Sunteți pe pagina 1din 6

METALOGENIA DE LOS SISTEMAS PORFIRÍTICOS DE CU-AU-MO DEL NORTE DEL PERÚ (REGIÓN CAJAMARCA)

Raymond RIVERA, Jorge QUISPE, Italo RODRÍGUEZ & Eder VILLARREAL

INGEMMET, Av. Canadá 1470, Lima 41 E-mail: rrivera@ingemmet.gob.pe, jquispe@ingemmet.gob.pe; irodriguez@ingemmet.gob.pe, evillarreal@ingemmet.gob.pe.

INTRODUCCIÓN

El presente estudio se realizó dentro del marco de los proyectos de investigación que realiza INGEMMET en el norte del Perú (Cajamarca). El área de interés alberga depósitos de clase mundial como son Michiquillay y Minas Conga, siendo además considerada muy importante desde el punto de vista económico debido a que una gran parte de la producción de oro en América del Sur viene de esta zona. En la actualidad en el norte del Perú se han realizado pocas investigaciones regionales que tratan sobre el origen de los depósitos minerales, por tal motivo el objetivo principal de este estudio es relacionar las diferentes características geológicas para entender el origen y emplazamiento de los depósitos porfirítcos de Au-Cu (Minas Conga) y Cu-Mo. (El Galeno).

Los depósitos porfiríticos están controlados por el sistema de fallas regionales NO-SE Punre-Canchis- Magistral (SFPCM) (Quispe et al., 2007). Esta falla regional tuvo dos comportamientos cinemáticos muy diferentes a lo largo del tiempo geológico, donde la deformación relacionada con la mineralización se desarrolló durante el Mioceno. Los resultados geocronológicos permitieron interpretar que la evolución de los pórfidos estuvo controlada por el SFPCM. La geoquímica de rocas plasmada en diversos gráficos sugieren dos magmatismo, uno anhidro y otro hidratado, donde los depósitos minerales están asociados a eventos con fases hidratadas del Mioceno. La Geoquímica de rocas (REE) e isotópica señala un origen mantélico con poca contaminación cortical, en especial para los depósitos porfiríticos Miocénicos.

UBICACIÓN DE LA ZONA DE ESTUDIO

porfiríticos Miocénicos. UBICACIÓN DE LA ZONA DE ESTUDIO Los depósitos porfiríticos que son tema de este

Los depósitos porfiríticos que son tema de este estudio se encuentran ubicados al NO del territorio peruano en la , Cordillera Occidental (región de Cajamarca). (Fig. 1). Metalogénicamente esta zona se encuentra dentro de la franja de los Pórfidos Miocénicos del Norte del Perú (Quispe et al.,

2007)

Fig.1.- Mapa geológico regional del área de estudio, mostrando la ubicación de los principales depósitos mineralizados y su relación al SFPCM.

METODOLOGIA DE TRABAJO

El trabajo de gabinete se desarrolló tomando como principal fuente de consulta los trabajos geocientíficos desarrollados por Davies (2002), Noble (2004) y Gustafson et al., (2004 ). El trabajo de campo se desarrolló en dos tipos de pórfidos muy característicos: El Galeno (Cu-Mo) y los depósitos de Au –Cu de Minas Conga (Chailhuagón y El Perol). Se tomaron muestras selectivas de diversos tipos de venillas y roca caja para geoquímica de rocas y geoquímica isotópica de Pb. Las muestras de geoquímica de rocas fueron analizadas por elementos traza (REE). Las muestras para isótopos de Pb fueron analizados en el Laboratorio de Geocronología de la Universidad de Sao Paulo (USP), tanto en roca total, como en sulfuros.

GEOLOGÍA REGIONAL

Los depósitos El Galeno (Cu-Mo) y Minas Conga (Au-Cu) forman parte de la extensa franja metalogénica del centro y norte del Perú conocida como la Franja de Pórfidos Cu-Mo (Au-W) (Quispe et al., 2007). Las rocas más antiguas en la región son rocas sedimentarias mesozoicas de plataforma, habiendo más de 2 km de un substrato Cretácico (Benavides-Cáceres, 1956). Estas rocas están compuestas de areniscas del Grupo Goyllarisquisga, sobreyacidas por rocas calcáreas de las formaciones Inca, Chulec, Pariatambo, Yumagual, Mujarrun finalizando al tope con la Formación Cajamarca (Benavides-Cáceres, 1956; Wilson, 1985a). Estas formaciones geológicas están sobreyacidas por una secuencia gruesa y extensa de rocas volcánicas del Eoceno - Mioceno tardío (Grupo Calipuy).

