Sunteți pe pagina 1din 2

LA DOBLE MORAL UN GRAN PROBLEMA ETICO EN LA SOCIEDAD COLOMBIANA

PIEDAD CABALLERO SUAREZ ELIANA DIAZ DIAZ JOSE POLO MONTENEGRO Esp.LEONARDO JAVIER ALVAREZ ALVIS Docente Académico
PIEDAD CABALLERO SUAREZ
ELIANA DIAZ DIAZ
JOSE POLO MONTENEGRO
Esp.LEONARDO JAVIER ALVAREZ ALVIS
Docente Académico

UNIVERSIDAD DEL MAGDALENA INSTITUTO DE EDUCACION ABIERTA Y A DISTANCIA CERES PIVIJAY SUB REGION RIO

AREA DE ECONOMIA, ADMINISTRACION, CONTADURIA Y AFINES PROGRAMA DE TECNOLOGIA EN ADMINISTRACION PÚBLICA ETICA PROFESIONAL VI SEMESTRE

PIVIJAY

2013

LA DOBLE MORAL UN GRAN PROBLEMA ETICO EN LA SOCIEDAD COLOMBIANA

La doble moral en la sociedad colombiana es un acto que se práctica día a día, y el cual sin darnos cuenta se ha convertido de un vicio a un hábito, a una costumbre, que al ponerse en descubierto no causa ya asombro, ni rechazo por los ciudadanos del común, porque les es indiferente, están cansados de reprocharlos o quizás no tienen también la moral para juzgarlos.

Son muchos los factores que inciden en esta problemática de acuerdo al ejercicio o profesión
Son muchos los factores que inciden en esta problemática de acuerdo al ejercicio
o profesión que desarrolle la persona, por ejemplo el político con una doble moral
gana adeptos, votos, aumenta su peculio; el empleado gana un ascenso, jerarquía
en la empresa; o también de acuerdo a situaciones desfavorable que esté
pasando la persona en su vida como la falta de recursos económicos, problemas
familiares y les proponen ser testaferro, ser mula, u otro negocio ilícito que le
promete cambiar o mejorar sus condiciones de vida, lo aceptan sin vacilación y se
sienten obligados a cometer ese acto de doble moral, ya que aparenta llevar una
vida normal, o muchas veces basta con decir una mentira “piadosa” para
conseguir lo que queremos.
En Colombia estamos acostumbrados a escuchar el doble discurso producto de la
doble moral que, paulatinamente, va invadiendo la mente de nuestros políticos
quienes jamás niegan nada a sus copartidarios y amigos, en el momento de hacer
sus promesas y predican ser el cambio para una sociedad, pero a la postre
resultan no ser igual que sus antecesores, sino peores, y el tan anhelado cambio,
el desarrollo y las mejores oportunidades de vida, nunca llegan, se desvanecen,
con esto podemos decir que con una doble moral podemos jugar con el sentir de
un pueblo, de una persona, y con esto los valores éticos del ser humano se van
perdiendo, conformándose la sociedad de la mentira, del engaño, de la hipocresía
que no aporta nada al cambio de mentalidad que necesitamos para vivir en la
sociedad de la verdad, de la justicia y del correcto actuar.

Opinamos que la base de este cambio de mentalidad radica inicialmente en la educación y en la formación que reciben nuestros jóvenes y en el cambio de actitud de toda la ciudadanía para lograr la transformación de la nueva sociedad que queremos, acabando con los viejos vicios de corrupción que corroen al individuo y que contamina toda una sociedad.