Sunteți pe pagina 1din 16

ANALGESIAANALGESIA ELÉCTRICAELÉCTRICA

CON CON

TTENSENS

Manual de Formación

•Fundamentos. •Fundamentos. •Descripción. •Descripción. •Métodos. •Métodos. •Indicaciones.
•Fundamentos. •Fundamentos.
•Descripción. •Descripción.
•Métodos. •Métodos.
•Indicaciones. •Indicaciones.
•Aplicación. •Aplicación.

Sale & Service,S.L.

TTENSENS

m ultifunción

Tratamiento contra el DOLOR Sin efectos secundarios

Tratamiento contra el DOLOR Sin efectos secundarios • Fácil de manejar, incluso para personas sin

• Fácil de manejar, incluso para personas sin experiencia.

• Único en su categoría con capacidad para modular de forma simultanea la frecuencia y la anchura de onda.

• Regulación: 0 a 150 Hz; 100 a 200 µseg.; 0 a 80 mA.

• Cuatro funciones de uso combinado: Frecuencia Fija, Anchura Variable, Tren de Impulsos y Frecuencia Variable.

• Peso: 135 gr. (batería incluida).

• Un año de garantía.

• Fabricado en España.

Sale & Service,S.L. c/ José D. Sanz, 6; 28708 San Sebastián de los Reyes.Madrid. (España)

AnalgAnalgesiaesia eléctreléctrica:ica:

UnaUna alteralternanatitivvaa parparaa mejormejorarar lala calidadcalidad dede vidavida dede loslos pacientes.pacientes.

Fundamentos,Fundamentos, descrdescripción,ipción, métodos,métodos, indicacionesindicaciones yy aaplicaciónplicación práctica.práctica.

Introducción.

La estimulación eléctrica del nervio periférico con electro- dos de superficie a través de la piel mediante equipos portáti- les, se conoce bajo el nombre de T.E.N.S. (transcutaneous electrical nerve stimulation). Se trata de una técnica no invasiva, fácil de aplicar, que uti- liza la corriente alterna de baja frecuencia con fines analgési- cos, y que ha supuesto un importante avance en el tratamien- to de los procesos dolorosos tanto agudos como crónicos. Desde el año 1.970, fecha en la que aparecieron los primeros T.E.N.S. portátiles, el empleo de la analgesia eléctrica se ha ido incrementando día a día gracias a su sencillez de manejo, eficacia y carencia de efectos indeseados. Aunque la aplicación de la electricidad con fines antiálgicos tiene numerosos antecedentes históricos, fueron los trabajos de Melzack y Wall 13 (Gate Control Theory) y la profundiza- ción sobre el conocimiento de las características de las fibras aferentes del nervio periférico los que sirvieron para sentar las bases neurofisiológicas de la analgesia moderna 127 .

Neurofisiologia del dolor

El dolor, puede definirse como: "La señal de alarma que avisa a nuestro organismo de la existencia de alguna causa que amenaza su integridad para que ponga en marcha, a la

mayor brevedad posible, una reacción de defensa o de protec- ción. La existencia de dolor requiere de dos componentes:

• El sensorial: Que corresponde a los mecanismos neurofi-

siológicos que permiten la transición y decodificación del estí- mulo doloroso.

• El emocional o afectivo: Que corresponde a la toma de con-

ciencia de la existencia del dolor. Esta toma de conciencia,

transforma el mensaje de dolor en una sensación de sufri- miento que es la que le confiere el carácter de alarma. Se llama nociceptor a una terminación nerviosa especializa-

da capaz de registrar estímulos dolorosos. Los nociceptores transmiten el mensaje doloroso a través de las fibras sensitivas (ver tabla) 10,11,12 . Las fibras sensitivas, se clasifican en dos grandes grupos:

• Fibras Aß: Son rápidas y de grueso calibre. Transmiten las sensaciones táctiles.

• Fibras Ay C: Son lentas y de calibre fino. Sólo transmi-

ten sensaciones dolorosas. La transmisión del mensaje doloroso, se realiza mediante impulsos eléctricos, los cuales, provocan la liberación de unas sustancias químicas llamadas neurotransmisores o substan- cias algógenas (que provocan dolor). Existen gran número de sustancias algógenos como: la his- tamina, el potasio, la serotonina, las prostaglandinas, etc.pero, el principal neurotransmisor algógeno es la sustancia P.

Teoría de la puerta

La sustancia P se encuentra acumulada en las terminaciones de las fibras C en forma de vesículas, las cuales hacen sinap- sis a nivel de la sustancia gelatinosa del asta posterior de la médula espinal. Cuando hay un estímulo doloroso las vesículas liberan la sustancia P cuyas moléculas pasan a la hendidura sináptica, se fijan a los receptores de la membrana postsináptica y transmi- te un impulso percibido como dolor. Ahora bien, formando sinapsis con las fibras C, a nivel de la sustancia gelatinosa, están las interneuronas moduladoras que, ante ciertos estímulos, liberan encefalina sobre las terminales

Características más importantes de las fibras aferentes del sistema nervioso periférico

Fibras Aß

Fibras A

 

Fibras C

- Mielínicas

- Poco mielinizadas

- Amielínicas

- Calibre grueso: 6 a 12 micras

- Calibre fino: 1 a 6 micras

- Calibre muy fino: 0,2 a 1 micra

Velocidad de conducción rápida: 50 a 70 m/seg.

Responsables de la transmisión de sens, epicríticas y cinestésicas

-

-

Velocidad de conducción intermedia: 20- 25 m/seg.

Implicadas en la transmisión del dolor rápido.Que induce retirada inicial.

-

-

Velocidad de conducción muy baja: 1-2 m/seg.

-

-

Transmiten el dolor "lento".Mal localiza-

do o difuso. Tipo quemadura. Que produce una respuesta de contractura o inmovilidad

- 3 -

de las fibras C, impidiendo la expulsión de la sustancia P a la hendidura sinaptica, bloqueando de esta forma la transmisión del dolor 22,23,24 .

Todo este mecanismo fué explicado por Wall y Melzack en

el año 1.965, con su teoría de la barrera o de la puerta de entra-

da (Gate Control Theory) 13 (Fig.1). Estos autores, sugieren que la sustancia gelatinosa del asta posterior de la médula espinal actúa como una compuerta del dolor ejerciendo un grado variable de inhibición sobre la transmisión de los impulsos nociceptivos desde la periferia hasta el cerebro. El incremento de los estímulos aferentes sensitivos de las fibras Aß tendería a cerrar la compuerta del dolor, mientras que el aumento de la actividad de las fibras A y C la abriría. Por otra parte, puede existir una derivación de las grandes fibras Aß que estimule los centros superiores de percepción del dolor, originando estímulos descendentes que irían hasta la sustancia gelatinosa y tenderían a cerrar la compuerta. Aunque esta teoría ha sido muy debatida, lo esencial: «que los estímulos de las fibras de gran diámetro inhiben a las de pequeño diámetro», ha sido aceptada como cierta. Del mismo modo, y aunque todavía quede mucho por des- cubrir sobre el origen, el modo y las causas que originan o

modifican los parámetros de generación y transmisión de impulsos eléctricos a través del sistema nervioso, se sabe que:

«la estimulación del nervio periférico con impulsos de corriente eléctrica a frecuencias comprendidas entre los 80Hz y 150Hz produce un efecto analgésico».

Modos de estimulación

El efecto analgésico de la estimulación eléctrica tiene lugar

a dos niveles distintos dependiendo de la modalidad de esti-

mulación empleada 9,12,16,17 : a baja frecuencia (1-3 Hz) y a

media frecuencia (40-150Hz)

bloqueo del dolor transmisión del dolor flujo dominante fibras Aß S G fibras A ∂ y

del dolor

transmisión bloqueo del dolor del dolor flujo dominante fibras Aß S G fibras A ∂ y C

del dolor

flujo dominantebloqueo del dolor transmisión del dolor fibras Aß S G fibras A ∂ y C fibras

fibras Aß

S G SG

fibras

Ay C

fibras Aß

SGflujo dominante fibras Aß S G fibras A ∂ y C fibras Aß fibras A∂ y

fibras A∂ y C flujo dominante
fibras A∂ y C
flujo dominante

Representación esquemática de la teoría de Melzack y Wall

A) La activación predominante de las fibras Aß bloquea en

nociceptivo

conducido por las fibras A y C (situación basal normal). B) El predominio dela estimulación de fibras Ay C permite el paso del mensa je doloroso al tr acto espinotalámic o.

