Sunteți pe pagina 1din 0

TEMA X.- TIRO Y VENTILADORES

1.- TIRO

X- 1

Normalmente se entiende por tiro la presión estática en un hogar, en un conducto de aire o de humos, o en una chimenea. También se utiliza la palabra tiro para hablar de cualquiera de las distintas categorías:

• tiro natural; • tiro artificial.

La expresión tiro natural, referida a chimeneas, se utiliza para designar una diferencial de presión debida a la gravedad. En este caso, la diferencia de densidad entre el humo calien- te y el aire más frío de la atmósfera, que rodea aquélla, da lugar a una presión negativa, o tiro natural, en la entrada de la chimenea.

Por su parte el tiro artificial es el que tiene lugar en las calderas por efecto de compre- sores o ventiladores. Éste a su vez se divide en las tres categorías siguientes:

• tiro forzado; • tiro inducido; • tiro equilibrado o balanceado.

La expresión tiro forzado se utiliza cuando los flujos de aire o humos se mantienen a presiones superiores a la atmosférica. Generalmente esto implica la utilización de un ventila- dor de tiro forzado (VTF).

Cuando el flujo de aire o productos de combustión, de una unidad, está sometido a la influencia de una presión progresivamente decreciente, que es inferior a la atmosférica, el sis- tema trabaja con tiro inducido. En este caso, las chimeneas facilitan por sí solas el suficiente tiro natural, para hacer frente a pequeños requerimientos de pérdidas de presión; o bien las chi- meneas se complementan con ventiladores de tiro inducido, para atender mayores diferencia- les de presión.

E1 tiro equilibrado se refiere a un punto del sistema en el que la presión es cero (presión estática = presión atmosférica). También se utiliza tal expresión para designar una unidad en la que la parte superior del hogar se encuentra a presión ligeramente inferior a la atmosférica.

Revisión: 2004

TEMA X.- TIRO Y VENTILADORES

2.- PRESIONES

X- 2

Como el tiro se refiere sólo a la presión estática, es importante poder determinar la pre- sión total en cualquier punto. La presión total es la suma de la presión dinámica y de la está- tica, siendo la presión dinámica equivalente a la energía cinética del flujo de aire o humos, en m 2 /s 2 , dividida por el volumen específico.

En determinadas condiciones de funcionamiento una de estas dos componentes puede ser igual a cero, pero nunca las dos simultáneamente pueden ser nulas si existe tiro. La presión dinámica se utiliza para crear y mantener la velocidad del fluido. La presión estática es la pre- sión compresiva existente en el seno del mismo y sirve para vencer los rozamientos y otras resistencias ofrecidas al paso del aire o gas. Las presiones estática, dinámica y total están rela- cionadas entre sí. Si un fluido experimenta un aumento de velocidad en un punto de la canali- zación, parte de la presión estática disponible en dicho punto se transforma en la presión diná- mica adicional requerida. Análogamente, si la velocidad se reduce en un determinado punto, parte de la presión dinámica en dicho punto se convierte en presión estática.

TEMA X.- TIRO Y VENTILADORES 2.- PRESIONES Como el tiro se refiere sólo a la presión

Figura 10.1.- Medidor de tiro (clinómetro).

Las unidades de presión dinámica son kg/m s 2 (N/m 2 ). No obstante, es costumbre expresar el tiro y sus pre- siones asociadas en milímetros de columna de agua (mm c.a.), ya que las medidas se hacen con tubos Pitot o tubos estáticos, convenientemente

graduados en milímetros de agua, como un manómetro en U. Milímetros de columna de agua o de mercurio son expresiones de energía que tienen como valores equivalente de presión el producto de tal columna por la densidad del líquido; con que se mide.

