Sunteți pe pagina 1din 12

"HUMAÑO JESUS MARIA C/ TIGRE ARGENTINA S.A. S/REINSTALACION (SUMARISIMO)"

Expte. Nº: PL-3621-2012

VEREDICTO

En la Ciudad de Pilar, a 1 día del mes de julio de 2013, se reúnen las señoras jueces del Tribunal del Trabajo nro. 7 de San Isidro (sede Pilar) a fin de dictar el correspondiente VEREDICTO en la causa Nº 1833/2012 caratulada “HUMAÑO JESUS MARIA C/ TIGRE ARGENTINA S.A. S/ REINSTALACION (SUMARISIMO)”, resultando del sorteo de ley que la votación debía tener lugar en el siguiente orden: Dras. MARIA ELENA LOPEZ, DIANA DUBRA y SUSANA GRACIELA MENDIVIL .

Estudiados los autos, se extraen los siguientes:

ANTECEDENTES

Se inician las presentes actuaciones con la presentación del Sr. JESUS MARIA HUMAÑO representado por su letrado apoderado Dr. Juan Manuel Carey, quien interpone demanda contra la empresa TIGRE ARGENTINA S.A. que obra a fs. 34/40 de los presentes actuados.

El demandante solicita se otorgue a su presentación el trámite sumarísimo previsto por el artículo 47 de la ley 23551 y peticiona la declaración de nulidad de su despido, afirmando que se trata de un despido discriminatorio en los términos de la ley 23.592, producido según su criterio, con motivo de la actividad sindical que llevaba adelante.

Solicita además se le abonen los salarios caídos desde que se produjo el distracto hasta el momento de su reinstalación y una indemnización por daño moral motivada en el acto discriminatorio que denuncia.

Relata el actor haber comenzado a trabajar para la demandada el 20 de agosto de 2010 y que el diagrama de su jornada de trabajo era de cuatro días de trabajo por 2 días de descanso en horarios de 06.00 hs.a 18:00 hs. y de 18:00 hs. a 06.00 hs., percibiendo por ello una remuneración mensual de $

9562,36.

Cuenta que desde el inicio y durante todo el tiempo de la relación laboral no hubo representación sindical en el seno de la empresa. Refiere que esa situación motivó que él y algunos compañeros llevaran adelante diferentes reclamos frente a la misma, tornándose la situación cada vez mas difícil y compleja; a ello se sumaba la falta de apoyo que sintieron de parte de la Unión de Obreros y Empleados Plásticos (entidad con personería gremial para ejercer la representación gremial en la empresa), lo que los llevó a conformar un nuevo sindicato, del cual el actor resultó electo secretario general.

Afirma el actor que la conformación del nuevo sindicato fue puesta en conocimiento de la empresa, como así también los nombres de sus integrantes, obteniendo de parte de ésta un reconocimiento en los hechos, ya que se les facilitó un lugar físico en donde poder reunirse. Agrega que en medio de una serie de conflictos en la empresa, con fecha 25 de junio de 2012 la empresa lo despide, aduciendo un bajo rendimiento de su parte sostenido en el tiempo, con el consiguiente perjuicio económico que la misma alega haber sufrido.

Sostiene que la causal de despido invocada por la demandada es falsa, y que en realidad el despido responde a una situación discriminatoria de la que ha sido víctima con motivo de su actividad sindical, cita normativa nacional y tratados internacionales de aplicación en nuestro país por disposición constitucional y relata los diversos intentos de preservación de su puesto de trabajo entre los que incluye diversas notas y solicitudes de intervención a la autoridad administrativa del trabajo.

Basa su reclamo en la acción prevista en el art. 47 de la ley 23551 y el 1 de la ley 23592, ofrece prueba, funda en derecho, en base a ello solicita se imprima a la presente acción el trámite sumarísimo y se lo reinstale en su puesto de trabajo como medida cautelar, petición esta última que el Tribunal rechaza en la resolución obrante a fs.101.

Corrido el traslado pertinente, por la vía sumarísima en los términos del artículo 496 del CPCC (fs.42),

se presenta a fs.67/86 la empresa TIGRE ARGENTINA S.A. por medio de su apoderada María Lucila

Gioja, quien contesta demanda niega los hechos, desconoce algunos documentos que previamente individualiza, cuestiona la procedencia de la vía judicial intentada, sostiene que es improcedente la aplicación de ley 23592 al caso de autos pues afirma que la misma está destinada a regir las relaciones

del derecho común y no se aplica al derecho del trabajo, afirmando que rige en nuestra legislación el sistema de estabilidad relativa impropia con indemnización tarifada. Explicita que el despido del actor ha sido causado, y en ejercicio de las facultades de dirección y organización empresarial que le competen a su parte. Sostiene además que el despido ha sido válido y ajustado a derecho.