Las rocas sedimentarias mesozoicas y las rocas volcánicas cenozoicas fueron progresivamente plegadas y falladas durante algunas fases tectónicas (Inca y Quechua) (Benavides-Cáceres, 1999). Estas rocas fueron cortadas por stocks Miocénicos que dieron origen a los pórfidos mineralizados (Michiquillay, El Galeno y Minas conga), la litología de estos stocks varia de diorita a granodiorita.

Se han reconocido fallas con tendencia NO a ONO en las cercanías de Cajamarca, que son cortadas por fallas con orientación NE algunas con movimiento sinestral (Vidal y Noble, 1994). Las fallas con orientación NE tienen una influencia en un área de 30 a 40 km de ancho por aproximadamente 200 km de largo y que constituyen el corredor estructural Chicama – Yanacocha. (Quiroz, 1997).

CONTROL ESTRUCTURAL REGIONAL DE LOS SISTEMAS PORFIRÍTICOS

El principal control estructural para el emplazamiento de los depósitos porfiríticos está relacionado a un sistema de fallas regionales conocida como el nombre de Punre – Canchis – Magistral (PCM) (Quispe et al., 2007). Debido al cambio de orientación de la convergencia (aproximadamente 20° en sentido del reloj) de la placa de Nazca (Pardo Casas y Molnar, 1984), se infiere que el sistema de fallas PCM tuvo dos sentidos de movimientos a través del tiempo.

Casas y Molnar, 1984), se infiere que el sistema de fallas PCM tuvo dos sentidos de
Casas y Molnar, 1984), se infiere que el sistema de fallas PCM tuvo dos sentidos de

El primer comportamiento fue el de una falla de rumbo con sentido dextral (Paleoceno a Oligoceno) (Fig. 2a) y el segundo y más importante movimiento fue transcurrente sinestral (Mioceno) (Fig. 2b). Este último movimiento permitió el emplazamiento de los sistemas porfiríticos en zonas de tensión.

Estos principales movimientos también generaron un sistema de fallas de rumbo a menor escala, con orientaciones entre NE y NW (Riedel). Se infiere que las fallas de movimiento NE tuvieron un movimiento dextral, como es el caso de El Galeno (Davies, 2002), las fallas con rumbo NO tuvieron un movimiento sinestral (Chailhuagón, Harvey et al., 1999).

EVOLUCIÓN MAGMÁTICA DE LOS SISTEMAS PORFIRÍTICOS

EDAD DE MINERALIZACIÓN

Tomando como base una nueva data geocronológica desarrollada por Davies (2002), Gustafson et al., (2004) y Noble (2004) se ha realizado una interpretación de la geocronología magmática en la región de Cajamarca, norte del Perú (Fig. 3).

en la región de Cajamarca, norte del Perú (Fig. 3). Con la interpretación de estos nuevos

Con la interpretación de estos nuevos datos se puede observar una clara evolución del emplazamiento de los stocks Miocénicos mineralizados y estériles (Aurora Patricia, Michiquillay, El Galeno, Minas Conga) en sentido NO y paralelo al Sistema de fallas Punre-Canchis-Magistral. Se interpreta que los

depósitos porfiríticos se emplazaron en un lapso de tiempo que duró aproximadamente 5.72 Ma siendo ligeramente menor al lapso de tiempo propuesto por Davies (2002). Las nuevas dataciones en Minas Conga (Chailhuagón y El Perol) nos indican una edad mucho más joven, estableciendo por lo tanto que no existe una relación temporal entre estos depósitos con relación a El Galeno y La Carpa. Davies, (2002) interpretó que El Galeno fue el último pórfido emplazado, pero ahora se sabe que son los pórfidos de Minas conga los que representan el ultimo evento mineralizado. Esta evolución geocronológica puede ser también ser aplicada para el distrito minero de Hualgayoc – Tantahuatay ubicado al Noroeste de los pórfidos Miocénicos y posiblemente asociado también al sistema de fallas Punre-Canchis-Magistral. (Fig. 3)

GEOQUÍMICA DE ROCAS

Punre-Canchis-Magistral. (Fig. 3) GEOQUÍMICA DE ROCAS En esta sección se presenta un modelo pretogenético para
Punre-Canchis-Magistral. (Fig. 3) GEOQUÍMICA DE ROCAS En esta sección se presenta un modelo pretogenético para

