Sunteți pe pagina 1din 12

7

PUEBLO, DESTACAMENTOS
PRINCIPALES DE SU RESISTENCIA Y
ORGANIZACIONES
REVOLUCIONARIAS…

México, D.F. mayo de 2009

Cooperación voluntaria
PRESENTACION

El número siete de nuestro órgano central contiene


un llamamiento al pueblo, a los destacamentos
principales de su resistencia y a las organizaciones
revolucionarias, con la propuesta de darnos un plan
unificador y cohesionador de acción que permita la
inmediata superación de las principales debilidades de
las resistencias populares; un llamado a superar la
desarticulación y asumir una ruta de combate que
permita en estos tres años de aquí al 2012 forjar
condiciones para abordar de manera directa -y no sólo
declarativa- la ofensiva que derrote al neoliberalismo
hecho gobierno, hecho Estado.
Bien vista la actual realidad nacional, incluso
mundial y sobre todo latinoamericana, puede concluirse
que estos tres años pueden ser decisivos para cambiar
los destinos de nuestra sociedad, lo cual constituiría el
mejor homenaje a los heroes de la Independencia y de
la Revolución de 1910: ¡Forjar otra revolución, la
revolución que, por fin, implique la verdadera y definitiva
liberación de nuestro pueblo!

¡A ORGANIZAR EL LEVANTAMIENTO
POPULAR CIVIL PÁCIFICO ¡

¡A FORJAR LAS CONDICIONES DEL


DERROCAMIENTO DEL NEOLIBERALISMO¡
CONSEJO
Director General: Armando Martínez Verdugo
Directora Editorial: Ma. de Lourdes Ramírez Flores
Director de Administración: Helmoht Baltazar Cisneros
Director de distribución: Miguel Flores Grande

CRA-RP 2
1. La situación política actual y las tareas y los
objetivos de lucha que de ella se desprenden, en lo
fundamental siguen siendo los mismos que se crearon
desde el uno de diciembre de 2006 a raíz de que Felipe
Calderón se impusiera en la Presidencia porque el
movimiento popular no tuvo la fuerza y la orientación
suficientes para impedirlo. Sin embargo, algunas de las
claves que consideramos en el seguimiento de la realidad y
que permiten caracterizar al periodo, han sufrido
variaciones importantes que obligan a introducir precisiones
a la línea política. Si bien estos cambios no alteran
sustancialmente las formulaciones, sí dan mayor
factibilidad a algunas propuestas y, sobre todo, alteran los
ritmos de su implementación.

2. En lo central, conservamos la caracterización del


actual periodo de la lucha social y de clases porque
asumimos que el pueblo en acción pelea todavía a la
defensiva, sus acciones siguen siendo típicas resistencias,
respuestas a las iniciativas represoras y a los golpes de la
burguesía. Algunas de estas resistencias (la ciudadana
lopezobradorista y la magisterial, por ejemplo) han
alcanzado una situación que les posibilita desarrollarse
como luchas revolucionarias, bajo ciertas condiciones que
tienen que ver con las formas y los contenidos de las
orientaciones centrales bajo las que hoy se desenvuelven.

3. Se ha acelerado la acumulación de agravios priista-


panistas contra amplios sectores sociales; gracias a las
políticas gubernamentales cada vez más vejatorias a la
vida nacional, continúa el amontonamiento de material
inflamable que anuncia incrementos inusitados del
descontento popular. El agravamiento de la añeja crisis
estructural del capitalismo mexicano se viene expresando,
sobre todo, en un mayor desgaste de la dirección político-
estatal priista-panista y de toda la política del Poder. Los

CRA-RP 3
consensos social, político e ideológico que han formado la
base histórica de la hegemonía burguesa en México se
revelan estrechos y a punto de resquebrajarse. Las
políticas clientelares y corporativas ya aparecen como
hojas de parra que no alcanzan a cubrir el creciente
debilitamiento del Régimen. La irritación social está
agudizándose a ritmos que no logran detener las acciones
mediáticas y la manipulación. El factor subjetivo para las
transformaciones radicales sigue avanzando, conteniendo
en potencia necesidades de explosión social, las que
deben ser favorecidas por la labor persistente de los
revolucionarios.

4. En casi todo el país podemos observar algunos


hechos de la complicada y muy lenta pero sostenida
maduración de condiciones de recuperación, por parte de
la resistencia popular, de aquellos niveles de confrontación
(que se vivieron hasta el uno de diciembre de 2006 cuando
no se tuvo la capacidad de impedir la usurpación
calderonista), de despliegue de iniciativas para avanzar en
la lucha contra la burguesía priista-panista, y para asumir
acciones ofensivas frente al neoliberalismo. Esta
recuperación ampliada (pues será con mayor conciencia,
con mejor organización y con una dirección política más
definidamente clasista) permitirá cambiar la correlación de
fuerzas a favor del pueblo en lucha. El actual panorama
nacional, permite prever que más pronto de lo esperado
se alcanzará la necesaria articulación (que supere la actual
dispersión que auspicia vacilaciones en los grupos
políticos y confusiones de variado tipo) entre las principales
resistencias populares a través de las cuales nuestro
pueblo busca salida a su situación. Si se logra sobreponer
la desarticulación de estas resistencias (magisterial,
lopezobradorista, indígena-campesina, juvenil-estudiantil y,
de manera limitada, la obrero-sindical) se confluirá hacia un
riachuelo único de combate contra el neoliberalismo hasta
desembocar en la gran batalla político-electoral por la

CRA-RP 4
Presidencia y el Gobierno de la República en el 2012,
destronando al grupo político burgués que hoy detenta
estos resortes básicos del Estado neoliberal.

5. Los momentos actuales, pues, ponen a la orden del


día acelerar de manera más audaz y con mayor
determinación las acciones que cuanto antes lleven al
rebasamiento de las principales debilidades de aquellas
resistencias y pongan a la orden del día la derrota del
régimen priista-panista. El ambiente nacional, muchos
estados de ánimo en el pueblo, no permiten todavía lanzar
el llamado directo e inmediato a derrocar al Régimen, pero
sí reflejan que con determinadas acciones puede
alcanzarse pronto una viabilidad semejante; las actuales
resistencias principales contienen en potencia esa
posibilidad, es cosa de trabajar de manera diferente a como
lo venimos haciendo hasta ahora. La conversión de la
necesidad en viabilidad de lanzarse ya a la derrota del
enemigo requiere una iniciativa histórica de parte de los
grupos revolucionarios, que coadyuve a la unificación de la
voluntad popular, coloque a las resistencias ante la tesitura
de jalar parejo, de verter todos los esfuerzos hacia un
blanco único, con ritmos únicos, con esfuerzos
mancomunados, con consignas únicas, con un plan
operativo único. Forjar, en fin, un movimiento único,
nacional, social y de clase, arropado por un proyecto de
construcción nacional y social patriótico y revolucionario.
Toda nuestra agitación y nuestra propaganda deben ser
orientadas a formular esta iniciativa histórica, difundirla
entre las amplias masas populares hasta afianzarla como
un sentido común preponderante

6. La iniciativa histórica que el Colectivo Rumbo


Proletario presenta ante las direcciones revolucionarias y
democráticas y ante todo el movimiento popular, se
compone de lo que llamamos:

CRA-RP 5
La ruta de la victoria popular sobre el Estado
neoliberal
Y se apoya en un recurso y herramienta fundamental, la
que formulamos como:
El levantamiento popular civil pacífico (el Lpcp).

7. El levantamiento popular civil pacífico es el


despliegue organizado, nacional, único, articulado hacia el
objetivo concertado de derrotar en las elecciones de 2012
al bloque priista-panista y formar un Gobierno y una
Presidencia de la República comprometidos con un
programa popular. El Lpcp es como el accionar masivo que
tuvo lugar frente al desafuero de Andrés Manuel López
Obrador y durante las elecciones de 2006 fusionado en las
acciones combativas de las heroicas resistencias
magisterial e indígena-campesina, pero ahora con niveles
más elevados de conciencia, de organización, de dirección
y de voluntad de no permitir por nada una nueva
usurpación. Es el alzamiento civil pacífico de millones de
mexicanas y mexicanos con la única bandera de lanzarse
concertadamente a derrotar al bloque hegemónico en el
2012.

8. En general, el Lpcp podrá ser construido si las


principales fuerzas dirigentes de las resistencias populares
fundamentales (al frente de cada resistencia se hallan
grupos hermanos) lo asumen como tarea central del
momento, las que conducirían su labor de concientización,
de organización y de lucha en las masas, con la mira
puesta en esta consigna central de agitación y de
propaganda. Los militantes del CRA-RP asumimos la tarea
de entrar de inmediato en contacto con los grupos
revolucionarios hermanos del país a fin de discutir y
acordar con ellos las medidas conducentes a esta
propuesta. Pero, sobre todo, el Lpcp podrá ser construido
si desplegamos una intensa agitación y propaganda de
esta consigna central entre las amplias masas populares, si

CRA-RP 6
fomentamos y organizamos un debate amplio y
generalizado por distintos medios (para lo cual nos
comprometemos a desplegar la creatividad militante) sobre
esta iniciativa histórica. La estrella guía es: organizar ya
con y en el pueblo, las condiciones que le permitan en
estos tres años pasar a la ofensiva que derrote al Régimen.
No es, pues, una tarea puramente local, sino nacional.

9. La organización de la recuperación a un nivel


superior de aquellas condiciones de la resistencia popular
en las que en 2006 se estuvo a punto de colapsar al Estado
neoliberal, constituye la tarea central general de periodo
que nos proponemos impulsar, sabiendo que en todas las
localidades del CRA-RP se hará lo conducente, que
nuestro esfuerzo estará enmarcado en un sistema único de
acciones. Pero se trata de alcanzar dicha recuperación
ampliada para lanzar la ofensiva de derrota priista-panista,
no para lograr una mayor representación en el Congreso o
ampliar el número de gobernadores o de otros cargos de la
supuesta “representación popular”, menos todavía para
salvar a algún partido o incrementar presencia en alguno
de ellos. Hoy procede, lo reiteramos, trabajar con mayor
definición en los objetivos de periodo, con mayor sincronía
y planificación de nuestras acciones y con mayor voluntad
de combate, para contribuir con nuestros hermanos
revolucionarios a la preparación del lanzamiento a corto
plazo de la ofensiva para derrotar electoral y políticamente
al bloque burgués hegemónico, con recursos civil-pacíficos,
es decir, con la preferente movilización ciudadana,
poniendo en máxima tensión y ejercicio la organizada
fuerza de las masas, y por la no violencia.

10. El eje determinante de esta recuperación de la


capacidad de ofensiva hacia la victoria y de la misma
implementación de la derrota priista-panista, es la lucha y la
organización revolucionarias de las masas; no es la acción
partidista por ganar cargos. Esta labor entre las

CRA-RP 7
resistencias populares como eje determinante, no debe
llevarse a cabo en querella contra lo partidista electoral,
sino concentrando todos los esfuerzos en la agitación, en la
propaganda, en la organización y capacitación de las
resistencias populares principales. No deben distraerse
esfuerzos en los litigios y pendencias partidistas
electorales; no deben ocuparse muchos esfuerzos en el
apoyo a las actuales candidaturas; ya existen, y no se
resquebrajarán en tres años, las bases para que en el 2012
un movimiento popular fuerte use el registro de alguna de
las formaciones partidistas a favor de su candidato. Por lo
demás, casi ningún diputado o senador “de izquierda”
beneficia al trabajo popular en la perspectiva señalada. En
lo fundamental, entonces, la militancia del Colectivo RP y
todos los revolucionarios debemos centrar los recursos y
posibilidades en el trabajo que ideológica, política y
organizativamente capacite al pueblo a lanzarse a la
derrota del neoliberalismo. Hoy la actual actuación
partidista-electoral (salvo pocas excepciones) más bien
crea dificultades para aquellos objetivos. La misma acción
en las resistencias populares debe ir forjando nuevas
estructuras político-electorales desde abajo y con diseños
simples y transparentes, que muy poco se parezcan a los
actuales partidos que, todos, están fuertemente
degradados y desprestigiados. Estas estructuras civiles-
populares político electorales no operarían con el registro
legal correspondiente para el 2012, sino serán la nueva
herramienta político-electoral que de hecho sostendrá las
batallas de la ofensiva antipriista-panista. Ya lo hemos
dicho, para efectos del registro del candidato a la
Presidencia de la República, puede ser útil cualquier parm
(el que dio su registro al ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas).

11. Las elecciones presidenciales de 2012 deben ser


el punto de mayor concentración de la ofensiva central para
triunfar sobre el Régimen. Pero deben prepararse con una
ofensiva intermedia que infrinja al priismo-panismo una

CRA-RP 8
derrota anticipada. Ésta deberá realizarse por medio de
una Consulta nacional ciudadana en la que se pregunte a
la ciudadanía si quiere que Felipe Calderón continúe o no
en la Presidencia, y conseguir, cuando menos, unos 14
millones de No, lo que ante la faz del mundo plantearía la
deposición de facto del gobierno neoliberal, lo cual sería
una victoria política que operaría como importante garantía
de la derrota del Poder político neoliberal en el 2012.
Debemos conversar con los grupos hermanos y con los
líderes del movimiento democrático (sobre todo el
lopezobradorista) sobre esta propuesta y proceder de
inmediato a su difusión y preparación tratando de que
buena parte de la oposición antineoliberal lo acuerde. Esta
concertación debe alcanzarse sobre todo con el
movimiento del Gobierno legítimo a través de los contactos
y nuestra actuación al interior de este proceso, al que
debemos incorporarnos para ayudar honestamente en todo
lo que podamos.

12. La crisis económica, la cada vez más evidente


inconsistencia gubernamental, la profundización de los
arraigos y enraizamientos de organizaciones
revolucionarias en las distintas resistencias populares, y
otras condiciones en las que no son despreciables los
nuevos vientos de la revolución latinoamericana, plantean
la necesidad y la viabilidad de que en estos tres años y
medio de aquí al 2012 nos dediquemos todos los
revolucionarios y demócratas a organizar la pronta ofensiva
para infringir en este lapso una derrota contundente al
bloque en el Poder. En los momentos actuales, esa tarea
central de organizar el despliegue ofensivo popular, puede
ser puntualizada con mayor precisión, a través de lo que
denominamos la ruta de la victoria popular sobre el
Estado neoliberal. Esta ruta es la siguiente:
a) Organizar un levantamiento popular civil pacífico
(Lpcp);

CRA-RP 9
b) Infringir al bloque dominante una derrota
anticipada por medio de una consulta nacional
ciudadana;
c) Este levantamiento popular civil pacífico, en las
elecciones presidenciales de 2012, derrotará al
bloque priista-panista;
d) Formará una Presidencia y un Gobierno de la
República patrióticos, democráticos, incluyentes, los
cuales;
e) Convocarán y llevarán a cabo una convención
constituyente, la que;
f) Desmontará la institucionalidad y la normatividad
neoliberales y construirá una institucionalidad, una
normatividad y un ejercicio público con sentido
patriótico, democrático e incluyente.

