Sunteți pe pagina 1din 56

Primera Ley de la Termodinámica: Sistemas Físicos Cerrados

Ríos y Mustafá

PRIMERA LEY DE LA TERMODINÁMICA: SISTEMAS FISICOS CERRADOS 1

1. INTRODUCCIÓN

Un primer vistazo a la Termodinámica lleva a una falsa impresión consistente en la facilidad con la cual ésta puede ser afrontada [1, p. viii].

La Termodinámica es una materia graciosa. La primera vez que usted la estudia, usted no la entiende del todo. La segunda vez que usted la estudia, usted piensa que la entiende, excepción hecha de uno ó dos conceptos. La tercera vez que usted la estudia, usted sabe que no la entiende, pero a esas alturas usted está tan acostumbrado a ella, que esto ya no le preocupa. (Traducción libre de una frase de Arnold Sommerfeld citada por Cengel y Boles [2, p. v]).

La Termodinámica es un tema que necesita ser estudiado no una sino varias veces en niveles avanzados. En la segunda y tercera vueltas…es útil de nuevo repasar las bases de la Primera y Segunda Leyes, esta vez con una secuencia más lógica. (Frase del gurú de la Termodinámica Kenneth Denbigh citada por Levenspiel [3, p. xi]).

El presente overview ó brief review ó repaso sobre los fundamentos de la Termodinámica Clásica, tuvo su origen en la necesidad experimentada al iniciar el curso de Balances de Materia y Energía por parte de los estudiantes del Ciclo de Profesionalización Nocturno en Química Industrial de la Universidad Tecnológica de Pereira (Tecnólogos Químicos graduados varios años atrás). Al reiniciar los estudios universitarios los tecnólogos que regresaban a las aulas, tomaron cursos de nivelación en materias tales como: Matemáticas, Física, Informática, e Idiomas, pero no en el campo de la mal denominada Físico-Química. Este último curso de nivelación, clave para el Ciclo de Profesionalización, fue entonces pospuesto y desde la primera cohorte del nuevo programa quedó, al menos en forma latente, por cuenta del curso de Balances.

La idea que se tuvo al elaborar el presente trabajo 2 fue la de tratar de reconstruir y, de paso, desbrozar ó “aplanar” algunos conceptos fundamentales abstrusos relacionados con la Termodinámica 3 que nos sirvieran para literalmente “rellenar” el bache mencionado; para el efecto nos formulamos la siguiente pregunta: ¿De dónde proceden nuestros conocimientos en este campo? La metodología empleada consistió en viajar varias décadas aguas arriba y partir prácticamente de una base cero en nuestros conocimientos sobre Termodinámica, con lo cual después de muchas horas de revisión exhaustiva de la literatura

1 Trabajo elaborado por los profesores asociados de la Universidad Tecnológica de Pereira, Luis Guillermo Ríos Aguirre de la Facultad de Tecnología, y Yamal Mustafá Iza de la Facultad de Ingeniería Mecánica. La fecha de terminación del mismo es Julio 7 de 2006; la fecha de la última revisión es Marzo 16 de 2007.

2 Posteriormente y con el objeto de integrar los conceptos básicos de las Ciencias Físicas, este contenido (ó partes del mismo) también ha sido empleado satisfactoriamente en otros cursos tales como: Química I, Estequiometría, e Industrias Químicas, los cuales son impartidos por uno de los autores del presente documento en el programa de Tecnología Química de la UTP.

3 Nadie (incluyendo los autores de libros y artículos sobre el tema) entiende la Termodinámica perfectamente [1, p. vii].

Primera Ley de la Termodinámica: Sistemas Físicos Cerrados

Ríos y Mustafá

especializada, se obtuvo un rearreglo de la información pertinente a la Primera Ley de la Termodinámica para los Sistemas Físicos Cerrados, punto de partida para plantear los balances de energía antes mencionados.

Como puede verse, el presente ejercicio académico además de recuperar y sintetizar ó compaginar los mejores conceptos de los más destacados autores sobre el tema, citando rigurosamente las fuentes bibliográficas, contiene importantes ayudas didácticas tales como: La etimología, la sinonimia, las notas históricas 4 , las notas de pie de página, el glosario 5 , y los ejemplos ilustrativos desarrollados aplicando una metodología apropiada para la solución de los problemas de Ingeniería, la cual debe partir de una representación gráfica que ayude a comprender el significado físico del problema por resolver. Esperamos que el presente material cumpla su finalidad, consistente en facilitar los procesos de reinducción de los estudiantes arriba mencionados en el fascinante mundo de la Termodinámica Clásica, de tal manera que posteriormente puedan estudiar los libros de texto tradicionales sin ninguna dificultad.

Por último, coincidimos con Sonntag y Van Wylen [4, p. 16] en la siguiente afirmación:

“No es necesario que el estudiante memorice numerosas ecuaciones, dado que los problemas se resuelven preferiblemente mediante la aplicación de las definiciones y las Leyes de la Termodinámica”. “El objetivo del estudiante debería ser ganar u obtener tanto una comprensión cabal de los fundamentos, como la capacidad para aplicar estos fundamentos a los problemas de Termodinámica”.

2. TERMODINÁMICA

La palabra Termodinámica 6 se deriva de las palabras griegas thérme que significa calor 7 8 y dynamis que significa trabajo [2, p. 2]. La Termodinámica es una Ciencia de la Ingeniería 9

4 En frase lapidaria, dirigiéndose a los estudiantes de su universidad, decía Abraham Jacobi: “Igual que no podeís comprender ni la estructura ni la marcha de vuestro país si no conocéis su historia, así también, sin el conocimiento de la historia de vuestra especialidad no seréis verdaderos ciudadanos de vuestra profesión” (frase citada por el Dr. Chávez Rivera, eminente cardiólogo mexicano, en sus libros sobre esta especialidad).

5 A la luz de la pedagogía moderna el presente trabajo también podría ser considerado como un “estudio de caso” y el producto del análisis del mismo, por parte de los estudiantes en reinducción, sería la confección de un glosario breve que contenga las mejores definiciones de los términos de uso cotidiano en Termodinámica; en estas condiciones se estaría tomando prestada la metodología de las mal llamadas “ciencias blandas” para ser aplicada en las Ciencias de la Ingeniería.

6 El término Termodinámica fue usado por primera vez en una publicación escrita por Lord Kelvin, William Thomson (Inglaterra, 1824-1907) en 1849. El primer libro de texto de Termodinámica fue escrito en 1859 por el ingeniero William John MacQuorn Rankine (Escocia, 1820-1872), Profesor de la Universidad de Glasgow [2, p. 2].

7 La variable clave en la Termodinámica, como su nombre lo sugiere, es la temperatura [8, p. 8].

8 La ciencia de la Termodinámica nació en el siglo XIX dada la necesidad de describir la operación de las máquinas de vapor y de delimitar las funciones que éstas podían cumplir. De esta manera el nombre Termodinámica denota el trabajo desarrollado a partir del calor, con aplicación obvia en las máquinas térmicas, de las cuales la máquina de vapor fue el ejemplo inicial [9, p. 1].

9 El científico está normalmente interesado en obtener una comprensión fundamental del comportamiento químico y físico de cantidades fijas de materia en reposo y usa los principios de la Termodinámica para dar a conocer las propiedades de la materia. Los ingenieros están generalmente interesados en estudiar sistemas y

Primera Ley de la Termodinámica: Sistemas Físicos Cerrados

Ríos y Mustafá

[5, p. 3] que pertenece a la Química Física 10 11 [6, p. 37]. Esta ciencia se basa en la observación experimental [7, p. 16]. Hoy en día, la Termodinámica se conoce como la ciencia “de las tres E’s”, que estudia la energía 12 y sus transformaciones, la entropía y el equilibrio [5, p. 1]. La Termodinámica establece con claridad que la energía y la entropía son las magnitudes que controlan el comportamiento de la materia [10, p. 2].

El mundo de la Termodinámica Clásica ó Termodinámica del Equilibrio ó Termodinámica Reversible es el mundo de los sucesos macroscópicos 13 observables directamente por medio de nuestros sentidos físicos y medibles experimentalmente, y no el submundo atómico 14 [8, p. 65] [14, p. 91]; en otras palabras, la Termodinámica Clásica es un modelo

la forma en la cual éstos interactúan con sus alrededores. Para facilitar esto, los ingenieros extienden los tópicos de la Termodinámica al estudio de sistemas a través de los cuales fluye materia. Los ingenieros usan principios tomados de la Termodinámica y de otras Ciencias de la Ingeniería tales como la Mecánica de Fluidos, la Transferencia de Calor, y la Transferencia de Masa, para analizar y diseñar una amplia variedad de equipos con el propósito de satisfacer las necesidades humanas. Los ingenieros buscan obtener diseños mejorados y de mejor desempeño, lo cual se mide por medio de factores tales como un incremento en la producción de algún ítem deseado, una reducción en la proporción utilizada de un recurso escaso, una reducción en los costos totales, ó un más bajo impacto ambiental [11, p. 1]. Los ingenieros frecuentemente hacen análisis, bien sea en forma explícita como parte de un proceso de diseño ó por algún otro propósito. Los análisis que involucran sistemas termodinámicos usan directa ó indirectamente una ó mas de las tres leyes básicas. Estas leyes, las cuales son independientes de una sustancia ó sustancias particulares en consideración son:

El Principio de la Conservación de la Masa

El Principio de la Conservación de la Energía (Primera Ley de la Termodinámica)

La Segunda Ley de la Termodinámica

Adicionalmente se necesitan otras relaciones entre las propiedades de una sustancia ó sustancias particulares consideradas. La Segunda Ley de la Dinámica de Newton, relaciones tales como el modelo de conducción de calor de Fourier, y los principios de la Economía también pueden jugar un papel. Los primeros pasos en un análisis termodinámico son la definición del sistema y la identificación de las interacciones relevantes con los alrededores. La atención debe focalizarse entonces en las leyes y relaciones físicas pertinentes que permitan describir el comportamiento del sistema en términos de un modelo ingenieril. El objetivo del modelamiento consiste en obtener una representación simplificada del comportamiento del sistema que sea lo suficientemente creíble para el propósito del análisis, aún cuando muchos aspectos mostrados por el sistema real sean ignorados. Obtener modelos satisfactorios requiere experiencia y es una parte del arte de la Ingeniería. El análisis ingenieril es más efectivo cuando se hace de una manera sistemática [11, p. 23].

10 La Química Física es la exploración del mundo de los átomos y las moléculas en términos de las leyes físicas fundamentales; es la Física de la Química. La Química Física comprende las propiedades y la dinámica de las especies aisladas y del agregado de los sistemas, y busca proporcionar una conexión fundamental entre el mundo microscópico y el mundo macroscópico [12, p. 28]. La Química Física, como su nombre lo indica, estudia la correlación entre los fenómenos químicos y físicos [13, p. 17].

11 Las fronteras de la Termodinámica no pueden ser definidas con perfecta exactitud [1, p. vii].

12 Casi todas las discusiones y explicaciones en Química se reducen a una consideración de algún aspecto de una propiedad simple: La energía. La energía determina qué moléculas se pueden formar, qué reacciones pueden ocurrir, la rapidez con que éstas pueden ocurrir, y en cuál dirección una reacción tiene una tendencia a ocurrir. La energía es central para la Química, pero es extraordinariamente difícil dar cuenta satisfactoria de lo que ésta es. Para los propósitos de la Termodinámica (como veremos mas adelante) la energía es la capacidad para hacer trabajo [6, p. 38].

13 La palabra macroscópico se deriva de las palabras griegas macrós que significa grande y scopéo que significa visión. La palabra microscópico se deriva de la palabra griega micrós que significa pequeño [14, p.

43].

14 Ningún modelo de la estructura de la materia a los niveles molecular, atómico, y subatómico se usa directamente en la Termodinámica Clásica. Aunque el comportamiento de los sistemas es afectado por la

Primera Ley de la Termodinámica: Sistemas Físicos Cerrados

Ríos y Mustafá

macroscópico de la Naturaleza [15, p. 82]. Esta ciencia no requiere un conocimiento del comportamiento de las partículas individuales [2, pp. 2,3]. Nicolas Leonard Sadi Carnot (Francia, 1796–1832) viajó hacia la Termodinámica desde el mundo de las máquinas 15 , símbolo de la sociedad industrial de su época, y pretendió mejorar su rendimiento. Ludwig Boltzmann (Austria, 1844–1906), en cambio, lo hizo desde el átomo, símbolo del naciente fundamentalismo científico: Buscó dilatar nuestra comprensión del mundo hasta los niveles mas profundos [8, p. 6].

La Termodinámica 16 Clásica 17 18 estudia los procesos 19 reversibles 20 ó procesos cuasiestáticos 21 ó procesos artificiales ó procesos ideales. La Termodinámica Clásica no

estructura molecular, la Termodinámica Clásica permite la evaluación de aspectos importantes del comportamiento del sistema a partir de observaciones del sistema completo [11, p. 5].

