Sunteți pe pagina 1din 36

Todo lo que un bombero quiso saber sobre

coches y nunca se atrevió a preguntar


1. ¿Cómo funcionan los equipos hidráulicos de los
bomberos?
2. Mecanismos hidráulicos usados en los “Jaws of
Life”
3. Entendiendo el funcionamiento de un airbag
4. Cuidado de la batería del coche
5. ¿Cómo funciona un coche eléctrico?
6. ¿Cómo es un cristal de seguridad de un coche?
7. Funcionamiento del cinturón de seguridad
8. ¿Qué ocurre en una vuelta de campana?
9. ¿Qué son exactamente los crash test dummies y
como funcionan?
10. Gas licuado de petróleo
11. ¿Cómo funciona una ventana eléctrica?
12. Como inspeccionar los daños de un coche
inundado
13. ¿Es el hidrógeno un combustible peligroso?
14. La creación de los coches de hidrógeno
15. Funcionamiento de las baterías eléctricas de los
coches
16. Tipos de baterías eléctricas
17. Ventajas y desventajas de las baterías de
coche
18. Como prevenir la electricidad estática del coche
19. Funcionamiento de la suspensión en los coches
20. Partes de la suspensión
21. ¿Cómo funciona un triturador de vehículos?
22. Otros tipos de aplasta coches
¿Cómo funcionan los equipos hidráulicos de los bomberos?

Cuando una persona sufre un accidente de automóvil, puede que se encuentre en una situación
bastante compleja y desagradable que esperamos que nadie tenga que pasar. Una vez que el
coche se ha detenido, puede que esté boca abajo, se haya convertido en un amasijo de hierros y
la persona se encuentre en el interior, herida, y sin posibilidad de salir. En este tipo de situación, el
equipo de rescate tendrá que usar un conjunto de herramientas que consiste principalmente en
equipos hidráulicos para poder cortar los hierros del coche y sacar a los ocupantes. Se conocen
comúnmente como “Jaws of life” o mandíbulas de la vida, y han salvado infinidad de vidas.

Este término tan curioso se refiere a las herramientas utilizadas en los sistemas de rescate, donde
existen varios tipos elementos hidráulicos, que son utilizados de abrir el coche como si fueran una
lata de conservas, cuando hay víctimas atrapadas. Durante las emergencias, donde incluso los
segundos cuentan para salvar vidas, estos equipos hidráulicos son esenciales en términos de
rapidez para poder sacar a los afectados. No solo se usan para los accidentes de tráfico, sino que
se utilizan también para sacar a gente de estructuras colapsadas por terremotos u otros tipos de
desastres.

Si conoces algo sobre el funcionamiento de las máquinas hidráulicas, sabrás que se basan en un
concepto bastante simple – la transmisión de fuerzas de un punto a otro a través de los fluidos.
Muchas de las máquinas hidráulicas usan algún tipo de fluido de no compresión, el cual es un
fluido que tiene una densidad máxima. El fluido que se usa más comúnmente es el aceite para este
tipo de máquinas. Sin embargo, las mandíbulas de la vida usan el fluido fosfato éster, el cual es
resistente al fuego y no es conductivo a la electricidad. En el escenario de un accidente, este tipo
de fluido sintético es preferible sobre el aceite convencional.

En un sistema hidráulico simple, cuando un pistón empuja el aceite hacía abajo, el aceite transmite
toda su fuerza original a otro pistón, el cual sube. El equipamiento de las mandíbulas de la vida es
curiosamente una pieza de maquinaria poco sofisticada porque hay pocas partes involucradas para
que funcione. Dos de las piezas, que son las cortadoras y las abridoras, funcionan con una simple
presión del líquido en un cilindro del pistón por medio de unas válvulas.

Un operador puede controlar el funcionamiento de estas válvulas regulando la fuerza con la que el
líquido persona los pistones. Al ser unos dispositivos retractiles, se puede controlar la apertura y
cierre del mecanismo según convenga.

En la siguiente parte del artículo, veremos con más detalles algunos de los dispositivos usados para
liberar a las víctimas de accidentes de tráfico.
Mecanismos hidráulicos usados en los “Jaws of Life”

Los cortadores y los mecanismos de apertura hidráulicos son sin duda dos de los elementos en que
la gente piensa cuando oye hablar de las mandíbulas de la vida. Las potentes mandíbulas
hidráulicas pueden abrir por la mitad la mayoría de los coches como si fueran latas. Los extensores
hidráulicos se utilizan para apartar grandes trozos de metal o ciertas partes concretas del vehículo.
El cortador, como el nombre sugiere, se usa para cortar a través del coche como unas grandes
tijeras de podar metal. Los mecanismos hidráulicos utilizados en ambos dispositivos son bastante
similares, y algunos equipos las combinan en una sola máquina.

Un extensor hidráulico consiste en unos brazos de aleación de aluminio con partes de acero
tratadas especialmente para proveer de una dureza máxima a la hora de abrir estructuras en un
vehículo o edificio. Los hay de diferentes tamaños, por lo que las especificaciones varían en cuanto
se puede abrir con ellas. Otros tipos ofrecen distintos niveles de potencia.

Para abrir los brazos de de uno de estos extensores, el operador mueve un conmutador en una
válvula que causa que el líquido hidráulico fluya de hasta un cilindro, empujando un pistón hacia
arriba. Lo hace mediante una barra, la cual está a su vez conectada a los elementos que están
unidos a los brazos del extensor. Cuando la barra empuja hacia arriba, los mecanismos conectados
comienzan a rotar abriendo los brazos. Para cerrarlos, el operador mueve la válvula en dirección
contraria, lo que causa que el fluido hidráulico fluya por un segundo conducto. Para usar este
dispositivo, el rescatador inserta los brazos cerrados en una abertura del vehículo o estructura.
También puede servir para aplastar partes metálicas que estorban.

AL igual que los extensores, los cortadores tienen una boca que se abre y se cierra. Sin embargo,
son más como unos dientes que van mordiendo a través del metal y otros materiales. Si has visto
alguna vez este dispositivo en acción, habrás comprobado que puede partir una puerta de
automóvil en cuestión de segundos. Según la presión se hace más intensa en el cortador, las hojas
simplemente atraviesan lo que se encuentre por medio.

En lugar de brazos, el cortador tiene unas “garras” curvadas como extensiones que se abren y
cierran hasta un punto determinado. El funcionamiento a nivel hidráulico es muy parecido al
anterior dispositivo mencionado y las bases son las mismas.
Entendiendo el funcionamiento de un airbag

Desde que se inventó, el airbag ha creado ha creado un rol especial en la industria del automóvil
en términos de funciones de seguridad. Hoy por hoy, está demostrado que un airbag puede salvar
la vida a una persona durante una colisión, auque todavía existan personas que piensen que puede
ser mas perjudicial que beneficioso.

Un airbag es un objeto inflable y flexible, que contiene aire u otra clase de gas. Es también
llamado ACRS ( Air Cushion Restraint System ), y su misión es absorber el impacto producido por el
choque de un automóvil creando un cojín amortiguador, y así reduciendo las heridas de los
ocupantes del vehículo.

El sistema de airbag consiste en tres partes básicas: el módulo airbag, el sensor de choque, y la
unidad de diagnóstico. Cada parte desarrolla un papel significativo durante una colisión. El módulo
airbag es el que contiene el mecanismo de fábrica que se infla durante el choque. Básicamente,
existen dos tipos de módulos airbag, los cuales son el airbag de conductor y el airbag de pasajero.
El airbag de conductor está localizado en el volante y el airbag de pasajero esta puesto en el panel
de instrumentos.

Ya que los vehículos pueden tener uno o más sensores de choque, están localizados en distintos
áreas – en la parte frontal cerca del parachoques, o en el compartimento de pasajeros. El sensor
de choque funciona como un dispositivo de conmutación que mide la desaceleración, lo cual es
simplemente el promedio de bajada de velocidad de un coche en un tiempo determinado. El sensor
es activado durante el choque del vehículo, el cual es la fuerza que ha sido generada en la parte
frontal o trasera del coche.

La última parte del sistema de airbag, es la unidad de diagnóstico, el cual actúa como un
condicionador para el airbag. Mide el estado del airbag en caso de choque. Esta unidad se activa
cuando el motor del coche se enciende. Hace un chequeo del airbag para averiguar si se encuentra
en condiciones de poderse usar, y si surge algún problema, una luz de aviso o chivato es activada
avisando al conductor de que el airbag debe ser revisado.

Durante su desarrollo inicial, los airbag solamente se concentraban en los impactos frontales. No
podía absorber los impactos generado en la parte trasera o lateral del vehículo, haciéndolo más
inefectivo e inseguro si lo comparamos a los posteriores. Hoy en día, con lo nuevos adelantos y
tecnologías en medidas de seguridad, existen airbags laterales, traseros, e incluso de cortina para
proteger a los pasajeros.

Quién sabe los beneficios y actualizaciones que nos traerán los airbag en el futuro.
Cuidado de la batería del coche

Todos los coches la tienen, y solemos ignorarla como algo que dura para siempre, hasta que nos
empieza a dar problemas y recordamos que está ahí. ¿De que hablamos? De la batería del coche.
Tecnologías avanzadas han creado las baterías de libre mantenimiento, las cuales van equipadas
prácticamente en todos los coches que se producen hoy en día. Se supone con esto que no hay
que hacer nada con ellas. Sin embargo, el término “libre mantenimiento” no es del todo preciso,
por lo que hay que hacer un cierto grado de mantenimiento y cuidado de las baterías de coche. Un
mantenimiento de batería no es difícil de hacer, por lo que veremos que hay que hacer para
mantener tu coche en marcha.

