Sunteți pe pagina 1din 90

,r[ llq?I[.J fir;i;

Excelencia Educativa

Abierta al Pueblo

'-'¡

D_

t

,f]

r.

COMPRENSIÓN.IU-A]

]GTORA

t=&tf;r&""iorfi

tl

Étt*"*t"

-"*

I

S¡STEMA DE APRENDIZAJE AUTOGESTIONADO ASISTIDO

EL PBESENTE MATERIAL SE ENCUENTRA EN PROCESO DE EVALUACIÓN

FoRMATIVA,AGRADEoEMoScoMENTARIoSUoBSERVACIoNESoUEPERMITAN

LA OPTIMIZACIÓN DEL MISMO

Todos los derechos reservados' sólo ss admitirá la rspfoducción total o parc¡al de ests matefial didáct¡co con fines exclusivamento

¡nstrucc¡onales Y no comerciales'

2OO7 Univérsidad Nac¡onal Experimental Politécn¡ca de la Fusza Amada Bolivar¡ana (UNEFA)

Av. La Estanc¡a con Av. Caracas y Calle Holanda frento al Edific¡o Banaven (Cubo Negro), Chuao.

Cód¡go Postal 106'l Caracas, Vsnezuola

PRODUCCIÓN GRAFrcA E Ii'PRESIÓN

un¡versldad Nacional Exp€rimental Politécnlca de la Fueza Armada Bolivarlana

(UNEFA)

ft¡olce DE coNTENtDo

róprco

l¡¡rRooucctót¡

UNIDAD 1: Comprensión lectora

Lectura

No l: La importancia de la lectura

Lectura

No 2: Tipos de lectura según su finalidad

Lectura

No 3: Técnicas para me¡orar los hábitos de lectura

Lectura

No 4: Comprensión lectora

Lectura

No 5: Un nuevo enfoque de la comprensión

UNIDAD 2: Métodos de Iectura rápida

Lectura

No 6: Lectura rápida

Lectura

No 7: Bases para una lectura eficaz

Lectura No 8: Desarrollo de técnicas avanzadas de lectura

panorámica y exploración

Lectura No 9: Amplíe su vqcabulario: los prefijos, los sufiios y las raíces

Lectura No l0: El conocimiento de la estructura del párrafo

como técnica para aumentar la velocidad y la comprensión

Lectura No I l: Lectura de l¡bros instructivos

\qBLlocRAFlA

.\

PAGINA

4

5

5

8

13

16

25

30

30

34

47

53

75

79

g7

-/

INTRODUCCIÓN

La Selección de Lecturas que a continuac¡ón se te ofrece, forma parte del matérial

didáctico de la asignatura COMPRENSÉN LECTORA que comprende la Guía Didáct¡ca,

un CD interact¡vo y la Selocc¡ón de Lecturas menc¡onada.

La escogencia de las mismas, se real¡zó de acuerdo con la programac¡ón de los

contenidos de la asignatura, conformada

por dos un¡dades de estud¡o que incluyen el conton¡do programático relac¡onado con

la lectura, la comprensión lectora,

técn¡cas y métodos para mejorarla.

La Selección de Lecturas es un

compendio de material bibliográfico

seleccionado, con el fin de apoyar cada una de las unidades académicas en estudio; en

ella encontrarás las lecturas clas¡ficadas según los requerimientos académ¡cos específicos

de cada unidad, con el objeto de que desarrolles un con¡unto de competencias,

procedimientos, habilidades técnicas y estrategias que te permitirán, como estudiante,

alcanzar actitudes de autonomía y dominio personal, descubrir y solucionar problemas en entornos académicos universitarios.

UNIDAD 1

COMPRENSIÓN LECTORA

LECTURA No l: LA IMPORTANCIA DE LA LECTURA

Tomado con fines ¡nstruccionales de:

Grupo Océano. (2000). El estudlante exitoso. (pp

309-31 1). Barcelona.

La lectura es una actividad fundamental en la vida cotidiana y, en especial, en la vida académica. Constituye una de las principales habilidades que se inicia en la escuela y es

el vehículo más importante para el desanollo de una persona.

La importancia de la lectura

El mundo en que vivimos está lleno de mensajes esc tos. Podríamos decir que somos lectores en permanente actividad, lo que ocurre es que el hábito de la lectura está tan enraizado en nosotros que, al ejercitarlo, n¡ s¡quiera lo advertímos; es decir, no somos

conscientes de la activ¡dad que realizamos.