15 En la máquina térmica el calor se transforma en trabajo pero la energía se conserva [16, p. xiii].

16 Otras áreas de esta ciencia son la Termodinámica Estadística y la Termodinámica Irreversible. El enfoque microscópico de la Termodinámica, conocido como Termodinámica Estadística, tiene que ver directamente con la estructura de la materia; el objetivo de la Termodinámica Estadística consiste en caracterizar por medios estadísticos el comportamiento promedio de las partículas que forman un sistema de interés y relacionar esta información con el comportamiento macroscópico observado del sistema mediante la especificación de unas pocas condiciones solamente (éstas son las variables de estado termodinámicas) [11, p. 5] [1, p. 5]. En otras palabras, la Termodinámica Estadística se enfoca en la idea de que no es práctico (no es útil ni posible) conocer los estados precisos de 10 23 átomos (de los constituyentes microscópicos de un sistema macroscópico) y prescribe caminos para calcular las propiedades de interés promedias (propiedades de conjunto ó variables de estado) con base en muy pocas mediciones. La Termodinámica Irreversible y la Termodinámica del No Equilibrio enfatizan los caminos en los cuales los átomos y la energía se mueven en períodos de tiempo [17, p. 4] [14, pp. 57, 64, 91]. Los métodos de la Termodinámica Estadística son esenciales para aplicaciones que involucran lasers, plasmas, flujos de gas @ alta velocidad, Cinética Química, y Criogenia (muy bajas temperaturas) [11, p. 5].

17 Octave Levenspiel, Profesor norteamericano de la Universidad Estatal de Oregon [3, pp. 3, 4], cita a Albert Einstein (Alemania, 1879-1955), quien al considerar las principales leyes de la ciencia escribió lo siguiente:

“Una teoría resulta más impresionante entre mayor sea su simplicidad ó sus premisas, entre más diferentes sean las clases de cosas que relaciona, y entre más extenso sea su rango de aplicación. Por tanto, la impresión más profunda la causó en mí la Termodinámica Clásica. Estoy convencido de que es la única teoría física de contenido universal que, dentro del marco de aplicación de sus conceptos básicos, nunca será derrocada”.

18 Se ha sugerido que lo que era originalmente la Termodinámica debería ser llamado ahora Termoestática, y que el término Termodinámica debería ser reservado para los métodos usados para manejar sistemas que no están en equilibrio [1, p. 2].

19 Cualquier cambio que un sistema experimenta desde un estado de equilibrio hasta otro se denomina un proceso ó transformación [2, p. 13] [14, p. 60]. Cuando cualesquiera de las propiedades de un sistema cambian, el sistema cambia y se dice que éste ha experimentado un proceso [11, p. 6]. Es decir, los cambios en el mundo físico tienen lugar por medio de procesos. En el sentido termodinámico un proceso representa un cambio en alguna parte del universo termodinámico. Un cambio puede afectar sólo un cuerpo, como en la aproximación al equilibrio de un sistema aislado que no estaba inicialmente en su estado de equilibrio, ó un proceso puede involucrar cambios tanto en el sistema como en los alrededores, como en la expansión de un gas que fluye a través de una turbina para producir trabajo donde el proceso involucra una interacción entre el sistema y sus alrededores locales [5, p. 13].

20 Aunque un verdadero proceso reversible (clase especial de proceso a ser llevado a cabo en un sistema cerrado) no puede ocurrir (por definición el equilibrio excluye el cambio) este concepto ideal es útil [1, p. 9] [9, p. 31]: La Termodinámica es una ciencia interesada en relaciones exactas y el proceso reversible es el único que conduce a ellas [18, p. 45].

21 Un proceso cuasiestático se caracteriza porque todas las funciones de estado varían tan lentamente que el sistema se encuentra en todo momento en un estado de equilibrio bien definido. Además, durante un cambio cuasiestático, en cualquier momento se puede parar e invertir el proceso modificando infinitesimalmente las condiciones externas. Por esta razón, los procesos cuasiestáticos se denominan ordinariamente procesos

Primera Ley de la Termodinámica: Sistemas Físicos Cerrados

Ríos y Mustafá

estudia los procesos irreversibles ó procesos espontáneos ó procesos naturales ó procesos reales 22 , para los cuales solo establece relaciones cualitativas [18, pp. 13, 14]. La infinidad de procesos irreversibles que pueden imaginarse para pasar de un estado de equilibrio a otro es una indicación de las dificultades de alcanzar una generalización de índole cuantitativa [18, p. 45].

3. PROCESOS REVERSIBLES E IRREVERSIBLES

Un proceso reversible es aquel en el cual el sistema es mantenido en un estado de equilibrio 23 virtual en todo el curso del proceso que conduce a un cambio de estado [20, p.

reversibles [10, p. 47]. En otras palabras, un proceso cuasiestático (cuasiequilibrio) es aquel en el cual la desviación a partir del equilibrio termodinámico es a lo sumo infinitesimal (es despreciable) [11, pp. 8, 27]. Un aspecto particularmente importante de este idealizado tipo de proceso consiste en que los valores de las propiedades intensivas son uniformes a lo largo de todo el sistema, en cada fase presente en el mismo, y en cada estado termodinámico visitado temporalmente [11, p. 42]. Para aplicar el concepto de proceso cuasiequilibrio, es necesario concebir una situación ideal en la cual se puedan variar tan ligeramente las fuerzas externas que actúan sobre el sistema que el desbalance resultante sea infinitesimal. En consecuencia, el sistema experimenta un proceso que no se desvía apreciablemente del equilibrio termodinámico [11, p. 49]. Dado que los efectos “no equilibrio” están presentes inevitablemente durante los procesos reales, los sistemas de interés ingenieril pueden a lo sumo aproximarse, pero nunca alcanzan este idealizado tipo de proceso. Los procesos cuasiequilibrio son interesantes por una parte, dado que al usar dicho concepto se pueden desarrollar modelos termodinámicos simples que arrojan al menos información cualitativa acerca del comportamiento de los sistemas reales de interés, y por otra parte, dado que el concepto es un medio ó instrumento para deducir relaciones entre las propiedades de los sistemas en equilibrio [11, p. 8].

22 “Los procesos reales son siempre irreversibles” [19, p. 115]. Un proceso real es aquel que tiende hacia un estado de equilibrio [20, p. 11]. Un ejemplo típico de un proceso irreversible es la expansión que experimenta un gas comprimido en un balón cuando se abre la válvula, dejándolo en comunicación con un ambiente en el cual la presión, externa al sistema, es inferior a la propia; la expansión es la reacción del equilibrio de su presión con la del ambiente [18, p. 27].

23 Equilibrio es una palabra que denota una condición estática, la ausencia de cambio. En Termodinámica significa no sólo la ausencia de cambio sino la ausencia de cualquier tendencia hacia el cambio en una escala macroscópica. De esta forma un sistema en equilibrio existe bajo condiciones tales que no puede ocurrir un cambio de estado. Dado que cualquier tendencia hacia el cambio se causa por una fuerza conductora de una clase ó de otra, la ausencia de tal tendencia indica también la ausencia de cualquier fuerza conductora. Por lo tanto para un sistema en equilibrio todas las fuerzas están en un balance exacto. Que un cambio ocurra realmente en un sistema que no está en equilibrio depende de la resistencia y de la fuerza conductora. Muchos sistemas experimentan cambios no medibles aún bajo la influencia de grandes fuerzas conductoras, dado que la resistencia al cambio es muy grande. Diferentes clases de fuerzas conductoras tienden a producir diferentes clases de cambio. Por ejemplo, las fuerzas mecánicas no balanceadas tales como la presión sobre un pistón tienden a causar transferencia de energía como trabajo; las diferencias de temperatura tienden a causar el flujo de calor; los gradientes en el potencial químico tienden a hacer que las sustancias sean transferidas de una fase a otra. En el equilibrio todas estas fuerzas están balanceadas. En muchas aplicaciones de la Termodinámica, las reacciones químicas son de poco interés. Por ejemplo, una mezcla de hidrógeno y oxígeno @ condiciones ordinarias no está en equilibrio químico, dada la gran fuerza conductora para la formación del agua. Sin embargo, si no se inicia la reacción química, éste sistema puede existir en un equilibrio térmico y mecánico de largo término, y los procesos puramente físicos se pueden analizar sin considerar la posible reacción química [9, pp. 28, 29]. Aunque es difícil pensar en términos de equilibrio cuando se consideran partículas individuales, el concepto tiene significado cuando se aplica al comportamiento promedio de muchas moléculas [5, p. 13]. En una escala molecular, microscópica el equilibrio es realmente un proceso dinámico, aunque nosotros lo tratemos como una condición estática en términos agregados, macroscópicos [5, p. 9]. Equilibrio es el estado de un sistema cuando éste no puede experimentar ningún proceso espontáneo [12, p. 92]. Un sistema está en un estado de equilibrio

Primera Ley de la Termodinámica: Sistemas Físicos Cerrados

Ríos y Mustafá

9] [12, p. 77]; tanto el sistema como sus alrededores locales pueden regresar a sus estados termodinámicos originales 24 [5, p. 15]. Un proceso reversible estrictamente tendría lugar a una velocidad extremadamente baja [5, p. 17] ó tomaría una cantidad de tiempo infinita 25 [12, pp. 78, 79] y para el mismo sería posible describir completamente la interacción del sistema con sus alrededores locales [5, p. 15]; podemos pensar que un proceso reversible es un límite a ser aproximado pero nunca alcanzado [20, pp. 9, 10].

Es necesario distinguir entre la dirección de los procesos naturales y la velocidad con que se producen. Un proceso espontáneo no significa un proceso rápido, aunque algunos procesos espontáneos lo sean. Espontáneo significa natural y hace referencia a un proceso termodinámico que se realiza sin aportar energía para el mismo, ó sea, sin influencia ó intervención externa [8, pp. 121, 122] y nosotros asociamos tales procesos con el movimiento hacia un estado de mayor probabilidad de ocurrencia; la tendencia hacia un cambio espontáneo está conectada con la tendencia de un sistema a maximizar la entropía [12, pp. 91, 92]. Para reversar un proceso espontáneo, es necesario emplear una fuente de energía externa [23, p. 84]. Los procesos espontáneos se originan en la aparición de condiciones de desequilibrio entre un sistema y sus alrededores locales. Los procesos de la Naturaleza son irreversibles ó espontáneos; éstos tienen una dirección de cambio bien

termodinámico si (1) durante el período de observación están bien definidas y no ocurren cambios medibles de sus propiedades intensivas, tales como temperatura, densidad, presión y composición química (x i ) (es decir, en un estado de equilibrio, los valores de las propiedades son independientes del tiempo y de la historia previa del sistema; tales propiedades son estables, esto es, no están sometidas a cambios “catastróficos” debidos a ligeras variaciones de las condiciones externas [20, p. 9]) y (2) no se presenta flujo medible de materia ó energía; el sistema está en estado estable ó estado estacionario si solamente se reúne la primera condición (Ver pie de página # 46) [21, pp. 2/35, 3/35] [22, p. 266]. Un ejemplo de un sistema en estado de equilibrio lo constituye un reactor tubular en el cual tanto la alimentación como los productos de salida tienen una composición invariable mientras se observa la operación; puede haber gradientes, inmutables en el tiempo, de varias propiedades en el seno del sistema. El hecho de que haya un flujo de material no es un argumento para dejar sin designar como estado de equilibrio aquel en que se halla el sistema. Suele hablarse, en este caso particular, de un proceso de flujo estacionario. Este último adjetivo revela esa condición de estado de reposo que caracteriza a todo sistema en equilibrio: Reposo en cuanto se refiere a la invariabilidad de las magnitudes de las propiedades que describen el estado del sistema [18, p. 24]. 24 Cualquier proceso que no cumple estas condiciones tan astringentes se denomina proceso irreversible [5, p.

15].

25 Hay que aclarar que el tiempo, variable extensiva clave en la Dinámica y en la Cinética Química, no es una variable termodinámica [25, p. 20] [8, p. 8]: El tiempo no entra en las consideraciones de la Termodinámica Clásica y la velocidad de cualquier cambio no tiene importancia. La Termodinámica del Equilibrio está interesada en analizar qué ocurre, cómo y cuánto es el cambio, pero no se preocupa del tiempo que el sistema tarda en alcanzar el equilibrio [18, p. 24]. Las consideraciones termodinámicas no establecen la rapidez de los procesos físicos ó químicos. La rapidez depende de la fuerza conductora (potencial) y de la resistencia. Aunque las fuerzas conductoras son variables termodinámicas las resistencias no lo son [9, p. 1]. El razonamiento termodinámico se puede usar para decirnos si es posible, como punto de partida, ir desde un estado particular de los reactivos hacia algún estado particular de los productos de una reacción química pero esto no puede decirnos si ese cambio puede llevarse a cabo en un tiempo finito. Esta información puede parecer limitada pero no obstante es de gran valor. Si la aplicación de la Termodinámica muestra que una reacción particular es imposible no tiene sentido intentar llevarla a cabo. Si la Termodinámica muestra que la reacción es posible, como punto de partida, debería intentarse llevarla a cabo [22, p. 266]. La Termodinámica solamente puede predecir la eventual dirección de una reacción química y la posición del equilibrio, pero no puede decir nada sobre la rapidez con la cual se alcanzará el equilibrio [10, p. 82]. En síntesis, la Termodinámica proporciona un medio para predecir lo que es posible como punto de partida; nos dice lo que puede pasar mas que lo que va a pasar [22, p. 313].

