Sunteți pe pagina 1din 218

Colección Pensament Laic i Progressista núm. 13

Edita: Fundació Francesc Ferrer i Guàrdia

ISBN: 978-84-87064-78-4

D.L.: B.17205-2012

Redacción: Oriol Illa y Laura Madruga

Colaboraciones: Federico Mayor Zaragoza, Domingo Comas Arnau, Plataforma de Defensa del Patrimo- nio Navarro, José Manuel López Rodrigo, Puerto García Ortiz, Màrius Morlans, Victorino Mayoral, Paloma Alfonso, Jordi Moreras, Jean de Brueker, Francisco Javier del Barrio, Francesc Torradeflot, M. Àngels Prats

Dirección: Oriol Illa

Coordinación: Laura Madruga

Asesoramiento científico: Joan-Francesc Pont, Joffre Villanueva, Santiago José Castellà, Vicenç Molina, Hungria Panadero.

Colaboración jurídica: Astrid Pont Marcet

Diseño y maquetación: Edu Richard y Laura Madruga

Imprime: El Tinter, SAL

Agradecimientos: Sílvia Abad, Sandra Ballester, Xavier Bretones, Benet Cases, Santiago Castellà, Chris- tian Coll, Oscar Domènech, David Lizoaín, Sílvia Luque, Carles Miguel, Vicenç Molina, Hungria Panadero, Joan-Francesc Pont, David Prujà, Edu Richard, Jesús Sanz, Ramón Ribas, Josep Sellarès, Judit Vallès, Pere Vila, Joffre Villanueva.

Con el apoyo de: Ayuntamiento de Barcelona Dirección de Derechos Civiles

Ayuntamiento de Barcelona – Dirección de Derechos Civiles © Todos los derechos reservados Barcelona, febrero 2012

© Todos los derechos reservados

Barcelona, febrero 2012

PRESENTACIÓN 7 Declaración Universal de los Derechos Humanos. Federico Mayor Zaragoza 9 METODOLOGÍA

PRESENTACIÓN

7

Declaración Universal de los Derechos Humanos. Federico Mayor Zaragoza

9

METODOLOGÍA

13

BLOQUE 1 LIBERTAD DE CONCIENCIA Y PLURALISMO

17

ADSCRIPCIÓN RELIGIOSA

19

Casos

20

Datos de interés

21

Laicidad en España: realidad e imagen pública. Domingo Comas Arnau

25

 

Conclusiones

29

LIBERTAD DE CONCIENCIA, LAICISMO E INSTITUCIONALIDAD DEMOCRÁTICA

30

El laicismo más allá de las instituciones. Comisión de la Laicidad del Patronato de la Fundación Ferrer i

31

FINANCIACIÓN

37

Casos

38

Datos

de interés

42

Sobre las inmatriculaciones efectuadas en Navarra por el Arzobispado desde 1998. Plataforma de Defensa del Patrimonio Navarro

46

 

Conclusiones

49

GESTIÓN DE LA PLURALIDAD RELIGIOSA

51

Casos

52

Datos de interés

61

Gestión pública de la diversidad religiosa. José Manuel López, Puerto García

64

 

Conclusiones

66

BLOQUE 2 LIBERTADES INDIVIDUALES Y CONVIVENCIA

67

SALUD Y SEXUALIDAD

69

Casos

70

Datos de interés

73

La objeción de conciencia en el ámbito de la salud. Màrius Molrans

76

 

Conclusiones

79

EDUCACIÓN

81

Datos de interés

87

Laicidad y educación. Victorino Mayoral

89

Conclusiones

93

GÉNERO Y ORIENTACIÓN SEXUAL

95

Casos

96

Datos de interés

98

El estado laico y los derechos de las mujeres. Paloma Alfonso

99

Conclusiones

101

VIOLENCIA Y RELIGIÓN

103

Casos

104

Conflictos, pánicos y amnesia social. Jordi Moreras

107

Conclusiones

109

BLOQUE 3 EXPRESIONES SOCIALES Y ACCIONES INSTITUCIONALES

111

RITOS DE PASO

113

Casos

114

Datos de interés

115

Secuencias de vida y ceremonias laicas. Jean de Brueker

117

Conclusiones

119

VISITA DEL PAPA

121

Conclusiones

126

ACTIVIDADES VINCULADAS A LA LAICIDAD

129

Por un estado laico. Francisco Javier del Barrio

132

Conclusiones

133

ENCUENTROS INTERRELIGIOSOS

135

Casos

136

Diálogo interreligioso y encuentros interreligiosos. Francesc Torradeflot

137

Conclusiones

139

LITURGIA INSTITUCIONAL

141

Casos

142

La muerte en acto de servicio y la liturgia civil de su reconocimiento. M. Àngels Prats

145

Conclusiones

147

CONCLUSIONES

149

BIBLIOGRAFÍA

153

 

Con el concordato hemos topado. Santiago Castellà

162

RESUMEN SENTENCIAS

165

MONOGRÁFICO LAICIDAD EN IBEROAMÉRICA

179

01

INTRODUCCIÓN

182

02

SITUACIÓN POR

PAÍSES: FICHAS-RESUMEN

186

03

CONCLUSIONES

213

La enseñanza racional y científica debe persuadir a los futuros hombres y mujeres que nada tienen que esperar de ningún ser privilegiado (ficticio o real), y que pueden esperar todo lo racional de sí mismos y de la solidaridad libremente organizada y aceptada.” Francisco Ferrer i Guàrdia

La clave del aprendizaje de la libertad en la libertad, mediante la vía de la razón persona. El medio natural de esta vía, la única que se basa en la afirmación de la autonomía del sujeto como condición de posibilidad del hecho educativo es, evidentemente, la laicidad”. Francisco Ferrer i Guàrdia

I Todos deberíamos leer y releer la Declaración Universal de los Derechos Humanos, para sentirnos
I Todos deberíamos leer y releer la Declaración Universal de los Derechos Humanos, para sentirnos

I

Todos deberíamos leer y releer la Declaración Universal de los Derechos Humanos, para sentirnos con- fortados, para llenar nuestro amanecer con el convencimiento de que vale la pena seguir luchando en favor de los grandes valores éticos que deben inspirar nuestro comportamiento cotidiano. Para que nos apercibamos de que “estamos dotados de razón” para remediar la tentación de la fuerza.

Todos (“nos-otros”) solidarios con el prójimo, para con-vivir y des-vivirnos por él “fraternalmente”, como proclama al artículo primero.

Todos iguales en dignidad: sean cuales sean el color de piel, el género, la creencia que profesemos, la ideología…

Todos como indica la propia Declaración en su comienzoestudiando y recordando la letra y el espíritu de los Derechos Humanos, en los centros docentes en sus diversos grados y modalidades, en los medios de comunicación, en los parlamentos, en los consejos municipales, en todas las instancias de gobierno, en las ONGs, en los organismos internacionales… “sin distinción fundada en la condición política de los países o de los territorios”.

Es apremiante esta “lectura activa” porque no se están rectificando los rumbos. No se está yendo decidi-

damente de la plutocracia al multilateralismo. No se está acabando de una vez con los paraísos fiscales,

No se está regulando la espe-

culación ni la economía irresponsable. No se está contrarrestando la excesiva concentración del poder mediático. No se están iniciando los pasos conducentes a un nuevo modelo productivo de desarrollo glo- bal sostenible. Como antes de la crisis, lo único importante es negociar, vender… producir lo más barato posible, mediante una deslocalización hacia el Este que no tiene en cuenta cómo viven los “productores” de estos países ni si se observan sus derechos humanos… Más de lo mismo… y la sociedad todavía callada, silenciosa, mirando hacia otro lado.

que hacen posibles los tráficos de toda índole (drogas, armas, personas

).

Las instituciones “públicas” como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, así como institu- ciones privadas de dudosa imparcialidad están cuando no supieron prever ni prevenir la crisisactuando de forma interesada en favor de los mismos que originaron la grave situación presente.

¿Y qué hacen las comunidades científica, académica, artística…? Siguen observando. En general, son espectadores distraídos, que no reflexionan suficientemente sobre los grandes problemas ni actúan en consecuencia.

II “La voz / que pudo ser remedio / y por miedo / no fue nada”.

Ha llegado el momento de reaccionar frente a quienes pretenden que el mundo sea, simplemente, un inmenso mercado y los habitantes de la tierra tan sólo consumidores. Ha llegado el momento de aplicar el acervo del conocimiento disponible para encarar los desafíos de la naturaleza enfurecida.

Hay que sobreponerse a la apatía, al temor. Dice así el primer párrafo del Preámbulo de la Declaración Universal: “Considerando que la libertad, la justicia y la paz en el mundo tienen por base el reconocimien-

to de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los

to de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana; considerando… que se ha proclamado, como aspiración más elevada del hombre, el adveni- miento de un mundo en el que los seres humanos, liberados del miedo y de la miseria, disfruten de la libertad de palabra y de la libertad de creencia…”.

Desde siempre, la existencia humana ha discurrido en espacios muy limitados, territorial y anímicamente, de tal modo que, con la excepción de grandes pensadores capaces de sobrevolar su confinamiento, viv- ían temerosos de lejanos dioses iracundos e inmisericordes que los amenazaban con el fuego eterno, y de señores más próximos a los que debían obedecer sin rechistar y, cuando así lo decidían, ofrecer sus vidas. Se ha hecho secularmente todo lo posible para que los ciudadanos no pudieran abandonar su condición de vasallos. La educación se ha limitado siempre hasta la década de los noventa del siglo pasadoa la alfabetización y formación básica por parte de los países coloniales, y los sistemas autorita- rios han propiciado el adoctrinamiento, la dependencia, la pertenencia sin discrepancias. La ignorancia – no hay mayor ignorancia que la del hombre cercado y el “pensamiento secuestrado”, en expresión de Susan Georgeconduce a la superstición, al pavor al castigo que se merece no sólo por las obras, sino por las omisiones, por la imaginación, por el recuerdo… Y así se genera el fanatismo, el dogmatismo, la obcecación, el acobardamiento.

III

Cuando por fin hay quienes logran ser “educados”, es decir, “ser ellos mismos”, ciudadanos participativos que manifiestan sus preferencias y opiniones… cuando se está a punto de no ser sólo contado en los comicios electorales sino contar y ser tenidos en cuenta,… entonces se despliegan las inmensas alas del poder mediático que los reduce a espectadores impasibles, a testigos indiferentes a quienes se activa y desactiva como con la famosa campana de Pavlov.

Hasta que un día, después de años y años de democracias frágiles y maniobreras, llega, con la moderna tecnología de la comunicación, la posibilidad de construir en el ciberespacio lo que hasta ahora se ha podido evitar en la “vida real”. Hoy es ya posible modificar con la telefonía móvil, Internet, etc. la realidad tercamente acuñada, siempre imperturbable; movilizar a los millones de seres humanos que pueden, por fin, unir sus voces y anhelos; y llevar a cabo la revuelta, pacífica pero firme, que los guardianes de la inercia y de los privilegios, de las alacenas del pasado, no nos dejaban ni siquiera esbozar.

Y es que desconocían el próximo párrafo del Preámbulo de la Declaración Universal: “Considerando esencial que los derechos humanos sean protegidos por un régimen de Derecho, a fin de que el hombre no se vea compelido al supremo recurso a la rebelión contra la tiranía y la opresión…”. Todo aquello que sojuzgue y reduzca a los seres humanos debe de eliminarse para evitar la justa reacción popular de quie- nes tanto han padecido, tanto padecen.

IV

Pero pasar de receptores inocuos a emisores activos era muy difícil y, con frecuencia, arriesgado. Aparte y no siemprede las urnas, otras formas de expresión carecían de influencia y se hallaban con frecuen- cia trucadas. Pero con la participación no presencial, el panorama de la emancipación ciudadana en rela- ción al poder cambiará radicalmente en muy pocos años y se establecerán –por “Nosotros, los pue- blos…”– un sistema multilateral eficiente a escala mundial y unas democracias bien reguladas y expresi- vas de la voluntad del pueblo a escala local y regional.

De este modo, en menos tiempo del que muchos calculan, el siglo XXI será ¡ya era hora! el siglo de la gente, el siglo de la fuerza de la razón y nunca más de la razón de la fuerza, el siglo del principio de la cultura de paz en lugar de la cultura de guerra, de la historia a la altura de las facultades que distinguen a todo ser humano único, terminando de este modo la historia descrita por Fukuyama, que tanto ha empa- ñado la dignidad de la humanidad desde el origen de los tiempos. De este modo se llevará a efecto el último “Considerando” del preámbulo de la Declaración que he querido comentar en este artículo: “Consi-

derando que los pueblos de las Naciones Unidas han reafirmado en la Carta su fe

derando que los pueblos de las Naciones Unidas han reafirmado en la Carta su fe en los derechos fun- damentales del hombre, en la dignidad y el valor de la persona y en la igualdad de derechos de hombres y mujeres, y se han declarado resueltos a promover el progreso social y a elevar el nivel de vida dentro de un concepto más amplio de la libertad”…

Este concepto más amplio de la libertad, que supieron ver de forma tan clarividente quienes redactaron la Declaración en medio de la terrible zozobra propia de los años que siguieron a la Segunda Guerra Mun- dial, está ahora a nuestro alcance. Desatemos serenamente, valientemente, tantas ataduras y desamor- dacemos tantas voces contenidas. Las previsiones de la Declaración Universal no tardarán en cumplirse. Aconsejo a todos que las lean. Especialmente a los políticos y a los parlamentarios. Y, más especialmen- te todavía, a quienes tantas veces citan los Derechos Humanos pero se adivina que no han leído la De- claración. O que no lo han hecho detenidamente.

El Informe Ferrer i Guàrdia. Anuario de la laicidad 2012 es un documento fruto de

El Informe Ferrer i Guàrdia. Anuario de la laicidad 2012 es un documento fruto de muchas horas de tra- bajo en el que la Fundación Ferrer i Guàrdia tiene como objetivo observar cuál es el estado de la laicidad en España en el año 2011. Se trata de un trabajo iniciado el año pasado con la publicación del Informe Ferrer i Guàrdia. Anuario de la laicidad 2011, al que queremos dar continuidad. Puesto que nuestro obje- tivo es publicar un Informe anual, hemos querido mantenernos fieles, en la medida de lo posible, a la estructura que se diseñó en la primera edición, por lo que la metodología seguida también se ha manteni- do.

Para la elaboración de este Informe, los distintos ejes de trabajo han sido:

Relatoría de los casos que han aparecido en los medios de comunicación a lo largo del 2011.de este Informe, los distintos ejes de trabajo han sido: Resumen de las sentencias que se

Resumen de las sentencias que se han emitido por los distintos Tribunales que tienen jurisdic- ción en España.en los medios de comunicación a lo largo del 2011. Análisis de datos estadísticos. Elaboración de

Análisis de datos estadísticos.distintos Tribunales que tienen jurisdic- ción en España. Elaboración de un monográfico. Para la relatoría de

Elaboración de un monográfico.ción en España. Análisis de datos estadísticos. Para la relatoría de los casos se han ido

Para la relatoría de los casos se han ido recopilando y clasificando las noticias que a diario han ido apare- ciendo en los medios de comunicación relacionados con la laicidad. La búsqueda se ha realizado en pe- riódicos y revistas 1 a nivel estatal, autonómico y local. A pesar de que el grueso importante de los casos proviene de estas fuentes, en ocasiones la información es confusa o insuficiente, lo que ha provocado que hayamos buscado otras fuentes de información, como por ejemplo el contacto directo con las entidades o personas implicadas en el caso del que se estaba hablando.

El resumen de la sentencias lo hemos incluido como un anexo al final del Informe, aunque son sentencias que se han tenido en cuenta a la hora de relatar los diferentes casos que se referían a procesos judicia- les. Hemos hecho un vaciado de las sentencias que trataban alguno de los distintos temas vinculados a la laicidad, obtenidas de la base de datos jurídico Westlaw. Posteriormente hemos elaborado un análisis valorativo de la línea que siguen los tribunales en relación con la laicidad.

El tercer eje de trabajo para la elaboración del Informe Ferrer i Guàrdia. Anuario de la laicidad 2012 se ha centrado en una perspectiva analítica cuantitativa. De diversas fuentes de datos existentes hemos extraí- do aquellos que nos han parecido más interesantes y que se vinculan directamente con la descripción de la situación de la laicidad en España. Ya en el Informe 2011 recogimos algunas de estas cuestiones, y en la medida que nos ha sido posible hemos actualizado los datos presentados. Cuando, por falta de actuali- zación de algunos de los datos, no nos ha sido posible presentar novedades para esta edición, les remiti- mos al anuario anterior. Nuestra voluntad es poder llegar a presentar la evolución de los diferentes ámbi- tos de análisis que establecemos, para poder analizar cuál es la situación de la laicidad en España y cuál ha sido su evolución. Sólo así podremos establecer proyecciones y tendencias.

Se han utilizado datos de diferentes organismos. Estudios de opinión del Centro de Investigaciones So- ciológicas (CIS) que nos ofrecen información respecto al grado de adhesión a las diferentes confesiones religiosas, el grado de acuerdo respecto a diferentes cuestiones relacionadas con la laicidad, etc. Datos estadísticos e informes publicados Instituto Nacional de Estadística (INE), del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte y del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, que nos han permitido des- cribir cuál es el estado de la cuestión, y la evolución en algunos casos, de las diferentes cuestiones que abordamos desde el Informe.

1 Relación de diarios consultados en la Bibliografía

También como novedad este año hemos elaborado un monográfico sobre la laicidad en Iberoamérica. El

También como novedad este año hemos elaborado un monográfico sobre la laicidad en Iberoamérica. El monográfico Laicidad en Iberoaméricaconstituye un texto adicional, independiente de la estructura del resto del Informe. Este documento se compone de un total de 14 fichas, una por país de los que confor- man la investigación. En estas fichas se incluyen: un marco jurídico, datos sociodemográficos, una breve explicación del panorama político actual y datos sobre la distribución religiosa de la población. Una vez recogida esta información para cada uno de los países, hemos realizado un análisis cualitativo y la com- paración del estado de la laicidad de Iberoamérica con la que hemos observado en España.

El Informe está estructurado en los mismos tres grandes bloques temáticos que se formaron en la anterior edición, surgidos de la agrupación de los diferentes capítulos en ámbitos concretos. Así pues, el esquema e índice, se mantiene igual, y es el siguiente:

El primer bloque es “Libertad de conciencia y pluralismo” y engloba los capítulos de Adscripción religiosa, Libertad de conciencia, Financiación y Gestión de la pluralidad. religiosa, Libertad de conciencia, Financiación y Gestión de la pluralidad.

El segundo bloque es “Libertades individuales y convivencia”, con los capítulos de Salud y sexua- lidad, Educación, Género y orientación sexual y Violencia y religión. a- lidad, Educación, Género y orientación sexual y Violencia y religión.

El tercer bloque es “Expresiones sociales e institucionales” y cuenta con los capítulos de Ritos de paso, Visita del Papa, Activismo laico, Encuentros interreligiosos, Liturgia institucional. paso, Visita del Papa, Activismo laico, Encuentros interreligiosos, Liturgia institucional.

