Sunteți pe pagina 1din 1

Página Siete

Página Siete

Siete días

PorAlejandro González Ontiveros

Vuelta de tuerca

días PorAlejandro González Ontiveros Vuelta de tuerca Luego de que hace más de un año, las

Luego de que hace más de un año, las autoridades municipales convocaron a una rueda de prensa para informar de ciertas irregularidades halladas en las arcas municipales, realizadas presuntamente por funcionarios de la pasada administración priista, no se volvió a tocar el tema de manera oficial, aunque off

the record los temas de falta de dinero salían de vez en cuando en los pasillos de la presidencia. Llamó la atención aquella vez lo de las irregularidades en los panteones y acordándome en estos días de eso y aprovechando que había una cita con el alcalde para entrevistarlo de algunos temas, pregunté en qué había parado el asunto del desvío de recursos en los panteones. El presidente explicó que se había promovido una demanda, la cual aún no se resolvía (quizás por eso

ya no se había vuelto a tocar el tema por parte de las

autoridades) y agregó que los casos siguen saliendo y

al momento hay unos 138 usuarios afectados, que no se

les puede otorgar una gaveta en el cementerio, aunque tengan su título de propiedad, ya que, de acuerdo con Jorge Eduardo, no fue expedido legítimamente

el documento al no haber un pago que lo ampare,

ya que los funcionarios de la administración pasada sólo emitían un simple recibo por “mantenimiento y limpieza de criptas” por un valor de 300 o 400 pesos. De hecho, según el alcalde, algunas personas y funerarias compraron no sólo uno, sino varios títulos, a fin de revenderlos.

Ahí paró la entrevista y la nota de ello sale publicada en esta misma edición en la página 3, aunque pusimos un adelanto de la misma en la edición web de 7 días desde el pasado miércoles, generando ciertas reacciones. Llama la atención lo de una persona, que se comunicó a la redacción para decir que es uno de los

afectados en este tema de los títulos de propiedad de los panteones, pero no por los funcionarios priistas

de la administración pasada, sino por los actuales del

PAN. La persona explica que el título es totalmente legal

y prueba de ello es que el ayuntamiento actual perdió

una demanda en contra de aquellos que tenían un

documento expedido por la anterior administración

y que los nombraba detentores de un espacio en

cementerio. Y a pesar de haber perdido la demanda -continúa el

afectado-, las actuales autoridades siguen negándose

a otorgar una gaveta en los panteones, por lo que,

concluye la persona, aquí el culpable no son los funcionarios anteriores, sino los de ahora, que en su afán de desprestigiar al PRI, se andan llevando entre

las patas a aquellos que de buena fe compraron un espacio para el descanso eterno y ahora resulta que no tienen nada. “Ellos nos dicen que vayamos con quien nos dio el título y nos expidió el recibo y le exijamos que nos devuelvan nuestro dinero, pero nosotros no tenemos ninguna culpa de las broncas del

ayuntamiento y mucho menos tenemos por qué ir a un domicilio particular a arreglar lo que se originó en la presidencia”, finaliza la persona. Sin embargo se le preguntó que cuánto había pagado por el título, cosa que dijo no recordar, pues había sido hace dos años cuando lo adquirió (!) y al cuestionarle del por qué le preocupaba la acusación que hacía una autoridad sobre otra, respondió que porque muchas gavetas que fueron adquiridas han sido traspasadas a terceras personas y el temor sería que al momento de que aquella otra quisiera hacer uso

de la propiedad y viera que la autoridad se lo impide,

se daría cuenta de que sólo había sido timada. Este último párrafo da una vuelta total de tuerca al asunto panteonero, ¿cuándo se decidió vender “paquetes” de tumbas y a quiénes? ¿Son más baratas

por mayoreo y por eso se pueden revender en otro precio y sacarles ganancia? ¿Era nomás para los

cuates esas gavetas en promoción o el que se enteró fue por buena suerte y el que no se enteró pues se

jodió?

Ciertamente no tienen la culpa los compradores

y si adquieren algo y luego lo revenden para sacarle

algunos centavos, es totalmente válido siempre y cuando la ley lo permita o simplemente no lo prohíba. Y es verdad también que los tenedores de títulos no tienen por qué ir con un particular a su casa a cobrarle lo que le dio cuando era funcionario, el municipio debe responder siempre, aunque haya sido otro ayuntamiento el que hizo la operación en su momento. La actual administración quizá debería sensibilizarse un poco más y ponerse en el lugar de los compradores, no demandarlos, negarles el servicio

y mucho menos enviarlos a cobrar a alguien más, pues

esa es la chamba de los funcionarios municipales. Dice el alcalde que habrá una mesa de atención para aquellos que se han visto afectados por el asunto de la tumba falsa (como la canción), pues ojalá sea así y se acabe la pena de todos los compradores, que muchos de ellos se dieron cuenta de la peor manera que no tenían espacio en el panteón, el día en que se les murió un familiar y no tuvieron donde enterrarlo. Y en cuanto a los funcionarios de la pasada administración y que tendrían responsabilidad en el

asunto, sería muy bueno que explicaran bien el asunto y a ver quién tiene la razón.