Antes de continuar, uno se debe asegurar de que la batería está totalmente sellada. Si no lo está,
entonces la definición de “libre mantenimiento” no corresponde y tendrás que añadir agua de
forma regular. Las baterías que no van selladas son fáciles de identificar ya que tienen pequeñas
aberturas con tapones en la parte superior las cuales se pueden abrir. Tendrás que añadir
periódicamente agua destilada para mantener los niveles de agua, y más aun en los meses de
verano ya que el agua tiende a evaporarse rápidamente. No dejes que tu batería se quede sin
agua ya que se quedará inutilizada y tendrás que cambiarla.

Si la batería que tienes instalada en tu coche es de la variedad sellada, entonces la etiqueta de


“libre mantenimiento” solo es parcialmente verdad ya que este término solo significa que no tienes
que poner agua.

Con cualquier tipo de batería, ya sea sellada o no sellada, debes hacer lo siguiente para que siga
funcionando correctamente:

Limpia los cables. Desconecta los cables de la batería y límpialos con un cepillo de alambre
especializado para piezas mecánicas, con un líquido formado por agua y bicarbonato de
potasio. Usa la misma mezcla para limpiar la parte superior de la batería, y hazlo con una
brocha más pequeña donde sea más complicado llegar.
Lubrica los conectores. Puedes usar una vaselina industrial o grasa para engrasar las
conexiones y así evitar futuras corrosiones. Aparte de esto, la grasa hará más fácil volver a
poner las conexiones en sus bornas.
Revisa las sujeciones. Aparte de las conexiones, deberías comprobar que la batería está
bien anclada y no se mueve.

Y eso es todo, el mantenimiento de una batería es una tarea sencilla y debería ser hecha por lo
menos una vez al año. Si mantienes tu batería en buenas condiciones, prolongarás su vida y
reducirás las posibilidades de que falle en el momento más inoportuno.
¿Cómo funciona un coche eléctrico ?

Los coches eléctricos son algo que podemos ver frecuentemente en los medios de comunicación e
incluso en ocasiones, en nuestra vida diaria. Hay algunas razones por el continuo interés en estos
vehículos.

Los coches eléctricos crean menos polución que los coches alimentados con gasolina/diesel,
por lo que son una alternativa menos contaminante.
Producen menos contaminación acústica, lo cual se agradece sobre todo en las ciudades.

Un coche eléctrico es movido por un motor eléctrico en lugar de un motor a gasolina. Desde el
exterior, probablemente no tengas ni idea que el coche es eléctrico, y de hecho muchos coches
eléctricos son creados al convertir un vehículo de gasolina, limitando las diferencias. Lo primero
que podemos notar cuando cogemos uno de estos vehículos, es que el coche es casi totalmente
silencioso.

Las diferencias más palpables entre ambos automóviles son:

El motor de gasolina es reemplazado por un motor eléctrico.


El motor eléctrico recibe su potencia de un controlador.
El controlador recoge la potencia de un conjunto de baterías.

Un motor de gasolina, con sus manguitos, mecanismos y bujías, tiende un aspecto característico,
mientras que un coche eléctrico es un proyecto de cableado.

Algunos de los cambios que se han de realizar en un coche eléctrico se pueden resumir en los
siguientes puntos:

El motor de gasolina, el silenciador, el convertidor catalítico, el tanque de la gasolina y la


bufanda son retirados.
El embrague es retirado, dejando la transmisión en su lugar.
Un nuevo motor de corriente alterna es ajustada a la transmisión con un plato adaptador.
Un controlador eléctrico es añadido para controlar el motor eléctrico.
Una bandeja de baterías es instalada en el suelo del coche.
50 baterías de 12 voltios son puestas en la bandeja (2 grupos de 25 para crear 300 Voltios
de corriente continua).
Se instalan motores eléctricos para hacer funcionar elementos que solían coger su energía del
motor: aire acondicionado, parabrisas, limpia parabrisas, etc.
Un inyector es añadido a los frenos, que solían funcionar con el motor en su momento.
Un cargador es añadido a las baterías para que se recarguen.
Un pequeño calentador eléctrico de agua es añadido para proveer de calefacción.

Básicamente, estos son los cambios principales de un coche transformado a uno eléctrico, auque
existen más. Las estadísticas más comunes de este nuevo vehículo son las siguientes, pudiendo
varias dependiendo del modelo.
La velocidad máxima suele estar en 80 Km/h.
De 0 a 100 en aproximadamente 15 segundos.
Las baterías pesan unos 500 Kilos.
Las baterías duran unos tres o cuatro años.

Interior de un coche eléctrico

El corazón de un coche eléctrico es la combinación de:

El motor eléctrico.
El controlador del motor.
Las baterías.

El controlador coge energía de las baterías y se lo entrega al motor. El acelerador va conectado a


un para de potenciómetros (resistencias variables), y estos potenciómetros proveen de la señal que
le dice al controlador cuanta energía se supone que tiene que entregar. El controlador puede
enviar entregar varios niveles de potencia, controlando la velocidad.
¿Cómo es un cristal de seguridad de un coche?

El cristal de seguridad se utiliza bastante en los automóviles. Es algo que solemos ver al meternos
a vehículos o entrando en un edificio público. Existen dos tipos de cristales de seguridad:

Laminados
Temperados

Los fabricantes de coches comenzaron a usar los cristales de seguridad laminados, también
llamados auto cristales, en 1927. Para hacer este tipo de cristal, el fabricante pone una fina capa
de un plástico flexible llamado PVB ( polyvinyl butyral) entre dos o más piezas de cristal. La película
de plástico sujeta al cristal cuando este se rompe por cualquier motivo, ayudando a que las heridas
sean menores en caso de accidente y previniendo que los cristales sueltos se dispersen.

Esta película de plástico puede ensancharse, y los cristales pueden seguir pegados a el. Es también
difícil penetrar en un cristal en un cristal de seguridad laminado, comparado con un cristal de coche
normal. Estos cristales tan resistentes hacen otra función de seguridad con los pasajeros del
vehículo para que se mantengan dentro del coche en caso de volcar. Muchas muertes ocurren al
salir disparado el pasajero fuera del coche.

Los cristales laminados de este tipo tienen otras dos ventajas adicionales:

Reduce la transmisión de sonidos de alta frecuencia.


Bloquea un 97 por ciento de la radiación ultravioleta.

Este tipo de cristal, también se utiliza en otros apartados como termómetros, invernaderos,
oficinas, etc.

El cristal de seguridad temperado es una única pieza de cristal que se procesa usando método de
aplicación de calor, el cual se enfría rápidamente para su posterior endurecimiento. Este proceso
de temperización, aumenta la resistencia del cristal en diez veces más que uno convencional.

Este tipo de cristal se rompe de forma diferente que los cristales normales. No caen hechos añicos
como ocurre en los paneles de cristal que todos conocemos. En vez de eso, se rompen en
pequeños fragmentos sin bordes afilados. Estos cristales pueden ser usados tanto en automóviles
como en otros departamentos, como por ejemplo gafas, monitores de ordenador, frigoríficos,
puertas de hornos, etc.
Funcionamiento del cinturón de seguridad

Podemos decir a día de hoy, que el cinturón de seguridad salva miles de vidas por todo el mundo,
y podría evitar muchas más muertes si todo el mundo lo utilizara. Aunque en algunos casos el
cinturón de seguridad puede ocasionar heridas, los expertos están de acuerdo en que llevarlo
puesto eleva dramáticamente las posibilidades de sobrevivir en un accidente de coche. Según
algunos estudios, los cinturones de seguridad reducen el riesgo de morir en los asientos delanteros
en un 50 por ciento.

Cuando se piensa en ello, uno no puede dejar de sorprenderse. ¿Cómo puede una pieza de
fabricación tan simple ser la diferencia entre la vida y la muerte en un accidente de coche. A
continuación se explica el funcionamiento de este importante accesorio.

Concepto de colisiones

La idea básica de un cinturón de seguridad es bastante sencilla: impide que salgas volando por la
luna delantera o te desplaces por el interior del coche de forma incontrolada en una parada o
vuelco. ¿Pero por qué pasa esto? La respuesta es sencilla, la inercia.

La inercia es la resistencia de los objetos a cambiar su velocidad y dirección de trayecto. Si un


coche va a 30 kilómetros por hora, la inercia quiere que siga yendo a 30 kilómetros por hora. La
resistencia del aire y la fricción con la carretera están continuamente ralentizando el vehículo, pero
la potencia del motor compensa esta pérdida de energía.

Todo lo que está dentro del coche, incluyendo el conductor y pasajeros, tienen su propia inercia, la
cual es diferente a la inercia del coche. El coche acelera a las personas a su velocidad. Imagínate
que vas a 100 kilómetros por hora de forma continuada. La velocidad que llevas y la que lleva el
coche son prácticamente iguales, por lo que sientes que el coche y tú os movéis como una sola
unidad.

Si el coche se estrella contra algo, será obvió que la inercia del coche y los pasajeros son
independientes. El choque dejará el vehículo frenado de una forma abrupta, pero tu velocidad se
mantendrá igual. Sin cinturón de seguridad, tu cuerpo seguirá viajando a los 100 kilómetros
mencionados anteriormente con consecuencias desastrosas. Está claro que tendrás que ser
frenado, ya sea por la luna delantera, el volante o cualquier parte que esté a tu alrededor.

Aquí entra el cinturón de seguridad. El cinturón será esa fuerza que impida que sigas avanzando a
la velocidad que llevabas originalmente. En la siguiente sección veremos como el cinturón de
seguridad reduce las opciones de acabar mal herido.

Funcionamiento

En el apartado anterior, se vio que cuando un coche para súbitamente, un pasajero para a la vez
debido a la inercia. El trabajo de un cinturón de seguridad es esparcir la fuerza de parada por
diferentes partes de tu cuerpo para minimizar los daños.

