Sunteți pe pagina 1din 12

3.3. Consumo en condiciones de certidumbre: la hipótesis de la renta permanente y el ciclo vital

La hipótesis de la renta permanente fue formulada por el premio Nobel Milton Friedman en 1957. Afirma que las personas tienden a tomar un consumo homogéneo a lo largo de su vida. De ese modo los consumidores no consumen respecto a sus ingresos corrientes, sino respecto a sus expectativas.

Técnicamente afirma que el consumo depende de dos factores, los ingresos esperados en el futuro y los ingresos transitorios o inesperados. Los ingresos esperados del futuro determinan nuestro consumo ajustándolo para que sea homogéneo a lo largo del tiempo.

Por ese motivo ahorramos con un plan de pensiones para nuestra jubilación si creemos que recibiremos una pensión pequeña. Pretendemos llevar consumo del presente al futuro. También por ese motivo es habitual que se pidan préstamos en la juventud si esperamos obtener mayores ingresos en el futuro, de ese modo traemos consumo del futuro al presente.

Los ingresos transitorios o inesperados son aquellos que vienen abruptamente y no son permanentes, esta hipótesis afirma que se incorporan al consumo de nuestros próximos años. Por ejemplo supongamos que tocan 30.000 euros en la lotería a dos personas. Tal como está redactada parece que estas personas se dedicarán a gastar diez euros más al día durante unos años, lo cual no parece muy realista.

Ahora supongamos que una de las personas es ahorradora y amortiza parcialmente su hipoteca; está llevando consumo presente al futuro porque tendrá menos gastos en el futuro y más renta disponible para consumir.

En cambio la segunda persona decide comprarse un descapotable, superficialmente no parece que esté incorporando el dinero al futuro consumo. Eso no es cierto, puesto que probablemente utilizará el descapotable nuevo durante los próximos años, ha pagado por tener más en los próximos años.

Supuestos de partida

1. Un individuo vive T períodos.

2. Función de utilidad

U

T

  (

u C

i 1

t

),

u

' (

)

 

0,

u

' ' (

)

 

0

Donde u () representa la función de utilidad instantánea, Ct es el consumo en el período t.

3. Denotamos por A0 la riqueza inicial del individuo.

4.

Denotamos por Y1 , Y2 , Y3 ,

al período T. Estos ingresos son conocidos con certeza por el individuo.

YT

a la secuencia de ingresos del individuo desde el período 1

5. Este individuo puede ahorrar o pedir prestado a un tipo de interés determinado exógenamente, bajo la única restricción de que debe pagar al final de su vida cualquier restricción que pueda tener pendiente.

6. Para simplificar suponemos que el tipo de interés es igual a cero.

Bajo todos estos supuestos la restricción presupuestaria individual es:

T T

C

t

t 1

A

0

 

Y

t

t

1

El lagrangiano del problema es:

L

La condición de primer orden:

Max

s a

.

T

t 1

C

t

U

T

  (

A

u c

t

)

Y

i 1

0

T

 

t

t

1

T

  (

u c

i 1

t

)

C L

t

A

0

u

' (

C

t

T

 

t

)

1

u ' (Ct )

Y

t

T

 

C

t

1

0

t

Como la ecuación anterior se cumple cada uno de los períodos, la utilidad marginal del consumo es constante. Y dado que solo el consumo determina la utilidad marginal, eso implica que el consumo es el mismo en todos los períodos:

C1 C 2 C 3

CT

Por lo tanto, sustituyendo en la restricción presupuestaria nos queda lo siguiente:

TC

t

A

0

T

 

Y

t

t 1

-

A

0

T

 

Y

t

t 1

C

t

1   A

T

0

T

 

Y

t

t 1

para todo t

: representa los recursos del individuo a lo largo de toda su vida.

- Así, la renta media del individuo será:

PERMANENTE, y la denotamos por

Y

Y

p

1   A

T

0

p

.

1

T

A

T

 

Y

t

t 1

0

T

 

Y

t

t 1

. A esta renta se le denomina RENTA

 

El resultado anterior nos dice que el consumo del individuo en un período dado depende No de su nivel de renta en dicho período sino de los ingresos que obtendrá a lo largo de su vida, es decir depende de la renta permanente.

La diferencia entre la renta permanente y la renta de un período es la RENTA TRANSITORIA

que denotamos por:

Y

T

.

Así, la renta corriente en un período t es la suma de la renta permanente y transitoria.