,r

La lectura

Los principales objet¡vos de esta lectura son:

Descubrir que existen varios tipos de lecturas que se pueden aplicar en situac¡ones

diversas. ldentificar los objet¡vos en cada tipo de lectura. §eleccionar las estrateg¡as más apropiadas a cada tipo de leciura. Apl¡car d¡st¡ntas estrateg¡as lectoras. Conocer cómo desarrollar y me¡orar la motivación en el estudio.

(Ver mapa conceptual "El Estudiante Exitoso").

¿Qué es la lectura?

Si hubiese que sintetizar qué es la lectura se diría que es:

.

.

.

.

.

Una conversación entre el lector y el autor.

La captación del sign¡ficado de lo escrito.

Una actividad compleja que exige por parte del que lee unas habilidades que le

permitan convertir los símbolos (las palabras) en significados.

Un medio para desarrollar el pensam¡ento y el aprend¡zale.

Una actividad ¡nterd¡scipl¡naria que rebasa los muros del aula.

¿Por qué leemos?

lÁ lectura es el

importante

modo más

nacoger

de

y, por ello, se puede conalderar como la llave del conocimiento.

Se lee por múltiples motivos: para buscar información que ¡nteresa, para d¡sfrutar, o

incluso, superf icialmente, para saber el

contenido de un texto. Por consiguiente, la forma de leer dependerá del material de

lectura y de la tarea que se vaya a realizar. De ahí la importancia que tiene manelar

diversas técnicas que permitan ajustar la velocidad y la comprens¡ón lectora al tipo de

material que se va a leer y a la finalidad de la lectura.

Tipos de lectura

Los tipos de leclura que se utilizan con más frecuencia, en función del propósito con que

se aborde dicha lectura, son los s¡guientes:

. Lectura oral

. Lectura s¡lenciosa

.

.

Lectura superficial Lectura selectiva

.

.

.

.

Lectura comprensiva

Lectura reflexiva

Lectura crítica

Lectura de estudio

MI METODO DE ESTUD¡O

El buen lector se ¡dentif¡ca con el perfil del buen estudiante. Los alumnos que obtienen buenos rendimientos, son también los que tienen meior desarrollada su capacidad lectora. Son alumnos que t¡enen una buena veloc¡dad y buena comprensión lectora'

Se dice que el Presidente Kennedy leía unas'IOOO palabras por m¡nuto. Esto s¡gnitica que podía leer mucho en poco tiempo, estaba muy bien informado de todo y podfa resolver los

problemas con más conocim¡ento de causa.

Saber leer bien y rápido

son dos pf¡vileg¡os que no debes despreciar, porque te permitirán

una persona ¡nformada y formada; con capac¡dad para dec¡dir por ti mismo, sin tener

que depender de otra persona. saber leer bien nos convierte en personas autónomas e

§er

independientes.

No olvides que la lectura es el vehículo para aprender de los libros' estar informado de lo

que pasa a través de los periódicos, conocer tus obligaciones y tus derechos, etc. Por eso

debes:

.

.

.

.

Aprender que existen varios tipos de lectura, que podrás aplicar en s¡tuac¡ones

diversas.

ldentificar los objetivos en cada t¡po de lectura.

Seleccionar las estrategias más apropiadas a cada tipo de lectura'

Meiorar tu comprensión y veloc¡dad lectora.

Actitud hacia la lectura

Tu act¡tud hacia la lectura debe ser siempre positiva, ya que no se trata de una tarea

aislada, sino de algo consustancial a tu vida de estudiante'

El aprendizaje de la lectura no acaba cuando terminas la escuela, dura toda la vida. si

sigues estudiando, nuevo vocabulario

observarás que de cada materia nueva a estudiar deberás aprender un y diferentes estilos de texto. Te daráS cuenta que puedes leer todas las

palabras; sin embargo desconoces el significado de algunas de ellas. lgualmente, con algunos párrafos, después de leerlos tendrás tal vez la sensación de no haber entendido

nada.

