Sunteți pe pagina 1din 50

LOS ABUELOS CONSTRUCTORES

EN LA LÍNEA DEL TREN

PEDRO QUIMBIULCO ALBA (1883-1949)


ENGANCHADOR DE TRABAJADORES

MARIANA QUINATOA BARRIGA (1883-1954)


“LA ABUELITA Y SU VIAJE POR LA LINEA DEL TREN”

ANTONIO GUAÑA CAMINO (1883-1972)


ALBAÑIL Y CONSTRUCTOR DE PUENTES

RAFAELA CHARRO ARIAS

“Pedro Camino”

Cayambe – Ecuador
2009
FIESTA POR LA LLEGADA DEL TREN A QUITO.1908
NARIZ DEL DIABLO
LOS ABUELOS CONSTRUCTORES EN LA LÍNEA DEL
TREN

INTRODUCCION

Con motivo de conmemorar los 100 años de la venida de Tren desde esa pequeña
población de Duran a orillas del gran Rio Guayas hasta la ciudad de Quito y
felicitarle pero sin cepillarle al actual Presidente de la República del Ecuador que ha
tomado en serio la reconstrucción de esta importante obra del Ge-neral Eloy Alfaro
Delgado que en compañía de los dos hermanos norteamericanos John y Archer
Harman lograron una de las mejores obras de ingeniería de esa época y lograr unir
la costa con la sierra ecuato-riana en medio de grandes discordias de poderes
políticos y económicos.

En este pequeño trabajo recalcare la obra que contribuyeron nuestros abuelos;


Antonio Guaña Camino y Rafaela Charro, Pedro Quimbiulco Alba y Mariana Quinatoa
Barrigas, participando como obreros técni-cos de esa época para que esta
magnífica obra se lleve a cabo para el progreso callado del Ecuador Libe-ral de
esos viejos tiempos.

Ponerse a describir estos grandiosos trabajos y pensar como llevaron a cabo dichos
trabajos en esas condiciones de final y principio de siglo (1895 -1908) para
continuar la línea férrea hasta las regiones in-hóspitas de San Lorenzo con un
recorrido total desde Duran de 840 km., y pasar por toda clase de acci-dentes
geográficos tanto de la costa como de la sierra ecuatoriana como también
comenzar en Duran que se encuentra a 4 msnm para continuar hasta lo más alto
“Urbina” que se encuentra a 3609 msnm y continuar por todo el callejón
interandino hasta terminar el San Lorenzo a 10 msnm., pasar por toda clase de
temperaturas y tipos de climas variados, SOLO LOS GRANDES HOMBRES PUDIERON
CONSTRUIR ESTA MAGNIFICA OBRA a picos, barras, guangas, palos, palas, costales,
mulas, caballos, capachos, com-bos, martillos, clavos, rieles y otros implementos
rústicos de esa época.

Con la venida de la nueva tecnología del tren vino el progreso en muchos campos
como lo fue en cons-trucción de nuevas casas copiando a las terminales del tren por
todo el recorrido de la línea férrea, una variedad de tipos de construcción en
madera y su empleo en varios campos, la tecnología de la nivela-ción y uso del
campo, el empleo masivo de las herramientas de construcción, el sistema de
sindicaliza-ción obrera de todos los trabajadores y que luego se rego en todo campo
en el Ecuador, la formación de muchas directivas, el principio del trabajo a jornal
con una remuneración mensual, el intercambio de productos agrícolas de la costa
como de la sierra, el intercambio de capital, el aumento del turismo y el
conocimiento de la geografía, el desarrollo comercial en todos los pueblos del
Ecuador, etc.

“GRACIAS PRESIDENTE RECONSTRUCTOR DE ESTA LINDA OBRA”

DEDICATORIA

En honor a todos los descendientes de los abuelos que el autor “Pedro Camino”
ha mencionado en su segunda obra escrita por este andariego investigador y
caminante en busca de la cultura desconocida y así reconocer el trabajo pasado de
los abuelos en base a un esfuerzo de titanes y tener bases de susten-to en el
tiempo y en el espacio de la historia de nuestra tierra de nacimiento como lo es:

Cayambe: Ciudad del Sol en la Mitad del Mundo.

Tierra de los padres de nuestros padres, de los abuelos del cóndor y del águila, los
que construyeron los “Apus” o sitios sagrados como son: el Tayta Grande
Cayambe, el misterioso Sara Urcu, el espiritual Tay-ta Imbabura, la inspiradora
Mama Mojanda; ñucanchi llacta de los que contribuyeron en crear las divini-dades
para el bien de la humanidad como lo es: la Madre Bendita de todas las madres “El
Agua” (Yacu Mama), la fuerza innominable del “Viento” (Huayra), la relatividad
mística de “La Energía - Fuego” (Nina) para tener la opción de vivir limpiamente
entre el equilibrio de los “Dioses de América” y en especial del gran (Pachacamac),
la Madre Tierra (Pacha Mama), y el Dios de la Vida (Pachacutic).

Gracias por leer esta obra.

El Autor
Pedro Pablo Guaña Quimbiulco.
Nieto de Pedro y Mariana, Antonio y Rafaela
Telf.: 2127432-2127043
cicay_museo@yahoo.es

Cayambe - Ecuador
PEDRO QUIMBIULCO ALBA - MARIANA QUINATOA
BARRIGAS
“LOS ABUELOS: SUS ORIGENES”

(*) Antonio Barriga


Carmen Quinatoa

Eliodoro, Cirilo,
Daniel, Heliodoro, Petrona,
Magdalena, Olimpia, Roberto, Rosario, Segundo,

José Quimbiulco María Alba Duque Amador


Barriga Quinatoa (1894)

Santiago Quinatoa Mercedes


Barriga Q.

José Pedro Quimbiulco Alba (1902) Mariana Quinatoa Barriga


. (1883-1949) (1883-1954)
Rosa Quimbiulco A. Teodoro Vaca José Quinatoa B.
Pastora Portilla. Felipe Quimbiulco A. María M. Calagullin
Eloísa Quinatoa B. Neftalí Castro Antonia Quimbiulco
Baltasar Guzmán Leonor Quinatoa B. Camilo Castro
. Rosa Quinatoa B.
Manuel Guaña .
(**) Arcesio Quinatoa Barriga (1901)

María Quimbiulco Quinatoa


Roberto Guaña Charro
. (1911-2004)
(1910-1979)

Jaime
(1933-2003)
. Teresa
(1935) .
Vicente (1938) .
Marco (1942) .
Rosario (1943) .
Eduardo (1943) .
(***) Pablo (1949) .
Rosa (1951)

(*).- Descendiente de un General de Riobamba de origen colombiano (Isidoro


Barriga). (**).- Asesinado
por una gorja de blancos de Cayambe en la antigua Planta Eléctrica.
(***).- Autor de este escrito.

