Sunteți pe pagina 1din 10
UNIVERSIDAD YACAMBÚ VICERRECTORADO DE INVESTIGACIÓN Y POSTGRADO INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN Y POSTGRADO DOCTORADO EN

UNIVERSIDAD YACAMBÚ VICERRECTORADO DE INVESTIGACIÓN Y POSTGRADO INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN Y POSTGRADO DOCTORADO EN GERENCIA SEMINARIO AVANZADO DE TESIS DOCTORAL II

ENSAYO SOBRE LA CONCEPTUALIZACIÓN EPISTEMOLÓGICA Y ONTOLÓGICA DE LA TESIS DOCTORAL

Autor:

La Fría, septiembre 2013

Juan, Guillén

INTRODUCCION….… ………

ÍNDICE

……………………………………….…03

CONCEPTUALIZACIÓN EPISTEMOLÓGICA Y ONTOLÓGICA DE LA TESIS DOCTORAL…………………………………………..………….05

POSTURA CRÍTICA

08

REFERENCIAS

………………………………………………………… 10

INTRODUCCIÓN

Las argumentaciones que se exigen en torno a la complejidad de la metódica de la Tesis Doctoral, varían en función de la capacidad del investigador de explicar concretamente, por una parte, la orientación de los saberes (epistema) y por la otra, su identificación con el objeto observable o práctica (ontología). La orientación epistemológica ofrece como ventaja la ubicación de la fuente del “saber” en una investigación; según esta dimensión, en una investigación es necesaria una distinción gnoseológica, que implica el compromiso de exaltar la fuente del conocimiento que da sustento a la investigación que se trate. La orientación ontológica de los

trabajos científicos hace referencia a la distinción fenomenológica, según la cual se exalta la relación entre el sujeto que investiga y el objeto investigado

o realidad abordada. Bajo una perspectiva pedagógica con propósitos de

ordenamiento y sistematización de la complejidad que se presume está contenida en la metódica, se presenta en este documento una síntesis de los

planteamientos que representan estas dos orientaciones, la epistemológica y

la ontología, con la pretensión de concretar en una matriz, la mayor cantidad

de términos referenciales que conduzcan a la fijación de posiciones científicas determinantes, por una parte, a la luz de la teoría que mueve la

investigación (epistema) y, por la otra, a la luz de la correspondencia entre sujeto y objeto de investigación (sustancia). En esta simbiosis se logra una tercera dimensión que es la conexión con un elemento que es inseparable a

lo gnoseológico y fenomenológico relacionado con el nivel de pensamiento

inductivo y deductivo, según lo cual se desprenden finalmente, paradigmas y corrientes investigativas, que resumen en una matriz, el enorme compromiso de la metódica.

CONCEPTUALIZACIÓN

TESIS DOCTORAL

EPISTEMOLÓGICA

Y

ONTOLÓGICA

DE

LA

En este componente el investigador presenta la selección del paradigma y

por ende la orientación de la investigación. En primer lugar cabe preguntarse

¿Por qué presentar el soporte epistemológico en el Proyecto de Tesis

Doctoral? Porque a través del soporte epistemológico el investigador plantea

con claridad su posicionamiento con respecto a los aspectos fundamentales

como son: presentar cuál es su investigación y cómo se la llevará a cabo. Es

en sí un momento de reflexión teórica de la investigación.

La dimensión epistemológica se refiere a las relaciones que el

investigador establece para producir conocimiento. La diversidad de estas

relaciones en las ciencias sociales se explican a partir de las concepciones

ontológicas asumidas por cada paradigma. Tenemos así, las relaciones de

exterioridad utilizadas en el enfoque cuantitativo y las relaciones de

interacción utilizada en el enfoque cualitativo. Por lo tanto, el investigador

debe expresar con claridad de qué manera establecerá estas relaciones.

Dice Sánchez (2000), que la investigación cualitativa es interactiva en dos

aspectos. Por una parte, la interacción entre las diferentes partes del diseño;

y por otra parte, por la permanente interacción entre investigador y

participantes, en donde se admite que los valores de uno influyen en el otro,

reconociéndose así la imposibilidad, y la inutilidad, de ejercer controles para

lograr la neutralidad. Es de resaltar que el tipo de relación que se establezca

tiene que ver directamente con el paradigma seleccionado. Este es otro

aspecto del soporte epistemológico.

¿Por qué seleccionar un paradigma en el Proyecto de Tesis Doctoral? Al

respecto en palabras de Wiesenfeld (2001):

La elección de paradigmas implica una toma de decisión en la que se conjugan valores, ideologías, sentimientos, formación académica, tipo y proveniencia de las

publicaciones a las que tenemos acceso, experiencia profesional e investigativa, características y motivaciones individuales, institucionales y locales, cualidades personales, creatividad, atrevimiento para disentir de las tendencias dominantes, etc.”.

En este mismo orden de ideas, Ruiz (2003), considera que la selección

del paradigma es una de las principales decisiones estratégicas de la

investigación ya que plantea consecuencias para el desarrollo del trabajo.

