Sunteți pe pagina 1din 21

EL PROBLEMA DE ESPAÑAEN LA POESÍA DEL SIGLO XX.

Un recorrido del tema literario desde Machado hasta Gil de Biedma.

RAQUEL ZALDÍVAR SANSUÁN PRINCIPIOS Y MÉTODOS DE LITERATURA COMPARADA II

2013/2014

ÍNDICE

1.FILOSOFÍA Y LITERATURA ESPAÑOLA

A PRINCIPIOS DEL SIGLO XX……………………………………………………………………… 2

2. UN RECORRIDO HISTÓRICO LITERARIO

A TRAVÉS DE LA SELECCIÓN POÉTICA………………………………………………………………4

3.MOTIVOS Y TÓPICOS DEL TEMA LITERARIO………………….………………………………6

4.

PRINCIPALES RECURSOS POÉTICOS…………………………………………………………

15

6.

¿PORQUÉ EL PROBLEMA DE ESPAÑA IRRUMPE EN LO POÉTICO?

16

7.CONCLUSIONES……………………………………………………………………………………………

18

8.BIBLIOGRAFÍA………………………………………………………………………………………………….19

1.FILOSOFÍA Y LITERATURA ESPAÑOLA A PRINCIPIOS DEL SIGLO XX

Desde finales del siglo XIX hasta la Guerra Civil se suceden una serie de literatos y filósofos que comparten el ámbito del pensamiento español. Desde los intelectuales de final de siglo como Ganivet, Unamuno, Baroja, Azorín, Picavea o Costa, pasando por Ortega y Gasset y Azaña y siguiendo por María Zambrano.

Uno de los temas que aparece en todos ellos es la preocupación por el presente y el futuro de España. Enmarcados en el periodo histórico de la Restauración, de la dictadura de Primo de Rivera y de la II República, estos intelectuales dedican esfuerzos filosóficos, literarios y analíticos para entender su tierra a través del pensamiento.

Muchos de ellos dedican análisis político, social y económico a entender qué sucede con el espíritu español y algunas de las causas que encuentran los intelectuales son: caciquismo, monarquía, educación atrasada, escaso desarrollo industrial, religiosidad que impide el desarrollo, pobreza… En cuanto a las soluciones al problema se apuesta por la educación y la modernización del país.

María Zambrano es una de las autoras que más nos interesa porque dedica parte de su obra a las relaciones entre filosofía y poesía. La razón poética es un concepto que inventa como crítica a la racionalidad pura. La razón poética se da antes que la razón lógica y considera la poesía, a través del concepto griego de poeiosis, como intuición reveladora y como forma de crear a través del lenguaje. Por lo tanto pasaremos a buscar en la poesía utilizando la razón poética de María Zambrano y podremos percibir el conocimiento sobre el tema literario a través de las poesías escogidas.

Si algunos intelectuales lograron ser significativos durante este tiempo, al menos en sus espacios y círculos de actuación, a partir de la victoria del bando sublevado en la Guerra Civil muchos pensadores y artistas abandonaron el país. Por otro lado el régimen dictatorial no permitió la libertad de expresión

ni de pensamiento volviendo a imponer durante cuarenta años los principios de la tradición, del mal gobierno, del catolicismo y el hermetismo.

A partir de los años 60 se produjo un cambio que suponía más apertura al exterior y a la economía, pero ello solo tapó por encima los veinte años que España llevaba en la oscuridad de las secuelas de una guerra fratricida. La percepción de este periodo es que España avanza sin resolver sus crisis de identidad, dejando para más adelante el problema de una reflexión profunda sobre sí misma, por ello queda en moratoria superficial que solo retrasa los problemas que todavía hoy, a 2014, siguen apareciendo en un análisis sobre España.

¿POR QUÉ “EL PROBLEMA DE ESPAÑA” SE CONVIERTE EN UN TEMA LITERARIO?