JOSE PEDRO QUIMBIULCO ALBA


(1883-1949)
Nació en Cayambe allá por los años de 1883 en los páramos del nevado Cayambe,
siendo sus padres Don José Quimbiulco y la Señora María Juana Alba Duque, Pedro
fue oriundo de la gran Hacienda Indiv-isa de Pisambilla de propiedad de los Padres
Jesuitas y como trabajador libre bajo a Cayambe a prestar sus servicios de arriero y
trabajador agrícola, se radico en el antiguo sector de “Rundo Esquina” donde
conoce a su esposa Mariana Quinatoa Barrigas.
Al escribir la historia de mi abuelo Pedro Quimbiulco Alba es describir toda la vida
de la obra del Ferro-carril del Ecuador cuyo mentalizador fue el Santo Asesino el Dr.
Gabriel García Moreno y culminador de la obra el Presidente El General Eloy Alfaro,
ya que desde muy joven él prestó sus servicios como arriero porque tenía una
recua de buenas mulas y según como nos contaba nuestra Madre María la única hija
de Pedro y Mariana nos delataba que toda su vida trabajo en el tren desde su
comienzo en la pequeña población de Durán a orillas del rio Guayas hasta la
Parroquia de Chimbacalle de la Ciudad de Quito con una extensión de 452 Km de
línea férrea al cual llegaron el 25 de junio de 1908 en medio de grandes fi-estas y
alegría al ver una máquina de vapor desconocida para todos en la capital del
Ecuador.
Luego continua el tramo entre Quito, Cayambe, Ibarra y al final en las
inmediaciones de la inhóspita re-gión de San Lorenzo donde termina la línea del
tren con una extensión aproximada entre varios puentes y túneles de 388 Km.
(Durán a San Lorenzo tiene una extensión de 840 km.)
Cuantos casos él pasaría en la construcción de metro a metro la línea férrea por la
costa ecuatoriana pa-ra luego seguir a los bravos andes.
Entre lo que se recuerda de todas las historias contadas por la familia, tenemos:
EL MATRIMONIO DE PEDRO QUIMBIULCO Y MARIANA
QUINATOA
De acuerdo a los libros de las actas matrimoniales de la Iglesia de San Pedro de
Cayambe de los años de 1897 a 1918.
Dice:

En dos de noviembre de mil novecientos dos, manifestaron su voluntad de


contraer matrimonio JOSE PEDRO QUIMBIULCU y MARIANA QUINATOA.

Lo certifico

Acto continuación se presentaron Jesús Rojas y Silvestre Aus, quienes juramentados


en forma legal, dije-ron: que conocen á José Pedro Quimbiulcu y Mariana Quinatoa,
de este vecindario, pero que por tres ocasiones Quimbiulcu, ha salido fuera
de Cayambe, una de las cuales por seis meses ha estado traba-jando en la
línea; que los arriba expresados Quimbiulcu y Quinatoa, son solteros, mayores de
edad, y por lo demás libres para contraer el matrimonio que pretenden verificar. En
lo dicho se ratificaron leída que les fue éste en unidad de acto, y firman de que
certifico. Jesús Rojas Amigo de
Silvestre Aus y como testigo José Poso
EL DERRUMBE EN “CÓNDOR PUÑUNA O LA NARIZ DEL
DIABLO”

La construcción de este paso maravilloso (Julio 1901) desde la costa a la sierra en


plena montaña y peña inaccesible fue trabajo de grandes hombres que en base a la
barra, pico y pala pudieron construir esta obra maravillosa en la línea férrea;
diseñada, construida y financiada por los hermanos Norte Americanos John y
Archer Harman.

En la construcción de dicha obra el abuelo Pedro tenía sus 18 años y la familia


contaba que en una parte de la Nariz del Diablo, un día salió rápidamente a orinar y
el jefe le pregunto… ¿Pedro a dónde vas?… ¿A echar agüita y otras cosas más
patrón?…… ¿No tardes por favor?

Pedro se alejo sobre la montaña a gran distancia y al observar un hueco (abra)


pequeño a su paso y des-pués de su necesidad biológica a su regreso por el mismo
camino observo que ha aumentado la distan-cia de la abra y él se aleja apresurado
a ponerse más seguro y rápidamente grita a lo lejos a sus compa-ñeros de trabajo a
que corran del sitio por qué se va a derrumbar la peña y les va a aplastar.
Todos salieron corriendo a ponerse a buen resguardo, menos un “guangudito” que
era sordo y no oyó los gritos de su amigo Pedro que daba encima de una peña
pidiéndoles que se retiren y así evitar este derrumbe de grandes proporciones en
este trabajo en la famosa Nariz del Diablo.

Muchas veces comentaron que hasta en el periódico salió esta noticia del derrumbe
por la gran dimen-sión y muertes que produjo.

LINEA EN CONSTRUCCIÓN DEL TREN EN EL ECUADOR


TRABAJOS DE DESBANQUES Y NIVELACIÓN EN LA LÍNEA FERREA
NARIZ DEL DIABLO O CÓNDOR PUÑUNA

Término Quichua que quiere decir “Donde duerme el Cóndor”


INGENIERO ARCHER HARMAN
(1860-1911)
CONSTRUCTOR DEL FERROCARRIL DEL ECUADOR
LA PIEDRA INSCRITA DEL RECUERDO

Pedro Quimbiulco, como producto de su gran trabajo en esta zona histórica de la


Nariz del Diablo dejó un recuerdo en una gran piedra grande en la misma que labro
su nombre a estilo picapedrero en la que decía “JOSE PEDRO QUIMBIULCO.
CAYAMBE. AÑO: 19XX” (el año de esa época que él trabajo para la lí-nea del tren),
este petroglifo moderno se encontrará entre las estaciones del tren de los pueblos:
Tixán, Alausí, Sibambe, Chan Chan y Bucay.

Pedro Quimbiulco en su lecho de muerte le dejó indicando a su nieto más querido


Don Jaime Guaña Quimbiulco (1933-2003) que la piedra inscrita se encuentra en
plena línea del tren en una curva y se puede observar tranquilamente porque es
muy grande.

Señor: turista, aventurero, viajero, etc.…

Ojalá si Ud. Viajero, aventurero, investigador, encuentra esta piedra por favor llamar
a este autor de la ciudad de Cayambe.

JOSE Pedro
PEDRO
QUIMBIULCO
CAYAMBE
AÑO: 19XX

(La historia de esta piedra inscrita la misma que se encuentra por algún lado de la
línea férrea, fue contada por mi hermano Jaime Guaña nacido en el año de 1933).
PLACA DE LA INAUGURACIÓN DEL
FERROCARRIL
En la inauguración de la línea del Ferrocarril entre Quito y San Lorenzo allá por los
años de 1928 en el cual trabajaron los ingenieros de renombre cayambeño de gran
prestigio como Rogelio Jarrín, Mario Ja-rrín, Samuel Jarrín, los Vergara, etc. y para
glorificar el paso del tren por la ciudad de Cayambe, la Colo-nia Cayambeña
residente en la ciudad de Quito por amor a su tierra se hicieron presente con una
placa que le colocaron en la fachada del Palacio Municipal donde se encuentra a
exposición del público.

A la llegada del tren a Cayambe el 8 de julio de 1928 organizaron las más sonadas
fiestas en el pueblo por haber llegado el tren como también el presidente del
Ecuador el Dr. Isidro Ayora con toda su comi-tiva de ministros y poetas del Ecuador
para inaugurar el tren como también para convocar a una Asam-blea Constituyente
de 1928-29.