No obstante asegurar que ha existido una causal de despido reafirma el derecho de su parte de contratar libremente lo que la conduce a sostener que ese derecho de libertad contractual conlleva implícita la facultad de rescindir el contrato de trabajo aún sin causa. Ofrece prueba, funda en derecho y solicita la aplicación de la ley 24.283 para el caso de una hipotética condena.

A fs. 91 la actora contesta el traslado de contestación de demanda en los términos del artículo 29 de la

ley 11653 ratifica los dichos de la demanda, desconoce parte de la documental y acompaña nueva

documental que se dispone agregar ( fs.102 apartado 1).

Luce a fs. 106 el auto de apertura a prueba de las presentes actuaciones; luego de producida la misma

se fija por primera vez audiencia de vista de causa, la que es suspendida por pedido expreso de ambas

partes, lo que motiva la fijación de una nueva vista de causa que es nuevamente suspendida esta vez

por la alegación de un hecho nuevo alegado por la demandada que el Tribunal rechaza como tal (fs.360/361) y finalmente se celebra la misma como surge del acta de fs.358/360.

Ambas partes efectúan el alegato en forma escrita (demandada a fs.362/372 y actora fs.37/374)

A fs.375 se dispone el pase al acuerdo, en base a las siguientes:

CUESTIONES DE HECHO:

1.- Se encuentran discutidas en autos cuestiones referidas a fecha de ingreso, egreso, horario, categoría correspondientes a la relación laboral ventilada en autos?

2.- Cuales fueron las remuneraciones percibidas por el actor durante el último año?

3.- Ha quedado demostrada la causal de despido invocada por la demandada?

4.- Ha quedado probada la ausencia de representación sindical en la empresa mientras prestó tareas el

actor?

5.- Ha quedado probado que hubo conflictos laborales en la empresa durante los años 2011 y 2012?

6.- Ha quedado demostrado que el actor desarrolló actividad sindical dentro de la empresa?

A la primera cuestión planteada la Dra. María Elena López dijo:

De los escritos de demanda, contestación y recibos acompañados por la actora que han sido reconocidos por la demandada, no surge controversia al respecto. La veracidad de estos hechos fue luego refrendada con la pericia contable de fs.212.

Por tanto tengo por cierto que el actor ingresó a trabajar para la demandada en fecha 20 de agosto de

2010 y que se desempeñó hasta el 25 de junio de 2012 en la categoría de operador cumpliendo una

jornada de trabajo de cuatro días de trabajo por 2 de descanso en turnos rotativos de 12 horas (6 a 18

hs. y 18 a 6 hs.)

Así lo voto

A la misma cuestión las Dras. Diana Dubra y Susana Mendivil votaron en el mismo sentido por

compartir los fundamentos expuestos por la Sra. Juez preopinante.

A

la segunda cuestión planteada la Dra. María Elena López dijo.

Si

bien la demandada negó la remuneración que dijo haber percibido la actora en el mes de marzo de

2012, cierto es que no desconoció el recibo de sueldo correspondiente a ese mes aportado por ésta

última, por lo que el mismo ha quedado reconocido.

Agrego además que, de la pericia contable obrante a fs. 210/212, surge no solo la veracidad del recibo correspondiente a marzo de 2012 aportado por la actora, sino también, las últimas remuneraciones percibidas por el actor, a saber: Agosto 2011: $ 4861,51: Septiembre 2011: $ 5.525,12; Octubre 2011:

$ 6699,46; Noviembre 2011: $ 7.201,09; Diciembre 2011 ($ 9675,44) + SAC ($ 3350,55)= $

13.025,99; Enero 2012 ($ 5810,75) + Vacaciones (4998,75)= : $10.809,50 ; Febrero 2012: 9.641,34; Marzo 2012: $10.102,36; Abril 2012: $ 9624,25; Mayo 2012: $ 11.287,63, días trabajados del mes de Junio: $ 8404,62; SAC proporcional primer semestre 2013: $ 7040,21; Vacaciones proporcionales

2013 + SAC: $ 2280,35. Observo al respecto que la pericia no ha sido objetada por ninguna de las

partes y que se encuentra firme y consentida.

Por tanto, tengo por probadas las remuneraciones percibidas por el actor en base al detalle efectuado.

Asi lo voto

A la misma cuestión las Dras. Diana Dubra y Susana Mendivil votaron en el mismo sentido por

compartir los fundamentos expuestos por la Sra. Juez preopinante.

