Sunteți pe pagina 1din 36

372.7

And. Cuaderno N° 14

Cuadriláteros y otros polígonos. Simetrías Federación Internacional Fe y Alegría,
2006

32 p.; 21,5 x 19 cm. ISBN: 978-980-6418-91-2 Matemáticas, Geometría

“Los contenidos que se enseñen en la escuela deberán ser aquellos que fortalezcan en los alumnos la ca- pacidad para razonar con claridad, fomentar su curiosidad y desarrollar esquemas mentales que le permitan asumir las nuevas realidades que se presentarán en el futuro lleno de in- certidumbre”

HUGO PARRA S.

EQUIPO EDITORIAL Beatriz Borjas y Carlos Guédez

Dimensión: Desarrollo del pensamiento matemático Cuaderno N° 14 Cuadriláteros y otros polígonos. Simetrías Autor: Martín Andonegui Zabala

Este libro se ha elaborado con el propósito de apoyar la práctica educativa de los cientos de educadores de Fe y Alegría. Su publicación se realizó en el marco del Programa Internacional de Formación de Educadores Populares desarrollado por la Federación Internacional Fe y Alegría desde el año 2001.

Diseño y Diagramación: Moira Olivar Ilustraciones: Corina Álvarez Concepto gráfico: Juan Bravo Corrección de textos: Carlos Guédez y Martín Andonegui

Edita y distribuye: Federación Internacional de Fe y Alegría. Esquina de Luneta. Edif. Centro Valores, piso 7 Altagracia, Caracas 1010-A, Venezuela. Teléfonos: (58) (212)5631776 / 5632048 / 5647423. Fax: (58) (212) 5645096 www.feyalegria.org

© Federación Internacional Fe y Alegría

Depósito legal: lf 60320075101108 Caracas, abril 2006

Publicación realizada con el apoyo de:

Centro Magis - Instituto Internacional para la Educación Superior en América Latina y el Caribe (IESALC) - Corporación Andina de Fomento (CAF)

Internacional para la Educación Superior en América Latina y el Caribe (IESALC) - Corporación Andina de
introducción A modo de introducción nuestro recordatorio , L a sugerencia que proponíamos en el

introducción

A modo de introducción nuestro recordatorio

,

L a sugerencia que proponíamos en el Cuaderno No 1 y que siempre

presidirá los demás Cuadernos: Vamos a estudiar matemática, pero no lo vamos a hacer como si fuéramos simplemente unos alumnos que posteriormente van a ser eva-

luados, y ya. No. Nosotros somos docentes –docentes de matemática en su momento-

y este rasgo debe caracterizar la forma de

construir nuestro pensamiento matemático. ¿Qué significa esto?

• La presencia constante de la meta última de nuestro estudio: alcanzar unos niveles de conocimiento tecnológico y re-

flexivo, lo cual debe abrir ese estudio hacia

la búsqueda de aplicaciones de lo aprendi-

do, hacia el análisis de los sistemas que dan forma a nuestra vida y utilizan ese conoci-

miento matemático, y hacia criterios socia- les y éticos para juzgarlos.

• Construir el conocer de cada tópico matemático pensando en cómo lo enseña- mos en el aula, además de reflexionar acer- ca de cómo nuestro conocer limita y con-

diciona nuestro trabajo docente. De esta forma, integrar nuestra práctica docente en nuestro estudio.

• Como complemento a lo anterior, construir el conocer de cada tópico mate- mático pensando en cómo lo podemos lle- var al aula. Para ello, tomar conciencia del proceso que seguimos para su construcción, paso a paso, así como de los elementos –cognitivos, actitudinales, emocionales - que se presenten en dicho proceso. Porque a partir de esta experiencia reflexiva como estudiantes, podremos entender y evaluar mejor el desempeño de nuestros alumnos –a su nivel- ante los mismos temas.

• En definitiva, entender que la mate- mática es la base de su didáctica: la forma en que se construye el conocimiento ma- temático es una fuente imprescindible a la hora de planificar y desarrollar su enseñan- za.

Y ahora, vamos al tema de este Cuader- no, la circunferencia y el círculo.

1. Cuadriláteros 1.1. Concepto y elementos fórmula para un cálculo aproximado (Eves, 1969): Si a,

1. Cuadriláteros

1.1. Concepto y elementos

fórmula para un cálculo aproximado (Eves, 1969): Si a, b, c y d son las longitudes de los cuatro lados consecutivos de un cuadri- látero, el área viene dada por: A = ¼ (a + c) x (b + d).

Un cuadrilátero es un polígono de cuatro lados. En la figura 1 se presentan dos ejem- plos de cuadriláteros, convexo el de la izquierda y cóncavo el de la derecha. Para desig- narlos utilizamos letras mayúsculas en los vértices.

A

D B
D
B

C

P L J H
P
L
J
H

Fig. 1: Cuadriláteros

Entre los elementos de un cuadrilátero mencionamos sus lados y ángulos, entendien- do por estos últimos los que se hallan en la región interna del polígono. Observamos que cuando el cuadrilátero es convexo, todos sus ángulos miden menos de 180 o , mientras que en un cuadrilátero cóncavo hay un ángulo –y sólo uno- que mide más de 180 o (< L).

Otro elemento a considerar son las diagonales. Todo cuadrilátero convexo posee dos, mientras que si es cóncavo, posee una sola diagonal. Cuando se traza una diagonal, el cuadrilátero se descompone en dos triángulos. De aquí deducimos que la suma de las medidas de los ángulos de todo cuadrilátero es 360 o .

Otros dos aspectos a destacar son el perímetro (suma de las longitudes de los lados) y el área (medida de la región interior del cuadrilátero). Su cálculo tiene particular interés en algunos casos especiales de cuadriláteros que se estudiarán más adelante. En términos generales, el área de un cuadrilátero puede obtenerse a partir de la suma de las áreas de los dos triángulos en que se descompone al trazarse una diagonal. En este punto puede ser muy útil la fórmula de Herón de Alejandría (Cuaderno 13) para el cálculo de las áreas de los triángulos, a partir de las medidas de los lados y de una diagonal del cuadrilátero.

También resulta de interés histórico recordar que los babilonios daban la siguiente

1.2. Construcción de un cuadrilátero

Tratemos de construir un cuadrilátero

con cuatro segmentos que midan 4 cm, 3 cm, 2 cm y 11 cm, respectivamente. ¿A qué conclusión llegamos?

Que no se puede construir. De aquí se deduce una condición necesaria para la construcción de cualquier cuadrilátero: la longitud del segmento mayor debe ser me- nor que la suma de las longitudes de los otros tres segmentos.

Si se cumple esta condición, ¿cómo po- demos construir un cuadrilátero convexo, dadas las medidas de cuatro segmentos? Podemos tomar dos de ellos y hacerlos co- incidir en uno de sus respectivos extremos; queda formado así un ángulo. Ahora, des- de uno de los extremos libres trazamos un arco cuya amplitud sea la medida de uno de los otros dos segmentos. Y desde el otro extremo libre trazamos otro arco cuya am- plitud sea la medida del cuarto segmento. El punto en que se cortan ambos arcos es el cuarto vértice del cuadrilátero.

Reúnanse varios compañeros(as) y construya, cada quien, un cuadrilátero cu- yos lados midan, respectivamente: 7 cm, 5 cm, 13 cm y 8 cm. ¿Qué conclusión ex- traen al observar las figuras construidas por todos(as)?

La conclusión es clara: con esas medidas pueden obtenerse tantos cuadriláteros dife- rentes como personas intenten construirlo. ¿Por qué? Fundamentalmente, porque hay varias opciones para seleccionar los dos primeros segmentos y porque, una vez he- cha esa selección, la amplitud del ángulo formado por ellos puede variar, aunque tie- ne un límite que no puede sobrepasar: la distancia que separa los extremos libres de ambos lados del ángulo tiene que ser me- nor que la suma de las longitudes de los dos segmentos no utilizados (¿por qué?).

Como vemos, no basta con dar las lon- gitudes de los cuatro lados, ya que con solo este dato podemos construir infinitos cuadriláteros. Con el fin de averiguar todas las condiciones que necesitamos para cons- truir un cuadrilátero determinado, lo mejor es pasar por la siguiente experiencia: Tome un cuadrilátero cualquiera (por ejemplo, di- bujado por otra persona) y trate de dibujar otro que sea congruente (sin calcarlo, claro) utilizando regla y compás.

1.3. Clasificación de los cuadriláteros

Hemos visto que si se toma como refe- rencia la existencia, o no, de algún ángulo interno cuya medida sea mayor que 180 o , los cuadriláteros se clasifican en cóncavos o convexos, respectivamente.

Pero hay otro criterio que tiene que ver con los lados de un cuadrilátero y, en parti- cular, con la condición de paralelismo entre ellos. Así,

Si un cuadrilátero posee

Se denomina

Dos pares de lados paralelos

Paralelogramo

Un solo par de lados paralelos

Trapecio

Ningún par de lados paralelos

Trapezoide

En lo que resta trabajaremos en estas clases de cuadriláteros, particularmente en las dos primeras.

de cuadriláteros, particularmente en las dos primeras. 2. Paralelogramos 2.1. Concepto y elementos Un paralelogramo

2. Paralelogramos

2.1. Concepto y elementos

Un paralelogramo ([parallelos] = para- lelo + [gramme] = línea) es un cuadrilátero que posee dos pares de lados paralelos. Por esta razón, son polígonos convexos. En la figura 2 se presentan algunos ejemplos.

convexos. En la figura 2 se presentan algunos ejemplos. Fig. 2: Paralelogramos Si un cuadrilátero posee
convexos. En la figura 2 se presentan algunos ejemplos. Fig. 2: Paralelogramos Si un cuadrilátero posee
convexos. En la figura 2 se presentan algunos ejemplos. Fig. 2: Paralelogramos Si un cuadrilátero posee
convexos. En la figura 2 se presentan algunos ejemplos. Fig. 2: Paralelogramos Si un cuadrilátero posee

Fig. 2: Paralelogramos

Si un cuadrilátero posee dos pares de la- dos congruentes, ¿es un paralelogramo?

Pues no necesariamente. Véase la si- guiente figura:

posee dos pares de la- dos congruentes, ¿es un paralelogramo? Pues no necesariamente. Véase la si-

En un paralelogramo, los lados opuestos son congruentes. Análogamente, los ángu- los opuestos son congruentes. Y como la suma de las medidas de los cuatro ángulos es 360 o , se sigue que dos ángulos conti- guos son suplementarios (¿por qué?). De este modo, dada la medida de un ángulo, se conocen las de todos los demás.

