Sunteți pe pagina 1din 157

1 .

1 .

MANUAL .RECREATIVO

SECRETOS FÁCILES, CURIOSOS, ÚTILES

PARA

lúa leaMiiasa y

ff^McMad

EL SÁBELO TODO DE LAS MADRES DE FAMILIAS CU-

BANAS A QUIENES DEDICA

ESTA OBRA

SU AUTOR

D- Eugeni o de Colonia y G-arces.

HABANA*—185 7,/. Véndese en la calle de la Olirapía número 115.

MANUAL .RECREATIVO SECRETOS FÁCILES, CURIOSOS, ÚTILES PARA lúa leaMiiasa y ff^McMad EL SÁBELO TODO DE LAS

Es. propiedad, todo ejemplar seña y la siguiente rúbrica.

llevará

una contra

Imprenta "La

Epootí"

Calle del Águila núm. 146.

Es. propiedad, todo ejemplar seña y la siguiente rúbrica. llevará una contra Imprenta "La Epootí" Calle

SECCIÓN

1. 5 3

Contiene un tratado completo de jardinería con todos los secretos para sembrar, plantar, iajertar, cultivar todas las plantas de flores, método de com- poner los terrenos adecuados á cada especie, sus en- fermedades, enemigos, modo c"e preservarlos de las primeras y modo de esterminar los segundos.

De algunos arbustos qus se cultivan en los jardines

de

flores, sus especies, multiplicación,

cultivo

i¡ sus enemigos.

Rosal

de cien hojas.

Las flores de esta clase son grandes, olorosas, muy

dobles de color de rosa mas ó menos subido, dispues- tas comunmente en ramillete terminal, y sostenidas por pedúnculos erizados con pelos oscuros: las ho-

jas

son de un verde

oscuro, y

se componen de

cin-

co hojuelas ovales. riedades. Lo s tallos altura.

Se conocen mas de veinte va - son espinosos y de tres pies de •

SECCIÓN 1. 5 3 Contiene un tratado completo de jardinería con todos los secretos para sembrar,

—4 —

Rosal

amarillo.

Sus flores son de mediano tamaño bien dobles y desenvueltas, olorosas, color de yema de huevo, son

muy numerosas tanto que con el peso de ellas se

vencen los tallos y cuelgan las flores. Los tallos

de

este rosal son delgados, crecen seis ú ocho pies

de

altura, y se hayan guarnecidos de muchos aguijones

cortos, rogizos y derechos, las hojas son amarillen- tas y compuestas de siete hoj uclas.

 

Rosal

canelo.

• Esta

flor

es muy

temprana

y pequeña, de

color

rosado bajo, de íigura irregular, se da

por

Abril

y

Mayo, enjambra con abundancia por lo que sirve

para cercar. Los tallos son derechos, poco espinosos

de cinco á ocho pies de alto y de color de muy oscuro.

púrpura

 

Rosal

castellano.

Esta clase de flor es muy doble, de color jaspea- do, listadas de blanco y encarnado, olorosas, dis- puestas en ramilletes terminales, .florece todo el año.

Rosal

de L musgo.

Esta es de las mejores rosas conocidas, tanto por

—4 — Rosal amarillo. Sus flores son de mediano tamaño bien dobles y desenvueltas, olorosas, color

— 5 — lo sumamente doble y olorosa, cuanto por el musgo que guarnece los pedúnculos y cálices con no poca hermosura y elegancia, no obstante que se conside- ra generalmente por variedad del rosal de cien hojas pero por la singular circunstancia del musgo que guarnece sus cálices, creo hacerse mención particu- larmente.

Rasal

de

Alejandría-.

  • D e esta clase se conocen algunas variedades de

las cuales la mejor y mas sobresalientes es la de flor

enteramente multiplicada, su color claro, su fragan-

cia delicada, su figura oblonga, es tardía y resiste al

sol

sin ajarse. Los tallos crecen á mas de siete pies

dé altura, y son verdosos: las hojas se componen da

cinco hojuelas, aserradas finamente y tinturadas en las márgenes de un color parduzco.

Rosal

blanco.

  • D e este rosal se cultivan bastantes variedades mas

ó menos dobles, y entre todas la mas superiores la que se halla enteramente multiplicada; en su centro adquieren los pétalos un color entre cárneo y ama- rillento, mas notable cuanto mas desarrollada se ha- ya la flor; es olorosa y tardía. Lo s tallos son amari- llentos y blanquecinos, en sus estremidades, con es- pesos y fuertes/aguijones.

— 5 — lo sumamente doble y olorosa, cuanto por el musgo que guarnece los pedúnculos

— 6 —

, Rosal

Alpino

Esta flor es encarnada

sin espinas.

muy

viva, muy olorosa,

no tiene apéndices, es doble. Lo s tallos y ramos son

sin aguijones de dos hasta cuatro pies de altura; las hojas se componen de siete ó nueve hojuelas.'

Rosal

de la

China,

ó

mosqueta de bengala*

Se conocen dos variedades, una de color de púr- pura y la otra color rosado descolorido, florece todo el año y resiste á las estaciones. Los tallos son grue- sos y crecen hasta dos pies de altura.

Rosal

mosqueta.

Ha y dos variedades, de flor doble y de sencilla, de color blancas y olorosas dispuestas en panojas es- pesa terminal, florece en verano y sigue hasta el in-, vierno que los frios se las hace caer. Lo s tallos espi- nosos, elevados y de desigual figura, hojas lustrosa y siempre verdes: por lo regular el rosal de flor sen- cilla sirve para lograr patrones en que injertar otras rosas.

Rosal

escaramujo.

. Este rosal es silvestre y solo se cultiva unicamen^ te para patrones en que injertar las ¿tras castas de rosal mas superiores.

— 6 — , Rosal Alpino Esta flor es encarnada sin espinas. muy viva, muy olorosa,

Rosal

enano.

Se cultivan muchas variedades de estaespecie, sus

flores son dobles, de pequeño diámetro, las hay de diferentes colores, morado encendido, blancas, en- carnadas, carmesíes y listadas, florece por Mayo, Ju-

nio y Julio, Los tallos son espinosos, crecen

de

un

pié á pié y medio y enijámbra estraordinariamente.

Rosal

de

piocha.

Este rosal se distingue del antecedente en que

tiene sus hojuelas muy pequeñas y las flores de co - lor rosado descolorido. Las numerosas variedades de rosales que se culti-

van en los jardines deben todos

su oríjen

á

una

de

las especies enunciadas: todas se logran y varían por

simiente y se reproducen por hijuelos y por injerto.

De

la siembra

de los rosales.

Todos los rosales pueden multiplicarse por semi- lla y para poder conseguir las variedades es preciso que sea asi, aunque sea sin embargo un método bas- tante lento que hace esperar, pero es el único modo de conseguirlo, de modo que solo se echará semille- ro cuando se quiera adquirir una nueva especie jardinera, por semillero tardan de tres á cuatro años, estos se dispondrán al raso y con tierra suelta bene-

Rosal enano. Se cultivan muchas variedades de estaespecie, sus flores son dobles, de pequeño diámetro, las

ficiada

y sustanciosa,

S

se

entierran

las simientes á

la profundidad de un dedo escaso y se cuida del mis -

mo modo que cualquier

otro.

Multiplicación

por

acodo ó rama.

Los mas de los rosales prenden por estaca ó rama y por acodo ó mugrón, pero esto se hace con las que no enjambran y carecen de hijuelos radicales, férti- les y'barbados: la mosquetase propaga con suma fa- cilidad por estaca, escogiendo los tallos renuevos del año anterior que so divide en trozos de medbi

vara; por el talón ó pie se cortan en pie de cabra, j se introducen en tierra, cuidando siempre dejar fue-

ra algunas yemas para que brote

hojas

y tallos,

al

paso que las otras de tierra

producen raices. Lo s pa-

rages mas acomodados para esta maniobra son los sombríos y húmedos: en situaciones iguales se eu- cor.ban ó acodan los tallos de las castas que han de aumentarse por acodo. Estas matas tardan eu bro - tar raices buenas y suficientes lo menos un año para que puedan trasplantarse de asiento, y otros acodos al contrario,.requieren dos años, para que se hallen en buena disposición. Los rosales se trasplantan en cuarteles ó cuadros de tierra sustanciosa-, beneficiada y bien cavada, en situaciones asoleadas y sin sombra de. árboles; se plantan igualmente en los arriates encespedados y (lemas parajes mas risibles del jardin mezclados con

ficiada y sustanciosa, — S — se entierran las simientes á la profundidad de un dedo

9

las demás pla-itas que se adaptan para el adorno de las floreros. En los cuadros se coloca cada planta &

dos

ó tres pies de distancia, abriendo los hoyos d«

dos pies en cuadro por uno de profundidad y en ca-

da ángulose coloca un pié de rosal barbado. El tiem- po mas propio para trasplantar los rosales es por el otoño aunque por el invierno pueden plantarse i- gualmeuto, y podar fuertemente para que asi pren- dan mejor y empujen con fuerza.