Conviene añadir, que la estructura interna de los capítulos es fruto, en su mayoría, de las cantidades y tipos de informaciones de las que disponemos. En su composición ofrecemos primero una breve introduc- ción para explicar el contenido de cada capítulo. Después, la relatoría de casos va en función de la infor- mación que haya ido apareciendo en los medios de comunicación, por tanto unos han resultado ser más extensos que otros, sin que ello signifique que los más extensos deban tomarse como los más importan- tes. En tercer lugar, hay que señalar que no todos los capítulos cuentan con un apartado de análisis de datos, puesto que no todos los temas son susceptibles de ser objeto de este tipo de análisis. Por último, cada capítulo cuenta con un apartado en el que se apuntan unas conclusiones concretas, que después se ponen en común en las Conclusiones finales.

A lo largo de este Informe será eventual que hagamos referencias al Informe Ferrer i Guàrdia. Anuario de la laicidad 2011 que se publicó el año pasado, y que a partir de ahora citaremos como Informe FG 2011.

La cuestión central de este capítulo es observar dónde se sitúa la ciudadanía española cuando
La cuestión central de este capítulo es observar dónde se sitúa la ciudadanía española cuando

La cuestión central de este capítulo es observar dónde se sitúa la ciudadanía española cuando se le pregunta sobre su adscripción a opciones de concien- cia religiosas o no religiosas.

Sobre este aspecto, seguimos aportando los datos que se incluían en el In- forme FG 2011, actualizados, de manera que nos permita conocer tanto estos datos actualmente, como poder compararlos con los datos anteriores y obser- var cuál es la tendencia que se está siguiendo. En este sentido y como expo- ne Comas Arnau, observamos en los últimos 20 años en la sociedad española una progresiva tendencia de ciudadanía a adscribirse cada vez más a opcio- nes de conciencia no religiosas.

Para este capítulo contamos con la colaboración de Domingo Comas Arnau con el artículo Laicidad en España: realidad e imagen pública. Este texto nos aporta también una serie de datos sobre la adscripción que sirven de comple- mento a la información que aportamos nosotros, pero además Comas Arnau nos ofrece un análisis sobre esta adscripción en cuanto que, mientras que una mayoría de la población española se sigue considerando creyente (mayorita- riamente católica) si se observa detenidamente cuál es su opinión en varios de los aspectos en los que más se identifican los valores de la Iglesia católica, la gran mayoría de estas personas que se adscriben como creyentes comparten en realidad los postulados laicistas, y no los que recomienda su religión. Es decir, es cierto que una gran mayoría de los españoles se consideran católi- cos, también es cierto afirmar que en muchos temas esta mayoría se inclinan más a favor de la laicidad.

Para apoyar esta tesis de que en realidad existe una mayoría laicista, acom- pañamos el capítulo de una serie de datos provenientes de estudios de opi- nión en la que observamos la postura de creyentes y no creyentes acerca de diferentes cuestiones.

Otra de las cuestiones que se abordan en este capítulo es la apostasía, el acto de aquellas personas que han sido bautizadas, y por tanto están incluidas en el registro de datos de la Iglesia católica, que reclaman no ser considera- das católicas. La apostasía es un acto individual por el cual, el/la solicitante pide a la Iglesia católica ser borrado de su registro. Observamos dos obstácu- los al libre ejercicio del derecho a la apostasía: por un lado, no se dispone de información sobre el número de apostasías realizadas y aceptadas por parte de la Iglesia católica ya que no hay un sistema de recuento sistematizado de acceso público, por otro lado, la jurisdicción española se ha pronunciado a favor de la Iglesia católica al considerar que los registros de que dispone no son en realidad archivos de datos, y por tanto, no se acepta la reclamación que se estaba haciendo desde la Agencia Española de Protección de Datos de exigir que los apóstatas pudieran ser eliminados de estos registros.

Apostasía Valencia . Marzo. El Tribunal Constitucional ha rechazado el recurso de amparo presentado por
Apostasía Valencia . Marzo. El Tribunal Constitucional ha rechazado el recurso de amparo presentado por

Apostasía

Valencia. Marzo. El Tribunal Constitucional ha rechazado el recurso de amparo presentado por la Agen- cia Española de Protección de Datos, en nombre de M.B., contra la decisión del arzobispado de Valencia de no informar sobre la modificación o cancelación de sus libros bautismales cuando una persona solicita la apostasía. El recurso se interpone contra una sentencia de 2008 del Tribunal Supremo que no conside- raba “ficheros de datos” los libros de bautismo. El TC, en su sentencia, argumenta que la AEPD carece de legitimación para interponer un recurso de amparo.

Vigo. Agosto. Se realiza una apostasía colectiva organizada por el Colectivo Republicano de Redondela, el Frente Popular Galego y Esquerda Unida.

Adscripción

Lleida. Julio. El obispo de Solsona, Xavier Novell, ha propuesto a los curas dejar de oficiar misa en las parroquias con menos de doce asistentes. En algunas iglesias de la diócesis ya se han reducido el núme- ro de misas debido al descenso del número de feligreses. Otro motivo es el envejecimiento y disminución del colectivo de curas por la falta de vocaciones.

En el año 2011 en España, según los barómetros del CIS, cerca del 23% de

En el año 2011 en España, según los barómetros del CIS, cerca del 23% de la población se declara no religiosa. Es decir, que una persona de cada cuatro se declara directamente atea o no creyente. El 75% restante se declara católico/a (73%) o creyente de otras religiones (2%).

Gráfico 1.

Adscripción a opciones de conciencia, 2011

Gráfico 1. Adscripción a opciones de conciencia, 2011 Fuente: CIS, Estudio 2923. Barómetro Diciembre 2011 Si

Fuente: CIS, Estudio 2923. Barómetro Diciembre 2011

Si observamos estos mismos datos desde una perspectiva histórica, vemos como la evolución de perso- nas que se declaran ateas o no creyentes en los últimos 20 años aumenta de una manera exponencial. En la década de los noventa un 10% de la población se declara atea o no creyente, en el año 2000 un 13,4%, dato que para la primera década de s XXI es el 22%. Esta evolución respecto el porcentaje de población que declara su adscripción a opciones de conciencia no religiosa permiten corroborar las teor- ías que nos hablan de la secularización como uno de los fenómenos más relevantes de los cambios so- ciales producidos en nuestra historia más reciente.

Gráfico 2.

Evolución de la adscripción a opciones de conciencia no religiosa, 1980-2010 (%)

a opciones de conciencia no religiosa, 1980-2010 (%) Fuente: Elaboración propia a partir datos Comas Arnau,

Fuente: Elaboración propia a partir datos Comas Arnau, Domingo a Tezanos 2004 (p 333) y CIS, Barómetros de opinión.

En la pasada edición presentamos estos datos para las diferentes comunidades autónomas, donde ob- servamos

En la pasada edición presentamos estos datos para las diferentes comunidades autónomas, donde ob- servamos diferencias muy acusadas entre regiones. Mientras que en Galicia, Canarias y Murcia el porcen- taje de población que declara su adscripción a opciones de conciencia no religiosa se sitúa en torno del 10%, en Cataluña, Euskadi, Madrid y Navarra este porcentaje es del 30%. En unas zonas determinadas del país un tercio de la población se declara no creyente, mientras que en otras zonas nueve de cada diez personas tienen presente la religión en sus vidas.

Si miramos cuál es la adscripción religiosa de los jóvenes en nuestro país, vemos cómo el 35% de la población entre 16 y 29 años declara su opción de conciencia como no religiosa. Es preciso apuntar que en este grupo poblacional la distribución entre las diversas opciones conciencia religiosa difieren de las presentadas para la población en general. Es más numeroso el porcentaje de jóvenes que se declaran creyentes de otras religiones (7%) e inferior el porcentaje de los/as católicos/as (57%), en más de 17 puntos porcentuales en este caso.

Gráfico 3. Adscripción a opciones de conciencia, población general y jóvenes (15-29 años), 2011

población general y jóvenes (15-29 años), 2011 Fuente. CIS, Estudio 2923. Barómetro Diciembre 2011 e

Fuente. CIS, Estudio 2923. Barómetro Diciembre 2011 e INJUVE, EJ 152 -2011.1

La más acusada secularización de la población más joven nos hace prever unas tendencias evolutivas en consonancia con las variaciones de la última década, pese a que hay que tener muy presente el factor diversidad en las opciones de conciencia de esta población. Este hecho nos hacer estar muy alerta res- pecto a la distribución de la población en relación a sus opciones de conciencia, ya que están adquiriendo fuerza las opciones de conciencia no religiosas y las opciones de conciencia religiosas diferentes a la religión católica.

Tabla 1. Las autoridades religiosas no deberían intentar influir en lo que vota la gente

Tabla 1.

Las autoridades religiosas no deberían intentar influir en lo que vota la gente

 

Religiosa

No religiosa

 

Católico

Creyente otras religiones

No religiosa

Total

Muy de acuerdo

47,0

53,6

75,3

56,2

De acuerdo

31,1

21,4

15,6

25,4

Ni de acuerdo ni en desacuerdo

6,9

7,1

1,4

6,1

En desacuerdo

5,9

7,1

4,4

6,0

Muy en desacuerdo

2,8

7,1

2,6

3,0

Tabla 2.

Fuente: CIS, Estudio 2752, Religiosidad, 2008.

Las autoridades religiosas no deberían intentar influir en las decisiones del gobierno

 

Religiosa

No religiosa

 

Católico

Creyente otras religiones

No religiosa

Total

Muy de acuerdo

43,5

50,0

76,5

53,6

De acuerdo

32,1

25,0

17,1

25,6

Ni de acuerdo ni en desacuerdo

8,7

3,6

2,1

8,3

En desacuerdo

6,5

10,7

4,0

5,8

Muy en desacuerdo

2,2

7,1

1,7

3,0

Tabla 3.

Fuente: CIS, Estudio 2752, Religiosidad, 2008.

¿Cómo le gustaría que la Constitución española tratara el tema de las religiones?

 

Religiosa

No religiosa

 

Católico

Creyente otra

No religiosa

Total

 

religión

La Iglesia católica debería ser la religión oficial

24,0

0

3,0

18

La Constitución debería tratar a todas por igual

39,2

85,7

71,6

48

Debería tenerse un trato especial a la Iglesia católica

25,8

10,7

17,5

23

NS/NC

11,0

3,6

7,9

10

Tabla 4. La Navidad es principalmente   Religiosa No religiosa   Católica Creyente de otra

Tabla 4.

La Navidad es principalmente

 

Religiosa

No religiosa

 

Católica

Creyente de otra religión

No religiosa

Total

Unas fiestas de carácter religioso

13,6

10,9

3,3

11

Unas fiestas de carácter familiar

60,0

43,5

45,8

57

Unas fiestas de carácter comercial

21,9

41,3

40,9

26

Un periodo de vacaciones como otro cualquiera

4,0

4,3

9,4

5

N.C.

0,5

0,0

0,6

1

Tabla 5.

Fuente: CIS, Estudio 2824. Barómetro diciembre 2009.

¿Quién piensa que tendría que tener la capacidad de seleccionar los profesores de

religión y de rescindirles el contrato?, según adscripción a opciones de conciencia

 

Religiosa

No religiosa

 

Católica

Creyente de

No religiosa

Total

 

otra religión

El Estado

53,8

46,4

73,2

58

La Iglesia

27,2

32,1

14,0

24

NS/NC

18,9

21,4

12,8

18

Tabla 6.

Fuente. CIS, Estudio 2752. Religiosidad, 2008.

Independientemente de su situación actual, si decidiera vivir con su pareja preferiría …

 

Religiosa

No religiosa

 

Católica

Otra religión

No religiosa

Total

Matrimonio religioso

62,5

39,3

7,9

52

Matrimonio civil

13,0

32,1

31,7

19

Vivir sin más con su pareja

17,2

17,9

53,1

26

NS/NC

5,6

7,1

4,0

3

Fuente. CIS, Estudio 2752, Religiosidad, 2008

¿Cuál es la verdadera magnitud de la laicidad en España? El discurso más común visualiza
¿Cuál es la verdadera magnitud de la laicidad en España? El discurso más común visualiza

¿Cuál es la verdadera magnitud de la laicidad en España? El discurso más común visualiza la laicidad como la opción de una minoría con un peso muy escaso frente a la notable influencia que ejerce la con- ciencia religiosa en nuestra sociedad. Aunque de vez en cuando la Iglesia católica nos sorprende con referencias a la “continua expansión del laicismo agresivo” e incluso sobre “la dictadura del relativismo moral” que es su manera de descalificar a la laicidad. Al mismo tiempo, la propia iglesia, también afirma, cada vez con mayor insistencia, que el 80% de los españoles se declara (o es) católico. De otra parte, muchos activistas de la laicidad imaginan que forman parte de una exigua e ilustrada minoría que, en el mejor de los casos, identifican sólo con de aquellos que declaran carecer de conciencia religiosa.

Gran parte de estos malentendidos tienen que ver con el significado de “laicidad”, que se resumen en tres principios, o reivindicaciones, básicas: respeto a la pluralidad de creencias y éticas, la separación entre la iglesia(s) y el Estado, así como la renuncia a imponer a los demás las propias normas morales. La base histórica de la laicidad, corre paralela al reconocimiento de los derechos personales y sociales, aunque se centra más en la exigencia de tolerancia ante la diversidad social y moral, el respeto a todas las personas con independencia de sus creencias, su ideología y, por supuesto, a su sexo, a su género, etnia o clase social. En este sentido hay que comenzar a tener claro que se puede ser no creyente, pero poco afín a la laicidad porque, por ejemplo, se adoptan de forma dogmática y poco tolerante determinadas posturas.

¿Cómo son la mayoría de los católicos españoles? Pues en este momento muy proclives a los valores de la laicidad. Aunque, seguramente, son pocos los que se identifican con este término.

¿Sabemos cuántos ciudadanos españoles asumen como propios y de manera clara los valores de la laicidad? Pues si, muchos, realmente muchos. De hecho una inmensa mayoría. Así en el E-2810 (2009) del CIS y considerando sólo las respuestas de apoyo completo, vemos que un 79,2% aboga por una es- tricta separación entre la iglesia y el Estado. Un 51% de los españoles piensa que la Iglesia católica tiene demasiado poder, un 82% es favorable a la pluralidad religiosa, un 89,3% a la libertad y la igualdad entre las diversas formas de conciencia moral. Un 84,3% acepta una familia multi-religiosa y un 55,4% acepta el matrimonio entre personas del mismo sexo. De manera global y más allá de cuál sea su identidad religio- sa, el 42,8% de los españoles se considera religioso, un 32,1% se considera no religioso y, lo que resulta más novedoso, un 24,3% no sabe si es o no una persona religiosa. ¿Piensa la minoría restante lo contra- rio? En absoluto, porque matiza con posiciones como “depende”, “según” y “no sabe, no contesta”.

De hecho, podemos afirmar que el laicismo (al menos como correlato de la secularización) ha “triunfado” en España y ocupa un lugar hegemónico y ascendente entre los valores de los ciudadanos. Algo que muchos de los datos contenidos en el Informe Ferrer i Guardia 2011 ayuda a entender. ¿Por qué ha ocu- rrido esto? O mejor planteado ¿Cómo ha ocurrido? ¿Han tenido que ver las organizaciones laicistas? Bueno, admitamos que un poco. Pero sin duda parte del protagonismo en este proceso masivo de secula- rización cabe atribuirlo a la actitud inmovilista mostrada por la propia Iglesia católica.

Voy a intentar explicarlo a partir de un ejemplo muy sencillo: la posición de la iglesia ante la Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE). Una de las cuestiones que, según la propia Iglesia católica, supone un referente de identidad más claro para la misma, hasta tal punto que apoyar el derecho a la IVE supone

“salir de la comunidad cristiana”, incluso en ocasiones se habla, sólo para esta cuestión, de

“salir de la comunidad cristiana”, incluso en ocasiones se habla, sólo para esta cuestión, de “excomunión” (aunque las amenazas raramente se convierten en hechos). En el año 2009 al presentar el Gobierno el anteproyecto de salud sexual y reproductiva, el Ministerio de Igualdad me encargo (con Josune Aguinaga) una encuesta, con una amplia muestra, en torno a la posición de los españoles en relación al contenido de tal reforma legislativa. El 78,9% de los entrevistados eran favorables a una Ley de plazos y el derecho de las mujeres a decidir, pero lo más sorprendente residía en el hecho de que esta mayoría se mantenía aún entre los que se declaraban católicos practicantes (ver tabla adjunta).

IDENTIFICACIÓN RELIGIOSA Y DERECHO A LA IVE

(Horizontales)

 

SI

NO

NS/NC

Católico practicante

61,2

34,2

4,6

Católico no practicante

81,8

16,0

3,2

Otra religión

56,8

40,7

2,4

Conciencia no religiosa

92,6

7,3

0,1

NS/NC

79,5

11,5

0,0

Fuente: INJUVE-EIVE-2009

Un resultado global que ya he tratado de explicar y que no debería extrañarnos, salvo en la posición ma- yoritaria de aquellos que se identifican como católicos, pero que refuerza los resultados de otras pregun- tas, ya que sólo el 29,6% de los que se declaraban católicos afirmaba seguir las directrices de la Iglesia católica en relación a la IVE. A la vez, en la dura campaña contra el anteproyecto, la jerarquía católica (y los convocantes de las manifestaciones), aludían siempre a que se trataba de una Ley que atentaba con- tra la conciencia moral de la mayoría de los españoles, de la mayoría católica del país. En muy pocas ocasiones se puso sobre la mesa los resultados de esta encuesta, o los coincidentes de todas las otras, en parte porque la jerarquía católica (que conocía bien esta realidad sociológica) los negaba y en parte porque muchos promotores y promotoras de aquel cambio legal argüían que no era una cuestión de ma- yorías o minorías, sino de derechos de ciudadanía. No cabe duda de que el derecho a la IVE es un dere- cho básico de ciudadanía, pero también es cierto que en una sociedad democrática no es lo mismo rei- vindicar derechos desde la mera razón que reivindicarlos desde una mayoría social.

Además la encuesta citada, con un cuestionario también muy extenso, planteaba cuestiones como la tolerancia o la universalidad de las normas morales. El resultado no deja de ser muy relevante.

¿Las normas morales son universales o personales? Por identidad religiosa (Horizontales)

UNIVERSALES

PERSONALES

NS/NC

Católico practicante

23,8

73,5

2,7

Católico no practicante

13,7

83,8

2,7

Otra religión

25,9

72,8

1,2

Conciencia no religiosa

16,5

80,1

3,4

NS/NC

14,3

57,1

28,5

Fuente: INJUVE-EIVE-2009

¿Hacia dónde nos conducen estos datos? Pues hacia una hipótesis muy plausible: el avance de

¿Hacia dónde nos conducen estos datos? Pues hacia una hipótesis muy plausible: el avance de la laici- dad es, en parte, una consecuencia del dogmatismo de la militancia católica más radical, en el contexto de una sociedad que se ha modernizado y secularizado. De hecho con estos, y otros datos, opinábamos en el Informe de aquella encuesta, que la movilización católica contra el derecho a la IVE, no tenía como audiencia objetiva la mayoría social, sino trazar una línea para mantener tras ella a la minoría que aún mantenía una opinión contraria a la misma, para evitar así que “se pasaran” al bando mayoritario de los católicos que han adoptado los valores de la laicidad. A la vez la Iglesia católica abandona su tradicional pasividad (una consecuencia de ser una religión única, oficial y obligatoria), para disponer de un segmen- to de militantes católicos muy tradicionalistas o al menos afines a las posiciones de la jerarquía.