SG: Interneurona inhibidora de la sustancia gelatinosa de Rolando T: Primer a célula transmisora del sistema nervioso central en el asta posterior. +: excitación. - : inhibición

fig. 1

el asta poste rior me dular la transmisión del impulso

Estimulación a baja frecuencia.

a) Elevación de las concentraciones en LCR de neurotrans-

misores endógenos con propiedades morfinomimétricas que

bloquean la sustancia P (encefalinas y betaendorfinas) 22,23,24 .

b) Reduce la tensión y las contracturas musculares, propi-

ciando un alivio eficaz en todas aquellas alguias originadas por este tipo de patologías.

Estimulación a media frecuencia.

a) Modifica la conducción nerviosa periférica con aumento

de la actividad de las fibras Aß y bloqueo, más o menos selec-

tivo de las fibras A, a nivel del lugar donde se estimulan 127 .

b) Aumento de la actividad de los circuitos inhibidores pre y

postsinápticamente 19 de la transmisión del dolor en las neuro- nas de las astas medulares posteriores, con predominio de la transmisión de otros impulsos. El bloqueo ocurre, sobre todo,

a nivel de la metámera estimulada 13 .

Estimuladores nerviosos. Descripción.

Los equipos de neuroestimulación eléctrica transcutánea están constituidos por los siguientes elementos:

• Un generador de impulsos eléctricos alimentado a pilas.

• Un conjunto de cables.

• Uno o dos pares de electrodos.

Generador de impulsos eléctricos. Incorpora los mandos para regular los diferentes parámetros de estimulación. Son del tamaño aproximado de una cajetilla

de cigarrillos y de muy poco peso (fig.2). Fáciles de manejar

y de transportar, suelen incorporar una pinza que permite col- garlos del cinturón.

Pinza sujección
Pinza sujección

Salida cables

Selector de

modos

Pinza sujección Salida cables Selector de modos Selector de frecuencias R e g u l a

Selector de

frecuencias

Regulación intensidad Canal 1 y 2

de modos Selector de frecuencias R e g u l a c i ó n intensidad
de modos Selector de frecuencias R e g u l a c i ó n intensidad

Compartimento batería

fig. 2

A menudo, los mandos de regulación y control de la fre-

cuencia y de la anchura de onda se sustituyen por controlado- res automáticos que facilitan su programación.

Cables. Deben ser flexibles para facilitar su acoplamiento a través de la ropa y de longitud suficiente que permita alcanzar fácil- mente desde la cintura las extremidades superiores e inferio-

- 4 -

res. La Norma UNE 60601-1/A2 exige que los terminales de los cables, en su parte de conexión al equipo vayan aislados de forma que no sea posible el acceso a sus partes metálicas desde el exterior. Los terminales que se conectan a los elec- trodos deben disponer de algún dispositivo elástico que facili- te su conexión y desconexión (fig.3).

fig.3
fig.3

Electrodos. Existen gran variedad de tipos de electrodos para su uso en electroterapia. Los más conocidos son los siguientes:

a) Electrodos de silicona conductora: Requieren de la ayuda o complemento de algún tipo de gel conductor para mejorar su contacto con la superficie de la piel y de un esparadrapo para adherirlos a ésta.

fig.4
fig.4

b) Electrodos pregelados: Llevan incorporado un hidrogel adhesivo que garantiza el contacto y permite su fijación direc- ta sobre la piel. Como base soporte, se utiliza bien la silicona conductora o un tejido vinílico (figs. 4 y 5).

fig.5
fig.5

Parámetros de estimulación.

Los parámetros que definen un pulso eléctrico son: su forma, su intensidad, su frecuencia y su anchura. Fo rma de onda. La mayoría de los TENS existentes en el mercado utilizan corrientes de tipo alterno, rectangular simétricas o asimétricas

(fig.6).

Formas de onda más comunes

Formas de onda más comunes Simétrica Onda china o asimétrica f i g . 6

Simétrica

Formas de onda más comunes Simétrica Onda china o asimétrica f i g . 6

Onda china o asimétrica

fig.6

A nivel clínico, no se ha llegado a demostrar que exista supe- rioridad alguna, en el plano de la eficacia, entre la utilización de una u otra forma de onda 26,27 . Intensidad. Determina los miliamperios que aplicamos durante la esti- mulación. Su control se realiza por medio de un potencióme- tro de rueda o mediante pulsador. Frecuencia. Indica el número de pulsos por segundo de la corriente de estimulación. Los equipos deben disponer de mandos que per- mitan seleccionar entre el modo de media o baja frecuencia, y de la posibilidad de modular ésta última. Anchura de onda. Define el tiempo de duración de un impulso medido en µseg. Su modulación, automática evita la pérdida del efecto placebo.

Parámetros que definen una corriente eléctrica

a i f
a
i
f

i

= intensidad

a

= anchura de onda

f

= frecuencia

fig.7

Factores de eficacia.

En la eficacia de la analgesia eléctrica confluyen tres facto- res importantes que conviene tener presentes, tanto a la hora de elegir el equipo como a la hora de prescribir el tratamiento o de aplicarlo. Dichos factores son los siguientes: (fig.8).

- 5 -

Factores de eficacia

Efecto Físico Gate Control Teory Eficacia Efecto Efecto Placebo Psicológico fig.8
Efecto Físico
Gate Control Teory
Eficacia
Efecto
Efecto
Placebo
Psicológico
fig.8

- Un efecto físico o neurofisiológico.

Basado en la influencia de la corriente eléctrica sobre la acti- vidad de las fibras nerviosas periféricas.

A

éste respecto, hay que tener en cuenta lo siguiente:

Se sabe, que las frecuencias medias aumentan la actividad

de las fibras Aß, pero, se desconoce cual es el valor concreto

de la frecuencia que resulta más eficaz. Incluso, la esperiencia ha demostrado que, éste valor, puede variar de unos pacientes a otros.

2º Una estimulación prolongada a una frecuencia media de

valor fijo produce un efecto de “habituación” o disminución en la actividad de las fibras Aß y, como consecuencia, una menor eficacia. Por tanto: Es importante, que el equipo utilizado disponga de una función o método de estimulación que permita modular o hacer barridos de frecuencia de forma automática, ya que, de esta forma, resulta mucho más sencillo dar con la frecuencia analgésica adecuada y, a la vez, se evita el efecto de habitua-

ción.

- Efecto placebo de la analgesia eléctrica.

La estimulación eléctrica provoca en el paciente una sensa- ción de hormigueo o escozor agradable sobre la zona de apli- cación que produce una sensación de alivio similar a la que se obtendría al frotar con firmeza la zona dolorida. La razón está en la disminución de la respuesta de las neuronas a los estí- mulos dolorosos al existir una activación de neuronas conver- gentes, que proceden del mismo campo receptor (el área dolo- rosa), por otras modalidades de sensibilidad 12 . Con el paso del tiempo, éste efecto se diluye a consecuencia del acostumbramiento del paciente. Para evitarlo, se utiliza una técnica que consiste en variar el ancho de los pulsos automáticamente, de forma contínua y durante todo el tratamiento (modulación del pulso). El paciente, percive entonces una sensación variable en intensi- dad, en forma de ola, que retarda la habituación. Todos los T.E.N.S. modernos disponen para ésto de un mando que sue- len denominar “anchura variable o modulada”.

- Factor psicológico de la analgesia eléctrica. La estimulación eléctrica, incorpora una serie de connota- ciones importantes que, bien manejadas, van a influir de

forma muy positiva tanto en la predisposición del paciente hacia el tratamiento como en el resultado del mismo. Las más importantes, son:

• Su novedad: pocos pacientes conocen el tratamiento

• El tratamiento con T.E.N.S., es considerado por el pacien-

te como método natural ya que no requiere de la ingestión de ninguna clase de química.

• Su naturaleza no invasiva.

• El paciente participa en el tratamiento, al menos, para regu- lar la intensidad.

• El ritual de preparación necesario para programar el equi- po y aplicar los electrodos.

• El paciente percibe el tratamiento cuando se lo aplica.

