Sunteți pe pagina 1din 3

ACUMULACIÓN ORIGINARIA DEL CAPITAL: proceso histórico que precedió a la

formación de la gran producción capitalista y separó de los medios de producción


al productor. La acumulación originaria del capital va acompañada: 1) de la ruina
en masa de los productores de mercancías (sobre todo campesinos) y su
transformación en individuos desposeídos, jurídicamente libres, carentes de
medios de subsistencia y, por ende, obligados a vender su fuerza de trabajo a los
capitalistas; 2) de la acumulación de riquezas monetarias en manos de
determinadas personas, riquezas necesarias para erigir empresas capitalistas.
“Por tanto, el proceso que engendra el capitalismo sólo puede ser uno: el proceso
de disociación entre el obrero y la propiedad sobre las condiciones de su trabajo,
proceso que de una parte convierte en capital los medios sociales de vida y de
producción, mientras de otra parte convierte a los productores directos en obreros
asalariados. La llamada acumulación originaria no es, pues, más que el proceso
histórico de disociación entre el productor y los medios de producción’’ (C. Marx).
En Inglaterra, el proceso de la acumulación originaria del capital supuso la
expropiación violenta de los campesinos, de cuyas tierras se apoderaron los
grandes propietarios, quienes las convertían en pastizales para ovejas. Los
campesinos desposeídos de sus tierras quedaban reducidos a la condición de
personas carentes de bienes y, en ultima instancia, se veían obligados a
someterse a la esclavitud capitalista. El gobierno feudal de Inglaterra dictaba leyes
inhumanas contra las persones desamparadas, sin medios de subsistencia, que
vagaban por todo el país; las empujaba hacia las empresas capitalistas las
doblegaba a la disciplina cuartelaría del trabajo capitalista. El saqueo de las
colonias los empréstitos estatales, el sistema tributario y la política proteccionista
influyeron en no poca medida para que determinadas personas, sobre todo
mercaderes, reunieran en sus manos grandes capitales. El Estado promulgaba
leyes draconianas contra los expropiados, limitaba el salario de los obreros,
establecía una prolongada jornada de trabajo. El proceso de la acumulación
originaria del capital no se produjo simultáneamente en los diversos países, y en
cada uno de ellos presenta rasgos específicos. En Inglaterra, Holanda y Francia,
tuvo lugar en los siglos XVI—XVlll; en los países económicamente atrasados
acaeció incluso en el siglo XIX. En Rusia, el proceso se extiende a lo largo de los
siglos XVII-XIX y culmina con la reforma campesina de 1861, que arruinó en masa
a los campesinos, los dejó sin tierras y convirtió a gran número de ellos en
proletarios. Mas, en todas partes, la acumulación originaria del capital supuso la
expropiación violenta, por métodos crueles, de los productores directos.

FISIÓCRATAS: representantes de la economía política burguesa de Francia en el siglo XVIII. El


fundador de la escuela fisiocrática fue F. Quesnay. La parte central de la doctrina económica de los
fisiócratas corresponde al problema de la plusvalía o del producto neto''. Los fisiócratas rechazaron
la idea mercantilista de la riqueza como acumulación de dinero en el país (ver Mercantilismo).
Consideraban que la única fuente de riqueza es la naturaleza, con cuyo concurso -a juicio suyo- y
sólo con él puede crearse el producto neto. Reducían la plusvalía a un don físico de la naturaleza,
creían que la agricultura es la única rama en que se crea el producto neto. Los fisiócratas daban el
nombre de clase productora a la formada por los individuos ocupados en la agricultura. Definían la
industria como esfera "estéril", y de las personas ocupadas en la industria decían que constituían la
clase estéril, pues a juicio de los fisiócratas en la industria no se crea nueva riqueza. Concebían la
plusvalía como un incremento material de los valores de uso, y no como un incremento del valor. A
los fisiócratas corresponde el mérito de haber situado el problema concerniente al origen de la
riqueza social en la esfera de la producción material en lugar de situarlo, como hasta entonces se
había hecho, en la esfera de la circulación. Con ello sentaron las bases del análisis de la
producción capitalista en su conjunto. Los fisiócratas fueron partidarios del dominio ilimitado de la
propiedad privada, de la libre competencia y de la libertad de comercio exterior. Lo valioso de su
doctrina estriba en hacer depender de la estructura económica la situación de las clases de la
sociedad. Es asimismo un mérito científico de los fisiócratas el examinar el capital en la forma que
adopta en el proceso de producción, en vez de identificar -como hacían los mercantilistas- el capital
con la forma monetaria en que aparece ésta en la esfera de la circulación. Los fisiócratas dieron
comienzo al análisis científico del capital fijo y del capital circulante mediante su doctrina de los
anticipos iniciales y anuales. Fueron los primeros, en la historia de las ideas económicas, que
intentaron analizar las leyes de la reproducción y de la distribución del producto social global bajo
el capitalismo. Los clásicos del marxismo estimaron en mucho esa tentativa y la consideraron de
alto mérito para su tiempo. El "cuadro económico" de Quesnay, aunque contenía muchas tesis
contradictorias y erróneas, fue el primer ensayo llevado a cabo para presentar el proceso de la
reproducción capitalista en su conjunto.

