Sunteți pe pagina 1din 128

hbl,stx

HD 5350.B8P37 1909

Huelaa aeneral de la semana de may

3 1153 DDMñETTM 3

university o.

connecticut

ibraries

*A

Secretaria General, DEFENSA 888

DE LA

SEMANA BE MAYO

INFORME DE LA SECRETARIA GENERAL del PARTIDO SOCIALISTA A LAS ORGANIZACIONES AFILIADAS

^ooxóiN^'

BUENOS AIRES

LIBRERÍA "la VANGUARDIA", DEFENSA 888

1909

H4)

PS7-

Buenos Aires, Jumo de 1909:

/ O

A LAS AGRUPACIONES DEL PARTIDO SOCIALISTA

En nombre del C. Ejecutivo paso á informaros de la

actuación del Partido Socialista en la reciente Huelga

General de los trabajadores de la ciudad de Buenos Aires

Los datos contenidos en el informe, en modo alguno

abarcan la totalidad de los sucesos de esos memorables

Apenas si son una ligera mención de los

días de Mago.

hechos que ha publicado la prensa metropolitana, general-

mente parcial^ g nuestro diario La. Vanguardia, por infor- mación constatada en las ediciones de aquellos días. La ocultación sistemática de noticias por parte de la Po-

licía^ impidió la publicación de numerosos hechos de impor- ancia que habrían servido para medir la acción defensiva de los trabajadores levantados en Huelga General, La lectura de este informe concretado á la exposición de

hechos, suministrará elementos suficientes de juicio para afirmar que la participación de nuestro Partido en este movimiento^ ha tenido la firmeza é importancia que corres-

ponde á nuestra organización. Las consideraciones que preceden á la exposición de hechos., son las que surgen de una observación serena de

éstos g del espíritu que animó en las jornadas de Mago al

proletariado de la capital g á sus organÍBaciones de lucha. Os saluda cordialmente

Mario Bravo

Secretario General del Partido

Socialista.

-.J>{f^-.

^\ilr

_i)

eras m DEniii u muí m

La clase trabajadora de la ciudad de Buenos Aires,

desde la iniciación de sus movimientos reivindicatoríos

de carácter colectivo, ha soportado la presión de los

poderes públicos, y principalmente de la policía, ejer-

citada en todas las formas, desde

el atropello á las

li-

bertades, legalizado por la sanción del Congreso, hasta

el abuso tolerado por la lógica complicidad de la clase

dirigente.

Se mantienen vivos los recuerdos de las manifesta-

ciones obreras manchadas en sangre por la policía j el

Las persecuciones

contra los propagandistas de la organización política ó

gremial de los trabajadores, ha alcanzado sus límites

años 1906 y 1907, y últimamente, con

mayores en los

ejército, el año

1902, 1904

j

1905.

motivo del lock out de los talleres del Ferrocarrril del

Sud, los tres mil obreros que resistían la imposición

capitalista, fueron víctimas, por parte de las policías de

la capital y de la provincia, de una serie de abusos y

vejaciones incalificables. *

Todo esto, unido á los procederes de la misma ins-

titución policial, manejada por el Gobierno ya como

instrumento de presión electoral^ ya como una fuerza

capaz de contrarrestar la acción de los trabajadores en

sus luchas de clase, ha formado en el seno del

obrero el desacreditado concepto que, lógicamente, debe

rodear á una institución empleada con fines tan contra- rios á 1^ libertad y progreso colectivos.

pueblo

HUEX.GA GENERAL

Con ocasión de la fiesta internacional del Trabajo,

la clase obrera de la Capital Federal preparó sus tra-

dicionales manifestaciones.

El Partido Socialista convocó á los trabajadores al mitin que debía organizarse en la plaza Constitución, y

algunos grupos anárquicos y sociedades gremiales, al mitin que organiznron en la plaza Lorea.