Mu 1 triplicación por

ivjerto.

También se multiplican los rosales por injerto,co-

mo otras muchas plantas y árboles:

los injertos se

pueden hacer de varios modos por aprocsimacion, por hendidura, y por escudete. El primero consiste ose hace rebajando del tallo'una parte á cada una de las plantas que se vayan á injertar y reuniéndolas para que suelden. El de hendidura ó púa que jene- ralmente se usa para los árboles; si es grueso se sier- ra primeramente con un serrucho fino, quitándole después la parte molida por el serrucho, luego con

un mazo y una cuña de madera dura se abre el trop-

eo lo necesario

para introducir la púa: mas si fuese

delgado se abre solamente con iin cuchillo profun- damente por el medio, después la púa que se pone allí, brota maravillosamente ramas hermosas y lo- aanas. La púa ó rama ha de tener lo menos tres de- dos de largo, y ha detener también tres buenas y&-

— 9 — las demás pla-itas que se adaptan para el adorno de las floreros. En

—lO -

mas; se

corta esta púa en forma de punta'

por el

la-

do mas

corto, el corte ha de ser

de

un dedo

y

me -

dio de largo, cuidando quede bien unida

la

corteza

de los lados que forma la punta; la parte destinada á

quedar fuera, debe ser mas ancha y gruesa

que la

que se introduce; se ha de colocar

tan ajustada

en

la abertura esta punta, que la corteza de la

púa quede perfectamente igual con

la

del

vas-

tago, y que ambas cortezas se correspondan

de

modo que subiendo la sabía del pie se apodere fácil-

mente de lapua introduciéndose en ella: luego se a-

tará el árbol ó mata injerida con

una majagua

ó

ari-

que sin moverl a púa, cubriéndola bien con

tierra

hecha lodo, mezclado con musgo ó heno muy delga-

do, ó con arcilla amazada con escremento de vaca:

teniendo presente que antes de poner la púa

se

ha

de tener como dos horas en agua que asi prende mu-

cho mejor. Este modo de injertar suele llamarse de

corona, con solo la diferencia

de poner las púas

al

rededor del tronco entre la corteza y la madera. Tam-

bién se hace esta operación al

contrario,

es decir,

que al tronco se le hace la púa ó cuña y

á la que an-

tes era cuña se le hace la hendidura ó mortaja

que

ajuste perfectamente al tronco.

También hay otros que le llaman de barreno y de cañón pero esto ademas de no dar siempre buenos resultados en particular el segundo es dificultosísi- mo; pero sobre todos los injertos el mejor, mas se- guro y fácil en el procedimiento es el que jeneral-

—lO - mas; se corta esta púa en forma de punta' por el la- do mas

—lí - mente se usa en rosales, arbustos y aun en mata»

siempre con

buen éxito: para lo cual se busca una

\yema buena y se saca dándole un corte superior ho-

rizontal á distancia de tres ó cuatro líneas

sobre la

yema, y luego se dan dos cortes diagonales que ven- gan á unir por abajo de la yema en figura de una V . ó escudo ó triángulo con el corte que se dio anterior, quedando la yema en el medio, heeho.esto se opri- me ligeramente con los dedos la parte leñosa que se cogió con los cortes, y se verá que al despren- derse queda la yema en la corteza ó leño des-

prendido, seguro ya de esto, se hace una incisión

en

forma

de T .

en la

parte en

que

se va á colocar

el

in-

jerto, se levanta la corteza por la punta que

forma

los ángulos de la T . en su centro, y se iutroduce la

corteza solamente que contiene la yema del escudo, y-así cuidadosamente'el resto, concluido se liga con majagua' ú otra ccsa,suave, y sin apretarla mucho la herida, embarrándola como se dijo anteriormente y cuando se considere esté bien preso el injerto, se le quitarán inmediatamente las ligaduras para que no formen rebordes ó zanjas en la corteza. E l tiempo á propósito para esteinjerto el hacerlo en Junio, el da pila por Febrero y Marzo y el de corona á principios de Mayo. El injerto de planta es mas difícil de conseguir, en

razón á que este consiste en sacar la yema en cír-

culo de una rama nueva; luego se hace otro corte

i-

gual esactamente en el ramo en que se va á injertar

—lí - mente se usa en rosales, arbustos y aun en mata» siempre con buen éxito:\yema buena y se saca dándole un corte superior ho- rizontal á distancia de tres ó cuatro líneas sobre la yema, y luego se dan dos cortes diagonales que ven- gan á unir por abajo de la yema en figura de una V . ó escudo ó triángulo con el corte que se dio anterior, quedando la yema en el medio, heeho.esto se opri- me ligeramente con los dedos la parte leñosa que se cogió con los cortes, y se verá que al despren- derse queda la yema en la corteza ó leño des- prendido, seguro ya de esto, se hace una incisión en forma de T . en la parte en que se va á colocar el in- jerto, se levanta la corteza por la punta que forma los ángulos de la T . en su centro, y se iutroduce la corteza solamente que contiene la yema del escudo, y-así cuidadosamente'el resto, concluido se liga con majagua' ú otra ccsa,suave, y sin apretarla mucho la herida, embarrándola como se dijo anteriormente y cuando se considere esté bien preso el injerto, se le quitarán inmediatamente las ligaduras para que no formen rebordes ó zanjas en la corteza. E l tiempo á propósito para esteinjerto el hacerlo en Junio, el da pila por Febrero y Marzo y el de corona á principios de Mayo. El injerto de planta es mas difícil de conseguir, en razón á que este consiste en sacar la yema en cír- culo de una rama nueva; luego se hace otro corte i- gual esactamente en el ramo en que se va á injertar " id="pdf-obj-16-67" src="pdf-obj-16-67.jpg">

_12 _

y colocándole perfectamente !a yema como el en^

gaste de un anillo, después se sujeta con jardinera y está concluida la operación.

la mezcla

Cultivo de los rosales.

Los cuadros de rosal deben cubarse por

el otofio

ó invierno, y es mas ventajoso si se repite por la primavera, también es muy conveniente ei abonar el terreno con estiércol consumido. Por el mes de Setiembre se despuntan y entresa- can los ramos y so cortan todos los tallos reviejos y secos, con lo cual brotan tallos nuevos y toman fuer- za antes del invierno. Los rosales de todos tiempo» deben podarse dos ó tres veces al año á fin de lograr rosas en varias estaciones; la poda bien manejada es muy útil para las plantas y hace reproducir con fuer- za las flores. Los riegos son -necesarios, pero no han de ser demasiadamente copiosos, porque con la mu- cha humedad pierden las rosas mucha parte de su olor y color.

Enemigos

de los rosales.

Las orugas, el pulgón y la carañuela verde causan estragos considerables; para evitar estos inconve- nientes se puede hacer una infusión de tallos de saú-

co y se rocían las matas, y sino surtiere efecto, s.»

hace una legía fuerte y con

ella se riegan las plan-

_12 _ y colocándole perfectamente !a yema como el en^ gaste de un anillo, después se

—18 — tas, ó poniendo á hervir partes

iguales de

orines y

borras de aceite y estando fría esta mezcla, se

riega

con ella, ó con agua podrida de cangrejos, y última-

mente con agua de cal se hace una infusión

de

ta-

baco y se rocian

las matas que

no quedará

ningún

rioho

.

 

De

la

Lila.

Las flores de este arbusto son pequeñas, olorosas colocadas en grandes panojas terminales, su color de púrpura azujado, íogizo, azul descolido y blanco

El tronco se levanta

hasta

16 pies

de altura, sus ra-

mos son opuestos y muy poblados de hojas grandes, opuestas, acorazonadas, puntiagudas, lampiñas, en- teras y pecio ladas: hay de varias especies y florecen por Abril y Mayo, en cuya época adornan maravi- llosamente los jardines por la, hermosura y fragan^ cia. Sirven estas plantas para formar paredes vivas ó cercas, bosquecillos, glorietas ó merenderos y de to- dos modos agracian singularmente.

De

la

Calinda ó

geringuilla.

Crece este arbusto á mas de seis pies, produce nu- merosos tallos ramosos con sus ojas opuestas aova- das, puntiagudas,-finamente dentadns, y algo amari- llenta por el.envés. Las flores nacen en espiguillas toj-minales ó acsilares y son de color blanco muy

—18 — tas, ó poniendo á hervir partes iguales de orines y borras de aceite y

—14 — olorosas tal -que su escesiva fragancia sufrir las personas delicadas.

no

lapueden

Cultivo de las dos y su multiplicación.

