Sunteți pe pagina 1din 8

1

Del Pensamiento Sistémico al Pensamiento Complejo


Manuel Alcántara Ramírez

Estamos asistiendo al florecimiento de tecnologías que están


transformando la sociedad de manera sustancial, como las tecnologías de
información y comunicaciones (TIC) y que han permitido probablemente un
mundo “mejor” y también participamos del nacimiento de otras tecnologías
cuyo alcance aún no se puede predecir o acotar como la genética, la
nanotecnología, la bioinformática, etc. Pero subidos en este “Jet de
modernidad” debemos considerar un espacio para reflexionar sobre lo
avanzado, sobre lo que nos depara el futuro y plantear cuestionamiento
sobre lo actuado, que hemos hecho, que estamos haciendo y de que
manera y preguntarnos si de repente pudimos actuar de una manera
diferente, etc.

Al reflexionar estos cuestionamientos llegamos inevitablemente al estudio


de nuestra forma de pensar, de conocer y de actuar, es decir estamos frente
a una postura epistemológica que involucra necesariamente el estudio de
paradigmas. Dentro de los paradigmas actuales se encuentra el “Paradigma
de la complejidad”. Las primeras referencias al paradigma de la
complejidad las da Edgard Morin (1977, 1980, 1984, 1986, 1991, 1994,
1995, 1996), en contraposición a lo que denomina paradigma de la
simplificación. Morin plantea la necesidad de construir un Pensamiento
Complejo y la importancia de una acción ciudadana orientada por una forma
de posicionarse en el mundo que recupera los valores de la modernidad.
Morin (2001), define siete principios básicos que guían el pensamiento
complejo, considerándolos complementarios e interdependientes. Sitúa el
“principio sistémico o organizacional” bajo el que se relaciona el
conocimiento de las partes con el conocimiento del todo; el “principio
hologramático” que incide en que las partes están dentro del todo y el todo
está en cada parte; el “principio retroactivo” que refleja cómo una causa
actúa sobre un efecto y, a su vez, éste sobre la causa; el “principio
recursivo” que supera la noción de regulación al incluir el de auto-
producción y auto-organización; el “principio de autonomía y dependencia”
2

en el que expresa la autonomía de los seres humanos pero, a la vez, su


dependencia del medio; el “principio dialógico” que integra lo antagónico
como complementario; el “principio de la reintroducción del sujeto” que
introduce la incertidumbre en la elaboración del conocimiento al poner de
relieve que todo conocimiento es una construcción de la mente.

Pero como el propio Morín afirma, el surgimiento del Pensamiento Complejo


no es producto de la inspiración espontanea, sino por el contrario es el
resultado de 35 años de arduo trabajo sobre la base de paradigmas,
teorías, ciencias, pensamiento científico, posiciones, conversaciones
disciplinarias, aproximaciones, creaciones artísticas, literarias o tecnológicas
que han contribuido y continúan contribuyendo a la construcción de este
paradigma emergente. Se reconoce como los pilares fundamentales de
esta construcción a la Teoría General de Sistemas y el Pensamiento
Sistémico, a la Cibernética, a la Teoría del Caos y la Teoría de la
Información, entre otras.

La Teoría General de Sistemas, es la creación de un biólogo, Ludwig Von


Bertalanffy y esto es importante porque su intención fue tener un modelo,
una herramienta que explicara el funcionamiento de un organismo, de un
sistema fluyente, Bertalanffy definió los organismos como sistemas
fluyentes en el sentido que su supervivencia depende de que fluyan a su
través materia, energía e información compatibles con su supervivencia.
Bertalanffy terminó creando un nuevo paradigma denominado Sistémica o
Pensamiento Sistémico.

El pensamiento sistémico1 es la actitud del ser humano, que se basa en la


percepción del mundo real en términos de totalidades para su análisis,
comprensión y accionar, a diferencia del planteamiento del método
científico, que sólo percibe partes de éste y de manera inconexa.