--'íi^ OBl\CJ

MITIN DEL PARTIDO SOCIALISTA EL 1/ DE JiAYO LA OÜGANIZACIÓN ISRAELITA INCORPORÁNDOSE Á LA COLUMNA

La policía había distribuido fuerzas numerosas en

ambas manifestaciones.

coronel Ea-

nión Falcón, acompañado por el Jefe del Escuadrón de

Seguridad, Jolly Medran o, y numerosos piquetes de caballería, vigilaba la organización de la columna anar-

quista.

Un incidente cuyo origen según testigos presencia-

les se debió á la policía, determiixó la acción AÚolenta

En la plaza Lorea el Jefe de Policía^

SEMANA DE MAYO

íde ésta, que descargó sus revólvers sobre los manifes-

ftantes indefensos, ocasionando muertos y heridos.

El pánico que produjo este asalto de las tropas del

Escuadrón de Seguridad, repercutió inmediatamente en

toda la metrópoli.

La manifestación organizada por el Partido Socia-

concurrieron no menos de veinte mil

lista, á la que

trabajadores, mientras desfilaba por la calle Buen Orden

recibió las primeras noticias de la masacre de la Plaza

Loroa. Iniíioíiirítani^nto 1as bnndns de miísicn callni'oii

EL JEFE DE POLICÍA MINUTOS ANTES DEL ATAQUE, CONTEMPLANDO *LA FORMACIÓN DE LA COLUMNA EN PLAZA LOREA

los acordes de sus himnos revolucionarios, enlutáronse

las banderas rojas y la multitud desfiló en silencio por

la ciudad, adhiriendo en esta forma al luto obrero.

Llegada la manifestación á la Plaza Colón, sitio

designado para que los oradores del Partido hicieran

uso de la palabra, un nuevo atropello policial hubiera

podido producirse si la serenidad de los manifestantes

socialistas no impide la consumación de los hechos.

Abierto el comicio, el ciudadano Enrique Dickmann,

niiembro del Comité Ejecutivo del Partido Soci.alista y

HUELGA GENERAL

orador oficial del mitin, ocupa la tribuna pronunciando

el discurso que en parte ha de leerse más adelante, in-

sinuando á la Asamblea de trabajadores, como un de-

sagravio á la clase ofendida en las víctimas de la Plaza Lorea^ el levantamiento en Huelga General.

Los veinte mil trabajadores aclamaron con entusias-

mo las palabras del ciudadano Dickmann y desde ese

MITIN DE I. PARTIDO SOCIALISTA EL 1." DE MAYO— UNA SECCIÓN DE LA COLUMNA

momento se estimó que la huelga general se iniciaría

en la Capital de la Eepública para reclamar la renun-

cia del Coronel Eamón

castigo de todos los responsables en la masacre obrera de la Plaza Lorea.

Tal ha sido el punto de partida de la huelga gene- ral de los trabajadores metropolitanos, realisíada durante

Falcón, Jefe de Policía, y

el

SEMANA DE MAYO

los días 3, 4, 5, 6, 7 y 8 de Mayo, inoyimieiito

que se

incorporará á la historia del proletariado argentino con

el nombre ya consagrado de «La huelga general de la

semana de Mayo».

No sólo la impresión del momento; no sólo

el sen-

timiento de los hechos que produjéranse minutos antes,

determinó el movimiento expontáneo de los trabajadores hacia la huelga general. Había en la conciencia de to-

dos, como arraigada, una necesirlad de erguirse alguna

LA MANIFKSTACIÓN SOCIALISTA K]S LA PLAZA COLÓN

OYENDO LOS DISCURSOS

vez para contener las maniobras permanentes del Go-

bierno en detrimento de la organización obrera

El

movimiento nacía, no únicamente para desagraviar á la

clase mancillada por los sucesos de la Plaza Lorea; lia-

bía en toda su expontaneidad la colaboración de los

recuerdos: las masa(*.res de la Plaza Lavalle, las

de la

Plaza Massini, las de la Plaza del Once, las del Puerto

de la Capital, las huelgas de 1902, 1904 y 1905; las de-

portaciones realizadas al amparo de la ley de residencia;