En primer lugar porque el campo del pensamiento aúna a filósofos, poetas, literatos, pensadores… debido a ello las preocupaciones se comparten y se convierten en temas y motivos para las producciones particulares tanto a nivel de ensayo, de novela o de poesía. Hablar a España en poesía no muestra signo ideológico o político sino preocupación y sentimiento, frustración y exaltación. No debemos confundir a los autores empíricos de los textos ( Machado, César Vallejo, Gabriel Celaya, Cernuda y Gil de Biedma) con los sujetos líricos que se plantean en los poemas escogidos. Deberemos entender la complejidad de los mecanismos ficcionales en la poesía y más cuando estamos hablando de un tema conflictivo como lo pueden ser los motivos y tópicos literarios sobre España.

“Cuando allá dicen unos

Que mis versos nacieron

De la separación y la nostalgia

Por la que fue mi tierra

¿Sólo la más remota oyen entre mis voces?

Habla el poeta voces varias:

Escuchemos su coro concertado,

A donde la creía dominante

Es tan sólo una voz entre las otras”

Luis Cernuda

Si tenemos en cuenta las concepciones que tanto Heidegger como Maria Zambrano tuvieron sobre la cercanía de filosofía y poesía podemos entender que el autor en el proceso productor, en el momento de la escritura, está conociendo aquello sobre lo que siente, piensa, imagina o ve. Por lo tanto entendemos que los poetas en cuestión se acercaron a la concepción del poema en busca de conocimiento, en busca de revelación más allá de la razón pura o lógica que hubiera respondido a medias a las preocupaciones sobre España.

2. UN RECORRIDO HISTÓRICO LITERARIO PARA LA CONTEXTUALIZACIÓN DE LOS TEXTOS

Una vez establecidos los orígenes del tema literario en la realidad deberemos comprobar las correspondencias entre el tiempo de escritura de los poemas seleccionados y los sucesos sociales e históricos que están sucediendo en el momento en cuestión.

En 1912 se publica Campos de Castilla de Antonio Machado, este libro comprende diferentes momentos del autor. El último de ellos es en el que encontramos al Machado más implicado socialmente. Aquí también encontramos el porqué de la consideración que se ha mantenido de Machado como un poeta de “izquierdas”. “El mañana efímero” a través de su primer verso

es el poema que inaugura el tópico La España de charanga y pandereta.

Los poemas del peruano César Vallejo corresponden al periodo de la Guerra Civil española, el libro España, aparta de mí este cáliz se publicó tras su muerte en 1938. El poemario anuncia desde el título sus intenciones, dar forma poética a los horrores de la guerra en España. El poema seleccionado es “¡Cuídate, España…!” En el que se muestra un yo lírico exaltado en su preocupación por el presente y el futuro de España. César Vallejo nació en Perú en 1882 pero desde 1923 hasta su muerte vivió la mayoría del tiempo en Europa. París fue su primer lugar de residencia, donde conoció a Huidobro,

Larrea o Pablo Neruda. Vallejo estuvo presente en Madrid durante la proclamación de la II República lo cual favoreció la implicación en el conflicto posterior, visitó diferentes lugares de España durante la guerra y participó activamente en la defensa de la República. Otro de los poemas digno de leer para el tema que nos ocupa es el que lleva el mismo título que el poemario:

“España, aparta de mí este cáliz”. A través del establecimiento de “los niños” como receptor literario del poema que tienen la función de actuar si “la madre España” cae, crea un poema puramente emocional que lamenta el horror que sucede e invoca al futuro, a los hijos de los que luchan y mueren.

Gabriel Celaya era ya poeta antes de la Guerra Civil pero su actividad durante la posguerra y el franquismo le han valido la etiqueta de poeta social. En 1955 publica Cantos íberos, cuyo título está relacionado con la tierra, la península ibérica y los pueblos que en ella habitaron por lo que va a ser significativo para el presente trabajo.

Luis Cernuda escribe su último poemario Desolación de la quimera desde 1956 hasta 1962 en México. Su extenso poema “Díptico español” supone una despedida, unas consideraciones finales sobre el entendimiento de su tierra.

