Sunteți pe pagina 1din 6
Es la terminación de un embarazo, por cualquier causa voluntaria o espontánea antes de que el
Es la terminación de un embarazo, por cualquier causa voluntaria o espontánea antes de que el feto
esté capacitado para sostener la vida extrauterina, es decir, puede ser parir antes de que el feto
pueda vivir por sí mismo.
El aborto es un problema de Salud Publica en nuestro país.
El aborto en el Ecuador
Es la segunda causa de muerte materna en el Ecuador, el 18% de muertes son causadas por
abortos clandestinos.
En el Ecuador, debido a la ilegalidad, no hay cifras exactas. Se estima que se realizan 125.000
abortos al año de los cuales solo 200 son legales.
En el Ecuador cada día 360 mujeres deciden abortar, y el hecho de no poder acceder a abortos
seguros y legales, las pone en situaciones de vulnerabilidad, riesgo y en muchos casos la muerte.-
En los países en los que el aborto es legal las muertes de mujeres son del 0.1 a 0.2 % y los países
en donde es ilegal como en el Ecuador se producen 330 muertes por cada 100.000 abortos.
El aborto es legal en Ecuador en los siguientes casos:
Cuando la vida o la salud de las mujeres corren peligro
Cuando el embarazo es producto de una violación o estupro a una mujer idiota o demente.
El 26% de las mujeres jóvenes de 15 a 19 años han sido victimas de violencia sexual.
El 18% ha sufrido sexo forzado con penetración
¿Por qué la despenalización del aborto?
Porque no pueden seguir muriendo mujeres pobres por culpa de un procedimiento médico
sumamente fácil de realizar.
El derecho a decidir de las mujeres. Estas muertes generan además de dolor y sufrimiento un gasto
importante al Estado Ecuatoriano, desgracias que pueden ser casi totalmente eliminadas si se
despenaliza el aborto.
- Cuando no tenemos acceso a abortos seguros, el Ecuador establece la maternidad como una
obligación de las mujeres.
- El Estado ecuatoriano garantiza el derecho de todas las personas a decidir cuantas hijas/hijos
quieren tener.
El aborto es un problema de inequidad social.
Las mujeres de bajos recursos son las que no pueden acceder a abortos en lugares seguros. Son
ellas las que recurren a técnicas desesperadas como introducirse objetos corto punzantes, venenos, detergentes y otros
ellas las que recurren a técnicas desesperadas como introducirse objetos corto punzantes, venenos,
detergentes y otros en la vagina para abortar. Esto pone en riesgo su salud y su vida.
EL ABORTO EN LOS JOVENES
Es muy normal en los chicos que cuando su pareja resulta embarazada empezar a tomar conciencia
de la vida como si anteriormente le hubieran dado importancia. Al igual es muy típico empezar a
demostrar el egoísmo escondido que tenían referente a lo que a un compromiso implica en sus
propias vidas. El hecho de que es muy común que muchas de las parejas que desean tener
relaciones sexuales uno de ellos quiere más que el otro, y todo esto se descubre al final de un
aborto, esto puede variar; muchas veces después de que se llevo a efecto el aborto, el chico desea
salir de ese pequeño cuarto oscuro de irresponsabilidad con la finalidad de olvidar por un momento
que algo halla sucedido en verdad y pensar por un momento que todo eso quedará en el pasado
como producto de una pesadilla implica un. En determinadas ocasiones los propios jóvenes sé mal
aconsejan a lo que implica un aborto y lo que implicaría en verdad el tener a un hijo.
Efectos del aborto en los demás hijos
El aborto también repercute en los otros hijos que ya se tienen o que nacen después, ya que otro de
los efectos emocionales negativos del mismo en la mujer es precisamente la frustración de su
instinto maternal. Y así se dan casos de superprotección por parte de la madre que ha abortado
hacia los hijos que posteriormente llega a tener, a quienes ella causa daños emocionales.