10

HUELGA GENERAL

l'í,L\f'IOS, MANTECÓN Y DICKMANN, OIIADORKS OFI-

CIALES EN EL MITIN SOCIALISTA DEL 1.*^ DE MAYO.

los estados de sitio,

en los que la clase

trabajadora fué la

única víctima del

vandalismo del go-

bierno; la desorga- nización de los sin-

dicatos, fomentada

por agentes secretos;

la clausura de los lo- cales, realizada tan-

tas veces por capri-

cho de cualquier jefe

de policía; todos los

actos, en

tidos por la institu-

ción armada del Go-

fin, come-

bierno,

por el Go-

bieruo mismo, con

el fin único de detener el

movimiento progresivo de

la clase trabajadora y sus conquistas eficaces en el

terreno de la lucha polí-

tica ó de la lucha sindical.

Todos esos elementos

han contribuido, sin duda,

en la huelga general de la

semana de Mayo.

El movimiento reali-

zado con una expontanei-

dad y unanimidad no vis-

tas hasta ahora, puso en

agitación doscientos mil trabajadores de la Capital de la República. Consi-

gue paralizar la vida de

la ciudad,

manifestaciones; se

de por toda la República

en todas

sus

extien- FUERZA DEL GOBIERNO QUE ENCABEZABA

LA CQLUMNA SOCIALISTA,

SEMANA DE MAYO

11

LA jNrANIFEáTAClÓN ANARQUISTA DISCLMÉNDOSE AL SONAR LOS PRIMEROS Í'IROS

y suscita el alzamiento en huelga de los trabajadores de

diversas ciudades del interior; pasa las fronteras del país

y repercute en las naciones limítrofes; llega liasta Europa,

/'^/^;lf*1l'l^\

PISOI^VIENDO A IjOS CURIOSOS EN LA ESQUINA AVENIDA Y ENTRE RÍOS

12

HUELGA GENERAL

y todos los países civilizados, en una palabra, tienen á

esta hora conocimiento deque la clase trabajadora déla

Capital de la Eepública Argentina se cruzó de brazos

EL COSACO MAYOR

;,||,¡>KA ív'» ACOMPASADO DE LOS DOS TROMPAS DEL ESCUADRÓN

durante una semana, pnra vengar los atropellos de un gobierno gaucho v demostrar que aún no ha sido cal-

culado el alcance de toda su fuerza ni medido el poder

de toda su acción.

EXTENSIÓN DE LA HUELGA

Si bien el movimiento fué localizado á la Capital

FedecaL numerosos pueblos del interior, entre ellos la

Plata, Junín, Pergamino. Bragado, Córdoba, Tres Arro- yos, Paso de los Libres, Rosario, etc., etc., adhirieron á la agitación, ya realizando huelgas generales por veinte

y cuatro ó cuarenta y ocho horas, ya organizando ma-

nifestaciones públicas de protesta.

SEMANA DE MAYO

13

Los trabajadores de Montevideo j de algunos pue-

blos del Brasil, ofrecen su cooperación solidaria al mo- yirniento y realizan, á su vez, manifestaciones de pro-

testa contra las clases gobernantes.

En la Capital de la Eepública, teatro

de los

suce-

sos, participan de la agitación todos los gremios obre-

ros de la industria, del comercio y de los transportes,

alcanzando á más de dosciento mil el número de tra-

bajadores que abandonaron la labor.

]3urante la semana de Mayo, la ciudad fué ocupada

por el ejército, á fin de cooperar en la tarea represiva

que realizaba la policía.

Todos los medios empleados por el gobierno para

contrarrestar los efectos de la huelga provocando su

fracaso fueron inútiles.

Con el fin de impedir las Asambleas, se clausuraron

los locales obreros. Pero las Asambleas se realizaron^ á

veces contra la voluntad de la Policía, en los parajes

públicos.

Para impedir la propaganda^ se encarcelaba á los

militantes agremiados y á otros numerosos obreros. Pero

la propaganda y lí» agitación por la huelga no decayó un solo instante y, por cada propagandista detenido, nuevos propagandistas venían á cumplir con su deber.