Métodos de estimulación

Básicamente, existen cinco métodos de estimulación, cada uno de los cuales puede luego aplicarse bajo el modo de baja o media frecuencia. Estos métodos son los siguientes (Fig.10):

Métodos de estimulación

Métodos de estimulación FRECUENCIA FIJA ANCHURA VARIABLE FRECUENCIA VARIABLE TREN DE IMPULSOS FRECUENCIA Y ANCHURA

FRECUENCIA FIJA

Métodos de estimulación FRECUENCIA FIJA ANCHURA VARIABLE FRECUENCIA VARIABLE TREN DE IMPULSOS FRECUENCIA Y ANCHURA

ANCHURA VARIABLE

Métodos de estimulación FRECUENCIA FIJA ANCHURA VARIABLE FRECUENCIA VARIABLE TREN DE IMPULSOS FRECUENCIA Y ANCHURA
FRECUENCIA VARIABLE
FRECUENCIA VARIABLE

TREN DE IMPULSOS

FRECUENCIA FIJA ANCHURA VARIABLE FRECUENCIA VARIABLE TREN DE IMPULSOS FRECUENCIA Y ANCHURA VARIABLES A LA VEZ

FRECUENCIA Y ANCHURA VARIABLES A LA VEZ

fig.9

- 6 -

• Frecuencia fija.

• Anchura variable

• Tren de impulsos o ráfagas.

• Frecuencia variable.

• Frecuencia y anchura variables a la vez.

Frecuencia fija. Es el método de estimulación convencional. Se aplica, sobre todo, para estimular en baja frecuencia (1 a 3 Hz). En trata- mientos prolongados a media frecuencia, no es recomendable su utilización ya que, con el paso del tiempo, pierde eficacia. Anchura variable o modulada. Ofrece una variación constante de la anchura de los impulsos eléctricos provocando una sensación de estimulación variable en su intensidad que retrasa la perdida del efecto placebo. Tren de impulsos. Consistente en alternar el paso de la corriente con interrup- ciones de la misma duración. Se trata de una técnica habitual en estimulación muscular, pero de escaso interés en el trata-

miento del dolor Frecuencia variable o modulada. Va ria automáticamente la frecuencia de los impulsos entre un rango de valores previamente programados. Es el mejor

método para acertar con la frecuencia analgésica del paciente

y evitar el efecto de habituación a la frecuencia que se pre-

senta en los tratamientos prolongados. Frecuencia y anchura variables a la vez. Reune las ventajas de las dos anteriores. Por ello, está consi- derado como el método más eficaz de estimulación a media frecuencia.

A modo de resumen:

a) Estimulación a baja frecuencia. Utilizar el méto-

do de frecuencia fija a 2 Hz.

b) Para estimulación a media frecuencia. Utilizar el

método de frecuencia y anchura variables modulando el ancho entre 100 y 200 µseg. y la frecuencia entre 80 Hz y125 Hz.

Colocación de electrodos.

Los T.E.N.S. pueden ser de uno (dos electrodos) o dos cana- les (cuatro electrodos). El más utilizado es el de dos canales ya que ofrece mayores posibilidades: permitir estimular zonas más amplias o estimular dos miembros diferentes a la vez. La correcta aplicación de los electrodos, es importante para lograr un resultado eficaz. No obstante, una colocación inco- rrecta sólo acarrea que no logremos nuestro objetivo. Existen técnicas diferentes y reglas de carácter general de demostrada eficacia. Algunos especialistas, piensan que:

“muchas veces es más una cuestión de ensayo-error” 37,42,43 , ya que, dentro de una misma patología, se han observado res- puestas diferentes entre unos pacientes y otros en función de

la técnica utilizada para la colocación de los electrodos. Sin

embargo, ésto no siempre es cierto y, en la mayoría de los casos en que ocurre, es más por causa de un dignóstico equi- vocado que por las razones expuestas con anterioridad. Como normas generales pueden considerarse las siguientes:

a) En cuanto a la posición.

• Un electrodo directamente o alrededor de la zona dolorosa

y el otro a unos 10 cm siguiendo la dirección de la ramifica-

ción nerviosa del punto (patologías reumáticas o traumáticas).

• Sobre el tronco nervioso que inerva la zona afectada o

paravertebralmente de la apófisis espinosa (lumbalgias o lum-

bocitalgias).

• Sobre la emergencia de las raíces nerviosas (neurálgias).

• Sobre puntos gatillo o de acupuntura.

• Sobre los puntos motores de músculos dolorosos (contrac-

turas). Nunca se deben aplicar los electrodos sobre la zona carótida, ni sobre el globo ocular. Tampoco se deben aplicar directa- mente sobre heridas, eritemas, dermatitis o varices. b) En cuanto a la aplicación.

• El tamaño del electrodo debe estar en concordancia con la

zona a estimular. Un electrodo demasiado pequeño puede cau-

sar irritaciones en la piel debido a que acumula mayor inten- sidad por cm 2 . Por el contrario, un electrodo demasiado gran- de puede no llegar a estimular las fibras nerviosas aferentes. Por tanto, las intensidades que se apliquen deberán estar en concordancia con el tamaño del electrodo elegido. Utilice electrodos pequeños (30 mm de ø) para estimular zonas puntuales en cara, manos, etc. Los electrodos grandes (50 x 100 mm) se utilizan para estimular algunas zonas amplias de la columna, muñones grandes en los amputados, etc. En los demás casos se utiliza un electrodo medio de 50x50 mm.

• Siempre debe asegurarse un buen contacto entre el electro-

do y la piel. De no ser así, el paso de la corriente se concentra puntualmente y la estimulación resulta desagradable.

Duración y frecuencia del tratamiento.

La duración y frecuencia de los tratamientos dependerá de los siguientes factores:

- Según la modalidad de estimulación aplicada.

A baja frecuencia: sesiones de 20 a 30 minutos una o dos

veces al día.

A media frecuencia, los tratamientos pueden prolongarse

más tiempo, incluso horas, en cuyo caso, conviene utilizar el método de anchura y frecuencia variables.

- En función del paciente.

La electroestimulación, produce un importante efecto rela-

jante que en ocasiones, y de pendiendo de las características del paciente, puede hacer recomendable aumentar o prolongar las sesiones de tratamiento. En este sentido, es importante tener en cuenta que, hasta la fecha, no se han dado casos de adicción a la electroestimulación.

- De las características del proceso doloroso.

En caso de dolor crónico, se recomienda aplicar la electroes- timulación cada vez que se inicie una crísis dolorosa.

Información al paciente.

La instrucción del paciente es importante, al menos, en los siguientes aspectos:

- Explicarle los fundamentos básicos del método para que

pierda el miedo al dispositivo eléctrico que va a emplear 48 .

- Darle instrucciones sencillas y precisas sobre la manera correcta de utilizar el equipo 127 .

- 7 -

- Dejarle claramente indicada la posición en la que debe apli-

car los electrodos.

- Indicarle que suba la intensidad poco a poco, hasta que per- ciba un ligero hormigueo. A continuación, puede seguir subiendo y mantener la intensidad a un nivel en que la esti- mulación no resulte desagradable.

Indicaciones.

En principio, es susceptible de aliviarse con T.E.N.S. cual- quier tipo de dolor agudo o crónico, localizado y de origen neurológico, siempre que las parestésias puedan ser generadas en la región sintomática 127 . Por tanto, las indicaciones son muy numerosas y, aunque ini-

cialmente sólo fuera empleado tras el fracaso de otras medidas paliativas, su eficacia y, sobre todo su carencia de efectos indeseados, hacen aconsejable su utilización como tratamien- to de primera línea 5,6,7,127 . Las indicaciones más frecuentes, son:

1º Algias de origen neurológico 50 :

- Polineuropatías sensitivas 51 .

- Lesiones traumáticas del nervio periférico 52 .

- Síndromes compresivos de nervio periférico 53,54 .

- Dolor por desaferenciación (amputados, miembro fantas-

ma) 55,56 .

- Dolor radicular (lumbociática, neuralgia cérvico-bra-

quial) 41,53,57.

- Dolor dental 58 .

- Cefalea 59,60 .

- Neuritis intercostal 61 y neuralgia post-herpética 62 . 2º Algias de origen musculo-esquelético 63 :

- Artrosis 64,65 .

- Artritis Reumatoide 66 y otras artritis 67 .