En este sentido la afirmación de la agrupación de “redes cristianas”, que defiende de manera muy explíci- ta la laicidad, es totalmente cierta: representan a una mayoría de los católicos españoles. El problema es que ni la iglesia (ni el propio Estado) les reconocen ni les dejan ejercer esta representación.

Otro detalle significativo en relación a esta hipótesis. La comunidad foral de Navarra, el lugar donde apa- rece el grupo de activistas más conocido en contra del derecho a la IVE y donde no se pueden practicar IVEs, es también el territorio donde más ciudadanos están a favor de dicho derecho.

Pero estos últimos datos también nos aportan otras cosas, la primera que en esta y en otras cuestiones dogmáticas los creyentes en “otras religiones” (no es fácil diferenciarlas en las metodologías sociológicas pero los más numerosos, en España, son los evangélicos) son más rígidos en materia moral que la ma- yoría de los católicos. Lo segundo que una parte de los que declaran una conciencia no religiosa, sostie- nen a la vez que las normas morales son universales, en particular los que se declaran agnósticos que mantiene esta posición en un 23,4%. Lo que implica, como antes decía, que ya no se puede (ni debe) establecer una concordancia unívoca entre conciencia no religiosa y laicidad, primero porque una parte mayoritaria de los que expresan su condición de creyentes también adoptan los valores de la laicidad, pero también porque entre los que declaran una conciencia no religiosa, aparece un núcleo (aunque mi- noritario) de personas que no adoptan valores básicos de la laicidad. Un núcleo, por tanto, de personas que declaran una conciencia no religiosa, pero cuya falta de tolerancia hacia las normas morales de otros ciudadanos los coloca también al margen del ámbito de la laicidad y quizá, también, del proceso de secu- larización de nuestra sociedad.

Asimismo, puedo citar la experiencia personal a lo largo del último decenio, en muy diversos foros al pre- sentar la evolución de los datos de la contraposición entre conciencia religiosa y conciencia no religiosa, obtenidos a partir de la serie de Barómetros (más o menos trimestrales) del CIS desde el año 1979, me permite relatar como, con frecuencia y desde el público, personas que se identifican como no creyentes, agnósticas o ateas (y se supone que proclives a los valores de la laicidad), alegaban que esto no era cierto, que no podía ser cierto y que las estadísticas (incluidas las de un organismo público como el CIS), debían estar manipuladas o equivocadas. Esta personalidad supuestamente laicista aparece así condi- cionada (y por tanto influida) por la imagen de una sociedad dominada por la conciencia religiosa, frente a la cual se siente miembro de una minoría víctima de la incomprensión social.

Pero aun teniendo en cuenta que la mayoría de los españoles comparten los valores de la laicidad, po- demos, en todo caso, afirmar que a la vez, en los últimos años, la conciencia no religiosa ha crecido de forma exponencial, así según el Barómetro del CIS de enero de 2012, se sitúa en el 23,3% de los españo- les que la declaran. A la vez también es cierto que entre el 74,8% restante que declaran una identidad religiosa, el 72,0% se definen como católicos y el 2,8% como creyentes en otras religiones. A lo que se debería añadir que entre este 72,0% que se declaran católicos, sólo un 17,7% son de forma efectiva prac- ticantes activos (que acuden a misa al menos todos los domingos). Expresado en otros términos resulta correcto afirmar que una gran mayoría de españoles son católicos, aunque un escaso 12,7% de la pobla- ción total, actúa como verdaderos practicantes.

Pero no sólo esto, en las Encuestas semestrales de juventud, la conciencia no religiosa asciende,

Pero no sólo esto, en las Encuestas semestrales de juventud, la conciencia no religiosa asciende, en el mismo año 2011, al 35,4% de las personas entre 16 y 29 años. Lo cual se corresponde con la distribución por edades del propio barómetro del CIS de enero 2012, que muestra como el tipo de conciencia en torno a la religión se distribuye con un claro criterio etario y que, por tanto, la conciencia no religiosa se va a incrementar en los próximos años aún por el mero movimiento demográfico.

Conciencia no religiosa por edad

EDAD

% DE CONCIENCIA NO RELIGIOSA

18-24 años

42,5

25-34 años

34,7

35-44 años

27,9

45-54 años

20,7

55-64 años

13,9

65 y más años

7,6

Fuente: CIS, barómetro enero 2012

Medida con estos parámetros la laicidad no es tan residual como se pretende tanto por parte de la jerar- quía católica como por parte de algunos agentes sociales proclives a la misma, además crece de manera ininterrumpida desde la transición democrática, confirmando las proyecciones que hice hace algunos años en las que llegaba a la conclusión de que, en el año 2020, más de un tercio de los españoles habría adop- tado una conciencia no religiosa y entre el resto primarían los valores de la laicidad. En realidad no hay que esperar al año 2020, porque esto ya está sucediendo en la actualidad, casi una década antes de lo que se podía prever.

Todo esto lo sabe la sociedad española, lo saben las organizaciones religiosas y lo saben los partidos políticos, pero nadie lo asume, quizás porque nadie lo reivindica, incluidas aquellas opciones laicistas empeñadas en adoptar un cierto rol de minoría si no perseguida, al menos víctima de la incomprensión social.

Pero esto no es así y cuanto antes se comprenda mejor. La sociedad española ya es una sociedad imbui- da por los valores de la laicidad. Tan imbuida que entre los menores de 30 años, supone una respuesta casi unánime. Se suele alegar que esto no ocurre entre los adolescentes que están escolarizados en los centros religiosos con un número creciente de alumnado, pero tras tres décadas de investigaciones hemos podido constatar como siempre al cumplir los 18 años, la mayoría abandona estas posiciones o se identifica con aquellos movimientos religiosos que asumen los valores de la laicidad.

¿Por qué entonces el marco institucional sigue siendo tan poco coherente con este contexto social? ¿Por qué no se han modificado los acuerdos con el Estado Vaticano? Y en particular los relativos a educación, ¿Por qué seguimos sin tener una verdadera Ley de Libertad Religiosa? Cuando una mayoría de ciudada- nos, incluidos aquellos que manifiestan tener una conciencia religiosa católica, apoyaría estas iniciativas. No vale la excusa, tantas veces oída incluso entre activistas laicos, de que la “sensibilidad de los españo- les” no aconseja dar este paso. Porque la “sensibilidad” aludida es ahora y de forma muy mayoritaria la contraria. ¿Cómo explicar entonces esta resistencia? En ocasiones se alude al “excesivo poder de la Iglesia católica”, un argumento muy aceptado ya que, como hemos visto, lo comparte una mayoría de ciudadanos. Pero se trata de un argumento ilegitimo e indigno para una sociedad que se proclama de-

mocrática. Por este motivo ¿No será un temor irracional al conflicto institucional? ¿Un temor ante

mocrática. Por este motivo ¿No será un temor irracional al conflicto institucional? ¿Un temor ante el acti- vismo de la iglesia y sus imaginarias consecuencias electorales?

Se formularon varias preguntas sobre la cuestión del coste político de adoptar las diversas posiciones ante el derecho a la IVE (y otros derechos relacionados con la laicidad), en la mencionada encuesta del año 2009, con un resultado muy llamativo: Los partidos laicos de izquierda pierden, de manera progresi- va, más votos por mostrarse timoratos ante su propia laicidad, que los que perderían por afrontar de ma- nera decidida la “cuestión religiosa”. ¿Saben esto? Quizá si, quizá no, pero parece que, como algunos activistas de la laicidad, algunos prefieren dar una imagen de minoría aislada e incomprendida en vez de aceptar que viven en una sociedad que acepta de forma mayoritaria sus propuestas. Poner en evidencia cual es la situación real quizá supondría cambiarlo todo, empezando por el temor a conseguir los propios objetivos.

empezando por el temor a conseguir los propios objetivos. La primera conclusión que cabe remarcar en

La primera conclusión que cabe remarcar en este capítulo, es el continuo y permanente proceso de secu- larización que está viviendo la sociedad española des de los primeros años de la transición política. Si bien es cierto que la ciudadanía española afirma de forma mayoritaria que profesa la religión católica (73%), no es menos cierto que se observan dos datos importantes a resaltar que matizan esa supuesta mayoría: por un lado no han dejado de aumentar tampoco el año 2011- aquellas opciones no religiosas (23%) cualquiera que sea su naturaleza- y por otro, han aumentado aquellos ciudadanos y ciudadanas que a pesar de manifestarse como católicos no siguen los postulados, ni morales ni practicantes, de la Iglesia católica. Ese hecho provoca que, paradójicamente, más allá de su adscripción católica mantengan actitudes y costumbres claramente definidas como laicas.

En otra línea, la apostasía continúa siendo un elemento que plantea problemas cuando se quiere hacer efectivo su ejercicio. A pesar que la Iglesia católica continua manejando los datos de los registros bautis- males como un instrumento al servicio de la clasificación y adscripción religiosa de la ciudadanía, la juris- dicción española considera que los registros no son archivos de datos en sí mismos y, por lo tanto, no acepta la reclamación que puedan presentar aquellas personas que deseen quedar excluidas de dicho registro.

En este capítulo de adscripción religiosa también señalamos la enorme distancia que existe aún entre el marco político e institucional que rige en el estado español y la opinión y comportamiento mayoritariamen- te secular de la población española. Ese desfase se debe probablemente, a los fuertes condicionantes históricos que limitan aún determinados aspectos de la aún joven democracia española.

La laicidad se comporta en su dimensión política como un principio procedi- mental. Es un
La laicidad se comporta en su dimensión política como un principio procedi- mental. Es un
La laicidad se comporta en su dimensión política como un principio procedi- mental. Es un

La laicidad se comporta en su dimensión política como un principio procedi- mental. Es un método, una arquitectura de la convivencia, uno de los pilares de la república, y para ser plenamente efectiva debe ser concretada en len- guaje jurídico y convertida en derecho positivo. El concepto de laicidad no surge de un ejercicio especulativo de una sola inteligencia, no es el resultado de un trabajo puramente teórico. Es el resultado de una larga historia de en- frentamientos y alianzas entre poder civil y poder religioso; una historia amar- ga, tan antigua como la Ciudad. El largo conflicto por el poder absoluto se juega, hasta bien entrada la modernidad, entre los extremos de la teocracia y el cesaropapismo, con distintas soluciones en cada momento. El resultado de este enfrentamiento tiene como principales víctimas la libertad de conciencia y la tolerancia, y en muchas ocasiones, la propia vida.

Esta larga disputa por el poder, un poder absoluto, tiene sus episodios más dramáticos en las guerras de religión que asolan la Europa del s.XVII. La vio- lencia desatada en la Guerra Civil inglesa y en la Guerra de los Treinta Años no tiene precedentes conocidos y tiene un fortísimo impacto en el mundo occidental. Ya no son ejércitos profesionales los que se enfrentan en el campo de batalla para dirimir pugnas territoriales de orden dinástico. Las masacres se suceden entre fieles de una y otra religión en un grado de ensañamiento nun- ca visto hasta entonces, devastando amplias zonas de Europa. Desde ese momento se instala en la conciencia colectiva un interrogante: cómo refrenar y poner límite al poder de las religiones para garantizar la pervivencia de la vida y de la sociedad política. No será hasta entrada la modernidad que las nocio- nes de libertad de conciencia y tolerancia serán identificadas y reconocidas como baluartes del bien supremo: la vida.

Así, la laicidad política tiene una función clara: garantizar la libertad de con- ciencia, garantizar ciudadanos con capacidad de juicio moral independiente, capaces de construir una república próspera y en paz. Para ello se propone superar el conflicto entre poder religioso y poder civil sin que ninguno de los dos se imponga al otro. En palabras de Emile Poulat, emancipar la noción de verdad de la noción de libertad. Impedir el monopolio de la verdad mediante la

garantía de la libertad de expresión, eludiendo el Estado intervenir y legislar en cuestiones de

garantía de la libertad de expresión, eludiendo el Estado intervenir y legislar en cuestiones de opinión. Y ofreciendo una protección especial a la libertad de culto y religión que tiene su simetría en unas limitacio- nes severas a estos derechos.

La laicidad política se ciñe a esta función y las condiciones para su existencia son claramente identifica- bles: defensa de la libertad de conciencia, igualdad entre los ciudadanos independientemente de sus opciones religiosas o filosóficas y neutralidad de los poderes públicos en cuestiones metafísicas. Desde principios del s.XX estos principios no han variado. Obviamente persiste el reto de su extensión y aplica- ción, pero la fórmula es conocida. Evidentemente, es una propuesta que tiene enemigos poderosos y su concreción en cada contexto está naturalmente sometida a debate, pero no hay un proceso de revisión a fondo de los fundamentos de la laicidad política.

Pero la incubación de la idea de un ciudadano dotado de juicio propio, constructor de un Estado que pro- mueve la libertad de conciencia y garantiza la convivencia fértil entre distintas comunidades religiosas y opciones filosóficas nos remite a Spinoza y a Locke, pasa por la Ilustración y cristaliza con las leyes de educación de la III República francesa y la ley de 1905. Es un camino tortuoso, con idas y venidas, avan- ces y retrocesos, iluminado por los debates filosóficos y políticos acerca de la autonomía moral y la idea de progreso de la humanidad en su aventura existencial. Existe, por tanto, una dimensión filosófica de la laicidad, un debate que no se completa con un arreglo sobre el Estado, sino que tiene su centro de grave- dad en el hombre.

Así pues son dos caminos, los de la laicidad política y la laicidad filosófica, que se escinden y convergen a lo largo de la historia, y que expresan la pulsión iniciada por la Ilustración del hombre que piensa por sí mismo y sobre sí mismo, interrogándose ¿qué hombre para qué sociedad? Si hemos escogido el camino de la libertad y el derecho, el de la justicia y la convivencia, este no puede ser transitado con el único bagaje de la ley. Más aún: es imposible construir unas instituciones laicas sin una sociedad que valore la libertad de conciencia y la tolerancia. Debe haber un cambio íntimo en el interior de cada individuo en armonía con las leyes que rigen la vida en común.

De manera que la laicidad filosófica va más allá de la laicidad política. No se opone sólo a la religión como mecanismo de control de las conciencias, sino a cualquier otra institución que pretenda eliminar o socavar la autonomía moral. No pretende únicamente levantar un muro de separación entre la Iglesia y el Estado. Se propone impulsar la autonomía moral superando las barreras externas e internas, impuestas y autoim- puestas, y estimular la consecución de una sociedad que comparta y fomente valores humanistas. Aspira a alumbrar un hombre nuevo, libre de tutelas, mayor de edad en su acepción más kantiana.

Por esto el movimiento laico da tanta importancia a la educación. Sólo la educación garantiza, en último término, la capacidad individual de sobreponerse a las nuevas e incansables inquisiciones de las que hablaba Camus. Sólo a través de la educación se puede calibrar la balanza de la tolerancia y discernir entre la necesaria indiferencia ante las opciones libremente aceptadas por una ciudadanía que inventa nuevas formas de vivir y convivir y la imprescindible indignación ante las cadenas impuestas por institu- ciones o individuos con excesivas ansias de poder. Y esto va más allá de disponer de unas instituciones laicas. La laicidad de la república es una condición necesaria pero no suficiente, debe entrar en conso- nancia con los valores de la ciudadanía.

Así, de la misma manera que sería un error extender la laicidad política más allá de su función de levantar un muro de separación entre las religiones y la república, sería un error limitar la laicidad filosófica a im- pedir los monopolios morales de origen religioso.

Un aspecto poco destacado (a menudo ocultado) de la laicidad política es que corresponde al Estado promover la libertad de conciencia. No es sólo una garantía meramente cosmética, el matiz es importante. La república, para sobrevivir, requiere ciudadanos con juicio propio, no puede surgir ni sostenerse en una sociedad de idiotas morales. La noción moderna de laicidad es alumbrada en los debates sobre educa-

ción de la III República francesa a finales del s.XIX y sólo posteriormente queda consagrada

ción de la III República francesa a finales del s.XIX y sólo posteriormente queda consagrada en la ley de 1905. Tiene toda la lógica que la educación pública esté en el origen del concepto de laicidad. La laicidad de las instituciones sólo se sostiene si es acompañada por la educación, por una escuela pública igual- mente laica, que se preocupe de formar ciudadanos libres. También por una educación popular laica, coeducativa, interclasista, que construya proyectos pedagógicos que serán el germen de una nueva so- ciedad que no pretenda eliminar las diferencias y sí las desigualdades. No pretende eliminar las diferen- cias porque requiere de distintas aproximaciones a la realidad y a la verdad para, mediante un debate sincero y un acuerdo democrático, escoger nuevas opciones de futuro. Pero aspira a la igualdad de opor- tunidades, en el acceso al espacio público y en el orden material, garantizando el bienestar de todos.

Actualmente, las fuerzas sociales comprometidas con la laicidad filosófica enfrentan un desafío enorme con el nacimiento de la nueva sociedad de la información. Si el reto en siglos precedentes era recabar información y acercarla al pueblo, ahora esta función está parcialmente superada, ya no podemos justifi- car la ignorancia en base a la falta de información. Incluso hemos acuñado un término para describir la sobreabundancia de información: infoxicación. De manera que no es un problema de escasez el que enfrentamos, por mucho que se mantengan esquemas superados (lo podemos ver a diario con todas las normas antidescargas que inútilmente intentan promover los gobiernos). Es un problema de sobreabun- dancia de información, inyectada a tal velocidad y en tal cantidad que resulta imposible procesarla, lo que genera miedo y nos aleja de la idea de una conciencia libre y no coaccionada.

El reto actual es el de ofrecer herramientas para discriminar esta información. Debemos dotarnos de nue- vos criterios racionales, científicos y éticos para facilitar la vida en libertad a un ciudadano sepultado por los datos. Esto implica rehacer debates, reemprender viejas discusiones, volver a forjar antiguas alianzas desgastadas por el tiempo y las modas intelectuales irracionalistas que abundaron en el s.XX. También debemos evitar la escisión de la sociedad en comunidades enfrentadas. La capacidad de grandes grupos mediáticos de construir nuevas realidades lleva a la escisión de la sociedad en comunidades separadas incapaces de dialogar entre ellas, sin posibilidad tan siquiera de establecer un terreno moral común, tan solo empujadas a reforzar sus propias pulsiones. Podemos comprobar este fenómeno a diario en los medios de comunicación. Los mismos hechos justifican discursos opuestos, y, si los hechos no concuer- dan, se manipulan y se tergiversan apoyándose en una potencia de fuego mediático apabullante, fractu- rando la sociedad. Se destruye así toda posibilidad de universalismo y se socava la base que sustenta las instituciones laicas. Una sociedad fragmentada en grupos irreconciliables es incompatible con toda enun- ciación de palabras como paz o justicia. Sólo existe un ruido contínuo que exagera las diferencias entre el nosotros y el ellos, categorizados como el bien y el mal, un mal que debe ser exterminado. El odio al ex- traño no es, pues, monopolio de las religiones. Nunca lo ha sido.

El peligro de la intolerancia que nos acecha, pues, no proviene tan sólo de las viejas religiones. Más aún en una sociedad como la española, que se seculariza a gran velocidad, tal como demuestran numerosos estudios, algunos de ellos realizados por instituciones religiosas como la Fundación Santa María. Actual- mente podemos afirmar que una mayoría de la ciudadanía no acepta dogmas ni tutelas morales de origen religioso. Aún manteniendo una identificación y una vinculación con la Iglesia católica, con su tradición y sus ritos, una mayoría social no cumple los preceptos morales en materia de sexualidad, política, valores, etc. Dicho de otro modo, cada vez más gente confía en su capacidad para llegar a sus propias nociones morales íntimas.