Ma|'a cor¡cctttt(¡at clé -La léctúrá"

@I #

Grupo Océano El Estudlante Exitoso. Barcelona, España PP 312-313

LECTURA No 2: TIPOS DE LECTURAS SEGÚN SU FINALIDAD

-------\l

Tomado con fines instruccionales de:

V. (1985). ttelores técnlcas de estudio'

Morles,

(pp

60-67). baracas: Ediciones COBO'

Tipos de tecturas segrln su flnalidad

i

Enestacategoríaencontramoscinco(5)tiposdelecturas'asaber:explorator¡a'

¡nformativa, de estudio, evaluativa y recreativa'

a,)Exptorator¡a.globalodesondeo,estetipodelecturasecaracterizaporserrápiday

sllectiva. Se realiza con el propósito de buscar una

información específica (una fecha' una

not¡cia,unnombre,una.definición,etc.)enuntextoextenso'cons¡steenleer

rJpidamente, pasando la vista sobre el texto

de arr¡ba abaio,

con la atención concentrada

sólo en las palabras claves de lo que se busca'

b)

tnformativa, lectura que

rápidamente el contenido

se realiza cuando deseamos comprender a grandes rasgos y

global de una noticia, un artículo, etc. consiste en leer

velozmente,perodeteniéndoseenloqueinteresa,ysaltandolaspartesqueseconsideran

poco importantes.

c) Lectura de estud¡o, es la lectura completa y lenta donde predomina el ¡nterés de

recordartodosloscontenidos.Secaracterizaporsercuidadosa,yporqueellectorse

mantiene activo subrayando, tomando notas,

haciéndose preguntas' repaSando'

etc'

d\Lecturacríticaoevaluat¡va,serealizacuandodeseamosdarunaopiniónautorizada

sobre la calidad de un escrito. Es una

lectura lenta, cuidadosa

y

reflexiva que implica la

tomadenotas,consultadeotrostextosydepersonasespec¡al¡zadas.

e) Lectura t¡teraria o recreativa,

fúndamental

en este tipo de lectura el lector t¡ene como propósito

de lo escrito, por ello no es pos¡ble dar normas para su

disfrutar la belleza

cada lector lee a la velocidad y de la forma que más le agrada'

real¡zación.

La lectura exploratoria

La lectura explorator¡a, nos permite encontrar ráp¡damente informaciones o tener en pocos

minutos, una visión general y completa de un material escrito. Conviene realizarla tanto

nOS enfrentamos por primera vez COn un libro O Un artículo que nos interesa, como

Cuando

cuando vamos a realizar una lectura de cualquier tipo (informativa, de estudio, o

evaluativa).

La importanc¡a

tener una idea

de la lectura exploratoria res¡de en que ella permite, en un tiempo corto'

global de un escrito extenso, relacionar los detalles entre y con el todo;

asegurar, en síntesis, la comprensión general y la estructura del asunto'

Pasos para una lectura exploratoria

supongamos que deseamos tener, en pocos m¡nutos, una visión general y completa de un libro. ¿Qué hacer?, simplemente, lo que sigue:

1. Observemos cuidadosamente todos los detalles de identificación de la obra: autor, tftulo, lugar de edición, fecha y las explicaciones en la portada, contraportada o

solapas.

Esto nos permite conocer el origen y propósito de la obra'

2. Revisemos el índice, o tabla de contenidos, a través del cual comprenderemos la

estructura del l¡bro y de los temas.

3. Leamos la presentación o prólogo, con lo cual conoceremos las ideas fundamentales

de la obra y sabremos cómo aprovecharla melor.

4. Hojeemos

5. Repitamos

rápidamente el texto, pasando la v¡sta sobre todas las páginas observando y subtítulos, y deteniéndonos en las ilustraciones, en los gráficos y en frases

en alguna forma.

mentalmente, o volvamos a verlos si és necesario, los datos de

los títulos

que se encuentren destacadas

identificación, los títulos de las partes de la obra, y la idea principal. Tengamos

prosente que estos datos pueden sernos útiles en el futuro. Es triste encontrarnos con

alguien que leyó algo ¡mportante en un libro del cual únicamente recuerda el color de la portada.

Como vemos, no es

maneiarlo.

En caso de textos cortos (un capítulo o tesis,

simplificaciones obv¡as.

necesar¡o ¡eer completamente un libro. Lo importante es saber

por ejemplo) el proceso es sim¡lar, con

La lectura de estudio La lectura de estudio es la que utilizamos para aprender una lección, una tesis o un

de un libro, con la f¡nalidad de comprender su contenido, recordarlo

capltulo

completamente y estar en capacidad de explicarlo. La técnica más apropiada para lograr

esta finalidad es la que llamaremos PPLRRR o 2PL3R (Prelectura-preguntas-Lectura- Repaso-Respuestas-Repet¡c¡ón), cuyo proceso puede verse en la Figura 1, y cada una de sus etapas se explica más abajo.