Y Y

p

Y

T

Para entender bien la distinción entre renta permanente y renta transitoria, consideramos el efecto de un ingreso extraordinario, Z, en el primer período vital. Aunque su renta corriente aumenta en Z unidades monetarias su renta permanente se incrementará en Z/T unidades.

Ejemplo

Suponer T 10 , y Y1 Y2 Y3

En el período 1:

Renta corriente: Y1 1000

Renta permanente:

( Y

1

Y

2

Y

3

YT 1000

Y

T

)

1

10

1000

Renta transitoria:

T

Y

1

0

Suponemos ahora que : Y1 1100; Y2 Y3

YT 1000

En el período 1:

Renta corriente: Y1 1100

Renta permanente: (1100 1000 1000 1000

Renta transitoria:

T 100

Y

1

100 10

10000

10

1000)

1010

En este ejemplo vemos claramente que un aumento de 100 unidades en la renta transitoria se traduce en una cantidad menor de aumento en la renta permanente.

De ahí que si el horizonte vital de un individuo es lo suficientemente largo, su efecto sobre el nivel de consumo corriente sea escaso. Una de las consecuencia de esta conclusión es que una reducción temporal de impuestos tiene una influencia menor sobre el consumo, que es lo que parece suceder en la realidad.

El análisis realizado supone también que aunque la distribución temporal de los ingresos no afecta al consumo, tiene una importancia crucial para el ahorro. El ahorro del individuo en cualquier período t es la diferencia entre la renta obtenida y el consumo:

S

t

Y

t

C

t

  Y  

  

1

T

t

Y

t

t 1

T

1 A

T

0

La ecuación anterior nos dice que el ahorro aumenta cuando aumenta la renta corriente en relación con la renta permanente, es decir, cuando aumenta la renta transitoria. De forma similar cuando la renta cae por debajo de la renta permanente, es decir cuando la renta transitoria disminuye el ahorro es negativo, la gente se endeuda para mantener su flujo de consumo constante. Esta es la idea clave de la hipótesis de renta permanente formulada por Modigliani y Brumberg (1954) y Friedman (1957).

¿ Que es el ahorro?

La hipótesis de la renta permanente no es sino una interpretación sobre la naturaleza del ahorro: el ahorro es el consumo futuro.

La decisión de ahorro de las familias tiene que ver o está determinado por las preferencias del ahorro respecto al consumo presente y futuro y por sus perspectivas de ingresos futuros.

Esta afirmación sugiere que muchas de las afirmaciones que se hacen sobre el ahorro son falsas. A menudo se dice que los pobres ahorran proporcionalmente poco en relación a los ricos porque sus ingresos a penas cubren su nivel de subsistencia. Sin embargo, esta afirmación no tiene en cuenta el hecho de que los individuos que tienen dificultades para alcanzar ese nivel de vida hoy también las tienen en el futuro. De modo que su ahorro como el de los ricos viene determinado por sus perspectivas sobre el nivel de ingresos futuros.

Otro ejemplo: se dice también que el consumo tiende a aumentar por un elemento emulación (“por no ser menos que los García”). Esta tesis desconoce también la naturaleza del ahorro: si el ahorro representa consumo futuro, ahorrar menos implica consumir menos en el futuro y, por tanto, quedarse aun mas rezagado respecto a los García. Por lo tanto el efecto emulación incita al individuo a no quedar por detrás de los García ni ahora ni en el futuro.

Una aplicación empírica para interpretar las funciones estimadas de consumo

La tradicional función keynesiana de consumo postula que el consumo depende de la renta corriente disponible.

Keynes postulaba que el consumo agregado depende básicamente de la renta agregada, y que dicha relación era bastante estable.

La importancia de la función de consumo en el análisis keynesiano de las fluctuaciones económicas ha llevado a muchos economistas a estudiar la relación entre el consumo y la renta corriente.

En contra de los postulados de Keynes, los resultados de los estudios realizados no han demostrado una relación sistemática estable.

Si el análisis se hace a nivel microeconómico, es decir, estudiando el consumo de una familia en período determinado, la relación es efectivamente de naturaleza keynesiana. En el gráfico adjunto se presenta la relación existente entre consumo y renta en el caso de una familia.

C 45º Y
C
45º
Y

Pero en un país y a lo largo del tiempo, el consumo agregado es básicamente proporcional a la renta agregada, tal como refleja el siguiente gráfico.