Por causa de esta venida del presidente Ayora a Cayambe, se dio un buen giro en lo
cultural quedando de recuerdo, lo siguiente:

1.- Ponen el nombre del parque principal “3 de Noviembre” en honor a los


cuencanos.

2.- Convocatoria a la Asamblea Nacional Constituyente: 1928-29.

3.- Designar el nombre a la escuela Remigio Crespo Toral en honor al poeta


cuencano.

4.- Proponer el nombre de la escuela “9 de Julio” en honor a la llegada del tren, la


comitiva del presidente Ayora y la convocatoria de la Asamblea Constituyente.

5.- Crear las parroquias urbanas y sugerir los nombres de Juan Montalvo e Isidro
Ayora.

6.- Colocar una placa en honor a la convocatoria de la Asamblea Constituyente en la


casa de la familia Espinoza-Jarrín.

7.- Para esta reunión y con el motivo de la llegada del tren a Cayambe sugieren al
maestro Francisco Sal-gado Ayala crear una canción con este motivo. De aquí nace
“Los toros de Cayambe” que originalmente fue “El tren de Cayambe”.

8.- Unir a las dos bandas de música que existía en Cayambe “Los Fonseca” y “Los
Morales” y crear urgen-temente “La Banda Municipal de Cayambe” para que anime
dicho acontecimiento la misma que perma-nece hasta 1985.

9.- Sugerir el nombre de diferentes poetas ecuatorianos a las escuelas del cantón
Cayambe.
10.- La comitiva de poetas y escritores cuencanos comparten veladas poéticas con
los poetas Cayambe-ños Sergio Mejía Aguirre y Humberto Fierro Jarrín.

11.- Etc.

EL POETA “HUMBERTO FIERRO”

LA FAMILIA JARRIN – ESPINOZA A LA LLEGADA DEL TREN A


CAYAMBE. 1928

Única foto de nuestro poeta Cayambeño Humberto Fierro Jarrin del


“Grupo de los Decapitados”
PLACA COLOCADA EN EL MUNICIPIO EN HONOR A LA LLEGADA DEL TREN A
CAYAMBE
EL ATAÚD PARA EL GENERAL ELOY ALFARO (1842-1912)
Allá por los años del 28 de enero de 1912 cuando le asesinaron cobardemente al
estilo de las cruzadas, la santa inquisición, los curuchupas y chupamedias de la
iglesia, lo mataron al amigo personal de Pedro Quimbiulco el nada menos y nada
más el Presidente y General Eloy Alfaro constructor de la más grande obra el
ferrocarril que unió la costa con la sierra.
Al conocer de este acto macabro Pedro Quimbiulco compran un ataúd en
compañía de otros amigos y rápidamente viajan de Cayambe en una de las
mejores mulas transportan el ataúd pensando que han de necesitar en Quito para
enterrarle al amigo Presidente, porque no habrá quién se acuerde del Gene-ral del
Tren.
Caminaron toda la noche y todo el día para llegar muy rápidamente a “El Ejido” y
darle una cristiana se-pultura, pero cuando llegaron muy calladamente se
sorprendieron que no existía nada del amigo Gene-ral y solo cenizas ardientes es lo
que pudieron encontrar en “La Hoguera Bárbara”, al fin y al cabo no ne-cesitaron de
un ataúd para sepultarle al más grande amigo y hombre que ha dado la historia
ecuatoria-na de todos los tiempos, el conocido:
INDIO ALFARO
CHOLO ALZADO
MONTUBIO IGNORANTE
MANABA MACHETERO
GENERAL
PRESIDENTE
AMIGO
Y …. COMPAY EL GENERAL ELOY ALFARO DELGADO “EL GRANDE”.
EL GRAN VIEJO LUCHADOR
Y HOY……EL MEJOR ECUATORIANO DE TODOS LOS TIEMPOS.

Así festejaron el asesinato de “La Muerte del Cóndor” los católicos, apostólicos,
romanos y seguidores de la Santa e Inmaculada Pura y Limpia Iglesia Católica del
Ecuador, bajo este lema:
¡Mueran los masones!
¡Viva la religión!
¡Mueran los herejes!
¡Viva el Sagrado Corazón de Jesús!

Junto a la Pira de leña u “Hoguera Bárbara” que colocaron en el Ejido los


curuchupas comandado por el presidente de ese entonces el General Leónidas
Plaza Gutiérrez, el Mayor Juan Manuel Lazo, el inmacu-lado rezador de oficio el
Excelentísimo Arzobispo Federico González Suárez y toda su cúpula de salvado-res,
también quemaron a sus hermanos y amigos que le acompañaron en la
Revolución Liberal hasta su muerte, ellos fueron: Generales, Flavio E. Alfaro,
Medardo Alfaro, Ulpiano Páez, Manuel Serrano y el ú-nico y valiente periodista
“Luciano Coral”, redactor de El Tiempo.

Mucho me da miedo que lo mismo se haga con el Presidente de la


“Revolución Ciudadana”, pero aho-ra no habrán generales machos, ni
periodista libre alguno.

GENERAL ELOY ALFARO DELGADO


(1842 – 1912)

LA HOGUERA BARBARA EN EL EJIDO. 1912


FIRMA QUE DIO EL PERMISO RESPECTIVO PARA SER ARRASTRADO Y QUEMADO.
ARZOBISPO DE QUITO: FEDERICO GONZALEZ SUAREZ

LA CAMPAÑA DEL GENERAL ELOY ALFARO


EL MILAGRO DE LAS “BENDITAS ALMAS”

Pedro Quimbiulco Alba, el ultimo arriero y enganchador famoso entre Cayambe a


Quito, Ibarra y Otava-lo y poseedor de las mejores mulas para toda carga de los
muchos productos agrícolas que se cosechaba en los grandes campos del valle de
Cayambe, él tenía que transportar por los territorios de los temidos “Remaches” en
Mojanda, en la ruta de los “Cadenas” en la zona del “Sal sí Puedes” de
Guayllabamba a Tabacundo o en la tierra de dominio del “Gran MInayo” en la cueva
de la Laguna del Cunrro por la vía a Zuleta.

Un día después de descansar en Guayllabamba y al pasar el rio grande y tomar la


subida por el camino peligroso a Calderón por los asaltos del famoso asaltante y
cuatrero el “Minayo” en medio camino en-tre claro y obscuro por ese chaquiñán
polvoriento y muy preocupado por el asaltante más famoso se apuro el caminar y
arrió rápido a sus mulas cargadas de productos fáciles y apetitosos del robo, de
pronto se escucha el afilar de unos machetes en unas grandes piedras y varios
murmullos de algunos asaltantes de los caminos.

……Pedro Quimbiulco muy tímido se apresuro el paso y comenzó a rezar a sus


“Benditas Almas ” ya que él fue muy devoto y pasaba cada año una fiesta en honor
a las “Benditas Almas”, caminó rápido y vién-dose solo en el camino sin
compañeros arrieros, de pronto vinieron una recua y se pusieron adelante y otra
recua más atrás de él, entonces se vio muy acompañado sin saber de donde
vinieron ni de donde salieron y le acompañaron toda la subida y la zona peligrosa
hasta llegar a la planada de Calderón en medio de grandes gritos y cantos extraños.

