Sunteți pe pagina 1din 4

Ensayo:

La Educación en Transmodernidad

Autor: Karlobell R. Paradas H.

En primer lugar es apropiado que se revise un poco el término de transmodernidad, el cual, fue utilizado por primera vez por la filósofa española Rosa María Rodríguez Magda en el año 1989 en su libro La sonrisa de Saturno. Todo comienza con la modernidad una etapa histórica quien marca se inició con la revolución industrial. Al pasar de los años fueron ocurriendo en diversos cambios

y avances tecnológicos que influyeron directamente en la manera en que se

desarrolla la sociedad, hasta llegará a un punto en el que algunos autores hablan de

post modernidad. Un término que estudiado a profundidad marca un quiebre o la culminación de una era de modernidad.

Según Rosa Rodríguez (1989), La Transmodernidad no es una meta sino la descripción de la situación en que nos hallamos, un punto de no retorno ante nuestras antiguas certezas, pero también una asfixia que pugna por salir de la banalidad. Tiene pues una vertiente descriptiva, cuya constatación no hemos elegido, de análisis de los fenómenos sociales, gnoseológicos, vivenciales; una exigencia de conocimiento y un anhelo de ir más allá en la superación de los límites que hoy nos atrapan.”. Entonces se deduce que no existe la post modernidad sin

antes haber ocurrido una transición, por tanto, señala que lo correcto es que vivimos

en una época de transmodernidad, en la que sin haber dejado a un lado los avances

tecnológicos y sociales no hemos abandonado del todo la modernidad, sin embargo

la

sociedad no se desenvuelve de la misma manera gracias al uso de la masificación

de

la información y la globalización.

Así que según esta visión vivimos en la era de la información y globalización

en la que las fronteras y distancias geográficas, las barreras culturales e idiomáticas están siendo derribadas y acortadas. Pero esto no sucede sin acarrear efectos secundarios que pueden ser positivos o negativos según se manejen. Tal es el caso de la educación, la cual, ha sufrido una transformación profunda en algunos países para poder acoplarse a este nuevo paradigma. Lamentablemente, no todos los países

tienen la capacidad de manejar el fenómeno globalizador y su influencia en la cultura, política, economía y educación de sus ciudadanos.

La educación en transmodernidad ha exigido a los países avances marcados y apresurados para adaptarse a un nuevo modelo educativo que les permita no ser arrollados por aquellos que si se han adaptado de manera más fácil, gracias a que cuentan con mejores recursos tecnológicos, economía más sólida y una cultura más abierta y preparada para recibir el cambio.

La virtualidad ha sido una de las consecuencias de los avances tecnológicos en manejo de la información, que ha influido directamente en el ámbito educacional, así como entre tantos otros. La autora consultada lo describe según la siguiente cita; “La eclosión de lo virtual nos sitúa, tras la muerte de la antigua metafísica, en los retos de una nueva ciberontología, de la hegemonía de la razón digital. Pero no se trata de la celebración eufórica, sin compromiso ético y político, de una supuesta muerte de la realidad, sino de la necesaria consideración de cómo la realidad material ha sido amplificada y modificada por la realidad virtual.”, María Rodríguez Magda (1989).

La realidad está viviendo en paralelo con la virtualidad, pero ¿todos estamos preparados?, pues lo cierto es que preparados o no todos estamos inmerso en este nuevo forma de vida. Por otro lado, la educación también ha aprovechado las ventajas que ofrece la virtualidad para llegar aún más lejos y tener mucha más influencia, ha tenido que adaptarse al uso de las herramientas tecnológicas necesarias y diseñar nuevos planes de estudios. Para ser un fenómeno reciente, el acople a los cambios ha sido verdaderamente exitoso, ya que, todos aquellos niños y jóvenes a los que llamamos nativos tecnológicos, son participes de este nuevo modelo sin problema alguno, pero también todos aquellos que se encargaron de modelar este nuevo sistema han logrado mezclarse muy bien y asumirlo.

Hay tres puntas en la piedra angular del nuevo paradigma educativo en transmodernidad, en primer lugar está la tecnología que sirve de base para montar todo el nuevo sistema de aprendizaje, en segundo lugar tenemos la apertura al cambio y el modelamiento de un nuevo paradigma educativo que sea apropiado para aprovechar la tecnología disponible y por último está la apertura y

disponibilidad al cambio que tenga el docente que participe de esta nueva forma de enseñanza.

En consecuencia, se puede decir que ambos: modernidad y transmodernidad son movimientos meramente filosóficos en el que el primero se le achaca aspectos negativos como el hedonismo y el nihilismo y el segundo nace para dar una respuesta al primero trayendo una nueva propuesta llamada la educación holística. Si bien en la postmodernidad se habla lucha social, en la trasnmodernidad se lucha por el bienestar, es lo que podemos percibir como una transición del placer (postmodernidad) a la felicidad (transmodernidad), pues en la sociedad se vive con mucho placer pero poca felicidad. Entonces en lo que se refiere a educación en transmodernidad se debe educar para el bienestar, es decir, ya no educar para el relativismo propio de la postmodernidad sino educar en la sabiduría, lo que implica que el estudiante desarrolle su metacognición, y llegue un momento donde él mismo sepa como aprender a aprender.

En conclusión, la transmodernidad es la respuesta filosófica a los vicios de la postmodernidad, prolonga, continua y trasciende la modernidad, traspasando del placer promovido en la postmodernidad al bienestar y la felicidad que se promueve en la transmodernidad. En educación se habla de educación holística, la cual busca educar para la felicidad y el bienestar, enseñando como aprender a aprender, abriendo nuevos paradigmas educativos, usando la tecnología de la información como herramienta fundamental. En el campo educativo la era postmoderna exige una renovación para atender a las necesidades del nuevo educando. Pues al existir con antiguas prácticas pedagógicas se está perdiendo una parte esencial del proceso de enseñanza, la que debe servir al propio individuo. Partiendo de la idea de una educación continua y separando las prácticas estrictamente académicas, el panorama se ofrece más amplio e interesante. Por ello, los programas educativos actuales deben referirse a la formación del individuo y la integración con su entorno.

Rodríguez

Magda,

María.

Referencias

(2010).

Transmodernidad.

Disponible:

http://transmodernitat.blogspot.com/. [Consulta: 2014, Noviembre 20]

Guteierrez,

Transmodernidmo.

http://ananigutierrez.blogspot.com/2008/08/de-la-postmodernidad-la-

transmodernidad.html. [Consulta: 2014, Noviembre 20]

A.

(2008).

Filosofía

y

Disponible:

Gallegos, R. (2012). El cambio de paradigma en Educación Holista - 4. Transmodernidad. Disponible: http://www.youtube.com/watch?v=Tp2i_rE4Pc4. [Consulta: 2014, Noviembre 20]

Roldán, R. (2007). Resumen “Los siete saberes necesarios para la educación del futuro” Por Edgar Morin. Disponible: http://raulroldana.blogspot.com/2007/07/resumen-los- siete-saberes-necesarios.html. [Consulta: 2014, Noviembre 20]