Primera Ley de la Termodinámica: Sistemas Físicos Cerrados

Ríos y Mustafá

definida (en un solo sentido 26 ): Los ríos se deslizan espontáneamente montaña abajo, el calor fluye espontáneamente desde un cuerpo caliente hacia un cuerpo frío 27 [18, p. 96] [14, p. 21] (pero se debe hacer trabajo para transferir calor desde el cuerpo frío hacia el cuerpo caliente [24, p. 74]), la energía mecánica se convierte espontáneamente en energía térmica [14, pp. 19, 66], una pelota que está rebotando acaba por detenerse 28 [8, p. 9]. Para colocar otro ejemplo de un proceso que transcurre espontáneamente en una dirección, pero no en la dirección contraria, consideraremos una reacción química. Si en un recipiente cerrado se mezclan oxígeno e hidrógeno, éstos reaccionan muy lentamente para formar agua. Este proceso se produce sin ayuda y, aunque con una velocidad muy pequeña, es espontáneo. La introducción de una cantidad infinitesimal de energía en forma de una chispa eléctrica, ó la adición de una pequeña cantidad de un catalizador de platino finamente dividido, dan lugar a que la reacción transcurra con una velocidad mucho mayor. Sin embargo, desde el punto de vista termodinámico, tanto la reacción lenta como la catalizada son procesos espontáneos. A medida que avanza la reacción, el calor desprendido por el sistema es absorbido por los alrededores. El proceso inverso, en el que el sistema absorbiese espontáneamente energía de los alrededores, para reconvertir completamente el agua en oxígeno e hidrógeno, no se ha observado nunca (nunca ocurre), aunque no contradice la Primera Ley de la Termodinámica [10, pp. 58, 59]. Es claro, entonces, que la Primera Ley de la Termodinámica sola no explica las direcciones de los procesos físicos ó químicos espontáneos [22, p. 286]. Un ejemplo de un proceso irreversible en las industrias químicas, es el flujo de un fluido viscoso a través de una tubería, en el cual una parte del trabajo se pierde debido a la fricción y se convierte en calor. En estas condiciones ni el sistema (el fluido) ni los alrededores pueden retornar a sus estados originales [5, p. 16]. Un proceso irreversible siempre involucra una degradación de un potencial energético 29 sin producir la máxima cantidad de trabajo [5, p. 17], ó sea, produciendo un aumento en la entropía de un universo 30 (no del Universo).

26 No se puede emplear el adverbio “viceversa”.

27 No es posible que el calor fluya espontáneamente desde un cuerpo frío hacia uno caliente pues eso llevaría a un estado de menor entropía (menor aleatoriedad), es decir, hacia un estado menos probable [14, pp. 77, 112] [5, p. 9].

28 Nadie ha observado nunca el proceso contrario, en el que una pelota en reposo arranque espontáneamente a rebotar, con rebotes cada vez más altos [8, p. 59] . 29 Los potenciales energéticos ó potenciales conductores tales como la presión (potencial mecánico) y la temperatura (potencial térmico), son propiedades intensivas y como tales no están relacionados con el tamaño del sistema. Estos potenciales miden solamente la disponibilidad de energía de un sistema, ó sea su capacidad relativa para intercambiar energía. Ninguno de ellos está relacionado en ninguna forma con la cantidad de energía que puede ser transferida ó absorbida. Un diferencial de volumen @ una presión extremadamente alta, aunque está en capacidad de transferir energía a cualquier sistema a una presión más baja, puede de hecho transferir muy poca [5, pp. 9, 52]. El equilibrio de las fases vapor y líquida en un sistema multicomponente se da con respecto a los siguientes tres procesos de transferencia: Transferencia de Momentum, Transferencia de Calor, y Transferencia de Masa. (Este hecho explica la razón de ser de los cursos del mismo nombre que se imparten en el pregrado y en el posgrado de Ingeniería Química en ese mismo orden: No puede haber transferencia de calor sin transferencia de momentum, ni transferencia de masa sin las dos anteriores). Por esta razón las propiedades fisicoquímicas ó cantidades intensivas ó potenciales macroscópicos que fuerzan respectivamente los procesos anteriores, deben tener el mismo valor tanto en la fase vapor como en la fase líquida que están en equilibrio [20, Capítulos 1 y 2].

30 La palabra universo termodinámico (con u minúscula) se usa en Termodinámica para referirse al conjunto formado por un sistema más sus alrededores locales (ó entorno ó exterior); dicha palabra no tiene nada que ver con el conjunto de galaxias al cual pertenece nuestro sistema solar, es decir, con el Universo físico real (con U mayúscula) [8, pp. 31, 32].

Primera Ley de la Termodinámica: Sistemas Físicos Cerrados

Ríos y Mustafá

4. SISTEMA Y ALREDEDORES

Un sistema termodinámico ó simplemente sistema 31 , es una porción de un universo termodinámico perfectamente detallada, con frontera 32 claramente definida, que puede ser real ó imaginaria, fija ó móvil, permeable ó impermeable al flujo de materia y de energía; el sistema puede desplazarse ó no con referencia a un sistema de coordenadas [26, p. II-51]. Dicho de una forma más sencilla, un sistema es una cantidad de materia (sistema cerrado), ó una región en el espacio (sistema abierto), seleccionada para ser estudiada [2, p. 8].

Existen dos (2) tipos de intercambio termodinámico entre un sistema y sus alrededores locales 33 [27, p. 2], los cuales tienen lugar a través de la frontera del sistema, y juegan un papel importante en la Termodinámica de la Ingeniería 34 [11, p. 3]:

Intercambio de energía 35 (trabajo 36 y calor 37 38 ) 39 .

31 En Termodinámica el término sistema se usa para identificar el asunto que se va a analizar. Una vez que el sistema está definido y están identificadas las interacciones relevantes con otros sistemas, se aplican una ó más leyes ó relaciones físicas. El sistema es cualquier objeto que queremos estudiar. Este puede ser tan simple como un cuerpo libre ó tan complejo como una refinería química completa. Nosotros podemos considerar una tubería a través de la cual fluye materia, ó podemos estudiar una cantidad de materia contenida dentro de un tanque cerrado de paredes rígidas. Aún un vacío, en el cual no hay materia, puede ser el foco de interés. La composición de la materia dentro del sistema puede ser fija ó puede cambiar por medio de reacciones químicas ó nucleares [11, p. 3]. Los análisis termodinámicos generalmente tienen que ver con procesos que producen cambios en el estado de la materia los cuales no afectan su composición atómica [5, p.

29].

32 La frontera es la superficie que separa el sistema de sus alrededores locales [2, p. 8]. En general, la selección de la frontera de un sistema está gobernada por dos consideraciones: (1) lo que se sabe acerca de un posible sistema, particularmente en sus fronteras, y (2) el objetivo del análisis [11, p. 4].

33 Local es cualquier parte de un universo termodinámico con la cual interactúa el sistema [28, p. 6]. Se debe hacer una distinción entre alrededores, alrededores locales ó inmediatos, y el ambiente. Por definición, alrededores son la totalidad por fuera de las fronteras del sistema. Los alrededores locales ó inmediatos hacen referencia a la parte de los alrededores que es afectada por el proceso (es desde donde se hacen las observaciones sobre el sistema [6, p. 38]), y el ambiente hace referencia a la región mas allá de los alrededores locales cuyas propiedades no son afectadas de ninguna forma por el proceso. En consecuencia, cualesquiera irreversibilidades durante un proceso ocurren dentro del sistema y sus alrededores locales, y el ambiente es libre de éstas [2, p. 392].

34 Un objetivo de la Termodinámica consiste en descubrir las interacciones entre un sistema y sus alrededores (tales como trabajo y calor) las cuales tienen lugar cuando el sistema se mueve de un estado de equilibrio a otro [5, p. 14].

35 Es importante darse cuenta de que es el cambio de energía el que caracteriza lo que le ha pasado al sistema. Nosotros estamos menos interesados en el valor absoluto de la energía del sistema. Nosotros podemos agregar energía a un sistema en varias formas; por ejemplo, podemos agregar materia a un sistema abierto. Al agregar materia a un sistema se incrementa su energía química, dado que la materia puede experimentar varias reacciones químicas. Pero nosotros no tenemos que pensar en la gran cantidad de energía potencialmente disponible a partir de las reacciones nucleares si solamente estamos considerando las reacciones químicas; esto es, no tenemos que incluir el término de energía E = mc 2 /g c , dado que éste no cambia significativamente en una reacción química ordinaria [24, p. 15].

36 El término “trabajo” fue utilizado por primera vez en sentido científico por Gaspar Gustave Coriolis (Francia, 1792–1843) en 1829 [3, p. 27]. Cada latido del corazón humano hace un trabajo igual a alrededor de 1 J, de tal manera que alrededor de 100 kJ de energía se gastan cada día conduciendo la sangre en el interior del cuerpo humano [6, p. 41]. El trabajo representa un método macrofísico de transmisión de la energía, por ejemplo, en el caso del desplazamiento de un émbolo [29, p. 19]; el trabajo que el sistema realiza se mide operacionalmente en términos de la energía mecánica intercambiada ó transferida a través de la frontera del sistema termodinámico [1, p. 8]. Por esta razón, el término “trabajo” no se refiere a lo que está

Primera Ley de la Termodinámica: Sistemas Físicos Cerrados

Ríos y Mustafá

siendo transferido entre sistemas ó a lo que es almacenado dentro de los mismos. Cuando se realiza trabajo se transfiere y almacena energía. La Termodinámica de la Ingeniería tiene que ver frecuentemente con equipos tales como máquinas de combustión interna y turbinas cuyo propósito es realizar trabajo. Por lo tanto, en contraste con el enfoque seguido en la Mecánica, resulta conveniente considerar tal trabajo como positivo. De esta forma, el trabajo es positivo cuando es realizado por el sistema, y negativo cuando es realizado sobre el sistema. El valor del trabajo depende de la naturaleza del proceso entre dos estados termodinámicos, ó sea, de los detalles de las interacciones que tienen lugar entre el sistema y los alrededores locales durante un proceso y no solamente de los estados inicial y final del sistema. Por lo anterior el trabajo no es una

propiedad del sistema ni de los alrededores. Adicionalmente, los límites de la integral

2

1

δ

W

=

W

significan

“desde el estado uno hasta el estado dos” y no pueden ser interpretados como los valores del trabajo en estos estados. La noción del trabajo en un estado no tiene significado, por lo cual el valor de esta integral no debe

ser nunca indicado como la diferencia

imperfecto dado que la integral no puede ser evaluada sin especificar los detalles del proceso [11, p. 40]. Hay muchas formas de trabajo; cada una de ellas puede expresarse por el producto de una propiedad intensiva y la variación de la cantidad extensiva afectada (variables conjugadas) [18, p. 44] [11, p. 82]. Muchos análisis termodinámicos tienen que ver con la transferencia de energía en el tiempo; dicho cociente se denomina

potencia y se simboliza

37 Durante el período del desarrollo de la Ley de Conservación de la Energía Mecánica, el calor no era reconocido como una forma de energía, sino que era considerado como un fluido indestructible denominado calórico. Este concepto estuvo firmemente “atrincherado” y por muchos años no se hizo una conexión entre el calor resultante de la fricción y las formas de energía establecidas. La Ley de la Conservación de la Energía estaba entonces limitada en su aplicación a procesos mecánicos sin fricción. Tal limitación no es necesaria; el calor como el trabajo son ahora reconocidos como energía en tránsito, concepto que ganó aceptación después del año 1850, debido principalmente a los experimentos clásicos conducidos por James Prescott Joule (Inglaterra, 1818-1889) [9, p. 15], el cervecero de Manchester que hizo un detallado estudio del calor y el trabajo, y en honor del cual la unidad usada para reportar la energía es el joule (J) [6, p. 41]. El Principio General de la Conservación de la Energía (E K + E P = 0) fue establecido hacia el año 1850. El origen de este principio en la forma en la cual se aplica a la Mecánica estaba implícito en el trabajo de Galileo Galilei (Italia, 1564–1642) y de Isaac Newton (Inglaterra, 1642–1727). De hecho, éste se deriva directamente de la Segunda Ley de la Mecánica de Newton (F = ma/g c ) una vez se define el trabajo como el producto de una fuerza y un desplazamiento [9, p. 10].