Estos dos arbustos de que se acaba de hablar, pre- valecen en toda clase de terrenos. Se reproducen con facilidad por hijuelos barbados y por estacas y por semilleros, pero estas tardan tres años para poderse trasplantar, de modo que para andar mas breve u-

san de los dos modos primeros

y para eso se buscan

los terrenos entre sol y sombra: y para .que ahijen

con abundancia se podan ó descabezan los ramos y tallos, es sin embargo muy conducente para facilitar

la vejetacion. Las estacas barbadas y mugrones se sacarán á los dos años y se trasplantarán de asiento (yon'los tallos de estos arbustos se forman en los

jardines

varios juguetes como abanicos, encañados,

y otros muy preciosos.

Del

Resedan.

Las flores de este arbusto son de color rosadas, son de un olor; muy suave y fragante, dispuestas en espigas flojas. Los tallos ramosos crecen de cinco á seis pies, sus hojas son muy menuditas espatuladas enteras, aunque varían mucho de sus formas por el cultivo, lo mismo que en su crecimiento.

—14 — olorosas tal -que su escesiva fragancia sufrir las personas delicadas. no lapueden Cultivo de

—15—

Siembra

y

cultivo.

Se siembra al raso desde Marzo hasta Junio, y l»e plantas que se cultivan sin padecer la trasplantación se crian mas vigorosas y losanas; prevalecen en'todo terreno, y los riegos serán moderados, aqui en este clima es planta perenne, si quiere trasplantarse se hará siempre por Marzo ó Abril.

De

la

Ortensia.

Este arbusto hace pocos aüos que se introdujo su cultivo en los jardines por ser una planta tan pre- ciosa vistosa y de las mas hermosas que se conocen, tanto que mereció la admiración y aprecio de los bo- tánicos y floristas de toda la Europa y procuraron aclimatarla, es natural de la China y del Japón, y aqui en este clima se da perfectísimamente. L a or- tensia es un arbusto que crece de tres á cuatro pies de altura, sus tallos son ramosos, gruesos, rollizos y derechos: las hojas opuestas elípticas, deseis á nue- ve pulgadas de largo, y de tres á cuatro de ancho, aserradas lampiñas, de un verde lustroso, alguna* veces un poco rogizas en su estremidad, señalada* con grandes nervios; las flores terminan los tallos y forman unos grandes cormibos redondos, al principie son verdosas y después se vuelven de un color en- carnado muy hermoso, florece desde Abril hasta Oc- tubre.

—15— Siembra y cultivo. Se siembra al raso desde Marzo hasta Junio, y l»e plantas que

—16 —

Multiplicación

ó

Siembra.

S o se puede propagar

por semilla ó al menos has-

te ahora no se ha podido por el motivo que no llega

á perfeccionarse y madurar bien las semillas; pero se logra muy fácilmente su multiplicación por sus ta - llos, que se cortan en la primavera al tiempo de principiar á mover la savia, y se clavan en macetas llenas de una mezcla compuesta de dos partes igua- les de tierra sustanciosa y de mantillo muy pasados de. los estiércoles de caballeriza: los tallos se cortan de cuatro á seis pulgadas de largo, escogiéndolos mas sanos y frondosos, se introducen en la tierra, a- pretándolos y asegurándolos muy bien, para que no sopuedan mover, y se deja tan solo fuera déla tier- ra como cosa de una ó dos pulgadas con una ó mas yemas descubiertas; en seguida se riega y luego se coloca en un reservatorio bien ventilado, y el corte superior se embarra con barro arcilloso mezclado con boñiga de vaca hasta que cierre y cicatrice. También se multiplica por acodo, para lo cual se tienden los tallos con mucho cuidado en tiestos que deben ser suficiente grandes para el intento, se doblan un poco en la parte enterrada para que arraiguen mejor, y se sujetan con horquillas do madera, de que quedan muy sujetos y no se puedan mover: al tiempo de bajar y doblar estos tallos se tendrá cuida- do de no desgajarlos del tallo principal, ni romperlos lo que suele suceder muchas vecespor tener su made-

—16 — Multiplicación ó Siembra. S o se puede propagar por semilla ó al menos has-

—17 — ra muy blanda y de poca flecsibilidad y por lo tanto requiere mucha atención. A los quince diasó cuando mas á las tres semanas de haberse clavado y acoda- do los tallos tendrá ya raices nuevas, lo que se cono- ce muy fácilmente por los brotes que se manifiestan. Luego que estas plantas se hallen mas crecidas y en estado de poder resistir al trasplante, se arrancan con todas sus raices y se trasponen eu las macetas ó puntos prevenidos al efecto; al tiempo de plantarlos se tendrá cuidado de estender bien sus raices, luego se le echa tierra, se le aprieta con la mano todo al rededor de la plantarse acaba de llenar, y en segui- da se le da un abundante riego, repitiéndolo en dos ó tres veces; pero no echando mucha, porción de agua al a vez, de este modo quedará esta mas comprimi- da y apelmazada y la planta mas segura. Dei'inismo modo se trasplantan los hijuelos ó' retoños que se sacan de la planta madre. Todas estas plantas nue^. vas dan flor en el mismo año á fines del verano y en otoño.

Cultivo.

Siendo esta planta muy tragona y que apura los jugos de la tierra en po tiempo, conviene renovarla la mezcla del abono todos los años, después di ha- ber pasado las flores, se labrará la superficie de la tierra cuando se halle endutecida y forme costra, por razón que para prevalecer bien esta necesita que la

—17 — ra muy blanda y de poca flecsibilidad y por lo tanto requiere mucha atención.

18

.

tíerra esté muy sustanciosa y con bastante mantillo

<le caballeriza muy consumido; necesita regarse

á

menudo particularmente en las estaciones secas y calurosas, el solía perjudica estraordiuariamente y resiste perfectamente al aire libre los frios del invier- no.

De la retama

dejlor.

Las flores nacen en espigas grandes en la ostre- ¡midad de ¡os ramos de color amarillo, ñinnriposadas clorosas. El tallo crece hasta ocho pies de altura y produce muchos ramos delgados, ostra idos, derechos, flecsibles, verdes y vestidos de hojas pequeñas linea- das al Lernas y alguna vez opuestas. Florece este ar- busto por Mayo y Junio, se destina para bosqueci- ílos, encespedados, orillas de calles y la agracian con sus fragantes flores.

Sicmlra,

'plantío

y

cultivo-.

Se multiplica este arbusto porsemilla que se siem- bra por Marzo y Abril en semilleros de tierra ligera, •cubriéndolas con una capa de mantillo del grueso de dos dedos, no ecsijen mas cuidados 'que el reparti- miento arreglado de los riegos» algunas labores, que •al tiempo que ahuequen la tierra destruyen las yer- bas «stra ñas, si naciesen muy juntas se entresacan, dejando cad* planta en distancia de cuatro áseis de- sloa, dejándolas <en <el semillero ¡hasta-el ¡seguindo ¡afio

18 . tíerra esté muy sustanciosa y con bastante mantillo <le caballeriza muy consumido; necesita regarse

10

•q¡ue se hallen en buena disposición para el plantío. Se

¡trasplantan por

el otoño ó la-primavera-, se sacan con

buenos céspedes, procurando sacar -Jaraíz central en- tera, sin lo cual suelen perderse muchas plantas, se

colo.au en líneas á distancia de media vara; se abren

los hoyos proporcionados al tamaño de la planta

y

.cepellón, y se suministran los riegos oportunos. Es

muy

del casó cortar las ramas laterales, y

descabe-

zar los principales tallos de esta planta, á fin de que

puedan elaborar

las raicesjugos bastante para, sos-

tener la vejetacion. Se planta entérrenos

ligeros y

vegetan con lozanía en los

espéculos

del jardín,

y

«un debajo

El cultivo

mayores, se reduce á regarlo duranto el verano, á

de la sombra

de otros

árboles

limpiar y escamondar los tallos secos, Del mismo mo-

do se cultivan la coronilla, robinias, acasias y

algu-

nas otras especies de retama y se adaptan, para

mismos

fiues.

los

,-

Rosa

de guelders.

Este arbusto se conoce -con varios nombres y son, mundillo, bolas de nieve, sanco ó rodelan; sus. flores forman copas terminales, de color blanca, es uno de

los principales adorno en los jardines

..