Pedro Quimbiulco, apresuro su paso para poder cogerles y agradecerles por el buen
gesto de la compa-ñía y salvarles del asalto seguro, pero por más que andaba
rápido no les podía coger, más se apresura-ban más ellos también andaban sin
poder unirse a los demás, les gritaba y no oían nada peor hacerle caso alguno.

Pedro, sorprendido por no alcanzarles a los de adelante toma la decisión de


esperarles a los de atrás y no venían rápido y sus mulas se molestaban, hasta que
se dio cuenta que era un acompañamiento ce-lestial de las “Benditas Almas” las
mismas que se alejaban lentamente en medios de sonidos casi nunca escuchados
y que seguro le protegieron de ser asaltado en la cuesta invernal de “Las Ventas”
desde el rio de Guayllabamba a Calderón.

Al llegar a Cayambe de Quito, muy apresuradamente converso del acontecimiento a


su esposa Mariana Quinatoa Barrigas y dieron una santa misa en honor a las
Benditas Almas en la Iglesia Matriz de Cayam-be en agradecimiento por haberle
salvado de la muerte segura por un asaltante de caminos.

SU AMIGO ÍNTIMO

DON JESÚS GUALAVISÍ

(1867-1962)

Manuel Jesús Gualavisí Catucuago, nació en la antigua Hacienda de Monjas en el


sector del nevado Ca-yambe allá por los años de 1867, siendo sus padres Don
Rufino Gualavisí y la Sra. Dolores Catucuago y de este matrimonio nacieron sus
hijos: Mesías, Luis, Virgilio y Jesús.

Jesús Gualavisí, toda su vida vivió en el sector de Rumi Loma del añejo de El Llano
(Hoy parroquia de Juan Montalvo) y desde muy temprana edad fue un dotado en las
letras y en la música, supo varios idio-mas como el Francés, Italiano, Latín, Griego,
Castellano y Quichua, fue uno de los primeros lectores de la Biblia pero en Latín ya
que en ese tiempo no existía la Biblia en Castellano sino solamente a partir de los
años de 1960 al 65 que comenzaron a cantar los curas las misas en los idiomas
nativos por orden del Papa respectivo.
Jesús Gualavisí fue maestro e intimo amigo de Pedro Quimbiulco tanto en la música
como en las letras, con Pedro y otros vecinos músicos del barrio formaron grandes
grupos musicales especialmente para la gran fiesta andina y nativa del Inti Raymi
donde daban gracias por las buenas cosechas de la Pachama-ma y años después
se convirtió en las fiestas de San Juan, San Pedro y San Pablo en honor de los santos
apóstolos judíos que a partir de 1883 que se formo como cantón definitivo tomo el
nombre de “San Pedro Cayambe” como patrono católico.

Jesús Gualavisí y Pedro Quimbiulco a partir de 1933 como conocedores de los


largos problemas de las tierras y sabedores que la “Caja del Seguro” estaban
vendiendo las tierras de las haciendas de Miraflo-res, Chaguarpungo, Ishigto,
Sayaro se organizan y compran estas tierras para la gente pobre de Cayam-be y
Juan Montalvo.

En 1937 toman posesión definitiva y organizan una de las más grandes fiestas en
honor de tener estas tierras, muchos nativos aseguran que de ahí comenzaron las
fiestas de las “Octavas de Juan Montalvo”.

Jesús Gualavisí, murió un 26 de junio de 1962 después de luchar por su tierra y ser
líder en la Sindicali--zación Obrera, fundador de la “FEI” Federación Ecuatoriana de
Indios, formar los primeros sindicatos agrícolas, crear conciencia con la liberación
de la esclavitud del movimiento indígena del Ecuador, crear la parroquia de Juan
Montalvo en su tierra natal, etc., etc.

Así falleció Jesús Gualavisí a los 95 años de edad en estado senil, en la soledad,
pobre, olvidado, lleno de tristeza, junto a su biblia, el líder indígena más
sobresaliente por ser el único letrado y preparado del Movimiento Indígena de esa
época.

EL MÁXIMO LÍDER INDÍGENA “JESUS GUALAVISI”


EL PROPIO AUTOR DEL “CHINCHINAL”
Sobre esta desnuda roca lloraba sangre, mi corazón
al ver la larga distancia que esta mi amor.

Dios quiera poner las manos sobre la cima del Chinchinal


y ahí divisar la tierra donde nací…. Cayambe.

El abuelo Pedro Quimbiulco fue un dotado para tocar la guitarra al estilo


“Punteado”, poseía una linda voz aguda para cantar las coplas y la música de
Cayambe que lo hacían cada día para matar la soledad y los recuerdos de su tierra
amada después de la jornada diaria o tarea que debían realizar como parte del
trabajo en los campamentos provisionales del tren, sacaba su guitarra o vihuela a
entonar sus tristes me lodías hasta que todo el personal se quedara dormido y
pasar así las largas noches votados en plenas selvas y montañas.

En la construcción de la línea del tren (1898-1932) muchas veces se topaban con


grandes rocas, matas de “chin-chin”, campos de chinchinales, diferentes arboles,
arenales, pantanos, piedras y rocas, ríos pe-queños y grandes, acequias, grandes
peñas, etc., etc., y de ahí salieron estas estrofas que cada día iban perfeccionando
más y más hasta pasar a formar parte de sus sinnúmero de canciones que muchas
de ellas se perdieron en el olvido o se llevo con su muerte este pequeño autor, esta
y otras canciones com-partieron con otros cantantes cayambeños trabajadores del
tren que fueron enganchados por el abuelo Pedro entre uno de ellos el vecino de
apellido Cabezas que años más tarde le conocieron con el sobre-nombre “El
Chinchinal” porque siempre que se chumaba cogía su guitarra y cantaba solamente
esta can-ción recordando los viejos tiempos del tren.

Años más tarde esta canción pasó a formar parte del pentagrama nacional de un
autor que quizá en al-gún pueblo les oyó cantar a los trabajadores en los
campamentos del tren y le copiaron y patentaron es-ta canción, pero su verdadero
origen es de la gente Cayambeña que trabajo la línea del férrocarril del tren a
vapor.

Muchos contaban que en el trayecto entre Ibarra a San Lorenzo existía una loma
bien alta llamada EL CHINCHINAL donde en su cima se podía ver claramente la
cumbre del nevado Cayambe y que era una zona rocosa bien dura para la
construcción de la línea del tren.
EL CHINCHINAL

(San Juanito Antiguo de Cayambe)

Sobre esta desnuda roca lloraba sangre, mi corazón


al ver la larga distancia que esta mi amor
Espero como un cautivo desesperado, la libertad
momentos en que abandone mi soledad.
Ay, corazón de mi alma, ¿donde estarás?
Quisiera verle a mi guambra,
como estará, donde estará, con quién estará.

Dios quiera poner las manos sobre la cima del Chinchinal


y ahí divisar la tierra donde nací…. Cayambe.
Hay corazón de mi alma, donde estarás
Quisiera verle a mi guambra,
como estará, donde estará, con quién estará.