Como una fase previa a la iniciación de una lectura, el lector debe pensar para qué la va a

hacer; es decir, debe definir los obiet¡vos. Hacer algo sin saber por qué y para qué se

realiza, conduce casi siempre a pérdida de tiempo y de esfuerzo.

l. Prelectura o lectura exploratoria

Esta etapa cons¡ste en una lectura vertical muy rápida, sin atender a detalles, dir¡gida a

lograr una visión general del tema. Se presta atención a los aspectos que se mencionan a continuac¡ón y en el orden que se citan: a) lectura del título para saber de qué se trata; b) lectura de los subtítulos (sl ex¡sten) para conocer la estructura o aspectos importantes y c)

observación o lectura rápida del resumen del telto (si existe), y de las ilustraciones y

frases destacadas, para descubrir las ideas básicas.

2. Preguntas

Una vez dada la visión global al tema, se formulan (en forma mental, oral o escrita) las

preguntas que se espera ver contestadas por el texto en estudio. El propós¡to de la lectura será entonces dar respuestas a tales interrogantes. Ciertos manuales ya traen formuladas estas preguntas al final de cada capftulo.

3, Lectura activa o analítica

Esta tercera etapa tiene como objetivo comprender las ideas expresadas en el texto. Es la

lectura completa que se hace corr¡entemente. Durante ella se presta atención a las

palabras o frases destacadas; se lee todo (texto, gráficos, ilustraciones); se trata de captar, comprender y recordar las ideas más importantes; se ident¡f¡can las palabras e)drañas; y si interesa al lector, se medita sobre la veracidad, lógica y calidad del trabajo que se esiud¡a.

4. Repaso

En esta fase se repasa o relee el texto en forma similar a como se hizo en la prelectura, pero prestando atención y subrayando las ideas principales. Las ideas princ¡pales se reconocen porque están relacionadas con el título de la lectura y con las preguntas

previamente formuladas. Se puede subrayar con dos líneas la idea central o más

importante (y colocar un número 1 grande al margen frente al subrayado) y con una lfnea las demás ideas principales, colocando siempre al margen números que den ideas de su

¡mportanc¡a.

5. Respuestas

Esta etapa cumple la finalidad de responder mentalmente las preguntas previamente

formuladas, repasar el contenido, llenar lagunas, y dar garantía de comprensión.

6. Repet¡ción

En esta fase se procura repetir mentalmente todo el contenido con las propias palabras del lector, excepto cuando se está en presencia de ¡deas que son realmente muy difíciles de expresar con otras palabras, tales como: definiciones, fórmulas matemáticas, leyes físicas,

etc. Se procurará hacer énfasis en las partes difíciles o en aquello en lo cual sent¡mos

def¡ciencias.

Como una etapa complementará

final, cuando se tenga el propósito de utilizar las ideas máS adelante, se

todo el proceso con una síntes¡s escrita (resumen, esquema o gráfico).

Esto facilitará en gran medida ejercitac¡ones posteriores y tuturos repasos. Dicha síntes¡s representa las conclusiones o resultado de la lectura. La d¡ferencia básica entre la lectura de estudio y la lectura evaluat¡va radica en que en la

segunda

no se hace énfasis en memorización del conten¡do, sino en descubrir

contradicciones, argumentaciones defectuosas, fallas de redacción, deficiencias en el contenido, falsedad de datos, cal¡dad del est¡lo, fundamentos de lo expuesto, etc. La

evaluat¡va es la forma superior de lectura, la más difícil y la que requiere de lectores más capaces y conocedores del tema.

FASES

Fase previa

ACTIVIDAD

Definir para qué se va a

1. PRELECTURA

Preleer: dar una ojeada

P rápida al texto.

2.

PREGUNTAS

P

Preguntar sobre el contenido.

3.

LECTURA

Hacer una lectura completa Y

L silenciosa del texto.

4. REPASO

R

Releer.

5. RESPUESTAS

Responder las preguntas de

R la fase 2.

6. REPETICIÓN

R

Repetir las ideas importantes.