El aborto y la ley
La decisión de abortar no depende del acceso
al aborto que exista legalmente dentro de un país.
La mujer que en el fondo no quiere abortar, cuando
se le permite recapacitar con tranquilidad,
generalmente toma la decisión de tener al hijo y se
responsabiliza tanto de su maternidad como del
futuro del niño. En cambio, si no se le da la
oportunidad de pensar con tranquilidad puede ser
que se precipite a un aborto del cual se arrepienta.
Por otro lado, la mujer que desea profundamente
abortar, hará todo lo que esté en sus manos para
inducirse un aborto, incluso poniendo a riesgo su
vida.
Para quienes la defienden, la legalización del
aborto abriría las puertas para que las mujeres
reciban el apoyo sicológico, social, moral y aún
económico que les permitiría tomar una decisión
con mayor tranquilidad y con bases más claras. Así
se reduciría en vez de aumentar el número de
abortos porque dejarían de abortar aquellas
mujeres que están inseguras y confundidas. Obviamente, para que funcione este sistema, debería asegurarse la consejería
mujeres que están inseguras y confundidas. Obviamente, para que funcione este sistema, debería
asegurarse la consejería sicológica para todos los casos en que la mujer busque el aborto. En
cambio, si el aborto no es legal, dicen, la mujer que se encuentra angustiada por su embarazo
tendrá dificultades de buscar consejo y apoyo emocional y moral y, en medio de la confusión, puede
más fácilmente buscar un aborto clandestino en el que encontrará una invitación para el aborto ya
que implica una ganancia económica para quien lo practica. Por otro lado, la mujer que está
dispuesta definitivamente a abortar, tendrá las seguridades médicas necesarias y no se pondrá en
riesgo su vida.
Por otro lado, agregan, la legalización del aborto es una forma de reconocer el derecho de la madre
por sobre el derecho del feto. Es decir, la ley estaría claramente definiendo al feto como un ser sin
derechos legales. En este caso, el Estado tendría que especificar el momento en que el feto tiene
derecho legal por sobre el derecho de la madre. En la mayoría de países que han legalizado el
aborto voluntario, se especifica el derecho de la madre al aborto durante el primer trimestre de
embarazo. Algunos países han postergado este derecho hasta el segundo trimestre de embarazo,
es decir, hasta el punto en que el niño no puede sobrevivir por cuenta propia fuera de la madre.
El hombre y el aborto
Detrás de toda mujer que aborta hay un hombre que
aborta. Sin embargo, muy poco se ha dicho sobre las
razones y las consecuencias del aborto en el hombre.
Los hombres cuyas mujeres toman la decisión de
abortar se sienten fuera de control, aislados, y bravos
consigo mismos y con su pareja. También temen que
el aborto cause daño físico y emocional a la mujer. Los
hombres, por lo general, no quieren intervenir en la
decisión y suelen mantenerse un tanto distantes,
aunque en el fondo desean ser partícipes del proceso.
Por esto, es muy importante que la mujer comparta con
el hombre en estos momentos porque él se mostrará
mucho más cercano a ella si ésta lo involucra en la
decisión.
Al igual que las mujeres, los hombres se hacen las
mismas preguntas que se hace la mujer cuando su
embarazo no es deseado; sin embargo, sienten que
tienen menos derecho que ellas a presionar porque el
niño no depende de su propio cuerpo. Las
consecuencias del aborto en el hombre son similares a
las de la mujer. La mayoría de hombres que han tenido
posibilidades de procesar la decisión no sienten arrepentimiento. En cambio, cuando la decisión no
ha sido tomada en pareja y cuando hay excesivas presiones por tomar la decisión, los sentimientos
de culpa les invaden y suelen pensar constantemente en el niño que hubiera podido nacer. En
ningún país de Occidente en el que el aborto es legal, se da derecho al hombre
ningún país de Occidente en el que el aborto es legal, se da derecho al hombre sobre la decisión
porque se considera que la mujer no puede ser legalmente obligada a una decisión que involucra su
cuerpo.