Otro elemento de interés son las diago- nales. Las dos diagonales de un paralelogra- mo no tienen por qué ser congruentes, pero siempre se cortan en sus puntos medios.

A partir de estas características se pue-

de definir a un paralelogramo de cualquiera de estas tres maneras: Un paralelogramo es un cuadrilátero:

Que posee dos pares de lados para-

lelos

Cuyos lados opuestos son congruen-

tes

• Cuyas diagonales se cortan en sus puntos medios

1. Dibuje un cuadrilátero convexo cual- quiera. Una los puntos medios de todos sus lados. ¿Qué figura obtiene? ¿Y si el cuadri- látero es cóncavo? ¿Por qué razón ocurre esto?

2.2. Clasificación de los

paralelogramos

Tenemos varios criterios para clasificar

a los paralelogramos:

a) Según sus lados y ángulos:

• Si posee los 4 lados congruentes, se trata de un rombo

• Si posee los 4 ángulos congruentes,

es decir, rectos, se trata de un rectángulo

• Si posee ambas características (los 4

lados congruentes y los 4 ángulos rectos), se trata de un cuadrado

• Si no posee ninguna de ambas carac-

terísticas, se trata de un romboide

En la figura 2 se representan, en este or- den, un romboide, un rombo, un rectángulo y un cuadrado. Observamos que un cuadra- do puede definirse como un rombo cuyos ángulos son rectos, o como un rectángulo cuyos lados son todos congruentes.

b) Según sus diagonales:

Ya sabemos que en todos los parale- logramos las diagonales se cortan en sus puntos medios. Veamos ahora qué tienen de particular en cada una de las clases de paralelogramo:

• Si son perpendiculares, se trata de un rombo

son congruentes, se trata de un

rectángulo

• Si son perpendiculares y congruen-

tes, se trata de un cuadrado.

Si

• Si no son ni perpendiculares ni congruentes, se trata de un romboide

Como puede apreciarse, la aplicación de los dos criterios de clasificación desemboca en las mismas clases de paralelogramos.

2. Determine si son verdaderas o falsas las siguientes afirmaciones. Ayúdese trazando

las figuras que crea pertinentes.

a) Si un cuadrilátero es un rombo, entonces sus diagonales son perpendiculares

b) Si en un cuadrilátero las diagonales son perpendiculares, entonces es un rombo

c) Si en un cuadrilátero las diagonales son congruentes, entonces es un rectángulo

d) Si las diagonales de un cuadrilátero se cortan en sus puntos medios, entonces es un

romboide

e) Si en un cuadrilátero los lados son todos congruentes, así como los ángulos, enton-

ces se trata de un cuadrado

f) Si en un paralelogramo las diagonales son congruentes, entonces es un rectángulo

g) Puede haber paralelogramos cuyas diagonales no se cortan en sus puntos medios

h) Si un cuadrilátero es un rectángulo, entonces sus diagonales son congruentes

i) Todo cuadrado es un rectángulo

j) Es posible un cuadrilátero con sólo dos ángulos rectos no contiguos

k) Es posible un cuadrilátero con sólo tres lados congruentes

l) Todo rombo es un cuadrado

3. Indique cuántos rectángulos hay en la siguiente figura:

3. Indique cuántos rectángulos hay en la siguiente figura:
3. Indique cuántos rectángulos hay en la siguiente figura:
3. Indique cuántos rectángulos hay en la siguiente figura:
3. Indique cuántos rectángulos hay en la siguiente figura:
3. Indique cuántos rectángulos hay en la siguiente figura:
3. Indique cuántos rectángulos hay en la siguiente figura:
4. Indique cuántos rombos hay en la siguiente figura:
4. Indique cuántos rombos hay en la siguiente figura:
4. Indique cuántos rombos hay en la siguiente figura:

4. Indique cuántos rombos hay en la siguiente figura:

4. Indique cuántos rombos hay en la siguiente figura:
4. Indique cuántos rombos hay en la siguiente figura:
4. Indique cuántos rombos hay en la siguiente figura:
4. Indique cuántos rombos hay en la siguiente figura:
4. Indique cuántos rombos hay en la siguiente figura:
4. Indique cuántos rombos hay en la siguiente figura:
4. Indique cuántos rombos hay en la siguiente figura:
4. Indique cuántos rombos hay en la siguiente figura:
4. Indique cuántos rombos hay en la siguiente figura:
4. Indique cuántos rombos hay en la siguiente figura:
4. Indique cuántos rombos hay en la siguiente figura:

5. ¿Cuál es el menor número de palitos que se pueden

retirar para que queden sólo 3 cuadrados?

¿Y para que queden sólo 3 cuadrados congruentes?

de palitos que se pueden retirar para que queden sólo 3 cuadrados? ¿Y para que queden

6. Forme 6 cuadrados moviendo sólo 2 de los 12 palitos de la figura.

6. Forme 6 cuadrados moviendo sólo 2 de los 12 palitos de la figura.

7. Obtenga 10 cuadrados moviendo

sólo 4 palitos de los 12 de la figura:

cuadrados moviendo sólo 4 palitos de los 12 de la figura: 8. Y ahora obtenga 5

8. Y ahora obtenga 5 cuadrados mo-

viendo también 4 palitos de la figura.

9. En el cuadrado de la figura hay 9

objetos colocados a igual distancia hori- zontal y vertical unos de otros. Trace dos cuadrados interiores, de modo que cada objeto quede aislado de todos los demás.

y vertical unos de otros. Trace dos cuadrados interiores, de modo que cada objeto quede aislado

2.3. Relación entre triángulos y para-

lelogramos

En el Cuaderno 13 decíamos que si se traza cualquiera de las dos diagonales de un paralelogramo, su región interior queda dividida en dos triángulos que resultan ser congruentes, ya que los tres pares de lados correspondientes son congruentes.

Y agregábamos que todo triángulo pue- de considerarse derivado de la bisección de un paralelogramo por cualquiera de sus diagonales. Vamos a ver este aspecto con

más detalle, analizando cómo se origina cada uno de los diferentes tipos de triángulos, a partir de cierta clase de paralelogramo en particular.

Tipo de ∆

Paralelogramo

 

Elementos considerados

Acutángulo

Rombo (no cuadrado) y algu- nos romboides

2

lados y la diagonal corta

Rectángulo

Rectángulo

 

2 lados y una diagonal

Obtusángulo

Rombo (no cuadrado) y rom- boide

2

lados y la diagonal larga

Equilátero

Rombo (un ángulo de 60 o )

2

lados y la diagonal corta

Isósceles

Rombo

2

lados y cualquier diagonal

Isósceles

Romboide (diagonal corta = lado largo)

2

lados y la diagonal corta

Escaleno

Romboide (diagonal corta ≠ lado largo) y rectángulo (no cuadrado)

2

lados y cualquier diagonal

Rectángulo e isós- celes

Cuadrado

2

lados y cualquier diagonal

Verifique cada una de las situaciones propuestas en la tabla anterior; es decir, trace cada uno de los paralelogramos propuestos y la diagonal indicada, y observe cómo se obtiene cada uno de los tipos de triángulos señalados.

10. Considere los cuatro triángulos en que se divide el interior de un paralelogramo cuando se trazan las dos diagonales.

a) ¿Pueden formarse cuatro triángulos equiláteros?

b) ¿Y cuatro triángulos isósceles? ¿En qué caso(s)?

c) ¿Y cuatro triángulos escalenos? ¿En qué caso(s)?

d) ¿Y cuatro triángulos rectángulos? ¿En qué caso(s)?

e) ¿Y cuatro triángulos rectángulos e isósceles? ¿En qué caso(s)?

2.4. Construcción de paralelogramos

a) Mediante el uso de las herramientas geométricas

Observamos que, en cuanto a lados y ángulos:

Para construir

Es suficiente

Un rectángulo

Un rombo

Un romboide

La longitud de una diagonal y la medida de uno de los ángulos que forman las diago- nales

La longitud de las dos diagonales

La longitud de las dos diagonales y la medida de uno de los ángulos que forman las diago- nales

cuyos ángulos mide 60 o

d) Un rombo cuyas diagonales miden 3

y 5 cm

e) Un rectángulo cuyas diagonales mi-

den 8 cm, tal que el ángulo formado entre ellas mide 60 o f) Un romboide cuyos lados miden 3 y 7

cm y uno de cuyos ángulos mide 150 o

g) Un rectángulo cuyos lados miden 4

y 6 cm

h) Un romboide cuyas diagonales miden

6 y 8 cm, tal que el ángulo formado entre ellas mide 45 o

conocer

 

Un cuadrado

La longitud del lado

Un rectángulo

Las longitudes de dos lados diferen- tes

 

Un rombo

La longitud del lado y la medida de un ángulo

 

Un romboide

La longitud de dos lados diferentes y la medida de un ángulo

11. Si las diagonales de un rectángulo forman un ángulo de 90 o , ¿de qué figura se trata?

Si utilizamos regla y compás, o regla y escuadra, podemos servirnos de las técni- cas de construcción descritas en el Cuader- no 12. En particular, de las siguientes:

 

También en este caso, si utilizamos re- gla y compás, o regla y escuadra, podemos servirnos de las técnicas de construcción descritas en el Cuaderno 12. En particular, de las siguientes:

a) Construya un rectángulo sabiendo

que uno de los lados mide 5 cm y una de

las diagonales, 13 cm.

b) Construya un rombo sabiendo que su

lado mide 5 cm y una de las diagonales, 6

cm.

c) Construya un romboide sabiendo que

su lado mayor mide 5 cm, 6 cm su diagonal

mayor, y que ambos segmentos forman un ángulo de 20 o .