“Autores y compositores los trabajadores cayambeños de la Línea del Tren en


construcción”.
Hija: Rosita (Chinchinal) Cabezas- Padre: Antonio (El Propio Chinchinal) Cabezas
Portilla-La Nieta

LA TRISTE MUERTE DE

JOSE PEDRO QUIMBIULCO ALBA

(1883-1947)

De tantas veces que iba y venía de Cayambe Don Pedro Quimbiulco para algunos
sitios de trabajos en la línea del tren, su esposa Mariana Quinatoa ya no le
preocupaba sus salidas repentinas para el sur o para el norte del tren, cuantas
ocasiones que se perdía por días o muchas veces por meses y años pero “Pe-dro el
Andariego” siempre regresaba a las famosas fiestas de su tierra y a festejarse su
onomástico de San Pedro, San Pablo como también la fiesta de las Octavas del
Llano (Hoy Juan Montalvo) en los meses de Junio y Julio.

Esta campaña de fiestas lo hacía en compañía de sus vecinos músicos el “Huayra”


Segundo Aguirre en el arpa, el vecino Antonio Chinchinal en la guitarra o bandola, el
amigo del alma Jesús Gualavisí en la guita-rra pareada, José Antonio, Francisco
Guzmán de la Loma, Laurencio Abalco del medio Juan Montalvo, Jo-sé Andrango de
la Palmira, entre otros.

En Cayambe se organizaban la jorga del Liborio Echeverría Peña, El Anibalito Peña


con el Arpa, Teófilo Echeverría, Juan Manangón, y otros que hacían un verdadero
grupo de música que eran solicitados por todo el pueblo de Cayambe y El Llano
(Juan Montalvo).

Por esa época, muchos años faltaban a los trabajos en el tren y siempre le
perdonaban por ser un buen trabajador en todo el año, por esa razón y para tener
un fuerte motivo de festejar y bailar en otros años él pidió a su hija que le pusiera a
su último nieto el nombre de “Pedro Pablo”.

Un acontecimiento sin precedentes me contó mi hermano Marco Guaña que la


Abuela Mariana ya estu-vo acostumbrada por los largos tiempos de desaparición del
Abuelo Pedro y en una ocasión no dio seña-les de vida por alrededor de siete largos
años, no hubo persona alguna que de noticias frescas del Abue-lo andariego. Por
esta razón y las otras mi pobre Abuelita Mariana decide darle en la Iglesia del
pueblo UNA MISA DE HONRAS CON EL CUERPO AUSENTE y solamente llevando
algunas prendas de vestir que existía en la casa de su esposa, a esta misa rara la
Abuelita invito a todo el vecindario y familiares cerca-nos. ¡Oh! Sorpresa para todos
los que asistieron a la Santa Misa de Honras que en pocos días después a-parece el
medio difunto más vivo que todos juntos y a bailar las fiestas de su pueblo
querido.
Pero un bendito año no sé donde cogió una enfermedad o una peste extraña y
desconocida por los mé-dicos de ese entonces, ha pasado enfermo por más de tres
meses en la casa de una amiga en el pueblo de Tíxan, Sibambe o Alausí y ha pedido
de él les ruega que le embarquen en el tren para morir en su tie-rra natal su
“Cayambe Amado”, viaja solo y enfermo en el vagón de un tren, venía solitario a su
terruño, solamente recordando que obra hizo a su paso por tal lugar, con quién y en
qué tiempo hicieron tal o-bra, vino a sus campos fértiles, a su familia, a sus raíces, a
su llacta de origen, a su Madre Tierra sin repa-rar nada y en las últimas horas por su
enfermedad, pasadas las fiesta de San Pedro de Cayambe.

En ese tiempo para llegar de la Nariz del Diablo hasta Cayambe se lo hacía en tres
agónicos días; un día de la Nariz del Diablo hasta la pequeña ciudad de Riobamba
en un tipo de tren más grande, segundo día cambiaban de tren más pequeño en el
pueblo de Riobamba rumbo para la capital del Ecuador “Quito”, al tercer día
tomaban otro tipo de tren que salía de Quito a Ibarra y él seguramente les pidió que
le de-jaran en su “Cayambe Lindo”, después de viajar votado solo en un bajón del
tren por tres días consecu-tivos sin el cuidado necesario.

Al llegar a la estación del tren de su “Cayambe Amado” no hubo quién le auxilie,


quién le ayude y seguro de poder llegar caminando a su casa se pone en marcha
por el antiguo chaquiñán y camino de la Patara-ta que salía por donde vivía Don
Camilo Alvear (Viejo) y directo al Camal Municipal (antiguo) contiguo al Chalet de
los Jarrínes (Hoy Escuela Himmelmann).

Pero “Pedro Quimbiulco” ya no pudo caminar más, su esfuerzo se acabo y seguro


que se quedo a des-cansar en una linda hierba verde junto a un tapial y hecho
cabecera una piedra, entre la fiebre, vómito y la calentura que tenía por su
contagio del paludismo u otra enfermedad extraña de la costa ecuatoria-na, era un
camino votado, no existía nadie en el camino para pedir auxilio, ni nadie quién le
conozca y se quedo votado toda la noche en tremendo frio y soledad, solamente
paso sus recuerdo de su esposa a-mada su linda Marianita, nuestra abuelita y se
cubrió de gloria de haber trabajado toda su vida en la lí-nea del tren y se marcho
junto a su máquina de vapor al cielo a encontrarse con su intimo amigo el Montubio
General Eloy Alfaro, el Cholo Presidente y Revolucionario Amigo, quién le llevo a
trabajar des-de muy muchacho en la línea del tren en calidad de buen arriero y
luego “enganchador de trabajadores para la línea del tren” hasta su muerte.

Así murió Pedro Quimbiulco Alba el 1 de enero de 1947 después de haber


permanecido votado dos o tres días en la Patarata de Cayambe y luego de ser
llevado a su casa moribundo por alrededor de dos a tres meses en medio de
vomito de sangre, sin comer nada, solo, triste, abandonado, moribundo le pidió a su
única hija que al último nieto le pusiera el nombre de Pedro Pablo, les rogo a
toda su familia que le pusieran este nombre para que siempre se festeje en esta
época de las grandes fiestas del pueblo de “San Pedro de Cayambe” y en honor de
los dos santos apóstoles, esperando que se haga buenito y obe-diente como
ellos. Su hija María Quimbiulco Quinatoa cumplió su promesa y le llamo “Pedro
Pablo Gua-ña Quimbiulco 1949” a su último hijo varón.

Mi hermano Viche Guaña comentó que el abuelo Pedro Quimbiulco Alba (64 años)
murió con cáncer al estomago ya que vomitaba sangre y no comía nada por
algunos días o meses, con esta extraña enferme-dad murieron algunos miembros
de la familia; mi tío Luis Guaña Charro (1914-1966), su primer nieto preferido Jaime
Guaña Quimbiulco (1933-2003) con cáncer de la próstata, mi primo Edgar Chicaiza
Gua-ña (1950-2004) con cáncer, de igual manera murió su única hija María
Quimbiulco Quinatoa (1911-2006) a los 95 años con cáncer al estomago.