Métodos de control de la natalidad
Los métodos de control de natalidad microabortivos son aquéllos que permiten la fertilización
del óvulo con el espermatozoide, pero que impiden su implantación en el útero. Los métodos
microabortivos más conocidos son la T de Cobre y la Espiral. Aunque estos métodos funcionan en
ciertas ocasiones como anticonceptivos (no permiten la fertilización) porque crean un ambiente
uterino que dificulta el paso o la sobreviviencia de los espermatozoides, no se puede invalidar el
hecho de que estos métodos son principalmente métodos microabortivos de control de la natalidad.
Países que no han legalizado el aborto voluntario, sin embargo, aceptan la utilización de métodos de
natalidad que son microabortivos. Es decir, en todos los países del mundo que aceptan estos
métodos de control de la natalidad, está de hecho "legalizado" el aborto durante el primer mes de
vida. Más aún, se puede decir que socialmente está "aceptado" el aborto durante el primer mes de
vida porque estos métodos microabortivos de control de la natalidad son utilizados por la mayoría de
ginecólogos y por un gran porcentaje de mujeres de todo el mundo. Es decir, todos estos médicos y
mujeres que usan métodos de control de la natalidad microabortivos, están implícitamente
aceptando el aborto durante el primer mes de vida. Para aumentar aún más la ambigüedad, en este
grupo, están incluidas personas que se oponen abierta y rotundamente a la legalización del aborto.
Como sociedad debemos plantearnos las ambigüedades y dar soluciones. ¿No deberíamos definir la
legalización o no del aborto, con la información precisa y verídica, y comprendiendo claramente las
implicaciones y las consecuencias que ha tenido la legalización del aborto voluntario en otros países
del mundo? En países de Europa del Norte donde la legalización del aborto es acompañada por
importantes desarrollos en la educación sexual desde la niñez, los índices de aborto son menores
que en países donde la legalización del aborto no ha sido acompañada con una educación sexual
adecuada.
En la página 10, se registran opiniones típicas a favor o en contra del aborto, recogidas entre
jóvenes ecuatorianos, de uno y otro sexo, pertenecientes a grupos medios urbanos.
El aborto y los métodos anticonceptivos
La mayoría de abortos inducidos ocurren
porque la madre o el padre no están listos
para traer un niño al mundo.
Generalmente estas mismas personas
tienen poca información sobre métodos
anticonceptivos por lo que no han tomado
las debidas precauciones para no quedar
embarazadas. La mejor forma de
disminuir los abortos por embarazos no
planeados es educar a la población sobre
métodos anticonceptivos. Para lograr una
educación adecuada sobre anticoncepción, es importante abrir el diálogo sobre sexualidad en la sociedad. Estos fascículos
educación adecuada sobre anticoncepción, es importante abrir el diálogo sobre sexualidad en la
sociedad. Estos fascículos de sexualidad tienen este objetivo
Religión y aborto
Las mayoría de Iglesias han declarado
su posición frente al aborto en forma
clara. La más fuerte posición contra el
aborto es la organización Pro-Vida, cuyos
líderes provienen principalmente de la
Iglesia Católica. Otras Iglesias también
han manifestado una posición contra el
aborto (por ejemplo., los Judíos
Ortodoxos, Protestantes Evangélicos,
Iglesia Luterana, Mormones). El principio
fundamental en el que creen estas
Iglesias es que la vida comienza al
momento de la concepción y, por lo
tanto, el feto es digno de derechos y
protección. Para estos grupos, una meta
importante es revertir o detener las leyes
que legalizan el aborto.