Trazar segmentos cuya medida nos es

 

Trazar segmentos cuya medida nos es

dada

dada

Trazar perpendiculares a un segmento en sus puntos extremos

 

Obtener el punto medio de un seg-

 

mento

Construir ángulos cuya medida nos es

 

Trazar la mediatriz de un segmento

dada • Trasladar ángulos sobre la recta en que se asienta uno de los lados

Construir ángulos cuya medida nos es

 

dada

Trazar segmentos que unen pares de puntos dados

Pero también podemos observar que, en cuanto a diagonales:

 

Si usted toma dos varillas o palitos rectilíneos de diferente longitud y los uti- liza como diagonales, ¿qué paralelogramos puede construir (al unir los extremos de las varillas)? Hágalo. Y si ahora toma dos vari-

 

Ármese de paciencia y construya los siguientes paralelogramos. Hágalo como lo desee.

conocer

 
 

a) Un cuadrado de 5 cm de lado

llas

o palitos rectilíneos de igual longitud y

La longitud de una diagonal

b) Un cuadrado cuya diagonal mide 6

los

utiliza como diagonales, ¿qué paralelo-

 

Un cuadrado

cm

c) Un rombo de 4 cm de lado y uno de

gramos puede construir (al unir los extre- mos de las varillas)? Hágalo también.

b) Mediante la yuxtaposición de los

correspondientes tipos de triángulos

Si nos referimos a la tabla propuesta en el párrafo 2.3. (obsérvela un momento), en- contramos que al yuxtaponer por la “diago- nal” dos triángulos congruentes indicados en cada caso, se obtendrá el paralelogramo correspondiente. Por ejemplo, yuxtaponer por la hipotenusa dos triángulos rectángu- los congruentes, nos genera un rectángulo; o dos triángulos obtusángulos congruentes, por su lado más largo, nos genera un rom- boide:

por su lado más largo, nos genera un rom- boide: Fig. 3: Construcción de paralelogramos a
por su lado más largo, nos genera un rom- boide: Fig. 3: Construcción de paralelogramos a

Fig. 3: Construcción de paralelogramos a partir de triángulos

Trate de construir los demás paralelo- gramos por una vía similar; lo puede hacer recortando pares congruentes de diversos triángulos y yuxtaponiéndolos, según lo in- dicado en la tabla del punto 2.3. De esta forma se termina de advertir la relación que existe entre triángulos y paralelogramos.

c) Mediante el uso de cintas o bandas

que se intersectan

Al superponer dos bandas, como se muestra en la figura 4, la zona de intersec-

ción de ambas forma un paralelogramo. Los cuatro puntos de intersección son los vértices.

Los cuatro puntos de intersección son los vértices. Fig. 4: Construcción de un paralelogramo a partir

Fig. 4: Construcción de un paralelogramo a partir de dos bandas

Las distintas clases de paralelogramos se construyen de esta manera (hágalo por su cuenta):

Anchura de las bandas

Ángulo de intersec- ción

Paralelogramo

Diferente

Cualquiera ≠ 90 o

Romboide

Diferente

90

o

Rectángulo

Igual

cualquiera ≠ 90 o

Rombo

Igual

90

o

Cuadrado

2.5. Perímetro y área de paralelogramos

a) El perímetro de los distintos tipos de paralelogramos se calcula así:

En un rombo o en un cuadrado de lado l: perímetro = 4 x l • En un rectángulo o en un romboide de lados a y b: perímetro = 2 x (a + b)

b) El área de un paralelogramo

la medida de la superficie

de su región interior. Para llegar a una expresión que relacione esta medida con la de los

elementos de un paralelogramo, empezamos por considerar un cuadrado cuyo lado mide

1 unidad (u) de longitud (puede ser 1 cm, 1 tiene un área de 1 unidad cuadrada (1

m, etc.). Se dice que este cuadrado unitario

Recordemos que el área de un polígono se define como

u

2

).

Y esta es la unidad para medir las áreas de cualquier superficie plana y, en particular, de cualquier polígono. Medir el área de un paralelogramo consiste en averiguar cuántas veces su superficie contiene a un cuadrado unitario, en las unidades dadas.

En el Cuaderno 13 observamos que las figuras cuya área resulta más sencilla de medir son los rectángulos. Para calcular, por ejemplo, el área de un rectángulo cuyos lados miden 4 y 3 cm, nos imaginamos la figura “fraccionada” en 12 cuadrados unita- rios de 1 cm de lado y 1 cm 2 de área:

cuadrados unita- rios de 1 cm de lado y 1 cm 2 de área: Fig. 5:

Fig. 5: Área de un rectángulo

El área del rectángulo es de 12 cm 2 . E inferimos que si las dimensiones de sus la- dos son b (base) y h (altura), su área vendrá dada por A = b x h. Como un caso particu- lar, el área de un cuadrado de lado l vendrá dada por: A = l 2 .

Si ahora consideramos un romboide como el de la izquierda, observamos que siempre es posible “pasar” a un rectángulo como el de la derecha (igual ocurre con un rombo), de la misma área, ya que la “pesta- ña” triangular simplemente se ha desplaza- do de lugar de una figura a otra:

h
h

b

se ha desplaza- do de lugar de una figura a otra: h b Fig. 6: Área

Fig. 6: Área de un romboide En definitiva, el área del romboide y, en general, de cualquier paralelogramo viene dada por A = b x h, que describe el produc- to de las medidas de su base y de su altura.

Vale la pena hacer una mención especial en el caso del rombo, ya que su área puede determinarse a partir de las medidas de sus diagonales. Observe que si se multiplican

ambas medidas, se obtendría el área de un rectángulo que duplicaría la del rombo (trace

la figura correspondiente). Por lo tanto, si las diagonales miden a y b, el área del rombo

viene dada por A = ½ (a x b). En el caso particular de un cuadrado de diagonal d, su área

es: A = ½ d 2 .

Verifique que la fórmula manejada por los babilonios para el cálculo aproximado del área de un cuadrilátero: A = ¼ (a + c) x (b + d), siendo a, b, c y d las longitudes de los cua- tro lados consecutivos del cuadrilátero, se ajusta exactamente al caso de los rectángulos, pero no al de los rombos (no cuadrados) y romboides.

La relación establecida por el teorema de Pitágoras: c 2 = a 2 + b 2 (ver Cuaderno 13),

puede interpretarse así: el área del cuadrado construido sobre la hipotenusa (c 2 ) equivale

a la suma de las áreas de los cuadrados construidos sobre cada uno de los catetos (a 2 +

b 2 ) [Si desea una visualización dinámica de esta interpretación, puede acudir a la red en

la dirección http://www.walter-fendt.de/m11s/index.html y llegar a la sección “Teorema de Pitágoras”].

c) Las unidades para medir los perímetros y las áreas

c.1) Aunque hasta ahora nos hemos referido con cierta frecuencia a la medida de

longitudes –de segmentos, lados, perímetros de polígonos, distancias

nada acerca de las unidades en que tales medidas se refieren. Las unidades universalmen-

te reconocidas conforman el sistema decimal de medidas de longitud. Las que se utilizan

habitualmente son:

-, no hemos dicho

Kilómetro

Hectómetro

Decámetro

metro

decímetro

centímetro

milímetro

Km

Hm

Dm

m

dm

cm

mm

La unidad fundamental de este sistema es el metro. Sus múltiplos aparecen a su iz- quierda en la tabla y sus submúltiplos, a la derecha. El carácter decimal de este sistema

significa que cada unidad de un orden dado equivale a 10 unidades del orden inmedia- tamente inferior; y que 10 unidades de cualquier orden equivalen a 1 unidad del orden

inmediatamente superior.

Existen otras unidades dentro de este sistema, que se utilizan en aquellas aplicaciones que tienen que manejar longitudes muy pequeñas; por ejemplo, la micra (millonésima parte de un metro), el ángstrom (diezmilmillonésima parte de un metro), etc.

Cuando se trata de medir distancias entre puntos de la superficie terrestre se utiliza habitualmente el kilómetro. También tiene uso la milla. Inicialmente esta unidad corres- pondía a la distancia que una legión romana recorría al dar mil (de ahí el nombre) pasos “dobles” (dos pasos sucesivos), y que equivalía casi a 1,5 Km. Actualmente está vigente la milla marina, utilizada en navegación marítima y aérea; corresponde a la longitud, sobre la esfera terrestre, de un minuto de arco de un meridiano y equivale a 1.852 m.

Para medir distancias mayores, como en astronomía, se utilizan otras medidas no de- cimales; por ejemplo, el año luz (distancia recorrida por la luz solar en un año, a la velo- cidad de 300.000 Km/s), el parsec (3,26 años luz), etc.

Estime (en metros) la longitud de los siguientes objetos:

a)

la altura de una pared del aula de clase

b) la anchura de esa misma pared

c)

la anchura de la puerta del aula

d) la altura de una de las ventanas del aula

Todas las culturas han creado y manejado sus propios sistemas de medida de longitu- des, con sus unidades correspondientes, algunas de las cuales todavía pueden estar vigen- tes. Conocerlas y valorarlas tiene que formar parte de nuestro bagaje matemático.

12. Complete la tabla siguiente:

 

La medida

Equivale a

La medida

Equivale a

13 m

cm

0,01 Hm

dm

0,4 Km

m

23,5 Dm

0,235

3.000 cm

30

600 mm

m

2,60 m

2.600

36 Km

360

c.2) En cuanto a la medida de superficies, ya hemos mencionado que la unidad bá- sica siempre es un cuadrado cuyo lado mide una unidad de longitud. Así se forman las unidades del sistema decimal de medidas de superficie o área. Las que se utilizan habi- tualmente son:

Kilómetro

Hectómetro

Decámetro

metro

decímetro

centímetro

milímetro

cuadrado

cuadrado

cuadrado

cuad.

cuadrado

cuadrado

cuadrado

Km 2

Hm 2

Dm 2

m

2

dm 2

cm

2

mm

2

La unidad fundamental de este sistema es el metro cuadrado. Sus múltiplos apare- cen a su izquierda en la tabla y sus submúl- tiplos, a la derecha. El carácter decimal de este sistema significa que cada unidad de un orden dado equivale a 100 unidades del orden inmediatamente inferior; y que 100 unidades de cualquier orden equivalen a 1 unidad del orden inmediatamente superior.

También en la medida de superficies existen otras unidades vigentes. Entre ellas destaca la hectárea (Ha), que es el área de un cuadrado de 100 m de lado; coinci- de, pues, con el hectómetro cuadrado. En muchos núcleos urbanos la hectárea suele aproximarse al tamaño del solar ocupado por una manzana de casas. Un submúltiplo de la Ha es el área (a), que coincide con 1 Dm 2 .

También deben conocerse y valorarse las unidades de medida de superficies pro- pias de nuestras culturas locales o regiona- les.

13. a) ¿A qué equivale la centésima parte

de un Km 2 ?

b) ¿Es cierto que la décima parte de un

m 2 equivale a un dm 2 ?

c) ¿Por qué cantidad debe multiplicarse

un Dm 2 para obtener un m 2 ?

d) ¿Es cierto que 100 Ha equivalen a 1

km 2 ?