Un cinturón de seguridad tradicional se compone de una cinta que recorre tu abdomen desde el
hombro a la pelvis donde va fuertemente fijada a la estructura del coche. Cuando el cinturón está
puesto correctamente, la fuerza de parada se aplica mayoritariamente al torso, pero al extenderse
por una parte amplia del cuerpo, la fuerza no se concentra en un solo área, reduciendo los daños.
El material con el que están hechos los cinturones es flexible, por lo que en caso de parada súbita,
se estira haciendo mitigando la violencia del la parada. Tienen la habilidad de extenderse y
retraerse. Si te inclinas hacia delante despacio, el cinturón permitirá este movimiento, pero en caso
de colisión, el cinturón se quedará fijado y te mantendrá en el sitio. Veremos a continuación como
lo hace.

Extender y retraer con un cinturón de seguridad

En un sistema sencillo, la cinta del cinturón está conectada a un mecanismo retractor. El elemento
central de este retractor es la bobina, la cual está enganchada con una de las puntas de la cinta.
Dentro del retractor, un resorte aplica una fuerza de rotación a la bobina por medio de un muelle.
Esto sirve para rebobinar la correa que quede suelta y mantenerla ajustada.

Cuando tiras de la correa hacia fuera, la bobina gira y pone el resorte en la misma dirección. La
bobina giratoria desenrolla el muelle interno que hace la fuerza de sujeción. El resorte quiere
volver a su posición original por lo que notamos que se resiste al destensar la correa. Si soltamos
el cinturón, volverá a su posición original.

El retractor tiene un mecanismo de bloqueo que impide que la bobina gire cuando el coche tiene
una colisión. Hay dos tipos de mecanismo de bloqueo utilizado hoy en día:

Sistema por movimiento de coche.


Sistema por movimiento del cinturón.

El primer sistema mencionado bloquea la bobina cuando el coche desacelera de forma rápida (en
un accidente por ejemplo). El elemento central es un péndulo con peso. Cuando el coche se
detiene súbitamente, la inercia hace que el péndulo vaya hacia delante. Al otro lado del péndulo,
hay un amarre que queda enganchado a la bobina impidiendo que se mueva. Las imágenes
muestran un ejemplo de este proceso.

El segundo sistema bloquea la bobina cuando alguien tira de la correa. En la mayoría de sistemas,
la activación es la velocidad de la bobina de rotación. El elemento central es un dispositivo
centrífugo, el cual es simplemente un pequeño pivote con peso montado en la bobina de rotación.
Cuando la bobina gira despacio, el pivote no nota este movimiento. Un muelle lo mantiene en esa
posición, pero cuando hay un movimiento más brusco en la correa haciendo que la bobina gire
más deprisa, la fuerza centrífuga lleva el la parte final de pivote con peso hacia fuera.

El peso empuja una pieza montada en el retractor, la cual está conectada a una pieza metálica
deslizante que mueve una parte dentada. Según se haga el movimiento, la parte dentada queda
anclada a la bobina impidiendo su rotación.

Límites de carga
En algunos accidentes, cuando un coche colisiona contra un obstáculo a una gran velocidad, un
cinturón de seguridad puede infligir daños serios. Cuanto mayos sea la velocidad, más fuerza se
necesita para al pasajero. En otras palabras, cuanto más rápido vayas en el impacto, con más
fuerza el cinturón se pegará a ti.

Algunos sistemas de cinturones usan límites de carga para minimizar las posibles heridas causadas
en accidentes. La idea básica es liberar algo más de correa cuando una gran fuerza es aplicada en
el cinturón.

Con el paso de los años, los cinturones de seguridad han demostrado ser uno de los dispositivos
de seguridad más importantes en coches y camiones, aparte del airbag. Aunque no son infalibles,
todavía se están produciendo mejoras en el diseño.
¿Qué ocurre en una vuelta de campana?

Uno de los factores de riesgo en un accidente de coche, es la posibilidad de vueltas de campana.


Debido a esta acción del vehículo en determinadas circunstancias, miles de vida se pierden en todo
el mundo. Aunque los motivos de una vuelta de campana sean obvios, debemos preguntarnos,
¿por qué ocurre esto, y que podemos hacer para minimizar el riesgo?

Las vueltas de campana en un accidente, están directamente relacionados con la estabilidad del
vehículo. Esa estabilidad, está influenciada por relación del centro de gravedad y la distancia entre
las ruedas de la derecha y la izquierda. Un alto centro de gravedad y una estrecha distancia entre
ruedas puede hacer un vehículo muy inestable al girar rápidamente o giros inesperados.

Este efecto, se suele dar más en utilitarios comerciales y furgonetas, dado el modo de diseño que
tienen. La mayoría de los accidentes donde se producen vueltas de campana, tiene como
resultados la expulsión del coche de algunos de los pasajeros, indicando que no llevaba el cinturón
de seguridad puesto.

Ni coches ni camiones están sujetos a un estándar que regule un diseño estándar para este tipo de
accidentes, aunque como siempre, la prevención y el cuidado en la carretera es lo único que nos
puede mantener salvo. Siempre debes tener en cuenta, que el estado de la carretera puede que no
esté como tu imaginas. Cuando vayas a dar una curva, sobre todo si es una carretera que no
conoces, aminora la marcha y acelera ligeramente cuando estés en dicha curva. Por supuesto, a
una velocidad comedida. De hecho, la velocidad es el principal catalizador de este tipo de
accidentes.

Cuando un coche está dando vueltas de campana, podemos considerarnos muñecos que reciben
golpes aleatoriamente, y que hasta que no se para el coche, no podemos saber como acabará el
accidente. No es un riesgo que nadie quiera correr.
¿Qué son exactamente los crash test dummies y como
funcionan?

Los crash test dummies o maniquíes de prueba, son verdaderos salva vidas que forman una parte
integral en las pruebas de automóvil y las consecuencias de un accidente. Aunque los coches son
cada vez más seguros a cada año que pasa, y los accidentes van disminuyendo, las muertes por
choque en vehículos siguen siendo una de las causas de muerte principales en el mundo entero.
Una de las razones por las que los coches van siendo más seguros, es por un programa de
pruebas bien establecido.

El trabajo de un muñeco de pruebas, es simular a un ser humano durante un choque dentro de un


vehículo, al mismo tiempo que se recogen datos que de otra manera sería imposible con un
ocupante humano. Un dummy está hecho de materiales que imitan muy bien la fisiología de un
cuerpo humano. Por ejemplo, tiene una espina dorsal que está hecha utilizando capas de discos
metálicos y almohadillas de goma.

Estos maniquíes vienen en diferentes tamaños, y se hace referencia por género, tamaño edad y
otros factores. Uno de los más usados es un dummy imitando a una persona de 77 kilos y 1.78
metros de altura, ya que utiliza el promedio de una gran parte de la población.

Los maniquíes de prueba contienen tres tipos de instrumentación:

Acelerómetros
Sensores de carga
Sensores de movimiento

Acelerómetros

Estos dispositivos miden la aceleración en una dirección en particular. Este dato puede ser usado
para determinar las probabilidades de ser herido. La aceleración es el promedio en el que la
velocidad cambia. Por ejemplo, si te golpeas la cabeza contra un muro, la velocidad de tu cabeza
cambia, y seguramente te dolerá. Si te golpeas la cabeza contra una almohada, la velocidad de la
cabeza cambia mas lentamente y no dolerá en absoluto.

Los crash test dummies tienen acelerómetros distribuidos por todas partes. Dentro de la cabeza del
muñeco, hay un acelerómetro que mide la aceleración en tres direcciones. Al hacer la prueba de
choque, se realizan unos gráficos que muestran la aceleración y posterior parada del cuerpo de
una forma muy precisa.

Sensores de carga

Dentro de los maniquíes de prueba hay localizados sensores de carga la cantidad de fuerza en las
diferentes partes del cuerpo durante un choque. Esto también se analiza mediante gráficos.

Sensores de movimiento

Estos sensores se usan en el pecho del dummy. Miden cuanto se resiente el pecho en un
accidente.
Tipos de pruebas

Hay dos tipos de prueba estándar que suelen usarse para probar accidentes de automóvil:

Impacto frontal a 56 kilómetros por hora. Esto se hace estrellando el coche contra una
barrera sólida. Sería equivalente a un choque frontal contra otro coche a la misma velocidad
y de peso similar.
Impacto lateral a 56 kilómetros por hora. Una pieza móvil de 1400 kilos golpea un lateral del
vehículo. Esto simula el golpe que otro coche puede dar por un lado en una intersección. El
ariete va a una velocidad de 56 k/h como en la anterior prueba.

Antes de poner a los dummies en el vehículo para hacer la prueba, se les aplica pintura. Diferentes
colores son aplicados a las partes donde es más probable que se golpee. Las rodillas, cara, y
diferentes zonas del cráneo son pintadas de forma distinta, como podemos ver en la foto:

Si los investigadores notan una aceleración mas intensa en la cabeza del maniquí, la pintura
mostrará donde se ha golpeado la cabeza. Esto ayuda a prevenir este tipo de golpes en futuros
choques.

En los impactos frontales los dummies son colocados representando a los ocupantes normales que
podrían ir en el vehículo. Se intenta siempre hacer que la situación sea lo más real posible. Un
sensor de velocidad es montado en el coche y posicionado de tal manera que dará a un resorte
nada más golpear contra la barrera.

Se instalan unas 15 cámaras de alta velocidad, incluso por debajo del vehículo. Dichas cámaras
pueden capturar unas mil tramas por segundo para no perder detalle de la colisión. El paso
siguiente es alejar el coche de la barrera, arrancarlo, y estrellarlo a 56 k/h. Lleva menos de un
segundo entre el choque contra la barrera y la detención del coche.

El choque “perfecto”

Esta claro que el choque perfecto es no chocar en absoluto, pero asumiendo que el impacto es
irremediable, veamos las mejores posibilidades de sobrevivir. ¿Cómo pueden todos los sistemas de
seguridad protegernos y causar el menor daño posible?