Se restringió la circulación de los diarios obreros,

encarcelando á los vendedores que los distribuían por

ésto

todos los sitios de la ciudad. Pero de nada sirvió

filies del Grobierno, porque cada huelguista se

á los

convirtió en propagador de sus diarios de clase. La huelga alcanzó, pues, la extensión y unanimidad que correspondía á sus propósitos. La clase gobernante

habrá podido apreciar, en este movimiento, el valor de

acción de la clase trabajadora y se cuidará, en lo suce-

sivo, de poner más respeto por los derechos de la clase

que produce la riqueza social.

i4

' HUELGA GENERAL

PORTADA DE LA HUELGA

La huelga general de la semana de Mayo fué rea*

lizada por los trabajadores de la Capital Federal para

protestar contra la masacre de la Plaza Lorea.

Su portada ha sido, en primer término, reclamar la renuncia del Jefe de

Policía, responsable directamente de la masacre. En segundo

término y ya cuando la huelga había sido

W^^K^XSKKBBSBKSBM^ x^ , proclamada, se in-

corporó á este pro- pósitolareclamación por la apertura de los locales obreros y

J% K€"

la libertad

detenidos.

de

los

TRANVÍA ABAÍÍDONADO POR EL MOTOUMAN Y CUSTODIADO POR SOLDADOS DEL EJÉRCITO

La huelga

ha

tenido, pues, como

puntos'de mira, pro-

' pÓsltOS

dO íudole

esencialmonte polí-

tica, desde que, por

un lado reclamaba

de los poderes

pú-

blicos del Estado la

suplantación de un individuo en el des-

empeño de un pues-

to administrativo, no

por razones econó-

micas de clase, y

por motivos de se- guridad social; y por

otro, la restitución

al pueblo de sus de-

rechos políticos de

reunión.

CARRO CARGADO DE LA MUNICIPALIDAD, DIRIGIDO Y CUSTODIADO POR SOLDADOS DE LÍNEA

SEMANA DE MAYO

ID

I LA PRESIÓN DE LA HUELGA

La paralización de las industrias y

del comercio reper- cutió directamente

sobre la clase capi-

talista, provocando

la alarma

consi-

guiente á una total

cesación de la pro- ducción.

El Estada dejó

de percibir las ren-

movi-

miento comercial le suministra habitual-

mente, impedida la

entrada de produc-

tos del exterior, por

tas

que

el

PATRULLAS DE POLICÍA, DESPEJANDO EL PASEO DE JULIO

la imposibilidad de efectuar operaciones de carga y des-

carga en los puertos.

f

KKLEVO DK UUAKDIAS EN UN TRANVÍA

La población de

la Capital no podía

permanecer fuera del

la acción

radio de

de

la

huelga.

La

escasez y encareci-

miento de los artícu-

los de consumo, le- vantó el clamor ge-

neral contra la clase

dirigente, empeñada

en hacer sufrir

al

pueblo las conse-

cuencias de los crí- menes cometidos ba-

jo la dirección de un

individuo de su go-

bierno.

16 HUELGA GENERAL

La huelga, re-

percutiendo en las

transaccionescomer-

ciales, alcanzó lógi-

camente hasta los

mercados comercia-

les del exterior, su-

friendo la especula-

ción capitalista la

merma de yalor en

los títulos y la res-

con- fianza comercial pro-

tricción de la

pia de un estado de

cosas semejante.

Tanto las fuer-

zas del capitalismo

empujadas á evitar sus perjuicios directos, como la voz del

pueblo consumidor dificultado en sus necesidades primor*

diales, cayeron sobre el gobierno reclamándole la sepa-

ración del funcionario causante de estos acontecimientos. Pero, las fuerzas se tomaron sus. posiciones respectiA^as

á medida que el movimiento obrero avanzaba en firmeza

y duración. Los políticos criollos, los comerciantes, las

empresas de transporte, los industriales, la burguesía, la clase capitalista y parasitaria^ entra-

ron en solidaridad con el gobierno^ bajo el pretexto de man- tener la autoridad

constituida y evitar

SOLDADO DEL ESCUADliÓN POLICIAL CUSTODIANDO UN CARRO

(^1 triunfo

obreros. La clase

trabajadora se aglo- meró en torno al

objetivo de su lucha

cruzándose de bra-

de

los

Así se ha pro- longado este com-

TJiOPA DE POLICÍA OCUPANDO ¥.h PUENTE

DE BARRACÁIS

SEMANA DE MAYO

17

bate entre

graneles fuerzas so-

ciales, el capitalismo

y el proletariado,

durante seis días.

