Sunteți pe pagina 1din 2

Análisis de la Política Fiscal Restrictiva

Cuando la demanda agregada es elevada y la capacidad productiva es limitada,


las empresas son incapaces de satisfacer el requerimiento de bienes. Se genera
así la denominada brecha inflacionista; el exceso de demanda dará cabida a un
aumento de los precios en forma generalizada. La política que debería
implementarse sería inequívocamente la fiscal restrictiva, la cual implica una
reducción en el gasto público suficiente para hacer retroceder la curva de
demanda agregada hasta igualar la cantidad del producto nacional tal y como se
muestra en el gráfico.

Durante un periodo de inflación, la demanda agregada excesiva puede ser


eliminada mediante una reducción del gasto público igual a la brecha
inflacionista.*

La

brecha inflacionista

El exceso de demanda dará lugar a la inflación, al ser la demanda agregada


mayor que lo que la economía es capaz de producir. Para reducir la demanda
agregada hasta DA* se debería hacer una reducción del gasto público igual a
la brecha inflacionista.
Un tema que también es importante abordar es el de los impuestos sobre el
consumo. Estos afectan a la demanda agregada indirectamente reduciendo el
consumo: los impuestos dejan a las personas con menos renta disponible y por
consiguiente gastan menos en consumo.

Cuando se establecen los impuestos y se reduce el gasto de consumo la demanda


agregada también se reduce (recordar que la demanda agregada es una función
del gasto de consumo DA=C+I*+G). Así cuando la demanda agregada es
demasiado elevada y los precios están subiendo, un aumento en los impuestos es
una medida adecuada.

Al observar la función de demanda agregada nos damos cuenta de algo muy


importante, tanto como los impuestos a la hora de pensar en una política fiscal
restrictiva: el gasto público es también una muy importante herramienta a la hora
de controlar la demanda agregada (el objeto de una política restrictiva)tal como se
señalaba en la nota del gráfico. El gasto público se suma en la ecuación y los
impuestos dependen de la propensión marginal a consumir (PMC). Entonces una
reducción de x pesos de gasto público provoca una disminución de x pesos de la
demanda agregada, pero si un aumento de los impuestos es de x pesos este
provocará una disminución de la demanda agregada de x*PMC donde PMC es
generalmente un factor menor que 1, por tanto los impuestos son superados por el
gasto público en cuanto a importancia a la hora de reducir la demanda agregada.

Pero no está todo dicho al respecto, los cambios impositivos (relativos a los
impuestos) son más fáciles de aplicar que llevar a cabo una variación del gasto
público, es más se dice que son más fácilmente reversibles que el gasto público
pues los cambios de este ultimo son lentos y requieren preparación que puede
demorar mucho, en cambio los impuestos son menos comprometidos y de
aplicación mucho más expedita.

*De P. Wonnacott y R. Wonnacott “Economía” Segunda edición McGraw-Hill 1984.