3.- EFECTO CHIMENEA

El efecto chimenea, o acción chimenea, es la presión diferencial debida exclusivamente a la diferencia de cotas, que hay entre dos puntos de un conducto o una canalización vertical que transporta gases calientes. Como el tiro natural, el efecto chimenea es el resultado de la acción de la gravedad. La intensidad y la distribución de esta diferencia de presión depende de la altura y disposición de los conductos y canalizaciones, y de la temperatura del gas en cada uno de ellos.

La figura 10.2 muestra el procedimiento utilizado para calcular el efecto chimenea que puede ayudar o dificultar el flujo gaseoso que atraviesa la unidad. Las tres canalizaciones de

Revisión: 2004

TEMA X.- TIRO Y VENTILADORES

X- 3

TEMA X.- TIRO Y VENTILADORES Figura 10.2.- Diagrama del efecto chimenea. alturas AB, CB y CD

Figura 10.2.- Diagrama del efecto chimenea.

alturas AB, CB y CD contienen super- ficies de absorción de calor; por tanto, los gases por el interior de aquéllas están a diferentes temperaturas.

El efecto chimenea ayuda siempre a los flujos ascendentes y se opone a los descendentes. Para establecer el efecto chimenea en cada tramo de conducto vertical, se afecta del signo mas (+) a todo flujo ascendente, y con signo menos (-) a todo fluido descen- dente.

Utilizando los valores de la tabla adjunta y suponiendo que el punto D

se encuentra a presión atmosférica (tiro D = 0), el efecto chimenea (E Ch) para cada uno de los tramos será:

Tramo C-D = + 33,5 x 0,249 = +8,4 mm columna de agua Tramo B-C = - 30,5 x 0,715 = -21,8 mm columna de agua Tramo A-B = +15,2 x 0,833 = +12,7 mm columna de agua

Efecto chimenea o presión diferencial por cada m de altura, en mm de columna de agua

Temperatura media

conducto, °C

Temperatura del ambiente, °C

 

4,4

15,5

26,7

37,8

121,1

0,341

0,292

0,249

0,207

260

0,584

0,535

0,482

0,443

537,7

0,817

0,768

0,715

0,676

815,5

0,925

0,882

0,833

0,791

1.093,3

1,001

0,951

0,899

0,860

1.371,1

1,040

0,991

0,951

0,909

Si se colocan en los niveles A, B, C, y D de la figura, tubos Pitot con uno de sus extre- mos en comunicación con la atmósfera, las lecturas teóricas de tiro para caudal nulo serían las siguientes:

Tiro en D = 0 mm columna de agua

Tiro en C = Tiro en D-E Ch en tramo C-D = 0 - (+8,4) =

-8,4 mm c a

Tiro en B = Tiro en C-E Ch en tramo B-C = -8,4 - (-21,8) = +13,4 mm c a Tiro en A = Tiro en B-E Ch en tramo A-B = +13,4 - (+12,7) = +0,7 mm c a.

Revisión: 2004

TEMA X.- TIRO Y VENTILADORES

X- 4

Los efectos chimenea se restan al calcular las presiones estáticas, ya que la dirección de las sumas o adiciones es opuesta al flujo de gases. Si el cómputo se realiza en la misma direc- ción que el flujo de gases, los efectos se sumarían.

El efecto chimenea neto entre A y D es la suma de los tres efectos calculados. Como el efecto resultante es negativo, se opone al flujo de gases. Por esta razón, los ventiladores y/o la altura de la chimenea deben de elegirse no sólo para cubrir las pérdidas dinámicas a través de la unidad, sino también para tener en cuenta el efecto chimenea resultante del sistema.

4.- LA CHIMENEA

Todas las calderas antiguas funcionaban con tiro natural, facilitado por la acción de la propia chimenea, que proporcionaba las necesidades totales de tiro, mediante el efecto chime- nea. En la actualidad esto, también, es válido para muchas unidades pequeñas. Sin embargo, para las unidades mayores equipadas con sobrecalentadores, economizadores y especialmente calentadores de aire, no es viable ni económico obtener el tiro para toda la unidad sólo con el tiro inducido por la chimenea (tiro natural). Estas unidades, además de la chimenea, requieren ventiladores, para mantener a toda la unidad bajo la presión suministrada por un ventilador de tiro forzado, o bien utilizando ventiladores de tiro inducido y de tiro forzado, para funciona- miento en tiro equilibrado. No es corriente utilizar la combinación de un ventilador de tiro inducido y de una chimenea.