…..Bien que mi amigo cultural y pana del alma “Aníbal Puga Peña” conocido como
“EL Tayta Victoriano” en una canción de un “CD” versea la siguiente expresión al
estilo Cangahua:

¡HAY! PEDRO PABLITO………..”JAUUU”

¡AÑO POR AÑO!..................... ”JAUUU”

HUATA POR HUATA……………..”JAUUU”

GANANDO PLAZA……………………..”JAUUU”

TORO BARROSO…………………………”JAUUU”

“MUCHAS GRACIAS ABUELITO QUE SEGURO ESTARAS JUNTO A LOS BUENOS DE


ESPIRITU QUE CONSTRUYERON EL FERROCARRIL DEL ECUADOR METRO A METRO,
TRAMO A TRAMO”.

GENERAL ELOY ALFARO DELGADO.

JOHN Y ARCHER HARMAN.

LOS INGENIEROS JARRIN DE CAYAMBE.

LOS QUE FUERON ENGANCHADOS POR EL ABUELO.

PEONES Y TRABAJADORES DEL TREN.

LOS 3000 NEGROS DE JAMAICA QUE NUNCA REGRESARON.

OTROS GENERALES QUE FUERON PRESOS, ARRASTRADOS, QUEMADOS, Y


MUTILADOS.

EL UNICO DIFUNTO QUE AUN VIVE

El Abuelo José Pedro Quimbiulco Alba nacido en Cayambe en 1883 y fallecido el 1


de enero de 1947 se-gún consta en la partida de defunción otorgada por la santa
iglesia católica de Cayambe, en su época era un caso patético que ni de muerto no
dejo vivir en paz, sus amistades de apellido MOPOSITAS que hasta ahora no se
saben de donde eran pero lo único que se sabía que al enterarse del fallecimiento
del abue-lito ellos confeccionaron una cruz de piedra para su tumba, con la leyenda
que decía, así:

RECUERDO DE SU ESPOSA
FALLECIO
PEDRO QUIMBIULCO 1 ENERO 1948

Cuando toda la gente que acompañaron a su entierro en el cementerio de Cayambe


en la sección del templo de la luna de Puntayatzil y al instante de colocarle la cruz
en el epitafio con su leyenda respec-tiva, todos exclamaron sorprendidos, así:
¡ES EL ÚNICO DIFUNTO QUE AÚN VIVE!
¿Por qué? Pedro Quimbiulco murió en 1947 y en la cruz todavía vivía hasta 1948.
Nota.- La cruz existe en el Cementerio de Cayambe pero rectificada su fecha con
pintura.

LOS VIAJES DE LA ABUELA MACHA-REMACHA

“MARIANA QUINATOA BARRIGA”

(1883-1954)
La Abuela Mariana Quinatoa Barrigas nació en la ciudad de Cayambe el 18 de Julio
de 1883 en el barrio de Rundo Esquina, siendo sus padres Don Santiago Quinatoa
y su madre la Sra. Mercedes Barriga, am-bos oriundos de este pueblo, según el libro
de bautismo de indios (Tomo N· 13, página 60) de la iglesia parroquial de Cayambe.

POR LA LÍNEA DEL TREN.-

La Abuelita “Mariana Quinatoa” conocedora de los grandes accidentes que han


tenido los trabajadores de la línea férrea especialmente en la zona de La Nariz del
Diablo y como no tenía noticias del aventure-ro y esposo amado Don Pedro
Quimbiulco por mucho tiempo, sin que nadie le dé una noticia verdade-ra,
preguntaba al uno y preguntaba al otro y nadie le daban la razón, un santo día
después de oír misa en el pueblo decide dialogar con sus familiares y amigos más
cercanos en emprender un viaje a lomo de mula para buscarle a su marido y tener
noticias de él en cualesquier circunstancias que se encuentre “vivo, desaparecido,
enfermo o muerto”,..¿Tanto sería el cariño para ir a buscarle a su esposo en esas
tierras desconocidas y lejanas?
Escoge las mejores mulas, la mudada de ropa más adecuada, cucabi para el largo
viaje y en compañía de otras mujeres cayambeñas valientes deciden viajar y para
no perderse del camino siguen la ruta de la lí-nea férrea hasta dar con el paradero
de su esposo.

Salen un día muy madrugado de Cayambe, caminarían todo el día y la noche, en


medio del sol, la lluvia, la sed, el polvo, nevadas, fríos, el cansancio no le importo, el
dolor del viaje nunca existió, donde sabrían dormir, sabrían comer, a quién
preguntaban,…. Pasarían; ríos, pueblos, montañas, nevados, lagunas, va-lles,
puentes, sustos, espantos, calamidades, preocupaciones de encontrarle con vida o
muerto a su es-poso, ……lo que dijeron que ella nunca conto todo lo que le paso en
el largo viaje, a nadie.

Así ella camino a lomo de mula desde su Cayambe hasta encontrarle a su esposo
muy cerca de la Nariz del Diablo y poder saber que todavía estaba vivo. ¡Hay Dios
mío!... Qué mujer para valiente y de nobleza para su amor en ir a buscarle en esas
extrañas tierras, aseguraron que cuando ella llegó donde su espo-so por la noche le
cantó el Chinchinal con sus otros amigos cayambeños que se encontraban en esa
obra del Ferrocarril del Ecuador.

Caminaron ida y vuelta desde Cayambe hasta la Nariz del Diablo, sin importarles
nada pasaron por las estaciones del tren comenzando desde Cayambe, Guachalá, El
Quinche, Chimbacalle de Quito, Macha-chi, Latacunga, Ambato, Riobamba, Tixan,
Alausí, y por último La Nariz del Diablo. Luego
emprendieron su triste retira y el regreso a su pueblo de origen
“Cayambe”.

LA ROMERÍA AL SANTUARIO DE LAS LAJAS-COLOMBIA.-

Estando una vez en el Santuario de la Lajas-Colombia y observando este lindo


trabajo realizado por sus devotos, me vino la idea de cómo vendría mi Abuelita
Mariana Quinatoa y cargada a mí hermano Eduar-do (5 años) por estos lares en los
años de 1949-50. Lo único que sé que fue la Fe a la Santísima Virgen de las Lajas,
la devoción que tenía la visita a este santuario lejano, no les importaba la distancia
ni el es-fuerzo que realizaban, anualmente le pasaban las misas en honor a la
Virgen de Las Lajas, tenían un pro-fundo respeto y Fe Católica-Cristiana, oraban
para que a todos los descendientes y familia no les pasara nada, etc. No deseo
detallar minuciosamente de este viaje en los tiempos del camino de herradura, el
caminar a pata llucha, en tiempo de la alpargata y el chaquiñán, llevar a su espalda
el cucabi y el huahua, la jornada del largo camino para llegar a la Madre de Dios “La
Virgen de las Lajas” en Colombia.

FIESTA DE LA CRUZ EN CARANQUI.-

Esta fiesta se realiza cada 1 de Mayo en la Iglesia Principal de Caranqui-Ibarra, pero


lo que contaba que se iban en grandes romerías por esta fecha a orar a la Sagrada
Cruz por tenerle mucha fe. Para este recorrido seguro que salieron a
la madrugada en sus caballos respectivos y pasaron por la ruta de: Ayora, Olmedo,
Pesillo, Zuleta, la famosa cueva del Minayo en la laguna del Cunrro, La Magdalena,
Cacho, La Esperanza y por último Caranqui a permanecer por 3 días en la Iglesia.