Los tallos .cre-

cen hasta diez y seis pies de altura sus ramas nacen

esparramadas y produce las hojas opuestas, hendidas en tres ó cinco tiras agudas y festonadas

Multiplicación plantas y clulivo

10 •q¡ue se hallen en buena disposición para el plantío. Se ¡trasplantan por el otoño ócolo.au en líneas á distancia de media vara; se abren los hoyos proporcionados al tamaño de la planta y .cepellón, y se suministran los riegos oportunos. Es muy del casó cortar las ramas laterales, y descabe- zar los principales tallos de esta planta, á fin de que puedan elaborar las raicesjugos bastante para, sos- tener la vejetacion. Se planta entérrenos ligeros y vegetan con lozanía en los espéculos del jardín, y «un debajo El cultivo mayores, se reduce á regarlo duranto el verano, á de la sombra de otros árboles limpiar y escamondar los tallos secos, Del mismo mo- do se cultivan la coronilla, robinias, acasias y algu- nas otras especies de retama y se adaptan, para mismos fiues. los ,- Rosa de guelders. Este arbusto se conoce -con varios nombres y son, mundillo, bolas de nieve, sanco ó rodelan; sus. flores forman copas terminales, de color blanca, es uno de los principales adorno en los jardines .. Los tallos .cre- cen hasta diez y seis pies de altura sus ramas nacen esparramadas y produce las hojas opuestas, hendidas en tres ó cinco tiras agudas y festonadas Multiplicación plantas y clulivo " id="pdf-obj-24-103" src="pdf-obj-24-103.jpg">

—20 — Este arbusto se propaga fácilmente por simiente, pero es mucho mejor por acodo y todavía mejor por rama por el grande ahoiro de trabajo que resulta de ésta última operación y por lo tauto este será el que espliearé. Se escojerán las ramas tiernas del año ante- rior, cuyos poros que conducen ía sabia se hallen flecsibles, elásticas y capaces, debe ser lustrosa, de, corteza lisa, escociéndolas mas derechas y sin recodos se cortarán en trozos de media vara, y el corte de ta- lón se hará el pié de cabra, y se clavarán en caballones húmedos ó en parajes sombríos, á la distancia de un pié 6 media vara.: para esta operación se usa de una coa ó plantador de hierro, introduciéndolas de manera que queden sugetos sin hueco y bieti macizados los

lados, se deja dando quede

fuera de tierra como tres dedos cui- siempre alguna y una al esterior.; al

año habrán brotado muchas plantas. Mas comun- mente se multiplican estas plantas por la división de hijuelos que proceden de la planta madre; y de este modo se logra la venta de que se consigan plantas ya crecida que florecen al segundo año de plantadas. A l entrar estas plantas en su tercer verdura pueden ya trasplantarse de asiento en los puntos convenientes, prevalecen en terrenos sustanciosos, frescos, y aun debajo de la sombra: el tiempo de plantarlos es por Noviembre hasta Marzo, arrancando las plantas con buenos cepellones. Todo su cultivo se reduce á lim- piarlas y acomodarlas con acierto, suministrarle los riegos abundantes que necesita para fortaleserse y

—20 — Este arbusto se propaga fácilmente por simiente, pero es mucho mejor por acodo y

—21 — algunas entrecavas y abonos consumidos: todos ios años se le cortan toda rama seca y una fuerte poda cada seis años; tiene la propiedad <que cuando es muy, viejo, vuelve á renovarse con solo terciar BUS ramas y produce tanto como si fuese joven.

De

la Falsa,

acostó*

Este florece en Abril y Mayo, las flores salen cer- ca de laestremidades de las ramas, en racimos gran- des, acsilares, son blancas, olorosas y muy vistosas, es natural de América: su tronco es .derecho

muy po- blado de ramas alternas que forman una copa her- mosa; crece hasta treinta pies de alto; á la baced© cada hoja echa dos estipulas espinosas muy duras y agudas; las hojas son pecioladas, aladas con impar, 'compuestas desdé trece hasta veinte y cinco hojuelas elipticas, de mas de una pulgada de largo y de. oclio •de ancho, y de un verde clam.

Siembra,

plantío

y

cultivo

Este árbol se propaga muy fácilmente por los hi- juelos ó retoños que con tanta abundancia producen sus raices: y también por semillas que se siembra á puño 6 por surcos someros en Marzo, en parajes resguardados del sol; la tierra ha dé estar bien la- brada y desmenuzada y se cubren con una tanda de mantillo del grueso de Seis líneas, regándolas á me- nudo: Estarán en disposición de trasplantarse de a-

—21 — algunas entrecavas y abonos consumidos: todos ios años se le cortan toda rama seca

—22 — siento, ya para formar calles, ó lo que mejor acomo- de desde los tres hasta los seis años, se hace esta o- perácion en los meses de Enero, Febrero y princios de Marzo: los hoyos para este plantío serán de una vara de hondo y. otro de ancho, teniendo cuidado de echar la tierra de encima por ser mas fértil sombre las- raices, se aprieta y comprime bien la tierra pisándola con los pies al rededor al tiempo de hacer el plantío y después de concluido se riega inmediatamente. Pre- valece este árbol en Toda clase de terreno menos en los muy húmedos, caree con mucha rapidez y echa •un número considerable de ramas que es'preciso cor- tar y entresacar todos los años, resiste bastante la se- ca pero necesita el auxilio de riego en la estación calorosa. Este árbol sirve de patrón para ingertar la acasia rosa; se injerta de hendidura-ó púa en Febrero y Marzo y de escudo al vivir en Mayo y Junio

Del

arragán

ó murta

E l arrayan se.tiene por una variedad de la murta- pero sus hojas son constantemente mas pequeña. L a mnrta es un arbusto de cuatro á cinco pies de altu- ra muy ramosa; sus ramos son ñecsibles con muchas hojas opuestas, lanceoladas de un verde lustroso lampiñas, duras y persitentes, Las flores son acsila- res y solitarias, blancas y con numerosos estambres que están insertos en el cáliz. Se multiplican por sus semillas,, por acodo, por estaquilla, y por

—22 — siento, ya para formar calles, ó lo que mejor acomo- de desde los tres

Ja separación de sus hijuelos, i del mismo modo que ya queda indicado en otros cultivos.

Omito la descripción de otros varios

arbustos

de

ñor que se cultivan en los jardines, porque sus culti-

vos convienen con

los ya esplicado'a, y

entre

ellos'

los mas sobresalientes son el globo de' oro, que se multiplica por acodos, la aeoysa planta muy a pre- ciable por el olor delicioso de sus hojas, y que se re- produce muy fácilmente por sus estaquilla ó ramas.

Plantas

volubles y trepadora

 

Las

plantas

de

tallos

volubles,

sarmentosos _ 6

leñosos y trepadores,

que

se enlazan y

enredan, y

sirven para cubrir adornar los enverjados, encañado*

templetes,

cenadores, grutas,

festones,

guirnaldas,

abanicos, espalderas

&c. ecsigen

todas

un mismo

cultivo con

muy poca variación y por lo tanto

la*s

he

reunido en

este artículo. Las principales son el

jasmin blanco,, jasmin trompeta,

la • clematüde-

vi-

dalva

ó

yerba pordiosera,

pasionaria ó

granadilla,

aristoloquia,

frijol caballero, madreselvas, la

yedra

y la esteria'que

es

natural de Méjico, sus tallos son

delgados, miiy

ramosos, de mas

de doce

pies de

 

largo

trepa

por los cuerpos vecinos á los que se

agarran

de un verde lustroso: sus

flores son rojizas

comunmente de un violeta claro con dos lí- neas blancas*

y

mas

*

Siembras

y cultivos:

 
Ja separación de sus hijuelos, i del mismo modo que ya queda indicado en otros cultivos.
 

—2i —

Lo s jazmines blancos y

americanos, la clemátide

aristoloquia y

madreselvas

se siembran al

raso

en

eras de buena tierra por Marzo y Abril, se espar-

raman á puño las simientes que aran con el almo

cafre proporcionando

que

queden

cubiertas

hasta

graeso de un dedo con arreglo á su tamaño: de*

ben regarse á mano en

los semilleros hasta que ha-

llan medros para resistir los riegos de pié: las

escarolas, entrecavas

y

demás cuidados comunes á

todo vejetal no se omitirán mientras permanes-

can

en

los

semilleros,

se

entresacarán

los parajes

espesos

y se dibidirán

las plantas ya crecidas para

reponer una por una á fin de que adquieran fuerzas

y vigor, y se crien lezanus; á la tercera verdura

podrán trasplantarse

de

asiento al

aire libre,

su

cultivo

consiste

en arreglar

los tallos sarmeutosos

de manera qne

no

deje claros, en escamondar y

limpiarlos

ramos secos y dañados,

y en esquilar

á

tiempo las ramas sobrantes de los festones, y guirnal-

das, y

demás que ecsigen este cuidado.

 

Multiplicación mas pronta.

Para que

sea mas pronta su vejetacion, se pro-

paga por

la

división de raices, sierpes

y

barbados

de cepa, también por rama de dos años elevándolas

en

las orillas de

las

cercas y sitios acomodados al

objeto; en la primavera se aumentan también lo»

individuos de estas castas por acodo,

disponiendo,

—2i — Lo s jazmines blancos y americanos, la clemátide aristoloquia y madreselvas se siembran al
 

25 —

camas

bien

mullidas.en las inmediaciones

de

las

plantas madres, que

se abonen con mantillo con-

sumido.

Mas

es opinión de las florestas

que

estas

vejetaviones

medro á

hechas de este modo no

en por simiente y que es-

alcanzan

las plantas habidas

tas

son mas abundantes en

flores que

las de acodo

y rama, sin embargo, los hijuelos

ó barvados

sem-

brados en

otoño, las ramas clavadas

y los acodos

es muy

del

caso no

sacar las plantas hasta :

el

si-

guiente año,

con lo cual enceparán

y

se

asegurará

su arraigo.