El diámetro y la altura requeridas por una chimenea, para unidades con tiro natural, depende fundamentalmente de:

1.- pérdidas de tiro a través de la caldera, desde el punto de tiro equilibrado hasta la entrada de la chimenea;

2.- temperatura media de los gases que ascienden por la chimenea, y temperatura del aire ambiente que la rodea;

3.- caudal de gases requerido para evacuar por la chimenea, y 4 - presión barométrica.

No existe ninguna fórmula satisfactoria que cubra todos los factores involucrados en la determinación de la altura y diámetro de una chimenea. Prácticamente, los puntos más impor- tantes a tener en cuenta son los siguientes:

a) temperaturas ambiente y de los gases que llegan a la chimenea;

Revisión: 2004

TEMA X.- TIRO Y VENTILADORES

X- 5

b) caída de temperatura de los gases dentro de la chimenea, a causa de las perdidas

de energía térmica hacia la atmósfera y de las infiltraciones de aire, y

c) pérdidas de tiro de la chimenea, asociadas al régimen del flujo de gases, debida al

rozamiento del fluido con la chimenea y a la energía cinética de los humos que

salen de la misma.

4.1 - Tiro teórico de la chimenea

La succión en la base de la chimenea, despreciando el efecto de las pérdidas dinámicas,

es el tiro teórico de la chimenea. Como éste es el resultado de una diferencia entre la densidad

media de los gases en el interior de la chimenea y la densidad del aire ambiente que la rodea,

se puede calcular también el tiro mediante la fórmula:

p = L

(

δ

a

− δ

g

)

p = Tiro, mm de columna de agua (kg/m 2 ).

(1)

L = Altura de chimenea, por encima de la entrada de gases, m.

δ a = Densidad del aire atmosférico, kg/m 3 .

δ g = Densidad media de los humos de chimenea, kg/m 3 .

La fórmula 1 también se puede expresar en función de las temperaturas de humos y aire

quedando del siguiente modo:

p L 1, 293

=

273,15

273,15

273,15 + t

a

273,15 +

t

g

1,36

(2)

siendo 1,36 kg/m 3 la densidad media de los humos y 1,293 kg/m 3 la desidad del aire medida en

condiciones normales (0 ºC y 1 bar).

ta = Temperatura del aire ambiente, °C.

tg = Temperatura media de los humos en chimenea, °C.

La temperatura media de humos utilizada en las ecuaciones 1 y 2 se ha supuesto como

la media aritmética correspondiente a los valores de las temperaturas de entrada y de salida de

la chimenea. Los gases que fluyen por la chimenea pierden parte de su energía a través de las

paredes de aquélla, hacia la atmósfera. También las infiltraciones de aire frío pueden rebajar

la temperatura de la chimenea, incluso en cantidades apreciables. La perdida total de tempera-

tura depende de: el tipo de chimenea, su diámetro y su altura, y también de una serie de varia-

Revisión: 2004

TEMA X.- TIRO Y VENTILADORES

X- 6

bles que influyen sobre la atmósfera del medio ambiente.

5.- VENTILADORES

El objeto de un ventilador es incrementar la presión del fluido que impulsa, a expensas

de un aporte de energía mecánica.

Una parte de esa energía se emplea para vencer las pérdidas externas (rozamientos en

cojinetes, rozamientos del fluido contra las zonas externas del rotor). Estas pérdidas represen-

tan, generalmente, un 5 ó 6% de la potencia en el eje (W eje ) y definen el rendimiento externo

(η ext ); la potencia disponible resultante recibe el nombre de potencia interna (W int ).