Informaciones

comerciales divulga-

las

dos

das por la

afirman

prensa,

que la pa-

ralización comercial

detuvo un movimien-

to de capitales por valor de 70.000.000

de pesos moneda na-

cional.

A

esta

suma

TPvOPAS DE LÍNEA CUSTODIADLO LA ES'J'ACIÓN líROWN DKL TRANVÍA A. A.

debe agregarse la que dejó de percibir normalmente de

sus rentas el Estado; y })rincipalníente, la pérdida oca-

sionada por la cesación de la producción, pérdidas que no se recuperan. El Estado cobrará mañana los dere-

chos aduaneros que no

pudo cobrar lioy. Pero la in-

dustria, difícilmente puede aumentai- el téiniino medio

de su produc-

ción normal

sin grandes

roLlC lA CA1Í(!AND(

costos ,

para

resarcirse de

lo que ha de-

pro-

ducir la huel-

ga.

Es lo que

tendrá en cuen-

ta en lo suce-

sivo el Grobier-

no,

para cui-

darse

jado de

no

provocar mo-

vimientos co-

mo el que nos

ocupa.

de

18

HUELGA GENERAL

EL EJERCITO DE CONSCRIPTOS

rOCMIE OEL COIÍKKO. (-US roDIA !)0 rOU LA TROPA

Hay que dejar

constancia del com-

portamiento obser-

vado por los

cons-

criptos del ejército

durante la huelga. Colocado el ejér-

servicio in-

cito al

mediato de las em-

presas capitalistas,

los conscriptos han

cumplido al pie de

la letra la consigíia

de hacer fuego v matar, que les impartiera el gobierno.

En buenahora que así hubieran procedido los cons-

criptos capitalistas, ¡tan pocos son!

Pero los

soldados obreros han traicionado á su

clase, han cometido una acción indigna j humillante.

Pueden servir de ejemplo á los conscriptos traidores

de la clase obrera, las deserciones de algunos compañeros,

que han preferido abandonar la librea de lacayos del gobierno y el arma del crimen, antes que valerse de ellas

para mermar el poder

de lucha

"~ "

del proleta-

I,.^""''^| '

~ ' " ''^"^.¡^^

riado levantado en

huelga.

Es de esperar que

en futuros

conflictos,

la clase obrera que se

encuentre en el ejér-

de

cito por mandato

una ley bárbara, sabrá

cumplir con su deber

de solidaridad, y que los fusiles del gobier-

no en manos de los

jóvenes proletarios, no

serán armas de exterminio de hermanos y compañeros, sino puntales eficaces para su defensa contra la„ clase

dirigente y explotadora.

CARRO Cargado de carne para los mercados. ESCOLTADOS POR LA TROPA DE LÍNEA

SEMANA DE MAYO

19

LA PRENSA OBRERA

Los diarios La Yangu ardía, órgano Central del

Partido Socialista, y La Protesta^ órgano de las organi-

zaciones anarquistas, aparecieron normalmente durante la huelga. Ambos diarios lanzaron ediciones extraordinarias

cuotidianas, conteniendo información completa de los

sucesos.

La Yanguaudia editó durante esos días 150,000 ejemplares distribuidos en la siguiente forma:

LOS COSACOS EN LA CALLE ENTRE RÍOS V VICTORIA

Día 1.^ de Mayo.

zada á las 8 p. m

Día 2 de Mayo.-

á las 7 p. m.