A la tercera cuestión planteada la Dra. María Elena López dijo:

El actor ha sido despedido con invocación de causa, imputando la demandada al actor “bajo rendimiento sostenido en el tiempo, situación que significa una perdida económica para la empresa, y pese a los reiterados llamados de atención de los que fuera objeto por parte de sus superiores, su actuar continuo, siendo el mismo, lo que demuestra una falta total de contracción al trabajo” (carta documento obrante a fs.7).

No obstante ello, la demandada, frente al cuestionamiento por parte del actor de la inexistencia de la causal invocada, no ha aportado una sola prueba en autos que justifique la misma.

No ha aportado prueba de los “llamados de atención de sus superiores”. Tampoco ha aportado pruebas del “bajo rendimiento sostenido en el tiempo”, ni ha intentado siquiera justificar esta situación aportando parámetros de objetividad que permitan observar la veracidad de esta afirmación.

Tampoco ha aportado pruebas de la pérdida económica que dice haber sufrido y mucho menos, de la falta de contracción al trabajo del actor.

Bien sabido es que el rendimiento de un trabajador se mide en relación a parámetros determinados en forma previa que en modo alguno han sido siquiera invocados en autos.

Por ello, entiendo que no se encuentra acreditada la causal de despido invocada por la demandada

Asi lo voto

A la misma cuestión las Dras. Diana Dubra y Susana Mendivil votaron en el mismo sentido por

compartir los fundamentos expuestos por la Sra. Juez preopinante.

A la cuarta cuestión planteada la Dra. María Elena López dijo:

No es un hecho controvertido en autos que la personería gremial para la actividad desarrollada por la empresa había sido otorgada la Unión de Obreros y Empleados Plásticos. Sin embargo, sí se encuentra en debate la ausencia de representación sindical en el seno de la empresa.

Adelanto mi opinión afirmativa. Ello pues las declaraciones de los testigos propuestos por ambas partes han sido contestes al afirmar que no había delegados en la empresa y que recién a fines del año 2011 la Unión de Obreros y Empleados Plásticos designó como “voceros” a tres o cuatro personas, los señores Hugo Barrionuevo, Walter Gómez y Daniel Quiña, sin que se hubiera practicado una elección. Esta situación fue admitida incluso por la coordinadora de recursos humanos de la empresa, Corina María José Esteban quien reconoció que no había representación sindical en la empresa, que recién a fines del año 2012 hubo elección de delegados, de la que resultaron electos un número de 6, que en el año inmediato anterior hubo tres voceros designados por el sindicato y admitidos por la empresa. Que la designación de esos “voceros” se hizo en ausencia de los mismos, estando presentes sólo la empresa y el sindicato, quien luego se los comunicó a los “voceros”. La testigo dijo que antes de ésta reunión, desde que ingresó ella a trabajar en el año 2010 no había representantes sindicales en la empresa.

El testigo Cardozo, al referirse a la existencia de conflictos salariales en la empresa refirió que les

pagaban mal los sueldos y que les querían cambiar el turno, y que el Sindicato del Plástico les decía que si no aceptaban el cambio de turno, iban a ser despedidos por la empresa, y que Humaño les explicaba sus derechos. Agregó además que nunca se votó en la empresa, que no hubo convocatoria a

elección de delegados de personal hasta su alejamiento de la empresa en junio de 2012.

La única contradicción existente al respecto estuvo dada en la declaración del testigo Walter Gómez, que no he de considerar dado el interés manifiesto que reveló en su declaración testimonial que lo llevó incluso a afirmar que la Unión de obreros y empleados Plásticos sólo defendía a los trabajadores despedidos que estuviesen afiliados al sindicato y a ningún otro, agregando además que en el momento en que se produjeron una serie de despidos ellos advirtieron a los trabajadores que solamente los iban a defender si se afiliaban a la Unión del Plástico, y que los trabajadores le respondieron que no, que estaban con Humaño. Este pasaje de la declaración sumado a las contradicciones en que incurrió (incluso respecto de las declaraciones de su propio compañero “vocero”), reflejan en el declarante un alto grado de subjetividad e interés que me llevan a descartar la misma.

La respuesta afirmativa a ésta cuestión también está dada en la contestación al oficio librado en autos por parte de la Unión de Obreros y Empleados Plásticos a fs.303, donde admite que la primera elección de delegados en la empresa fue realizada en fecha 5 de noviembre de 2012 es decir cuando el actor ya había sido despedido.

Por tanto, tengo por probada la ausencia de representación gremial en el seno de la empresa mientras prestó tareas el actor.

Asi lo voto

A la misma cuestión las Dras. Diana Dubra y Susana Mendivil votaron en el mismo sentido por

compartir los fundamentos expuestos por la Sra. Juez preopinante.