- Patología de partes blandas 44,68,69 .

- Dolor vertebral (cervicalgia, lumbalgia) 70,71 .

- Síndromes miofasciales 44 .

- Fracturas 72 y secuelas de las mismas 74,75 .

- Lesiones deportivas menores 75,76 .

3º Dolor postquirurgico 80 :

- Laparotomía 81,82

- Toracotomía 83,84

- Cirugía ortopédica (protesis articulares,operaciones de

columna) 85,86,87,88 .

4º Dolor asociado a neoplasias 89 . 5º Dolor del parto 90

Por contra, no son susceptibles de tratamiento con T.E.N.S. por no haberse encontrado mejoría habitualmente:

- Las algías de localización amplia o difusa, por ejemplo, las de origen visceral y psicógeno 8,44,93 .

- Dolor de origen central, como el talámico 94 , aunque se ha comunicado algún caso de alivio en Esclerosis múltiple 95 .

- Neuropatías metabólicas, alcohólica o diabética 94 .

- Dolor perineal y vaginal 48 .

- Aracnoiditis 5 .

- Dolor asociado a lesión medular 5 .

- Algias tras radioterapia 5 .

-Algias en neuropatías perifésicas cuando exista marcada

perdida de fibras aferentes Aß 44 .

Por su interés documental, reproducimos a continuación la tabla de resultados obtenidos en un estudio realizado por el equipo médico del Centro de Salud «Casa del Barco» de Valladolid y publicado en el año 92 en el nº HT9204 de las Hojas de Tecnología del Mº de Sanidad y Consumo.

Tabla de los resultados obtenidos con estimulación eléctrica, sobre un total de 96 pacientes con edades comprendidas entre los 20 y 78 años, los cua- les, habían sido tratados previamente, sin consecuencias positivas, con la terápeútica analgésica habitual.

los cua- les, habían sido tratados previamente, sin consecuencias positivas, con la terápeútica analgésica habitual.

Contraindicaciones.

Existen pocas contraindicaciones para el empleo de los neu- roestimuladores. La más importante es, los marcapasos a la demanda. En cambio, no hay contraindicación si el paciente es portador de un marcapasos fijo 119,120,121 . Al no estar demostrada la inocuidad para el feto no es reco- mendable su empleo sobre el útero grávido en el primer tri- mestre de gestación por razones médico-legales 127 . En pacientes con cardipoatia isquémica hay que evitar la corriente de intensidad alta 122,123 . Tal y como adelantamos en el capítulo de los electrodos, según las zonas, debe tenerse la precaución de no estimular la musculatura laríngea, el globo ocular, ni el tejido deteriorado por quemaduras, heridas, etc. Por último, tampoco se recomienda su utilización con niños, oligofrénicos o dementes seniles, ya que la colaboración del paciente es imprescindible 127 .

Complicaciones.

Su uso se considera prácticamente inocuo y sus posibles efectos secundarios son de escasísima relevancia, general- mente cutáneos y facilmente subsanables. Dermatitis alérgica 124 . Suele deberse al esparadrapo que suje- ta los electrodos. Se evita utilizando esparadrapo hipoalérgico o electrodos pregelados o fijándolos con velcros o cuando esto sea posible con la propia ropa del paciente. Reacciones eritematosas. La causa suele estar en el gel

- 8 -

empleado y se evita utilizando un gel no irritante 118 o un sopor- te tipo esponjoso humedecido con agua. Sensación desagradable. Casi siempre a causa de un mal contacto del electrodo con la piel del paciente, la utilización de un electrodo demasiado pequeño, la aplicación de intensi- dades demasiado altas o la colocación del electrodo sobre la zona donde se origina el dolor.

Principales ventajas.

Como ventajas más significativas de la estimulación eléctri- ca transcutanea, hay que destacar las siguientes:

- Comodidad de aplicación y facilidad de manejo 5,127,128 . - No se requiere formación específica para su empleo 128 .

Salvo contadas excepciones, cualquier paciente puede quedar capacitado para ello, una vez instruido por el médico.

- Eficacia: Aunque los resultados obtenidos son muy varia-

bles, desde un 13% hasta un 70% de mejorías importantes y duraderas, dependiendo del tipo de dolor y de las característi- cas del estudio realizado. En cualquier caso, lograr que un 25%-30% de pacientes con dolor crónico manifiesten res-

puestas positivas persistentes 2,9,57,111,118 , es un índice de verdade- ra eficacia, ya que ningún tratamiento farmacológico, quirúr- gico o psicológico alcanza tan altos porcentajes de éxito.

- Posibilidad de obviar los efectos secundarios de los fárma-

cos opiáceos 5,6,7,128 (sedación, depresión respiratoria, estreñi-

miento, dependencia,

vida de los pacientes con enfermedades crónicas que requie- ren de una medicación continuada. - Reducción de costes de otras medidas terapéuticas 128 . Teniendo en cuenta su carácter no perecedero, su bajo coste de adquisición y mantenimiento (repuesto de una batería stan- dard de 9v) y que un mismo equipo puede ser utilizados por varios miembros de la familia, puede deducirse fácilmente el importante ahorro sanitario que pude representar a corto plazo su utilización.

permitiendo así mejorar la calidad de

)

Utilización práctica.

A continuación, se muestran algunos ejemplos concretos sobre la utilización de la analgesia eléctrica en el tratamiento de diferentes tipos de dolor.

fig.10
fig.10
fig.11
fig.11

Programación de un Tens multifunción para estimular en baja (fig.10) y media (fig.11) frecuencia. Esta última, aplicando el méto- do de anchura y frecuencia moduladas.

Cefaleas por stres. La mayoría de las llamadas cefaleas por stress suelen venir asociadas a una contractura muscular, que puede estar origi- nada por diferentes causas o motivos: tensión del trabajo, malos hábitos posturales, la contracción inconsciente de los músculos de la masticación por rechinamiento o apretamiento durante el día o durante el sueño, etc. Para su tratamiento, la estimulación eléctrica está plenamen- te indicada y resulta de una eficacia sorprendente.

1º Cervicalgias.

Desarrollar el tratamiento en dos fases diferentes:

a) Una primera fase de 20 a 30 minutos de duración bajo la

modalidad de media frecuencia con objeto de conseguir un alivio inicial rápido. La programación del equipo se fija en 80Hz o 130 Hz a frecuencia y anchura variables (fig.11) y los electrodos, de 50x50 mm., se situan sobre los músculos del trapecio tal y como muestra en la figura 12. La intensidad se regula hasta notar una sensación de hormigueo en la zona estimulada y subiendola paulatinamente hasta quedar justo por debajo del límite del dolor.

fig.12
fig.12

b) La segunda fase, tiene por objeto conseguir la descontrac-

turación de los músculos del trapecio con el fin de eliminar la

causa que dió origen al dolor. El tratamiento se inicia inme- diatamente después de terminar con la primera fase, reprogra- mando el equipo en modo de baja frecuencia a 2 Hz y fre- cuencia fija (fig.10). Los electrodos, se mantienen en la misma posición y se gradua una intensidad media alta suficiente para conseguir la contracción del músculo, pero sin llegar a ser desagradable. La duración de la segunda fase puede mante- nerse entre 45 y 60 minutos. Cuando el dolor se presente asociado a un proceso inflama- torio, los electrodos pueden impregnarse de algún tipo de gel anti-inflamatorio sustituyendo al hidrogel o al gel conductor.

2º Sindrome temporo mandibular o de ATM.

