Sunteți pe pagina 1din 6

AUTOHEMOTERAPIA

UNA ESPERANZA DE VIDA

POR: ERYX E. MÉNDEZ BARRAGÁN

“Un científico jamás puede hablar de algo sobrenatural” Dr. González Ramírez.

La Autohemoterapia es un proceso terapéutico que consiste en sustraer sangre venosa del paciente y tras un tratamiento adecuado al caso, inyectarla en dosis y periodos determinados.

1.

ANTECEDENTES

La primera mención médica a este tratamiento la encontramos en la Terapéutica Biológica de Gaston Lyon en 1938, donde afirma “la autohemoterapia consiste en obtener de una vena cierta cantidad de sangre y reinyectarla inmediatamente en el tejido muscular o subcutáneo. Por la corta duración de tiempo que transcurre entre estas dos operaciones, no hay porque preocuparse por una coagulación posible de la sangre”. Al día de hoy está sencilla pero efectiva técnica goza de gran popularidad en todo el mundo. Cientos de médicos y pacientes la llevan a cabo como tratamiento en distintos padecimientos, y encontramos testimonios de buenos resultados. Es conocido por sus exposiciones en torno al tema, el médico brasileño Dr. Luiz Moura Sousa. Quien desde hace más de dos décadas lleva a cabo la Autohemoterapia a la que podemos llamar clásica como tratamiento coadyuvante en patologías inmunitarias, crónicas, neoplasias, entre otras.

inmunitarias, crónicas, neoplasias, entre otras. El Dr. Moura aplicando Autohemoterapia Clásica Uno de los

El Dr. Moura aplicando Autohemoterapia Clásica

Uno de los usos más difundidos de la autohemoterapia clásica es en combate de enfermedades originadas por un desequilibrio del Sistema Inmunitario. Bajo circunstancias normales (Homeostasis= Equilibrio de la economía corporal), el Sistema Inmunitario resguarda el estado natural del organismo, principalmente realizando tres funciones: 1) Defendiendo de agentes extraños e infecciosos (virus, priones, bacterias, hongos, parásitos…) 2) Depurando el organismo (eliminando desperdicios celulares, toxinas, metabolitos…) y 3) manteniendo un equilibrio entre todos los aparatos de la economía (citoquímica). Sin embargo, debemos reconocerlo, en nuestra sociedad actual y sobre todo en las grandes ciudades, las condiciones normales de medio ambiente no existen, provocando una constante exposición a agentes extraños y altamente tóxicos. Esto lo vemos de forma cotidiana: químicos y conservadores en alimentos, cloro en el agua (además de la eliminación de minerales naturales), comida chatarra (sodas,

frituras, golosinas), y una dieta en general desequilibrada con elevado consumo de grasas y carbohidratos.

Además de otras sustancias que circulan en el ambiente: dióxido de carbono a altas concentraciones, exposición

a radiaciones, químicos en polución, etc. Sin contar con el denso estilo de vida que nos ocupa actualmente. De

tal forma que el Sistema Inmunitario ve rebasada su capacidad de respuesta ante estos constantes embates a la economía corporal.

El organismo sufre una lenta y permanente intoxicación, ya no sólo producto de los agentes iniciales, sino del resultado del esfuerzo del sistema natural de defensa por deshacerse de ellos. Una de estas consecuencias puede ser la formación de un autoanticuerpo; es decir, una degeneración de un elemento base de la respuesta inmune a través de la mutación, y cuyo peor resultado es la lesión al propio organismo que lo genera.

A partir de los descubrimientos del Dr. Niels K. Jerne (Premio Nobel en 1984) en su teoría de la red sobre

Enfermedades Autoinmunes, explica que bajo ciertas condiciones el Sistema Inmune Adaptativo genera una respuesta contra sí mismo, dañando un sinnúmero de órganos y sistemas. Actualmente se conocen dos tipos de enfermedades autoinmunes; específicas (que atacan un solo órgano) y sistémicas (capaces de dañar el organismo entero). También se postuló que esta reacción inmune incorrecta era capaz de ser detenida mediante anti-autoanticuerpos, siendo un mecanismo natural de vigilancia. De modo que una terapéutica basada en el uso

de anti-autoanticuerpos, debería tratar con éxito este problema.

debería tratar con éxito este problema. 2. Dr. JORGE GONZÁLEZ RAMÍREZ El fisiólogo celular Dr.