Estas consecuencias provienen del hecho de que los problemas

metodológicos están relacionados con los postulados epistemológicos y

éstos, a su vez, con los supuestos ontológicos de cada paradigma. Acá se

constata la coherencia paradigmática que la investigación le exige al

investigador desde el momento mismo de la elaboración del Proyecto de

Tesis Doctoral. Esta exigencia tiene como propósito oponerse a la

combinación acrítica de métodos y técnicas propuesta por el modelo

multimétodos, o el modelo cualicuantitativo.

La coherencia paradigmática es un aspecto que traduce el rigor teórico de

la investigación y que debe estar presente en la construcción del Proyecto

de Tesis Doctoral. Su importancia radica en que, como afirma el autor citado:

Esta conexión íntima conlleva que los objetivos de la investigación, la

naturaleza del conocimiento, el papel de los valores, el modo concreto de

operar sean diferentes en función del paradigma elegido al inicio de la

investigación.

Asimismo, el propósito de la selección de un paradigma en el soporte

epistemológico orienta la relación entre el investigador, los investigados y el

contexto, para producir conocimiento en relaciones interactivas. De allí que el

investigador debe asegurarse que el lector comprenda por qué hizo la

selección de un paradigma y por supuesto por qué éste es apropiado para

fundamentar ontológica, epistemológica y metodológicamente su

investigación. Es necesario que haga el esfuerzo para dejar claro cuál es la

base de interpretación que ha privilegiado. Ello lo conduce a reflexionar,

como hemos dicho, sobre la diversidad paradigmática que existe en la

actualidad, haciendo énfasis en el concepto de paradigma, en sus

dimensiones y en sus propósitos.

Como se infiere, la selección del paradigma en el Proyecto se vincula con

aspectos importantísimos para el futuro desarrollo de la tesis Doctoral. Por

una parte, el investigador debe fijar su posición respecto de la concepción

que tenga sobre la naturaleza de la realidad social. En segundo lugar, el

investigador debe explicitar las formas de cómo va a relacionarse con los

participantes y sus contextos particulares para construir el conocimiento.

En este sentido, Guba (1991), aporta una interesante manera de cómo

pueden ser caracterizados los paradigmas:

“Los paradigmas son construcciones científicas coherentes, que contribuyen a que los investigadores interrelacionen las teorías, los métodos, las técnicas, los procedimientos e instrumentos, para desarrollar adecuadamente sus investigaciones. Luego señala que todos los paradigmas pueden ser caracterizados por la forma como responden sus dimensiones o componentes ontológicos, epistemológicos y metodológicos, a tres preguntas básicas. Por lo tanto, de acuerdo con esta perspectiva paradigmática, todo investigador debe responder a la integración o coherencia de estas dimensiones”.

Veamos

en

detalle

las

preguntas

ontológicas,

epistemológicas

y

metodológicas formuladas por Guba a cada paradigma.

¿Cuál es la naturaleza de la realidad? Esta pregunta alude a cuestiones

teóricas muy importantes para la investigación, entre otras tenemos: A la

realidad se la concibe como ¿una realidad real, una realidad objetiva? o

como, ¿un sistema de elementos interconectados y con funciones

preestablecidas? o como, ¿una construcción subjetiva, inacabada? La

realidad (los fenómenos educativos, culturales, económicos, políticos,

históricos), ¿Es algo externo a los miembros de una sociedad, de un grupo, de una clase social, que se impone desde fuera de sus contextos? o la realidad es ¿Algo creado en condiciones históricas y culturales determinadas? (Dimensión ontológica). ¿Cuál es la naturaleza de la relación entre el que busca conocer (el investigador), los participantes (actores), los contextos particulares y lo conocido? Esta pregunta dirige la atención del investigador hacia cuestiones relacionadas con la producción del conocimiento: ¿Cómo se puede conocer y comunicar el conocimiento? ¿El investigador debe adoptar una relación de exterioridad, objetiva, libre de valores y usar los métodos de las ciencias naturales? ¿El investigador debe adoptar una relación de intercambio con los investigados para compartir saberes e incluir la subjetividad como forma de producir conocimiento? ¿El investigador debe considerar el conocimiento como algo objetivo, como reflejo de situaciones y generalizable? o como algo ¿Subjetivo, transitorio y construido? (Dimensión epistemológica). ¿Cómo debería proceder el investigador para obtener el conocimiento? Esta pregunta tiene como propósito que el investigador reflexione sobre los aspectos teóricos que subyacen en los procedimientos técnicos y prácticos de la investigación. ¿El Diseño de Investigación debe elaborarse guardando la coherencia entre el marco teórico, la formulación de hipótesis y el mapa de variables, operacionalizando y focalizando situaciones para cuantificar resultados?, ¿El investigador debe esforzarse en definir categorías de análisis a partir de sus conocimientos teóricos y de su experiencia para contrastarlas con la realidad a investigar, casi de manera apriorística?, ¿El investigador debe construir el Diseño de Investigación asumiendo un carácter emergente?, ¿El investigador perfila su investigación desde los procedimientos establecidos o en la medida que obtiene más conocimiento de la situación y del contexto a través de la reflexión que emerge por la observación, el intercambio con los informantes y nuevas informaciones de la literatura disponible? ¿Orienta su investigación preguntándose de qué modo