Como señala Fiedman, la hipótesis de la renta permanente puede explicar estos resultados.

C 45º Y
C
45º
Y

Supongamos que el consumo viene determinado por la renta permanente, como hemos visto en el

modelo anterior,

transitoria y la permanente:

p . Sabemos, además que la renta permanente es la suma de la renta

C Y

Y Y

p

Y

T

.

Como la renta transitoria refleja la diferencia de la renta corriente y permanente en la mayoría de

las muestras es cero,

, y básicamente no aparece correlacionada con la renta

permanente, cov( Y ,

Consideramos ahora la regresión del consumo con la renta corriente:

Ci a bYi ei

Y

p

T

) E ( 0 Y . ) 0

T

En un modelo de regresión lineal, como es la ecuación anterior, donde solo hay una variable independiente, el parámetro b de la ecuación se calcula como:

b ˆ

Cov ( C , Y )

Var ( Y )

(

Cov Y

p

,

Y

p

Y

T

)

(

Var Y

p

Y

T

)

Var ( Y

p

)

(

Var Y

p

)

(

Var Y

T

)

El numerador de la expresión anterior se obtiene de:

u u1 u 2

Cov (u , a ) Cov (u1 , a ) Cov (u 2 , a )

En nuestro ejemplo: Y

p u1

,

Y T

(

Cov Y

p

,

Y

u 2 Y

,

a Y

p

T

p

)

(

Cov Y

p

,

Y

p

Cov ( Y

p

T

, Y ) 0

)

(

Cov Y

p

,

Y

p

)

(

Var Y

Cov Y )

p

(

p

T

, Y )

Además, el término independiente de la ecuación se calcula como:

aˆC bˆY

Sabiendo que el consumo es igual a la renta permanente y que la media de la renta transitoria es cero tenemos:

aˆY

P

bˆY

p

(1 bˆ )Y

p

Así pues la hipótesis de la renta permanente nos dice que la clave para determinar el efecto que tiene la renta corriente sobre el consumo depende de la variabilidad de la renta permanente en relación a la variabilidad de la renta transitoria. Dicho de otra forma, un incremento de la renta corriente irá acompañado de un aumento del consumo solo en la medida en que en que el aumento de la renta corriente vaya acompañado de un aumento de la renta permanente.

Cuando el cambio en la renta permanente (osea su varianza) es mucho mayor que el cambio (su varianza) en la renta transitoria, casi todas las diferencias en la renta corriente reflejan diferencias en la renta permanente, y por tanto el consumo aumenta prácticamente en una proporción de uno a uno con la renta corriente. Pero cuando el cambio en la renta permanente es menor en relación al experimentado por la renta transitoria entonces, el aumento de la renta corriente tiene poco que ver con la renta permanente y el consumo crecerá poco.

Este

anteriormente.

análisis

nos

puede

ayudar

a

comprender

las

funciones

de

consumo

representadas

En el caso de los hogares, una buena parte de la variación en la renta corriente refleja factores como el desempleo o el hecho de que los hogares se encuentran en distinta fase del ciclo vital. En consecuencia el coeficiente estimado en esos casos, es decir para las economías domesticas es inferior a la unidad. Lo que implica que aumentos de la renta generan aumento del consumo menos que proporcionales, en linea con la teoría de la renta permanente.

Por el contrario, casi toda la variación de la renta agregada que tiene lugar en el tiempo es un reflejo del crecimiento a largo plazo, esto es, de un aumento delos recursos que tiene la economía; de ahí que la pendiente estimada se acerque a la unidad esté próxima a cero. De alguna forma esto nos dice que a nivel macro subidas en la renta agregada son subidas de largo plazo, lo que implica subida de la renta permanente, por eso, en l caso macro la relación consumo renta es casi de uno a uno.

3.4. El consumo en condiciones de incertidumbre: la hipótesis del paseo aleatorio

Comportamiento individual

Incorporamos incertidumbre en el modelo anterior.

1. Suponemos que el individuo no conocer con certeza sus ingresos, así que tiene que formularse expectativas sobre los ingresos futuros.

2. Seguimos suponiendo que el tipo de interés es cero.

3. Suponemos que la función de utilidad es cuadrática:

E U

E

 

   

T

t 1

C

t

a

2

C

2

t

 

 

a

2

4. Como en el modelo anterior suponemos que al final de su vida el individuo tiene que liquidar todas sus deudas, por lo que la restricción presupuestaria es:

T T

E ( C

t 1

t

)

A

0



t

1

E Y

(

t

)

El problema de optimización es:

Max

s a

.