W int = W eje · η ext

La potencia puede expresarse como:

• potencia en el eje;

(3)

• potencia absorbida en bornes del motor (si está accionado por motor eléctrico);

• potencia teórica calculada por métodos termodinámicos.

Cada una de ellas tiene su propia significación. En cuanto al ventilador se refiere, son

determinantes la potencia en el eje y la hallada mediante cálculos termodinámicos.

Si las bocas de entrada (oído) y salida tienen el mismo diámetro, no habrá variación de

la velocidad del fluido, antes y después del ventilador, y por consiguiente, la potencia interna

(kW) se expresa de la siguiente forma:

W

int

=

m / δ

&

T

p / η

int

v p / η

= &

int

m&

= flujo másico de entrada, kg/s

v&

= flujo volumétrico de entrada, m 3 /s.

(4)

p= incremento de presión en el ventilador, kN/m 2 .

η int = Rendimiento interno (comprende las pérdidas de carga)

Si en lugar de la potencia interna se quiere utilizar la potencia sobre el eje, se deberá

tener en cuenta las pérdidas externas en la ecuación precedente, reemplazando el rendimiento

interno por el rendimiento global (η glo ).

Revisión: 2004

TEMA X.- TIRO Y VENTILADORES

η

glo

=

η

int

η

ext

X- 7

(5)

Los rendimientos máximos de los distintos tipos de ventiladores son:

Centrífugos

0,6 a 0,7

Axiales

0,9

Helicocentrífugos

0,2 (aprox.)

5.1.- Clasificación

Los ventiladores se construyen según dos concepciones bien caracterizadas, y según el

tipo de acción, en tres tipos:

  • a) centrífugos;

  • b) helicocentrífugos;

  • c) axiales.

Los ventiladores centrífugos son los más indicados para altas presiones y caudales bajos.

Estos ventiladores aspiran el fluido lateralmente a través de una o varias aberturas y lo expul-

san a una voluta que juega el papel de difusor

Los ventiladores axiales son concebidos para las bajas presiones y grandes caudales, el

eje de la rueda se confunde con el eje de la canalización.

Los ventiladores helicocentrífugos corresponden a un grupo intermedio.

Estos también se pueden subdividir, según su presión de funcionamiento, en tres grupos:

TEMA X.- TIRO Y VENTILADORES η glo = η int η ext (5) Los rendimientos máximos

Figura 10.3.- Esquema teórico de funcionamiento de un ventilador centrífugo (A), helicocentrífugo (B) y axial (C).

Revisión: 2004

TEMA X.- TIRO Y VENTILADORES

X- 8

1 . De baja presión, hasta una presión efectiva de 0,02 bar (200 mm de agua).

  • 2. De mediana presión, de 0,02 a 0,08 bar (200 a 800 mm de agua).

  • 3. De alta presión, de 0,08 a 0,250 bar (800 a 2.500 mm de agua)

Otros parámetros por los que se pueden clasificar son:

• Por el número de entradas (bocas)

 

Simples

Dobles

• Por la anchura del rodete

 

Simples

Dobles

• Por la posición de la boca de salida

 

Alta

Baja

Vertical

Horizontal

Angular

• Por la carcasa o envolvente

 

Completa

Siete octavos

Tres cuartos

• Por el sentido de giro (visto desde el accionamiento)

A derechas

A izquierdas

Un ventilador de envolvente completa es aquél en que la espiral del ventilador se halla

totalmente encima de la base sobre la cual descansa el ventilador. Los ventiladores con envol-

vente 7/8 y 3/4 tienen su espiral extendiéndose por debajo de la parte alta de la base soporte.

En los del tipo 3/4 la espiral se extiende más por debajo de la línea de base que en los del tipo

7/8.