El tratamiento también se desarrolla en dos fases.

a) La primera fase, se realiza exactamente igual que en el

ejemplo anterior, en todos sus parámetros y en el posiciona- miento de los electrodos.

b) La segunda fase, tiene como objetivo conseguir la des-

- 9 -

contracturación de los músculos que intervienen en la masti-

cación a fin de intentar eliminar la causa que origina el dolor. Se inicia inmediatamente después de terminar la primera fase, procediendo de la siguiente manera:1º Reprogramar el equipo

a la modalidad de baja frecuencia a 2 Hz y frecuencia fija

(fig.10). 2º Sustituir los electrodos por otros de menor tamaño (30 mm ø). 3º Aplicar uno de los electrodos del primer canal

a un lado de la cara, a la altura del trago del maxilar y, el otro electrodo, sobre la nuca a unos dos dedos por debajo del naci- miento del pelo y ligeramente ladeado hacia la mismo lado en que se encuentra su pareja. Los dos electrodos del segundo canal, se aplican de igual manera, sólo que sobre el otro lado de la cara (fig.13). Regular la intensidad hasta conseguir una situación de equi- librio en las contracciones a ambos lados de la mandibula. Para que la estimulación no resulte desagradable, es impor- tante evitar que las contracciones sean demasiado fuertes. La duración de ésta segunda fase puede prolongarse entre 45 y 60

minutos.

fig.13
fig.13

Ciática Una técnica muy empleada, y con grandes porcentajes de éxito, consiste en aplicar los dos electrodos de uno de los canales paravertebralmente sobre la zona lumbar y los otros dos electrodos del otro canal en el trayecto del ciático (fig.14). El tamaño de 50x50 mm., puede ser adecuado para los elec- trodos de ambos canales, si bien, la utilización de electrodos de 50x100 mm. en el trayecto del ciático amplia considera- blemente la superficie estimulada del nervio. El equipo se programa en 80Hz a frecuencia y anchura varia- bles (fig.11). Mantener una intensidad alta por debajo del límite del dolor. En periodos de crísis, la duración del trata- miento puede prolongarse durante horas Cuando el dolor se presente asociado a un proceso inflama- torio, los electrodos pueden impregnarse de algún tipo de gel anti-inflamatorio sustituyendo al hidrogel o al gel conductor. Si, la causa del dolor tiene su origen en una contractura mus- cular, suele resultar eficaz, alternar la estimulación en media frecuencia, tal y como ha quedado descrito anteriormente, con

la estimulación en baja frecuencia (fig.10) cambiando la posi-

ción de los electrodos sobre la zona lumbar, tal y como se muestra la figura 16.

fig.14
fig.14

Lumbalgia Técnica 1:

Situar cuatro electrodos de 50x100 mm. paravertebralmente sobre la zona lumbar conectando los canales de forma cruza- da(fig.15). Programar el equipo a 80 Hz bajo la modalidad de frecuencia y anchura variables (fig.11). Por lo general, una sesión de 20 a 30 minutos suele ser suficiente para conseguir un alivio inmediato. No obstante, en procesos agudos, las sesiones pueden prolongarse mucho más tiempo.

C2 C1 C1 C2 fig.15
C2
C1
C1
C2
fig.15

Las sesiones por la mañana, inmediatamente antes de levan- tarse de la cama, suelen garantizar un alivio importante duran- te el resto del día. En éste caso, convien recordar al paciente que no efectue movimientos bruscos para no provocar una nueva crisis. Cuando el dolor se presente asociado a un proceso inflama- torio, los electrodos pueden impregnarse de algún tipo de gel anti-inflamatorio sustituyendo al hidrogel o al gel conductor.

- 10 -

Técnica 2:

Aplicar los electrodos tal y como aparecen en la figura 16, y aplicando el tratamiento en dos fases: Una primera fase en media frecuencia a 80 Hz bajo la modalidad de frecuencia y anchura variables (fig.11) durante 30-40 minutos, para buscar un alivio rápido. A continuación, y manteniendo en la misma posición los electrodos, cambiar a frecuencia fija y 2 Hz. (fig.10) y subir poco a poco la intensidad hasta el máximo que pueda soportar el paciente. El objetivo de ésta segunda fase, sería descontracturar la musculatura de la zona afectada que, en muchas ocasiones, es la causa que origina el dolor.

fig.16
fig.16

Artrosis y Artritis Reumatoide. La estimulación eléctrica provoca un incremento de la tem- peratura articular y una reducción de la presión y del volumen del líquido sinovial, así como del contaje de leucocitos 67 . Son recomendables las aplicaciones después de un largo periodo de inmovilidad, por ejemplo, antes de levantarse de la cama Las sesiones, pueden iniciarse a frecuencia media bajo la modalidad de anchura y frecuencia variables (fig.11) durante 20 o 30 minutos. En enfermos con musculatura espástica, pro- longar el tratamiento a baja frecuencia en 2 Hz (fig.10) duran- te unos minutos más. Elevar la intensidad poco a poco hasta un punto tal que el paciente note una sensación de excitación indolora o hormi- gueo agradable en la zona afectada. El tamaño y la colocación de los electrodos dependeran de la zona que se vaya a estimular. Las fig.17 y 18 muestran un ejemplos de como aplicar los electrodos en los casos de dolor en las manos o en las rodillas.

fig.17
fig.17
fig.18
fig.18

Tendinitis La analgesia eléctrica., ofrece también altos porcentajes de éxito en el alivio de las algias provocadas por procesos de inflamación de los tendones. El equipo, se programa a 80Hz a frecuencia y anchura varia-

bles (fig.11) y los electrodos de situan sobre la zona afectada

y sobre su tronco nervioso. La frecuencia y duración del tra-

tamiento dependerá del cuadro doloroso de cada paciente con-

creto. En general, el tratamiento inicial debe ser más intensi- vo para obtener un alivio más rápido y duradero. Los electrodos pueden impregnarse de algún tipo de gel anti- inflamatorio que sustituya al hidrogel o al gel conductor. El tamaño y la colocación de los electrodos depende de

la zona que se vaya a estimu- lar. Las fig.19 y 20 muestran dos ejemplos
la zona que se vaya a estimu-
lar.
Las fig.19 y 20 muestran
dos ejemplos de aplicación
para los casos de tendinitis en
el talón y en el codo.
fig.19
fig.20

Dolor de hombro Programar el equipo en media frecuencia a 80Hz bajo la modalidad de frecuencia y anchura variables (fig.11). Utilizar los dos canales, aplicando los electrodos de 50x50 mm. a lo largo del tronco nervioso que inerva la zona dolori- da (fig.21). La frecuencia y duración del tratamiento dependeran del cuadro doloroso de cada paciente concreto. En periodos de crísis, la duración del tratamiento puede prolongarse durante horas Es frecuente que el dolor venga asociado a un proceso de

- 11 -

tipo inflamatorio, en cuyo caso, los electrodos pue- den impregnarse de algún tipo de gel anti-inflamato- rio en sustitución del hidrogel o del gel conduc- tor habitual.

Mantener una intensidad alta por debajo del límite del dolor. En periodos de crísis, la duración del tra- tamiento puede prolongar- se durante horas

fig.21
fig.21

Dolor de espalda Programar el equipo a 80Hz en frecuencia y anchura variables (fig.11). Aplicar los electrodos paravertebralmente tal y como se muestra en la figura 22, a la altura de la zona dolorida. Mantener una intensidad

alta por debajo del límite del dolor. Frecuentemente, los dolores de espalda, suelen estar asociados a algún problema de tipo muscular, por lo que el tra- tamiento, suele complementarse con otro de estimulación muscular sobre los trapecios o los músculos dorsales

fig.22
fig.22

BIBLIOGRAFIA

1. Salinas Sánchez I.: Electroterapia. En: Molina Ariño, A. Eds.

Rehabilitación. Fundamentos. Técnicas y aplicaciones. Valladolid. Editora Médica Europea, S.A. 1990, pp. 83-102.

2. Conejero Casares J. A., Peña Arrebola A., Flórez GarcÌa M. T.:

Tratamiento fÌsico del dolor. Nuevas técnicas terapéuticas: láser, electroestimulación antiálgica (T.E.N.S.). Dolor e inflamación, 1989; 2: 640-647.

3. Benezech J., Frerebeau Ph., Batier Ch., Roquefeuil B.: La neu-

rostimulation a vissée anti-algique, en Neurochirurgie. En: Simon L.,

Roquefeuil B., Pelisier J. Eds. La douleur chronique. ParÌs. Masson. 1985, pp. 226-231.

4. Editorial: a new approach to pain. Emerg. Med, 1974; 6: 240.

5. Bond M. R.: Pain. Its nature analysis and treatment. New York.

Churchill Livingstone, 2.™ ed. 1984.

6. García Alvarez J., Hansen Ferrer E. S., Aliaga Font L.: Estimu-

lación nerviosa. En: Dolor Agudo y Crónico. Actitudes terapéuticas. Reus, Martagraf, S.A. l.™ ed. 1990, pp. 185-193.