Los plantíos se ejecutarán

por el otoño

ó la primavera del bustos.

mismo

modo

que los demás ar- -

.

SECCIÓ N

2 *

De

las cebollas de flor por especies.

Anemone.

Dos sondas especies naturales de esta que han pro- porcionado todas las variedades que se cultivan hoy y adornan maravillosamente los jardines con sus di- versos y brillantes matices. Las que producen la hoja ancha henchida como los dedos de la mano y la simiente lanuda es indígena de Italia y Suiza y to- das las de hoja mas fina y recortada, radicales de tres en rama y descompuestos debe BU origen de Constantinopla.

— 25 — camas bien mullidas.en las inmediaciones de las plantas madres, que se abonen con

—26 —

Con el cultivo se ha logrado una infinidad de colores, blanco encarando, carmesí color de rosa, amarillo, morado azulado, porcelana, ceniciento y manchadas y listadas con todos estos matices: las flores sencillas y semidobles producen simientes pe-

ro las

dobles

no

por

carecer de estambres.

La rais de esta planta es tuberosa, agrumada y

desigual,

parda

al esterior

y blanquecina, por

den-

tro, ensanchándose y produciendo anualmente^ nevos

tubérculos

que

 

partidos multiplican

la planta, las

hojas

son radicales de

tres

en

rama

las

hojuelas

se subdividen

regularmente

de tres en .tres: del

tro

de

estas nace

un tallo

algo

cen- velloso, de ocho á

doce

dedos

de

alto, terminado

por una sola flor

esta es ancha de tres

á cuatro dedos de diámetro

de uno de los colores manifestados, les

dan una in-

finidad de nombres como, monte do Etna, fuego

de

el

amor,

Alejandro

magno, gran tártaro, Calatea,

encanto ec. Estos variedades tienen un término

(le

el

duración

que

no

pasa de quince años pasado

cual

bastardean

ó

se

pierden la raices.

Siembra

para

conseguir

la

cebolla-

L a infinidad de variedades de esta planta se ob-

tienen por semillas, y por este método no solo re- sulta su renovación antes que empiecen
tienen por
semillas, y
por este método no
solo re-
sulta su renovación
antes que empiecen
á dej'ene-
rar, sino que
también se
logran
otras muchas es-
pecies jerdineras
nuevas, mas ó menos
virtuosas:

—27 —

los semilleros

se disponen

en

cajones

levantado*

pié

y

medio,

la mezcla de.la

tierra

se

Iraní dos-

partes

de

mantillo- de estiércol consumido, una de-

mantillo de hoja, mediado de arena y media dé.

tierra

virgen,

todo -bien

mezclado

y revuelto an-

tes

de

efectuarse la siembra

seallanaperfectamen-

te la superficie de la tierra regándola con rega-

dera; después se espareen las semillascon igualdad cubriéndolas con medio dedo de la mezcla ó • de mantillo muy cernido, luego se le dará un riego- moderado con regadera, resguardándolos del ccsesivo

calor por Octubre

y Noviembre

empiezan á

brota

simientes

y

siguen vejetando hasta -Junio, algunas

dan

floren

el primer

año. Permanecerán las plan-

tas en en el semillero hasta tanto que empiece el

tallo

á perder

el jugo devejetacion y entonces se

sacarán todas las raices seguu se esplicará en el art 0 :

recolección.

 
 

Plantío.

Conseguida

la

cebolla ó tubérculos el tiempo de

plantearlos es á últimos de Octubre ó del de

Enero: los plantíos de otoño, en los quesemneven

prontamente los jugos de la vejetacion y nacen las

plautas antes prevalecen

mejor que los mas tardíos,

la multiplicación

de las raices

es mas

considerable

y estas mas crecidas

y

sanas. Sin embargo

bueno

es plantar en •épocas

distintas, para que si por al-

—27 — los semilleros se disponen en cajones levantado* pié y medio, la mezcla de.la tierra

—28 — •gun acontecimiento imprevisto no se dieren las de algunos plantíos, queden otros con que adornan á. au tiempo el jardín, también para que sucedan unas á otras. Prevalecen on los terrenos sueltos y ligeros parti- cularmente en los que no se han cultivado estas plantas; en los terrenos fuertes, gredosos y compac- tos no conviene plantar estas delicadas raices ni en los húmedos porque se pierden; el terreno en donde se cultive se debe cabar á pala •de azadón desterro- nado y desmenuzando perfectamente toda la tierra -allanada su superficie se estenderá con muchaigualdad

un lecho de grueso de ocho dedos de mantillo ó ele

la mezcla que ya queda indicada y

se verifica el

plantío; se colocarás las cebollas ó raices á las distancia unas de otras de una cuarta y á tres dedos de profundidad, teniendo cuidado de no romperlos pequeños tubérculos que las acompañan y de dejar- las bien cubiertas con la mezcla.

C altivo y recolección de raices y simientes^

Las escardas se practicarán con frecuencia antes y

•depues de nacidas las plantas mayormente por Fe -

brero y Marzo, dándole una labor

á la tierra alme-

nándola con el almocafre en los intermedios, pero no profundizando á fin de no herir las cebollas; cuando están en flor conviene regarlas á menudo res- guardándolas del mucho sol que las iuarcliilta¡ en

—28 — •gun acontecimiento imprevisto no se dieren las de algunos plantíos, queden otros con que

—29 —

pocos dias, florecen en la primavera y conservan sus flores por espacio ds cuatro á cinco semanas. Luego que pierden su jugo los tallos y hojas, em- piezan á marchitarse, que comunmente es por Junio. Y Julio, se sacan las raices de tierra, en di.¡,s secos y que la tierra también lo esté, circunstancia necesa- ria para la conservación de estas raices, guardándolas de un año para otro. D e las sencillas semidobles se señalarán las plan- tas de mas vigor, de flcr ancha, y de co\ores mas vivos para la recolección de las semillas: entre estas deben

escojerse las que crian

el tallo recto, alto y ' gruese-

cillo, los pétales anchos, redondeados y los colores brillantes; los oscuros y matizados son los mejores para esto: luego que tengan madura la semilla se cortan las cabezuelas con alguna porción de tallo, no dcmenuzándolas hasta que se saquen y curen per- fectamente á la sombra.

Enfermedades y enemigos.

Las enfermedades dadas que padecen las cebollas de- esta planta son la-vej ez, moho podedumbre, ace- día y la^ caries ó cáncer. Toda raiz hueca y en la cual se advierten agujero que penetran al interior, ó que se halla carcomida en el nacimiento de las raici- llas, está dañada, lo cual se ha de cortar-toda la par- te hasta llegar á lo sano: laecsesiva humedad"las a- ceda, y s_e conoce en el color amarillo de las hojas y

—29 — pocos dias, florecen en la primavera y conservan sus flores por espacio ds cuatro

—30 — .«•i no-se remedia pronto se pudre y por lo tanto se suspenden los riegos hasta tanto empiece á adquirir una buena vegetación.

Esta planta tiene una porción

de

enemigos

que

le hacen mucho daño,las ratas y los ratones se comen las raices ó tubérculos: el alacrán de jardín causa "'rancies daños en los semilleros., mina la tierra, corta todos los tiernos brotes que le impiden el paso y de sus resultas hace perecer la planta, al tiempo

<le dar la caba se busca y se mata: dos pulgones uno negro y otro verde ocasionan también mucho perjui- cio; el verde se agarra á los peeiolos-y con su trompa cstrae la savia, el negro se introduce dentro de las llores antes de abrirse, se esconde entre los pe-latos

los roe y corta poco á poco: para destruirlo

convie-

ne lavar bien las.plantas y echarle bastante hoiiin ó

tabaco en polvos: en los semilleros hacen tanbien da-

ño, para precaverlo se echa una capa, de hollín y

pa-

lomina bien mezclada . L a oruga llamada vosquilla

de

color pardarco, se introduce ¡i dos ó tres líneas y

va

royendo y cortando poco apoco la

planta,

y

se

coíiocecuando se caen las hojas estertores: esta se busca escarbando al rededor de. las raices hasta que; se encnentra. Los gusanillos blancos que se encuen- tran en la basura estos atacan indistintamente las

las hojas y raices: si se hallan en las hojas se lavan

estas con agua y jabón y esto

los destruye: pero si

están en las raices es preciso descubrirlos se sacan

con un cortapluma, cortando tam&ien la parte

daña-

—30 — .«•i no-se remedia pronto se pudre y por lo tanto se suspenden los riegos

—Si - da- por él y llenando el hueco con tierra nueva y re- gándola con conocimiento de tabaco que los acaba de destruir. Para preservarlas también de la babosa

que les hace mucho daño de parte de noche echa una copa de ceniza.

se

les

Marimonas

ó

francesilla.