5.2.- Presiones de un ventilador

Los ventiladores que desarrollan una gran presión estática con relación a su presión total

poseen mayor aptitud para vencer las resistencias ofrecidas a la corriente de aire o gas por los

rozamientos de la canalización, registros de la caldera y obstrucciones del lecho de combusti-

ble.

Los ventiladores crean presiones más grandes que la atmosférica en el conducto unido a

Revisión: 2004

TEMA X.- TIRO Y VENTILADORES

X- 9

su boca de descarga, y generalmente más pequeñas que la atmosférica en los conectados a su

aspiración (oído). Esta particularidad es preciso tenerla en cuenta al hacer mediciones en las

canalizaciones de entrada y de salida.

Los tubos de Pitot no están indicados para medir presiones dinámicas correspondientes

a velocidades de fluidos en el interior de canalizaciones inferiores a 1,8 m/s, a no ser que se

empleen aparatos medidores de presión muy sensibles. Las mediciones de presión deben efec-

tuarse en tramos de canalización que sean rectos, de una longitud de 20 diámetros de dicha

conducción por lo menos, y, a ser posible, en una sección recta distante 10 diámetros de cada

extremo. Cuando las mediciones se realizan cerca de la salida de un ventilador o de una curva

de la canalización, es probable que resulten erróneas.

5.3.- Diferencia de presión total desarrollada por un ventilador

En régimen de funcionamiento los gases llegan a la boca del ventilador a la presión

atmosférica si no existe ninguna canalización unida a su boca; o a una presión inferior a la

atmosférica si el ventilador aspira de una canalización. Ciertos tipos de ventiladores-compre-

sores reciben los gases a una presión superior a la atmosférica.

En el caso de no haber tubería de aspiración, las pérdidas de entrada a la espiral del ven-

tilador constituyen una parte importante de las pérdidas totales y se reflejan en el rendimiento

mecánico del ventilador. Si a la boca de salida de éste no va unida ninguna canalización, la

presión estática en dicha boca es cero, y la presión total es igual a la presión dinámica media.

En cualquier caso, la diferencia de presión total media (presión total) creada es igual a la pre-

sión total media a la salida del ventilador menos la presión total media a la entrada.

5.4.- Efecto de la forma de las paletas sobre la velocidad de salida del fluido

Los efectos de la forma de las paletas sobre la velocidad resultante del aire aparecen

representados en la figura 10.4. En el diagrama vectorial las velocidades vienen diferenciadas

por los siguientes símbolos:

X p = velocidad periférica.

X r = velocidad en las paletas,

X R = velocidad resultante.

o velocidad relativa.

Cuando todos los rodetes representados giran con la misma velocidad periférica, los

que tienen las paletas curvadas hacia adelante producen la velocidad resultante máxima del

aire; y los que tienen las paletas curvadas hacia atrás, la mínima. Sin embargo, las paletas cur-

Revisión: 2004

TEMA X.- TIRO Y VENTILADORES

X- 10

TEMA X.- TIRO Y VENTILADORES vadas hacia atrás permiten trabajar a velocidades elevadas con grandes rendimientos

vadas hacia atrás permiten trabajar

a velocidades elevadas con grandes

rendimientos volumétricos y con

amplios límites de capacidad, a

velocidad constante, con pequeñas

variaciones en la potencia requeri-

Figura 10.4.- Efecto que sobre la velocidad de salida tiene la orienta- ción de las paletas. I curvadas hacia atrás. II radiales. III curvadas hacia delante.

da.

En el momento de elegir un venti-

lador, después de haberse determinado el caudal y la presión, deben consultarse las curvas

características establecidas por el constructor y anotar, para cada tipo de máquina el rendi-

miento y la velocidad correspondientes al caudal y presión deseados.