El auge de los libros sobre neurociencia (el extraordinario éxito editorial y mediático de Eduard Punset, por ejemplo) es la demostración de que hay un interés masivo por buscar fundamentos científicos, racio- nales, a las nociones morales a las que, intuitivamente, está llegando una mayoría de la sociedad españo- la. La divulgación científica, y más vulgarmente los libros y programas de autoayuda, actúan de respaldo a este fenómeno. Este colectivo, el de divulgadores científicos y autores de libros de autoayuda acumula en estos momentos un poder que desconoce y del que no se hace responsable. Con el agravante de que está desconectado de los colectivos humanistas, probablemente por la inacción de estos últimos. Tomado

con perspectiva histórica, es sorprendente la poca conexión que existe entre los sectores más avanzados

con perspectiva histórica, es sorprendente la poca conexión que existe entre los sectores más avanzados de la ciencia, el arte, la cultura, el pensamiento y la política. Quizás por la mala experiencia con las auto- denominadas vanguardias, quizás por la ruptura postmoderna con la noción de progreso humano (el úni- co vínculo posible en libertad entre estos sectores), quizás por las modas intelectuales de final del s.XX antes citadas. En cualquier caso sorprende comparar cómo a principios del s.XX existían unas conexio- nes que actualmente no sólo se han roto, sino que además se han olvidado. El resultado es que los de- fensores de la libertad de conciencia dedicamos mucho tiempo a discutir qué es la libertad, pero si nos preguntaran qué es la conciencia, la razón o el pensamiento, responderíamos con una definición anticua- da, precisamente en el momento en que mayores avances científicos se están produciendo al respecto. Hay un enorme campo de encuentro y trabajo en común que estamos desperdiciando. También en el campo de la bioética se echa en falta mayor tensión intelectual y militante desde el humanismo laico.

El riesgo evidente es que, razonablemente preocupados por el poder institucional y social de las religio- nes y alertados por su demostrada capacidad de controlar las conciencias, olvidemos que el mundo se ha enriquecido con nuevos matices que desconocemos y de los que podemos aprender mucho. Sin caer en el optimismo de Cándido, pero no podemos permitirnos el lujo de desconectarnos de los sectores más dinámicos de la sociedad. El mundo está cambiando a gran velocidad y nos exige una mirada limpia, desnuda de apriorismos de raíz emocional. Tanto el exceso de optimismo tecnófilo como el fatalismo nos perjudicarían en este reto de aprehender la realidad desnuda.

De manera que la sociedad se seculariza y las nociones de realidad y verdad se transforman. En este contexto, el propio concepto de identidad está diversificándose y modificándose. Nuevas identidades (también digitales) se superponen a las viejas. No es sólo una ruptura de la identificación monolítica con una nación, una religión o una ideología. Esto no sería nuevo, siempre han existido vínculos múltiples, más allá de la filiación o la pertenencia más primaria a un grupo. A lo largo de la historia las identidades siempre han competido entre ellas, entrecruzándose. Lo que es nuevo es que una misma persona puede ostentar distintas identidades simultáneas con total normalidad. En cualquier caso, es razonable plantear algunas ideas al respecto. En primer lugar, que las identidades (múltiples) se emancipan de las conclu- siones metafísicas de cada uno. En segundo lugar, que en un contexto cambiante y plural, se produce un repliegue de la identidad hacia la vieja fortaleza de la conciencia (la irreductible conciencia) para reivindi- car su dignidad en un mundo complejo. Si se destruyen incluso las identidades de género, quizás las más antiguas, la dignidad de cada ser humano buscará su justificación en la conciencia. En tercer lugar, que necesariamente deberá emerger un concepto que defina en positivo quiénes se identifican con la idea de una vida y un pensamiento libres de ataduras.

Esta noción, que podemos denominar librepensamiento, es aún poco reconocida. La gente se declara no- practicante, no-creyente, atea o agnóstica. Se autodefine por negación. Es decir que existe una seculari- zación silenciosa, oculta, anónima (porque no tiene nombre). Es un reto de primera magnitud para los movimientos librepensadores dotar de conceptos y autoestima este proceso social. Un desafío enorme, pero ¿no lo era la opción por la laicidad en la España posterior a la Dictadura? Si en treinta años se ha conseguido situar a la laicidad en el vocabulario político, también se puede plantear que en una, dos, o tres décadas, una mayoría de ciudadanos se autodefinirá como librepensador con total normalidad.

Este ejercicio deberá ser acompañado de un esfuerzo por reconstruir ritos civiles dignos. Actualmente las bodas civiles tienen la misma calidad simbólica que las bodas religiosas, gracias al esfuerzo de los ediles. Pero otros ritos como los bautizos civiles o los funerales son escasísimos. Sabemos que pocos servicios funerarios (¡públicos!) ofrecen este servicio en su catálogo. En momentos duros como es la pérdida de un ser querido, muchas familias recurren a los ritos católicos sin que el fallecido ni sus familiares se conside- ren fieles a esta religión. Para mucha gente, cada vez más, es un momento de extrema violencia espiri- tual. Probablemente a causa del tabú de la muerte, desconocemos en qué medida se están celebrando ritos de despedida laicos y en qué condiciones se producen. No sabemos cómo se programan, quién los oficia y por qué, ni cuál es la experiencia de los que optan por esta forma a la hora de enterrar a sus fami-

liares, ni la vivencia de las personas que asisten. Todo indica que aún persiste una

liares, ni la vivencia de las personas que asisten. Todo indica que aún persiste una inercia que a muchas familias les cuesta romper, ya sea por un mayor prestigio de la liturgia católica, por desconocimiento de las alternativas existentes o por incapacidad de producirlos.

Una sociedad en tránsito hacia la secularización deberá recuperar, reinventar, repensar, lo que significa la desaparición de una persona querida y construir una nueva liturgia, suficientemente libre de moldes como para servir al objetivo de la satisfacción íntima de las personas que la convoquen, adaptándola a su cos- movisión y a la del ausente, y suficientemente establecida como para cumplir la función de cohesión so- cial que los ritos humanos tienen.

Actualmente, no obstante, esta tarea de reapropiarnos de los ritos se hace sin referencias, sin apoyo, con unas dosis de imaginación y coraje inasumibles para muchas personas que, en unos momentos tan dolo- rosos, prefieren la seguridad de lo convencional, aunque sea menos honesto, que el riesgo de aquello autónomo y libremente aceptado.

Podemos concluir que el movimiento laico tiene por delante un futuro apasionante. Un futuro que presenta desafíos enormes, pero que nos exige que mantengamos una actitud ilusionada, creativa, afirmativa. Sin descuidar la necesaria pulsión militante en favor de la laicidad de las instituciones, el abanico de posibles campos de desarrollo del laicismo se ensancha y enriquece con nuevos matices culturales y pedagógicos. El laicismo es un humanismo y un compromiso a favor de la vida. Siempre lo ha sido y ahora debe adap- tarse a su tiempo. Quizás no sea un ejercicio nuevo en términos históricos. Y sin embargo, es radicalmen- te nuevo si lo medimos desde la perspectiva de nuestras vidas. Que son las que vivimos.

Lo primero que debemos hacer ante un tema tan complejo como el económico es esclarecer
Lo primero que debemos hacer ante un tema tan complejo como el económico es esclarecer

Lo primero que debemos hacer ante un tema tan complejo como el económico es esclarecer a qué nos referimos cuando hablamos de financiación, que podríamos resumir en qué le supone al Estado, en términos económicos, la colaboración con las diferentes confesiones religiosas. Sin embargo, hay que matizar, en primer lugar, que la escasa información que disponemos sobre la financiación de las confesiones religiosas que no son la católica, nos obliga a centrarnos exclusivamente en este tema en la Iglesia católica.

En segundo lugar, tal y como ya hicimos en la anterior edición del Informe FG, seguimos topándonos con la opacidad de las administraciones públicas a la hora de facilitar este tipo de datos, con lo que nos vemos limitados a trabajar con la poca información que se hace pública y a la que podemos acceder, y que no es más que la actualización que se va publicando anualmente sobre los mismos datos.

La aportación económica que el Estado destina directamente a la Iglesia cató- lica, es uno de los datos que ofrecemos en este capítulo, pero también trata- mos las diferentes cuestiones sobre la financiación que han ido apareciendo en la prensa española a lo largo del año. Así, encontramos en este capítulo los temas referentes al litigio del arte que mantiene enfrentadas las diócesis de Barbastro-Monzón y el de Lleida desde hace más de una década sobre la propiedad de un centenar de obras de arte; a la destinación del 0.7% de sus impuestos por parte de los contribuyentes españoles; a los gastos de las ad- ministraciones públicas en el mantenimiento de los centros de culto católicos; a las inmatriculaciones que desde hace años están llevando a cabo impune- mente las autoridades eclesiásticas de un destacado número de edificios que no estaban registrados a nombre de nadie; a las exenciones fiscales de las que goza la Iglesia católica, etc.

Las líneas de colaboración económica del Estado con la Iglesia económica están fijadas en el Acuerdo entre el Estado español y la Santa Sede sobre asuntos económicos, entre las que se establecen la asignación tributaria de los contribuyentes que así lo manifiesten en su declaración de la renta, las exenciones y beneficios fiscales del patrimonio eclesiástico. Sin embargo, existen otras vías de financiación como los salarios de los profesores de cato- licismo y de los capellanes castrenses, hospitalarios y penitenciarios, la sub- vención que recibe la enseñanza religiosa concertada y otras actividades de la jerarquía católica que también cuentan con el apoyo de las administraciones públicas, partidas de financiación que no recogemos en este capítulo.

En esta edición del Informe Ferrer i Guàrdia hemos querido dar un destacado especial a las inmatriculaciones que está llevando a cabo la Iglesia católica,

que crea situaciones como el hecho de que la Iglesia católica ha llegado inclu- so a registrar a su nombre la Mezquita de Córdoba por tan solo 30 euros en

2006. A lo largo del 2011 han aumentado el número de noticias que han apa-

recido en la prensa española sobre este tema, a resultas de las muchas que-

jas que encontramos por todo el país, pero sobre todo en el norte, de pequeñas

jas que encontramos por todo el país, pero sobre todo en el norte, de pequeñas localidades en las que los ayuntamientos han visto cómo la jerarquía eclesiástica inscribía a su nombre ermitas, casas, plazas o terrenos que habían sido construidas y gestionadas por la comunidad desde siempre, pero que notarial- mente no tenían propietario, despistedel que se aprovecha la iglesia para ir aumentando su patrimonio. Para profundizar en el tema contamos con un artículo de la Plataforma de Defensa del Patrimonio Nava- rro/Nafarroako Ondarearen Defentsarako Plataforma, entidad que se ha especializado en el estudio de los casos de inmatriculaciones no sólo de la comunidad foral, sino de todo el país, y que lleva a cabo varias iniciativas para denunciar estos hechos 2 .

cabo varias iniciativas para denunciar estos hechos 2 . Litigio del arte entre los obispados de

Litigio del arte entre los obispados de Lleida y Barbastro-Monzón

El litigio del arte es un caso que se introdujo en el Informe FG 2011 y que sigue abierto. Los obispados de Barbastro-Monzón y Lleida están enfrentados por la propiedad de 114 obras de arte que se encuentran actualmente en el Museo Diocesano Comarcal de Lleida. En 1195 se produjo una segregación de 111 parroquias que formaban parte de la diócesis de Lleida que pasaron a formar parte de la de Barbastro- Monzón. En esta segregación está el origen del conflicto. El obispado de Barbastro reclama que se les devuelvan las obras que habían sido de las parroquias segregadas. El obispado y el Museo de Lleida, amparados en la legislación catalana, reclaman la propiedad por haberlas tenido tanto tiempo, haberlas restaurado y estar expuestas en el Museo, y en algunos casos haberlas adquirido mediante compra o permuta.

El año 2011 empieza con las críticas del Gobierno de Aragón porque el obispo de Lleida, Joan Piris, se ha presentado a la citación judicial que le reclamaba ante los tribunales, hecho que según el Gobierno de Aragón le hace posicionarse en contra de devolver las obras a Barbastro-Monzón. Por su parte, los obis- pos catalanes se reúnen para decidir cuál es la postura de la iglesia catalana en el asunto y elaboran y firman un comunicado en el que se muestran favorables a obedecer las órdenes vaticanas que manda que las obras sean devueltas a Barbastro-Monzón.

En los tribunales la Audiencia Provincial de Huesca rechazó en marzo homologar en España las resolu- ciones del Vaticano que ordenan entregar las obras de arte, en respuesta a la demanda del obispo de Barbastro-Monzón. Con esta sentencia, el tribunal ratificó que las decisiones de Roma no tienen efectos civiles en España.

Una segunda línea de conflicto la forman los municipios de Berbegal, Peralta de Alcofea y Villanueva de Sijena que reclaman también otras obras (que son aparte de las obras del litigio) y que también han acu- dido a los tribunales. En enero interpusieron una denuncia penal contra el obispo Piris por apropiación indebida de las obras de sus parroquias, y en marzo lo hicieron ante el Tribunal de la Rota, que es el tribunal de apelación de la Santa Sede. Sin embargo, en junio la Audiencia Provincial de Lleida archivó la denuncia que habían presentado, decisión que han recurrido, y en septiembre el Tribunal eclesiástico se declaró incompetente para juzgar al obispo de Lleida, sugiriendo a los alcaldes que se dirigieran directa- mente al Papa.

Al cierre de esta edición del anuario el conflicto aún está por resolver.

2 Recomendamos el libro publicado por la Plataforma de Defensa del Patrimonio Navarro Escándalo Monumental: la privatización de las iglesias, ermitas, casas, tierras y otros bienes públicos de Navarra, Ed. Altaffaylla, Nov. 2009.

Exenciones fiscales. IBI (Impuesto de Bienes Inmuebles) Manresa. Julio. El Ayuntamiento ha desestimado el recurso

Exenciones fiscales. IBI (Impuesto de Bienes Inmuebles)

Manresa. Julio. El Ayuntamiento ha desestimado el recurso presentado por la Orden de la Compañía Maria Nostra Senyora que pide no pagar las contribuciones municipales de una propiedad. El gobierno ha dejado claro que la contribución afecta a un bloque de pisos de alquiler, no a una instalación religiosa, que están exentos de pagar impuestos.

Zaragoza. Agosto. El grupo municipal IU ha manifestado que considera que se debería cobrar el IBI a los inmuebles de la Iglesia católica, dado que “la ciudad está pasando momentos muy duros en el ámbito económico, y es necesario que todos arrimemos el hombro”.

San Andrés del Rabanedo. León. Septiembre. IU ha solicitado en el Ayuntamiento que los bienes de la Iglesia católica paguen IBI.

Fuenlabrada. Octubre. El Ayuntamiento ha aprobado, con el voto en contra de PP y UPyD pedir al Go- bierno central que los bienes de la Iglesia católica paguen el IBI.

Zamora. Julio. El Ayuntamiento de Zamora ha aprobado un Decreto por el que se acuerda inspeccionar todas las exenciones a los bienes de la Iglesia católica en el IBI.

Madrid. Octubre. El gobierno de Ruiz-Gallardón (PP) ha pedido al Estado que compense al Ayuntamiento por las exenciones fiscales de, entre otros, la Iglesia católica, como también ocurre con las estaciones de ferrocarriles.

Destinación 0,7% IRPF

Con el inicio de la campaña de la renta las ONGs españolas lanzan su propia campaña para concienciar a los contribuyentes que marquen la casilla de “otros fines sociales”.

Por su parte, la Conferencia Episcopal Española lanza su campaña anual “Xtantos”, en la que se pide que se marque la casilla de la Iglesia católica.

Dado que parte de las ONGs que se benefician de las aportaciones que se destinan cuando se marca la casilla de “otros fines sociales” pertenecen a la Iglesia católica, que ya cuenta con su propia casilla, algu- nas entidades piden que no se marque ninguna casilla.

Inmatriculaciones

Artículo 206 de la Ley Hipotecaria

El Estado, la provincia, el municipio y las corporaciones de derecho público o servicios organizados que forman parte de la estructura política del Estado y las de la Iglesia católica, cuando carezcan del título escrito de dominio, pueden inscribir el de los bienes inmuebles que les pertenezcan mediante la oportuna certificación entregada por el funcionario a cuyo cargo esté la administración, en el que se hará constar el título de adquisición o la forma en que fueron adquiridos.

Mediante certificación administrativa, entregado en los términos establecidos en el párrafo anterior y con los demás requisitos establecidos en cada caso, se pueden inscribir la declaración de obra nue- va, las mejoras y la división horizontal de fincas urbanas y, siempre que no afecten a terceros, las operaciones de agrupación, división, agregación y segregación de fincas del Estado y del resto de entes públicos estatales certificadores.

46 Párrafo 2 º añadido por el artículo 144 de la Ley 13/1996, de 30 de diciembre, de medidas fisca- les, administrativas y del orden social (BOE núm. 315, de 31 de diciembre).

Ochagavía . Enero. El obispado de Ochagavía ha registrado a su nombre la parroquia, la

Ochagavía. Enero. El obispado de Ochagavía ha registrado a su nombre la parroquia, la casa parroquial y la ermita de Muskilda. Sin embargo, es el registro de la ermita a nombre de la iglesia lo que ha motivado especialmente el conflicto entre el pueblo y la iglesia, puesto que la ermita de Muskilda ha estado desde siempre gestionada por un patronato, formado por el alcalde, los concejales que quieran participar, y el secretario. Se trata de un lugar en el que se celebran las fiestas tradicionales del pueblo y como muestra de protesta los vecinos han repartido pegatinas y han colgado pancartas en sus balcones. El patronato ha informado que piensa llevar el caso a los tribunales, porque considera que el patronato es el propietario legítimo de la ermita ya que la ha construido, mantenido y gestionado desde tiempo inmemorial.

Garisoaín. Febrero. El Tribunal Supremo 3 ha reconocido como propietario legítimo de la ermita del Pilar al concejo de Garisoain. En 2010 el arzobispado había presentado alegaciones contra el registro del concejo como propia de la ermita. El concejo actuó en 2008 viendo que el arzobispado había registrado a su nom- bre la casa parroquial, un huerto, el atrio, la iglesia y la casa del cura.

Guadalajara. Julio. Una sentencia del juzgado de Primera Instancia nº 6 de Guadalajara ha dado la razón

a la iglesia sobre la propiedad de dos ermitas, una iglesia, un cementerio y una parcela de más de

8.000m 2 del pueblo de Gualda que el obispado inscribió a su nombre en 1998, a pesar de la documenta-

ción que ha presentado el Ayuntamiento que demuestra que esos edificios y tierras eran del pueblo.

Ziritza. Navarra. Julio. La Iglesia está vendiendo las propiedades que ha registrado a su nombre pero que son del Ayuntamiento. En 1998 la Iglesia inmatriculó la antigua casa de la maestra y la escuela, que ahora es el Ayuntamiento, a pesar de que se dispone de documentación de 1929 que demuestra que son pro- piedades del consistorio. En un momento dado los abogados del alcalde le aconsejaron que la comprara. Llegaron a un acuerdo, pero el obispado se lo salta y finalmente laha vendido a un particular. La casa parroquial sí que la ha comprado finalmente el consistorio, que también inmatriculó la ermita y el cemente- rio. Actualmente el obispado sólo conserva la iglesia.