Adam Smith (1723-1790)

La publicación del libro "Investigación sobre la Naturaleza y Causas


de la Riqueza de las Naciones" de Adam Smith en 1776, es
considerado el origen de la Economía como ciencia. Los clásicos
escribieron en una época en la que la industria estaba conociendo un
desarrollo sin precedentes. Su preocupación principal fue el
crecimiento económico y temas relacionados como la distribución, el
valor, el comercio internacional, etc. Uno de sus objetivos principales
fue la denuncia de las ideas mercantilistas restrictivas de la libre
competencia que estaban aún muy extendidas en su época. Para Adam Smith, el
Estado debía abstenerse de intervenir en la economía ya que si los hombres
actuaban libremente en la búsqueda de su propio interés, había una mano
invisible que convertía sus esfuerzos en beneficios para todos.

Nació en Kirkcaldy, Escocia. Su padre, inspector de aduanas, murió poco antes de


su nacimiento. A los 14 años ingresa en la Universidad de Glasgow donde se
convierte en discípulo del profesor de filosofía moral F. Hutchison. Después
ingresa en la Universidad de Oxford donde permanece seis años. En 1748 ocupa
un puesto de profesor de literatura en la Universidad de Edimburgo y en 1751
pasa a la de Glasgow donde substituye a Hutchison en la cátedra de Filosofía
Moral.

Adam Smith estaba inicialmente interesado en la ética. En el libro "Teoría de los


Sentimientos Morales" se encuentra la base de su filosofía liberal y su definición
del orden natural de la sociedad. Consigue el puesto de preceptor del hijo del
duque de Buccleugh con el que inicia en 1763 un viaje de más de dos años por el
continente europeo que le permite conocer a F. Quesnay y R.J. Turgot.

En 1768 consigue el empleo de Comisario de Aduanas (como había sido su


padre) en Edimburgo, puesto que ocupará el resto de su vida y que no pareció
estar en contradicción con su espíritu librecambista. Es precisamente en esta
época, ya alejado de la vida académica, cuando escribe "La Riqueza de las
Naciones".

En su obra se detecta la influencia de su amigo personal Hume y de R. Cantillon.

ESTAS FUERON SUS PALABRAS

Pero es sólo por su propio provecho que un hombre emplea su capital en apoyo
de la industria; por tanto, siempre se esforzará en usarlo en la industria cuyo
producto tienda a ser de mayor valor o en intercambiarlo por la mayor cantidad
posible de dinero u otros bienes... En esto está, como en otros muchos casos,
guiado por una mano invisible para alcanzar un fin que no formaba parte de su
intención. Y tampoco es lo peor para la sociedad que esto haya sido así. Al buscar
su propio interés, el hombre a menudo favorece el de la sociedad mejor que
cuando realmente desea hacerlo.

Adam Smith, "La Riqueza de las Naciones", Libro IV, Cap. 2

David Ricardo (1772-1823)

Hijo de un banquero judío que emigró de Holanda a Inglaterra, fue, ante todo y a
plenitud, un inglés de su tiempo. Y no solo por su conversión al cuaquerismo en el
momento de su matrimonio, sino por su profunda compenetración con la realidad
inglesa de inicios del nuevo siglo.

A diferencia de Adam Smith, en cuyos trabajos se apoyó, Ricardo se preocupó


sólo en segunda instancia en averiguar las causas del crecimiento o, si se prefiere
el origen de "la riqueza de las naciones". Aunque también se podría decir que sus
preocupaciones en torno al crecimiento lo llevaron a interesarse en primer lugar en
los factores que explican la distribución de la renta.

Al autor de los "Principios de economía política y tributación" (1817) lo inquietaba


especialmente la tendencia de la baja de los beneficios. Tendencia a su entender
inevitable en la economía inglesa, pero que podía contrarrestarse con el desarrollo
del comercio exterior. No a la manera de Adam Smith, que destacaba el papel de
las exportaciones de manufacturas en la profundización de la división del trabajo.
Sí a través de las importaciones de cereales baratos que impedirían que suba el
salario normal. Y, por ende, facilitarían el aumento de los beneficios y la
acumulación necesaria para el crecimiento.

ESTAS FUERON SUS PALABRAS

Para la prosperidad general, no puede considerarse nunca excesiva la facilidad


que se de a la circulación e intercambio de toda clase de propiedad, ya que es por
ese medio que el capital de toda clase tiene la posibilidad de encontrar el camino
hacia las manos de aquellos que mejor lo emplearán en aumentar el producto del
país.