Sunteți pe pagina 1din 8
Un cultivo transgénico “made in Venezuela”: la papaya (lechosa) transgénica De acuerdo con la disponibilidad

Un cultivo transgénico “made in Venezuela”:

la papaya (lechosa) transgénica

De acuerdo con la disponibilidad de recursos naturales, recursos humanos (técnicos y científicos cualificados y bien entrenados), infraestructura, suministros y ayuda financiera, un país como Venezuela podría adoptar los beneficios de la biotecnología moderna. Principalmente las aplicaciones orientadas a resolver los problemas de productividad en la agricultura. Pero este no es el caso, infortunadamente.

Mientras tanto, somos espectadores de cómo nuestros vecinos sudamericanos y caribeños están adoptando la biotecnología moderna como complemento a su agricultura tradicional. Esta implementación les ha ayudado a hacer frente a los rendimientos pobres de las cosechas debido a las pestes, enfermedades, problemas del suelo y/o las condiciones climáticas adversas, típicas de este hemisferio.

Una de esas alternativas biotecnológicas son los cultivos modificados genéticamente otransgénicos. Hablamos de un organismo transgénico (planta, animal o microrganismo) cuando éste posee uno o más genes de

otro organismo. Típicamente, la introducción de ese gen le confiere al transgénico un nuevo rasgo ventajoso (resistencia a plagas, a estreses, valor nutricional, etc.). He introducido este tema cuando hablé sobre sexualidad bacteriana y sobre la babosa transgénica natural.

Actualmente existen muchos alimentos en el mercado que provienen de cultivos transgénicos. Por ejemplo: soya, colza, papas, maíz, tomates, lechugas, zanahorias, melón, berenjenas, calabacín o papaya. Me detendré es éste último, la papaya (conocida como “lechosa” en Venezuela)

la papaya (conocida como “lechosa” en Venezuela) La papaya o lechosa, una fruta tropical de gran

La papaya o lechosa, una fruta tropical de gran importancia económica

El virus de la mancha anillada (suelen nombrarse los virus según el síntoma de la planta) es el patógeno más importante que afecta a esta

fruta tropical. Tanto los cultivos de papaya como los insectos que sirven de transporte del virus, los áfidos o pulgones, tienen una distribución casi mundial. Para combatir posibles infecciones, los cultivadores utilizan estrategias profilácticas tradicionales contra del insecto, principalmente mediante la aplicación de cantidades ingentes de insecticidas.

la aplicación de cantidades ingentes de insecticidas. IZQ, representación del virus de la mancha anillada

IZQ, representación del virus de la mancha anillada (causante de la principal enfermedad de los cultivos de lechosa). DER, un áfido o pulgón (insecto que transporta al virus)

El desarrollo de plantas transgénicas resistentes al virus se ha convertido en una estrategia importante para el control sustentable y efectivo de la enfermedad. Las papayas transgénicas se reportaron por primera vez en las islas Hawái. Se demostró de manera clara y convincente que la introducción de un gen del virus (el gen cp que codifica para la proteína de la cubierta del virus) en el genoma de la planta confiere una resistencia estable y duradera contra el virus. Vamos, casi como una vacuna. El mecanismo molecular de la resistencia está bien explicado aquí.

Campo de experimentación de la papaya transgénica hawaiana. A la izquierda, plantas infectadas. A la

Campo de experimentación de la papaya transgénica hawaiana. A la izquierda, plantas infectadas. A la derecha, plantas transgénicas resistentes.

La tecnología ayudó a salvar la industria en Hawái, donde una rápida adopción fue atribuida a buenas campañas de comunicación, la participación de los agricultores en el proceso de desarrollo y en la distribución GRATUITA de las semillas. Hoy, más del 80 % de las papayas en Hawái son transgénicas, mientras que no existen métodos orgánicos ni convencionales para controlar el virus.

Si todavía quedan dudas o, mejor, para afianzar los que sabemos, el siguiente vídeo explica de forma breve, amena y para todo público qué es un transgénico con el ejemplo de la papaya hawaiana. Son solo 5 minutos ¡Es buenísimo!: “¿Cómo se crea un transgénico?

Una vez logrado el gran avance en Hawái, los promotores de la papaya transgénica se concentraron en transferir esta tecnología a los países

interesados. Fue entonces cuando Venezuela levantó la mano. Corría el año 1993.