Los colores mas comunes de esta flor son,

mora-

das, nsgrusoas, color de calé, cenicientas, aceitunas tajadas de blanco, color de rosa, de fuego, encarnadas

mira ¡¡jadas, de porcelana, blancas y de color de carne

•tice. Se tiene por la mas sobresaliente

las que tiene

el tallo grueso de catorce dedos de alto y terminado por \ina hermosa flor de dos á tres dedos de diámetro ó algo mas. Las hojas radicales son numerosas, y se hallan sostenidas por peciolos bastante largos, así es- tas como las del tallo venían en su figura, pues t sou masó menos grandes, enterase masó menos corta- das, de tres en ramas ó biternadas,^del centro de las hojas sale un tallo sencillo ó ramoso según la fortale- za de la planta; estos se hallan comunmente desnu- dos y están cubiertos de borra mas órnenos percepti- ble, teniendo muchas veces una ó dos hojas opues- tas-, que lo abrazan encada una de sus ramificacio- nes, mas pequeñas y recortadas que las radicales; del sobaco de ellas nacen otros ramos mas delgados, los que prodúcela strs flores mas pequeñas. L á raiz es tuberosa -agrumada, pardusca esteriormente y

—Si - da- por él y llenando el hueco con tierra nueva y re- gándola con

—32 — blanca en lo esterior y se compone de tres hasta do- ce ó mas tubérculos desígnales que nacen de un mis-

mo punto, tienen en su ápice una,

dos ó mas yemas

pequeño cubierta con pelos parduscos queingrue- san en la tierra y en cada una produce otra raiz so- bre la antigua que perece después de habérsele su- ministrado á las nuevas sujugo.

Siembra.

Esta clase

de planta se multiplica por las raices

secundarias que nacen de la cebolla principal y también por su semilla pero se propaga mas fácil- mente y mucho mejores por la raiz, floreciendo las plantas con mas brevedad, se mantienen las varieda- des sin dejenerar y es el único medio que queda pa- ra la multiplicación de la flor doble y de todas aque- llas que no dan semillas. Por semillase adquieren todas las nuevas variedades que abundantemente a- parecen todos los años en los semilleros y no dan su flor hasta la segunda verdura: es pi'ecisó ejecutar siembra anuales para sostenerlas sin decadencia y al mismo tiempo propagar las variedades mas-escoci- das. Las siembras se efectúan á últimos de Agosto ó principios de Setiembre del mismo modo que se dijo anteriormente para los anemones, lo mismo que pa- ra el plantio, cultivo, recolección de raices y .semi- llas y sus ensermedades y enemigos.

—32 — blanca en lo esterior y se compone de tres hasta do- ce ó mas

—33—

Del

Jacinto.

Las flores de esta especie las hay de varios colores pero principalmente las mas apreciadas son los azu- les y blancos, muy olorosos se hallan colocadas á la distancia unas de otras desde una hasta diez lineas en la punta del tallo: délo alto de la cebolla nacen de cuatro á ocho hojas radicales, largas, angostas, aca- naladas, lampiñas de un verde reluciente y algo car- nosas; del centro de estas se eleva el tallo de doce dedos de largo verde lustroso, jugoso, casi cilindrico, hueco, lleno de médula, de tres á seis lineas de diá- metro en su base, y disminuye progresivamente ha- cia su estremidad superior, el número de ñores varia considerablemente, cada 1 tallo produce de seis hasta treinta ó mas, según sus diferentes variedades. L a raiz es una cebolla ó sea un bulbo redondo, com- puesto de muchas túnicas jugosas, que se envuelven y cubren unas á otras; las esteriores de telillas secas^y rojizas, y las interiores mas gruesas, carnosas, y blan- cas, termina en su base en una porción eárnosa, sóli- da, de la cual nacen sus raicesillas fibrosas y blancas, Los colores de las flores.de los jacintos ademas de los dos referidos se conocen encarnados, color de fuego color de rosa, blancos con el centro color de caña ma- tizados de fuego y encarnado, blancos con manchas y fajas purpurinas, morados y color de porcelana: los sencillos producen muchas mas flores que los dobles que se dice anterior, pues estos á veces pasan de cuarenta á. cincuenta en cada tallo aunque mas pe -

3

—33— Del Jacinto. Las flores de esta especie las hay de varios colores pero principalmente lasflores.de los jacintos ademas de los dos referidos se conocen encarnados, color de fuego color de rosa, blancos con el centro color de caña ma- tizados de fuego y encarnado, blancos con manchas y fajas purpurinas, morados y color de porcelana: los sencillos producen muchas mas flores que los dobles que se dice anterior, pues estos á veces pasan de cuarenta á. cincuenta en cada tallo aunque mas pe - 3 " id="pdf-obj-38-16" src="pdf-obj-38-16.jpg">

—34—

quenas, son muy vistosas, de colores muy vivos y

ecsalan un olor mas fuerte y agradable bles.

que

las

do-

Siembra,

plantío

y

cultivo.

Las especies jardineros se parpetuan lejifcimas y

sin variar por medio de los

bulbos ó hijuelos que

prodúcela raíz madre lo que no sucede por , la re-

producion do sus semillas, pues varían tan estraor- dinariamente las plantas, que apenas se encontrarán dosque se a semejen csactamcnte siéndolas semillas

de una sola mata: las siembras se

liarán • e r i

cajones

como se dijo para los anemones; la mésela con que debe llenarse estos será una parte de tierra vejetal. tres do mantillo consumido de estiércol de vaca; una de mantillo de hojas de arboles y dos de arena fina; esta se debe tener hecha de un año para otro. Las siembras se harán por Setiembre y Octubre, topan- do las semillas con medio dedo de la tierra compues- ta, poco antes del brote de la segunda verdura se aumentará la. cubierta con otro dedo de mésela: se dejan por tres años en elsemillero, sin que exsijan mas cuidado que el desbroce de toda mala yerba que se arrancará antes que arraigue y cause daño; los rie- gos se harán escasos, resguardándolos mucho délo s ardores del sol.

• jajra¡.el plantío, los parajes, mas adecuados son

los.

—34— quenas, son muy vistosas, de colores muy vivos y ecsalan un olor mas fuerte y

—35—

que están situado'entre sol y sobra; el terreno que le

conviene ha de ser íértil,

no, lijero y suelto sin ser

arenoso, sustancioso, fre - húmedo ni estéril, las de-

mas todas

le son perjudiciales. Antes de hacer el

plantío se reconecerá todas las cebollas con el ma- yor cuidado, para separar las malas ó dañadas; para

este fin se corta con un cuchillo un poquito de las

túnicas

en el ápice, y estarán buenas si tienen el co-

lor blanco.y enfermizas si le tiene amarillo, ó si tienen un cerco oscuro todoal rededor en' cuyo caso se corta- rá ntodala parte dañaría, poniéndola ásecará la sombra en un sitio seco y ventilado, no plantándola hasta que este bien cicatrizada. La época mas oportuna para verificar el plantío es por Octubre y .Noviembre; para plantar la cebolla se harán los hoyos de un pié de profundidad así producen tallos mas gruesos, al- tos y mas poblado de flores: se verifican estos plan- tíos de dos maneras, ó plantándolos en una línea no interrumpida, ó en golpes dé chico áseis cebollas en- cada circuito de un pié de diámetro, donde sé ponen bastante separadas para que tengan espacio en que ensanchar.

El cultivo que requieren se reduce ala- limpieza de" las plantas estrañas. repitiéndola dos ó tres veces- Pn la primavera, los liegos son precisos pero conmo- deraciou: conviene á Ios-tallos ponerles tutores para que no se doblen con el peso de las floTes: luego que se han pasado y marchitadosJüa flores.se cortarán" todos sus tallos,: reservando tan solamente los que se

—35— que están situado'entre sol y sobra; el terreno que le conviene ha de ser íértil,flores.se cortarán" todos sus tallos,: reservando tan solamente los que se " id="pdf-obj-40-32" src="pdf-obj-40-32.jpg">

—36—

destinen para la recolección de simiente.

Recolección

de raices y semientes.

Se

dejan sin sacar de la tierra las cebollas de ja-

cinto

por tres años y

así los hij uelos

del

primero

y

segundo año adquieren mas fuerza y vigor, y toman

incremento para florecer con mas brevedad en

lo

subsecuentes plantíos: las cebolls se

sacan

con

el

azadón luego que han perdido enterament las plan-

tas el jugo y que

se bailan casi del. todo marchitas

sus hojas y tallos, cuidando de no herir las

cebollas

al tiempo de arrancaiias; después se estienden por quince dias en un paraje sombrío, seco y aireado luego se le quita toda la tierra y todas las túnicas, que se hallan desprendidas, y se cortan hasta lo sano " no todas las partes dañadas, cancerosa;- y mohosas;los hijuelos se separan de la raiz madre al paso que se van sacando de tierra las cebollas.