Sobrevivir a un accidente tiene que ver mucho con la energía cinética. Cuando tu cuerpo se mueva
a 56 k/h, tiene una cierta cantidad de energía cinética. Después del choque, cuando quedas
completamente parado, tienes una energía cinética de cero. Para evitar el riesgo de quedar herido,
lo que interesa es remover la energía cinética lo más lentamente posible. Los sistemas de
seguridad se encargan se eso.

El coche tiene cinturones de seguridad, sensores de choque que inmovilizan a los pasajeros incluso
antes de que salte el airbag. El cinturón puede absorber algo de la energía en caso de accidente.
El propio airbag absorbe otra importante cantidad de energía haciendo que la persona no se
golpee hasta que el vehículo se pare del todo. Todos estos sistemas de seguridad han sido posibles
gracias a las miles de pruebas hechas con los maniquíes, salvando multitud de vidas a lo largo de
los años. Sin embargo, aunque los crash test dummies siguen ayudando para perfeccionar los
métodos de seguridad en los automóviles y tengamos cada vez coches más seguros, la prevención
y la responsabilidad siguen siendo el mejor arma contra los accidentes.

Puedes ver un video de muestra en el siguiente enlace: Video de crash test dummies.
Gas licuado de petroleo

El petróleo licuado, o gas LP, es uno de los combustibles alternativos más comunes usados hoy en
día. De hecho en muchos sitios, ni siquiera es un combustible alternativo, ya que se usa de forma
exclusiva en la India y algunas zonas rurales de Estados Unidos para calentarse y cocinar. Cuando
estás cocinando en un campamento o en el jardín, si lo tienes, usando un grill de gas o un hornillo
de campamento, estás usando una forma de petróleo licuado.

Conocido por su eficiencia y versatilidad, se está viendo cada vez más en el mundo como una
fuente de energía atractiva, sobre todo para la gente que está harta de las altas facturas por le
gasto de las energías tradicionales.

¿Qué es el gas LP?

Hay dos tipos de gases que se pueden almacenar en forma líquida con una moderada presurización
–el butano y el propano. El isobutano, el cual tiene la misma fórmula química que el butano pero
con una estructura química diferente, es también usada. Normalmente, el butano y el isobutano se
mezclan con propano en varias proporciones, dependiendo el uso que se quiera dar al combustible.

Propano – Es particularmente útil como un combustible portable porque su punto de ebullición es


de -42 grados centígrados. Esto significa que a temperaturas muy bajas, se vaporizará tan pronto
como sea liberado del contenedor presurizado. El resultado es un combustible de quemado limpio
que no requiere mucho equipamiento para vaporizarlo y mezclarlo con el aire.

Butano – Su punto de ebullición es aproximadamente de -0.6 C, lo cual significa que no se


vaporizará en temperaturas muy frías. Esta es la razón de que el butano tenga usuarios más
limitados y se mezcle con el propano en lugar de usarse por si mismo.

¿Cuál es su origen?

EL gas LP es un gas derivado de fósiles, como el gas natural o el petróleo. Se puede refinar de
estos dos componentes de la misma manera que la gasolina. Mientras que la mayoría de las
compañías no están enfocadas a es te tipo de combustible, no obstante los producen porque son
un bioproducto en el proceso de refinamiento para otros combustibles.

Cuando una compañía saca gas natural del suelo, un noventa por ciento es metano. El resto viene
en forma de varios gases LP, los cuales la compañía separa del metano antes de que se use para
los hogares. La cantidad de petróleo licuado que viene del gas natural varias, pero usualmente es
del 1 al 3 por ciento.

Los gases LP son separados del petróleo también, como ya se ha mencionado. El proceso de
refinado produce un 3 por ciento de este tipo de gas, aunque dependiendo del método utilizado,
puede aumentar considerablemente.

Un combustible versátil

EL petróleo licuado es fácil y seguro de almacenar, lo cual lo hace ideal para ser transportado. Ha
sido utilizado para muchas aplicaciones diferentes, algunas que seguramente has utilizado sin ser
conciente. Como se ha comentado al principio, si has utilizado material de campamento como lumi
gas o camping gas, hay posibilidades de que contuviera gas LP.

El petróleo licuado aplicado a los automóviles

Uno de los usos que cada vez se está haciendo más patente, es en los automóviles. Los coches
construidos y reconvertidos para funcionar con gas LP se están convirtiendo en algo muy común en
varios países, y su uso se extiende a otros paulatinamente.

Según las estadísticas de la asociación WLPGA ( World Liquefied Petroleum Gas Association ), más
de nueve millones de vehículos en 38 países operan con el gas LP. No es una idea nueva:
vehículos funcionando con propano han existido por décadas. Los beneficios incluyen la reducción
de emisiones, contaminando menos le medioambiente. El precio resulta mucho más económico que
la gasolina, y dado su alto octanaje rivaliza en rendimiento con la gasolina y el diesel.

Los países donde más se utiliza este sistema son Australia, Bélgica, Francia, Japón, Holanda,
Estados Unidos e Inglaterra. En menor medida, se utiliza en otros países aunque todavía queda
algún tiempo para que se extienda su uso. En ocasiones (sobre todo en Europa), los coches son
construidos con un sistema únicamente preparado para gas LP. El motor es preparado para que
funcione con máxima eficiencia con propano, aunque muchos consumidores siguen preocupados
por la dificultad de conseguir gasolineras que provean de este combustible. Por ello, muchos
coches de as LP tienen un sistema dual – uno para gasolina y otro para propano. El sistema está
preparado para conmutar a lo corresponda en el momento adecuado.

Conversión en los automóviles

El proceso de convertir un coche para que funcione con propano requiere un buen conocimiento
del sistema general del vehículo. Varias compañías ofrece kits ya preparados que incluyen las
partes para hacer la conversión. Se debería siempre llevar a manos expertas para que el trabajo se
realice correctamente. Aunque el propano es bastante seguro, si se hace mal puede haber
problemas de seguridad.

El primer paso es elegir un depósito. Muchas conversiones son duales, lo que significa que no
cambiarás el viejo sistema, sino que estarás añadiendo uno nuevo. Como resultado, se estará
ocupando algo de espacio del coche, usualmente en el maletero. Los depósitos vienen en forma de
torpedo o de “donuts”. Los de tipo torpedo son los que ocupan más espacio, auque tiene más
capacidad.

Una vez que el depósito esté puesto, se debe integrar un punto de llenado en el cuerpo del coche,
normalmente al lado del existente para la gasolina, o en el maletero. El sitio ideal es un lugar
donde se requiera un mínimo espacio para los tubos. Los tubos de combustible están hechos de
cobre, lo cual ofrece cierta flexibilidad cuando las líneas son direccionadas. El depósito debe ser
conectado al punto de llenado, y las líneas deben ir por debajo del vehículo hasta el motor.

Se debe instalar una válvula senoidal en las líneas de combustible entre el depósito y el motor. La
válvula corta el fluido de gas LP cuando el coche está funcionando con gasolina y cuando el moto
está parado. También dispone de un filtro que remueve cualquier suciedad que viene con el
combustible.

El siguiente componente se llama regulador, también referido como vaporizador. Este dispositivo
hace la tarea de lo que realiza el carburador en gasolina – usa el calor del sistema de refrigerado
del coche para vaporizar el propano en la forma de gas. Como medida de seguridad, incluye un
circuito electrónico que corta el fluido de gas si el motor se para o se queda bloqueado. El
regulador suele ser más pequeño que un carburador normal, por lo que encontrar espacio para el
no suele ser problema.

La otra parte que hace la función de carburador, es el mezclador. Lo que hace es recoger
información de los sensores del coche, y controla la cantidad de gas que fluye por los cilindros.

El sistema tiene que ser cableado al sistema eléctrico, permitiendo un funcionamiento normal,
como también una adecuada conmutación entre el propano y la gasolina.
¿Cómo funciona una ventana eléctrica?

¿Te has preguntado alguna vez que clase de mecanismo hace que las ventanas de tu coche suban
y bajen? ¿Y las ventanas que la función automática que sube las ventanillas por si mismos, pero
paran si encuentran una obstrucción? Empecemos por el mecanismo de elevación ya que es este
dispositivo es el corazón del sistema eléctrico de las ventanillas.

El elevador de la ventanilla en la mayoría de los coches, usa una unión bastante precisa para
levantar la ventana y al mismo tiempo mantener el nivel. Un pequeño motor eléctrico conectado a
unos rodamientos que a su vez puede ir conectado a otras piezas similares, hacen que el
movimiento de elevación sea menor, dando al motor suficiente potencia para bajar y subir el
cristal.

Una importante función de las ventanas eléctricas es que no pueden forzarse en ningún sentido –
de esto se encargan los rodamientos. Muchos de estos mecanismos tienen su propio sistema de
bloqueo. Los propios dientes del rodamiento pueden servir de tope si se fuerza en sentido
contrario.

La unión tiene un brazo largo que se conecta a una barra que sujeta el fondo de la ventana. El
final del brazo puede deslizarse en una abertura de la barra según la ventana se va izando. Al otro
lado de la barra hay un plato con dientes que se enganchan a otro mecanismo cuando el motor se
mueve. La misma unión se usa frecuentemente en coche con ventanas manuales, pero en lugar de
que sea el motor quién mueva la ventana, los hace la manivela.

Cableado e interruptores

Las ventanas eléctricas de los coches están cableadas de muchas maneras diferentes, dependiendo
de las funciones que se incorporan. Hablaremos del cableado de un sistema básico – uno que
permite al conductor controlar las cuatro ventanas del coche y bloquear los controles en las otras
tres ventanas individuales.