Rompiendo reglas

Hay una regla, no sé si escrita o es simplemente un pacto verbal, en el PRI y posiblemente en otros partidos, si no es que en todos, de que el presidente del comité no puede lanzarse de candidato a algún cargo popular, pues para eso hay que renunciar con tiempo de anticipación. En el tricolor, pese a que los aspirantes han prometido llevar la fiesta en paz, algunos no ven con buenos ojos que Alejandro González pretenda ser candidato a la alcaldía de Tepa y siga siendo presidente del partido a nivel municipal. Apelan a la regla ya mencionada, pero aseguran no ver claro en esta situación. Me acuerdo que por menos que eso, a Oscar Navarro quisieron comérselo vivo un grupo de cecilistas, es más, uno de ellos interpuso una denuncia ante el Ministerio Público por lesiones supuestamente causadas por gente del entonces dirigente capillense. Al final no pasó nada, pero sí fue un buen show

y además sirvió para distinguir a los cecilistas de aquellos que no simpatizaban con ella, fue como si se hubieran pintado una raya imaginaria entre ambos grupos. El buen Alejandro González, tocayo mío de nombre y apellido, seguramente sabrá renunciar con tiempo a una u otra cosa y no perjudicar al partido de sus amores, al que es tan fiel como a su Atlas.

Sensatos

La cuchara está en la olla, ¿Qué sacará?

Obligados por sus propios militantes, los dos principales partidos de Tepa han optado por la sensatez en sus procesos internos.

Luego de notorias trastabilladas, tanto el PRI como el PAN, han optado por escucharse a sí mismos y ya se perfilan para cerrar el año con sus respectivos candidatos a alcalde, en el inicio de una nueva era donde podrán ser reelectos quienes triunfen en la jornada del primer domingo de Junio próximo. El PAN se enfiló a un proceso interno que Norberto Venegas creyó tener amarrado y con ventaja. Luego operó su líder Dolores González Martínez pidiendo que fuera un Gran Dedo, quien designara

a su candidato, y por supuesto él sugirió decantarse por Rigoberto

“Chachín” González. Esa bipolaridad que trastornó a los propios panistas, forzó a los especialistas de ambos bandos a pedir, a exigir sensatez a sus líderes estatales y nacionales: “Si quieren alianzas, háganlas en otros municipios; si no tienen certeza en otros municipios, déjennos en paz en Tepa”, habrían dicho algunos panistas locales a sus dirigencias. Les hicieron caso y, si no falla nada, elegirán a principios de enero a quien será su candidato a alcalde. Hay muchos suspirantes, pero la pelea real será entre Norberto y Chachín. Primero uno de ellos y luego el grupo de candidatos a regidores. Después lo demás. En el PRI, la mano que siempre mece la cuna desde Guadalajara, volvió a meter los dedos. Batieron las aguas y luego usaron a Chava Sainz y a Ezequiel González para jugar a la democracia dirigida. Al rato los botarán a ambos, o por lo menos a uno, cuando haya candidato. La mano priísta llamó el sábado pasado, casi en secreto, a seis

tepatitlenses, de ellos son dos quienes en realidad llegarían a la final:

Alejandro González y Luis Alfonso Martín del Campo. Los demás fueron invitados para las apariencias, para fintar. Alejandro, actual líder tricolor había dicho que no, que no sería “por ahora”, pero así son los políticos, se dejan querer. Alejandro es joven, tiene talento, le gusta y trae dos padrinos que pesan mucho entre los priístas de Guadalajara: Juan Carlos Castellanos y Jesús Muñoz. Eso lo pone en la carrera con solidez. A Luis Alfonso lo vinieron dejando “solo” sus compañeros de trienio, le pusieron una cuña en Memo González y ya se le ve distante de Cecilia González. La posición que se ganó en los últimos años por su cercanía con el Magistrado Sandoval (papá del Gobernador),

le permitió tejer nuevas relaciones en Guadalajara y, desde ahí, estar

ahora peleando la nominación. En este escenario, al margen de quién resulte candidato por cada partido, lo rescatable es que se han ido, los operadores, con paso firme. Han ido tomando la opinión de sus militantes y han estado sensibles a la opinión pública sobre sus procesos. Ni el PRI ni el PAN quieren repetir las historias recientes. El PAN no quiere un candidato perdedor como Arturo Pérez, ni débil como Jorge Eduardo (quien ganó apenas con 800 votos). Al PRI le espanta otra división o fuga como la de Nena de Anda, quien le partió el esquema y le sacó del gobierno municipal. Si siguen así, los dos partidos llegarán fuertes a la contienda y, al margen de si sus candidatos fueren sólidos o no, ahora estarían más pensando en sus equipos y no sólo en las figuras de “un candidato”. Están dando muestras de sensatez, pues…

Epigrama Por Luis Gutiérrez Medrano Pido control de confianza para policía y políticos Vivimos momentos

Epigrama

Por Luis Gutiérrez Medrano

Pido control de confianza para policía y políticos

Vivimos momentos críticos lo que propongo no es chanza que a policías y a políticos hagan control de confianza.

Hay que tener gran cuidado lo que pasó con Abarca y su pacto con la parca a mí me tiene traumado.

Que Ayotzinapa hay que argüir no se vuelva a repetir.