Sunteți pe pagina 1din 2

Filosofia, Ética, Paideia

"... Cierto es que la filosofía es inseparable de una cólera


contra su época, pero también de cierta serenidad que
ella nos asegura."

Gilles Deleuze, Pourparlers, 1990

Gilles Deleuze entrando un día lluvioso, con los pulmones hechos mierda, a ese atentado segundo
a la estética que es la Universidad de Paris VIII, Saint-Denis, ex Vincennes, sólo superado en su
fealdad por la escena urbana de los suburbios del norte todavía industrial parisino. En tres
palabras: filosofía, ética, paideia.

Es muy probable que no haya épocas privilegiadas en materia de provocación (y provocaciones)


de cólera, pero la nuestra es la que nos tocó. Hic Rhodus, Hic Saltus. He aquí la rosa, aquí hemos
de danzar. Y la filosofía debe ser una de las armas para que esa cólera sea invención en vez de
tanta queja. Y para que esa serenidad no sea confort, cada vez más difundido entre los expertos
académicos actuales en la historia del pensamiento, pero que a la hora de tomar partido en su
propio tiempo ponen cara de "recién llego".

Así es como se nos plantea, al menos a los docentes, -con disculpas por la impiedad que esa
forma de apelación universal representa para muchos que lo son auténticamente -, la encerrona
trágica entre rencor y confort, entre queja y sumisión. Entre bronca y complacencia. Entre
hartazgo y vasallazgo. Llenarnos nosotros, llenar las clases, llenar el tiempo y todos nuestros
actos de "filosofía, ética y paideia". Afectos y conceptos, júbilos y afirmaciones, potencia y
expresión. Dijo Deleuze: "El mundo es el conjunto de síntomas cuya enfermedad es el hombre.
Frente a ello, la literatura es una empresa de salud". Así será e intentaremos ser de la filosofía,
de la ética, de la paideia.

Deleuze es tantas cosas, intensidad, afecto, crítica, clínica, afirmación, joia, ética. Nunca sabio,
nunca vedette, nunca trascendente. Mojado, con dificultad para respirar y la Ética spinozista
bajo el brazo, yendo a dar su curso de los martes. O sea, FILOSOFIA, ETICA, PAIDEIA. Michel
Foucault dijo alguna vez, "tal vez el siglo será un día deleuziano". Y ciertamente lo fue, si
admitimos como deleuziana la afirmación de una "alternativa", la "expresión" jubilosa como
atributo principal de la filosofía, de la ética, de la paideia. Y aquí queríamos – y queremos –
devenir, a la alternativa, a la línea de fuga del capitalismo, a la fisura del poder, al fin del
racionalismo subjetivista y utilitario.

Ante todo debemos recuperar las palabras, entre ellas la "alternativa". Sucede a menudo que
las más potentes son las más devaluadas. Política económica alternativa, pensamiento
alternativo, ecología alternativa, movimientos alternativos, todo es hoy en los medios
alternativo. Pero lo filosófica y éticamente alternativo no está en los medios. Pulula por allí
donde apenas intuimos, se resiste aún al concepto y con probada razón, quiere pasar
desapercibido y a la vez fijar nuevos horizontes. No se dice alternativo, no se dice nada. Se
practica, se hace, se comparte, se expresa, se afirma. Sigue su "noción común" según Spinoza,
sus afectos, sus alegrías. Son pequeñas sonatas que no aspiran a más que ese aire musical.
Rompen la asfixia, siniestran al poder, ignoran al capitalismo, al Estado y sus instituciones.

Por lo general se los maltrata, se los desprecia, se los ningunea por fragmentarios, carentes de
organización, por poco serios, por evitar las instituciones. En una palabra, por no someterse a la
lógica del poder, del Estado, del capital y de sus instituciones asistencialistas. Y ello aún dentro
de corrientes del pensamiento que se reclaman ser "contra el pensamiento único". No importa, la
chispa está lanzada, lo germinal se riega entre sí, los aliados van llegando, los enemigos
sacándose la careta porque para eso se les paga, academia incluida. Bajo toda apariencia,
vienen de la nada que perder, transitan la dignidad y van hacia la alternativa. Semejante
itinerario pone nervioso al poder y sus agentes (difícilmente ya distinguibles uno de otros).

No son vanguardia, son la guardia de una sociedad y de una civilización en crisis. Anónimamente,
gratuitamente, calladamente son acción y palabra que a muchos del poder inquieta y que tantos
de la academia ignoran, salvo que se dejen cliniquizar, científicosocializar, vigilar. Pero
afortunadamente los quioscos de nuestro "modo de producción académico" pasan por cosas más
a-locadas a lo local, aplicadas a lo aplicable. Tanto mejor. Porque esos rizomas deleuzianos, esas
moléculas guattariescas, esas multitudo spinoizistas afirman su devenir, expresan su
potencia, implosionan lo molar. Qué lindo imaginar una clase más de políticas públicas y un
pequeño Vincennes que les estalle en pleno institucionalismo enésimo a los pequeños politólogos
locales, con pocas excepciones.

Lejos estamos de un llamado a la ignorancia, ni hablar de la indiferencia respecto de la


alternativa. Nos permitimos sólo sugerir prudencia y respeto respecto de esas formas que ante la
crisis terminal de desagregación social, económica y política local, regional y mundial
representan el connatus, la perseverancia en el ser de la vida social y política.
Nunca más cierto que "el ave de Minerva levanta vuelo al caer de la noche". La filosofía debe
acompañar este renacimiento buscando el sentido naciente, la imaginación creadora de estos
movimientos, ser su –philia– amiga, celebrar la vida que contienen –ética-, conceptualizar con
afecto, sin grevedad –paideia-. La filosofía debe despertar y decir lo que ve, como los hombres
duermen y sueñan lo que desean. Esa es la única alianza posible que no traicione nuestra
FILOSOFIA-ETICA-PAIDEIA.

Pero no, mes chers collègues. Nada es tan fácil, aunque si como
docentes nos limitáramos a los gradientes éticos señalados ya sería ello
una enorme empresa de salud respecto de la enfermedad del mundo
que señalara Deleuze. El desafío reside en que nosotros, a parte de todo
lo "exterior" dicho respecto de la alternativa, y por lealtad a Deleuze y a
las luchas con que cacofoneamos, DEBEMOS SER UNA DE LAS FORMAS
DE LA ALTERNATIVA. Basta de facilidades, basta de bellas almas que
suspiran con el nombre hermoso de Rosa Luxemburgo antes de correr
a su kiosco saltando las zanjas donde ella cayó para no mojar sus
zapatos italianos. Basta de esa hipocresía. FILOSOFIA. ETICA. PAIDEIA. y
PUNTO.

Los alumnos nos la hacen demasiado fácil, pero se están cansando y


celebramos ese cansancio. Que nos obliguen a situarnos, a ser poder o
potencia. Porque ellos también están llamados a ser formas de la
alternativa. En el claustro docente se acabaron los quioscos a puerta
cerrada para los del palo y está estallando la multitud potente para los
que unía el miedo, la indiferencia o la resignación. En lo que respecta a
los alumnos, comenzó el tiempo de expresar su palabra y exigir, bajo
pena de escrache, palabra.