los individuos y grupos crean, modifican, transforman e interpretan el mundo en el que se encuentran? (Dimensión metodológica). En síntesis, la incorporación de estas preguntas como ejes de reflexión en el Proyecto de Tesis Doctoral, orientarán al investigador a tomar una actitud crítica frente a los diferentes planteamientos y propuestas de investigación con el objetivo de cuestionar el planteamiento positivista esencialmente antiteórico que se centra fundamentalmente en lo procedimental. Además, contribuirá a evidenciar que el lugar de la discusión debe trasladarse a un plano teórico ya que debe ser a partir de la teoría y no desde la metodología, como deben plantearse las cuestiones de lo que es objeto material de estudio científico. (Sarabia y Zarco, 1997:83).

POSTURA CRÍTICA

El desarrollo de los procesos de investigación científica se apoya fundamentalmente en las concepciones epistemológicas cuyo dominio otorga al investigador un juego de posibilidades de abordaje de las actividades investigativas y a su vez facilita la selección de los métodos y técnicas de investigación. Aunque las concepciones epistemológicas y las posturas metodológicas no garantizan ni la realización de mayor desarrollo científico ni la obtención de los resultados esperados y además frente a la evolución conceptual de lo reconocido hasta ahora como procesos fundamentales de la producción científica, estén atravesando cambios trascendentales en sus nociones tradicionales, es evidente que esa misma dinámica de interpretación y los resultados que de ella se derivan, otorgan a los investigadores, mayores elementos para el análisis y desarrollo de la producción científica. Si bien es cierto, que los abordajes investigativos surgen de la necesidad de conocimiento acerca de un objeto en particular desconocido y de

inquietudes de comprensión acerca de lo inexplorado, no todo conocimiento se considera científico y por lo tanto es necesario estimar en su real dimensión, las características de este último, a fin de no perder tiempo y por el contrario lograr construir un verdadero conocimiento nuevo. Aunque la expresión “conocimiento científico” ha encontrado en diferentes filósofos y estudiosos de la materia, distintas interpretaciones, las posiciones que ellos demarcan, no rechazan de plano la necesidad de diferenciar aquel conocimiento que se adquiere por la experiencia, del que se adquiere a través de la investigación generando nuevo conocimiento. Es esa, la divergencia, que hizo pensar, en la necesidad de búsqueda de un método que realmente conduzca a una nueva categoría del saber que pueda ser estimado y evaluado para la prosperidad de la ciencia, denominado método científico. Sin embargo, no solo la utilización de un método, permite la aproximación más exacta y fiable a la verdad desconocida de los hechos, y de los objetos, y fenómenos naturales, con los que la humanidad ha interactuado en su devenir histórico. Ello requiere de la voluntad y el interés investigativo del sujeto investigador, el cual deberá adoptar el camino más expedito de acuerdo a sus circunstancias, y conforme a sus limitantes situacionales acudirá al procedimiento más adecuado, y a los métodos y técnicas necesarios para el logro de su objetivo investigativo. No obstante, que el uso de los métodos y técnicas, no garantiza la fluidez de los procesos de descubrimiento de la ciencia, si constituyen una herramienta que otorga claridad en la ruta a seguir por parte del investigador. Así mismo, la certeza, acerca de las posiciones o enfoques epistemológicos permiten demarcar de una manera más precisa y evidente los compartimientos de pensamiento dentro de los cuales se mueve y que encauzan sus propósitos en el saber, definiendo el método y permitiendo garantizar la coherencia de los pensamientos y procesos de conocimiento que emprende en los trabajos investigativos.

REFERENCIAS

BUNGE, M. (1979). La Ciencia, su Método y su Filosofía. Buenos Aires:

Editorial Siglo Veinte.

BUNGE, Mario (1989). La Investigación Científica, su Estrategia y su Filosofía. Barcelona: Editorial Ariel, S.A.

BUNGE, Mario (1980). Epistemología. Barcelona: Editorial Ariel.

Guyot, V. (2005). Epistemología y prácticas del conocimiento. Disponible:

www.revistacdyt.uner.edu.ar/articulos/descargas/cdt30_guyot.pdf [Consulta:

2013, Septiembre 18].

Jiménez, D. y Gil, R. (s.f.). Aportes para una epistemología de la tecnología. Disponible: www.tec.cr/sitios/Docencia/ciencias_lenguaje/ /djimenez.pdf [Consulta: 2013, Septiembre 18].

Pablo, P y Gabriel, O. (2006).

entre posturas epistemológicas y no entre métodos. Cinta de Moebio Revista

en

Disponible:

Investigación alternativa: Por una distinción

línea.

http://rehue.csociales.uchile.cl/publicaciones/moebio/09/frames07.htm

Consulta: 2013, Septiembre 19.

Romero, J (2009). Hacia una epistemología de la tecnología. Disponible:

[Consulta: 2013, Septiembre 18].