España. Julio. El diputado de IU, Gaspar Llamazares, ha presentado una proposición no de ley al Con- greso pidiendo que la Iglesia católica devuelva todos los bienes que ha inmatriculado utilizando el artículo 206 y 207 de la Ley Hipotecaria.

Pamplona. Navarra. Enero. Concentración de protesta organizada por la Plataforma de Defensa del Pa- trimonio Navarro ante el arzobispado.

España. Octubre. El programa político que presenta el PSOE para las elecciones generales del 20 de Noviembre incluye la supresión de los privilegios hipotecarios de la Iglesia católica.

Gastos de las administraciones públicas en la rehabilitación de igle- sias

Hemos realizado una tabla con el fin de englobar de modo esquemático la información que ha ido apare-

ciendo en la prensa española sobre la rehabilitación de centros de culto católicos. En esta tabla se mues- tra qué inversión han hecho las administraciones, cuáles son las administraciones implicadas directamen-

te en el mantenimiento de los centros de culto y la cantidad económica destinada. Se trata de una peque-

ña muestra, orientativa, conscientes de que a veces no todos los casos aparecen en los medios de comu- nicación, y no disponemos de datos oficiales sobre el gasto total y real que supone para las arcas públi- cas.

3 Sentencia Juzgado de Primera Instancia e Instrucción núm. 1 de Estella, AC 2011/41, de 31 de enero 2011.

Tabla 7. Gastos de las administraciones en la rehabilitación de iglesias Municipio en el que

Tabla 7.

Gastos de las administraciones en la rehabilitación de iglesias

Municipio en el que se en- cuentra el centro de culto rehabilitado

Quién participa en la financiación de las obras

Cantidad invertida

Arcicóllar (Toledo)

50% Consejería Educación, ciencia y salud; 50% Obispado Toledo

205.608

Barcelona

Ayuntamiento, Hermandad Mare de Déu de la Mercè

+1 M

Torremormojón (Palencia)

Cons. Cultura y Turismo, 1% cultural

27.892

Sanaüja (Lleida)

Generalitat, Institut d’Estudis Ilerdencs

38.655

Varios templos (Castilla y León)

Junta Castilla y León, Gobierno Portugal, Fun- dación Iberdrola

4’5 M

Sant Julià de Ramis (Girona)

Generalitat, Ayuntamiento, parroquia, obispado

40.000

Épila (Zaragoza)

75% Gobierno Aragón; 25% Ayuntamiento

250.000

Girona

Generalitat, Obispado

250.000

Nalda (La Rioja)

Ayuntamiento

55.290

Bailo (Huesca)

90% Gobierno, 10% Ayuntamiento

191.000

San Juan de Mozarrifar (Za- ragoza)

Gobierno Aragón

183.000

Llodio (Álava)

Ayuntamiento

24.000

Monforte de Lemos (Lugo)

Consejería de Cultura y Turismo

329.000

Langreo (Asturias)

Ayuntamiento, Arzobispado, Cajastur, parro- quia

500.000

Benidorm (Alicante)

Generalitat

286.338

Cervera del Llano (Cuenca)

Gobierno regional:

213.082

Obispado:

91.321

Aguilar (La Rioja)

Consejería de Cultura

31.017

Hazas de Cesto (Santander)

Consejería Obras Públicas

300.000

Castelló de Farfanya (Lleida)

Ayuntamiento, Diputación, Generalitat

203.665

Varios templos (Toledo)

Diputación, Arzobispado

510.000

Tembleque (Toledo)

Gobierno regional, Arzobispado

700.000

Cigales (Valladolid)

Junta Castilla y León

41.000

Vilavella (Castelló)

Diputación, Fundación Caixa Castelló-Bancaixa

200.000

Alloza (Teruel )

Ministerio de Cultura

412.000

Santibáñez de la Fuente (As- turias)

Consejería de Cultura

740.000

Longares (Zaragoza)

Ayuntamiento, Diputación, Diócesis Zaragoza

55.000

La Orotava (Santa Cruz de Tenerife) Diócesis, Ayuntamiento, donaciones 93.000 O Pindo (A Coruña)

La Orotava (Santa Cruz de Tenerife)

Diócesis, Ayuntamiento, donaciones

93.000

O

Pindo (A Coruña)

Consejería Cultura (fondos Feder)

184.376

Veciana (Barcelona)

Generalitat , Ayuntamiento, Diputación

350.445

Cehegín (Murcia)

Fundación Cajamurcia, Ayuntamiento, Gobier- no autonómico y obispado

1’2 M

Rágama (Salamanca)

Ayuntamiento

60.000

Logroño

Diócesis Calahorra y La Calzada Logroño, Gobierno de La Rioja

181.410

Zamora

Junta Castilla y León

82.000

Ejea de los Caballeros (Zara- goza)

Ayuntamiento, Diputación, Diócesis Zaragoza

40.385

Sevilla

Ayuntamiento, Arzobispo, Junta

Benirredrà (Valencia)

Generalitat

107.000

Toledo

Ayuntamiento, Ministerio Cultura

274.088

El

Borge (Málaga)

Consejería de Cultura, Ayuntamiento, Obispa- do Málaga

400.000

Camargo (Santander)

Ayuntamiento, Gobierno Cantabria

58.885

Ledaña (Cuenca)

Junta, obispado, donaciones

150.000

Guadalajara

Junta, 1% Fomento

1.100.00

Segovia

Ayuntamiento, Ministerio Fomento

251.332

Villalcázar de Sirga (Palen- cia)

Junta Castilla y León

483.000

San Martín de Castañeda (Zamora)

Junta, Fundación Iberdrola, Gobierno Portugal, Fundación Santa María La Real

180.000

Málaga

Ayuntamiento, obispado

600.000

Corbera d’Ebre (Tarragona)

Ayuntamiento, Ministerio Fomento

600.000

Fuente: medios de comunicación

La opinión de la población sobre la financiación de las religiones por parte del gobierno

La opinión de la población sobre la financiación de las religiones por parte del gobierno español se reco- gía explícitamente a través de una pregunta en un estudio del CIS de 2008 (Religiosidad, estudio 2752). Casi la mitad de la población es contraria a que el gobierno ayude económicamente a las confesiones religiosas, es decir, es partidaria de la laicidad del Estado en el ámbito referente a la financiación de las confesiones religiosas. La otra mitad se divide entre los que abogan por una ayuda económica para todas las confesiones (24%) y los que opinan que se tendría que dar ayuda económica sólo a la religión católi- ca. En este ámbito encontramos diferencias significativas entre las personas según su adscripción a op- ción de conciencia. Más de un 80% de los que se han declarado no religiosos es contrario a la financia- ción de las religiones por parte del Estado y entre los que son partidarios de la financiación en su mayoría se manifiestan por una ayuda económica no hegemónica de la religión católica. Entre los que se han declarado religiosos un 40% son partidarios de la no financiación de las confesiones religiosas por parte del gobierno. Sólo los católicos en un 25% opinan que se debería ayudar económicamente sólo a la reli- gión que profesan y otro 25% a todas las religiones; entre los creyentes de otras religiones éstos repre- sentan el 50%. Por lo tanto, hemos podido comprobar cómo casi la mitad de los creyentes son partidarios de la laicidad en términos de financiación.

Asignación tributaria

El Estado sustrae de los Presupuestos Generales del Estado un traspaso financiero a la Iglesia católica determinado a través de la declaración de la renta de las personas físicas. Cuando un contribuyente hace la Declaración de Renta tiene la opción de destinar un 0,7% 4 de su asignación tributaria a la Iglesia católi- ca, a otros fines sociales, a ambas (con lo que se destina un 0,7% de la cuota íntegra al sostenimiento económico de la Iglesia católica y otro 0,7% a actividades de interés social), o no manifestarse a favor de opción alguna y destinar ese porcentaje a fines generales.

Este es el modelo actual de asignación tributaria, pero éste ha sufrido algunas variaciones en las dos últimas décadas: en el año 1999 se introduce la opción de colaborar con la Iglesia católica y con otros fines sociales por medio de la asignación a las dos opciones y en el año 2007 se incrementa el coeficiente de asignación tributaria del 0,52% a 0,7%, fecha en la que se elimina el complemento presupuestario a la Iglesia católica 5 por el cual la cantidad final que la Iglesia católica recibía por ese concepto era superior a la que los declarantes determinaban en sus declaraciones.

Si observamos los datos presentados en la tabla 8, podemos comprobar que los importes a partir de 2007 son superiores a los de años anteriores, explicados por los cambios respecto al coeficiente de asignación tributaria. En 2008 son mayoritarias las declaraciones en las que se consigna exclusivamente la asigna- ción tributaria a otros fines sociales (34,4%) y en las que los contribuyentes no se manifestaron a favor de ninguna opción (31,4%). La proporción de declaraciones en las que se opta de forma exclusiva por la Iglesia católica es del 21,1% (porcentaje más reducido a esta asignación en los últimos 10 años). Sin embargo incrementa el porcentaje de declaraciones en las que los contribuyentes indican ambas opcio- nes (13,1%). De esta manera, el número de declarantes que financian activamente la Iglesia católica a

4 En el año 2007 se produce un incremento del 0,5239% al 0,7% del coeficiente de asignación tributaria, al eliminar el complemento presupuestario. 5 Para ver la evolución de la asignación tributaria a la Iglesia católica y el complemento presupuestario, remitimos al lector al Informe FG 2011 (pp 42-43).

través del IRPF es del 34,5% (manteniéndose bastante estable en este período de tiempo) y

través del IRPF es del 34,5% (manteniéndose bastante estable en este período de tiempo) y el de decla- rantes que optan por otros fines de interés social es del 47,5% (incrementando en esta década).

Llegados a este punto sólo nos queda insistir en el hecho que 230 millones de euros de los presupuestos del Estado se destinan directamente a financiar a la religión mayoritaria en España. Y que si bien es cierto que éste, actualmente, es el porcentaje que determinan los contribuyentes, debemos remarcar la labor de la campaña “x tantos”, que ha conseguido mantener estable esta fuente de financiación de la Iglesia cató- lica a pesar de los cambios normativos. El presupuesto es similar al destinado a entidades del tercer sec- tor social (264,4 millones de euros), entre las que también se encuentran organizaciones vinculadas a la Iglesia católica.

Tabla 8.

Opinión sobre la financiación de las religiones por parte del gobierno español

 

Religiosa

No religiosa

 

Católico

Creyente de

No religiosa

Total

 

otra religión

Debería ayudar económicamente sólo a la religión católica

23,5

0,0

4,0

18

Debería ayudar económicamente

 

a

todas las religiones

23,3

53,6

11,4

48

No debería ayudar económicamente

 

a

ninguna religión

40,7

42,9

81,8

24

NS/NC

12,5

3,6

2,8

10

Fuente: CIS, Estudio 2752, Religiosidad, 2008.

Tabla 9.

Evolución de la asignación tributaria a la Iglesia católica y otros fines de interés social. IRPF 1998/2008

 

Declaraciones (%)

 

Cuota íntegra (€)

 

Iglesia

Otros fines

Ambas

Sin

Iglesia

Otros fines

Católica

sociales

opciones

asignación

Católica

sociales

1998

36,62

29,23

34,14

97.220.000

61.671.000

1999*

29,36

29,59

10,33

30,72

88.564.000

65.727.000

2000

27,45

30,02

11,67

30,86

97.737.000

86.572.000

2001

22,10

31,60

11,27

35,12

95.690.000

105.583.000

2002

22,47

32,64

11,86

33,03

105.991.000

115.237.000

2003

21,90

32,40

11,60

34,20

105.700.000

114.300.000

2004

22,10

33,50

11,50

32,90

117.700.000

127.200.000

2005 22,00 33,80 11,40 32,80 133.000.000 144.600.000 2006 21,70 32,60 11,70 34,00

2005

22,00

33,80

11,40

32,80

133.000.000

144.600.000

2006

21,70

32,60

11,70

34,00

160.200.000

167.900.000

2007**

21,70

34,10

12,70

31,50

221.300.000

245.500.000

2008**

21,10

34,40

13,10

31,40

230.000.000

264.400.000

Fuente: Memoria de la Administración Tributaria (varios años) (*)A partir del año 1999 se puede colaborar con ambas opciones (Iglesia católica y otros fines de interés social). (**) Los datos de 2007 no son comparables con los de ejercicios anteriores debido a la reforma del impuesto que entró en vigor en dicho año y al cambio del porcentaje de la cuota íntegra destinado al sostenimiento de la Iglesia católica.

Introducción Aunque los Registros de la Propiedad ya habían sido testigos de no pocas inmatriculaciones

Introducción

Aunque los Registros de la Propiedad ya habían sido testigos de no pocas inmatriculaciones diocesanas durante el pasado s. XX, el monumental escándalo protagonizado por la Iglesia católica en Navarra, con la inmatriculación de al menos, 1087 bienes inmuebles 851 lugares de culto y 236 de diversa índole (casas, locales, cementerios, fincas, pastos, viñas, etc.) nace con la torticera modificación del Artículo 5 del Reglamento Hipotecario llevada a cabo mediante el Real Decreto 1867/1998 de 4 de Setiembre (du- rante la primera legislatura del Sr. Aznar, que desaprovechó ¿inexplicadamente? una magnífica oportuni- dad para modificar los artículos 206 de la Ley Hipotecaria y 304 de su Reglamento, claramente preconsti- tucionales, y que son los que facultan a los Diocesanos para llevar a cabo tales inscripciones).

Nadie pareció enterarse. Fue en la primavera de 2007 cuando se tuvo la primera noticia, por casualidad. Saltó la alarma inmediatamente. ¿Qué había ocurrido? ¿Cómo había podido ser? ¿Cuál era la cuantía y el destino de lo arrebatado? ¿Era tarde para reaccionar? En busca de respuestas, se constituyó la Plata- forma de Defensa del Patrimonio Navarro / Nafarroako Ondasunaren Defentsarako Plataforma. Porque una cosa sí fue, desde el principio absolutamente incuestionable: No se trataba de un episodio más, de entre los múltiples avatares de la Historia. Nos encontrábamos ante un hecho gravísimo. Teníamos con- ciencia de la magnitud del expolio cometido y del bien patrimonial que se nos había arrebatado e íbamos a luchar por su recuperación.

Principios fundamentales

La razón aducida por el representante diocesano para la inmatriculación de los bienes en cuestión, ha sido que ya le pertenecían a la Iglesia “desde tiempo inmemorial”, por lo que las inmatriculaciones solo eran la manera de dar una formalidad jurídica al hecho previo de su propiedad.

Semejante pretensión, a juicio de nuestra Plataforma, es una simple petición de principio, pues resulta patente, en un análisis histórico riguroso, que las iglesias parroquiales, basílicas, ermitas y catedrales han sido construidas por los pueblos y mantenidas por ellos a lo largo de los siglos. Basta con acercarse a cualquier pueblo navarro para contemplar la repetida imagen que forma, en un entorno de montes y cam- pos de cultivo, un caserío que se va compactando hacia un centro urbano, donde un grupo de casas ro- dea y sostiene la figura erguida de la iglesia en lo alto. Pura expresión de que todo lo que esa comunidad ha ido extrayendo de la tierra a lo largo de los siglos, lo ha ido acumulando en ese espacio que ahora llaman dotacional donde el orgullo local, las creencias y las necesidades se han hecho arquitectura y arte. Y como la comunidad obliga, todo ha sido pagado, de grado o por fuerza, durante generaciones, por todos los vecinos que ejercían el patronazgo de esos edificios y su funcionamiento por medio de sus Con- cejos y Ayuntamientos.

Los libros de actas lo ratifican. Y cualquiera que se acerca a los archivos municipales, parroquiales y notariales, descubre de inmediato quién y cómo decidió levantar esa iglesia, ermita, cementerio o casa del

cura. Aparece cuánto costó, cómo se recaudó el dinero, a quién se pagó la torre,

cura. Aparece cuánto costó, cómo se recaudó el dinero, a quién se pagó la torre, el retablo, la campana, el terno, la imagen del patrón o de la Virgen. Evidentemente, ni los obispos, ni el clero han tenido un sis- tema de producción capaz de generar y justificar la construcción y mantenimiento de todos esos edificios. Bastante tenían con la percepción de los diezmos y las primicias de los vecinos. Los trabajos se hacían en auzolan (trabajo en común de todo el vecindario). La argamasa que sujeta esas piedras medievales es mezcla del sudor de nuestros mayores. El mantenimiento a lo largo de los siglos para superar el deterioro de bóvedas, torres, campanarios y tejados, tiene las mismas huellas digitales de las manos encallecidas no solo de nuestros abuelos, sino de nuestros padres, hermanos y amigos de hoy en día.

Muchos de esos lugares, contienen infinidad de obras artísticas retablos, tallas, pinturas de incalcula- ble valor material, artístico y patrimonial, desde los retablos de Juan de Antxieta hasta los esmaltes del retablo románico de San Miguel de Aralar. La casi totalidad de sus facturas están acreditadas en sus archivos correspondientes.

Los diferentes avatares políticos (constituciones liberales, desamortización, repúblicas, franquismo….) no

modificaron prácticamente esa especie de limbo jurídico en que se encontraban esos bienes públicos, colectivos, de Navarra, como tantos otros. ¿A quién se le iba a ocurrir registrar la Casa Consistorial, la plaza, el frontón, el camposanto… o la iglesia? Pues hete aquí que por la irrisoria cantidad de entre 20 y 30€ - según los casos , el Arzobispado navarro ha procedido a inmatricularlo prácticamente todo, desde sencillas ermitas hasta Sta. María la Real de Uxue, San Saturnino de Artaxona, o las Catedrales de Tude-

la e Iruñea / Pamplona, aduciendo contra la evidencia histórica, que le pertenecía “desde tiempo inmemo-

rial”. No es cierto.

La pretensión del derecho de propiedad de la Iglesia por el destino al culto católico de determinados edifi- cios, es una falacia. Las consagraciones episcopales para sacralizar unos espacios con el fin de celebrar el culto religioso, así como las bendiciones apostólicas o las bulas papales otorgadas en algunos casos, son expresiones de rango y significado eclesiástico, pero no constituyen título de propiedad alguno.

En cuanto a la “justificación” de las inmatriculaciones para garantizar la celebración del culto en las igle- sias, resulta otra burda falacia.

En primer lugar, que el culto constituye una actividad prioritaria en las iglesias es algo sabido y consuetu- dinario. Ni desde los pueblos, ni desde la Plataforma se cuestiona tal extremo. Por el contrario, en la au- diencia previa del pleito sobre la ermita de El Pilar en Garisoain, el Arzobispado rehusó la oferta del pue- blo de garantizar a perpetuidad el uso de la ermita para la celebración religiosa de siempre, pero sin re- clamar su posesión, y se reafirmó en la exigencia de su titularidad, demostrando que lo que de verdad le interesaba era la propiedad, no el culto.

En segundo lugar, las iglesias siempre tuvieron usos civiles múltiples a lo largo de los siglos. La Catedral fue lugar de reunión de las Cortes de Reino y de la Diputación siempre sostenida por fondos públicos.

Muchas paredes y torres almenadas delatan su carácter defensivo militar. Sus campanas eran un centro de comunicaciones que avisaban, convocaban, informaban, etc. a la comunidad ciudadana para asuntos tanto civiles (nacimientos, muertes, fuego, tormentas, cierre de las puertas de la ciudad, horarios laborales y sociales, etc. etc.), en muchos sitios hasta mediados del siglo XX. Y eso era así porque las iglesias eran patrimonio público. Allí se celebraban los batzarres (asambleas vecinales) se deban bandos, se enterraba

a los muertos, y eran lugar de protección (“acogerse a sagrado”) frente a la autoridad laica. Campaneros,

almosneros, sacristanes y clérigos eran elegidos por el pueblo, como se constata en infinidad de acuerdos municipales.