Como respuesta a un problema severo de infección por el virus de la mancha anillada en el sur del Lago de Maracaibo y siguiendo la exitosa aplicación de la papaya transgénica para manejar la infección, la Universidad de Los Andes -ULA- (Mérida, Venezuela) se embarcó en la obtención del gen cp del virus autóctono para introducírselo a embriones somáticos de las variedades locales de lechosa.

Para ello, el investigador de la ULA Gustavo Fermín se fue a Nueva York para aprender la técnica. A diferencia de las papayas hawaianas transformadas mediante microbalísitca, las papayas venezolanas se transformaron mediante Agrobacterium. Este tipo de transformación consiste en aprovechar la capacidad natural de la bacteria Agrobacterium tumefaciens de inyectar ADN a las células vegetales para introducir los genes que nos interesen. En la siguiente figura esquematizo, a grandes rasgos, cómo se realiza esto:

Obtención de plantas transgénicas por transformación con Agrobacterium Para 1998 ya se disponían de las

Obtención de plantas transgénicas por transformación con Agrobacterium

Para 1998 ya se disponían de las semillas transgénicas y luego de muchos ensayos moleculares, de cruzamientos, hibridaciones e infecciones para demostrar la naturaleza transgénica de las plantas, en marzo de 2000 estaba todo listo para el ensayo de campo.

Pero Venezuela no dispone de un marco legal para este tipo de actividad investigadora y las leyes ambientales no reconocen a los cultivos transgénicos. Dada la falta de definición desde el Estado (quien financió estos estudios para la generación de la primera fruta transgénica del país) un permiso provisional fue otorgado por el Ministerio de Salud de aquel entonces.

Sin embargo, esta medida no satisfizo a los grupos anti-transgénicos que se oponen la biotecnología moderna. Empezaron una campaña de

desacreditación agresiva en contra de los investigadores, la fruta transgénica y toda la ciencia detrás del desarrollo.

Su estrategia fue simple y funcionó. Fue así:

. Inculcaron pánico en las comunidades vecinas del ensayo de campo, convenciéndolos de la naturaleza “mutagénica” de la planta, la cual no solo causaría mutaciones mortales y sufridoras, si no también abortos, malformaciones, leucemia y contaminación del suelo, del agua, del ganado y de mucho más. Un apocalipsis. . Conforme crecía el pánico, los activistas se ofrecieron como mediadores para defender los intereses de la comunidad. Los defensores del apocalipsis. . Esperar y frotarse las manos.

Con el objetivo de “preservar la paz social” el gobierno local ordenó que se terminara el ensayo de campo una vez los investigadores obtuvieran la primera cosecha del cultivo transgénico. Sin embargo, en diciembre de ese mismo año, los activistas anti-transgénicos ayudaron a los vecinos a destruir la pequeña parcela e incendiar las plantas. El trabajo no pudo ser concluido.

Casi una década de trabajo científico, transferencia tecnológica, formación de personal altamente cualificado y miles de dólares invertidos por el Estado, fueron tirados a la basura por la acción vandálica y medieval de estos grupos que se oponen a que Venezuela avance en materia biotecnológica. El desconocimiento (y por tanto, miedo) y el trasfondo espiritual y político de esta gente solo lograrán sumergirnos en el más profundo atraso científico en la región.

Esperamos que algún día haya una estructura legal que permita manejar y regular los transgénicos en el país. Entre tanto, miles de toneladas de

comida procesada derivada de transgénicos son importadas para satisfacer la demanda interna de alimentos.

Para más guinda, la voluntad política actual se enfoca en favorecer los saberes ancestrales (¿?), la sabiduría universal de la Pachamama (¿?) y la agricultura conuquera (¿?) para lograr la soberanía alimentaria y alimentarnos a casi 30 millones de personas con autosuficiencia. Tendremos que esperar sentados y con las tripas sonando. Para que sirva de reflexión, queridos compatriotas, vean el siguiente mapa ¡Nos estamos quedando realmente solos!

el siguiente mapa ¡Nos estamos quedando realmente solos! Países con legislación a favor y en contra

Países con legislación a favor y en contra de la comercialización de transgénicos

Si te interesa el tema y quieres conocer más sobre los transgénicos, te invito a que nos sigas en “Sí Quiero Transgénicos“. Ahí compartimos información valiosa, promovemos debates y procuramos dar una visión científicamente correcta a esta poderosa biotecnología.