. Larson. Esta obra. Modelación supervisada de la distribución de magueyes mezcaleros en México y sus posibles aplicaciones. En: Co- lunga-GarcíaMarín, P., L. Eguiarte, A. Larqué S. y D. Zizumbo-Villarreal (Ed.). En lo ancestral hay futuro: del tequila, los mezcales y otros agaves. CICY-CONACYT- CONABIO-INE. México. pp. 153-171. Pimienta-Barrios, E., J. Zañudo-Hernández, P. S. Nobel y J. García-Galindo Esta obra. Ecofisiología del agave azul (Agave tequilana Weber). En: Colunga-GarcíaMarín, P.,

L. Eguiarte, A. Larqué S. y D. Zizumbo-Villarreal (Ed.). En lo ancestral hay futuro:

del tequila, los mezcales y otros agaves. CICY-CONACYT-CONABIO-INE. México. pp. 67-82. Rodríguez G., G. Esta obra. La dimensión intangible de la legitimidad: cultura y poder en las denominaciones de origen. En: Colunga-GarcíaMarín, P., L. Eguiarte, A. Larqué S. y D. Zizumbo-Villarreal (Ed.). En lo ancestral hay futuro: del tequila, los mezcales y otros agaves. CICY-CONACYT-CONABIO-INE. México. pp. 191-211. Smith Jr., C. E. 1986. Preceramic Plant Remains from Guilá Naquitz. In: Guilá Naquitz. Archaic Foraging and Early Agriculture in Oaxaca, México. Flannery K.V. (Ed.), Academic Press. New York. pp. 265-301. Wilken G. C. 1987. Good farmers: traditional agricultural resources management in Mex- ico and Central America. University of California Press, Berkley, 301 p. Zizumbo-Villarreal, D. y P. Colunga-GarcíaMarín. 1993. Tecnología agrícola tradicional, conservación de recursos naturales y desarrollo sustentable. En: Leff E. y J. Carabias (coord.). Cultura y manejo sustentable de los Recursos Naturales. V. I. CIIH-UNAM- Miguel Ángel Porrúa. México, D.F. pp. 165-202.

El futuro de lo ancestral

Patricia Colunga-GarcíaMarín 1 , Alfonso Larqué Saavedra 1 , Luis E. Eguiarte 2 y Daniel Zizumbo-Villarreal 1

1 Unidad de Recursos Naturales. Centro de Investigación Científica de Yucatán. Calle 43 No. 130, Col. Chuburná de Hidalgo, C.P. 97200, Mérida, Yucatán, México. 2 Departamento de Ecología Evolutiva. Instituto de Ecología. UNAM. pcolunga@cicy.mx

Existen pocas especies vegetales que tengan tanta historia social como los agaves. Para un país como México —en cuyo nombre anida la palabra mexcatl, planta que constituyó antes que el maíz la principal fuente de carbohidratos para su población (Callen, 1965; Smith, 1986)—, es obligado su estudio a la mayor profundidad posi- ble. Es esta profundidad la que se aprecia a lo largo de las páginas de este libro, que después de su lectura, nos permite proponer que En lo ancestral hay futuro. Los 64 autores de los 21 capítulos que lo conforman, pertenecientes a 23 or- ganizaciones académicas, gubernamentales y productivas radicadas en 10 entida- des federativas, presentan abundante información y análisis que nos muestran que La naturaleza del agave es la de un grupo de plantas que en nuestro país cuenta con 150 de sus 200 especies, la mayoría de ellas (58%) sólo presentes en él (García- Mendoza, 2002). Con alta diversidad genética, pueden encontrarse en casi todos los ambientes naturales de nuestro país. Caracterizados por su alta productividad de biomasa en áreas limitantes, especialmente de agua, los agaves mantienen rela- ciones biológicas y ecológicas complejas entre ellos y con otras especies de plantas y animales, proveyendo múltiples servicios ambientales, como el mantenimiento del suelo y de las poblaciones de polinizadores importantes como los murciélagos. Esta naturaleza del agave ha sido la base sobre la cual los grupos humanos nativos de México han construido una profunda interrelación ancestral con estas plantas. Se ha documentado un mínimo de 74 especies y 28 taxa infraespecíficos con uso como alimento humano, bebidas fermentadas, bebidas destiladas, fibra y forraje (Colunga-GarcíaMarín et al., esta obra). De esta interrelación ha resultado una alta diversidad de germoplasma y de sistemas de manejo agrícola, producto de la se- lección y el cuidado de variedades que no habrían prosperado en condiciones na- turales, así como una gran variedad de productos culturales, tangibles e intangi- bles, que hoy distinguen a los grupos culturales nativos y mestizos que conforman nuestro país, haciendo que, hablando de agaves, Lo ancestral sea la base del futu- ro. Una legislación que reconozca y proteja esta diversidad biológica, agrobiológi- ca y cultural, y a la vez, proteja a los campesinos que han generado y mantenido este germoplasma y sus productos culturales, a través de la recreación continua de