7. Sedan R.: Le pourquoi et le comment de la neurostimulation à

vissée antalgique. En: Simon L., Roquefeuil B., Pelisier J. Eds. La douleur chronique. ParÌs, Masson. 1985, pp. 221-226.

8. Bruxelle J.: La Stimulation electrique peripherique a vissèe an-

tialgique. Encycl. Med Chir. Kinesitherapie, 1988. 26145 C-10.

9. Klein J., Pariser D.: Transcutaneous electrical nerve stimulation.

Nelson R. M. y Currier D. P. Eds. Clinical Electrotherapy. Norwalk, Connecticut. Appleton and Lante, 1987, pp. 209-230.

10. Flórez Tascón F. J.: Dolor, 1987. Madrid. Idepsa, S.A. 1987.

11. Nolte J.: The human brain-An introduction to its functional

anatomy. St. Louis C. W. Mosby. 1981, p. 98.

12. Bisschop G., Dumoulin J.: Neurostimulation electrique transcu-

tanèe antalgique et excitomotrice. ParÌs. Masson. 1991.

13. Melzack R., Wall P. D.: Pain mechanisms. A new theory.

Science, 1965; 150: 971-979.

14. Romain M., Ginouves P., Durand P. A., Riera G., Allieu Y.: La

stimulation vibratoire transcutanèe en algologie. Ann. Rèadapt. Med Phys., 1989; 32: 63-69.

15. Wolf C. J., Mitchell D., Baret G. D.: Antinociceptive effect of

peripheral segmental electrical stimulation in the rat. Pain., 1980; 8: 237-252.

16. Kahn J.: Principles and practice of electrotherapy. New York.

Churchill Livingstone 2.™ ed. 1991, pp. 71-117.

17. Low J., Reed A.: Electrotherapy explained. Principes and prac-

tice. London. Butterworth Heinemann. 1991, pp. 27-98.

18. Campbell J. H., Taus A.: Percutancous local electrical analge-

sia: peripheral mechanism. Adv. Neurol., 1974; 4: 733-736.

19. Handwerker H. O., Iggo A., Zimmermann M.: Segmental and

supraspinal action on dorsal horn neurons responding to noxious and non-noxious skin stimuli. Pain, 1975; 1: 147-165.

20. Fitgerald M.: The contralateral input to the dorsal horn of the

spinal cord in the decerebrate spinal rat. Brain Res., 1982; 236:

257-287.

21. Le Bars D., Dickinson A. H., Besson J. M.: Diffuse noxious inhi-

bitory controls (DNIC). I. Effects on dorsal horn convergent neuro-

nes in the rat. Pain, 1979; 6: 283-304.

22.Sjölund B., Terenius L., Ericksson M.: Increased CSF levels of endorphins after electroacupuncture. Acta Physiol. Scand., 1977; 100: 382-384.

23. Billiard M.: Voies et mechanismes du controle de la douleur.

En: Simon L. eds. Actualitès de Rèeducation et Rèadaptation Fonc- tionnelles. ParÌs, Masson, 5.™ serie, 1980.

24. Salar G., Job Y., Mingroin S., Bosio N., Trabucchi M.: Effect of

transcutaneous electrotherapy on CSF-endorphin content in patient without pain problems. Pain., 1981; 10: 169-172.

25. Mannheimer J., Russek A.: How T.E.N.S. works. Home Care.,

1982; 4: 22.

26. Howson D. C.: Peripheral neural excitability: Implications for

transcutaneous electrical nerve stimulation. Phys. Ther., 1978; 58:

1.467.

27. Jenkner F. L., Schuhfried F.: Transdermal transcutanous elec-

trical nerve stimulation for pain: the search for an optimal wave-

- 12 -

form. Applied Neurophys., 198 1; 44: 330-337.

28. Borenstein D. G., Wiesel S. W.: Dolor lumbar. Diagnóstico y

tratamiento. Vol. II. Barcelona. Ancora, S.A., 1989, pp. 488- 491.

29. Loesor J. D., Black R. G., Christman A.: A relief of pain by

transcutaneous stimulation. J Neurosurg., 1975; 42: 308-314.

30. Linzer M., Long D. M.: Trancutancous neural stimulation for

relief of pain. IEEE Trans. Biomed Eng., 1976; 23: 341-345.

31. Ebersold M., Laws E., Stonnington H. et al.: Transcutaneous electri-

cal stimulation for treatment of chronic pain: a preliminary report. Surg. Neurol, 1976; 4:96.

32. Cyriax J.: Textbook of Orthopaedic Medicine. Baltimore. Wi-

lliams and Wilkins. Vol. I, 1975, pp. 31-47.

33. Santiesteban A. J.: The role of physical agents in the treatment

of spine pain. Clin. Orthop. Rel. Res., 1983; 179: 24-30. 34.Sweet W. H., Wepsic J. G.: Treatment of chronic pain by stimu-

lation of primary afferent neuron. Trans. Am.Neurol. Assoc.,1968; 93-. 103-105.

35. Meyer G. A., Field H. L.: Causalgia treated by selective large

fibre stimulation of peripheral nerve. Brain., 1972; 95: 163- 168.

36. Picaza J. A., Cannon B. W., Hunter S. E., et al.: Pain suppres-

peripheral conditioning stimulation as an analgesia measure in chro- nic pain. Pain, 1979; 6: 335-347.

55. Carabelli R. A., Kellerman W. C.: Phantom limb pain: relief by

application of T.E.N.S. of contralateral extremity. Arch Phys. Med

Rehabil., 1985; 66: 466-467.

56. Finsen V., Persent L., Lovlien M.: Transcutaneous electrical

nerve stimulation after major amputation. J. Bone. J. Surg., 1988; 70- B: 109-112.

57. Bates J. A. V.; Nathan P. W.: Transcutancous nerve stimulation

for chronic pain. Anesthesia, 1980; 35: 817-822.

58. Black R. R.: Use of transcutaneous nerve stimulation in den-

tistry. J. Am Dental. Assoc., 1986; 113: 649-652.

59. Hay K. M.: Control of head pain in migraine using transcuta-

neous nerve stimulation. Practitioner, 1982; 226: 771-775.

60. Solomon S., Guglielmo K. N.: Treatment of headache by trans-

cutaneous electrical stimulation. Headache., 1985; 25: 12-15.

61. Wall P. D., Sweet W. H.: Temporary abolition of pain in man.

Science, 1967; 155: 108-109.

62. Nathan P. W., Wall P. D.: Treatment of post-herpetic neuralgia

by prolonged electrical stimulation. British Med J., 1974; 14: 645-

sion by peripheral stimulation. Part. I. Observations with transcuta-

647.

neous stimuli. Surg. Neurol., 1975; 4: 105-114.

63.

Smith M. J.: Electrical stimulation for relief of musculoskeletal

37. Mannheimer J. S.: Electrode placement for transcutaneous

electrical nerve stimulation. Phys. Ther., 1978; 58: 1.455-1.462.

38. Melzack R.: Prolonged relief of pain by brief, intense transcuta-

neous somatic stimulation. Pain., 1975; 1: 357-373.

39. Fox E. J., Melzack R.: Transcutaneous electrical stimulation

and comparison of treatment for low back pain. Pain., 1976; 2: 148-

pain. Phys. Sports Med., 1983; 11: 47-55.

64. Taylor R., Hallett M.: Treatment of osteoarthritis of the knee

with transcutaneous electrical nerve stimulation. Pain, 198 1; 1 1:

233-240.

65. Lewis D., Lewis B., Sturrock R. D.: Transcutaneous electrical nerve

stimulation in osteoarthritis: therapeutic altemative? Ann. Rheum Dis.,

158.

1984; 43: 47-49.

40.

Santiesteban A. J.: Applications of transcutaneous electrical

66.

Kumar V. N., Redford J. B.: Transcutaneous nerve stimulation

nerve stimulation for postoperative, cardiopulmonary and obstetrics

in Rheumatoid Arthritis. Arch. Phys. Med. Rehabil., 1982; 63: 595-

patients. In: Wolf S. L.eds. Electrotherapy. NewYork. Churchil

596.

Livingstone, 1981, pp. 179-197.

67.