En un sistema como este, la energía alimenta a la puerta del conductor mediante un circuito que
abre y cierra. La alimentación llega al conmutador en el panel de control de la puerta y se
distribuye a un contacto en cada uno de los cuatro interruptores de las ventanas. Dos contactos,
una o cada lado del contacto eléctrico van conectados al la toma de tierra del vehículo y al motor.
La electricidad se transmite también al interruptor de corte a un conmutador parecido en cada una
de las otras puertas.

Cuando el conductor presiona uno de los interruptores, uno de los contactos laterales se
desconecta de la tierra del coche y se desplaza al contacto de energía, mientras que los otros
permanecen conectados a tierra. Esto proporciona energía al motor de la ventana. Si se aprieta el
interruptor en el otro sentido, entonces la energía recorre el motor en la dirección opuesta.

En algunos sistemas avanzados, la energía distribuida a las ventanas trabaja de una manera
completamente diferente. En lugar de la energía del motor viajando a través de los interruptores
directamente, dichos interruptores están conectados a uno de los muchos módulos del coche.
Algunos coches tienen uno de estos módulos en la puerta del conductor, al igual que un módulo
central adicional.
Como inspeccionar los daños de un coche inundado

Un coche que ha sido inundado por el agua en cualquier situación que podamos imaginar, como
puede ser una riada, siempre ha sido un problema a la larga y puede dejar nuestro vehículo con
problemas permanentes. Incluso también puede ser un problema si estamos pensando en comprar
un coche un coche de segunda mano, ya que si un vehículo ha estado expuesto al agua de una
forma masiva, muchas piezas internas pueden estas dañadas auque las veamos limpias, secas y
funcionales.

Está claro que un automóvil no es un barco. La razón por la que un coche inundado y reparado no
es una buena opción, es que el motor, la transmisión, los frenos, el climatizador, y otros sistemas
de control pueden quedar afectados para siempre, aunque a primera vista no parezca que les pase
nada. Además de todo esto, aunque el interior del vehículo parezca seco en la superficie, la
humedad se puede haber infiltrado profundamente en los asientos produciendo un progresivo
deterioro.

Si un coche es sospechoso de haber estado a la exposición del agua o inundado, algunos síntomas
pueden aparecer, como por ejemplo:

Partes electrónicas del vehículo, como pueden ser paneles y controles del motor, o
señalizadores de los frenos.
Signos de deterioro en el salpicadero y el panel del coche.
Problemas en los sistemas de seguridad, como el airbag y los sensores de alarmas.
El interior del maletero, o manchas en la parte superior del automóvil.
Partes y componentes que tienen óxido o corrosión, incluyendo el sistema de suspensión y
frenado.

De hecho, aunque un coche no este goteando, no significa que no haya estado inundado. Un coche
no necesita estar obviamente dañado por el agua para tener problemas. Los efectos de una
inundación pueden llevar meses o incluso años para tener un efecto aparente, dejando a los
futuros propietarios con un problema que no esperaban.

Una inspección a tiempo es importante

Si vas a comprar un coche usado, ya sea por medio de un amigo, por una tienda, o de otra
manera, deberías hacerle un breve chequeo si sospechas que puede haber tenido un problema de
coche inundado con anterioridad. Si no eres demasiado experto, una ayuda es pedir la ayuda de un
amigo entendido en el tema, o pagarle algo a un mecánico para que haga una valoración del
vehículo que te interesa. Hay también algunas señales a primera vista que nos puede hacer
sospechar del coche en cuestión:

Señales de barro o erosión en el exterior del coche, incluido las ruedas.


Señales de barro, humedad o agua o moho en el interior, incluyendo la guantera y los
componentes de las puertas. También pueden aparecer en cualquier pieza rodeando el
motor.
Signos de humedad o vaho en el interior de los faros, tanto delanteros como traseros.

Una de las cosas más importantes en un coche es tu seguridad, y un coche inundado puede
ponerla en riesgo, aparte del dinero que nos puede suponer en reparaciones, que puede que no
queden bien.
¿Es el hidrógeno un combustible peligroso?

Cuando el dirigible Hindenburg se acercó al puerto Lakehurst en 1937, la carcasa que sostenía la
cabina de pasajeros estaba llena de hidrógeno. Este elemento, el más simple y abundante del
universo, tiene un único protón con un solo electrón que lo rodea. Es también uno de los más
ligeros de todos los elementos atómicos. Puede crear mucha energía cuando es introducido el
oxígeno y una fuente de ignición. Cuando el Hindenburg explotó, el mundo pudo ser testigo del
poder del hidrógeno.

Según el Hindenburg estaba anclando en puerto una tarde de Mayo, la carcasa fue expuesta a una
chispa estática. En cuestión de segundos las llamas lo inundaron todo, reduciendo a la nave a una
bola de fuego y hierros retorcidos en cuestión de segundos. 36 personas perdieron la vida en el
desastre y con la misma rapidez que se quemó el dirigible, también cambió la opinión pública
sobre el hidrógeno. Por muchas décadas, el hidrógeno ha sido visto con escepticismo e incluso
alarma. Se desarrolló un factor de miedo con respecto a este elemento.

Hoy en día, según las preocupaciones van aumentando por la posibilidad de una gran crisis de
combustible y el problema de la polución derivados del petróleo, los investigadores de combustibles
alternativos están reconsiderando el hidrógeno como fuente de combustible. Ciertamente tiene un
futuro bastante prometedor: el hidrógeno emite pocos gases dañinos para el medio ambiente y sus
bioproductos son el vapor de agua y el calor. El hidrógeno tiene el más alto poder de generar
energía comparado con otros combustibles.

El hidrógeno puede ser producido por varias fuentes, desde el gas natural hasta con agua. Pero la
pregunta sigue estando ahí: ¿Es el hidrógeno un combustible peligroso? ¿Es una fuente segura de
energía para nuestros coches? ¿Cómo se puede usar hidrógeno como combustible?

Lo cierto es que el hidrógeno no es realmente una fuente de energía, sino un transportador de


energía. El hidrógeno lleva la energía que se ha creado cuando es producida. Es similar a la
electricidad: No podemos quemar la electricidad (la cual es otro transportador de energía), pero se
puede producir electricidad quemando fuentes de energía como el gas natural o el petróleo.
Entonces la energía transporta esta energía a otros sitios.

Esto significa que el transportador de energía tiene que recibirla para que la pueda llevar. Por
tanto, necesitamos crear energía para hacer hidrógeno. Esto es mucho más fácil que el método
convencional de obtener nuestro combustible principal, el petróleo. Conseguir petróleo significa
conseguir perforadoras, usarlas en el suelo, sacar el material, refinarlo y enviarlo a las gasolineras.
Al usar hidrógeno, esencialmente podemos producir nuestro propio combustible y eliminar todos los
demás pasos – y posiblemente los daños que puede causar al subsuelo los métodos usados en la
actualidad.

El hidrógeno es creado por medio de un proceso llamado reforma. Podemos generar hidrógeno
como un medio de transportar energía al quemar gas natural u otras fuentes de combustible
basadas en el carbón. De hecho, la reforma del metano – separando el hidrógeno de los
hidrocarburos al quemar el gas natural – es actualmente la forma más viable de producir hidrógeno
como combustible. Pero a través de este método, volvemos al problema de emisión de gases
nocivos. Mientras que el proceso de transportar energía del hidrógeno es muy limpio, el proceso de
crear hidrógeno todavía es contaminante.

Al igual que hay modos más limpios de crear energía eléctrica, tales como la energía hidroeléctrica,
el hidrógeno también puede ser creadote una forma más limpia por medio de viento y energía
solar, o incluso con microbios que comen algas produciendo hidrógeno como deshechos. Los
investigadores están evaluando estos métodos como una manera fiable de producir hidrógeno sin
tener que recurrir a quemar otros productos. También se está estudiando el modo de utilizar el
hidrógeno para hacer funcionar los automóviles.

En la siguiente parte del artículo, veremos como los ingenieros están adaptando el hidrógeno a los
coches. Puedes verlo pulsando aquí.
La creación de los coches de hidrógeno

Los ingenieros han creado lo que se llaman celdas de combustible de hidrógeno, que podemos
entender como una especie de pila de hidrógeno. Estas celdas crean electricidad para poner en
marcha los coches por medio de una conversión electro química. El hidrógeno como elemento
químico en estado puro, es partido en su forma de protón y electrón, proceso el cual genera
electricidad. Cuando es mezclado con oxígeno, el bioproducto del proceso es el agua. Al ser incapaz
la celda de producir suficiente energía por si mismo para hacer funcionar un coche, las celdas
deben estar unidas para crear pilas de celdas agrupadas. Una vez que poner varias de estas pilas
juntas, el coche ya puede operar sin problemas.

Sin embargo, sigue existiendo una cosa que solucionar: Almacenar el hidrógeno en el coche.
Algunos métodos ya están en uso. El hidrógeno debe ser almacenado en forma de gas altamente
presurizado, o en un líquido extremadamente frío, como el hidrógeno criogénico. Esto funciona
bien en centros de suministro de combustible, pero no es práctico para llevar el combustible en el
coche. El hidrógeno criogénico líquido requeriría un sistema adicional para mantener el
combustible a una temperatura muy baja. Esto también añadiría peso, el cual afectaría la eficiencia
de la energía del vehículo.

Los investigadores aun siguen buscando la manera de almacenar y sacar provecho del hidrógeno
como fuente de combustible. Parte de la investigación incluye alejar los miedos que tiene el
público sobre le combustible líquido. Como se ha visto en el anterior capítulo, la gente sigue viendo
peligro en este tipo de combustible.

En muchos casos, el hidrógeno es más seguro que el combustible que utilizamos en nuestros
coches. Los combustibles basados en el carbono tienden a expandirse como líquido – alguna vez se
te habrá vertido algo de gasolina o diesel al echar combustible en el coche. Cuando se quema, los
combustibles convencionales producen cenizas calientes, creando un fuerte calor. Este no es el
caso del hidrógeno. En su forma más pura, el hidrógeno no quema carbón y no produce cenizas, y
además irradia muy poco calor. Además de esto, cuando hay fugas de hidrógeno, asciende
rápidamente a la atmósfera, por lo que tiene menos tiempo para quemarse.