¿Y el resto de bienes que no son lugares de culto, también inmatriculados desde 1998, amén de los ante- riores a esa fecha? ¿Se puede saber a qué razón litúrgico-ritual obedece?

La Plataforma entiende el patrimonio como algo más allá de unos bienes materiales, objetos fuera del acontecer humano. El patrimonio, en su voz vasca Ondasuna, transmite un concepto mucho más rico y

profundo, es algo sistémico, un conjunto de bienes materiales e inmateriales, que merecen conservarse y

profundo, es algo sistémico, un conjunto de bienes materiales e inmateriales, que merecen conservarse y desarrollarse, en permanente evolución. Entiende la Plataforma que defender el patrimonio es, por tanto, deber de todo ciudadano que lo recibe, cuida, desarrolla y transmite a la posteridad.

Aquí no hay ataques que valgan contra la Iglesia católica, ni contra nadie. Aquí hay solo defensa, eso sí, firme y tenaz, responsable y a conciencia, de un patrimonio recién arrebatado por la jerarquía eclesiástica que esperamos recuperar en el amparo de la Justicia.

La financiación pública de la Iglesia católica continúa siendo un concepto presupuestariamente difícil de detectar

La financiación pública de la Iglesia católica continúa siendo un concepto presupuestariamente difícil de detectar y aún permanece oculto detrás de partidas indirectas, de carácter público, que sirven para sopor- tar gastos derivados de una actividad que debería sufragarse como una actividad privada.

En este apartado cabe señalar que tan importante como dilucidar cuánto dinero o cual es la aportación directa que percibe la Iglesia católica por parte del presupuesto, directa o indirectamente, es la necesidad democrática de plantear de forma transparente, en cuanto dinero añadido contribuye el conjunto de la sociedad de los impuestos que se dejan de percibir, por parte de la Iglesia católica, derivado de la exen- ción de determinados tributos (IBI, IAE…).

La financiación pública de la Iglesia católica se puede clasificar u ordenar en 5 apartados:

a) La aportación directa del 0’7% del IRPF

b) El Impuesto de los Bienes Inmuebles (IBI) del que quedan exentos multitud de propiedades católicas

c) La irregular e injusta situación que se produce por las inmatriculaciones de un patrimonio que a me- nudo es público y que pertenece o ha pertenecido en el pasado a la comunidad y que en virtud de un más que discutible artículo de la Ley Hipotecaria pasa a manos privadas de la Iglesia católica-

d) Los gastos derivados del cuerpo docente que asume la administración pública por ejemplo el per- sonal habilitado para impartir la asignatura de religión-

e) Las inversiones derivadas de la recuperación, rehabilitación o mejora del patrimonio privado que la Iglesia católica dispone en multitud de municipios de España.

Todos estos ejemplos de los que el capítulo de financiación del presente informe ofrece una extensa muestra, llevan a la conclusión de la opacidad y falta de transparencia que se detecta en relación a la contribución pública total que recibe una determinada confesión y a la asimetría permitida por parte de los poderes públicos en relación al resto de las confesiones y organizaciones existentes, sean religiosas o no, en nuestra sociedad.

La sociedad española está avanzando hacia un modelo de sociedad cada vez más plural en
La sociedad española está avanzando hacia un modelo de sociedad cada vez más plural en

La sociedad española está avanzando hacia un modelo de sociedad cada vez más plural en la que conviven un mayor número de personas pertenecientes a diversas confesiones religiosas. Acostumbrado como estaba el país a la exis- tencia de una única religión, la católica, el hecho de que se hayan ido estable- ciendo nuevas confesiones, obliga a las administraciones a plantearse unos nuevos modelos de gestión de la diversidad religiosa y se convierten en ga- rantes del derecho a la libertad religiosa en el espacio público.

Son muchas y muy diversas las cuestiones a las que se enfrenta las adminis- traciones públicas en la gestión de la diversidad, y que incluimos en este capí- tulo. Por ejemplo, la racionalización del calendario fue un tema que ha tenido mucho eco a finales del 2011, ya que los festivos del 6 y 8 de diciembre caye- ron en martes y jueves, facilitando que muchas personas disfrutaran de una semana entera de fiesta, o casi.

Otro de los casos que aparecen en la prensa es el de las protestas que se llevan a cabo en las universidades públicas (Barcelona y Madrid básicamente) por la presencia de capillas católicas en universidades públicas. Sobre esta cuestión hemos elaborado un listado de las universidades públicas que con- tienen capilla católica.

Encontramos también en este capítulo diferentes casos relacionados con la apertura de centros de culto, la gran mayoría de ellos oratorios musulmanes, y con la concesión o no de las licencias por parte de los ayuntamientos, que son los que tienen competencias sobre esta cuestión. Sólo Cataluña dispone de una normativa a nivel autonómico, la Ley de Centros de Culto, para regular la normativa a seguir en la apertura de nuevos centros, pero el gobierno catalán ha optado en 2011 por modificarla y dejar la cuestión en manos de los munici- pios, justo en el momento en que el País Vasco trabajaba en la elaboración de una ley de centros de culto a semejanza de la catalana.

En el 2011 hemos asistido al nacimiento del Observatorio del Pluralismo Reli- gioso en España, de la Fundación Pluralismo y Convivencia, dependiente del Ministerio de Justicia. El Observatorio ha elaborado una serie de guías y do- cumentos de consulta, y dispone de una página web que recoge toda la legis- lación aplicable en las distintas materias relativas a la gestión de la diversidad religiosa, así como ejemplos de buenas prácticas, y pretende ser una herra- mienta a disposición de los alcaldes para conocer mejor la diversidad religio- sa en España. “Se trata de facilitar las relaciones entre las comunidades reli- giosas y los ayuntamientos y mejorar la gestión de los asuntos religiosos coti- dianos, a los que en muchos pueblos no se saben enfrentar”, según el director de la Fundación Pluralismo y Convivencia, y también de “evitar que la diversi- dad religiosa se convierta innecesariamente en un problema, cuando la ma-

yoría de los asuntos se podrían resolver simplemente con la información ade cuada”, dice el

yoría de los asuntos se podrían resolver simplemente con la información adecuada”, dice el ministro Caamaño. Este trabajo ha dado lugar al primer mapa de las religiones que se profesan en España, del que hemos extraído los datos y hemos elaborado una tabla de las confesiones religiones por Comunida- des Autónomas.

Precisamente, contamos para este capítulo con la colaboración de José Manuel López Rodrigo, Director de la Fundación Pluralismo y Convivencia, y Puerto García Ortiz, Directora técnica del Observatorio del Pluralismo Religioso en España.

del Observatorio del Pluralismo Religioso en España. Calendario Madrid . Febrero. Los diputados de IU-ICV han

Calendario

Madrid. Febrero. Los diputados de IU-ICV han presentado una proposición no de ley en la que instan al Gobierno a declarar festivo el día 14 de abril en sustitución de una de las fiestas nacionales de carácter religioso. Esta fecha se llamaría Día de la Memoria Histórica.

Castilla La Mancha. Marzo. El presidente autonómico de Castilla La Mancha, José María Barreda (PSOE), se ha retractado sólo un día después del anuncio de cambiar la denominación de Semana Santa por la de “Descanso entre el segundo y tercer trimestre” del calendario escolar. Esta rectificación vino motivada por la polémica suscitada.

España. Septiembre. La Federación de Comunidades Judías de España quiere pedir al Gobierno que se reconozca el Sabbat por ley. Con este reconocimiento se tendrían en consideración ciertas particularida- des como poder pedir permiso en el trabajo o posponer un examen los sábados.

España. Diciembre. Se volvió a abrir el debate sobre la racionalización de los días festivos a raíz de que este año los días 6 y 8 de diciembre cayeron en martes y jueves, lo cual provocó que la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) anunciara que era necesario un replanteamiento de los festivos para evitar situaciones como esta en las que la productividad se veía notablemente afectada. La CEOE propuso desplazar las fiestas nacionales, autonómicas y locales que caigan entre semana al lunes más cercano, excepto las más significativas Pero como la mayoría de las fechas festivas de nuestro calendario son de carácter religioso católico, la CEE advirtió que la racionalización del calendario debe pasar por su previa aprobación, ya que “lo simbólico no puede ser reducido a lo funcional”.

Ramadán

Según convenio firmado en 1992 entre el Estado y la Comisión Islámica, los trabajadores musulmanes pueden pedir “terminar la jornada laboral una hora antes de la puesta de sol durante el mes del Ra- madán”.

Lleida. Responsables de JARC (Joves Agricultors i Ramaders de Catalunya) y Unió de Pagesos afirman que cada año hay menos temporeros musulmanes que no hacen el Ramadán por no poder hacer compa- tible su fe con el trabajo en el campo. Asaja (Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores) organiza todos los años cursos de prevención de riesgos laborales para temporeros musulmanes.

Fiesta del Cordero Girona . Noviembre. En la provincia de Girona se han habilitado diferentes

Fiesta del Cordero

Girona. Noviembre. En la provincia de Girona se han habilitado diferentes espacios públicos, especial- mente en Girona, Salt y Figueres, para ubicar a los miembros de la comunidad musulmana que se reúnen para celebrar la fiesta del Cordero. El delegado de Gobierno en Girona ha mandado una circular a todos los ayuntamientos de las comarcas gerundenses recordando a los alcaldes que “la postura existente en Cataluña es facilitar que cualquier sacrificio de animales destinado al consumo humano se realice en mataderos autorizados.

Almería. Noviembre. El Ayuntamiento de Almería ha cedido la explanada de acceso al Estadio de los Juegos Mediterráneos para las oraciones, pero no hay ningún espacio habilitado para las matanzas de cordero, que habitualmente se realizan en entornos familiares y pequeñas comunidades.

Lleida. Noviembre. Las comunidades musulmanas han acudido o bien al Pabellón Barris Nord o a los Campos Eliseos para las oraciones multitudinarias de la fiesta del Cordero. Los corderos se sacrifican siguiendo el rito islámico en los 6 mataderos habilitados en la provincia de Lleida.

Soria. Noviembre. Más de 500 personas se congregaron en el polideportivo municipal de la Juventud.

Comunidad Valenciana. Noviembre. Unos 170.000 musulmanes celebraron la fiesta del cordero en la Comunidad Valenciana, en las mezquitas o en espacios públicos como polideportivos que algunos Ayun- tamientos ceden para ese día. Una parte de los musulmanes compran el cordero vivo y lo llevan al mata- dero y otros compran la carne en establecimientos especializados.

Murcia. Noviembre. Un millar de musulmanes se reúnen en el polideportivo Infante Don Juan Manuel para orar el día de la fiesta del Cordero.

Universidades públicas

Universidad de Barcelona. Enero. En una reunión entre representantes de la Universidad y de la Iglesia católica decidieron que se mantendrían las tres misas semanales, pero reservándose la opción de anular- las en caso de no poder garantizar la seguridad de los asistentes. Unos días antes, habían acordado que no habría misas hasta que se pudiera garantizar la seguridad.

Universidad Complutense de Madrid. Marzo. Un grupo de estudiantes entró en la capilla de la UCM como acto de protesta por la presencia de capillas en las universidades públicas de España. Algunas de las chicas que se manifestaban se quitaron las camisetas provocando la reacción del cura y los estudian- tes que habían asistido a la misa, que declararon haberse sentido ofendidos y para quienes la actuación consistió en una profanación de un lugar sagrado. Se detuvieron algunos jóvenes por la denuncia de Manos Limpias y el Centro de Estudios Tomás Moro.

Julio. Siete imputados negaron haber participado en la protesta.

Universidad de Valencia. Marzo. Una numerosa presencia de católicos ante la capilla del Hospital Clíni- co de la Facultad de Medicina impidió que se realizara una concentración organizada por grupos feminis- tas para protestar por la presencia de capillas en las universidades públicas.

Universidad de Alicante. Marzo. Unas 60 personas se concentraron por la existencia de la capilla en la Facultad de Filosofía y Letras.

Capilla hospital Madrid . Marzo. El Consejero de Sanidad de Madrid y el Consejo Evangélico

Capilla hospital

Madrid. Marzo. El Consejero de Sanidad de Madrid y el Consejo Evangélico de Madrid han firmado un convenio que da derecho a la asistencia religiosa evangélica a los pacientes de esta religión en centros o establecimientos hospitalarios públicos.

Cementerios

Albacete. Febrero. El representante de la comunidad musulmana de Albacete ha denunciado que el Ayuntamiento sigue sin cumplir su compromiso de cederles un espacio en el cementerio para poder ente- rrar a los suyos. Sin embargo, la alcaldesa Aurora Zárate (PSOE) respondió que les habían ofrecido dos opciones y el Ayuntamiento estaba esperando que la comunidad musulmana se decidiera por una y diera la respuesta.

Figueres. Marzo. El Ayuntamiento de Figueres ha informado que en el proyecto del Parque de las Confe- siones se prevé la construcción de nuevas tumbas, algunas de ellas orientadas a la Meca respondiendo así a la demanda del colectivo musulmán.

Derio. Vizcaya. El cementerio de Derio es el único del País Vasco que ha acondicionado una parcela para entierros de acuerdo a la tradición islámica.

Centros de culto

Alicante. Noviembre. El Ayuntamiento de Alicante ha paralizado la tramitación de la licencia de la mezqui- ta hasta que la comunidad islámica corrija las reparaciones que les han requerido.

Amurrio. Álava. Octubre. Al Ayuntamiento (EAJ-PNV) ha otorgado la licencia de obras para la construc- ción de un centro de culto en la calle Bañuetaibar. Se trata de un “lugar de encuentro y oración”.

Arteixo. A Coruña. Septiembre. El nuevo gobierno de Arteixo (PP) ha paralizado las obras que la comu- nidad musulmana Abou Baker estaba realizando en un nuevo local. Un informe técnico encargado por el Ayuntamiento revela que las obras que se estaban llevando a cabo eran de una envergadura mayor a la que se contenía en la licencia. La comunidad musulmana adquirió este local de la travesía de Arteixo después de que otro informe técnico declarara que el local que ocupaban antiguamente no era apto para usos religiosos. En ambos casos, el informe técnico fue la respuesta a las denuncias ciudadanas.

Badalona. Diciembre. El Pleno del Ayuntamiento de Badalona ha rechazado la propuesta presentada por el alcalde, Xavier Garcia Albiol (PP), que planteaba la suspensión de licencias para la apertura de nuevos centros de culto.

Bilbao. Noviembre. El Ayuntamiento ha autorizado la creación del oratorio más grande de Vizcaya en Concepción, con una capacidad de 400 personas. Sin embargo, ha rechazado la construcción del centro de culto en Pablo Alzola. El motivo esgrimido por el Ayuntamiento para denegarlo es que mientras que para el centro de la Concepción habían pedido las licencias de actividades y de obras a la vez en 2010, para el oratorio de Pablo Alzola sólo habían solicitado la licencia de actividades y ahora tendrán que espe- rar que 2012 se apruebe la nueva ordenanza sobre la ubicación de los centros de culto en el municipio. En ambos casos ha habido rechazo y protestas por parte de los vecinos, contrarios a que se construya un oratorio musulmán en sus barrios. Los promotores del oratorio de Pablo Alzola han anunciado que acu- dirán a la vía judicial por considerarse víctimas de un “engaño administrativo” ya que no creían que fuera necesario pedir la licencia de obras si no tenían todavía la licencia de actividades. Por su parte los veci- nos de Concepción se han sentido agraviados y estudian acudir a los tribunales, porque creen que el Ayuntamiento se ha dejado influenciar por las movilizaciones de Pablo Alzola.

Calahorra . Agosto. La comunidad musulmana ha estado rehabilitando un edificio del casco antiguo para

Calahorra. Agosto. La comunidad musulmana ha estado rehabilitando un edificio del casco antiguo para destinarlo a usos religiosos.

Cataluña. Septiembre. Se ha modificado la Ley de Centros de Culto que se había aprobado en 2010. A partir de este momento los municipios no están obligados a reservar suelo municipal para usos religiosos, y se tendrán en cuenta las necesidades de cada población a la hora de construir nuevos centros de culto.

Ciudad Real. Julio. La Policía Local ha precintado el centro de culto de la comunidad musulmana de la Pedrera Alta. El Ayuntamiento ha explicado que el oratorio no tenía la correspondiente autorización y que han agotado los plazos que tenían para presentar la documentación requerida para que se les concediera la autorización.

Córdoba. Septiembre. La comunidad islámica ha abierto un nuevo centro de culto, el segundo de la ciu- dad.

Figueres. Agosto. El Ayuntamiento ya tiene listos los trámites para poner en marcha la creación del Par- que de las Confesiones y la ampliación del cementerio. Se trata de una gran zona dividida en parcelas en las que las comunidades religiosas que lo soliciten podrán construir sus centros de culto.

Funes. Diciembre. La comunidad musulmana de Funes ha abierto un oratorio en un local en desuso que les ha cedido el Ayuntamiento.

País Vasco. Noviembre. El gobierno vasco ha elaborado un proyecto de Ley de Libertad de Culto que obligaría a los Ayuntamientos a establecer reservas de suelo para espacios destinados al culto y otras finalidades y en función de la demanda que existan en cada municipio; y fijaría las condiciones técnicas y materiales imprescindibles para la apertura y utilización de esas instalaciones.

Guadalajara. Septiembre. En septiembre el Ayuntamiento rechazó el proyecto para abrir una mezquita en el barrio de Escritores por incumplir varios puntos de la normativa municipal de urbanismo. No obstante, en noviembre se le permitió que entregaran fuera de plazo un anexo nuevo a la solicitud. Los vecinos del barrio se han manifestado en contra de la mezquita desde que la comunidad musulmana compró el local. Se han organizado en Asociación Alas Clarín y han llevado a cabo diferentes acciones de protesta, la última presentar alegaciones contra el anexo presentado fuera de plazo.

Lleida. Abril El Tribunal Supremo (TS) ha anulado tres artículos de la Ordenanza municipal de Locales de pública concurrencia 6 que suponían limitaciones a la apertura de centros. El Consejo Evangélico de Cata- luña y la Federación de Entidades Evangélicas de España (Ferede) habían denunciado que la ordenanza atentaba contra la libertad religiosa y el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ya había decla- rado nulos estos artículos. En el recurso presentado por la Paeria, el TS ha ratificado la sentencia del TSJC. Los artículos anulados son el 49, 50a y 52.

Artículo 49: Condiciones de emplazamiento

Sin perjuicio de lo que pueda establecer la normativa urbanística o sectorial vigente, queda prohibida la nueva instalación de locales de culto que tengan las siguientes ubicaciones:

a) En planta baja y planta piso de edificios, salvo que tengan acceso directo y horizontal a la rasante de

alguna vía pública de forma que no haya que salvar ningún desnivel ni en sentido descendente ni ascen-

diente entre el establecimiento y la calle

b) En calles de menos de 10 m de anchura o en calles que tengan una acera o espacio peatonal de acce-

so inferior a 3 m de anchura. Se excluye los edificios aislados sobre parcela.

c) En calles o plazas que formen parte de un eje peatonal

d) A una distancia inferior a 100 metros de otros locales de culto e) En

d) A una distancia inferior a 100 metros de otros locales de culto

e) En establecimientos que tengan una fachada inferior a 4 metros de anchura

Artículo 50: Condiciones de instalación

Sin perjuicio de lo que pueda establecer la normativa urbanística o sectorial vigente, los establecimientos de culto han de cumplir las siguientes condiciones:

a) Su aforo estará limitad a la disponibilidad de unos espacios adaptados para las funciones de culto,

oración y/o reunión social a razón de 1m 2 por persona de superficie útil, libre de otras funciones. Nunca podrán concentrar, si no es en un edificio aislado, más de 100 personas de aforo. Se excluye los edificios aislados sobre parcela de uso exclusivo.