Levy A., Dalith M., Abramovici A., et al.: Transcutaneous elec-

41. Andersson S. A.: Pain control by sensory stimulation. In Bonica

J. J. et al. Eds. Advances in pain research and therapy. Vol. III. New York. Raven, 1979, pp. 569-584.

42. Budd K.: The use of non-pharmaceutical methods in the treat-

ment of arthritic pain. Clin. Reum Dis., 1981; 7: 447-449.

43. Wolf S. L., Gersh M. R., Rao V. R.: Examination of electrode

placement and stimulation paramenters in treating chronic pain with conventional transcutaneous electrical nerve stimulation (T.E.N.S.).

Pain, 1981; 11: 37-47.

44. Thorsteinsson G.: Chronic pain: use of T.E.N.S. in the elderly.

Geriatrics, 1987; 42: 75-82.

45. Bland J. H.: Disorders of the cervical spine. Diagnosis and

medical management Philadelphia. W. B. Saunders. Co., 1987, pp. 243- 244.

46. Deyo R. A., Walsh N. E., Schoenfeld L. S., Ramamuthy S.: Can

trials of physical treatments be blinded? The example of transcu-

taneous electrical nerve stimulation for chronic pain. Am. Phys. Med Rehabil., 1990; 69: 6- 1 0.

trical nerve stimulation in experimental acute arthritis. Arch. Phys. Med. Rehabil., 1987; 68: 75-78.

68. Fern·ndez Vega V., Moreno A., Alvaro Pascual F., et al.: Nueva

técnica rehabilitadora en el tratamiento de la capsulitis retráctil de

hombro. Rehabilitación, 1990; 24: 118-122.

69. Rizk T. E., Christopher R. P., Pinals R. S., et al.: Adhesive cap-

sulitis (frozen shoulder) a new approach to its management. Arch Phys. Med. Rehab., 1983; 64: 29-33.

70. Ersek R. A.: Low-back pain: prompt relief with transcutaneous

neurostimulation. Orthop. Rev., 1976; 5: 27-31.

71. Gersh M.: Postoperative pain and transcutaneous nerve

stimulation. Phys. Ther., 1978; 58: 1.463.

72. Sloan J. P., Muwanga C. L., et al.: Multiple rib fractures: trans-

cutaneous nerve stimulation Versus convencional analgesia. J.Trauma,

1986; 26: 1120-1122.

73. Subbarao J., Stillwell G. K.: Reflex sympathetic dystrophy

syndrome of the upper extremity: analysis of total outcome of management of 125 cases. Arch. Phys. Med. Rehab., 1981; 62: 549-

47.

Ignelzi R. J., Nyquist J. K.: Excitability changes in peripheral

554.

nerve fibers after repetitive electrical stimulation: implications in

74.

Bodenheim R., Bennett J. H.: Reversal of a Sudeck’s atrophy by

pain modulation. J. Neurosurg., 1979; 51: 824-833.

48. Bending J.: T.E.N.S. in a pain clinic. Physiotherapy, 1989; 75:

292-294.

49. Stillwen G. K.: Electroterapia. En: Kottke, Stillwell, Lehmann,

eds. Krusen. Medicina Física y Rehabilitación. Buenos Aires. Ed.

Med. Panamericana, 3.™ edición, 1985, pp. 399-411.

50. Schuster G. D.: The use of T.E.N.S. for peripheral neurovascu-

lar diseases.

.J Neurol. Orthop. Surg., 1980; 1: 219-221.

51. Gersh M. R., Wolf S. L., Rao V. R.: Evaluation of transcutane-

ous electrical nerve stimulation for pain relief in peripheral neuro- pathy. Phys. Ther., 1980; 60: 48-52.

52. Wilson R. L.-. Management of pain following peripheral nerve

injuries. Orthop. Clipn. North Am, 1981; 12: 343-359.

53. Cauthen J. C., Renner E. J.: Transcutaneous and peripheral

nerve stimulation for chronic pain states. Surg. Neurol., 1975; 4:

102-104.

54. Eriksson M. B., Sjˆlund B. H., Nielzen S.: Long term results of

the adjuntive use of transcutaneous electrical nerve stimulation. A case report. Phys. Ther., 1983; 63: 1287-1288.

75. Roeser W., Meeks L., Venis R., et al.: The use of transcutaneous

nerve stimulation for pain control in athletic medicine. A preli- minary report. Am. J. Sport Med., 1976; 4: 210-213.

76. Jensen J. E., Etheridge G. L., Hazelrigg G.: Effectiveness of

transcutaneous electrical nerve stimulation in the treatment of pain.

Recommendations for use in the treatment of sport injuries. Sport Med., 1986; 3: 79-88.

77. Smith M. J., Hutchins R. C., Hehenberger D.: Transcutaneous

neural stimulation.Use in postoperative knee rehabilitation.Am.

J.Sport. Med., 1983; 11: 75-82.

78. Mansat Ch., Carrere F., Izart J. P., et al.: La neurostimulation

transcutanèe èlectrique dans la rèeducation des genoux opèrèes. En Actualitès en Rèeducation Fonctionnelle et Rèadaptation, 10.™

serie, Simon, L. Paris. Masson, 1985, 254-256.

79. Halle J. S., Franklin R. J., et al.: Comparison of four treatment

- 13 -

approaches for lateral epicondylitis of the elbow. J Orthop. Sport. Phys. Ther., 1986; 8: 62-69.

80. Pike P. M.: Transcutaneous electrical stimulation. Its use in the

management of postoperative pain. A naesthesia, 1978; 33: 165-

104. Merry A.: T.E.N.S. for chronic low back pain (letter). N. Engl.

J. Med, 1990; 323: 1.424-1.425.

105. Todd G. A.: T.E.N.S. for chronic low back pain (letter). N.

Engl. J. Med, 1990; 323: 1.425.

171.

106.

Owens S., Atkinson E. R., et al.:Thermographic evidence of

81.

Schomburg F. L., Carter-Baker S. A.: Transcutancous electrical

reduced sympathetic tone with transcutaneous nerve stimulation.

nerve stimulation for postlaparotomy pain. Phys. Ther., 1983; 62: 188-

Anesthesiology, 1979; 50: 62-65.

193.

107.

Eriksson H., Mannheimer C.: The effect of transcutaneous

82.

Hollinger J. L.: Transcutaneous electrical nerve stimulation

electrical nerve stimulation on ischemic pain in the lower extremi-

after cesarcan birth. Phys. Ther., 1986; 76: 36-38.

83. Stratton S. A., Smith M. N.: Postoperative thoracotomy effect of

transcutaneous nerve stimulation on forced vital capacity. Phys. Ther.,

1980; 60: 45-47.

84. Warfield C. A., Stein J. M., Frank H. A.: The effect of transcu-

taneous electrical nerve stimulation on pain after thoracotomy. Ann

ties. Aktuelle Gerontol., 1980; 10: 33-35.

108. Kaada B.: Vasodilatation induced by transcutaneous nerve sti-

mulation in peripheral ischemia (Raynaud’s phenomenon and diabe-

tic neuropathy). Europ. Heart J., 1982; 3: 303-314.

109. Kaada B.: Promoted healing of chronic ulceration by

transcutaneous nerve stimulation (T.E.N.S.). VASA, 1983; 12: 262-

Thorac. Surg., 1985; 39: 462-465.

269.

85.

Harvie K. V.: A major advance in the control of post-operative

110.

Long D.: Cutaneous afferent stimulation for relief of chronic

knee pain. Orthopedics, 1979; 2: 26-27.

86. Issenman J., Nolan M. F., Rowley J., et al.: Transcutaneous

electrical nerve stimulation for pain control after spinal fusion with Harrington rods. Phys. Ther., 1985; 65: 1.517-1.520.

87. Jiménez W., Griend R. V.: The use of T.E.N.S. following hip

replacement surgery. Orthop. Rev., 1975; 14: 78-80.

88. Arvidsson I., Eriksson E.: Postoperative T.E.N.S. pain relief

after knee surgery: objective evaluation. Orthopedics, 1986; 9:

1.346- 1.351.

89. Avellanosa A. M., West C. R.: Experience with transcutaneous

pain. Clin. Neurosurg., 1974; 21: 257.

111.Loeser J. D.: Nonpharmacologic approaches to pain relief. In Ng. L. K. Y., Bonica JJ eds. Pain. Disconfort and humanitarian care. New York Elsevier. 1980. Vol. 4, pp. 275-292.