las tradiciones milenarias que han heredado de sus ancestros, serán Los cimientos para un mañana, en el que se genere riqueza con equidad y sustentabilidad ecoló- gica y social. Sobre estas bases será posible aprovechar el Cruce de caminos de las diferentes estrategias productivas que se han diseñado en torno a estas plantas, tan características del paisaje natural y cultural mexicano, y que abarcan desde los usos más tradicionales hasta los más novedosos, con el empleo de técnicas milena- rias pero también de reciente diseño, utilizando el conocimiento empírico tradi- cional y el conocimiento científico. La información y los análisis que se presentan en esta obra sustentan am- pliamente las conclusiones generales que fueron aprobadas por el pleno del IV Simposio Internacional sobre Agavaceae y Nolinaceae, celebrado en Mérida, Yuca- tán del 3 al 5 de marzo de 2004:

Existen múltiples relaciones históricas que vinculan la mexicanidad con el uso de los agaves.

México cuenta con la comunidad académica más consolidada en el mundo en el conocimiento de esta familia de plantas.

Los agaves son un recurso fitogenético estratégico para el país, ya que repre- sentan una alternativa para el desarrollo sostenible desde el punto de vista ecológico y social, siendo de particular importancia su capacidad bio- productiva en ambientes extremos de temperatura y disponibilidad de agua.

México dispone de una enorme diversidad natural y humana, las cuales se deben ligar a productos transformables que generen riqueza con equidad. Lograr esta vinculación involucra la participación de los sectores académico y productivo, los cuales deben estar coordinados en todo el proceso, buscando el rescate de lo nuestro, el reconocimiento de los saberes locales, el cuidado de la calidad del producto y el respeto a la diversidad biológica y cultural.

Se debe evitar que los recursos biológicos sean vistos como bienes inde- pendientes de las poblaciones humanas que los manejan y de las culturas que los han seleccionado a través del tiempo. No se debe ver a la diversi- dad biológica aislada de la cultural.

En el desarrollo del aprovechamiento de los agaves, es central poner espe- cial atención a la promoción y el cumplimiento de diversos marcos legales relacionados con la conservación de la diversidad biológica, el desarrollo rural sostenible y la propiedad intelectual.

Existen tensiones sobre los requerimientos de homogeneidad e identidad en la Norma Oficial actual del tequila y la necesidad de contar con variabi- lidad genética para enfrentar los problemas agronómicos de la industria, por lo que es necesaria su discusión.

Se requiere un apoyo gubernamental decidido para el desarrollo de inves- tigación científica básica y tecnológica vinculada con la problemática de los agaves. Se propone que el 1% de los impuestos recabados de la indus- tria de productos de agaves se destinen a esta actividad. Una mirada al horizonte nos muestra que la globalización de la economía es- tá acelerando cambios en todos los ámbitos del desarrollo social y su entorno eco-