 

Lo s jacintos

de

flor

ra la recolección de

doble son los mas aptos pa- simientes; las castas sencillas

bien

proporcionada,s

y

de

numerosas

flores

y

las

que

llevan dos

ó

tres órdenes

de pétalos, se pre-

fieren

para

esta

lo

cual

se

ejecuta

cuando

las cajas

recolección, se hallen de

color dehoj'a seca

y

que

su selclillas

se habren

miente

en

su interior, para lo

manifestando la si- cortan laá

que se

cajas y

se

conservan

en ellas hasta llegar el

tiem-

po

de

la

siembra.

 
 

Jacinto

del

Perú

 

En todo

es

igual al anterior, de modo que

escu-

—36— destinen para la recolección de simiente. Recolección de raices y semientes. Se dejan sin sacar

—37—

sado es hacer repeticiones que no sean provechosas.

 

Peí

Tulipán.

 

L a

flor

de esta especie es solitaria, grande, dere-

cha y terminal, de color amarilla, naranjado, encar-

nado con

los

bordes de los

pétalos blancos, abigur- ;

radas

de blanco y

morado,

cereza y fuego, y pardo

oscuro;

son bastante olorosas, y se dividen en

tem -

pranos,

tardíos y dobles:

el

tallo

es derecho, rolli-

zo,

estirado

y

de dos

pies

de alto con tres hojas

alternas,

que le envainan, gruesas, avvado lanceola-

das, canaladas con las margenes ondeadas, de nueve

á

doce dedos

de

largo y cuatro dedos de ancho

y

son tanto mas pequeños cuanto se hallan mas

elevadas sobre el tallo: la raíz es una cebolla ó

bulbo

casi avvado compuesto

de

muchas

túnicas

gruesas y carnosas.

Siembra plantío y cultivo

Esta flor se multiplica por el aumento de sus

cebollas y

por sus semillas, por

este último méto-

do es el medio de conseguir variedades nuevas; pe-

ro

es tan largo y fastidioso, que solamente se prac-'

tica

por

algún

aficionado;

para ejecutar las siem-

bras se dispondrá del mismo modo que se dijo pa-

ra

las jacintos, echándole una tierra suave y lijera

compuesta de una parte de arena gorda de rio, una

—37— sado es hacer repeticiones que no sean provechosas. Peí Tulipán. L a flor de esta

—38—

de mantillo

muy consumido de hojas

dos

de tierra

de soto muy lijera, todo

de árboles, y bien revuel-

desmenuzado:

la

siémbrase

ejecutará áúlti-

t o , y mos

de

Agosto y

en Setiembre,

semilla

con igualdad

y

no muy

con el

esparramando la espesa; ejecutada

se cubrirán

las

simientes

grueso d°. un de-

do

con

la

tierra

compuesta y luego se regará con

regadera

moderadamente;

á la segunda verdura se

echará otra

tanda de tierra

compuesta del grueso

de

un

dedo: se

dejan por dos

ó tres

años sin

sacar

las cebollas

del simillero, en cuya época se fortale-

cen y engruesan y hasta el cuarto año no vienen

á manifestar

la flory eso tampoco

en su

color ver-

dadero. Prevalecen en las tierras de miga, ligeras, suaves,

muy esponjosas, que tienen fondo suficiente y no

estancan las agua*; y en las que participan de are- nosas dicen mejor que en otro
estancan
las
agua*; y
en las que participan de are-
nosas dicen mejor que en otro ningún terreno no
debe reponerse en un terreno á menos' que no ha-
llan pasado cuatro
ó cinco
años
desde que se
ocupó
en
el cultivo
de dicha
flor,
con
esto
solóse listan
las flores con mas realce y primor. Los terrenos
destinados
al
cultivo
del tulipán se N labrararán con
el mayor esmero, desmenuzando
los
terrones
y
"allanando lasuperficie componiéndolas del mejor mo-
do conforme sean los terrenos. E l tiempo d e hacer
los plantios
es desde últimos
de
Setiembre hasta
mediados
de Noviembre,
pero algunos suelen con-
tinuarlas hasta fines
de Enero:
los
dias
secos
y

—39—

templados

son los

mas aproposito para verificarlos;

la

tierra

deberá

hallarse

igualmente

preparada y

sin demasiada

humedad; la práctica común es abrir

con, una coa gruesa hoyos capaces de

admitir cada

Cebolla, y á fin de cpie no quede esta en hueco

se

vierte en

el

fondo del

hoyo la tierra

suficiente

para

que

siente bien; deben quedar enterrada por

encima del ápice

de

seis á ocho dados: el método de

plantaren

zanjillas es

mas eficaz

que

el anterior y

'queda

reducido

á-abrir

unos

surcos de

ocho

ó

diez dedos de profundidad por medio del almo-

cafre:

colocadas

las

cebollas

á

la

distancia

arre-

glada

se

cubren

con

la

tierra

que se

saca

déla

zanjilla

inmediata,

que

deberá

proporcionarse

á

medio pié de distancia, y así se continua hasta

que

queda concluido el plantío: asi cnanto á la co-<

locación de

las cebollas

es conveniente

plantarlas

castas tempranas separadas de las tardías y no inter-

polarlas

en los mismos terrenos,

 
 

E l

cultivo

se

reduce

á deshacer las costras de

la supeficie de la tierra en caso de que se haya

formado

antes

de

brotar

las

plantas

fuera.,

ope -

ración

que

se

hace con

el

almocafre

también , le

es útil

ahuecarla

con

labores oportunas; las malas

yerbas deben

destruirse

antes que adquieran fuer-

za, y

en

cuanto

al repartimiento

del

riego se

su-

ministrarán

solamente cuando

mientras

permanecen

en

flor,

y mas después no de -

están

creciendo

ben regarse por ningún motivo.

—39— templados son los mas aproposito para verificarlos; la tierra deberá hallarse igualmente preparada y sin

—40—

 

Recoleeeion

de simientes y

raices.

 

Lo s

tulipanes

madres que se elijan

parala reco-

lecccion

de

simiente

deben

producir

la

flor

bien

proporcionada, los

tallos

elevados

y

gruesos, los

colores sin mezcla,

pero

brillantes, los pétalos

de

bastante

consistencia, anchos

y redondeados

á

su

cima y en fin deben reunir todas las cualidades

de

un

tulipán

perfecto:

las simientes

 

se

dejarán

madurar

con

toda

perfección, y en abriéndose

las

cajas

se

cortarán

con

parte del

tallo y se guarda-

rán

en paraje

ventilado y

seco.

Para

la

recolección

de

las

cebollas se dejan sin

sacar

por

espacio

de tres años y pasado

este tiem-

po

se sacan con

el azadón; la época de

verificarla

es

cuando han

perdido

el jugo

las hojas y tallos

y

se hallan

de

color

seca,

se

estienden por quince

diasen un aposento seco y ventilado, y se lim-

pian de todas las túnicas sueltas luego que están bien

enjutas.

 

,

Tulipanes

enel tocador y aposentos.

Se

pueden tener estas

flores

nacidas en el mis-

mo tocador lográndolo con mucha facilidad y es po-

niendo las

cebollas en

cebolleras

llenas de

agua:

 

debe proporcionarse

la

cebolla al hueco

de

la ce-

bollera

de

sin riesgo

manera que

de

undirse, y

entre holgadamente tocando al agua

pero

por

la

—40— Recoleeeion de simientes y raices. Lo s tulipanes madres que se elijan parala reco- lecccion

—41—

parte

inferior del

bulbo; para lo

cual se coje agua

lluvia ó

de

rio

que son

las

mejores,

se colocarán

ventana

con

en los cuartos

cerca de

la

lo que se

. obtendrá

una

flor

hermosa y olorosa que perfuma-

rá bastante.

 

De la prililaria

ó tablero de damas.

Esta es una clase de flor muy preciosa, por hallar-

se

sus

pétalos con cuadritos

simétricos

blancos ó

amarillos, y rojizos ó

encarnados más ó

menos os-

curos, lo mismo que un tablero de damas: es nati-

* va

de los

Pirineos, pero

ya

se haya

en

todos los

jardines, florece por

Abril;

el

tallo,

que

no

nace

del centro

de

la

cebolla como en

casi todas las de-

mas plantas

libiaceas,

sino de unlado, se

eleva á

la

altura de

ocho ó doce dedos, es delgado senci-

llo,

verdoso

con algnnas manchas rojizas y vestido

de

cuatro ó

cinco

hojas sentadas, alternas^

distan-

te

unas

de otras, acanaladas

y

puntiagudas, y

se

termina

por

una sola flor campanuda: produce la

raíz bullosa,

sólida,

blanquecina,

redonda

y

algo.

comprimida,

del

tamaño de una

nuez.

 

Siembra

p lantío

y

cultivo.

 

En un todo lo mismo que el tulipán véase este pa- ralo que se quiera.

—41— parte inferior del bulbo; para lo cual se coje agua lluvia ó de rio que
 

—42—

 
 

Recolección

de raices y simientes

 

Igualmente véase cho, sobre e l tulipán.

para ello

lo

que

se tiene

di-

 

Del

Narciso.