38 El calor, a diferencia del trabajo, constituye un método microfísico de transmisión de la energía mediante la interacción molecular directa [29, p. 19]. Debe ser claro que el hecho de que un sistema sea más caliente, esto es, que tenga una temperatura más alta después de una transformación, no significa que tenga más “calor”; este podría tener igualmente más “trabajo”. El sistema no tiene ni “calor” ni “trabajo”; se debe evitar la confusión entre los conceptos de calor y temperatura [19, p. 107]. En Termodinámica, el calor se refiere solamente a un modo particular por medio del cual se transfiere energía. Este no se refiere a lo que está siendo transferido entre sistemas ó a lo que es almacenado dentro de los mismos. La energía, no el calor, se transfiere y almacena [11, p. 57]. En otras palabras, cuando se agrega energía a un cuerpo en forma de calor, éste es almacenado no como calor sino como energía cinética y energía potencial de las partículas que conforman el cuerpo [9, p. 15]. La frase, “el calor de un cuerpo” no tiene absolutamente ningún significado. Quizás una analogía confirma el asunto. Consideremos un lago de agua fresca. Durante un aguacero, una cierta cantidad de lluvia entra en el lago. Después de que la lluvia ha terminado, no hay lluvia en el lago. Hay agua en el lago. La palabra lluvia se usa para indicar el agua que está entrando en el lago desde la atmósfera. Una vez que ha entrado en el lago, ésta ya no es lluvia (Frases del Profesor Zemansky citadas por Hougen [30, p. 238]). El calor es la cantidad de energía transferida durante un período de tiempo a través de la frontera de un sistema que está en interacción térmica con los alrededores. El calor se define en términos de los cambios ó gradientes de temperatura, pero se reconoce en muchos procesos: Las reacciones químicas, las corrientes eléctricas, la fricción, y la absorción de radiación involucran todas la transferencia de calor [24, p. 20]. El calor puede ser transferido por conducción, convección, y radiación. El calor es positivo si se transfiere hacia el sistema (el calor es absorbido por el sistema) y negativo si se transfiere desde el sistema. La convención de signos para la transferencia de calor es justamente la opuesta a la adoptada para el trabajo.

es un diferencial inexacto ó diferencial

W

=

W

2

W

1

.

δW

W

[11, p. 41].

Primera Ley de la Termodinámica: Sistemas Físicos Cerrados

Ríos y Mustafá

Intercambio de masa (movimiento de moléculas a través de la superficie de control del sistema ó frontera del mismo).

Con base en los tipos de intercambio anteriores, se definen seis (6) tipos de sistemas termodinámicos 40 [25, pp. 16, 17]:

i. Sistema cerrado completamente aislado 41 : En este tipo de sistema no hay intercambio ni de energía ni de masa con los alrededores [16, p. 4]; sin embargo, su estado puede cambiar como consecuencia de los eventos espontáneos que ocurren internamente en la medida en que sus propiedades intensivas, tales como presión y temperatura, tienden hacia valores uniformes. Cuando tales cambios terminan, el sistema está en equilibrio. En consecuencia, para que un sistema esté en equilibrio éste debe consistir de una sola

Estos signos para el calor y el trabajo son un legado de los ingenieros y científicos quienes estuvieron principalmente involucrados con las máquinas de vapor y otros equipos que desarrollan trabajo a partir de la energía suministrada por medio de la transferencia de calor. Para tales aplicaciones, era conveniente tomar tanto el trabajo desarrollado como la energía suministrada vía la transferencia de calor como cantidades positivas. El valor de la transferencia de calor depende de los detalles de un proceso y no de los estados termodinámicos inicial y final. Por esta razón, el calor, como el trabajo, no es una propiedad, y su diferencial

Q . La cantidad de energía transferida en forma de calor para un proceso está dada por la integral

se escribe δ

2

1

δ Q = Q , donde los límites significan “desde el estado uno hasta el estado dos” y no se refieren a los valores

del calor en esos estados. Igual que para el trabajo, la noción de “calor” en un estado no tiene significado, y la

. La cantidad de energía transferida en

integral no debe ser nunca evaluada como la diferencia

∆ =

Q

Q

2

Q

1

forma de calor durante un período de tiempo se puede obtener al resolver la integral

t2

t1

Q dt

=

Q

, donde

Q

es

q

rata de

la rata neta de transferencia de calor: Q

transferencia de calor por unidad de área superficial del sistema; A representa el área en la frontera del sistema donde tiene lugar la transferencia de calor [11, p. 54].

39 En este punto es evidente que existen muchas similitudes entre trabajo y calor, las cuales se pueden resumir de la siguiente manera [7, pp. 85, 86]:

Tanto el trabajo como el calor son fenómenos transitorios. Los sistemas nunca poseen trabajo ó calor, pero cualquiera de ellos ó ambos pueden cruzar la frontera del sistema cuando un sistema experimenta un cambio de estado termodinámico.

Tanto el trabajo como el calor son fenómenos de frontera. Ambos se observan ó identifican solamente en las fronteras del sistema, y ambos representan la energía que cruza la frontera del sistema.

Tanto el trabajo como el calor son funciones de la trayectoria (no son propiedades del sistema, sino formas de energía) y son diferenciales inexactos ó diferenciales imperfectos. En síntesis, el trabajo y el calor son energías en tránsito, no formas en las cuales se almacena energía [6, p.

52].

40 Conocidos también como sistemas de proceso [31, pp. 315; 320].

41 En Termodinámica un sistema cerrado completamente aislado es un universo termodinámico [8, pp. 31, 32]. Cuando un sistema aislado se mueve hacia el equilibrio, éste se mueve sucesivamente desde estados menos probables (más ordenados) donde existen diferencias en los potenciales macroscópicos, hacia estados más probables; eventualmente el sistema alcanzará su condición más probable ó condición de equilibrio en un punto en el cual todas las diferencias en los potenciales macroscópicos dentro del sistema hayan desaparecido [5, pp. 41, 42].

=

q dA

A

, donde

es

el

“flux”

de

calor, ó sea

la

Primera Ley de la Termodinámica: Sistemas Físicos Cerrados

Ríos y Mustafá

fase 42 ó de un número de fases que no tengan tendencia a cambiar sus condiciones cuando el sistema global esté aislado de sus alrededores [11, pp. 7, 8]. Dentro de un sistema aislado la masa del sistema permanece constante, sin importar los cambios que tengan lugar dentro del sistema. Esta afirmación se conoce como el Principio de la Conservación de la Masa y es la base para el balance de materia de un proceso [30, p. 24]. De acuerdo con la Primera Ley de la Termodinámica, la energía (interna) de este sistema no cambia sino que se conserva; la entropía tiende a aumentar 43 (este sistema tiende siempre a alcanzar, como estado de equilibrio, el estado de máxima probabilidad

ó máxima aleatoriedad ó máximo desorden ó máxima entropía [14, p. 112]). Es difícil,

ó imposible 44 , construir tal sistema, pero es útil pensar en uno [24, p. 14]: Dos bloques metálicos a temperaturas diferentes pero perfectamente aislados de sus alrededores locales son un ejemplo de un sistema aislado dado que la energía se transfiere desde el bloque que está @ mayor temperatura hacia el bloque que está @ menor temperatura, hasta alcanzar un equilibrio térmico entre ellos sin que exista transferencia de calor con los alrededores [5, pp. 11, 14].

ii. Sistema cerrado ó sistema de no flujo ó sistema de conjunto ó masa de control ó sistema batch ó sistema intermitente ó sistema discontinuo: En este tipo de sistema no hay transferencia de masa (dm = 0) desde ó hacia el mismo durante cualquier proceso en consideración [32, p. 143]; en otras palabras, un sistema cerrado siempre contiene la misma cantidad de material [11, p. 3]. Los sistemas cerrados intercambian energía mecánica y calor con el exterior [16, p. 4]. El volumen de un sistema cerrado no tiene que ser fijo [2, p. 9], como en el caso de un gas comprimido por medio de un pistón en un cilindro [11, p. 3]. Muchas reacciones químicas se llevan a cabo en este tipo de sistemas, siendo un ejemplo un recipiente cerrado; las especies químicas permanecen en el recipiente, pero el calor puede entrar ó salir [24, p. 14].

Los investigadores Robert Boyle (Inglaterra, 1627–1691) y Edme Mariotte (Francia, ~ 1620–1684) condujeron procesos de compresión isotérmica de una masa fija de gas (sistema cerrado) los cuales dieron lugar a la conocida ley:

(P abs )(V) = K T

42 Si nosotros consideramos una masa dada de agua, reconocemos que esta agua puede existir en varias formas. Si ésta es líquida inicialmente, se puede convertir en vapor si se calienta ó en hielo si se enfría. De esta manera, nosotros hablamos de las diferentes fases de una sustancia [7, p. 18]. El término fase se refiere a una cantidad de materia homogénea en toda su extensión tanto en la composición química como en la estructura física [11, p. 6]; una fase es un sistema homogéneo (propiedades uniformes) [20, p. 8]. Cuando mas de una fase está presente, las fases se separan de las otras por medio de las fronteras de fase. En cada fase la sustancia puede existir en varios estados termodinámicos [7, p. 19]. Un gas ó una mezcla de gases, un líquido ó una solución líquida, y un sólido cristalino son ejemplos de fases. Una fase no necesita ser continua; ejemplos de fases discontinuas son un gas disperso en forma de burbujas en un líquido, un líquido disperso en forma de gotas en otro líquido siendo estos líquidos inmiscibles, y cristales sólidos dispersos bien sea en un gas ó en un líquido. En cada caso se distribuye una fase dispersa en toda la extensión de una fase continua [9, p. 29].

43 Dado que un sistema de este tipo no tiene alrededores termodinámicos, solamente podemos concluir que la entropía del sistema aislado ó bien aumenta ó bien permanece constante. Es decir la entropía del sistema aumenta al sufrir un cambio irreversible, y cuando el sistema eventualmente alcanza el equilibrio su entropía deja de aumentar y permanece constante [10, p. 68].

44 En rigor, no existe en la Naturaleza ningún sistema aislado [34, p. 1275].

Primera Ley de la Termodinámica: Sistemas Físicos Cerrados

Ríos y Mustafá

De la misma forma los investigadores Jacques Alex Caesar Charles (Francia, 1746– 1823) y Joseph Louis Gay-Lussac (Francia, 1778–1850) condujeron procesos de calentamiento isobárico de una masa fija de gas (sistema cerrado) los cuales dieron lugar a la conocida ley:

V

T abs

= K

P

Con base en las dos leyes anteriores es posible obtener la ley combinada de los gases ideales partiendo de una masa fija de un gas en un estado termodinámico descrito por las propiedades P 1 , V 1 , T 1 , que experimenta un cambio de estado que la lleva hasta las condiciones P 2 , V 2 , T 2 (ejemplo adaptado de Maron y Prutton [33, pp. 19, 20]):

Gráficamente los procesos a seguir se pueden ilustrar de acuerdo con el diagrama V vs T, donde aparecen las líneas isóbaras de Charles-Gay Lussac, y con el diagrama P vs V, donde aparecen las líneas isotermas de Boyle, de la siguiente manera:

las líneas isotermas de Boyle, de la siguiente manera: Figura 1: Líneas (rectas) isóbaras de Charles-

Figura 1: Líneas (rectas) isóbaras de Charles- Gay Lussac

Figura 1: Líneas (rectas) isóbaras de Charles- Gay Lussac Figura 2: Líneas (hipérbolas rectangulares) isotermas de

Figura 2: Líneas (hipérbolas rectangulares) isotermas de Boyle

Los procesos a llevar a cabo son los siguientes:

Primera Ley de la Termodinámica: Sistemas Físicos Cerrados

Ríos y Mustafá

1. Compresión isotérmica @ T 1 (proceso similar al conducido por Boyle para una masa fija de gas, reportado en el año 1662). Aplicando la Ley de Boyle a este proceso se cumple que:

P abs V = K T @ T 1

De acuerdo con las Figuras 1 y 2 el proceso está comprendido entre los puntos (P 1 ,V 1 , T 1 ) y (T 1 ,V x , P 2 ), por lo cual:

P 1 V 1 = P 2 V x

V

x

=

P V

1

1

P

2

2. Calentamiento Isobárico @ P 2 (proceso similar al conducido por Charles para una masa fija de los gases H 2 , Aire, CO 2 , y O 2 , reportado en el año 1787). Aplicando la Ley de Charles a este proceso se cumple que:

V

T abs

= K

P

@ P

2

De acuerdo con las Figuras 1 y 2 el proceso está comprendido entre los puntos (T 1 ,V x , P 2 ) y (T 2 ,V 2 , P 2 ), por lo cual:

V

x =

V

2

P V

1

1

=

P V

2

2

PV

T 1 T

2

T 1 T

2

T

=

K

=

nR

obteniéndose finalmente la conocida ecuación de estado de los gases ideales 45 :

PV = nRT

iii. Sistema abierto ó sistema de flujo ó volumen de control: En este tipo de sistema hay transferencia tanto de energía como de masa (la masa entra ó sale ó ambas) con los alrededores [32, p. 143]. Para su estudio se selecciona un volumen fijo en el espacio (dV = 0), cuya frontera se denomina superficie de control [4, p. 17]. Es el caso de equipos tales como: Boquillas, difusores, válvulas, bombas, compresores, turbinas, intercambiadores de calor, cámaras de mezclado, los cuales se considera que operan bajo un régimen de flujo permanente ó estacionario 46 . El sistema completamente opuesto a un sistema abierto no es un sistema cerrado, sino un sistema aislado (ó simplemente sistema cerrado adiabático [2, p. 306]).

iv. Sistema mecánicamente aislado: Es aquel que tiene paredes rígidas; su volumen es invariable. Este sistema no está en capacidad ni de hacer ni de recibir trabajo mecánico

45 La forma mnemotécnica de esta ecuación en los ambientes universitarios es la siguiente: “Por Vagos, nos Rajamos Todos”.

46 Un régimen ó proceso de flujo permanente ó estacionario es aquel durante el cual un fluido fluye a través de un volumen de control sin cambio con el tiempo ó establemente. Esto es, las propiedades del fluido pueden cambiar de un punto a otro dentro del volumen de control, pero en cualquier punto, éstas permanecen constantes durante el proceso completo [2, p. 181].