Día 3 de Mayo.- , Día 4 de Mayo.- Día 5 de Mayo.- Día 6 de Mayo.- Día 7 de Mayo.-

Una edición extraordinaria aln-

-Una edición á las 6 a. m. y

otra

-Dos ediciones, 6 a. m. y 7 p.

m.

-Dos ediciones, 6 a. m. y 7 p.

m.

-Dos ediciones, 6 a. m. y 7 p.

m.

-Dos ediciones, 6 a. m. y 7 p.

m.

-Dos ecliciones, 6 a. m. y 7 p,

m,

20

HUELGA GENERAL

Día 8 de Mayo. Dos ediciones, 7 a. m. y 7 p.

m.

El diario La Protesta, según publicación aparecida

en dicho diario con fecha 9 de Junio publicó 3 ediciones extraordinarias con un tiraje de 3.(?00 ejemplares.

La circulación de La Vanguardia fué restringida por la policía que tenía orden especial de detener á los vendedores y secuestrarles el diario. A pesar de todo creemos que nuestro diario pudo satisfacer las necesi-

dades diarias de la información reclamada por la mag-

nitud del movimiento.

CRÓNICA DE LA HUELGA

Como ha de leerse, se ha seguido en la crónica día

por día, anotando todos los hechos importantes, consig-

nando el nombie de las víctimas y haciendo conocerlas resoluciones tomadas por el Partido Socialista en sus

sesiones secretas. De éstas^ se publica solo la parte de-

liberativa que interesa conocer.

CONCLUSIÓN

No pertenece á este informe, meramente expositivo,

el juicio sobre los acontecimientos y/ sus alcances en

cuanto á su portada.

Los trabajadores han demostrado en la acción una solidaridad digna y ejemplar, que nadie discute.

En el origen y desarrollo de los acontecimientos le ha correspondido al Partido Socialista una participa-

ción importante, de indiscutible magnílud. Nuestros

compañeros de lucha eií el Partido Socialista, podrán

acaso señalar algún detalle de actuación. Es posible.

Pero la dirección del Partido ha puesto en

circunstancias que no admiten vacilaciones, todo su em-

peño para que nuestra organización traduzca fielmente

en los hechos, la unidad de su pensamiento y la firmeza

de su acción.

esas cir-

SEMANA DE MAYO

21

DÍA SÁBADO 1.^ DE MAYO

MUERTOS Y HERIDOS EN LA PLAZA LOREA

MUERTOS

Miguel Besch, 72 años de edad, Pasco 9:52, herida

de bala.

José Silva, 24 años, Pergamino, Prov. Buenos Aires, herida de bala.

Juan Semino, 19 años, La Plata, herida de bnla.

EL ANCIANO MIGUKL BESCH, DE 72 AÑOS, EXPIRANDO ACOMPAÑADO

DE SU NIETO QUE LE SOSTIENE LA CABEZA

Manuel Fernández, 36 años, casado, herida de bala

en la región dorsal izquierda, Patricios 229.

Luis Pantaleone, 25 años, herida de bala.

Jacobo Reniskoff, 22 años, soltero, argentino, carpinte-

ro, domiciliado Entre Ríos j Cochabamba, lierida de bala.

Narciso Milesi.

Pedro Fortunato.

22 HUELGA GENERAL

M(.MKNTOS EN <¿UK CAYERON EL ANCIANO MlGUEL BeSCH (MUERTO) Y EL CIUDAl>ANO E.ENISKOFF, FALLECIDO MÁS TARDE EN EL HOSFITAL

JOSÉ SILVA, AL CAER MUERTO HERIDO DE BALA EN EL OCCIPUCIO

SEMANA DE MAYO

23

HERIDOS

Joaquín Antón, 24 años, Méjico 1166, herido de bala,

muslo derecho.

Sebastián Cicari, 37 años, Alsina 1867, herido de

bala, pierna derecha.

Abraham Irquinon, 14 años, Tatay 660, herido de

bala.

JACOlíO RENISKOFF (mUIUTO)

Ángel Piaggio, 23 años, Honduras 67, herido de bala.