Generalmente, si el motor de impulsión ha de ser eléctrico, se habrá de elegir una

velocidad en rpm que corresponda a una de las velocidades sincrónicas de los motores eléctri-

cos de corriente alterna trifásica

5.5.- Características de funcionamiento

Las características de operación se expresan mejor en forma gráfica, tal como muestra la

figura 10.5. Estas relaciones funcionales son las curvas características del ventilador. En esta

figura, el caudal volumétrico se representa horizontalmente: como variable independiente,

mientras que se toman como variables dependientes, verticalmente, la presión estática (altura),

la potencia en el eje, y el rendimiento estático. La velocidad del ventilador (rpm) es constan-

te.

TEMA X.- TIRO Y VENTILADORES vadas hacia atrás permiten trabajar a velocidades elevadas con grandes rendimientos

Figura 10.5.- Curvas características de dos ventiladores a 1.676 m y 965 rpm.

Revisión: 2004

TEMA X.- TIRO Y VENTILADORES

X- 11

Si se varía la velocidad de operación (rpm), para llegar a otro tipo de curvas, se modifi-

caran las características numéricas de operación. Sin embargo, la naturaleza de las curvas per-

manece inalterada. Las características de operación, a diferentes velocidades y para un mismo

rendimiento, se pueden resumir así:

1.- la capacidad es directamente proporcional a la velocidad;

2.- la presión estática es directamente proporcional al cuadrado de la velocidad;

3.- la potencia absorbida es directamente proporcional al cubo de la velocidad.

El trazado de las curvas características, en base porcentual (figura 10.6), demuestra algu-

nas de las muchas variaciones disponibles en los diseños de ventiladores. Algunos ventilado-

res tienen características escarpadas de presión estática, mientras que otros ofrecen otras más

planas. Algunas características de potencia tienen concavidad hacia arriba, mientras que otros

la tienen hacia abajo. Estas últimas tienen la ventaja de ser autolimitadoras, de modo que es

pequeño el peligro de quemar un accionamiento, o apenas se necesita alternativamente sobre-

dimensionar el motor de accionamiento.

TEMA X.- TIRO Y VENTILADORES Si se varía la velocidad de operación (rpm), para llegar a

Figura 10.6.- Curvas características de ventiladores centrífugos (superior) y axiales (inferior), en base porcentual.

Una característica escarpada de la presión estática limita el efecto de la resistencia

del sistema, minimiza errores en la selección del ventilador y facilita el equilibrado de cargas

en el funcionamiento de ventiladores en paralelo, aunque requiere velocidades periféricas más

altas, para una presión estática especificada. Los ventiladores con característica de presión

estática plana impulsan mayores volúmenes, para un diámetro de rueda y una altura dadas.

5.6. - Regulación del caudal en los ventiladores centrífugos

Hay pocas aplicaciones que permitan la operación de ventiladores continuamente con la

misma presión y el mismo régimen de descarga. Por tanto, para cumplimentar los requeri-

Revisión: 2004

TEMA X.- TIRO Y VENTILADORES

X- 12

mientos del sistema, es necesario disponer de medios adecuados de modular la descarga del

ventilador. Los métodos comunes de controlar los ventiladores en cuanto a su capacidad son:

• el cortatiros de entrada;

• las paletas de entrada; y

• la velocidad variable.

El control por cortatiros introduce una resisten-

cia variable suficiente, en el sistema, para alterar la

capacidad de salida del ventilador según sea necesa-

rio. Sin embargo, este tipo de control produce un

consumo de energía porque el exceso de la energía de

presión hay que disiparla por estrangulación. Sus

ventajas se pueden resumir en las siguientes:

1.-

Tiene el menor coste de inversión, de

todos los tipos de control;

2.-

Es

de fácil operación

control automático;

y adaptación al

3.- Cuenta con el tipo más barato de accio-

namiento del ventilador, como es el motor

de corriente alterna del tipo de inducción, y

TEMA X.- TIRO Y VENTILADORES mientos del sistema, es necesario disponer de medios adecuados de modular

Figura 10.7.- cortatiros.

4.- Regulación continua y no por escalones, que se hace efectiva en todo el rango

de operación del ventilador.