14.

Complete la tabla siguiente:

 
 

La medida

Equivale a

 

1,57 Ha

 

m

2

La medida

Equivale a

7,4 Km 2

 

Ha

800

cm 2

8

0,04 m 2

cm

2

65 m 2

0,65

5.000 m 2

Ha

400 Ha

Km

2

732

dm 2

73.200

Escriba la extensión de la superficie de su país en hectáreas.

Estime (en m 2 ) el área de las siguientes superficies y verifíquelo después:

a) el piso del aula de clase

b) la pared más grande del aula de clase

c) la cancha de deporte de la escuela

d) la pizarra del salón de clase

e) la puerta del aula de clase

f) la ventana más pequeña del salón

d) La resolución de problemas referidos a perímetros y áreas de paralelogramos

Calcule el perímetro de un cuadrado cuya área mide 64 cm 2 .

Si el área es de 64 cm 2 , el lado mide 8 cm (64 = 8 2 ) y el perímetro: 4 x 8 cm = 32 cm. ¿Se puede concluir que siempre el perímetro de un cuadrado es la mitad de la medida de su área (cada una en sus corres- pondientes unidades)?

Calcule el área de un rectángulo sa- biendo que uno de los lados mide 5 cm y una de las diagonales, 13 cm.

Si hace la figura verá que se forma un triángulo rectángulo, uno de cuyos catetos mide 5 cm, y la hipotenusa, 13 cm. Aplica- mos el teorema de Pitágoras para obtener

la medida del otro cateto: x 2 = 13 2 – 5 2 = 169 – 25 = 144 = 12 2 . Por lo tanto, el otro cateto mide 12 cm, y el perímetro: 2 x (5 + 12) = 34 cm.

De todos los rectángulos que tienen 36 cm 2 de área, ¿cuál es el que tiene menor perímetro?

La idea es ir recorriendo todos los pa- res de factores (base y altura) cuyo pro- ducto sea 36, y calcular el perímetro co- rrespondiente. Por ejemplo, si son 1 y 36, el perímetro será de 74 cm; si son 3 y 12, el perímetro será 30 cm; y será de 26 cm cuando sean 4 y 9. Por esta vía se llega a que el menor perímetro se obtiene cuando se trata de los factores 6 y 6: 24 cm; es de- cir, cuando se trata del cuadrado de 6 cm de lado. ¿Puede generalizarse el resultado para todo rectángulo? ¿Cómo formularía esa generalización?

Considere las dos figuras A y B (A es un rectángulo de base 12 cm y altura 5 cm):

La figura B se obtiene separando los dos trozos del rectángulo A y B volviéndolos a unir de la forma indicada.

rectángulo A y B volviéndolos a unir de la forma indicada. A B ¿Las dos figuras

A

B
B

¿Las dos figuras tienen la misma área? ¿El mismo perímetro?

Puede verse que las dos figuras tienen la misma área. En cuanto al perímetro, el del rectángulo A es 2 x (5 + 12) = 34 cm. La figura B es un triángulo isósceles; los dos lados congruentes son las diagonales del rectángulo, cuya medida es de 13 cm, según acabamos de calcular. El otro lado mide el doble de la altura del rectángulo, 10 cm. El perímetro de B es, pues, 10 + 13 + 13 = 36 cm, mayor que el de A. Esta es una transformación que conserva el área, pero no el perímetro.

En el rectángulo ABCD de la figura, AB = 20 cm, BC = 16 cm; M y N son los puntos medios de sus respectivos lados. ¿Cuánto mide el área del cuadrilátero ANCM?

D

A

M

lados. ¿Cuánto mide el área del cuadrilátero ANCM? D A M C N B No existen

C

N

B

No existen fórmulas sencillas para cal- cular directamente el área del cuadrilátero. Es preferible obtenerla indirectamente, es decir, calcular el área del rectángulo ABCD

y restarle la suma de las áreas de ∆ ABN y ∆ AMD: do es
y
restarle la suma de las áreas de ∆ ABN
y
∆ AMD:
do es a 2 , el área de ∆ ABC es 1/16 del área
total. ¿Las 12 secciones triangulares tienen
la
misma área?
Área ABCD = 20 cm x 16 cm = 320 cm 2
Área ∆ ABN = ½ (AB x BN) = ½ (20 cm x
8 cm) = 80 cm 2
Área ∆ ADM = ½ (AD x DM) = ½ (16 cm
x
10 cm) = 80 cm 2
Área cuadrilátero ANCM = 320 – (80 +
80) = 160 cm 2
El área de una figura se mide con unidades
cuadradas cuyo lado tiene una longitud u, y
se obtiene como resultado 36 u 2 . Si ahora
se utiliza como unidad de medida un cua-
drado cuyo lado tiene la mitad de esa lon-
gitud, v = u/2, ¿cuánto medirá el área de la
figura en estas nuevas unidades?
¿Qué fracción del área total del cuadrado
representa el área del ∆ ABC, si la distancia
entre dos puntos extremos consecutivos de
los segmentos que parten de A, es igual a
la cuarta parte del lado a del cuadrado?
La longitud del cuadrado que se toma
ahora como unidad de medida del área se
ha reducido a la mitad; esto significa que su
área se ha reducido a la cuarta parte (no a
A
la mitad): v 2 = u 2 /4. Por consiguiente, si la
M
unidad de medida de área se ha reducido
a
B
la cuarta parte, el área medida con estas
unidades se habrá cuadruplicado y medirá
C
144 v 2 .
D
La figura está formada por dos cuadra-
N
En la figura se han determinado 12 seccio-
nes triangulares; a primera vista, pareciera
que cada una de ellas representa 1/12 del
área total del cuadrado. Veamos. El área del
dos congruentes de lado a. Uno de ellos
parece “colgar” del centro del otro cuadra-
do. ¿Cuál es el área del cuadrilátero formado
por la intersección de ambos cuadrados?
ABC es igual a la mitad del producto de
las medidas de su base y de su altura. Si
consideramos BC como su base, la altura
viene dada por el segmento AM (observe
que los ∆ ABM, ∆
ABC, ∆ ACD y ∆ ADN tienen la misma
altura AM; y también la misma medida de
Ya hemos dicho
que no hay fórmu-
las sencillas para
calcular el área de
un cuadrilátero. Va-
mos a plantearnos
el
problema de otra
la
base).
manera.
Así, pues, área ∆ ABC = ½ (BC x AM) = ½
En la figura, los
dos segmentos pun-
a
a
(
) = a 2 /16. Y como el área del cuadra-
teados determinan,
4
x 2

con los lados de los cuadrados, dos trián- gulos rectángulos congruentes, uno en el interior del cuadrilátero cuya área busca- mos, y el otro en la parte superior externa. Si el primero se desplaza sobre el segundo, el área del cuadrilátero no ha variado. Pero la figura se ha convertido ahora en un cua- drado, equivalente a la cuarta parte de los cuadrados dados, es decir, de área a 2 /4. Esa es el área buscada.

Calcule el perímetro de la figura: 6 cm
Calcule el perímetro de la figura:
6 cm

9 cm

Evidentemente, el perímetro mide 30 cm. Para obtenerlo, basta “desplazar” los dos segmentos de la parte cóncava de la figura, el horizontal hacia arriba y el vertical hacia la derecha, para ver que se forma un rec- tángulo del mismo perímetro.

Trabajando sobre un geoplano se han de- limitado las regiones A, B, C y D. Obtenga el valor de la siguiente expresión:

área de A + (área de B + área de D)

área de D

área de C D C B A
área de C
D
C
B
A

Calculemos las áreas de cada una de las regiones indicadas. Para ello contamos los cuadrados unitarios (área = 1 u 2 ) y su- mamos las áreas de los “medio-cuadrados” (área = ½ u 2 ) que cada región incluye: Área

de la región A = 2 u 2 ; área de la región B = 6 u 2 ; área de la región C = 7 u 2 ; área de la región D = 1 u 2 . De aquí se sigue:

área de A + (área de B + área de D) =

área de D

área de C

2 u 2 + 6 u 2 + 1 u 2 = 2 + 1 = 3

1 u 2

7 u 2

He aquí otros problemas para que inten- te resolverlos por su cuenta:

15. Calcule el área de un rombo sabiendo

que su lado mide 5 cm y una de las diago-

nales, 6 cm.

16. De todos los rectángulos que tienen 20 cm de perímetro, ¿cuál es el que tiene mayor área? ¿Puede llegar a alguna genera- lización a partir de este resultado?

17. Tenemos un rectángulo cuyos lados

miden 6 y 8 cm. ¿Cuánto medirá la altura de otro rectángulo que tenga la misma área y una base de 12 cm? ¿Los dos rectángulos tienen el mismo perímetro?

de otro rectángulo que tenga la misma área y una base de 12 cm? ¿Los dos
18. Seguimos con el mismo rectángulo, cuyos lados miden 6 y 8 cm. ¿Cuánto me-
18.
Seguimos con el mismo rectángulo,
cuyos lados miden 6 y 8 cm. ¿Cuánto me-
dirá la altura de otro rectángulo que ten-
ga el mismo perímetro y una base de 12
cm? ¿Los dos rectángulos tienen la misma
área?
19.
¿Es cierto que los cuatro triángulos
que las dos diagonales determinan en el
interior de un rectángulo, tienen todos la
misma área?
20.
Un rectángulo tiene 114 cm de pe-
rímetro y un área de 810 cm2. ¿Cuál es el
área del mayor cuadrado que puede estar
contenido dentro del rectángulo?
21.
Un cuadrado de perímetro 16 cm
está contenido dentro de otro cuadrado de
perímetro 24 cm. ¿Cuánto mide el área de
la región del cuadrado mayor que no está
ocupada por el cuadrado menor? ¿Influye
en el resultado la posición del cuadrado
interior?
22.
De todos los rombos cuyos lados mi-
den 5 cm, ¿cuál es el de mayor área?
23.
Dibuje un cuadrado de lado a; y de
todos los cuadrados interiores cuyos vér-
tices estén ubicados uno en cada uno de
los lados del cuadrado inicial, trace aquel
cuya área sea la menor posible. ¿Cuánto
mide esta área?

Tenemos una lámina cuadrada de 60 cm de lado. ¿Cómo podemos cortarla en dos piezas iguales tales que, ensambladas ade- cuadamente, obtengamos un rectángulo de dimensiones 90 cm x 40 cm?