El pensamiento sistémico aparece formalmente hace unos 50 años atrás, a


partir de los cuestionamientos que desde el campo de la Biología hizo
1
Instituto Andino de Sistemas, Lima, Perú http://www.iasvirtual.net/queessis.htm
3

Ludwig Von Bertalanffy, quien cuestionó la aplicación del método científico


en los problemas de la Biología, debido a que éste se basaba en una visión
mecanicista y causal, que lo hacía débil como esquema para la explicación
de los grandes problemas que se dan en los sistemas vivos. Este
cuestionamiento lo llevó a plantear una reformulación global en el
paradigma intelectual para entender mejor el mundo que nos rodea,
surgiendo formalmente el paradigma de sistemas.

El pensamiento sistémico es integrador, tanto en el análisis de las


situaciones como en las conclusiones que nacen a partir de allí, proponiendo
soluciones en las cuales se tienen que considerar diversos elementos y
relaciones que conforman la estructura de lo que se define como "sistema",
así como también de todo aquello que conforma el entorno del sistema
definido. La base filosófica que sustenta esta posición es el Holismo (del
griego holos = entero).

Bajo la perspectiva del enfoque de sistemas la realidad que concibe el


observador que aplica esta disciplina se establece por una relación muy
estrecha entre él y el objeto observado, de manera que su "realidad" es
producto de un proceso de co-construcción entre él y el objeto observado,
en un espacio –tiempo determinados, constituyéndose dicha realidad en
algo que ya no es externo al observador y común para todos, como lo
plantea el enfoque tradicional, sino que esa realidad se convierte en algo
personal y particular, distinguiéndose claramente entre lo que es el mundo
real y la realidad que cada observador concibe para sí. Las filosofías que
enriquecen el pensamiento sistémico contemporáneo son la fenomenología
de Husserl y la hermenéutica de Gadamer, que a su vez se nutre del
existencialismo de Heidegger, del historicismo de Dilthey y de la misma
fenomenología de Husserl.

La consecuencia de esta perspectiva sistémica, fenomenológica y


hermenéutica es que hace posible ver a la organización ya no como que
tiene un fin predeterminado (por alguien), como lo plantea el esquema
tradicional, sino que dicha organización puede tener diversos fines en
4

función de la forma cómo los involucrados en su destino la vean, surgiendo


así la variedad interpretativa. Estas visiones estarán condicionadas por los
intereses y valores que posean dichos involucrados, existiendo solamente
un interés común centrado en la necesidad de la supervivencia de la misma.

Así, el Enfoque Sistémico contemporáneo aplicado al estudio de las


organizaciones plantea una visión inter, multi y transdisciplinaria que le
ayudará a analizar a su empresa de manera integral permitiéndole
identificar y comprender con mayor claridad y profundidad los problemas
organizacionales, sus múltiples causas y consecuencias. Así mismo, viendo
a la organización como un ente integrado, conformada por partes que se
interrelacionan entre sí a través de una estructura que se desenvuelve en
un entorno determinado, se estará en capacidad de poder detectar con la
amplitud requerida tanto la problemática, como los procesos de cambio que
de manera integral, es decir a nivel humano, de recursos y procesos, serían
necesarios de implantar en la misma, para tener un crecimiento y desarrollo
sostenibles y en términos viables en el tiempo.