Históricamente nuestros indígenas iban a Caranqui a visitar el lugar donde


nació y se desarrollo el últi-mo Inca de origen Cayambi-Caranqui el gran
ATAHUALPA que murió cruelmente por los primeros con-quistadores en
Cajamarca (1534). La Iglesia Católica en este lugar construyó un templo
para la adora-ción de la Santa Cruz.

LA SAGRADA FIESTA DE LA VIRGEN DE “EL QUINCHE”.-

Cada 20 – 21 de noviembre se realiza esta gran fiesta religiosa, nuestros abuelos


maternos y paternos tuvieron una profunda fe religiosa para esta fiesta que hasta
ahora sus nietos los festejamos anualmen-te. Antiguamente caminaban por
Guachala, Cangahua, Las Coles, Quito Loma, Chumillos, La Acequia, y por último el
Santuario de la Virgen de El Quinche, para pasar toda la fiesta de la Santísima
Virgen.
En una parte de la historia escrita por los cronistas dicen que cuando
vinieron los primeros españoles hechos los conquistadores por los años de
1534, asesinaron y masacraron a más de 3.000 niños de es-te pueblo de
“El Quinche” en busca del tesoro de Atahualpa que no lo encontraron y
por eso tomaron esa venganza.
Años más tarde los indígenas del lugar y aledaños iban a orar en el sitio
de la matanza y después la I-glesia Católica construyó un templo y
colocaron una imagen construida por el Escultor Toledano Die-go de
Robles que se encontraba en la pequeña población de Oyacachi y traída a
este lugar en el año de 1630 para su adoración y lo llamaron “La Virgen
de El Quinche”.

“bien por mis abuelitos,……pero ahora nuestros hijos ni en automóvil


quieren ir a una iglesia cercana, peor a rezar por alguien”.

EL RECORRIDO DE LA ABUELITA MARIANA


LA MUERTE DE SU HERMANO
“ARCESIO QUINATOA BARRIGA”
(1901-1947)
Mariana Quinatoa Barriga tenía su hermano menor Raimundo Arcesio Quinatoa
Barriga nacido el 17 de febrero de 1901, hijo de Santiago Quinatoa y Mercedes
Barriga que según mi Madre le decía que era el tío más guapo y fue el más querido
por la gente rica de Cayambe de esa época como la Señora Ercilia Ja-rrín de
Jaramillo dueña la hacienda más bonita de Cayambe la “Flor del Valle” que junto a
su esposo el Señor Víctor Jaramillo tenían las siguientes haciendas de sus
propiedades: Cambugan (San José de Qui-chinche en Otavalo), El Hato, Ancholag
Alto, Ancholag Bajo, Changala, Flor del Valle, Puntyatzil (o sea to-do el valle de
Cayambe), estos dueños le encargaron la administración de una parte de sus
propiedades al tío Arcesio Quinatoa como fue la Hacienda de Ancholag Alto
considerándole ser un buen administra-dor, trabajador y bien honrado.

Arcesio Quinatoa Barriga como buen cayambeño vino a festejar la Toma de la Plaza
en la famosa fiesta de San Pedro el 29 de junio en compañía de toda la gente de la
hacienda de Ancholag Alto en medio de grandes bailes, algarabía y como buen
mayordomo comando esta Toma de la Plaza con los mejores ca-ballos, sus lindas
monturas, bailando toda la gente de la hacienda.
Los tíos aseguran que la mujer más bella de Cayambe y dueña de la chichería más
concurrida del pueblo se enamoro de este “INDIO GUAPO” que los blancos de
Cayambe le envidiaban a este mayordomo jo-ven y como manejaba la plata de la
dueña de la hacienda todas las mujeres se enamoraron de este ca-ballero.

Después de pasar este día tan hermoso con su enamorada la señorita Rosa Ignacia
Jarrín entre abrazos, lloros, lagrimas de amor, pidiéndole a su amado que le llevara
con él a la hacienda de Cambugan donde fue asignado por sus patrones para la
administración total de esa gran hacienda ubicada en el sector de San José de
Quichinche la misma que estaba ubicada en Otavalo de la provincia del Imbabura,
esta jo-vencita sabedora de que el tío Arcesio vino a despedirse para cumplir con
este trabajo en esas tierras le-janas, se dieron el último Adiós eterno entre el amor
de muchachos desesperados, de promesas múlti-ples, besos y recuerdos, sin saber
que les esperaba en el camino del destino minutos después.

A poca distancia del pueblo de Cayambe en el sector de los tanques del agua de la
antigua Planta Eléc-trica se juntaron y le esperaban un gorja de blancos
cayambeños envidiosos de ese romance entre un indio y una blanca, la gallada
de estos incontrolables muchachos estaban compuestos por: “El Facine-roso”
Manuel Cañizares (1892-1988) que años más tarde fue esposo de la linda Rosita
Ignacia, “El Pum-bo” Gonzalo León Espinel (1899-1984), Luis Jarrín, El Shuqui
Alberto, Abel Espín, entre otros y después de asaltarle, pegarle a lo grande, le
votaron en el tanque de agua de la planta eléctrica donde murió a-hogado entre los
recuerdos de su amada y vísperas de llevarle a su felicidad de muchacha joven a
casar-se en la hacienda de “Cambugan” en esas tierras lejanas de la provincia del
Imbabura.
La Piedra del Canal de Agua de la Planta Eléctrica Antigua
donde murió Arcesio Quinatoa Barrigas

“El Sr. Dr. Alberto Espinosa J. y más colegas municipales en el acto de la recepción
de la planta Eléctrica. 9 de Dbre 1918”
Foto Sergio Mejía Aguirre
“EL ABUELO ANTUCO”

ANTONIO GUAÑA CAMINO


(1883-1972)

“ALBAÑIL Y CONSTRUCTOR DE LOS PUENTES DEL TREN”

Antonio Guaña Camino nació en el barrio sur de Cayambe en el año de 1883 el


mismo año que el presi-dente Luis Cordero creó definitivamente el Cantón
Cayambe, hijo de Eusebio Guaña Pilca gran albañil y Úrsula Camino; siendo sus
hermanos Manuel, Rafael, María, Dolores, Antonio, Asunción y Emperatriz Guaña
Camino.

El “Abuelo Antuco” siguió los pasos de su padre y aprendió la albañilería desde


muy niño con su Padre y tíos; se crió entre el plomo, nivel y la escuadra; entre el
barro, ladrillo, tejas y adobes; rápidamente de joven aprendió el oficio de Albañil
para años más tarde ser un buen constructor de puentes del ferro-carril desde el
Rio Chiche hasta la población de Otavalo obras que le enseñaron y aprendió de los
inge-nieros norteamericanos Harman que comenzaron a construir el tramo desde
Quito a Ibarra por los años de 1908 hasta el 1929 que llega a la ciudad de Ibarra
para continuar hasta el pequeño puerto marítimo de San Lorenzo en Esmeraldas.