Primera Ley de la Termodinámica: Sistemas Físicos Cerrados

Ríos y Mustafá

(δW = 0) [18, p. 23]. Los procesos termodinámicos que este sistema experimenta están siempre relacionados con un cambio en la energía interna.

v.

Sistema térmicamente aislado: En este tipo de sistema no existe transferencia de calor con los alrededores (δQ = 0), pero si puede existir transferencia de energía mecánica y de masa [18, p. 23]. La pared del sistema es adiabática (de la palabra griega adiabatos que significa intransitorio [35, p. 70]). Un proceso que tiene lugar @ temperatura constante es un proceso isotérmico. Un proceso adiabático no es necesariamente un proceso isotérmico, ni un proceso isotérmico es necesariamente un proceso adiabático [11, p. 17].

vi.

Sistema no aislado térmicamente: En este tipo de sistema existe transferencia de calor a través de la frontera del mismo (δQ 0), la cual recibe el nombre de pared diatérmica [25, p. 17] (de las palabras griegas dia que significa a través y thérme).

5.

ESTADO Y CAMBIO DE ESTADO

El estado termodinámico de un sistema, ó sea la descripción macroscópica detallada del mismo [26, p. III-8], se determina por medio de los valores de sus propiedades termodinámicas 47 ; cada estado está caracterizado por un conjunto único de propiedades en

47 Las propiedades son cantidades observables experimentalmente (características colectivas), de dimensiones macroscópicas, ó definibles en términos de cantidades observables, que describen un sistema termodinámico en su conjunto, tales como la masa, el volumen, la presión, la temperatura, y la energía, y a las cuales se puede asignar valores numéricos en un tiempo dado sin conocimiento de la historia del sistema [18, p. 23] [11, p. 5] [14, p. 57]. Estas propiedades corresponden a la materia como un todo, y no a las moléculas individuales aisladas [10, p. 1], para estas últimas la aplicación de tales parámetros no tiene significado [5, p. 12]. Una cantidad es una propiedad si, y solo si, su cambio en valor entre dos estados es independiente del proceso [11, p. 6]. Las cantidades cuyos valores no son independientes de la forma en la cual ocurre el cambio, no son propiedades (funciones) de estado. Por ejemplo, la separación entre dos puntos de la Tierra es una función de estado, pero la distancia cubierta al viajar entre éstos no lo es [22, p. 268]. Las propiedades termodinámicas se clasifican en propiedades intensivas y propiedades extensivas. Generalmente se usan las letras minúsculas para denotar las propiedades intensivas (siendo excepciones obvias la presión P y la temperatura T) y las letras mayúsculas se usan para las propiedades extensivas (siendo la principal excepción la masa m ó n) [2, p. 11]. Las propiedades intensivas son aquellas que no dependen ni de la cantidad de masa contenida en el sistema (ó muestra) ni del tamaño ni forma del mismo, tales como P, T, ρ, y composición química [20, p. 2]. (La densidad ó masa local por unidad de volumen, es una propiedad intensiva que puede variar de un punto a otro dentro de un sistema no homogéneo. En estas condiciones, la masa asociada con un

volumen particular V se determina mediante la integral

y no simplemente como el producto de la

=

ρ

dV

m

V

densidad por el volumen [11, p. 12]). Si un sistema homogéneo en equilibrio se divide en múltiples subsistemas, el valor de estas propiedades es el mismo tanto para todo el sistema como para cada uno de los subsistemas [26, p. III-15]. Entre otras propiedades físicas intensivas de la materia pueden mencionarse:

Color, olor, sabor, punto ó temperatura de fusión, punto ó temperatura de ebullición, volatilidad, brillo metálico, dureza, ductilidad, maleabilidad, conductividad eléctrica y térmica, viscosidad, etc. El cociente entre dos propiedades extensivas arroja una propiedad intensiva v. gr. ρ = m/V, P = F/A. Por el contrario, las propiedades extensivas (de la palabra latina extensivus que significa largo [35, p. 44]) son aquellas que dependen linealmente (son directamente proporcionales) de la cantidad de masa contenida en el sistema ó del

Primera Ley de la Termodinámica: Sistemas Físicos Cerrados

Ríos y Mustafá

un tiempo dado [5, p. 53] [32, p. 262] y no es necesario especificar todas las propiedades de un sistema sino un subconjunto de las mismas para fijar un estado [2, p. 12] [11, p. 6]. El estado de una sustancia no está relacionado con la masa de la sustancia considerada [5, p. 54]. Una muestra de gas ó de otra sustancia que se encuentra @ ciertas condiciones P, V, T, las cuales no cambian con el tiempo, está en un estado termodinámico particular. Si se cambian la presión y el volumen, entonces el estado del sistema será cambiado. En general, la existencia de un estado termodinámico se refiere a un sistema termodinámico con funciones de estado termodinámicas que tienen valores definidos que no cambian con el tiempo [12, p. 51]. Una vez que se especifica el estado de un sistema dando valores a unas pocas funciones de estado termodinámicas, todas las demás funciones de estado quedan fijas. Para demostrar este hecho podemos utilizar la ecuación de los gases ideales. Cuando se especifican la temperatura y la presión de un mol de gas ideal, el volumen tiene que adquirir el valor V = RT/P. Todas las demás funciones de estado termodinámicas tales como la energía, adquieren automáticamente valores definidos que están determinados por los valores de P y T [10, p. 5]. El postulado de estado establece que el estado termodinámico de un sistema compresible simple 48 está completamente especificado 49 por dos (2) propiedades intensivas independientes. Dos propiedades son independientes si una se puede variar mientras la otra se mantiene constante. T y P son propiedades independientes para sistemas de una sola fase, pero son propiedades dependientes para sistemas multifásicos. T = T (P) durante un proceso de cambio de fase; por esta razón T y P no son suficientes para fijar el estado termodinámico de un sistema de dos fases [2, pp. 12, 13]. Por último, hay que decir que el estado termodinámico no informa sobre la historia del sistema; para ello sería necesario tener la descripción, en términos de las propiedades que los definen, de varios estados consecutivos del mismo [18, p. 23].

Un cambio de estado termodinámico de un sistema que puede ocurrir debido a la realización de trabajo, intercambio de calor, y cambio en la composición química [16, p. 37] está acompañado por cambios en al menos una de sus propiedades de estado termodinámicas [12, p. 51] [32, p. 262]. La variación que éstas experimentan depende

tamaño del mismo; por lo tanto al doblar la masa de un sistema manteniendo sus propiedades intensivas constantes, se dobla su volumen [1, p. 46] [24, p. 25]. El valor de una propiedad extensiva se obtiene sumando los valores de esa propiedad en cada parte del sistema; es claro que el valor obtenido es independiente de la forma en la cual se subdivide el sistema [19, p. 11]. De esta manera, si una cantidad de materia en un estado dado se divide en dos partes iguales, cada parte tendrá el mismo valor de las propiedades intensivas originales, y la mitad del valor de las propiedades extensivas. Las propiedades extensivas por unidad de masa ó propiedades específicas, tales como el volumen específico, v, son propiedades intensivas [7, p. 19] y se simbolizan con letras minúsculas, como ya se dijo. Las propiedades intensivas pueden ser funciones tanto de la posición como del tiempo, mientras que las propiedades extensivas varían a lo sumo con el tiempo [11, p. 6]. Para la discusión de los principios, las variables intensivas son las variables significativas. En aplicaciones prácticas tales como el diseño de equipos y en Ingeniería, las propiedades extensivas son igualmente importantes, dado que éstas condicionan el tamaño de los equipos, la potencia de una máquina, la capacidad de producción de una planta en ton/día, etc. [19, p. 12].

48 Un sistema se denomina sistema compresible simple en la ausencia de efectos eléctricos, magnéticos, gravitacionales, de movimiento, y de tensión superficial. Estos efectos se deben a campos de fuerzas externos y son despreciables para la mayor parte de los problemas de Ingeniería. De lo contrario, se necesitaría especificar una propiedad adicional para cada efecto que sea significativo [2, p. 12].

49 El verbo especificar es también reemplazado por otros tales como: Caracterizar, definir, describir, determinar, e identificar.

Primera Ley de la Termodinámica: Sistemas Físicos Cerrados

Ríos y Mustafá

solamente de los estados inicial y final del sistema y no de la ruta del proceso 50 entre dichos estados ((función de estado) es independiente de la ruta [12, p. 88]) [10, p. 61], la cual puede estar asociada tanto con trayectorias reversibles como con trayectorias irreversibles

Por ejemplo, cuando un gas se comprime desde una presión

inicial P 1 hasta una presión final P 2 , P = P 2 P 1 , de forma que los valores inicial y final de la presión determinan P. Cualquier valor intermedio que pueda adquirir P durante el cambio desde P 1 hasta P 2 carece de importancia [10, p. 5].

[10, pp. 52, 53] [18, p. 90].

6. FUNCIONES DE ESTADO

El conjunto ó catálogo completo 51 de las funciones 52 de estado 53 54 termodinámicas ó funciones puntuales ó funciones de punto, es el siguiente: P, V, T, U, H, S, G, A

Las funciones de estado primarias ó funciones fundamentales (medibles ó postuladas) son:

P, V, T, U, S

Las funciones de estado derivadas 55 (definidas) son: H, G, A

50 La ruta del proceso es la serie de estados termodinámicos (no de estados físicos ó de estados de agregación de la materia) a través de los cuales pasa un sistema durante un proceso [2, p. 13]. Las rutas termodinámicas más usadas en Termodinámica son las siguientes [24, p. 32]:

Restricción:

Proceso:

Presión constante

Isobárico

Temperatura constante

Isotérmico

Volumen constante

Isocórico-Isométrico

Sin transferencia de calor

Adiabático

Estado final = estado inicial

Ciclíco

Expresión matemática:

P sistema = 0 T sistema = 0 V sistema = 0

Q = 0 No hay cambio en ninguna propiedad de estado del sistema

51 La experiencia ha mostrado que las propiedades tales como masa, composición, volumen, presión, y temperatura, no son suficientes para describir completamente todas las transformaciones que la materia puede experimentar. Fue en respuesta a tal necesidad que se introdujeron los conceptos de energía y entropía. Ni la energía ni la entropía se pueden medir directamente con instrumentos. Sus valores se expresan generalmente en relación a un estado de referencia arbitrario, como en el caso de las Tablas de Vapor, donde se calculan los valores con relación al agua líquida @ 32 F [5, p. 25].

52 La palabra “funciones” es también reemplazada por: Variables, propiedades, propiedades de conjunto (características de conjunto, colectivas, globales, es decir desde el punto de vista macroscópico [14, pp. 56, 57, 64]), atributos, cantidades, coordenadas, magnitudes, ó parámetros. (La Termodinámica también maneja cantidades que no son propiedades tales como velocidades de flujo másico, y transferencia de energía por medio de trabajo y/o calor [11, p. 5]). A las magnitudes que consideramos como constantes al ocuparnos de un aspecto del problema y como variables al tratar otro aspecto, se les llama parámetros [36, p. 17]. 53 Las funciones de estado son importantes en Termodinámica Clásica dado que esta ciencia estudia solamente los estados de equilibrio, y no la forma en la cual tienen lugar los cambios de estado. Por esta razón las decisiones termodinámicas como las que tienen que ver con la posibilidad de un cambio particular, tienen que estar basadas en los correspondientes cambios de las funciones de estado, porque solamente éstas son independientes de la forma en la cual ocurren los cambios [22, p. 268].

54 Las funciones de estado (variables dependientes) se pueden usar como variables de estado (variables independientes) y viceversa [1, p. 32]. Una variable de estado es la que tiene un valor definido cuando se especifica el estado termodinámico de un sistema [19, p. 105].

55 También reciben el nombre de funciones de conveniencia [37, p. 305].

Primera Ley de la Termodinámica: Sistemas Físicos Cerrados

Ríos y Mustafá

Las funciones de estado intensivas son: P, T

Las funciones de estado extensivas son: V, U, H, S, G, A

Los potenciales intensivos de energía son:

P:

potencial mecánico

T:

potencial térmico

µ i : potencial másico ó potencial químico

Los potenciales termodinámicos extensivos ó “energías” son: U 56 , H 57 , G 58 , A 59 . Estos potenciales son útiles en la termodinámica química de las reacciones y en los procesos no cíclicos [20, p. 11] [12, p. 55] [38].