lógico, planteando retos adaptativos a nivel social, cultural y ecológico. Los cam- bios referidos a la dinámica ambiental están afectando la base material de los sis- temas productivos primarios como la agricultura. El calentamiento global, el de- cremento de las fuentes de agua dulce, el abatimiento de las fuentes de petróleo, la pérdida acelerada del recurso suelo por erosión y salinización, la pérdida de la agrobiodiversidad están incidiendo negativamente sobre la productividad y la sustentabilidad de los agroecosistemas. Todo ello apunta a una crisis agrícola y ecológica de grandes proporciones que incidirá en la profundización de la des- igualdad social y en el empobrecimiento tanto de los productores como de los propios sistemas agrícolas y ecológicos. Las repercusiones en México de estos cambios están incidiendo en el abandono del campo, el incremento de la emigra- ción campesina hacia las ciudades y hacia los Estados Unidos de América, pro- fundizando nuestra dependencia de los alimentos importados y alejándonos de la soberanía alimentaria. Los cambios en la política de exportaciones de alimentos de los EUA, particu- larmente la del maíz, que ha limitado su disponibilidad al mercado mexicano, hacen evidente la vulnerabilidad de nuestra seguridad alimentaria y la urgente necesidad de establecer estrategias agrícolas que permitan atenuar o revertir los procesos negativos que inciden sobre la productividad y sustentabilidad, y que nos puedan llevar a la soberanía alimentaria. La estructuración del mercado estadounidense en las últimas décadas ha re- percutido de manera determinante en el desenvolvimiento de la agricultura mexi- cana, definiendo nichos específicos en los que puede competir y dejando fuera a muchos productos agropecuarios. Los que han quedado dentro han sido, o están siendo, controlados por las compañías multinacionales para su comercialización en los grandes mercados, como es el caso del tequila y de manera incipiente el de los mezcales. Sin embargo, y por otra parte, el mercado europeo, y en menor esca- la el estadounidense, están abriendo nichos especializados en los que podrían par- ticipar los productos de agave excluidos de los grandes mercados, como es el mer- cado de los productos orgánicos, los ecológicamente amigables, los libres de trans- génicos, los de comercio justo y los de promoción de la diversidad cultural. Ante los retos que nos plantean los cambios provocados por la globalización económica nos podemos preguntar: 1) ¿Cuál puede ser el aporte de los agaves en términos de la sustentabilidad ecológica, la competitividad y la seguridad alimen- taria? 2) ¿Cuál puede ser el aporte de los agaves a la sustentabilidad social?

Sustentabilidad ecológica

Cambio climático global Uno de los retos más importantes para la sustentabilidad ecológica es el cambio climático global que está llevando a un inminente incremento de la temperatura y a ambientes más extremosos en cuanto a disponibilidad de agua. Este cambio está relacionado con el exceso de utilización de la energía fósil, haciendo necesaria la búsqueda de sistemas alternativos para generar energía de manera eficiente, parti-

cularmente a través del diseño de sistemas agrícolas y forestales que permitan tan- to la producción de carbohidratos convertibles a alcohol, como la captación de al- tas cantidades de CO 2 atmosférico. De particular importancia para este propósito, son aquellos sistemas agrícolas que permitan disminuir el consumo de agua. Co- mo plantas típicamente subtropicales, los agaves están adaptados a una amplia gama de condiciones climáticas cálidas, templadas y frías con déficit de agua (Go- lubov et al., esta obra; Ocaña-Nava et al., esta obra), por lo que han formado parte de los sistemas agrícolas de nuestro país en una amplia gama de agroecosistemas con déficit de agua. Cultivos como los agaves se visualizan, por lo tanto, como favorables para enfrentar estos retos, al presentar características biológicas relevantes. En primer término, debido a que el uso tradicional milenario más importante, para el cual se han ejercido presiones de selección humana intensas y específicas, ha sido la pro- ducción de carbohidratos a partir de las hojas y del tallo para convertirlas en alco- hol. Además, por sus características fisiológicas, los agaves son de las plantas que presentan mayor eficiencia en el uso del agua y en la captación de CO 2 atmosférico que se conocen (Nobel, 1994; Pimienta-Barrios et al., esta obra; Ezcurra, esta obra). En añadidura, los agaves pueden producir muchos otros satisfactores humanos como mieles, fibra, combustibles, forraje, materiales de construcción y productos medicinales, de uso actual y potencial.

Erosión edáfica Uno de los principales problemas del desarrollo agrícola en México ha sido la tasa elevada de pérdida de suelo, y con ello, de fertilidad y capacidad de retención de la humedad. Las características de las raíces y hojas de los agaves han permitido utilizarlos en multitud de sistemas agrícolas para captar humedad atmosférica y lluvia, así como para mantener el suelo en terrenos con alta pendiente. Está am- pliamente documentado que los agaves en México fueron y son utilizados por los agricultores tradicionales en multitud de sistemas agrícolas, principalmente locali- zados en laderas, para la formación de obras como terrazas y bordos, ayudando al control de los escurrimientos de agua y al control de la pérdida de suelo. Los sis- temas agrícolas que incluyen múltiples especies, en los cuales los agaves son in- corporados, son los sistemas más estables que se conocen en cuanto a control del suelo y el manejo eficiente del agua y la humedad disponible (Wilken, 1987; Zi- zumbo-Villarreal y Colunga-GarcíaMarín, 1993). Es claro que promover la conser- vación de su uso con este propósito tendrá un impacto relevante en términos de captación, conservación y uso eficiente del agua, así como en la conservación del suelo, aspectos que al establecer sinergia incrementan la diversidad de la flora y la fauna del suelo y la fertilidad del mismo.