Sin embargo, dentro de estos mismos
grupos, hay quienes no están de acuerdo
con las posiciones oficiales de la Iglesia. Por ejemplo, dentro de la Iglesia Católica, hay grupos que
en la actualidad defienden el aborto durante el primer trimestre y han hecho notar que en algún
momento la Iglesia se aceptó la idea aristotélica de que el alma no entra al cuerpo hasta después de
40 - 80 días de la concepción (Santo Tomás de Aquino ratificó esta idea). No siempre se precisó que
el alma comienza desde la concepción. Por esto, algunos católicos argumentan que la posición de la
Iglesia Católica podría cambiar para tomar en cuenta las necesidades y preocupaciones de los
grupos Pro-Elección (a favor de la legalización del aborto voluntario). Además, con excepción de la
Iglesia Católica, la mayoría de Iglesias que tienen la posición Pro-Vida, aceptan el aborto en casos
excepcionales como cuando la vida de la madre esta en riesgo de muerte.
Otras Iglesias abiertamente han adoptado la posición Pro-Elección (por ejemplo, la Iglesia Unida de
Cristo, Iglesia Unida Metodista, Iglesia Episcopal, Iglesia Presbiteriana). Estas Iglesias consideran
que la definición del momento en que la vida humana se inicia es una cuestión que no está
establecida. Por lo tanto, creen que se debe permitir a la mujer ejercer su libertad personal y seguir
sus creencias morales y religiosas.
También consideran que el bienestar de la mujer es una prioridad sobre el bienestar del niño y creen
que la legalización del aborto asegura la salud de la mujer.
La mayoría de estas Iglesias consideran que el aborto es una opción en circunstancias especiales y
que, por tanto, no debe ser usado como un método ordinario de planificación familiar.
La mujer con sangre RH negativo y el aborto
Toda mujer que tiene un tipo de sangre Rh Negativo y que tenga un aborto espontáneo
Toda mujer que tiene un tipo de sangre Rh Negativo y que tenga un aborto espontáneo o inducido
(si el feto tiene sangre tipo Rh Positivo) debe recibir el medicamento pertinente (Rhodam) para evitar
que se creen anticuerpos en su sangre. Si este medicamento no se administra, la mujer tendrá
dificultades de mantener viable el feto en próximos embarazos. Por lo general, toda mujer que recibe
tratamiento profesional médico para el aborto está garantizada en este sentido. El problema ocurre
principalmente en países en que el aborto es ilegal y las mujeres acuden a realizarse abortos en
condiciones clandestinas y con personas no profesionales de la medicina.
Grupos Pro-Vida y Grupos Pro-Elección
Pocos asuntos han creado tanta diversidad de opiniones como la cuestión del aborto. Se han creado
dos bandos: los grupos Pro-Vida (en contra del aborto y su legalización) y los grupos Pro-Elección (a
favor de la legalización del aborto). Tanto lo grupos Pro-Vida como los grupos Pro-Elección están
bien organizados y están totalmente convencidos de sus respectivas posiciones. En cada uno de
estos grupos hay seguidores más o menos extremos. En los grupos Pro-Vida hay extremos que
están en desacuerdo no sólo con el aborto sino con todo tipo de método anticonceptivo que no sea
el método natural o del ritmo. En el extremo de los grupos Pro-Elección hay personas que
consideran el aborto como un método de planificación familiar. En el intermedio de estos dos
extremos, hay acuerdo en que los métodos anticonceptivos modernos y la educación sexual son
indispensables para disminuir el aborto, y que este puede ser aceptado en circunstancias extremas.
Los grupos Pro-Elección consideran que la mujer tiene total derecho a controlar su cuerpo y, por
tanto, a decidir si continúa o termina un embarazo. Por añadidura, el grupo Pro-Elección considera
que la vida humana es buena y debe preservarse pero que la calidad de vida es más importante y,
por tanto, el aborto es en muchos casos "la menos mala de las decisiones". Además, creen que,
como no hay un consenso social ni claridad sobre el momento en que empieza la vida, el Estado no
debe dictaminar leyes sino que debe dejar la decisión a la mujer que es quien tiene derecho a decidir
sobre su cuerpo y lo que acontece dentro de él.