En esta sección se presenta un modelo pretogenético para las unidades miocénicas relacionadas a los stocks mineralizados y estériles. Las rocas ígneas en la región de Cajamarca muestran un amplio rango en las concentración de sílice (47.9% a 68.8%), siendo calcoalcalinas con alto contenido de potasio. Las rocas intrusivas del Mioceno son de composición ácida (57.7 a 68.8% SiO 2 ), se encuentra empobrecida en HREE. El ratio Nb/Yb para los intrusivos estériles tiene un promedio de 4.62 mientras que las rocas mineralizadas tienen un promedio de 6.32. Las intrusiones mineralizadas son geoquímicamente muy similares a las estériles, pero estas últimas tienen menor rango de valores para LREE. El modelamiento de fusión parcial nos indica que provienen de un fraccionamiento dominado por fases hidratas (horblenda – biotita +- clinopiroxeno)(Davies, 2002) (Fig. 4) Los centros mineralizados se encuentran además enriquecidos en K 2 O. las muestras de los centros mineralizados se encuentran empobrecidos ligeramente en Ba y este hecho puede ser explicado debido a la movilidad del Ba en las alteraciones hidrotermales.

Las intrusiones relacionadas con la mineralización (Mioceno temprano – medio) están relacionadas a fusiones hidratadas que estuvieron en equilibrio con un residuo rico en anfíbol (horblenda) y biotita sufriendo una mínima contaminación de la corteza superior y un fraccionamiento tardío de minerales hidratados. (biotita - horblenda). Las rocas ígneas de Cajamarca y

Hualgayoc tienen mayor Sr i que las rocas ígneas Cretácicas del norte del Batolito de la Costa, pero mucho más bajo valores que el Batolito de la Cordillera Blanca.

Pearce (1996) diferencia los tipos de granitos como producto de su marco tectónico, reflejando sus componentes de origen y procesos magmáticos. Los datos de elementos traza (Rb / Yb+Nb) tanto en intrusivos estériles como en mineralizados nos indican que este tipo de rocas se encuentran dentro de un marco tectónico de arco volcánico relacionado a mineralizaciones de Cu – Au y Mo. La tendencia de los datos de roca mineralizada y estéril se puede explicar como de origen mantélico (granito tipo I) con cierta contaminación de la superficie (granito Tipo S) (Fig. 5). Los granitos tipo I tienen una alta fugacidad de oxígeno lo cual explica que las concentraciones de Cu, Pb, Zn, Mo, W y Au (Pearce, 1996). Otra característica muy importante de los granitos tipo I, es que presentan anomalías negativas de Nb.

GEOQUÍMICA ISOTÓPICA Un total de 14 muestras para ser analizadas por geoquímica isotópica (Pb-Pb) fueron recolectadas selectivamente de la roca caja y los stocks mineralizados que dan origen a los pórfidos Miocénico (El Galeno, Minas conga). Esta muestras fueron analizadas por roca total y en sulfuros. El objetivo es determinar la fuente de mineralización para los pórfidos Au – Cu y Cu – Mo así como también determinar el papel que jugó la roca caja durante el emplazamiento de los pórfidos mediante la homogenización isotópica de los fluidos.

Sin embargo datos de ε Nd y ( 87 Sr/ 86 Sr) i (Davies, 2002) han sido plasmados en un nuevo gráfico de evolución magmática que nos explica el origen de la fuente del magmatismo tanto para stocks estériles y para los mineralizados y la influencia que puede haber sufrido durante la asimilación de corteza inferior y superior. Las rocas ígneas demuestran una amplia serie de valores ( 87 Sr/ 86 Sr) i que se encuentran en el rango

en un

rango de +2.98 a +0.56, mostrando una tendencia

desde alto ε Nd y bajo Sr i a bajo ε Nd y alto Sr i , es decir cada vez se apreciaba una ligera influencia de la corteza inferior pero se mantenía el origen isotópico mantélico. Se aprecia casi nula influencia de la corteza superior. La composición isotópica del Pb de las menas de roca ha sido usada para inferir el origen de la fuente de mineralización en los depósitos porfiríticos de Cu-Au-Mo. El mineral analizado fue pirita seleccionada desde los principales estadios de mineralización (main porphyry) desde El Galeno, Chailhuagón, El Perol y Hilorico (epitermal posiblemente relacionado al pórfido El Galeno). Estos resultados son consistentes con un profundo origen, posiblemente del manto superior sub andino, que ha sido enriquecidos por sedimentos subducidos y sufren una limitada mezcla del material de la corteza. No se descarta, que alternativamente las variaciones en los ratios de isótopos se deba a la interacción (homogenización) que sufrió los fluidos hidrotermales con las diferentes rocas cajas que rodean a los pórfidos.

con las diferentes rocas cajas que rodean a los pórfidos. de 0.70424 y 0.70501 y ε

de 0.70424 y 0.70501 y ε Nd se encuentra

CONCLUSIONES

Regionalmente el emplazamiento de los pórfidos estuvo controlado por una estructura kilométrica (SFPCM) con orientación general NO. Esta falla tuvo dos sentidos de movimiento a través del tiempo. Siendo el movimiento sinestral (Mioceno), asociado a una rotación del

sentido de convergencia de la placa de Nazca, el que generó esfuerzos de distensión propicios para el emplazamiento de los sistemas porfiríticos.