El terreno de la figura está formado por la yux- taposición de tres cuadra- dos congruentes. Trate de dividirlo en cuatro partes congruentes.

está formado por la yux- taposición de tres cuadra- dos congruentes. Trate de dividirlo en cuatro

Veamos ahora este resultado:

D

Q

A

M c a b
M
c
a b

P

C

N

B

En el cuadrado ABCD insertamos el cuadrado MNPQ. Los cuatro triángulos rec- tángulos: ∆ APQ, ∆ BNP, ∆ CMN y ∆ DQM son congruentes, ya que sus ángulos agu-

dos son congruentes (tienen sus lados res- pectivamente perpendiculares) y también sus hipotenusas. Denotamos con:

a la medida de los catetos AP, BN, CM y

DQ

b la medida de los catetos QA, PB, NC

y MD

c la medida de las hipotenusas QP, PN, NM y MQ

El área del cuadrado mayor viene dada por el cuadrado de la medida de su lado, es decir, por (a + b) 2 , cuyo desarrollo (ver Cuaderno 6) sabemos que es: a 2 + b 2 + 2

x a x b.

El área del cuadrado interno viene dada por: c 2 . El área de los 4 triángulos rectángulos interiores es: 4 x ½ (a x b) = 2 x a x b.

Ahora bien, el área del cuadrado mayor es igual a la suma de las áreas del cuadrado interior y de los cuatro triángulos rectángulos; es decir:

a 2 + b 2 + 2 x a x b =

c 2 + 2 x a x b

Podemos restar 2 x a x b en cada uno de los miembros de la igualdad, con lo que llega- mos a una nueva igualdad: c 2 = a 2 + b 2 . Acabamos de presentar una nueva demostración del teorema de Pitágoras

presentar una nueva demostración del teorema de Pitágoras 3. Trapecios 3.2. Clasificación de los trapecios Los

3. Trapecios

3.2. Clasificación de los trapecios

Los trapecios se clasifican de acuerdo al criterio de los ángulos que forman los lados no paralelos con la base mayor. Si ambos ángulos son congruentes, el trapecio se denomina isósceles; los lados no parale- los son también congruentes. Y si uno de estos lados forma un ángulo recto con la base mayor (y, por consiguiente, también con la base menor), se denomina trapecio rectángulo. En los demás casos se habla de trapecios, sin más.

3.1. Concepto y elementos

Como ya se dijo, un trapecio ([trapeza] = mesa de cuatro patas) es un cuadrilátero que posee un solo par de lados paralelos. Por esta razón, son polígonos convexos. En la figura 7 se presentan algunos ejemplos.

convexos. En la figura 7 se presentan algunos ejemplos. Fig. 7: Trapecios Los elementos del trapecio
convexos. En la figura 7 se presentan algunos ejemplos. Fig. 7: Trapecios Los elementos del trapecio
convexos. En la figura 7 se presentan algunos ejemplos. Fig. 7: Trapecios Los elementos del trapecio

Fig. 7: Trapecios Los elementos del trapecio son sus lados, ángulos y diagonales. Cabe señalar que los dos lados paralelos reciben el nombre de base mayor y base menor, de acuerdo con su medida. Y la distancia que separa ambas bases se denomina la altura del trapecio.

La figura del trapecio es uno de los elementos arquitectónicos destacados en nuestras culturas americanas autóctonas. El frente de las pirámides tiene forma de trapecio, así como las ventanas y puertas de numerosos edificios, sobre todo a lo largo de la cordillera, de los valles y del altiplano andinos. Quizá su uso se debió a la mayor resistencia que tales estructuras presentan frente a los terremotos

que tales estructuras presentan frente a los terremotos 24. En el pentágono de la figura, trace

24. En el pentágono de la figura, trace to- das las diagonales y determine cuántos trape- cios se forman.

las diagonales y determine cuántos trape- cios se forman. Fig. 8: Trapecios isósceles y rectángulo 3.3.
las diagonales y determine cuántos trape- cios se forman. Fig. 8: Trapecios isósceles y rectángulo 3.3.

Fig. 8: Trapecios isósceles y rectángulo

3.3. Construcción de algunos trapecios

a) Construir un trapecio rectángulo, co-

nocidas las longitudes de ambas bases y la altura.

Trazada la base mayor, en uno de sus extremos se levanta un segmento perpendi- cular cuya longitud coincida con la altura. Y por el extremo libre de este último segmen- to se levanta otro segmento perpendicular cuya longitud coincida con la base menor. Finalmente, se unen los extremos libres de ambas bases. Observe que siempre pueden construirse dos trapecios de esta manera

b) Construir un trapecio isósceles, cono-

cidas las longitudes de los cuatro lados.

Trazada la base mayor, sobre ella se

superpone un segmento congruente con la base menor, de tal forma que coinci- dan los puntos medios de ambos segmen- tos (¿cómo puede hacerlo?). Por los dos extremos de este segmento menor super- puesto sobre la base mayor, se levantan sendas perpendiculares. Ahora, desde los extremos de la base mayor se trazan sendos arcos, cuya amplitud sea igual a la longitud de los lados no paralelos. Los puntos de corte de estos arcos con las dos perpendiculares trazadas previamente determinan los vértices faltantes. Ahora se trazan la base menor y los dos lados faltantes.

Construya un trapecio conocidas las medidas de una de las bases, de sus lados no paralelos y de su altura.

3.4. Perímetro y área de trapecios

El cálculo del perímetro de un trape- cio no responde a ninguna fórmula par- ticular; simplemente se obtiene sumando las medidas de sus cuatro lados. En cuan- to al cálculo de su área, vamos a estudiar distintas alternativas de llegar a la fórmula que la expresa.

a) En el trapecio AECD hemos trazado la diagonal AC, que divide la región inte-

D C h A E rior en dos triángulos: ∆ AEC y ∆ CDA. El
D
C
h
A
E
rior en dos triángulos: ∆ AEC y ∆ CDA.
El área del trapecio viene dada por la

suma de las áreas de los dos triángulos: ½ (AE x h) + ½ (DC x h). Esta altura h es la misma para ambos triángulos y coincide con la altura del trapecio. Observamos que AE y CD son las bases mayor y menor del trapecio, que designamos por B y b, res- pectivamente.

Por consiguiente: Área del trapecio = ½ (B x h) + ½ (b x h) = ½ (B + b) x h. En otras palabras, el área de un trapecio vie- ne dada por el producto de la semisuma de las medidas de las bases por la medida de su altura.

A = 1⁄2 (B + b) x h

ó

B+b x h

2

b) Las dos perpendiculares a las ba-

ses trazadas en el trapecio determinan tres regiones en su interior: dos triángulos rectángulos y un rectángulo. La suma de sus respectivas áreas equivale al área del trapecio.

D C h A E M N Área del trapecio = ½ (AM x h)
D
C
h
A
E
M
N
Área del trapecio = ½ (AM x h) + MN

x h + ½ (NE x h). Si en esta suma aplica- mos la propiedad distributiva (sacamos factor común ½ x h), llegamos a:

Área del trapecio = ½ x h x (AM + 2

x MN + NE). Ahora bien, 2 x MN puede

interpretarse como MN + MN o, lo que es lo mismo, MN + DC (¿por qué?). Y así llegamos a:

Área del trapecio = ½ x h x (AM + MN + NE + DC). Ahora bien, AM + MN + NE = AE. Y si designamos a AE y CD por B y b, respectivamente, tenemos de nuevo:

Área del trapecio = 1⁄2 x h x (B + b)

c) En la figura están yuxtapuestos dos

trapecios congruentes, uno de ellos inverti-

do con respecto al otro. La unión de ambas figuras produce un paralelogramo, cuya al- tura es la misma del trapecio, y cuya base es la suma de las dos bases del trapecio.

D C N A E M
D
C
N
A
E M

El área de este paralelogramo, que es el doble del área del trapecio, es (B + b) x h. Por consiguiente, el área del trapecio es la mitad: ½ (B + b) x h.

d) En la figura de la izquierda se muestra

un trapecio con el segmento punteado m

que une los puntos medios de los lados no paralelos; este segmento es paralelo a am-

bas bases.

D C

N m M A E M
N
m M
A
E
M

Si se recorta el trapecio por m y se hace centro de giro en M, se obtiene la figura de

la derecha, que es un paralelogramo cuya base es B + b y cuya altura es h/2 (¿por qué?); el área de este paralelogramo es, pues, (B + b) x h/2. Como en esta transfor- mación el área se ha conservado, se deduce que el área del trapecio es también (B + b) x h/2.

e) En la figura de la izquierda se muestra un trapecio con el segmento punteado
e) En la figura de la izquierda se muestra
un trapecio con el segmento punteado m
que une el vértice D con el punto medio M
del lado CE.
D C
M
M
A
E

Si se recorta el trapecio por m y se hace centro de giro en M, se obtiene la figura de la derecha, que es un triángulo cuya base es B + b y cuya altura es h (¿por qué?); el área de este triángulo es, pues, ½ (B + b) x h. Como en esta transformación el área se ha conservado, se deduce que el área del trapecio es también ½ (B + b) x h.

Como podemos ver, hay, al menos, cin- co maneras diferentes de llegar a la fórmula que expresa el área de un trapecio en fun- ción de las longitudes de sus bases y de su

altura; como para no olvidarse

buen ejemplo de la presencia de la diversi-

Este es un

dad en la construcción de los conocimien- tos matemáticos.

Además, así como hemos venido a la fór- mula del área de un trapecio partiendo de las del triángulo y del paralelogramo, también es posible hacer el camino inverso.

Un triángulo puede definirse como un trapecio cuya base menor se ha reducido a un punto; es decir, b = 0. Así, el área del triángulo, visto como un trapecio, es: A = ½ (B + 0) x h = ½ (B x h).

Análogamente, un paralelogramo puede definirse como un trapecio cuya base menor se ha hecho congruente con la base mayor; es decir, b = B. Así, el área del paralelogra- mo, visto como un trapecio, es: A = ½ (B + B) x h = ½ x 2 x B x h = B x h.

Curiosa la matemática, que nos permite recorrer caminos en ambos sentidos

3.5. La resolución de problemas referi- dos a trapecios

 

25.

Calcule la medida de la altura de un

trapecio cuyas bases miden 18 y 10 cm y cuya área es de 154 cm 2 .

 

26.

Calcule la medida de la base menor

de un trapecio cuya área es de 48 m 2 , con

una altura de 6 m y una base mayor de 10,5

m.

