Sunteți pe pagina 1din 2

TRATAMIENTO INICIAL DE HERIDAS

Consideraciones previas:

Este procedimiento hace referencia a aquellas heridas que afecten a tejidos blandos o aquellas localizadas en partes distales de extremidades y que no afectan a cavidades abdominales o torácicos.

Los objetivos fundamentales en el cuidado inicial de heridas son: limpieza, preservación del tejido viable, restitución de la continuidad del tejido y la función del mismo, procurar las condiciones óptimas para que la herida cicatrice adecuadamente.

En principio, toda herida traumática, no quirúrgica, se considera contaminada.

Clasifique las heridas según el tipo (corte, tensión y/o compresión) y la magnitud de la fuerza lesiva, la dirección de ésta y el volumen de tejido afectado:

Abrasiones

Desgarros (cortes)

Heridas por aplastamiento.

Heridas penetrantes.

Avulsiones.

Heridas combinadas (p.ej.: herida por arma de fuego)

Material: Guantes estériles, gafas protectoras, gasas y apósitos estériles, solución antiséptica, suero fisiológico, sistema de irrigación (jeringa de 50 ml con angiocatéter vlando estéril del nº 18 G) empapadores, vendas de gasa y de crepé, esparadrapo.

Técnica:

Coloque al paciente en decúbito supino o semisentado.

Calme la ansiedad del paciente y analgesie si es necesario.

Prepare el campo de trabajo según el procedimiento de técnicas y medidas

higiénicaspara la prevención de infecciones.

Descubra la herida, retirando anillos y elementos compresivos.

Examine e identifique el tipo de herida.

No rasure. Si fuese necesario, utilice tijeras en vez de maquinilla de afeitar.

Irrigue la herida con abundante suero fisiológico, con el fin de eliminar pequeños residuos.

Si la contaminación de la herida es considerable, irrigue y frote la herida con gasas estériles impregnadas en una solución de solución antiséptica al 1% (1ml de solución antiséptica al 10% en 9 ml de suero salino). La técnica de irrigación de elección es con jeringa, ya que la eficacia de ésta viene determinada principalmente por la presión hidráulica a la cual se libera el líquido utilizado.

Lave los restos de antiséptico con suero fisiológico, utilizando una técnica excéntrica (del centro al exterior en espiral).

Desinfecte la superficie cutánea adyacente a la herida (no la herida en sí) con solución antiséptica al 10%.

Si el tipo de herida lo permite, aproxime sus bordes, bien con sutura de seda, mediante técnica quirúrgica o bien con puntos de aproximación tipo Steri-strip.

Cubra la herida con un apósito estéril que favorezca el establecimiento de un ambiente húmedo fisiológico (gasas vaselinadas estériles tipo Linitul) y venda de gasa.

Consideraciones especiales

En esencia todas las heridas traumáticas están contaminadas, aunque las heridas con mayor propensión a la infección por tétanos son:

Heridas con contaminación intensa

Heridas de > 6 horas de evolución

Infección o riesgo elevado de la misma

Tejido denervado o isquémico

Cuerpos extraños retenidos

Heridas por punción profundas

Tejido desvitalizado extenso (estrellado, aplastamiento, explosión, quemadura importante, congelación)

Las heridas susceptibles de seguimiento posterior serán las siguientes:

Heridas que precisen sutura (deben ser tratadas en un periodo inferior a 6 horas).

Heridas muy contaminadas.

Heridas muy extensas (p. ej.: abrasiones extensas)

Heridas por aplastamiento con sospecha de lesión isquémica.

Heridas hemorrágicas no controladas.

Aquellas que por sus características así lo considere el técnico o sanitario actuante.