“Díptico español” se compone de dos partes, por un lado I- Es lástima que fuera

La palabra díptico viene

del griego donde significaba “plegado en dos”, las acepciones que se mantienen actualmente apelan a dos tablas que al doblarse se pliegan en sí mismas. El título de la primera tabla del díptico cernudiano muestra una visión triste de la tierra del yo lírico (“mi”) mientras que el título de la segunda tabla muestra una visión positiva a través de la segunda persona (“tu”) creando en los epígrafes un diálogo interior. Por lo tanto serían como dos visiones existentes en el yo lírico, que se contestan y complementan la una a la otra y en parte también se oponen creando las posibilidades poéticas. Los títulos cobran más sentido todavía al contemplar los versos que contienen, la temática de la primera parte oscila en el lamento por la situación de España y por el rechazo manifiesto del sujeto lírico a su tierra. La segunda parte de la tabla se complace

mi tierra y por otro II- Bien está que fuera tu tierra.

por los mundos posibles de España en la literatura, la imaginación y la ensoñación que estos han supuesto en el “yo lírico”.

Moralidades se publica por primera vez en México en 1966. Este poemario es el último escrito por Jaime Gil de Biedma, ya que después se retira de la poesía por decisión. “Apología y petición” es una sextina que como tal consta de seis estrofas de seis endecasílabos cada una y tres versos finales. La característica principal es la repetición de las mismas seis palabras en orden diferente al final de cada verso, estas palabras son:

gobierno/pobreza/España/historia/demonios/hombres. Podemos concebir lo que la repetición de estas palabras supondrá para el entendimiento del mensaje poético, la otorgación a través de la redundancia de una carga significativa enorme.

3. MOTIVOS Y TÓPICOS DEL TEMA LITERARIO

El tema literario de España está constituido por una constelación de motivos relacionados con lo histórico y lo vivencial. La idea central que los aglutina como tema es la concepción del problema de España que viene desarrollándose en la filosofía y la literatura desde principios del siglo XX.

Los motivos literarios son los elementos originales del texto de naturaleza variada que giran en torno al tema. Tras nuestro análisis hemos delimitado para el tema de “El problema de España” los siguientes motivos poéticos que aparecen en todos los poemas.

3.1. DECADENCIA DE ESPAÑA

La decadencia de España es un motivo compartido por todas las poesías que estamos analizando. Esta decadencia se concreta en diferentes causas o relaciones que entenderemos por separado pero que están en constante interacción en la realidad.

La integración democrática que se lleva a cabo durante el siglo XIX es débil en España, sin llegar a asumir lo que esa regeneración significaba. Por ello el pensamiento español no llega a tener una conciencia de su libertad

democrática ya que se halla inmerso en una realidad rural, una conciencia eclesiástica, un sistema monárquico y una tasa de alfabetización mínima que conlleva un desconocimiento de las reglas políticas en juego. Además las guerras que se producen durante el siglo XIX y XX suponen una gran conmoción económica-social-política que retrasa cualquier tipo de avance profundo hacia el progreso.

IGNORANCIA/EDUCACIÓN

Hasta las reformas de la democracia la educación siempre ha tenido un valor débil en nuestro país contando con el intento frustrado de la II República por instaurar unas bases en este tema. El motivo solo aparece en Machado y Cernuda. En “El mañana efímero” se introduce dentro de la crítica de la panorámica sobre la forma de ser española dejándonos el célebre verso: “Esa

En

Cernuda aparecen versos diversos que apelan a la muerte de la inteligencia, la

ausencia de pensamiento y razón y el carácter adoctrinador que la educación venía teniendo en España.

España inferior que ora y embiste, / cuando se digna a usar la cabeza”.

LA GUERRA

El motivo de la guerra aparece de forma clara en Vallejo y Celaya. En el primero la guerra es la base de todo el poema, si normalmente los poemas no tienen espacio como la narrativa, éste si lo tiene y es por ello que toda la experiencia poética se asocia al horror. En Celaya se realiza a través de referencias a los muertos en pasado, como parte de la historia. Veamos uno de los versos de Vallejo que mejor metaforiza este motivo:

“¡Cuídate de las calaveras sin las tibias, y de las tibias sin las calaveras! ¡Cuídate del que come tus cadáveres, del que devora muertos a tus vivos!”

EL “MAL GOBIERNO”

Joaquin Costa consideraba, a través del análisis de las hipótesis de Lord Macaulay , atribuir la decadencia española “al mal gobierno” (Fernández, 1997)

Es lo que viene a realizar Gil de Biedma en su poema utilizando “gobierno” como una de sus palabras con carga significativa alta por su repetición. Además se reflexiona sobre la incidencia que este hecho prolongado en el tiempo ha supuesto para la forma de ser española y apunta a ello como objetivo a cambiar para mejorar la realidad.