E U

E

 

   

T

t 1

C

t

a

2

C

2

t

  

 

T T

t 1

E C

(

t

)

A

0



t

1

E Y

(

t

)

Sabemos que en el primer período el individuo elige la decisión de consumo que hace máxima su utilidad. Al consumo optimo en el primer período la denotamos por C1 . Ese consumo es tal que su utilidad es igual a la espera en el segundo período.

La decisión optima en el primer período cumple la condición:

Umg (C1 ) E (Umg(C 2 ))

Pero en el segundo período tendríamos una expresión similar a la anterior, por eso, podemos generalizar y obtener:

Umg (C1 ) E (Umg (Ct ))

Para la función de utilidad cuadrática de este modelo la expresión anterior queda como sigue:

Como E (1 aCt ) 1 aE (Ct (1 ) , entonces: aC1 ) E (1 aCt ) para todo t= 2, 3,

C1 E (Ct ) para todo t=2, 3,

T

T

Lo que consumes en el primer período es lo mismo que esperas consumo en períodos sucesivos.

Sustituyendo en la restricción presupuestaria tenemos:

T T

C

t 1

C

1

1

A

1   A

T

0

0

 ( )

E Y

t

t

1

T

 (

E Y

t

t 1

)

  

Implicaciones

En la ecuación anterior vemos que el agente en un período consume, lo que espera consumir en el periodo siguiente. En el período 1, consumo, lo que espera consumir en el período dos. En el

segundo período consumo lo que espera consumir en el tercer período

quiere decir que los cambios en el nivel de consumo son impredecibles, lo que implica que:

esto

y

así sucesivamente

Ct Et1 (Ct ) t Ct Ct1 t

donde t es una variable con esperanza 0. Por tanto, como Et1 (Ct ) Ct1 , entonces:

Este es el famoso resultado de Hall, que dice que la implicación de la teoría del ciclo vital/renta permanente es que el consumo sigue un paseo aleatorio. La interpretación intuitiva es sencilla: si el individuo prevé cambios en el nivel de consumo hará bien en intentar mitigar sus fluctuaciones. Supongamos por ejemplo que se espera un aumento del consumo, esto implicaría que la utilidad marginal del consumo presente aumentaría respecto a la del futuro, eso llevaría a consumir más en el presente. Por tanto, el individuo ajustará su consumo actual hasta que desaparezca toda expectativa de cambio futuro en el nivel de consumo.

Aplicación empírica: dos contrastaciones de la hipótesis de paseo aleatorio

Cuando introducimos un tipo de interés positivo en el modelo con incertidumbre, nos encontramos con la siguiente implicación:

“Los cambios en el consumo son imprevisibles”, lo que sugiere que los cambios previsibles en la renta no explican los cambios en el consumo. Esto iba en contra de la teoría tradicional que venia a decir que cuando el la producción caída, el consumo tambien pero luego se recuperaba en respuesta a un aumento previsible de la renta. En cambio, la versión de la hipótesis de la renta permanente de Hall, predice que cuando la producción desciende inesperadamente el consumo solo disminuye solo en la cuantía de la caída experimentada por la renta permanente, de modo que no es previsible que se recupere.

Para contrastar este resultado se han hecho algunos trabajos. Entre ellos destacamos dos: [1] Hall

y [2] Mankin y Campell.

[1] En su trabajo original Hall planteo el siguiente modelo:

Ct 1 Ct1 2 Ct2   0

1 2 3

1 Yt 2 Yt1 3 Yt3

donde: Ct Ct Ct1 .

Para contrastar su teoría contrastó la siguiente hipótesis :

H 0 1 2 3

Hall no pudo rechazar la hipótesis que cambios pasados en la renta y el consumo explican los cambios del consumo. Este resultado apoyaba en parte su teoría de que los cambios en el consumo eran impredecibles.

Sin embargo, al introducir en el modelo otras variables como variables explicativas, por ejemplo, el precio de las acciones, no pudo rechazar la hipótesis nula, lo que aportaba evidencia en contra de su postulado.

Por lo tanto su estudio empírico aportaba cierta evidencia en contra de su teoría y de la visión del consumo como paseo aleatorio.