A la quinta cuestión planteada la Dra. María Elena López dijo:

Los testigos han coincidido respecto a la existencia de reclamos suscitados en el seno de la empresa a partir del año 2011 por diferentes motivos tales como categorización, pago de horas, cambio de turnos, etc.(Esteban, Sarco, Cardozo), que finalmente desataron en conflictos en el año 2012.

Quedó asimismo acreditado que la empresa intentó (sin éxito alguno en ese momento) introducir un cambio en el sistema de turnos, ello surge de las declaraciones testimoniales de los testigos Esteban, Cardozo, Barrionuevo, Baratta aportados por ambas partes y también de las acta acompañadas a fs. 174/175 por el Ministerio de Trabajo.

Las declaraciones testimoniales dan cuenta que hubo dos grandes conflictos en el año 2012, el primero fue desatado con motivo de la comunicación de aproximadamente 28 despidos en el mes de mayo de 2012, ello dio lugar a la intervención del MTySS, quien finalmente dictó una conciliación obligatoria que culminó con la reincorporación de casi la totalidad de los trabajadores despedidos, la postergación por el momento de introducir modificaciones en la jornada de trabajo y el compromiso de continuar con las tratativas (fs. 173).

También los testigos coincidieron en la existencia de una segunda etapa de conflictos, suscitada con motivo de nuevos despidos, esta vez en el mes de junio de 2012, entre los cuales se encontraba el actor.

De la contestación a la prueba de informes efectuada a fs.150, surge la difusión que los diarios locales otorgaron a éste último conflicto, y que revelan la existencia de piquetes y cortes en el ingreso a la empresa demandada, como así también de los despidos que efectuó la empresa.

Tengo por cierta la cuestión planteada

Asi lo voto

A la misma cuestión las Dras. Diana Dubra y Susana Mendivil votaron en el mismo sentido por

compartir los fundamentos expuestos por la Sra. Juez preopinante.

A la sexta cuestión planteada la Dra. María Elena López dijo:

No albergo ninguna duda respecto a la labor sindical desarrollada por el actor en el seno de la empresa, como así también que fue originada con motivo de la ausencia de delegados de base, tal como ha quedado probado en el tratamiento de la cuarta cuestión.

Para ello tengo en cuenta la contundencia con la que los testigos Sarco, Cardozo y Baratta relataron que era Humaño quien los guiaba en sus reclamos porque era el que mas sabía……, que el sindicato no los representaba, que vinieron la primera vez y luego no vinieron mas…que por ese motivo formaron un sindicato, hicieron una Asamblea de la que resultó electo el actor como secretario general y notificaron por carta documento esa situación a la empresa (testigo Sarco), también los testigos Cardozo y Sarco afirmaron que la empresa en la persona de Leonardo Saldivia en un primer momento los autorizó a reunirse en la empresa, pues anteriormente se reunian en los vestuarios, pero que luego les quitó el permiso. El testigo Baratta afirmó que se organizaron en un sindicato porque no estaban representados en la empresa, que se reunian en los vestuarios. Que la conformación del nuevo sindicato fue notificada a la empresa.

Más aún, el descalificado testigo Gómez, en su afán de favorecer la posición esgrimida por la

demandada revela por si mismo la existencia del liderazgo del actor cuando dice que los trabajadores

le contestan que prefieren seguir con Humaño.

De la prueba documental aportada por la parte actora, refrendada posteriormente con la prueba informativa a fs. 253/286 surge la veracidad de la constitución de un nuevo sindicato denominado Sindicato de Trabajadores de la Industria de caños plásticos y afines de la cual el actor resultó electo secretario general.

También surge acreditada la notificación de la conformación del nuevo sindicato a la empresa, a través de las cartas documentos aportadas a fs.5 y 6 por la actora, que no fueron desconocidas por la demandada.

Asi lo voto

A la misma cuestión las Dras. Diana Dubra y Susana Mendivil votaron en el mismo sentido por

compartir los fundamentos expuestos por la Sra. Juez preopinante.

CON LO QUE TERMINO EL PRESENTE ACUERDO.

REGISTRESE y NOTIFIQUESE conjuntamente con la sentencia a dictarse en autos.