LO CATÓLICO

El concilio de Trento (1545- 1563) impulsó reformas para frenar al protestantismo en Europa que son fundamentales para entender el desarrollo de España desde entonces. El efecto fundamental fue el fomento de las instituciones e implicaciones eclesiásticas en la realidad española, las celebraciones anuales de honor a santos o el fomento de la confesión para conocer las pasiones de los seres, además de la instauración de la Inquisición. Estas medidas sirvieron de marco para el espíritu tradicionalista, castizo y castellano que constituía ya el alma española.

Por todo ello resulta lógico que por ejemplo “El mañana efímero” presente treinta y cuatro versos que pretenden captar esta España. Aparecen más de siete referencias a la religión: “sacristía”, “devota de Frascuelo y de María”, “ora”, “sagradas”, “apostólicas”, “católicas”. Ellas impregnan los versos que captan esta panorámica de España tal como en la realidad se hallaban incrustadas en todo el territorio.

No faltan referencias en Vallejo, Celaya o Cernuda. El primero previene a

España de Cuídate del que, antes de que cante el gallo,/ negárate tres veces,/

y del que te negó, después, tres veces. El segundo simplemente nombra a Dios en relación a como él manda enterrar a sus muertos. El tercero incluye el tema a través de palabras sueltas pero no dedica excesivos recursos a la religión.

En cuanto al caso de “Apología y petición” considero una teoría, sin fuentes y posiblemente falible, que identificaría la palabra “demonios” del poema con el clero y lo católico en España. Me parece que tiene sentido en cuanto que no aparece ninguna otra referencia al tema y en los términos en los

que se enuncia el poema se echaría de menos. Dos argumentos doy para sustentar esta opinión: la palabra tiene relación con lo religioso en cuanto que ilustra el mal ejemplo, la maldad en la moral cristiana; las implicaciones que la palabra tiene con los versos en los que se hallan incitan a esta identificación.

“Este país de todos los demonios”; “triste precio pagado a los demonios ” ”es tiempo aun para cambiar su historia/antes de que se la lleven los demonios”;

“Porque quiero creer que no hay demonios.

Son hombres los que pagan al gobierno,

Los empresarios de la falsa historia”

3.2.EL ESPÍRITU DE ESPAÑA Y EL ALMA DE LOS ESPAÑOLES.

Otro de los interrogantes poéticos que se percibe es el de hallar a través de la adjetivación un acercamiento a la forma de ser de los españoles, a aquello que constituye su espíritu idiosincrásico.

Es importante destacar el caso de “Apología y petición” ya que en él se introduce una duda que resulta muy popular en su formulación: ¿La realidad de España viene determinada por la metafísica de los españoles o por el “mal gobierno” de los hombres? En la primera estrofa dice por ejemplo: “en donde

el mal gobierno, la pobreza/ no son, sin más, pobreza y mal gobierno/ sino un estado místico del hombre, / la absolución final de nuestra historia”. Véase así

la preocupación que prevalece sobre este carácter que no avanza sino en su retro perjudicación. Machado en este sentido sentencia el famoso verso “de espíritu burlón y de alma quieta. Además de asociar los adjetivos triste y vieja o el acto de bostezar que invitaría al inmovilismo del alma española.

En “Cuídate, España” observamos una división de las almas españolas en el

momento del conflicto: Cuídate de la víctima a pesar suyo/ del verdugo a pesar suyo /y del indiferente a pesar suyo!”. En la búsqueda a través de la

adjetivación encontramos a Gil de Biedma relacionando a los españoles con la pobreza y el trabajo, la tristeza y el hambre, por otro lado Cernuda también

presenta a través de los adjetivos la ausencia de alegría y libertad, la soberbia y la estupidez, la crueldad y el miedo.

3.3.”DOLOROSO SENTIR” POR EL AMOR A LA PATRIA

En primer lugar debemos considerar que este sentimiento está en relación o se deriva de la reflexión intelectual sobre la identidad nacional que venía acaeciendo desde finales del XIX. La afirmación de la nación en contradicción con la confusa identidad de los españoles produce un sentimiento de pertenencia y cuestionamiento simultáneo.