Mauricio Garrido, 28 años, Necochea, entre Suárez

y Olavarría, soltero, panadero, herido de bala en el se-

gundo espacio intercostal derecho.

24

HUELGA GENERAL

KKCOGIEXDO KL ('A!)A^!':li DI': JO^J. >1LN.A, A\EX1)A ])K MAYO ENTiíE

SOLÍ.S V EX'i'iíE idoy

JOSÉ SILVA, MINUTOS DESPUÉS DE HAKEK EXPIRADO, CON EL ROSTRO CUBIERTO CON UN PAÑUELO

SEMANA BE MAYO

25

Ataiiasio Salvatari, 35 años, zapatero, soltero, italia-

no, Catamarca 136, herido de bala, segundo espacio inter-

costal derecho.

Ángel Olttii, 19 años, Victoria 430, soltero, herido de bala pierna derecha.

José Nohan, 23 años, Alberti 1553, soltero, carrero,

herido de bala muslo izquierdo.

Enrique Ordóñez, 19 años, San Fernando, Provincia

de Buenos Aires,

herido de bala en el cuello.

Carmelo Monreal, 30 años. Piedras 1461, albañil,

casado, herido de bala resrión axilar derecha.

EL CADÁVER DE JUAN SEMINO, EN LA ESQUINA DE AVENIDA Y b- i

-

David Malahmud, 21 años, Lavalle 3357, ruso, he-

rido de bala en el antebrazo derecho.

r^^^

José Fernández, 30 años. Cangallo 1225, español,

herido de bala parte superior del tórax.

Ignacio Quiroz,

bala.

15 años. Caseros 2535, herido

de

Ángel Esperoni, 17 años, Charcas 2560, argentino,

herido de bala región dorsal. Julián Almironi, 37 años, Pichincha 544, herido de

bala.

26 HUELGA GENERAL

Carmelo di Giorgio, 45 años, Santa Fe 2534, herido

de bala epigastrio lado derecho, italiano, casado.

Jerónimo Gradito, 18 años, Saavedra 858, herido de

bala.

José Enrique Kimspser, 27 años, 33 núm. 858, francés,

casado, carrero, herido de bala. Pedro Martínez, 54 años, Belgrano 2171, herido de

bala.

Antonio Haisenberg, 32 años, Lavalle 2147. ruso,

herido de bala pierna derecha.

KL CADÁVER 1)E LUIS PAKTALKONE,

EN

EL LUOAR DONDE FUÉ

MUERTO DE UN BALAZO. AVENIDA ENTRE SOLÍS Y ENTRE RÍOS

Pedro Cerni, 22 años, alemán. Bermejo 57, herido de

bala pierna izquierda.

Pedro Pérez, 25 años, Bmé. Mitre 1307, soltero, de-

pendiente, herido de bala en el abdomen.

Enrique Asprun, 23 años, Alvarado 1366, soltero,

pintor, herido de bala pierna derecha. Onofrio Corao, 26 años, Alberti 765, argentino, zapa-

tero, herido de bala en la región principal del cuello.

,

SEMANA DE MAYO

27

Timoteo Fernández, 17 años, Cerrito 150, soltero,

herido de bala en el muslo derecho.

Manuel Cereda, 16 años, Carril 82, soltero, jornalero,

herido de bala en el pie derecho.

ULilSES STURLA, AFILIADO SOCI AI<1STA

JOSÉ

MUKUTO POR UN CONSClUPTO EL O ÜE MAYO, KN LA PLAZA DE LA HUELGA

ROMERO, MUERTO POK UN CONS-

CRIPTO QUE COSTODIABA UN TRANS'ÍA

LÍNEA 96. EN HORNOS Y CÉSPEDES.

Francisco Grraciano, 38 años, Paramaribo, 546, ca-

sado, herido de bala en la pierna derecha.

Benito Vázquez, 27 años, Lorea 183, soltero, pana-

dero, herido de bala en la región dorsal izquierda.

Salvador Tafani, 18 años, Estados Unidos

2562^

soltero, herido de bala en el muslo derecho.

fec.

ÁNGEL</