FINALIDAD

realizar la lectura

a. ldentif¡car la lectura: autor, título, fecha, or¡gen etc.

b. Tener una idea general del

conten¡do.

a. Dirigir la atenc¡ón a lo que

interesa aprender o

recordar. b. Atender a lo importante y no a lo secundario.

a. Comprender todas las

¡deas.

b. ldentif¡car las palabras

extrañas.

a. Subrayar las

ideas

b.

principales.

Buscar en el diccionario las palabras nuevas.

a. Asegurar la comprensión.

b. Asegurar la captación de

las ¡deas importantes.

a. Fiiar las ideas

b. Fortalecer el recuerdo.

aprend¡das.

Fase posterior

Tomar notas para ut¡lizar las

ldeas en el futuro.

Figura

1 2PL3R de Lectura Actlva

ll

El meloramlento de la comprenslón

Sin comprensión no hay lectura. De allí que la primera preocupación de un buen lector es comprender. Veamos cómo puede aumentarse este factor:

1^ Cuidémonos del cansanc¡o y de las enfermedades oculares. Si los ojos nos duelen, se cansan o se ponen rojizos; si tenemos dolores de cabeza y no vemos b¡en muy cerca o muy lejos, consultemos al oftalmólogo. Usemos anteojos cuando sea nocesar¡o.

2. Leamos, leamos frecuentemente. La manera más efect¡va de aprender a hacer

zapatos es haciendo zapatos.

Leamos siempre con un propósito definido. Antes de comenzar a leer preguntémonos

qué vamos a leer y para qué. Leamos con intención de recordar y con lápiz y papel a la mano.

4. Leamos activamente. Esto significa: pensar y hacerse preguntas sobre lo que se lee, discutir mentalmente las ¡deas del autor, tratar de descubrir contradicciones y fallas,

"leer entre líneas", subrayar las ¡deas ¡mportantes y repetir con palabras propias

aquello que se lee.

Busquemos en cada lectura las ideas imryrtantes. Recordemos que todo escrito puede

resumirse en un número relativamente pequeño de oraciones; lo demás son

explicaciones, repeticiones y ejemplos. Las ideas importantes son aquellas que corresponden al título y subtítulos del texto, y que se presentan generalmenté

destacadas en alguna forma. Si es de nuestra propiedad el material que manejamos,

subrayemos las ideas importantes y escribamos notas al margen cuando sea

necesario.

Procuremos leer siempre en un mismo lugar, el cual posea buena luz, temperatura normal y un mínimo de distracciones. Coloquemos la página de manera que la luz

venga de la izquierda y que no haya resplandores. Controlemos el cansancio mediante

descansos espaciados. Después de estudiar un rato relajemos nuestro cuerpo

levantándonos, caminando, est¡rando los músculos y moviendo los ojos.

7. Variemos la velocidad de lectura con la finalidad y el contenido del brto. La lectura de estudio es lenta, la lectura ¡nformativa o recreativa es rápida. Pero no dism¡nuyamos la

velocidad innecesariamente: la lentitud retarda la comprensión en lugar de mejorarla;

8.

o

leamos, pues con la mayor 'apidez posible.

Hagamos nuestras lecturas de estudio siguiendo la técnica 2PL3F. Demos primero una

visión ráp¡da al texto, hagámonos preguntas, leamos luego completamente el

conten¡do, subrayemos las ideas importantes, respondamos las preguntas y rep¡tamos

lo leído.

Asociemos lo que leemos con experiencias y conocimientos anteriores.

10. Aumentemos nuestro vocabulario. Ello es pos¡ble mediante: la lectura selecta y variada; el uso frecuentemente del diccionario; el conocimiento de sinónimos,

antónimos y el origen de las palabras; y la confección y uso de una lista de palabras

t2

que se leen.

ll.lJtilicemos en la vida diaria (conversaciones, discusiones, clases, trabajos escritos) lo

que aprendemos en las lecturas.

12. Busquemos en el diccionario las palabras nuevas que encontramos al leer, pero no lo hagamos en el momento mismo de encontrarlas sino al term¡nar el párrafo; ello porque muchas veces es posible descubrir el significado por el contexto.

13. Finalmente, tomemos nota de lo que leemos, hagamos resÚmenes, esquemas o

gráficos de lo que deseamos recordar. Un buen resumen, sobre todo si está bien

organizado y con palabras propias, es garantía de comprensión lectora.

como complemento a las recomendaciones anteriores, téngase presente que, un buen

lector es aquel que, ante una lectura específica:

a) Lee con rap¡dez

b) Sabe distinguir lo importante de lo que no lo es

c) Es capaz de juzgar las cualidades y defectos del escr¡to

d) Halla, con prontitud, detalles que se le pidan

e) Conoce el significado de las palabras no comunes ex¡stentes y

f) Puede opinar sobre el est¡lo del autor.