Maria Zambrano apuesta porque el sentimiento es previo al razonamiento y este último busca la explicación, la expresión de tales sentires ( Pujalá, 1993). Por lo tanto vamos a encontrar en las poesías analizadas un sentimiento de dolor y afecto que aparece transversalmente.

En Machado se observa a través de la preocupación que asegura parte

del estribillo del poema: “El vano ayer engendrará un mañana vacío y ¡por

ventura! Pasajero” En esta afirmación hay intención de advertencia, el poeta actúa como profeta a través de la voz lírica asegurando su designio. Vallejo demuestra ese amor a través de la partícula ¡Cuídate! Que aparece catorce veces en veintidós versos. Esta palabra implica por un lado un deseo afectuoso de bienestar para la personificación de España (te). El sujeto lírico previene y protege a España de lo que en ella está aconteciendo. Celaya proyecta en el “yo” lírico de su poema un empleo mayor de las palabras que reflejan ese sentir frustrante y dolorido. Demuestra además una preocupación profunda y turbante que enuncia apelando a España:

“Vuelvo a decirte quien eres

Vuelvo a pensarte, suspenso.

Vuelvo a luchar como importa y a empezar por lo que empiezo”.

En Díptico españolse intenta plasmar una negación sistemática en las palabras del sentimiento de apego pero ello solo lo traspasa a un nivel más profundo de la coherencia del poema. Se acepta la tierra porque viene dada y por la lengua propia que supone el medio de expresión y producción poética. Sin embargo entendemos que una de las voces del poeta habla desde la melancolía de lo que no pudo ser y lo lamenta al mismo tiempo que lo acepta. Gil de Biedma apela en su poema a la “madre España” y entre sus quejas poéticas encontramos una necesidad de creer en algo mejor, de pensar en más posibilidades incluso en llegar a realizar una petición por esas ilusiones.

El “doloroso sentir” del autor empírico pasa a través de los mecansimos ficcionales-poéticos a la voz lírica. En esta construcción literaria encontramos una necesidad del sujeto histórico de incidir, a través de la poesía, en la realidad presente o futura.

3.4. PASADO, PRESENTE Y FUTURO DE ESPAÑA

Este motivo literario aparece en todos los poemas como piedra angular de los mismos ( excepto en Vallejo). A través de las diferentes formas verbales que obedecen a los diferentes tiempos encontramos reflexiones profundas sobre las tres cuestiones fundamentales: ¿De dónde venimos? ¿Quién somos? ¿Dónde vamos? Estas tres dimensiones de la realidad percibida suponen los marcos temporales desde donde intentar entrar en perspectiva y por ello sirve de subtexto poético.

En concreto vamos a comentar los casos de Machado, Celaya y Gil de Biedma. En los tres el esquema consiste en plantear el pasado y presente de la situación como algo insostenible y proyectar a través de la poesía el posible y necesario cambio que ha de llegar o está llegando. Se incita a este futuro percibido a través de la poética, reafirmando esa llamada a la acción que dentro de su ensimismamiento posee la poesía y proyectan los poetas.

En la dimensión temporal de “El mañana efímero” hay una consideración del pasado como vacuidad a través de la caracterización panorámica que hace

del funcionamiento del país, por ello sus temores son el futuro que solo repetirá este pasado y estos se transmiten en el título y el estribillo. El futuro desde esta perspectiva se expresa a través de una comparación poética que merece traerse a colación:

“Como la náusea de un borracho ahíto

De vino malo, un rojo sol corona

De heces turbias las cumbres de granito;

Hay un mañana estomagante escrito

En la tarde pragmática y dulzona

A través de la comparación grotesca poetiza el futuro que se dará si no hay un cambio. Sin embargo como caracteriza al esquema planteado existe una opción que calma la incertidumbre y es la confianza en el cambio, en esa segunda España que está llegando para mejorar su propio destino.

En el caso de Gabriel Celaya tienen mucha importancia los orígenes que enfoca para un somos colectivo en presente que intenta poner en marcha sin negar lo anterior sino aceptándolo y superándolo, el futuro se presenta como un nuevo comienzo que debe venir de la integración de las otras dos dimensiones y la consecución de la acción.