Los datos geocronológicos muestran una relación entre el SFPCM y la edad de emplazamiento de los sistemas porfiríticos, demostrando una tendencia de evolución, haciéndose los sistemas porfiríticos cada vez más jóvenes en sentido NO paralelo al SFPCM.

La geoquímica de rocas mediante el grafico de Sm/Th, muestra que los pórfidos Miocénicos proceden de un magma hidratado dominado por el fraccionamiento de biotita y horblernda.

Estos magmas tuvieron la suficiente cantidad de agua para generar todo el sistema hidrotermal

y por consiguiente transportar la mineralización. Mientras que los intrusivos Paleógenos

proceden de magmas anhidros dominados por piroxenos y olivinos y por lo tanto es muy poca

su efectividad para dar origen a depósitos minerales.

Los datos de Sr muestran que los pórfidos Miocénicos se encuentran poco contaminados por

la corteza superior e inferior, lo cual hace imprescindible la presencia de una falla cortical

profunda (SFPCM), que haya permitido el ascenso de los fluidos ricos en agua y altamente móviles desde la fuente de origen.

Los elementos Traza (Rb/ Y+Nb) muestran que la firma geoquímica entre los stocks mineralizados y los estériles es muy parecida. Se reconoce además que el marco tectónico de estos stocks son de arco volcánico con una tendencia muy fuerte a generar sistemas mineralizados ricos en Cu – Au – Mo, asociados a granitos tipo I, interpretados por Pearce (1996) como de origen ígneo profundo.

Los datos de isótopos radiogénicos nos muestran (ENd vs 87 Sr/ 86 Sr y Pb – Pb) que la fuente de mineralización fue de origen mantélico, corroborando de esta manera los datos de geoquímica de roca. Se aprecia poca influencia de la corteza inferior.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Benavides, C.V. (1956) Cretaceous system in northern Peru. American Museum of natural History Bulletin, 108:

355-493.

Benavides, C.V. 1999 Orogenic evolution of the Peruvian Andes: the Andean cycle. En: B.J. Skinner (editor). Geology and ore deposits of the Central Andes. Society of Economic Geologists. Special publication N° 7:61-107. Davies, C. (2002) Tectonic, magmatic and metallogenic evolution of the Cajamarca mining district, northern Peru. Unpub PhD. Thesis, james Cook Univeristy, Australia. Gustafson, L; Vidal, C; Pinto, R; Noble, D. (2004) Porphyry-Epithermal transition, Cajamarca region, Northern Peru. En Society of Economic Geologists. Special Publication N° 11 pp. 279-299. Harvey, B. A., Myers, S. A. y Klein, T., (1999) Yanacocha gold district, northern Peru. Pacrim´99, Bali, Indonesia, 10-13 octubre: 445 – 449. Noble, D. C. (2004) Space-time relationships of some Porphyry Cu-Au, epithermal Au, and other magmatic related mineral deposits in northern Peru. Society of Econonomic Geology, Special Publication N° 11, pp. 313-318. Pardo-Cassas, F. y Molnar, P. (1987) Relative motion of the Nazca (Farallón) y South American plate since late Cretaceous time . Tectonic, 6: 233-248. Pearce, J. (1996) Source and settings of granitic rocks. Episodes vol. 19, N° 4, pp. 120 – 125. Quiroz , A. (1997) El corredor estructural Chicama – Yanacocha y su importancia en la Metalogenia del norte del Perú. IX Congreso Peruano de Geología. Resúmenes extendidos. SGP, Vol. Especial 1 (1997), Lima, p. 149 – 154. Quispe, J., Carlotto, V., Macharé, J., Chirif, H. (2007) Nuevo mapa metalogenético del Peru. Reporte interno INGEMMET, pp. 6. Vidal, C. E. y Noble, D. C. (1994) Yacimientos hidrotermales controlados por magmatismo y estructuras en la región central del Perú. Resúmenes extendidos, VIII Congreso Peruano de Geología, Sociedad Geológica del Perú, Publication Especial N° 1: 48 – 52 Wilson, J. J., (1985a) Mapa geológico del cuadrángulo de Celendín, hoja 14g. Sector Energia y Minas, Instituto Geológico Minero y Metalúrgico. República del Perú.