LECTURA NO 3: TECNICAS PARA MEJORAR LOS HAB¡TOS DE LECTURA

Tomado con fines instruccionales de:

Womutt, J. F. (1975). Lenguaje y comunicación.

(pp 19-21). Venezuela: Ediciones Vegas.

Técnicas para meiorar los hábitos de lectura:

Nos permitiríamos dar los siguientes consejos a un lector imaginario.

Propóngase mejorar sus hábitos de lectura. Pr¡meramente verifique su capacidad para

leer. Haga el siguiente

Busque una

experimento. Seleccione un libro sobre una materia que le interese.

sección que no contenga ilustraciones, tablas o números' Lea

silenciosamente durante tres m¡nutos. Al terminar la lectura cuente el número de palabras leídas en ese espacio de tiempo. El lector med¡anamente rápido lee de 300 a 350 palabras

por minuto. Si su promedio cae por debajo del promedio aquí señalado, no hay duda de

que hay algo malo en sus hábitos de lectura. Decídase a correg¡r sus def¡c¡encias. Trate de leer por frases u oraciones y no por palabras. La causa principal para la lentitud en la lectura está en dar movimientos muy cortos a los o¡os. Trate de leer por frases u oraciones completas con el menor número de movimientos de la vista. No pronuncie las palabras ni

permita que sus labios sé muevan m¡entras lee. Trate de no volver atrás a lo que haya

leído; acostúmbrese a mover la vista rápidamente, s¡empre hacia delante, sin ir y venir en

la misma lfnea. La poca luz y la escasa ventilac¡ón obl¡gan al lector a incurrir en

movimientos que le d¡straen la vista de la lectura. Trate de corregir hasta donde sea

posible esta situación.

Aplicando las sugerencias arriba mencionadas, relea varias veces trozos similares a los ya recomendados, midiendo su velocidad una y otra vez, hasta que note mayor rapidez.

La rap¡dez en la lectura está forzosamente subordinada a la capacidad de entender lo que se lee. El investigador debe poseer la destreza de resum¡r en sus prop¡as palabras lo que ha leído, siendo s¡empre fiel a las ideas vertidas en el original. De no poder hacerlo así hay

que corregir esa deficiencia ¡nmed¡atamente. Un med¡o efectivo para conseguir un mejor

nivel de comprensión es el de leer y resumir lo leído varias veces. Repita esa actividad con frecuencia. Emp¡ece con mater¡al conocido y fácil de entender y vaya escog¡endo lecturas más dif íciles gradualmente.

Lea con una actitud crít¡ca, esto es, aprenda a no aceptar todo lo que lee como una gran

verdad. Procure distinguir los hechos de las opiniones vertidas por el autor. Para poder

hacer un ju¡c¡o crít¡co el lector debe: (1) entender perfectamente el problema o los

problemas que presenta el autor, (2) ver qué problemas han sido resueltos y cuáles han

quedado s¡n solución, y (3) distinguir los datos de las opiniones expuestas por el autor.

Si usted cree que puede cubrir estas tres etapas al terminar la lectura, estará

preparado para formar un juicio sobre lo que ha leído.

MANUAL para la pr€pafacióñ dg

lnlomes y lesls. 6 ed. Puerto

Rico. LJniversldad de Pugrto

Rico. Escuola de Adm¡n¡straññ

Públi:a. 1972. P. 107.

Defectos comunes en ¡a lectura

Hay cierto número de hábitos que los malos lectores adoptan, y que por lo regular implican

un movimiento innecesario del cuerpo, durante el proceso de lectura. En una lectura eficiente, los músculos oculares harían sólo un movimiento externo. Por supuesto, debe haber una vigorosa act¡vidad mental, pero los movimientos innecesar¡os, como el de los

labios o señalar con un dedo, no ayudan a la lectura y a menudo d¡sminuyen su veloc¡dad.