Ni vivimos del pasado,

Ni damos cuerda al recuerdo.

Somos, turbia y fresca, un agua que atropella sus comienzos”

“De cuanto fue nos nutrimos,

Transformándonos crecemos

Y así somos quiene somos golpe a golpe y muerto a muerto”

En “Apología y petición” encontramos el mismo esquema y preocupación planteados por los anteriores. En este caso se reitera el pasado a través de una de las palabras de carga significativa: “historia. Además se indaga en esta descripción de la situación más cercana a lo que puede abstraerse de la realidad

para luego proyectar su deseo de un futuro diferente que comenzara en el presente:

“Y a menudo he pensado en otra historia

distinta y menos simple, en otra España

en donde sí que importa un mal gobierno”

“que España debe y puede salir de la pobreza,

que es tiempo aun para cambiar la historia

antes que se la lleven los demonios”

3.5.EL TÓPICO DE “LAS DOS ESPAÑAS”.

Entendemos por tópico aquellos lugares comunes que tienen éxito y se repiten a lo largo del tiempo como algo incrustado en la literatura y también en las formas de vida. Vamos a ver un motivo en concreto que ha quedado en el ideario español y que puede ser repetido y utilizado en contextos formales e informales para hacer referencia a un marco conceptual.

En el poema de Machado encontramos dos Españas bien diferenciadas, por un lado la de charanga y pandereta y por otro la de la rabia y la idea. Sería la forma de definir dos actitudes que vienen dándose en España desde el cambio social y político que la Revolución Francesa causó en Europa. Inmersos en la monarquía, la religión y el analfabetismo, España va a encontrar a la mitad de la población en el conformismo de la tradición y a la otra mitad en la proyección de un cambio social profundo que beneficie a la satisfacción colectiva. Es importante considerar que las dos Españas de Machado todavía no son las que lucharon en la Guerra Civil española. Sus Españas van más allá de unas ideologías todavía en formación, van a la forma de ser, de concebir y de actuar en el mundo, son categorías poéticas que a través de la metáfora y la comparación consiguen ser entendidas por el receptor por una suerte de intuición, de conocimiento del mundo, de razón poética.

Debemos reseñar que el tópico popular de “la España de charanga y pandereta” proviene de este poema y ha tenido un calado expresivo claro. De ahí podemos extraer la importancia que la forma de decir poética puede tener para expresar los conceptos y las relaciones abstractas de forma artística y también fácilmente memorizable.

Luis Cernuda en “Díptico español” también forma a través de su poesía dos Españas que conviven en el pensamiento del poeta. Son categorías son complejas ya que se hallan influidas por la experiencia personal de Cernuda (en cuanto al exilio y a su formación literaria) pero podrían dividirse en la realidad de España y la imaginación de España, es decir, en la realidad histórica y en el artificio literario. La tierra que se concibe como “lástima” y se rechaza es aquella donde reinó la muerte, la ausencia de libertades y de razón para el pensamiento, presentando la poesía y al poeta como un liberador a través de la palabra en el silencio reinante. La tierra que se concibe como “bien” es aquella que aparece en las historias, en los mundos posibles de los libros y la literatura. Puede parecer que se presenta la España del tiempo de Galdós frente al presente de la dictadura española pero no es así. Se hace referencia a la España de Galdós en cuanto al artificio literario creado en su narrativa y no frente al momento histórico concreto de las novelas. En esta segunda parte del poema, que se pliega sobre la otra, se ensalzan los personajes, los lugares y los tiempos que la literatura crea, los mundos que dan esperanza al alma inquieta, aquellos que revelan aspectos de la realidad que permanecían escondidos para el lector. Por lo tanto presenta la literatura frente a la vida:

“Lo real para ti no es esa España obscena y deprimente En la que regentea hoy la canalla, Sino esta España viva y siempre noble Que Galdós en sus libros ha creado, De aquella nos consuela y cura ésta

4.RECURSOS POÉTICOS E INTENCIÓN VOCATIVA.

ESPAÑA COMO APELATIVO

Uno de los recursos poéticos que aparece en Machado, Vallejo y Celaya es la llamada a España apelativamente y con una intención vocativa muy clara en la que el sujeto lírico toma como receptor al país.