Entonces, ¿qué paso con el Hindenburg? Aunque el hidrógeno de a bordo del Hindenburg
ciertamente se quemó con una fuerza increíble, no fue el hidrógeno el que creo el desastre – fue
el polvo de aluminio. Para reflejar la luz del sol, todo el exterior del Hindenburg fue cubierto con
este polvo, que es una forma equivalente del combustible de un cohete. El fabricante de algodón
que hizo la piel del artefacto, empapó dicha piel con acetato inflamable para que no traspasara el
agua.

Algunos expertos dicen que las llamas en al Hindenburg se elevaban hacia arriba en lugar de
afuera por todos lados, porque los elementos eran muy ligeros. Esto dejó a los pasajeros en la
cabina de la parte inferior, fuera del alcance de las llamas. 35 de los 36 fallecidos fue resultado de
que los pasajeros se tiraran de la nave; todos los que se quedaron dentro de la nave
sobrevivieron.
Uno de los desafíos para el almacenamiento de hidrógeno en los vehículos, es la manera de crear
tanques para guardar el hidrógeno, y que realmente les resulte fiable a las nuevas generaciones.
En otras palabras, ¿Qué sería el mejor tanque de almacenamiento para prevenir que el hidrógeno
no estalle en el coche? Los tanques de acero son una posibilidad. Son lo suficientemente fuertes
para servir de transporte seguro para el gas de hidrógeno en los automóviles.

Si ocurre un accidente, un tanque de acero probablemente será capaz de aguantar muchos de los
golpes son sufrir fisuras o aberturas. Sin embargo, uno de los problemas del acero, es que el
hidrógeno es muy ligero, y por tanto menos denso que la gasolina. Cualquier tanque que contenga
hidrógeno líquido presurizado, deberá ser mucho mayor que el tanque convencional en tu coche.
Un tanque de acero sería algo pesado y reduciría la eficiencia.

Los materiales compuestos parecen ofrecer algo más prometedor que los tanques de acero. Los
tanques de polietileno son ligeros, se pueden amoldar para que encajen en el coche, y están
diseñados para absorber el impacto de un golpe, reduciendo el tanque a polvo y liberando el
hidrógeno de forma segura a la atmósfera.

La idea es utilizar materiales donde se pueda almacenar el hidrógeno, que por un lado lo mantenga
bien guardado, y también lo pueda liberar cuando sea necesario. Algunos tipos de metal, como el
metal híbrido, pueden atrapar las moléculas del hidrógeno con su estructura y composición. En este
caso, el hidrógeno es almacenado de forma segura y liberado cuando el metal se calienta. Lo que
hace esta tecnología más interesante, es que el calor necesario para liberar las moléculas de
hidrógeno del tanque de metal híbrido, puede venir del calor sobrante producido de la celda de
combustible de hidrógeno.

Habrá que esperar unos años para ver como evoluciona este tipo de coches de hidrógeno, aunque
según se vayan agotando los recursos existentes, esta alternativa puede ser una de las grandes
soluciones.
Funcionamiento de las baterías eléctricas de los coches

Un coche puede ser una cosa maravillosa. Te puede llevar a donde quieras y cuando quieras,
incluso cuando esos sitios no tienen un transporte público disponible. De hecho, muchas cosas de
la vida moderna serían imposibles sin los automóviles. Nos ayudan a llegar al trabajo, al colegio, al
supermercado, de vacaciones, etc. Desafortunadamente, a la vez que son algo útil y necesario,
también tiene ciertos inconvenientes. Dos de dichos inconvenientes son que tienen un
mantenimiento caro y polucionan la atmósfera con gases nocivos. La contaminación del aire se ha
vuelto un problema serio en ciertas áreas urbanas, y con los altos precios de los combustibles, la
combustión interna del motor puede convertirse en un lujo para la sociedad que no se podrá
permitir.

¿Hay alguna manera de mantener la potencia y las cualidades de los automóviles sin la polución y
el precio causado de quemar gasolina? Por suerte si la hay. Mucha gente piensa que los coches de
un futuro no tan lejano, funcionarán sin los derivados del petróleo, siendo sustituido por la
electricidad. De hecho, estos coches eléctricos no son en absoluto futuristas. Los vehículos
eléctricos han estado en funcionamiento desde hace muchos años. Sin embargo, aun en la
actualidad, la combustión interna de los motores todavía domina el panorama. Pero, ¿por qué los
coches eléctricos no han ganado terreno a los coches convencionales?

El corazón de un coche eléctrico es la batería. De forma diferente a las baterías de la mayoría de


los coches, las cuales sirven principalmente para arrancar el motor y hacer funcionar accesorios
como la radio y el aire acondicionado, la batería en un coche eléctrico hace funcionar todo. Lo más
importante es que hace funcionar el motor eléctrico, o para ser más precisos, activa un controlador
que hace que funcione el motor. Por tanto, necesita ser potente y de larga duración para poder
llevar a los conductores donde necesitan ir con un mínimo de recarga.

Hasta hace poco, no había baterías fiables y fabricadas en serie que pudieran hacer que los coches
eléctricos fueran competitivos con respecto a los coches de gasolina. Sin embargo, esto está
empezando a cambiar. Los coches eléctricos no solo se están convirtiendo en elementos fiables,
sino que ya existen proyectos donde se planea fabricarlos en cadena por los fabricantes principales
de automóviles.

En la siguiente sección, veremos los varios tipos de baterías eléctricas que existen y lo prácticas
que serán para hacer funcionar nuestros vehículos. Puedes verlo pulsando aquí.
Tipos de baterías eléctricas

Como se ha dicho, una batería es un dispositivo para almacenar energía química y convertir esta
energía en eléctrica. Una batería está hace de uno o varios módulos electroquímicos, cada uno de
los cuales consiste de dos electrodos. Uno de ellos es el electrodo negativo, el cual está cargado
de unas partes subatómicas negativas llamadas electrones. La otra parte, llamada el electrodo
positivo, tiene un déficit de electrones. Cuando las dos partes son conectadas con un cable
eléctrico, los electrones fluirán del electrodo negativo al electrodo positivo. La energía de este
movimiento de electrones puede ser utilizado para realizar ciertos trabajos – arrancar un motor por
ejemplo.

Según los electrones pasan al lado positivo, el flujo se va ralentizando de forma gradual y el voltaje
de la electricidad producida por la batería decae. Eventualmente, cuando hay los mismos
electrones tanto en la parte positiva como en la negativa, la batería es considerada “muerta”, y
deja de tener capacidad de producir un flujo de electrones, o electricidad.

Los electrones son generados por reacciones químicas, y hay diferentes tipos de reacción química
que son utilizadas en baterías comerciales disponibles. Por ejemplo, las baterías alcalinas comunes
que se pueden usar en una linterna o en mandos de control remoto, producen electricidad por
medio de una reacción química de zinc y óxido de manganeso. Muchas baterías alcalinas se
consideran desechables, que quiere decir que una vez gastadas, deben ser recicladas.

Las baterías de los automóviles necesitan ser recargadas, por lo que no necesitan una constante
sustitución. En una batería recargable, la energía eléctrica es usada para revertir las cantidades de
electrones en los extremos negativos y positivos, restituyendo el flujo de electrones. Los
fabricantes de automóviles han identificado tres tipos de baterías recargables que pueden ser
adecuadas para los coches eléctricos. Estos tipos son las baterías lead-acid, las baterías NiMH y las
de litio (Li-ion).

Las baterías lead-acid fueron inventadas en 1859 y son la forma más antigua de batería recargable
que está todavía en uso. Han sido usadas en todo tipo de coches – incluyendo coches eléctricos –
desde el siglo 19. Estas baterías contienen una solución de ácido sulfúrico en un contenedor
abierto. El nombre viene de la combinación de electrodos de plomo y ácido usados para generar
electricidad en estas baterías. La mayor ventaja que tienen, es que después de ser usadas durante
tantos años, se conoce mucho de ellas y son baratas de producir. Sin embargo, producen gases
peligrosos mientras son usadas y si la batería es sobrecargada hay un peligro de explosión.

Las baterías NiMH ( Nickel metal hydride ) entraron en el mundo comercial en los años 80. Tienen
una densidad de energía alta – lo cual significa que una gran energía puede ser empaquetada en
una batería relativamente pequeña – y no contiene ningún metal tóxico, por lo que es sencillo de
reciclar.

Las baterías de litio llegaron en los años 90 y tienen una densidad de energía muy alta, y no
suelen perder energía si no se usa en mucho tiempo. Esto es una propiedad muy útil que impide la
descarga en ciertas condiciones. Debido a su peso ligero y el bajo mantenimiento que se necesita,
las baterías de litio son usadas en gran medida en dispositivos electrónicos, como pueden ser los
ordenadores portátiles.

Algunos expertos creen que las baterías de litio son las más cercanas a la batería recargable
perfecta, y este tipo de batería es e mejor candidato para usar en los coches eléctricos en un
futuro cercano. Una variación de las baterías de litio está en desarrollo donde hay otras
posibilidades de uso en los vehículos del futuro. De momento son demasiado caras para su
comercialización.