MEL

MARIA ELENA LOPEZ

JUEZ

DIANA DUBRA SUSANA G.MENDIVIL

JUEZ JUEZ

MARIA DANIELA TRACZ

SECRETARIA

"HUMAÑO JESUS MARIA C/ TIGRE ARGENTINA S.A. S/REINSTALACION (SUMARISIMO)"

Expte. Nº: PL-3621-2012

SENTENCIA

En la ciudad de Pilar, a 6 del mes de agosto de 2013 se reúne el se reúne el Tribunal del Trabajo Nro 7 del Departamento Judicial de San Isidro, -Sede Pilar-, integrado por las Dras. María Elena López, Diana Dubra y Susana Mendivil en Acuerdo, a efectos de dictar Sentencia en los autos caratulados “HUMAÑO, JESUS MARIA c/ TIGRE ARGENTINA S.A. s/ REINSTALACION (SUMARISIMO), expediente 3621/2012, observando las Sras. Jueces el mismo orden de votación establecido en el veredicto.

Habida cuenta de los antecedentes descriptos en el veredicto, los que se dan por reproducidos en el presente, se procede a votar las siguientes:

CUESTIONES DE DERECHO

Primera: Es procedente el reclamo intentado?

Segunda: Que pronunciamiento corresponde dictar?

A la primera cuestión, y a tenor de las conclusiones arribadas en el veredicto, adelanto mi opinión favorable para la procedencia de la acción intentada y, por tanto, para la aplicación de la ley 23592 al caso planteado en autos, considerando que el despido dispuesto en el presente caso encubre una conducta discriminatoria motivada en la actividad sindical que ejerció el actor.

Como es sabido, el acto discriminatorio se encuentra contemplado y penalizado en la ley 23592, ley que fue dictada hace más de dos décadas en nuestro país y que sanciona a quien en forma arbitraria “impida, obstruya, restrinja o de algún modo menoscabe el pleno ejercicio sobre bases igualitarias de los derechos y garantías fundamentales reconocidos en la Constitución Nacional”, considerando discriminatorios en particular a “ los actos u omisiones discriminatorios determinados por motivos tales como raza, religión, nacionalidad, ideología, opinión política o gremial, sexo, posición económica, condición social o caracteres físicos.” Dicho texto legal condena a quien incurra en estos actos “a pedido del damnificado, a dejar sin efecto el acto discriminatorio o cesar en su realización y a reparar el daño moral y material ocasionado”. (artículo 1).

Esta ley, de carácter general, es procedente en cuanto a su aplicación en el ámbito del derecho del trabajo, situación ya resuelta por nuestra Corte Suprema de Justicia de la Nación en los autos "Álvarez, Maximiliano y otros C/ Cencosud S.A. S/ acción de amparo" (7-12-2010), en cuanto dejó sentado que el principio constitucional del derecho de igualdad es plenamente operativo en las relaciones laborales individuales, criterio nuevamente ratificado en los autos Cejas, Adrián Enrique c. Fate S.A. s/ juicio sumarísimo.(CSJN C.823. XLVI, 3-3-2013)

Dicha postura es también sostenida por la Suprema Corte de la Provincia de Buenos Aires en los autos Villalba, Franco Rodrigo contra The Value Brands Company de Argentina s/Amparo (fallo L. 97804 sentencia del 22-XII-2010) y Sffaeir, Carolina contra Cooperativa Eléctrica de Chacabuco limitada s/ Despido (L. 104378, sentencia del 8-VIII- 2012), en ambas se afirmó que “la postura asumida por la recurrente pone de manifiesto en sí misma- un acto discriminatorio contra el conjunto de los trabajadores pues, si la interpretación que la funda fuese válida, debería admitirse entonces que el legislador, al dictar una norma de carácter general como la analizada y que, por lo demás, se encuentra en armonía con los tratados internacionales con jerarquía constitucional- habría incurrido en una grave inconsistencia, pues establecer que la tutela antidiscriminatoria rige para todos los actos discriminatorios, con excepción de los que se verifiquen en el ámbito laboral, implicaría discriminar a todos los trabajadores sólo por su condición de tales, o bien, por razón de la preexistencia entre las partes de una relación jurídica que, en rigor, lejos de justificar un trato peyorativo, se erige como postulado fundante de todo diseño normativo que reconozca al trabajador como sujeto de tutela jurídica preferente (art. 14 bis, CN)”.

Procede en el caso en particular planteado en autos en base a las conclusiones arribadas en el veredicto, que dan cuenta que el actor ha aportado indicios suficientes que permitan suponer que fue despedido con motivo de su accionar sindical. Esto quiere decir, discriminado.

Ello pues, ha invocado la demandada una causal de despido cuya existencia nunca fue demostrada.

En este extremo, no me parece irrazonable sostener que el actor ha aportado indicios suficientes que permitan tener por acreditado que el despido estuvo motivado en sus actividades gremiales, y ello por varias razones, a saber: a) la inexistencia de representación sindical en la empresa durante todo el transcurso de la relación laboral, b) la existencia de conflictos en el seno de la empresa, c) la conformación de un nuevo sindicato, d) los hechos acreditados respecto del accionar del actor llevando adelante los reclamos sindicales de sus compañeros, hechos todos que surjen del veredicto y han dado muestra cabal de la actividad sindical que llevaba adelante el actor.