En el trapecio ABCD de la figura, la dia- gonal BD es congruente con el lado AD; además, el < DCB mide 110 o y el < DBC mide 30 o . ¿Cuánto mide el < ADB?

D C
D
C

A Como referencia para el problema, sa- bemos que la suma de las medidas de los

B

ángulos de un triángulo es de 180 o . Así, en el ∆ DCB: < DCB + < DBC + < BDC = 180 o ; es decir: 110 o + 30 o + < BDC = 180 o ; de donde < BDC = 40 o .

Ahora bien, como DB es un segmento que corta a las paralelas AB y DC, los ángu- los < BDC y < DBA son congruentes (¿por qué?); por lo tanto, < DBA mide también 40 o . Por otro lado, como AD y DB son con- gruentes, el ∆ ABD es isósceles, y el < DAB mide 40 o . Luego, en este mismo ∆ ABD, < ADB + 40 o + 40 o = 180 o ; de donde < ADB = 100 o .

En el trapecio rectángulo ADCB de la figura se tienen las siguientes medidas: AB = 7 cm; AD = 5 cm; y CD = 4 cm. Además, ED es perpendicular a AB. Calcule el perí- metro del trapecio.

A E B D C
A
E
B
D
C

Por construcción, la figura DCBE es un rectángulo. El segmento EB mide 4 cm (¿por qué?), de donde se infiere que AE mide 3 cm. En el ∆ ADE, que es rectángulo, cono- cemos las medidas de AD (hipotenusa) y AE (cateto). Al aplicar el teorema de Pitágoras tenemos: ED 2 = 5 2 – 3 2 = 16; de donde, ED = 4 cm. Luego, en el rectángulo DCBE, BC = 4 cm (¿por qué?). El perímetro mide: 7 + 5 + 4 + 4 = 20 cm.

4. Polígonos regulares 4.1. Concepto y elementos Un polígono se denomina regular cuando todos sus

4. Polígonos regulares

4.1. Concepto y elementos

Un polígono se denomina regular cuando todos sus lados son congruentes, así como sus ángulos internos. Observe que ambas condiciones son necesarias; puede verificar, con ejemplos adecuados, que no basta con una sola de ellas. Por esta razón, los polígonos regulares son convexos. El triángulo equilátero y el cuadrado son ejemplos de polígonos regulares de 3 y 4 lados, respectivamente. En los demás casos, se habla de pentágono re- gular, hexágono regular, etc.

se habla de pentágono re- gular, hexágono regular, etc. Fig. 9: Algunos polígonos regulares Observe en

Fig. 9: Algunos polígonos regulares

Observe en su entorno (objetos, dibujos en revistas, periódicos y otros materiales escri-

tos

)

y trate de identificar figuras que tengan la forma de un polígono regular.

Todos los lados de un polígono regular son congruentes; de aquí que, si la medida de un lado es l, el perímetro p de un polígono regular de n lados viene dado por: p = n x l.

Los ángulos internos, formados por dos lados consecutivos son también congruentes. Como la suma de los ángulos internos en un polígono de n lados es (n – 2) x 180 o , de aquí

se sigue que cada ángulo interno mide la suma anterior dividida entre n, es decir,

n2 x

n

Todo polígono regular posee un centro o punto central. Si el polígono tiene un núme- ro par de lados, el centro viene dado por la intersección de cualquier par de diagonales; y si el polígono tiene un número impar de lados, el centro viene dado por la intersec- ción de dos segmentos que partan de sen- dos vértices y vayan hasta el punto medio

de los lados “opuestos” a esos vértices.

Establecido el centro de un polígono regular podemos hablar de su ángulo cen- tral, que es el ángulo formado por dos seg- mentos que parten del centro y van hasta dos vértices consecutivos. El valor de este ángulo central en un polígono regular de n

lados viene dado por 360 o /n. En la figura 10

se muestra el ángulo central < AOB de un

hexágono regular, cuya medida es 360 o /6 = 60 o . O a A
hexágono regular, cuya medida es 360 o /6 =
60 o .
O
a
A
Fig. 10: Angulo central y apotema de un
P
B

polígono regular

180 o . Así, por ejemplo, la suma de los ángulos internos de un hexágono regular es (6 – 2) x

180 o = 720 o . Y cada ángulo interno mide 720 o / 6 = 120 o .

Las diagonales de un polígono regular (a excepción del triángulo equilátero, que no posee ninguna) son también congruentes. Recordemos que el número de diagonales de

nx (n 3) . Así, un hexágono regular posee

un polígono regular de n lados viene dado por 6x(63) = 9 diagonales.

2

2

Finalmente, podemos hablar de la apote-

ma (apotema = apo [desde afuera] + tithe-

mi [colocar] = colocar desde afuera) de un

polígono regular, que es el segmento (que es perpendicular) trazado desde el centro al punto medio de cualquiera de los lados del

polígono. En la figura 10, el segmento OP re-

presenta la apotema del hexágono regular.

4.2. Área de un polígono regular de n lados

Si observamos la figura 10 apreciamos que al trazar los segmentos que van del cen- tro a cada uno de los vértices del polígo- no regular, se forman n triángulos isósceles congruentes. El área de cada uno de ellos viene dada por ½ (l x a), siendo l la medida de un lado y a la de su apotema. El área total

del polígono será: n x ½ (l x a), que nos lleva

a ½ (n x l) x a. Ahora bien, como ½ (n x l) es la mitad del perímetro (semiperímetro), con- cluimos que el área de un polígono regular viene dada por el producto del semiperí- metro por la apotema.

Por ejemplo, en el caso de un cuadrado

de 6 cm de lado, su perímetro mide 24 cm

y su semiperímetro, 12 cm. La apotema co-

incide con la mitad de un lado, por lo que mide 3 cm. Y el área será de 12 cm x 3 cm = 36 cm 2 . De haber utilizado la fórmula vista anteriormente (A = l 2 ), tendríamos: área = (6 cm) 2 = 36 cm 2 .

Una práctica provechosa es la de esti- mar el perímetro y el área de diversos po- lígonos, sean regulares o no. En el caso del perímetro, la tarea se reduce a estimar las longitudes de cada lado y sumarlas todas después. En el caso del área, una manera de hacerlo consiste en “descomponer” la figura en regiones internas que tengan for- ma de paralelogramo o de triángulo (preferi- blemente rectángulo), y aplicar las fórmulas correspondientes para el cálculo del área. Saber estimar longitudes, distancias y áreas constituye una destreza que puede ser útil para nuestra vida diaria.

Podemos resumir las características vis- tas hasta aquí de los polígonos regulares de n lados:

Elemento

Representación y

valor

Lado

l

Perímetro

p = n x l

Suma de ángulos internos

(n – 2) x 360 o

Ángulo interno

180 o - 360 o /n

Ángulo central

360 o /n

Número de

 

diagonales

n x (n – 3)/2

Apotema

a

Área

1⁄2 (p x a)

4.3. Resolución de problemas referen- tes a polígonos regulares

La figura muestra el hexágono regular BDHKEC “inscrito” en el triángulo equilátero AFG. ¿Cuál es la razón entre los perímetros del triángulo y del hexágono? ¿Y la razón en- tre sus áreas? A

Cada lado del triángulo está integrado por tres segmentos menores; su perímetro mide el equivalente a 9 de estos segmentos. En cambio, el perímetro del hexágono equi- vale a 6 de estos segmentos. La razón entre los perímetros es, pues, de 9 a 6; es decir,

3 : 2.

En cuanto a las áreas, la del triángulo equivale a 9 triángulos equiláteros menores, mientras que la del hexágono equivale a 6 de estos triángulos. La razón entre las áreas es, también, de 9 a 6; es decir, 3 : 2.

27.

Determine la medida del ángulo

central de un pentágono, de un octógono y de un dodecágono regulares.

28.

Determine la medida del ángulo in-

terno de los polígonos regulares anteriores.

29.

¿Cuál es el polígono regular que tie-

ne 14 diagonales congruentes?

30.

¿Cuántos triángulos equiláteros de 1

dm de lado caben en un hexágono regular de 2 dm de lado?

4.4. Semejanza y congruencia de polí- gonos regulares

F

B C D E H K
B C
D
E
H
K

Todos los polígonos regulares que po- seen el mismo número de lados son seme-

jantes: tienen la misma forma. Por ejemplo, todos los cuadrados son semejantes, así

como lo son todos los triángulos equiláte- ros, etc. Todos los polígonos regulares que poseen el mismo número de lados poseen

G ángulos internos congruentes. Pero dos de

tales polígonos serán congruentes sólo si los lados de ambos miden lo mismo.

En cambio, entre los polígonos no regulares puede haber variaciones en la forma y en

el tamaño. Por ejemplo, dos rectángulos no necesariamente son semejantes (a pesar de

); lo serán si las medidas de sus lados correspondientes

que sus ángulos son todos rectos

forman una proporción. Y serán congruentes si las medidas de sus lados correspondientes

son iguales.

si las medidas de sus lados correspondientes son iguales. 5. Embaldosados o mosaicos con polígonos significa

5. Embaldosados o mosaicos con polígonos

son iguales. 5. Embaldosados o mosaicos con polígonos significa Es decir, la medida del del polí-

significa

Es decir, la medida del

del polí-

ángulo interno

gono regular debe ser di-

visor de 360

del

del cuadrado y

gono regular, estas medidas son, respectiva-

120

mente, 60

en cada vértice concurren 6 triángulos equi-

láteros, 4 cuadrados y 3 hexágonos, respec- tivamente. Verifique ahora que en los demás

que

o

. En el

caso

triángulo

o

, 90

equilátero,

del

o

y

hexá-

o

. Eso

tipos de polígonos regulares,

la medida de

Un aspecto curioso que tiene que ver con los polígonos es el de la posibilidad de “em-

los ángulos internos no es un número divisor

baldosar” o “enladrillar” una superficie plana con baldosas poligonales, de modo que al irlas yuxtaponiendo no quede espacio libre entre ellas ni se superpongan unas con otras.

de 360.

En otras palabras, cubrir la superficie con un mosaico. Cuando esto se hace con polígonos

Fuera

del

caso de

los polígonos regu-

regulares, se puede pensar en el cuadrado: con baldosas cuadradas se “llena” toda la su-

lares, existen

otras figuras

poligonales irre-

perficie, sin que queden resquicios entre ellas.

gulares

que

producen

el

mismo efecto

de

¿Para qué otro tipo de polígonos regulares se presenta la misma situación? Si lo intenta con algunos de ellos descubrirá que sólo para el triángulo equilátero y para el hexágono regular. ¿Y por qué sólo para estos tres tipos de polígonos regulares?