2. Dr. JORGE GONZÁLEZ RAMÍREZ

El fisiólogo celular Dr. Jorge González Ramírez (Investigador emérito del Instituto de Estudios Médicos y Biológicos IEMB-UNAM, Director del Laboratorio del Instituto Nacional de Cancerología), planteó por primera vez una solución, generando un tratamiento cuya base fuera aprovechar los propios autoanticuerpos del paciente y convertirles en antígenos, para reeducar la respuesta inmune. Sin embargo, la mayor dificultad sería cómo lograrlo y modificar pero sin dañar la estructura natural del autoanticuerpo. Tras largas pruebas, a finales de los 80´s perfeccionó una técnica mediante el uso del choque

térmico. “Lo que significa cambiar la temperatura normal a la que permanece el autoanticuerpo, que es de 37°C,

a una temperatura de 4°C y mantenerlo así. De esta manera el autoanticuerpo, que es una estructura muy lábil,

se transforma en antígeno. En cambio, el resto de las estructuras del componente no se alteran, porque si así

fuera todos los alpinistas o todos los que se congelan un brazo o una pierna estarían inmunizados contra su

propio organismo, y esto no sucede” Dr. González Ramírez. El resultado de estas investigaciones es la “Vacuna para la cura de Enfermedades Autoinmunes” formulada por

el

propio Dr. González Ramírez. La cual cuenta al día de hoy con un apropiado registro de casuística y lo mejor,

el

respaldo de centenares de testimonios favorecidos con el tratamiento.

A través de una solución estéril, adecuada para este tipo de método (sol NaCl 0.85%) donde fueran suspendidos los autoanticuerpos y sustancias nocivas para el organismo a una proporción del 10% total, sería sometida a choque térmico súbito. Resultando en la lisis de la superficie del autoanticuerpo pero sin dañar su estructura elemental (cadenas), y sin deformar su capacidad de enlace. Seguido de homogenización por sucusión o agitamiento, se elimina la posibilidad de agregados plaquetarios o formaciones de aglomerados de alta densidad, obteniendo un líquido de aspecto sanguíneo, homogéneo, claro y fluido. Una adecuada conservación (refrigeración 24 hrs a 4°C) garantiza un estado libre de agentes contaminantes por hasta 60 días, y efectividad en la aplicación.

por hasta 60 días, y efectividad en la aplicación. El producto de este método, se aplicará

El producto de este método, se aplicará a razón de 1cc Vía Subcutánea cada 24 horas, durante un periodo de 55 días, a cuyo término deberá prepararse una nueva vacuna y continuar con el tratamiento. Investigaciones realizadas por el propio Dr. Jorge González, establecieron que el tiempo de tratamiento nunca debería ser menor a seis meses, tiempo en el cual el Sistema Inmune captaría la imagen generadora de respuesta, establecería un mecanismo de respuesta y generaría memoria inmune. Las patologías con historia de evolución mayor o igual a los cinco años, deberán seguir al menos el tratamiento por doce a dieciocho meses, a expensas de resultados. Una vez generado el restablecimiento de inmunohomeostasis, deberá sugerirse seguimiento del caso hasta por un año. Finalmente, la disposición del tratamiento es responsabilidad del médico tratante.

4. Investigación y Difusión.

Durante la década de los 90´s éste tratamiento tuvo una alta difusión por sus excelentes resultados, se conformaron distintas asociaciones para su difusión e investigación y en la actualidad más de un centenar de médicos e investigadores llevan a cabo este tratamiento y continúan con el desarrollo de tecnologías a su favor. En octubre de 1998 la Gaceta universitaria de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma del Estado de México, publicó, de la propia pluma del Dr. Jorge González, un artículo llamado “Resultados de la Vacuna contra la Diabetes mellitus tipo 2” siendo éste uno de los primeros artículos en presentar la etiología

autoinmune como base de este padecimiento; con resultados apabullantes en el tratamiento de estos pacientes:

400 pacientes DMT2 que al término de un tratamiento de 18 meses, recibieron el alta sin continuar ni con insulina o hipoglicemiantes de ningún tipo.

El 4 de abril de 2004, la revista VERTIGO, publicación mexicana de reconocido prestigio, publica