Puede que el problema mayor asociado a las baterías de coches eléctricos sea el recargarlas.
¿Cómo recargas una batería eléctrica en el coche? O mejor dicho, ¿Dónde puedes ir a cargar una
batería eléctrica de coche? ¿Lo puedes hacer tu mismo? ¿Se puede hacer en casa? Continúa
leyendo el artículo para una aclaración de estos temas. Lo puedes ver pulsando aquí.
Ventajas y desventajas de las baterías de coche

La ventaja más obvia de la batería eléctrica de un coche es que no producen polución asociada con
la combustión interna de los motores. Sin embargo, siguen teniendo costes en los que a medio
ambiente se refiere. La electricidad utilizada para recargar las baterías tiene que venir de algún
sitio, y en la actualidad, mucha de la electricidad proviene de la combustión de combustibles
convencionales. Por supuesto, esto produce polución. La combustión generada por los motores,
¿Cómo es comparada con la combustión necesaria para crear electricidad? Según algunos estudios,
los coches eléctricos que se alimentan de los generadores eléctricos potenciados por el carbón,
siguen gastando la mitad a lo que emisión de carbono se refiere.

Estos coches recargados por medio de formas más limpias de creación de electricidad como puede
ser el hidrógeno, reducen las emisiones carbón a unas cantidades muy por debajo de los utilizados
por la combustión de los motores. Por tanto, incluso en el peor de los casos, los coches que
operan que baterías eléctricas para automóviles son más limpias que los vehículos movidos por
gasolina o diesel.

Otra ventaja de los coches movidos por baterías eléctricas es el menor coste del combustible
utilizado – la electricidad es más barata que la gasolina. Los viajes largos saldrían mucho más
económicos para todos los usuarios. Otra ventaja es que las baterías recargables se reciclan
bastante bien. Casi el cien por ciento de estas baterías pueden ser recicladas, que hace que las
baterías viejas no se conviertan en un problema.

La mayor desventaja de una batería para potenciar coches, como se ha mencionado en la última
sección, es el tiempo requerido para recargar las baterías. Con la tecnología de baterías de litio, un
coche eléctrico cargado puede viajar una distancia comparable a un vehículo de combustión interna
con el tanque lleno, pero sigue teniendo que recargarse al final del día. En el presente, esto
significa que un coche eléctrico vacío de carga, estará fuera de servicio unas cuantas horas antes
de volver a estar cargado. Esto es realmente una gran desventaja.

En el futuro, tecnologías de recarga más rápidas estarán disponibles, pero a corto plazo, estos
vehículos no son una buena opción para los viajes de larga duración. De todos modos, muchos de
nuestros viajes en coche suelen ser trayectos cortos, por lo que este tipo de vehículos seguirán
siendo una buena opción para moverse por la ciudad.

Otra desventaja de las baterías de los coches eléctricos es su peso. Al tener que hacer mucho más
que las tradicionales baterías de coche, deben ir unidas en grupo o paquetes, para poder proveer
de potencia adicional. Esta colección de baterías es pesada. El paquete de baterías en un Tesla
Roadster puede llega hasta los 450 kilos. Esto es mucho peso para llevar y reduce el rendimiento
del coche. Se está estudiando crear baterías más ligeras y también con la utilización de materiales
que reduzcan el peso total del coche.
Como prevenir la electricidad estática del coche

La mayoría de nosotros habrá experimentado alguna vez un calambre al salir del coche al tocar el
la chapa con la mano. Más que nada es el susto que nos metemos ya que ni siquiera llega a hacer
daño, aunque si puede resultar algo molesto. El problema es causado por una simple electricidad
estática. Suele estar relacionado con la temporada en la que estamos, antes de los mese de
invierno y cuando el aire viene muy caliente. La primavera y las épocas de alta humedad, ayudan a
reducir la cantidad de estática. También es importante la ropa que llevamos, ya que el poliéster y
el nylon pueden provocar este tipo de fenómenos debido al rozamiento con los asientos del coche.
Un cambio al algodón puede frenar estos chispazos de estática. También existe la posibilidad de
poner una tira anti-estática en la parte de atrás del coche rozando el suelo, aunque hay más
opciones.

Damos algunos consejos a continuación para evitar en lo posible, estas molestas chispas que nos
pueden sobresaltar:

Vigila la ropa que te pones. Las ropas sintéticas incrementan las posibilidades de que tengas
descargas estáticas al salir del coche.
El calzado también es importante. El calzado con suela de goma, hace que se reduzcan este
tipo de problemas.
Cuando te vayas a bajar del coche, agarra la parte metálica de la puerta durante unos
segundos antes de tocar con el pie en el suelo. La carga estática se balancea cuando todavía
estás sentado, y cuando te levantes, tu ropa no tiene la carga opuesta para mantenerla
donde está. Poniendo la mano en el marco de la puerta y levantándote después, deja que la
descarga sea más lenta y no se note. Otra opción es coger las llaves de nuestro vehículo y
tocar el marco de la puerta con ellas según sales. Prueba a ver si te funciona.
Puedes ponerte una pulsera anti-estática, si el problema empieza a ser algo inaguantable. Se
venden en la mayoría de tiendas de electrónica y electricidad. Lo que hacen es indicar un
camino a tierra para la descarga.
Prueba a tocar el cristal al salir del coche. En ocasiones con eso es suficiente para realizar la
descarga.
Existen ciertos sprays anti-estáticos que se pueden echar en los asientos y en el suelo del
coche. Durante un tiempo, nos olvidaremos de la electricidad estática de nuestro coche.
Un pequeño truco es tocar la chapa con el nudillo cuando sales de automóvil. El nudillo es
mucho menos sensible que los dedos y no sentirás el calambre.

Como podemos ver, hay varias formas de evitar esta molestia. Pruébalas y comprueba cual es la
que mejor te funciona. En poco tiempo, nos habremos olvidado de estos pequeños sustos
eléctricos.
Funcionamiento de la suspensión en los coches

Cuando la gente piensa en el rendimiento de un automóvil, normalmente piensan en los caballos


de potencia, el torque o la típica aceleración de cero a 100 kilómetros por hora. Sin embargo toda
la potencia generada por el motor es inútil si el conductor no puede controlar el coche. Este es el
motivo por el que los ingenieros centraron su atención en los sistemas de suspensión tan pronto
como consiguieron controlar el motor de combustión interna de cuatro tiempos.

El trabajo de la suspensión de un coche es maximizar la fricción entre los neumáticos y la


superficie de la carretera par proveer de una estabilidad en el direccionamiento y para asegurar la
comodidad de los pasajeros. Si una carretera fuera perfectamente plana, lisa y con ninguna
irregularidad, la suspensión no sería necesaria. El problema es que las carreteras están muy lejos
de ser planas. Incluso las autopistas recientemente pavimentadas, tienen pequeñas imperfecciones
que pueden interactuar con las ruedas del coche. Son estas imperfecciones las que aplican fuerza a
los neumáticos.

Según las leyes de Newton sobre el movimiento, todas las fuerzas tienen tanto magnitud como
dirección. Un bache en la carretera causa que la rueda se mueva hacia arriba y abajo perpendicular
a la superficie de la carretera. La magnitud depende de si la rueda ha cogido un bache gigante o
solo una pequeña protuberancia. De cualquiera de las maneras, la rueda del coche experimenta
una aceleración vertical mientras pasa sobre una imperfección.

Sin un sistema que intervenga, toda la energía vertical de la rueda se transfiere a la estructura, la
cual se mueve en la misma dirección. En esta situación, las ruedas pueden perder contacto con la
carretera completamente. Entonces, con la fuerza de la gravedad, las ruedas golpearían de nuevo
contra la superficie de la carretera. Lo que se necesita es un sistema que pueda absorber la
energía de la aceleración vertical de la rueda, permitiendo a la estructura y el cuerpo del vehículo
siga su camino normalmente mientras las ruedas golpean la carretera.

El estudio de las fuerzas que trabajan al moverse un coche se llama dinámica de los vehículos y se
deben entender algunos de los conceptos para apreciar porque se necesita la suspensión en primer
lugar. Muchos ingenieros automovilísticos consideran las dinámicas de un coche en movimiento
desde dos perspectivas:

La habilidad de un coche de salir suavemente de una carretera con muchos baches.


La habilidad del coche la acelerar de forma segura, frenar y girar.

Todo esto se puede resumir en como el vehículo puede absorber los golpes y vibraciones, aislando
la cabina donde van los pasajeros, e impidiendo oscilaciones del vehículo. En la siguiente parte del
artículo, veremos las partes de las que se compone una suspensión común. Lo puedes ver
pulsando aquí
Partes de la suspensión

La suspensión del coche es realmente parte del chasis, lo cual compone todos los sistemas
importantes localizados debajo del cuerpo del coche. Estos sistemas incluyen la estructura de la
base, la cual es un componente que lleva la carga que soporta el motor del vehículo y todo el
cuerpo, que a su vez está sostenido por la suspensión. También está el sistema de suspensión que
soporta el peso y absorbe los golpes y ayuda a mantener el contacto de los neumáticos con el
suelo. El sistema de dirección, el cual es el mecanismo que habilita al conductor para guiar y
conducir el coche. Por supuesto, tenemos los neumáticos y ruedas que hacen posible el
movimiento del vehículo mediante la fricción con la carretera.

Por lo tanto, la suspensión es solo uno de los sistemas principales de cualquier vehículo. Con esta
idea general en mente, es momento de ver los tres componentes fundamentales de cualquier
suspensión: Los muelles, los amortiguadores y las barras de suspensión.

Hoy en día, hay varios diseños cuando hablamos de muelles para la suspensión. Uno de los más
comunes son los muelles de bobina o de espiral. Se comprimen y expansionan para poder absorber
el movimiento de las ruedas. Otro tipo son los muelles de hoja, que consisten en varias láminas de
metal unidas entre si para actuar como una única unidad. Son algo antiguas, y hoy en día se
pueden encontrar en ciertos camiones o vehículos de para transportar carga. Otro tipo son las
barras de torsión, que usan las propiedades de una barra metálica para proveer de una función
parecida al muelle en espiral. Por último están los muelles aéreos, que consisten en una cámara
cilíndrica de aire posicionado entre la rueda y el cuerpo del coche.