Con triángulos equiláteros

Con triángulos equiláteros

Con cuadrados

regulares? Con triángulos equiláteros Con cuadrados Con hexágonos regulares Fig. 11: Mosaicos de polígonos

Con hexágonos regulares

Con hexágonos regulares

Fig.

11: Mosaicos de polígonos regulares

Pensemos en la situación. Si las baldosas no van a dejar resquicios entre ellas es porque

alrededor de cada vértice A, la unión de los ángulos internos de los polígonos que concu-

rren “cubre” los 360

o del giro completo. Véase la figura para el caso del cuadrado.

22

embaldosado completo.

cual-

quier tipo de paralelogramo, cualquier tipo

de triángulo

como

se indicó en la Sección 2.3.), todo hexágono

que tenga

cua-

driláteros congruentes por uno de sus lados iguales, estando en posiciones invertidas, se

cualquier cuadrilátero

opuestos congruentes,

gruentes se forma

adosar dos triángulos con-

Por ejemplo,

(al

un

paralelogramo,

(al

adosar dos

sus lados

obtiene un

hexágono con sus

lados opues-

tos

congruentes),

y

muchas

otras figuras

pueden combinar

particulares. También se

polígonos diferentes para producir el mismo

efecto, como se aprecia en la figura:

combinar particulares. También se polígonos diferentes para producir el mismo efecto, como se aprecia en la

Para los interesados en ampliar este punto, pueden entrar en un buscador de Internet e introducir las palabras “mosaico geométrico”, “tesela”, “teselación”, “em- baldosado geométrico”. En particular su- gerimos la siguiente dirección electrónica:

http://www.pntic.mec.es/Descartes/3_eso/

Teselacion_plano/Teselacion_del_plano. htm, que corresponde a la página “Recursos de Geometría para Primaria”, en la sección “Descartes”. Podrán observar mosaicos y su progresiva transformación a medida que se modifica la figura básica que los genera.

a medida que se modifica la figura básica que los genera. 6. Simetría de figuras planas

6. Simetría de

figuras planas

Empecemos con las siguientes pre-

guntas: ¿Qué nos suele llamar la atención cuando observamos desde encima una mariposa con sus alas extendidas? ¿Qué propiedad geométrica debe cumplir ne- cesariamente la forma que se le da a una

para que

cometa (papagayo, papalote, pueda volar sin caerse?

)

De entrada, la primera pregunta es más fácil de responder: las alas se replican una a la otra, en todos sus detalles, produciéndo- nos una sensación de armonía, de belleza. Ahora bien, si se desplazara una sobre la otra, sobre el mismo plano en que se hallan las alas extendidas, no coincidirían; pero sí coinciden cuando una de ellas se “abate” sobre la otra al girar 180 o en el espacio, to- mando como “bisagra” el cuerpo de la ma- riposa.

Hablando en términos matemáticos, estamos en presencia de un caso de simetría (si-

metría = sun [con] + metron [medida] = comunidad de medida) en el plano (prescindimos

Si las colocamos sobre un plano,

las dos alas son las figuras simétricas, y la recta que pasa por el segmento rectilíneo que representaría la parte central del cuerpo de la mariposa sería el eje de simetría. Decimos que estamos en presencia de un caso de simetría axial. Los elementos característicos de

del volumen de las alas y del cuerpo de la mariposa

).

una simetría axial son, pues, las figuras simétricas y el eje de simetría.

Observe en su entorno objetos cuyas fotografías presentarían situaciones de simetría axial. Igualmente, figuras de revistas, periódicos, carteles, libros, etc. que presenten si- metría axial. Trate de identificar el eje de simetría en cada caso.

Vamos a revisar estas situaciones con detalle. Dos puntos P y P’ son simétricos con respecto a un eje e cuando este eje resulta ser la mediatriz del segmento que une ambos puntos. Recordemos que esto significa que el segmento PP’ es perpendicular a e y que ambos puntos equidistan de e. Se dice que P y P’ son homólogos.

De manera análoga, dos figuras cualesquiera son simétricas con respecto a un eje cuan- do todos los puntos de la primera tienen su homólogo en la segunda. En la figura 12 se presentan las figuras A y A’, B y B’, y C y C’, simétricas, respectivamente, en relación con el eje de simetría s. Análogamente, M y M’ son simétricas respecto al eje de simetría t.

s t A A´ M M´ B B´ C C´
s
t
A
M
B
C

Fig. 12: Ejemplos de simetría axial [Si desea una visualización dinámica de la simetría axial, puede acudir a la red en:

http://nti.educa.rcanaria.es/matematicas/Geometria/Actividades/Transformaciones/sime-

tria_axial.htm y llegar a la sección “Definición”].

Observe que las figuras simétricas son congruentes. Esto significa que las distan- cias entre dos puntos cualesquiera de una figura son iguales a las distancias entre los puntos homólogos de su figura simétrica. Por esta razón se dice que la simetría es una transformación que conserva las distancias internas de una figura en su homóloga; es decir, es una isometría (isos [igual], metron [medida]).

Pero lo que sí cambia de una figura a su simétrica es el sentido de los ángulos inter- nos de ambas. Por ejemplo, en el triángulo B de la figura 12, si se recorre el ángulo recto desde el cateto menor hasta el mayor, el giro procede en sentido positivo; pero este mis- mo giro en la figura B’ se hace en sentido ne- gativo. Dicho con otras palabras, las figuras simétricas se recorren en sentido opuesto.

e

En el siguiente ejercicio, determine por qué no son simétricas respecto al eje e las
En el siguiente ejercicio, determine por
qué no son simétricas respecto al eje e las fi-
guras correspondientes (A y A’, R y R’, etc.):
M
P
R
A
J

Ahora, dibuje la figura simétrica en cada caso, con respecto al eje de simetría que se indica (de J con respecto a s; de A, B y L, con t ; de H, con r ; y de M, S y F, con l ):

A B L J t s l M r S H F
A
B
L
J
t
s
l
M
r
S
H
F

Resulta interesante observar que hay figuras que no se modifican cuando se trata de hallar su simétrica con respecto a un eje dado. Tal es el caso del segmento B en el ejercicio anterior. Los elementos que verifican esta propiedad se denominan invariantes para la simetría. Entre estos elementos invariantes podemos citar:

• Cualquier punto del eje de simetría, y el propio eje como tal.

• Toda recta perpendicular al eje de simetría.

• Todo segmento cuya mediatriz sea el eje de simetría.

• Todo ángulo cuya bisectriz sea el eje de simetría.

• Toda figura con respecto a sus ejes de simetría internos.

• Todo polígono regular de un número par de lados, siempre que el eje de simetría pase por dos vértices opuestos, o por los puntos medios de dos lados opuestos.

• Todo polígono regular de un número impar de lados, siempre que el eje de sime tría pase por un vértice y por el punto medio de su lado opuesto.

• Toda circunferencia cuyo centro pertenezca al eje de simetría.

Trate de dibujar en cada caso, si es posible, el eje de simetría de las figuras que se indi- can como posibles homólogas (A y A’, etc.):

A A´ X B´ B X´ H´ S´ T H T´ S
A A´
X
B
T
H
S

La figura representa una casa con la fa- chada orientada hacia la izquierda del obser- vador. Mueva dos palitos y obtenga una casa simétrica con respecto a un eje vertical, con la fachada orientada hacia la derecha.

Mueva dos palitos y obtenga una casa simétrica con respecto a un eje vertical, con la
31. Determine cuántos ejes de simetría posee cada una de las figuras siguientes: A B
31. Determine cuántos ejes de simetría posee cada una de las figuras siguientes:
A B
C
E
D
F
H
G
I

Haga la lista de todas las letras del al-

fabeto que posean un solo eje de simetría. Y una nueva lista con todas las que posean dos ejes de simetría. ¿Hay alguna que posea más de dos ejes de simetría?

32. Indique los tipos de cuadriláteros que poseen: a) Cuatro ejes de simetría; b) Dos ejes; c) Un solo eje; d) Ningún eje de simetría

Es hora de dar respuesta a la pregunta planteada al comienzo de este apartado:

¿Qué propiedad geométrica debe cumplir

necesariamente la forma que se le da a una

cometa (papagayo, papalote, pueda volar sin caerse?

para que

)

Como todos hemos sido niños, tenemos el conocimiento práctico suficiente para sa-

ber cuáles de las figuras de la última ilustra- ción (en la posición en que se muestran) po- drían “volar” como cometas; son las figuras B, C, D, E e I. Las figuras F y G no podrían hacerlo. Pero las figuras A y H sí podrían

hacerlo

si cambian de posición.

¿Cuál es la conclusión de este análisis de casos? Que si la figura no tiene ejes de

simetría, no sirve para volar como cometa; y

que si tiene un eje, pero no está en posición vertical, tampoco se mantiene en el aire. Así pues, la propiedad geométrica que debe cumplir necesariamente la forma que se le da a una cometa (papagayo, papalote, ) para que pueda volar sin caerse es que ten-

ga un eje de simetría vertical. Curioso, ¿no? ¿Y si se trata de una cometa tridimensional?

Otra curiosidad. Podemos construir un artefacto para producir figuras simétricas, ho- mólogas a otras que
Otra curiosidad. Podemos construir un artefacto para producir figuras simétricas, ho-
mólogas a otras que estemos dibujando simultáneamente.
A
Es una especie de pantógrafo, es decir,
un rombo articulado, cuyos vértices A y B
se mueven con libertad a lo largo del eje
P que pasa por A y B, y que será el eje de
simetría. En los extremos P y P’ se colocan
sendos lápices. Al dibujar libremente cual-
quier figura con uno de los lápices, el otro
reproducirá la figura simétrica al otro lado
B
del eje. Inténtelo.
la figura simétrica al otro lado B del eje. Inténtelo. 7. Y ahora, otros ejercicios “para

7. Y ahora, otros ejercicios “para la casa”

33. El siguiente rectángulo tiene una base de 24 cm y una altura de 10 cm. ¿Cuál es el perímetro del ∆ ABP?

A

P
P

B

34. ¿Cuál es el área de un rectángulo

cuyo perímetro es de 60 cm y cuya base mide el doble de la altura?