Artículo 52: Sistema de intervención administrativa.

El sistema de intervención administrativa será el régimen de licencia ambiental y la tramitación se efec- tuará tal y como establece el artículo 4.2 de esta ordenanza.

Artículo 4.2: La tramitación de la licencia municipal se rige por las prescripciones del ordenamiento regu- lador de la intervención integral de la administración ambiental y, en particular, de la ordenanza municipal de actividades y de intervención integral de la administración ambiental.

Lleida. Enero. El Ayuntamiento requirió en enero a la comunidad musulmana de la calle Norte que entre- gara en breve el proyecto de construcción de la nueva mezquita, con la posibilidad de que si no lo hacía la Paeria se planteaba extinguir la concesión de un terreno de propiedad municipal en el polígono industrial del Segre que se firmó en un convenio acordado con la Asociación Unió i Cooperació Islàmica (AUCI) en diciembre de 2007. En ese momento, los miembros de la mezquita de la calle Norte seguían rezando al aire libre desde que en septiembre la Guardia Urbana precintó su local de forma definitiva. El imán explicó que el problema era que necesitaban un espacio más grande y exigían al Ayuntamiento un acuerdo por escrito para construir un oratorio provisional hasta que encontraran otro terreno más grande y lo que ped- ían era que cuando se trasladaran a otros sitio el Ayuntamiento les comprara o les ayudara a vender las carpas provisionales que habrían estado utilizando. A mediados de enero la Paeria cumplió con el aviso e inició los trámites para extinguir el acuerdo de concesión. AUCI tenía 10 días para presentar alegaciones.

Febrero. Salió a concurso el solar del polígono, para una cesión de 25 años, abierto a todas las religiones y con un canon de 7.956 euros al año.

Marzo. Dos asociaciones islámicas y de otras confesiones expresaron su interés al Ayuntamiento de Llei- da por construir un centro de culto en el solar.

Junio. Sólo la Comunidad Islámica Aloumma se ha interesado en construir una mezquita en el solar del polígono. La Concejala de Urbanismo señaló que el pliego de condiciones era muy exhaustivo, lo que explica que pese al interés mostrado inicialmente por varias entidades religiosas para construir un templo en este solar, tan solo una asociación presentara finalmente una oferta.

Julio. El juez ha ordenado el desahucio de la mezquita de la calle Norte que llevaba 5 meses sin pagar el alquiler. Desde que se cerró la mezquita un año antes los fieles han estado rezando al aire libre, en los Campos Eliseos. La oferta presentada para el solar del polígono se paralizó en julio por la falta de docu- mentación, lo que significaba que si no presentaban la documentación requerida se abriría un proceso negociado para la adjudicación del terreno.

Agosto. Durante el Ramadán la comunidad musulmana Aloumma alquiló el Pabellón nº3 para realizar allí sus rezos, mientras que la comunidad de la mezquita de la calle del Norte, mucho más numerosa, seguía rezando en los Campos Eliseos. Por otro lado, la Paeria declaró desierto el concurso para abrir la mezqui- ta en el polígono ya que la única entidad que se había presentado a la oferta no se había inscrito a tiempo

en el registro de entidades religiosas del Ministerio de Justicia. Como ya habían anunciado desde

en el registro de entidades religiosas del Ministerio de Justicia. Como ya habían anunciado desde el Ayun- tamiento, en ese momento se abrió un proceso negociado con Aloumma y otras entidades interesadas.

Septiembre. Se inició el desahucio de la mezquita de la calle Norte.

Noviembre. Aloumma presentó su oferta al concurso para la cesión del local, siendo la única entidad que se presentaba.

Diciembre. El Ayuntamiento de Lleida adjudica finalmente el solar del polígono a la comunidad musulma- na Aloumna.

Lloret de Mar. Girona. Octubre. El Pleno municipal ha suspendido por un año la concesión de licencias para oratorios y templos, que se podría prorrogar un segundo año. El objetivo del primer regidor, Romà Codina (CIU), es modificar el plan urbanístico para impedir que se instalen en el casco urbano centros de culto no católicos y ubicarlos en lugares alternativos, como polígonos industriales. Esta decisión es con- secuencia de la modificación de la Ley de Centros de Culto de Cataluña que eximirá a los municipios de la obligación de reservar suelo para usos religiosos.

Madrid. Mayo. La comunidad evangélica de Madrid se ha manifestado para protestar por el cierre de 5 centros de culto y la amenaza de precinto de otros 20 en la Comunidad Autónoma. Bajo el lema “Basta ya de discriminación a los evangélicos” protestaron porque “ no se ha reglamentado la normativa para los espacios de culto no católicos, lo que está provocando que se aplique normativa propia de actividades comerciales como discotecas, pubs, espectáculos públicos u otros, dependiendo del criterio del distrito municipal”, lo que consideraban una discriminación religiosa.

Barcelona. Marzo. El Ayuntamiento de Barcelona ha decidido cerrar la capilla del Castillo de Montjuïc, por lo que a partir de ese momento no se podrán celebrar las eucaristías que se habían podido venir ce- lebrando hasta ahora.

Pamplona. Enero. El Ayuntamiento de Pamplona ha dado orden a la Policía Municipal para clausurar el centro de culto de la asociación cristiana “Casa de Dios” en el barrio de la Rochapea. Según representan- tes del centro se ha tratado de un error administrativo.

Salt. Girona. Agosto. El equipo de gobierno (CIU) ha conseguido la aprobación de la moratoria de un año para construir centros de culto en el polígono Torremirona con el apoyo del PP y los dos regidores tránsfugas del partido xenófobo Plataforma per Catalunya (PxC). La portavoz de PxC sin embargo votó en contra porque dice que su partido “no quiere una mezquita ni ahora ni dentro de un año”.

Septiembre. El Consejo Evangélico de Cataluña (CEC) y la Federación de Entidades Religiosas Evangéli- cas de España han presentado un recurso ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña contra el Ayuntamiento de Salt por suspender la concesión de licencias para abrir centros de culto.

Santa Coloma de Farners. Girona. Octubre. El gobierno municipal ha acordado que las peticiones de licencia para centros de culto no tengan que pagar tasas ni impuestos, como pasa con la Iglesia católica.

Teruel. Octubre. La comunidad musulmana ha estrenado una mezquita más grande que la anterior ya que el número de miembros ha aumentado hasta los 300 y el local que hasta ahora estaban utilizando ha quedado pequeño para hacer caber a toda la comunidad los días de rezo con más asistentes.

Torrent. Valencia. Noviembre. Tras varias reuniones sin éxito en busca de un local alternativo que satis- faga a todas las partes (vecinos del barrio de Nicolás Andreu, comunidad musulmana y Ayuntamiento), el Ayuntamiento ha decidido impulsar un Plan de Convivencia que ayude a llegar a un acuerdo común. La Comunidad musulmana hacía más de un año que tenía alquilado un local más amplio en el mismo barrio Nicolás Andreu, en el que todavía no se han iniciado las obras. Desde que se alquiló el local los vecinos mostraron su desacuerdo y lograron paralizar las obras tras varias denuncias y recogida de firmas. Tanto

los vecinos como el consistorio han ofrecido ubicaciones alternativas pero que no han acabado de

los vecinos como el consistorio han ofrecido ubicaciones alternativas pero que no han acabado de con- vencer a la comunidad musulmana.

Torroella de Montgrí. Girona. Agosto. El Ayuntamiento (CIU) ha revocado la licencia de obras que el anterior gobierno otorgó a la comunidad musulmana para construir una mezquita porque no le gustaba “la apariencia exterior del edificio”. El alcalde exige que modifiquen la fachada porque sus formas árabes rompen con la tradición.

Villalba de Collado. Madrid. Noviembre. El Ayuntamiento ha rechazado la licencia presentada por la comunidad islámica para la construcción de un oratorio en la urbanización Romalcaderas, una zona de chalés independientes. El alcalde, Agustín Juárez (PP), había adquirido este compromiso con los vecinos durante la campaña electoral previa a las elecciones municipales del 22 de mayo. La construcción de la mezquita ha estado envuelta en la polémica desde el inicio. A principios de año encontraron una cabeza de cerdo en el terreno donde se tenía que construir la mezquita.

Vitoria. Diciembre. En el número 14 de la calle Tenerías la comunidad musulmana tiene un oratorio que les ha quedado pequeño y quieren ampliarlo 200m. La comunidad de vecinos del edificio han afirmado que las obras se han iniciado antes de recibir el permiso de obras del Ayuntamiento y se quejan de que además de rezar usan altavoces, pernoctan, cocinan y ocupan las aceras, con las consiguientes moles- tias.

Vitoria. Desde que en mayo los vecinos supieron de la intención de abrir una nueva mezquita en la calle Martín Olave mostraron su malestar enseguida. Empezaron con recogida de firmas y manifestaciones todos los jueves en contra de la mezquita, argumentando que el local se encontraba en los bajos de un bloque de viviendas, donde las aceras son estrechas y podrían molestar a los vecinos si hubiese fieles rezando en la calle, que el local sólo tiene aforo para unas 100 persona y que creen que podrán molestar- les los ruidos. Aunque la comunidad musulmana ya disponía de licencia de obras, prefirió no empezarlas hasta llegar a un consenso con los vecinos. En julio los promotores descubrieron que alguien había arro- jado carne y sangre de cerdo en el local y días más tarde aparecieron pintadas fascistas y racistas en la fachada del local. Ante la gravedad del conflicto, el Ayuntamiento empezó a plantearse que la ubicación no fuera la adecuada y propuso la búsqueda de un local alternativo. De esta búsqueda salió un nuevo local: los antiguos vestuarios del campo de futbol de la Vitoriana, situados en Puerto de Barazar. Pero los vecinos dijeron un no unánime a la mezquita, y los promotores anunciaron que volvían al local de Martín Olave, para el que ya tenían licencia de obra. En ese momento el Ayuntamiento se da un mes para inten- tar llegar a un consenso entre las partes implicadas, y tras una denuncia interpuesta por la comunidad de vecinos interviene el Defensor del Pueblo. En su resolución abre expediente al alcalde Javier Maroto (PP) por su “clara intención de vulnerar derechos” y dice que los promotores no tienen ningún impedimento legal para iniciar la construcción del templo y practicar allí su culto. Finalmente en octubre el Ayuntamien- to de Vitoria y los promotores de la mezquita de Zaramaga firmaron un convenio en el que acuerdan dar- se 8 meses para encontrar una ubicación “idónea” que cuente con el apoyo vecinal.

Guissona. Julio. La comunidad musulmana ha abierto una mezquita en el polígono industrial, con una capacidad para 100 personas.

Pamplona. Septiembre. El Ayuntamiento convoca un concurso para adjudicar la concesión de dos parce- las destinadas a usos religiosos. El concurso tendrá dos fases: la primera servirá para elegir el diseño que tendrán los proyectos de los edificios religiosos. La segunda servirá para adjudicar la concesión adminis- trativa de las parcelas donde se levantarán los edificios. Este proceso permitirá que no solo la Iglesia católica concurra, sino que cualquier otra confesión pueda construir un centro de culto.

Valle de Los Caídos Madrid . Febrero. Tras la denuncia de la asociación Manos Limpias

Valle de Los Caídos

Madrid. Febrero. Tras la denuncia de la asociación Manos Limpias resultan imputados el subdelegado del Gobierno de la Comunidad de Madrid, Ricardo García García, y un sargento de la Guardia Civil por un presunto delito contra la libertad de culto y religiosa. Los hechos pasaron durante el cierre de la basílica, cuando impidieron a los feligreses asistir al servicio religioso durante los días que se cortó el tráfico debi- do a las obras que se estaban realizando.

Símbolos religiosos en el espacio público

Lleida. Enero. El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) suspendió de manera cautelar el acuerdo del Ayuntamiento de Lleida de prohibir el burka, el niqab y otras prendas que tapen el rostro en edificios municipales. La suspensión durará hasta que haya sentencia sobre el recurso contra la prohibi- ción presentado por la asociación Watani. Tras saberse la sentencia, el gobierno catalán presidido por Artur Mas (CIU) ha hecho saber que apoya al Ayuntamiento leridano y está en contra del uso del burka. Por su parte la asociación Watani, que ha interpuesto un recurso en contra de la prohibición de estas prendas, espera que la decisión del TSJC detenga la proliferación de ordenanzas de este tipo por el resto del territorio catalán tal y como se pudo observar durante el 2010. Otra postura es la de la Defensora del Pueblo en funciones, María Luisa Cava de Llano (PP), que opina que las mujeres pueden llevar velo “siempre que sea por voluntad propia y no como un elemento de sumisión al hombre”. La Fiscalía de Cataluña considera que el uso del burka bajo el argumento del ejercicio de la libertad religiosa resulta “abusivo” e “incompatible con otros valores considerados prevalentes en nuestra sociedad democrática, como por ejemplo el de la no discriminación o el de la igualdad efectiva entre hombres y mujeres”.

Días después de que el TSJC tomara esta medida cautelar, el Ayuntamiento de Lleida presentó un recur- so ante el TSJC para solicitar que dejara sin efecto la suspensión cautelar del veto al burka.

Junio. El TSJC finalmente se pronuncia y respalda la decisión del Ayuntamiento de Lleida de vetar el velo integral. El tribunal considera que un Ayuntamiento puede prohibir y sancionar el uso del burka y niqab amparándose en la Ley de Bases de Régimen Local. El TSJC dice que el burka “portado exclusivamente por mujeres, resulta difícilmente conciliable con uno de los valores y principios irrenunciables de nuestra sociedad, la igualdad entre hombres y mujeres”.

Octubre. El Tribunal Supremo admite a trámite el recurso de la asociación islámica Watani contra el veto del burka.

Cataluña. Marzo. Joana Ortega (CIU), vicepresidenta de la Generalitat de Cataluña ha anunciado que después de las municipales el Gobierno catalán regulará el uso del burka para preservar la dignidad de la mujer. Como muchos ayuntamientos ya tienen regulado su uso, lo que se pretendería es una normativa general. Una comisión constituida por los departamentos de Bienestar y Familia, Gobernación y Relacio- nes Institucionales, Educación y Justicia e Interior trabaja en la normativa que podría llegar al Parlament a finales del 2012 o principios del 2013.

Reus. Agosto. El equipo de gobierno (CIU-PP) quiere ampliar la prohibición del uso del burka a todos los espacios públicos que permita la ley, incluida la vía pública.

Sa Pobla. Mallorca. Septiembre. Sa Pobla se convierte en el primer municipio balear en prohibir el uso del velo integral o cualquier prenda que no permita la identificación de las personas en los locales de uso público. El equipo de gobierno (PP) tuvo el apoyo de IxSP (Independents per Sa Pobla). En cambio, PSOE, PSM y la Lliga se abstuvieron.

Montilla. Córdoba. Abril. El Pleno del Ayuntamiento de Montilla ha aprobado la construcción de un mo- numento a San Francisco Solano. Votaron a favor PSOE, PP y PA y se abstuvo IU. IU se manifestó en

contra porque “los espacios públicos deben estar libres de símbolos de cualquier religión ” .

contra porque “los espacios públicos deben estar libres de símbolos de cualquier religión. La abstención no obstante se justificó por el amplio apoyo popular que tuvo el proyecto.

Cádiz. Marzo. La dirección del Hospital Puerta del Mar ha impedido el acceso de un grupo de personas que portaban la cruz de la Jornada Mundial de la Juventud y un icono de la Virgen.

Granada. Mayo. Se ha retirado el crucifijo del Hospital Clínico de Granada. Una paciente informó al Ob- servatorio de la Laicidad que puso una denuncia.

Cartagena. Octubre. El obispo ha bendecido las instalaciones de la capilla del Hospital General Universi- tario Santa Lucía.

Sevilla. Junio. El TC ha dictaminado que la Inmaculada Concepción puede seguir siendo patrona del colegio de Abogados de Sevilla, pues se trata de un símbolo que ha pasado a ser parte de la historia o la cultura y no vulnera la obligada aconfesionalidad de la institución.

Órganos de interlocución entre el Gobierno y las comunidades reli- giosas

Madrid. Abril. Los musulmanes residentes en España han creado el Consejo Islámico Español, un nuevo órgano de representación de la comunidad musulmana en el país formado por unas 850 asociaciones, 300 que no estaban representadas en la Comisión Islámica de España (único órgano de interlocución hasta ahora) y 550 integradas en la Unión de Comunidades Islámicas de España. Este nuevo órgano tiene como objetivo mantener una adecuada interlocución con el Estado así como el desarrollo y aplica- ción del Acuerdo de Cooperación aprobado por la Ley 26/1992 7

Centros de culto El Observatorio de Pluralismo Religioso en España ha elaborado un mapa de

Centros de culto

El Observatorio de Pluralismo Religioso en España ha elaborado un mapa de las religiones que recoge las cifras de todos los centros de culto en España y por Comunidades Autónomas. El estudio contabiliza un total de 5.320 centros en todo el territorio español de más de 14 confesiones religiosas, sin contar la Iglesia católica . Nosotros hemos tomado los datos del Observatorio para elaborar esta tabla. Hemos obviado aquellas confesiones religiosas cuya presencia por comunidades autónomas era inferior al 1%, y que son: la Ciencia crisitana, la Cienciología, los Hinduistas y los Judíos.

De los datos que nos ofrece el Observatorio del Pluralismo Religioso en España observamos como del total de España, las iglesias evangélicas representan más del 50% de estos lugares de culto, el 19’40% son oratorios musulmanes y el 14’02% Salones del Reino de los Testigos Cristianos de Jehová. Los luga- res de culto de mormones, budistas y ortodoxos suponen el 2’27%, 1’86% y 1’80% respectivamente. Ca- be señalar que no se incluyen parroquias católicas, que representan el 81’26% del total de lugares de culto.

Tabla 10.