El control más económico de ventila-

TEMA X.- TIRO Y VENTILADORES mientos del sistema, es necesario disponer de medios adecuados de modular

Figura 10.8.- Ventilador centrífugo de rotor simple con pale- tas de entrada.

dores centrífugos es el que se ejecuta por

medio de paletas de entrada. Este sistema se

diseña para utilización con gases limpios,

tal como el aire atmosférico.

La experiencia de operación en ventila-

dores forzados, de aire primario y de tiro

inducido ha demostrado que las paletas en

la entrada son fiables y reducen el coste de

operación.

Revisión: 2004

TEMA X.- TIRO Y VENTILADORES

X- 13

El control con este método regula el caudal de aire que entra al ventilador, y requiere

menor potencia, a cargas parciales, que el control por cortatiros. Además proporciona al aire

un grado variable de giro, en la dirección de rotación del impulsor, con lo que se facilita que

el ventilador produzca la altura requerida con una potencia proporcionalmente más reducida.

El control por paletas de entrada ofrece un considerable ahorro en rendimiento sobre el con-

trol por cortatiros para cargas parciales, resultando también más efectivo para cargas modera-

das próximas a la carga nominal. El coste inicial es algo mayor que el control por cortatiros,

pero es mucho menor que el control por velocidad variable.

El control por velocidad variable implica una pérdida de rendimiento, ya que no existe

ningún accionamiento de velocidad variable que pueda trabajar con rendimiento inalterable en

toda la gama de cargas del ventilador, como le ocurre prácticamente a un motor de alterna del

tipo de inducción y de velocidad constante. La pérdida de rendimiento depende del tipo de

variación de velocidad.

Una serie de dispositivos normalmente utilizados en velocidad variable son:

  • - El acoplamiento hidráulico.

  • - El motor de continua de velocidad variable.

  • - La turbina de vapor de velocidad variable.

5.7.- Ventilador de tiro forzado

Las calderas que operan con tiro forzado y tiro inducido, utilizan el tiro forzado para

impulsar el aire a través del sistema de suministro del aire comburente hacia el hogar. El ven-

tilador debe tener una presión de descarga lo suficientemente alta como para equilibrar la resis-

tencia total de los conductos de aire, calentador de aire, quemadores o lecho de combustible,

y cualquier otra resistencia entre la descarga del ventilador y el hogar. Esto hace del hogar el

punto de tiro equilibrado, o de presión cero.

La capacidad volumétrica del ventilador de tiro forzado debe ser igual a la cantidad total

de aire requerida por la combustión más las fugas del calentador de aire. En muchas instala-

ciones de calderas, se obtiene mayor fiabilidad dividiendo la capacidad total de ventiladores

entre dos ventiladores que operen en paralelo. Si un ventilador está fuera de servicio, el otro

puede llevar normalmente el 60% o más de la carga nominal de la caldera.

Para unidades presurizadas, sin ventilador de tiro inducido, el ventilador de tiro forzado

debe dimensionarse para la totalidad del sistema.

Revisión: 2004

TEMA X.- TIRO Y VENTILADORES

5.8.- Ventilador de tiro inducido

X- 14

Las unidades diseñadas para operar con hogar de tiro equilibrado, o sin ventilador for-

zado, necesitan un ventilador de tiro inducido para mover los humos a través de las superficies

calefactoras y por los pasos de los humos entre el hogar y la chimenea. Cuando no sea prácti-

co o económico el tiro natural, se utilizan los ventiladores de tiro inducido, que descargan prác-

ticamente a la presión atmosférica, para facilitar la necesaria presión estática negativa.

Un ventilador de tiro inducido tiene los mismos requerimientos básicos que uno de tiro

forzado, excepto que tiene que manipular humos de alta temperatura, que pueden contener

ceniza abrasiva. A veces, para evitar un excesivo mantenimiento por la abrasión, se protegen

la carcasa y los álabes con forros de desgaste recambiables. Normalmente, para evitar el reca-

lentamiento, los cojinetes refrigerados por agua tienen escudos contra la radiación calorífica,

colocados sobre el eje entre el rotor y los cojinetes.