35. Al duplicar la longitud de los la-

dos de un cuadrado, el área aumenta en 48 cm 2 . ¿Cuánto mide el lado del primer

cuadrado? Tenemos una lámina rectangular de dimensiones 3 m x 4 m. ¿Cómo pode- mos cortarla en dos piezas iguales tales que, ensambladas adecuadamente, ob- tengamos un rectángulo de dimensiones 2 m x 6 m?

36. El cuadrado de la figura tiene un pe-

rímetro de 8 cm. En su interior se construye un triángulo con un vértice sobre uno de los lados, y los otros dos, en los extremos del lado opuesto. ¿Cuál es el área de la re- gión interna del cuadrado que es externa al triángulo?

en los extremos del lado opuesto. ¿Cuál es el área de la re- gión interna del

37. El área de la figura formada por 7

cuadrados es de 112 cm 2 . ¿Cuánto mide su

perímetro?

al triángulo? 37. El área de la figura formada por 7 cuadrados es de 112 cm

En el centro agrario comunal hay una al- berca para riego que tiene forma cuadrada, con un árbol en cada esquina. ¿Cómo se puede duplicar la capacidad de la alberca, sin aumentar su profundidad y sin tener que cortar ninguno de los árboles de las esqui- nas?

El terreno de la figura está formado por la unión de cin- co cuadrados con- gruentes. Trate de dividirlo en cuatro partes congruentes.

38. El rectángulo ABCD de la figura tie-

ne un área de 24 cm 2 . E es el punto medio del segmento AB. ¿Cuál es el área del tra- pecio AECD? ¿Podemos saber la altura del

rectángulo?

C D E B A
C
D
E B
A

39. La base mayor del trapecio isósce-

les ABCD mide 25 cm, y los lados no pa- ralelos, 15 cm. Además, la diagonal MP es perpendicular al lado PN, y la diagonal QN

es perpendicular al lado MQ. ¿Cuánto mide el área del trapecio?

Q P M N
Q
P
M
N

40. Calcule el perímetro de un trapecio

isósceles cuyas bases miden 12 y 6 cm, y cuya área es de 36 cm 2 .

Dibuje en un papel la forma en que pueden colocarse 10 postes en 5 filas de 4 postes cada una. Como sugerencia, dibuje un pentágono y trace sus diagonales

41. La figura muestra el hexágono regu-

lar ABCDEF, dentro del cual se ha construi- do el hexágono regular MNPQRS, de tama-
lar ABCDEF, dentro del cual se ha construi-
do el hexágono regular MNPQRS, de tama-
ño menor. ¿Cuál es la razón entre las áreas
del hexágono menor y del mayor?
A
F
M
S
N
B
E
P R
Q
C
D

42. El área de cada rectángulo peque-

ño mide 2 u 2 . ¿Cuántos rectángulos de área ≤ 8 u 2 hay en la figura?

42 . El área de cada rectángulo peque- ño mide 2 u 2 . ¿Cuántos rectángulos

Demuestre que en cualquier rectángu- lo o rombo, la suma de los cuadrados de las medidas de las diagonales es igual a la suma de los cuadrados de las medidas de los cuatro lados.

43. Calcule el perímetro y el área de

la figura dada. Para lo primero, utilice

el teorema de Pitágoras (considere los triángulos-rectángulos apropiados para cada lado).

Y para el cálculo del área, obténgala como diferencia de un área rectangular, menos las áreas de ciertos triángulos rec- tángulos.

Plantéese otros ejercicios similares en un geoplano

menos las áreas de ciertos triángulos rec- tángulos. Plantéese otros ejercicios similares en un geoplano 1

1 u

Recorte el triángulo equilátero de la fi- gura por los segmentos punteados. Con las tres piezas obtenidas, arme a) un paralelo- gramo; b) un triángulo isósceles (no equi- látero).

punteados. Con las tres piezas obtenidas, arme a) un paralelo- gramo; b) un triángulo isósceles (no

En esta línea de desarmar una figura

y componer otras diferentes, trate de ave-

riguar (en libros o en la red) lo relativo al

Y juegue a elaborar figuras a

partir de las 7 piezas básicas de las que

está compuesto el cuadrado original. Las transformaciones que se producen al pasar

a cada nuevo diseño son ejemplos de cómo

se conserva el área, pero no el perímetro del cuadrado original.

tangram

Sobre una mesa rectangular hay un flo- rero. ¿Cómo podemos asegurarnos fácil-

mente de que el florero está realmente en

el centro de la mesa?

Averigüe cuáles son las unidades de medida de longitudes y distancias, propias de las culturas de su entorno. Igualmente para las unidades de medida de superficies. Establezca una tabla de equivalencias entre ellas y las del sistema decimal de medidas.

Respuestas de los ejercicios propuestos 1. Un paralelogramo 2. Verdaderas: a, e, f, h, i,
Respuestas de los ejercicios propuestos
1. Un paralelogramo
2. Verdaderas: a, e, f, h, i, j, k
3. 18 rectángulos
4. 8
rombos
5. 2 palitos; 1 palito
6.
7.
8.
9.
10. a) No; b) Sí; en el caso de los rectángulos; c) Sí; en la mayoría de los rombos y
romboides; d) Sí; en el caso de los rombos; e) Sí; cuando es un cuadrado
11. Un cua-
drado
12. 1.300 cm; 400 m; 30 m; 2.600 mm; 10 dm; 0,235 Km; 0,6 m; 360 Hm
13.
a) 1 Hm 2 ; b) No; c) 0,01; d) Sí
14. 15.700 m 2 ; 740 Ha; 8 dm 2 ; 400 cm 2 ; 0,65 Dm 2 ; 0,5
Ha; 4 Km 2 ; 73.200 cm 2
15. 24 cm 2
16. El cuadrado de 5 cm de lado
17. 4 cm; no
18.
2 cm; no
23. a 2 /4
19. Sí
20. 729 cm 2 21. 20 cm 2 ; no 22. El cuadrado de 5 cm de
lado
24. 10 trapecios
25. 11 cm 26. 5,5 m 27. 72 o ; 45 o ; 30 o 28.

31. A. 1; B. 4; C. 4;

D. 1; E. 2; F.0; G. 0; H. 1; I. 2

c) Trapecio isósceles y las figuras como la H del ejercicio 31; d) Los demás tipos de cua-

108 o ; 135 o ; 150 o

32. a) Cuadrado; b) Rectángulo y rombo (no cuadrados),

29. Heptágono

30. 24 triángulos equiláteros

driláteros 33. 50 cm 34. 200 cm 2 35. 4 cm 36. 2 cm 2 37. 64 cm 38. 18

42. 31 rectángulos

39. 192 cm 2 (h = 12 cm; b = 7 cm)

40. 28 cm

41.

39 . 192 cm 2 (h = 12 cm; b = 7 cm) 40 . 28

Referencias Bibliográficas

y electrónicas

- Eves, H. (1969). Estudio de las Geome- trías. Tomo I. México: UTEHA.

- Fendt, W. (2003). Applets Java de Ma-

temáticas. Disponible en:

http://www.walter-fendt.de/m11s/index.

html

- Ministerio de Educación, Cultura y Deportes (2000). Descartes. Teselación del plano. Madrid: MECD. Disponible en:

http://www.pntic.mec.es/Descartes/3_eso/

Teselacion_plano/Teselacion_del_plano.

htm

- Red Canaria de Educación (s.f.). Sime- tría axial. Disponible en:

http://nti.educa.rcanaria.es/matemati- cm 2 ; no

cas/Geometria/Actividades/Transformacio-

nes/simetria_axial.htm

43. ( ) u; 11 u 2 10 + 5 + 13 + 26
43. (
) u; 11 u 2
10 + 5 +
13 +
26
Postdata: Un problema fácil El siguiente: Se quiere construir una ciudad deportiva C junto a
Postdata: Un problema fácil El siguiente: Se quiere construir una ciudad deportiva C junto a

Postdata: Un problema fácil

El siguiente: Se quiere construir una ciudad deportiva C junto a una autopista a entre dos ciudades A y B situadas al mismo lado de la carretera, con la condición de que esté lo más cerca posible de las dos ciudades, es decir, que la suma de las distancias desde el centro deportivo a ambas, sea mínima. ¿Cómo determinamos su ubicación?

A

a ambas, sea mínima. ¿Cómo determinamos su ubicación? A B a Podemos llegar a la solución

B

ambas, sea mínima. ¿Cómo determinamos su ubicación? A B a Podemos llegar a la solución por

a

Podemos llegar a la solución por la vía del ensayo y error, colocando C en distintos puntos de a, midiendo las distancias desde C hasta A y B y sumándolas, hasta que consi- gamos la posición que da una suma mínima. Pero hay otra vía geométrica más sencilla y más exacta.

¿Qué pasaría si B estuviera del otro lado de la autopista? Simplemente, se trazaría el segmento que une A y B, y en el punto de corte con a se construiría la ciudad deportiva. En ese punto y sólo en él, la suma de las distancias a las dos ciudades sería mínima.

B

A C a
A
C
a

Pues bien, ésta es la idea: pensar en a como el eje de simetría para

Pues bien, ésta es la idea: pensar en a como el eje de simetría para B, lo que nos lleva a B’; la distancia entre A y B’ es mínima sobre el segmento AB’; este segmento corta a a en C. Por consiguiente, como CB es simétrico a CB’, también la suma de las distancias entre A y B, pasando por C, es mínima. Problema resuelto. [Si desea una visualización dinámica de la resolución de este problema, puede ingresar en la red, en la referencia de la Red Canaria de Educación (s.f.). Simetría axial].

Otra cosa es si se busca que C quede a igual distancia de A y de B. En este caso se trazaría la mediatriz del segmento AB; C se construiría en el punto en que tal mediatriz corte a a.

Índice Índice A modo de Introducción 5 1. Cuadriláteros 6 2. Paralelogramos 7 3. Trapecios
Índice
Índice
A modo de Introducción
5
1. Cuadriláteros
6
2. Paralelogramos
7
3. Trapecios
17
4. Polígonos regulares
20
5. Embaldosados o mosaicos con polígonos
22
6. Simetría de figuras planas
23
7. Y ahora, otros ejercicios “para la casa”
26
Referencias Bibliográficas y electrónicas
29
Respuestas de los ejercicios propuestos
29
Postdata: Un problema fácil
30
Bibliográficas y electrónicas 29 Respuestas de los ejercicios propuestos 29 Postdata: Un problema fácil 30