 
 

Esta

flor es

de

varios colores y son blancos, na-

ranjados, abigurrados,

amarillo

y campanilla color

de

limón

&.

Las- especies de" naiv-iso

se

reducen

á

tres:

la

primera clase que se forma de los que cuya es-

pata

contiene

mochas flores, como

son el

narciso

manojo,

el

oriental y el oloroso: la segunda los nar-

cisos

de flor solitaria,

como

el falso

narciso, el in-

comparable

y el poético; y la tercera losj miquillos.

Todos producen

una cebolla

ó bulbo, avvado

mas

ó

menos

grandes

con

sus

túnicas

esteriores

de

color negrusca,

las hojas

radicales

lisas en forma

de

estoque

y mas ó menos largas y estrechara se

gun

las

especies;

del

centro de ellas

nace'el bo -

hordo mas ó menos alto, y se terminan en una espat-

grande y de .color de hoja seca, que

se abre

por

un

lado, y salen de ella una ó mas flores, mas ó me-

nos grande y de" diversos

colores,

E l

Siembra, plantío

mismo método

que

y cultivo.

se

ha esplicado

para

el

jacinto se praticará con el narciso en todas sus partes.

Reocleccion de raíces

y simientes.

' Igualmente véase como se hace para el jacinto.
'
Igualmente
véase como se hace para
el
jacinto.

—43 —

De la varadajcséó

nardo

oloroso.

Las flores de este se hallan colocadas por un

orden

alterno

en

la

estremidad del tallo, son blan-

cas

y

muy

olorosas: las

flores empiezan á

desen-

volverse por Julio,

desde

la

base

de

la

espiga

hacia

su

sima y

siguen

floreciendo cerca de dos

meses. Las

hojas

radicales

son

largas,

 

angostas

acanaladas

 

y

puntiagudas, el

ó

tallóse

levanta ¡í la

altura de

tres

cuatro ó mas

pies y

está poblado

Con

algunas hojas que lo envainan, y son tanto

mas

cortas

cuanto

nías apartadas do su liase. Tie-

ne

una raíz hullosa, turneada,- casi'redonda y algo

comprimida, y colocada sobre un tubérculo redondo.

Las variedades

que se

conocen de

esta [danta son,

la

sencilla ó

coinuu,

la

de

flor

doble,

la

de

hoja

jaspeada,

y

la

de fior pequeña, y todas se propagan

por medio desús bulbos ó cebollas.

 

Siembra,

pianito

y cull-vo

 

Respecto

á

la

siembra

se

hace

lo

mismo que

del jacinto. El pvmtío

puede verificarse eneras

al

raso, en

zanjas, en

cajones

y

en

macetas ó

ties-

tos:

el terreno

aparente

es el de sustancia

y

miga

beneficiado

con

mantillo

consumido de

caballeri-

za; el terreno se cavará á pala y media de aza-

dón, se desmenuzará y

limpiará

de cantos gruesos

allanando con

la mayor igualdad su superficie: las

cebollas se pondrán

á

la distancia

de

seis á

ocho

dedos unas

de otras,

á-. tres

dedos de

profundidad

—43 — De la varadajcséó nardo oloroso. Las flores de este se hallan colocadas por un

—44—

en

las zanjas,

y

& la

de

cuatro

ó

cinco dedos en

las

eras

al raso. El tiempo adecuado para ejecutar

el

plantío

en las zanjas es por Octubre y Noviem-

bre, ¡pero

en

las

eras

al

raso se

pueden

empezar

desde

Febrero hasta Mayo.

 
 

Recolección de cebollas.

 
 

Para esta recolección se hace

como

se

tiene

di-

cho

para

el tulipán,

 

De

la azucena y maitagon

\

Las

flores

de

 

la

azucena

son

de color blancas,

color de

leche, naranjada, jaspeada, color de fuego;

florece por Mayo y Junio. El martagones de co-

lor

encarnado,

blanco,

color de

fuego, jaspeado,

listado, y

morado;

florece

lo

mismo. Se

divide en

dos especies que son las dichas: la azucena so

llama

laque

produce

la flor campanuda y guarda

una' posición

recta

sobre el

tallo: y

al contrario

llaman

martagón

atocias

las

especies de flores ca-

bizbajas, 8e y pétalos redoblados hacia

afuera: pero

todos

jeneralmente son azucenas y por lo tan lo

las

he puesto

reunidas. El

tallo es sencillo, grueso, ro-

llizo, derecho

y

alto de

tres

á

cuatro

pies:

las

hojas

radicales

son

muy

largas, oblongas, on-

deadas,

puntiagudas

y* enteras,

y

las del

tallo es-

parcidas, muy

numerosas, sentadas, y

tanto mas

cortas

cuanto mas

inmediatas á las flores, se propa-

—44— en las zanjas, y & la de cuatro ó cinco dedos en las eras al

—45 —

ga con mucha facilidad y son muy hermosas y fra-

gantes. L a

raiz

de esta» plantas es bulbosa, escen-

nosa, y compuesta de un numero considerable de

casquistos carnosos.

Siembra,

platino, y

cultivo.

G-eneralmente

se

disponen semilleros para obte-

neiVyVariedades nuevas

de

algún

mérito, pues

las

especies jardineras son meras

variedades

que

por

rarísima

casualidad propagan sus diferencias por se-

millas:

el método

mas conveuiente para los semi-

lleros

es como se esplicó para los jacintos: el tiem-

po de verificarla es por Agosto y Setiembre,

echándole

de

cubierta

á la simiente unos tres de-

dos

escasos.

Los terrenos

para

el

plantío

de

las

azucenas

han ne ser de miga y sustanciosos, pero suaves y

algún

tanto

lijaros, libres

de encharcarse y deben

gozar

de una esposiciouentre sol y sombra, porque

el

demasiado solías perjudica:

la azucena naranja-

da y algunas castas de martagones prevalecen

debajo

de

las

sombras de

los

árboles: se

plantan

por Agosto, Setiembre y Octubre á

la

profundidad

de ocho dedos; las cebollas se plantan en hoyos abiertos con plantador ó coa ó con
de ocho
dedos; las
cebollas se plantan
en hoyos
abiertos con plantador
ó
coa ó con azadón,
alme-
cando
y
mullendo con la mayor perfección los ám-
bitos que ocupan: en cada uno se pueden plantar
dos
ó
tres
cebollas
algo
distantes, conla
idea de
 

—46—

que vista bien

el terreno.

 

El

cultivo es sumamente fácil, y solo consiste

en

limpiar

de mala yerba el terreno, y suministrar

los 'riegos durante

la estación del calor, al paso que

se facilita éste beneficio á las demás.

Recolección de simiente, raices y enemigos.

 

Se

escojerán '"para simiente las plantas mas salu-

dables, de

mas ..

vigor

y

de llores

de fondo oscuro

y

coloros

encendidos [y

-vivos que deberán

ocupar

los parajes

vení ¡huios, donde graduarán los simien-

tes con mas' perfección,!al" paso

que vaya se reco -

jera

y

se

estenderán sobre papel en

parajes

secos

donde

no d< j

el

sol

 

para

que

acabe de perfeccio-

narse,

en

esta_ disposición

se conservará en botes,

ó

popel.

 

N o

se

pasará

á

la

recolección

de

las raices ó

ój cebollas de la azucena y martagones ámenos de

que

¿lio

se hallen

ya

sin

jugos los

tayos y pasado

tres

ó mas

años después del plantío y ú pesar de que

pueden aguantar sin lesión fuera de tierra

por tres-

ócuatro meses,

es mas conveniente

dilasion

en

terrenos que

deberán

plantarlas sin estar ya preve-

nidos

 

par.)

este fin. Por Agosto se pueden ya sacar

las cebollas

y

para

gn adarlas deberán estar

per -

fectamente - limpias de tierra y bien enjutas.

Cansa-considerable

estrago en- estas.plantas. Tai

rosquilla,: cortando los tallos entre dos tierras
rosquilla,: cortando los tallos entre
dos
tierras

al

 

_

47—

 

tieinp'o de

despuntar

en

la

primavera.: los

alacra-

nes,

los ratones,

los caracoles

guaresen

dentro de

los

tiernos

y

babosas

qne cogollos: para de-

se

fender

á

estas plantas

 

de dichos destructores con

súltese

el

cultivo

de

los

anemone.

La

azucena-

anteada, dorada,

y

la corona imperial; las

prime-

ras

florecen

por Mayo

y Junio

y

la

mero

última por

se

Abril:, algunos

las

cultivan

por

a doro o y

sigue

en un todo el mismo orden ya esp'icado; pero

muchos

las han dejado

ya

cultivar

las

primeras

por que cunden ta oto en la tierra que se siembra

que

ya

imposible verse libre

de

ella y

si

se

consigue

¡i

fuerza

de

mucho

trabajo,

y

la

última

por