Centros de Culto por Comunidades Autónomas

 

Andalucía

Aragón

Asturias

Baleares

Canarias

Cantabria

Castilla

Castilla

 

y León

La Mancha

Bahà'í

2,8

Budistas

5

4,9

5

Evangélicos1

58,2

55,5

58,7

45,1

61

70,7

65,9

47,6

Mormones

3,2

12

4

3,5

3,2

2,4

3,3

4,3

Musulmanes

10,3

26,1

9,3

29,6

10,3

4,9

7,8

28,1

Ortodoxos

3,3

2,1

2,4

3

5,5

Testigos Jehová

16

22,7

12

16

19,5

17,4

14

Otras

4,6

3,3

5,3

2,8

4,6

0

2,6

0,4

confesiones

Total

855

184

75

142

282

41

270

235

  Cataluña C.Valencia Extremadura Galicia C.Madrid Murcia Navarra Euskadi Rioja
  Cataluña C.Valencia Extremadura Galicia C.Madrid Murcia Navarra Euskadi Rioja
 

Cataluña

C.Valencia

Extremadura

Galicia

C.Madrid

Murcia

Navarra

Euskadi

Rioja

Bahà'í

Budistas

2,6

3,7

Evangélicos 1

57,4

50,5

54,7

57,1

68,9

50

42,9

53,1

51,3

Mormones

2,1

2,6

2,1

2,4

2,2

2,6

Musulmanes

20,5

24,1

16,8

5,5

14,3

31,3

47,6

17,9

33,3

Ortodoxos

2,5

2,4

5,6

0

Testigos

Jehová

13,2

13,9

24,2

28,2

8

13

4,8

17,9

12,8

Otras

confesiones

9

6,5

2,1

2,9

6,9

5,7

3,4

Total

1.041

569

95

273

729

192

42

179

39

1 Evangélicos incluye C. Anglicana y Adventistas

La Iglesia católica en las Universidades

Recogemos los datos sobre la presencia de capillas en los centros universitarios de nuestro país, a partir de una noticia publicada en prensa 8 . De un total de 48 universidades, en 27 de ellas no tienen ningún tipo de capilla ni se ofrece asistencia religiosa, en 11 universidades cuentan con un servicio permanente de asistencia religiosa y en 10 se realizan un servicio religioso eventual.

Tabla 11.

Universidades españolas según asistencia religiosa católica

Sin asistencia religiosa

Asistencia Eventual

Almería

Cádiz

Córdoba

Granada

Internacional de Andalucía

La Laguna (Tenerife)

Pablo de Olavide (Sevilla)

Burgos

Zaragoza

León

Las Palmas de Gran Canaria

Salamanca

Cantabria

Alacant

Castilla La Mancha

Illes Balears

Autónoma de Barcelona

Oviedo

Girona Jaén Lleida Asistencia permanente Politécnica de Catalunya Huelva Pompeu Fabra (Barcelona)

Girona

Jaén

Lleida

Asistencia permanente

Politécnica de Catalunya

Huelva

Pompeu Fabra (Barcelona)

Málaga

Rovira i Virgili (Tarragona)

Sevilla

Alcalá

Valladolid

Autónoma de Madrid

Barcelona

Carlos III de Madrid

Complutense de Madrid

Jaume I (Castelló)

Rey Juan Carlos (Madrid)

Miguel Hernández (Elche)

Pública de Navarra

Valencia

Extremadura

Politécnica de Valencia

Politécnica de Cartagena

A Coruña

Politécnica de Madrid

Santiago de Compostela

Vigo

La Rioja

País Vasco

Murcia

Fuente: Elaboración propia a partir datos Diario público (05/01/2011)

¿Qué ocurre cuando un ciudadano español de confesión musulmana quiere ser enterrado de acuerdo a

¿Qué ocurre cuando un ciudadano español de confesión musulmana quiere ser enterrado de acuerdo a los ritos funerarios islámicos? ¿Y cuando una comunidad protestante quiere abrir una nueva iglesia? ¿Necesita una licencia de actividad específica? ¿Qué exige la concesión de tal licencia? ¿Pueden los testigos de Jehová instalar una mesa petitoria en una de las plazas de nuestra ciudad? ¿Puede hacer uso una comunidad religiosa de un polideportivo municipal para la celebración de un acto multitudinario? ¿Es responsabilidad del Gobierno local garantizar la seguridad en estos casos? ¿Puede una comunidad reli- giosa inscribirse en el registro de asociaciones de su municipio como entidad religiosa, o tiene que con- vertirse en asociación cultural para ello? Estas son preguntas que las Administraciones se hacen perma- nentemente y que no siempre saben responder ¿dónde está el problema?

Sociológicamente el hecho religioso en España ha cambiado notablemente en los últimos años. Son di- versos los elementos que han motivado este cambio, pero entre ellos destacan dos. El primero, la secula- rización, que ha supuesto tanto un debilitamiento progresivo de la práctica religiosa como la aparición de posturas alejadas de la religión. El segundo, especialmente intenso durante la última década, la diversifi- cación de las creencias religiosas, una diversidad religiosa que se visibiliza a través de la apertura de nuevos lugares de culto de las diferentes confesiones los datos del Observatorio del Pluralismo Religioso en España cifran en 5.320 los lugares de culto de confesiones minoritarias 9 -. La inmigración ha contribui- do cuantitativamente al crecimiento de un pluralismo que cualitativamente ya existía en nuestro país. Tenemos hoy, por tanto, una sociedad menos creyente, pero con una creencia más plural.

Legislativamente, en España contamos con un marco normativo definido por la Constitución (1978), la Ley Orgánica de Libertad Religiosa (1980) y los Acuerdos de cooperación con las confesiones -católica, evangélica, musulmana y judía-. Estas normas se promulgaron en un contexto muy diferente al actual: la secularización no había alcanzado aún un nivel de masas y el pluralismo religioso no era cuantitativamen- te relevante, apenas se podía vislumbrar el crecimiento que experimentaría pocos años después. En este sentido, nuevos desarrollos normativos en relación a cuestiones que afectan directamente a la práctica religiosa, resultan necesarios. Pero también es verdad que buena parte de las dificultades que a día de hoy encuentran tanto los individuos y comunidades religiosas como los gestores públicos en relación a la práctica religiosa y a la participación ciudadana de las entidades religiosas, no derivan tanto de carencias normativas como de otros factores.

En primer lugar se podría hablar de una inercia administrativa, fruto de un imaginario colectivo muy arrai- gado, que interpreta el hecho religioso como una confrontación entre clericalismo y anticlericalismo. Este imaginario social se traslada a una práctica administrativa inercial que sabe dar respuestas a las deman- das de la confesión mayoritaria, pero que desconoce qué hacer ante las demandas de las minorías reli- giosas. Sin embargo, esta división, como decimos aún no superada en el imaginario, se encuentra clara-

9 Datos correspondientes a diciembre de 2011. Véase

mente difuminada en el contexto sociológico actual. En realidad en nuestro país hay un tercio

mente difuminada en el contexto sociológico actual. En realidad en nuestro país hay un tercio de la ciuda- danía practicante de una religión (aproximadamente un 27% católica y un 6% de otras confesiones) y el resto se sitúan en una gradación que va desde el catolicismo cultural al ateísmo. En este marco, la indife- rencia hacia la cuestión religiosa crece ampliamente al tiempo que disminuye la animadversión hacia lo religioso dominante en épocas pasadas.

Un segundo factor, entroncado con el anterior, remite al vínculo entre religión y ciudadanía. Si los españo- les son clericales o anticlericales el resto de creencias son “extranjeras”. Esta lógica se ha visto reforzada en los últimos años por el papel que ha jugado la inmigración en el incremento de la diversidad religiosa en nuestro país. El resultado es que, en la práctica, la gestión pública de la diversidad religiosa se entien- de y se aborda desde lógicas migratorias y no desde la perspectiva de la garantía del ejercicio de la liber- tad religiosa.

Sin duda la novedad de las demandas es otro de estos factores. Hasta hace relativamente poco tiempo la gestión urbanística de los lugares de culto, por ejemplo, no era un tema habitual para las Administracio- nes Locales. La parroquia católica, o siempre estuvo allí, o nunca se planteó la necesidad de una licencia de actividad específica para su apertura. Hoy, sin embargo, la gestión de los lugares de culto resulta clave desde la perspectiva de la garantía del ejercicio de la libertad de culto. Tampoco se había evidenciado hasta fecha reciente, por citar otro de los ejemplos a los que hacíamos referencia al inicio del texto, la necesidad de adaptar los cementerios municipales a las especificidades de los ritos de enterramiento islámico a pesar de que se trata de un derecho reconocido en el Acuerdo de cooperación del Estado es- pañol con la Comisión Islámica de España (artículo 2), que es una Ley General.

Y aún hay un último factor clave: la distinción entre las esferas pública y privada en relación a la cuestión religiosa. La Constitución de 1978 puso fin a la confesionalidad del Estado pero consagró la libertad reli- giosa como un derecho fundamental, el primero, además, en ser desarrollado por una Ley Orgánica. No hay una dialéctica sobre si el hecho religioso es público o privado. No hay duda de que la creencia forma parte del ámbito privado de las personas, pero tampoco hay duda de que el ejercicio de la libertad de culto incide y se desarrolla en el ámbito público y que, como derecho fundamental, necesita de la coope- ración de las administraciones para estar asegurado.

¿Por dónde empezar a resolver los problemas que se presentan? En primer lugar ajustando el imaginario colectivo sobre el hecho religioso a la realidad social del país y abordando la acción desde ahí y no desde paradigmas de otros momentos. La laicidad y la libertad religiosa no son dos elementos de un juego de suma cero. Necesitamos impulsar una sociedad más laica y a la vez con mayor libertad religiosa, y este impulso precisa de nuevos desarrollos normativos, pero sobre todo de sistemas de gestión que garanticen los derechos reconocidos por la legislación vigente. Las administraciones deben abordar los problemas desde el derecho fundamental y pensar cómo asegurar que el tercio de la ciudadanía que practica una religión pueda ejercer su derecho a disponer de lugares de culto, a ser enterrado de acuerdo a los ritos funerarios de su confesión, a utilizar la vía pública…Desde esta lectura de la gestión del derecho es des- de donde crece la laicidad y los derechos de los no creyentes como ocurre en otros ámbitos sindical, político,…-.

El pluralismo religioso existente hoy en día ha alterado las inercias de la cuestión religiosa en nuestro país. Su gestión plantea una oportunidad para avanzar a un tiempo en la laicidad del Estado y en la ga- rantía de la libertad religiosa que no deberíamos desaprovechar.

La gestión de la pluralidad religiosa aparece como un reto cada vez más importante, a
La gestión de la pluralidad religiosa aparece como un reto cada vez más importante, a

La gestión de la pluralidad religiosa aparece como un reto cada vez más importante, a la vez que apre- miante, para el conjunto de las administraciones locales. Continúa apareciendo como una asignatura pendiente que exige, cada vez con mayor insistencia, la exigencia de gestionar des de la legitimidad de las instituciones democráticas, las preferencias y costumbres de una población diversa y plural como consecuencia de las fuertes olas migratorias de la última década.

Este aumento demográfico ha puesto de manifiesto la existencia de núcleos potencialmente conflictivos, en el presente pero también en un futuro próximo, que amenazan con alterar una buena y sólida convi- vencia y cohesión social.

A nuestro parecer, cinco son las categorías que agruparían los motivos de los principales conflictos acae-

cidos a lo largo del 2011 en relación a la pluralidad religiosa de ámbito local:

a) El calendario: de las 14 festividades que se celebran en España, 9 son de origen religioso católico. Las peticiones de modificación del calendario de confesiones diferentes a la católica, son habituales y generan en el ámbito laboral, una relación excesiva y exclusiva vinculada a la religión que condiciona dichas relaciones laborales fiesta del cordero, ramadán, cambios en día de semana santa o de la Purísima, etc -

b) Replanteamiento de áreas dedicadas al culto en espacios públicos, como por ejemplo universidades

u hospitales (capillas, asistencia religiosa, etc).

c) Demandas relativas al uso y gestión de los cementerios: son, mayoritariamente, reivindicaciones de las necesidades de parte de una población que exige ser enterrado de acuerdo con los requisitos de

la confesión que profesa.

d) Ubicación y construcción de nuevos centros de culto: las peticiones para ubicar nuevos centros de culto han exacerbado no pocos conflictos en diferentes municipios, por parte de unas minorías que perciben como algo extraño, cuando no indeseable, la existencia de centros de culto no católicos (Badalona, Lleida, Salt, etc.)

e) La simbología: el uso del burka, el niqab u otras prendas de clara y fuerte simbología religiosa han provocado debates en España, pero también en el resto de Europa, especialmente en Francia- so- bre la prohibición y el uso de dicha simbología religiosa fuerte.

La pluralidad religiosa no se puede actualmente, ni previsiblemente se podrá en el futuro, gestio-

nar des de la exigencia de algunos privilegios que aún existen, como tampoco des del chantaje al rechazo

y xenofobia que utilizan algunos grupos de extrema derecha. Sólo des del respeto a la norma vigente y

des de un estricto posicionamiento de neutralidad des de los poderes públicos, la res-publica aparecerá

como un espacio de responsabilidad común y compartida.

Cuando hablamos de salud y sexualidad desde una perspectiva de la laicidad nos referimos a
Cuando hablamos de salud y sexualidad desde una perspectiva de la laicidad nos referimos a

Cuando hablamos de salud y sexualidad desde una perspectiva de la laicidad nos referimos a la defensa de la libre disposición del propio cuerpo de las personas, como herramienta imprescindible para la autonomía personal en la elección de una determinada manera de vivir y desarrollar cada cual su pro- yecto de vida sin dogmas, tutelas o autoridades irracionalmente impuestas.

Nos encontramos delante de temas como el aborto, el derecho a morir digna- mente, el uso del preservativo, etc. Aspectos de la vida de las personas se someten a un debate racional.

Cuando en 2010 el Gobierno (PSOE) aprobó la Ley de Reproducción Sexual y Reproductiva y de la Interrupción Voluntaria del Embarazo comprobamos como un sector de la sociedad, apoyándose en argumentos basados en cre- encias religiosas, se oponían a reconocer este derecho de la mujer a disponer de su propio cuerpo. Se encendió el debate sobre la objeción de conciencia en

el ámbito sanitario y ahora, en 2011, encontramos todavía casos de rechazo a

la aplicación de esta ley por parte de profesionales de la sanidad pública, e

incluso el planteamiento del nuevo Gobierno (PP) a una posible reforma.

Por otro lado, dentro del ámbito de la salud, se ha reabierto el debate sobre la eutanasia y el derecho a una muerte digna. La Comunidad Autónoma de Aragón ha aprobado su propia Ley de Muerte Digna, tal y como ya lo hizo en 2010 Andalucía, y a nivel estatal, el Consejo de Ministros ha aprobado el an- teproyecto.

Acorde con estos debates, Màrius Morlans, miembro del Comité de ética del Hospital Vall de Hebrón, ha colaborado con el artículo La objeción de concien- cia en el ámbito de la salud.

Otro de los temas que aparecen en este capítulo es el de la educación sexual,

o el empeño de la jerarquía católica por controlar la educación sexual que los niños y niñas reciben en el currículo escolar.

Aborto Barcelona . El Cura Manel Pousa, conocido en Cataluña como Pare Manel, no ha
Aborto Barcelona . El Cura Manel Pousa, conocido en Cataluña como Pare Manel, no ha

Aborto

Barcelona. El Cura Manel Pousa, conocido en Cataluña como Pare Manel, no ha sido finalmente exco- mulgado por la Iglesia católica. El cura reveló, en un libro, que había pagado el aborto de dos menores temiendo por su salud si lo hacían solas. En marzo se inició el proceso de investigación para excomulgar- lo, pero concluye que “no participó en la intención de procurar abortos y por no haber tenido complicidad principal en las intervenciones”.

Barcelona. Febrero. Se ha creado la Plataforma de Sacerdotes por la Vida para denunciar la práctica de abortos en hospitales participados por la Iglesia. Organizan movilizaciones ante algunos de los hospitales abortistas como el Sant Joan de Déu de Espluques de Llobregat y el Sant Pau de Barcelona. En el prime- ro se dispensa la píldora abortiva, y en el segundo se siguen practicando abortos. El padre Custodio Ba- llester encabeza la lucha desde 1996 para que los hospitales vinculados a la institución eclesiástica deja- ran de practicar abortos y esterilizaciones.

Junio. El padre Ballester ha recibido una carta del Vaticano en la que muestra su preocupación, en res- puesta a la documentación que el padre Ballester le entregó en la que se acredita que se llevan a cabo abortos en determinados centros catalanes

Antequera. Málaga. Abril. El juez Oscar Pérez niega en un auto a un médico la objeción de conciencia para no informar ni derivar casos de IVE, con dos argumentos: porque no está implicado directamente en la IVE, y porque entre la “afectación periférica” de su conciencia y el interés público de la asistencia sani- taria éste es el que debe prevalecer.

Antequera. Málaga. Junio. La juez Asunción Vallecillo autoriza 10 de forma cautelar a un médico de aten- ción primaria a invocar motivos morales para no asesorar y derivar casos de IVE. La decisión de esta juez va en contra de lo dictado por el juez Oscar Pérez en abril. Vallecillo considera que rechazar la objeción de conciencia del médico hasta que llegue la sentencia “podría ocasionar un perjuicio muy significativo a los intereses de éste”.

Barcelona. Junio. La entidad E-cristians ha lanzado la campaña “A más abortos, menos pensiones de jubilación”.

Educación sexual

Valencia. Marzo. La Iglesia ha informado de su intención de ofrecer cursos de educación sexual a los alumnos de 5 a 14 años de los colegios valencianos. El arzobispado ya había advertido que los cursos de sexualidad que impartía la Generalitat ofrecían según ellos “una visión muy reduccionista del ser humano” y que pensaban contraprogramar los cursos oficiales con los suyos. Los cursos son “Educar la sexualidad para el amor” y se ofrecerán gratuitamente a los colegios públicos y concertados que lo deseen como enseñanza extracurricular. La educación sexual proveniente de la Iglesia católica se basa desde siempre en la abstinencia hasta el matrimonio, el sexo solo con fines reproductivos y la condena de la masturba- ción y las relaciones homosexuales.

10 Auto Juzgado de lo Contencioso-Administrativo núm. 1 de Málaga, de 30 de mayo 2011.

Derecho a Morir Dignamente y Testamento Vital Aragón. Marzo. Las Cortes de Aragón han aprobado

Derecho a Morir Dignamente y Testamento Vital

Aragón. Marzo. Las Cortes de Aragón han aprobado la Ley de Muerte digna 11 con el único voto en contra del PP. Entre otras cosas, la ley reconoce el derecho al consentimiento informado, es decir que cada ciudadano que afronte el proceso de su muerte en un centro sanitario, sea público o privado, tiene dere- cho a ser informado sobre su pronóstico, así como de los tratamientos e intervenciones que se le pueden aplicar y, en función de su voluntad, podrá autorizarlos o rechazarlos. No se regula el derecho a la obje- ción de conciencia. La ley también actualiza la normativa sobre el registro de las últimas voluntades, a las que se podrán acceder desde cualquier centro sanitario. También dispone la creación de comités de ética. Los pacientes tienen derecho a recibir tratamientos para el dolor, incluyendo la sedación paliativa y cuida- dos paliativos integrales.

Madrid. Mayo. El Consejo de Ministros aprueba el anteproyecto de la Ley Reguladora de los derechos de las Personas ante el Proceso Final de la Vida, que se centrará en garantizar los derechos de los pacien- tes en fase terminal y los deberes del personal sanitario para que este proceso se produzca con “digni- dad, calma y menos sufrimiento”. La CEE desconfía del proyecto porque podría suponer una legislación encubierta de prácticas eutanásicas.

Barcelona. Enero. Nuria explica cómo ayudó a morir a su padre, que les pidió a ella y a su hermana que le hicieran un suicidio asistido. Murió en Suiza por suicidio asistido ayudado por la asociación Dignitas, que se ha convertido en un referente europeo para aquellos ciudadanos de países que, como España, prohíben la eutanasia.

Madrid. Agosto. El centro donde estaba ingresada C.L.D. aceptó retirarle la sonda un mes después de que su sobrina denunciara a la residencia sociosanitaria en la que estaba ingresada, por negarse a retirar- le la sonda y aplicarle una sedación para que no sufriera. La mujer,