6.- VENTILADORES AXIALES

Un método comprobado de reducir el consumos de energía en los servicios auxiliares de

las centrales térmicas de combustible fósil, es instalar ventiladores axiales de paso variable.

TEMA X.- TIRO Y VENTILADORES 5.8.- Ventilador de tiro inducido Las unidades diseñadas para operar con

Figura 10.9.- Ahorro de potencia con el uso de ven- tiladores axiales.

La figura 10.9 compara el consumo de los

ventiladores de aire primario (AP), de tiro for-

zado (TF), y de tiro inducido (TI), en una cen-

tral térmica quemando carbón, cuando utiliza

ventiladores axiales de paso variable y cuando

utiliza ventiladores centrífugos de álabes cur-

vados hacia atrás con cortatiros de regulación

en la entrada de los mismos.

Al 100% de carga de la unidad, utilizando

ventiladores axiales de paso variable, el ahorro

de energía es de 4.000 kW, o sea un 7% del

consumo total en servicios auxiliares. Con una

carga del 50% de la nominal, el ahorro en auxi-

liares se eleva 6.000 kW, lo que representa ya un 15% del consumo de los auxiliares.

Suponiendo un factor de carga de la unidad del 73%, el ahorro, anual de energía será de un

total de 30.540 MWh. Si el carbón es de 25.121 kJ/kg y la unidad tiene un consumo de 9.000

Btu/kWh, el ahorro energético anual de carbón es de 12.730 toneladas.

Revisión: 2004

TEMA X.- TIRO Y VENTILADORES

X- 15

6.1.- Características de funcionamiento y de control

La figura 10.10 muestra la playa característica de las condiciones de funcionamiento de

un ventilador axial de paso variable. Las dos mayores ventajas son:

TEMA X.- TIRO Y VENTILADORES 6.1.- Características de funcionamiento y de control La figura 10.10 muestra

Figura 10.10.- Playa de características de ventilador axial de paso variable.

1.- Las curvas de puntos de igual rendi-

miento (óvalos de isorrendimiento) dis-

curren paralelas a la línea de resistencia

de la caldera. Se puede mantener un alto

rendimiento a lo largo de una amplia

gama de capacidades de la caldera.

Existe una extensa playa de control por

encima, así como por debajo, del óvalo

de máximo rendimiento. Esto permite

que el ventilador se pueda diseñar para

las condiciones nominales, quedando las

condiciones de prueba dentro de las

valores de la playa de control.

2.- Las líneas correspondientes a un ángulo constante del paso de álabes, realmente son

curvas de ventiladores individuales con el correspondiente ángulo de paso. Como las

curvas son muy escarpadas, una modificación en la resistencia produce muy pequeños

cambios del caudal. Cuando el ángulo de paso se varía del valor mínimo al máximo, la

modificación del caudal es casi lineal, tal como se deduce de la figura.

Estas dos características facilitan estabilidad lo mismo al ventilador que al control de la

caldera.

6.2.- Característica de inestabilidad

El ventilador axial tiene una característica singular denominada curva de desprendi-

miento de la vena fluida, o de inestabilidad. Este "despegue de la capa límite" es un fenóme-

no aerodinámico que se presenta cuando se fuerza al ventilador a que opere fuera de sus con-

diciones de funcionamiento. Cuando a los álabes del ventilador se les pide una altura de impul-

sión superior a la de diseño, el fluido se desprende del álabe. Si ocurre esta separación el ven-

tilador se hace inestable y ya no vuelve a funcionar dentro de su curva normal de característi-

cas de operación. Esta circunstancia debe asumirse y considerarse en la operación de la calde-

ra, puesto que puede tener una efecto importante en el diseño de la misma.

Revisión: 2004