Y queda claro que este no revestía la calidad de delegado sindical, como también quedó claro que el sindicato que detentaba personería gremial para actuar en el ámbito de la demandada no convocó a elecciones de delegados sino hasta después de producido el distracto del actor. Por ello descarto del análisis cualquier tipo de protección en el contexto de la tutela gremial prevista en la ley 23551 y propongo la aplicación lisa y llana de la ley 23,592.

Agrego además que en este contexto, frente a la denuncia del acto de discriminación que engendraba el despido y la sumatoria de indicios aportados por el actor, correspondía a la demandada aportar elementos de prueba para demostrar que el despido no fue discriminatorio, no siendo suficiente con para ello la mera negativa. Era la demandada quién debió probar que la causal del distracto obedeció a condiciones objetivas alejadas de cualquier tipo de acto discriminatorio.

Así ha sido resuelto por nuestra Corte Suprema de Justicia de la Nación en los autos “Pellicori, Liliana Silvia c. Colegio Público de Abogados de la Capital Federal s/ Amparo”, (Causa 22.387/2006, Fallo P. 489. XLIV 15/11/2011”), donde se sostuvo que en los procesos donde se controvierte la existencia de un motivo discriminatorio del acto en juego resultará suficiente para la parte que afirma haber sufrido tal acto, la acreditación de hechos que, prima facie evaluados, resulten idóneos para inducir su existencia, caso en el cual corresponderá al demandado, a quien se reprocha la comisión del trato impugnado, la prueba de que éste tuvo como causa un motivo objetivo y razonable ajeno a toda discriminación.

Ello pues y como ha sido afirmado en doctrina “La parte que invoque un motivo discriminatorio corre con la acreditación de hechos que, "prima facie" evaluados, resulten idóneos para inducir su existencia, caso en el cual corresponderá al demandado a quien se reprocha la comisión del trato impugnado, la prueba de que éste tuvo como causa un motivo objetivo y razonable ajeno a toda discriminación.” - La carga de la prueba en los casos de despidos discriminatorios. Autores: Scotti, Héctor Jorge, Dubra, Diana, DT2012 (marzo), 481.

Resultando entonces que el despido ha sido producido por razones discriminatorias gremiales, cobra

plena vigencia lo dispuesto por la ley 23592 en cuanto ordena que, a pedido del damnificado procede

el cese o reparación inmediata del acto discriminatorio y la reparación de los daños ocasionados.

RUBROS RECLAMADOS

a.- La nulidad del despido: En base a ello propongo se declare la nulidad de despido efectuado, por encubrir el mismo actitud discriminatoria originada en el ejercicio de la actividad gremial llevada adelante por el actor, ordenándose en consecuencia la inmediata reinstalación del mismo en su puesto de trabajo y en idénticas condiciones que detentaba al momento del distracto.

Deseo aclarar además que el decisorio que propongo, no colisiona en modo alguno con la regla de estabilidad relativa, ni impide que un trabajador pueda ser despedido incluso sin causa. El objetivo del mismo es impedir la conducta ilícita de un despido que, como el del caso en análisis, encubre una actitud discriminatoria, en el marco de la ley 23592.

b.- Salarios devengados: La reparación no será completa si no se dispone que se abonen los salarios devengados desde el momento del distracto hasta el de la efectiva reposición en el puesto de trabajo.

Ello es así pues habiendo sido el actor víctima de un despido discriminatorio tiene derecho a la percepción de los salarios caídos durante su cesantía y el restablecimiento de las condiciones laborales debe ir acompañado de la necesaria reparación de las consecuencias socioeconómicas que el acto le ocasionó.

A los efectos del cálculo de las sumas devengadas, y teniendo en cuenta que el salario del actor estaba

compuesto de remuneraciones variables, tomaré el salario que surja de promediar de los últimos 6 meses completos percibidos (Diciembre 2011 a Mayo 2012 inclusive) conforme los montos que surgen de la segunda cuestión del veredicto, a la que deberán adicionarse los aumentos convencionales del

CCT 419/05 otorgados en el período devengado, como así también el sueldo anual complementario hasta el momento de la efectiva reincorporación, correspondiendo retener de la misma los aportes destinados al sistema de seguridad social y debiendo acreditar su posterior depósito frente al organismo recaudador.

c.- Daño moral: Propongo asimismo que prospere la indemnización del daño moral ocasionado al actor, por el hecho ilícito laboral que engendra el acto discriminatorio y que implica para la demandada una responsabilidad civil extracontractual que debe ser penalizada (arts. 1067, 1078 y 1109

del CC). Por ello estimo prudencial, equitativo y razonable, justipreciar el daño moral en la suma de $

20.000.