56 U es la energía necesaria para crear un sistema [38]. La energía interna no tiene una definición termodinámica concisa. La energía interna es una primitiva termodinámica (una primitiva bien se reconoce por medio de nuestras percepciones sensoriales, ó bien no es definible en términos de algo más simple [9, p. 2]). La energía interna no se puede medir directamente; no hay instrumentos para tal fin. En consecuencia, se desconocen los valores absolutos. Sin embargo, esto no es una desventaja en el análisis termodinámico, dado que en los cálculos solamente se requieren cambios en la energía interna relativos a un estado de referencia [9, p. 21] [32, p. 397]. 57 H es la energía necesaria para crear un sistema más el trabajo necesario para “separar” un espacio volumétrico para el mismo [38]. Buena parte de la Química, y la mayor parte de la Biología, tienen lugar en recipientes que están abiertos a la atmósfera y están sujetos a una presión constante (no son mantenidos @ volumen constante). En general, cuando un cambio tiene lugar en un sistema abierto a la atmósfera, el volumen del sistema cambia. Por ejemplo, la descomposición térmica de 1 mol de CaCO 3 @ 1 bar produce un incremento en volumen de 89 L @ 800 o C por cuenta del gas CO 2 obtenido. Para crear este volumen tan grande a ser ocupado por el CO 2 , la atmósfera alrededor tiene que ser “empujada”. Esto es, el sistema tiene que realizar trabajo de expansión. Por esta razón, aunque se tiene que suministrar una cierta cantidad de calor para completar la descomposición endotérmica, el incremento en energía interna del sistema no es igual a la energía suministrada como calor dado que una parte de ésta ha sido usada para realizar trabajo de expansión. En otras palabras, dado que el volumen ha aumentado, una parte del calor suministrado al sistema ha sido devuelto a los alrededores como trabajo. La entalpía, H, difiere de la energía interna, U, en el producto de la presión, P, y el volumen, V, del sistema; dado que PV > 0, la entalpía de un sistema es siempre mayor que su

energía interna.

La entalpía molar, H = H / n , de una sustancia,

La entalpía es una propiedad extensiva.

propiedad intensiva, difiere de la energía interna molar en una cantidad proporcional al volumen molar, V ,

de la sustancia: H = U + PV . Para un gas ideal podemos escribir PV = RT , de tal manera que para un gas

ideal: H = U + RT . Esta relación nos dice que la diferencia entre la entalpía molar y la energía interna molar de un gas ideal aumenta con la temperatura. @ 25 o C, RT = 2.5 kJ/mol, ó sea que la entalpía molar de un gas ideal difiere de su energía interna molar en esa cantidad. Dado que el volumen molar de un sólido ó de un líquido es alrededor de 1000 veces menor que el de un gas, podemos también concluir que la entalpía molar de un sólido ó líquido es del orden de 2.5 J/mol mayor que su energía interna molar, por lo cual la diferencia numérica es despreciable. Aunque la entalpía y la energía interna de una muestra pueden tener valores similares, la introducción de la entalpía tiene varias consecuencias importantes en Termodinámica. Primero, dado que H es una función de estado, el cambio en la entalpía, H, cuando un sistema cambia de un estado a otro es independiente de la trayectoria entre los dos estados. Segundo, al enfocarnos en la entalpía de un sistema automáticamente estamos teniendo en cuenta la energía perdida y ganada como trabajo de expansión [6, pp. 50, 51]. Como en el caso de la energía interna, la entalpía no tiene un valor absoluto; sólo se pueden calcular cambios de entalpía. Con frecuencia se usa un conjunto de condiciones de referencia para calcular los cambios de entalpía. Por ejemplo, las condiciones de referencia usadas en las Tablas de Vapor son agua líquida @ 0 o C y @ su presión de vapor. Esto no significa que la entalpía sea realmente cero bajo estas condiciones, sino que le ha sido arbitrariamente asignado un valor de cero a la entalpía @ estas condiciones [32, pp. 398, 399].

Primera Ley de la Termodinámica: Sistemas Físicos Cerrados

Ríos y Mustafá

Las relaciones funcionales entre las ocho (8) funciones de estado termodinámicas se pueden obtener a partir del siguiente esquema [39, p. 98]:

pueden obtener a partir del siguien te esquema [39, p. 98]: A su vez, las variables

A su vez, las variables anteriores se pueden clasificar en dos grupos, a saber:

Variables macroscópicas observables y medibles experimentalmente:

P: Presión absoluta, variable intensiva V: Volumen, variable extensiva T: Temperatura absoluta, variable intensiva

Variables extensivas no medibles:

U: Energía interna H: Entalpía S: Entropía G: Energía libre de Gibbs A: Energía libre de Helmholtz

En los sistemas físicos cerrados ó sistemas mecánicos estamos interesados en estudiar las llamadas “seis formas de energía”, a saber: Energía cinética, E K 60 ; energía potencial, E P 61 ; U 62 ; H ; Q; y W [32, p. 392].

63

58 G es la función energía libre de Gibbs (Josiah Willard Gibbs, Estados Unidos, 1839-1903). G = A + PV = H – TS, por lo cual G puede describir si un proceso ocurrirá espontáneamente @ temperatura y presión constantes. @ T y P constantes: Si G para una reacción química es negativa, la reacción puede ocurrir espontáneamente; si G es positiva, la reacción no ocurrirá espontáneamente; si G es igual a cero, la reacción está en equilibrio [24, p. 89].

59 A es la función energía libre de Helmholtz (Hermann Ludwig Ferdinand von Helmholtz, Alemania, 1821- 1894). A = U – TS, por lo cual A puede describir si un proceso ocurrirá espontáneamente @ temperatura y volumen constantes. @ T y V constantes: Si A para una reacción química es negativa, la reacción puede ocurrir espontáneamente; si A es positiva, la reacción no ocurrirá espontáneamente; si A es igual a cero, la reacción está en equilibrio [24, p. 96].

60 Término introducido por Lord Kelvin en 1856 [9, p. 10]. Se puede asignar un valor a la energía cinética conociendo solamente la masa de un cuerpo y la magnitud de su velocidad instantánea relativa a un marco de coordenadas especificado, sin tener en cuenta la forma en la cual fue alcanzada esta velocidad. Por lo tanto, la energía cinética es una propiedad del cuerpo. Dado que la energía cinética está asociada con el cuerpo como un todo, ésta es una propiedad extensiva [11, p. 37].

Primera Ley de la Termodinámica: Sistemas Físicos Cerrados

Ríos y Mustafá

7. CARACTERISTICAS DE LAS FUNCIONES DE ESTADO

i. El valor de una función de estado es independiente de la historia previa del sistema [20, p. 9]

ii. U = Q – W (Primera Ley de la Termodinámica para sistemas cerrados). La Primera Ley postula la existencia de la energía interna, U, y por lo tanto ésta es una función de estado primaria 64 (las funciones primarias son aquellas cuya existencia tiene que ser postulada, mientras que las funciones derivadas son combinaciones de las funciones primarias) [1, p. 43]. Tanto el trabajo como el calor dependen de la ruta escogida, pero la suma de éstos no [24, p. 29]. U = U 2 – U 1 : Dado que U es una función de estado, este resultado es independiente de si el sistema es mantenido ó no en un estado de equilibrio interno (propiedades uniformes) durante el proceso real; este resultado requiere solamente que los estados inicial y final sean estados de equilibrio [20, pp. 10,

11].

iii. Las funciones construidas solamente a partir de variables de estado son automáticamente funciones de estado termodinámicas, v. gr. H = U + PV; G = A + PV

61 Este término fue propuesto por primera vez en 1853 por el ingeniero escocés William Rankine [9, p. 12]. La energía potencial está asociada con la fuerza de gravedad (fuerza conservativa) y por esta razón es un atributo de un sistema que consiste de un cuerpo y de la Tierra en conjunto. Sin embargo, al evaluar la fuerza de la gravedad como el producto mg/g c es posible determinar la energía potencial gravitacional para un valor especificado de “g” conociendo solamente la masa del cuerpo y su elevación. Desde este punto de vista la energía potencial es una propiedad extensiva del cuerpo [11, p. 38].

62 La energía interna, U, del sistema es una medida de las “reservas de energía” del mismo [6, p. 47].

63 La aparición del grupo U + PV (en el análisis de los volúmenes de control de ciertos tipos de procesos, particularmente en la generación de potencia y en refrigeración [2, p. 77]) sugiere la definición por conveniencia de una nueva propiedad termodinámica derivada. En estas condiciones, la definición matemática (la única) de entalpía es: H = U + PV. Entalpía (de la palabra griega enthalpien, que significa “calor adentro” [6, p. 51]) es una palabra propuesta en 1909 por el físico Heike Kamerlingh Onnes (Holanda, 1853-1926) quien obtuvo (fue el primero) helio líquido en 1908, descubrió la superconductividad en 1911, y ganó el Premio Nobel de Física en 1913 [9, p. 38]. El uso difundido de la propiedad entalpía se debe al Profesor Richard Mollier (Alemania, 1863 -1935), quien reconoció la importancia del grupo u + Pv en el análisis de las turbinas de vapor y en la representación de las propiedades del vapor de calentamiento en forma tabular y en forma gráfica (como en la famosa carta de Mollier). Mollier denominó al grupo u + Pv como contenido de calor y calor total. Estos términos no fueron muy consistentes con la terminología termodinámica moderna y fueron reemplazados en los años 1930 por el término entalpía [2, p.77]. Hay que aclarar que la presencia del producto PV en la definición de entalpía se obtiene a partir de la forma algebraica del trabajo de expansión (como ya se dijo, el producto PV es el trabajo necesario para “separar” un espacio volumétrico para un sistema gaseoso); no tiene nada que ver con la presencia del producto PV en la ley del gas ideal [19, p. 124]. Una reacción endotérmica (Q > 0) que tiene lugar @ presión constante corresponde a un aumento en la entalpía (H > 0) dado que la energía entra al sistema como calor. De otro lado, una reacción exotérmica (Q < 0) que tiene lugar @ presión constante corresponde a una disminución en la entalpía (H < 0) dado que la energía sale del sistema como calor. Todas las reacciones de combustión, incluyendo las combustiones controladas que contribuyen a la respiración, son exotérmicas y están acompañadas por una disminución en la entalpía. Estas relaciones son consistentes con el nombre “entalpía”, que como ya se dijo se deriva de la palabra griega que significa calor adentro: El “calor adentro” del sistema aumenta si el proceso es endotérmico y absorbe calor desde los alrededores; el “calor adentro” del sistema disminuye si el proceso es exotérmico y libera calor hacia los alrededores [6, pp. 51, 52].

64 Tal como la Primera Ley afirma la existencia de una función de estado, la energía interna, la Segunda Ley afirma la existencia de otra función de estado, la entropía [1, p. 50].

Primera Ley de la Termodinámica: Sistemas Físicos Cerrados

Ríos y Mustafá

= H TS; A = U TS [12, p. 64]. Funciones de estado tales como la entalpía, la cual

es una combinación lineal de cantidades extensivas, son también extensivas [1, p. 47].

Las funciones de estado termodinámicas obedecen las mismas relaciones cuando son aplicadas bien sea en un proceso tal como la expansión de un gas ó en una reacción química [12, p. 221].

iv. El producto de dos funciones de estado termodinámicas es también una función de estado termodinámica (ver ejemplos del numeral iii anterior) [12, p. 88].

v. Todas las funciones de estado termodinámicas tienen diferenciales exactos 65 [12, p. 74]

y la función de estado posee un valor definido, z i , para cada punto (x i , y i ). Como

corolario, un valor de una función de estado se puede representar como un punto en un diagrama; por esta razón también reciben el nombre de funciones de punto [26, pp. III- 11, 12].

vi. La derivada de dos variables de estado es también una función de estado, v. gr., para un

Las

capacidades caloríficas @ volumen constante y @ presión constante son funciones ó cantidades derivadas [1, pp. 43, 44].

vii. Para una ruta ó trayectoria cíclica no hay cambio en el valor de ninguna variable de

En el curso de un ciclo 66 , el valor de cualquier función de estado

termodinámica tiene un cambio neto de cero y en estas condiciones no solo P = 0, T

= 0, y V = 0, sino también U = 0, y S = 0 para un ciclo completo, ó proceso cíclico (de la palabra griega kyclos que significa rueda [35, p. 34]) [12, p. 86].

viii. El producto de una función de estado y un diferencial 67 de una función de estado no

necesariamente arroja un diferencial exacto, v. gr., δW reversible = P dV; δQ reversible = T dS [12, p. 88]. El trabajo y el calor arrojan elementos diferenciales los cuales son diferenciales inexactos, pero las Matemáticas postulan que para tales elementos existe al menos un factor de integración que convierte el diferencial inexacto en un diferencial exacto; por ejemplo, el factor de integración del calor es 1/T, produciendo el diferencial

exacto dS = δQ reversible / T [21, p. 7/35].

⎛ ∂ U

T ≡ ⎜ ⎝

S

V

;

⎛ ∂ U

⎛ ∂ H

sistema cerrado se cumple que [5, p. 52]:

C

v

≡ ⎜

C

P

≡ ⎜

T

V

;

T

P

.

estado [12, p. 87].

65 Como ya se dijo, a diferencia de las variables de estado, el trabajo y el calor son funciones del proceso (están definidos por un proceso [10, p. 17]) ó funciones de la trayectoria ó funciones de transferencia ó funciones de línea, por lo cual dan lugar a diferenciales inexactos ó diferenciales imperfectos. La integración de una variable con diferencial exacto ó diferencial ordinario arroja un valor que depende de los límites de integración pero no del camino que los conecta. La integración de una variable con diferencial inexacto depende del camino seguido [10, pp. 73, 74].

66 Un ciclo termodinámico es una secuencia de procesos que empieza y termina en el mismo estado. Al final del ciclo el sistema no experimenta un cambio neto de estado. Los ciclos repetidos periódicamente juegan papeles destacados en muchas áreas de aplicación. Por ejemplo, el vapor que circula a través de una planta de potencia eléctrica ejecuta un ciclo [11, p. 6].