En el poema de Vallejo se apela directamente a España en el título y en el primer verso: “Cuídate, España, de tu propia España”. El resto del poema se convierte en un paralelismo a través “Cuídate…” pero sin embargo España no vuelve a aparecer escrita. El efecto poético es el mismo que si estuviera, el silencio deja paso a la huella y consigue significar en su no aparición. Por ello se puede afirmar que la voluntad vocativa es clara en este poema.

En el caso de Gil de Biedma se utiliza la tercera persona y España, desde una postura distanciada, forma parte del tema a tratar. Sin embargo el objeto principal del poema es la “madre España” y a través de la expresión perlocutiva “pido” para su futuro, muestra una voluntad vocativa que apela a la acción inmóvil en la poesía. El título “Apología y petición” ya anticipa que va a ser una especie de discurso poético a favor de algo, de la petición que enuncia en los tres últimos versos:

“Pido que España expulse a esos demonios.

Que la pobreza suba hasta el gobierno.

Que sea el hombre el dueño de su historia.

UN NOSOTROS INCLUSIVO

Es de vital importancia contemplar el juego entre la primera persona del plural y la primera persona del singular que se da en “España en Marcha”. Los ocho primeros tercetos se enuncian desde un sujeto lírico en primera persona del plural, desde un nosotros que incluye al receptor y a todos los españoles. A través de la forma del verbo ser “somos” y “seremos” ( 11 veces), de la partícula

“nos” (3 veces), de las terminaciones de los verbos en 1º persona del plural (5 veces) y del gentilicio “españoles” (2 veces) La exaltación del nosotros es plausible hasta el verso 25 donde el sujeto lírico se vuelve a la primera persona del singular y mantiene el “yo” lírico hasta el final del poema.

En ¡Cuídate, España! aparece a través de la ficción un sujeto lírico que se universaliza y se generaliza en un amplio nosotros inclusivo.Los ruegos, consejos y aclamaciones que se producen podrían venir enunciados desde cualquier persona que sintiera las tragedias de la guerra.

6. ¿PORQUÉ EL PROBLEMA DE ESPAÑA IRRUMPE EN LO POÉTICO?

.

El problema de España irrumpe en lo poético porque constituye una gran preocupación para los autores y para los seres humanos de su entorno y época. La poesía otorga un medio de expresión a través del arte de la palabra consiguiendo convertirse en una experiencia que tiene dos tiempos, el de la escritura y la de la lectura.

Para Paul Valery el punto de partida del impulso poético es la emoción, lo poético consiste en disponer un sistema para traducir la emoción y que otros seres humanos puedan acudir a ello para sentirla también. El lenguaje poético utiliza un complejo mecanismos a través de los sentidos, las imágenes, los sonidos sugeridos que sirve para convertir en no perecedero el texto en cuestión. Si bien es verdad que esta explicación quedaría corta para contestar a la pregunta también es verdad que hay parte de significación para el problema que nos ocupa. La reflexión y la frustración ante la situación de España produce emociones de diverso tipo que a través del lenguaje se transmiten al lector, a través de la universalización del sujeto lírico el poeta intenta introducir en sus poesías tantas emociones como guste, no tiene porque sentirlas él, le sirve con conocerlas para reflejarlas en su producción. El poeta en su conocimiento a través de la creación poética crea una brecha en el tiempo que habitará el lector atento para significar por primera vez las palabras todavía inertes que esperan.

“Sino que hablo a solas

(quien habla a solas espera hablar a Dios un día)

O para aquellos pocos que me escuchen

Con bien dispuesto entendimiento.

Aquellos que como yo respeten

El albedrío libre humano

Disponiendo la vida que hoy es nuestra,

Diciendo el pensamiento al que alimenta nuestra vida.

¿Qué herencia sino ésa recibimos?

¿Qué herencia sino ésa dejaremos?”