112. Bishop B.: Pain: its physiology and rationale for management.

Part I.Neuroanatomical substrate of pain. Phys. Ther., 1980; 60: 13.

113. Guilmart J.:L’analgesie electrique transcutanée. Thése Med.Lyon,

1977, 131

114. Thorsteinsson G., Stonnington H. H., Stilwell G. K., et al.: The

placebo effect of trancutaneous electrical stimulation. Pain, 1978; 5:

electrical nerve stimulation for relief of intractable pain in cancer

31-41.

patients. J. Med, 1982; 13: 203-213.

115.

Evans F. J.: The placebo response in pain reduction. Adv.

90. Harrison R. F., Shore M., Woods T., et al.: A comparativa study

of transcutanous electrical nerve stimulation (T.E.N.S.), entonox, pethidine + promazine and lumbar epidural for pain relicf in labor. Acta Obstetrica Gynec. Scand, 1987; 66: 9-14.

91. Holdeman V. A.,Wilson R. C.: Clinical application of the trans-

cutaneous electrical nerve stimulation in patients with upper extremity pain. En: Hunter J. M. et al. eds. Rehabilitation of the hand St. Louis. C. W. Mosby Co., 1978, pp. 369-375.

92. Boureau F., Luu M., Doubrere J. F.: Description de trente cas

de douleurs chroniques traitèes a long terme par neurostimulation transcutanèe. En Simon L., Roquefeuil B., Pelissier J. eds. La dou- leur chornique. ParÌs. Masson. 1985, pp. 231-237.

93. Nielzen S., Sjölund B. H., Eriksson B. E.: Psychiatric factos

influencing the treatment of pain with peripheral conditioning stimu- lation. Pain, 1982; 13: 365-371.

94. Fleury J.: Agents physiques. En: Dupuis Leclaire eds.

Pathologie medicale de L’Appareil Locomoteur. Paris. Edisem., 1986, pp. 874-908.

95. Peer V. F.: T.E.N.S. for pain in multiple sclerosis.

Physiotherapy, 1991; 77: 227-228.

96. Sindou M., Keravel Y., Huppert J.: L’electrostimulation

transcutanèe dans les douleurs neurologiques chroniques. En Simon L., Roquefeuil B., Pelissier J., cds. La douleur chornique. ParÌs. Masson. 1985, pp. 237-242.

97. Melzack R., Vetere P., Finch L.: Trancutaneous electrical nerve

stimulation for low back pain. Phys. Ther., 1983; 63: 489-493.

98. Lehmann T. R., Russell D. W., Spratt K. F., et al.: Efficacy of

electroacupuncture and T.E.N.S. in the rehabilitation of chronic low back pain patients. Pain, 1986; 26: 277-290.

99. Waddell G.: A new clinical model for the treatment of low-back

pain. Spine, 1987; 12: 632-644.

100. Deyo R. A., Walsh N. E., Martin D. C., et al.: A controlled trial

of transcutaneous electrical nerve stimulation (T.E.N.S.) and excrei- se for chronic low back pain. N. Eng. J. Med., 1990; 322: 1.627-

Neurol., 1974; 4: 289-296.

116. Cooperman A. M., Hall B., Mikalacki K., et al.: Use of

transcutaneous electrical stimulation in control of postoperative painresults of a prospective, randomized controlled study. Am J. Surg., 1977; 133: 185-187.

117. Thorsteinsson G., Stonnington H. H., Stillwell G. K., a

Elveback L. R.: Transcutaneous electrical nerve stimulation: a dou- ble blind trial of its efficacy for pain. Arch. Phys. Med. Rehabil., 1977; 58: 8-13.

118. Editorial: T.E.N.S. for chronic low back pain. Lancet, 1991; 337:

462-463.

119. Eriksson M., Schuller H., et al.: Hazard from transcutaneous

nerve stimulation in patients with pacemakers (letter). Lancet., 1978; 1: 1.219.

120. Shade S. K.: Use of transcutaneous electrical nerve stimulation

for a patient with a cardiac pace-maker: a case report. Phys. Ther.,

1985; 65: 206-208.

121. Rasmussen M. J., Hayes D. L., Vlietstra R. E., et al.: Can

transcutaneous electrical nerve stimulation be safely used in patients with permanent cardiac pacemaker? Mayo Clin. Proc., 1988; 63:

443-445

122. Mannheimer C., Carlsson C. A., Vedin A., et al.: The effect of

transcutaneous electrical nerve stimulation in patients with severe angina pectoris. Circulation, 1985; 71: 308-316.

123. Mannheimer C., Carlsson C. A., Vedin A., et al.:

Transcutaneous electrical nerve stimulation (T.E.N.S.) in angina pectoris. Pain,1986; 26: 291-300.

124. Zugerman C.: Dermatitis from transcutaneous electrical nerve

stimulation. J. Am Acad. Dermat., 1982; 6: 936-939.

125. Eriksson M. B., Sjölund B. H., Nielzen S.: Long term results of

peripheral conditioning stimulation as an analgesia measure in chro-

nic pain. Pain, 1979; 6: 335-347.

126. Shealey C. N., Maurer D.: Transcutaneous nerve stimulation

for control of pain. Surg. Neurl., 1974; 2: 45.

1.634.

127.

Peña Arrebola A.,García Pérez F.:Electroterapia de baja fre-

101.

Barr J. O.: T.E.N.S. for chronic low back pain (letter). N.

cuencia(T.E.N.S.).Fundamentos.Posibilidades

Engl. J. Med, 1990; 323: 1.423-1.424.

terapéuticas.Indicaciones. Inflamación 93,1992;3,143-154

102.

Winter A.: T.E.N.S. for chronic low back pain (letter). N. Engl.

128. Sánchez MªP,Martín C.,Montero F.J.,Jolín J.,Díez

J. Med, 1990; 323: 1.424.

M.A.:Estimulación eléctrica transcutanea.Posible alternativa anal-

103.

Conwill D. E.: T.E.N.S. for chronic low back pain (letter). N.

gésica en atención primaria. Hojas de Tecnología.MºSanidad y

Engl. J. Med, 1990; 323: 1.424.

Consumo.1990, HT9204,1-2.

- 14 -

HOJA DE PRESCRIPCIÓN PARA TRATAMIENTO CON

TENS

multifunción

Nombre del paciente …………………………….……………………….…… Fecha

Tratamiento para estimulador de

Duración: ……………………………………………… Próxima visita… …

………………

Próxima visita… … ……………… un canal dos canales. ……………… …… Tiempo de

un canal

Próxima visita… … ……………… un canal dos canales. ……………… …… Tiempo de aplicación

dos canales.

……………… ……

Tiempo de aplicación y programa de tratamiento.

1ª Fase

minutos.

Con los selectores en la posición indicada

Observaciones:

Mé todo de

Frecuencia

estimulación

aplicada

ON ON 123 123
ON
ON
123
123

Tiempo de aplicación y programa de tratamiento.

2ª Fase

minutos.

Con los selectores en la posición indicada

Observaciones:

Mé todo de

Frecuencia

estimulación

aplicada

ON ON 123 123
ON
ON
123
123
SEGUIMIENTO Diagnóstico:……………… ……………………………… ………………………………
SEGUIMIENTO
Diagnóstico:………………
………………………………
………………………………
………………………………
Resultados sobre escala
del dolor:
Antes
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
De spués
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
Comentarios:…………….
………………………………
………………………………
………………………………
………………………………
………………………………
………………………………
………………………………
………………………………
………………………………
………………………………
………………………………
………………………………
La más avanzada tecnología en estimulación muscular y analgesia eléctrica • Cuatro canales (8 electrodos)

La más avanzada tecnología en estimulación muscular y analgesia eléctrica

en estimulación muscular y analgesia eléctrica • Cuatro canales (8 electrodos) • Programación

• Cuatro canales (8 electrodos)

• Programación secuencial

• Estimulación agradable (sin picos)

• Sistema para el seguimiento y control de los tratamientos.

• Sofware para programación en

Windows (opcional)

• Portatil.

• Manual de instrucciones en español.

25 PROTOCOLOS en Ram, para:

• Tratamiento de la atrofia.

• Fortalecimiento

• Contracturas y tonolisis.

Analgesia

• Agonista-antagonista

• Sindrome ATM

• Incontinencia

Rehabilitación post-parto

Distribuido por: