Sunteți pe pagina 1din 3

La Dinámica de Sistemas en la Planeación de los Recursos Hídricos

Por: Juan Manuel Huerta Tolis

El Dr. Juan Manuel Huerta Tolis es un experimentado analista de sis- temas y control automático que por más de 25 años ha enfocado su actividad profesional al estudio de la dinámica de sistemas sociales, económicos y ambientales. Ha sido pionero en la aplicación de la diná- mica de sistemas al manejo integrado de recursos hídricos en cuencas hidrológicas, desarrollando los modelos ProEstado-Modelo de Abasto y Uso del Agua (MAUA) para la Comisión Estatal del Agua de Guanajuato, el cual ha sido utilizado para elaborar el Programa Hidráulico Estatal de dicho estado. Un recuento de esta aplicación bajo el titulo de “ProEstado – MAUA, A Systems Dynamics Approach for the Design of Sustainable Water Use Strategy in the Middle Lerma – Chapala Basin”, aparece como un capítulo en el libro The Lerma – Chapala Watershed , Evaluation and Management, editado por A. Hansen y M. van Afferden, y publica- do por Kluwer Academic / Plenum Publishers en 2001. En la década de los 1980s el Dr. Huerta fue director del proyecto FORECASTS, un modelo de dinámica de sistemas del mundo cuyo objeto fue analizar políticas nacionales y eventos mundiales y determinar sus impactos. juan.huerta@usa.net

Abasto y demanda de agua en la época actual La creciente demanda de agua para los múltiples usos – agrícola, urbano, acuícola e industrial- es, en una pri- mera instancia, producto del aumento de la población, aunque existen un sin número de otros factores que también inciden en este crecimiento. En países como México cuya población no se nivelará sino hasta la década del 2040 ó 2050, las demandas para los diferentes usos se exacerban de día-a-día, mientras que los aprovecha- mientos utilizados para el abasto hidráulico no pueden ya crecer más. De hecho, en muchos casos los recursos hídricos disponibles han comenzado a declinar debido a su sobre explotación. Esto sucede con los acuíferos en varias regiones de México y también en muchas otras partes del mundo. La Figura 1, muestra de manera gráfica lo que está ocurriendo.

Examinando la figura, se percata uno de que la demanda no puede crecer más allá del abasto disponible por razo- nes obvias. Sin embargo, lo que la gráfica indica es que si hubiera más disponibilidad de recursos, estos serían de inmediato utilizados para satisfacer la creciente demanda. Esta situación pone de manifiesto que la única forma de

2

aqua forum

pone de manifiesto que la única forma de 2  aqua forum Figura 1. La situación
pone de manifiesto que la única forma de 2  aqua forum Figura 1. La situación

Figura 1. La situación demanda-abasto de agua en una cuenca

satisfacer la creciente demanda es a través de utilizar el recurso disponible de manera más
satisfacer la creciente demanda es a través de utilizar el
recurso disponible de manera más eficiente, asegurán-
dose que el nivel de eficiencia progrese al unísono que la
demanda, hasta el día en que esta última se nivele.
La Dinámica de Sistemas en la planeación de recur-
sos hídricos
En el pasado, cuando los recursos hídricos superaban
a la demanda, el modelo que asignaban los recursos
disponibles para los diferentes usos era sencillo ya que
en la práctica, un margen de error que pudiera ser consi-
derable en la asignación no afectaba mayormente a los
usos del agua pues posteriormente a ésta, conforme se
procedía con la operación de usar el agua, se podían ha-
cer ajustes. Así pues, el algoritmo de asignación era casi
siempre basados en medidas anuales y, por costumbre,
no se buscaba una conexión “estrecha” entre el abasto,
generalmente a cargo del gobierno como es el caso de
México, y las varias demandas.
Pero, ¿qué ha sucedido cuando el abasto y la demanda
son prácticamente iguales? Al dejar de haber recursos
adicionales para manejar ajustes en la asignación se
requiere de un modelo más preciso para realizar esta fun-
ción, un modelo que por construcción garantice el continuo
balance entre abasto y demanda. Esto implica el manejo
simultáneo de abasto y demandas, y mucho más.
Para establecer el contraste entre el manejo tradicional
del agua y el manejo de dinámica de sistemas (DS) se
presenta el siguiente argumento: Si la extracción anual de
una presa es de 120 Mm 3 , ¿qué extracciones mensuales
sumadas producirían este volumen? Pudo haber sido la
serie de extracciones mensuales (en Mm 3 ) 10, 10, 10, 10,
10,10, 10, 10, 10, 10, 10,10. También pudo haber sido la
serie (en Mm3) 0, 0, 40, 0, 0, 40, 0, 0, 40, 0, 0, 40. ¿Y qué
otras series pudieron mensuales pudieran sumar 120 Mm 3
en un año? La respuesta es, un número extremadamente
grande de series mensuales pudieron todas sumar 120
Mm 3 , sin embargo, el argumento que se presenta aquí es
que examinando este número, no se puede saber como
se produjo y es ahí –en no saber que lo causo- donde
proviene la dificultad. Lo que importa, si de veras se
quiere uno acercar a la operación de una presa, es que
los volúmenes disponibles (en este caso mensuales) sean
los que requieren los usos; por ejemplo, para irrigación en
otoño-inviernos sería suficiente con 60, 20, 15, 10, 10, 5,
0, 0, 0, 0, 0, 0. Y, en respuesta a esta demanda, la presa
debería tener como mínimo estos mismos volúmenes en
los meses correspondientes.
A través de conectar más estrechamente la demanda con
el abasto en forma “causal”, logramos mejorar el enten-
dimiento de lo que “esta realmente ocurriendo” y lo único
que hace falta es un representación de esta causalidad,
la cual es suministrada por las herramientas analíticas
de la dinámica de los sistemas (DS). La DS permite
construir causalidades (o diagramas causales) que rela-

cionan elementos de sistemas que podemos observar y

medir en la realidad, como el crecimiento de una planta

y su correspondiente demanda de agua. Cuando estos

elementos se plasman en un sistema, la parte motriz (el crecimiento de la planta) y la parte que la apoya (el agua en la presa) trabajan en sincronía a lo largo del tiempo, pues de otra forma no habría cosecha.

La observación de un entorno que se desea examinar nos lleva a construir otras causalidades, en adición a la mencionada. Por ejemplo, el volumen almacenado en una presa de riego no depende solo de la demanda de riego, si no también de la precipitación en la región, la cual es otra fuerza motriz, independiente del crecimiento de una planta.

El arte de examinar problemas de la vida real utilizando DS nos lleva a construir causalidades múltiples en las que, como se muestra en la Figura 2, la utilización del agua de superficie del río Lerma depende de los niveles económicos alcanzados por los productores agrícolas en

los distritos de riego (DR) y en la pequeña irrigación (PI) de tal forma que, a una mejora en el nivel económico del productor se incrementa la producción física total y su valor de mercado, lo que a su vez implica mayor uso del agua del río. Este proceso se repite a lo largo del tiempo

y es obvio que de no tener limites, acabaría con las aguas del río.

que de no tener limites, acabaría con las aguas del río. Figura 2. Diagrama causal relacionando
que de no tener limites, acabaría con las aguas del río. Figura 2. Diagrama causal relacionando

Figura 2. Diagrama causal relacionando la producción agrícola y el uso del agua

La aplicación de modelos de DS en la planeación de recursos hídricos De los diagramas causales se pasa a la construcción de modelos que con ecuaciones diferenciales representa la “dinámica del fenómeno examinado”. La DS cuenta con

las herramientas matemáticas para realizar este proceso

y una vez que se tiene el modelo matemático se pueden

experimentar (simular) con él múltiples alternativas de operación. Esto implica pedirle al modelo que simule algo

2

aqua forum

año 10

No. 42

2006

como lo siguiente: ¿Qué pasaría si la disponibilidad de las aguas de superficie del río Lerma en la Figura 2, se redujera a la mitad? del diagrama (Fig. 2), es fácil visua- lizar en términos cualitativos que habrá un impacto que desemboque en la reducción del valor de la producción Aagrícola, pero esto no es suficiente ya que en la mayoría de los casos, se requiere tener la información en términos cuantitativos: cuando y cuanto.

La Comisión Estatal del Agua de Guanajuato (CEAG) construyó un modelo de DS para contestar a la pregunta:

Para el periodo 1997 – 2001, ¿qué política de manejo de la cuenca Lerma – Chapala es mejor, la de Rastreo de Tierras Sembradas (RTS) diseñada por la CEAG o la Po- lítica Óptica Conjunta (POC), propuesta por la Comisión Nacional del Agua.

El modelo de DS define la geografía de la cuenca como una colección de 17 subcuencas individuales cada una con la representación mostrada en la Figura 3, a saber:

(a) En el nivel de la atmósfera se representa la lluvia en la cuenca, que es una serie de valores diarios históricos para los cuatros años de simulación; (b) En el nivel superficie se representan los procesos de producción agrícola con sus correspondientes demandas de agua que representa un 83% de todos los usos del agua. En el nivel subterráneo se representa el funcionamiento de los acuíferos con sus extracciones y recargas.

de los acuíferos con sus extracciones y recargas. Figura 3. Elementos considerados n el modelo de
de los acuíferos con sus extracciones y recargas. Figura 3. Elementos considerados n el modelo de

Figura 3. Elementos considerados n el modelo de una cuenca

Los resultados de aplicar al modelo de DS, de manera alternativa, las políticas de control RTS y POC se tabulan a continuación:

2

aqua forum

Variable\Política

RTS

POC

Area total sembrada en el periodo

836,850 ha

653,746 ha

Volumen final del lago de Chapala

2,080 Mm 3

2,146 Mm 3

La política RTS muestra un 28% de incremento en la su- perficie sembrada con respecto a la POC, mientras que la disminución en el volumen de Chapala con la RTS es de solo un 3%. Además, al utilizar la RTS, se garantiza la sustentabilidad de la cuenca en el largo plazo, ya que ésta política consiste en implementar un patrón constante de llenado-vaciado de presas que para seguirlo, bajo condiciones variables de precipitación, requiere aumen- tar o disminuir el área sembrada de ciclo agrícola-a-ciclo agrícola. La RTS es un esquema de control adaptable a las circunstancias encontradas mientras que la POC, con valores preestablecidos y sin retroalimentación es una política de control invariable.

En resumen

La DS modela el comportamiento dinámico de un sistema

y lo modifica a través de cambios en el control. Posee

características superiores a otras metodologías de análisis

y resuelve preguntas sustantivas como: Encuéntrame una

política de control que: (a) me lleve al fin de un periodo de

n años, sin que los recursos hídricos se agoten (misión); (b) me asegure que en ningún momento los recursos

disponibles lleguen a un nivel menor que X (restricción) y, (c) también quiero que tenga el menor impacto social entre los usuarios del agua (criterio de selección) en cuanto a

desempleo y valor perdido de la producción

a f
a f