Los amortiguadores son los dispositivos encargados de absorber las vibraciones. Si no hay un
sistema de amortiguadores presente, los muelles de la suspensión extenderán y liberarán la
energía que absorbe de un bache de forma incontrolada. El muelle continuará rebotando a su ritmo
natural hasta que toda la energía se haya usado. Esto hará incontrolable el coche.

Lo amortiguadores minimizan y reducen la magnitud de las vibraciones del movimiento al convertir


la energía cinética de los movimientos de suspensión, en energía calorífica que puede ser disipada
mediante fluido hidráulico. Es básicamente una bomba de aceite emplazada entre la estructura del
coche y las ruedas. Los amortiguadores funcionan en dos ciclos – el ciclo de compresión y el ciclo
de extensión. La compresión ocurre cuando el pistón se mueve hacia abajo, comprimiendo el fluido
hidráulico en la cámara interior. La extensión ocurre cuando el pistón se mueve hacia arriba en
dirección contraria. Con este simple movimiento, el ciclo de compresión y extensión controla el
movimiento del peso de toda la estructura que sostiene.

Las barras de suspensión se usan con los amortiguadores para dar al coche una estabilidad
adicional. Es básicamente una barra que cruza la estructura de la base y efectivamente une cada
lado de la suspensión en una pieza. Cuando la suspensión en una rueda se mueve hacia arriba y
abajo, la barra de suspensión transfiere el movimiento a la otra rueda. Esto reduce la oscilación y
estabiliza el movimiento. En particular, evita los movimientos de la suspensión cuando se toman
curvas, por lo cual suelen venir de serie en la mayoría de los coche.
¿Cómo funciona un triturador de vehículos ?

Por muy bonito y espectacular que se un coche, tiene un final, como todo en la vida. Todos los
coches que aparecen hoy en día como modelos brillantes y atractivos, algún día descansarán en un
desguace de vehículos. Muchos de los coches tienen una cita con el triturador de vehículos, el cual
es una masiva máquina con el único propósito de comprimir un coche hasta dejarlo en forma de un
diminuto cubo o una lámina casi plana de metal. A continuación, veremos qué es un triturador de
vehículos, el cual seguro que hemos visto en alguna película y donde frecuentemente el héroe
tiene que escapar de un automóvil a punto de ser aplastado por una de estas máquinas.

Un triturador de vehículos es una pieza de maquinaria usada para comprimir los restos de metal de
un coche que ya está obsoleto y después de que se hayan recuperado las partes que todavía
pueden valer. Comprimirlos de esta manera ahorra mucho espacio cuando son almacenados o
transportados en camión o tren a un centro de reciclaje. El triturador es simplemente otro paso del
proceso de reciclaje de automóviles. Puede también ser usado para compactar otras formas de
metal en desuso, como puede ser maquinaria antigua que ya no vale.

Las trituradoras pueden ser móviles o estáticas. Las más antiguas suelen ser estáticas – una vez
que son puestas en un punto para que realicen su trabajo, se quedan ahí. Hoy en día, la mayoría
de los trituradores de vehículos son móviles. Son construidos sobre un camión trailer normalmente
estandarizado para este uso. Pueden ir a una localización, realizar su trabajo y después moverse a
otro sitio para seguir trabajando en un proyecto diferente. Esto ayuda a recortar los costes en los
desguaces – en lugar de comprar una máquina muy cara para un solo desguace, pueden dividir los
costes con otros desguaces o alquilar la máquina un número de veces al mes.

Prácticamente todos los trituradores de vehículos modernos usan una prensa hidráulica para poder
aplastar los automóviles. Un motor grande pone en marcha una bomba que empuja fluido
hidráulico a unos grandes cilindros. Usando los principios de la multiplicación por fuerza, un
sistema hidráulico puede generar una fuerza de más de 150 toneladas en una pila de coches. La
presión consiste de diferentes partes:

La plataforma donde son puestos los coches.


El disco o plato de triturado, el cual se levanta para dejar espacio a los coches, y luego cae
para aplicar la fuerza de triturado.
El motor, la bomba, las válvulas, los tubos y otras partes del sistema hidráulico.
Barras laterales que alinea el disco de triturado y asegura que la fuerza es aplicada de una
forma distribuida.

En algunos tipos de triturador de vehículos, otro mecanismo paralelo empuja otro disco de triturado
en una dirección lateral. Una vez que el vehículo esta totalmente plano. El mecanismo lateral
empieza su acción de triturado formando una figura compacta. Algunos usan “garras” especiales
que almacenan los coches en columnas perfectamente formadas. Aparte de esto, un sistema de
aceite esta ubicado debajo de la plataforma de triturado. Cuando el aceite del motor y otros fluidos
caen de los automóviles triturados, llegan a este sistema donde se almacenan para un posterior
reciclado.

En la siguiente parte del artículo, veremos algunos tipos más de triturador de vehículos y como se
manejan estas grandes máquinas.
Otros tipos de aplasta coches

Hay otras clases de trituradores de coches, como por ejemplo los de martillo, que usan grandes
platos o ruedas giratorias que aplasta cualquier cosa en pequeños trozos. Sin embargo, estos
últimos se suelen usar más frecuentemente en industrias que están machacando rocas. Los auto
recicladores pueden usarlos para convertir los metales en trozos mucho más pequeños, aunque
este es raramente el primer paso en el proceso de reciclaje de los coches. Algunas estaciones de
trituración usan un gran electroimán en un brazo móvil para “coger” los metales de los coches y
dejarlos caer en el triturador. Algunas máquinas utilizan estos electroimanes para separar las partes
metálicas de materiales no ferrosos. Los trituradores de vehículos deben ser hechos de acero
reforzado. El material debe ser más duro de lo que vaya a triturar. Esta robustez es el motivo por
el que algunos trituradores originales hechos en los años setenta, estén todavía operativos hoy en
día.

Las funciones básicas de un aplasta coches no han variado mucho desde que fueron inventados en
los setenta. Las mejoras en estos trituradores se han centrado en dos áreas: facilidad de uso y una
configuración y velocidad de trituración buenas. Las viejas trituradoras necesitaban más de un
operador, y realizar toda la operación de triturado podía llevar bastante tiempo. Las nuevas
trituradoras tienen una sencilla botonera que puede ser manejada por un solo operador. Estas
máquinas más rápidas, trituran muchos más coches por minuto y son mucho más eficientes
realizando su trabajo, y por tanto más ganancias para los propietarios.

Una vez que el coche llega al desguace o al centro de triturado, pasa por varios procesos antes de
ser convertidos en trozos de metal:

El coche es desprovisto de todas las partes que funcionan. Por ejemplo, el vehículo puede
tener un motor estropeado pero con la transmisión intacta. Estas partes se pueden retirar
para revender. Hay un gran número de piezas que pueden ser revendidas, como por ejemplo
carburadores, volantes, ruedas, partes de la suspensión, o incluso el mismo motor si está en
buenas condiciones.
Algunos materiales de riesgo son retirados. Las baterías son quitadas y los productos químicos
del aire acondicionado son eliminados. El tanque de la gasolina es retirada y limpiada (y
vendida si está bien).
El coche es colocado en el desguace hasta que sea momento de triturarlo. Puede estar ahí
unas horas o meses, dependiendo de cómo se haya catalogado y ordenado.
Una vez que es el turno para que el vehículo se triturado, es colocado en la plataforma
correspondiente con un brazo con una garra de agarre o un electroimán. Algunas trituradoras
tienen una grúa con los cualquier de los elementos mencionados antes, que están construidos
en la propia trituradora.
El operador activa el mecanismo hidráulico, aplastando los coches lo máximo posible. Los
coches ocuparán menos de la mitad del espacio que tenían originalmente, y en algunas
ocasiones ocupando solo un diez por ciento de su tamaño inicial. Los aplastados que quedan
depende del triturador y el tipo de coche.
Los coches son cargados en camiones o trenes, y llevados a una planta de reciclaje donde
serán convertidos en piezas de metal de diferentes tamaños y formas.

La necesidad principal de utilizar los trituradores de vehículos es por tema de espacio. De todos
modos, aparte de ser un negocio lucrativo, también tiene una repercusión beneficiosa en el medio
ambiente. Según algunos estudios, reciclar metales requiere un setenta por ciento menos de
energía que crear nuevos metales desde cero. Es también más barato, al no tener que recurrir a
minas para producirlo.
El sistema de óxido nitroso en el motor

El sistema que utiliza el óxido nitroso es igual al utilizado por clorato de sodio para almacenar
oxígeno. En ambos, se libera el oxígeno al calentarlo. Cuando se calienta el óxido nitroso a unos
300 grados centígrados, se divide en oxígeno y nitrógeno. Por lo tanto, la inyección de óxido
nitroso en el motor significa que hay más oxígeno disponible durante la combustión. Al tener más
oxígeno, también se puede inyectar más combustible, permitiendo al mismo motor producir más
potencia. El óxido nitroso es una de las maneras más simples de proveer un incremento
significativo de caballos de potencia a cualquier motor de gasolina.

El óxido nitroso tiene otro efecto que mejora el rendimiento aun más. Cuando se vaporiza, el óxido
nitroso provee de un significativo efecto de refrigeración en la entrada del aire. Cuando se reduce
la temperatura en esta entrada de aire, se aumenta la densidad del aire, y esto proporciona aun
más oxígeno dentro del cilindro. El único problema con el óxido nitroso es que es bastante
voluminoso y el motor necesita mucha cantidad. Como cualquier gas, ocupa mucho espacio incluso
cuando está comprimido en un estado líquido. Para hacernos una idea, un motor de cinco litros
funcionando a cuatro mil revoluciones por minuto, consume unos diez mil litros de aire por minuto,
por lo que necesitaría una tremenda cantidad de óxido nitroso para hacer que un coche funcionara
continuamente. Por tanto, un vehículo solo transporta unos pocos minutos de óxido nitroso, y el
conductor lo usa de una forma muy selectiva apretando un botón para liberarlo.