Sustentabilidad social Un segundo reto ante el cual nos enfrenta el cambio global es el de la sustentabili- dad social. La amplia diversidad genética del germoplasma actual de los agaves en México, de los agroecosistemas en los que se encuentran, y de sus productos

culturales, pueden permitir responder tanto a los cambios ambientales como a los cambios en el mercado de los productos ahora comercializados, ya que estas tres características les permiten: a) ser manejados en sistemas múltiples de cultivo, asociados con otras especies, como las que integran el sistema tradicional mesoa- mericano de milpa, pero también en sistemas agrícolas innovadores, y b) satisfacer diversos usos a la vez. De las 150 especies presentes en el país, alrededor de 75 han sido reportadas por su uso como alimento humano, miel, bebida fresca, bebida fer- mentada, bebida destilada, fibra y forraje (Colunga-GarcíaMarín et al., esta obra). Estas características de los agaves nos pueden permitir la promoción de anti- guas tradiciones con viejos y nuevos enfoques, que nos ayudarían a responder a los retos de la sustentabilidad ecológica y social, a través de impulsar: 1) la tradi- ción de los sistemas agrícolas en áreas semiáridas y secas donde los agaves mejo- ran las condiciones de humedad para ellos y otros cultivos asociados, mediante la conformación de terrazas o micro cuencas; 2) la tradición de sistemas agrícolas pa- ra un uso integral de la planta, incluyendo nuevos usos junto con los aprovecha- mientos tradicionales, 3) la tradición de establecer sistemas asociados con otras plantas, incluyendo a los cultivos básicos tradicionales y/u otros nuevos. Responder a estos retos, sin embargo, aún requiere de una cantidad significa- tiva de investigación científica de calidad que nos permita el desarrollo de tecno- logías apropiadas a nuestra diversidad taxonómica, ecológica y cultural. El potencial Futuro de lo ancestral del agave es enorme, dada esta alta diversi- dad agrobiológica y cultural, por lo que es posible vislumbrar que existe una alta fac- tibilidad de incrementar el valor agregado de los productos obtenidos de los agaves.

Bebidas destiladas La alta diversidad del germoplasma y de procesos de producción utilizados para este fin permite visualizar el establecimiento de un sistema de denominaciones de origen para muchos nuevos productos orientados a mercados especializados. Co- lunga-GarcíaMarín et al. (esta obra) registraron 42 especies, 7 subespecies y 7 va- riedades en 24 entidades federativas con este uso, las cuales reciben 259 nombres comunes diferentes que podrían indicar un número semejante de variedades. Cuando se comparan estos datos con los reconocidos en la Denominación de Ori- gen Mezcal, que sólo contempla siete estados y explícitamente a cinco especies, nos podemos percatar de la magnitud de la exclusión de germoplasma, procesos de producción y grupos étnicos que sustentan a estas bebidas tradicionales. La ca- racterística inherente de exclusión-marginación de las Denominaciones de Origen hace necesario el replanteamiento de su definición y de las estrategias guberna- mentales para el control y el apoyo para la producción y comercialización de los nuevos productos (Rodríguez, esta obra).

Mieles Las mieles de agave están cobrando gran relevancia en la industria alimenticia por sus características nutricionales y nutracéuticas. En estados como Michoacán, Gua- najuato y Jalisco, la sobreoferta de plantas de Agave tequilana Weber ha dado lugar

a la creación de una nueva industria alimentaria basada en el gran potencial de los azúcares que se acumulan en las piñas. Ricos en inulinas, azúcares polimerizados que se extraen y purifican a partir de ellas, se ha demostrado que estos azúcares tienen características altamente apreciadas para diabéticos o para combatir la obe- sidad. Se espera que pronto esta industria desprenda como una alternativa rele- vante para los agaves.