MONTO A DIFERIR A CONDENA: Conforme a ello, y a efectos de liquidar las sumas de condena por los rubros que progresan hasta la fecha, propongo se condene a la demandada a abonar al actor la suma de PESOS CIENTO CUARENTA Y OCHO MIL CIENTO SETENTA Y CUATRO CON CUARENTA Y DOS CENTAVOS ($ 148.174,42) en concepto de salarios devengados con más la suma de PESOS VEINTE MIL ($ 20.000) en concepto de daño moral, -expresados estos últimos a valores actuales- que surgen de la siguiente liquidación:

Modo de obtención del Salario promedio en base a lo expuesto en el punto c): Diciembre 2011 $ 9.675,44; Enero 2012 $ 9.862,50; Febrero 2012: 9.641,34; Marzo 2012: $10.102,36; Abril 2012: $ 9624,25; Mayo 2012: $ 11.287,63 = $ 60.193,52 dividido 6=$ 10.032,25.

1.- Salarios caídos desde el 25 de junio de 2012 al 31 de julio 2013:

mes/año Salario Gratificación extraordinaria Subtotal

Dias de Jun.2012 1672,04 $ 750 2422,04

Jul-12 10032,25 10032,25

Ago-12 10032,25 10032,25

Sep-12 10032,25 10032,25

Oct-12 10032,25 10032,25

Nov-12 10032,25 10032,25

Dic-12 10032,25 $ 750 10782,25

Ene-13 10032,25 10032,25

Feb-13 10032,25 $ 450 10482,25

Mar-13 10032,25 $ 500 10532,25

Abr-13 10032,25 $ 440 10472,25

May-13 10032,25 10032,25

Jun-13 10032,25 $ 1.300 11332,25

Jul-13 10032,25 10032,25

136281,3

2.- Sueldo Anual Complentario: 2do semestre 2012= $ 5391; 1er semestre 2013= $ 5666,12; proporcional Julio 2013=$ 836. Total= $ 11.893,12

3.- Daño moral: $ 20.000

Intereses: A las sumas resultantes a diferir a condena deberán adicionarse los correspondientes intereses moratorios, a partir que cada suma sea devengada y se liquidarán conforme a la tasa pasiva utilizada por el Banco de la Provincia de Buenos Aires en depósitos a 30 días, hasta el 20/12/2012, y a partir del 21/12/12 (fecha de entrada en vigencia de la ley 14399) los intereses serán liquidados conforme la tasa activa utilizada por el Banco de la Provincia de Buenos Aires para las operaciones de descuento hasta su efectivo pago. (conf. Art 48 ley 11653 modificado por ley 14399).

Costas: las costas del proceso deberán ser impuestas a la demandada vencida (art.19 de la ley 11.653).

Con los alcances señalados, Voto por la afirmativa

A la misma cuestión las Dras. Diana Dubra y Susana Mendivil votaron en el mismo sentido por

compartir los fundamentos expuestos por la Sra. Juez preopinante.

A LA SEGUNDA CUESTION la Dra. María Elena López dijo:

Atento el resultado alcanzado en la cuestión anterior, corresponde y así propongo que al sentenciar, se

falle:

1.- Hacer lugar a la demanda entablada por JESUS MARIA HUMAÑO contra la empresa TIGRE ARGENTINA S.A. declarando la nulidad del despido dispuesto por esta última y condenando a la misma a reincorporar al actor en su puesto de trabajo dentro del plazo de 10 días de notificada, bajo apercibimiento de astreintes, debiendo además en el mismo plazo abonar los salarios que éste ha

dejado de percibir desde el 25 de junio de 2012, fecha del distracto y que se devengaran hasta el momento de su efectiva reincorporación, los que a la fecha del dictado de la presente sentencia arrojan

la suma de PESOS CIENTO CUARENTA Y OCHO MIL CIENTO SETENTA Y CUATRO CON

CUARENTA Y DOS CENTAVOS ($ 148.174,42), correspondiendo retener de la misma los aportes destinados al sistema de seguridad social y debiendo acreditar su posterior depósito frente al organismo recaudador, con más la suma de PESOS VEINTE MIL ($ 20.000) en concepto de daño moral expresados estos últimos a valores actuales-. (art. 1 ley 23592, arts. 666, 1056, 1067, 1068 y 1109 del CC.)