Cada uno de los poetas decide escribir el texto que tenemos entre las manos por motivos y razones diversas que no interesan al análisis literario, sin embargo los sujetos líricos que enuncian y las palabras significan el poema como ente interpretativo. Bajo esta visión considero que la intensa emoción que la consideración de España implica en los autores es plausible a través del sujeto lírico y sus señas del motivo literario explicado “un doloroso sentir” que se manifiesta a través de partículas afectivas, nostálgicas y proyectivas de deseos. Un ejemplo de ello puede ser el final de “España en marcha”

“España mía, combate Que atormentas mis adentros, Para salvarme y salvarte con amor te deletreo”

Por otro lado la irrupción de España en lo poético se debe a las profundas consideraciones que cualquier intelectual realizaba sobre el pasado, presente y futuro de España. Este motivo literario ha sido ampliamente explicado sin embargo merece traerlo a colación porque supone la canalización poética de un intento explicativo y a la vez de la plasmación de las posibilidades y deseos para el futuro que la literatura concede a España. Considero que la escritura de estas poesías supone esperanza, una de las pocas

maneras de enfrentar la realidad a través de la belleza. Veamos algún ejemplo de la expiación moral que tranquiliza la acción del poeta a través de la belleza:

“Una España implacable y redentora

España que alborea

Con un hacha en la mano vengadora

España de la rabia y de la idea”

“El mañana efímero”

No quiero justificarte

Como haría un leguleyo.

Quisiera ser un poeta y escribir tu primer verso.

“España en marcha”

7. CONCLUSIONES

“No es el poeta sólo quien ahí habla

Sino las bocas mudas de los suyos

A

quienes él da voz y les libera”

“Más la fidelidad más alta

Es para su conciencia; y yo a ésa sirvo

Pues, sirviéndola, así a la poesía

Al mismo tiempo sirvo

“Díptico español”

El planteamiento en primer lugar era el de un tema filosófico y de pensamiento: “El problema de España” que inmiscuye a literatos y filósofos de principios del siglo XX. En este tiempo se crea la consciencia del problema de la nación y el interés por entender la idiosincrasia de la población pero esta problemática sigue latente a lo largo del siglo XX, promovida por la Guerra Civil, la II República y las dictaduras (Primo de Rivera y Franco).

Poetas memorables del siglo XX utilizan esta problemática en alguna de sus poesías ya que para ellos también supone una preocupación y un sentir importante, independientemente del momento concreto en que se encuentren. La poesía es una forma de conocimiento, de expresión y de ficción por lo que a través de los poemas hemos podido encontrar y entender como la realidad se transforma en poesía a través de las figuras retóricas, los mecanismos referenciales, la creación de mundos posibles y las arducias de la expresión poética. Tras el proceso poético el resultado es el de conocimiento en estado puro, la filosofía a través de la poesía, o sea, la razón poética encuentra un ejemplo en el análisis de estos poemas. La capacidad de transmitir el sentir y el pensar a través de la belleza hallan múltiples respuestas a la preocupación por España.

8.BIBLIOGRAFÍA

CELAYA, G. (1991) Antología poética. Madrid: Biblioteca El sol

CERNUDA, L. (1958). La realidad y el deseo (1924- 1962).

de cultura económica.

México: Fondo

COMBE, D. ( 1999).La referencia desdoblada: El sujeto lírico entre la ficción y la autobiografía. En Cabo Aseguinolaza, Fernando (ed.). Teorías sobre la Lírica. Editorial Arcos: Madrid.

GANIVET, A. (1942).Ideárium español. Madrid: Fe.

GIL DE BIEDMA, J. (2006). Las personas del verbo. Barcelona: Círculo de lectores

FERNÁNDEZ SANZ, A. (1997). El problema de España entre dos siglos (

Revistas

científicas complutense: Madrid.

XIX-XX).

del

de

de

la

Recuperado de : revistas.ucm.es/index.php/ASHF/article/download/

/4927

LAIN ENTRALGO, P. (1956). España como problema. Madrid: Aguilar.

MACHADO, A. (1978). Poesías completas. Madrid: Espasa-Calpe

PUJALA, M. (1993). Centro, método y poesía en Claros del bosque, Maria

de

Zambrano.

Recuperado

UNAMUNO, M. (1966). Ensayos, I y II. Madrid: Aguilar

VALLEJO, C. (2012). España, aparta de mí este cáliz. Madrid: Árdora Ediciones

ZAMBRANO, M. (1965). España, sueño y verdad. Barcelona: Edhasa