Biotextiles En años recientes han existido acuerdos en países industrializados para favorecer el uso de fibras naturales sobre aquellas derivadas del petróleo. Resalta, entre

otros, el acuerdo de que en la industria automotriz los asientos de los vehículos deberán utilizar fibras naturales. Adicionalmente, tanto la industria mueblera co- mo la de la construcción han iniciado la utilización de materiales compuestos ela- borados con las fibras de agave como puertas, plafones y morteros reforzados. Es-

te tipo de acuerdos nos permite suponer que en el corto plazo habrá una sobrede-

manda de fibras de agaves, que no se va a poder atender, por la reducción de plantaciones para el cultivo de agaves productores de fibra.

Etanol-Biodiesel

A pesar de que la producción de etanol a partir de la hoja ha sido explorada desde

1910, el desarrollo industrial apenas se ha iniciado (Magdub y Barahona, 2006). Los estudios que se están desarrollando sobre el particular todavía no despejan con claridad su posible incorporación al selecto grupo de las plantas generadoras de alcohol como bioenergía. El cultivo asociado con especies oleaginosas como Ri- cinus comunis L. o Jatropha curcas L. podría sentar las bases para el establecimiento de plantas productoras de biodiesel.

La riqueza pictórica y cerámica precolombina relacionada con los agaves tam- bién nos ilustra la gran importancia del papel que dentro del esquema de susten- tabilidad jugaban estas plantas maravillosas. Dichas expresiones del arte nos in- dican, entre otros aspectos, que los agaves formaban parte importante del mun- do de las culturas de México, además de que nos dan certeza de que había múl-

tiples experiencias que tenían como eje central a los agaves. Existen, además, re- gistros que permiten dar testimonio de sus usos medicinales. De esta forma po- demos asegurar que el uso integral de los agaves fue una práctica común y que da pauta para sostener que hay futuro en la sociedad que basa su prospectiva en

la cultura ancestral del manejo de recursos naturales.

Este futuro, sin embargo, requiere que en el presente hagamos esfuerzos significativos para conservar los recursos fitogenéticos, los ecosistemas y los pro- cesos culturales que sustentan la riqueza que nos aportan estas plantas. Las ex- periencias de los cultivos de plantación con fines comerciales de exportación, como son el henequén (Colunga-GarcíaMarín et al., 1999) y el tequila (Gil-Vega et al., 2001) nos han mostrado las consecuencias de la pérdida de la diversidad ge- nética contenida en estos cultivos. Las principales razones para conservar la di-

versidad de los cultivares de agaves de México y sus poblaciones silvestres evo- lutivamente relacionadas son:

1. La diversidad del germoplasma utilizado es el resultado de procesos con-

tinuos de selección humana iniciados hace unos 10,000 años por la población na-

tiva, de modo que el germoplasma y los productos tradicionales obtenidos con éste son parte del patrimonio cultural, tangible e intangible, de México.

2. Este germoplasma es parte de la agrobiodiversidad de los sistemas tradi-

cionales en los que se mantienen muchos de los cultivos básicos para la alimen-

tación del pueblo de México, y en la mayoría de los casos, se encuentran integra- dos a ellos como un medio para conservar el suelo de la erosión y como una fuente de múltiples satisfactores humanos, como son fibra, alimento, bebidas, combustible, medicinas, materiales de construcción, etc. La conservación de la diversidad de los agaves de México es, por lo tanto, también la conservación del suelo y la diversidad de los cultivos básicos como el maíz, los frijoles, las calaba- zas, los jitomates y los chiles.

3. La conservación del germolpasma y la generación de nuevo, será de gran

importancia para el mejoramiento genético y productivo de la industria de las

bebidas destiladas de agave, una de las más prósperas, especialmente si hay un cambio en el enfoque productivo y legal, dirigiéndose a la diversificación en lu- gar de la homogenización.

4. Los agaves son plantas altamente eficientes para producir biomasa bajo

déficit de agua y excelentes secuestradoras de carbono gracias a que pueden to- mar CO2 de día y de noche. Ambas características, junto con la diversidad gené- tica, serán de importancia cada vez mayor, debido al cambio climático global. La conservación requerirá de estrategias múltiples, como son los bancos de semillas, las colecciones ex situ e in situ, la conservación de hábitats significativos y la protección cultural, legal y económica de los procesos y paisajes. De igual forma, requerirá que continuemos, de manera significativa, con los esfuerzos de investigación y desarrollo tecnológico, como los ilustrados en este libro, que sus- tenten la afirmación de que En lo ancestral hay futuro.

Literatura citada

Callen, E.O. 1965. Food habits of some Pre-Columbian Mexican Indians. Economic Botany 19: 335-343. Colunga-GarcíaMarín, P., J. Coello-Coello, L. Eguiarte and D. Piñero. 1999. Isozymatic variation and phylogenetic relations between henequen Agave fourcroydes Lem. and its wild ancestor A. angustifolia Haw. American Journal of Botany. 86 (1): 115-123. Colunga-GarcíaMarín, P., D. Zizumbo-Villarreal y J. Martínez-Torres. Esta obra. Tradicio- nes en el aprovechamiento de los agaves mexicanos: una aportación a su protección legal y conservación biológica y cultural. En: Colunga-GarcíaMarín, P., L. Eguiarte, A. Larqué S. y D. Zizumbo-Villarreal (Ed.). En lo ancestral hay futuro: del tequila, los mezcales y otros agaves. CICY-CONACYT-CONABIO-INE. México. pp. 229-248.

Gil-Vega, K., M. González Ch., O. Martínez V., J. Simpson and G. Vandemark. 2001. Analysis of genetic diversity in Agave tequilana var. azul using RAPD markers. Euphytica 119: 335-341. Ezcurra, E. Esta obra. Las adaptaciones morfo-fisiológicas de los agaves a los ambientes áridos y su prospectiva agroindustrial. En: Colunga-GarcíaMarín, P., L. Eguiarte, A. Larqué S. y D. Zizumbo-Villarreal (Ed.). En lo ancestral hay futuro: del tequila, los mezcales y otros agaves. CICY-CONACYT-CONABIO-INE. México. pp. 387-393.

Golubov, J., M. C. Mandujano, S. Arizaga, A. Martínez-Palacios y P. Koleff. Esta obra. In- ventarios y conservación de Agavaceae y Nolinaceae. En: Colunga-GarcíaMarín, P.,

L. Eguiarte, A. Larqué S. y D. Zizumbo-Villarreal (Ed.). En lo ancestral hay futuro:

del tequila, los mezcales y otros agaves. CICY-CONACYT-CONABIO-INE. México. pp. 133-151. Magdub, A. y F. Barahona. 2006. Obtención de alcohol del jugo del desfibrado de hojas de henequen. Uuy a Táan. Fundación Produce Yucatán. 2(4)12-15. Nobel, P. S. 1994. Remarkable agaves and cati. Oxford Academic Press. New York. Ocaña-Nava, D., A. García-Mendoza y J. Larson. Esta obra. Modelación supervisada de la distribución de magueyes mezcaleros en México y sus posibles aplicaciones. En: Co- lunga-GarcíaMarín, P., L. Eguiarte, A. Larqué S. y D. Zizumbo-Villarreal (Ed.). En lo ancestral hay futuro: del tequila, los mezcales y otros agaves. CICY-CONACYT- CONABIO-INE. México. pp. 153-171. Pimienta-Barrios, E., J. Zañudo-Hernández, P. S. Nobel y J. García-Galindo Esta obra. Ecofisiología del agave azul (Agave tequilana Weber). En: Colunga-GarcíaMarín, P.,

L. Eguiarte, A. Larqué S. y D. Zizumbo-Villarreal (Ed.). En lo ancestral hay futuro:

del tequila, los mezcales y otros agaves. CICY-CONACYT-CONABIO-INE. México. pp. 67-82. Rodríguez G., G. Esta obra. La dimensión intangible de la legitimidad: cultura y poder en las denominaciones de origen. En: Colunga-GarcíaMarín, P., L. Eguiarte, A. Larqué S. y D. Zizumbo-Villarreal (Ed.). En lo ancestral hay futuro: del tequila, los mezcales y otros agaves. CICY-CONACYT-CONABIO-INE. México. pp. 191-211. Smith Jr., C. E. 1986. Preceramic Plant Remains from Guilá Naquitz. In: Guilá Naquitz. Archaic Foraging and Early Agriculture in Oaxaca, México. Flannery K.V. (Ed.), Academic Press. New York. pp. 265-301. Wilken G. C. 1987. Good farmers: traditional agricultural resources management in Mex- ico and Central America. University of California Press, Berkley, 301 p. Zizumbo-Villarreal, D. y P. Colunga-GarcíaMarín. 1993. Tecnología agrícola tradicional, conservación de recursos naturales y desarrollo sustentable. En: Leff E. y J. Carabias (coord.). Cultura y manejo sustentable de los Recursos Naturales. V. I. CIIH-UNAM- Miguel Ángel Porrúa. México, D.F. pp. 165-202.