2. Dichas sumas devengarán un interés conforme a la tasa pasiva utilizada por el Banco de la Provincia de Buenos Aires en depósitos a 30 días, hasta el 20/12/2012, y a partir del 21/12/12 (fecha de entrada en vigencia de la ley 14399) los intereses serán liquidados conforme la tasa activa utilizada por el Banco de la Provincia de Buenos Aires para las operaciones de descuento hasta su efectivo pago. (conf. Art 48 ley 11653 modificado por ley 14399).

3.- Imponer las costas a la demandada que resulta vencida (art.19 de la ley 11653)

4.- En consideración a la singularidad del caso, el mérito, la extensión y la eficacia de los trabajos realizados, regular los honorarios de la representación letrada de la parte actora Dr. JUAN MANUEL CAREY (DNI 23.115.868) en un 20% (veinte por ciento) de liquidación que, por todo concepto, se practicará por Secretaría con más los aportes de ley; de la letrada apoderada de la parte actora Dra. MARIA LUCILA GIOJA (DNI 25.641.435), en un 15% (quince por ciento) de la mencionada liquidación (arts. 9, 18, 21, 23, 28 inc. d, 43 y 51 ley 8904, 12 inc. a y f ley 6716, mod. por ley 8455 y 1627 Código Civil). A su vez, se regula al perito contador interviniente, Cont. RICARDO ANIBAL

MENDEZ (DNI 10.126.851) en un 6% (seis por ciento) de la liquidación a practicar por Secretaría. (arts. 175, 179, 193, 207 y 215 ley 10620, mod. Ley.

ASI LO VOTO

A la misma cuestión las Dras. Diana Dubra y Susana Mendivil votaron en el mismo sentido por compartir los fundamentos expuestos por la Sra. Juez preopinante.

POR ELLO, EL TRIBUNAL

RESUELVE:

1.- Hacer lugar a la demanda entablada por JESUS MARIA HUMAÑO contra la empresa TIGRE ARGENTINA S.A. declarando la nulidad del despido dispuesto por esta última y condenando a la misma a reincorporar al actor en su puesto de trabajo dentro del plazo de 10 días de notificada, bajo apercibimiento de astreintes, debiendo además en el mismo plazo abonar los salarios que éste ha dejado de percibir desde el 25 de junio de 2012, fecha del distracto y que se devengaran hasta el momento de su efectiva reincorporación, los que a la fecha del dictado de la presente sentencia arrojan la suma de PESOS CIENTO CUARENTA Y OCHO MIL CIENTO SETENTA Y CUATRO CON CUARENTA Y DOS CENTAVOS ($ 148.174,42), correspondiendo retener de la misma los aportes destinados al sistema de seguridad social y debiendo acreditar su posterior depósito frente al organismo recaudador, con más la suma de PESOS VEINTE MIL ($ 20.000) en concepto de daño moral expresados estos últimos a valores actuales-. (art. 1 ley 23592, arts. 666, 1056, 1067, 1068 y 1109 del CC.)

2. Dichas sumas devengarán un interés conforme a la tasa pasiva utilizada por el Banco de la Provincia de Buenos Aires en depósitos a 30 días, hasta el 20/12/2012, y a partir del 21/12/12 (fecha de entrada en vigencia de la ley 14399) los intereses serán liquidados conforme la tasa activa utilizada por el Banco de la Provincia de Buenos Aires para las operaciones de descuento hasta su efectivo pago. (conf. Art 48 ley 11653 modificado por ley 14399).

3.- Imponer las costas a la demandada que resulta vencida (art.19 de la ley 11653).

4.- En consideración a la singularidad del caso, el mérito, la extensión y la eficacia de los trabajos realizados, regular los honorarios de la representación letrada de la parte actora Dr. JUAN MANUEL CAREY (DNI 23.115.868) en un 20% (veinte por ciento) de liquidación que, por todo concepto, se practicará por Secretaría con más los aportes de ley; de la letrada apoderada de la parte actora Dra. MARIA LUCILA GIOJA (DNI 25.641.435), en un 15% (quince por ciento) de la mencionada liquidación (arts. 9, 18, 21, 23, 28 inc. d, 43 y 51 ley 8904, 12 inc. a y f ley 6716, mod. por ley 8455 y 1627 Código Civil). A su vez, se regula al perito contador interviniente, Cont. RICARDO ANIBAL MENDEZ (DNI 10.126.851) en un 6% (seis por ciento) de la liquidación a practicar por Secretaría. (arts. 175, 179, 193, 207 y 215 ley 10620, mod. Ley.

5.- LIQUÍDESE, REGÍTRESE Y NOTIFÍQUESE.

MARIA ELENA LOPEZ

Juez

DIANA DUBRA

Juez

María Daniela Tracz

Secretaria

SUSANA G. MENDIVIL

Juez