[2] Trabajo de Campell y Mankiw,

Estimaron la siguiente regresión:

Ct Ct1 (Yt Yt1 ) (1 ) et Zt vt

- (Yt Yt1 ) : representa cambios en la renta

- (1 ) et : cambios en la renta permanente

Obviamente, en este modelo las variables ( Zt , vt ) , están correlacionadas. Por esta razón no se

puede estimar el modelo por Mínimos Cuadrados Ordinarios. Los autores utilizan variables instrumentales para poder llevar a cabo el proceso de estimación.

Resultados:

1. Los cambios en la renta no permiten explicar los cambios en el consumo. Sin embargo, este resultado no era evidencia suficiente para asegurar que los cambios en el consumo son imprevisibles.

2. Introdujeron en el modelo retardos del consumo y sus conclusiones o resultados cambiaron. Los coeficientes estimados eran estadísticamente significativos.

3. Como consecuencia de 2. parece que la hipótesis de que los cambios en el consumo son impredecibles es rechazada a nivel empírico.

4. Por otra parte, se detecto cierta capacidad explicativa de la renta pasada sobre cambios en el consumo, pero dicha incidencia es pequeña.

5. Como consecuencia de 4, podemos decir que, la hipótesis de que los cambios en el consumo son impredecibles no se sostiene, pero eso NO invalida la hipótesis de la renta permanente. El hecho de que cambios en la renta afecten al consumo pero en escasa cuantía pone en evidencia lo importante de la teoría para entender el consumo.

6. De (5), si la hipótesis de la renta permanente es apoyada por los datos, los políticos deberían de tenerla en cuenta a la hora de formular sus políticas. En el área de política económica la principal implicación de la teoría de la renta permanente es la siguiente:

6.1 Una política fiscal expansiva, basada en una reducción temporal de impuestos tendrá muy poco efecto sobre el consumo de las familias.

6.2 Una política fiscal expansiva, basada en una reducción permanente de impuestos, tendré efectos muy positivos sobre el consumo.

De 6.1, sabemos que una reducción temporal no tendrá apenas efecto sobre la renta permanente. De alguna forma esa caída de los impuestos representará para el individuo un aumento de la renta transitoria, pero esto no condiciona sus decisiones de consumo. Si la bajada es permanente entonces si, la renta permanente aumentará y también el consumo.

QUE LOS CAMBIOS EN EL CONSUMO NO SEAN IMPREDECIBLES ES FUNDAMENTAL.

Tanto para el gobierno que elabora la política económica, como para las instituciones financieras es relevante poder generar estimaciones de cambio en el consumo.

Lo cierto, es que se tiene evidencia de que hay ciertas variables que nos ayudan a anticipar la evolución del consumo futura. Entre ellas están:

1. Variables financieras (tipo de interés)

2. Variables cualitativas que describen el animo de los consumidores: indice de confianza de los consumidores. Si esta variable, que recoge las expectativas de los consumidores sobre cambios en la renta futura, influye en las decisiones de consumo, entonces obviamente, el consumo no sigue un paseo aleatorio.

Estos dos grupos de variables son utilizados muy asiduamente por los Bancos centrales y empresas financieras para anticipar los cambios en el consumo privado.

El ahorro y el tipo de interés

Una cuestión interesante con respecto al consumo es como responde este frente a las tasas de interés. Muchos economistas han insinuado que un tratamiento fiscal favorable para los intereses haría aumentar el ahorro y favorecería el crecimiento económico.

Pero si resultara que el consumo es insensible a la tasa de rendimiento, esta política no sería muy eficaz. Por tanto, es importante comprender las relaciones entre consumo y la tasa de rendimiento.

El tipo de interés y el crecimiento del consumo

Comenzamos ampliando el modelo con certidumbre de la sección anterior.

1. En este caso consideramos el caso en que el tipo de interés es distinto de cero.

2. Suponemos que el tipo de interés es constante, y que el individuo vive T períodos.

3. La restricción presupuestaria queda ahora como:

T

t

1

1

t

C

t

(1

r

)

A

T

0  

t 1

1

Y

(1

r

)

t

t

Donde r es el tipo de interés y todas las variables son descontadas al período cero.

4. Si dejamos que el tipo de interés sea distinto de cero el factor de descuento también tiene que ser distinto de cero.

5. Suponemos además que la función de utilidad es la siguiente:

Donde

relativo.

T

U  

t 1

1

C

1

t

(1

)

t

1

es el factor de descuento y representa el coeficiente de aversión

al riesgo

El problema de optimización de los hogares es ahora:

Max

s a

.