13. En la edificación de esta ruta deben


implementarse los siguientes cuatro impulsos tácticos. Esto
es, debemos dedicarnos a:
a) organizar el levantamiento popular.
b) comunicar-informar sobre la necesidad de
organizar el levantamiento popular.
c) capacitar a nuestros cuadros y a los líderes de
pueblo para que coadyuven a la organización del
levantamiento popular.
d) impulsar la lucha del pueblo hacia su
levantamiento civil pacífico.
Toda nuestra agitación, toda nuestra propaganda, toda
nuestra acción militante, todas nuestras relaciones con
grupos hermanos, deben centrarse en hacer claridad y
conciencia en amplios sectores del pueblo de la necesidad
y la viabilidad de organizar el levantamiento popular civil
pacífico, entendiendo que hoy planteamos la consigna del
Lpcp en el sentido de una preparación general, todavía no
como un llamamiento directo a acciones de deposición
inmediata del Régimen. Estando muy pendientes, también,
de la evolución de los acontecimientos y las disposiciones

CRA-RP 10
de nuestra gente (incluyendo a la subjetividad que trae
consigo la fecha del 2010) pues las condiciones están
cambiando rápidamente y pueden desarrollarse más pronto
de lo que suponemos y hacer que aquellas consignas de
agitación y propaganda asuman una viabilidad inmediata.
No actuar con voluntarismo, pero no constreñirse a lo que
en la superficie aparece como “lo posible”.

14. Para el impulso de esta tarea central del periodo,


en medio de las debilidades de las fuerzas revolucionarias
y de la propia resistencia popular, en México existen
condiciones que debemos aprovechar: a) una población
interesada en los asuntos públicos, b) una ciudadanía con
una nada despreciable actitud participativa en facetas
distintas de la vida local y hasta nacional y, en los casos de
distintos pueblos, con profundas tradiciones de
comunitarismo, de solidaridad y de rebeldía; exigente y
crítica, aunque de ninguna manera puede hablarse de que
ha sido superada la cultura clientelar, corporativa, de
dependencia hacía el gobierno o hacía las distintas
“autoridades”; c) un movimiento magisterial, estudiantil y
universitario combativo con importante experiencia de
lucha; d) una concentración de organizaciones sociales
factibles de articularse, a partir de las experiencias que les
han enseñado a valorar mejor los daños del localismo y de
la estrechez de miras, las que, a su manera, están
bregando por impulsar la derrota de las políticas
neoliberales.

15. las formas y las maneras con las que los


militantes del CRA-RP contribuiremos a sacar adelante la
tarea central del periodo, son variadas, y cada Colectivo de
Base se esforzará por realizar su trabajo conforme las
condiciones se lo indiquen. Ahora bien, lo que sí parece
evidente es que en México la lucha territorial, la acción de
masas como acción ciudadana, la lucha en el seno de la
resistencia civil lopezobradorista, parece una necesidad

CRA-RP 11
que da mayores facilidades a nuestra labor y nos augura
mejores avances, lo cual no significa abandonar la
creatividad de otros esfuerzos. Junto con los impulsos de
organizar a la población a través de los problemas y las
necesidades en los procesos productivos y sus
organizaciones sociales, incursionaremos en la posibilidad
de tomar los espacios públicos (parques, alamedas, cruces
de calles) creando tribunas de información, de reflexión y
de agitación con habitantes de los barrios, colonias y
municipios circundantes, de manera independiente o, si se
puede, conjuntamente con fuerzas hermanas. Haremos
todos los esfuerzos posibles para incorporarnos al
movimiento lopezobradorista, al movimiento del gobierno
legítimo con toda la consecuencia que implica este
compromiso. En estos espacios deberemos impulsar
nuestras líneas de combate en general y la consigna
central aquí acordada, pero llevando a cabo una honesta
relación de respeto y fraternidad hacia los activistas con los
que colaboremos, actuemos en alianza o simplemente nos
encontremos. Lo fundamental es que demos seguimiento a
los contactos ciudadanos que se establezcan en dichas
asambleas, mediante visitas domiciliarias y promoción de la
capacitación personal, en círculos de estudio permanentes,
o en el trabajo popular general.

VISITA NUESTRO BLOG:


http://colectivorumboproletario.blogspot.com/