Tuvo gran acierto en esta obra tan desconocida para todos, este trabajo lo realizo
junto con todos sus padres, hermanos, tíos, primos, vecinos del barrio sur de
Cayambe en verdaderas mingas obreras para quedar bien con el amigo el General
Eloy Alfaro y los constructores de la línea del tren los hermanos norteamericanos
John Harman encargados de las finanzas del proyecto y Archer Harman el Ingeniero
constructor de todo el proceso de la línea del tren, el cual les enseño toda clase de
obra de la Ingeniería Civil en todo el proceso de la construcción de la línea férrea
en el Ecuador, y, el Gringo Cataña.

En la misma obra del Ferrocarril conoce a los ingenieros cayambeños de apellido


Jarrín y con ellos comi-enzan a construir las nuevas casas del alrededor del parque
principal de Cayambe con nuevos planos y técnicas traídas de Francia y Alemania
por parte del Padre Brüning y el Ingeniero Gualberto Pérez, como constan en los
planos del archivo del CICAY-MUSEO CAYAMBE.

Años más tarde comienza a construir por todas partes de las principales haciendas
de la familia Jarrín – Espinoza, la familia de Don Neptalí Bonifaz, etc., construye
casas de haciendas y residenciales, establos, templos católicos, hornos para pan y
biscochos, capillas, iglesias, puentes en la nueva carretera de la Pa-namericana
empedrada, balnearios, piscinas, etc., etc.

“EL ABUELO ANTONIO GUAÑA CAMINO”

(1883-1972)
Susana Cataña Guaña (+), Rafaela Guaña Hidalgo,
Edgar Chicaiza Guaña (1950-2004), Antonio Guaña Camino (1883-1972),
Jaime Guaña Quimbiulco (1934-2003)

Foto: Año de 1972

EL ORIGEN DE LA FAMILIA GUAÑA DE CAYAMBE

Salvador Guaña (?)


. (1820-30)
.

Eduardo Guaña Paula Pilca


.

Melchor Guaña Pilca Felisa Chicaiza


. Magdalena Guaña Pilca Leandro Taboada
. Carmen Guaña Pilca Apolinario Taboada
. Eusebio Guaña Pilca María Úrsula Camino
.

.
. Manuel Guaña Camino (1872)
. Rafael Guaña Camino (1873)
Juana Sandoval .
. M. Dolores Guaña Camino (1878) .
. Dolores Guaña Camino (1882)
Urcisino Iguago Q. .
Antonio Guaña Camino (1883-1972) Rafaela Charro Arias
. Asunción Guaña Camino
Pablo Narváez
. M. Emperatriz Guaña Camino (1884)
María Quimbiulco (1911-2004) Roberto Guaña Charro
(1910-1979) . Seg undo
Chicaiza Eloísa Guaña Charro (1912)
. Zoila Hidalgo Luis Guaña Charro
(1914-1966) . Modesta
Méndez José Antonio Guaña Charro (1925)
. Ricardo Cataña Matilde Guaña Charro
. Luis Arias Luz María Guaña
Charro

LAS OBRAS DEL ABUELO ANTUCO

ANTONIO GUAÑA CAMINO e HIJOS

En el barrio sur de Cayambe en una buena época existieron los mejores albañiles,
entre ellos pertene-cían a las familias: Guaña, Iguago, Manangón, y otros que
dejaron por todo Cayambe verdaderas joyas de la Arquitectura Colonial
Cayambeña.

A continuación me permito poner un resumen de las principales obras que han


elaborado las tres fami-lias antes mencionadas y en especial por el Abuelo Antonio
Guaña Camino, como de sus primos, tíos, pa-dres, hijos, yernos, etc.

1.- Puente del Tren en el rio Guachala.

(Molino La Unión).

2.- Puente del tren del rio Granobles.

3.- Puente de Pingulmi de la carretera Panamericana antigua.

4.- Piscina y Balneario de Ishigto.

5.- Piscina de El Tingo de Guachala.

6.- Edificio de Ladrillo de la familia Jarrín Espinosa.

7.- Casa Municipal de Cayambe.


8.- Chalet de la Familia Jarrín.

(Hoy Escuela Himmelmann).

9.- Cúpulas de la Iglesia Matriz de Cayambe.

10.- Chalet de Guachala.

11.- Iglesia de El Prado.

12.- Casa de Hacienda de El Prado.

13.- Puente de Chita Chaca.

14.- Hornos de la Cal en Sayaro y Pisambilla.

15.- Hornos de ladrillos por todo Cayambe.

16.- Hornos de Pan por todo Cayambe.

17.- La pintada con cal mezclado con sal.

(El mejor de sus inventos en la construcción).

18.- La construcción del Molino La Unión de Cayambe.

19.- El Puente sobre en rio Guachala de la Panamericana antigua.

20.- El empleo de cal apagada en la construcción.

21.- La elaboración de los mariscos.

22.- La elaboración de los ladrillos.

23.- La elaboración de las tejas.

24.- La elaboración de los tejuelos.

25.- El túnel del tren de Perugachi - Pingulmi.

26.- La construcción de todas las casas de la familia Jarrín en el parque


principal de Cayambe.

27.- El Pretil del Parque principal.

28.- Construcción del parque antiguo.

29.- El Camal Municipal Antiguo.

30.- Colegio Mariana de Jesús

(Nuevo Tramo)
31.- Servicios Higiénicos (Hoy Cruz Roja)

32.- Iglesia Evangélica (Cajas)

33.- Plaza de Toros de Cayambe.

34.- Iglesia nueva de la Hacienda de Guachala.

35.- Etc.

TIPO DE CONSTRUCCION DE LOS PUENTES PARA EL TREN


NOTA.- Si conoce Ud. de alguna obra más, por favor comuníquese con este
Investigador.

ESPERE LA SIGUIENTE OBRA DEDICADA A UNO DE LOS MEJORES


ALBAÑILES QUE HA TENIDO EL PUE-BLO DE CAYAMBE.
“ANTONIO GUAÑA CAMINO”.

ESTA HISTORIA LO ESCRIBO EN HONOR AL SEÑOR PRESIDENTE DEL


ECUADOR, QUIÉN DESEA RECONS-TRUIR LA LÍNEA FÉRREA DESPUÉS DE
ESTAR POR MUCHO TIEMPO Y OLVIDADA POR LA BUROCRACIA DE TURNO.
EL OLVIDO NEOFITO POR SER TRABAJADO Y CONSTRUIDO POR UNO DE LOS
MÁS GRANDES PRESI-DENTES LIBERALES DE LA HISTORIA.
UNA DE LAS OBRAS MÁS GRANDES DE LA HISTORIA ECUATORIANA QUE HA
ENGRANDECIDO EN TODO SENTIDO A NUESTRA PATRIA LLAMADA
“ECUADOR”.

GRACIAS

El autor.

Pedro Pablo Guaña Quimbiulco


Nieto de Pedro y Mariana, Antonio y Rafaela.
CENTRO DE INVESTIGACIÓN CULTURAL CAYAMBI
Telf.: 2127432-2127043
cicay_museo@yahoo.es
Cayambe - Ecuador
PABLO GUAÑA: EL ÚLTIMO GUERRERO
CAYAMBI
GENERAL ELOY ALFARO
(1842-1912)