67 Los diferenciales son incrementos infinitamente pequeños [12, p. 73]. Recuérdese que [9, p. 26] [19, p.

118]:

d: diferencia ó cambio infinitesimal;

d

= ∆ : diferencia ó cambio finito;

δ: cantidad infinitesimal;

δ = cantidad total : cantidad finita;

δ≠ 0

d = 0

Primera Ley de la Termodinámica: Sistemas Físicos Cerrados

Ríos y Mustafá

8. ECUACIONES DE ESTADO

Existen relaciones algebráicas entre las variables de estado de un sistema termodinámico. Por ejemplo, para una determinada cantidad de materia, la presión, el volumen, y la temperatura no son independientes entre sí, sino que están relacionadas mediante una ecuación matemática que recibe el nombre de ecuación de estado [10, p. 5]. Una ecuación de estado es una relación funcional ó analítica entre las variables de estado termodinámicas experimentales, entre las cuales se destacan la presión, el volumen, la temperatura, y la masa del sistema [12, p. 35] [18, p. 48]. Estas ecuaciones de estado se establecen fenomenológicamente 68 [12, p. 63] (de las palabras griegas phainómenon que significa manifestación, hecho; y lógos que significa descripción, estudio [14, p. 9]) ó macroscópicamente, lo que quiere decir que son obtenidas a partir de datos de laboratorio y no a partir de principios fundamentales [12, p. 63], esto es, midiendo los valores de presión, volumen y temperatura, y generalmente el resultado se cumple para un rango limitado de presiones y temperaturas [12, p. 64]. Ejemplos de ecuaciones de estado son:

Para gases 69 ideales 70 :

V(T, P, n) =

nRT

P

; @

P T

68 El significado físico, práctico de este adverbio se puede explicar de la siguiente manera [12, p. 15]: Todos nosotros tenemos un entendimiento fenomenológico de la temperatura. Cuando la temperatura aumenta a nuestro alrededor, el mercurio en un termómetro se expande, y usando una escala lineal marcada en el termómetro, nosotros medimos ese incremento, mientras sentimos más calor. El termómetro proporciona mediciones reproducibles y sirve como un instrumento para observación y experimentación. Sin embargo, éste no establece una base para el cambio de temperatura al nivel molecular, solamente una forma para

referenciar la temperatura con el volumen de cierta muestra de mercurio.

69 Etimológicamente la palabra “gas” se deriva de la misma raíz latina (chaos) que la palabra “caos” [8, p. 76]. La palabra “gas” fue inventada por el científico Jan Baptista Van Helmont (Bélgica, 1577-1644) en el siglo

XVII [40].

70 Las desviaciones del comportamiento ideal están relacionadas con la naturaleza atómica y molecular de un gas, y con la existencia de fuerzas intermoleculares. Por ejemplo, @ T = 0, la ley del gas ideal implica que PV = 0, lo cual significa que V = 0 para cualquier presión fija. Los átomos y moléculas no son puntos hipotéticos en el espacio que se pueden “replegar” sin ocupar volumen; sus volúmenes no se aproximan a cero

cuando la temperatura se aproxima al cero absoluto. De esta forma, una descripción exacta de un gas real (los

gases reales pueden cambiar de estado físico, se condensan y solidifican, mientras que el gas ideal es siempre

un gas) requiere una corrección a la ley del gas ideal. (La ley del gas ideal ó gas perfecto ó gas enrarecido

puede servir como una buena aproximación para los gases reales ó gases imperfectos @ muy bajas presiones

y altas temperaturas, pero en otras condiciones las ecuaciones de estado para los gases reales son mas

complicadas: El comportamiento PVT de un gas real en la vecindad de un cambio de gas a líquido ó de gas a

sólido tiende a ser mucho mas complicado que el comportamiento del gas ideal. Por lo tanto, las ecuaciones de estado son diferentes dadas las diferencias en comportamiento de los gases reales). Como un ejemplo de

la corrección mencionada, nosotros podríamos introducir una constante, V 0 , correspondiente al volumen del

gas @ T = 0; esto significa que P(V- V 0 ) = nRT. Otra diferencia entre el gas ideal y cualquier gas real está en que un gas real está compuesto de partículas (átomos ó moléculas) que interactúan entre ellas tanto

atractivamente como repulsivamente, mientras que el gas ideal está compuesto de masas puntuales no interactuantes hipotéticas (el estudio de la interacción molecular empezó con el estudio de los gases reales). Por tanto, en muchas formas, el comportamiento PVT de un gas real tiende a diferir de aquel de un gas ideal,

y esto se manifiesta en las diferentes formas de las isotermas P-V [12, Capítulo 2]. Los gases reales exhiben

fuerzas cohesivas internas lo cual hace que la energía interna dependa del volumen, la presión, y también de

la temperatura [24, p. 38].

Primera Ley de la Termodinámica: Sistemas Físicos Cerrados

Ríos y Mustafá

Esta es una relación funcional entre tres variables, dos de las cuales son independientes 71 [12, p. 35], hacia la cual se observa que convergen las ecuaciones de estado de los gases reales cuando sus densidades molares (n/V) tienden a cero [1, p. 83]. Esta ecuación de estado es la información termodinámica crucial acerca de un gas [12, p. 64], y denota la relación de un par de variables mecánicas conjugadas (una es intensiva y la otra extensiva, mientras que el producto tiene las dimensiones de trabajo ó energía) tales como presión P y volumen V con la temperatura T [1, p. 82]. Presión, volumen, y temperatura son todas funciones de estado termodinámicas, y por lo tanto, esta expresión se denomina ecuación de estado [12, p. 51]. El único gas para el cual se cumple esta ecuación para todas las presiones y todas las temperaturas es una sustancia hipotética ó ficticia infinitamente compresible (cuando P aumenta, V disminuye; esto significa que las partículas que componen el gas ideal no tienen volumen intrínseco [12, p. 53]) denominada gas ideal en virtud de la simplicidad de esta relación PVT [12, p. 37]. La ecuación del gas ideal tiene la gran ventaja de que no contiene constantes que se aplican a los gases individuales. Las respuestas que se obtienen al usar la ecuación son generalmente exactas dentro de un ± 10% para la mayor parte de los gases @ condiciones cercanas a la temperatura ambiente y a la presión atmosférica [24, p. 27].

Para sólidos y líquidos:

Si la presión sobre un sólido ó líquido se aumenta, el volumen no cambia mucho. Si la temperatura se aumenta, el volumen tampoco cambia mucho. Por esta razón, una ecuación de estado apropiada para describir tales sistemas podría ser [24, p. 25]:

V(T,P) constante 72

9. REGLA DE FASES

La regla de fases de Gibbs 73 permite determinar los grados de libertad, F (ó el número de variables de estado termodinámicas intensivas 74 tales como: P, T, V , ρ , x i ) que se deben

71 Cuando nosotros escogemos la presión y la temperatura para un sistema gaseoso, el volumen es dictado por la relación V = nRT/P. Si nosotros escogemos presión y volumen, entonces hay solamente una temperatura @ la cual se puede encontrar un sistema que obedece esta ecuación [12, p. 35].

72 Considerando los sólidos y los líquidos como incompresibles. 73 Josiah Willard Gibbs, Profesor norteamericano de la Universidad de Yale, dedujo en 1875 mediante razonamientos teóricos la regla de fases, la cual es famosa dado que es uno de los resultados mas elegantes de la Termodinámica Química [6, p. 105] [9, p. 29]. Fue el mismo Gibbs quien en 1875 definió la función potencial químico, µ, concepto termodinámico abstracto que hizo posible obtener la solución matemática al problema del equilibrio de fases, dada por el excepcionalmente simple resultado de que en equilibrio, el potencial químico de cada componente tiene que ser el mismo en cada fase [20, p. 4]. (La meta del trabajo en la Termodinámica del Equilibrio de Fases consiste en correlacionar el potencial químico abstracto de una sustancia con variables independientes medibles físicamente tales como P, T, y composición química [20, p. 18], ó, en otras palabras, traducir las variables termodinámicas a variables del mundo físico real [20, p. 20]). Fue Gibbs el primero que vio la generalidad de la Termodinámica. El estuvo en condiciones de mostrar que un tratamiento termodinámico es posible para una amplia variedad de aplicaciones, incluyendo el comportamiento de los sistemas químicos [20, p. 7].

Primera Ley de la Termodinámica: Sistemas Físicos Cerrados

Ríos y Mustafá

especificar independientemente ó arbitrariamente para fijar sin ambigüedad el estado termodinámico de equilibrio de un sistema sin reacción química (ó sea, para determinar todas las propiedades intensivas de cada fase del sistema de interés), a partir de la ecuación [9, pp. 29, 30] [20, p. 2] [32, p. 333]:

F

=

C P + 2;

F 0

donde las variables de la derecha son:

C: Es el número de componentes del sistema bajo estudio. Un componente es una

sustancia cuya individualidad química está bien definida, formada por moléculas todas de

la misma clase [18, p. 26].

P: Es el número de fases presentes en equilibrio.

En el caso de una sustancia pura la regla de fases de Gibbs se aplica estrictamente en el diagrama termodinámico de cambios de fase ó diagrama P vs T. Para un gas ideal ó real puro ó mezcla de gases no reactivos, hay dos (2) grados de libertad independientes (F = 2), ó sea dos (2) variables de estado termodinámicas que se pueden fijar independientemente mientras se mantiene el estado de equilibrio del sistema [12, p. 113].

Para una masa fija de un gas ideal puro ó de una mezcla de gases ideales no reactivos, se tiene entonces que:

PV = nRT

ó

PV = RT

P

= P(V, T) ó T = T(V, P)

ó V = V(P, T)

Es evidente que cada variable dependiente se puede expresar en función de otras dos (2) variables independientes.

A continuación se demuestra que lo anterior también se cumple para los gases reales ó

gases imperfectos, v. gr., para un gas de van der Waals 75 puro ó mezcla de gases de van der

Waals. La formulación de la ecuación propuesta por este investigador en 1873 es la siguiente [19, pp. 31, 34]:

P

=

RT

a

V

b

V

2

donde a y b son constantes positivas únicas para un gas:

74 Las cuales son independientes del tamaño del sistema y de las fases individuales. En estas condiciones la regla de fases da la misma información para un sistema grande que para un sistema pequeño y para diferentes cantidades relativas de las fases presentes. Por otra parte, solo las composiciones de las fases individuales son variables de la regla de fases. Las composiciones globales ó totales no son variables de la regla de fases cuando está presente más de una fase [9, p. 30].

75 El físico Johannes Diderik van der Waals (Holanda, 1837-1923), Premio Nobel de Física en 1910, fue el primer investigador que reconoció la influencia del tamaño molecular y de las fuerzas intermoleculares en la presión de un gas [19, p. 33].

Primera Ley de la Termodinámica: Sistemas Físicos Cerrados

Ríos y Mustafá

a: Toma en cuenta las fuerzas atractivas intermoleculares (que no están presentes en la ley del gas ideal ó ley del gas perfecto) y es aproximadamente proporcional a la energía de vaporización del líquido

b: Toma en cuenta las diferencias de tamaño molecular entre las moléculas; es aproximadamente comparable con el volumen molar de las fases condensadas

Los valores de a y b se pueden obtener a partir del comportamiento de la línea isoterma

crítica en un diagrama P vs V para la sustancia, la cual presenta un punto de inflexión en el punto crítico, por lo cual se cumple que:

( ∂ P / ∂ V ) = 0 T = T C ( 2
(
P /
V
)
= 0
T
= T C
(
2
2
)
P /
V
= 0
T
= T C
Finalmente se obtiene que:
2
27 (
RT
c )
a =
64 P
c
RT
c
b =
8P
c

T c : Temperatura crítica (absoluta) de la sustancia

P c : Presión crítica (absoluta) de la sustancia

Para los gases reales se define el factor de compresibilidad, Z, de la siguiente manera:

Z =

PV

=

V

RT

V ideal

(Z = 1 para los gases ideales).

Al llevar el factor de compresibilidad a la ecuación de estado propuesta por van der Waals es posible obtener la siguiente ecuación cúbica:

Z

Z

3

Z

2

gas

Z

i

⎜ ⎝

P

r

27

+ 1 + Z

P

r

⎟ −

27

P

2

r

8T

r

64 T

2

r

512 T

3

r

=

1, 2,3

= 0

Primera Ley de la Termodinámica: Sistemas Físicos Cerrados

Ríos y Mustafá

donde P r y T r son los parámetros reducidos ó parámetros corregidos ó parámetros normalizados, los cuales se definen para un gas real puro de la siguiente manera (P c y T c

son parámetros reductores [41, p. 101]) [32, p. 283]:

P

r

T

r

=

=

P

P

c

T

T

c

lo cual equivale finalmente a que:

Z

=

Z(P ,T )

r

r

ó Z = Z(P,T)

El anterior es el Teorema de los Estados Correspondientes el cual, enunciado en su forma mas simple, afirma que el factor de compresibilidad Z es para todos los fluidos puros una función universal de la presión reducida P r y de la temperatura reducida T r [41, p. 101].