A raíz de la teoría del caos comienza realmente a resurgir toda una serie
de posibilidades increíbles en términos de nuevas comprensiones, nuevos
entendimientos, nuevos paradigmas. Es interesante porque la teoría del
caos en esencia lo que dice es que el orden emerge del caos, realmente
debería ser entendida y conocida como la teoría del orden , pero quedó así y
de ella surgen una serie de increíbles caminos científicos y de tecnología
muy bellos , ahora todo lo comprendemos dentro de los paradigmas de
sistemas complejos, que son tantas las variables que no podemos
controlarlos pero si puedes predecir comportamientos en términos
estadísticos , y de teoría del caos traemos aquello que una pequeña
perturbación en el sistema puede alcanzar grandes desviaciones y surge
todo un nuevo lenguaje a acerca de las propiedades emergentes y vienen
precisamente en las áreas de las ciencias naturales todo un gran
movimiento buscando estos nuevos corredores, tratando de comprender a
los organismos de otra forma como los términos de autopoiesis, se abre un
panorama muy interesante que surge a raíz de la teoría del caos que
finalmente lo único que quiere dar a entender es que existe un orden en el
universo del cual formamos parte.
5

Autopoiesis es una palabra que se está usando actualmente y viene del


griego Auto= “Si mismo” y Poiesis= “Construcción”, es una palabra que
define la forma en que el organismo se mantiene a través del tiempo, el
organismo nace, crece, se desarrolla, se degrada y perece, esto lo hace a
través de la constante reparación, la constante creación de sí mismo:
Nuestras células están constantemente muriendo, necesitan ser
remplazadas, el organismo hace esto para mantenerse en sobre el tiempo
podemos pensar en un momento dado que la masa corporal de una persona
tiene un año y 4 meses de vida sin embargo su memoria puede tener 40
años pero el cuerpo todas sus célula fueron remplazadas en los últimos
meses. Así es como nos mantenemos vivos, la calidad con que háganos de
nuestra existencia. Este pensamiento induce a percibir la posibilidad de
mantener una excelencia en la calidad de nuestras vidas a través de la
autopoiesis, dándole a nuestro cuerpo las sustancias que necesita para
poder hacer este trabajo.

La "Cibernética”, proviene del griego kybernetikée‚ es un término que


significa el arte de gobernar, utilizado por primera vez en 1834 por André-
Marie Ampere. En sentido amplio "la Cibernética pertenece a la ciencia de la
pauta y la organización". Según Heinz von Foerster la historia de la
cibernética se puede observar como un proceso que se desarrolla en tres
niveles de complejidad: una Cibernética de "0 orden", implícita, la
Cibernética de "1er. Orden", re-flexión explicitada en la obra de Norbert
Wiener (1948), y una Cibernética de "2do Orden". Herón de Alejandría en el
año 62 A. C. fue el primero que inventó un sistema cibernético. Este sistema
consistía en un mecanismo de retroalimentación negativa que regulaba el
líquido que salía de una jarra al llenar un vaso, y se detenía en un
determinado momento previsto anteriormente. El sistema de
autorregulación se aplicó ya en ese entonces, pero no hubo desarrollos
teóricos o reflexiones a ese respecto.

Norbert Wiener (1954/1967) estudiando la conducta de tiro de los cañones


antiaéreos para poder optimizar su objetivo, utiliza el principio de
retroalimentación o feedback como una de las bases de su teoría. Dicho
6

principio hace referencia a un mecanismo que reintroduce en el sistema los


resultados de su desempeño. De esta manera la información sobre los
efectos retroactúa sobre las causas convirtiendo el proceso de lineal en
circular. Para que se pueda producir este movimiento de control es
necesario tener un sensor que de información respecto a la posición actual
del sistema en relación al estado deseado, de manera tal que los
mecanismos de corrección de la desviación entre uno y otro puedan actuar.
Wiener consideró que el principio de corrección del error es el mismo en las
máquinas y en los seres humanos. Este principio está basado en los
mecanismos de activación y corrección del error. Wiener lo denominó
"Control y comunicación en el animal y la máquina" y acuñó el término
Cibernética en 1948. "Warren MacCulloch (1965) la describió como una
epistemología experimental centrada en la 'comunicación dentro del
observador y entre el observador y el medio'".

