Sunteți pe pagina 1din 2

¿De que sirve conocer los Centros Mundiales de Origen de Agricultura?

Fausto R. Inzunza Mascareño Alumno del MAE 2009

Entre los días 26 y 30 de enero revisamos las Bases Sociológicas y Antropológicas de la Agroecología, y efectuamos un recorrido de campo por la Sierra de Tentudía, en la Provincia de Badajoz, con el fin de conocer los sistemas tradicionales de producción pecuaria denominados “Dehesas”.

Respecto a las bases antropológicas de la Agroecología, supongo que la base conceptual mas sólida en la cual podría fundamentarse, en tanto disciplina en construcción, sería la noción de Centros de Origen de Plantas Cultivadas, definida por Nicolai I. Vavilov en 1931, en su trabajo: “El problema del origen de la agricultura mundial a la luz de las últimas investigaciones”, presentado en el II Congreso Internacional de Historia de la Ciencia, en 1931 en Londres; a mi ver, tema no suficientemente incorporado en las reflexiones promovidas en el Máster en Agroecología del Instituto de Sociología y Estudios Campesinos de la Universidad de Córdoba.

Posiblemente uno de los aspectos a abordar serían los avances mundiales y vigencia actual de la afirmación ahí formulada por Vavilov en el sentido de que hasta ahora ni el botánico, ni el agrónomo, ni el cultivador ha abordado todavía de modo íntegro el estudio de las fuentes mundiales de las más importantes plantas cultivadas, cuyos centros de evolución, como han mostrado las investigaciones, están localizadas principalmente en los antiguos países agrícolas.

Dicho conocimiento contribuiría a la comprensión de la diversidad biológica y cultural originales y el grado de pérdida de estas en los siete centros de origen planteados por el autor aquí referido, los cuales son: I. Centro Asiático sur tropical (India, Península Indochina, Archipiélago Malayo); II. Centro Asiático este (montañas centro y este de China); III. Centro Asiático suroeste (oriente medio); IV. Centro Mediterráneo (sur de Europa y norte de África); V. Centro Abisinio (Etiopia); VI. Centro Mesoamericano (centro y sur de México y norte de Centro América); VII. Centro Andino (Bolivia y Perú) con un subcentro en Chiolé.

En un estudio sobre “Los Orígenes de la Agricultura en Mesoaméricareportado por Kent V. Flannery 1973, (traducido en los ochenta por el Maestro Efraím Hernández Xolocotzi para su clase de Etnobotánica en Chapingo, México en ese entonces) se postula que los pobladores mexicanos del centro del país condujeron un milenario proceso de domesticación de plantas en un permanente intento por nivelar las diferencias en productividad silvestre de la flora y la fauna nativas que recolectaban y cazaban cotidianamente, causadas por los años secos y los años húmedos; proceso que inicia en Mesoamérica algunos 7,000 años atrás y no es

motivado de forma alguna por las altas densidades de población humana, pues según Flannery, se cultivó maíz en México algunos 2,000 años antes de que existiera evidencia de asentamientos densamente poblados.

Postula este autor, que el alimento obtenido de los ancestros de las plantas cultivadas constituía una proporción menor de una dieta diversa; que para el caso de Mesoamérica se supone se integraba por: tunas, agave cocinado, mezquite, bellotas, piñonero, zarzamora, aguacate, venado, conejo, tortugas y palomas. A esta se agregaban entonces las gramíneas de recolección como Setaria y teocintle, que al igual que los frijoles y las calabazas, crecían en las barrancas húmedas colindantes con las llanuras, por lo que llegaron a constituir un alimento de emergenciaen los años secos, susceptible de reproducirse de manera intencional. Conjugando hacia 1300 años antes de nuestra era el cultivo “de los cuatro géneros más comunes encontrados cultivados a lo largo de Mesoamérica:

maíz que proporciona los carbohidratos, el frijol y las pepitas de calabaza las proteínas vegetales y el aguacate las grasas y aceites” (Flannery 1973)

Con la revolución agrícola se conjuga una estrategia de supervivencia que fue la base milenaria para el desarrollo cultural Mesoamericano, y en buena medida continúa siendo base de la dieta actual, la cual sin embargo, está entrando actualmente en un acelerado desequilibrio, ya sea por desuso de elementos o por añadido de algunos exóticos en ella, lo que a la fecha arroja para el caso de México en 2005 un 24 % de obesidad en la población mayor a 15 años, resultando en que 18 millones de mexicanos estén expuestos a los problemas de salud asociados a este desequilibrio; lo cual es de esperar explique el alto porcentaje de mexicanos con Diabetes mellitus, enfermedad que en 2007 constituyó la causa número uno de muertes en el país.

De esta forma entonces, conocer los Centros Mundiales de Origen de Agricultura, nos permite profundizar en: a) la conjugación de dietas base de culturas milenarias, b) los grupos opcionales de especies vegetales y animales que se usaron, según el grado de escasez de humedad a enfrentar y c) la capacidad endógena de los sistemas de producción agropecuaria, conjugada en saberes milenarios que se supone persistan en las poblaciones aborígenes.