Para el caso de una mezcla de gases de van der Waals se reemplazan T c y P c en las

ecuaciones anteriores respectivamente por los “pseudoparámetros” T pc y P pc , obtenidos

mediante la aplicación de las reglas de Kay como se indica a continuación [41, p. 110]:

T

pc

P

pc

=

=

i

i

y T

i

ci

y P

i

ci

: Temperatura pseudocrítica

: Presión pseudocrítica

En estas condiciones, se demuestra que tanto para un gas de van der Waals puro, como para una mezcla de gases de van der Waals, es necesario especificar dos (2) propiedades intensivas independientes para fijar el estado termodinámico de un gas real.

Existe otra ecuación de estado para los gases que resuelve con muy buena aproximación algunas inconsistencias que presenta la ecuación de van der Waals, sobre todo en el rango de las altas presiones y las bajas temperaturas, condiciones propias de la fase líquida. Dicha ecuación fue propuesta en 1949 por Redlich y Kwong y es del siguiente tenor [42]:

P

=

(RT / V

b)

a /[T

1/ 2

V(V

+

b)]

a, b: Son constantes diferentes en valor numérico pero conceptualmente iguales a las de

van der Waals. Las expresiones para estas constantes se pueden conseguir de la siguiente

forma [43, pp. 97, 98]: A partir de la ecuación original se puede obtener la siguiente

ecuación cúbica en el volumen molar evaluada @ T c y P c :

3

V

V

2

(RT / P V[a / P T

c

c

)

+

c

c

1/ 2

]

(RT b / P b ab / P T

c

c

)

2

c

c

1/ 2

=

0

De otro lado, en el punto crítico las raíces de la anterior ecuación cúbica deben coincidir,

Primera Ley de la Termodinámica: Sistemas Físicos Cerrados

Ríos y Mustafá

V

1

= V

2

= V

3

= V

c

con lo cual,

(V

V

c

)

3

=

(3V )V (3V )V V 0

V

c

+

c

c

3

2

2

3

=

Igualando los coeficientes de las dos ecuaciones anteriores se llega a una expresión del tipo:

V

3V

c

b

3V b

c

3

c

2

2

b

3

=

0

la cual puede resolverse utilizando el método numérico de las tangentes de Newton:

V

c i

+

1

= V

c i

(

f V

c i

)

'

/ f

(

V

c i

)

con un valor inicial de V

c =

3b

, obtenido al resolver la ecuación

V

3V

c

3

c

2

b

=

0

(la cual por simplificación no toma en cuenta ni el término lineal en

independiente de la ecuación cúbica en V ) hasta conseguir que:

c

3.8474 b

V

a

b = 0.0867 RT / P

c

=

0.4278

R

2

T

c

c

5/ 2

c

/ P

c

V , ni el término

c

Por un procedimiento análogo al seguido con la ecuación de van der Waals, se obtiene que:

Z

3

Z

2

+

Z(P / T

r

r

)(0.4278 / T

3/ 2

r

0.0867

0.0075 P / T

r

r

)

0.0371P

2

r

lo cual equivale finalmente a que:

Z

=

Z(P ,T )

r

r

ó Z = Z(P,T)

/ T

7 / 2

r

=

0

tanto para un gas de Redlich-Kwong puro, como para una mezcla de gases de Redlich- Kwong, con lo cual queda nuevamente demostrado que es necesario especificar dos (2) propiedades intensivas independientes para fijar el estado termodinámico de un gas real 76 .

76 El real mérito de las ecuaciones cúbicas estudiadas, consiste en éstas permiten un cálculo directo del valor del factor de compresibilidad, Z, tanto de un gas real puro como de una mezcla de gases reales, conociendo solamente P y T [43, p. 98].

Primera Ley de la Termodinámica: Sistemas Físicos Cerrados

Ríos y Mustafá

10. BRÚJULA TERMODINÁMICA

Existe un dibujo, denominado la “brújula termodinámica” para obtener las relaciones termodinámicas más importantes entre las ocho (8) variables de estado : P, V, T, U, H, S, G, y A [12, pp. 53-64]:

de estado : P, V, T, U, H, S, G, y A [12, pp. 53-64]: P

P y V son variables independientes “obligatorias” de las funciones de energía (por fuera del círculo) U, H, G, y A, dado que el cambio de energía se mide en procesos que tienen lugar bien sea @ presión constante ó @ volumen constante. El sistema @ presión constante es generalmente un sistema abierto de tal manera que la presión del aire ambiente es la presión constante, mientras que los experimentos @ volumen constante son llevados a cabo con un calorímetro cerrado. Con el volumen ó la presión como una de las variables independientes, y con esa variable fija experimentalmente, se pueden hacer mediciones que están sujetas solamente a una variable. Estas se pueden repetir para diferentes valores de la variable fija.

De acuerdo con la “brújula termodinámica” las variables independientes son P, V, T, y S; para los potenciales termodinámicos extensivos U, H, G, y A se obtienen las siguientes relaciones:

U

H

G

A

=

=

=

=

U(S, V);

H(S, P);

G(T, P);

A(T, V);

dU

dH

dG

dA

(

=∂ ∂

U

/

S)

V

dS

(

+∂ ∂

U

/

V) dV;

S

(

=∂ ∂

H

/

S)

P

dS

(

+∂ ∂

H /

P) dP;

S

(

=∂ ∂

G

/

T) dT

P

(

+∂ ∂

G

/

P) dP;

T

(

=∂ ∂

A /

T)

V

dT

(

+∂ ∂

A /

V) dV;

T

dU

=

TdS

PdV

dH

dG

TdS

=

=−

+

SdT

dA

=−

SdT

VdP

+

VdP

PdV

La clave para usar la “brújula termodinámica” consiste en que el resultado de una derivada parcial de una función de energía por fuera del círculo con respecto a una variable dentro del círculo, manteniendo la segunda constante, se obtiene al dirigir la aguja hacia la variable que está en dirección opuesta a la primera; el signo será positivo si la aguja queda apuntando hacia arriba, y negativo si la aguja queda apuntando hacia abajo. De esta manera, se puede verificar por ejemplo que:

(

U /

S)

V

=

T,

y

(

U /

V)

=−

S

P

Primera Ley de la Termodinámica: Sistemas Físicos Cerrados

Ríos y Mustafá

11. RELACIONES DE MAXWELL

Un conjunto de relaciones identificadas como las relaciones de Maxwell (James Clerk Maxwell, Escocia, 1831-1879) también se puede obtener a partir de la brújula termodinámica [12, pp. 61-63]. Estas son relaciones entre las derivadas parciales de las variables dentro del círculo. Nosotros podemos relacionar dos derivadas parciales cualesquiera de la siguiente manera:

1. Viajando en sentido horario en el interior de la brújula, se seleccionan tres variables en secuencia, tales como V, S, y P. Esto corresponde a la derivada parcial de la primera (V), con respecto a la segunda (S), manteniendo la tercera (P) constante, esto es,

. Si la segunda variable está en la mitad inferior de la brújula (sur), se

( V / S

) P

antepone el signo menos; para este caso se obtiene:

(

−∂V / S

) P

2. Partiendo de la cuarta variable en el interior de la brújula, se seleccionan tres variables en secuencia en sentido contrahorario, para el caso estudiado estas variables son: T, P, y

S. Esto corresponde a la derivada parcial de la primera (T), con respecto a la segunda

S . Si la segunda variable está

en la mitad inferior de la brújula (sur), se antepone el signo menos; para este caso se

(P), manteniendo la tercera (S) constante, esto es, ( )

T / P

obtiene:

(

−∂T / P

) S

3. Iguale los resultados de los dos primeros pasos para obtener una relación de Maxwell:

(

−∂ ∂

V /

S

)

P

=

(

−∂T / P

) S

.

Al emplear la brújula termodinámica, puede presentarse el caso de que para algunas relaciones entre las variables de estado termodinámicas sea necesario viajar primero en sentido contrahorario y luego en sentido horario, sin que la convención señalada para los signos sufra modificación. A continuación se dan algunos ejemplos prácticos sobre el uso de la brújula termodinámica.

Seleccionando T, V, y S, se obtiene:

(

T / V =−∂ ∂

S

P /

)

(

S

) V

Seleccionando T, P, y S, se obtiene:

−∂ T / P =−∂ ∂

S

V /

(

)

(

S

) P

Seleccionando S, V, y T, se obtiene:

(

S/

V

)

T

(

=∂ ∂

P /

T

) V

Seleccionando S, P, y T, se obtiene:

(

−∂ ∂

S/

P

)

T

(

=∂ ∂

V /

T

) P

Primera Ley de la Termodinámica: Sistemas Físicos Cerrados

Ríos y Mustafá

Las anteriores ecuaciones de denominan relaciones de Maxwell y tienen un gran valor en Termodinámica dado que son un medio para determinar el cambio de entropía (la cual no

se puede medir directamente) midiendo simplemente los cambios en las propiedades P,V, y

T. Las relaciones anteriores están limitadas a sistemas compresibles simples [2, pp. 609,

610].

La “potencia” y utilidad de estas derivadas y relaciones diferenciales entre las funciones de estado termodinámicas se puede apreciar por medio de las ecuaciones de estado. Una ecuación de estado particular es suficiente para generar todas las derivadas entre P, V, y T. Por ejemplo, al considerar un sistema descrito por la ecuación de estado de van der Waals:

RT a P = − 2 V − b V se obtiene que: de donde:
RT
a
P
=
2
V
− b
V
se obtiene que:
de donde:
(
P /

(

P /

T

)

V

R ∂ T ) = V V − b R =∂ ∂ ( S/ V
R
T
)
=
V
V
b
R
=∂ ∂
(
S/
V
)
=
T
V
b

A partir de las relaciones de Maxwell que podemos extraer de la brújula termodinámica,

tenemos un conocimiento completo acerca de las restantes funciones termodinámicas del sistema. Obviamente, el ingrediente importante es la ecuación de estado. Vía la relaciones de Maxwell, nosotros podemos en principio conectar todas las funciones de estado con la

ecuación de estado.

12. PROPIEDADES MOLARES PARCIALES 77

La no aditividad de las propiedades extensivas en los sistemas reales requiere la

introducción del concepto “magnitud molar parcial”. Si se tiene un volumen dado de agua y se adiciona un mol de agua, el volumen aumentará en 18 mL; esta cantidad, 18 mL/mol,

es el volumen molar del agua pura. Si se adiciona un mol de agua a un volumen dado de

etanol, el volumen aumentará sólo en 14 mL. La razón de un incremento mas pequeño se

debe a que el volumen que ocupa un número determinado de moléculas de agua depende de

la naturaleza de las moléculas que le rodean. Como hay mucho etanol presente, cada

molécula de agua estará rodeada de etanol puro y el empaquetamiento de las moléculas que resulta ocupa sólo 14 mL. La cantidad 14 mL/mol es el volumen molar parcial de agua en etanol. Los volúmenes molares parciales de los componentes de la mezcla, varían con la composición debido a que el entorno de cada tipo de molécula cambia cuando la composición pasa de agua pura a etanol puro [25, p. 217]. Se concluye entonces que algunas veces es conveniente referirse a los valores termodinámicos para precisamente un mol de una sustancia [12, p. 119], y que el hecho de que un proceso de mezcla de origen a un cambio de volumen, de entalpía, y de otras propiedades extensivas, aún cuando no exista reacción química y la temperatura y la presión se mantengan constantes, revela que las

77 La palabra “parcial” proviene de las derivadas parciales involucradas [37, p. 305].

Primera Ley de la Termodinámica: Sistemas Físicos Cerrados

Ríos y Mustafá

propiedades de un material i en solución tienen una magnitud diferente de las que posee cuando se encuentra puro @ a las mismas condiciones [18, pp. 245, 246].

Para sistemas que involucran diferentes fases de varias sustancias, la definición de la propiedad molar parcial para el componente i en la fase es [44]:

E

i

(

≡∂E /n

i

)

T, P, nj

donde E es cualquier propiedad ó función de estado termodinámica extensiva de un sistema multicomponente, bien sea medible experimentalmente como el volumen V, ó no medible (primaria ó derivada) como:

La energía interna, U

La entalpía, H = U + PV

La entropía, S

La energía libre de Gibbs, G = A + PV = H TS

La energía libre de Helmholtz, A = U TS

(todas las anteriores son funciones de estado termodinámicas, tales como lo son P, V, y T, dado que su valor no depende de la ruta seguida por el sistema para pasar de un estado de equilibrio a otro. P, V, T, U, y S también son variables dado que H, G, y A están definidas en términos de aquéllas).

n

n

i :

j :

moles de la especie i

moles de todas las otras especies excepto las de la especie i.

T, P : variables independientes arbitrariamente escogidas para definir las propiedades molares parciales; son también las variables independientes de la función energía libre de Gibbs, G = G(T, P) [20, Capítulos 1 y 2] (las principales variables para inducir cambios de fase en una sustancia pura, son T y P; en un sistema multicomponente, entra en juego la variable composición [25, p. 177]).

El valor total de la propiedad extensiva, E, para un sistema multicomponente se expresa como:

E

=

i

E n

i

i

Las cantidades molares parciales son la relación de dos cantidades infinitesimales extensivas, y por lo tanto, propiedades intensivas [25, p. 218]. La cantidad intensiva potencial químico ó potencial másico, µ i , la cual también recibe el nombre de energía libre de Gibbs molar parcial [20, pp. 14,15], se define en términos de T, P, y la composición del sistema (ver “brújula termodinámica”):

µ

i

(

=∂U /n

i

)