Sunteți pe pagina 1din 6

FACULTAD DE ADMINISTRACIÓN ESCUELA ACADÉMICO PROFESIONAL DE CIENCIAS EMPRESARIALES

FACULTAD DE ADMINISTRACIÓN ESCUELA ACADÉMICO PROFESIONAL DE CIENCIAS EMPRESARIALES ENSAYO LA RESPPONSABILIDAD SOCIAL AUTOR: LARA CAMAN,

ENSAYO LA RESPPONSABILIDAD SOCIAL AUTOR:

LARA CAMAN, CATHERINE

ASESOR:

GONZÁLES MÁRQUEZ, EDUARDO

LIMA - PERÚ

2012

LA RESPONSABILIDAD SOCIAL

En

el

ámbito

empresarial es habitual hablar sobre conceptos de

estrategias dirigidas hacia el logro de nuestra misión y visión de la empresa, que para cualquiera de ella es ganar dinero, con esto me refiero solo a las empresas lucrativas.

Sin embargo, en la actualidad ha habido algunos cambios con respecto a la forma de manejar una empresa, y esta principalmente es, que se considera que si la empresa obtiene beneficios de la sociedad por medio de la venta de sus productos o servicios, pues es también necesario que esta invierta en el desarrollo de la sociedad así como del medio ambiente.

Es aquí cuando aparece el concepto de responsabilidad social empresarial, comúnmente conocida como RSE, que se refiere a un compromiso que adquieren las empresas con al mejora de la sociedad, con la gestión ética, con el desarrollo de las comunidades más necesitadas, con el respeto por el medio ambiente, etc.; en otras palabras es un costo más que las empresas deben de asumir para lograr el bienestar de la sociedad, que es lo que se busca con la aplicación de la RSE, pero simplemente es usado como estrategia para cumplir sus metas.

Sin embargo, la RSE es entendida por muchos empresarios como un gasto innecesario que les pone contra la espada y la pared, al considerarlo no rentable, y esto va específicamente hacia las empresas pequeñas o que recién están creciendo; entonces si las políticas de responsabilidad social en una empresa no son rentables, ¿aún así debería aplicarse?

Ante esta cuestión, nosotros como futuros administradores tendríamos que elegir entre el desarrollo de un proyecto social o la rentabilidad de nuestra empresa o de la que estamos administrando. No tiene sentido pedir que las empresas se preocupen por el bienestar social si es que esto va a llegar a ser que la empresa se vaya al fracaso al no ser rentables para ellas.

Se debe de conseguir una estabilidad entre estas dos cuestiones, el

bienestar social y el cumplimiento de las metas, para ello, en primer lugar debemos definir que significa verdaderamente la RSE. Según Chiavenato, I. (2007) refiere que “La responsabilidad social significa el grado de obligaciones que una organización asume por medio de acciones que proyectan y mejoren el bienestar de la sociedad a medida que

busca alcanzar sus propios objetivos”.

Es frente a este concepto en el expongo, que las obligaciones de la organización para el desarrollo del bienestar social se da a medida de que esta logre alcanzar sus metas. En pocas palabras, no es necesario que la empresa tenga que invertir en grandes proyectos para el bienestar social, sino que a medida que va creciendo puede ir implementando a su vez políticas de responsabilidad social.

Pero seguro que se preguntarán ¿qué políticas de responsabilidad social puedo implementar en mi empresa?, la RSE es entendida por muchos como la necesidad de hacer donaciones a fundaciones en dinero o especie, o de realizar actividades que para muchos no difieren de los gastos propios del día a día o, en el peor de los casos, de un impuesto extra.

Afortunadamente, en la medida que se comienza a comprender el verdadero fundamento de las acciones de RSE, se comienza también a entender su capacidad de hacer rentables las inversiones hechas en este rubro, con base en los resultados obtenidos en el triple resultado final, compuesto por aquellos económicamente viables, la sostenibilidad ambiental y, por supuesto, por la responsabilidad social.

Y es que no todo en la RSE está relacionado con la donación. Hay muchas actividades que pueden beneficiar a los stakeholders de la compañía (entendiendo éstos como las personas, comunidades o entidades que se ven afectadas por el desempeño de la empresa) y, al mismo tiempo, beneficiar las arcas de la empresa sin hacer mayores erogaciones o comprometer recursos financieros valiosos.

La clave para que una empresa perdure en el tiempo será que consiga armonizar las necesidades de cada uno de sus grupos de interés (accionistas, empleados, clientes, proveedores, competidores, comunidad, entre otros) con los suyos propios de maximizar el beneficio, y que estos intereses sean tomados en cuenta a la hora de definir la estrategia como organización. De esta manera, conseguiremos mantener un desarrollo sostenible de nuestro proyecto empresarial.

Una de las políticas que podría aplicar una empresa en crecimiento, sin que altere su presupuesto financiero, sería comprometerse con sus trabajadores, a su vez estos se sentirán más comprometidos con la empresa y es probable que presenten un mayor grado creatividad y mejores resultados. Podemos encontrar muchos ejemplos de empresas que utilizan políticas responsables de RRHH, que procuran cuidar los intereses de sus trabajadores y consiguen así mayor compromiso de estos y mejores resultados.

Las políticas respetuosas con el medio ambiente, también pueden tener claros beneficios económicos para la empresa. Por ejemplo, si una empresa maderera destina parte del beneficio a replantar los árboles que tala, no esquilmará la materia prima con la que trabaja y podrá seguir operando por mucho tiempo.

También se puede utilizar como estrategia para amortiguar la mala imagen creada por una externalización negativa de nuestra actividad productiva. Por ejemplo, McDonalds, para compensar la mala fama de comida basura perjudicial para el desarrollo normal de los niños, realiza políticas sociales a través de la Fundación Infantil Ronald McDonald, institución sin ánimo de lucro, que trabaja para el bienestar de los niños y sus familias.

La empresa, además de conseguir una imagen más prestigiosa, ofreciendo mayor confianza y sensación de transparencia a sus posibles inversores, logra alcanzar sus metas personales, por ello la RSE no puede ser considerado como no rentable para las empresas, sino que como uno de los

pilares del desarrollo sostenible/rentable de las empresas y no sólo como un requisito que hoy debemos cumplir para que al menos nuestros indicadores permanezcan siempre verdes.

Lorenzo Servitje dijo una vez “La responsabilidad social de las empresas es la respuesta de la empresa hacia la sociedad y lo que ella espera de ésta”. Es tiempo de tomar conciencia frente a nuestra realidad, nosotros como futuros empresarios y los que ya lo son debemos de evaluar y analizar con detenimiento las actividades que desarrollamos o podemos desarrollar en materia de RSE, para definir de qué manera pueden hacer rentable la inversión que realizan en estas acciones, o bien, de qué forma pueden reducir los costos asociados a la producción de bienes o servicios, e incluso cuál puede ser el beneficio sobre la marca o sobre el prestigio de la empresa al encaminarse en el rumbo de la RSE.

BIBLIOGRAFÍA

Los CMI

  • 3. son

el futuro

de

la estrategia de Responsabilidad Social

Corporativa.

Recuperado

el

28

de

octubre

de

2012,

de

  • 4. ¿Es la responsabilidad social corporativa rentable para la empresa? Recuperado

el

28

de

octubre

de

2012,

de

df