Fue Magoroh Maruyama (1963) quien definió esta etapa como "segunda
cibernética" El consideró que todo sistema viviente depende para su
supervivencia de dos procesos: "morfostasis" y "morfogénesis". El primero
se refiere al mantenimiento de la constancia de un sistema a través de
mecanismos de retroalimentación negativa. El segundo, por el contrario, a
la desviación, variabilidad del sistema a través de mecanismos de
retroalimentación positiva. Según Maruyama, en cada situación, los
procesos de desviación y de amplificación se equilibran mutuamente.

A partir de los trabajos del físico Ilya Prigogine sobre "orden a partir de la
fluctuación" se empieza a considerar que la desviación y los procesos que
promueven el desorden y la desorganización no necesariamente son
destructivos. Las desviaciones o fluctuaciones, si se mantienen y no son
contrarrestadas por mecanismos correctores, producen una bifurcación que
genera un salto cualitativo hacia una nueva organización. En esta segunda
etapa del desarrollo del pensamiento cibernético la ampliación de la
desviación y los mecanismos de retroalimentación positiva, procesos
favorecedores del cambio, adquieren un nuevo status, son considerados
esenciales para la evolución de los sistemas vivientes.
7

Los nuevos desarrollos de la física quántica, los aportes del filósofo Ludwig
Wittgenstein, del neurofisiólogo Warren MacCulloch, del físico, cibernetista,
biomatemático y filósofo Heinz von Foerster y los biólogos chilenos
Humberto Maturana y Francisco Varela constituyen los pilares sobre los que
se ha configurado el territorio de la cibernética de segundo orden.

En 1972, la presidenta de la Asociación Norteamericana de Cibernética,


Margaret Mead, pronuncia un discurso titulado "Cibernética de la
cibernética". Es el Profesor Heinz von Foerster quien sugiere cambiar este
nombre por "Cibernética de Segundo Orden" o "Cibernética de los Sistemas
Observantes" diferenciándola de la Cibernética de Primer Orden definida
como Cibernética de los Sistemas Observados. La epistemología tradicional
considera que la realidad existe independientemente de quien la observa. El
pensamiento científico se basa en esta premisa al considerar que la
objetividad en la ciencia es fundamental y que por lo tanto, las propiedades
del observador no deben estar incluidas en la descripción de sus
observaciones.

Finalmente Morin afirma que debemos buscar continuar con la revolución


del conocimiento, tendientes a entender lo que significa un ser humano,
conocimiento que no lo vamos a encontrar en las disciplinas en disyunción
sino por el contrario en un entretejido complejo de transdisciplinariedad, es
decir en el marco de un Pensamiento Complejo.

Bibliografía:

BERTALANFFY, L. (1986). Teoría general de los sistemas, fundamentos,


desarrollo y aplicaciones. México: Fondo de Cultura Económica.
MATURANA, H. VON FOERSTER, H. (1988). Biología, cibernética y
comunicación. Seminario organizado por la Asociación sistémica de Buenos
Aires, Argentina.
MATURANA, H. VARELA, F. (1972). De máquinas y seres vivos. Santiago de Chile,
Universitaria.
MORIN, E. (1977; Traducción cast. 1986). El método I: La naturaleza de la
naturaleza. Madrid: Cátedra.
8

MORIN, E. (1980; Traducción cast. 1987). El método II: La vida de la vida.


Madrid: Cátedra.
MORIN, E. (1984). Ciencia con conciencia. Barcelona: Anthropos.
MORIN, E. (1986; Traducción cast. 1988). El método III: El conocimiento del
conocimiento. Madrid: Cátedra.
MORIN, E. (1991; Traducción cast. 1992). El método IV: Las ideas. Su hábitat,
su vida, sus costumbres, su organización. Madrid: Cátedra.
MORIN, E. (1994). Introducción al pensamiento complejo. Barcelona: Gedisa.
MORIN, E. (1996) La crisis de la cultura contemporánea y la reforma
necesaria del pensamiento, en: Jiménez, A. (Dir) Comunicación y Educación,
vol. 1, pp. 157-168. Granada: Armando Jiménez Correa.