El 4 de abril de 2004, la revista VERTIGO, publicación mexicana de reconocido prestigio, publica un reportaje acerca de los resultados de esta terapia, donde la Dra. Mayela Montes, investigadora y ex presidenta de la Asociación para el Diagnóstico y Tratamiento de Enfermedades Autoinmunes, comenta la noble naturaleza de la vacuna y su éxito en diversos padecimientos; al respecto de la Diabetes mellitus propuso incluso una tesis ante la Pacific Western University. Y el Dr. Fernando Villegas narra su experiencia frente a un protocolo de investigación en convenio con la Universidad de Morelos en 2001 buscando el aval de la Secretaría de Salud en México. Situación que ahora ha convertido en un éxito aún mayor la seguridad que brinda esta terapia. Uno de los hallazgos más sorprendentes en el uso de Autohemoterapia, ha sido su aplicación en pacientes con enfermedades virales, obteniendo mejoría en su padecimiento. Ésta se ha explicado mediante el fortalecimiento y la depuración del Aparato Inmune. Un caso de mención especial es con pacientes de VIH-SIDA, donde se ha observado una impresionante recuperación del sistema inmune (medido en valores de Linfocitos CD4) alcanzando sus valores normales. Incluso disminución franca en resultados de Carga Viral hasta valores indetectables. El testimonio de varios casos ha sido corroborado, con documentación clínica de por medio, por prensa y testimonios públicos (*El autor del presente documento ha valorado el caso de al menos 4 pacientes, de quienes debo omitir el nombre, corroborando su recuperación con laboratoriales de origen institucional. Tratamiento de un año con vacuna inmunológica*). La aplicación de éste tratamiento en patologías tan distantes como el Autismo, Asperger, Alzheimer y otros, queda reservado a la indicación médica; aunque presentan resultados positivos aún queda pendiente dilucidar mecanismos y efectos de la Vacuna Inmune ante estas patologías. Uno de los casos más significativos bajo el tratamiento con vacuna inmunológica, ha sido el de la argentina María Elena Wrona, quién desde hace más de diez años conoce los resultados por experiencia propia. Ella padecía Diabetes Mellitus tipo I, artritis reumatoide, miastenia gravis, lupus eritematoso sistémico, e insuficiencia renal crónica. Aun era estudiante del último año de medicina, cuando conoció por televisión las investigaciones del Dr. González Ramírez y decidió contactarlo para iniciar su tratamiento. Casi dos años después los resultados no podían ser mejores: sus laboratoriales no mostraban evidencia de los padecimientos relacionados y su estado de salud general era excelente, debiendo constatarse varias veces. Fue su decisión hacer público su caso adjuntando la evidencia clínica y documental, promoviendo el tratamiento en su país y siendo pionera en Sudamérica. Actualmente dirige una asociación sin fines de lucro denominada Asociación De Diabéticos y Ex diabéticos de San Juan, dedicada a la promoción y educación en la salud, es autora del libro “Mi niña esperanza” donde narra su experiencia con estas terribles enfermedades y su posterior cura con la vacuna inmunológica.

AUTOVACUNA. 50 ml NaCl 0.85% 5. CONCLUSIONES La práctica médica actual nos exige conductas basadas

AUTOVACUNA. 50 ml NaCl 0.85%

5.

CONCLUSIONES

La práctica médica actual nos exige conductas basadas en sólidos principios teóricos pero contundente evidencia. A través de los diversos análisis de estructura y estadística que dispone esta terapéutica obtenemos dichos cometidos.

Actualmente cobra importancia dado el elevado índice de enfermedades crónico-degenerativas cuya etiología puede estar relacionada con desequilibrios inmunodinámicos. El médico clínico debe complementar su práctica con recursos novedosos (basados en sólida formación científica) que orientan tres órdenes: medicina académica, científica y humanista. La AHT es un excelente ejemplo de ello. Tomando el principio hipocrático “Lo primero es no hacer daño”, hoy corren por las prácticas del apostolado médico novedosas metodologías terapéuticas que están ofreciendo contundentes resultados de mejoría al paciente siendo minímamente invasivas y sin daños colaterales. Estamos alcanzando un nivel sin precedentes en el que la llamada Medicina Biológica, no solamente es seguida por millares de pacientes en todo el mundo, sino que está siendo sustentada por análisis científicos serios y, sobre todo, evidencia comprobada. La Autohemovacuna ha sido, y queremos que siga siéndolo, uno de los mayores ejemplos. Exhorto a los médicos comprometidos con la salud de sus pacientes a probar nuevos caminos siempre que ofrezcan respaldo científico adecuado y buenas experiencias basadas en evidencia. Recordando que al final lo que debemos buscar es, sin lugar a dudas, el mayor beneficio para el paciente.

*TEXTO DE ERYX E. MENDEZ BARRAGAN, BASADO EN DOCUMENTACION CLINICA Y OBSERVACIONES PROPIAS EN EL USO DE LA

VACUNA PARA EL TRATAMIENTO DE ENFERMEDADES AUTOINMUNES. *ACTUALMENTE ERYX E. MÉNDEZ BARRAGÁN DIRIGE UN ESTUDIO QUE AGRUPA CERCA DE 400 PACIENTES DMT2 Y DE OTRAS PATOLOGÍAS ACERCA DE LOS BENEFICIOS SOBRE AUTOHEMOTERAPIA. SE ESPERA LA PUBLICACIÓN DE SUS RESULTADOS UNA VEZ CONCLUIDO DICHO TRABAJO CONTACTO E INFORMES:

DE SUS RESULTADOS UNA VEZ CONCLUIDO DICHO TRABAJO CONTACTO E INFORMES: Mediplus10@hotmail.com www.medicinacelular.mex.tl