.

T

U  

t 1

1

C

1

t

(1

)

t

1

T

t 1

1

C

(1

r

)

t

t

A

0

T

 

t

1

1

Y

(1

r

)

t

t

La solución a este problema viene dado por la expresión:

Umg (Ct ) (1 r )Umg (Ct1 )

C

t

(1 )

t

(1 r )

C

t 1

(1 )

t 1

C

t 1

C

t

   (1 r )

 

(1 )

1

/

Si el tipo de interés coincide con el factor de descuento, entonces tenemos el mismo resultado que en el modelo de certidumbre que vimos inicialmente. Sin embargo, este resultado implica que si admitimos la posibilidad de que el tipo de interés real y la tasa de descuento difieran, el consumo no tiene porqué seguir una pauta aleatoria: al contrario, el consumo aumenta a lo largo del tiempo si r es superior a y disminuye en caso contrario.

Según la ecuación anterior si cambios en los tipos de interés afectan a las decisiones de consumo. A nivel empírico los estudios realizados indican que el consumo es sensible a cambio en el tipo de interés, pero la incidencia es escasa, lo que sugiere que la elasticidad de sustitución intertemporal es pequeña, lo que indica que es grande.

Si es grande 1 / , es muy pequeño, lo que indica que el consumo tiende a suavizarse en el tiempo. Si 1 / tiende a cero,

Ct1 Ct

Tipo de interés y ahorro en el modelo de dos períodos

Cambios en el tipo de interés generan cambios en el consumo por dos vías.

1. Efecto sustitución

2. Efecto renta

Efecto sustitución:

Si el tipo de interés aumenta, el consumo presente se vuelve más caro en el sentido de que, consumir hoy implica renunciar en el futuro a mayor cantidad de consumo. Por esta razón, por efecto sustitución, siempre un aumento del tipo de interés llevará a una caída del consumo presente y un aumento del ahorro.

Efecto renta:

Por efecto renta, si el tipo de interés sube serás mas rico, y al aumentar la renta, futura, dado que la decisión de consumo depende de la renta permanente, si aumenta la renta la demanda de consumo presente también aumenta.

El grado de aversión al riesgo determina la forma de la función de utilidad, es decir, de las curvas de indiferencia, y dicha forma es la que va a condicionar los resultados respecto a una subida del tipo de interés.

Generalmente parece observarse que suidas del tipo de interés dan luagar a un aumento del ahorro y caidas del consumo presente, pero podria darse el caso de que aumento del tipo de interés diesen lugar a aumentos del consumo presente y caídas del ahorro, esto ocurrirá siempre que el efecto renta domine al efecto sustitución.

La teoría de la renta permanente tiene implicaciones importantes:

1. Una bajada temporal de impuestos tiene pocos efectos sobre el consumo

2. Una bajada permanente de los impuestos si tienen efectos sobre el consumo

Pero hay otras implicaciones que establecen esta teoría que no son consistentes con los datos.

RESUMEN DEL CAPÍTULO

La teoría de la renta permanente tiene muchas implicaciones, algunas de ellas son correctas en el sentido de que son consistentes con los datos y otras impicaciones no son coherentes con los datos.

Repasamos ahora alguna de las implicaciones:

1. La teoría de la renta permante predice que una bajada temporal de impuestos tiene efectos escasos sobre el consumo. Sin embargo, una reducción permanente de impuestos tiene mayores efectos. ESTE RESULTADO ES VALIDADO POR LOS DATOS

2. La teoría predice que los cambios en el consumo son imprevisibles, o lo que es lo mismo, los cambios previstos en la renta no explican los cambios del consumo. ESTE RESULTADO NO ES VALIDADO POR LOS DATOS. Muchos estudios indican que variables como el indice de confianza delos consumidores, que contienen expectativas sobre la evolución futura de la renta, explican o anticipan cambios en el consumo.

3. La hipótesis de la renta permanente no logra explicar alguno de los rasgos esenciales del consumidor. La teoría predice que la correlación entre la tasa de variación de la renta permanente y la tasa de variación del consumo debe ser cero.

Esta predicción no es validada por los datos. Muchos países con tasas de crecimiento de PIB elevado presentan tasas de crecimiento del consumo elevadas.

4. Otro fallo, la teoría predice que la renta actual no afecta a la decisión de consumo actual. Esto no es totalmente cierto. La renta actual si afecta al consumo actual.