Señalar palabras

Un defecto que Se observa a menudo en los lectores que tratan de concentrarse es

señalar las palabras con un dedo, lápiz o regla. Los niños de corta edad y los lectores muy

l4

malos, a menudo marcan con un dedo cada palabra que leen, los que han adquirido un

poco más de destreza colocan a veces un lápiz o una regla debaio del renglón que están

leyendo.

innecesaria para lectores normales. Además de hacer más lenta la lectura por el mero

Si bien esta técnica puede ser de ayuda para los principiantes, eS completamente

movim¡ento mecánico del lápiz, regla o dedo, tiende a desviar la atención del texto que se

lee. Mientras se está leyendo lo más ¡mportante es concentrarse en la idea que el autor

trata de comunicar al lector, y no en la ubicación de las palabras en la página.

Movimiento de cabeza

Otro defecto común que el maestro podrá observar fácilmente eS el movimiento de

cabeza. Se presenta casi siempre cuando los estudiantes eslán nerv¡osos por su lectura o

se esfuerzan por comprenderla, como durante el test de veloc¡dad. El estudiante trata de apuntar con la nar¡z la palabra que está leyendo, de manera que a medida que progresa

en el renglón su cabeza g¡ra levemente, y cuando llega a su fin se sacude con rapidez, de modo que su nariz queda apuntando hacia el margen izquierdo y puede comenzar a leer el

nuevo renglón. Es una tontería creer que este movim¡ento ayuda a la lectura. Los

músculos oculares Son suf¡cientemente capaces de movilizar los ojos de una palabra a otra sin requer¡r la ayuda de los músculos del cuello. A veces yo hago bromas a mis

estud¡antes, preguntándoles Si t¡enen "rádar" en la nar¡z, o Si los músculos de Sus cuellos los ayudan a comprender.

A menudo, los estudiantes no se dan cuenta de que mueven la cabeza mientras leen. El maestro los observará en sus ejercicios, y si ve que lo hacen debe inmediatamente

hacérselo notar.

Vocalización

Algunos lectores atrasados piensan que es necesario pronunciar en voz alta cada palabra que se lee, por lo general, de un modo bastante suave, en una especie de susurro para

mismos: éste es un hábito indeseable. Su principal desventaja es que tiende a limitar la

velocidad de la lectura a la rapidez verbal y, como hemos visto, la lectura silenciosa de la

mayoría de los lectores normales es casi doblemente veloz que su habla. En los

estudiantes más avanzados, este defecto puede ser el¡minado, por su propio y consciente

esfuerzo, quizá con la ayuda de unas pocas recomendaciones del maestro. La

vocalización en los lectores principiantes es un defecto común; pero en el lector maduro se vuelve un rasgo muy indeseable.

Puede presentarse en diversas tormas. A veces el lector mueve levemente los labios sin articular son¡dos. Otras, hará movimientos con la lengua o la garganta, sin mover los labios. Hay ¡ncluso lectores que act¡van sus cuerdas vocales, lo que puede comprobarse colocando los dedos a lo largo de la laringe m¡entras se está leyendo: la vibración de las

cuerdas vocales se siente fác¡lmente al tacto.

Al igual que la vocalización real, estas variedades de vocalizac¡ón-movim¡ento de labios,

de lengua y garganta, y de cuerdas vocales pueden ser eliminadas por medio del esfuerzo consciente del lector.

Una velocidad excesivamente baja en la lectura, es a menudo indic¡o de la ex¡stencia de

algún tipo de vocalización.

Regresiones

Otro defecto de la lectura que el estud¡ante podrá observar mientras mira leer a otro, o en

su propia lectura, es el de las "regresiones". Una regresión es un movimiento de retroceso

a lo largo de un renglón de imprenta, para releer una palabra o frase. se distingue

fácilmente del "retorno externo", por lo general más largo. Algunas veces, una regresión

tomará la forma de un repetido retorno sobre una palabra o frase, antes de prosegu¡r con lo que continúa en el reglón. En líneas generales, las regresiones son un Signo de lectura pobre. Todos los lectores hacen algunas regresiones, pero los buenos hacen muy pocas, y los malos muchas.

A veces, la regresión

frase y qué desea

que el lector no ha comprendido b¡en una nueva palabra o

analizarla otra vez. si persigue este propós¡to, la regresión es

significa

just¡f¡cable. Pero los lectores pobres tienden a hacer de las regresiones una costumbre, practicándola más de lo que necesitan. Se le deberá inculcar a la clase que cuando

efectúan ejercic¡os de lectura nunca deben hacer regresiones. Si los estudiantes lo

necesitan en razón de que las frases son